Diario de Sesiones 138/2014, de fecha 7/10/2014 - Punto 23

8L/C-1674 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOBRE EL ABSENTISMO ESCOLAR.

El señor PRESIDENTE: Vamos a ver ahora una comparecencia. Del Gobierno, del señor vicepresidente del Gobierno, solicitada por el Grupo Nacionalista Canario.

En primer lugar, por parte del Grupo Nacionalista, don Nicolás Gutiérrez.

El señor GUTIÉRREZ ORAMAS: Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

En primer lugar, y con la benevolencia del señor presidente, y aunque ya lo ha hecho mi compañero José Luis Perestelo, quisiera también dar el pésame a la familia de la periodista Iballa Socorro por tan importante pérdida. Lo hago extensible también a la familia del periodismo y a sus compañeros y compañeras.

Señor vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad, buenos días; señorías, y también medios de comunicación y personas que siguen este debate a través de la señal que emite este Parlamento.

Como inicio de mi intervención, me gustaría aclarar algunos conceptos que nos pueden venir bien para introducirnos en esta comparecencia. En primer lugar, podemos definir el absentismo escolar como la falta de asistencia al centro educativo de un alumno o alumna en edad de escolarización obligatoria, sin justificación previa por el centro.

El absentismo escolar es una realidad en la que tendríamos que ubicar su naturaleza, analizando dónde se tiene que incidir: en el alumnado, la familia, los centros o el entorno. Los datos de absentismo se contabilizan también por sesiones y no por días, variando, por lo tanto, su interpretación. En su análisis, se deben tener en cuenta dos acciones importantes: lo que es la tasa de absentismo, que es el porcentaje de faltas o sesiones sobre el total de asistencia posible -se considera absentismo a más del quince por ciento de faltas injustificadas en un mes-; y el índice de absentismo, que es el porcentaje de alumnos o alumnas absentistas dentro del total del alumnado del centro. Esto se obtiene por niveles y etapas educativas obligatorias.

La tasa de absentismo nos permite actuar sobre el alumno absentista; el índice nos llevará a una actuación más general sobre la familia, el centro y el entorno. Los datos sobre absentismo son enviados por los responsables de los centros a los ayuntamientos de forma mensual y a la inspección educativa de forma trimestral.

La norma actual confiere a los ayuntamientos la vigilancia, detección e intervención en el absentismo; pero, al no existir una normativa específica para abordar el mismo, cada administración lo aplica según un criterio determinado, dando lugar a una disgregación a la hora de analizar los resultados. Como dato, decir que no todos los ayuntamientos tienen protocolos específicos para abordar el fracaso escolar, y de los que lo tienen, cada uno lo categoriza según sus propios criterios.

La Consejería de Educación, en sus distintas denominaciones, y el Consejo Escolar de Canarias, han venido desarrollando a lo largo de los últimos años, en colaboración con la Fecam y las dos universidades canarias, proyectos y estudios relacionados con el absentismo escolar. Recordemos algunos de estos: el Informe del Diputado del Común, publicado el 21 de enero del 2005; el Estudio sobre absentismo y fracaso escolar de la Fundación Canaria de Atención a la Familia; el estudio realizado recientemente sobre abandono escolar temprano y promoción de la continuidad escolar en Canarias, a través de un grupo de investigación, la escuela inclusiva, que fue presentado hace poco tiempo en Canarias; también, unas jornadas celebradas en el Puerto de la Cruz en el año 2010; y también dos jornadas celebradas, una en Adeje y otra en La Laguna. Como vemos, un amplio abanico de acciones que nos hablan de la importancia que tiene este tema para la comunidad educativa y para la sociedad canaria.

Si entramos en la página de esta plataforma que señalaba anteriormente, una plataforma que se decidió crear con el nombre Plataforma canaria para la reducción del fracaso escolar -si entramos, como digo-, en esta página podemos leer: "la web en la que usted está navegando es una herramienta para reducir el absentismo escolar en Canarias", y en ella figuran los anagramas de las instituciones participantes, entre ellas, la Consejería de Educación.

Por todo ello y por los compromisos adquiridos por las distintas instituciones es por lo que mi grupo solicita esta comparecencia, con el fin de que informe sobre la puesta en marcha y el estado actual de la Plataforma canaria para la reducción del fracaso escolar.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Nicolás.

El señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Buenas tardes, señor presidente. Señorías.

Efectivamente, voy a intentar distribuir mis intervenciones en dos partes. En la primera, iré de forma directa a responder a la cuestión precisa que nos trae a la comparecencia, y, en la segunda, intentaré abundar en otros aspectos vinculados a las distintas medidas, actuaciones, que están llevándose a cabo en nuestra comunidad autónoma para el abordaje del problema del absentismo escolar.

En el año 2011, esta comunidad aprobó un decreto en el que se regulaban el absentismo y las formas de control del mismo. Se decía, como usted lo ha señalado muy bien, que este fenómeno consiste en la falta de asistencia al centro educativo de los estudiantes, en edad de la escolarización obligatoria, sin que la justificación esté apreciada por el centro; y se establecían, además, tres distintos niveles: un nivel de moderación, el nivel grave y el nivel muy grave, distinguiéndolos en la proporción de ausencia a las sesiones de clase: hasta un 15%, entre un 15 y un 50 y a partir de un 50%.

Bien, teniendo en cuenta esto, me gustaría señalar que estamos ante un problema que, si el conjunto del ámbito educativo forma parte de un ejercicio de corresponsabilidad, del conjunto de la sociedad, de las instituciones de la misma, en este caso, evidentemente, nos encontramos con un ejemplo absolutamente señalado de la corresponsabilidad; asunto que, además, está recogido en nuestro propio ordenamiento jurídico, que recoge incluso la última ley que regula el régimen local en esta materia y que se regula en el conjunto de las disposiciones relativas a nuestra comunidad autónoma sobre el particular. O lo que es lo mismo: el abordaje del fenómeno de la ausencia de los estudiantes en los centros escolares necesita ser el resultado de una acción conjunta que aborde no solamente el control del mismo, sino, sobre todo, los factores que lo están provocando.

Para ello, es perfectamente necesario identificar el conjunto de estos factores que se entremezclan con circunstancias educativas, con circunstancias personales, familiares o sociales, y, por tanto, el conjunto de las medidas a adoptar hay que entenderlas en el sentido de poder ir al abordaje de estas causas que provocan el absentismo. Sí tengo que decir que, efectivamente, en nuestra comunidad, el conjunto de estadísticas de las que se dispone ha ido mejorando cada uno de los cursos, cada uno de los años, y es muy probable que, en la medida en que el control estadístico de esa mejora vaya acentuándose, los datos que tengamos puedan ser, de entrada, datos más relevantes, datos más significativos desde el punto de vista cuantitativo, porque, sencillamente, estará aflorando lo que en muchas ocasiones no ha podido aflorar.

El alumno absentista tiene el grave riesgo de fracasar en el sistema educativo, y seguramente las consecuencias las conocemos entre todos: la falta de cualificación, las circunstancias de su capacidad para afrontar el futuro laboral, cuando no la inadaptación social o la marginalidad, serán los riesgos principales.

En función de ello, en esta legislatura, hemos establecido la clara prioridad no solamente de buscar una mejor regulación normativa, sino de efectuar acciones compartidas y análisis también compartidos que pongan este objetivo en el punto de mira de las prioridades, de las medidas y de las acciones a desplegar, de forma coordinada, por el conjunto de las actuaciones.

Y es precisamente la plataforma que nos trae a esta comparecencia un ejemplo del resultado de las actuaciones que se han podido llevar a cabo. ¿Cómo surge esta plataforma? Surge en el marco del intento que tiene el Gobierno de Canarias de plantear una visión global y compartida por los agentes educativos y, sobre todo, por las administraciones públicas, del papel que le corresponde a cada uno de ellos jugar en torno a este problema.

En enero de 2013 se celebra, como usted ha planteado, en el municipio de Adeje, en el sur de Tenerife, una jornada de gestión de la convivencia y de intervención en el absentismo escolar. Las conclusiones fueron relevantes porque permitieron, entre otras cuestiones, establecer los mecanismos de la futura coordinación y regulación normativa, a las que me referiré más tarde. Pero una de las conclusiones importantes fue la iniciativa de crear esta Plataforma canaria para la reducción del absentismo escolar, que, si bien no es el único instrumento que tenemos para el abordaje del problema, desde luego que sí está teniendo, de forma inicial, un resultado alentador en una triple dirección.

En primer lugar, porque nos está provocando el abordaje compartido de objetivos que nos dirigen hacia objetivos y criterios comunes entre todos; es decir, entre los agentes educativos y entre las administraciones públicas, acerca del tema del problema del absentismo. En segundo lugar, porque ha permitido iniciar un trabajo en red para la coordinación del intercambio de buenas prácticas, de recursos y de experiencias entre los distintos municipios canarios. En tercer lugar, porque se han elaborado, en ese marco, herramientas, fichas, documentación unificada y estrategias protocolizadas para la gestión del absentismo. En cuarto lugar, porque ofrece algunos indicadores importantes a la hora de detectar el problema y de intervenir y evaluarlo. Y, también, porque está permitiendo crear un, por supuesto, instrumento añadido de formación, tanto para el personal técnico municipal como en parte, también, para las familias.

De esta manera, puede verse, en la propia página del Consejo Escolar de Canarias, que es el organismo que coordina esta plataforma y las tareas de esta plataforma, cuáles son algunos de los recursos que se están ofreciendo. Por un lado, una red social, que es un área de trabajo colaborativo que facilita la comunicación entre los técnicos de cada ayuntamiento que participan en esta plataforma, y donde además se comparten las experiencias, los recursos e incluso las dudas, de tal forma que se está creando un auténtico tejido entre los agentes municipales de cada isla.

En segundo lugar, hay un área de descarga sobre un catálogo de recursos donde se están gestionando diferentes elementos del absentismo -comunicación con las familias, fichas de seguimiento, protocolos de actuación, etcétera-.

Y, en tercer lugar, tenemos el aula de formación, que es el espacio en que se está impartiendo formación específica para módulos, y para optar al curso superior universitario de gestor y promotor de la convivencia que certifica la Universidad de La Laguna.

Independientemente de que es pronto todavía para hacer una evaluación de la tarea y del trabajo de esta plataforma, y recordando que, efectivamente, no es el único instrumento en el que se está insistiendo sobre este tema, entendemos que es uno de los modelos destacables en Canarias del procedimiento y abordaje del absentismo.

Absentismo que, por otra parte, insisto, surge en un marco de constatación de que solo la colaboración entre las entidades locales, la Administración autonómica y los agentes educativos podrá establecer una respuesta suficiente y una respuesta certera y adecuada a cada uno de los estudiantes que se encuentran en esta circunstancia, teniendo en cuenta que no se trata de un problema cuantitativamente relevante en el conjunto de la comunidad educativa, insisto, cuantitativamente relevante, porque no afecta a una proporción mayoritaria ni mucho menos, pero sí lo es desde el punto de vista cualitativo, porque lo que ocurre es que el porcentaje de estudiantes que pierden, en cualquiera de los ámbitos, de forma vamos a llamar injustificada, cuando no grave o muy grave, la asistencia al centro educativo, afectará en el futuro a una proporción también relevante desde el punto de vista cualitativo de los que van a integrar los elementos de la marginación social.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, don José Miguel Pérez, señor vicepresidente.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Mixto, don Pedro Justo. Lo va a hacer desde el escaño.

El señor JUSTO BRITO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Señor consejero.

El tema del absentismo escolar es un tema que preocupa mucho a Nueva Canarias y al Partido de Independientes de Lanzarote. Usted sabe que Nueva Canarias, en algunos ámbitos de actuación donde tiene posibilidad de actuar sobre este tema, lo hace de manera muy eficiente y eficaz. Me refiero a algunos ayuntamientos que son conocidos por todos.

El problema del absentismo nosotros lo vemos como un problema global dentro de la concepción que tenemos de la sociedad, y usted lo ha dicho. El problema del absentismo hoy acaba siendo un problema de marginalidad, muy probablemente, en un futuro cercano. Probablemente el alumno absentista sea el que acabe abandonando de forma temprana los estudios, probablemente tenga peor formación, probablemente tenga más problemas para el empleo, y eso lo va a situar muy mal a nivel social.

Somos conscientes de que no es un tema que afecte solo a la Consejería de Educación, porque sabemos que es un problema que tiene muchas facetas. Sabemos que hay elementos sociales que influyen, hay elementos personales, hay elementos familiares que parece que son muy determinantes en este caso, y están los elementos educativos.

Por eso mismo, igual que usted ha planteado, esto vincula a más de una administración. Tenemos, por un lado, a la Administración autonómica, los colegios más a pie del problema; y tenemos también a las administraciones locales. Usted sabe que, en este tema, en las administraciones locales, de los ayuntamientos, es donde nosotros intentamos ayudar en lo posible, porque consideramos que es fundamental.

Sabemos que, aunque no es un tema de la consejería, la consejería está, de forma conjunta con la Fecam y con el Consejo Escolar, intentando llevar políticas activas en este tema. Sé que se empezó un programa que se llamaba Combatiendo el absentismo escolar, cuyos resultados se vieron en esas jornadas de Adeje de principios del año pasado. Por los resultados, por lo que yo he visto de las conclusiones, me da la impresión de que la situación a nivel de las administraciones locales es bastante complicada y compleja, y eso dificulta bastante el tema. Sé que, dentro de las conclusiones que se dijeron, y nosotros estamos de acuerdo, están el tema de que haya protocolos comunes, el tema de que haya medidas preventivas y, sobre todo, de que haya estabilidad y constancia en los programas que se hagan.

Sabemos que en principio solo hay treinta municipios que tienen dichos protocolos. Hemos visto la plataforma que usted ha planteado, que está funcionando, que no sé qué resultados tendrá, ya iremos viendo.

Pero lo que sí le quiero recordar es que los resultados de absentismo, que usted sabe que acaban teniendo luego su reflejo en el tema del abandono temprano, tienen un resultado un poco agridulce. Por un lado, si bien es verdad que de 2009 a 2013 la comunidad ha bajado del 31,3 al 28,3 el abandono, el Estado...

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, don Pedro. El tiempo para estas intervenciones es improrrogable.

Por el Grupo Socialista Canario, doña Rita Gómez Castro.

La señora GÓMEZ CASTRO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Tal y como ha dicho el consejero, nos encontramos ante una realidad ya no solamente educativa, sino ante una problemática, una realidad personal, familiar y social. Y, por lo tanto, habrá que actuar sobre esos aspectos y sobre esos ámbitos. La realidad del alumno absentista, inevitablemente o con toda probabilidad, conduce al abandono escolar temprano y, en última instancia, tal y como ha dicho el consejero en esta primera intervención, al fracaso escolar. Deja de ser ya, pues, un problema socioeducativo, para convertirse en un grave problema social, que tiene que ser prioritario y en que tiene que asumirse la concienciación, por parte de todos los colectivos, por parte de las familias, por parte de los municipios, por parte de los centros educativos y por parte de la propia comunidad educativa, como un eje claro, como una prioridad.

Es un fenómeno complejo, porque son muchos los ámbitos que hay que tocar, que hay que abordar, pero que solamente se puede reducir desde la coordinación y desde las acciones conjuntas. Eso es lo que se hizo en las jornadas de Adeje que ha citado el portavoz de Nueva Canarias, en donde el Consejo Escolar de Canarias, la Fecam y los centros educativos, junto con la consejería, abordaron acciones para empezar a caminar: conceptualizar el tema del absentismo, qué es el absentismo y qué se considera por absentismo, y fijar una serie de protocolos que nos permitieran actuar de manera común en todos los municipios canarios.

Yo creo que el tema de la plataforma, señor consejero, aparte de todas las acciones que lleva a cabo y que realiza la Consejería de Educación, es una buena iniciativa. Puede haber ya resultados y se puede estar evaluando lo que se ha hecho desde esas jornadas de Adeje. Y hay que seguir avanzando, hay que seguir avanzando ahora con las familias, con información a las familias, y que se conciencien de que el tema del absentismo no es un problema menor, sino un problema que hay que erradicar, porque, como ya dije al principio, conduce, en última instancia, al fracaso escolar.

Por lo tanto, a seguir trabajando con iniciativas como esta, desde la coordinación y desde el desarrollo de acciones conjuntas entre los distintos colectivos, Fecam, Consejería de Educación, centros educativos y también las familias, que es una pata importante en este problema.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, doña Rita.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Isabel Oñate.

La señora OÑATE MUÑOZ (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señor consejero, nuestro Grupo Parlamentario Popular sí creemos que usted es el responsable del absentismo escolar. Y no nos vale que tire balones fuera y que diga que los responsables son los ayuntamientos, que han hecho una plataforma, que los responsables son las familias y que nosotros tendremos alguna responsabilidad.

No, señor consejero: el responsable del absentismo escolar que hay en Canarias es el consejero de Educación. Después, usted podrá buscar la causa en muchos lugares, porque es multifactorial. Usted podrá decir, en algunos alumnos, "la causa son las familias", y entonces, es el ayuntamiento el que, en sus Servicios Sociales, atenderá a un niño que va a estar en riesgo o en abandono escolar. Pero no todos los niños están en riesgo escolar, no todos faltan por que sus familias no estén bien estructuradas.

Hay muchísimos niños que faltan a los centros por otras causas; y, por lo tanto, esos niños no se pueden cargar todo, como dice la plataforma, que la plataforma hace una pregunta que dice: "¿Es la consejería responsable del absentismo?", y contesta: "No". Pero ¿qué plataforma es esa, que está haciendo cargar el absentismo en todo el mundo menos en la consejería? No, señor. Muchas cosas ocurren dentro del centro, y me gustaría saber qué les pasa a los niños cuando se desenganchan, se desvinculan de asistir a clase.

Cuando un niño falta, bien sea por enfermedad, bien sea porque no comprende lo que están explicando, bien sea porque la comprensión lectora es la que es y no entiende nada, bien sea porque los chicos en Canarias no tienen técnicas de estudio y no saben estudiar solos, no saben subrayar, no saben sacar lo más importante, necesitan ayuda. Tienen enfermedades: puede haber bulimia, puede haber tóxicos, puede ser que no ven bien y tienen algún problema en la vista, pueden tener trastornos del sueño, pueden tener mala alimentación, puede haber muchísimas causas en un adolescente o en una edad primaria o secundaria.

Por lo tanto, no hemos bajado las cifras de absentismo escolar, no estamos trabajando como tiene que ser, no sabemos en qué lugares se da más el absentismo escolar, no tenemos un mapa de absentistas. No sabemos por qué tardan tanto los protocolos. Porque, señor consejero, una de las causas es que no se puede tardar tanto en actuar con el absentista. Usted no puede. Primero el tutor se lo pasa al director; el consejo escolar, pasa un mes; en el siguiente trimestre va a la inspección... No, señor consejero. El curso dura tres trimestres. Y, si se pierde uno, se pierde la mitad del curso, y aquí ya se ha dicho: el niño absentista, después, es un niño fracasado, y después es un niño que abandona y se va a la exclusión.

Por lo tanto, el actuar con un niño absentista desde el minuto uno es prioritario: pactar con el niño un convenio personal con el tutor; hacer que, si el niño falta un día a clase, se le pueda explicar, porque faltó y no estaba, porque se desvincula en el momento que tiene lagunas de conocimiento, porque tiene timidez o porque le da vergüenza ir a clase, o porque no quiere actuar en público, delante de los compañeros, porque esas edades son muy crueles.

Y todo está en el alumno, no en los padres, que podrán hacer lo que puedan; no en los municipios, que tendrán que ocuparse del niño que esté en riesgo; sino en educación, metodología, los profesores y el trato del tú a tú con ese alumno absentista para ayudarlo a superar sus dificultades... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Isabel Oñate.

Por el grupo solicitante de la comparecencia, don Nicolás Gutiérrez Oramas, tiene la palabra.

El señor GUTIÉRREZ ORAMAS: Señor consejero, me parece que no va a poder contar usted con el Partido Popular para esa campaña que se está realizando con todos los sectores para combatir el absentismo escolar.

Señalaba en mi primera intervención alguno de los conceptos sobre absentismo escolar que nos venían bien para introducir esta comparecencia, y lo hago porque, claro, los que estamos, los que nos hemos dedicado a la educación, pues, tenemos los conceptos claros; pero hay muchas de sus señorías que, evidentemente, no los tendrán. Y lo hacía con la intención de aclarar estos conceptos, con el fin de que se entendiera cuál era la situación y cuál era realmente el problema.

De los proyectos, jornadas, estudios, etcétera, que se han celebrado y que señalé en mi primera intervención, y también los han señalado los anteriores intervinientes, se ha venido mostrando que la identificación e intervención inmediata, la información a las familias -en su caso-, las actuaciones combinadas de los centros educativos y los servicios sociales municipales son medidas imprescindibles para abordar este tema. Unas acciones conjuntas.

Por lo tanto, nos encontramos con una doble perspectiva a la hora de plantear la necesidad y la obligación de la intervención en la problemática del absentismo. En primer lugar, el derecho de toda persona a una educación obligatoria que garantice el desarrollo de todas las dimensiones individuales y el acceso a la cultura. En segundo lugar, el deber que tienen los poderes públicos de garantizar ese derecho. Desde esta última perspectiva, corresponde a la Consejería de Educación, a través de los centros educativos, promover acciones para mejorar el éxito escolar. Usted ha señalado alguna de ellas en su intervención.

Pero también, y en paralelo con lo anterior, es importante la intervención de las familias, los agentes sociales y los organismos implicados en la atención a los menores, puesto que el absentismo, además de un fenómeno que se concreta individualmente, tiene entre sus orígenes y sus consecuencias un carácter sociofamiliar. Entre esas, se podrían destacar acciones personales, la conducta del alumno, las percepciones y expectativas del chico, la mala alimentación, el aburrimiento en clase, etcétera, etcétera. Entre las familiares, podríamos destacar la falta de participación en la escuela de la familia, la falta de apoyo educacional, vacaciones en época escolar, un hijo único con sobreprotección... En relación con los centros educativos, podríamos señalar programas inadecuados, rechazo al profesorado por parte del alumnado, poca valoración del profesorado, movilidad de los docentes, etcétera, etcétera, etcétera. A esta síntesis hay que agregar las cuestiones étnicas y culturales del alumno inmigrante.

Señorías, la acumulación de algunas de estas causas puede agudizar, en mayor o menor medida, este problema, dando lugar a algunos de los diferentes tipos de absentismo, que pueden ser el absentismo disruptivo y el absentismo puntual. Estos dos son los más destacados en nuestras aulas, y sobre los que hay que actuar para evitar que el alumnado llegue al abandono escolar prematuro y al absentismo pasivo.

Señorías, como vemos, es un tema de mucho calado y que ha llevado a todos los grupos parlamentarios de esta Cámara a presentar diversas iniciativas sobre el mismo. Quiero destacar el impulso dado al tema del absentismo escolar a través de la I y la II jornadas en gestión de convivencia e intervención escolar, celebradas, como se ha señalado, en Adeje y La Laguna, como se ha señalado, repito, anteriormente.

Y las pongo en valor por haber reunido a miembros de todos los sectores, Consejería de Educación, Consejo Escolar de Canarias, Fecam, universidades canarias, y orientadas a representantes de los sectores implicados, entre los que destaco los centros de Educación Infantil y Primaria, los institutos de Educación Secundaria, los CEO, la policía local, cabildos, ayuntamientos, asociaciones culturales, ONG, centros de profesorado y responsables políticos. En total, 193 asistentes a la celebrada en La Laguna. Creo que entre todas estas personas no podemos contar al Partido Popular, porque parece ser que lo que busca es a un culpable, y no busca soluciones.

Me gustaría referirme a alguna de las conclusiones de estas jornadas celebradas en La Laguna. Una de ellas es que, según el Fondo Monetario Internacional y la OCDE, las desigualdades sociales crecen en España; numerosos estudios relacionan las desigualdades sociales con la presencia de conductas disruptivas y el fracaso, absentismo y abandono escolar.

Es necesario ampliar la formación y el reciclaje del profesorado, que le aporte habilidades para la gestión de la convivencia y sus nuevos retos; es imprescindible contemplar la educación emocional en el currículo educativo, cosa que ya ha hecho la consejería, incorporándola a partir de este curso escolar; crear protocolos para favorecer el encuentro y compartir información entre escuelas, familias y municipios, que es lo que estamos demandando en estos momentos; llegar a una concepción del absentismo escolar como fenómeno visible de un conjunto de problemas que afectan al menor, a su familia, a la escuela y a su medio social; diseñar acciones formativas para las familias; y crear herramientas para que los municipios puedan comunicarse de forma protocolizada con los centros, las familias, los menores y otras instituciones, y que puedan sistematizar la información recogida. En eso estamos cuando hablamos de la Plataforma canaria para la reducción del fracaso escolar, que es lo que nos traía en esta comparecencia.

Estoy dado de alta dentro de la plataforma, y, por lo tanto, puedo señalar algunas de las cuestiones que nos indica o que tiene como finalidad esta plataforma: lograr que experiencias de éxito en otros municipios, solamente con un clic, podamos tener acceso a ellas; prevenir la duplicidad de recursos, conociéndolos y coordinándonos con nuestros vecinos -estamos hablando de municipios cercanos-; respuestas protocolizadas para conflictos escolares frecuentes; y una amplia biblioteca, como bien se ha señalado, de fichas, documentos y artículos científicos para aprovechar la labor de los técnicos.

Ayudemos entre todos, y también esto es para el Partido Popular, a mejorar la plataforma y a mejorar la lucha contra el absentismo escolar. Para darse de alta, es un acto muy sencillo, se llama al teléfono que dice en su página o se envía un correo electrónico y ya lo dan inmediatamente de alta.

Sin embargo, señorías, nada de esto que he señalado de este proceso es posible sin la comunicación entre la escuela y las otras instituciones, si esta relación no es ágil. La actual normativa, que establece que la comunicación por faltas de asistencia -el primer indicador- se realice a los quince primeros días del mes siguiente, ralentiza los procesos de corrección y reinserción. El artículo 46.3 de la Orden del 9 de octubre de 2013, por la que se desarrolla el Decreto 81/2010, de 8 de julio, por el que se aprueba el reglamento orgánico de los centros docentes públicos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Canarias, en lo referente a su organización y funcionamiento, nos dice: "se emitirá un único informe, de periodicidad mensual, que recoja todos los datos del absentismo escolar; se enviará durante la primera quincena del mes siguiente". La actuación inmediata en el absentismo escolar es primordial. Por lo tanto, creo y entendemos que tenemos que corregir esta acción.

Por lo tanto, me uno, como no puede ser de otra forma, a la demanda de los asistentes a estas jornadas, y desde aquí insto a la Consejería de Educación a que acelere el proceso de transmisión de esta información con más rapidez.

Quedamos a la espera también, señor consejero, de la publicación del decreto que regula las condiciones para favorecer el éxito, la promoción, la permanencia y la continuidad escolar, así como de la aplicación de la resolución sobre instrucciones para el control y tratamiento de la información referida al absentismo.

Para finalizar, señor consejero, señorías, y ya que en su primera intervención esbozó el funcionamiento de la Plataforma canaria para la reducción del fracaso escolar, me gustaría dar algunos datos que reflejan la actividad que se viene desarrollando.

En el conjunto de Canarias, hay ahora mismo dadas de alta 264 personas activas. De ellas, 24 en Lanzarote, 28 en Fuerteventura, 10 en El Hierro, 57 en Gran Canaria, 104 en Tenerife, 10 en La Gomera y 31 en La Palma. Solamente, según estos datos que corresponden de mayo de 2013 a junio de 2014, solamente faltaban tres municipios por incorporarse a la plataforma. El periodo de registro de las descargas también, porque voy a informar de las descargas que se han ido desarrollando para ver la importancia que ha tenido esta plataforma. Entre el 10 de mayo y el 30 de julio de 2014, han sido...

El señor PRESIDENTE: Un minuto, don Nicolás.

El señor GUTIÉRREZ ORAMAS: A las descargas globales, y acabo enseguida, vemos que se han realizado, en la categoría de ayuntamientos, 577 descargas; modelos de protocolo, 132 descargas; biblioteca científica, 287; ayuntamiento-familias, 414; y ayuntamiento-escuela, 198. Un total de descargas de 1.608, lo que habla de la importancia que está teniendo la plataforma y de la acción que está desarrollando para servir de enlace entre las instituciones, los ayuntamientos, los responsables de esos ayuntamientos y la Consejería de Educación.

Animamos a todos los grupos políticos, a toda la sociedad, a continuar en el avance hacia la disminución del absentismo escolar.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Nicolás Gutiérrez.

El señor vicepresidente del Gobierno, don José Miguel Pérez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES Y SOSTENIBILIDAD (Pérez García): Gracias, señor presidente.

De la evidencia de que estamos ante un problema que vincula a toda la sociedad da muestras todo el ordenamiento jurídico que se ha hecho en España sobre este ámbito. De la evidencia de que las administraciones públicas tienen un papel esencial en el abordaje de la cuestión, por supuesto. Y, sobre todo, da muestra del conjunto de recursos que se disponen para ello, para su abordaje.

En el año 2011, el Ministerio de Educación dedicó partidas importantes para las comunidades autónomas en la tarea de acabar con problemas como el que nos encontramos. Para el año 2015, las partidas del Ministerio de Educación para esta realidad equivalen a cero, a cero; por lo tanto, aquí cada uno se retrata de manera objetiva, porque si de lo que defendemos a lo que hacemos la distancia es del todo al cero, voy a intentar explicarles que en Canarias esa distancia no existe.

Efectivamente, había señalado en mi primera intervención que nos encontrábamos ante un hecho importante, una herramienta importante, un instrumento importante, porque era el objeto de la comparecencia, como fue la creación de la plataforma canaria que interviene y colabora en el ámbito de la resolución del absentismo escolar. La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, lógicamente, tiene medidas de doble índole: unas de carácter administrativo y otras de carácter educativo.

Voy a empezar por las segundas, las de carácter educativo. Están todas enmarcadas en un plan global que trata de afrontar la mejora del éxito escolar. Este plan global que hemos explicado en el Parlamento más de una vez se sustenta en cuatro principios esenciales. Todos tienen que ver, lógicamente, con los factores que dificultan el éxito escolar: el primero es el logro de una escuela inclusiva que permita la atención a la diversidad; el segundo es el liderazgo pedagógico como motor de las organizaciones escolares; el tercero, el trabajo colaborativo de todas las comunidades; y el cuarto, la formación permanente del profesorado. En ese marco global, nuestras medidas de lucha contra el absentismo, las propias de la consejería, se desarrollan en distintos programas.

Quizás el más llamativo, porque es el que afecta al curso, al nivel en el que se produce el mayor riesgo, 1.º de la ESO, es un programa que está dirigido al, insisto, mayor porcentaje de riesgo de que alumnos y alumnas puedan repetir curso, puedan encadenar fracasos y puedan dirigirse al absentismo escolar como pórtico, efectivamente, del abandono temprano del sistema educativo. ¿Qué se hace aquí?, el programa contiene las siguientes medidas:

Primero, la flexibilización curricular temprana.

Segundo, una atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que se hace en cada centro y coordinada por el departamento de orientación.

Tercero, una docencia compartida para la transferencia de buenas prácticas docentes o en ámbitos de especial dificultad; docencia compartida para transferencia de buenas prácticas y docencia compartida en grupos con especiales dificultades de aprendizaje, que se hace en los centros educativos por los profesores y profesoras de la Consejería de Educación.

En cuarto lugar, una docencia reforzada para actividades que requieren una atención docente extra.

En quinto lugar, apoyo a grupos con grados competenciales muy heterogéneos.

En sexto lugar, el apoyo docente para implementar proyectos pedagógicos.

Y, en séptimo lugar, la medidas para desarrollar en horario extraescolar, como las de refuerzo para el alumnado con dificultades de aprendizaje o necesidades específicas de apoyo educativo.

Esto se lleva adelante con recursos propios de nuestra consejería y, por tanto, de nuestro Gobierno; y están orientadas, todas ellas, lógicamente, al combate contra el absentismo.

Además de estas medidas y las que afectan en el conjunto de los niveles educativos, hay programas enteros, como el programa Promeco -el programa de mejora de la convivencia-, que requieren, todos ellos, por supuesto, de la colaboración del resto de los agentes educativos y del resto de las instituciones; el programa de apoyo idiomático; el apoyo del programa que se da en refuerzo educativo.

Por tanto, medidas educativas que corresponden, como no puede ser de otra manera, a la propia Consejería de Educación, que se financian con el presupuesto del Gobierno de Canarias y que se ejecutan en todos los centros educativos, lógicamente, de educación obligatoria -Primaria y ESO-; pero también en los centros de educación no obligatoria, bien sea en Educación Infantil o bien -Educación Infantil de II grado- o bien en los centros de Bachillerato y Formación Profesional. A todos ellos se orientan las medidas administrativas, no solo a los de educación obligatoria.

Hoy, por cierto, se ha firmado la nueva resolución, desde la Viceconsejería de Educación, que busca poner forma normativa no ya solo al fenómeno del absentismo desde el ámbito de la consejería, que lo estaba, lo estaba a través del decreto antes señalado del 2011; sino una normativa que, en virtud del mandato de aquel decreto, regula la cooperación, la colaboración y la coordinación de todas las administraciones y de todos los agentes educativos, porque, como se ha dicho, solo desde ahí puede afrontarse este fenómeno, cada uno con el papel que le corresponde.

Y, efectivamente, esa resolución incluye nuevas pautas de actuación en materia de registros comunes; todos ellos, por cierto, ordenados, organizados, auspiciados desde el ámbito de cada centro educativo. Si repasan ustedes los anexos que van adjuntos o han incorporado a esa resolución, tendrán que va a haber una información exhaustiva a los estudiantes, a las familias, a los ayuntamientos, a los consejos escolares, independientemente de los que se tienen para cada centro educativo. Esa información, dirigida desde el ámbito de control primario, que es el ámbito del centro, distingue, lógicamente, las distintas modalidades de absentismo; no ya las que son justificadas -que, efectivamente, se establecen en esta resolución como fórmulas que facilitan el trabajo de los centros-, sino las que son injustificadas, que es donde está el problema, en su distinto grado, distinto grado, para las que no hay estadísticas fiables.

Cuando yo escucho decir por ahí "es que se ha incrementado el absentismo escolar", no sé de dónde sacan ese dato, porque no hay estadística sobre esto ni en Canarias ni en las comunidades españolas. A lo mejor es porque están confundiendo absentismo con abandono, que son dos tasas distintas y dos cuestiones diferentes.

Pero, insisto, estamos ante un hecho en el que, como no puede ser de otra manera, aquí nadie elude -nadie elude- su responsabilidad. La responsabilidad se manifiesta en el ejercicio de las competencias, en el ejercicio de las iniciativas, las medidas y los programas que se están llevando a cabo. Por supuesto, entre ellas, la de establecer la cooperación y coordinación con el resto de las comunidades, y se hace desde el ámbito autonómico; donde por primera vez hemos visto que no se hace es desde el ámbito del ministerio, que, insisto, recursos cero en el presupuesto del 2015 para esta cuestión.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel Pérez, señor vicepresidente del Gobierno.

Señorías, suspendemos la sesión hasta las cinco de la tarde.

Muchas gracias.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y cincuenta y cinco minutos.)

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y dos minutos.)

El señor PRESIDENTE: Señorías, muy buenas tardes.

Continuamos. Reanudamos la sesión.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1674 Sobre -Vicepresidente del Gobierno y Consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad-, sobre el absentismo escolar.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico