Diario de Sesiones 45/2016, de fecha 13/9/2016 - Punto 7

9L/I-0011 INTERPELACIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE MEDIDAS DE COORDINACIÓN Y SEGUIMIENTO CON EL PARLAMENTO, DIRIGIDA AL SEÑOR CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD.

La señora PRESIDENTA: Continuamos con el orden del día. Ya hemos finalizado las comparecencias que conformaban la sesión de hoy, y vamos ahora con el siguiente punto del orden del día que es la interpelación, una interpelación en este caso del Grupo Parlamentario Popular, sobre medidas de coordinación y seguimiento con el Parlamento, dirigida al señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

Para la intervención tiene la palabra el señor Rodríguez, por tiempo máximo de diez minutos.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ (don Jorge Alberto): Señora presidenta. Señorías.

La interpelación que presenta esta mañana el Grupo Parlamentario Popular tiene como único fin conocer los criterios que el Gobierno de Canarias tiene o sigue respecto de las propuestas de resolución que este Parlamento aprueba, hayan sido iniciativas presentadas o formuladas por algún grupo de la Oposición o, incluso, por los propios grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno.

Señor consejero, desde que comenzara esta legislatura los grupos que conforman esta Cámara, este Parlamento, han presentado -si no he errado en mi cálculo- un total de 275 iniciativas de impulso político, ya sea en formato de proposición no de ley o sea en formato de moción subsiguiente a una interpelación. Del conjunto de estas no se lleva un control por parte de Actuación Parlamentaria de cuáles exactamente están aprobadas, pero le puedo decir, para que podamos de alguna forma debatir, que más de un 60 % han sido aprobadas y el resto ha decaído, o simplemente no se han aprobado o han sido rechazadas.

Lo que queremos es, de forma constructiva, señor consejero, saber cuál es el destino que tienen las propuestas de resolución que aquí son aprobadas, porque entendemos que, aprobadas por esta Cámara, se convierten o deberían convertirse en mandatos al Gobierno de Canarias, y, como bien sabe usted, son absolutamente, en fin, variadas y heterogéneas en los asuntos que se abordan, sean cuestiones relativas a la educación, a la agricultura, al Posei, a los productos canarios, a los presupuestos, a empleo, a dependencia, a la prestación canaria de inserción, a economía, a investigación, etcétera, etcétera.

Así que, señor consejero, la pregunta es sencilla, lo que aquí se aprueba ¿vale o no vale?, ¿sirve para algo? Una propuesta de resolución que es aprobada por este Parlamento, bien por unanimidad, o bien por mayoría, ¿la tiene que ratificar el Gobierno, la tiene que considerar, la tiene que discriminar para recoger aquello que realmente interesa de la resolución aprobada? ¿El Gobierno tiene que ratificar las resoluciones que se aprueban en este Parlamento, o sencillamente las tiene que cumplir?

Es por esto, señor consejero, señorías, que resultaba oportuna una intervención de una iniciativa como esta, porque todos nos preguntamos al final cuál es el destino que tienen aquellas resoluciones, que después de un largo o más breve debate son finalmente aprobadas por parte de esta Cámara.

Así que lo que queremos, señor consejero, es conocer cuáles son los criterios que el Gobierno sigue para cumplir con las propuestas de resolución, o para no cumplirlas, entre otras cosas para saber a qué atenernos, señor consejero, o lo que podamos decir cuando los canarios nos pregunten, bueno, si el Gobierno de Canarias cumple o no cumple aquello que aquí se aprueba, las resoluciones que son aprobadas por este Parlamento, porque, señor consejero, hombre, responder a esos ciudadanos que a veces nos proponen o inspiran las iniciativas que aquí presentamos, pues, digo, responder que, bueno, eso depende del día del Gobierno o depende de qué es lo que se aprueba, o depende de qué resolución se trate, pues, hombre, no es precisamente una respuesta adecuada.

Y, señor consejero, mire, la teoría nos la sabemos, sabemos lo que es una proposición no de ley, sabemos lo que es una moción, e, incluso, sabemos qué piensa el Tribunal Constitucional de las resoluciones que aprueba el Parlamento. Por lo tanto, ya le pido que se ahorre esa parte de respuesta, porque eso nos lo sabemos muy bien, pero me parecía oportuno que debatiéramos aquí sobre el sentido y sobre la naturaleza jurídica de las resoluciones que aquí aprobamos en este Parlamento.

Y termino ya, señor consejero, esta primera intervención, en fin, recordándole que muchas de las iniciativas -y antes lo comenté de pasada-, muchas de las iniciativas que aquí presentamos de impulso a la acción del Gobierno, pues, que son aprobadas en muchas ocasiones por esta Cámara, están inspiradas o están de alguna manera, en fin, recomendadas, orientadas por muchos canarios a los que representamos y que nos piden que traigamos al Parlamento un determinado debate sobre una determinada cuestión.

Señor consejero, esta es la principal razón de querer saber a través de usted qué piensa el Gobierno de las resoluciones que aquí se aprueban y qué criterio sigue, o no sigue, para cumplir las resoluciones que se aprueban, o sencillamente no cumplirlas.

Nada más, señora presidenta, señor consejero.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Muchas gracias, presidenta.

Señorías, señor Rodríguez.

De entrada, me parece curiosa la interpelación, que la leo, estamos hablando de conocer las medidas de política general en materia de coordinación y seguimiento con el Parlamento de Canarias que está llevando a cabo el Gobierno de Canarias, y, luego, en su intervención, pues, básicamente se ha centrado en una pregunta que podría haberse efectuado por escrito o de forma oral tanto en pleno como en comisión.

También me invita a no extenderme en la eficacia jurídica o no que pueden tener las propuestas de resolución, porque todos doctrinalmente las conocemos y la posición que tiene también el Tribunal Constitucional al respecto. Por tanto, también lo obvio, porque usted sabe perfectamente cuál es la respuesta y cuál es la obligación o la eficacia jurídica que tienen en este caso las propuestas de resolución que puedan adoptarse en el ámbito del Parlamento de Canarias.

Desde el Gobierno somos muy respetuosos con la separación de poderes, evidentemente, la soberanía popular reside en esta Cámara y debe marcar la línea que el Gobierno de Canarias sigue al respecto.

Saben que la hoja de ruta de este Gobierno se centra en el acuerdo de gobernabilidad sustentado por dos formaciones políticas que tienen representación en esta Cámara y las propuestas de resolución que se aprueban en la misma, de forma mayoritaria o no por los distintos grupos parlamentarios, vienen a establecer la orientación política que debe guiar también al Ejecutivo, eso desde el punto de vista de las respuestas genéricas. Yo sí invitaría para poder tener un debate más intenso sobre esta materia y cualquier otra que cuando efectuamos propuestas en el Parlamento pudieran concretarse para poder traer evidentemente los datos que seguramente será lo que a usted le interesaría en este momento para poder ver cuáles son las decisiones que en el Ejecutivo hemos venido adoptando respecto a las propuestas de resolución que se han aprobado por esta Cámara.

Las competencias que desde el Gobierno tenemos y que están encauzadas a través de mi consejería quedan claramente delimitadas en el ámbito del reglamento orgánico de la consejería y en eso se centraba, en esa discusión que íbamos a tener en esta Cámara, el análisis sobre la política general en la coordinación y seguimiento que efectuamos desde mi consejería de las relaciones con el Parlamento. Saben, esas funciones las tiene asignadas específicamente dentro de mi departamento la Viceconsejería de Relaciones con el Parlamento. ¿Qué funciones se le asignan? Pues la propuesta y ejecución de las directrices del Gobierno de Canarias y la gestión de los servicios y competencias, entre otras muchas materias destacan en primer lugar y de forma específica estas relaciones con el Parlamento.

Cuando entramos a gestionar las relaciones con la Cámara es importante trasladar la herramienta con la que contamos en este momento que es Hipatia, que es el gestor electrónico de iniciativas parlamentarias que emplea el Gobierno de Canarias, que empezó, permítame la expresión, su andadura en prácticas en la anterior legislatura, en el último periodo de sesiones de la VIII legislatura y se hizo de uso obligatorio en esta IX legislatura. La gestión electrónica ha supuesto un ahorro considerable en el tiempo y ha servido también para suprimir en buena medida el uso del papel y del fax, para que se haga una idea, al final de la VII legislatura, del 2007 al 2011, tan solo las preguntas escritas alcanzaron la cifra de 3298 y al final de la VIII legislatura, la anterior, ese número de preguntas escritas rondó las 9400. Durante el primer año de esta legislatura, la IX, el número total de iniciativas parlamentarias ha sido de 5579, por encima de las 4850 registradas para el mismo periodo de la legislatura pasada, y esta cifra ascendente supone un incremento del 15 %. Este crecimiento conlleva importantes subidas en el volumen de iniciativas tramitadas como las comparecencias o las preguntas orales tanto en el pleno como en las comisiones.

Con todo esto lo que quiero es resaltar y remarcar que debe entenderse que en el ámbito de mi consejería tramitamos un elevado número de iniciativas que en todo caso tiende a crecer año tras año, legislatura tras legislatura, y por eso es importante que nos apoyemos en el gestor electrónico Hipatia, pues permite gestionarlas con mayor celeridad y eficiencia.

Con esta herramienta la Viceconsejería de Relaciones con el Parlamento desarrolla las competencias que tiene asignadas en el artículo 46 del reglamento orgánico y en consecuencia le permite brindar el apoyo administrativo en la coordinación y seguimiento del programa legislativo del Gobierno y de los compromisos adquiridos por el Ejecutivo en sede parlamentaria. Se trata de brindar un apoyo de tipo administrativo a este fin. ¿Y cómo lo materializa? Pues lo hace remitiendo desde el Gobierno al Parlamento los acuerdos y la información complementaria de los proyectos de ley así como también comunica y traslada la información hacia las distintas consejerías competentes de toda la actividad y tramitación parlamentaria. Además, envía a Presidencia del Gobierno las proposiciones de ley que emanan del Parlamento con indicación del plazo de la solicitud de criterio y veto del Gobierno y hace su correspondiente seguimiento. En cuanto a las proposiciones de ley de los cabildos insulares, la viceconsejería informa a los departamentos competentes por razón de la materia del inicio de la tramitación, mientras que en el caso de las proposiciones de ley de iniciativa popular, en los casos en que se requiera el criterio del Gobierno, se inicia su tramitación de forma similar a las proposiciones de ley y sigue informando de la tramitación parlamentaria hacia su debate. Respecto a las PNL, a las proposiciones no de ley, la viceconsejería las comunica a las consejerías competentes por razón de la materia y en todo caso a Presidencia del Gobierno y a mi propio departamento, asimismo comunica a la consejería que corresponda la inclusión de las mismas en el orden del día de la convocatoria de la comisión o pleno así como las resoluciones para su cumplimiento; además, en los casos en los que sea necesario esta comunicación sobre las resoluciones también se hace al Ministerio de Presidencia del Gobierno de España.

Por otra parte, la viceconsejería también brinda de forma permanente asistencia sobre la aplicación e interpretación del Reglamento del Parlamento bajo requerimiento de las distintas consejerías, así como la coordinación de la actividad administrativa. Ese mismo artículo que le citaba anteriormente, el 46, contempla la tramitación hacia los departamentos que corresponda de las iniciativas parlamentarias que el Gobierno deba culminar, hablamos en esencia de las solicitudes de información que se remiten desde su entrada en la Viceconsejería de Relaciones con el Parlamento a las diferentes consejerías y se les comunican los plazos que deben observar para cumplirlos; y se les recuerda a los departamentos cada semana qué iniciativas no se han tramitado en el plazo establecido reglamentariamente.

También la viceconsejería remite al Parlamento los proyectos de ley, planes, programas, comunicaciones e informes del Gobierno. Para ello, recibido el correspondiente acuerdo del Gobierno o la información de las consejerías, en el supuesto de determinados informes que no requieran del citado acuerdo del Gobierno, estas iniciativas se envían al Parlamento para su tramitación, de la cual se da información a los departamentos competentes.

Destaca, entre todas, la competencia en este centro directivo, la coordinación de la actuación administrativa para el cumplimiento y la realización de la actividad del control parlamentario del Gobierno y, en concreto, de las respuestas a las preguntas parlamentarias a los diferentes departamentos.

Por su parte, la viceconsejería da traslado de la entrada en el Parlamento de la pregunta escrita que se trae, hace un seguimiento del cumplimiento de los plazos y ejerce el control sobre el debido cumplimiento de las formalidades en la documentación que debe remitirse al Parlamento. Por otro lado, y en relación con esta misma función, coordina las distintas consejerías cuando varias deban responder a una misma pregunta escrita y también remite a la comisión de asuntos preparatorios del Gobierno los temas en que se precise establecer criterios para una respuesta conjunta a una pregunta escrita. Por supuesto, también tramita las preguntas orales, bien sean para el pleno o comisión, y en ambos casos comunica su entrada en el Parlamento, la inclusión en el orden del día de la correspondiente convocatoria, y, en su caso, el pase a iniciativa escrita al finalizar cada periodo de sesiones. Asimismo, tiene encomendada la preparación y distribución a las personas titulares de los departamentos interesados de las convocatorias de las sesiones del pleno y de las distintas comisiones de la Cámara, así como de las resoluciones emanadas de dichos órganos. Para cumplir este cometido la viceconsejería comunica tan pronto como recibe las convocatorias a las distintas consejerías a través del aplicativo Hipatia, del que les hablé anteriormente, además de remitirlas de inmediato por correo electrónico a los gabinetes de las consejerías y a quienes tengan atribuida esa función en cada departamento.

De la misma manera, una vez que la viceconsejería tiene conocimiento de la aprobación, rechazo, aplazamiento o retirada de una iniciativa lo pone en conocimiento de los departamentos.

Por último, también la viceconsejería ejerce la representación ordinaria del Gobierno en la Junta de Portavoces del Parlamento, sin perjuicio de la que yo mismo puedo asumir la misma u otro miembro del Ejecutivo canario.

En relación con las preguntas que efectuaba, es decir, el seguimiento de la actuación o de los mandatos que se efectúan por esta Cámara al Gobierno de Canarias a través de las resoluciones que son aprobadas, son remitidas desde mi departamento a las consejerías competentes para que se proceda a llevar a cabo esa orientación política, pero también recordarles que para el seguimiento expreso de cada una de esas iniciativas que son aprobadas por esta Cámara sus señorías tienen instrumentos que les posibilita el Reglamento, como son las preguntas escritas, las preguntas orales en pleno y en comisión, así como las comparecencias para que se pueda efectuar un seguimiento específico de algunas de las resoluciones que puedan ser aprobadas por esta Cámara del Legislativo autonómico.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Turno de réplica del autor de la iniciativa, por tiempo de cinco minutos.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ (don Jorge Alberto): Señora presidenta. Señor consejero.

¿Acaso habrá que instar una modificación del Reglamento de la Cámara para que se contemplen mecanismos específicos para el seguimiento del cumplimiento de las resoluciones y de las mociones que se aprueban en esta Cámara, para que de esta forma el Gobierno tenga muy difícil sustraerse al mandato del Parlamento sin una seria erosión de su imagen? Lo digo, señor consejero, porque en la actualidad -bien lo sabemos y estará de acuerdo, todas sus señorías estarán de acuerdo conmigo- tiene más relieve la derrota de los partidos que apoyan al Gobierno en un debate de las características que hemos hablado que en sí misma la proposición no de ley o la propuesta de resolución que vaya a ser aprobada. Y esto es lo que realmente, en fin, quieren saber quienes representamos, quienes siguen diariamente la actividad del Parlamento.

Pero usted yo creo que me ha entendido, le agradezco, en fin, la explicación didáctica de cuál es el seguimiento de una resolución y cuáles son las funciones que el reglamento orgánico seguramente de la consejería previene para la Viceconsejería de Relaciones con el Parlamento, pero es fundamental saber, no solo por todas sus señorías, sino también -repito- para quienes nos siguen, cuál es el destino que tienen las resoluciones que aquí se aprueban, y de ahí que le hayamos requerido su opinión en relación con los criterios que el Gobierno sigue cuando una resolución sale del Parlamento apoyada de forma mayoritaria o de manera unánime.

Los diputados que formamos parte de la Oposición, de la oposición al Gobierno del que usted forma parte, somos conscientes del escaso interés político que vemos, que apreciamos, del Gobierno de Canarias en cuanto al respeto de los compromisos que aquí se adquieren y del cumplimiento de las iniciativas legislativas o de impulso legislativo o político que se aprueban en los plenos o sea en las comisiones parlamentarias. Y esto, señor consejero, no deja de ser, permítame la expresión, un fraude a la democracia. Tenemos un Gobierno que se compromete, pero sin comprometerse, tenemos un Gobierno que ofrece salida a los ciudadanos, pero que tampoco les da nunca esa salida, ¿cómo es posible, señor consejero, que el Gobierno no tenga el mínimo de compromiso de ejecución de una resolución que es aprobada por el Parlamento? Es verdad, nos corresponde a nosotros hacer el seguimiento de esa resolución aprobada y de requerir al Gobierno qué ha ocurrido con esa resolución que en su día fuera aprobada, ¿pero no estamos generando en quienes representamos escepticismo? Pues yo creo que sí, ¿no estamos generando entre quienes representamos cierto hartazgo? Pues yo creo que sí, y esto es lo que realmente queríamos saber del Gobierno para poder trasladárselo a quienes muchas veces nos inspiran, nos orientan las propuestas que aquí traemos para su debate y posterior aprobación.

Yo creo que es importante que el Gobierno conozca esta cuestión, que nos preocupa especialmente, evidentemente, a los grupos parlamentarios que estamos en la Oposición. Pero yo creo, señor consejero, que la moción que va a seguir a esta interpelación, bueno, pues intentaremos que se termine con esta dinámica de compromisos que no se cumplen, que generan ilusión para después crear frustración, y vamos a intentar con la moción construir un determinado marco de compromisos futuros del Gobierno con las propuestas que hagamos.

Ustedes de esta manera, en fin, tienen la oportunidad de que aquellos compromisos que adquieren con las resoluciones que se aprueban realmente puedan finalmente aprobarse y cumplirse debidamente.

Por lo tanto, señor consejero, esta es la naturaleza y la esencia de la interpelación y la moción...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señor consejero, para replicar a esta intervención.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Gracias, presidenta.

Señor Rodríguez, no comparto la reflexión que efectuaba sobre un fraude a la democracia en los términos que usted expuso en su segunda intervención, todo lo contrario, desde el primer momento le he trasladado en mi intervención el máximo respeto a la separación de poderes, el máximo respeto a la soberanía popular que reside en esta Cámara legislativa. Lo que le he tratado de explicar es que, evidentemente, en el ámbito del Gobierno la hoja de ruta la tenemos marcada con un acuerdo de gobernabilidad que está sustentado, las principales líneas están plasmadas en el programa electoral con el cual se presentaron las fuerzas políticas que sustentan a este Gobierno, y por supuesto que el Gobierno es respetuoso con las propuestas de resolución que se efectúan en esta Cámara, en las que de manera activa con los grupos parlamentarios trabaja también el Gobierno, para tratar de orientar algunos aspectos que se proponen en esta Cámara y que tienen que venir ligados a lo que el Ejecutivo tiene que realizar.

No, no comparto esa reflexión genérica de que hay un fraude y que el Gobierno no esté atendiendo aquellas propuestas de resolución, en la medida de sus posibilidades, que desde esta Cámara emanan. Hay que pensar que las propuestas, las proposiciones no de ley que se han aprobado en este momento por la Cámara en el primer año de legislatura ascienden a algo más de 130, señor Rodríguez, de las cuales más del 50 % están dirigidas directamente al Gobierno de España, dirigidas directamente al Gobierno de España. Aquellas que están dirigidas al Gobierno de Canarias, lo que usted perfectamente sabe desde el punto de vista jurídico con el análisis de las PNL, lo que vienen a plasmar, con independencia del análisis que tengan que efectuarse al contenido de cada una de esas PNL, es una orientación política, una orientación política que debe de tener encaje en el acuerdo de gobernabilidad que sustenta el actual Gobierno de Canarias, y en esa línea seguiremos trabajando.

Para mí las mociones que puedan proponer después de esta interpelación, pues, evidentemente tendrán que debatirse por los distintos grupos parlamentarios, pero hoy por hoy ustedes conocen que el Reglamento, en el seguimiento que tiene que efectuarse por el Gobierno, es distinto respecto a las mociones que emanan de las interpelaciones, que respecto, por ejemplo, de las proposiciones no de ley, especialmente desde el punto de vista estrictamente reglamentario. Pero aún así, esa labor se efectúa por parte del Gobierno, puntualmente, como les explicaba, esas propuestas de resolución son remitidas a los departamentos que tienen la competencia para atender esa orientación política que se marca desde la Cámara legislativa, y son conscientes los titulares de cada uno de los departamentos que es la línea que deben seguir en el encaje que a su vez se está llevando a cabo en el desarrollo de las distintas actuaciones y acciones políticas que les mandata el acuerdo de gobernabilidad.

Por tanto, yo creo que la interpelación debe servir para realzar la labor que desde la Cámara legislativa se efectúa, que la ciudadanía tiene que tener claro que los distintos grupos parlamentarios los representan desde el punto de vista de los intereses que unos y otros puedan defender en la misma y que siempre van a tener al Ejecutivo autonómico, pues, de la mano para poder trabajar conjuntamente en resolver los problemas de la ciudadanía canaria, que, al final, es el fin último por el cual estamos evidentemente desarrollando nuestra acción de gobierno.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Hemos concluido esta interpelación.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/I-0011 Sobre medidas de coordinación y seguimiento con el Parlamento, dirigida al Sr. Consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico