Diario de Sesiones 140/2014, de fecha 9/10/2014 - Punto 9

8L/PNL-0378 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, PARA MEJORAR LA PARTICIPACIÓN Y REPRESENTACIÓN DEMOCRÁTICA DE LA CIUDADANÍA.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Pasamos a continuación a la siguiente y última proposición no de ley del orden del día de este pleno, del Grupo Parlamentario Mixto, para mejorar la participación y representación democrática de la ciudadanía.

Para la defensa de la proposición no de ley, por el Grupo Mixto, don Román Rodríguez. Por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señor presidente, señorías.

Si antes decía que la fiscalidad conforma parte del cuerpo ideológico de las opciones políticas, de las personas y de las sociedades, lo de la democracia ni les cuento. Este es otro elemento donde hay que retratarse, donde hay que ponerse del lado de los intereses de la colectividad y orillar, en la medida de lo posible, los intereses tácticos y partidistas.

Tenemos un sistema en crisis, todos lo sabemos, de desconfianza, de alejamiento de la gente de la política. Creo que lo que sustenta este tema es esencialmente la injusticia social, la desigualdad, la inequidad, la gravedad de esta crisis, lo injusto de esta crisis, pero también la corrupción, el nepotismo y esas prácticas minoritarias que tanto daño hacen. Todo eso está conformando en estos momentos un clima que, en fin, algunos no parecen darse cuenta, de transformación y de cambio que está ahí.

Una de las claves cuestionadas por la ciudadanía es lo que hacemos los que aquí adentro estamos y cómo llegamos hasta aquí, lo que hacemos y lo que tenemos, y en todo eso tendremos que cambiar y mejorar.

Pero el parámetro del sistema de elección de los ciudadanos, los sistemas electorales, es fundamental. Tenemos en el caso español un sistema proporcional, regido por la llamada ley d'Hondt, razonablemente homologable a los países de nuestro entorno. Es un sistema proporcional que a mí siempre me pareció de los menos malos de los sistemas para elegir a los representantes de los ciudadanos, porque garantiza la presencia de todas las opciones o de las opciones que tengan al menos un mínimo.

El Partido Popular, dentro de esto que ellos llaman regeneración democrática, se ha sacado de la manga una supuesta reforma para la elección de los alcaldes que pretende lo siguiente -por lo dicho, ¿no?, no está todavía articulada-: quien tenga el 40% tiene el 100% de la representación, para la representación mayoritaria; es decir, que con el 40% de los votos tienes el gobierno completo. Se primaría en representantes a quien tenga el 40% de los votos. Se trata, en definitiva, de consagrar el gobierno de las minorías. El 40% tendría la mayoría de los representantes y el 60% se va a la oposición con la minoría de los representantes. Esta la base de la propuesta del Partido Popular. Hacen una variante -porque está feo esto, ¿no?-, que si no llegas al 40% entonces se plantea una segunda vuelta, una segunda vuelta entre los más votados, supuestamente porque eso mejora la democracia, cuando nosotros sostenemos que eso empeora la democracia y, en todo caso, es un escudo a favor del bipartidismo.

Nosotros rechazamos de plano una y otra cosa, y las rechazamos de plano con y sin consenso; es decir, la reforma que propone el Partido Popular, si la aceptara el Partido Socialista, a nosotros nos sigue pareciendo igual de mal. La vamos a combatir con nuestras limitadas fuerzas porque nos parece igual de injusta y poco democrática. De manera que rechazamos en esta proposición no de ley, de forma categórica, la propuesta que pretende el Partido Popular, pero no solo por la falta de consenso sino por el fondo. Estamos en contra del gobierno de la minoría, estamos en contra de que la mayoría de los ciudadanos se quede en la oposición.

Y además rechazamos que esto sea bueno para la democracia y bueno para la transparencia y la honestidad, porque han llegado a decir esto, y hemos estado repasando los ayuntamientos en España y la casuística de la corrupción se da más en ayuntamientos con mayorías absolutas que en ayuntamientos combinados, con mayorías sumadas, entre otras cuestiones porque en los ayuntamientos con mayoría absoluta, como el jefe sea un bandido, se hacen todas las golferías que ustedes se puedan imaginar. No es verdad que exista menos corrupción con el tema de gobiernos monocolor; es más, los escándalos más grandes de España se han dado en gobiernos monocolor. Repasen en su memoria rápidamente los territorios de España y verán dónde tenemos los escándalos más relevantes.

No aceptamos este tema, lo rechazamos de plano, nos parece antidemocrático, con y sin consenso, y, por lo tanto, lo queremos decir hoy aquí en esta proposición no de ley.

Decimos que si mala es la propuesta del PP, malo es nuestro sistema electoral. Y volvemos a repetir en este Parlamento que debiéramos abordar este tema, aunque fuera de manera parcial. No se puede rechazar el pucherazo electoral del Partido Popular y sustentarlo en un sistema excluyente y antidemocrático como el actual, no se puede. Y, por lo tanto, reclamamos a este Parlamento que inste al Gobierno a presentar una ley que, como mínimo, reduzca las barreras para facilitar el pluralismo y la diversidad.

Y, en tercer lugar, ahora que se ha puesto de moda esto de consultar a los ciudadanos en asuntos de relevancia, apostemos de verdad por ello, no solo cuando nos conviene. Tenemos que incorporar en el ordenamiento jurídico, en el sistema de representación, las consultas de forma razonablemente habitual. No se trata de consultar a la ciudadanía por cualquier cosa todos los días, sino hacer lo que hacen los países del centro y norte de Europa o lo que hacen los Estados federados norteamericanos, que consultan a los ciudadanos muchas decisiones vinculadas, desde los derechos civiles a las infraestructuras, hasta los hábitos se someten a consideración de la ciudadanía.

Y, por tanto, en esta PNL decimos que no solamente debemos rechazar el intento del Partido Popular de darle el Gobierno a la minoría, porque le viene bien en esta etapa; no solamente pedimos que se reforme nuestro sistema electoral, porque es injusto, porque nos aleja de la gente, porque hace un Parlamento menos plural y porque impide que gente con votos pueda estar aquí sentada, sino que planteamos que esto de las consultas se incorpore como práctica habitual en el ámbito de las competencias de cada una de las instituciones.

Y decimos que si de verdad queremos perseguir la regeneración y reconciliar las instituciones, los parlamentos y los gobiernos con la ciudadanía, lo más determinante es la voluntad política, las ganas de cambiar las cosas, de eliminar prácticas minoritarias pero muy dañinas, a las que antes me refería; tratar de evitar la discrecionalidad, la desigualdad en las leyes, que el gobernante no pueda decidir en función de si le gusta o no la propuesta de turno, que objetivemos. Y aquí hemos hecho críticas duras a normativas esenciales que se están tramitando en este Parlamento que favorecen la discrecionalidad, que hacen que los proyectos salgan en función de la voluntad del gobernante y no en función de los derechos del gobernado. Por eso, a nosotros nos parece que, si determinante es la fiscalidad para orientar el modelo social que queremos, es decisivo el sistema democrático que articulemos. Y en el nuestro hay que cambiar y mejorar, y hay que cambiar y mejorar porque, si no, se cambiará de todas formas pero de otra manera, y no necesariamente mejor, y si no al tiempo.

Tenemos que reaccionar mejorando el sistema de representación, siendo lo más proporcional posible, lo más plural posible, lo más diverso posible, y ya habrá habilidades para sumar gobiernos.

Les doy un dato -contrariamente a la propaganda del Partido Popular-: el 92% de los ayuntamientos sin mayoría absoluta, casi el noventa y tres, los gobierna la primera fuerza política. Los que tienen mayoría absoluta los gobiernan la mayoría absoluta, pero en los que no tienen mayoría absoluta, en casi el noventa y tres por ciento de los ayuntamientos de España sin mayoría absoluta el alcalde o la alcaldesa es de la fuerza política que tuvo más peso relativo en los resultados electorales. Esto es así. De manera que la reforma que se pretende es falso que sea para mejorar la representación, es falso que sea para mejorar la estabilidad, es falso que eso mejore la transparencia y que sea más eficaz la lucha contra la corrupción. Es sencillamente una modificación interesada, partidista, buscando frenar cambios políticos que van a promover los ciudadanos, intentando blindar el bipartidismo. Y nosotros estamos en contra, insisto, no solo por las formas, que también, sino por el fondo.

Y les pedimos que apoyen ustedes estas propuestas, porque nos parece que son lo mínimo que se despacha en este momento crítico de las instituciones, de nuestro sistema de representación y de lo que debemos hacer aquí en defensa de la mayoría social, que no entiende muchas de las cosas que se están viviendo.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Muchas gracias, señor diputado.

A esta proposición no de ley no se ha presentado ninguna enmienda. Por lo tanto, corresponde la fijación de posición por los grupos parlamentarios. Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, por tiempo de cinco minutos, don Manuel Fajardo, tiene usted la palabra.

El señor FAJARDO PALAREA: Buenos días, señorías.

Vuelve a traerse al Parlamento, dentro de las medidas que propone esta proposición no de ley, la reforma del sistema electoral canario, pero sí me gustaría hacer un análisis del total de la proposición no de ley.

Es verdad que el señor Rodríguez, del Grupo Mixto, justifica la presentación de esta proposición no de ley, básicamente en su inicio, con algo que ha ocurrido, es verdad. Dentro de lo que podríamos denominar una posible ley de regeneración democrática, donde irían incluidos puntos con los que la ciudadanía está totalmente de acuerdo y está demandando, por ejemplo, la justificación de los indultos, el tema del aforamiento, el tema de la transparencia en la financiación de los partidos políticos, es verdad que se lanza un globo sonda sobre la posibilidad de que en las elecciones de los alcaldes, en las elecciones locales y municipales, pudiera primarse a aquella fuerza que lograra el 40% de los votos, con una prima que haría que tuvieran la mayoría absoluta, frente a aquellas fuerzas políticas que sacaran el 60% de los votos. Es cierto que ese globo sonda se lanza y ha sido tan furibunda la reacción, no solamente de las fuerzas políticas sino de los ciudadanos y también de los medios de prensa, incluso aquellos medios de prensa tradicionalmente cercanos al Partido Popular, que eso ha quedado en standby. Por tanto, estamos de acuerdo en que estas reformas, la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General no se puede llevar a cabo sin el consenso suficiente, no se puede llevar a cabo al final de la legislatura.

Y sí me gustaría hacer una serie de precisiones. Yo no sé, cuando el señor Rodríguez habla de bipartidismo, a qué se refiere: si es al bipartidismo, al que se refiere, de los partidos políticos que ahora están de moda o es a otro tipo de bipartidismo. Porque si hablamos de municipios, si hablamos de municipios, pues, por ejemplo, en el País Vasco, ¿el bipartidismo qué sería, Bildu y PNV?; en Cataluña, ¿qué sería, Esquerra Republicana-CiU?; en algunos municipios de Canarias, ¿qué sería, su fuerza política y otra fuerza política? O sea, no ha aclarado usted a qué se refiere cuando habla de bipartidismo, porque está el bipartidismo tradicional, del que, digo, hablan algunos ahora, y el bipartidismo al que se refiere usted.

También es cierto que usted hace un análisis electoral, con el que yo puedo coincidir, que motivaría el hecho de que se hubiera lanzando este globo sonda.

Y también usted achaca, de alguna manera -no voy a ser yo abogado del Partido Popular-, que en muchas ocasiones las minorías, las minorías, arrebatan las alcaldías a las fuerzas mayoritarias. Usted tiene un ejemplo, creo que lo conoce usted muy bien, ¿no?, la Aldea de San Nicolás, porque habla usted de otros ejemplos pero se olvida de ese, donde el partido más votado fue el Partido Socialista... No, sí, pero es que todos hemos pactado para elegir... Usted sabe que los alcaldes se eligen entre los concejales, por votación entre los concejales.

Y después usted arbitra una serie de medidas con las cuales nosotros estamos totalmente de acuerdo. Estamos totalmente de acuerdo en que esta propuesta, planteada genéricamente, porque no ha sido una propuesta formal todavía, presentada en las Cortes, se retire. Estamos de acuerdo, desde luego, en que se inste al Gobierno de España a que facilite las consultas populares. Es cierto que está recogido el tema de las consultas legalmente. Y estamos también totalmente de acuerdo en que se arbitren medidas legislativas para evitar la corrupción. El mejor antídoto contra la corrupción, don Román -ya lo hemos discutido aquí en muchas ocasiones-, es la transparencia. Yo creo que debemos hacer todos un ejercicio de transparencia para prevenir la corrupción y endurecer todas aquellas medidas tendentes a paliar la gran lacra que tiene esta democracia, que son los temas de corrupción.

Por lo tanto, nosotros estaríamos de acuerdo en votar a favor, por eso pido votación separada del punto 1, 3 y 4. Y en el 2, ya le digo, vuelve usted a traer la reforma del sistema electoral canario. Es curioso, porque usted ya no habla del 5% en esta PNL, usted dice que el Gobierno de Canarias traiga un proyecto de ley donde, como mínimo, se reduzcan las barreras electorales. Ya no habla del 5%. Por lo tanto, yo le puedo decir a eso: mire, ¿para qué vamos a requerir al Gobierno de Canarias para una rebaja del sistema electoral canario si tenemos una proposición de ley, que es la reforma del Estatuto, donde ya se contempla la rebaja de los topes electorales? Y no mínimos, ya establecemos los topes. Por tanto, el trabajo...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Tiene usted un minuto para concluir, señor diputado.

El señor FAJARDO PALAREA: ... el trabajo ya se ha iniciado. La Comisión de Cabildos, como usted sabe, está convocada para el próximo lunes y a partir de ahí empezaremos a trabajar. Lo que usted nos pide ya está, es que ya se está discutiendo. Tardaríamos incluso más de la forma en la que usted lo pide y, además, iríamos contra nuestra propia propuesta, porque usted se olvida de la reforma electoral y se olvida de lo que es la circunscripción electoral de la comunidad, que abarcara toda la comunidad.

Señor Rodríguez, usted en su día basó esta reforma y dijo, textualmente, que la triple paridad se basaba en que las islas pequeñas habían sido marginadas, excluidas y por eso se buscó el equilibrio. Yo le digo que a día de hoy hemos mejorado, pero seguimos en muchas ocasiones marginados y excluidos, y no tenemos, y no tenemos, y no tenemos... Sea usted valiente y diga aquí cuál es la reforma que quiere hacer. Igual que el PP dijo que había que bajar...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señoría.

(Rumores en la sala.)

Por parte del Grupo Nacionalista... ¡Señorías, por favor!

Por el Grupo Nacionalista, doña Marisa Zamora, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora ZAMORA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenos días.

Bueno, el Grupo Mixto trae hoy una iniciativa que ya ha presentado en el Cabildo Insular de Gran Canaria, creo que también en algún ayuntamiento, y que contiene una serie de puntos heterogéneos. Están conectados pero voy a tratarlos por separado.

En primer lugar, dice que la Cámara muestre rechazo a las propuestas que ha planteado este verano el Partido Popular para reformar la ley electoral y que en los ayuntamientos gobierne la lista más votada. Esto es una reforma descrita de forma vaga en el programa electoral del Partido Popular, que ni siquiera ha sido detallada y que incluso la Diputación Permanente del Congreso impidió, se impidió -la Diputación- que llamase al presidente del Gobierno para que la explicara. Lo que pretende -parece-, lo que usted ha dicho, es que en los municipios gobierne la lista que logre un 40% de apoyo y que saque una diferencia de al menos 5 puntos al segundo partido. Y después también el PP habla de que, de no obtener ese porcentaje, se celebraría una segunda vuelta en la que se enfrentarían los dos candidatos más votados, imitando el sistema francés.

Pero, señorías, esta no es en absoluto una prioridad social, esto no es algo que estén demandando los ciudadanos; lo que quiere el Partido Popular es blindarse y no perder ayuntamientos importantes como Madrid o Valencia, que son dos feudos fundamentales y que, según las encuestas, perderían con seguridad en los próximos comicios; y también, con esta maniobra partidista, recuperarían alcaldías como la de Zaragoza, Vigo o Toledo. Pero, miren, los barómetros que elabora mensualmente el CIS no recogen para nada, entre el medio centenar de problemas que preocupan a los españoles, que ninguno de estos esté ligado al sistema electoral. Y además, en un escenario electoral cada vez -como el que tenemos- más fraccionado, la reforma beneficiaría al PP en detrimento de formaciones con un techo electoral limitado. Pienso que esto forzaría un cambio de un sistema de representación proporcional a un sistema electoral con menos representatividad que el actual.

Y, además, pretende modificar la ley electoral solo para las municipales, pero mantiene las mismas reglas para el resto de los comicios. Por tanto, si el PP alude a que los pactos poselectorales pueden apartar del poder a la lista más votada, eso mismo podría ocurrir en el Congreso o con los parlamentos autonómicos.

Por tanto, esta es una reforma de calado, que no se puede presentar ahora cuando faltan ya unos meses para las próximas elecciones. Y además, fíjense ustedes, que si el PP sacara adelante esta iniciativa, esta reforma electoral, estaría aprobada solo un mes o como mucho dos meses antes de las elecciones. Esto es un disparate.

Por tanto, nosotros creemos que ha intentado colar una reforma a la carta, en un paquete de medidas de regeneración democrática. Que ahora parece que no, que lo han dejado pendiente y va a ser visto en una mesa de partidos. Y, bueno, nosotros estaríamos en contra totalmente de que se tratara de sacar antes de las elecciones del 2015 y, además, sin consenso, como el que se ha tenido hasta ahora en el tema electoral.

Después don Román plantea el tema de la ley electoral canaria, otra vez, porque ha presentado un proyecto de reforma del sistema electoral recientemente, para que se reduzcan los topes. Usted solamente habla de los topes electorales. Estamos hablando de que nuestro grupo siempre ha vinculado este tema a la reforma del Estatuto de Autonomía, como le ha dicho el señor Fajardo. Ya hemos presentado los partidos que apoyamos al Gobierno una reforma estatutaria que incluye dicha reforma electoral. Y, don Román, lo que yo pido es que no se posponga, no se niegue a que impulse la tramitación estatutaria. Pero impúlsela, no la deje ahí. Además, yo creo que una reforma del Estatuto de Autonomía es una forma para perfeccionar el sistema electoral vigente y, además, con muchas más garantías.

Esta vía no es incompatible con la propuesta de bajar los topes electorales, pero ya le decía mi compañero, José Miguel Ruano, que estamos a favor de una reforma electoral que se adapte a la realidad demográfica actual y que no se quede en la simple alteración de los topes electorales. Reforma sí pero no solo de los topes, sino una reforma más amplia, en la que habría que hablar, como ha dicho el señor Fajardo, de la distribución de escaños, si son los mismos, cómo se distribuyen, si aumentamos el número de diputados en unas islas, si los quitamos a otras... Habrá que hablar de todo, pongamos todo sobre la mesa. Una reforma electoral mucho más amplia que no tiene nada que... No es incompatible con la reforma que usted propone, solamente de los topes, sino que yo creo que hay que poner todo sobre la mesa.

Además lo que me parece curioso es que a usted le parece muy anticipado que se trate la ley electoral, la reforma de la ley electoral que propone el PP para los alcaldes, porque faltan pocos meses, y, sin embargo, aquí no le importa que falten ocho meses para las elecciones.

Eso en cuanto al tema de la reforma electoral.

En cuanto a las consultas populares, por supuesto que somos partidarios de que la ciudadanía pueda participar en los temas que son de interés general. Creo que las instituciones tenemos la obligación de facilitar la participación de todos los ciudadanos en la política. Hay quienes confunden hablando de referéndum en este sentido... Perdí el hilo. Se quiere confundir a veces hablando de...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Sí, señora diputada, tiene usted un minuto para concluir.

La señora ZAMORA RODRÍGUEZ: Yo creo que en nuestro ordenamiento jurídico, tanto constitucional como autonómico, es compatible la legalidad de la realización de consultas populares, distintas de lo que se entiende por referéndum.

Estamos totalmente de acuerdo con todas las iniciativas que se puedan hacer para fiscalizar y para mejorar los temas de transparencia y evitar la opacidad en la gestión, que eso significaría evitar temas de corrupción, que en estos momentos escandalizan al país y a todos.

Y, por supuesto, como el señor Fajardo, le propongo que podamos votar separada la PNL, porque, como digo, son puntos diferentes. Estaríamos a favor del puno 1, del 3 y del 4 y estaríamos, por las razones que ya le he explicado, en contra del punto número 2.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña María Australia, por tiempo de cinco minutos tiene usted la palabra.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidente.

Señorías, creo que todos vamos a coincidir en que la proposición esta que debatimos es, cuando menos, confusa; mezcla inopinadamente cuestiones de ámbito nacional y autonómico sin orden ni concierto.

Parte, señor Rodríguez, en la exposición de motivos de un juicio de valor que -permítame que se lo diga- yo lo veo entre conspirativo y fantasioso, diría yo, sobre el debate de la reforma de la elección de alcaldes en nuestro país, llegando incluso a calificarla de pucherazo electoral por plantearse a ocho meses de las próximas elecciones. Pero usted, a renglón seguido, nos exige la reforma inmediata -sí, señoría-, reforma inmediata del sistema electoral canario. Por cierto, si no me equivoco, corríjame usted, señor Rodríguez, a ocho meses de la celebración también de las próximas elecciones autonómicas en Canarias, porque creo que ambas se realizan el mismo día.

Y a continuación se lanza a proclamar las consultas populares como la panacea de la democracia. Consultas populares, señor Rodríguez, que, al parecer, muchos de los que están hoy aquí han descubierto en estos días, aunque la ley se aprobó en este Parlamento desde hace años. Y es que, señor Rodríguez, no nos engañemos, han tenido que llegar las prospecciones de hidrocarburos para que algunos descubriesen la ley de participación ciudadana y haya despertado, como creo que también en usted, su espíritu, un interés en su espíritu, por conocer la opinión de los canarios. Qué casualidad, digo yo. No sé.

Y, por último, la proposición aboga por la adopción de medidas legislativas y de fiscalización contra la corrupción y de regeneración. Mire, esa cuestión la compartimos. Es lógico. ¿Por qué?, porque es una de las prioridades del Gobierno de la nación, del Gobierno del Partido Popular. De hecho, sin ir más lejos, el pasado mes de junio, el Gobierno de la nación presentó un segundo paquete de impulso a la regeneración política. Que, por cierto, señor Rodríguez, ni empieza ni termina la reforma en la elección de los alcaldes, y decirles que aborda también la regulación de las incompatibilidades y conflictos de intereses, la limitación del aforamiento de los políticos, el control sobre los indultos, la exigencia de responsabilidad pública por procesos penales, etcétera, etcétera.

Pero quiero referirme, ya que usted lo ha hecho, a la reforma de la elección de alcaldes. Y quiero aclararle, a usted y a sus señorías, que para nosotros, para el Partido Popular, es una cuestión de respeto, de respeto a la opinión de los ciudadanos, a la opinión mayoritaria de los electores.

Y también le quiero decir, señor Rodríguez, que no creo que sea tan descabellada como usted se atreve a afirmar, porque, mire, figuraba en el partido electoral de los socialistas, en las pasadas elecciones generales, y el actual vicepresidente de la Fecam y alcalde de Puerto del Rosario, el señor Marcial Morales, pues, la ha celebrado públicamente, le ha encantado esta propuesta. Pero, bueno, sea como fuere, señor Rodríguez, quiero decirle que el Partido Popular, el Gobierno del Partido Popular, no ha impuesto ninguna reforma. Diga la verdad, no mienta. Lo que ha hecho el Partido Popular es delegar en los grupos parlamentarios del Congreso la responsabilidad de alcanzar un gran acuerdo contra la corrupción y por la regeneración.

Bien. Dicho lo anterior, es obvio, señor Rodríguez, que vamos a votar en contra de los puntos 1 y 4 de su proposición, que hoy vemos. Respecto al punto 3, lo de las consultas populares, pues, mire, decirle que son legales, señor Rodríguez, son legales, están reconocidas por la ley canaria de participación. Eso sí, para preguntar por cuestiones que sean competencia de la comunidad autónoma. Por lo que es absurdo que usted plantee, a través de esta PNL -permítame que se lo diga-, que el Gobierno de la nación facilite y no entorpezca la recta aplicación de lo dispuesto en dicha ley. Hombre, señor Rodríguez, seamos serios y rigurosos. ¿Sabe lo que no quiere el Gobierno de la nación, sabe lo que no puede tolerar el Gobierno de la nación? Que ninguna comunidad convoque un referéndum disfrazado de consulta popular, ni aquí ni en ninguna comunidad, por razones lógicas. Por tanto, señor Rodríguez, votaremos en contra del punto 3, al que estoy haciendo referencia, porque evidentemente no ha lugar a animar al Gobierno de la nación a facilitar o a entorpecer una potestad que no le corresponde. ¿Por qué?, porque está sometida a la legislación autonómica. Eso sí, insisto, siempre que se ejerza en asuntos de competencia autonómica.

Y, por último, que este no tiene desperdicio, respecto al punto 2, que usted insta al Gobierno a reformar el sistema electoral, mire, señor Rodríguez, a nosotros, al Partido Popular, no nos tiene que convencer. De hecho, somos con diferencia la fuerza política más perjudicada por el actual sistema. Hay que decirlo, y lo digo así de claro. Pero no nos tiene que explicar tampoco las maldades del actual sistema, y no nos lo tiene que explicar porque el Partido Popular lo sufre en sus propias carnes...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Tiene usted un minuto para concluir, señora diputada.

La señora NAVARRO DE PAZ: Eso sí, debería explicárselo al Partido Socialista, que antes lo defendía y ahora lo obstaculiza, y por supuesto a Coalición Canaria, que son los que siempre se han aprovechado, históricamente, de este tema.

Pero, bueno, quería también decirle que yo soy de las que piensan que nunca vamos a tener un sistema electoral justo mientras siga Coalición Canaria al frente de este Gobierno, y le voy a recordar que usted, que fue presidente con Coalición Canaria -¿se acuerda?-, del Gobierno...; usted decía en su discurso en julio del 1999: El Gobierno que yo presida, si tengo la confianza de esta Cámara, impulsará una ley para traer a debatir a esta Cámara la reforma del sistema electoral. Resultó con la confianza, pero, fíjese usted, dos años más tarde, lo que dijo -2001, estado de la nacionalidad-: tengo la convicción, sin embargo, señorías, de que el sistema del que nos hemos dotado permite satisfacer de manera suficiente el derecho a la representación político-institucional de las distintas expresiones políticas y territoriales de Canarias...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

(El señor vicepresidente primero, Cruz Hernández hace sonar el timbre de llamada a la votación.) (Pausa.)

Señorías, vamos a votar la proposición no de ley del Grupo Mixto. Se han planteado varias cuestiones en relación con la votación separada del punto 1, 3 y 4 y el 2 por separado. ¿De acuerdo con esa propuesta? (Asentimiento.)

Bien. Pues votamos en primer lugar los puntos 1, 3 y 4; 1, 3 y 4: comienza la votación (pausa).

50 señorías presentes: 29 votos a favor, 21 votos en contra y ninguna abstención.

Votamos a continuación el punto número 2. Comienza la votación (pausa).

50 señorías presentes: 4 votos a favor y 46 votos en contra.

Queda rechazado el punto 2 de la proposición no de ley.

Y habiendo acabado el orden del día, señorías, dándoles las buenas tardes, se levanta la sesión.

(Se levanta la sesión a las trece horas y veintiocho minutos.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0378 Sobre para mejorar la participación y representación democrática de la ciudadanía.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso Legal · Protección de datos personales