Diario de Sesiones 11/2015, de fecha 14/10/2015 - Punto 9

9L/PNL-0025 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD Y DE DERECHOS CIVILES EN VENEZUELA.

La señora PRESIDENTA: Vamos a continuación a debatir la proposición no de ley sobre personas privadas de libertad y de derechos civiles en Venezuela. Proponente el Grupo Popular.

Tiene la palabra la señora Tavío.

Y saludamos a los ciudadanos de Venezuela y ciudadanas que nos acompañan en este pleno de hoy. Bienvenidos.

La señora TAVÍO ASCANIO: Buenos días, señora presidenta. Muchas gracias.

Bienvenida a la Unión Canario Venezolana, y concretamente a su presidente, don Agustín Rodríguez, y a todos los que lo acompañan.

Hoy me subo a esta tribuna para defender los derechos y libertades públicos en Venezuela, para dar voz y memoria a canarios que lamentablemente ya no están con nosotros. Hablo en nombre de Andrés Lorenzo, un canario que fue abatido a tiros en 2009 cerca del Colegio de Ingenieros de Caracas; hablo en nombre de Alejo Tabares, un palmero de 60 años que en 2012 recibió tres disparos en Los Teques, la capital del Estado de Miranda, para robarle unos 5000 bolívares, equivalentes a 900 euros; hablo en nombre de otro palmero, Miguel Martín Silva, de 67 años, al que le tendieron una emboscada y acribillaron la furgoneta en la que viajaba, fue asesinado en noviembre de 2013, tras cuatro intentos de secuestro en el Estado Guárico; hablo en nombre del tinerfeño Francisco Javier Rodríguez, que fue atacado en el interior de su casa en los Valles de Tuy, en el Estado de Miranda, Francisco recibió dos tiros en la cabeza y en el corazón, y su hermano Erasmo, que también se encontraba allí, resultó herido pero corrió más suerte; y hablo en nombre de Wilder Carballo Amaya, cuyos padres proceden de La Orotava, que murió en las protestas que tuvieron lugar en febrero de 2014.

Señorías, estoy leyendo el informe de Amnistía Internacional en lo relativo a los canarios.

Como ven, son solo algunos casos de canarios o hijos de canarios que en su día viajaron a Venezuela a buscar una vida mejor cuando aquí en nuestra tierra apretaba el hambre y la pobreza. De aquella tierra prometida que con tanto cariño nos acogió, hoy vemos con tristeza cómo Venezuela se ha convertido en un país inseguro, con una tasa de 82 muertes violentas por cada 100 000 habitantes, unos datos que lo convierten en el segundo país con más homicidios en el mundo, superado solo por Honduras.

Y no solo hablamos de muertes, también hablamos de secuestros, robos, de desabastecimiento de productos y servicios básicos, de inflación, de inseguridad. Nosotros, señorías, no podemos permanecer impasibles ante esta situación, cualquier parlamento democrático que se precie no puede ponerse de perfil ante lo que está ocurriendo en ese país. Y menos nosotros, porque sabemos los lazos históricos, culturales, políticos y económicos que unen a esta tierra, pero, sobre todo, conocemos los lazos personales, les ponemos cara, que nos unen a un país que cariñosamente llamamos y sentimos como la octava isla. Venezuela nos acogió, nos abrió sus puertas, la comunidad canaria es la colonia foránea más importante, 80 000 inscritos, mas de 250 000 personas, que están siendo afectadas por todas las cuestiones que aquí relatamos.

Ya lo hicimos en 2014 cuando este Parlamento realizó una declaración institucional, y hoy vuelvo a pedirles esa sensibilidad que ya mostramos hace un año, porque esta sede es la casa de todos los canarios, también de los que viven en Venezuela.

Porque preocuparnos por los canarios que viven allí no solo consiste en hacer viajes cuando se acercan las elecciones, o que nuestros presidentes en visitas oficiales lleven flores a la tumba del libertador Simón Bolívar. Preocuparnos por los canarios que viven allí es mostrarles nuestra solidaridad con lo que está pasando, preocuparnos por los canarios es movernos para saber por qué nuestra gente se ve afectada por la escasez de divisas, que se traduce en no cobrar sus pensiones y no contar con el dinero de sus becas, y preocuparnos por los canarios es seguir interesándonos por la situación que está viviendo la tinerfeña Andrea González de León y su pareja.

Lamentablemente, esta es la situación que vive Venezuela, un país que a día de hoy está dividido, un país donde desgraciadamente no se favorece el intercambio de distintos sectores de la sociedad. Los actos en contra de periodistas y medios de comunicación en relación con su trabajo, así como la detención y privación de libertad de dirigentes políticos, hacen que hoy Venezuela sea un escenario donde el ejercicio de la libertad de expresión y de representación política sea una quimera.

En este contexto, constatamos el endurecimiento de las condiciones de reclusión de dirigentes políticos, en particular el caso de Leopoldo López, recluido durante meses en una prisión militar y condenado recientemente, en un juicio sin las debidas garantías, a catorce años de privación de libertad por ejercer el derecho a manifestación. Una condena que ha merecido la repulsa de la Organización de las Naciones Unidas, de la Unión Europea, de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch; la situación del alcalde metropolitano de Caracas, un alcalde electo, señorías, Antonio Ledesma, detenido y encarcelado en 2014 a raíz de las protestas políticas, y cuyo estado de salud hoy lo hace estar recluido en su propia casa.

Igualmente reprobable la situación de Daniel Ceballos, exalcalde del municipio de San Cristóbal de Táchira, quien fue suspendido y destituido por el Tribunal Superior de Justicia por la participación en aquellas protestas políticas.

¿Saben cuáles han sido los delitos de estos tres hombres y de los setenta y cinco dirigentes políticos que a día de hoy viven privados de libertad y de sus derechos civiles? Su delito, señorías, ha sido protestar por el régimen, salir a las calles y demandar libertad.

O el caso de María Corina Machado, que se atrevió en la Cámara, en una cámara como esta, a decirle al entonces Hugo Chávez que expropiar era robar. Fue desposeída de su título de diputada y agredida. Y como estos ejemplos hay muchos más.

Recuerdo, señorías, la intervención de muchos de ustedes cuando aquí se debatía la Ley de seguridad ciudadana aprobada por el Gobierno de España, no voy a rescatar lo que aquí se dijo, pero todos los grupos políticos utilizaron argumentos muy similares. Según ustedes, esta ley restringe derechos y libertades de los ciudadanos, ¿y lo de Venezuela cómo lo llamamos?, ¿cómo se llama a perseguir líderes políticos por no compartir la misma opinión o cómo llamamos a un gobierno que dicta leyes habilitantes y que respalda a un presidente que le da órdenes al dictado a aquel gobierno?

Señorías, eso no es una democracia, y no lo decimos nosotros ni lo está diciendo este Parlamento, lo están diciendo los veintisiete expresidentes iberoamericanos que suscribieron la Declaración de Caracas. En el texto piden lo mismo que nosotros estamos pidiendo aquí y que yo me alegro que hayamos llegado a un acuerdo con todos los grupos políticos. Y, desde luego, por mi parte ha habido, pues, completa colaboración para que así fuera. Y, desde luego, pedían que se cesara la persecución judicial contra la prensa, contra los presos políticos, que de alguna forma en su realización las elecciones sean justas y equilibradas, que haya una observación imparcial de los organismos internacionales y, bueno, eso es prácticamente lo mismo que nosotros estamos solicitando en este Parlamento, que condene la injusta situación de los dirigentes políticos. Y, desde luego, que lo que está ocurriendo en Venezuela no sea una cuestión ideológica sino que estemos todos de acuerdo en que es un asunto de libertad y un asunto de democracia.

Esta tierra, señorías, y es lo que les solicito en el día de hoy, que nos pronunciemos con fuerza, tiene una deuda moral con Venezuela, no podemos darle la espalda y no podemos ponernos de perfil.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Tavío.

Grupo enmendante, Grupo Socialista, señora Cabrera.

La señora CABRERA NODA: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías, y bienvenida a la Unión canaria de venezolanos que hoy nos acompaña.

El PSOE siempre ha apoyado todas aquellas causas institucionales que redundan en la mejora de las condiciones sociales y de vida de los pueblos a los que va dirigida. Siendo así, la República Bolivariana de Venezuela ha venido aportando muchos valores al desarrollo social de un país que cuenta con importantes recursos económicos.

De un tiempo a esta parte, sin embargo, las tensiones políticas generadas entre su Gobierno y los partidos de la Oposición han producido incidentes políticos de gran relevancia que han trascendido en las fronteras del país venezolano, algo que la que comunidad internacional no debe ignorar, sobre todo por la interlocución positiva y fructífera que se debe producir entre el Gobierno venezolano y los países que generalmente tienen una relación fluida con Caracas, entre los que se encuentra España, y dentro de nuestro país nuestra propia comunidad autónoma, que también por motivos históricos de naturaleza migratoria conserva unos vínculos muy sólidos con el país sudamericano.

Esta cuestión es sumamente importante ya que los términos por los que habitualmente se han establecido relaciones entre Venezuela y Canarias siempre han sido sumamente cordiales por la vía de la continua colaboración y el crecimiento que en todo momento se ha generado en torno a los sentimientos de hermandad que nos une con los venezolanos.

Estamos convencidos de que todas las democracias que de alguna manera han sufrido convulsiones sociales en las últimas décadas a tenor de los cambios políticos o, incluso, de sistemas de gobiernos, precisan de maduración y de un desarrollo armonizado en las relaciones entre los distintos estamentos de su país, entre los que se encuentra Venezuela. Tanto es así que en la medida en la que serenamente se vayan produciendo los encajes necesarios en el sistema es importante que aportemos nuestra colaboración para facilitar las sinergias sociopolíticas que eviten conflictos que puedan obstaculizar el sano desarrollo democrático, en este caso de Venezuela. En este sentido y apelando a las óptimas relaciones diplomáticas entre Venezuela y España, así como a las raíces que unen a ambos países, de las cuales Canarias se halla en la base de las mismas, es deseable entablar todas las líneas de diálogo posible para sosegar cualquier bloqueo y allanar el camino hacia la visualización de la democracia en estado puro.

Para lograr esa finalidad hemos llegado al desarrollo de una enmienda transaccional a la propuesta no de ley del Grupo Parlamentario Popular respecto a las personas privadas de libertad y derechos civiles en Venezuela. Para el Partido Socialista es fundamental esta enmienda ya que pretende conseguir el diálogo, el consenso, primando en todo momento los derechos fundamentales y las libertadas básicas del ciudadano.

Por tanto, la enmienda transaccional que hemos elaborado quedaría tal como les voy a definir a continuación, se basa en cuatro puntos:

El primer punto, el Parlamento de Canarias condena la situación en la que se encuentran setenta y cinco dirigentes políticos privados de libertad y de sus derechos civiles desde hace más de un año.

Punto número dos, el Parlamento de Canarias considera necesario promover el diálogo sincero entre todas las fuerzas políticas de la República Bolivariana de Venezuela que sea conducente a resolver sus actuales problemas, siempre dentro del respeto de la institucionalidad democrática, así que como que todas las partes muestren de forma clara en sus declaraciones y acciones su respeto al Estado de derecho y al ejercicio del derecho a la libertad de expresión, reunión y asociación de forma pacífica.

Punto número tres, el Parlamento de Canarias reprueba el creciente uso de la práctica de la inhabilitación por parte de la Contraloría General de la República para impedir que líderes políticos puedan participar en los próximos procesos electorales sin que exista pronunciamiento alguno de los tribunales de justicia, lo que consideramos una flagrante violación de los derechos fundamentales, civiles y políticos.

Y punto número cuatro y último, el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a instar a su vez al Gobierno de España a seguir interesándose por el caso de la tinerfeña Andrea González de León y su pareja Daniel Gabriel Abreu Abreu, detenidos en Venezuela desde el pasado 17 de agosto.

Gracias, señorías.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Cabrera. Menos mal que no ha consumido el tiempo.

Señora Tavío, para fijar posición respecto a la enmendante.

La señora TAVÍO ASCANIO (Desde su escaño): (Sin micrófono). ...trasladando al secretario de la Cámara y a usted para que pueda proceder a la votación, y está en los términos que ha expresado quien me ha precedido en el uso de la palabra.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Tavío.

Los grupos no enmendantes: Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Bienvenidos a los presentes en el palco.

La República Bolivariana de Venezuela es un país hermano y nos necesita a todos: al Gobierno y a cada uno de los ciudadanos, pues, todo hay que decirlo, señorías, los ciudadanos han sido en muchas ocasiones los que con su solidaridad han ayudado a nuestros hermanos del otro lado del Atlántico. Y digo bien cuando hablo de hermanos, pues, como todos sabemos, han sido miles los canarios, y por supuesto también los gomeros, los que han tenido que emigrar a Venezuela en épocas en las que aquí la vida se hacía más difícil y la república se veía como una tierra de oportunidades.

Fruto de esa emigración y de unas relaciones que se remontan a tiempos de La Conquista en las que Canarias era una tierra de paso obligado para los que iban y venían de América; unas relaciones que se evidencian hasta en nuestra forma de hablar, con muchos vocablos y sobre todo con un acento similar, es el vínculo que hoy tenemos y al que debemos corresponder.

Cualquier inestabilidad política, dificultad económica o problema social que se dé en el Gobierno de aquel país afecta directamente a todos los venezolanos y a miles de canarios que allí residen o familias que tienen en Venezuela. En consecuencia, hacemos propia la preocupación internacional para buscar vías de diálogo y consenso, además de fortalecer la democracia y responder los derechos de todos los ciudadanos de la república.

Efectivamente, tal y como apunta la proposición no de ley, es necesario promover un diálogo sincero entre todas las fuerzas políticas de Venezuela, siempre dentro del respeto de la institucionalidad democrática, así como que todas las partes muestren de forma clara el respeto al Estado de derecho y al ejercicio del derecho a libertad de expresión, reunión y asociación.

La Agrupación Socialista Gomera va a respaldar esta iniciativa y nos sumamos a la transaccional, pues entendemos que no solo España sino toda Europa debe jugar un papel de cooperación y actuar de forma objetiva, imparcial e independiente con el fin de contribuir a la mejora de la situación de aquel país, y, pese a todo, es necesario dejar claro que no se puede caer en la injerencia.

Desde el respeto institucional y desde la importancia de apoyar un territorio que un día nos acogió y nos permitió mirar hacia adelante, sumemos fuerzas para que la República de Venezuela avance en bienestar y en calidad de vida.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Por el Grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Buenas tardes.

Nueva Canarias va aceptar la PNL con las enmiendas, con la transaccional planteada y aceptada, en este caso por el Partido Socialista y aceptada por la proponente, pero nos gustaría hacer una reflexión sobre este tema.

Yo no voy a decir que este Parlamento no está legitimado para hablar de temas internacionales, por supuesto -hemos hablado de los refugiados en Siria, se ha abordado la situación del Sáhara, y por supuesto, podemos hablar de la realidad que está viviendo Venezuela-, pero sí dejar claro lo complicado que es a veces intentar interpretar la realidad de lo que sucede a miles de kilómetros de aquí, fíjese si es complicado que el Gobierno de Madrid, a 2000 kilómetros, interpreta de la manera que interpreta la realidad de Canarias, lo hemos visto hoy aprobando todos un informe negativo en función de los presupuestos generales del Estado y cómo España trata a Canarias. Por tanto, imagínense lo que puede suceder intentando interpretar lo que sucede a miles y miles de kilómetros en un contexto socioeconómico absolutamente distinto, con realidades distintas y con maneras culturales también distintas.

Nueva Canarias está en contra, absolutamente en contra, de las derivas poco democráticas, de la limitación de las libertades civiles y, por supuesto, de las políticas en Venezuela y en Cuba, pero también en Estados Unidos, en Marruecos o en China. Sin embargo, el cinismo nos lleva a aceptar unas u otras un función de las capacidades económicas o de los intereses comerciales que podamos tener en esas relaciones. También estamos en contra de las limitaciones de determinadas libertades aquí. O, ¿cómo cree que interpretará alguien que no viva en España que se haya procesado a un Gobierno por incitar a la votación para que su pueblo decida sobre el derecho o vote sobre el derecho a decidir? Hablamos de manipulación de los medios, ¿qué creen que pensará alguien cuando se acerque a Madrid, encienda el televisor de su hotel, vea Telemadrid, el informativo? Yo les puedo decir lo que pienso yo, pero creo que sobra.

Por tanto, a veces es complejo intentar interpretar las realidades de cada sitio.

Nosotros, no obstante, denunciaremos siempre, siempre, lo que consideramos prácticas poco democráticas y en algunos casos antidemocráticas. Pero permítanme también rechazar las maniobras y las injerencias internas y externas por parte de oligarquías venezolanas, lobbies económicos y financieros internacionales, incluso de numerosos gobiernos, intentando cuestionar y desestabilizar a un Gobierno salido de las urnas desde hace muchísimos años, y España ha formado parte de ese proceso en algunos momentos de manera inquietante. ¿Qué grado de responsabilidad han podido tener esos intentos continuos y constantes en la actual deriva del Gobierno venezolano?

Por tanto, denunciaremos también el cinismo con el que juzgamos en ocasiones a determinados países.

Apoyaremos la moción. No nos gusta la realidad de Venezuela, no la queremos aquí, pero denunciaremos en todo caso lo que...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Por el Grupo Podemos, señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Buenos días, presidenta.

En primer lugar, decirles que para Podemos los derechos humanos son esenciales a la hora de hacer política. Todas las iniciativas que hemos presentado en este Parlamento se preocupan por garantizar y defender los derechos humanos en cualquier lugar. Por eso mismo hemos trabajado para conseguir la derogación de ley mordaza, porque restringe de forma desproporcionada los derechos de manifestación, libertad de opinión y expresión. Y esto no lo decimos nosotros, sino los relatores de la ONU. Recientemente, el Comité de Derechos Humanos resalta en el último informe de España su preocupación para que no se sigan cometiendo violaciones de los derechos humanos en el territorio español.

¿Por qué si el Partido Popular está tan preocupado por los derechos humanos, luego hace todo lo contrario en nuestro país?

A pesar de todo, apreciamos la esencia de la PNL presentada por el Partido Popular. Sin embargo, como ya ha ocurrido en otras instituciones del país, observamos que el Partido Popular sigue con su especial o única preocupación por la situación política en Venezuela, principalmente para no hablar de los problemas de los españoles o de los numerosos casos en que se violan los derechos humanos, como, por ejemplo cuando se negaron en su momento a acoger a 4000 refugiados sirios, tal y como pedía la Unión Europea.

Así pues, ponemos de manifiesto que mantendremos la misma postura que ha manifestado la ONU y el papa Francisco en este tema, una postura que prioriza el diálogo. Por supuesto rechazamos y condenamos las violaciones de los derechos humanos, pero no vamos a respaldar la postura hipócrita del PP, que por su trayectoria e historia en el poder no podría ser definido precisamente como defensor de los derechos humanos. No la apoyaremos por responsabilidad, porque consideramos esta iniciativa como una estrategia más de distracción en este asunto.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Arnaiz.

Grupo Nacionalista, señor Pitti.

El señor PITTI GONZÁLEZ: Muchas gracias, señora presidenta. Señorías, Amigos de la Unión Canario Venezolana.

Señora Tavío, nosotros compartimos el espíritu de su proposición, subscribimos la Declaración de Caracas y alentamos el respeto y la garantía de los derechos humanos, y el principio de la separación e independencia de los poderes públicos, el pluralismo político y la libertad de expresión y prensa. Obviamente, reprobamos la criminalización y la persecución penal de los disidentes políticos, la situación de las setenta y cinco personas privadas de libertad y derecho, y muy especialmente el trance que enfrentan nuestra paisana tinerfeña Andrea González de León y su compañero Daniel Gabriel Abreu.

A nosotros nos duele muchísimo Venezuela, nuestra octava isla, porque muchas generaciones de canarios disfrutaron allí, y disfrutan aun en el tiempo presente, de hospitalidad, trabajo y bienestar. Conviene recordar hoy que sin haber obtenido su soberanía, todavía en el siglo XVIII, la república de Venezuela, siempre hospitalaria con nuestros ascendentes, abrió sus brazos prioritariamente a la emigración canaria, distinguida en todos los tiempos y lugares como una población trabajadora, hacendosa y honrada. La preferencia por el canario no es un hecho novedoso, y procede recordar que en su proclama, firmada en Trujillo en 1813, como rescata el historiador David Fernández, Simón Bolívar distinguió entre los naturales de las islas Canarias y los españoles peninsulares. En el tiempo presente en Venezuela, en el conjunto de una población de casi 28 millones de habitantes, cohabitan casi 50 000 canarios, unos 600 000 si sumamos a los descendientes y aquellos que no están registrados en el censo.

Independientemente de nuestro posicionamiento sobre los derechos civiles en Venezuela, que ha quedado claro y manifiesto en esta intervención, la seguridad de nuestros paisanos en un escenario objetivamente convulso es el motivo esencial de nuestra preocupación. La historia reciente nos enseña que cualquier movimiento institucional en esta comunidad podría afectar la seguridad de nuestros paisanos en Venezuela.

Nosotros votamos a favor de esta PNL por su inspiración democrática. Nosotros siempre votamos por la libertad, la tolerancia y la prudencia. Nosotros votamos por una amistad eterna, más allá de las circunstancias políticas, entre Canarias y Venezuela. Nosotros votamos por el diálogo como vía de resolución de los problemas de los venezolanos, y con ellos de los canarios que han hecho allí su nueva patria, patria canaria naturalmente.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pitti.

Hemos concluido las intervenciones y, por tanto, vamos a proceder a la votación.

(La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a votación. Pausa).

Lanzo la votación (Pausa).

Señorías, 46 síes, ningún no, y 7 abstenciones.

Queda aprobada la proposición no de ley que acabamos de ver.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0025 Sobre personas privadas de libertad y de derechos civiles en Venezuela.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico