Diario de Sesiones 158/2015, de fecha 24/2/2015
Punto 24

8L/PO/P-1801 PREGUNTA DE LA SEÑORA DIPUTADA DOÑA MARÍA TERESA PULIDO GARCÍA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE CARTA DE AUXILIO DE LOS 218 TRABAJADORES DE URGENCIAS, DIRIGIDA A LA SEÑORA CONSEJERA DE SANIDAD.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Pasamos, por lo tanto, a la última pregunta: de la señora diputada doña María Teresa Pulido García, del Grupo Parlamentario Popular, sobre carta de auxilio de los doscientos dieciocho trabajadores de Urgencias, dirigida a la señora consejera de Sanidad.

Doña Maite, tiene usted la palabra.

La señora PULIDO GARCÍA (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Señora consejera, su impasividad, su despreocupación, su indiferencia, su insensibilidad, no es nada nuevo para este Parlamento, señora Mendoza, la llevamos sufriendo en mayo ya hará cuatro años. La hemos visto todos mirar para otro lado, negar la realidad, hacer como que no ve lo que sucede a su alrededor... Pensé que lo habíamos visto todo.

Usted es médico de urgencias, como yo, y supongo que, como le recuerdan sus compañeros en esa carta de ruegos y preguntas o como ve en estas imágenes que estamos viendo en las pantallas, pensaba, cuando estudiaba medicina, que la medicina era para ayudar, para mejorar la vida de los ciudadanos y para ejercerla con cierta dignidad, para dignificar al ser humano.

¿Cree usted que estas situaciones de camillas en los pasillos que estamos viendo y que usted niega un día sí y otro también son dignas, son humanas? ¿Usted así puede prestar la misma calidad asistencial que en un box o en circunstancias normales?, porque yo no. No sé si usted podrá.

Dígame la verdad, señora consejera, ya que no les ha contestado a estos trabajadores, ¿qué opina de que le tengan que pedir auxilio en un escrito, de que le digan que no pueden trabajar en estas circunstancias, de que se encuentran desamparados, desprotegidos, por quien es su jefa y que tiene la misma profesión que ellos? Es gente que no es nueva, que lleva quince, veinte y hasta más años ejerciendo en las trincheras de la sanidad, en la urgencias canarias, salvando la vida de los pacientes.

Señora Mendoza, cuando usted habla de que refuerza las plantillas y simplemente lo que hace es mandar algún auxiliar de planta a reforzar Urgencias, está faltando al respeto a estos trabajadores.

Denos su opinión sobre esta carta de auxilio.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, la señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, tiene usted la palabra.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señora Pulido, como no puede ser de otra manera, esa carta merece todos mis respetos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.

Señora diputada, segundo turno, tiene usted la palabra.

La señora PULIDO GARCÍA (Desde su escaño): Como merece todos sus respetos, espero que les conteste.

Pero, mire, le voy a terminar con la última frase, por si siquiera no se la ha leído: quien antepone sus intereses a sus principios acaba siempre perdiendo ambas cosas.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora diputada.

Por parte del Gobierno, la señora consejera de Sanidad, doña Brígida Mendoza, tiene usted la palabra.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Mendoza Betancor) (Desde su escaño): Señora diputada, me reitero: esa carta merece todos mis respetos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Gracias, señora consejera.