Diario de Sesiones 38/2016, de fecha 7/6/2016 - Punto 29

9L/C-0556 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE HACIENDA-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC), SOBRE LA REDUCCIÓN DEL GASTO EXIGIDO POR LA COMISIÓN EUROPEA.

La señora PRESIDENTA: Pasamos a la siguiente, a la 556, a la consejera de Hacienda, sobre reducción del gasto exigido por la Comisión Europea, a instancias del Grupo Parlamentario Nueva Canarias.

Para la defensa, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señorías, señora presidenta, muy buenas tardes.

Volvemos a esta tribuna para hablar de un tema recurrente y que, desgraciadamente, sigue siendo de actualidad, que son los recortes en el gasto público.

Esta mañana la señora vicepresidenta expresaba un deseo diciendo que se acababan los recortes. Y digo por qué es un deseo, porque nada tiene que ver con la realidad. La realidad, dura, es que los recortes continúan, y el mejor ejemplo es la notificación de la Comisión Europea al Gobierno de España para ajustar el gasto público el año 2016 y 2017 en torno a una cantidad de los 8000-10 000 millones de euros, y, además, amenazan, en virtud del incumplimiento de los objetivos de déficit pactados con Bruselas, con una multa de en torno a 2000 millones.

De manera que, al margen de cuál pueda ser la situación política a partir del 26 de junio, habrá ajuste fiscal el año 2016 y 2017. Y para confirmar que las cosas son así, hay una carta del señor presidente del Gobierno en funciones a la Comisión donde de forma expresa lo dice. Y dice que ahora no, pero después sí, después del 26 de junio, si el presidente en funciones logra seguir siendo presidente del Gobierno de España, ajustará el gasto público y, por lo tanto, continuarán los recortes.

Yo he escuchado un cierto cambio de tono en el Gobierno de Canarias. Desde el buen rollo con el Gobierno de España desde el inicio de esta legislatura, en los últimos veinte días, quince..., menos, una semana, el presidente del Gobierno hace frases impropias del buen rollito: no permitiremos ser menos que nadie.

A mí no me impresionó y supongo que tampoco al señor Montoro, pero ¿qué ha cambiado para que, hasta principios de mayo, buscáramos el encuentro y las respuestas del Gobierno de España en relación con un trato justo con nuestra comunidad? Efectivamente, solo ha cambiado una cosa y es que hay elecciones el 26 de junio y algunos piensan que con cambiar el tono veinte días antes modifican la realidad e incluso cambian las tendencias electorales, que son las que son. Son las que son.

De manera que hoy le quería yo preguntar a la señora consejera de la Hacienda canaria que me diga en qué sustenta el Gobierno de Canarias la tesis de que si hay ajuste fiscal el año 2016 y 2017 a nosotros no nos va a afectar. Porque los que conocemos razonablemente la política española y especialmente la política presupuestaria y los ajustes, sabemos, decimos, lamentamos que si hay ajuste fiscal en España afectará a todo el mundo. Y seguramente afectará más a los que menos tienen, afectará más a los que tienen más necesidades y entre ellos nos encontramos nosotros.

Por lo tanto, me gustaría saber en qué sustenta el Gobierno esta afirmación contundente y qué significa. No se lo he podido preguntar, no me dio tiempo, al señor presidente, que qué significan esas cuatro frases, solo cuatro frases, teóricamente de firmeza, frente a los poderes del Estado, cuando hasta hace quince días andaba el Gobierno -voy a utilizar un término que no será el más preciso- casi pidiendo de favor al señor Montoro una reunión para arreglar las siguientes cosas. Porque asuntos pendientes en la agenda canaria con Montoro están: que nos perdonen la deuda del Fondo de Liquidez Autonómica, 217 millones; flexibilizar la regla de gasto; mantener con cobertura jurídica la no retención del impuesto general del tráfico de empresas, que ya veremos la tela de esto en el futuro próximo; y, por supuesto, la inmediatez de la reforma del sistema de financiación. Y a eso se añade ahora la certeza, la afirmación del Gobierno de que a nosotros ese recorte no nos toca. ¿Cómo lo explica, señora consejera? Luego le haré algunas consideraciones de lo que creo que va a ocurrir en la... En esto de saber lo que va a pasar en el futuro nosotros acertamos, ¿saben por qué? Porque no decimos lo que conviene en cada momento sino lo que hay.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Por el Gobierno, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señora presidenta.

Señor Rodríguez, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, remitió, el 5 de mayo de 2016, una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Carta que se filtró el 23 de mayo y en la que emplazaba a esperar el resultado de las elecciones del 26 de junio para aplicar medidas correctivas contra España, prometiéndole nuevos ajustes a partir de esa fecha en el caso de que llegue a ser de nuevo presidente del Gobierno. La carta está fechada pocos días antes de que Bruselas anunciase que posponía hasta julio el procedimiento que podría desembocar en una multa por incumplir los objetivos fiscales interpuestos por la Unión Europea. También es anterior a la publicación de la entrevista con el Financial Times, en la que Mariano Rajoy auguró nuevas bajadas de impuestos si salía ganador en las elecciones del 26 de junio.

En la carta, Rajoy explica el incumplimiento del déficit con lo que él llama "contexto político complejo" y, además, echa la culpa de él a las autonomías. Afirma que el calendario electoral llevó a desvíos presupuestarios en las administraciones regionales muy notables, mientras que la Administración central sí cumple sus metas, compatibilizando además las rebajas de impuestos.

En la carta insiste en que el esfuerzo realizado durante la última legislatura, y señala su compromiso personal y el de su Gobierno por el cumplimiento de las reglas del pacto de estabilidad y crecimiento. Asegura que ya se están llevando a cabo medidas que contribuirán a un aumento del crecimiento esperado y a la creación del empleo y que, por lo tanto, permitirían situar el déficit por debajo del 3 % en 2017. Concluye esa carta con su promesa de nuevas medidas para la segunda mitad del año; medidas que cifra la Comisión Europea en 8000 millones de euros, adicionales a los posibles 2000 millones de la multa que supondría el incumplimiento del déficit.

La Comisión Europea ha concedido a España una prórroga de un año, es decir, hasta el 2017, para rebajar el déficit por debajo del 3 % del producto interior bruto; pero, a cambio, ha pedido una reducción del gasto del 0,45 % del PIB en 2016 y del 0,5 % en 2017, lo que lleva a un ajuste, como he dicho, de 8100 millones de euros en dos años. Además, hay que contar con esa posible multa por lo que suponen los incumplimientos de los últimos años, que puede suponer estos 2000 millones adicionales.

Junto con los recortes y el toque de atención sobre el control fiscal de las autonomías, las recomendaciones para España tienen el cariz habitual. Bruselas reclama medidas adicionales para el mercado laboral, además de exigir las reformas pendientes, como la ley de unidad de mercado y la reforma de servicios profesionales, entre otros.

Respecto al déficit, el objetivo ahora es llegar al 3,7 del producto interior bruto en 2016 y al 2,5 en 2017. Como el Gobierno central ya contemplaba en el programa de estabilidad los ajustes necesarios para reducir el déficit al 3,6 de este año, dice que en 2016 ya no serán necesarias nuevas medidas. Sin embargo, el Gobierno ya ha aprobado un recorte de 2000 millones en el gasto del Estado y prevé y está haciendo ajustes en las comunidades autónomas incumplidoras en otros 2000 millones.

Por lo tanto, si nos atenemos a lo que dicen las grandes medidas de ajustes para la Administración pública, quedan para el próximo año, que es cuando Bruselas exige mayor rigor, un 2,5 % frente al 2,9 que pedía, que requería el Gobierno central. En este sentido, el ministro De Guindos ha dicho que en el futuro el Ejecutivo tendrá que tomar medidas en 2017 para reducir un 0,5 % del PIB el desequilibrio presupuestario, es decir, unos 5000 millones.

Por otra parte, y pese a las amenazas de Bruselas, el Gobierno del Estado se muestra convencido de que no habrá multa por incumplir el déficit del 2015. El ministro de Economía, Luis de Guindos, confía en que las instituciones comunitarias valoren el crecimiento de España y el esfuerzo fiscal acometido para finalmente no sancionar al Ejecutivo. La multa, como he dicho, podría llegar a ser el 0,2 % del PIB, es decir, esos 2000 millones.

Para De Guindos el impulso favorable de la economía será uno de los factores que inclinen la balanza a favor de España en la decisión que tomará Bruselas en el próximo mes de julio, que no está tomada aún. Una vez conseguido ese aplazamiento para minimizar las interferencias de Bruselas durante la campaña electoral, el objetivo de La Moncloa, a pesar de lo que diga el ministro de Economía, es evitar la multa o al menos rebajar su importe para conseguir que la sanción no sea una mancha en la hoja de servicios del señor Rajoy. Para ello, el presidente no ha dudado en involucrarse personalmente, como he dicho, al más alto nivel con esta famosa carta que se filtró y ofrecer otros argumentos para sortear la multa, haciendo, pues, llamadas al más alto nivel.

Sin embargo, de cara a la galería ese discurso es muy distinto. Rajoy viene diciendo en público desde hace semanas que no hacen falta recortes adicionales, más allá del acuerdo de no disponibilidad de 2016, que supone un ahorro, como ya dije antes, de 2000 millones del Estado y otros 2000 millones para las comunidades autónomas, de los que, por lo que sabemos, hasta ahora solamente hay una retención de 600 millones y que el Estado está intentando hacer ajuste en las comunidades autónomas incumplidoras.

Pese a que Bruselas pide esos recortes de 8000 millones, Rajoy ha llegado incluso a mostrarse favorable a una futura rebaja de los impuestos. El Gobierno en funciones del Partido Popular cree que hay margen para abordar una nueva rebaja fiscal, a pesar de que en el primer trimestre de este año el déficit ha aumentado un 15 % debido, precisamente, a una rebaja fiscal que no tenía que haber sido acometida en ese momento y sobre la que ya Bruselas tomó buena cuenta e hizo una llamada de atención muy seria.

Desde Hacienda del Estado explican que la economía terminará creciendo este año por encima del 2,7 programado en el plan de estabilidad y esperan que ese margen adicional sea el que permita abordar la rebaja de impuestos. Con esa medida, el Gobierno haría caso omiso a las recomendaciones de la Comisión Europea, que ha cuestionado tanto esa rebaja fiscal como la del año pasado, que se aprobó en vísperas electorales y que perjudicó, como he dicho, la reducción del déficit público.

La última reforma fiscal, que comprendía una rebaja del IRPF y del impuesto de sociedades, ha tenido un coste para las arcas públicas de algo más de 8000 millones de euros. Con esa cantidad el Gobierno habría podido contener el déficit público limitado al Gobierno de Bruselas.

Pero voy a contestar al emplazamiento que me hace, señor Rodríguez. La economía de Canarias está creciendo; nosotros no hemos ido a una rebaja fiscal que podría poner en riesgo la estabilidad de nuestras cuentas. Como usted bien sabe, en el primer trimestre Canarias se encuentra en una situación de superávit y lo que quiere el Gobierno de Canarias es poder revertir esos recursos que provienen de nuestros ingresos tributarios, de los ingresos tributarios de los canarios, para los servicios públicos esenciales, es decir, para la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Canarias no se siente concernida con nuevos ajustes que vengan por parte del Estado. Canarias ha sido una comunidad autónoma cumplidora, ha aplicado con rigor la Ley de Estabilidad Presupuestaria en todos sus términos -en la regla de gasto, en el déficit público, también en el pago promedio a proveedores, que es muy importante para inyectar liquidez a nuestra economía- y, por lo tanto, no estamos concernidos con los posibles nuevos ajustes que puedan llegar.

En todo caso, Canarias votó en contra del reparto desigual del déficit en cuanto a la distribución vertical, porque el Estado ha llevado a las comunidades autónomas a hacer un ajuste para llegar al déficit cero en 2019 mientras que se reserva un 1,5 % para el gasto del Estado, gasto que entiendo que va a tener que ser revisado toda vez que está poniendo en riesgo la caja de las pensiones, la Seguridad Social.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejera.

Vamos ahora al Grupo Mixto, señorías. Señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Señora consejera, estamos ante un asunto muy serio y de gran trascendencia para las administraciones públicas estatales, autonómicas y municipales, pero de gran preocupación para los ciudadanos, que somos quienes acabamos sufriendo las medidas que se llevan a cabo. Llevamos todo el día hablando de cifras, y detrás de esos números existen personas físicas, sin trabajo, sin vivienda e, incluso, sin comida, y a esas personas ya no les valen las promesas, vengan de donde vengan, sea del partido que sea.

Ya venía advirtiendo la Unión Europea que España no cumpliría su objetivo de déficit desde octubre del año pasado y desde Madrid se desmentía rotundamente. Recuerdo unas declaraciones del señor De Guindos después de reunirse con Pierre Moscovici que decía textualmente: "no, no creo que haya muchos reproches". Ojalá hubiesen sido reproches, que son gratis, pero será una sanción que nos puede llegar a costar 2000 millones de euros. Estábamos en la línea de salida de unas elecciones y no convenía admitirlo, pero la realidad es que España no ha cumplido el objetivo de déficit y ocultarlo tampoco sirvió de mucho, ya que ahora mismo nos encontramos a las puertas de unas nuevas elecciones.

Ese mismo mes de octubre del 2015 se aprobaron los presupuestos generales con medidas populistas como bajar los impuestos y con proyectos multimillonarios como el famoso AVE a Galicia; todo esto a sabiendas ya del incumplimiento del déficit público. Mientras sucedía todo esto, a Canarias se la seguía maltratando en los convenios.

Una vez reconocida la situación de déficit, más de un 5 %, muy por encima del 4,2 %, un claro incumplimiento de las directrices de Bruselas, se abrió el debate con las comunidades autónomas y se nos dijo lo que queríamos oír, a ver si nos olvidábamos antes del 26 de junio.

Señorías, estamos hablando de 8000 millones más otros posibles 2000 millones, que, no nos engañemos, llegarán tarde o temprano, y más con las presiones que recibe Bruselas por parte de Alemania y otros países de la Unión Europea.

Como ya dije antes, los ciudadanos seremos los más perjudicados. A pesar de que todavía no se atreven a concretar de dónde saldrá ese dinero, previsiblemente saldrá de partidas presupuestarias ya aprobadas. Hay proyectos que este año no se llevarán a cabo por culpa de una gestión ineficaz e ineficiente. Todos los proyectos con los que esperaba contar Canarias, la necesidad de un sistema de financiación autonómica más justo y la resolución de los asuntos pendientes en convenios de carreteras y aguas, quedan en entredicho, apartados hasta después del 26 de junio.

Por eso desde la Agrupación Socialista Gomera le pedimos, señora consejera, que, sea cual sea el resultado de las próximas elecciones, no permita que se siga penalizando siempre a Canarias.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Vamos ahora con el Grupo Podemos, señor Márquez Fandiño.

Ruego a los servicios, si pueden, un poquito de aire acondicionado porque nos estamos aquí... Es que no se puede estar. Un poquito. Sí, por favor. Gracias.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Buenas tardes. Gracias, presidenta.

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Señor Márquez Fandiño, perdón. A ver si sus señorías son tan amables y lo escuchan, por favor. Gracias.

Cuando quiera, señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Gracias. Gracias, presidenta.

Este Gobierno ha recortado 1000 millones de euros de gasto público, y esta reducción se ha centrado fundamentalmente en el apartado de gasto corriente e inversiones, en el que se encuentran los mayores damnificados de esta agenda de recortes: los servicios públicos. Y por supuesto que, puestos a ahorrar, ni se les ha pasado por la cabeza la reducción del gasto en los salarios de sus señorías aquí presentes, como tampoco el cuantioso personal de confianza con el que cuentan. 210 millones de euros han sido sustraídos de este campo, frente a los 790 aplicados en el ámbito en el que se encuentran nuestra sanidad y nuestra educación. Por eso, señora consejera, señora Dávila, no entendemos que usted presuma de que Canarias se encuentre a la cabeza en cuanto a la reducción del déficit en comparación con el resto del Estado, en lugar de suceder precisamente lo contrario. En nuestra opinión, estos datos deberían de darse pidiendo disculpas a nuestra gente, puesto que suponen una merma fatal en el nivel de cumplimiento de nuestros servicios públicos, que son la espina dorsal de nuestro Estado del bienestar. Y cuando usted critica la carta de Rajoy a Juncker, lo cual compartimos, nos parece aberrante esa carta, pero es que Rajoy hace lo mismo con Juncker que usted con Rajoy, que es ser los primeros de la clase, al fin y al cabo, ¿verdad?

La crisis, como nos temíamos, se ha vuelto la mejor de las excusas para nuestras instituciones. Se han revivido los fantasmas del thatcherismo y la alargada sombra de la era Reagan, y aquí durante esta tarde creo que se ha paseado alguna vez la sombra de Reagan, ¿verdad?, a mí me lo ha parecido.

Pero miren, ustedes han erosionado el compromiso entre la clase trabajadora y el Gobierno cediendo importantes parcelas de nuestra soberanía a entidades económicas de carácter internacional a cambio de atesorar cierta capacidad de control para implementar determinadas estrategias de acumulación puntual. Unas estrategias que se han fundamentado en un abandono masivo de los ideales que sostenían el Estado del bienestar y que, lejos de solucionar el problema de la inestabilidad financiera que desató esta crisis, han aumentado el endeudamiento público. Y me refiero a los señores del PP, haciendo que en el 2015 debamos el 99 % de cuanto producimos, el 99 % de nuestro PIB.

¿Ese es el modelo exitoso de la derecha y de la economía de mercado a que se ha hecho referencia esta tarde? ¿Ese es el resultado del liberalismo del que tanto presumen, que el 99 % de nuestro PIB...? Mire, un billón, un billón debemos, un billón con be de burrada, con be de Brey, eso es lo que debe este Estado. Y no ha hecho más que aumentar en los mismos años en que se ha aplicado sus brutales recortes, 80 000 millones de euros, según el informe elaborado por Comisiones Obreras, han sido recortados. ¿Qué está pasando? ¿Dónde está esa famosa forma de gestionar tan exitosa que tienen la derecha y el liberalismo?

Miren, y después resulta que los mandan de asesores al banco mundial. Esto es, como decía Galeano, el mundo al revés.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Márquez Fandiño.

Continuamos. Grupo Popular, señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO: Señora presidenta.

La verdad es que no hemos leído la misma carta, sus señorías y yo. Cuatro folios de bondades y elogios para la economía española en cuatro años y aquí se da una lectura parcial y negativa de la situación de nuestro país.

Señorías, en cuatro años la economía española ha experimentado una transformación que ha permitido pasar de ser el problema de estabilidad de la unión económica y monetaria a aportar dicha estabilidad, a aportársela al euro, a crecer y a crear empleo. Pasar de perder bienestar en 2011-2012, perder empleo y perder confianza, a mejorar la situación social creando empleo con nuevas expectativas de futuro para todos.

Cuatro años después, nuestra economía crece por encima del 3 % y crea empleo a ritmo intenso. Hemos creado en 2014 y 2015 un millón de puestos de trabajo, esto es, bienestar social; son muchas personas y hemos reducido el déficit del 9 % al 5 %. Atrás queda aquella etapa en la que señor Zapatero se desviaba un 2,5 %.

Señores, el 12 de mayo del 2010 fue la fecha en que el Partido Socialista y Coalición Canaria, entonces socios, congelaron las pensiones, congelaron el sueldo a los funcionarios, y hoy, señorías, cuatro años más tarde, los pensionistas han ganado nada más y nada menos que 2900 millones de euros de poder adquisitivo. Y los Presupuestos Generales del Estado del 2016 tienen 35 000 millones de euros más que en 2011, nada más y nada menos que para gasto social.

¿Por qué le cuesta tanto a la izquierda reconocer la situación en la que dejaron a nuestro país en el 2011 y que hoy está algo mejor? Nos tocó arreglar un desaguisado que otros dejaron, los mismos que solo quieren pactar para gastar más y volver a arruinarnos. En estos cuatro años hemos estado solos ante la austeridad, y a su señoría, señor Rodríguez, a su señoría, la señora consejera, les molesta, o esa es la impresión que me dejan, que los ciudadanos estén notando las mejoras.

Existe un compromiso serio y firme de Mariano Rajoy de salir del déficit exigido precisamente en el 2017 y lo vamos a cumplir. Y lo vamos a cumplir creando empleo, eso será muy bueno para las personas, también para miles de canarios, lo cumpliremos bajando los impuestos. Y siento de verdad, señora consejera -que es la parte de su intervención que no me ha gustado-, que a ustedes les moleste tanto que nosotros bajemos los impuestos siempre que gobernamos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Tavío.

Continuamos, Grupo Socialista, señor Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta. Señora consejera.

No me gusta tener que ser yo el pesimista, pero desde el Grupo Socialista no tenemos muchas esperanzas de que Montoro sea capaz de solucionar nada para Canarias ni para España. Ni Montoro ni el resto del Gobierno del Partido Popular. Las cuentas no le salen, ni saldrán hasta que el PP sea el que salga del Gobierno de España.

Y llega un momento en el que aspiramos, por desgracia, a poder gastar al menos los recursos que generamos en Canarias. Eso es triste, pero es la realidad. Y ya veremos si se aprueba la proposición no de ley que trae el Grupo Parlamentario Socialista a este Pleno a ese respecto.

La gente tiene derecho a saber que 8000 de los 10 000 millones de recorte que nos exige la Unión Europea no harían falta si el Partido Popular no hubiera rebajado impuestos -sí- a las rentas más altas, unos meses antes de la campaña electoral.

Las opciones, señorías, son dos: o más recortes en servicios públicos, o una más justa y también mejor recaudación. No hay más dudas. La duda no es si el Estado del bienestar es sostenible, esa eterna duda de la derecha. La cuestión real es si estamos dispuestos a sostenerlo haciendo pagar más a quienes más tienen y que además paguen los que tienen que pagar. Es así de sencillo.

Esto lo sabe hasta el propio Mariano Rajoy, se lo dicen hasta sus propios ministros. Frases como "nos hemos pasado cuatro pueblos en el tema de la austeridad", "la política monetaria está agotada y hay que tirar de política fiscal" no las dice un socialista, se lo dice el señor García-Margallo.

Señorías, la Unión Europea va a sancionar, probablemente, a España por incumplir el objetivo del déficit en 2015. ¿Y el mayor déficit del Estado dónde está? En la Seguridad Social. Porque no hay suficientes cotizaciones, porque tras la reforma laboral del Partido Popular, esa de la que tanto presumen y que avala los salarios de miseria, ahora hacen falta cinco personas trabajando para poder pagar una pensión. Si el Partido Popular sigue en el Gobierno, la hucha de las pensiones, que dejó el último Gobierno socialista en 68 000 millones de euros, la hucha se quedará en cero euros en 2018. Al PP esto no le duele. Ya dirán que los planes de pensiones privados, que son mucho más eficientes, serán la solución.

Aun así nos quedará lo peor, y ya se ha nombrado aquí: la deuda pública que nos deja el Partido Popular está por encima del billón de euros, más de un millón de millones de euros, y también nos exigirán reducirla desde la Unión Europea.

Señorías, no podemos dejar en la estacada a los que más necesitan un Estado del bienestar fuerte. La sociedad nos exige cambiar el Gobierno de España. Nosotros, los socialistas, decimos sí al cambio, lo dijimos en su momento, y para eso no solo hay que poder, también hay que querer.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Álvaro Lavandera.

Por el Grupo Nacionalista, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Buenas tardes, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Entre los atributos políticos de don Román Rodríguez no está precisamente la ingenuidad, ¿no?, y su primera intervención me ha invitado a pensar en la ingenuidad, en la política-ficción. Porque, bueno, lo que le ha planteado usted a la señora consejera, pues a mí me parece que está ignorando lo que está realmente sucediendo entre Bruselas y Madrid en estos momentos. Yo creo que hay un juego trilero, hay un desencuentro táctico, yo diría que hay también una tirantez cínica, porque los 8000 millones que Rajoy necesitaba para contener el déficit de 2016 y cumplir con la Unión Europea es lo que se ha gastado en rebajar el IRPF y el impuesto de sociedades. Es decir, aquí hay un juego, un juego político que no podemos ignorar, un juego político que excede al archipiélago, ¿no?

La prensa económica especializada estos días ha denunciado que el artículo 126 del Tratado de la Unión Europea, que establece los procesos para sancionar a los países que no cumplan con el déficit, ocupa un folio por dos caras, 950 palabras. El manual para explicar el folio, las 950 palabras, ocupa 236 páginas donde hay eximentes, atenuantes..., hay maneras de burlar todas las normas habidas y por haber. La tecnocracia tiene esas armas en sus manos, y yo creo que en estos momentos hay una complicidad entre Bruselas y Madrid manifiesta, ¿no?

A nosotros lo que nos interesa, y que ha puesto la consejera sobre la mesa, es que hemos cumplido, que, como cumplidores, no está habiendo reciprocidad por parte del Estado, que sobre la mesa está, como usted bien ha dicho, la financiación autonómica, yo no creo tanto el IGTE, pero sí también todo lo que significan las bases económicas del REF, que están ahí pendientes también. Hemos pedido demasiado a mi entender, vamos a ver qué se nos concede. Pero en ese tira y afloja yo creo que eso es lo que va a dirimir el futuro, y el partido, señora consejera, lo vamos a tener que jugar con quien resulte ganador el 26J, sea quien sea, pero desde luego sin ignorar que entre Bruselas y Madrid hay esa complicidad. Entre los países que se oponen seriamente a que España no sea sancionada están Holanda, Finlandia y el jefe del Eurogrupo, ¿no?, pero ustedes comprenderán que los más allegados, Italia y Francia, están viendo que pueden también caer en la misma situación y están totalmente inhibidos, y Alemania también tiene dos caras.

Por lo tanto, este partido no nos concierne, es exterior, tendrá repercusiones en la España del 26J, pero nosotros tendremos que seguir peleando por lo que tenemos que seguir peleando. Y sería bueno que en esta Cámara...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor García Ramos...

El señor GARCÍA RAMOS: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Se acabó su tiempo, señor García Ramos. Muchas gracias.

El señor GARCÍA RAMOS: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Continuamos. El grupo proponente, Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Yo no tengo nada de ingenuo, ¿no?

Primera consideración: el Partido Popular ha fracasado en su política de ajuste y en su política fiscal. Y los datos son incontestables: ha incumplido el objetivo de déficit de forma flagrante y ha llevado la deuda pública de España al 100 % del PIB, es decir, un resultado catastrófico. Y es tan catastrófico que lo tienen que reconocer, y esa dichosa carta no es que sea complicidad, es que la Comisión Europea, el Gobierno español y, en gran medida, el Gobierno de Canarias han compartido la misma política económica frente a la crisis, que es la de la austeridad, la de los recortes. Y eso ha conllevado la penosidad de trabajadores, de servicios públicos, el deterioro de la democracia, el alejamiento de la gente de la política.

El problema que hemos tenido frente a esta crisis es que la política que ha dominado en Europa, en España y en Canarias ha sido la del ajuste fiscal por la vía de la reducción del gasto, no por la vía de incrementar los ingresos. Y ahora, tarde y mal, la Comisión ha intentado en los últimos dieciocho meses cambiar el registro, hacer una política monetaria, que tiene también su techo, de abaratamiento del precio del dinero, de compra de deuda pública y han mejorado ese parámetro del sistema económico europeo con el abaratamiento del dinero, pero que tiene también su capacidad de impacto limitada. Y esta mañana comentábamos que también para corregir otro de los déficits flagrantes de la política económica, que fue reducir de facto las inversiones y, por lo tanto, deprimir más la economía, el señor Juncker ha sacado a paseo el famoso plan estratégico de inversiones, que es un intento de corregir lo que debieron hacer en los años 2012, 2013 y 2014, y es inyectar recursos a la economía para tirar de la demanda y no deprimirla más, que fue lo que hicieron.

De manera que el Partido Popular de España, la Comisión Europea y, en gran medida, el Gobierno de Canarias han estado de la banda de los que han interpretado esta crisis al revés de la historia, al revés de como siempre se manejaron las crisis económicas, que fue con políticas anticíclicas, y aquí lo que se hizo fue justo lo contrario. No lo hizo Estados Unidos, no lo hizo el Reino Unido y no lo hizo tampoco Japón.

Por lo tanto, de ingenuidad nada, sencillamente política conservadora, política de derechas, política para enriquecer a unos pocos. Al final de esta crisis la economía española ya tiene el mismo tamaño que antes de la crisis, pero la resultante es diez puntos más de desempleo, treinta puntos más de pobreza y no se sabe si cincuenta o sesenta puntos más de ricos. De manera que esta es la política que ha dominado y que algunos hemos denunciado aquí desde el año 2008 de forma reiterada. Algunos ni existían cuando nosotros denunciábamos la política de austeridad salvaje en esta comunidad. Por tanto, no es complicidad, es la misma política.

Por lo tanto, el Partido Popular lo que está prometiendo ahora fue lo que prometió el año 2011. Dijo que bajaría los impuestos y que no tocaría la sanidad, la educación, los servicios sociales y las pensiones. Y subió los impuestos más que nunca en la historia democrática española y recortó la sanidad, la educación, los servicios sociales y congeló las pensiones y se ha fundido la mitad del fondo de las propias pensiones, la famosa hucha de la Seguridad Social. Y ahora está diciendo exactamente lo mismo que dijo antes de las elecciones del año 2011, que va a bajar los impuestos no ya el año 2015, que lo hizo porque había elecciones el 20 de diciembre, sino que va a bajar los impuestos el 1 de enero del año 2017, y que, además, no va a recortar, a pesar de que le hemos trincado con la carta a la Comisión.

De manera que el Partido Popular prepara otro engaño masivo. Yo no tengo ninguna duda, no la tenía el año 2011 y no la tengo ahora: se repite la historia. Dicen que bajan impuestos, dicen que no va haber recortes y no bajarán los impuestos y habrá recortes, las dos cosas y, si no, al tiempo. Lo que pasa es que hay elecciones el 26 de junio y se trata de articular una propuesta para intentar ganar.

Pero yo a lo que voy es lo siguiente. Yo esto del buen rollito nunca lo he aceptado porque creo que es un cuento, ¿no? Yo creo que el PP es el PP en estado puro, en la etapa del anterior Gobierno y en la de este. El maltrato en la época de Rivero es de la misma naturaleza que el maltrato de la época de Clavijo, y lo he dicho aquí en varias ocasiones. No es verdad que el problema del trato del Gobierno de España con Canarias estuviera vinculado a la personalidad del anterior presidente y porque, como era malísimo -eso lo dicen ustedes entre ustedes, en las peleas internas-, la culpa no era del Gobierno español, sino de quien no dialogaba, quien no abría puertas. Pues bueno, está demostrado que no es verdad. Esto de olvidarse de esta tierra es consustancial al poder central, especialmente de la derecha, especialmente de la derecha española, y los datos acompañan. Y lo que ha ocurrido en este año de nuevo Gobierno, porque ya vamos para un año con el nuevo Gobierno, es que el buen rollito no se ha traducido en ninguna respuesta justa para esta tierra.

Ustedes pusieron como objetivo que se condonara el Fondo de Liquidez Autonómica, y hablaron de que los 217 millones del año en curso se nos perdonaran, ¿qué pasó con eso? Ya les dije yo, y por eso digo que solemos acertar, que eso jamás lo iban a aceptar ni Montoro ni Rajoy. ¿Qué pasó con la condonación de los 217 millones del capital del FLA del año corriente? ¿Qué pasó después del sobrecumplimiento de esta comunidad? Porque esta comunidad no es que cumpliera con el déficit, es que dejó de gastar los años 2012, 2013, 2014 y 2015 del déficit autorizado 280 millones, como mínimo. Y esos 280 millones fueron en detrimento de la sanidad, de la educación y de las obras públicas, y no se consolidó el gasto y se nos aplica ahora la regla de gastos sobre el gasto consolidado, de haber consolidado ese gasto se aplicaba sobre esa cantidad adicional también.

De manera que qué pasó con lo que ustedes decían de que, como tenían un buen rollo con el Gobierno de España, iban a tener no sé cuántas reuniones con Montoro y que Montoro les iba a flexibilizar la regla de gasto y que podíamos aspirar en el año 2016 hasta a 240 millones de gasto adicional porque tenemos ingresos suficientes, ¿qué pasó con eso? Nada, nada de nada. ¿Qué pasó con la comisión técnica que iba a empezar a negociar ya la financiación autonómica y que esto poco menos que iba a ser inminente? Nada, nada de nada.

Hay unas declaraciones de un peso pesado del PP, de los que piensa y manda, que es el jefe de la Oficina Presupuestaria de la Moncloa, que ha dicho que de financiación autonómica a corto plazo nada, que de financiación autonómica a través del Consejo de Política Fiscal y Financiera -y tiene tela esto que digo- nada. Que esto es un asunto político y que se tiene que resolver en las Cortes Generales y no en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y que se agarren los pobres porque el elemento clave va a ser el reparto en función de una cosa que se llama corresponsabilidad fiscal.

De manera que todos los asuntos que parecían encauzarse gracias al buen entendimiento entre el presidente del Gobierno y el exministro Soria y, por lo tanto, con Montoro y con Rajoy, se han esfumado y de resultados nada. Solo queda, en la agenda de historias que ustedes nos contaron en estos meses, el ITE, y yo le digo lo siguiente, ya se lo he dicho aquí unas cuantas veces: espero que tenga usted razón, porque será bueno para esta tierra aunque malgasten el dinero, que es lo que están articulando... A ver si aguantamos el ITE este año; desde luego, tengo serias dudas de que se aguante el año 2017 y, si no, al tiempo... Y, si no, al tiempo.

De manera que se han desvanecido todas las previsiones, todos los cantos de sirena, todo aquello que el diálogo iba a posibilitar: ni financiación autonómica ni flexibilización del techo de gasto ni condonación de la deuda del Fondo de Liquidez Autonómica y ya veremos si se soporta el impuesto general del tráfico de empresas. Porque le digo una cuestión, los ajustes se van a producir este año en la Administración General del Estado y dudo que en las administraciones autonómicas, porque le digo un tema: se ha aumentado del 0,3 al 0,7 el déficit, y solo lo van a aprovechar los incumplidores, nosotros no. Con lo que se vuelve a ratificar nuestra crítica histórica en esta Cámara de que el sobrecumplimiento ha sido malo para los intereses de los ciudadanos, malo para los servicios públicos, malo para la economía canaria y que no ha sido bueno sobrecumplir, porque ahí están los datos: tratan mejor a los incumplidores que a los cumplidores.

Y, en definitiva, señora consejera, los asuntos internos de su partido resuélvanlos como quieran, pero no trasladen la sensación a la ciudadanía de que las cosas cambiaron con el PP con la llegada de este Gobierno porque no han cambiado, porque nos siguen tratando igual de mal, parece que el presidente se cayó del guindo, se dice, ¿no?, el Día de Canarias. Pudo haberlo hecho hace un año porque el PP sigue siendo el mismo hace un año que ahora, hace tres que ahora. Y, por lo tanto, aquí no ha habido ni buen rollito ni mal rollito, sino sencillamente maltrato antes y ahora, y ustedes ahora, porque hay elecciones, seguramente, han subido solo el tono a ver para qué les va a servir subir el tono. Igual es tarde, y sé de qué hablo.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Para concluir esta comparecencia, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señor Rodríguez, aquí nadie se ha caído del guindo. Pueden ser distintos los tonos, pero, señor Rodríguez, este Gobierno, el Gobierno de Canarias, jamás ha dicho que el Gobierno de España, este Gobierno de España, no incumpliera con los distintos convenios, y se ha exigido. Convenio de carreteras, obras hidráulicas, el convenio que daba posibilidad de tener planes de empleo específicos para Canarias, siendo la comunidad autónoma con mayor tasa de desempleo. Lo único cambiado, en todo caso, es el tono, y la voluntad de diálogo y de consensos y de llegar a acuerdos, y yo creo que eso no puede ser malo en ninguna circunstancia. Los diálogos, los puentes nunca pueden ser rotos entre los gobiernos ni insulares ni locales ni estatales, no puede ser que no haya diálogo. Y eso no ha cambiado en ningún caso.

Como digo, este Gobierno jamás ha negado lo mal que se ha portado el Gobierno central con Canarias, y lo hemos denunciado en esta Cámara y lo ha denunciado el presidente Clavijo. Y hemos dicho que este sistema actual de financiación de los servicios básicos es malo y que Canarias, de sus presupuestos, de sus ingresos, de los ingresos tributarios de los canarios, estamos teniendo que poner 400 millones de euros para mantener, señor Márquez, el mayor gasto social en los presupuestos de 2016, que eso sí es importante y eso sí es rescate social, no las palabras, el rescate social, el rescate de las personas, el dotar la Prestación Canaria de Inserción, el dotar la dependencia, el mantener, como ha dicho el consejero de Sanidad, abiertos y prestándose todos los servicios sanitarios, con muchísimas dificultades.

Ahora bien, señor Rodríguez, ¿usted qué planteaba como alternativa? ¿La alternativa es la política de Cataluña de irse en dos puntos sobre el déficit? ¿Eso es un éxito? Entonces, ¿cumplimos o no cumplimos? Cumplimos si cumplimos, si cumplimos o sobrecumplimos... Bien. Mire, señor Rodríguez, este Gobierno, como no confía en las distintas posibilidades, lo que queremos es, como usted bien ha dicho, con los esfuerzos de todos los canarios poder dotar los servicios públicos esenciales, que son los que dotan de igualdad al conjunto de la sociedad, que son los pilares del bienestar, de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales.

Y, señora Tavío, yo creo que lo primero que tenemos que hacer es poder tener un diagnóstico realista de la economía, y ese diagnóstico realista se lo han expuesto todos los partidos aquí. Y ese diagnóstico realista es que, efectivamente, el señor Rajoy no solamente ha empeñado su palabra en esa carta, ha empeñado a este país, ha empeñado a cualquier gobierno que salga de las urnas el próximo 26 de junio, y eso es un problema. Y está prometiendo cosas por un lado y escribiendo cartas por el otro, y eso confunde a la ciudadanía, que en cultura democrática ya no se cree todo, que ya tenemos mucho recorrido.

Nosotros queremos seguir tendiendo puentes y, de hecho, estamos trabajando, señor Rodríguez, en reuniones técnicas, porque, ¿sabe?, tenemos un problema y es que tenemos un Gobierno en funciones, aparte de esas promesas. Pero un Gobierno en funciones, como usted bien sabe, tiene limitadas las acciones que puede llevar de carácter legislativo, que se pueden llevar de carácter normativo y también de carácter presupuestario. Y, dentro de esa coyuntura y de ese contexto, Canarias, que cumple y que está en la senda -sí, señora Tavío- del buen camino, del buen gobierno, del rigor, que no solamente nos permite cumplir, sino que, además, nos permite reducir la deuda no comprometiendo a las generaciones futuras, este Gobierno de Canarias, el Gobierno sostenido por Coalición Canaria y el Partido Socialista Canario, ha ido bajando el porcentaje de deuda pública, siendo la Comunidad Autónoma de Canarias la comunidad autónoma con la menor deuda per cápita. Es decir, no estamos embargando el futuro de nuestros hijos como sí ha hecho el Partido Popular.

Y para eso, para que podamos crecer con los ingresos propios y no tener que depender de ningún Gobierno, sea del color que sea, lo que sí es verdad es que tenemos que adquirir un compromiso, porque está suponiendo un lastre no para el presupuesto de la comunidad autónoma, sino de verdad para el conjunto de los presupuestos de las corporaciones locales, que tienen todos los colores políticos. Es la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que impide aplicar los recursos por encima del famoso 1,8 de regla de gasto, que, como bien ha dicho el señor García Ramos, supone que España, al aplicar la normativa europea, resulta que, efectivamente, lo hace con un rigor inusitado. Que es que la Unión Europea no dice que la regla de gasto se tenga que aplicar de esa manera. No lo dice. El rigor y la austeridad con la que se aplica en España es un exceso, y en eso tengo que estar de acuerdo con el señor Rodríguez. Nosotros no estamos de acuerdo, queremos cumplir, creemos en el déficit cero, creemos profundamente en que no se puede empeñar el futuro de las próximas generaciones, y para eso hay que bajar la deuda, y para eso tiene que poder crecer la economía, y para eso se pueden tener que aplicar políticas anticíclicas y no un rigor y una austeridad que nos lleven a que los pobres sean más pobres y a que haya una brecha y nos hayamos quedado sin clases medias, que son las que sostenían a este país.

Lo que sí que creo que es importante es que nosotros no vamos a cesar en nuestro empeño de que se sigan postergando los compromisos. En cualquier caso, es cierto que nos encontramos en un escenario complejo, ante unas próximas elecciones generales, con un Congreso que saldrá, a todas luces, fragmentado y que no va a ser fácil abordar determinadas cuestiones. Pero sí es cierto que creo que hay cuestiones que se van a poder abordar, como la aplicación de la regla de gasto, para que el dinero que esté en los bancos no vaya a pagar la deuda de los bancos, sino que vaya a pagar las necesidades de los ciudadanos que están pidiendo en la puerta de los ayuntamientos, y que lo están viviendo los ayuntamientos de todos los colores políticos y en esto nos tenemos que poder poner de acuerdo.

Y nos tenemos que poder poner de acuerdo en que Canarias necesita un nuevo sistema de financiación para sostener los servicios básicos esenciales y en que esos recursos no los tendríamos que poner los canarios. Que esos recursos tienen que ser un reparto justo, un reparto justo e igualitario para todos los territorios de España. Y que para Canarias, además, es necesario contemplar nuestra realidad diferenciada, con un sistema de financiación que compense también nuestra realidad insular y la distinta distribución poblacional en las distintas islas (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Yo no quiero insistir más en este sentido. Sí decirle, señor Rodríguez, que nosotros no estamos en funciones, seguimos trabajando, esto no es cuestión de buen rollito en buen rollito. Se continúa con el buen rollito, lo único que ha cambiado, señor Rodríguez, es que seguimos queriendo cumplir con rigor con todos los aspectos de la Ley de Estabilidad, pero sí exigimos, sí exigiremos que se cambien las reglas que están impidiendo que el crecimiento económico revierta en los presupuestos de la comunidad autónoma y especialmente en aquellos aspectos que son más importantes para nuestra ciudadanía, especialmente en los aspectos sociales.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera. Proseguimos con el orden del día.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0556 Sobre -Consejera de Hacienda-, sobre la reducción del gasto exigido por la Comisión Europea.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico