Diario de Sesiones 47/2016, de fecha 28/9/2016 - Punto 6

9L/I-0013 INTERPELACIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE MEDIDAS PARA DISMINUIR LAS LISTAS DE ESPERA Y AUMENTAR LAS ESPECIALIDADES MÉDICAS, DIRIGIDA AL GOBIERNO.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la segunda interpelación. En nombre del Grupo Popular tiene la palabra la señora diputada doña Águeda Montelongo.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta.

Señorías, señor consejero, ciudadanos de Canarias, tengo que decirles que lo normal en un Parlamento, en el Parlamento de Canarias también, cuando venimos, la Oposición, a ejercer nuestro trabajo, lo normal es que fiscalicemos, incluso enmendemos la plana y leamos la cartilla, al Gobierno. Y la verdad es que empiezo mi intervención mostrando, una vez más, mi asombro y perplejidad por la situación de que es el propio Gobierno el que se lee la cartilla, en este caso, el presidente del Gobierno a uno de los consejeros. Por lo tanto, la inestabilidad sin precedentes políticos que ha demostrado el actual Gobierno, Coalición Canaria y el Partido Socialista... Están demostrando la incapacidad de la política para dedicarse de verdad a los problemas que les preocupan a los ciudadanos. Por eso mi grupo y esta que les habla venimos aquí con la firme intención de decirles a todos los ciudadanos de Canarias que no, que hay gente aquí en este Parlamento que está dispuesta y decidida a ocuparse de verdad de los problemas importantes que les preocupan a los canarios, y la sanidad es uno de ellos.

El pasado viernes, como ustedes saben, más de 15 000 majoreros salieron a la calle, hablaron alto y claro, a pesar de que la Televisión Canaria no les dio la cobertura suficiente, pero ese es otro tema, que lo hablaremos en otro foro.

Señorías, señoras y señores diputados, señores del Gobierno, hace exactamente un mes que presentamos una interpelación en este Parlamento y, después de ese mes, ha pasado de casi todo en nuestra sanidad pública. Los problemas derivados de las listas de espera sanitaria, de las especialidades médicas y de los problemas que hay en nuestros hospitales públicos no son algo nuevo; yo diría que es un mal endémico que ni el pasado Gobierno ni el actual están o han sabido afrontar de una forma clara, contundente y decisiva. Una situación que se ha venido agravando por momentos, llegando a unos límites casi insostenibles, es más, mucho nos tememos que las medidas que en este pleno ayer nos dio el presidente Clavijo no van a ser suficientes para atajar el problema en el que estamos inmersos.

Sobre todo, dudamos de unas medidas que van a servir para atender a todos y cada uno de los usuarios de nuestra sanidad pública, a unos ciudadanos que llevan meses y meses esperando por una cita con un especialista o cuentan los días esperando por una llamada, que nunca llega, sobre una cita quirúrgica que le han prescrito previamente. Medidas y acciones las anunciadas por este Gobierno que, muy probablemente, no van a ser capaces de dar respuesta a quien este momento es eslabón más frágil, el más débil de todo el sistema, me refiero al paciente, al enfermo. Pero tampoco dan respuesta a los profesionales, esas personas que, muchas veces sin medios, lo están dando todo, todo, y, por lo tanto, quiero agradecerles el esfuerzo que hacen, sobre todo en estos últimos años.

Señorías, en estos últimos meses, los síntomas de una enfermedad denominada listas de espera y la necesidad de nuevas especialidades médicas en determinados hospitales públicos empiezan a ser más que evidentes. Una situación que, por otra parte, nuestro grupo parlamentario ha venido denunciando no este año, y usted lo sabe señor consejero, sino en los últimos años, también en la pasada legislatura.

Pero en las últimas semanas esta enfermedad ha empeorado. La fiebre ha subido de golpe y parece que si no se hace nada para remediarlo este estado febril no parará, no dejará de remitir. Y es que lo que han originado ustedes mismos es una situación tan crítica... Ni más ni menos nos han dicho que todo esto es porque han gastado más de lo presupuestado y que, pese a ello, nuestros gestores sanitarios, a fecha de hoy, no han sido capaces de reducir o, cuando menos, contener las listas de espera. Pero tampoco han sido capaces de atender las demandas de las especialidades médicas en los hospitales públicos, y permítame que utilice como ejemplo el Hospital de Fuerteventura.

En el pasado mes, cuando registrábamos esta interpelación, alrededor de 25 437 pacientes en Canarias, 2853 más que el año anterior, esperaban a ser atendidos por un especialista médico. Tres meses más tarde, y según los últimos datos que publica la consejería, puede rondar la de 100 000 canarios los que, en su conjunto, engrosan las listas de espera de nuestra sanidad pública. Y a este ritmo no quiero ni pensar los niveles en los que nos podemos mover de aquí a final de año. Y es más, hay un dato que quiero volver a poner de manifiesto, que lo ponía el portavoz, don Guillermo, el portavoz del Grupo Popular, y que son datos de la Consejería de Sanidad: para realizar una prueba de detección precoz del cáncer de mama, por ejemplo, en La Candelaria, en Tenerife, hay 92 mujeres esperando; pero es que a poquitos kilómetros, en el otro hospital, el Universitario de Canarias, hay 841 mujeres esperando por esta prueba. ¿Ustedes lo entienden? Si nos vamos al Hospital Universitario de Canarias de Tenerife, una resonancia magnética tardan los ciudadanos, los pacientes, 63 días en Tenerife; pero es que si nos vamos al Materno Infantil tardan 300 días. Increíble, yo no lo entiendo.

Pero si no lo saben, frente a la media nacional de espera de 89 días para una operación quirúrgica, en Canarias estamos en 162 días de media, con lo que estamos hablando el doble de días que el resto de los españoles. Y en lo que a especialidades médicas se refiere, miren, nosotros en Fuerteventura la frase que más nos duele es... Imagínense que ustedes han sufrido un ictus y tienen que hacerse un simple cateterismo, y tienen que esperar semanas y semanas en el Hospital de Fuerteventura y la respuesta es "estamos esperando a que quede una cama libre en el Insular". Es tremendo.

El tema de oncología yo no lo voy a volver a citar; lo que no sé si sabe es que el presidente Clavijo no es capaz de reconocer que uno de cada cuatro pacientes que están esperando por un cardiólogo en Canarias es de Fuerteventura. Uno de cada cuatro. Y yo supongo que con todo esto ninguna de sus señorías ya tiene duda de por qué 15 000 personas salen a la calle gritando "una sanidad digna ya".

Finalmente, no les quiero aburrir, pero hemos experimentado un incremento de un 38 % en las listas de espera para rehabilitación, en la isla de Fuerteventura, aumentaron en casi 2000 pacientes, por no decir que no tenemos reumatólogo.

Señorías, aunque la financiación siempre será insuficiente, tanto aquí como en cualquier comunidad autónoma, somos la séptima comunidad autónoma que más gasta en sanidad por habitante, la que más gasta, ¿y entonces? ¿Volveremos a recordar lo que le decía yo hace unas semanas en este pleno? Mejor gestión, señor consejero, con una eficaz optimización de los recursos disponibles de nuestra sanidad pública. Pero, claro, parece que no pasa nada, que no hay que preocuparse. Ayer en este pleno el propio presidente Clavijo nos ha arrojado algo de luz, pero no mucha, no mucha. Nos ha cuantificado y nos ha dicho que el desvío presupuestario ha sido de unos 181 millones de euros, y que ha tenido que ver con los gastos de personal, con los gastos corrientes y el gasto farmacéutico. Y digo yo, señor consejero, ¿esto no es lo que ha pasado todos los años, o no? ¿Sí o no?

Es más, nos dice que, después de la que han liado, aquí no pasa nada, que con un apaño ahora vamos a llegar a final de mes, y todo porque ahora parece ser que le va a perdonar a los gerentes el que no tengan que quitar a los gestores de los hospitales esos 10 millones. Y eso, ahora van a inyectar 5 millones más, y entonces con los treinta y tantos que teníamos del crédito extraordinario, hace un par de semanas, pues, ahí les queda eso.

Pero ¿cómo se va a gestionar todo esto?, ¿dónde se va a destinar todo este dinero?, ¿cómo va a afectar a las partidas de personal, gastos corrientes y farmacéutico?, ¿cuánto le vamos a dar a Fuerteventura, que, en estos momentos, es la primera prioridad sanitaria de Canarias? ¿Qué medidas concretas va a tomar este Gobierno para reducir o contener las listas de espera de aquí a final de año? ¿Vamos a cerrar más quirófanos?, ¿se van a cerrar las agendas de las especialidades hasta primeros de año? ¿En qué medida estas medidas que se van a tonar pueden afectar a las condiciones laborales o al desarrollo normal de trabajo de los profesionales de nuestra sanidad? ¿Tendrán que hacer turnos infernales?, ¿contarán con restricciones de material sanitario para desarrollar su labor?

Y luego, digo yo, si primero le dijeron durante unos meses, señor consejero, que le iban a quitar 10 millones y ahora le dicen que no, ¿ahora qué vamos a decir, a final de año tendremos que esperarnos la sorpresa de que ahora no le ha dado tiempo a gastarlo? Porque supongo que todos esos equipos tendrán que poner en marcha todas esas peonadas, todos esos programas... ¿Es la próxima que nos vamos a encontrar? ¿Nos vamos a encontrar con que ahora a final de año les van a decir a usted que no le ha dado tiempo de gastarse lo que le han dado? Yo ahí lo dejo.

Y yo les pregunto a ustedes, señoras y señores diputados, ¿entienden ahora por qué hemos presentado esta interpelación? Porque 15 000 personas en Fuerteventura han hablado alto y claro. Solo dos pacientes en un mes, de Oncología, han conseguido movilizar a más de 15 000 majoreros en la calle. Tan solo en unos días toda una isla ha trasladado un mensaje a toda Canarias, nos han dado argumentos más que suficientes para hacer todo lo que está en nuestra mano, y lo más importante, nos han dicho: "nosotros hemos hablado en la calle, ahora le toca el turno a la política, ahora es el momento de la política". Por eso quiero con esta interpelación demostrarles a los más de 15 000 majoreros que salieron a la calle y al conjunto de los ciudadanos de Canarias que en ocasiones como esta, y en asuntos de tanta trascendencia... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un minuto más.) Para demostrarles a todos ellos que en momentos trascendentales como estos la política sí puede ser realmente útil.

Por lo tanto, para terminar, señorías, interpelamos hoy aquí al Gobierno porque lo que pedimos son respuestas capaces de convencer a los miles de canarios que se encuentran en una lista de espera, a los que están esperando por una intervención quirúrgica, a los que están esperando a que se les ponga un especialista en su isla, para aquellos que pasan las horas, que pasan los días, que pasan los meses resignándose a tener una sanidad que no se merecen. Por todos ellos, hoy, esta interpelación para pedir una sanidad digna ya en Fuerteventura y en toda Canarias.

Nada más y muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Gobierno, tiene la palabra el señor consejero de Sanidad, don Jesús Morera Molina.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Morera Molina): Gracias, señora presidenta.

Señora Montelongo, usted me interpelaba, por lo menos por escrito, por el tema de disminución de la lista de espera y sobre la posibilidad de aumentar los especialistas médicos, y me ha sacado Fuerteventura, las últimas novedades de esta semana referentes a los ajustes... Bueno, yo intentaré ir dando respuesta, primero, a lo que usted me interpelaba y, posteriormente, a lo que ha añadido.

Bueno, ya dije el otro día que estaba dispuesto a venir aquí a tratar sobre el tema de las listas de espera todo lo que hiciera falta y usted se lo ha tomado al pie de la letra, cosa que me parece muy oportuno; pero también le pido que no pretenda que vaya a decir cosas distintas de las que dije el otro día, sobre todo por ser coherente con el discurso que he mantenido en las ocasiones anteriores.

Mire, las listas de espera son inherentes a cualquier sistema sanitario público con asistencia universal y gratuita, un sistema como el nuestro. Se producen, por una parte, por una demanda creciente originada por el aumento de la población, sobre todo de la población anciana, la prevalencia de las enfermedades crónicas, cada vez tenemos más enfermos crónicos, y también por los avances científicos que permiten establecer más indicaciones terapéuticas. Y, por la otra parte, por la parte de la oferta, porque hay una oferta donde los recursos son siempre muy limitados. El objetivo de cualquier servicio público de salud no solo es reducirlas, sino sobre todo hacer lo posible para que el tiempo de espera se reduzca a unos plazos razonables marcados por la necesidad de los pacientes y por la prioridad indicada por sus médicos y, por supuesto, asumimos ese reto.

Desde el 30 de junio del 2015 hasta el 31 de julio del 2016, los pacientes en listas de espera quirúrgica han aumentado un 8,5 %, es decir, 2599 pacientes; esto es una realidad. Pero también es una realidad que estamos operando más: atendiendo al total de actividad quirúrgica, nos encontramos con que estamos operando más que nunca. Concretamente, entre enero y agosto -estos son datos nuevos, de agosto de este año- se habían operado en los centros sanitarios públicos 58 318 pacientes, esto el año pasado. En el mismo periodo de este año hemos operado 59 605, es decir, un incremento del 2,21 %. Con estos datos no se puede decir que la gestión falle, yo creo que lo estamos haciendo bien en cuanto a la actividad, ya que se opera más y mejor y se aprovechan los recursos públicos disponibles también en mayor medida. Pero ello no se refleja en las listas de espera que siguen creciendo. Es una cuestión que está relacionada sobre todo con que cada vez se está ofreciendo más indicación de tratamientos quirúrgicos y más pruebas a los pacientes.

Mire, en cuanto a las pruebas diagnósticas, por ejemplo, hasta agosto se habían realizado 16 891 resonancias en los centros públicos: un 27,7 % más que el mismo periodo del 2015. Y también hemos aumentado francamente el número de escáneres que hemos realizado. De la misma forma, aumentan las consultas con especialistas en 21 000 y las sesiones de hospital de día, en un 24 %. La actividad de los centros públicos del sistema del Servicio Canario de la Salud es mayor este año que el anterior, no cabe la menor duda.

La sanidad pública no se está quedando atrás en la incorporación de nuevas técnicas, y estas novedades aumentan el número de pacientes para los que hasta hace poco no existía una solución -el otro día ya les relacionaba alguna de estas técnicas y el consiguiente aumento de pacientes con posibilidad de tratarse-; pero los recursos económicos disponibles actualmente no son suficientes para cubrir esta demanda creciente ni aumentan en la misma proporción que ella, puesto que incorporamos a enfermos, pero no personal ni quirófanos a la misma velocidad. Dicho de una forma más clara, les decía el otro día, la medicina y los cambios demográficos avanzan mucho más rápido de lo que lo hace el presupuesto sanitario.

Esta consejería ha estado dando prioridad a las personas que llevan más tiempo en la lista de espera y a la atención de los pacientes oncológicos y con patologías potencialmente invalidantes. Esto nos ha permitido incidir directamente en la demora media, rebajándola hasta los 164 días que se contabilizan actualmente frente a los 175 días que se registraban a comienzo del año 2016; son 11 días de rebaja. Interviniendo en esta demora, también se ha logrado reducir de forma sensible el porcentaje de pacientes que esperan más de seis meses, pasando de ser el 37,7 % del total, a finales del año 2015, a ser el 30 % en la actualidad.

No obstante, dos consideraciones. El esfuerzo que hacemos, porque ha sido una decisión de esta consejería, el sacar de la espera a los pacientes con más estancia en ella, que son casos más complejos, nos impide sacar casos menos complejos que podríamos sacarlos en mayor volumen, pero creemos que es de justicia hacerlo así y que se verán los frutos en el futuro. Otra consideración es que si utilizamos para el cálculo la mediana, que es un operador estadístico muy apropiado para este tipo de datos, la rebaja de la demora es, si cabe, mucho más notable, puesto que revela que la mitad de los pacientes del Servicio Canario de la Salud que están en la lista quirúrgica esperan menos de 109 días para ser operados; o sea, que a la mitad los operamos en menos de estos 110 días.

Yo creo que el sistema funciona, pero, obviamente, necesita más recursos. Ante la falta de medios económicos suficientes, nos toca seguir realizando esfuerzos en la gestión, aunque también hay que decir que es un aspecto en el que cada vez queda menos margen de mejora, sobre todo si somos conscientes de que el personal está hastiado y empieza a desmotivarse tras los años de sobrecarga en el trabajo en esta etapa de crisis.

Mire, hace unos días recibía un comunicado, que creo que también fue enviado a la presidenta del Parlamento, de dos juntas técnico-asistenciales de dos centros sanitarios en el que decían literalmente que "los políticos debemos cambiar el discurso de hacer más con menos y también el de mejorar la gestión, y que nos pongamos a buscar la adecuada financiación, que su empeño -el empeño de los trabajadores- ya no es suficiente". Y esto lo dicen trabajadores de una junta técnico-asistencial, representantes de una junta técnico-asistencial, que no tienen alineamiento sindical ni político y que son elegidos entre sus compañeros, y dicen esto tan franco que yo creo que, en fin, yo he intentado transmitirles en los últimos meses.

Mire, la utilización del rendimiento quirúrgico y otros equipamientos constituye, como no podría ser de otra manera, una de las principales medidas utilizadas en la reducción de las listas de espera. Estamos optimizando al máximo la jornada ordinaria, pero lo cierto es que con esto no es suficiente, como decían los trabajadores. Por las francas limitaciones presupuestarias que teníamos, se pusieron en marcha este año unos pocos programas especiales, que se añadieron a los que ya estaban operativos, dirigidos, básicamente -los nuevos me refiero-, a pacientes de larga estancia en la lista de espera quirúrgica, a pruebas diagnósticas preferentes y a tratamientos de pacientes oncológicos, siendo una de las medidas más destacadas la realización de escáner y resonancia los fines de semana en varios hospitales de nuestra comunidad autónoma, y que han dado frutos importantes, como antes les contaba.

Como ustedes saben, por la necesidad del ajuste presupuestario se había decidido que estos programas se suspendieran durante el último cuatrimestre. El lunes el Gobierno decidió hacer un esfuerzo para dar continuidad a estos programas. También mantenemos, como no puede ser de otra forma, la colaboración con los centros concertados, ajustando las derivaciones a las necesidades de cada momento y al presupuesto disponible, esto es importante.

En relación con las especialidades médicas, señora Montelongo, que usted también me ha interpelado al respecto, el acceso a las prestaciones sanitarias en el nivel de atención hospitalaria está garantizado con independencia del lugar del territorio canario en el que se encuentran en cada momento los usuarios del sistema, en condiciones de igualdad efectiva, al margen de que se disponga o no de una técnica, tecnología o procedimiento en el ámbito geográfico en el que residan, estableciéndose los mecanismos necesarios para la canalización y revisión de los usuarios que lo precisen al centro o servicio donde les pueda ser facilitada la atención a su problema de salud con la mayor calidad y con las mejores posibles.

El establecimiento de especialidades y la ampliación de la cartera de servicios se hace en función de una planificación general de necesidades, valorando la necesidad de participación de varias disciplinas médicas en la resolución de un proceso de salud y sin olvidar que la atención a patologías poco frecuentes o de tratamiento complejo requiere, para mantener criterios de calidad y los mejores resultados en salud, la experiencia de equipos consolidados con un volumen de actividad mínima, lo que aconseja la existencia de centros o servicios o unidades de referencia, garantizando los medios de acceso a los mismos.

En los últimos años, la cartera de servicios de atención especializada en las islas no capitalinas se ha visto incrementada en varias especialidades. En el Hospital Nuestra Señora de los Reyes ya relaté el otro día una serie importante de especialidades; en el Hospital Nuestra Señora de Guadalupe, en La Gomera, también, de una forma importante en los últimos años se ha mejorado la cartera de servicios; en el Hospital José Molina Orosa, en los últimos meses, incluso se han añadido la cirugía vascular, la cirugía torácica y la neurocirugía; y en el Hospital General de Fuerteventura, después de nuestra llegada a la consejería, se han añadido las consultas de traumatología infantil, la de cirugía torácica y la de neurocirugía.

A todo lo anterior se une la existencia de especialistas consultores que, desde los centros de referencia, dan una atención integral a los pacientes, colaborando con atención primaria.

En suma, señora Montelongo, yo creo que usted hace relación al empeoramiento de las listas de espera. Es real, pero yo tengo que decirle que la actividad del Servicio Canario de la Salud es mayor, francamente mayor, se hace todo lo que se puede con los recursos que se tienen, y yo creo que la lucha común en este aspecto, señora Montelongo, es conseguir una mejor financiación para los servicios sanitarios en Canarias. Esa es la lucha que tenemos que tener para mejorar estos problemas que usted me plantea en esta interpelación.

Gracias, señora presidenta.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para una segunda intervención de la solicitante de esta interpelación, tiene la palabra la señora Montelongo.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías, ciudadanos de Canarias.

Señor consejero, sinceramente se lo digo, creo que usted está haciendo su trabajo. De verdad, créame. Se lo digo yo, y se lo tendrían que decir aquí (señalando a los escaños situados a la derecha de la tribuna de oradores), pero se lo digo yo. Y estamos totalmente de acuerdo en que se necesita una mejor financiación. Fíjese si estamos de acuerdo que mi partido votó en contra, y el Partido Socialista con el apoyo de Coalición Canaria hicieron este sistema de financiación que es malo para Canarias y para todas las comunidades autónomas. Cuente con nosotros, y a ver si nos echa una mano también en el desbloqueo del Gobierno de España para que esto sea una realidad y usted cuanto antes pueda tener esos recursos que le permitan hacer lo que usted sabe como buen profesional que es de la sanidad.

Pero, señorías, ¿es esta hoja de ruta la que los usuarios y los profesionales de la sanidad canaria esperan escuchar de este Gobierno? ¿Es esta especie de declaración de intenciones la que nos va a permitir sacarnos del atolladero en el que nos encontramos? ¿Medidas como las expuestas hoy aquí, y por el propio presidente Clavijo, harán posible que en apenas unos meses nuestra sanidad no se vea avocada a un colapso absoluto? Yo, mire, señor consejero, le voy a recordar unas palabras que usted hiciera en la última comparecencia y cito textualmente. Usted decía: "Por favor, denme tiempo y, a ser posible, dinero". Señor Morera, y yo le pregunto, ¿quién ha de darle más dinero? Pero, sobre todo, ¿quién ha de darle más tiempo? Y ustedes lo saben, también el señor Morera y todos nosotros, incluso, hasta quienes están sufriendo las listas de espera. La respuesta es que lo tiene que hacer este Gobierno.

Y bueno, y le ha dado... (ininteligible)... el señor presidente este lunes, y ha dicho, y ha anunciado, que los gerentes de los hospitales, como le decía, no van a tener que recortar su actividad asistencial porque él ha sido capaz de transformar un defecto en virtud. Les ha venido a decir que van a contar con 15 millones para afrontar el último trimestre del año, y todo gracias al cierre anticipado de presupuesto. Hay que ver, el lobo transformado en Caperucita. Semanas y semanas esperando a que lleguen las siete plagas de Egipto con el cierre anticipado y resulta que lo que en verdad ha llegado es el maná. Esto es lo que hay.

Y nos alegramos de esta noticia, pero lo que nos preguntamos es si con este anuncio podemos quedarnos tranquilos. Los 10 millones que no se van a penalizar y los 5 de más que le van a aportar, ¿son suficientes?, ¿cómo van a ser gestionados?, ¿cuánto va a destinar a la isla de Fuerteventura? ¿En verdad serán capaces de contener la lista de espera sanitaria? Preguntas que de alguna manera este Gobierno tiene que responder, y en esta interpelación, créame, a mi grupo y a esta diputada, pues, tengo que decirle, no nos ha terminado por convencer.

Una vez escuchados los argumentos, no cabe duda de que la situación por la que atraviesa la comunidad autónoma en materia de sanidad a fecha de hoy podemos catalogarla de sumamente crítica. Mucho me temo que estamos siendo utilizados en una campaña de imagen, por no decir de propaganda política más parecida a la que vivimos en legislaturas anteriores que al nivel de exigencia de la gestión pública que requieren los momentos en los que nos encontramos.

Pero lo más curioso es que lo que se aporta para cubrir el último trimestre del año, aparte del famoso crédito extraordinario, aprobado por este Parlamento, son ahora tan solo 5 millones de euros; y esto que se suma a lo que al parecer el señor Clavijo le ha perdonado, el no quitarle los 10 millones que pensaba quitarle, pues, en verdad, díganos: para llegar al final de año, ¿se las tienen que ingeniar con esos 5 millones de euros? Pero tanto es así que, tal y como se ha venido gestionando nuestra sanidad pública, no sé si con esos 5 millones de más, en verdad, vamos a ser capaces de reducir la lista de espera sanitaria.

Y, señor Clavijo y señor consejero, permítame que lo dudemos, y se lo tenemos que decir. También al señor Clavijo, esté donde esté, yo le pido que llamemos a las cosas por su nombre y dejemos de utilizar aquella vieja estrategia de "¡que viene el lobo!", porque mucho me temo que el lobo va a terminar por venir y, a fecha de hoy, si no se toman las medidas necesarias, podemos vernos abocados a un colapso sanitario, que bajo ningún concepto nosotros queremos.

Hoy, como le decía, señor consejero, nosotros lo que pretendemos con esta interpelación es ayudarle, ayudarle y hacer una moción consecuencia de interpelación para que usted tenga instrumentos y la fuerza suficiente para que, dentro del Consejo de Gobierno, sepa que aquí va a tener un grupo político que le apoya en medidas para conseguir que este colapso sanitario no se produzca.

Mire, esta iniciativa, como le decía, la vamos a transformar en una moción... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un minuto más.)... -gracias-, porque necesitamos contar con un auténtico plan de choque que permita cortar la sangría de las listas de espera y la situación de colapso a la que puede verse abocado nuestro sistema sanitario. Pero también vamos a hacer una moción sobre todo para que los siete diputados de Fuerteventura, y el resto de sus señorías, se retraten, que voten aquí esa moción lo que nos ha dicho el pueblo majorero, lo que nos han dicho 15 000 personas. Y no será una moción suave, será la moción que nos pidió la gente, para que los siete, juntos, demostremos que, por una vez, en la historia de Fuerteventura, en el caso de mi isla, vamos a votar juntos y vamos a pedir lo que nos han dicho: una sanidad digna.

Y, para terminar, permítame que utilice y haga mías las palabras de mi portavoz, doña Australia Navarro: "hago un llamamiento a la cordura y a la sensatez de Coalición Canaria y del Partido Socialista Canario para que sean capaces de corregir el rumbo...".

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Gobierno, para concluir esta interpelación, tiene la palabra el señor consejero de Sanidad, don Jesús Morera Molina.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Morera Molina): Gracias, señora presidenta.

Señora Montelongo, cuando pedía tiempo, el tiempo no lo tiene en posesión nadie, se lo pedía genéricamente a todos. Nadie puede regalar tiempo, desgraciadamente, y el dinero sí, el dinero a quien primero hay que pedirlo, señora Montelongo, es al Gobierno de Madrid, luego nosotros tenemos que organizarnos en el Gobierno para repartir ese dinero, pero primero hay que pedirlo al Gobierno de Madrid. Yo quiero que usted tenga claro eso.

Hacía usted mención en su primera intervención a que Canarias era la séptima comunidad en gasto por habitante, pero no dijo que ese gasto por habitante se conseguía gracias a un esfuerzo importante de Canarias, que pone recursos propios para llegar a ese gasto.

También le digo, porque lo ha dicho muchas veces, que que Canarias esté a la altura del gasto medio por habitante en sanidad -en el séptimo lugar dice usted, pero más o menos estamos en la media exactamente del gasto por habitante nacional- no es suficiente para Canarias porque Canarias tiene unas peculiaridades propias de su territorio, de su fragmentación que necesitan mucha más financiación por habitante que el de otra comunidad.

Y decía usted "colapso sanitario", pues no habrá colapso sanitario, señora Montelongo, de verdad. Los profesionales están sumamente comprometidos, harán el esfuerzo que haya que hacer y no va haber colapso, no sé quién ha dicho nada de colapso. Y hablaba usted de la moción. Mire, yo lo que sí le pido es que en esa moción usted incluya como punto más importante la reclamación de financiación justa para los servicios públicos de Canarias al Gobierno del Estado. Creo que eso sería lo más importante para empezar a hablar.

Por otra parte, señora Montelongo, y como ha incidido usted reiteradamente en el tema del acuerdo del Gobierno el lunes, yo voy a intentar aclararle un poco esta cuestión. Mire, el Gobierno, de forma colegiada, decidió el pasado lunes que había... Perdón, había decidido previamente, en el mes de agosto, que había que ajustar todo lo posible el déficit del Servicio Canario de la Salud. Ajustar ese déficit, un déficit conocido, como usted decía, de otros años y de este también.

Desde el Servicio Canario de la Salud informamos sobre la posibilidad de llegar, con mucho esfuerzo, a un ajuste de 10 millones en el capítulo I durante el último cuatrimestre en base a reducir de forma importante los programas especiales de reducción de lista de espera. Esos ajustes presupuestarios iban a suponer la suspensión de 3400 intervenciones quirúrgicas, 14 000 consultas y 15 500 pruebas diagnósticas, como ayer dijo el presidente del Gobierno, todo ello en los centros sanitarios públicos, lo que iba a significar un franco aumento en las listas de espera y en los tiempos de demora. Desde el 1 de septiembre se asumió esa responsabilidad y se empezaron a suprimir esos programas especiales. Ahora el Gobierno ha decidido que puede comprometer más dinero para evitar esa situación, es la decisión que se tomó el lunes, pero no se trata de un crédito extraordinario o de un suplemento de crédito, señora Montelongo, se trata de aceptar más capacidad de déficit, que bienvenida sea, por supuesto. Desde el mismo lunes se dieron instrucciones a los gerentes para reiniciar la programación de la actividad que se había suspendido.

Por tanto, se trata de recuperar la actividad suspendida y los 5 millones añadidos a nuestra capacidad de déficit se utilizarán para reducir todo lo posible y lo que den de margen esos 5 millones las listas de espera. Está claro que quien ha ganado con esto es el servicio público y nadie más.

Mire, en resumen, señora Montelongo, de esta intervención. Tengo que insistir en que la actividad en consulta, en pruebas y en cirugía de los centros públicos del Servicio Canario de la Salud ha aumentado este año respecto a los anteriores, se ha mejorado francamente; a pesar de lo cual el volumen de la lista de espera quirúrgica no mejora, pero es cierto que mejoramos en tiempos de demora y en la lista de espera de pruebas diagnósticas.

Segunda cuestión importante, como resumen. Los profesionales manifiestan por escrito públicamente que no cabe más gestión ni más empeño por su parte, que no se puede hacer más con menos.

Tercera cuestión. Cada año aumenta más la brecha entre el gasto real y el presupuesto en el Servicio Canario de la Salud, ¿cuál es la conclusión de todo? Que hace falta más dinero para el servicio público de salud.

Y, finalmente, una reflexión. Tenemos que demandar todos mejor financiación a Madrid y, luego, obviamente, tener claras cuáles son las prioridades en este Gobierno y nosotros, este Gobierno las tiene claras: las prioridades son los servicios públicos y entre ellos la sanidad.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Le iba a dar un minuto, señor consejero, pero... (La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señorías.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/I-0013 Sobre medidas para disminuir las listas de espera y aumentar las especialidades médicas, dirigida al Gobierno.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico