Diario de Sesiones 38/2016, de fecha 7/6/2016
Punto 20

9L/PO/P-0701 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON GABRIEL CORUJO BOLAÑOS, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE LOS RECORTES EN EL CONVENIO DE CARRETERAS POR EL GOBIERNO DE ESPAÑA, DIRIGIDA A LA SEÑORA CONSEJERA DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Pasamos, por lo tanto, a la siguiente pregunta. Del señor diputado Gabriel Corujo Bolaños, del Grupo Socialista Canario, sobre los recortes en el Convenio de Carreteras por el Gobierno de España, dirigida a la señora consejera de Obras Públicas y Transportes.

Señor Corujo.

El señor CORUJO BOLAÑOS (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señora consejera, ¿cuáles han sido el importe y las consecuencias de los recortes sufridos en el Convenio de Carreteras por parte del Gobierno de España?

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Corujo.

Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES (Chacón Martel) (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Bueno, la primera consecuencia es que no se han ejecutado las obras previstas en el anexo II. Y, como ya dije en su día, son tres obras en Tenerife, tres en La Palma, tres en la isla de La Gomera, tres en Gran Canaria, una en El Hierro, dos en Fuerteventura y una en Lanzarote. Esta es la principal consecuencia: hoy estarían todas finalizadas, si se hubiera cumplido por parte del Gobierno del Estado el compromiso presupuestario del convenio.

Si se hubiera dado cumplimiento a las cifras previstas, estaríamos debatiendo la finalización de todas estas obras y pensando en priorizar cuáles serían aquellas del anexo III. Sin embargo, no ha podido ser porque el Estado nos adeuda 628 millones de euros por el periodo comprendido entre el 2012 y el 2015. Esto ha supuesto que, con recursos propios, el Gobierno de Canarias ya ha tenido que aportar cerca de 400 millones de euros, algunos de ellos destinados para un concepto improductivo, como puede ser la revisión de precios.

Por tanto, la peor consecuencia ha sido no solo el coste económico, sino la ausencia de medidas que conlleven mejoras en la movilidad de los canarios.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Señor Corujo.

El señor CORUJO BOLAÑOS (Desde su escaño): Gracias, señora consejera.

Miren, traigo hoy esta pregunta porque es bueno hacer memoria, y además estamos en un tiempo absolutamente propicio para hacer memoria, y me gustaría resaltar que, desde el año 2009 al año 2011, el Gobierno del Estado -entonces estábamos los socialistas- cumplió escrupulosamente con el convenio de carreteras. Sin embargo, desde el año 2012 en adelante, es decir, durante la gestión de Mariano Rajoy, tenemos incumplimientos por un 73 % de lo comprometido en el convenio de carreteras. ¿Esto qué significa? 628 millones de euros, como ha dicho la consejera, desde el año 2012 a 2015, pero es que esto significa someter a Canarias a sobreesfuerzos, a adelantar dinero, aproximadamente unos 400 millones de euros, como se ha destacado hoy; además, genera el efecto perverso de diversas penalizaciones por los incumplimientos, porque es imposible mantener un calendario de ejecución cuando no existe un calendario de financiación que sea fiable.

Esta es la situación que define el estado de las obras, como hemos podido escuchar hoy, y es este incumplimiento lo que define el desarrollo de las infraestructuras de Canarias. Pero es que, además, en este momento propicio para hacer memoria, también me gustaría decir que esta situación es lo que define quiénes tienen y quiénes no tienen sensibilidad con Canarias.

Por tanto, no perdamos tampoco de vista que estamos en un nuevo momento de negociar el siguiente convenio de carreteras y estimo que lo apropiado sería no dar por perdido este incumplimiento, seguir reclamando ese compromiso que se adquirió con Canarias, que se reconozcan nuestras singularidades y no aceptar que se juegue con las necesidades de este territorio.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Corujo.