Diario de Sesiones 25/2016, de fecha 8/3/2016 - Punto 25

9L/PPLC-0002 DEBATE DE TOMA EN CONSIDERACIÓN. PROPOSICIÓN DE LEY, DEL CABILDO INSULAR DE LA PALMA, PARA LA MODIFICACIÓN DE LOS ARTÍCULOS 4 Y 8 DE LA LEY 6/2002, DE 12 DE JUNIO, SOBRE MEDIDAS DE ORDENACIÓN TERRITORIAL DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA EN LAS ISLAS DE EL HIERRO, LA GOMERA Y LA PALMA.

La señora PRESIDENTA: Y pasamos al siguiente punto del orden del día, que es la proposición de Ley, del Cabildo Insular de La Palma, para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

Saludamos al presidente del cabildo, el señor Pestana, que tomará la palabra en nombre del cabildo, pero también a quienes le acompañan, el señor Perestelo, vicepresidente del cabildo, y a los consejeros, la señora De Haro y el señor Pascual, también por acompañarnos en el día de hoy.

Como saben, y así acordamos en la junta, tendrá para... Le paso la palabra, primero que nada, al secretario primero de la Cámara para que proceda a la lectura del criterio del Gobierno.

Señor secretario primero.

El señor SECRETARIO PRIMERO (Cabrera González): "Rosa Dávila Mamely, secretaria del Gobierno de Canarias, para que conste y surta los efectos procedentes, en Santa Cruz de Tenerife, certifica que, en el acta de la reunión celebrada por el Gobierno el día 28 de octubre de 2015, figura, entre otros, el siguiente acuerdo cuyo tenor literal se transcribe:

Propuesta de acuerdo por el que se fija la posición del Gobierno sobre la proposición de Ley, del Cabildo Insular de La Palma, para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma. [...]

En su virtud, el Gobierno, tras deliberar y a propuesta del presidente, acuerda:

Primero, manifestar su criterio favorable a la toma en consideración de la proposición de Ley, del Cabildo Insular de La Palma, para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

Y segundo, manifestar su conformidad a la tramitación de la citada proposición de ley".

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor secretario.

Vamos al debate en sí. Como decía antes, como acordamos en la Junta de Portavoces, para la presentación de la proposición tiene la palabra el señor presidente del Cabildo Insular de La Palma, por tiempo de quince minutos.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DEL CABILDO INSULAR DE LA PALMA (Pestana Padrón): Gracias, señora presidenta. Buenas tardes ya a todos y a todas. Señora presidenta, miembros de la Mesa, miembros del Gobierno, consejera de Política Territorial, señorías...

La señora PRESIDENTA: Disculpe un momento, señor presidente.

Estoy oyendo voces que se nos están colando en el hemiciclo e interrumpen la sesión. Si son tan amables, los servicios de la Cámara.

Disculpe, señor presidente. Cuando quiera.

El señor PRESIDENTE DEL CABILDO INSULAR DE LA PALMA (Pestana Padrón): Señorías, diputadas y diputados.

Primero, es casi obligado manifestar las felicitaciones a todas las mujeres de este Parlamento, diputadas o no, por el Día Internacional de la Mujer. Quedan muchos retos y muchos muros por derribar. Ojalá el hombre, los hombres, estemos a la altura también para lograr una sociedad más justa en el futuro.

Intervengo en defensa de una iniciativa legislativa del Cabildo Insular de La Palma, adoptada por el pleno del cabildo el pasado 28 de septiembre, aprobada casi por unanimidad, con un solo voto en contra, y por eso hoy también me acompañan portavoces de los grupos insulares: María de Haro, del Grupo Popular; José Luis Perestelo, del Grupo de Coalición Canaria; y Gonzalo Pascual, consejero de Política Territorial y también en nombre del Grupo Socialista.

Señorías, tanto la Ley de Directrices del 2003 como la Ley 6/2002, Reguladora de la ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, ya detectaban en estas islas y específicamente en la isla de La Palma una situación que se caracterizaba por la alta tasa de desempleo, con una renta muy inferior a la media de Canarias, con una notable regresión demográfica, un envejecimiento poblacional y un injusto efecto de expulsión de la población joven mejor formada, un tejido empresarial débil y poco cohesionado, con una escasa actividad industrial, una débil aportación del sector servicios y especialmente del turismo y una elevada dependencia del sector productivo agrícola subvencionado. A ello, en estos últimos años se ha unido la poca implantación o desarrollo de las previsiones del Plan Territorial Especial de la Actividad Turística, junto con una lacerante crisis económica que nos ha hecho especial daño.

Últimamente hay que destacar también, y por eso esta iniciativa, dos sentencias judiciales del Tribunal Supremo adversas para la planificación territorial del turismo en nuestra isla: una, de 18 de mayo de 2015, por la que se anula uno de los decretos que aprobaba parcialmente el Plan Territorial Especial de la Actividad Turística, y la de 2 de junio de 2015, por la que se anulaba también el Plan General de Ordenación de Los Llanos de Aridane, sin duda uno de los municipios llamados a liderar el cambio económico que también queremos para nuestra isla. Estas sentencias impiden la ejecución de la mayor parte de las actuaciones turísticas previstas y planificadas, algunas con promotores turísticos con más de veinte años de espera en nuestra isla.

¿Cómo revertir esta situación, esta situación socioeconómica de nuestra isla?, ¿cómo lograr una actividad económica mayor y productiva en el menor plazo posible? Bueno, aparte de lo que podamos hacer con la inversión pública, que creo que tiene que liderar también y ayudar a cambiar las cosas -en el marco legal que tenemos, que tampoco permite grandes alegrías-, la apuesta por diversificar nuestra agricultura o -mayor aún- la apuesta que se puede hacer por las nuevas tecnologías, por la ciencia, la astrofísica fundamentalmente, en la que esta isla es competitiva a nivel global, tenemos que cambiar las cosas en materia turística. Estamos llamados a incorporar, mediante su revisión, toda la ordenación de la actividad turística a nuestro plan insular, en concurso y de la mano de las principales fuerzas políticas que conforman la corporación y de casi la totalidad de los ayuntamientos de la isla. También con la colaboración del Gobierno de Canarias y la Consejería de Política Territorial, que ha informado favorablemente esta iniciativa y que agradezco ese gesto por parte del Gobierno, y que va alineada también, en parte, con la iniciativa del anteproyecto de ley del suelo de Canarias, coincidiendo sustancialmente con alguno de los denominados proyectos de interés autonómico e insular o con la modificación que se realizó en la Ley 14/2014, sobre los equipamientos turísticos estructurantes.

Para soportar esa estrategia que se ha diseñado en la isla de La Palma y que ahora está en información pública, esta iniciativa legislativa lo que pretende es, primero, que desde el planeamiento insular se puedan ordenar pormenorizadamente los suelos urbanos urbanizables aptos para el desarrollo convencional en núcleos. Obviamente, eso obliga a una coordinación especial con los ayuntamientos, pero nos ahorra el trámite de una posterior adaptación del planeamiento municipal a esta estrategia que se plasme en el planeamiento insular.

Dos, matizar y complementar el concepto y definición de equipamiento turístico estructurante, en el sentido de que en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma estos equipamientos comprendan también la carga turística vinculada que garantiza su viabilidad y sostenibilidad económica.

Tres, que el planeamiento insular de estas islas esté habilitado para incorporar la ordenación, también pormenorizada, de las actuaciones turísticas con equipamientos estructurantes vinculados, de modo que queden directamente habilitados administrativamente para su directa ejecución a través de la obtención de las correspondientes licencias urbanísticas.

Y, cuatro, modificar el estándar de densidad en suelo rústico, eliminando la fórmula prevista en la Ley actual, la 6/2002, de 5P2 -5 por la plaza alojativa al cuadrado-, y sustituirla por algo más aceptable. Al final la experiencia también nos da un conocimiento y una reflexión sobre este tema. De manera que pasemos a un criterio de 250 m2/plaza alojativa y que, conjuntamente con el juego de la parcela mínima, 5000 hasta 10 plazas alojativas y 10 000 para las superiores, junto con la superficie máxima de ocupación, que es el 15 %, en la previsión que nosotros proponemos, más los criterios de distancias mínimas entre actuaciones previstas en el planeamiento, garantizan el carácter aislado de la actuación.

Señorías, para ponerles algún ejemplo, conocemos algunas de las actuaciones que tenemos en la isla de La Palma de hoteles en suelo rústico de en torno a las 100 plazas alojativas. Hoy están ubicados en una parcela de 9000-10 000 m2 y todos admiramos esa instalación como un referente. La propuesta que hacemos aquí es que una instalación de este tipo precisaría de 25 000 m2, 25 000 m2. Seguimos siendo mucho más exigentes de lo que se hizo cuando se aprobó, yo creo que correctamente, esa propuesta, pero estamos lejos de los 50 000 que se exigen ahora mismo en el marco de la ley; y para una actuación de 200 camas, el marco actual de la ley exigiría 200 000 m2. En este caso pasaría a ser de 50 000 m2. Algo razonable que podría permitirnos, con esa singularidad que tiene la isla... Que tienen nuestras islas también, y en eso me permito también, pues hemos hablado la presidenta de El Hierro y el presidente del Cabildo también de La Gomera, de estas singularidades y que ojalá logremos, pues, coordinarnos.

Seguramente esta iniciativa es mejorable, pero queremos que nos ayuden a aprobarla. Queremos una isla que siga siendo respetuosa con sus valores, con sus espacios naturales, con sus paisajes y con esos valores culturales que la hacen singular y reconocible. Queremos también una isla más diversa económicamente, más próspera, con mejores niveles de renta y capaz de acoger a la mayoría de los jóvenes que se forman hoy y se formarán mañana en nuestras universidades y en otros centros educativos. Una isla sostenible para su medio ambiente pero también una isla sostenible para sus habitantes.

Creemos que esta estrategia para lograr una isla menos dependiente económicamente y más diversa es un deber moral que nos atañe a todos, también a quienes tienen la responsabilidad o la facultad de aprobar leyes en nuestra comunidad autónoma, es decir, a este Parlamento.

Aquí termina el trabajo del Cabildo Insular de La Palma, hablando en nombre de esta corporación. Queda en sus manos esta iniciativa, seguramente mejorable en muchos de sus aspectos. Les pido, en cualquier caso, su apoyo para su toma en consideración. Si la aprueban, ese deber moral de que hablaba antes pasará o se devolverá al Cabildo Insular de La Palma, que tendremos la responsabilidad, que será de nuevo nuestra, de aprobar un plan insular que combine esos criterios de los que hablábamos antes.

Gracias en cualquier caso por la acogida que nos han dispensado y por el esfuerzo de comprensión que ya nos han adelantado la mayoría de los grupos parlamentarios que conforman esta Cámara. Y desearles a todos, obviamente, un buen debate y gracias de nuevo por esa acogida.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presidente del cabildo, gracias.

De conformidad con el artículo 136 de nuestro Reglamento, una vez hecha la exposición por parte del cabildo proponente, como acaba de hacernos el presidente de ese cabildo, pues, van a intervenir los grupos parlamentarios en orden de menor a mayor, empezando por el Grupo Mixto.

Señor Curbelo, por tiempo de quince minutos también.

El señor CURBELO CURBELO: Buenas tardes, presidenta. Señorías.

Casualidades de la vida: en el trámite parlamentario de una iniciativa legislativa de un cabildo, el Cabildo de La Palma, interviene a continuación el otro presidente del cabildo, de La Gomera, y es justo relativa a las islas donde se plantea la iniciativa parlamentaria y, por tanto, el trámite de esta proposición de ley. Y también, casualidades de la vida, para que sean todas casualidades de las tres islas, la presidenta del cabildo herreño, Belén Allende.

Saludos cordiales a los tres, indudablemente, y también a los portavoces que le acompañan hoy desde el Cabildo de La Palma.

Me alegra que este debate se produzca, porque las islas no son todas iguales, y no son iguales en nada, ni siquiera... Fíjense que en aquel momento el legislador, en el año 2002, el legislador intentó, con una ley, precisamente para ordenar la actividad turística de una forma excepcional para islas que tenían un retraso singular, como La Palma, La Gomera y El Hierro. No solo un retraso desde el punto de vista económico sino también desde el punto de vista demográfico y en el sentido más amplio. Pero digo que me alegra porque en distintas ocasiones hemos traído a debate iniciativas parlamentarias que ponen de manifiesto la singularidad de las islas menores y hoy están las tres menores aquí: La Gomera -que afecta esa iniciativa legislativa-, El Hierro y La Palma; o por orden demográfico, El Hierro, La Gomera y La Palma.

Y, miren, tenemos que hacer un poco de historia, porque si analizamos esa ley que el legislador y este Parlamento pusieron en manos de los canarios y especialmente de estas tres islas, para mejorar y ser útil, tenemos que llegar a la conclusión de que es y ha sido una ley que no ha sido útil para ninguna de las islas. El Hierro, plazas alojativas turísticas de acuerdo con esa ley, cero; isla de La Gomera, plazas alojativas turísticas de acuerdo con esa ley, 6; La Palma... Digo todo esto porque es conveniente que hagamos una reflexión de cuál fue la situación que nos llevó en aquel momento a aprobar aquella ley, que tenía una serie de condicionantes y requisitos, y que ahora nos va a llevar, indudablemente, a reflexionar acerca de aquella ley, con una modificación en trámite que se inicia hoy. Y yo creo que esto es bueno y es positivo, porque el propio presidente del Cabildo de La Palma ha señalado con claridad la necesidad que tiene la isla, y especialmente después de dos sentencias adversas, de hacer una reflexión serena, y yo creo que es conveniente hacerla hoy. Y digo que las islas de La Gomera, La Palma y El Hierro tienen un retraso indudablemente económico, social y demográfico que ya de todos es conocido, pero tenemos que saber que esa ley, durante su periodo de vigencia, que fueron catorce años, fue un fracaso prácticamente absoluto y sin paliativos. A partir de ahí, hagamos ahora todas las reflexiones que creamos convenientes.

Es verdad que ya el Gobierno saliente el día 21 de noviembre de 2013 pidió criterio a los cabildos canarios respecto a esta iniciativa que se trae hoy. El Cabildo de La Gomera hizo y expresó su posición al respecto. Lógicamente nosotros hoy creemos que esta proposición de ley pretende algo que me parece importante, que es la simplificación del procedimiento de sectorización de los suelos urbanizables no ordenados turísticos, establecidos como aptos para este uso por los planes insulares, y pretende una sustitución por una alternativa que habilite directamente a los planes insulares a abordar la ordenación pormenorizada. Y me parece que es razonable que se plantee para intentar hacer operativa la ley, porque indudablemente faltaría más que nuestro grupo parlamentario no diera el apoyo absolutamente máximo a esta iniciativa parlamentaria. ¡Claro que lo vamos a hacer, indudablemente! Pero yo creo que esta iniciativa, que mi grupo no puede por menos que mostrar su satisfacción, es positiva en la tramitación pero tiene alguna limitación en su contenido respecto de lo que puede ser sustancial, y esto lo hago como reflexión general para el momento de su tramitación. No va a ser suficientemente útil para las islas de El Hierro y de La Gomera en su contenido. Por ello yo creo que debemos hacer y señalar con toda contundencia que el objetivo de la proposición es absolutamente positivo, pero sería conveniente hacer algunas reflexiones importantes en su tramitación parlamentaria respecto de los contenidos, como ya señalé.

Propondremos que se proceda a ampliar los objetivos de la proposición de ley de referencia e inclusive para la propia isla de La Palma, de manera que se aborde la revisión parcial de los artículos que hoy se proponen, el 4 y el 8, inclusive el 9, de esta ley en los siguiente aspectos.

En primer lugar, en lo relativo a que se revise adecuadamente el apartado d) del artículo 8, eliminando la obligatoriedad de la explotación agraria activa de la unidad apta para la edificación turística aislada en suelo rústico, que deberá ser sustituido por la exigencia de un adecuado estado de conservación genérico de dicha unidad parcelaria.

Dos, que se revisen los estándares de densidad para actuaciones turísticas aisladas en suelo rústico, con el fin de ajustar sus cuantías a cifras realistas y razonables, o razonablemente asumibles, por las economías propias de este tipo de iniciativas empresariales. Ahora hablaré de que, en cualquier ámbito del territorio de Canarias, que no sea La Palma, La Gomera y El Hierro, solo se necesitan 60 m2 para construir una plaza alojativa turística, en cualquier lugar del archipiélago canario a excepción de El Hierro, de La Palma y de La Gomera. Y ahora mencionaré cuáles son los que se están manejando hoy y cuáles se proponen para manejar, y yo digo que son insuficientes.

En tercer lugar, que se reduzca el canon exigible por razones de aprovechamiento en suelo rústico a un máximo del 5 %, de manera que esta obligación pueda operar más como un incentivo que como un obstáculo para el inversor.

Y todo esto lógicamente tiene que ver con la realidad que hoy está viviendo cada una de las islas de las que estamos hablando, siempre respetuosos con el medio ambiente y con el modelo que queremos para cada una de las islas del archipiélago, un modelo sostenible, pero indudablemente que también queremos que haya un desarrollo económico para los ciudadanos de cada una de estas islas.

Miren, lógicamente estamos de acuerdo con lo que plantea La Palma para los hoteles de 200 plazas y los de 100 plazas, que se reduce considerablemente de los 200 000 a 50 000 y 25 000 de parcela mínima. Pero, miren, en la isla de La Gomera hoy para hacer 10 plazas alojativas, o en El Hierro, o 40 plazas alojativas, se necesita lo siguiente: para 10 plazas, 500 m2 por plaza, y antes recuerden que estábamos mencionando que en el resto de Canarias se necesitan solo 60 m2 por plaza alojativa turística, y además se necesitan 5000 m2. En la proposición de ley, en la que se plantea hoy, se mantiene. Del mismo modo que para los hoteles de 4 plazas, de 250 m2 por plaza y 10 000 m2 en parcela mínima, se mantiene; es decir, que se reducen aquellas que son las consideradas a las 200 y 100 plazas, que me parece absolutamente razonable y legítimo que se haga para islas como La Palma, pero creo que en este proceso debemos hacer también una reflexión para la isla de El Hierro y la isla de La Gomera.

Y todo esto en el marco del debate parlamentario que se va a producir en breve de una nueva ley del suelo para el archipiélago canario. Yo creo que no sería malo, por eso es muy oportuna la iniciativa del Cabildo de La Palma para que hagamos esta reflexión en el marco global también con la ley del suelo o el anteproyecto de ley del suelo que plantea el Gobierno.

Así que, a modo de síntesis, no puedo nada más que estar de acuerdo y apoyar el trámite parlamentario correspondiente. El trámite parlamentario y además todo su contenido, el que plantea hoy el Cabildo de La Palma en esta iniciativa legislativa. No solo en todo su contenido... Y lo que solo apunto es que cabe, por parte de los grupos parlamentarios, hacer una reflexión que tome en consideración también a la isla en el debate parlamentario, a las necesidades de la isla de El Hierro y a las de la isla de La Gomera, porque no se incluyen en el marco de reflexión del acuerdo del Cabildo Insular de La Palma con la dimensión que nosotros creemos, al menos en lo relativo a lo que se demanda más en el modelo que queremos, porque El Hierro con diez mil y pico habitantes, La Gomera con veinte mil y pico habitantes tienen un modelo, indudablemente que es distinto al de La Palma con ochenta y cinco mil y pico habitantes. Es decir, nosotros vamos más a caminar en la dirección de la demanda de inversiones en 10 plazas y 40 plazas alojativas más que en la dirección de las 100 y las 200, y por eso hay que hacer una reflexión también en el sentido anterior, me parece oportuno.

Así que enhorabuena al Cabildo de La Palma, enhorabuena al señor presidente del Cabildo de La Palma, por esta iniciativa legislativa, porque justo llega en un momento oportuno para el debate, indudablemente, aislado, pero también en una reflexión política global y general que se está haciendo y se va a hacer en el trámite parlamentario con la nueva ley del suelo.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Señorías, pedirles disculpas, pedirles disculpas porque había dicho que los tiempos de los grupos eran quince minutos y en Junta acordamos siete. Hay un error en el guión. Lo siento. Pido disculpas, pero ya al resto de los grupos no les puedo quitar los minutos. Consuman lo que estimen conveniente, no más de los quince, claro está, y si es menos, pues, también menos. Se lo agradezco.

Señor Rodríguez, Nueva Canarias.

Pido disculpas. Eran siete minutos lo que acordamos en la Junta y en el guión estaban quince, y les di quince.

(El señor Ruano León solicita la palabra).

Yo ruego al señor Rodríguez que tome la palabra, que venga al estrado y haga uso del tiempo... No, vamos a ver...

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta. Señorías...

La señora PRESIDENTA: Perdón, perdón, perdón. Un momento, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Muy buenos días...

La señora PRESIDENTA: Señor Rodríguez, un momento, que me está pidiendo la palabra el señor portavoz del Grupo Nacionalista Canario.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Presidenta, a la vista de que no se ha cumplido lo acordado en la Junta de Portavoces, sería razonable que fijara un tiempo. Podían ser quizás diez...

La señora PRESIDENTA: Exactamente.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): ...no llegamos y nos quedamos en medio. Quizás podían ser diez por grupo y con eso llegábamos a un...

La señora PRESIDENTA: Se lo agradezco, señor... Además el tiempo del que ha hecho uso el señor Curbelo... no ha agotado todo el tiempo.

¿Tú aceptas los siete minutos? (Ante un comentario fuera de micrófono que efectúa el señor Rodríguez Rodríguez). Bueno, diez minutos máximo pero Román va a cumplir siete.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías, muy buenos días. Un saludo especial al presidente del cabildo y a los representantes de los grupos de esa querida institución.

Hoy estamos aquí reconociendo la capacidad legislativa de los cabildos insulares, expresión de que la construcción del proyecto común de Canarias tiene actores diferentes y de manera destacada los cabildos insulares, que tienen la doble condición de corporaciones locales e instituciones de la comunidad autónoma. También tienen capacidad de iniciativa legislativa los ciudadanos, eso sí, de manera muy limitada, y seguramente precisáramos de alguna reflexión para mejorar la capacidad de iniciativas legislativas de la ciudadanía de manera directa. Y luego tenemos capacidad de iniciativa legislativa los grupos parlamentarios y por supuesto el Gobierno. De manera que hoy lo que hacemos es constatar una de las vías que tiene este Parlamento para debatir las normas, las leyes, que rijan nuestra convivencia.

Yo me alegro y no tengo duda de que hay que apoyar estas iniciativas. Primero porque están sustentadas en un debate en la institución insular, en este caso el Cabildo de La Palma, y además por una amplia mayoría en relación con el contenido. Aunque hoy aquí no fijamos o no necesariamente fijamos posición sobre el contenido sino hoy lo que hacemos es admitir a trámite una iniciativa legislativa de un cabildo insular, y a mí me parece que es un tema que debemos considerar y valorar. Cierto es que los antecedentes de este Parlamento dicen que, dependiendo de quién lo proponga, ¿no?, porque cuando ha habido iniciativas legislativas de cabildos insulares tan importantes como el de La Palma, léase Gran Canaria, sobre asuntos de su interés, apoyados por la mayoría de los representantes de ese cabildo, ha habido antecedentes -que espero que se destierren- de no toma en consideración de esas iniciativas. Yo creo que si tiene un sustento en la institución insular el debate, si el contenido está, digamos, en el marco de las reglas y de las normas, parecería razonable que estas iniciativas fueran, como mínimo, tomadas en consideración por respeto a la institución insular y a su capacidad de iniciativa legislativa. Pero, como nosotros no miramos para atrás para fijar nuestras posiciones, nos parece necesaria la toma en consideración.

Y además creo, y alguna opinión sobre el contenido -aunque habrá tiempo para su discusión-, pues, tiene el que les habla, porque algo tuvo que ver con la Ley 6/2001, de Medidas urgentes en materia territorial y turística, que inició una etapa de reconocimiento de la singularidad territorial justamente de La Gomera, de La Palma y de El Hierro y que luego el Parlamento, en esa época, también desarrolló una norma específica para estos tres territorios, reconociendo que su singularidad territorial, sus asuntos demográficos, económicos y medioambientales precisaban de una interpretación de un modelo turístico diferenciado, porque las condiciones naturales, demográficas, económicas hacían necesario no reproducir modelos turísticos de islas que tenían otros condicionantes, tanto territoriales como ambientales y también demográficos. De manera que lo que hoy pretende el Cabildo de La Palma, ejerciendo el derecho a la iniciativa legislativa, es producir cambios en una norma que se pensó, que se diseñó, que se consensuó justamente para interpretar los problemas diferenciales de estos tres territorios.

De manera que Nueva Canarias, en coherencia con su historia, con su compromiso y con el respeto a las instituciones insulares, vota a favor de la toma en consideración de esta iniciativa legislativa del Cabildo Insular de La Palma, porque tienen derecho a estar aquí debatiendo lo que consideren mejor para su tierra. Eso sí, la última palabra de las leyes, por ahora, la toma este Parlamento. Digo por ahora porque hay alguna deriva de renuncia a las competencias propias a favor de otras instituciones, que discutiremos con profusión los próximos meses en relación con la llamada ley del suelo, donde, desde mi punto de vista, se hace una clara dejación de las competencias autonómicas, competencias exclusivas, competencias estatutarias, a favor de otros ámbitos institucionales, igual de respetables, igual de respetables, que las instituciones autonómicas y, de manera especial, este Parlamento.

Pero, dicho eso, que esta tarde iniciaremos por nuestra parte la discusión, sí que nos parece oportuno, necesario y de justicia que cuando un cabildo presenta una iniciativa legislativa y reúne los requisitos formales y además viene con un consenso amplio, se tome en consideración.

Sobre los contenidos. El punto 3 o el artículo 3 lo trajo el que les habla en nombre de Nueva Canarias en dos ocasiones a esta Cámara en la pasada legislatura. Yo sé que la memoria es frágil, pero justamente, reconociendo los problemas operativos en relación con las instalaciones turísticas en suelo rústico, el que les habla, en nombre de Nueva Canarias, entonces en el Grupo Mixto -al que no volveremos, don Antonio-, presentábamos dos iniciativas. Una a la Ley de medidas administrativas, sociales y creo que fiscales también, justamente diciendo: en La Palma tenemos un problema de aplicabilidad de las ratios de densidad; y, por lo tanto, hacíamos una consideración de mejora. Con un notable fracaso porque no fue tomada en consideración. Pero hubo una segunda oportunidad, la Ley 14/2014 -sí, sí-, que se aprobó incluso en comisión -tengo perfecta memoria por ahora-, y en comisión se aceptó el rebaje de las ratios de densidad, además recuerdo perfectamente que eran 200 m por cama y ahora son 250 en la propuesta del cabildo. Y cuando se había aprobado en comisión se retiró, alguien llamó de La Palma, no sé si fue don Antonio o quién fue, y se retiró, y se retiró. Lo digo porque el punto 3 de esta iniciativa legislativa no solamente nos suena a Nueva Canarias sino que nosotros, insisto, en estas dos normas hicimos dos intentos, frustrados, para intentar buscar una respuesta a los problemas singulares en ese ámbito.

Cierto es que el artículo 1 y 2 está más vinculado a alguna sentencia en los tribunales, que ha eliminado el plan turístico insular y ha dejado, pues, este tema en una situación comprometida.

Por lo tanto, discutiremos aquí en esta Cámara esta iniciativa legislativa, porque tienen ustedes derecho. Pero sí hago una observación, porque todo está relacionado, y es con la ley del suelo y el 124. Mal asunto, y no me refiero a La Palma sino a todas las islas del archipiélago, al gobierno del territorio, del medio ambiente, del suelo, de nuestro futuro, buscar atajos, sustituir el planeamiento por proyecto a proyecto, el urbanismo de plan frente al urbanismo de proyecto. Que sabiamente el Consejo Consultivo advirtió a esta Cámara en reiterados informes de la ristra de leyes que en este sentido aprobó la mayoría política -por cierto, la misma- en la pasada legislatura, por cierto, con nuestra oposición, con enmiendas a la totalidad a todas las leyes, por cierto. Ahora se hacen ustedes una enmienda a la totalidad con la ley del suelo, a la ristra de leyes a las que algunos nos opusimos, justamente porque el enunciado no quiere decir la capacidad de respuesta.

No nos gusta nada y no va a ser fácil convencer a Nueva Canarias de que el planeamiento sea sustituido por la arbitrariedad, por la singularidad, un día sí y otro también. No nos gusta nada el artículo 124 y siguientes del borrador de la ley del suelo. Ya lo advertí aquí la pasada semana cuando tuvimos la oportunidad de hablar del tema. Pero, sin perjuicio de que ese es un tema que va a tener su recorrido y su camino, lo digo porque quise entender que el señor presidente ya -del Cabildo de La Palma-, ya se agarró al 124, y el 124 y siguientes yo creo que merecen mucha discusión y perspectiva, ¿eh? Cuando uno toma decisiones de orden estratégico solo basado en la coyuntura, yo creo que se suele equivocar. No quiero prejuzgar ni el contenido de esta norma ni el de la otra, porque en ambas Nueva Canarias hará el máximo esfuerzo de consenso, de entendimiento. Los que tenemos ya algún tiempo en esta actividad, cuando hemos promovido leyes de este tenor, siempre conseguimos la unanimidad, el consenso con la sociedad y también de este Parlamento y fueron otros los que rompieron esa tradición, esa cultura de la unanimidad, del consenso, en leyes que trascienden a cada uno de nosotros y a cada una de las instituciones a las que podamos representar.

Esa voluntad la expresamos en relación con esta norma, la expresaré esta tarde con más contundencia si cabe en relación con la ley del suelo, pero vamos a discutirlas en profundidad, porque lo primero es el futuro, el interés general y unas reglas del juego que no pueden ser para la coyuntura sino tienen que ser estratégicas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Señor Román, muchas gracias.

Continuamos con el Grupo Parlamentario Podemos. La señora Delgado.

La señora DELGADO LUZARDO: Gracias, presidenta. Buenos días a todas y a todos los que nos escuchan.

Hoy se nos presenta para la toma en consideración una modificación de la Ley 6/2002, del turismo en La Palma, El Hierro y La Gomera, que no tiene nada de inocente. Dichas islas habrían podido desarrollar un modelo turístico alternativo al modelo imperante en las islas centrales y orientales. Y decimos "habrían podido" porque esta modificación que presentan hoy en el fondo viene a cambiar todo eso, pensando básicamente en facilitar infraestructuras tales como campos de golf y edificaciones de mediana dimensión, completamente alejadas de lo que debería ser un desarrollo equilibrado que compaginara actividades agrícolas y ganaderas con un turismo sostenible.

Pero no es casual que esto surja ahora: está directamente relacionado con las sentencias judiciales que le han dado un vapuleo al Cabildo de La Palma, porque el Tribunal Supremo anuló, en mayo del 2015, el Plan Territorial Especial del Turismo de La Palma, por muchas irregularidades en su tramitación y aprobación. Por ejemplo, la inclusión de varios campos de golf sin haberse realizado previamente una evaluación de su impacto ambiental, porque además muchos de sus aspectos no fueron sometidos al trámite de exposición pública, vulnerando el derecho a la participación de la sociedad en asuntos públicos, y también por una relación extensa de infracciones sobre varios artículos del texto refundido del territorio y los espacios naturales, directrices de ordenación y la ley turística de las islas menores. Esos equipamientos establecían, en ese plan territorial, un número de plazas alojativas muy superior a las legalmente previstas y además se situaban en categorías de suelo rústico que no les correspondían.

La sentencia del Tribunal Supremo supuso un hito en la tarea de que La Palma tenga un desarrollo turístico diferente, basado en los valores ambientales de la isla y no en su transformación artificial, que no repita modelos fracasados como las macrourbanizaciones asociadas a los campos de golf. ¿Es que todos los turistas vienen a jugar al golf en Canarias? O los grandes hoteles aislados, que ocupan mucho territorio y, sin embargo, tienen escasos beneficios sociales y económicos para la población local, y para eso le recuerdo el hotel que tienen en Fuencaliente, que ha sido un disparate y una destrucción del territorio sin necesidad.

Esta sentencia debería haberse entendido como el punto de partida para llevar a cabo una verdadera planificación, más acorde con la realidad insular, más respetuosa con su isla y su gente, que fuera más justa y participativa; sin embargo, se ha utilizado de forma contraria en una huida hacia adelante, presentando hoy esta modificación de la ley.

Ese plan territorial sentenciado por el Tribunal Supremo se dedicó a plasmar fantasiosas operaciones especulativas de carácter inmobiliario que poco tenían que ver con un turismo que mejorara el nivel y la calidad de vida de los palmeros: propuestas de campos de golf, puertos deportivos y macrohoteles sobre suelos rústicos de alto valor agrícola, cultural y ambiental. Además llevándolo a cabo bajo formas poco democráticas y nada transparentes, despreciando la participación de la ciudadanía, y buena muestra de ello es el hecho de que no se tuvieron en cuenta las más de 1200 alegaciones de palmeros y palmeras que en su momento advertían de estas barbaridades.

Gracias a una campaña de colaboración ciudadana se pudieron sufragar los costes de esta demanda, puesto que quienes denunciaron solo defendían el interés general, y ya es hora de que se reconozca a los héroes y heroínas silenciosos que defienden nuestro patrimonio natural común y no intereses particulares. Esta campaña de colaboración también demostró que hay cada vez mayor preocupación e implicación de la sociedad palmera sobre su territorio. Y ahora, aquí, de forma fraudulenta, vuelven a despreciar la democracia participativa y, a través de este Parlamento, que tiene a su mayoría cautiva bajo los intereses privados, pretenden cambiar las leyes para hacer posible ese plan, con todas sus operaciones de desarrollo turístico devorador de territorio, injusto económica y socialmente y absolutamente incompatible con el modelo de Isla Bonita de La Palma. Y para conseguir implantar estos proyectos con nombre y apellidos no les importa perjudicar el sector agrícola de La Palma, no les importa perjudicar el modelo turístico rural y no les importa perjudicar la marca de reserva de la biosfera. Se busca imitar el modelo de Las Américas y el de las camareras de piso explotadas laboralmente para beneficiar a unos cuantos empresarios pudientes, a cambio de perjudicar a la mayor parte de la sociedad palmera, que ve cómo extraen rentas de nuestros recursos naturales y culturales y ven cómo nos van descapitalizando de todo nuestro patrimonio natural y cultural. En cambio, el cabildo no ha venido aquí y no ha mostrado el mismo interés para solucionar el problema de las casitas, que sí que es un modelo que habría que promover y regular fuertemente, porque sus beneficios sí que se distribuyen por toda la sociedad palmera y se puede conseguir un modelo de turismo sostenible sin que haya esa destrucción del territorio y fortaleciendo el sector rural.

Por supuesto que nuestro grupo parlamentario no va a votar a favor de la toma en consideración de esta modificación de la ley, porque lo que queremos va justo en el sentido contrario a lo que proponen. Queremos beneficiar de verdad a la sociedad palmera y no a un puñado de empresarios.

Ya que me sobran, porque nos los han regalado, tres minutos, tampoco pasa nada, señor presidente del cabildo, si aquí -que de todas maneras va a salir-, si no se aprueba esa modificación de esa ley de las islas menores, porque en lo que habría que darse prisa es en aprobar la nueva ley del suelo que tenemos, ya que por ejemplo, voy a decir porque antes no me dio tiempo, el artículo 155, cuando se apruebe esa ley -si es que se aprueba y esperamos que no-, pone Ordenanzas Insulares y Municipales Provisionales, que les va a permitir aprobar proyectos a instancia de particulares y en contra del planeamiento vigente. Por eso ahora entendemos esa sonrisa de satisfacción con la que salieron los empresarios de la construcción y del turismo en la reunión con el señor Clavijo. Es que eso es lo que entienden por sostenible, pero ¿sostenible para quién? Y resulta que es que los populistas somos nosotros, los de Podemos, cuando ustedes están engañando a la ciudadanía diciendo que van a arreglar un murito por aquí, que van a arreglar y que van a permitir el suelo agrario, cuando el suelo agrario va a ser el más perjudicado por todas esas actividades, proyectos devoradores, y eso es lo que no le dicen a la gente.

Por tanto, señores, aquí lo que se está cociendo claramente es un ataque contra el territorio y que está, desde luego, auspiciado tanto por el Gobierno de Canarias, los cabildos y este Parlamento.

Gracias, señora presidenta.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Delgado.

En nombre del Grupo Parlamentario Popular, el señor Antona.

El señor ANTONA GÓMEZ: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes ya, señorías. Dar la bienvenida al señor presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana; a su vicepresidente, José Luis Perestelo; también al consejero de Plantificación Territorial, don Gonzalo Pascual; a la portavoz de mi grupo en el cabildo, María de Haro; también al director general, que se incorpora, de Agricultura, César Martín; y quiero hacer una referencia especial también a tres arquitectos que tienen mucho que ver con la planificación de la isla de La Palma y que nos acompañan aquí, como es Joaquín Mañoso, Ángel Caro y Justo Fernández.

El Grupo Parlamentario Popular, señorías, da la bienvenida y aplaude la iniciativa que el Cabildo de La Palma traslada hoy al ámbito parlamentario. Esta toma en consideración del debate de esta proposición de ley aprobada por casi unanimidad de todas las fuerzas políticas en el Cabildo de La Palma, que lo que pretenden, como ya lo dijo el presidente del Cabildo de La Palma, es modificar, en algunos aspectos añadir, al artículo 4 y al artículo 8 de la Ley 6/2002.

Señorías, es bueno dejar claro que, aunque sea una iniciativa de la isla de La Palma -y lo ha recalcado muy bien el presidente del Cabildo de La Gomera-, afecta directamente a la isla de La Gomera y también a la isla de El Hierro, porque ambas -La Palma, La Gomera y El Hierro- tenemos los mismos problemas o las modificaciones en materia territorial nos afectan de manera similar. Creo que es bueno que esa asimilación de la problemática de ordenación, y más concretamente de la ordenación del territorio turístico, creo que es fundamental que salgamos de la mano.

La propia exposición de motivos de esta iniciativa dice textualmente -y creo que es bueno recalcarlo aquí-: "Sabido es también que el desarrollo turístico no ha sido homogéneo en todas las islas. La Palma, La Gomera y El Hierro se caracterizan por la menor dimensión de su oferta turística y por una situación económica y demográfica diferenciada respecto a las restantes islas que en la actual coyuntura...". Por tanto, cuando yo escuchaba aquí a la portavoz del Grupo Parlamentario Podemos, o no conoce la realidad económica y social de la isla de La Palma o vive en otra realidad. ¿Cómo le va a decir a una isla que soporta más de 11 000 parados y paradas, que tenemos un problema claramente donde nuestro principal motor económico es la agricultura, que no tenemos el derecho también, y por tanto no nos podemos resignar, a diversificar nuestra economía y que ese pilar de la economía, junto a nuestra agricultura, sea también el motor económico, el turismo? ¿Por qué no? ¿Por qué alguien nos va a privar y nos va a poner límites, muros y piedras en el camino a ese desarrollo, unánime, de todas las fuerzas políticas, también de la sociedad económica, en la isla de La Palma? No conocer la realidad en La Palma la lleva a usted a venir a esta tribuna a decir lo que usted ha dicho.

Por tanto, señorías, nuestro grupo va a defender con uñas y con dientes no solo esta toma en consideración sino el desarrollo del debate que se vaya a producir en el ámbito parlamentario.

Porque les voy a poner un ejemplo, que les sirva también a los señores de Podemos: en el año 2003 aprobamos un plan insular de ordenación y en el año 2007 aprobamos un plan de ordenación de uso turístico. ¿Saben ustedes lo que preveían para el año 2020, de las máximas plazas alojativas turísticas, tanto un plan como el otro?: que en el 2020 pudiéramos tener 25 500 plazas. ¿Sabe cuál es la realidad hoy en la isla de La Palma?: que no llegamos ni a 13 000 plazas, reguladas e irregulares. Y, por tanto, es verdad -y estoy de acuerdo con usted- que tenemos que dar también respuesta a esas casitas alegales y que creo que es una obligación también, pero no nos puede usted poner piedras en el camino o palos en la rueda.

Desde el año 2003 hasta el día de hoy se han creado 186 plazas alojativas, solamente 186 plazas alojativas, pero si nos vamos al año 2007 hasta esta fecha, tan solo 10. ¿Cómo va a soportar una economía que pretende diversificarse como la de la isla de La Palma que del año 2007 a aquí, con un plan de uso turístico, tan solo se hayan creado en la isla de La Palma 10? ¿Podemos seguir soportando ese nivel? Nosotros creemos que no.

Por eso este debate, que no es un debate nuevo, de planificación territorial y todo lo que tiene que ver con la planificación de uso turístico, es la historia de un eterno fracaso. De un eterno fracaso... mejor dicho, de una historia de un eterno debate caracterizado por el enredo, el intervencionismo, la complejidad y la burocracia. Por todo ello, mi grupo parlamentario se muestra esperanzado, ilusionado, con ese anteproyecto que entrará en el Parlamento de Canarias de la ley del suelo, porque esperemos que con ese anteproyecto de la ley del suelo pongamos fin a la historia del fracaso y a la historia del eterno enredo de la selva normativa que acogota, asfixia, la actividad económica en nuestras islas.

Como bien decía el presidente del Cabildo de La Gomera y seguro que la presidenta del Cabildo de El Hierro, La Palma, La Gomera y El Hierro no pueden esperar más. Sus economías no lo pueden permitir. Es fundamental fortalecer las estructuras económicas y también diversificar nuestra economía. Sin duda esta proposición de ley contribuye a ello. Porque ¿qué se pretende?: modificar el artículo 4, incorporando tres nuevos apartados, y también el artículo 8.

Miren, qué dicen en síntesis las propuestas que van a traer, para entendernos bien y huir un poco del debate técnico, que, en fin, que está muy bien pero creo que es bueno que digamos qué se pretende. Pues, miren, en el artículo 4 lo que se pretende es que los cabildos puedan intervenir directamente desde su planificación en los suelos destinados turísticos y, por tanto, que no tengamos que esperar a la adaptación de los planes locales, de los planes generales, a la adaptación del planeamiento insular. Creo que está muy bien que el cabildo pueda definir con carácter excepcional también la planificación de uso turístico y así evitar esa parte de que muchos planes locales o muchos planes generales no están adaptando a la legislación insular.

¿Qué pretendemos en otra incorporación, cuando se incorpora el apartado e) del artículo 4? Pues simplemente adaptar estas leyes a una ley que está ya ahí, que es la Ley 14/2014. Por tanto, no estamos haciendo nada nuevo sino adaptar esta ley a la Ley 14/2014.

¿Qué pretendemos, por ejemplo, con la incorporación de la letra f) en el artículo 4? Pues se pretende lo que siempre hemos defendido: reducir plazos y agilizar trámites, que también viene recogido y va a estar recogido en este anteproyecto de la ley del suelo.

Y con la incorporación de la letra g) del artículo 4, pues, lo que se pretende es un tema que a mí me parece de sentido común, sensato, y es que en los espacios turísticos se exceptúe lo que se recoge en los planes generales del aprovechamiento urbanístico máximo. Es decir, parece razonable que en los espacios, en los suelos turísticos no se busque el aprovechamiento máximo urbanístico y sí se busque la calidad máxima de sus explotaciones. Yo creo que es un tema absolutamente razonable.

¿Y el artículo 8, qué pretende el artículo 8? Pues lo ha dicho muy bien el señor Curbelo, y yo estoy de acuerdo también: que podamos examinar aquellas plazas alojativas menores de 40, 10, 14, 20 o 40. Es verdad que aquí, en la isla de La Palma, pues, estamos hablando de plazas alojativas o de una presión alojativa mayor de 100 plazas. Pero les voy a poner un ejemplo. Miren, hoy, con la nueva ley, para construir 150 plazas en la isla de La Palma hacen falta 112 500 m2. La isla de La Palma no es ni Tenerife ni Gran Canaria, tenemos 706 km2, y para hacer 150 tenemos que consumir 112 500 m2. ¿Qué se propone ahora con el artículo 8? Que esa misma medida, para construir 150 plazas podamos tener la habilitación de 37 500 m2. Me parece razonable, porque lo que no podemos seguir haciendo, señorías, es poner freno al desarrollo turístico de la isla de La Palma.

Por tanto, debemos hoy poner primera, iniciar la marcha y hacer con el desarrollo turístico y de ordenación territorial de la isla de La Palma, pues, ir a la velocidad que nos permita el procedimiento, pero no podemos seguir con el freno de mano en una situación en que es urgente la diversificación de las estructuras económicas.

Por todo ello, mi grupo parlamentario, el Partido Popular, va a votar a favor de esta toma en consideración del cabildo de la isla de La Palma y que a nadie le quepa la menor duda de que vamos a trabajar intensamente no solo en esta toma en consideración sino en todo lo que sea bueno para la isla de La Palma. Yo sé que algunos no lo quieren, pero voy a decir claramente, y mi grupo va a seguir defendiendo: esta iniciativa es buena para La Palma, es buena para la economía de La Palma y es buena para los ciudadanos y ciudadanas de la isla de La Palma.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Antona.

En nombre del Grupo Parlamentario Socialista, el señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, señora presidenta. Saludar, señorías, saludar también en primer lugar al señor presidente del Cabildo de La Palma, a los representantes del cabildo insular que hoy nos acompañan aquí, de los grupos políticos, y a los representantes también de organizaciones profesionales que asisten también a este debate.

La necesidad, señorías, de incorporar el turismo como un factor relevante a considerar en la estrategia política de las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma para la superación de las negativas dinámicas socioeconómicas que padecen ya fue reconocida en el año en que se aprobó la Ley 6/2002, de ordenación territorial para la actividad turística en estas tres islas.

Transcurrida más de una década y casi un quinquenio de reflexión, de discusión, de maduración y aún tratando de superar la profunda crisis económica de los últimos años, no le quepa duda a ninguna de sus señorías que la incorporación del turismo a la economía insular se ha convertido hoy en un elemento de carácter estratégico imprescindible y que se ha de entender además en términos de complementariedad, de diversificación y desarrollo, haciendo posible un crecimiento sostenible que suponga un freno, señorías, a la inflexión y a las inercias regresivas actuales.

En el caso concreto de La Palma, en el año 2007 y 2010 se aprobó el Plan Territorial Especial de Ordenación de la Actividad Turística, basado en la ley que ya hemos señalado, en la Ley 6/2002, cuyas actuaciones se mantuvieron íntegramente en el Plan Insular de Ordenación aprobado en el 2011. Parece, señoría, su señoría, la portavoz del Grupo Podemos, parece que usted hace recaer la responsabilidad de la aprobación solo en el cabildo. Sabe usted, igual que yo, que fueron aprobados ambos instrumentos de ordenación por el Gobierno de Canarias.

Las recientes sentencias del Tribunal Supremo, a las que ya se ha hecho aquí referencia, impiden la ejecución, señorías, de la mayor parte de las actuaciones turísticas que estaban contempladas, previstas y planificadas.

Y les quiero recordar algo más, señorías: en el año 2003, tal y como recogía el preámbulo de la Ley de Directrices de Ordenación General y del Turismo de Canarias, se esbozaba un retrato sintético de la grave situación económica y social que padecen las islas verdes, las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma. Parece que aquí hoy alguien quiere mandarnos de nuevo a Venezuela, a emigrar, a salir fuera, para buscar un desarrollo económico armónico. A Venezuela no queremos ir, queremos quedarnos en Canarias para trabajar desde Canarias por el desarrollo social y económico de nuestras islas. ¡A Venezuela no, señorías! A Venezuela tuvieron que salir los gomeros, los herreños y los palmeros y muchos canarios más en busca de un futuro para sus hijos. Hoy por lo que queremos apostar es por un modelo económico diversificado que hemos definido en nuestra isla. Hay un consenso general en La Palma para el modelo socioeconómico que queremos. Por eso, por eso, señorías, apostamos y apoyamos esta iniciativa legislativa porque va en ese camino.

Miren, señorías, en el caso concreto de La Palma estos recientes incidentes judiciales rompen drásticamente, como he dicho, las expectativas de desarrollo que teníamos y agravan la situación socioeconómica de nuestra isla. Y les voy a dar algunos datos. Ya el señor presidente del cabildo ha hecho referencia aquí pero hay unos datos que hay que recalcar: una tasa de desempleo que en el año 2003 era del 18,8 % y que hoy se acerca al 30 %; un descenso de población con respecto al año 2003 del 2,5 %; un índice de envejecimiento, señorías, del 20,8 %, 5 puntos por encima de la media de Canarias; una isla con una dependencia casi exclusiva del monocultivo del plátano, con una débil aportación del sector servicios, con una práctica inexistencia de tejido empresarial. Es la isla, señorías, señoras y señores diputados, es la isla con la renta per cápita más baja del archipiélago canario; una isla que además expulsa a su población joven, el 90 % de nuestros jóvenes cualificados no encuentra acomodo, no tiene cabida en el mercado laboral de La Palma. Por eso queremos trabajar en un conjunto de iniciativas para conseguir el desarrollo económico, el crecimiento y que nuestros jóvenes puedan desarrollarse en su isla, como lo hacen los jóvenes de otras islas del archipiélago.

Ante esta situación, señorías, el Cabildo de La Palma, pues, ha presentado una proposición de ley, que ya ha defendido aquí el señor presidente, y que pretende adecuar, sin duda, el marco normativo específico para las islas verdes. Además es una iniciativa que, por lo que ha dicho el presidente del Cabildo de La Gomera -y ha nombrado también a la presidenta del Cabildo de El Hierro-, apoyan también estos cabildos, los cabildos de las otras dos islas verdes del archipiélago canario. ¿Y qué pretende? Pretende, pues, una reforma legislativa de la Ley 6/2002, eso es lo que pretende, y que se concreta -el señor presidente lo ha explicado, los demás portavoces han incidido también-, se concreta en habilitar el planeamiento insular de estas islas para la directa ordenación pormenorizada y posterior ejecución de los equipamientos turísticos estructurantes, para matizar y complementar el concepto y definición de equipamiento turístico estructurante en el sentido de que, en las islas señaladas, estos equipamientos comprendan tanto el equipamiento en sí como la carga alojativa turística vinculada que garantice su viabilidad y su sostenibilidad. Algo que explicó muy bien el presidente del cabildo en relación con el mecanismo instaurado en la Ley 6/2002, en su artículo 8.4, que era para garantizar el carácter aislado de los establecimientos turísticos. Se ha demostrado la ineficacia, la problemática que ha creado este artículo. Por lo tanto, parece razonable, señorías, que se adopte el criterio de estándar de densidad turística tal y como se recoge en el artículo 3º de la proposición de ley del cabildo que hoy ha presentado aquí el señor presidente y que nuestro grupo político va a tomar en consideración.

Porque además también es una proposición de ley que va en coherencia, tanto en la forma como en el fondo, con el anteproyecto de ley que ya presentó la consejera de Política Territorial y que ahora tendremos la oportunidad de debatir y de aprobar, cuando llegue el momento, en este Parlamento, previo el consenso al que todos estamos llamados para tener una muy buena, una ley del suelo que sirva para, pues, avanzar y conseguir un desarrollo armónico y sostenible de Canarias. Los socialistas defendemos un modelo económico sostenible y allí donde estamos, donde estamos gobernando, lo hemos demostrado. Por eso no estoy dispuesto, en nombre de mi grupo, a recibir ninguna lección de nadie en cuanto a la defensa del medio ambiente, en cuanto a la defensa de nuestras singularidades, de nuestra cultura, de nuestro desarrollo. Pero una isla sostenible, señorías, es una isla que permite que su gente pueda seguir viviendo allí; una isla que expulsa a su gente no es una isla sostenible, y esa es la isla sostenible que los socialistas defendemos para La Palma y para el conjunto del archipiélago.

Señora presidenta, señorías, por lo que hemos señalado, pues, vamos a votar a favor de esta toma en consideración. Le agradecemos al presidente del cabildo que haya presentado esta iniciativa. Es importante, señor presidente, como decía algún portavoz, que en este Parlamento debatamos también una iniciativa que viene del cabildo. La debatiremos y sin duda aprobaremos una ley que será beneficiosa para el desarrollo económico y social de las tres islas verdes de Canarias.

Gracias, presidenta.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Pérez.

Señorías, en nombre del Grupo Nacionalista Canario, para concluir, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ: Señora presidenta, señora presidenta del Parlamento, señorías, señor presidente del Cabildo de La Palma, don Anselmo Pestana, también conocedor de esta casa y ha estado aquí presente en otras legislaturas y viejo amigo, aunque muchos no lo crearán. Yo sí me lo creo, espero que usted también. También quiero saludar a mi compañero José Luis Perestelo, vicepresidente del cabildo, a doña María de Haro, a don Gonzalo Pascual y también a todas las personas y a los técnicos, los arquitectos que han sido nombrados aquí, que están presentes en este debate, que sin duda alguna expresan la preocupación, es una expresión de la preocupación que existe en La Palma, pero también en La Gomera y en El Hierro por este asunto.

Antes que nada, permítanme agradecer también a mis compañeros diputados de La Palma, a Juan Ramón Hernández Gómez, Guadalupe González Taño, que hayan querido que yo tenga esta intervención, y también a Belén Allende y a David Cabrera, compañeros de El Hierro, a los que les va mucho también en el trámite de esta ley y que han estado de acuerdo en que intervenga yo.

Uno, cuando tiene cierto recorrido, y alguno tiene uno, en la vida política de esta tierra y ha visto nacer las cosas desde abajo y las ha visto evolucionar y vemos cómo están ahora y lo que está pasando, discutiendo cuestiones y asuntos que están perfectamente diseñados, pues, yo pienso que en este asunto de la ley para el desarrollo turístico de El Hierro, La Gomera y La Palma he vivido un mal sueño o, si se quiere, una pesadilla, porque quince años después estamos hablando aquí de lo mismo, quince años después estamos hablando de lo mismo.

Y, oyendo algunas cosas, teniendo la consideración más sencilla, más simple, con la actitud de que nosotros aquí venimos, como ha dicho el señor presidente del cabildo, que me ha gustado lo que ha dicho, de que es consciente de que esta ley puede ser mejorada aquí... -eso tiene un valor que, alguien lo ha dicho también, pero que yo se lo reconozco-; pero que venimos aquí con esa actitud de consenso y se hable desde el desconocimiento, porque es lo menos que se puede decir, y de la ignorancia. Pero me referiré a todas estas cosas poco a poco.

También tiene el inconveniente hablar al final de que está todo dicho, y para qué quiero repetir cosas. Ahora, me desvío, si me lo permiten, me desvío del guión para precisar algunas cuestiones.

Miren ustedes, aquí, quizás por no haber sido expresado debidamente, puede quedar en el ambiente que estamos ante una ley mala que se hizo en su momento y que no funcionó, y culpar a la ley de eso. Nuestro grupo rechaza ese planteamiento. Lo rechazamos por principio. La ley es una gran ley. La ley es una gran ley. Despacio, que explicaremos por qué son los cambios. Y si no ha funcionado es, primero, por las competencias que tienen las distintas administraciones sobre el asunto: competencias de los ayuntamientos con sus planes generales, los trámites de los mismos, planes insulares, toda la tramitación... Y los ayuntamientos canarios, la mayoría, tienen graves dificultades para aprobar su planeamiento, porque no tienen medios y porque la entrada en vigor de las leyes hace que todos al mismo tiempo -los 87 y ahora 88- tengan que hacer estos trabajos. Con lo cual, con lo cual, pues, las imprecisiones, los errores, las dificultades para hacerlo son un condicionante.

Pero también hay otras cuestiones: el entramado legislativo. La ley de El Hierro, La Gomera o La Palma se hace claramente para facilitar el desarrollo turístico de estas islas. ¿Por qué?, porque es el modelo económico que tiene Canarias. Canarias, en los años 80, decidió apostar por un modelo económico del desarrollo turístico, y estas islas, que eran agrícolas, siguen siendo agrícolas básicamente, no han podido incorporarse y se busca un mecanismo urgente, rápido, de trámite.

Y aquí me van a hacer un paréntesis porque quiero hacer una loa a quien era presidente del Gobierno en aquel momento, Román Rodríguez, y quien les habla estaba en el Gobierno. Y sabemos el trabajo que costó en aquel momento explicarle a Canarias, a los compañeros de la Cámara, a los compañeros del Gobierno, lo que costó explicarles que estas islas tenían que tener un modelo distinto y, por primera vez, se logra que haya una ley que no era para todo el territorio sino para quien lo necesitaba. Y también me van a permitir que aquí nombre el trabajo de un gran amigo y un gran compañero, y que prácticamente fue el inspirador de la ley, que es Gregorio Guadalupe Rodríguez, y el trabajo que hicieron compañeros de esa época también, en la que ya estaba Juan Ramón Hernández Gómez.

Porque, señorías, esta ley la compartimos con todos pero en el año 1991 nuestro partido, en un congreso en La Palma, apostó por diversificar la economía de La Palma, que estaba basada en el monocultivo de la agricultura, y apostar por un turismo de desarrollo sostenible y sustentable, que son dos términos distintos. Y después aquello, pues, poco a poco se fue entendiendo, pero créanme que sufrimos muchas críticas por haber dado aquel paso en aquel momento.

Y con el tiempo evidentemente que algún error se ha cometido, es evidente, pero les aseguro que la ley que viene aquí no viene con propósito de hacer las cosas mal, en lo que conozco; viene para mejorarlas y para facilitar la tramitación. En La Palma, señorías, todos los ciudadanos están convencidos, absolutamente todos, de que cuidar nuestro paisaje, cuidar nuestros recursos naturales, nuestro patrimonio histórico, nuestro patrimonio cultural... Son los grandes valores que tenemos, esenciales, y que eso no debe impedir que haya un desarrollo de calidad, adaptado al modelo y a las características de las islas. Que estoy de acuerdo con don Casimiro Curbelo en lo que decía aquí, en cuanto a la dimensión de las medidas que necesitan de suelo para las actuaciones no son iguales, evidentemente, en las tres islas, porque, entre otras cosas, la estructura de la propiedad también es distinta. Pero esas cuestiones hay que salvarlas. Pero sobre todo hay que salvar las políticas y aquí quiero hacer una referencia clara a la necesidad del consenso, del entendimiento, y que estemos todos, que no se trata de que estén unos y que estén otros, y pasar por encima de ideologías y pensar en algo.

Doña Asunción Delgado, que sabe el aprecio que le tengo, lo que la conozco y considero que es usted una persona superpreparada, pero cuando yo le oigo decir aquí de las heroínas, de las mil firmas... Por cierto, y no se lo tome con segundas, pero fotocopiadas, las mil y pico firmas, para presentar en contra. Yo lo respeto, pero para mí las heroínas en la isla de La Palma son los chicos que terminan, los jóvenes que terminan la carrera en la universidad y se tienen que ir, y la gente que tiene que ir al banco de alimentos a pedir comida y los que quieren buscar empleo y no lo tienen. ¡Esos para mí son los verdaderos héroes y heroínas en la isla de La Palma! ¡Esos! Y en esos es en los que hay que pensar. Nosotros no queremos destruir la isla, queremos que esas islas -El Hierro, La Gomera y La Palma- tengan posibilidades. Y la ley lo que pretende es agilizar los trámites.

Y ahora le voy a decir la posición de nuestro grupo con respecto a la ley -porque realmente ya me queda poco tiempo, aunque le pedí a la señora presidenta si me podía dar un minuto más-. Nosotros, en la ley, no estamos de acuerdo en todo, aquí, como grupo parlamentario. Somos leales. Esto está aquí porque nuestro grupo, nuestro partido, lo negoció con el Partido Socialista y está incluido en el pacto de gobierno. Y nosotros en la campaña electoral -lo sabe don Anselmo y lo saben los que están aquí- cogimos este asunto por bandera en la isla de La Palma, pensando también en La Gomera y El Hierro -nosotros no estamos engañando a nadie-, y ganamos las elecciones al Parlamento de Canarias en La Palma, porque queríamos, queríamos, traer este asunto aquí.

Y, miren, tenemos dudas en cuanto a la superficie pero las hablamos. No vamos a ser un obstáculo. Nuestro comportamiento en el cabildo, no se confundan, nuestro comportamiento en el cabildo es de lealtad a un pacto para que las cosas estén aquí, pero aquí -como usted muy bien ha dicho, don Anselmo- hay que verlas y revisarlas.

También creemos que la ley es una oportunidad clara para ir más allá y cubrir el vacío temporal que va a haber con la entrada de la ley del territorio y hasta que estén en vigor otra vez los planes suspendidos por el Tribunal Supremo. Ahí hay algo, y deberíamos aprovechar. Y el plan estratégico que...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Castro. Un minuto más.

El señor CASTRO CORDOBEZ: Termino, señora presidenta, señora presidenta, si me da un minuto.

El plan estratégico que ustedes publicaban ayer está muy bien, pero nosotros creemos que hay que viabilizarlo de otra manera, porque para nosotros esta ley, don Anselmo, señores del cabildo, es que las cosas se puedan hacer y no esperar otros quince años, para que en adelante este que les habla y todos ustedes puedan tener un sueño, pero un sueño dulce pensando en el bienestar de todos los habitantes de El Hierro, de La Gomera y de La Palma.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Castro. Muchas gracias.

Señorías, vamos a la toma en consideración. Comoquiera que hay un grupo que ha manifestado su no conformidad, vamos a votar, señorías. (La señora presidenta pulsa el timbre de llamada a la votación).

Señorías, preparados, comienza la votación (Pausa).

Señorías, 58 votos emitidos: 51 síes, 7 noes y ninguna abstención.

Por tanto, queda aprobada la toma en consideración.

Señorías, son las tres y cuarto, señorías, reanudamos el pleno a las diecisiete quince y ruego a los portavoces que se acerquen un momentito a la Presidencia, si son tan amables. (Los señores portavoces acuden a la llamada de la Presidencia).

(Se suspende la sesión a las quince horas y doce minutos).

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y dieciocho minutos).

La señora PRESIDENTA: Señorías, damos comienzo a la sesión plenaria. ¡Señorías!

Reanudamos la sesión plenaria, señorías.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPLC-0002 Sobre para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico