Diario de Sesiones 141/2014, de fecha 21/10/2014
Punto 28

8L/C-1683 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE EMPLEO, INDUSTRIA Y COMERCIO-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOBRE LOS PLANES TERRITORIALES INSULARES DE GRANDES EQUIPAMIENTOS COMERCIALES.

El señor PRESIDENTE: Siguiente comparecencia: de la señora consejera de Empleo, Industria y Comercio, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre los planes territoriales insulares de grandes equipamientos comerciales.

Por el Grupo Nacionalista Canario, doña María del Mar Julios.

La señora JULIOS REYES: Muchas gracias, señor presidente. Buenas noches, señorías.

Señora consejera, solicitamos esta comparecencia para conocer cuál es la situación en la que se encuentran los planes territoriales insulares de los grandes equipamientos comerciales en nuestras islas.

Como sus señorías saben, los planes territoriales especiales de ordenación son un instrumento que deben ordenar actividades singulares y específicas en un ámbito territorial determinado. En el ámbito del comercio, son los planes territoriales insulares de grandes equipamientos comerciales los documentos fundamentales para la correcta planificación del desarrollo del comercio en nuestras islas y para que este se haga con unas garantías de equilibrio. Pues bien, la Ley 2009, que regula las licencias comerciales, es la que encomienda, en una disposición final primera, a la Cotmac los planes territoriales especiales de los grandes equipamientos, a propuesta de la consejería correspondiente. A su vez, en nuestro ordenamiento, es la Ley 19/2003, la que aprobó las Directrices de Ordenación General y del Turismo, la que especialmente también regula en una directriz, la 136, en donde se regulan las condiciones de implantación de los equipamientos comerciales y de ocio con incidencia territorial amplia, determinando su localización directamente a través de los planes territoriales especiales o, en su caso, del planeamiento general.

Bien. Fue una Orden, la 7608/08, del departamento correspondiente en su momento, ya digo, en el 2008, la que encomendó a Gesplan la redacción del plan territorial. Me refiero ahora, especialmente, al plan territorial de la isla de Gran Canaria, pero creo que el de las otras islas también fue encomendado a Gesplan. Luego, con fecha del 2009, concretamente en diciembre, la empresa Gesplan presentó ya, ante la dirección general, el borrador del documento de avance de dicho plan. Me estoy refiriendo en este caso al de Gran Canaria, que es del que yo he tenido un mayor seguimiento. Luego, en el BOC de abril del 2010, en el boletín, se inicia ya el inicio de la formulación de dicho plan. En dicha orden, y tal como indica el procedimiento adecuado, se somete al trámite de participación pública, solicitando consultas a las distintas administraciones implicadas. Figura la relación de los distintos departamentos de la Administración General del Estado, de la comunidad autónoma, el propio cabildo insular y todos los municipios de la isla, así como al público interesado.

Tenemos constancia de que el sector implicado, sobre todo Cecapyme, Fedalime, presentó en su momento alegaciones importantes a este documento. Dicho documento establecía un cronograma, que concluía en marzo del 2011, en donde se preveía que se remitiera a la Cotmac el documento para su aprobación definitiva. Sea como fuere, tenemos conocimiento de que dichos plazos no se han cumplido; desconocemos la causa. Entiendo que la complejidad y la diferencia de criterios, o de criterios enfrentados, entre los distintos agentes del sector, los que representan a los grandes y los que representan a los chicos, me refiero en el ámbito del comercio, seguramente hacen más difícil todavía esta tramitación. Pero, según tenemos entendido, el expediente ha caducado y por eso es importante, desde nuestro punto de vista, conocer cómo se encuentra este expediente, el de la isla de Gran Canaria, pero también el de las demás islas. Me remito a todas las islas, pero insisto en preguntar por el de Gran Canaria porque, como sabe, señoría, ha habido una polémica muy reciente en la isla de Gran Canaria, como comentaba esta mañana en una pregunta oral que hice en el pleno, en relación con la apertura de determinados centros comerciales en horario festivo. Tres centros comerciales en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en una franja determinada, precisamente la franja de cruceros, pero que casualmente es en donde hay una mayor venta de los pequeños y medianos comercios, y precisamente esas son las fechas en que más ventas hacen y que muchas veces ellos pueden subsistir el resto del año.

Concluyo en esta primera intervención, dentro de la legalidad vigente lógicamente, señora consejera, pero, en el caso de la isla de Gran Canaria, desde mi punto de vista...

El señor PRESIDENTE: Un minuto, doña María del Mar.

La señora JULIOS REYES: Concluyo, señor presidente.

... un exceso de grandes superficies y es fundamental el planificar la situación para impedir, sencillamente, la extinción del pequeño comercio en nuestras islas.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María del Mar.

Señora consejera de Empleo, Industria y Comercio, doña Francisca Luengo.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, INDUSTRIA Y COMERCIO (Luengo Orol): Gracias.

Es verdad que la entrada en vigor de la Directiva en el año 2006, la 123, junto con la Resolución del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios del mercado interior, cuyo objetivo fue limitar el gran número de obstáculos que frenaban el desarrollo de los servicios entre los Estados miembro, se centraron fundamentalmente, ambas, la directiva como la resolución del Consejo, en eliminar todas las barreras a la libertad de establecimiento de los prestadores de estos servicios en los Estados miembro y la libre circulación de servicios también entre los Estados miembro.

Bueno, para cumplir las obligaciones que establecía esta directiva, con la eliminación de la licencia comercial específica a la que debían someterse en las islas los grandes establecimientos, este Parlamento legisló, en el año 2009, en diciembre, una ley, la ley de la licencia comercial, a través de la cual se estableció la posibilidad de controlar el número de licencias comerciales relativas al territorio, como el impacto sobre los sistemas o sobre el sistema viario afectado o la movilidad de personas, los medios de transporte, en fin, todo lo que conllevaba de impacto el establecimiento de un gran establecimiento comercial. Según la ley, estos aspectos debían tenerse en cuenta en la elaboración de los planes territoriales especiales de Canarias, planes territoriales especiales pero referidos a los grandes equipamientos comerciales. Además se encomendaba a la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias -a la Cotmac- la aprobación de estos planes territoriales especiales. Posteriormente, fue la Ley 12/2009 la que aprueba un decreto legislativo, el 1/2012, de 21 de abril, por el que se aprueba ese texto refundido de las leyes de ordenación de la actividad comercial y de la licencia comercial, que dedica el artículo 54 precisamente a los planes territoriales especiales de grandes equipamientos comerciales.

Bien. La justificación para llevar a cabo estos planes territoriales especiales de equipamientos comerciales, tengo que decirle que, efectivamente, es un instrumento de planificación necesario en nuestras islas, donde el territorio es muy limitado y, por tanto, es obligatorio ubicar las infraestructuras y los equipamientos de una manera ordenada y estratégica. Con ello evitamos los problemas territoriales, económicos y sociales que se derivan, o se podrían derivar, de un crecimiento improvisado y exento de planificación.

Pues como he avanzado, estos planes vienen regulados en ese artículo 54 del decreto legislativo ya citado. Y en este artículo se establece que los planes deberán ordenar la implantación de los grandes establecimientos comerciales y centros comerciales, de acuerdo con determinados criterios, relacionados siempre con la sostenibilidad y con el aprovechamiento eficaz del territorio. Entre otros, los criterios para la ordenación de estos equipamientos son los siguientes: primero, el impacto sobre el sistema viario afectado -la previsión de conexiones y accesos y los efectos en la movilidad de personas y de los medios de transporte-; el impacto también sobre las infraestructuras y los servicios públicos afectados; tres, impactos negativos significativos de la implantación sobre el entorno urbano y el medio natural; y, por último, la incidencia en materia de contaminación atmosférica y lumínica, de conformidad con la especial protección que otorga la legislación estatal al archipiélago.

Este decreto legislativo que lo regula hace referencia también a la distinción de los grandes equipamientos comerciales por tipología. Que también quiero señalarles para que conozcan el planeamiento, como digo, por tipología de establecimiento. De tal manera que están los establecimientos de consumo cotidiano, que incluye alimentación, higiene personal y productos de limpieza; el equipamiento personal, que incluye vestido, calzado, perfumería y material deportivo; los equipamientos para el hogar y electrodomésticos, salvo muebles; y los equipamientos que abarcan los muebles en general; y al final otros que puedan participar en dos o más actividades anteriores o cualquier otro sector no contemplado.

En definitiva, tengo que señalar que la ley en este artículo, dedicado a los grandes equipamientos comerciales, deja muy clara la preceptiva e imprescindible adecuación del sistema de los equipamientos comerciales a la ordenación y el equilibrio territorial, con el objetivo de que los consumidores, los residentes en cualquier isla o zona puedan disponer de una red de servicios comerciales abierta pero adaptada a las exigencias de la vida actual.

Señala también la protección del entorno, del medio ambiente urbano y natural, con el objetivo de alcanzar una cohesión social y territorial que coadyuve a la igualdad de todos los ciudadanos, reduzca la movilidad y evite desplazamientos innecesarios que congestionen las infraestructuras públicas.

Todos estos intereses, señorías, deben coexistir y deben hacerlo de una manera equilibrada, como si dijéramos un triángulo equilátero. De un lado, la libertad de empresa; de otro, el acceso de los ciudadanos a una oferta comercial diversificada, como la que les he señalado anteriormente, pero también accesible; y, de otro, la adecuada protección del entorno y del territorio.

Por ello, con esta ordenación de los grandes equipamientos, que son los que más metros necesitan para su implantación, se pretende conseguir a través de un desarrollo racional y equilibrado de las actividades comerciales en el territorio que garantice, pues, esa diversidad y complementariedad y asegure el óptimo aprovechamiento del suelo en cuanto al recurso escaso natural y singular que tenemos en nuestras islas.

Usted me preguntaba, señoría, el hecho de que había... la tramitación compleja había producido la caducidad de la aprobación de estos planes territoriales especiales. Tengo que decir que, efectivamente, en el 2013...; cuando llego a la consejería, en el 2011, se da un impulso a estos planes territoriales especiales; en el 2013 caemos de lleno en la caducidad, pero se hace un resorte, de manera que podamos recopilar, no perder, por decir así, todo lo tramitado hasta esa fecha y tuviéramos que volver a empezar. Se conservan todos los trámites anteriores y le tengo que decir y dar una buena noticia hoy. Para eso está la consejería y el Gobierno de Canarias, para desaparecer los obstáculos, vencer los obstáculos. Obstáculos hay en el camino todos los días, pero lo importante, cuando se gobierna, es vencer esos obstáculos, afrontarlos venciendo. Y esto es lo que hemos hecho con los planes territoriales especiales de los equipamientos comerciales. De manera que le tengo que decir que, con respecto a los planes de Gran Canaria, Fuerteventura, La Palma y Tenerife, ya están a la firma, por orden departamental. Se han superado los obstáculos y están pendientes simplemente de un trámite interno para llevarlos a su aprobación a la Cotmac. En cuanto a las otras islas, que no son las que le acabo de señalar, como es La Gomera, El Hierro y Lanzarote, le diría que en los próximos quince días, y desde luego creo que no le confundo ni confundo a la Cámara, pues, estamos pendientes de que Gesplan -me ocuparé además personalmente- remita, porque es la que los está tramitando, un informe simplemente técnico-jurídico para que posteriormente ese trámite interno ya dentro de la consejería, como es la secretaría general técnica y la dirección general competente, también podamos tramitarlo para su aprobación definitiva a la Cotmac. Con lo cual escasamente hablamos de un mes los que están más atrasados.

Así que, señoría, yo confío en que hoy se vaya usted satisfecha de haber iniciado esta comparecencia en el Parlamento de Canarias sobre los planes territoriales especiales en materia de equipamientos comerciales.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Francisca Luengo, señora consejera.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Parlamentario Mixto, don Pedro Justo.

El señor JUSTO BRITO (Desde su escaño): Señor presidente, señorías.

Con los grandes equipamientos comerciales estamos hablando, si yo no me equivoco, de dos tipos de equipamientos, de dos tipologías. Por un lado, las que se llaman grandes equipamientos comerciales, que serían a partir de 2.500 m2 de superficie útil en las islas capitalinas, y los centros comerciales, que serían a partir de 9.000, en las islas capitalinas. Por lo que yo he oído a la consejera y por lo que he leído de los planes, en principio la tramitación de los planes ha venido derivada de que se tuvo que modificar la legislación sobre licencias comerciales, por la Directiva Bolkestein del 2006, y en la nueva ley, en la del 2009, se vincula la tramitación de las licencias comerciales de este tipo de equipamientos a la realización de un plan territorial especial. Los planes territoriales especiales parece ser que tiene que hacerlos la Consejería de Comercio a partir de la legislación del 2000, del texto refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de los Espacios Naturales de Canarias, y lo hace dentro del marco de las Directrices de Ordenación Territorial, la 136 creo que es, y de los planes insulares de ordenación de los cabildos. Los planes territoriales vienen a marcar, digamos, un planeamiento genérico sobre, digamos, el planteamiento comercial, no llegando a un planteamiento concreto, que se termina haciendo por parte de los planes generales de ordenación de los ayuntamientos, yo creo.

La importancia del tema es clara, porque estamos ante uno de los sectores, primero, que todo el mundo sabe que este tipo de establecimientos no solo tienen trascendencia en el área directa de influencia, sino prácticamente tienen trascendencia en todas las islas, una vez que se instalan; y, segundo, es uno de los pocos sectores donde la inversión privada ha manifestado interés en poder invertir. Con lo cual, ello implica un gran interés, teniendo en consideración que, según los cálculos de los diversos planes territoriales, podríamos estar hablando de más de treinta mil empleos, que es una cifra importante.

Entonces, primero, que me clarifique, porque no me queda claro, por lo que usted me dice, ya estaría terminándose la fase 3 de los expedientes, que sería la aprobación por parte de la consejería; solo ya quedaría la fase definitiva, que sería por parte de la Cotmac. Entonces, con respecto a esto, nosotros plantearle las dudas que tenemos, que es la importancia de intentar equilibrar este tipo de grandes superficies, porque estamos hablando de 75 áreas en las siete islas, que van desde las 3 de El Hierro a las 24, creo que eran, en Gran Canaria. Y entonces importancia, porque este tipo de comercio tiene unas grandes externalidades externas negativas, que sería importante que se valoraran; implica el hacer inversiones públicas adicionales, que también sería importante que se valoraran, y tanto en uno como en otro, pues, ver la posibilidad de establecer algún tipo de impuesto que pudiese compensar ese tipo de cuestiones...

El señor PRESIDENTE: Se terminó el tiempo, don Pedro. Muchas gracias, don Pedro Justo.

Por el Grupo Socialista Canario, don Ignacio Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Señora consejera, buenas tardes de nuevo.

Permítame que sea un poco crítico, no con usted, sino con la situación actual del tema que nos ocupa.

Se está hablando de planificación de planes territoriales y a mi entender permítame que le diga que queda poco por planificar. La proliferación de los centros comerciales a lo largo de la geografía española y también en Canarias, como no podía ser de otra manera, poco ha dejado que planificar para el futuro. Ordenar desde la racionalidad parece incompatible con la presión que ejercen determinados interesados en la proliferación de estas grandes superficies. En España y en Canarias también se ha producido una degradación interna de barrios y ciudades derivada del boom inmobiliario de los centros comerciales. No hay que escaparse de la realidad: había un boom inmobiliario de centros comerciales en los años precedentes a la crisis.

Cabría preguntarse si son nuestras ciudades sostenibles, son nuestros barrios sostenibles con el actual modelo de grandes superficies comerciales. Muchos autores se preguntan si es sostenible de lo que hablaba, del traslado en vehículos particulares fuera de las ciudades, la creación de infraestructuras, la degradación interna de la ciudades, como decía, el acabar con el comercio de proximidad, el apostar por unas fórmulas comerciales que facilitan la vida, entre comillas, al consumidor pero tienen, como se decía antes, unas externalidades negativas más que probadas.

Hablaba de crecimiento improvisado en su intervención. Yo creo que ha habido un crecimiento interesado.

Hablaba de falta de planificación. Permítame que le diga que yo creo que lo que ha sobrado es especulación. Esto va en contra de ese crecimiento racional, equilibrado y sostenible que los socialistas entendemos necesario. Y después nos topamos con el eterno retraso de la planificación territorial en Canarias. Le pongo como ejemplo mi municipio: llevamos revisando el plan general, se lleva revisando el plan general, desde 1997. Por los datos que usted ha dado, está a punto de la aprobación definitiva de determinados planes territoriales. Yo la animo porque debe y puede planificar para el futuro. Tal vez no interese mirar hacia atrás pero desde luego la situación es desoladora.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Ignacio.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Miguel Jorge Blanco.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señora consejera, ha subido usted a la tribuna y ha procedido a relatar, a hacer una lectura de la legislación que ya de por sí todos conocíamos. No ha aportado nada nuevo al debate en relación con los centros comerciales sino simplemente reconocer que este Gobierno es experto, señora consejera, en utilizar el atajo legal de las excepcionalidades que la Directiva Bolkestein, la 123 del año 2006, utiliza para evitar la liberalización y la eliminación de barreras al establecimiento de todos los servicios, de los prestadores de servicios en la Unión Europea. Lo hace con la licencia comercial, lo hace, más recientemente, o lo ha hecho, con la ley de renovación turística y, si sigue este Gobierno, en fin, en lo que le queda de mandato, pues, lo volverá a utilizar seguramente, con la mayoría tan exigua, parlamentaria, que vemos en el día de hoy.

Mire, señora consejera, de planes especiales territoriales tenemos -perdónenme la expresión- mogollón. Hay 46 planes territoriales en Tenerife, en desarrollo del Plan Insular de Tenerife, más de veinticinco en la isla de Gran Canaria, a los que le sumamos estos 7, estos 7 que en el año 2011 se aprobaron. Hubo una aprobación inicial y a partir de ahí, apagón informativo. No se supo más. Usted nos ha confirmado que casi, casi.

Ha utilizado usted la palabra "resorte", "hemos utilizado un resorte legal -lo dijo usted ahora mismo en la tribuna- para que no caducaran los expedientes", y a mí me parece bien, porque usted, en definitiva, está cumpliendo la ley, y eso es lo que tiene que hacer una responsable política como es usted en estos momentos. Pero es verdad, yo, en fin, le pido a usted, a la Cámara, que hagamos una reflexión serena sobre si de verdad es necesario, para instalar un centro comercial en El Hierro o en La Gomera, que se haga un plan especial de 600 folios y 70 planos para decidir dónde vamos a colocar el centro comercial. Yo no sé si eso es normal, a mí me parece que no. No sé a ustedes, sus señorías, si les parece normal, porque si seguimos sumando planes territoriales, es que nos volvemos locos. Por eso digo: hagamos esa reflexión, señora consejera. No hagamos planes por hacer planes, no hagamos legislación en la que nos obliguemos a hacer planes territoriales, con unos plazos determinados que encima sabemos de antemano que no vamos a cumplir. Por tanto, racionalicemos el gasto, racionalicemos la actividad legislativa y aprovechemos todos estos proyectos de ley que tenemos, y especialmente la ley de armonización del territorio, para intentar ponerle un poquito de sentido común a todas estas cosas y que abrir un centro comercial o abrir un hotel o iniciar la construcción de un hotel no sea un camino de locos, que es lo que tenemos en estos momentos en el archipiélago canario.

Gracias, señora consejera.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Miguel Jorge.

El grupo solicitante de la comparecencia, Grupo Nacionalista Canario, doña María del Mar Julios.

La señora JULIOS REYES: Muchas gracias, señor presidente.

Muchas gracias, señora consejera, por la información que nos ha dado, y, bueno, entiendo que pronto se podrán tener, en unas islas un poco antes y en otras un poco después, los planes comentados.

El debate de fondo de esto, escuchando a los distintos portavoces que han intervenido, es... El portavoz del Partido Popular dice: ¿para qué tantos planes? Entiendo porque parte de la posición de decir: por qué les ponemos problemas para que se construyan más grandes superficies comerciales en nuestras islas. Y, en cambio, otros planteamos que es que no podemos seguir permitiendo que proliferen a borbotones, de forma desregulada, grandes superficies comerciales. ¿Por qué?, porque estamos llevando a la extinción a los pequeños y medianos comercios. ¿Por qué?, porque el pequeño y mediano comercio en nuestra tierra, en gran parte de España también, pero especialmente aquí, son las pymes las que más puestos de trabajo crean, las que más cohesión social crean en los entornos de los barrios, de los municipios, etcétera, etcétera. Por lo tanto, a mí lo que me preocupa, señora consejera, es... Ahora mismo yo le pediría, porque me consta, que cuando se inició este trámite en su día el sector afectado, en este caso estamos hablando de Fedeco, Cecapyme, Fedalime, sindicatos como UGT y Comisiones Obreras, hizo un conjunto de alegaciones intentando, intentando, plantearle a la consejería algunas herramientas, algunos elementos, para poder defenderse de que las grandes superficies no terminen por destruir el pequeño comercio que tenemos en Gran Canaria, en Tenerife, en fin, no voy a relatar pero en todas las islas, y que además, al destruirse ese pequeño comercio, estamos destruyendo empleo, y eso se está produciendo además de forma acelerada en esta crisis.

A nadie se le esconde, señora consejera, el debate que se ha producido, por ejemplo, ahora en Gran Canaria, el de la apertura los domingos de las grandes superficies, porque mire que en Las Palmas, ciudad capital, hay una concentración tremenda, tremenda, de grandes superficies comerciales -probablemente aquí, en Santa Cruz, también; yo, como vivo allí, me doy más cuenta de lo que allí se produce con las grandes superficies-, y cómo los barrios tradicionales de comercio, calles enteras, han terminado cerrando los pequeños establecimientos. Ahora, encima, se produce, con la liberalización, esa nueva liberalización que ha hecho el Partido Popular con el cambio de la legislación, que encima se pueda abrir con mucha más facilidad, porque lo solicite el municipio correspondiente, en sábados y en domingos. Esto está generando una tragedia en multitud de familias, que se ven abocadas a cerrar su pequeño negocio.

Y, señorías, se utiliza el argumento de los cruceros, pero es que la pretensión es abrir con crucero y sin crucero, y la pretensión es que detrás de estos tres nuevos van a venir más. Yo no sé si ya los tiene en su consejería o ya van caminando para ella, pero le aseguro que el runrún que se escucha es que otras grandes superficies, incluso de fuera de la ciudad de Las Palmas, están buscando ya argumentos para decir: si abrieron los del puerto, los de la zona de Las Palmas, bueno, que llega hasta el centro comercial de Las Arenas, pues, nosotros también tenemos turistas, nosotros también queremos tener abierto las veinticuatro horas.

Y simplemente hay que escuchar los anuncios publicitarios que se están haciendo a cuenta de la apertura los domingos de estas grandes superficies comerciales. Publicidad que en modo alguno va dirigida a los turistas. Les aseguro que cualquiera que los escuche se da cuenta de que la publicidad de poder abrir un domingo estas grandes superficies a cuenta de que los señores de los cruceros van a ir a comprar a las franquicias -como si en su tierra no tuvieran franquicias-, bueno, pues, a cuenta de eso, resulta que en realidad la publicidad que están haciendo es para captar, digamos, al consumidor isleño, que en domingo deje...; lo que compran los días de la semana en el entorno de su barrio lo dejen de comprar porque se les ofrece la compra en la gran superficie. Y eso conlleva, y más en una época de crisis, las familias no tienen más dinero para consumir más; lo que van a hacer es consumir en otro sitio y dejar de consumir, por lo tanto, en donde tradicionalmente consumían.

Eso unido a otra cuestión: en estas grandes superficies las aperturas, por ejemplo, no generan más empleo. Lo que se hace es que a los trabajadores que ya están contratados se les plantea que dejen de trabajar determinados días de la semana para que lo hagan en el fin de semana, es decir, se dificulta la conciliación de la vida laboral y familiar y se abre con la misma plantilla; es decir, no se crea más plantilla, y yo creo que eso todos lo conocemos.

De las alegaciones que presentaron todos estos agentes que he comentado en su momento para la liberalización de los horarios precisamente una de ellas era que no debieran seguirse tomando decisiones, y especialmente por parte del ayuntamiento capitalino, que es el que ha promovido este tipo de decisión, cuando no existe un plan territorial que ordene de forma equilibrada el comercio. Por lo tanto, más liberalización en cantidad y más liberalización en calidad, porque se le ofrece una mayor franja horaria al ciudadano, van a generar, lógicamente, una cada vez menor competitividad que tiene el pequeño empresario y, por lo tanto, el cierre.

Entendemos, señora consejera, que la modificación que hizo el Gobierno de España, del Partido Popular, con el real decreto-ley del 2012, que modificó la ley anterior, la del 2004, evidentemente, hasta cierto punto, le quita competencias a la comunidad autónoma, que es la que tiene que hacer la gestión del expediente, pero que no le queda más remedio que hacerla a instancias de un ayuntamiento.

Y, bueno, señora consejera, yo voy concluyendo. El ejemplo lo tenemos en lo que ha ocurrido con la apertura de las grandes superficies en Las Palmas. Había un consenso entre grandes y chicos y entre la Administración local de que fueran las zonas comerciales del Puerto-Canteras y la de Triana las que abrieran los fines de semana. Ese consenso se rompió unilateralmente. Ahora quienes abrían los fines de semana probablemente ya no puedan abrir ante los grandes competidores, estos grandes monstruos, tres grandes superficies. Y creo que si seguimos dando oportunidad a más grandes superficies comerciales, cerradas, y liberalizando más los horarios, pues, evidentemente acabaremos con el pequeño y mediano comercio. Creo que tenemos que retomar un espacio de consenso entre los pequeños, los medianos y los grandes. No puede ser que los pequeños y los medianos siempre sean los perdedores, no puede ser, y además que muchas veces...; lo hemos visto claramente en el ejemplo de Madrid: Madrid, también gobernada por el Partido Popular a nivel municipal, ha liberalizado por completo, han abierto multitud de centros comerciales en Madrid, no han abaratado los costes -los estudios que tienen los profesionales de este tema lo demuestran-, no ha aumentado el consumo, lo único que se ha hecho es que se han cerrado muchas pequeñas y medianas empresas, se han endurecido hasta el límite las condiciones laborales de los trabajadores de las franquicias, de los trabajadores de las grandes superficies. Y desde luego, señora consejera, en el ámbito de competencias que usted pueda tener, yo le pido que busque una salida más equilibrada de lo que está ocurriendo. Es importante seguir impulsando estos expedientes pero hay que buscar consenso para que estos planes de alguna forma salgan con un cierto equilibrio y, bueno, una cierta equidad, para que el grande no siempre se esté comiendo al chico, que en nuestra tierra son miles de puestos de trabajo los que representa el chico.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña María del Mar.

Doña Francisca Luengo, señora consejera de Empleo, Industria y Comercio.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, INDUSTRIA Y COMERCIO (Luengo Orol): Señorías.

Bueno, con mucho gusto vamos a terminar esta comparecencia, que estarán todos cansados.

Bien, vamos a ver, yo quisiera hacer unas precisiones antes de terminar con la comparecencia propiamente dicha.

Y la verdad es que tengo que señalar... -la primera es al portavoz del Grupo Popular, que no está aquí-, pero sí tengo que hacer una confesión como miembro del Gobierno y responsabilidad de defender el interés general. Canarias, nuestra querida Canarias, necesita planificación; lo contrario es la selva. Lo contrario es un tema ideológico que se ha puesto de manifiesto en esta crisis económica. En esta crisis económica algunos, pues, han gobernado lo que se dice los mercados -que no tienen nombres pero sí tienen nombres, ¡claro que tienen nombres!- y a lo que ha llevado es a que algunos se hayan beneficiado de esta crisis y la inmensa mayoría, que son las clases medias y medias-bajas, hayan sido los paganinis de la crisis. Si esto lo llevamos a cualquier actividad económica, pues, es la misma ideología: hacer lo que a algunos les interesa y desproteger a la inmensa mayoría, a los que no tienen protección, si no los protegemos nosotros, los gobiernos que creemos en el interés general de verdad. Por eso a algunos les molestan los planes y a algunos les molesta esa planificación, en este caso la planificación comercial.

La consejera, el Gobierno de Canarias, tiene que proteger a la ciudadanía en su conjunto, al sector comercial, al comercio, y desde luego a nuestro territorio, y tratar ese triángulo equilátero que decía yo de equilibrio entre el desarrollo de una actividad económica, de un sector, un subsector como es el comercial, con el medioambiental y, en definitiva, defender ese interés general. Así que a nosotros no nos molestan los planes. Otra cosa es que a veces, pues, se tramiten, porque se tarda en la tramitación a lo mejor del planeamiento, y eso tenemos que acelerarlo, pero eso no significa la ideología ultraliberal del Partido Popular, que es otra cosa distinta.

Así es que, señorías, tengan la tranquilidad de que la Consejería de Empleo en este caso, en materia de comercio, y el Gobierno de Canarias vamos a terminar, como hemos visto, los planes y con ellos, cuando se publiquen de manera inmediata, los ayuntamientos podrán hacer uso de estos planes para determinar, en sus propios planeamientos municipales, los lugares en los que podrá instalarse un gran establecimiento comercial, en función de lo que establezca, pues, cada plan territorial de los equipamientos comerciales, como los que estamos analizando en esta comparecencia.

Tengan la seguridad -coincido plenamente con usted, pero yo todavía voy más allá- de que en esta legislatura vamos a ver la libertad total de los horarios comerciales, porque va a ser una política del Partido Popular, en su ideología de esa libertad horaria de los grandes centros comerciales. Eso ténganlo por seguro, así lo cree la consejera y así creo que, desgraciadamente, lo vamos a ver en esta legislatura.

Dicho eso, como les he dicho anteriormente, estamos en un momento de algunos planes territoriales especiales de equipamientos comerciales, en algunas islas más adelantados que otros, pero, en definitiva, estamos ya en la recta final de la aprobación definitiva de todos ellos.

Quizás, quizás, yo creo que la consejería no debía adelantar, porque no están aprobados, el contenido de esos planes mientras no estén aprobados, pero me voy a atrever a decir un poquito, en líneas generales, las zonas o las áreas comerciales de cada uno de los planes territoriales especiales de estos equipamientos en cada una de las islas, un poquito por encima.

Entonces les diré que para la isla de Tenerife su plan establece 13 áreas de implantación comercial. En todas se pueden implantar grandes establecimientos, en cualquiera de las tipologías que en la primera parte señalé, excepto en San Isidro y en Granadilla, donde solo habría que implantar, pues, establecimientos de consumo cotidiano. Hay otras áreas, como en Fonsalía o en Las Chafiras, donde tampoco se pueden implantar centros comerciales. Pero hay que recordar que para la isla de Tenerife se considera centro comercial un establecimiento de más de nueve mil metros de superficie de venta.

En Fuerteventura, Fuerteventura presenta un conjunto de suelo apto muy reducido. La dispersión de la población, las grandes distancias provocan un aumento de la movilidad muy importante en caso de producirse nuevas implantaciones comerciales. Ninguna de ellas podría acoger un centro comercial, que en el caso de Fuerteventura serían instalaciones de más de seis mil metros. En todas podría implantarse un gran establecimiento de consumo cotidiano, pero solo en cinco podrían implantarse grandes establecimientos especializados.

En La Palma, 8 áreas de implantación comercial, en las que se pueden implantar grandes establecimientos de consumo cotidiano pero no se pueden implantar centros comerciales.

En Gran Canaria -es el más complejo de estos cuatro-, hay un total de 24 áreas de implantación comercial, divididas también en sus áreas según las zonas, y, según se indica, los suelos aptos se localizan en el arco, por decir así, costero, que va desde el norte hasta el sur de la isla. La isla cuenta con una elevada dotación de equipamiento comercial, si bien en todas las áreas de implantación comercial cabe la posibilidad de instalar un gran establecimiento. También los centros comerciales aquí, igual que en la isla de Tenerife, 9.000 metros, mientras...; bueno, de 9.000 metros se pueden implantar 16 casos, mientras que los grandes establecimientos de consumo cotidiano pueden implantarse en todas las áreas.

En conclusión, señorías, y con esto termino la comparecencia, tengo que señalarles que, después de este repaso general de la situación que se dibuja, a estas cuatro líneas, a través de los planes territoriales, el tiempo y el hecho de que no estén aprobados definitivamente, quizás, como hemos dicho, esa complejidad en la tramitación, pero sí quiero insistir de nuevo en decir que esa aprobación está ya, se coge con las manos, y que es una realidad en Canarias, la consideramos más necesaria que nunca. Y decir que no es necesaria la planificación en un territorio tan pequeño como el nuestro, pues, es, desde luego, un canto a la depredación de nuestro territorio, que desde luego, pues, quienes tenemos la responsabilidad de gobernar no lo vamos a permitir ni lo vamos a consentir.

Y, en definitiva, como digo, señorías, decirles que ya, como digo, los municipios estarán en condiciones de fijar en sus planeamientos municipales, en concreto, dónde se ubicarán estos establecimientos, con las condiciones que ya les he expuesto, y con ello también los inversores tendrán clara su hoja de ruta a la hora de invertir. Desde luego una inversión que no está reñida con lo que tenemos que hacer, que es proteger a la ciudadanía, y proteger a la ciudadanía en el buen sentido de la palabra, es decir, hacer inversión, inversión en relación y vinculada a la protección de nuestro medio ambiente y a la protección de nuestro paisaje y de nuestra identidad como territorio peculiar y singular, más bien escaso, que tenemos todos que velar por esa protección y esa preciosidad que son nuestras islas Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Francisca Luengo.

Señorías, les recuerdo que mañana comenzaremos con las preguntas al vicepresidente del Gobierno -son dos- y luego con el informe de la ponencia sobre el proyecto de Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Sociales de Canarias.

Mañana, a las nueve y media. Muy buenas tardes y hasta mañana.

(Se suspende la sesión a las diecinueve horas y cincuenta y un minutos).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1683 Sobre -Consejera de Empleo, Industria y Comercio-, sobre los Planes Territoriales Insulares de Grandes Equipamientos Comerciales.