Diario de Sesiones 151/2014, de fecha 16/12/2014
Punto 11

8L/PO/P-1724 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON MANUEL MARCOS PÉREZ HERNÁNDEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE RECEPTIVIDAD DE LA DEUDA PÚBLICA CANARIA EN LOS MERCADOS FINANCIEROS, DIRIGIDA AL SEÑOR CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Pasamos a la siguiente pregunta: del señor diputado don Manuel Marcos Pérez Hernández, del Grupo Socialista Canario, sobre la receptividad de la deuda pública canaria en los mercados financieros, dirigida al señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

Don Manuel Marcos, tiene usted la palabra.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente. Señorías, señor consejero.

Hace un tiempo ya, escuchamos: Canarias tiene grandes dificultades de liquidez, Canarias entrará en suspensión de pagos en los próximos días. Estas palabras las pronunciaba el ministro de Industria en octubre del año 2012. Nosotros dijimos en su momento que no solo estas acusaciones minaban la credibilidad del archipiélago y sus instituciones sino que eran rotundamente falsas. Hoy, señor consejero, desde entonces, Canarias se ha consolidado como la comunidad con menor deuda per cápita, como la segunda con menor deuda en relación con su producto interior bruto y como la sexta con menor deuda en términos absolutos. Tenemos abiertas las puertas a las entidades financieras nacionales e internacionales. Recientemente, hemos suscrito una emisión de deuda con un fondo de pensiones alemán, obligando a rectificar al ministerio su postura sobre las autorizaciones a Canarias para colocar deuda pública fuera de España. Hemos podido afrontar el recorte de 120 millones de euros derivado del objetivo de déficit, ahorrando 109 millones de euros en intereses en el 2014; 120 millones de euros que se le privan, a los que no puede acudir esta comunidad autónoma porque el Estado reserva para sí la mayor parte del déficit, siendo las comunidades autónomas, señorías, las que tienen que prestar los servicios básicos esenciales, a pesar de que la inversión media por habitante en los presupuestos generales del Estado es de 173 euros para Canarias frente a una media del Estado que es de 250 euros.

Señorías, todo esto lo hemos hecho manteniendo el Estado del bienestar. Hoy el Servicio Canario de Salud cuenta con 68 millones de euros más que hace dos años; Educación, con 28 millones de euros más; en lo que va de legislatura hemos incrementado los fondos en dependencia. El incremento en la PCI, los comedores escolares, las becas universitarias o el aumento de las aportaciones propias al Servicio Canario de Empleo son buena prueba de ello.

Señor consejero, rigor presupuestario, sí, y Gobierno social está claro que son posibles, frente a un Gobierno del Estado que incumple sus compromisos y maltrata a Canarias. De ahí que nuestra pregunta vaya en el sentido de qué grado de receptividad presenta la deuda pública canaria en los mercados financieros.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Gobierno, el señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González Ortiz, tiene usted la palabra.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Gracias, señor diputado.

Pues, evidentemente, la credibilidad y la solvencia de Canarias en los mercados financieros son absolutas. Unos mercados que son los que finalmente dan el veredicto, a última hora, a una comunidad autónoma cuando deciden si le confían o no su dinero, ¿no?, y confianza es precisamente lo que inspira Canarias a los inversores, como así lo demuestra la plena liquidez de la que disponemos en estos momentos y las numerosas ofertas que recibimos, tanto desde el ámbito estatal como desde el ámbito internacional.

La gestión financiera de esta comunidad autónoma es, en definitiva, lo que ha avalado nuestra solvencia. Y no lo dice el Gobierno de Canarias: así lo manifiesta la agencia de calificación crediticia Standar & Poor's en su último informe tras calificar nuestra deuda como BBB, que recuerdo que es la misma calificación que tiene la deuda pública del Estado. Esta agencia señala que la liquidez de la región es la adecuada y asegura textualmente lo siguiente: valoramos la gestión financiera como satisfactoria, la gestión es transparente, profesional y gestiona su deuda con prudencia.

Efectivamente, señor diputado, como acaba de confirmar el Banco de España, en sus últimos datos hechos públicos el pasado viernes, Canarias es la segunda comunidad autónoma menos endeudada por habitante, con 2.700 euros, frente a los cerca de cinco mil euros que registra la media de las comunidades autónomas. También es la segunda con respecto a su PIB, con un 13%, muy lejos de otras comunidades autónomas, como pueden ser Valencia, con un 33% de su PIB, o Castilla-La Mancha, con un 34, por ponerle algunas referencias. Por tanto, es una contención de la deuda que, unido al reiterado cumplimiento del objetivo de déficit, configura una solvencia que ha demostrado Canarias, que presenta, por tanto, en los mercados, y esta circunstancia nos permite acceder a una financiación mucho más barata.

Canarias, en definitiva, hoy en día, a pesar de los malos augurios de los enemigos de Canarias, es atractiva para los inversores y podía ser todavía aun más atractiva si nos hubiesen dejado emitir más deuda en el extranjero, si nos eliminasen algunas de las restricciones a las que hemos estado sometidos en los últimos tiempos. Restricciones que calificamos de injustas, arbitrarias y por eso las hemos denunciado en el ámbito judicial, porque cuando, finalmente, el Estado nos dejó acudir, bajo una determinada modalidad, colocamos 50 millones de euros, como usted bien dijo, y nos ahorramos en torno a cuatro coma cinco millones de euros, 6,5 millones de euros, por colocar esa deuda en el extranjero, y eso nos permitió renegociar con el resto de entidades financieras intereses más baratos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Entiendo que el señor diputado renuncia a los cinco segundos que le quedan.