Diario de Sesiones 143/2014, de fecha 23/10/2014
Punto 4

8L/PNL-0374 PROPOSICIÓN NO DE LEY DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), POPULAR, SOCIALISTA CANARIO Y MIXTO, SOBRE LA ISLA DE LA GRACIOSA.

EL SEÑOR PRESIDENTE: Concluida la interpelación, pasamos al punto octavo: proposiciones no de ley. En este caso, conjunta, de los Grupos Coalición Canaria, Popular, Socialista Canario y Mixto, sobre la isla de La Graciosa.

Supongo que intervendrán los cuatro grupos; empezaríamos por el Grupo Parlamentario Mixto (pausa).

Y entonces el acuerdo es que cada grupo... (Pausa.)

Les decía, señorías, que va a tener, para una fijación de posiciones, como está firmada por todos los grupos, cinco minutos cada grupo. ¿De acuerdo? (Asentimiento).

El señor MARTÍN MARTÍN: Muchas gracias, presidente. Buenos días, señores diputados.

Antes que nada, quiero dar la bienvenida a los representantes, tanto políticos como de colectivos ciudadanos, de la isla de La Graciosa, que han sido uno de los principales protagonistas a la hora de conseguir algo, no inaudito pero sí difícil, que es que las formaciones políticas que estamos sentadas en este Parlamento nos pongamos de acuerdo. Bien es cierto que la causa lo merece y es justa.

Todos los lanzaroteños y todos los diputados por esa circunscripción electoral, máxime aquellos que venimos teniendo responsabilidades públicas desde hace tiempo, conocemos cuál es la situación específica de la octava isla, cuál ha sido su desarrollo en los últimos tiempos, pero también cuáles han sido las dificultades con las que se encuentran, con las que se encaran, con las que se enfrentan en el día a día. Y estas dificultades no solamente son en el ámbito político, en el ámbito administrativo, sino que se reflejan, se viven, se sufren a diario en el ámbito civil, en el ámbito ciudadano.

La proposición no de ley que hemos conseguido firmar entre todas las formaciones políticas recoge parte de una cosa y parte de otra, es decir, tiene un espíritu renovador, en ciernes, no muy maduro, respecto a una modificación en el ámbito administrativo, a la hora de querer conformar una pedanía, sin personalidad jurídica, pero que refleje cuál es la voluntad de las instituciones lanzaroteñas, de la gente de La Graciosa y también de este Parlamento.

Y, por otra parte, introduce, acoge, reflexiona sobre esas dificultades que en el ámbito de la vida cotidiana sufren los gracioseros. Cosas tan sencillas como las confrontaciones entre diferentes administraciones hacen que muchas de las actividades rutinarias, de las actividades que conforman, que establecen el modo de vida de los gracioseros se vean dificultadas. Es por eso por lo que la proposición no de ley recoge, intenta promover la colaboración entre las diferentes instituciones, entre el Cabildo de Lanzarote, entre el Ayuntamiento de Teguise y entre el Gobierno de Canarias.

¿Dónde están algunas de las modificaciones necesarias?

Por una parte, es necesario modificar el Plan Rector de Uso y Gestión; es necesario también potenciar ese Consejo de Ciudadanía.

Y habla la PNL de establecer, de constituir un consorcio interadministrativo. Tenemos los lanzaroteños, y aquellos que estamos representados en las diferentes administraciones, experiencia en cuán difícil ha sido dar luz verde al Plan Rector de Uso y Gestión del archipiélago Chinijo y al Consejo de Ciudadanía. Y somos también testigos de las dificultades que, una vez puesto en marcha, nos encontramos en el día a día.

Esta es una proposición no de ley importante pero no definitiva. Importante porque abre un camino hacia esa reivindicación ciudadana de La Graciosa de los últimos tiempos, pero no es definitiva. No es definitiva porque queda mucho, muchísimo que avanzar, que construir, para que esto que nos planteamos hoy, la pedanía sin personalidad jurídica, evolucione quizás hacia una forma administrativa con mayor rango, con mayor categoría.

Es también una oportunidad para poner el foco de atención sobre la octava isla, que normalmente, incluso para los lanzaroteños, pasa desapercibida: sobre sus preocupaciones, sobre sus deficiencias y también sobre sus ansias de protagonismo, más allá de la política lanzaroteña y, sobre todo, con esa voluntad de dirigirse, de estar en la órbita de la política canaria.

Desde el Grupo Mixto hemos estado desde el principio, en colaboración con las diferentes formaciones políticas, con los diferentes grupos parlamentarios, para hacer posible que esta proposición no de ley fuera un hito, fuera un trabajo de todas las formaciones políticas. Ya les digo, no definitivo, con el ansia de que las reivindicaciones de ustedes sean trasladadas una vez más a este Parlamento, para lo cual estoy seguro de que todas las formaciones políticas nos prestamos y estamos a su disposición a partir del día de hoy.

Darles la enhorabuena, darnos la enhorabuena a las formaciones políticas y animarnos a seguir impulsando el proceso, que tanto viene siendo reivindicado por ustedes.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Fabián Martín.

Por el Grupo Socialista Canario, don Manuel Fajardo Palarea.

El señor FAJARDO PALAREA: Buenos días, señor presidente. Buenos días, señorías.

Y también quiero dar la bienvenida, doy la bienvenida, a las autoridades locales del Ayuntamiento de Teguise y a los representantes de la ciudadanía de La Graciosa.

Como decía el señor Martín, es verdad, no es muy usual que una proposición en este caso no de ley sea firmada por los cuatro grupos parlamentarios que están representados en esta Cámara, pero esta proposición no de ley nace de ustedes, nace de la inquietud, del trabajo, de la dedicación y de la preocupación de los ciudadanos y ciudadanas de La Graciosa, que han venido al Parlamento a reunirse con nosotros, que han hecho un periplo largo por todas las instituciones, incluida la del Estado, porque no solamente es el cabildo, el Ayuntamiento de Teguise y el Gobierno de Canarias, sino también la Administración General del Estado, que tiene mucho que decir con respecto al desarrollo futuro sostenible y para, como dice la proposición no de ley, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas de La Graciosa.

¿Cómo íbamos a decir que no a esta reivindicación? Era imposible. Si nosotros, canarios, les pedimos a Europa y al Gobierno central que respeten el hecho insular, si nosotros, los de islas menores, no capitalinas, les pedimos a las islas capitalinas que tengan en consideración el hecho de la doble insularidad, ¿cómo les íbamos a decir que no a nuestros queridos compañeros y conciudadanos de la isla de La Graciosa, que sufren la triple insularidad?, ¿cómo íbamos a decir que no? Con ustedes, siempre, en el corazón y haciendo todo lo posible por que esta proposición no de ley, de la que se ha hecho eco ya el señor Martín hablando, de una forma más o menos prolija, de los diferentes puntos que contiene, se haga posible. Se haga posible como un primer paso para conseguir muchas más cosas que ustedes reivindican.

Yo quisiera dar, hacer un reconocimiento público al Consejo de Ciudadanía, al Consejo de Ciudadanía de La Graciosa, que nos ha hecho llegar a todos los parlamentarios, por lo menos el que les habla lo tiene, la memoria del trabajo que han hecho. Y ha sido un trabajo fructífero, ha sido un trabajo sacrificado, toda la ciudadanía de La Graciosa, y han logrado implicar al resto de administraciones que tienen que ver con el desarrollo de esta isla. Felicidades al Consejo de Ciudadanía, que creo que debe de seguir potenciándose desde el Gobierno de Canarias, desde el cabildo y desde el Ayuntamiento de Teguise. Es más, les doy una buena noticia: el primer punto del que ustedes hablan, la constitución de una pedanía, va a quedar superado con la Ley de Municipios de Canarias, que se está tramitando o que se va a tramitar en este Parlamento. Les explico por qué.

La Ley de Municipios de Canarias hace una especificidad para la isla de La Graciosa. En la disposición adicional segunda hay un régimen especial de la isla de La Graciosa, y dice: Constituyendo la isla de La Graciosa un núcleo poblacional físicamente separado del término municipal de Teguise, que representa intereses colectivos peculiares que hacen conveniente una gestión diferenciada del resto del municipio, el ayuntamiento podrá constituir una entidad descentralizada para el exclusivo ejercicio de las competencias municipales que se determinen en el instrumento de creación o en sus posteriores modificaciones. ¿Qué significa esto?: que ustedes van a tener un órgano descentralizado con personalidad jurídica propia. Con lo cual, incluso, no hará falta siquiera que haya que modificar la ley nacional, que, efectivamente, impide tanto la creación de nuevos entes locales menores como...; solamente permite que sigan subsistiendo aquellos que estuvieran constituidos o que estuvieran en fase de constitución. Y, además, con esta modificación que hacemos en la proposición de Ley de Municipios que hemos presentado el Grupo Nacionalista y el Grupo Socialista, en el punto f), que habla de establecer un consorcio, conformar un consorcio, ustedes podrán entrar de pleno en ese consorcio pero con personalidad jurídica propia.

Se acaba de marchar el vicepresidente del Gobierno de Canarias, que es secretario general de mi partido, y yo le quería decir que se tiene que poner las pilas para que entre todos el Plan de Uso y Gestión del archipiélago Chinijo salga delante de una vez, porque lleva mucho tiempo tramitándose y es una reivindicación que también hacen ustedes.

Y con respecto a esa invitación que hacen al Gobierno central, yo estoy seguro de que el Gobierno central será receptivo también con las reivindicaciones de los ciudadanos y las ciudadanas de La Graciosa, porque, en definitiva, lo que queremos es que La Graciosa siga siendo la joya de las islas Canarias, ni más ni menos.

Muchas gracias a ustedes por la colaboración, porque todo se debe a ustedes.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Manuel Fajardo.

Por el Grupo Nacionalista Canario, don Juan Pedro Hernández.

El señor HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ: Gracias, señor presidente. Señorías, muy buenos días a todos.

Como no podía ser menos, bienvenida también la representación de La Graciosa. El alcalde pensaba estar aquí hoy pero sus obligaciones, naturalmente, a última hora, pues, no se lo han permitido. Pero sí lo está su concejal, doña Alicia Páez, está doña María José Páez, está también don Miguel Ángel Páez, que hay que decir que no son hermanos, saben que en La Graciosa el apellido Páez, pues, es muy usual, pero no son hermanos. Bienvenidos, bienvenidos a la casa de todos, a este Parlamento, en un día grande, yo creo, para la isla de La Graciosa, sin duda. Para la isla de La Graciosa en una iniciativa que han sido ustedes los que la han promovido. En todo momento ustedes son los que se han preocupado y han hecho llegar a las instituciones su problemática, su situación.

La isla de La Graciosa, un territorio muy especial, un territorio singular, que comparte un suelo especial, con una gran biodiversidad, con un suelo urbano y con una población de unos setecientos habitantes, y que ahí naturalmente, compartir esa conservación del espacio natural, de esa riqueza, con la vida, el día a día, pues, no es muy fácil. Por eso esta iniciativa importante.

(El señor diputado hace uso de los medios audiovisuales).

Y he querido traer también a este Parlamento una imagen muy importante de la isla de La Graciosa, que en estas pantallas refleje, no lo que es la vida hoy día en La Graciosa, afortunadamente... Afortunadamente, en los últimos años, el equipamiento, las infraestructuras han mejorado, pero he querido traer, es una imagen de los años sesenta, esa imagen es del año 1962, como un homenaje a esa población, a esa mujer de La Graciosa. Ese es el camino que llaman de las Gracioseras, que subían a Lanzarote cargadas de pescado y bajaban cargadas también a su isla, pues, de las compras y del trueque que hacían en Lanzarote. Con lo cual, pues, significa una vida muy dura, tremendamente dura, como dije, que, afortunadamente, hoy día está superada.

Y, como dije anteriormente, esta iniciativa nació desde abajo, nació desde el pueblo, nació desde la ciudadanía, hacia arriba. Y valoro ese consenso, esa unanimidad de todas las fuerzas políticas. Porque así se lo reflejé a Miguel Ángel como representante de la Plataforma La Graciosa, la Octava, digo, tenemos que conseguir un acuerdo, una iniciativa, que la apoyen todos los partidos políticos. Podríamos haber quedado muy bien los grupos que apoyamos al Gobierno sacando adelante esta iniciativa, pero de poco iba a valer, o de poco puede valer, porque la isla de La Graciosa es un territorio muy especial donde confluyen las cuatro administraciones: ayuntamiento, cabildo como gestor del espacio natural, el Gobierno de Canarias, naturalmente, como responsable de ese espacio también y quien legisla, y el 87% del suelo que es propiedad del Estado. Por tanto, era condición imprescindible que los cuatro grupos apostaran por esa iniciativa y con lo cual, pues, hay que felicitarnos todos por sacar adelante esta iniciativa y, bueno, ojalá aprendiéramos mucho de sacar adelante iniciativas en común.

Los gracioseros no piden un ayuntamiento, como han dicho, no piden un cabildo, indudablemente, pero ellos sí piden que les den el derecho a equivocarse si así lo hacen, que no se equivoquen otros por ellos, que tengan esa oportunidad, y que sean ellos los que marquen esa hoja de ruta, que marquen su destino en un territorio tan especial -parque natural, la reserva marina más importante de Europa, con 70.700 hectáreas, ZEPA, un espacio considerado ZEPA, un lugar de interés comunitario-, y que eso, como dije anteriormente, a la hora del desarrollo normal de su población, de sus intereses, pues, choca muchas veces. Por tanto, hay que trabajarlo muy mucho, hay que conseguir esa compatibilidad de esa preservación de los espacios naturales con ese día a día.

Y hay que decir que gracias a esos dos grandes proyectos que no salieron adelante: el plan Fraga, en el año 1960, con 20.000 camas turísticas que querían hacer en la isla de La Graciosa -de verdad que toda una locura y que afortunadamente, pues, no salió adelante-; y en el año 1981, lo mismo, en época del presidente Adolfo Suárez, también con un proyecto para la construcción de tres hoteles, en este caso de 3.000 camas en la isla de La Graciosa, que tampoco salió adelante, porque, si no, hoy no estaríamos aquí, sin duda, hablando de esta petición, de este espacio, de esta reivindicación, porque la realidad sería totalmente diferente.

Sin duda, lo que reivindican, ese apoyo al Consejo de Ciudadanía. Yo no considero un territorio de Canarias que lleve más de cinco años, seis años, trabajando, con esa participación, con esas comisiones, con ese plenario, donde todos los sectores de la isla de La Graciosa se sientan a debatir sus problemas. De verdad que todo un ejemplo y vaya mi felicitación, pues, a Miguel Ángel, que es el promotor del consejo y el dinamizador del Consejo de Ciudadanía para que siga adelante. Sin duda algo que está reivindicando y que reivindica la ciudadanía hoy día. Lo mismo ese consorcio que también apuntan, el consorcio para que haya una coordinación entre todas las administraciones. Y algo que considero fundamental, por lo que ya he expuesto en esta tribuna, esa ley que estamos tramitando, sin duda importante para la isla de La Graciosa...

El señor PRESIDENTE: Un minuto, don Juan Pedro.

El señor HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ: ...de Municipios de Canarias, donde recoge, pues, el primer punto; el Estatuto de Autonomía, lo mismo: en esa modificación se pretende que se reconozca la isla como octava isla.

Y me gustaría terminar con unas palabras de Ignacio Aldecoa, un escritor, que escribió un libro en la isla de La Graciosa, parte de una historia, un libro sin duda importantísimo:

"Ayer, a la caída de la tarde, cuando el gran acantilado es de cinabrio, he vuelto a la isla. Las cabezas de los cazones y sus entrañas yacían en las rocas cercanas al muelle, arrojadas al creciente de la marea. Las gaviotas abatían sobre los despojos. Los hijos de Roque y otros muchachos pulpeaban con máscaras de buceo, y en el grao de La Caleta se confundían, por las sucias haldas del agua, gallinas y pájaros de la mar en sociedad apacible. Una mujer en cuclillas extendía un estático cardumen de pejeverdes en el picón del secadero, y el ala baja y ancha de su sombrerillo de pleita me impidió verle el rostro". El molino de gofio ahí estaba también con sus velas.

Muchas gracias, señorías.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Juan Pedro.

Por el Grupo Parlamentario Popular, doña Astrid Pérez.

La señora PÉREZ BATISTA: Buenos días, señor presidente, señorías.

Evidentemente, desde el Grupo Popular también queremos dar la bienvenida y un caluroso abrazo, no solamente a la concejal de La Graciosa, del Ayuntamiento de Teguise, Alicia Páez, sino también al consejo de participación, el Consejo de Ciudadanía de La Graciosa, representado por Miguel Ángel Páez, que, desde luego, creo que tengo que felicitarte y agradecerte el trabajo incansable que has hecho con este Consejo de Ciudadanía de La Graciosa y que, gracias a eso, estamos aquí, en este Parlamento, debatiendo esta proposición no de ley.

Yo quería hacer referencia también, como ha hecho el diputado por el Grupo Nacionalista, a Ignacio Aldecoa, porque Ignacio Aldecoa decía de la isla de La Graciosa: no todos los hombres tienen la suerte de haber tocado con la mano el lugar de la tierra donde está su paraíso. Pero es verdad que Aldecoa, en su libro Parte de una historia, en el año 1967, retrató también el desamparo de los gracioseros en los años 60. Un sentimiento de desamparo que, sin embargo, sigue hoy latente, sigue hoy latente cuarenta años después y, probablemente, no exento de cierta dosis de realidad, no exento de racionalidad. Un desamparo que planteaba Aldecoa cuando relataba la historia de los marineros y sus tareas ordinarias con la de cuatro turistas norteamericanos, que contraponían su ocio con el esfuerzo y el esforzado trabajo de los gracioseros.

Y este es al final el objeto fundamental de esa proposición no de ley, cuarenta años después de Parte de una historia, de Aldecoa, en el año 1967, porque lo que realmente venimos a pedir aquí es que los marineros, los turistas y los ciudadanos de La Graciosa puedan compatibilizar las actividades turísticas, sus actividades pesqueras y también es verdad que la conservación, fundamental, del medio ambiente. Porque la realidad es que la isla de La Graciosa es un regalo de la naturaleza, al igual que todas las islas que conforman el archipiélago Chinijo, pero es que, además, se encuentra la mayor reserva marina europea, con un excepcional valor paisajístico. Pero La Graciosa es mucho más que un paisaje, La Graciosa, con sus 29 km2, es una isla habitada, con más de seiscientos habitantes, que además acoge a más de veinticinco mil turistas anuales, y ello, evidentemente, plantea la necesidad de una organización administrativa y una organización jurídica coherente. La Graciosa necesita, sobre todo y ante todo, dotarse de unas normas que permitan su desarrollo sostenible de forma ordenada y hacer compatible lo que planteábamos: las actividades turísticas, las actividades pesqueras y la conservación del medio ambiente.

Dicho esto, extendemos que sí, que desde el Grupo Popular es verdad que vamos a apoyar, porque es de justicia, que en la próxima reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias se plantee la necesidad de que La Graciosa quede definida como isla habitada, evidentemente sin perjuicio de su adscripción administrativa a Lanzarote, de manera que se convierta de derecho y no de hecho en la octava isla canaria.

También se planteará, como bien han hecho ustedes... Yo tengo que felicitar al Consejo de Ciudadanía y a la concejal del Ayuntamiento de Teguise y de La Graciosa que hayan ido y se hayan dirigido a la Presidencia del Gobierno de España para reiterar esto. Nosotros desde el Grupo Popular desde luego los felicitamos y los apoyaremos. Que en el caso de que se proceda a una modificación de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local se introduzca, como entidad local menor sin personalidad jurídica, una isla habitada, que en este caso sería La Graciosa. Y también, evidentemente, vamos a apoyar los esfuerzos de que se conforme la pedanía de la isla de La Graciosa.

Pero estas cuestiones, la reforma del Estatuto de Autonomía, que se constituya una entidad local menor, la pedanía, son temas importantes, pero a mí me parece que lo que sí que es vital es regular lo que decía antes, las actividades que allí se generan, en esa isla habitada. Y, como ya hemos puesto de manifiesto, el Grupo Popular, en la comisión parlamentaria, los ciudadanos de La Graciosa llevan desde el año 2011 solicitando y manifestando su preocupación sobre las deficiencias del Plan Rector de Uso y Gestión del archipiélago Chinijo. Y en esta iniciativa, que precisamente hoy se ve junto con esta PNL, se pide al Gobierno canario que se impulse esa modificación necesaria para compatibilizar la vida de la población residente en La Graciosa y la conservación de los valores naturales.

Algunas de las modificaciones a las que se refiere, y creo que son fundamentales, es regularizar la actividad turística. Hay que reconocer, en La Graciosa hay más de quinientas plantas turísticas, plantas alojativas turísticas, en condiciones de alegalidad. La Graciosa necesita regular las actividades de excursiones y desembarco de turistas en sus playas. En La Graciosa circulan más de doscientos vehículos sin una ordenación respecto a la movilidad de esos vehículos. Tienen problemas de tratamiento de escombros, tienen problemas de infraestructuras para la autosuficiencia energética, quieren impulsar la ganadería. Estas son solamente algunas de las prioridades que deben regularse, pero, es verdad, huelga decir...

El señor PRESIDENTE: Un minuto.

La señora PÉREZ BATISTA: ... que La Graciosa, evidentemente, necesita de este plan.

Y no quiero finalizar mi intervención sin felicitar, como ya he hecho, al Consejo de Ciudadanía de La Graciosa por impulsar esta proposición no de ley para la defensa de los intereses de su tierra. Y también quiero, desde luego, felicitar a todos los compañeros, a todos los grupos políticos de este Parlamento, que hemos hecho un esfuerzo importante para, evidentemente, consensuar esta PNL.

Y esta PNL, esta iniciativa, es un primer paso sumamente importante para la vida y el desarrollo de La Graciosa, pero los ciudadanos de esta isla necesitan algo más que respuestas o buenas palabras, por lo que instamos al Gobierno de Canarias a la modificación urgente del Plan Rector de Uso y Gestión del archipiélago Chinijo para que, cuarenta años después, acabemos con el desamparo de los ciudadanos de La Graciosa, al que se refirió, con tanta maestría, Ignacio Aldecoa.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, doña Astrid.

(El señor presidente hacer sonar el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, ocupen sus escaños, por favor. Vamos a proceder a votar la proposición no de ley de los Grupos Nacionalista Canario, Popular, Socialista Canario y Mixto, sobre la isla de La Graciosa. Comienza la votación (pausa).

Resultado: 54 presentes; 54 a favor, ninguno en contra y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad.

(Aplausos.)

Muchas gracias, señorías, y me van a permitir, en nombre de la Mesa (rumores en la sala) -señorías, por favor, el pleno continúa, señorías, por favor-, me van a permitir, en nombre de la Mesa, mostrarles la satisfacción de esta institución por el acuerdo adoptado en el día de hoy para que la isla de La Graciosa tenga su propia personalidad jurídica y administrativa.

Los canarios, las canarias, es evidente que amamos por encima de todo a nuestra propia isla, pero sentimos, tenemos una historia en común y un destino en común fuertemente arraigado en la unidad y que lo llevamos en el corazón, y en un sitio especial del corazón está, ha estado siempre y está la isla de La Graciosa, que se ha visto mostrado hoy aquí en el acuerdo para que La Graciosa en el futuro tenga un destino más propio y, digamos, un desarrollo de su propia personalidad. Que algunos hemos conocido históricamente los padecimientos que tenían y que ellos son conscientes de lo que han progresado en estos treinta últimos años, pero que el acuerdo de hoy, el día que se vea plasmado en las normas esenciales, les va a proporcionar mucho mayor bienestar.

Así que enhorabuena. Muchísimas gracias por su presencia aquí a las autoridades y a los miembros de La Graciosa.

Muchas gracias.

(Aplausos.)