Diario de Sesiones 17/2015, de fecha 25/11/2015 - Punto 4

9L/PNL-0074 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE SOLICITUD AL GOBIERNO DEL ESTADO EN RELACIÓN CON LA PRIVATIZACIÓN DEL CAPITAL DE AENA.

La señora PRESIDENTA: Seguimos adelante con la siguiente PNL, a solicitud del Grupo Parlamentario Socialista Canario, para solicitar al Gobierno del Estado en relación con la privatización del capital de AENA.

Tiene la palabra, para defender la iniciativa, el señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO: Sí, buenas tardes, señoras y señores diputados.

Yo también hago uso del taburete, porque también tengo una talla, vamos a decir, lo suficiente como para hacer uso de él, y vamos a utilizar todos los medios a nuestra disposición, porque creo que estamos... (Risas en la sala).

Señorías, la venta de AENA por parte del Gobierno del Partido Popular ha supuesto posiblemente, probablemente, el mayor pelotazo de la historia de la democracia de este país. Los pormenores de esa venta, por llamarla de alguna manera, de ese regalo a algunos inversores, con los datos que ya estamos empezando a manejar, deberían ser objeto de una investigación por parte de la Fiscalía General del Estado. Una compañía que el Gobierno del Partido Popular puso en venta por 4200 millones de euros y que consiguió que, en menos de veinticuatro horas, varios fondos de inversión internacionales ganaran nada menos que 800 millones de euros, en apenas horas desde su salida a bolsa, desde su salida a cotización. Una empresa cuyo valor de mercado actual es de 14 400 millones de euros, valor actual; que el paquete que salió a venta, por parte del Gobierno del Partido Popular, se valora en estos momentos en más de 7000 millones de euros. Los españoles, por el camino, hemos perdido unos cuantos miles de millones de euros de recursos públicos. Alguien debería dar una explicación de por qué el Gobierno de España, el Gobierno del Partido Popular, decidió vender a sus amigos AENA a un precio que luego se ha demostrado que ha dado lugar a un pelotazo en bolsa, para algunos fondos de inversión, histórico en este país.

Ese patriotismo al que nos tiene acostumbrados el Gobierno de España, el Gobierno del Partido Popular, que supuso entregarles a Morgan Stanley, a Bank of America, a Merrill Lynch, el esfuerzo de generaciones y generaciones de españoles de poner en marcha unas infraestructuras aeroportuarias que son un sector estratégico en nuestro país.

Por lo tanto, señorías, este Parlamento no puede mirar para otro lado después de comprobar, insisto, cómo se ha culminado, cómo se ha ejecutado, insisto, el mayor pelotazo de la historia democrática de este país, con serias dudas de qué operaciones y qué valoraciones se hicieron para sacar a bolsa AENA en el precio en el que se sacó.

Miren, esta es la vieja receta de la derecha. Hemos tenido un larguísimo debate esta mañana sobre presupuestos, sobre economía, se ha hablado de mezclar o no mezclar la política con la economía, en fin, esas son posiciones ideológicas, políticas, de toda la vida, las clásicas, las discusiones más típicas entre la izquierda y la derecha. La derecha ha aplicado su catecismo en estos últimos cuatro años de crisis. Mientras le dábamos 100 000 millones de euros de dinero público para rescatar bancos, 100 000 millones de euros de dinero público para rescatar entidades financieras, vendíamos AENA por apenas unos 4000 millones de euros. Socializar las pérdidas, privatizar los beneficios, esa sí que es una receta clásica de la derecha de este país.

Miren, la anterior legislatura tuvo posiblemente el debate más intenso probablemente de los que tuvimos ocasión, en fin, de tener en estos últimos cuatro años, sobre un recurso natural y cómo afrontaba Canarias la posibilidad de la existencia de un recurso natural, como era el petróleo, apenas a unas millas de islas como Lanzarote o Fuerteventura. Y ese fue un debate intenso, era un debate no solo medioambiental, no solo ecológico, sino era un debate sobre en manos de quién poníamos un sector estratégico para las islas. Algo parecido ha pasado con AENA. Para una comunidad autónoma como la nuestra, cuyo producto interior bruto incide... prácticamente en más del treinta por ciento en el turismo, donde no hay trenes, donde nuestros trenes son los aviones, lo que ha hecho que Canarias evolucione en estos últimos veinte o treinta años probablemente ha sido también la evolución de su sistema aeroportuario, de sus conexiones, de su conectividad, y probablemente el futuro de Canarias también se escribirá o se dibujará a través de la cabina de un avión y con la conectividad hacia América, África. O sea, teníamos puesto ese valor estratégico, el futuro probablemente de todo lo que tenga que pasar en Canarias en los próximos años, en manos privadas.

Y no da igual, no da igual, y ya están pasando cosas. No es un debate artificial, no es un debate solo de concepción, de hasta dónde tiene que llegar el control de lo público sobre determinados sectores estratégicos de la economía de nuestro país, que por supuesto lo es, que por supuesto lo es, y es el debate. Posiblemente este sea el debate, y lo que ha ocurrido durante estos cuatro años de crisis tiene mucho que ver con esa retirada de lo público de lo privado, con la desregularización, con la falta de control de la política sobre la economía. No mezclemos política con economía, se ha dicho en estos días; error, mezclémoslas, pero bien, porque a veces también se mezcla la política con la economía mal, y entonces se vende a precio de saldo AENA, como ha hecho el Gobierno del Partido Popular, a inversiones extranjeras, como hemos dicho, en un ejercicio de patriotismo que solo pueden entender los señores del Partido Popular.

Pues esta es la realidad de las cosas, y les digo: no es solo un debate teórico, porque ya se están produciendo efectos sobre esta decisión.

La primera -y me adelanto posiblemente a algunos argumentos que saldrán a relucir en las intervenciones posteriores- es que no se ha vendido todo el capital social de AENA, no se ha privatizado más que el 49 %. Es el inicio de su absoluta privatización, de un regalo que ya se ha consumado, insisto, que debe investigar la Fiscalía General del Estado.

Pero no es solo eso, fíjense, la primera decisión con importancia, con trascendencia, que ha tomado AENA después de que ha entrado el capital privado a mandar ha sido subir, subir, las tasas aeroportuarias en este país para ganar más dinero. Es evidente, evidente. La Comisión Nacional del Mercado de Valores le ha parado los pies al Consejo de Administración de AENA. ¿Pero qué ha hecho la parte pública en ese consejo de administración?: apoyar la parte privada, a sus amigos, a los que le vendieron a precio de saldo, insisto, el esfuerzo de generaciones y generaciones de españoles de dotarse de unas infraestructuras aeroportuarias modernas y que hicieron despegar el sector turístico, industrial, económico y cultural de este país. Esta es la realidad.

Y no solo eso, es más grave, y seguimos hablando de cosas concretas: no solo la parte pública ha jugado con la parte privada en el Consejo de Administración de AENA decidiendo subir las tarifas aeroportuarias -fíjense lo importante que es para Canarias esa decisión, para aquellos que dicen que no tenía ningún efecto-, sino que además la parte pública ha vuelto a jugar a favor de la parte privada, poniéndose no la camiseta de los ciudadanos sino la de los inversores internacionales a los que les regaló AENA, decidiendo recurrir ante tribunales contencioso-administrativos, en este caso ante la Audiencia Nacional, la decisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de parar la subida de las tarifas aeroportuarias. Esta es la realidad de las cosas.

Privatizar los beneficios, socializar las pérdidas, 100 000 millones de euros para rescatar bancos, malvender una empresa pública, retirarse de sectores estratégicos, ponerlos en manos privadas, en manos extranjeras, en manos de fondos de inversión, insisto, como Morgan Stanley, Bank of America o Merrill Lynch, esta es la realidad de las cosas, y este Parlamento, señorías, no puede mirar para otro lado. Digámosle hoy al Gobierno de España que dé marcha atrás, que retire o que, digamos, dé los pasos jurídicos, presupuestarios, técnicos que sean necesarios para recuperar el control público de AENA y, sobre todo, que se ponga la camiseta de los ciudadanos cuando vote en el consejo de administración de esa entidad.

Muchas gracias, señorías.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Matos.

Esta PNL no tiene enmiendas; por tanto, el Grupo Mixto. El señor Curbelo, por tres minutos.

El señor CURBELO CURBELO: Gracias, presidenta. Señorías.

Este no es un debate nuevo, ya se planteó hace mucho tiempo. Es verdad que hoy se trae nuevamente a la Cámara, con lo cual me alegro. Felicito al grupo proponente y al señor Matos mucho más porque es un hombre incisivo en cada iniciativa parlamentaria que trae. La lleva hasta las últimas consecuencias. Cuente con el voto de la Agrupación Socialista Gomera y, por tanto, del Grupo Mixto.

Miren, yo creo que la preocupación es real. Si ahora le hiciera una pregunta a los miembros del Grupo Popular y me la respondieran, yo me quedaría tranquilo, pero no me la respondan pensando en el 20 de diciembre. ¿Ustedes son capaces de garantizar que del 49 % no pasamos al 51 % de privatización? No, no, esa pregunta es clave, porque la tentación inicial, que es verdad que propició un gobierno socialista... (Comentarios desde los escaños). Sí, pero, ¡cuidado!, cuidado, no nos engañemos: si a mí me abren la puerta para entrar a un lugar, si yo quiero, no paso. Es verdad que la aprobó el PSOE en un gobierno socialista, pero no la aplicó un gobierno socialista, la aplicó el Partido Popular. ¡Claro, claro!, ¡esa es la diferencia! (Prosiguen los comentarios desde los escaños). No, pero es muy importante la diferencia, ¡esa es la diferencia! Por tanto... no, no hay que cumplir, los acuerdos del Consejo de Ministros, si se quiere, se cumple la legalidad o no... O sea, tampoco es así.

En cualquier caso... -(continúan los comentarios). ¡Cuidado, sí!-, en cualquier caso, estamos, estamos preocupados por que Canarias es una comunidad autónoma que está orientada al sector servicios: 13 millones de visitantes, de turistas, cada año. Vamos a incrementar, pero 13 millones. Ustedes imaginen que la pérdida del control público pase a la iniciativa privada: ¿quién garantiza que no modifican para mayor negocio las tasas aeroportuarias?, ¿quién lo garantiza? Esa es la pregunta que les hago. Nadie. Por tanto, hay una preocupación evidente, y nosotros estamos preocupados, especialmente preocupados por los aeropuertos rentables, que de los 26, 14 rentables en el país, pero la inmensa mayoría, los canarios: Gando, Tenerife Sur, Lanzarote, Fuerteventura. El Hierro y La Gomera, estos aeropuertos no sabemos lo que va a ocurrir en el futuro con ellos. Sistema de control, no el sistema instrumental sino visual, AFIS, obligación de servicio público: ¿qué va a pasar con estos aeropuertos?

Yo les pido que reflexionen y, desde luego, vamos a apoyar en todos sus términos la proposición no de ley.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta, señorías, muy buenas tardes.

Hemos debatido este mismo asunto en este Parlamento en el último año en cuatro o cinco ocasiones y creo que vamos a tener que continuar con este debate, porque la decisión de vender nuestros aeropuertos es una decisión relevante, significativa.

Los aeropuertos son infraestructuras que acompañan en el desarrollo a los países continentales, pero ni les cuento lo que representan en un país como el nuestro de carácter insular. Aquí son insustituibles los espacios aeroportuarios. De ellos depende en gran medida la movilidad de personas y mercancías y, lo que es más importante, la conexión entre nosotros y entre nosotros y el resto del mundo. Son infraestructuras que solo en un archipiélago se explican por sí solas.

Estas son las cosas que diferencian a la izquierda de la derecha, a los que trabajan para las minorías y los que trabajan para la mayoría. Esta, esto es lo que fija las posiciones ideológicas. Aquí, cuando va mal el negocio privado, se nacionalizan los negocios, la fraudulenta banca que hemos vivido, o la privatización de las autopistas de peaje, que las privatiza el Partido Popular y cuando fracasan las nacionaliza. Eso de socializar las pérdidas es muy típico de los partidos conservadores.

En este caso se ha cometido una agresión contra nuestros intereses sin precedentes. Los aeródromos son fundamentales. Y además tenemos una condición para presumir, y es que el espacio aeroportuario de Canarias es un negocio. Es un negocio que nos permite que los cuatro aeropuertos con beneficios, que lo pueden ser para siempre, o los cinco, puedan garantizar que los aeródromos de las islas menos pobladas se garanticen. Por eso no solamente hay que rechazar la privatización sino reclamar el gobierno de los aeropuertos. En los archipiélagos hermanos de Azores y Madeira son las autoridades locales las que gestionan sus aeropuertos. Nosotros no solo reclamamos paralizar la privatización sino cambiar el modelo de gestión y que sean las autoridades locales en este caso, un espacio aeroportuario canario, con el Gobierno, los cabildos, los ayuntamientos, el mundo empresarial y sindical, como hemos conseguido hacer en gran medida en las autoridades portuarias.

Por lo tanto, volver a reiterar nuestra posición favorable a defender que los aeropuertos son nuestros, son públicos, son un negocio, son insustituibles, y por supuesto rechazar la decisión unilateral, inaceptable, de vender los aeropuertos al mejor postor, que es lo que suelen hacer los partidos conservadores cada vez que llegan al poder: vender lo que funciona y quedarnos con lo que tiene pérdidas. Y esa es una posición que hemos rechazado siempre y que volvemos hoy, pues, a reiterar apoyando esta iniciativa, que nos parece oportuna, necesaria y seguramente insuficiente, porque la tendremos que repetir más veces.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Por el Grupo Podemos, el señor Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Gracias, señor Matos, no solo por poner el cajón que muchos estábamos esperando, sino por presentar esta proposición no de ley (refiriéndose a la plataforma de madera portátil situada detrás de la tribuna de oradores). (Risas en la sala).

Mire...

La señora PRESIDENTA: Señoría, menos mal que es el cajón. Señoría, espere un momento. Menos mal que es el cajón y no otra cosa.

Siga, señor Márquez.

Empiece, señoría. Tiene los tres minutos.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Miren, señores del Partido Socialista, si presentan proposiciones como esta, nos va a encontrar de su lado siempre. Hay que desprivatizar los aeropuertos y más en un territorio como el nuestro, fragmentado, ultraperiférico, nos deja a merced de los intereses del mercado. ¿Qué pasa si una ruta comercialmente ya no les interesa?, ¿la quitan? ¿Dependemos, la movilidad de los canarios, de los intereses del mercado? ¡Es así de triste!

Miren, con respecto al tema de la privatización, hay que ser justos: el que empezó el camino fue Felipe González, Aznar lo consolidó, Zapatero no pudo frenarlo y Rajoy lo intenta. Desgraciadamente, a veces lo consigue. Por tanto, hay que recordar que quien abrió la privatización de AENA fue el señor Zapatero en el año 2011, primero con los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Por tanto, hay que ser justos, recordar al Partido Socialista sus nefastas políticas que han tenido en este país.

Miren, las acciones legales llevadas a cabo por el Gobierno anterior, del que formaba parte el Partido Socialista, fueron tardías, fueron inapropiadas y yo incluso me atrevería a calificarlas de chapuzas. Lo dice un auto del Supremo, al indicar que se buscaba una medida cautelar de suspensión. Si realmente queríamos eso, era impugnar directamente el acuerdo del Consejo de Ministros, que autorizaba la venta del 49 % de AENA.

Esta privatización trae consecuencias nefastas: un importante empeoramiento de la calidad y seguridad del servicio público, la eliminación de un servicio médico de ambulancias, peligro de supresión de las rutas que no sean rentables económicamente para los inversores -como decíamos anteriormente-, la pérdida de empleo y la precarización del trabajo de los trabajadores y trabajadoras del sector, el cierre de aeropuertos que pueden ser necesarios, aunque no sean rentables desde el punto de vista del mercado... En definitiva, el Gobierno de Canarias, al que ustedes pertenecen, debe poner toda su maquinaria, y a nosotros nos gustaría escucharle con esa misma vehemencia con que se manifiestan en contra de la ecotasa, por poner, digamos, un precio o directamente un impuesto que llegue a la ciudadanía, no les preocupa tanto el hecho de que se suban las tasas aeroportuarias y eso aleje al turismo de nuestro archipiélago. Nos gustaría escucharlo con la misma vehemencia.

Por tanto, pongan ustedes todo lo necesario para desprivatizar y nos encontrarán siempre en el camino.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Márquez.

Grupo Popular, señora Montelongo.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías. Ciudadanos de Canarias.

Un año, el 2010; un gobierno, el del Partido Socialista; un presidente, el señor Zapatero. Señorías, ¿recuerdan aquel año, aquel Gobierno y aquel presidente? Señor Matos, sé que es un año que el Grupo Parlamentario Socialista quisiera borrar del inconsciente colectivo de su grupo, de su formación política y del conjunto de la sociedad, pero lamentablemente esto no es tan sencillo. Fue el Partido Socialista el que casi nos lleva al abismo más absoluto, los que nos colocaron al borde del rescate. Ustedes son los que ahora con iniciativas como esta quieren hacernos olvidar el mal sueño del que, por suerte, hemos logrado salir.

Seamos realistas y consecuentes con nuestros actos. Promover la privatización del capital de AENA partió de ustedes, del Partido Socialista. ¿No lo recuerdan? Sí, hombre, el Real Decreto 13/2010. Aquí está, del Gobierno del señor Rodríguez Zapatero. Hagan memoria y sean capaces de reconocer en esta Cámara que en aquel entonces su objetivo no era otro que el de vender patrimonio público a precio de saldo para conseguir la financiación que entonces ustedes no lograban obtener. Y no lograban obtener fruto de sus políticas económicas. Los mercados no nos daban financiación porque no se fiaban de nosotros. Eso es lo que pasó y no otra cosa. ¡Esa es la verdad! ¡Cuenten la verdad! Y tuvo que ser un nuevo gobierno, el Gobierno del Partido Popular, como en otros tantos momentos de la historia de España, los que hemos tenido que poner cordura, en este caso este real decreto, que es lo que intentaba hacer. ¡Y esa es la verdad y no otra!

Y estamos ante una iniciativa que no se sustenta y, por lo tanto, vamos a votar en contra. Hay millones de argumentos, señores del Partido Socialista, pero yo les voy a dar dos. El primero, que no es mío, le voy a dar un argumento, el de la señora comisaria europea de Transportes, doña Violeta Bulc, en respuesta al eurodiputado Juan Fernando López Aguilar. No voy a repetir aquí sus palabras, pero me remito a sus declaraciones, que de alguna forma la Comisión Europea dejó en evidencia la alarma que en su momento, y como era costumbre, generó el anterior presidente del Gobierno de Canarias, el señor Rivero, y su socio de gobierno, el Partido Socialista. Y, mire, le invito a que repase las declaraciones de la señora Bulc y vea cómo sus palabras dejan bien claro que esta privatización parcial no ha afectado ni afectará a la conectividad de las islas como región ultraperiférica.

Mire, y la segunda razón, que tampoco es mía, que le voy a dar es que la entrada de capital privado de AENA ha propiciado la sostenibilidad de las cuentas de esta empresa, ha generado y mejorado los niveles de competitividad. Y, por cierto, los aeropuertos españoles y canarios gozamos de la mayor eficacia, donde el componente público sigue siendo el más...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Montelongo.

En nombre del Grupo Nacionalista, señor Pitti.

El señor PITTI GONZÁLEZ: Señora presidenta, señorías.

En nuestro programa electoral, en el programa electoral de Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario, durante las pasadas elecciones locales, formulamos que Canarias necesita una política de gestión del tráfico aéreo y de las infraestructuras portuarias que mejore definitivamente nuestras condiciones de conectividad, y nos comprometimos a exigir la gestión, en su caso la cogestión, de la red de aeropuertos de AENA en Canarias.

En nuestro acuerdo de gobernabilidad subrayamos que nos oponemos al modelo estatal de privatización de AENA, que deja a Canarias ciertamente fuera de la gestión y orientación estratégica de una infraestructura vital para el desarrollo económico y la cohesión social de nuestro archipiélago.

En ese mismo documento explicamos que para buscar esa participación debemos establecer mecanismos de diálogo y consenso con el Estado, sin renunciar a buscar reconocimientos en otras instancias. Y es importante en este punto recordar el contenido del artículo 33 del Estatuto de Autonomía, que confiere la competencia de gestión a Canarias cuando el Estado, como es el caso, no se reserve la gestión directa.

Durante este mismo mes, hemos celebrado la concreción de acuerdos entre nuestro presidente, Fernando Clavijo, la ministra de Fomento y el presidente de AENA. Acuerdos que servirán, en apariencia al menos, para mejorar las infraestructuras, para analizar la evolución de las tarifas y para potenciar la conectividad.

A pesar de todo ello, que, sin duda, es el buen resultado del cambio de estilo de las relaciones de Canarias con el Estado, pero también, fieles a nuestra propuesta electoral y al acuerdo de gobernabilidad, no renunciamos a participar en la toma de decisiones que son prioritarias desde nuestra perspectiva, como la nueva pista de Gran Canaria y el plan director de Lanzarote, la ampliación de la pista de El Hierro y la ampliación del horario de apertura de Fuerteventura. Los aeropuertos constituyen una herramienta esencial para el progreso social y económico de nuestra comunidad y ese mecanismo no se puede usar en detrimento del interés público y social, riesgo abierto y latente, a pesar de las más lozanas novedades, con criterios mercantiles o frugales.

En nuestra comunidad, AENA gestiona ocho aeropuertos, cuatro de los cuales, Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Fuerteventura, se destacan entre los de mayor tráfico aéreo de España. Tenemos un sistema aeroportuario sólido y competitivo y pedimos para él un régimen específico, entre otras razones porque los canarios pagamos ocho veces más que el resto de los habitantes del Estado para el uso del transporte aéreo. Realidad ignominiosa que vamos a seguir combatiendo y...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pitti.

Hemos acabado todas las intervenciones, no hay enmiendas; por tanto, vamos a votar, señorías (la señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a la votación).

Señorías, comienza la votación (pausa).

Señorías, finaliza la misma con la aprobación de la PNL con 41 votos a favor y 11 en contra.

Muchas gracias.

(El señor secretario segundo, Gómez Hernández, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0074 Sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la privatización del capital de AENA.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico