Diario de Sesiones 140/2014, de fecha 9/10/2014 - Punto 5

8L/PNL-0354 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE IMPULSO E INCENTIVO DEL TEJIDO INDUSTRIAL DE LAS ISLAS NO CAPITALINAS.

El señor PRESIDENTE: Y pasamos, por lo tanto, a la segunda, del punto del orden del día, que es del Grupo Parlamentario Popular, sobre impulso e incentivo del tejido industrial de las islas no capitalinas. Hay una enmienda del Grupo Parlamentario Socialista.

Doña Astrid Pérez tiene la palabra.

La señora PÉREZ BATISTA: Como bien saben, los sectores productivos de Canarias atraviesan por una situación muy complicada, que es especialmente notoria, como bien saben, en la industria. Una industria, la nuestra, la canaria, que está fuertemente condicionada por los sobrecostes derivados de nuestra condición de región ultraperiférica de la Unión Europea, y ello evidentemente porque, como bien sabemos, la lejanía y la fragmentación de nuestro territorio incrementan los costes de estas actividades y sitúan a los productores de Canarias en una situación de desventaja competitiva respecto a industrias localizadas en el territorio continental.

Sin embargo, estos costes de la ultraperiferia se agravan más, si cabe, en las llamadas islas no capitalinas, debido, fundamentalmente, al fraccionamiento del mercado y a la menor población. Condicionante que constituye, sin lugar a dudas, lo que llamamos la triple insularidad, dificultando y limitando, aun más, si cabe, la actividad productiva.

Si bien la Unión Europea ha intentado paliar este tipo de coste con sus políticas específicas para las regiones ultraperiféricas, lo cierto y la realidad es que estas ayudas, estas políticas, en ningún caso han favorecido al sector industrial de las islas no capitalinas, que, como bien saben, son las realmente perjudicadas.

Y desde el Partido Popular nos preguntamos, si existen políticas específicas para compensar estos sobrecostes del continente a Canarias, también debería existir este tipo de políticas específicas en el interior de la comunidad autónoma canaria, en el interior del mercado interior canario, fundamentalmente respecto a las islas no capitalinas.

Miren, en Canarias, según los datos del Istac, hay, en junio del 2014, existen 2.648 industrias. De ellas, 2.226 se sitúan en Las Palmas de Gran Canaria -en las islas capitalinas- y en Tenerife y el resto, 422 industrias, en las islas no capitalinas. Esta cifra, evidentemente, pone en evidencia el abandono industrial que sufren las cinco islas no capitalinas. Abandono industrial que tiene como elemento determinante dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, las políticas del Gobierno canario respecto a las ayudas del transporte interinsular; y, en segundo lugar, un elemento fundamental, que es la ausencia de políticas que compensen los sobrecostes adicionales de las islas no capitalinas. Y la realidad, señorías, es que son las islas capitalinas las principales beneficiarias de las ayudas al transporte interinsular y que esto, evidentemente, perjudica la producción y la distribución de bienes en el archipiélago canario.

Pero esta situación de clara desigualdad competitiva se agrava aún más cuando se llevan a cabo presuntas situaciones irregulares, como las que han denunciado industriales de alguna de las islas no capitalinas. Denuncias que no solo se han interpuesto ante el Gobierno regional sino que también incluso han llegado a la Comisión Europea, en las que se ha puesto en conocimiento que se están llevando, reitero, presuntas prácticas irregulares en la concesión de las subvenciones al transporte de mercancías interinsular. Se ha denunciado por parte de estos industriales, uno de ellos forma parte de Lanzarote, es un industrial de Lanzarote, habla de vulneración de la legislación sobre las ayudas porque se están acumulando subvenciones y ayudas en el territorio canario. Y esto, señorías, es un secreto a voces. En el tráfico entre islas y también entre la Península y Canarias actualmente se están cometiendo presuntos fraudes por la acumulación del REA, pero, bueno, entiendo también que la acumulación del Régimen Específico de Abastecimiento deberíamos y debemos debatirla de manera rigurosa y de manera seria en una futura iniciativa parlamentaria.

Pero también hay otras circunstancias que ponen en desventaja a las industrias radicadas en las islas no capitalinas, como el retraso en el pago de las subvenciones al transporte interinsular y la insuficiente dotación, competencia, por tanto, del Gobierno de Canarias. Cuestiones estas que, evidentemente, están generando desequilibrios en el tejido industrial de estas islas.

Para que podamos hacernos una idea, tanto en el tráfico marítimo como en el aéreo, el sobrecoste de importar materias primas y la exportación de productos manufacturados suponen para las islas no capitalinas un coste y un sobrecoste que varía entre el 12,5% y el 15% más respecto a las capitalinas.

Asimismo, hay un estudio que refleja que los sobrecostes de transporte con relación al volumen de facturación de las empresas situadas en las islas no capitalinas se eleva al 5,86% frente al 3,37% de las capitalinas, lo que supone un cargo suplementario de un 74% superior. Datos que reflejan, evidentemente, que deben asumir estos industriales mayores costes en términos de fletes por el trayecto adicional.

Y precisamente no es el Grupo Popular sino las cámaras de Fuerteventura, las cámaras de comercio de Fuerteventura y de Lanzarote, las que han expresado que el coste del transporte hacia y desde sus islas -desde Lanzarote y desde Fuerteventura o hacia-, ya sea con otras islas o con el territorio continental, es en términos relativos incluso superior a los costes de tráfico directo Canarias-Península o terceros países desde los puertos de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife, aun cuando se trate de tráfico que se realice con procedencia de fuera de las islas y haga parada en Lanzarote o en Fuerteventura.

Y, señorías, esta realidad no puede seguir produciéndose en nuestro archipiélago. Hay que poner fin a esta realidad. Por lo tanto, el Gobierno de Canarias, entendemos desde el Partido Popular, tiene la obligación de compensar, de hacer una política de compensación de estos sobrecostes a las islas periféricas.

Por otro lado, y respecto al desarrollo industrial de Canarias, el 8 de junio de 2009 se publicó, como bien saben, en el Boletín Oficial del Parlamento de Canarias una resolución aprobada en esta Cámara sobre la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias -EDIC- y, entre otras cuestiones, instaba al Gobierno regional a dotar a dicha estrategia de las coberturas económicas suficientes. En dicho acuerdo parlamentario también recordarán que se mandató al Gobierno de Canarias a que se desarrollara un programa especial de apoyo a las microempresas, pequeñas y medianas empresas, para superar los bajos índices de implementación TIC, para hablar de la insuficiente capacidad de logística de comercialización, y a raíz de ello el Gobierno de Canarias y todos los sectores e instituciones implicados desarrollaron la denominada Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias 2009-2020, en la que el Ejecutivo regional adoptó varios compromisos, como el de duplicar el producto interior bruto industrial en 2020 y aumentar hasta el 6% la participación de la industria en la economía canaria. Es verdad que este compromiso fue adoptado en el año 2009 y que uno de los compromisos que se adoptaron en este ejercicio tuvo que esperar hasta enero del 2014, cuando se convocaron las subvenciones para las infraestructuras y equipamiento industrial en suelo industrial, que se cofinancian con fondos europeos y que nosotros, desde el Grupo Popular, evidentemente estaremos preocupados por conocer el reparto y los beneficiarios de estas subvenciones y las solicitaremos de manera territorializada.

Pero es que quiero recordarles también que el Gobierno español tiene, entre sus objetivos, relanzar la productividad y la competitividad industrial en nuestro país, en Canarias. Canarias se ha beneficiado a través del programa de ayudas para las actuaciones de reindustrialización -Reindus-, donde Canarias recibió 18 millones de euros de los más de quinientos setenta y cuatro millones de euros que conformaban la ficha financiera Reindus; que el ministerio también ha aportado para Canarias 14,4 millones de euros en préstamos para la financiación de proyectos empresariales a Canarias, excepto para el caso de la isla de El Hierro, que cuenta con una línea propia, dotada de 3,5 millones. Por lo que, evidentemente, esto acredita que el Gobierno canario tiene recursos más que suficientes para poder llevar a cabo estas políticas específicas de compensación de los sobrecostes que se plantean en esta y que deberían estar incluidas en esta estrategia. Es verdad que esta Estrategia de Desarrollo Industrial no tiene en cuenta la realidad de las islas no capitalinas; sí en cuenta la realidad de las islas capitalinas pero no la de las no capitalinas. Por lo tanto, yo creo que, en este sentido, debemos también plantear, y ese es el objeto de esta proposición no de ley.

Necesitamos adoptar actuaciones coherentes con el papel relevante de este sector empresarial, en la emprendeduría industrial y la generación de empleo, que atiendan a todas las islas por igual y que tengan todas las islas las mismas posibilidades de crecer. Y, por tanto, está la necesidad inaplazable de buscar soluciones de futuro que garanticen la pervivencia de estos sectores productivos.

El Grupo Popular ha presentado la siguiente proposición no de ley, que espero que tenga el apoyo de todos los grupos, consistente en articular los mecanismos pertinentes para impulsar e incentivar el tejido industrial de las islas no capitalinas y también disponer de medidas económicas para compensar los elevados costes de producción en las islas no capitalinas, con el fin de quitar los efectos de la doble insularidad, de la misma manera en que la Unión Europea compensa las dificultades de producir en las regiones ultraperiféricas.

Esta es nuestra proposición no de ley. También es cierto que el Partido Socialista ha presentado una enmienda de adición, consistente en implementar mecanismos de corrección en las políticas de ayuda al transporte, de forma que se cumpla con el objetivo de repercutir una ventaja económica al usuario final. Nosotros, desde luego, desde el Partido Popular estamos de acuerdo con esta enmienda de adición, pero es verdad que ya en el año 2012 un informe financiado por la Unión Europea planteaba que, evidentemente, las ventajas del REA debían ser transmitidas por el beneficiario directo al usuario final, pero es verdad que el informe concluía que en Canarias no se estaban cumpliendo estos objetivos.

Señorías, señores del Partido Socialista, es verdad que esta enmienda se ha debatido...

El señor PRESIDENTE: Sí, un minuto, doña Astrid.

La señora PÉREZ BATISTA: Gracias.

... es verdad que esta enmienda que plantea ahora el Partido Socialista se ha debatido hasta el agotamiento en esta Cámara, pero la realidad es este informe que le acabo de decir de la Unión Europea, en el que se dice que ese objetivo que ustedes plantean vía enmienda, que estos beneficios repercutan en el usuario final, la realidad es que no se ha hecho. Y, bueno, solo cabe esperar, por parte del Grupo Popular, que el Gobierno de Canarias adopte, de una manera rotunda y ya, las medidas necesarias para este reparto justo de las ayudas al transporte, esta no acumulación de los planteamientos del régimen especial de abastecimiento, que, digo, presentaremos otra iniciativa en la que lo debatiremos con rigurosidad y con seriedad, y evidentemente establecer las medidas necesarias para impulsar la industria en cinco de las siete islas Canarias.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Astrid Pérez.

Hay una enmienda, como decíamos, del Grupo Parlamentario Socialista Canario. Don Ignacio Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

La cuestión que tratamos hoy se podría resumir en un problema de solidaridad con las islas no capitalinas, con la industria de las islas no capitalinas, y ese esfuerzo de solidaridad, ese esfuerzo que debe llevarse a cabo por parte de muchos sectores implicados en el tema de la distribución de mercancías, importación y transformación de productos, es algo que lleva arrastrándose desde hace muchos años. Incluso desde la etapa anterior en la que el consejero de Economía y Hacienda era el señor Soria. No es una novedad, creo que todos coincidimos en que no es una novedad la problemática que estamos tratando.

Tampoco es una novedad que se trate este problema y que no haya una solución, al menos satisfactoria, para los sectores que entienden que se ven perjudicados y que así lo son.

Cualquier economía debe aspirar a una determinada diversificación de su tejido productivo si desea tener unos mínimos niveles de desarrollo y bienestar. Esta simple afirmación evidentemente tiene que ser objeto de matices, ya que no es sostenible tampoco una actividad económica que no aporte un valor añadido a la economía, a la sociedad, al medio ambiente, como ocurre con algunos sectores, con algunos ámbitos del sector primario, o que no tenga ciertos elementos de competitividad que le permitan tener una cuota de mercado suficiente para su subsistencia.

En este contexto, Canarias, de forma reconocida y ampliamente aceptada, dispone de determinados instrumentos que ayudan a que su economía, ya sea en el sector primario o el industrial, sea beneficiada para paliar los negativos efectos que tiene ser un territorio fragmentado y alejado del continente. Esta fragmentación implica condicionantes en el tamaño de las empresas, en los costes de transporte, en la dificultad de su internacionalización, en la disponibilidad de suelo, etcétera, etcétera. Nadie discute entonces el papel de las ayudas al transporte, del Régimen Específico de Abastecimiento, del AIEM, etcétera, etcétera.

La industria, además, es un sector que se caracteriza por generar un empleo estable, normalmente vinculado a determinados niveles de formación, con lo cual son empleos de calidad. Una actividad que, además, genera empleos en otras actividades accesorias a dichas industrias.

La cuestión, señorías, es si proteger la producción local, contribuir a su desarrollo, fortalecer el empleo en las islas y, además, repercutir ventajas económicas al usuario final en forma de reducción de precios de la cesta de la compra son objetivos que se están logrando en las islas no capitalinas. La realidad es que en las islas no capitalinas se sufre una doble insularidad que no está resuelta satisfactoriamente. La realidad es que el precio de la cesta de la compra en las islas no capitalinas está incluso generando un problema alimentario y, evidentemente, de salud. La realidad es que la industria de las islas no capitalinas languidece, porque no tienen el mismo efecto en la intensidad de esos niveles de protección ni en las ayudas al transporte.

El Régimen Específico de Abastecimiento establece las mismas condiciones de ayudas para todas las islas sin distinguir entre capitalinas y no capitalinas. El arbitrio sobre importaciones y entrega de mercancías establece los mismos tipos impositivos para todas las islas, independientemente de su tejido industrial. Las subvenciones al transporte insular no distinguen entre productos fabricados en las islas no capitalinas o no; solo distingue entre Gran Canaria y Tenerife, reduciendo la intensidad de la subvención para el transporte entre estas dos islas.

El mayor tamaño del mercado local de Gran Canaria y Tenerife, una cuestión que evidentemente el Gobierno de Canarias tampoco puede evitar ni procurar, tiene unas mayores economías de escala que generan ya de por sí unas ventajas competitivas comparables a las del territorio continental con respecto a Canarias. A esto hay que añadir que la configuración de la red de transporte marítimo implica que la mayoría de los inputs que necesitan las industrias en las islas no capitalinas pasan necesariamente por los puertos de La Luz y Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife. Materias primas que posteriormente son transportadas, junto con los productos elaborados en las islas capitalinas, a las no capitalinas, suponiendo, en todo caso, un menor peso relativo de los costes de transporte en los productos elaborados por su mayor valor añadido y que, por tanto, entran en mejores condiciones a los mercados de las islas no capitalinas, pero sin que ello suponga, por evidencia empírica, que, para aquellos que vamos al supermercado, un menor precio de venta final al consumidor. Vayan un día a un supermercado en una isla capitalina y en una isla no capitalina y lo podrán comprobar en persona. Así de paso les invito a que hagan turismo en las islas no capitalinas.

Todo ello, señorías, incidiendo aún más en la concentración en las dos capitales de provincia de la industria, la escasa industria que hay en Canarias, y que resta opciones al futuro desarrollo de flujos comerciales, como son los planificados entre las islas de Fuerteventura y Lanzarote y el continente africano a través de los puertos de Agadir, Tarfaya y El Aiún, que evidentemente generan opciones de crecimiento de dicha industria por su internacionalización y acceso a mayores cuotas de mercado.

En definitiva, entendemos positiva la proposición no de ley, su espíritu. El retraso en el pago de las subvenciones al transporte por parte del Gobierno de Canarias afecta por igual tanto a las islas capitalinas como a las no capitalinas. No creemos que ese sea el efecto, el restar competitividad a la industria de las islas no capitalinas. Y la enmendamos porque entendemos que una de las vías a explorar es modular las subvenciones al transporte, incorporando mecanismos de corrección en función de la realidad de la industria de las islas no capitalinas. Evidentemente, no es la única vía. No hemos hablado de los insuficientes controles de aduana por parte de la Administración del Estado en los puertos. Hay muchos industriales que se quejan de que las declaraciones de embarque no se corresponden con la mercancía que realmente se transporta y se introduce en los contenedores. Tampoco hemos entrado en otras cuestiones que también pudiesen ponerse sobre la mesa, dado que su proposición no de ley es bastante abierta y no específica, como, por ejemplo una mejor distribución del Régimen Específico de Abastecimiento.

En cualquier caso, nos congratula el hecho de la coincidencia en procurar elementos que viabilicen la industria actual de las islas no capitalinas y que, además, esta pueda crecer.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Ignacio Álvaro.

Los grupos no proponentes. Grupo Parlamentario Mixto, don Fabián Martín.

El señor MARTÍN MARTÍN (Desde su escaño): Muchas gracias, presidente.

Han sido los dos diputados que me han antecedido en el uso de la palabra suficientemente prolijos como para tener la necesidad de aportar nada nuevo. Como bien han dicho, este es un tema recurrente, interesante y preocupante para la mayoría de los industriales que viven en islas no capitalinas.

Como bien decía la diputada del Partido Popular, las bases y los objetivos de la EDIC no se han cumplido en los últimos tiempos. Todo apunta precisamente a lo contrario: a que el tejido industrial en Canarias y, concretamente, en las islas no capitalinas se desmorona a pasos agigantados. No obstante, y a tenor de una de sus palabras y de la posibilidad de la existencia de algún tipo de fraude en la utilización de las ayudas al transporte, creo que lo lógico es que aquellos que sospechan de tal fraude se animen a denunciarlo, no solamente en vía judicial sino ante las administraciones, a efectos de saber si la utilización de las partidas, de las cantidades, de los dineros destinados a esos objetivos está bien utilizada, bien encaminada. Por eso, no es solamente saber si existe dinero en cuantía suficiente, si es necesario más dinero para apoyar a estos industriales, sino si esa cantidad de dinero es bien utilizada.

Apuntaba también usted -y vuelvo a insistir en ello- los objetivos de la EDIC, y yo creo que todos estos planteamientos que usted hace en el día de hoy son planteamientos que deberíamos hacer en un proceso de revisión de la EDIC y en una profundización de sus contenidos, precisamente en esta Cámara o en la Comisión de Industria.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Fabián.

Grupo Nacionalista Canario, don David de la Hoz.

El señor DE LA HOZ FERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Buenos días, señorías.

En la proposición no de ley que hoy trae al Parlamento el Grupo Popular y su portavoz, la señora Astrid, evidentemente yo creo que todos los grupos estamos de acuerdo. Ya le adelanto que el Grupo Nacionalista Canario va a votar a favor tanto de la propuesta que hace el Partido Popular como de la enmienda de adición que hace el Grupo Socialista. Es verdad que me hubiese gustado que en esta proposición se trajera algo más concreto, algo más específico, de cuáles son las medidas que habría que adoptar para que la industria en las islas no capitalinas pudiera sostenerse en el tiempo.

Ayer tuvimos la ocasión de tener un debate, una interpelación por parte del Grupo Popular sobre las medidas para el sector de la industria, y veíamos datos que no son nada positivos: veíamos cómo va descendiendo el PIB en lo que se refiere a la industria; veíamos cómo el empleo se ha reducido drásticamente desde el 2006 al 2014... Y, en definitiva, es un gran problema de esta comunidad y, especialmente, en las islas no capitalinas.

Este que les habla, el diputado que les habla, ha tenido desde el inicio de la legislatura varias reuniones con diferentes sectores, con algunos industriales, específicamente con los de la isla de Lanzarote, y es una necesidad buscar algún mecanismo que pueda dar estabilidad y que las industrias que están localizadas en las islas no capitalinas tengan viabilidad de futuro.

En concreto, se ha hablado aquí de algún tema de fraude de las ayudas de...; y yo creo que no es el tema a tratar pero sí que es un tema concreto. No se habla de que se haga mala utilización de las ayudas al transporte sino que se está hablando de la acumulación de las ayudas que vienen de la Unión Europea, y yo creo que en breve tendremos alguna notificación al respecto y tendrán que modularse o regularse esas ayudas y si se puede acumular ese tipo de ayudas.

Es evidente, ya ha habido alguna propuesta de algún cabildo, en concreto el Cabildo de Lanzarote, al cual pertenece la portavoz del Grupo Popular, donde en el 2010 se hizo una moción instando al Gobierno de España -al Gobierno del Estado español- y al Gobierno de Canarias a que tomaran medidas específicas para que puedan ser viables las industrias en las islas no capitalinas. En concreto, se hablaba de intentar modular la ayuda al transporte. Evidentemente -como dice un amigo industrial, un conocido industrial-, se ha creado una ayuda al transporte interinsular que son unas grandes autopistas para Canarias, pero que desde las islas capitalinas hacia las no capitalinas es una autopista cuesta abajo y de las islas periféricas a las islas centrales es una autopista cuesta arriba, y evidentemente los costes de producción de las islas no capitalinas son mucho más elevados, porque, es evidente, ¿no?, la oportunidad, la escala del negocio, eso hace más complicado sostener esta industria.

Y decía que esta moción, que se aprobó en el Cabildo de Lanzarote allá en el 2010, planteaba intentar modular algunas cuestiones como es el REA y por qué no intentar estudiar la posibilidad, aunque el REA se reparte por los sectores, de que específicamente se plantee un REA diferenciado para los sectores que trabajan, que operan en las islas no capitalinas. En definitiva, estamos hablando de que llevamos tres años, el que les habla ha tenido -como decía- múltiples reuniones, no solo a través del grupo parlamentario, con el portavoz de transportes del grupo, el señor Perestelo, o el presidente del grupo, el señor Ruano, con el propio consejero de Economía y Hacienda, para intentar buscar algunas vías, algunas soluciones, y ojalá se encuentren esas vías y esas soluciones. Instar al Gobierno a que, en este periodo que se abre, en este marco nuevo que se abre de negociación con la Unión Europea, se pueda buscar alguna medida, pero sí también invitar al Partido Popular, que en este momento dirige, el máximo responsable de la industria del Estado español, a que pueda buscar fórmulas de ayuda a la industria canaria en general, que está pasando por un momento delicado, y específicamente para la industria estratégica, como es en algunos casos la industria de la alimentación, que está implantada en las islas no capitalinas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Doña Astrid, sobre la enmienda.

Sí. Dígame, dígame, que igual yo no...

La señora PÉREZ BATISTA (Desde su escaño): ... ya hemos manifestado que sí, que estamos de acuerdo con la enmienda de adición que ha planteado el Grupo Socialista.

El señor PRESIDENTE: Muy bien, muy bien. Es mejor que quede así de claro.

Muchísimas gracias.

Entonces vamos a votar. De acuerdo. (Suena el timbre de llamada a la votación.) (Pausa.)

Señorías, vamos a proceder a la votación de la proposición no de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre impulso e incentivo del tejido industrial de las islas no capitalinas, incorporando como adicional -entiendo- la enmienda del Grupo Parlamentario Socialista, y se vota todo al mismo tiempo. Comienza la votación (pausa).

Resultado: 45 presentes; ninguno en contra; ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0354 Sobre impulso e incentivo del tejido industrial de las islas no capitalinas.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico