Diario de Sesiones 45/2016, de fecha 13/9/2016 - Punto 13

9L/PPLC-0002 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY PARA LA MODIFICACIÓN DE LOS ARTÍCULOS 4 Y 8 DE LA LEY 6/2002, DE 12 DE JUNIO, SOBRE MEDIDAS DE ORDENACIÓN TERRITORIAL DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA EN LAS ISLAS DE EL HIERRO, LA GOMERA Y LA PALMA.

La señora PRESIDENTA: Comenzamos el dictamen de la Comisión de Política Territorial y Seguridad sobre la proposición de ley para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

Comenzamos, señorías, les informo como bien saben...

(El señor Pérez Hernández solicita intervenir).

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Cuestión que le pido a usted que nos aclare, y es que hay una serie de enmiendas técnicas, de estilo, de corrección, que han planteado los servicios de la Cámara y no sé si este es el momento en que hay que anunciarlo, o cuando proceda. Simplemente eso.

Gracias, presidenta.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señoría.

Iba a ello, iba, entre otras cosas, a ello también, pero le agradezco que usted lo recuerde.

Les decía a sus señorías y a quienes nos acompañan, en primer lugar, por ir por orden y ser sistemáticos, que hay un voto particular presentado por el Grupo Parlamentario Nueva Canarias a los artículos primero, segundo, segundo-bis, segundo-ter, tercero y cuarto, así como a las disposiciones adicionales primera, segunda y tercera, y a la disposición transitoria única del dictamen con vistas al mantenimiento del texto de la proposición de ley tomada en consideración el día 8 de marzo.

También queda viva, por hacerles un somero repaso, señorías, la enmienda número 2 del Grupo Mixto -digo lo que está vivo-, y también hay, como bien decía el señor Pérez Hernández, una serie de correcciones técnicas, terminológicas o gramaticales que han sido propuestas por los servicios de la Cámara y que también entiendo que sus señorías las conocen, de índole estrictamente gramatical -alguna preposición, quitar otra palabra-, pero que también lo sepan y que lo veremos y también procederemos a ella. ¿Les parece, señorías?

Entonces empezamos con el voto particular, y tal como acordamos en la Junta de Portavoces, interviene, en primer lugar, el Grupo de Nueva Canarias, para la defensa del voto particular, por tiempo de diez minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías, muy buenas tardes. Señor presidente del cabildo y compañía, muy buenas tardes.

El Grupo Parlamentario de Nueva Canarias escuchó con atención la propuesta de ley que nos traía el Cabildo de La Palma a este Parlamento ejerciendo el derecho a la iniciativa legislativa de esas especiales, queridas, singulares instituciones que son los cabildos insulares.

Dijo aquí el presidente del Cabildo de la isla de La Palma que pretendía con esa proposición de ley modificar puntualmente los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, entendiendo que era un camino, el que se abría con esa propuesta de ley, para que el cabildo tuviera capacidad de ordenar pormenorizadamente el suelo turístico y poder recuperar un conjunto de actuaciones en esa materia que habían quedado, digamos, en el aire en virtud de un conjunto de sentencias. También pretendía el señor presidente un planteamiento razonable, y era flexibilizar la superficie necesaria para las instalaciones en suelo rústico que establecía la ley originaria.

Esta propuesta del señor presidente no era personal, lo era del Cabildo Insular de La Palma y lo era de la inmensa mayoría de los ayuntamientos de esa querida isla.

Nosotros, como se recordará, reconocimos la necesidad, la oportunidad de la iniciativa, y frente a esa propuesta no ejercimos el derecho que tienen los grupos parlamentarios a presentar enmiendas parciales o, incluso, enmiendas a la totalidad, y por supuesto haber votado en contra de su toma en consideración. Nada de esto ocurrió porque el que les habla, en nombre del Grupo de Nueva Canarias, entendió que la pretensión del Cabildo Insular de La Palma, de los ayuntamientos de la isla, de la mayoría de sus representantes políticos, pretendía resolver un asunto relevante que podría contribuir a mejorar la situación de la economía de la isla.

He de decir que con alguna reserva, evidentemente siempre tienes reservas cuando tú no has sido partícipe del proceso de gestación, esta sería la sexta modificación de la Ley 6/2002, la sexta modificación en este Parlamento; si no logramos grandes éxitos con la ley originaria, tampoco con las modificaciones que se han producido los años siguientes. Pero nosotros, porque estaba impregnada de algo que consideramos y respetamos y porque los contenidos estarían en la lógica de una modificación puntual de una norma que se había discutido y consensuado en esta Cámara en su momento, por unanimidad, pues planteamos nuestro voto favorable a la toma en consideración, e, insisto, no presentamos ni enmiendas parciales ni a la totalidad porque lo que nos pedía el presidente del cabildo era razonable, proporcionado y lo compartíamos.

Pero en el proceso de tramitación surgieron enmiendas sustanciales, promovidas por los grupos parlamentarios Socialista y también de Coalición Canaria, y me consta que estaba totalmente de acuerdo el Partido Popular, pero aquello de no mezclarse algunos con algunos no permitió que las enmiendas fueran todas conjuntas, porque perfectamente compartían los cambios que luego se introdujeron. Haciendo justicia, las enmiendas incorporadas respondían a la visión de los grupos parlamentarios Socialista, Coalición Canaria y Popular, cierto es que por separado.

A nosotros nos parece que los contenidos que introduce cambian sustancialmente el contenido de la ley y su exposición de motivos, su título, y la transforma en una cosa distinta a lo que aquí nos planteó el presidente del cabildo. Y, además, algunos de esos contenidos nosotros sostenemos que son más que discutibles desde el punto de vista de la adecuación a la legalidad española, europea e, incluso, constitucional. Es nuestra visión, nos podemos equivocar, o a lo mejor se equivocan ustedes, ya veremos. El planteamiento es que, ante las dudas que nos generaban los sustanciales cambios, pedimos a la Mesa que nos remitiera el informe del letrado que asiste a la Mesa para ver si las enmiendas se adecuaban al objeto de la ley. Por cierto, todavía no hemos recibido ese informe, ¿eh?, sorprende que no tengamos el informe por el que el letrado que asiste a la Mesa interpreta si las enmiendas se adecuan al objeto de la ley en tramitación, sorprende, pero, como ya andamos peinando canas, y entendemos cómo funcionan las cosas, hasta lo podemos entender forzando la máquina, pero no nos quedamos ahí, pedimos a la Mesa de la comisión que, dados los cambios sustanciales, y por seguridad jurídica, parecía razonable pedir un informe excepcional, complementario, al Consejo Consultivo para que nos dijera a las señoras y señores diputados que hoy votaremos este tema si las enmiendas incorporadas modificaban o arriesgaban, digamos, su compatibilidad con la legislación básica, estatutaria y, por supuesto, constitucional. Se nos respondió verbalmente, sin un solo argumento, no ha lugar, ¿no?

Bueno, no nos quedamos quietos, nunca nos quedamos quietos algunos. Pedimos a la Mesa de la Cámara y a su presidenta, que tiene competencias para ello, esta posibilidad. De manera que nosotros tenemos dudas sobre los contenidos jurídicos y su adecuación a la normativa vigente, y procuramos a través del letrado de la comisión y del Consejo Consultivo asesorarnos, porque cuando se legisla se debe legislar con la mayor seguridad jurídica, porque las leyes no son recurridas por los ciudadanos pero existen mecanismos de recursos, como comprobaremos. De manera que desgraciadamente tenemos una ley que dice lo que dice.

Los contenidos. Se elimina la capacidad de carga de la isla en relación turística; se elimina el ritmo de crecimiento; se eliminan los límites entre las instalaciones en suelo rústico, y, por lo tanto, ya no son aisladas ni complementarias a la renta agraria, se pueden hacer al margen de la productividad del suelo rústico; se reducen los espacios hasta lo absurdo, con 1500 metros 5 apartamentos, sin embargo, el que vive allí su residencia no la pueda hacer; sustanciales cambios en el articulado, en todos, no en el 4 y el 8, en todos, creo que se escapa el artículo 9.

Pero no nos inquieta tanto esto, que también, sino las disposiciones adicionales primera y segunda, la primera porque es una sobredosis de ley del suelo, aquí se introduce un nuevo instrumento de ordenación que no lo es, que es un mecanismo de aprobación proyecto a proyecto, por encima del planeamiento, sobre todo tipo de categorías de suelo. ¡Fíjense!, ni siquiera la discutida y discutidísima ley del suelo ha ido tan lejos, aquí cabe en suelo de protección ambiental, cabe en suelo de protección agraria, cualquier tipo de instalación turística, sea pública o privada. Por lo tanto, no solamente llega hasta donde pretende la ley del suelo, sino que va más allá, de manera que la isla de La Palma se convierte con este artículo, dependiendo del nivel de responsabilidad de los gobernantes insulares, en suelo potencialmente urbanizable turístico todo su territorio. Sí, lo llevamos al extremo, sí, sí, estúdiense las cosas antes de aprobarlas. Cabe la posibilidad de que en suelo rústico de protección ambiental y de protección agraria se puedan hacer instalaciones turísticas, las que ustedes nominan y las que se puedan decidir.

Y en la disposición adicional segunda nominan una ristra de hoteles, campos de golf e instalaciones, hasta 33 actuaciones, con la declaración de interés turístico singular.

Esta ristra de situaciones contiene, por ejemplo, seis instalaciones que han sido suspendidas por el Tribunal Supremo, desafían, no por asunto menor, por la falta de evaluación ambiental, de manera que te encuentras entre la casuística un campo de golf suspendido por el Tribunal Supremo que está en suelo protegido; te encuentras en la casuística un campo de golf que en la revisión del plan insular el propio promotor que es el Ayuntamiento de Barlovento ha renunciado a él y aquí aparece. De manera que, en definitiva, señorías, un conjunto de actuaciones que creemos que vulneran el derecho de la gente a poder reclamar y discutir este tipo de decisiones que generan desigualdad de los promotores ante las administraciones porque los que tengan la declaración de interés insular por ley son de una categoría y los que la tengan a partir de entonces por parte del cabildo son de otra categoría.

En definitiva, señorías, esta ley no es lo que nos pidió el presidente del cabildo, esta ley es otra cosa, esta ley se enmarca en la pretensión de la mayoría política de este Parlamento de una contrarreforma legislativa para volver al pasado, al desarrollismo, a la desregulación, a la discrecionalidad, no importan las razones que justifiquen este tema, se trata sencillamente de cambiar a favor de los intereses de las minorías, poner el territorio y el medio ambiente...

La señora PRESIDENTA: Señor Rodríguez, un minuto más.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Acabo, señorías, diciendo que yo lamento no poder acompañar a los que aquí nos propusieron lo que nos propusieron hoy porque lo que hoy se vota nada tiene que ver con la modificación puntual ni con el título ni con la exposición de motivos ni con los contenidos ni con lo que aquí se nos pidió, esta es una ley distinta, es una ley que se parece, que es una sobredosis de la ley del suelo, y que, desgraciadamente, viene aquí, creemos nosotros, con una enorme inseguridad jurídica.

Yo creo y es evidente, insisto, reitero que me puedo equivocar, que estas normas y sus aplicaciones van a estar judicializadas, que aquí hay elementos que las hacen vulnerables frente a la legislación básica del Estado, la legislación europea e, incluso, el marco constitucional, y, si no, al tiempo, y esto puede provocar una frustración más a la ciudadanía de La Palma, lamento que se llegue a este tema sin haber buscado el consenso, el encuentro, que fue lo que nos pidió el presidente del cabildo y que los grupos mayoritarios de esta Cámara rompieron unilateralmente.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señorías, continuamos con el resto de los grupos -sería de menor a mayor-. Como les dije, hay una enmienda, le tocaría intervenir al Grupo Mixto, tiene una enmienda viva y en su intervención, señor Curbelo, manifieste si esa enmienda sigue o decae a efectos de tenerlo en cuenta los servicios de la Cámara para la posterior redacción del boletín.

Muchas gracias.

Siete minutos, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO: Gracias, presidenta. Saludos cordiales al compañero presidente del Cabildo de La Palma, y a los consejeros y a quienes los acompañan.

Yo tengo que comenzar diciendo que esta sí es la ley que pidió el presidente del Cabildo de La Palma y seguro que si le preguntan a la presidenta del cabildo herreño es la ley que también comparte el cabildo herreño, y si me preguntaran a mí les diría que es la ley que comparte el presidente del Cabildo Insular de La Gomera.

Y, estimado portavoz, aunque sea la sexta modificación que se hace de esta ley, no está Román, aunque sea la sexta modificación tengo que decirles que los dos objetivos que programó la ley del año 2002 fracasaron en los dos objetivos que tenía previstos. ¿Cuál era el primero? Fomentar un modelo turístico singular para las islas mal llamadas menores, en este no fracasó porque este es el modelo que estamos buscando. Sí fracasó en el segundo que era, a través de ese modelo singular para cada una de las tres islas, propiciar un desarrollo económico, social y demográfico que no se ha visto, y no se ha visto entre otras razones porque ningún modelo se podía construir porque las plazas alojativas de acuerdo con ese modelo fueron solo de 120: 6 para La Gomera, unas pocas más para La Palma y El Hierro. ¿Qué modelo podíamos construir si fracasó, aunque se haya modificado esa ley seis veces?

Y, miren, nosotros queremos acabar también con la emigración de nuestra gente, que se va de La Palma, de La Gomera y de El Hierro, y, además, queremos y estamos legitimados como cualquier otro ciudadano de cualquier isla a generar riqueza y empleo, y el turismo, decíamos esta mañana, que es la fuente principal de generar riqueza y empleo en Canarias. Y, por tanto, vamos a pertrecharnos del modelo. Y a aquellos que están temiendo que el modelo pueda ser perjudicial yo les remito a la disposición adicional segunda de la ley que dice: ...y en cada momento se creará una comisión de seguimiento de carácter insular encaminada a evaluar, primero, la evolución de las medidas desarrolladas; segundo, las actuaciones a realizar; tercero, los efectos económicos y sociales así como las repercusiones ambientales, la eficacia de las actuaciones en relación con los costes y beneficios obtenidos. ¿Pero por qué van a ir al Constitucional? Vayan a la disposición adicional segunda y tienen el debate en Canarias, en esa comisión que tiene que darle conocimiento al Gobierno y que el Gobierno tiene que traer a esta Cámara para debatir si vemos que el modelo que hoy estamos nosotros intentando aprobar no es bueno porque se desvía, lo paramos, pero si es bueno, lo apoyamos. Y yo estoy completamente seguro de que lo vamos a apoyar porque es un modelo bueno para Canarias. Y es un modelo bueno para preservar los valores del medio rural y activar la economía, y miren, los agoreros de aquel año 2002 y los opositores decían entonces que se iba a colonizar de forma masiva y expansiva y devastadora el suelo rústico y de daños al paisaje: ¿120 plazas han hecho daño al paisaje, han invadido de forma masiva...? Y los mismos agoreros de entonces son los que hoy traen una realidad para que no se apruebe un proyecto de ley que comparten estas islas y que pretende darles singularidad. Yo les pido en nombre mi grupo que no hagan eso, sino que traigan ese debate al Parlamento.

Y nosotros mantenemos viva una enmienda que vamos a retirar, y la vamos a retirar si es que realmente existe la oposición de un grupo parlamentario que no permitiera aprobar la enmienda transaccional que hemos planteado. Es una enmienda transaccional que indudablemente tiene mucho interés para trabajar en esta dirección. Y miren, si finalmente ocurre lo que yo intuyo que va a ocurrir, que Podemos y Nueva Canarias se van a oponer a esta ley, fíjense en la foto: 15 diputados de las islas menores, 4 del PSOE, 3 de ASG, 5 de Coalición Canaria y 3 del Partido Popular, ninguno que haya sido elegido ni en La Palma ni en La Gomera ni en El Hierro de los partidos que se oponen, Podemos y Nueva Canarias. Esa foto no es buena porque, en todo caso, todos estamos legitimados para tomar una decisión pero estamos todavía más legitimados los representantes que conformamos en esta Cámara, los 15 diputados de las islas menores, o mal llamadas menores, de El Hierro, de La Palma y de La Gomera.

Por tanto, yo creo que es bueno que trabajemos en la dirección de hablar más aquí en Canarias y no lanzarse a un discurso fácil para un proyecto de ley que va a traer un modelo de desarrollo sostenible, un modelo de desarrollo que respete nuestro medio ambiente, un modelo de desarrollo que sea capaz de generar riqueza a nuestra gente... Tenemos el mismo derecho. O es que ustedes creen que vamos a ser simplemente un parque para llegar..., a La Gomera llegan 630 000 turistas cada año -630 000, año 2015-, y no pasa nada, y no hemos hecho un modelo desarrollista, no hemos invadido el medio rural.

Y miren, las limitaciones excesivas de la capacidad turística según las categorías de suelo son más propias de suelos altamente densificados, primera cuestión; la obligatoriedad imperativa de mantener en cultivo los terrenos vinculados a las explotaciones turísticas, aislados, de suelo rústico, es una carga que grava innecesariamente la inversión sin que suponga ventajas; el establecimiento de un canon excesivo del 15 % del importe de la inversión a realizar es una especie de castigo injustificado, pues no es comparable a otros cánones que se practican por leyes en cualquiera de las otras de las islas del archipiélago; el establecimiento de supuestos ritmos anuales de crecimiento son inoperantes pues no se han correspondido con el ritmo real de no crecimiento en ninguna de las islas que ya conocen; y el establecimiento de unas unidades aptas para la edificación en cuantías que resulten inaplazables...

La señora PRESIDENTA: Señor Curbelo, un minuto más.

El señor CURBELO CURBELO: ...inaplazables para el emprendedor por generar una altísima repercusión en suelo en la cuantía final de la inversión por unidad de alojamiento. Por tanto, se establece un único estándar de superficie de parcela por plaza alojativa y una parcela mínima de actuación de cuantía inferior.

Termino. Creo que sería más prudente por parte de todos apoyar esta iniciativa, remitirnos a la disposición adicional segunda cuando algo no funcione en el marco de cualquiera de las islas, pero La Gomera, El Hierro y La Palma necesitan el apoyo de este modelo para equilibrar nuestro desarrollo y para preservar, porque nadie más que nosotros quiere, que somos los que vivimos allí, y probablemente aquellos que hoy voten en contra ninguno vive ni en La Palma ni en La Gomera ni en El Hierro. Es así.

Por tanto, les solicito en nombre de mi grupo el apoyo favorable a la misma.

Gracias. (Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Recuerdo a las personas que nos acompañan que no pueden hacer manifestaciones ni a favor ni en contra. Por tanto, ruego, por favor, es lo que dice el Reglamento y hay que cumplirlo.

Continuamos, señorías. Ahora el Grupo Podemos, señora Delgado.

La señora DELGADO LUZARDO: Gracias, presidenta. Buenas tardes a todas las personas que han venido a escucharnos. Señorías.

En primer lugar, señor Curbelo, le tengo que decir que yo me siento diputada por todas las islas y que a todas las defiendo por igual.

Miren, desde el año 2002, con la Ley 6 de este año, las islas de La Gomera, La Palma y El Hierro han tenido la posibilidad de desarrollar en ellas un modelo turístico específico diferente al convencional de sol y playa, basado en la naturaleza, el paisaje y permitiéndoles trasladar al medio rural la actividad turística.

Desde ese mismo año, y desde antes también, los partidos de Coalición Canaria, PSOE y PP se alternan para gobernar en estas islas, por lo que son los responsables de no haber sabido aplicar ese modelo turístico especial en ellas.

Sin embargo, ustedes, en vez de reconocer su fracaso político, prefieren echarle la culpa a la ley. Cuando sus señorías de estos partidos, y ahora también de Agrupación Socialista Gomera, denuncian el grado de estancamiento en estas islas, el grado de envejecimiento, la pérdida de población, la tasa de paro tan alta, lo que es increíble es que no pidan perdón a la gente por estos datos, eso es lo que no se entiende. Claro, no, qué va, ustedes no tienen nada que ver con el fracaso en la gestión política de estas islas, ¿verdad?, sería alguien que pasaba por allí.

Por cierto, también, como decía usted, señor Curbelo, desde el año 2002 esta Ley 6 exigía la constitución de comisiones insulares, adscritas a los cabildos, para hacer un seguimiento de la aplicación de esta ley, para evaluar la eficiencia de las medidas aplicadas, sus efectos económicos, sociales, ambientales... ¿Dónde están los informes que debían emitir cada dos años por ley?, ¿hubo realmente voluntad política para hacerla cumplir o es que ustedes tampoco cumplieron con esta ley?, ¿de quién es el fracaso?

Y como tienen una gran capacidad de reflexión y de autocrítica, se les ha ocurrido la brillante idea de que la solución para estas islas verdes es repetir los modelos de Las Américas, en Tenerife, Playa del Inglés, en Gran Canaria, y ahora, desgraciadamente, el sur de Fuerteventura. Pues ya que les encanta ese modelo de turismo de masas, fíjense también en que la gente que vive en esos municipios turísticos es la más pobre de Canarias. Así que díganlo todo aquí en esta Cámara. Ah, y pregunten a las empleadas de los hoteles si están contentas con su trabajo y si llegan bien a fin de mes.

Miren, la solución al grave problema socioeconómico que tienen estas islas no puede ser la destrucción de sus recursos, eso sería el suicidio colectivo de sus habitantes, por la desaparición a medio plazo de sus valores, de sus atractivos, de sus costumbres y hasta de sus posibilidades económicas a largo plazo. Ustedes están planteando con esta modificación de ley vender al mejor postor sus bienes más valiosos, entregarlos casi gratis a los fondos de inversión, consentir que se apropien de ese patrimonio natural, rural y cultural que pertenece a toda la sociedad gomera, herreña y palmera, la de ahora y la del futuro, y ustedes dicen que es a cambio de acabar con el paro, subir el nivel y la calidad de vida de sus habitantes, hacer unas islas más prósperas... ¡No!, ustedes saben que no, solo tienen que mirar el paro y la pobreza que existe en las otras islas turísticas, el modelo no puede seguir siendo ese, porque en ese modelo -se lo hemos dicho muchas veces- el negocio es para los de fuera, porque aquí ni siquiera sabemos hablar inglés -gracias a ustedes también-. Solo nos dan cuatro malos empleos, mal pagados y explotados.

Eso sí, en esas islas se quedarán la destrucción de su territorio y de sus recursos, la contaminación, los vertidos, los residuos y, además, sin que paguen un euro por eso, ¿verdad?, porque de la tasa turística ni hablamos.

Miren, cuando quieran podemos parlamentar aquí de forma distendida y relajada sobre cuál creemos que debe ser el modelo de esas islas. ¿Por qué en vez de presentar aquí esta ley, ya terminada y cerrada, no abrimos un debate y aprendemos a escuchar de forma activa? Lo que nosotros les pedimos es que esta proposición de ley vuelva a la comisión, y que además la Mesa abra un proceso de participación ciudadana para la redacción de la ley, tal y como determina el Convenio internacional de Aarhus, firmado por España.

Ya hablé el 25 de agosto, en la comisión donde se aprobó el dictamen que hoy nos trae aquí, del abuso de poder al no aceptar la Mesa ni siquiera a debate nuestras enmiendas, del fraude de ley que supone esta aprobación, por ser inconstitucional, va en contra de la legislación europea y estatal, de la falta de garantías jurídicas y parlamentarias al cambiar completamente la proposición de ley tomada en consideración en esta Cámara y del procedimiento fraudulento que han seguido para que se apruebe lo más rápidamente posible, fuera de la agenda parlamentaria y sin tiempo para la participación, el debate y el consenso. Que por cierto, eso es lo que lleva a tener leyes llenas de errores jurídicos.

En resumen, con esta modificación de la Ley 6/2002 que quieren aprobar hoy, como adelantó el portavoz de Nueva Canarias, se pueden construir muchas más camas turísticas en mucho menos suelo, ya no habrá límites de capacidad de carga insular ni limitaciones en el ritmo anual de crecimiento turístico, ya no habrá distancias mínimas entre actuaciones turísticas en suelo rústico, pueden estar pegaditas formando un continuo en toda La Palma, ya se podrán hacer todas las implantaciones turísticas que se quiera en suelos rústicos de protección paisajística o cultural. Y ya no será obligatoria la puesta en producción o mantenimiento de la explotación agrícola, es decir, quitamos plataneras, quitamos suelos agrícolas, adiós a la actividad agraria y...

La señora PRESIDENTA: Señora Delgado, un minuto más.

La señora DELGADO LUZARDO: ...y plantamos urbanizaciones turísticas. Y tienen el cinismo de decir en el preámbulo de esta modificación de ley que va a contribuir al sostenimiento del sector agrario y a la protección del paisaje.

Pero siendo todo esto duro, lo más relevante llega con sus nuevas disposiciones adicionales, en particular la primera, los instrumentos de planificación singular turística, que permiten la ejecución rápida de proyectos en cualquier suelo pasando por encima de lo que digan los planes y con una participación pública y una evaluación mínima o lo más nula posible. Y por si fuera poco en la disposición segunda, para no perder tiempo, se aprueban 33 proyectos de la isla de La Palma. Pero es que lo peor es que los cabildos podrán seguir declarando todos los proyectos que quieran, públicos o privados, en cualquier suelo y en contra del planeamiento aprobado. Señorías, bienvenidos al salvaje oeste.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Delgado.

Continúa el Grupo Popular, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señora presidenta. Un afectuoso saludo también al presidente del Cabildo Insular de La Palma, a miembros y representantes de la sociedad civil palmera deseosos por fin de ver una proposición de ley convertida en ley que mejore las condiciones de todos los palmeros, gomeros y herreños.

Señorías, se vota hoy el dictamen final de una proposición de ley iniciada por el Cabildo de La Palma para modificar la Ley 6/2002, de medidas de ordenación territorial de la actividad turística en La Palma, Gomera y Hierro. Ley del año 2002 que no ha cumplido, señorías, para nada sus objetivos. Decía el señor Rodríguez que sí hubo modificaciones, yo conté cinco, da igual, cinco o seis convierten a esta ley en el mismo fracaso colectivo. No sirvieron para nada y la ley, señores diputados, no acababa de arrancar, objetivo loable por un lado, medidas inútiles por el otro. Esta es la historia de la ley, la historia, como dije antes, de un fracaso colectivo.

Mi compañero Asier Antona, que defendió la toma en consideración de esta proposición no de ley en el mes de marzo, dijo que si lo que se pretendía era dotar a las islas occidentales de un modelo de desarrollo turístico diferenciado y sostenible, de un modelo acorde a la naturaleza propia de estas islas mediante el desarrollo y la realización en suelo rústico de unidades aisladas de explotación turística integradas en el medio y respetando el paisaje desde luego que no se ha conseguido para nada, dio el dato, apenas 164 plazas turísticas en la isla en catorce años. ¿Es esto lo que queremos, señorías, señores diputados?

A mi juicio lo que de verdad se ha fomentado con esta ley en estas islas es la melancolía, el desencanto, el aburrimiento o la impotencia de unas sociedades deseosas de salir adelante, de labrarse un futuro sin dependencia alguna, de sociedades que no tengan que mirar a sus instituciones, al sector público en general, para reclamar un futuro digno para sus hijos, hijos de La Palma, de La Gomera y de El Hierro que quieren vivir en su isla soñada pero que ven que eso es hoy imposible. Pero todo tiene remedio, señorías, aunque tarde, es verdad, y esto también tendrá remedio sin duda.

No sé si con las modificaciones que hoy aprobamos el futuro de las islas occidentales despegará definitivamente -espero que sí, tengo la confianza de que sí-, pero lo que sí sé es que quedándonos con las manos quietas instalados en la indolencia no resolveremos el problema. Y estoy convencido de que estas modificaciones permitirán desarrollar nuevos complejos turísticos, actividades complementarias que diversifiquen la economía de estas islas, que se abandone el criterio de mantener a la agricultura como el único sector productivo de ellas y superar, además, señorías, la creencia de la existencia en Canarias de sociedades subvencionadas incapaces de salir adelante por sí solas.

A los ciudadanos de las islas verdes hay que dotarlos de nuevas herramientas para labrarse un porvenir sin la necesidad de la subvención y sin la necesidad de la emigración. Herramientas para que mejore la actividad económica privada, para que los cabildos insulares, por ejemplo, de cada una de ellas dejen de ser las empresas principales en creación de empleo y en generación de riqueza porque una sociedad así, una sociedad que dependa en exclusiva de las administraciones es una sociedad sin corazón, y será una sociedad muerta en el futuro.

Y el territorio, señorías, es fundamental para el progreso, pues en él se desarrollan todas las actividades del hombre, sin menoscabar sus valores intrínsecos, sin perder un ápice de sus valores ambientales, su biodiversidad, protegiéndola y mimándola pero utilizándola, utilizándola, señorías.

La Palma, La Gomera y El Hierro no son islas donde el tiempo se paró, las manecillas de los relojes de los campanarios de las iglesias de La Concepción en Valverde, de El Salvador en Santa Cruz de La Palma o de Nuestra Señora de la Encarnación en Hermigua, que han sido testigos del devenir de la historia de su gente, no se detuvieron en la mitad del siglo pasado, continúan marcando inexorablemente las horas, los días, los meses, los años, son testigos mudos de la evolución de sus pueblos, de los cambios sociales y/o económicos que se producen, de una nueva Canarias en la que las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro no pueden quedarse atrás.

Hay gente para todo, señorías, sin duda que la hay. Hay gente que no quiere que las cosas cambien en La Palma, La Gomera y El Hierro; hay gente que quiere seguir considerando a estas sociedades al margen de cualquier evolución; que pretenden seguir manteniendo la intervención frente a la libertad; seguir decidiendo ellos el futuro de tres pueblos hermosos en vez de permitir que cada uno de ellos sea dueño de su destino; los hay que pretenden seguir maniatando el futuro para mantener un control malentendido de las sociedades insulares... Mi grupo no, señorías. Pretendemos y queremos todo lo contrario. Queremos islas abiertas al mundo, islas con un gran dinamismo social y económico, sociedades libres que sean dueñas de su futuro, sociedades viables que no tengan que mirar a Europa y a España solo para negociar las mejoras en su agricultura sino también para ofrecer un producto turístico único, que es una joya en nuestro continente.

Señorías, somos legisladores, y los legisladores tenemos la enorme responsabilidad de mejorar la vida de nuestros vecinos, de los ciudadanos de Canarias, a través de las leyes, y los ciudadanos de La Palma, La Gomera y El Hierro tienen el mismo derecho que los demás.

Por eso mi grupo va a decir un sí a esta proposición de ley, un sí rotundo al progreso de tres islas a las que se les ha encorsetado su futuro y su desarrollo con normas inútiles e irracionales.

Tengo la confianza, señores diputados, de que esto sea un primer paso para una nueva regulación legal del suelo en Canarias que nos libre del excesivo intervencionismo público, innecesario e inútil, que hay ahora. Solo espero, señores del Gobierno, que hoy me estarán oyendo por televisión, que no se echen atrás y mantengan su palabra.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Jorge. Muchas gracias.

Le agradezco que haya consumido el tiempo, en cualquier caso, sabe que tenían todos un minuto más, como estoy dando a todos los intervinientes.

Continúa ahora el Grupo Socialista, el señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Saludar al señor presidente del Cabildo de La Palma, a los consejeros y consejeras que lo acompañan, a los miembros de la sociedad civil, a don Justo Fernández Duque, a don Ángel Caro Cano, a los que agradezco también su trabajo en esta ley que hoy debatimos.

Señorías, señor presidente del Cabildo de La Palma, habrá usted comprobado que tras la intervención de los Grupo de Nueva Canarias y de Podemos nace esta tarde el apocalipsis para La Palma, La Gomera y El Hierro, qué tristeza más grande que quienes tienen responsabilidades públicas no sepan y sean conscientes de que hoy lo que hacemos aquí es debatir una iniciativa, que ya una ley, la Ley 6/2002, que queremos modificar, detectaba sobre estas islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, decía que se caracterizaban por la alta tasa de desempleo, por la red inferior a la media de Canarias, por la regresión demográfica, por el envejecimiento de su población, por el injusto efecto de expulsión de su población joven más cualificada y por un débil tejido empresarial.

Y yo le quiero recordar, señora Delgado, que lea usted los últimos datos del Istac: Lanzarote es la isla con mayor renta per cápita, la sigue Tenerife, Fuerteventura, Gran Canaria, y están a la cola La Palma, La Gomera y El Hierro. Esos son los datos.

Señorías, las actividades turísticas representan el 32 % de la actividad económica en el archipiélago, y, como todos sabemos, las islas continúan batiendo récords en llegada de turistas y en gasto, una cifras que, sin embargo, ofrecen un beneficio social desigual en función del territorio donde se produzcan. Según el Observatorio Turístico, solo en los municipios de Tías y Yaiza, en Lanzarote, existen 21 323 plazas hoteleras; en El Hierro, La Gomera y La Palma juntas hay 6201 camas hoteleras; si la comparativa la hacemos con la totalidad de la isla de Lanzarote la diferencia se eleva a 24 000 camas.

Según el Instituto Nacional de Estadística, solo en Fuerteventura, señorías, existen 17 530 personas dadas de alta en la Seguridad Social como trabajadores y trabajadoras turísticas; en El Hierro, La Gomera y La Palma, 5816.

Nos parecen por tanto, señorías, cifras suficientemente contundentes para afirmar que resulta imprescindible incorporar el desarrollo turístico a la economía de La Palma, La Gomera y El Hierro como un elemento de carácter estratégico.

La apuesta por la diversificación de su modelo productivo ha sido constante en las islas verdes, sin embargo, el desarrollo del sector turístico no ha alcanzado a estas islas, debido entre otras cuestiones a las enormes dificultades de toda índole que se les ha impuesto para la captación y la materialización de la inversión turística. Por eso la Ley 6/2002 no ha servido, no ha servido para el objetivo con el que fue creada. Y le recuerdo, don Román Rodríguez, que usted dice que ha tenido tres o cuatro modificaciones, le recuerdo que la ley de ordenación del territorio de Canarias ha tenido siete modificaciones.

Señorías, la pretendida estigmatización, porque esa es la palabra, respecto al posible desarrollo turístico de La Palma, La Gomera y El Hierro, supone sin duda un comportamiento insolidario así como una desconsideración a la grave situación social y económica que viven estas islas. Se ha ideado aquí, y en la sociedad se ha ideado igualmente, una injustificada y desproporcionada alarma ambiental, se trata, señorías, de una ley singular, que es una ley razonable, que es proporcionada y que es adecuada, y que en ningún caso pretende sustituir el control medioambiental de los proyectos declarados de interés insular. A este respecto lo que hace es adelantar esa declaración de interés insular, aprobada ya en el Plan insular de ordenación del turismo de la isla de La Palma, manteniendo intactos todos los trámites ambientales, de modo que se obliga también y será el cabildo quien tenga la decisión final, con lo que -don Román Rodríguez y doña Asunción Delgado- queda aquí garantizado plenamente el principio de tutela judicial efectiva. Por lo tanto, no, aquí no, porque es que aquí nadie ha estado, aquí hay alguno que tiene la bolita para decir que es inconstitucional, ¡no!, desde el Grupo Socialista decimos no, es una ley plenamente constitucional. Y en los objetivos básicos con los que se formuló la Ley 6/2002, de las islas verdes, estaba el de contribuir a la diversificación de la economía a través del incremento del valor añadido de las actividades agropecuarias, de las actividades de transformación y del desarrollo turístico para compensar la menor renta de estas islas.

Y este objetivo, como ha dicho ya el presidente del Cabildo de La Gomera, y como dijo en su día el presidente del Cabildo de La Palma, este objetivo, como los restantes que promulgó la ley, se ha visto imposibilitado por los mecanismos implícitos en ella, habiendo supuesto, señorías, una auténtica moratoria encubierta para estas islas.

Salvar, por lo tanto, estos obstáculos normativos, manteniendo todas las previsiones de protección ambiental para permitir un despegue económico de estas islas basado en el turismo, es lo que nos ha motivado a los grupos parlamentarios que apoyamos esta iniciativa legislativa, presentada aquí por el presidente del Cabildo de La Palma, con el respaldo y el apoyo de la presidenta del Cabildo de El Hierro y del presidente del Cabildo de La Gomera, digo, que es lo que nos ha motivado, señorías, a la articulación final...

La señora PRESIDENTA: Señor Pérez, un minuto más.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Un minutito. Se lo agradezco, presidenta.

Apostamos por que esta iniciativa legislativa para las islas verdes sirva para incorporar el turismo al sector primario, con el fin de diversificar su economía, aprovechando para ello, sin duda, el sistema y la estructura societaria de cooperativas y de entidades agrícolas como elementos de emprendimiento y dinamización en la implementación de este modelo turístico.

Y termino, señora presidenta y señorías, quería también anunciar en nombre de mi grupo una enmienda in voce, que sabemos que no va a poder ser tramitada porque ya nos ha dicho un grupo de la Cámara que no lo va a permitir, pero nos gustaría poderla defender, pero sí quiero terminar diciendo que apoyamos esta ley, porque va también en consonancia con la Ley 45/2007, para el desarrollo del medio rural en nuestro país, que persigue la mejora de la población de las zonas rurales mediante la equiparación en los niveles de renta y bienestar de sus ciudadanos. Eso es lo que queremos para las islas de...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pérez.

Corresponde ahora el turno al Grupo Nacionalista Canario, señor Castro, por tiempo de siete minutos.

El señor CASTRO CORDOBEZ: Señora presidenta. Señorías. Paisanos, Anselmo, presidente del cabildo, consejeros del cabildo que lo acompañan, de todas las fuerzas políticas, me van a permitir que sea breve para aprovechar el tiempo en otras cuestiones, dense saludados por todos o todos dense saludados por mí y por nuestro grupo parlamentario.

Francamente, con los años que uno lleva aquí la capacidad de asombro no se agota, no, pero, en primer lugar, por encima de todo quería agradecer esta iniciativa del Cabildo de La Palma, respaldada por el Cabildo de El Hierro y por el Cabildo de La Gomera, agradecer a todos los grupos parlamentarios, incluso a los que han hecho una oposición, porque eso es una expresión de la democracia, que tenemos que aceptar todos cómo es la democracia y que los asuntos de la democracia y del Estado de derecho se resuelven aquí, no con otros artilugios, con otros artilugios es ganando las elecciones; y a los técnicos, letrados, técnicos del Cabildo de La Palma, letrados del Parlamento de Canarias y letrados que han trabajado en la ley.

En la forma en que ha transcurrido el debate pudiera parecer que estamos, como decía el compañero Manuel Marcos, ante un apocalipsis, y eso simple y llanamente no es nada más que un desconocimiento lamentable y triste de qué estamos aprobando aquí y de cuál es la situación de unas islas que no se conocen y siguen empeñados en opinar y en legislar desde la distancia. Ha sido tal la cantidad, el cúmulo de inexactitudes, por no llamarlo de otra manera, de disparates, es decir, es inconstitucional porque lo digo yo, tendrá que decirlo alguien, porque yo creo, porque tenemos a los servicios de la Cámara, el Consejo Consultivo y los letrados, que es absolutamente constitucional. Al final, uno llega a la conclusión de que lo que se quiere hacer es lo que llamamos, lo que los chicos en la escuela llaman bulla, ¿sabemos los canarios lo que es bulla, no? Ruido, para que nos oigan. ¿Por qué? Porque no tenemos votos. Y más respeto a lo que dijo don Casimiro que todos los representantes parlamentarios que nos sentamos en esta Cámara de estas islas apoyamos esta ley y más del 80 % del Parlamento. Y fue ofensivo lo que se dijo aquí, y no voy a dar el nombre del grupo, de pedir las responsabilidades a los cabildos y a las administraciones de esa isla, gracias a los cabildos y a los ayuntamientos la situación no está peor, doña Asunción, gracias a ellos, más consideración, infórmense mejor, no viene el apocalipsis.

Pero voy hacer otra matización respecto a las enmiendas en contra, de algo estoy asombrado, mi capacidad de asombro, y mire que es una persona a la que respeto, a la que aprecio personalmente, enormemente, con la que tuve, que fue mi presidente de Gobierno, pero, don Román Rodríguez, no se puede venir aquí a decir la cantidad de inexactitudes, desinformado, y las conclusiones a las que usted llega, no se puede, don Román, menos... Mire, al otro grupo lo disculpo por la falta de experiencia, usted ha sido presidente de un gobierno y usted sabe las necesidades que hay en esas islas, por eso no, porque la moratoria solo se ha cumplido en El Hierro, en La Gomera y en La Palma, y lo sabe usted, y lo discutimos cuando quiera, esa moratoria que usted hizo ha perjudicado enormemente a estas islas y queremos salir de ahí y queremos tener un desarrollo digno como las demás islas. Usted ha sido presidente del Gobierno, su comportamiento aquí no debería haber sido..., y que conste que le tengo aprecio, que lo tengo en consideración, que usted lo sabe, pero usted no es un parlamentario cualquiera, igual que yo, que tenemos experiencia en esto. Aquí no se puede venir a hacer ruido.

Por lo tanto, me voy a atener a que hoy es un día grande para estas islas, es un día grande, muy grande para estas islas, y, aunque sea la sexta modificación, porque esas modificaciones nos hemos visto obligados a hacerlas porque se han modificado otras leyes, no porque nosotros tuviéramos necesidad de modificar la otra, la que modificamos, esa ley, se ha modificado porque se ha visto que era inoperativa, precisamente por las mismas leyes a nivel territorial que se iban aprobando.

La ley que hoy se modifica les voy a decir por qué la propuesta del cabildo se mejora en el Parlamento, que se ha mejorado, esta ley se ha mejorado aquí en coordinación completa con los cabildos porque se dieron cuenta de que la propuesta inicial no era suficiente para resolver los problemas que tenía que resolver esta ley.

Nosotros queremos un modelo distinto para las otras islas, no queremos el turismo de masas, no queremos el desarrollismo, déjenlo, queremos que se haga algo, la posibilidad de que se haga algo. Y esta, señorías, es la última oportunidad para hacer esto. Porque esta reforma permitirá reparar situaciones, rehabilitar actuaciones incluidas en los planeamientos y realizar proyectos contenidos en el planeamiento, en los planes territoriales aprobados por el Gobierno y en el plan insular de ordenación del territorio de las tres islas, va a permitir hacer eso. Lo otro es una aventura.

Y, además, esta ley tiene un plazo de dos años, cosa que pocas leyes que vienen aquí tienen, tiene un límite de dos años para iniciar las actividades. Y lo que yo sé, conociendo lo que pasa aquí, es que duele enormemente que las competencias se residencien en el cabildo insular, porque se prejuzga que los cabildos insulares no son capaces de administrar esto. Y yo tengo plena confianza en que los cabildos insulares sabrán administrar esto. Y precisamente la disposición adicional segunda y las disposiciones adicionales están hechas para que haya un régimen, un trámite administrativo riguroso de requisitos y, digamos, de contenidos, que ya los compañeros al hablar el último tiene...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ: ...(Ininteligible).

Pero en la línea, en la línea de lo que se está diciendo aquí, de las dudas, señora presidenta, simplemente quería leer algo esencial para que quede en el Diario de Sesiones, en el contenido de la ley. Y a don Casimiro Curbelo decirle que estamos de acuerdo con el planteamiento que ha hecho de la enmienda transaccional, por supuesto, y de la in voce que ha hecho nuestro Grupo Parlamentario Socialista. Voy a leerles que la disposición adicional segunda de la ley que aprobamos trata de retomar actuaciones turísticas estratégicas contenidas en el frustrado Plan territorial especial de La Palma, aprobado en el año 2007: No se pretende crear ninguna ley singular que apruebe directamente tales actuaciones, en absoluto. En primer lugar, se pretende simplemente que, en el supuesto de que tales actuaciones estratégicas quieran tramitarse como instrumentos de planificación singular -figura contenida en la ley y que existe en varias comunidades-..."

La señora PRESIDENTA: Señor Castro, termine. Le he dado un minuto a todos. Termine, venga.

El señor CASTRO CORDOBEZ: Muchísimas gracias, señora presidenta. ...queden exoneradas del trámite formal de la declaración de su interés insular por el cabildo, ya que si ya estaban comprendidas en el plan territorial, que el cabildo dio su aprobación, no es necesario ni lógico, por un simple principio de economía, que se vuelva a reiterar la declaración formal de su interés insular por el mismo cabildo.

En segundo lugar -sí, voy terminando, señora presidenta-, la ley no las exonera del cumplimiento de los requisitos esenciales garantistas previstos en la disposición adicional primera de evaluación medioambiental, información ciudadana y colaboración de las distintas administraciones públicas, y su aprobación final, si procediera, correspondería siempre al cabildo, que no está en absoluto condicionado por la ley para tomar la decisión que corresponda en cada momento.

Señorías, muchísimas gracias. Muchísimas gracias a todos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Castro. Muchas gracias, que ha pasado con tiempo.

(Los señores diputados Rodríguez Rodríguez y Jorge Blanco solicitan la palabra).

Disculpe, señor Jorge, el señor Román Rodríguez me había levantado antes la mano. Dígame, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Evidente, alusiones reiteradas a mi persona, ¿no?

La señora PRESIDENTA: Bueno, eso de la evidencia... Tiene un minuto, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor Castro, pensamos distinto, y es legítimo su pensamiento y el mío, y lo que he hecho es expresar mi discrepancia.

No le puedo aceptar que diga que no nos preparamos las cuestiones, en este y en otros ámbitos cada día en este Parlamento se demuestra quién se prepara las cosas y quién no. Y, en cualquier caso, los que creen que las leyes transforman la realidad en exclusiva se equivocan, y el mejor ejemplo es el que hemos vivido en La Palma. Tienen mucha más responsabilidad los gobernantes que las leyes, y usted tiene mucho que ver con el gobierno de esa isla en los últimos treinta años, algo tendrá que ver lo que usted llama fracaso en la isla con su manera de entender el gobierno de las instituciones. Y, en cualquier caso, los datos son incontestables, la tasa media de paro en los últimos quince años no se ha separado, la de las islas verdes, de las islas turísticas, más allá de dos punto y medio. Esto no es lo que determina el bienestar.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señor Castro.

Disculpe un momento, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ (Desde su escaño): Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Espere. Disculpe. Señor Castro, espere, espere. Ahora, por favor.

El señor CASTRO CORDOBEZ (Desde su escaño): Sí. Muchas gracias, señora presidenta.

Es evidente que pensamos de distinta manera, y lo que le he querido decir es que no pongo en duda que usted se prepare las cosas pero estas usted no las conoce como yo, seguro. Discúlpeme que se lo diga.

Y otra cosa, que hay quienes defendemos un planteamiento para que todas las canarias sean iguales y hay otros que no han salido de la isla en que nacieron, otros partidos, pero están aquí representando a todos.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Castro.

Señor Jorge, levantó usted también la mano. Dígame.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Señora presidenta, es que en mi intervención se me olvidó decirle alguna cuestión respecto del texto de la proposición de ley.

La señora PRESIDENTA: Pero y eso dónde lo encajo.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): ¿Perdón?

La señora PRESIDENTA: Venga. Una apreciación.

Venga, vamos. Tiene un minuto, señor...

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): No. Es que ahí...

La señora PRESIDENTA: Le digo para ver dónde lo...

El señor JORGE BLANCO: ...los servicios de la Cámara...

La señora PRESIDENTA: Señoría, señorías, entiendo la importancia del debate, ustedes saben que yo soy muy estricta con los tiempos, pero entiendo que estamos ante un debate importante y quiero ser generosa. Tiene un minuto, señor Jorge, y espero que también los grupos lo entiendan.

Un minuto, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): No son consideraciones de tipo político, en absoluto.

Es simplemente que hay, quería que la Cámara lo supiera, los servicios de la Cámara han hecho unas correcciones de carácter técnico...

La señora PRESIDENTA: Las iba a ver ahora, pero manifiéstelas ya.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Eso. Por un lado...

En fin, que me gustaría, por parte de mi grupo y creo que es bueno que las asumamos todos.

Y, en segundo lugar, hay un error en el dictamen de una palabra que falta en la enmienda 22 de nuestro grupo, que modifica el artículo 6, de especialidades sobre tipologías turísticas. Al final, en el punto 2, donde dice "quedando sin efecto cualquier previsión", debiera decir o debería decir "quedando sin efecto cualquier previsión en contrario", o sea, añadir esa frase, porque si no, es que no tendría sentido lo...

La señora PRESIDENTA: Señor Jorge, se lo agradezco.

Yo lo iba a hacer una vez finalizadas todas las intervenciones, pero, bueno, usted ya lo ha dicho y...

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Le ahorro trabajo, señora presidenta.

La señora PRESIDENTA: ¿Eh?

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Que le he ahorrado trabajo.

La señora PRESIDENTA: Bueno, me ha ahorrado trabajo. Se lo agradezco, señor Jorge.

(El señor Pérez Hernández solicita intervenir).

Señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Si me lo...

La señora PRESIDENTA: Escuche, disculpe. Un minuto, y los grupos que faltan también, porque tengo que ser...

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Sí.

La señora PRESIDENTA: ...ecuánime con todos y cada uno de los grupos.

Por tanto, un...

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Era solo...

La señora PRESIDENTA: ...minuto, y un minuto a los que quedan.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Es que anuncié una enmienda in voce y no la leí.

La señora PRESIDENTA: Es que no la puede leer.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Si le parece, simplemente...

La señora PRESIDENTA: No, no, señor Pérez, no, no. Vamos a ver.

Para que una enmienda in voce sea presentada, tiene que tener la unanimidad de todos los grupos.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Ah, bien.

La señora PRESIDENTA: Como quiera que yo ahora, cuando usted me dice la enmienda in voce, yo voy a preguntar a los grupos, antes de que usted la diga, si la van a aceptar o no.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Ah, vale, vale.

La señora PRESIDENTA: Y si no la aceptan, usted no la podrá realizar.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): ¿Ni la leo?

La señora PRESIDENTA: Ni la lee.

Entonces, ¡se me están adelantando! Permítanme ordenar el debate...

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Sí, sí, sí.

La señora PRESIDENTA: ...y si yo me dejo algo atrás...

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Lo ordena usted, soy tremendamente obediente con la Presidencia.

La señora PRESIDENTA: ¡Por supuesto! No, yo lo que les digo es que déjenme ordenar el debate para poder seguir.

Señor Marcos, como usted bien antes anunció, entiendo que la enmienda in voce que usted quería formular no tiene la anuencia de todos los grupos. ¿Es así correcto, o no? (Rumores en la sala).

¿Hay algún grupo que esté en contra de esta enmienda in voce?

¿Podemos está en contra de la enmienda in voce? Bien, por lo tanto...

(El señor Ruano León solicita la palabra).

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): (Sin micrófono). Pero, ¿en contra de que se presente o en contra de...?

La señora PRESIDENTA: ¿Perdón?

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Desde el punto de vista reglamentario, señora presidenta, entiendo que debe conocerse por la Cámara cuál es la enmienda in voce, y a continuación los grupos manifestar si la admiten a trámite o no la admiten a trámite.

Yo no conozco cuál es la enmienda in voce, soy un diputado no ponente y quiero conocer esa enmienda in voce.

La señora PRESIDENTA: Usted sabe, señor Ruano, que ustedes hablan previamente y ustedes conocen la enmienda perfectamente.

Otra cosa, otra cosa, señoría, es que la dialéctica da para mucho, y yo lo entiendo. Yo le aseguro que el asesoramiento de esta presidenta es lo que me dicen los servicios de la Cámara, que es por lo que yo me fío.

Siempre que se ha presentado, al menos en el tiempo que yo llevo, una enmienda in voce todos han tenido que tener unanimidad para presentarla.

Yo no tengo ningún inconveniente, señoría, yo no tengo ningún inconveniente, pero no vengan a cambiar las reglas del juego que como uso y costumbre nos hemos dado hasta ahora, al menos en el tiempo que yo llevo.

(La señora Navarro de Paz solicita intervenir).

Dígame, señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Presidenta.

Pues hago mías sus palabras, ¿por qué cambiamos los usos y costumbres y por qué nos damos reglas diferentes a las que ya nos habíamos dado en su momento?

Yo quiero recordar en esta Cámara que hay un acuerdo de portavoces de que todas las enmiendas in voce se admiten a trámite. Diferente es que se aprueben o no. Sí, señora portavoz (ante las manifestaciones de la señora Santana Perera desde su escaño), lo que no le admito es que me deje, y usted disculpe, por mentirosa, porque entonces ruego a los diferentes portavoces que digan si suscriben o no mis manifestaciones. Pero en esta Cámara, en Junta de Portavoces, ha existido esa costumbre, y se ha mantenido, y se adoptó en esta legislatura. Acuerdo de todos los portavoces de que a trámite se admiten, con independencia de que se vote a favor o en contra.

Es que quiero que quede bien claro que se rompe, de manera unilateral, me ha parecido entender por Podemos, ese acuerdo. Lo digo a efectos de lo que son cambiar las reglas del juego, sin que un portavoz, en este caso quien le habla, se entere.

La señora PRESIDENTA: Señora Navarro, yo puedo estar equivocada, pero sí le aseguro que no existe tal acuerdo.

Otra cosa es que los portavoces -escuchen, señorías- hasta ahora, hasta ahora, señoría, escúcheme, vamos a ver. Hasta ahora, cuando se han presentado enmiendas in voce en distintas iniciativas, normalmente en PNL, que son las iniciativas que más suelen presentar enmiendas in voce, me acercan el texto previamente y, si se admiten, se presentan o no.

La única discusión que puede entrar, y yo puedo admitir que haya diferencias, es si se lee o no, se da si se lee o no. Si no hay unanimidad con las enmiendas in voce no se presentan. Lo único que yo puedo admitir es que se lea, que se diga o no se diga, es hasta ahora donde yo sé, y yo no pierdo nada en que se lea, pero entiendan que no puede ser aceptada, porque hay un grupo que no la acepta. No es responsabilidad mía.

Díganla...

(El señor Curbelo Curbelo solicita intervenir).

Perdone, el señor Curbelo, que me ha pedido la palabra.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Muchas gracias, presidenta.

No, yo voy a ser muy breve, en primer lugar, a la portavoz del Grupo Podemos decirle que me siento orgulloso como presidente del Cabildo de La Gomera del mismo modo que el resto de los presidentes de cabildos canarios por el trabajo hecho por los ciudadanos de cada isla. E, independientemente de los errores, todo lo que hay de positivo allí es consecuencia de otros, no como consecuencia de su aportación, súmese, por favor, al trabajo en positivo para los ciudadanos de estas tres islas.

En segundo lugar, me gustaría que los portavoces socialistas y de Coalición Canaria porque hay una enmienda transaccional que si hay oposición, parece, de algún grupo no va a ser tomada en consideración, si es así, yo retiro la enmienda viva, la enmienda número 2, con el objeto de que la transaccional se remita en su día al texto de la nueva ley del suelo. Si es así, retiro la enmienda y lógicamente nos sometemos a la votación que solo la Presidencia determine.

La señora PRESIDENTA: Señorías, para no seguir con esta dinámica ruego a los portavoces que vengan y nos reunimos aquí, si son tan amables.

(La señora Delgado Luzardo solicita intervenir).

Tengo una solicitud de palabra de la señora Delgado, perdón, perdón, tiene razón, gracias, secretario (ante un comentario efectuado por el señor secretario segundo, Gómez Hernández).

Disculpen, portavoces, dejen que intervenga la señora Delgado por un minuto también y ahora vienen los portavoces para acá.

La señora DELGADO LUZARDO (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

En primer lugar, no queremos tolerar que los grupos parlamentarios que han hablado aquí sobre esta proposición de ley digan que este Grupo de Podemos no quiere a las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro, no digan que nosotros no conocemos su situación y no digan que no queremos lo mejor para esas islas. Nos hemos ofrecido a tener un debate parlamentario donde discutamos, reflexionemos, hablemos sobre el diferente modelo para las islas que creemos que va a ser muchísimo mejor para ellas. Lo que no nos parece bien es que hayan traído aquí una ley cerrada, sin debate, sin participación y sabiendo que ni siquiera quisieron aceptar nuestras enmiendas. Como sabrán, el procedimiento fue irregular, no fue precisamente muy democrático y lo que nosotros pedimos en este momento es...

La señora PRESIDENTA: Se acabó su tiempo, señora Delgado.

Si son tan amables, por favor, los portavoces.

(Los señores portavoces atienden el requerimiento de la Presidencia. Pausa).

Señorías, vamos a intentar reanudar este asunto y voy a dar traslado de lo acordado, no sin antes pedir disculpas públicas a los portavoces, especialmente a la señora portavoz del Grupo Popular, lamento si mis palabras no fueron las adecuadas, pido disculpas públicamente, no me cuesta en absoluto reconocerlas, señora Navarro; igual que al señor Ruano también, si hay que hacerlo lo hago, no hay ningún problema.

Y quiero mantener... (rumores en la sala). Señorías, por favor. Ha habido una diferencia de criterio incluso técnico-jurídico y eso nos ha dificultado..., es la verdad, ¿no? En cualquier caso, lo que vamos a hacer es, porque hay discusión sobre si admitirla a trámite implica o no que se pueda leer, pero yo por aclarar y por ser generosa en este asunto, en esta ley que es tan importante, voy a pedir al grupo proponente que la lea y le voy a pedir a cada uno de los grupos de menor a mayor que se pronuncien si la aceptan o no, y entenderán que si un grupo no la acepta no se podrá votar, pero sí podremos manifestar, en un ejercicio democrático, lo que se piensa al respecto.

Por tanto, pedidas las disculpas, señor... (rumores en la sala). Si son tan amables señorías, gracias.

Señor Pérez, ruego que lea la enmienda in voce y después pediré opinión a cada uno de los grupos.

Muchas gracias.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Me limito a leerla. Dice así: "En la disposición adicional primera del texto resultante del dictamen de la comisión, el apartado 8 quedará redactado en los siguientes términos: los instrumentos de planificación singular turística que comporten ordenación se someterán al procedimiento simplificado de evaluación ambiental estratégica en los términos previstos en la legislación estatal básica, a menos que, conforme a la misma, resulte de aplicación el procedimiento ordinario, en cuyo caso será este el aplicable. Los proyectos o actuaciones objeto de instrumentos de planificación singular turística que no comporten ordenación se someterán al procedimiento de evaluación de impacto ambiental que resulte de aplicación".

Y solo quiero expresar que no puedo admitir que se diga en este Parlamento -presidenta, es un amparo que le pido-, se ha dicho aquí por parte de la diputada de Podemos que el debate de la ley ha sido poco democrático y eso no se puede admitir en un parlamento.

La señora PRESIDENTA: Señor Pérez, yo le ruego que para no reabrir el debate... Señor Pérez, por favor, vamos a no reabrir el debate, vamos a intentar cerrarlo. Ha leído la enmienda in voce, voy a pedir posición respecto a la enmienda in voce de menor a mayor.

Grupo Mixto, solo por favor si admiten o no la enmienda in voce, para no abrir, como no he dejado que concluya el diputado, señor Pérez.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Mi grupo es favorable a que se admita, y con proporcionalidad sería un criterio bueno para el futuro.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

El Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Tenemos por uso y costumbre que las transaccionales y las enmiendas in voce, aunque no compartamos -que no es el caso- el fondo, somos partidarios de que se tramitan siempre.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señora Delgado, por el Grupo Podemos.

La señora DELGADO LUZARDO (Desde su escaño): No, porque esta ley debe volver a la comisión para que se revise profundamente desde el punto de vista jurídico.

La señora PRESIDENTA: Señora Delgado, no me abra el debate, por favor.

La señora DELGADO LUZARDO (Desde su escaño): Eh, perdone...

La señora PRESIDENTA: ¡No, no, no, no!, señora Delgado.

Solo he dicho, y le corté la palabra al señor Pérez y se la corto a usted también. Así de claro.

Grupo Popular, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Sí a la admisión a trámite y sí al voto favorable a la ley.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias.

No estaba pidiendo eso todavía, muchas gracias.

El Grupo Socialista entiendo que sí porque es el proponente.

(Rumores en la sala). Señorías, por favor.

Grupo Nacionalista.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Sí, como siempre se ha hecho.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ruano.

Señorías, lamentablemente el uso y costumbre en esta ocasión no ha salido, ese fue el error mío por mi parte, y, por tanto, lamentablemente, como no hay unanimidad en la aceptación de que se tramita no se puede proceder a su votación.

¿De acuerdo, señorías?

Como les decía antes, que el señor Jorge adelantó, antes de proceder a la votación de cada una de las cuestiones que tenemos que hacer, les reitero, por si puede haber consenso y no hace falta votación, que entiendo que no, pero lo tengo que someter a consideración del Pleno, dos cuestiones. Una, las correcciones técnicas, terminológicas o gramaticales, que antes vimos que han sido hechas por los servicios de la Cámara, es quitar comillas, poner una preposición por otra, sustituir una palabra, una cuestión técnica simplemente; y también la que añadió antes el señor Jorge, del Grupo Popular, que a la hora de recoger las enmiendas que se habían producido en comisión se olvidó añadir en el artículo 6, apartado 2 in fine, "en contrario", que también entiendo que se admite que es un error. ¿De acuerdo? (Asentimiento).

Vamos a pasar, señorías, entiendo que está aprobado con la unanimidad, el asentimiento, en este caso, de la Cámara.

Vamos a pasar a votar, en primer lugar, señorías, el voto particular de Nueva Canarias en su conjunto, el voto particular. Llamo a votación, señorías (La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a votación).

Señorías, lo siento. Ahora sí, señorías, comienza la votación.

Señorías, 53 votos emitidos: 11 síes, 42 noes, ninguna abstención.

Por tanto, queda rechazado el voto particular.

La enmienda del Grupo Mixto ha sido retirada, por tanto, no procedemos a su votación.

Y vamos ahora, señorías, a votar el texto en su conjunto, el texto en su conjunto. Votación del texto del dictamen de la proposición de ley de los cabildos insulares.

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 53 votos emitidos: 42 síes, 11 noes y ninguna abstención.

Queda, por tanto, aprobada la iniciativa legislativa turística de La Palma, La Gomera y El Hierro.

(Aplausos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPLC-0002 Sobre para la modificación de los artículos 4 y 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico