Diario de Sesiones 51/2016, de fecha 26/10/2016 - Punto 10

9L/PNL-0285 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE SOLICITUD AL GOBIERNO DEL ESTADO EN RELACIÓN CON LA REFORMA DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Comenzamos el pleno con la iniciativa propuesta por el Grupo Socialista Canario sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la reforma del impuesto de sociedades.

Para su defensa, señor Manolo Marcos.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Señorías, buenas tardes.

Sin duda, si la política fiscal de los tres primeros años del PP ha sido una política mala para los intereses generales de este país, la implantada en los dos últimos años la podemos calificar de nefasta. Después de más de 40 subidas fiscales y del mayor recorte de derechos y prestaciones sociales de la democracia, el Partido Popular quiso quedar bien, quiso crear ilusión, pretendía cumplir con su promesa electoral de bajar los impuestos y adoptó dos medidas, señorías, que han comprometido seriamente la posibilidad de cumplir con los objetivos fijados en materia de estabilidad presupuestaria. Me refiero, por un lado, a la bajada de tipos lineal en el IRPF que supuso un ahorro medio para las rentas más bajas de unos 20 euros, frente a los 200 euros que supuso de beneficio para las rentas más altas. Con ello, las arcas del Estado pues dejarán de percibir la friolera en este año de entorno a los 6000 millones de euros.

La segunda medida fue la supresión del mínimo obligatorio que tenían que pagar las empresas en el pago fraccionado del impuesto sobre sociedades en el año 2015, una decisión que también criticamos desde el Partido Socialista y que ha supuesto una pérdida de liquidez estrepitosa para las arcas del Estado. Según la ejecución presupuestaria publicada por el propio Ministerio de Hacienda, el Estado ha pasado de recaudar 3000 millones, exactamente 2997 para ser exactos, de enero a julio de 2015, 3000 millones por este concepto, a ingresar 436 millones este año, lo que supone un 85,5 % menos. Alguien dirá que estamos hablando de pagos fraccionados, y es cierto, al final del ejercicio se recaudará la cantidad real, pero lo cierto, señorías, es que entre que se liquida el impuesto final que en muchos casos se produce, como bien saben, en el ejercicio siguiente y el Estado percibe los pagos fraccionados, las arcas públicas han perdido una liquidez en solo seis meses de 2564 millones de euros que habrá que cubrir, que hay que cubrir con deuda pública.

El Gobierno de España ha reaccionado y una de las medidas estrella que ha planteado a Bruselas para evitar la sanción ha sido precisamente recuperar ese mínimo obligatorio en el pago fraccionado con un incremento de 3 puntos, pasando del 20 % al 23 %, es decir, se han desdicho así mismos haciendo lo que en su día dijimos que debía hacerse desde un primer momento.

Como saben todas sus señorías, el pasado jueves se convalidó este decreto en el Congreso y contó con el apoyo del Grupo Socialista, por supuesto el del grupo que da apoyo al Gobierno y el de Ciudadanos y la abstención de Podemos. Ahora, una vez que se ha puesto el parche, lo que le pedimos al resto de grupos parlamentarios esta tarde con esta proposición no de ley es que demos un segundo paso, señorías, y que apostemos por reformar en profundidad el impuesto sobre sociedades porque esa reforma es necesaria para el país en términos recaudatorios y para las empresas, principalmente para las pequeñas y medianas empresas.

Las bases que lleva planteando el Partido Socialista para esta reforma pasarían por simplificar el régimen de deducciones y bonificaciones para hacerlas más efectivas y ponerlas al alcance de todas las empresas, no solo de las grandes corporaciones, como ocurre ahora en estos momentos. Y esa simplificación debe pasar, sin duda, por una redefinición de las deducciones y bonificaciones en muchos casos y en otros por una revisión de los límites a su aplicación. Apostamos, entre otras cuestiones, por definir en los términos más concretos una deducción por la inversión en I+D+i y por cambiar también la tributación de las sociedades de inversión.

En definitiva, señorías, los socialistas conocemos el calado de nuestra propuesta, somos conscientes que no puede llevarse a cabo en dos días, pero creemos que es el único camino real que tenemos para: primero, cumplir con nuestros compromisos de estabilidad presupuestaria; segundo, estimular la mejora de la competitividad de nuestras empresas desde la equidad fiscal, señorías; y, tercero, para mantener y mejorar nuestros servicios públicos esenciales.

Voy a darles un dato, señorías, no quiero aburrirles pero les voy a dar un dato: según el Ministerio de Hacienda, las grandes corporaciones tributan en España en torno al 7,4 % frente a una media cercana al 16 % de tributación real de las pymes. Aunque sé que detrás de estos datos existen muchos matices, lo cierto es que denotan una clara falta de equidad en la aplicación del impuesto. Se ha demostrado, por ello, imposible abordar desde el procedimiento recaudatorio, y, por lo tanto, se podrá subsanar si lo reformamos en profundidad, que es el objetivo de esta proposición no de ley.

Pero en tanto en cuanto se produzca esta reforma no tenemos por qué quedarnos de brazos cruzados, es lo que consideramos desde el Partido Socialista. Con carácter coyuntural podemos fijar un suelo en la tributación del impuesto sobre sociedades y ya veremos, tras la reforma, si ese suelo se mantiene o se varía, se deja con carácter definitivo o no.

El Grupo Socialista siempre ha tratado de fijar un suelo entre el 12 % y el 15 %, nuestra última propuesta es en torno al 15 %, además coincide con la propuesta que presenta el Grupo Nacionalista en su enmienda.

No estamos en estos momentos, señorías, en disposición de hacer una estimación de cuánto podría incrementar el Estado su recaudación, pero, a buen seguro, sería una contribución fundamental para cumplir con los objetivos comprometidos con la Unión Europea sin tener que acudir a nuevos recortes.

Les leo unas declaraciones de la directora del Fondo Monetario Internacional, porque últimamente hasta el fondo monetario asume que la riqueza no se reparte sola, y dice la señora Lagarde que el crecimiento solo ha beneficiado a unos pocos. La globalización debe ser diferente, no puede ser ese impulso por el comercio, como hemos visto históricamente. Deben tenerse en cuenta la inclusión, la determinación de funciones para todos... Debe, en definitiva, prestarse atención a aquellos en riesgo de quedarse atrás.

Nosotros, sin duda, señorías, con esta iniciativa lo que pretendemos es instar al Estado a promover una revisión profunda del impuesto de sociedades que lo haga más justo, más eficiente y con mayor equidad fiscal, y con ello perseguimos conseguir tres objetivos: evitar, señorías, nuevos recortes, aumentar la competitividad de nuestras empresas y recaudar más para poder redistribuir. Si queremos mantener los niveles del Estado del bienestar, solo lo podemos hacer con una mayor recaudación para poder sostener de este modo los servicios públicos esenciales.

Y, como me queda un minuto y treinta cuatro segundos, voy a aprovechar, señor presidente, para un poco dar respuesta y así vamos avanzando sobre las enmiendas que se han presentado.

Con respecto a la enmienda del Grupo Nacionalista hemos dicho que la vamos a aceptar, el primer punto, y los otros puntos también, el 3 y el 4. Estamos totalmente de acuerdo porque tienen que ver con lo que aquí ya se manifestó por la consejera de Hacienda en el sentido de que nuestra condición RUP nos resguarde de un posible recorte de los fondos estructurales, como se ha venido anunciando por parte de la Comisión Europea.

Con respecto a la enmienda de Podemos, señora Noemí, nos gusta la música, pero entendemos que esta canción tiene que escribirse donde corresponde, y corresponde escribirse en el Congreso de los Diputados. No creemos oportuno, con un asunto de este calado, entrar en el menudeo. Entendemos que debe plantearse en el Congreso de los Diputados y allí es donde esta canción que nos suena bien debe escribirse.

Gracias, presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Marcos.

Esta PNL tiene dos enmiendas vivas. Una tercera enmienda de Nueva Canarias decayó por extemporánea. Por lo tanto, la primera enmienda la defiende el Grupo Podemos, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Señoras y señores diputados del Partido Socialista, con su posible abstención este fin de semana a un gobierno del señor Rajoy, ustedes están apuntalando, están cediendo al chantaje del Partido Popular, del señor Mariano Rajoy, y también están cediendo en lo referente a la modificación superflua de este impuesto de sociedades, esa que De Guindos efectuó para así no tener ser penalizado y evitar, pues, la sanción que le podía haber caído de Bruselas.

Nosotros sabemos, como también ustedes saben, que la reforma llevada a cabo por el señor De Guindos fue una reforma totalmente superflua, que lo que supuso fue una especie de maquillaje. Es una reforma que en realidad no afecta a la estructura del impuesto en sí, es una reforma, la del Partido Popular, que se aprobó deprisa y corriendo en el ejercicio 2015, con unas elecciones a la vuelta de la esquina, una reforma de este impuesto que se hizo de una manera totalmente partidista, haciendo un uso partidista de una herramienta tan importante para la recaudación como es el impuesto de sociedades. Bajando, eso sí, los tipos a las grandes empresas, como así habían prometido ellos en su campaña electoral. Pero esto tiene sus consecuencias, y esto lo que provocó fue un decrecimiento de los ingresos en las arcas públicas, además del incumplimiento de los objetivos del déficit para el año 2015. Una auténtica irresponsabilidad, ejemplo de la mala gestión, no solo política sino económica, del Partido Popular.

Puede suponer esto, para que nos hagamos a la idea, la congelación de los fondos estructurales europeos, además de que puede traer para España sanciones millonarias. Sí, esto es lo que nos traen las políticas de los que saben gestionar.

Miren, señores del Partido Socialista, yo les aplaudo que ustedes traigan esta PNL a la Cámara, y vamos a votar a favor, porque estamos de acuerdo con el contenido, pero creemos que es una estrategia de cara a la galería. Y entendemos esto, y yo creo que lo entiende la mayoría de la ciudadanía canaria, cuando ustedes en esta vuelta de tortilla de repente van a apostar por esa abstención técnica, una abstención técnica que no solo sonroja a los militantes del Partido Socialista, sino también a sus votantes. Parece ser que ya no les basta con las humillaciones que constantemente están sufriendo en el Parlamento y en el Gobierno de Canarias por parte de Coalición Canaria, sino que ahora buscan el mismo juego en el Gobierno estatal.

En Podemos nosotros tenemos claro el impuesto de sociedades que queremos. Queremos impulsar un impuesto que apueste por la armonización y la internacionalización del mismo, para hacerlo más transparente, para hacerlo más sencillo, para acercar, aproximar los tipos efectivos a los tipos nominales. Y para ello necesitamos impulsar proyectos como la Directiva Accis, la cual lo que hace es limitar las pérdidas de tributación asociadas a los precios de transferencia.

También debemos eliminar, por supuesto, los privilegios fiscales que no estén ligados con la productividad o con la creación de empleo por parte de las empresas. Y, por supuesto, debe introducirse un impuesto mínimo para las grandes multinacionales.

Además, esto yo creo que cualquiera que sepa algo de economía sabe que aplicando este impuesto ayudaríamos a recaudar más, cosa que hace mucha falta, el contribuir a la recaudación de dinero público después de la pérdida sufrida por las triquiñuelas del Partido Popular. Y en ese sentido fueron nuestras enmiendas. A nosotros, pues, nos agrada que le haya gustado la música, lamentamos que no hagamos el esfuerzo por al menos instar al Gobierno estatal a llevarlo a cabo. No obstante, ya le digo que sí que vamos a votar a favor de esta PNL, porque nosotros no nos dejamos llevar por intereses partidistas sino por los intereses de la ciudadanía y de la gente.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Santana.

Por el Grupo Nacionalista Canario, señor Cabrera...

(El señor Pérez Hernández solicita intervenir).

Sí, señor Marcos.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Un minuto solamente por haber sido contradicho con respecto a una afirmación sobre mi grupo político. Si usted lo tiene a bien.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Tiene usted un minuto, señor Marcos.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Le digo a la señora Noemí que estoy de acuerdo con su posición, pero lamento que hoy no tengamos un Gobierno de izquierdas en este país porque su partido se negó a ello.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señora Santana.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Me parece completamente improcedente. Pero sí le debo insistir en que si no tenemos un Gobierno de izquierdas es porque ustedes llevaron a un amiguito de la mano a la mesa de negociación que...

No, mire, perdone, ya cuando estaba en uso de la palabra en el atril, la diputada Victoria, pues, la verdad que empezó a hacer ruidos molestos, y ahora está haciendo lo mismo. Por favor, por respeto y por coherencia política, por altura y un respeto hacia la ciudadanía le pido que al menos (dirigiéndose a la señora Hernández Pérez)...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señora Santana.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): ... me deje hacer uso de mi palabra.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señora Santana, si me permite que sea yo, la Presidencia de la Cámara...

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Pero es que es la segunda vez, la segunda vez.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): ...quien se dirija a los demás diputados.

Les pido a sus señorías que respeten al que tiene uso de la palabra.

Señora Santana, continúe.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Sí, sí. Es lo que...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): ¿Señora Santana, va a continuar con el uso?

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Sí.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Perfecto.

Gracias.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Sí. Prefirieron ir con Ciudadanos, esos cuyos propios líderes y portavoces reconocen, como la señora Villacís, que el único objetivo que tenían en ese pacto con el Partido Socialista era dejar fuera del Gobierno a Podemos. Lamentamos que ustedes hayan entrado en ese juego.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Santana.

Ahora sí, enmienda defendida por el Grupo Nacionalista Canario, señor Cabrera.

El señor CABRERA GONZÁLEZ: Buenas tardes.

Nada, después de la comida este debate viene bien.

En primer lugar, anunciar nuestro voto favorable del Grupo Nacionalista, porque, evidentemente, nos parece de justicia, además, un voto responsable y un voto que va en la línea de nuestro propio programa electoral con el que concurrimos a las elecciones tanto de diciembre como de mayo.

Hemos hecho un seguimiento de esta iniciativa, que el propio grupo la ha llevado tanto al Congreso de los Diputados como a otros parlamentos, y nos parece adecuada.

No obstante, también hemos optado por aportar algunos añadidos en los que, sin desvirtuar el objetivo final, buscamos dotar de propuestas, de acuerdos, de matices relacionados con Canarias.

Una primera modificación que creemos importante hacer -la planteamos en la enmienda- es fijar al menos el 15 % en la tributación mínima del impuesto de sociedades, que se plantea en el punto número 1 de los acuerdos que ha presentado el Partido Socialista. Coincidiremos en que dejar libre, o que el Partido Popular, si gobierna, deje al libre albedrío los límites de la tributación mínima, nos puede llevar a que ese mínimo sea más bien testimonial para las grandes empresas que hayan tributado de forma efectiva en otro país, y tenemos casos muy conocidos de ingeniería financiera en los que las grandes multinacionales han evitado y siguen evitando pagar impuestos, y lo peor de todo es que lo hacen muchas veces con la connivencia y hasta con el aliento de los estados.

Aportamos, además, algún añadido en clave insular, porque partimos de la idea de que Canarias no debería incluirse en los ajustes relativos al incumplimiento del déficit que España pactó con Bruselas. Canarias ha sido una de las pocas comunidades cumplidoras con los límites y, por lo tanto, nos parece una injusticia que tanto en las medidas de ámbito estatal como en las relacionadas con la Unión Europea tengamos que sufrir los efectos del incumplimiento.

Quiero, además, insistir en el error, porque quiero pensar que es un error, detectado por el Gobierno de Canarias en el Real Decreto-Ley 2/2016, de 30 de septiembre, por el que se introducen medidas tributarias dirigidas a la reducción del déficit público. En el Grupo Nacionalista Canario entendemos que la corrección a este error debe ir en la línea de lo expresado por nuestra consejera, doña Rosa Dávila, y que nuestro grupo también ha defendido en el Congreso de los Diputados, y confiamos en que surta efecto más pronto que tarde.

En realidad, entendemos que debería ir incluso más allá y reducir la cuota del IRPF, del impuesto de sociedades para personas autónomas, emprendedores, trabajadores o pensionistas. En el caso de los trabajadores, el planteamiento sería aumentar los gastos que se deducen en el impuesto de la renta en una cuantía igual al doble que por el mismo concepto se aplica en el conjunto del territorio español, reconociendo así que vivir en Canarias tiene un coste añadido. En el caso de los autónomos, abogamos por reducir la cuota del impuesto sobre la renta de un 90 % de los pagos que realicen a la Seguridad Social por el seguro de autónomos, rebajándose de esta manera la cuota de impuesto de la renta para evitar pagar dos veces al Estado, así lo que paguen a la Seguridad Social no lo pagarán vía impuestos.

Como digo, son aspectos más desarrollados que entiendo deben ser debatidos y recogidos en una iniciativa complementaria, en la que nuestro grupo ya está trabajando.

Y porque esta PNL planteaba muy bien que se extreme el control de las grandes corporaciones, pero además creo que sería necesario que se insuflara aire fiscal a los autónomos, y, en concreto, a los grupos sociales más afectados por la crisis, con especial referencia a Canarias, donde todos los trabajadores tienen que hacer frente a costes de vida más caros; y una medida de justicia como es el tema de los autónomos, que no tengan que pagar dos veces por lo mismo, cuando nos referimos a la cuota relacionada con la Seguridad Social y el seguro de autónomos.

Y, finalmente, una cuestión de apunte, que se da por sobreentendida, pero viendo lo que vemos cada día y lo que viene más vale ponerlo claramente y por escrito, que estas medidas sean ya de aplicación para los Presupuestos del 2017.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Cabrera.

Señor Marcos, para fijar posición. Le pido que se ciña a eso, a fijar posición. Gracias.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Para señalar que admitimos las enmiendas que ha presentado el Grupo Nacionalista, y de la enmienda de Podemos, aunque nos gustaba la música, queremos que la partitura se escriba en el Congreso de los Diputados.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Marcos.

Proseguimos con los grupos no enmendantes, con el Grupo Mixto. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Rebajar o subir los impuestos siempre ha sido una cuestión controvertida en todos los sistemas democráticos modernos y una lucha constante entre las concepciones más sociales y los recortes más conservadores y liberales.

Por una parte, entra en juego la sostenibilidad del sistema del erario público, fundamental para el sostenimiento del gasto social y de los servicios públicos esenciales; y, por otro, las llamadas políticas de incentivos, que incluyen diversas justificaciones para bajar los tributos, entre las que encuentra la posibilidad de mejorar la competitividad, crear más empresas y, por consiguiente, generar más empleo.

La prudencia obliga a ser sumamente cuidadosos a la hora de subir o bajar los impuestos, pues no conviene inclinar la balanza demasiado hacia un lado o hacia otro, pero, desafortunadamente, no siempre impera esa lógica.

El Gobierno de Rajoy ha sido esencialmente inefectivo y no ha mostrado una gran coherencia en sus políticas fiscales, aparte de evidenciar su falta de interés por el bienestar social. Primero, incumplió su promesa electoral y subió brutalmente los impuestos indirectos, poniendo como excusa que tenían que contrarrestar la desastrosa etapa del Gobierno anterior para evitar que nos rescataran, pero la única vía que encontró para salir de la crisis fue vaciar los bolsillos de los españoles, que, con su esfuerzo y a base de perder los ahorros y la capacidad económica, están levantando otra vez el país. Esta etapa agrandó las brechas sociales y acrecentó el número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, lo que se tradujo en una mayor necesidad de gasto social, que no se materializó por las medidas fiscales, que vinieron acompañadas de múltiples recortes. No se produjeron, sin embargo, rebajas en el gasto de las administraciones del Estado sino recortes en políticas sociales y servicios públicos esenciales como la sanidad. Justo cuando atravesábamos la peor crisis económica se optó por empeorar las ayudas y la asistencia a los ciudadanos.

Y en este escenario dramático vino la famosa amnistía fiscal impuesta pese a la necesidad de reforzar el erario público. Lamentablemente se perdonó a quienes más habían defraudado, constatando que Hacienda somos todos menos unos pocos privilegiados. Luego vino la modificación del impuesto de sociedades hace un par de años, con la que se buscó incentivar la reactivación de la economía. Lo que no podía ser es que fuera a costa de una rebaja salvaje de los ingresos públicos. Lo último de esta serie de despropósitos ha sido que se han subido los tipos impositivos del impuesto de sociedades, pero no para incrementar los ingresos públicos sino para paliar el incumplimiento del objetivo del déficit por parte del Estado y evitar la consiguiente amenaza de Bruselas de aplicar nuevos recortes, que ahora se corregirán a costa de los empresarios. Incluso la reforma actual del impuesto de sociedades que se ha aprobado recientemente a punto estuvo de no reconocer el Régimen Económico...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Mendoza.

Por el Grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (Desde su escaño): Gracias.

La política fiscal, lo que toda la vida hemos conocido como impuestos, pero es cierto que de un tiempo a esta parte suena bastante mejor, ha sido, es y va a seguir siendo, lo vistamos como lo vistamos, la mejor manera de redistribuir la riqueza entre aquellos que más tienen hacia los que menos tienen; y, además, la mejor manera de redistribuir la riqueza en el conjunto de la población para poder garantizar servicios públicos de calidad para los que tienen y para los que no tienen, que el tener determinados niveles de ingresos no suponga una mejora en los accesos a una sanidad o al ámbito de la educación, o simplemente, como discutíamos ayer, en poder acceder a una vivienda, y eso solo se hace con impuestos.

Los impuestos, es cierto también, se pueden recaudar mediante el consumo, incrementando la demanda en el consumo y entonces nos iríamos a ese axioma de la derecha de que cuando más dinero tenga la gente en el bolsillo más se consumirá y, por tanto, finalmente, más se crecerá. Lo que ocurre es que en algunos casos las rebajas fiscales, esas rebajas fiscales, determinan que la mayoría de la gente lo que tenga en el bolsillo sea apenas de cinco euros más, y en otros casos, los que más tienen, en ocasiones de millones de euros más. Con cinco euros más poco más se puede hacer en el día a día, pero con bastantes millones de euros se pueden impulsar políticas educativas, financiar la dependencia o la sanidad.

Por tanto, esta sigue siendo y va a seguir siendo, lo vistan como lo vistan, el principal elemento de redistribución de la riqueza. Los impuestos han sido, son y serán necesarios. Otra cosa es la visión antigua de ese impuesto confiscatorio donde prácticamente te quitaban absolutamente todo, pero se ha evolucionado, desgraciadamente demasiado en algunos casos. Y desgraciadamente la izquierda hubo un momento en el que también asumió este paradigma y escuchábamos a Zapatero, pero podíamos hablar de la izquierda a nivel europeo y a nivel mundial, por eso quizás hemos ido perdiendo nuestro espacio, donde ser progresista, ser de izquierdas era bajar impuestos, terminamos ocupando el marco ideológico en el que nos había intentado colocar la derecha, nos creímos aquello y, como nos lo creímos, estamos donde estamos hoy. Esta es una oportunidad, por tanto, nosotros vamos a aprobarla porque sí que creemos que necesita el impuesto de sociedades en España una reforma verdaderamente profunda, no lo que ha hecho el Gobierno de España, una artimaña pura y dura contable para intentar recaudar algo más, aunque luego se le haya vuelto en contra.

Y nosotros defendíamos una enmienda que no ha sido tramitada, que sí que debe ser absolutamente necesario que se contemplen las singularidades recientemente aprobadas en la modificación del REF, fundamentalmente en materia de la ZEC, la RIC y la deducción de inversiones en Canarias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Campos.

Por el Grupo Popular, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ (don Jorge Alberto): Señor presidente.

¿Señor Marcos, a qué viene esto aquí? No acierto a comprender, se lo confieso, la razón que se esconde detrás de una propuesta de estas características, y, además, para sustanciarse en esta Cámara. Donde debiera sustanciarse, bien lo sabe usted, es en la Cámara legislativa, en este caso en el Congreso de los Diputados. Esto es política nacional, esto es política fiscal nacional y usted la trae aquí tan solo para que se adopte el acuerdo de instar al Gobierno de la nación. El Gobierno de la nación crea comisiones de expertos para hacer reformas fiscales y nosotros hacemos aquí una reforma fiscal del impuesto de sociedades en media hora, ¡qué le parece! En fin...

Mire, los canarios esperan de nosotros que dejemos a un lado la permanente, antigua y rancia confrontación con el Gobierno de España. Esperan, sobre todo, señoría, señor Marcos, un diagnóstico acertado de nuestros problemas, y lo esperan precisamente para que podamos dar solución a muchos problemas que tenemos los canarios, y lo que no esperan probablemente muchos canarios es un despliegue de propuestas y de cargos contra el Gobierno de Mariano Rajoy, que es lo que ha hecho usted aquí en apenas diez minutos.

Mire, sabe, nosotros los diputados del Grupo Parlamentario Popular estamos aquí para resolver problemas de los canarios que sean competencia del Gobierno de Canarias, para eso estamos aquí; y si algo depende del Gobierno de la nación, ya se lo sugerimos nosotros a nuestros diputados nacionales y a nuestros senadores, cosa que debería hacer usted exactamente igual, y si además entramos ahora en una fase de buena colaboración, pues, oye, mejor que mejor, seguro que llegaremos a un acuerdo.

Y, como ya ha referido usted en el pleno del Congreso recientemente, del pasado día 20 de octubre, por la vía de una enmienda adicional a la ley orgánica, de reforma de la Ley orgánica 2/2012, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, se ha introducido la especialidad afortunada que necesitábamos en relación con el impuesto de sociedades.

Las sociedades canarias están recogidas en el REF con unos tipos impositivos y unas bonificaciones distintas a las sociedades que operan en el reto del territorio nacional, y esa especificación se ha recogido corrigiendo así la omisión, diría y se lo reconozco, hasta la torpeza de no haber tenido en cuenta la especialidad que nosotros demandábamos en esta cuestión. De modo que las empresas canarias, afortunadamente, podrán acogerse a sus efectos antes de la entrada en vigor del real decreto-ley relativo a los pagos fraccionados del impuesto de sociedades, en el sentido de que se adecuarán los pagos fraccionados a nuestro Régimen Económico Fiscal.

Nada más, señorías. Nada más, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Rodríguez.

Procedemos, por lo tanto, a la votación, con la enmienda aceptada del Grupo Nacionalista y rechazadas las del Grupo Podemos.

(La Presidencia hace sonar el timbre de llamada a votación).

Lanzamos la votación, señorías.

(Pausa).

44 presentes: 35 síes, 9 noes, cero abstenciones.

Queda aprobada por 35 votos.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0285 Sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la reforma del Impuesto de Sociedades.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico