Diario de Sesiones 101/2017, de fecha 13/12/2017 - Punto 2

9L/C-1124 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC), SOBRE LAS MEDIDAS PARA FOMENTAR LA RENOVACIÓN TURÍSTICA.

La señora PRESIDENTA: Continuamos con la comparecencia 2.8, a instancias del Grupo Nueva Canarias, al consejero de Turismo, Cultura y Deportes, sobre las medidas para fomentar la renovación turística.

Para la defensa, el señor Rodríguez. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta. Señorías, muy buenos días.

Volvemos a esta tribuna a hablar del sector económico decisivo, determinante, de nuestro sistema productivo y, si cabe, cada vez más importante.

Los datos son incontestables. En el año 2010, el peso del turismo en el PIB era del 25 %. En el año 2016, a datos cerrados y oficiales, el peso del turismo en el PIB del archipiélago es del 34,3. Prácticamente, diez puntos más. El empleo que aportaba el turismo en el año 2010 era del 30 %, entre empleo directo e indirecto; y ahora es del 39,7. Es decir, el 40 %. De estos datos macro se pueden sacar muchas conclusiones, pero hay dos que yo creo que cantan solas. Y es que eso de la diversificación económica está muy bien para los discursos, está muy bien para la propaganda, si usted quiere. Pero lo que es evidente es que el sistema económico canario no solo no se diversifica, sino que su sector puntero -clave, por otra parte, determinante, el que tira del crecimiento, del empleo y de la actividad en general- no solo no pierde peso porque hay otros sectores que ganan influencia, sino que gana cada vez más peso, de manera que no hay ninguna duda de que el asunto de la diversificación no anda bien desde el punto de vista de los datos macro de la economía canaria, porque el dato es evidente. Y, además, vamos a seguir creciendo a este ritmo de demanda que estamos teniendo. De forma que esa podía ser una conclusión.

Y la otra -seguramente, la más realista y la más práctica- es que de esto vivimos y de esto vamos a seguir viviendo, sobre todo, si hacemos las cosas bien. Porque es evidente que va a ser difícil, y menos sin políticas adecuadas, buscar nuevas actividades que reequilibren el sistema productivo del archipiélago, de manera que el turismo siga siendo muy importante pero que no sea lo único importante, que es lo que apuntan los macrodatos de la economía canaria. Por lo tanto, es claro que del turismo vivimos y del turismo vamos a vivir.

El momento del turismo en Canarias es especialmente espectacular. Lo es también en las zonas turísticas del Estado español y lo es también en los países turísticos fundamentalmente del sur de Europa. ¿Por qué? Primero, porque se ha consolidado una potente industria, atractiva, profesionalizada, segura, a precios razonables en todos estos lugares; y porque hay un dato incontestable, indiscutible, evidente, triste, y es que nuestros competidores andan en una posición crítica que hace que muchos de los visitantes no elijan esos lugares, justamente por la situación crítica que se vive en esas zonas. Es decir, hay una parte del éxito turístico de los destinos españoles y de los destinos del sur de Europa -han repuntado en los últimos años- porque se ha recuperado la economía, pero también, y de manera muy relevante, porque los destinos competidores están en crisis. Y, por lo tanto, hay una afluencia muy importante de visitantes hacia los destinos tradicionales europeos, españoles y canarios.

El asunto es, al margen de los perfiles discutibles del modelo turístico que tenemos, basado solo en el crecimiento cuantitativo, es evidente que si no aprovechamos el momento de bonanza para hacer las reformas, para hacer las tareas, cuando vengan épocas difíciles -que vendrán, porque esto pasa siempre en la economía-, pues, tendremos más dificultades. Y, entre las tareas que siempre hemos identificado en este Parlamento, en todos los parlamentos territoriales del Estado español y en el propio Congreso de los Diputados, en todos los análisis sobre el futuro del sistema turístico, en todos, en todos los planes, en todas las actuaciones de orden estratégico, aparece la necesidad de la renovación, de la renovación, de la recualificación de los destinos. Y eso significa mejorar las instalaciones alojativas en sus distintas modalidades. Y significa también mejorar las infraestructuras comunes, las infraestructuras públicas. Y también, innovar tecnológicamente. Y también, diversificar la oferta.

Yo lamento concluir lo que voy a decir, pero lo digo honesta y sinceramente. Yo creo que en Canarias no tenemos política turística. Esa es mi percepción: que una cuestión es que vivamos del turismo y lo vayamos a seguir haciendo, entre otras cuestiones, porque hemos profesionalizado un destino razonable, porque somos un sitio seguro, porque estamos en un espacio económico o jurídico de seguridad y esto está funcionando o funciona solo. Pero nosotros no tenemos una política turística que a mí me parece que debe tener dos cuestiones fundamentales: la renovación del destino y la recualificación de este destino.

Y hoy quería centrarnos, al menos en parte, en este asunto. ¿Qué está haciendo el Gobierno? Aunque conozco... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un minuto más). El documento del Gobierno, el plan de... (sin micrófono), recientemente presentado, en el mes de julio de este año, por parte del Gobierno, hecho por una persona a la que yo le tengo consideración intelectual, el profesor Simancas, que ha coordinado el trabajo. Es una persona dinámica, comprometida, conocedora del sistema turístico y ha hecho un Plan de Infraestructuras Turísticas para Canarias que, metodológicamente, es bastante interesante, bastante interesante; repasa también la historia de estas cuestiones en nuestra comunidad. Pero a mí me parece que, al margen de que ahí pueda haber... No se puede, cada cuatro años, volver a planificarlo todo y tirar por la borda lo que ya tenemos hecho. Luego hablaremos de los planes de modernización y mejora aprobados. Algunos de ellos, durmiendo el sueño de los justos.

Lo que quería es que el consejero nos anime -a ver si esto es posible, no será fácil-, y que nos diseñe o nos apunte una política turística, al menos, en este ámbito -que no es el único en el que hay que actuar, porque luego hablaremos del alquiler vacacional, en una moción interesante que presenta el Grupo Podemos-.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del consejero de Turismo, Cultura y Deportes, señor Castellano.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): Muchas gracias, señor presidente. Señorías. Señor Rodríguez.

Creo que, si los mejores datos turísticos de nuestra historia no son capaces de animarle, difícilmente voy a conseguir ese objetivo con una intervención de diez minutos.

En cualquier caso, el Gobierno de Canarias es consciente de la oportunidad histórica que vive el sector turístico y de la necesidad de impulsar la modernización, mejora e incremento de la competitividad, no solo de los núcleos turísticos, sino del conjunto de las islas, bajo el entendimiento de que cualquier lugar de nuestra geografía es ya susceptible de ser considerado lugar de visita y, por lo tanto, turístico. Una responsabilidad en la que estamos todos inmersos, Administración e iniciativa privada, pues es unánime que, si queremos mantener nuestra posición de liderazgo europeo por número de pernoctaciones turísticas, las cifras de negocio, el ritmo de creación de empleo -y que este sea cada vez de mayor calidad-, la única vía con la que contamos es seguir apostando por la constante actualización y renovación de nuestra oferta.

14 millones un año, 15 otro y, en el ejercicio que está a punto de acabar, casi 16 millones de personas están siendo en sí mismas, y por mucho que algunos no sean capaces de reconocerlo, un poderoso incentivo para la iniciativa privada a la hora de acometer la renovación e inversión en la mejora de nuestros espacios públicos turísticos.

El último estudio de impacto económico del turismo, Impactur 2016, al que hacía referencia, revelaba que la inversión empresarial en las ramas características del turismo ascendió en 2016 a 992 millones de euros, que si sumamos los 992 en el año 2016, 962 en el año 2015 y 934 en el 2014, suponen 2888 millones de inversión privada. La mitad de estos 2888 millones de formación bruta de capital, según este mismo informe, fue destinada a la renovación y modernización de las instalaciones y equipamientos de los establecimientos de alojamientos turísticos canarios.

Este impulso a la dinámica inversora, tal y como recoge textualmente Impactur, ha sido producto del favorable contexto turístico y macroeconómico en los últimos años, que mantiene unos elevados niveles de confianza entre empresas turísticas canarias y ha propiciado la recuperación de sus márgenes empresariales, junto a la apuesta del Gobierno canario por apoyar la renovación de destinos maduros, favoreciendo la dinámica inversora turística. Esto es lo que decía también el informe al que hacía referencia, señor Román.

Ambos elementos, el favorable contexto y las medidas desarrolladas por el Gobierno, han favorecido la dinámica inversora en los establecimientos turísticos, especialmente. Pero, también, la inversión en el ámbito de la restauración o el alquiler de vehículos. Esta es una senda por la que debemos seguir y en la que, desde el Gobierno, estamos claramente apostando, con el objetivo de lograr una mejora manifiesta de la imagen turística de Canarias y de las condiciones de vida, tanto para la población residente como para aquellos que deciden visitarnos.

Las vías en las que trabajamos desde el Gobierno de Canarias son las siguientes. La aprobación de nueva normativa que beneficie estos procesos, como la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos, que favorece claramente la renovación, al simplificar y clarificar la normativa que afecta al sector y a su ordenación, y al contemplar mecanismos para agilizar los proyectos viables. Esta ley, con estos nuevos mecanismos a los que hacía referencia de gestión de suelo urbano consolidado, facilitará los planes de modernización y mejora turística -impulsadas en el anterior mandato-, que, como sabemos, han tenido dificultades por inseguridad jurídica. Esta es una de las cuestiones que me planteaba en su intervención.

Como sabe, uno de los principios esenciales de la Ley del Suelo es el procedimiento monofásico en la toma de decisiones sobre el territorio. Es, en definitiva, una clara apuesta del Gobierno por la eficacia normativa con plenas garantías jurídicas. Esto, señorías, constituye sin duda un incentivo a la inversión.

Otra de las vías por las que apuesta este Gobierno, ya en ejecución, para incentivar los procesos de renovación y mejora en general del espacio turístico, es el Fondo de Desarrollo de Canarias. Un instrumento propiciado por este Ejecutivo y compartido por las distintas administraciones que está contribuyendo al crecimiento turístico de las islas y a la regeneración de infraestructuras del sector, a través de más de doscientas cincuenta actuaciones que suman una financiación superior a los 334 millones de euros. Estos fondos permitirán la rehabilitación de espacios públicos con potencialidades turísticas, a la vez que favorecerán la mejora de todos aquellos proyectos que aportan valor al destino y son capaces, además, de generar más gasto turístico y, por ende, más movimiento económico y más empleo.

Paralelamente, desde esta consejería no hemos cesado de trabajar para alcanzar acuerdos con el Estado para disponer de recursos que incidan en la mejora y la rehabilitación de infraestructuras turísticas. Por citar alguno de ellos, a principios de mayo, propiciamos que se convocara la mesa de seguimiento del Convenio de Costas, algo que no se hacía desde el año 2008. Y, recientemente, firmamos en Madrid el Plan de Actuaciones en Costas para Canarias, por un importe de 6 millones de euros.

Igualmente, este mes firmaba con la Secretaría de Estado de Turismo dos convenios, que supondrán una inversión de 8 millones de euros, para la ejecución de trece proyectos en las islas de renovación de infraestructuras y de equipamientos en zonas turísticas en todas las islas de Canarias.

Además, con respecto a estos convenios, tengo que reconocer también el papel que ha jugado su grupo parlamentario, poniendo de manifiesto la capacidad que tiene un nacionalismo útil, como el que nosotros representamos, para mejorar la vida de los canarios.

Continuamos, además, desde la consejería que dirijo, con el desarrollo y la ejecución de planes de infraestructuras turísticas, aportando financiación propia para potenciar la renovación y la mejora de los espacios públicos turísticos. Y, con este objetivo -no nos olvidemos-, contribuimos a suplir el maltrato que hemos sufrido en los últimos años por parte del Estado. Saben que en el año 2012 se retiró el Plan de Infraestructuras Turísticas, que solo en ese ejercicio suponía un aporte para las inversiones en infraestructuras de 50 millones de euros.

No obstante todo lo anterior, y como ya hemos informado en distintas ocasiones, este departamento trabaja con la Fundación de la Universidad de La Laguna, los siete cabildos insulares y los municipios turísticos canarios, así como con los técnicos de Promotur y el Instituto Canario de Estadística, en el desarrollo del llamado Plan de Infraestructuras Turísticas de Canarias 2017-2023, el Pitcan, que pretende identificar y priorizar de forma participativa el déficit de las infraestructuras turísticas e implementar su desarrollo y ejecución en el periodo temporal señalado.

En cuanto a otras actuaciones específicas que tiene el Gobierno de Canarias para incentivar la renovación de los establecimientos alojativos turísticos privados, contamos, como saben, con los siguientes instrumentos. Por un lado, con los incentivos previstos en la Ley 2/2013, de Renovación y Modernización Turística de Canarias; y, por otro, con los incentivos económicos regionales para proyectos de rehabilitación de inmuebles destinados a establecimientos turísticos alojativos, provenientes, en este caso, de fondos Feder, que se convocan hasta el año 2019 a través del Ministerio de Hacienda y que se tramitan, entre otras, por la consejería que dirijo.

En cuanto a incentivos previstos en la Ley 2/2013 a la que hacía referencia, de Renovación y Modernización Turística de Canarias, el artículo 10 establece que los proyectos de renovación edificatoria que cumplan los requisitos establecidos en la misma podrán acogerse, además, a los incentivos económicos y fiscales previstos en la norma aplicable. A los supuestos de incremento de edificabilidad -voy resumiendo-, el artículo 11 establece que, en el caso de renovación, se podrán admitir incrementos de edificabilidad sobre la normativa establecida en el planeamiento vigente, sin que en ningún caso se supere el límite máximo establecido en la legislación urbanística, con base en una serie de coeficientes establecidos en el propio artículo.

Adecuación del estándar de densidades del suelo turístico, de forma que, si un establecimiento no puede cumplir con el estándar de 60 m2 por cama sin perder capacidad alojativa, se le exime si renueva este estándar.

Asimismo, en el artículo 13 de la misma ley, se señala que la renovación edificatoria de un establecimiento de alojamiento turístico que cumpla un mínimo de inversión por plaza dará lugar al derecho a la autorización de plazas de alojamiento turístico adicionales, hasta un 50 % más de las que tenía autorizadas.

En definitiva, el Gobierno de Canarias, con respecto a los datos, a los resultados de estos incentivos para la renovación, estamos a expensas de que los cabildos nos proporcionen los datos para tener constancia de los resultados de los mismos.

En definitiva, sí existe plan para la producción de renovación en Canarias, está produciendo resultados. Y, sobre algunas de las aseveraciones que hizo en su primera intervención, me reservo el segundo turno para responder a las mismas, porque no he tenido tiempo de hacerlo en este.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

Turno de los grupos no solicitantes. Por el Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Buenos días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Bueno, realmente, no ponemos en duda la calidad turística de nuestro archipiélago, pero la realidad es que hay zonas e infraestructuras que van quedando obsoletas, tanto por el paso del tiempo como por el uso. Y esto nos puede llevar a diferentes dificultades que nos vamos encontrando en muchos lugares, como puede ser la falta de accesibilidad. Y tengamos en cuenta que estamos hablando de un colectivo que cada vez viaja más y que tiene uno de los mayores gastos en temas turísticos, no solo por alojamiento, sino que, además de ser personas dependientes, tienen que venir acompañadas de otras personas. También esto puede llevar a una pérdida de la calidad turística, es obvio, y a una pérdida de la competitividad contra otros destinos. Y ¿cómo vamos a competir contra esto, bajando los precios y precarizando aún más los servicios y el empleo? O, también, el desprestigio de la marca Islas Canarias.

Tenemos mecanismos para evitar todo esto, y eso es lo que debemos hacer. Uno de ellos es la modificación de la Ley de Modernización y Renovación Turística del 2015, que excluye la limitación a que sean solo los hoteles de cinco estrellas, algo que vemos muy positivo. Por tanto, debemos ver si incluimos criterios adicionales a los de calidad y ecoeficiencia.

Sobre los planes de modernización, mejoran el incremento de la competitividad, que es otra herramienta. Pero, claro, en aquellos lugares donde hemos apostado por un desarrollo turístico diferente, estos planes realmente no son válidos. Le hablo, por ejemplo, del modelo de la isla de La Gomera, donde hemos apostado por un modelo que es realmente sostenible y donde no influyen a veces estas situaciones exteriores, como son los conflictos bélicos en otros lugares. Y se lo digo porque yo, hasta el 2015, trabajaba en el sector, y no conocí a ningún turista o visitante que nos dijera que había elegido La Gomera porque había una guerra en algún otro destino o por la falta de seguridad. O sea, hemos apostado por un cliente fiel, por un cliente diferente al de sol y playa, y ahí es donde estamos teniendo nuestros frutos.

También es importante el Plan de Infraestructuras Turísticas, donde para el próximo año se han incluido tres obras muy importantes para nuestra isla, como son el mirador de El Santo, el mirador de Juan Rejón y el mirador de El Cristo. Es muy importante también la ley de las islas verdes para apostar por esas renovaciones en nuestra isla y también en El Hierro y La Palma. Y, cómo no, el Fondo de Desarrollo de Canarias. Y desde nuestro grupo nosotros le pedimos que apueste por la calidad. Una calidad por nuestras bondades, por los servicios, por los alojamientos y, por supuesto, por la dignidad y los derechos de los trabajadores del sector servicios.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno del Grupo Podemos, señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Gracias, presidente.

El sector del turismo en Canarias es clave y es una de las principales fuentes de ingresos para la población. Es el sector, de hecho, más productivo, aunque ya hemos denunciado en numerosas ocasiones que el reparto de la riqueza que se genera a través de esta actividad es del todo injusto.

Y hemos comentado también, nosotros sí lo creemos así, señor Ramos, que la principal razón de que el turismo crezca exponencialmente se debe en gran parte no solo a las condiciones del clima y la hospitalidad de sus habitantes, sino también a una situación coyuntural marcada por el estado de conflicto de países vecinos. Pero, sin embargo, el esfuerzo que se hace desde las administraciones para competir en calidad y no en número, debido a esta situación, es nulo. Y un buen ejemplo de ello es observar en qué condiciones se encuentran los espacios públicos turísticos en Canarias, porque también lo hemos dicho en numerosas ocasiones: no se trata de que vengan más turistas, sino de que el que venga sea un turismo de calidad, pero para que eso ocurra se necesita estrategia e inversión, que es justo lo que nos falta.

La Organización Mundial del Turismo considera fundamental el turismo sostenible. Y precisamente uno de los pilares del turismo sostenible es la recuperación de los espacios públicos. También en las directrices sectoriales del turismo se contempla como fundamental la renovación de estos espacios, y también la encontramos en la Ley de Renovación y Modernización Turística. Pero, a pesar de toda esta legislación que ampara estas actuaciones, la realidad es bien distinta.

Hace unos días hablábamos en comisión sobre el bloqueo existente en el Plan de Modernización de Costa Calma por falta de recepcionamiento de obras por parte del ayuntamiento, y denunciábamos también la falta de coordinación entre el Gobierno de Canarias, el cabildo y el ayuntamiento para solucionar esta situación. Y es que la comunicación entre este Gobierno y el resto de instituciones es clave para mejorar en este aspecto.

Se hace necesaria la inversión pública para adaptar los espacios no solo para los turistas, sino también para los residentes. Porque necesitamos espacios accesibles, mejorar servicios básicos de saneamiento y poner en valor recursos culturales que ya existen, como son zonas históricas o zonas verdes también.

Queremos volver a reivindicar desde aquí la tasa turística como parte del sistema de financiación y de desbloqueo de estas actuaciones y también de otras que son claves.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Arnaiz.

Turno del Grupo Popular, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Señor Castellano, señor consejero.

Vamos a tener la oportunidad, en pocos minutos, de, a través de una interpelación de mi grupo parlamentario, hablar sobre los distintos elementos que confluyen en la actividad turística canaria. Particularmente, la actividad normativa o legislativa que pretendo exponerle a usted, a ver cuál es la opinión del Gobierno de Canarias al respecto de las distintas cuestiones.

Hoy hablamos en esta comparecencia, en estos momentos, de la renovación turística. Renovación turística, en fin, basada fundamentalmente en una ley, la Ley 2/2013, de Renovación y Modernización Turística, que se hizo precisamente para eso, para tratar de que las zonas obsoletas -las áreas turísticas obsoletas de Canarias- tuvieran la oportunidad, a través de incentivos legales, de medidas legales, bueno, de animar a los empresarios y a los promotores a adecuar sus complejos, tanto hoteleros como extrahoteleros, a las nuevas realidades, a las nuevas exigencias que los turistas nos demandan en este siglo.

Y la conclusión que yo saco de su intervención es la siguiente: las cosas funcionan a pesar del Gobierno. Esa es la realidad que yo constato a través de su intervención en el pleno de hoy, y la constato porque, como usted bien sabe -y tendremos oportunidad después en la interpelación de ampliarlo-, los incentivos a la renovación no están sirviendo para nada. Los promotores y los propietarios de complejos hoteleros y turísticos lo hacen porque sí, porque es necesario para su modelo turístico, porque es necesario para recibir a más turistas y porque es necesario para estar, digamos, en primera línea de competitividad, de competencia, con otros hoteles de la misma zona de Canarias o también de otras zonas de turismo europeo y mundial.

Y, por tanto, yo creo que hay que hacer una reflexión importante, seria, por parte del Gobierno de Canarias, a ver qué es lo que no está funcionando de los incentivos turísticos, bien por densidad, bien por edificabilidad, bien por elevación de categorías de estrella. Porque los datos que tenemos o que yo manejo -que después le expondré- son que apenas el 2 % de la renovación que se está produciendo en Canarias de los distintos complejos se está haciendo a través de la vía de los incentivos legales. Los otros, en fin, ante las pegas, las dificultades existentes, pues, optan por el camino más sencillo, que es, en fin, poner las perras, poner el dinero y tirar para adelante a pesar, insisto, del Gobierno de Canarias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Jorge.

Turno del Grupo Socialista, señor Gómez.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ: Muchas gracias, señor presidente. Señorías, señor consejero.

Señor Rodríguez, muy acertada su solicitud de comparecencia.

En recientes intervenciones, tanto en la comisión de presupuestos de su consejería, de presupuestos de Hacienda 2018 -y usted pudo relacionar, y ahí le pudimos dar nuestra opinión a propósito de esa estructura presupuestaria en su área- como en una comparecencia reciente, a propósito del esfuerzo que está realizando el Gobierno de Canarias en materia de infraestructuras turísticas, ya desde el Grupo Parlamentario Socialista dejamos clara nuestra posición.

Y tenemos un grave problema, señor Castellano. Usted dijo aquí que teníamos un planteamiento catastrófico: para nada. Le recordamos ese día que era realista, realista. Vivimos una realidad en el escenario turístico, y todos sabemos qué realidad estamos viviendo y qué realidad viven determinados países que son potenciales competidores de Canarias como destinos turísticos en el escenario internacional. Y este es el momento, señor Castellano. ¿Señor Castellano?, ¿señor Castellano? Muchas gracias. Muchas gracias (risas del orador).

Este es el momento, porque si usted hace un recorrido, ha hecho un recorrido aquí por el escenario normativo, por los incentivos. Habla de la inversión de lo privado en lo privado, pero es que estamos hablando de otra cosa. Estamos hablando del esfuerzo que tiene que hacer lo público en lo público, y aquí la realidad es clara. En muchos destinos turísticos -hablo de municipios- no estamos a la altura del esfuerzo de inversión en el ámbito privado en relación con las infraestructuras públicas. En el caso de San Miguel, San Miguel de Abona, ¿cuánto tiempo llevan esperando por el acondicionamiento del litoral de la zona de San Blas, por poner un ejemplo?, ¿cómo tenemos la zona de Costa del Silencio, en Arona?, ¿cómo están determinadas zonas degradadas de Adeje? No advierta, no considere esta intervención como una crítica ácida a su gestión, sino como un análisis real del escenario en el que nos encontramos ahora mismo.

También le dije en esa comparecencia, con anterioridad, que tenemos diferentes velocidades en las diferentes islas. Tenemos cabildos que tienen perfectamente articulada una estrategia en la mejora del destino, con la colaboración público-privada, que está facilitando la mejora del espacio turístico. Colaboración público-privada en la mejora de las zonas públicas, públicas, y que, desde luego, provoca un escenario positivo en la mejora del espacio. Pero es la Administración -en este caso, el Gobierno de Canarias- quien tiene que provocar que la velocidad de las diferentes islas vaya en una misma dirección y, evidentemente, si es posible, a un mismo ritmo. Esto es importante, porque si no, creamos un desfase en cuanto a la calidad de destino de Canarias.

Usted ha hecho un recorrido. Hombre, lo del Fdcan, a diez años, estamos hablando de un escenario de 334 millones a diez años. Más o menos, aproximadamente, lo que puede suponer en el tiempo, desde el momento en el que se presenta o se inicia el trámite de un plan parcial, hasta que se abren las puertas de un hotel en nuestra región: diez años. Pero es que, en tres años, podemos...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Gómez, se le ha agotado su tiempo.

Turno del Grupo Nacionalista, señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Señor presidente, señorías, buenos días a todos.

La verdad es que le faltó tiempo al portavoz socialista. Yo creía que iba a hablar a favor de la Ley del Suelo y ya estaba encaminado finalmente a esa posibilidad. Tenía la esperanza de la reconversión y, por tanto, con eso, la tardanza en la tramitación de planes parciales y demás a la que se refería puede ser -y lo dijo el consejero- que pueda estar muy muy determinada a partir de la aprobación de la Ley del Suelo y de Espacios Naturales Protegidos, donde al final no nos dispersamos tanto. Al final coincidimos en muchas cosas, si bien el planteamiento socialista originario no se modificó.

Es difícil, en tres minutos, intentar ceñir el debate al planteamiento que realizaba el proponente del Grupo de Nueva Canarias, y quizás la interpelación que dice que va a defender el portavoz popular sirva también para ampliar un poco el arco de muchas cosas que hemos tratado en los primeros minutos y que quizás no podamos ver en el conjunto de la comparecencia.

En todo caso, a un liberal como don Miguel Jorge debe de parecerle bien que sea la economía de mercado la que regule el sistema y, por tanto, que no sea necesaria la intervención del Gobierno para que el turismo funcione bien en Canarias, ¿no?

En cualquier caso, como no parece que ese sea el posicionamiento conjunto, el común, lo que sí es cierto es que tenemos una Ley de Renovación y Modernización Turística. La polémica respecto de la ley se produjo precisamente sobre un tema aparentemente secundario, el cual era si finalmente los vínculos a la calidad turística se establecían conforme a un número de estrellas en determinados establecimientos. Desgraciadamente, el conflicto acabó en el ámbito del Tribunal Constitucional, y ese conflicto Canarias lo ha perdido. En consecuencia, el reto que tenemos para el futuro es saber si finalmente vamos a establecer políticas vinculadas a la capacidad de carga de los servicios y del territorio o políticas que estén vinculadas a estándares de calidad, que es lo que de momento parece que podemos hacer, con muchas dificultades, puesto que, al final, la conformación de un decreto regulatorio es técnicamente muy difícil.

En cualquier caso, yo sí creo que los planes de mejora y modernización turística son un instrumento muy valioso para poderlo hacer. Ahora el consejero ha hablado de la dotación de recursos -que antes no se contaba, don Héctor- en relación con la posibilidad de recobrar ya el Plan de Infraestructuras Turísticas, el nuevo plan para costas al que se ha referido el consejero. Y creo que el escenario es un buen escenario desde ese punto de vista.

Otra cosa, don Román, es que cuando quiera mantenemos otro tipo de debate, el debate sobre la llamada diversificación de la economía. Es un debate, además, de más recorrido, en el cual debemos hablar de la estrategia inteligente que se aprobó hace... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ruano.

Turno del grupo proponente. Señor Rodríguez, del Grupo Nueva Canarias.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señor presidente. Señorías.

A mí no me es suficiente con contar turistas, y menos si no depende de mí. Pero esto es lo que hacen ustedes. Mire, este año vamos a cerrar el año con 16,2 millones de turistas. Y el año que viene, al ritmo de lo que ha ocurrido en los últimos cinco años, lo haremos en 17 500 000, y el año siguiente en 18 500 000, y nos vamos a los 20 millones de turistas que algunos tienen en la cabeza desde hace tiempo. Pero ¿quién les ha dicho a ustedes que 20 millones de turistas es la solución para los intereses generales de esta tierra, para la sostenibilidad, para la convivencia, para el reparto de la riqueza, para el bienestar? ¿Dónde está escrito que más turistas es mejor para el futuro de Canarias? ¿Dónde está escrito eso? Depende. Depende de la calidad, depende de cómo se distribuya la riqueza, depende de los salarios, depende de la convivencia de las comunidades locales, depende de si esta tierra puede soportar 5 millones más de visitantes, depende de si esta tierra puede permitirse seguir importando mano de obra, porque se sigue importando mano de obra.

Ustedes no tienen plan. Ustedes no tienen proyecto. Ustedes lo que hacen es contar turistas. Y los turistas vienen no por que ustedes los estén... Es que yo... Hagamos un experimento: quitemos el departamento de Turismo dos años. Verán ustedes que no pasa nada. ¡No pasa nada! Porque es que el Gobierno no está actuando sobre el sistema turístico para planearlo, para hacerlo sostenible, para ponerlo al servicio de la mayoría social.

Hoy hay aquí un debate sobre la calidad del empleo en este sector. Hoy hay aquí un debate sobre el impacto que está teniendo este modelo sobre algo tan elemental como es el derecho a la vivienda. En las islas de Lanzarote, de Fuerteventura, en el sur de Gran Canaria, en el sur de Tenerife -y, pronto, en todo el archipiélago-, no habrá una vivienda para que un trabajador, para que un pobre trabajador, pueda tener un sitio donde tener su vida. ¡No la va a haber, y ustedes no están actuando! Se han incorporado por el sistema del alquiler vacacional, según datos del Gobierno, 130 000 camas en los últimos cuatro años. ¡130 000 camas!

Y usted se pone contento porque hay más coches de alquiler. Pues a mí me dan pánico los datos del 20 % de incremento del parque móvil. Me dan pánico. ¿Sabe por qué? Porque en el norte de Tenerife hay un atasco permanente, y en el sur también. Y en Gran Canaria, también. Y se va a extender por el conjunto del archipiélago. La capacidad de carga de esta tierra es limitada, ¡limitada! Y, por lo tanto, son los poderes públicos los que están legitimados por la Constitución, el estatuto y las leyes para articular un modelo sostenible, un modelo que tenga en cuenta la capacidad de carga.

¿Por qué necesitamos nosotros más camas? La Ley del Suelo está pensada para dar licencias. Y depende. Nosotros creemos que se puede crecer en calidad en determinados ámbitos, en función de la capacidad de carga, sin ningún problema. Pero que, sobre todo, hay que renovar, recualificar, redefinir, reinventar los destinos que han quedado obsoletos. Pero es que ustedes lo que están haciendo es eso: contar turistas. Y es que nos vamos a los 20 millones. Yo sé que hay gente que está contenta con esto. No importa que tengamos el 22 % de paro. No importa la calidad del empleo. No importa que nuestros vecinos cada día se indignen más porque empiezan a percibir que no les beneficia el tema del turismo.

Y nosotros no miramos para el mundo. No nos vayamos a otras partes de Europa, vayamos al resto de España. ¿Ustedes qué creen que está pasando en Cataluña? Los catalanes, cuando salen a la calle criticando el impacto que sobre sus intereses, sobre sus vidas, está generando un turismo sin control, ¿se han vuelto locos? ¿La gente en Cataluña? Cuando en Baleares hay trabajadoras que tienen que alquilar un furgón para vivir porque no tienen un lugar donde poder dormir, ¿se lo están inventando?

Nosotros no estamos haciendo nada, no estamos haciendo nada ni estamos interviniendo para que el reparto de la riqueza sea más racional, más justo y más equilibrado. No estamos haciendo nada en relación con el problema de la vivienda. Tenemos un problema serio, primero, porque el Gobierno tampoco tiene política de vivienda, y es competencia exclusiva del Gobierno de Canarias. Llevamos siete años sin promover una sola vivienda pública. Y, sin vivienda pública, hay una parte de la población que jamás disfrutará de este derecho fundamental, constitucional. Y encima, encima, el fenómeno del turismo desregulado, al servicio de la especulación, del corto plazo, está distorsionando el precario mercado de la vivienda. Y ahora no hay viviendas en el mercado para los alquileres, pero no ya para los pobres trabajadores que ganan 800 euros, ni para los que ganan 3000; estamos teniendo problemas en las islas de Lanzarote y Fuerteventura para que los médicos que hemos logrado que se contraten en esas islas, que tienen salarios muy importantes, consigan viviendas.

Un Gobierno interviene, planifica, actúa, ordena, dirige, coordina, y usted no hace nada de eso. Usted está contento con que tengamos más parque móvil. Está contento porque tenemos más turistas. Pues, depende. Yo estaré contento cuando tengamos el 6 % de desempleo, y seguiré preocupado. Estaré contento cuando tengamos los salarios privados medios igual que en el resto del entorno socioeconómico al que pertenecemos. Estaré contento cuando la gente que va a trabajar a Fuerteventura consiga una vivienda no a 1200 euros al mes, sino a 300 euros al mes, porque ese es un alquiler que se puede soportar con salarios de 1000 euros.

Y esto no está ocurriendo. Todo esto está descontrolado, desmadrado, y ustedes contentos, y ustedes contentos, porque si fueran autocríticos, dicen: "oye, que no podemos, que esto es difícil, que falta tiempo, que falta dinero, que las leyes...", ¡no, no, no!, ustedes contentos, porque este es el modelo que quieren, el modelo desregulado de crecimiento sin sentido, al servicio de no se sabe quién, sin importar el presente, sin importar el futuro, sin buscar aliados para este sector.

Y, en el caso de las inversiones en las infraestructuras públicas, es que aquí hemos aprobado por unanimidad en varias ocasiones que esta es una tarea prioritaria y que hay que hacer un esfuerzo de inversión pública para recualificar los espacios comunes. Y los planes de modernización y mejora, que son un buen instrumento de intervención urbanística de detalle, de actuación razonablemente integral, de la parte pública y de la parte privada, que se han hecho dieciocho planes con un esfuerzo importante, tenían una ficha financiera de 1463 millones de euros de inversión. Y ustedes tienen en el presupuesto del próximo año 19 millones más los 8 o 10 millones que hemos conseguido de la Administración General del Estado, entre otros, mi partido. De los 6 millones de Costas, 4 propuestos por Nueva Canarias.

El planteamiento es: aquí no hay política, aquí no hay una estrategia. El Plan de Infraestructuras Turísticas de Canarias, las 625 obritas que se apuntan ahí, que no me parecen mal, me parece que hay que seguir discutiendo la integralidad de esas actuaciones, necesita una ficha financiera, y la ficha financiera no puede ser de 20 ni de 30 ni de 40 ni de 50 millones. Para lograr impactar en un sistema turístico como el nuestro, para tirar de los espacios públicos para recualificarlos, para reinventarlos, se necesitan 80 o 100 millones de inversión al año, y ¿saben de dónde salen en otras partes del mundo? De la tasa turística. En Roma, en Berlín, en Cataluña, en Baleares, en Marruecos, en toda América Latina, en la mayoría de los lugares de los Estados Unidos.

Está inventada, seremos los últimos, algún día ganaremos esa batalla aquí, ya somos más. Al principio éramos dos, y ahora creo que somos veintisiete los que pensamos que es necesario, ahora que las cosas van bien, articular un mecanismo tributario para destinarlo a recualificar los espacios comunes, los espacios públicos, también para proteger nuestro medio natural y nuestro patrimonio cultural.

Eso es dirigir, eso es gobernar, eso es intervenir, eso es orientar el futuro, eso es hacer una política para construir un país, para construir un futuro, porque imagínense -que no va a ocurrir, desgraciadamente para ellos- que se corrigieran los problemas de inestabilidad de los países competidores. Podemos perder el 20 o el 30 % de los visitantes, lo están diciendo algunos analistas. Y entonces, ¿cuándo vamos a arreglar?, entonces diremos: "no, ahora no podemos poner la tasa turística porque estamos en vacas flacas; ahora no podemos invertir porque no tenemos ingresos, porque la fiscalidad cae". Entonces, ¿cuándo vamos a invertir?

Si cuando las cosas van de escándalo, subiendo a dos dígitos todos los parámetros, menos los salarios, a dos dígitos... "Ahora no se hacen las inversiones porque, si ahora ponemos la tasa turística, entonces se descoloca el mercado". Oiga, ni se descolocó en Baleares ni se ha descolocado en Cataluña, en Cataluña entera, ni se ha descolocado en ningún lugar del mundo donde se ha establecido un mecanismo, ya muy idealizado, contrastado, eficiente, reconocido, aceptado, como es poner un tributo que contribuya a mejorar el destino, a paliar el impacto que los visitantes tienen sobre el territorio, sus infraestructuras y sobre la comunidad local.

Y aquí, mirando para otro lado. Solo cuentan turistas. Hacen otro plan de infraestructuras, que yo me lo he leído, e insisto en que el autor intelectual o el director del plan es una persona a la que yo aprecio, y me he leído algunos de sus trabajos y he asistido a algunas de sus conferencias y sabe de lo que habla. Pero si usted no le pone a eso 80 millones de ficha financiera al año, no servirá de nada, ¡no servirá de nada! Es verdad que el sector privado está invirtiendo bastante, pero ¿sabe por qué?, porque lo están financiando los turoperadores. Yo vivo aquí. Lo están financiando los turoperadores. Tengo clientes que antes iban a Turquía y quieren ir a Canarias. Yo, que tengo el contrato de los próximos tres años de ese paquete turístico, le digo al dueño del complejo de apartamentos: "yo te financio la reforma". El problema no lo estamos teniendo ahora, en momentos de vacas gordas, con el sector privado. Además, el precio del dinero ha caído, hay menos dificultades. El problema lo tenemos en los espacios públicos. Y seguimos invirtiendo 19 millones aquí y 10 milloncitos que cogemos en Madrid, y así no se cambian las cosas. Ni en esto ni en el resto.

Hoy hablaremos también del empleo y de su calidad; y del impacto, entre otras cuestiones, de nuestro modelo turístico sobre la convivencia, sobre los derechos de la gente. Y les puedo asegurar, y no deseo esto, que va a haber sectores de población, progresivamente, que se alejen del apoyo a este sistema turístico. Especialmente, en los sitios donde la población residente está sufriendo las consecuencias de un sistema turístico de masas sin regular, sin repartir riqueza y que empieza a no ser útil para una parte de la ciudadanía.

Y ustedes no parece que estén dispuestos a rectificar.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Rodríguez.

Para finalizar la comparecencia, el señor consejero de Turismo, Cultura y Deportes. Señor Castellano.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Señor Rodríguez, no se confunda. El sector privado invierte en Canarias porque cree más en Canarias de lo que demuestra usted creer. Sencillamente, porque creen en el futuro de este archipiélago, porque consideran que invertir en Canarias es rentable, no por los motivos que usted señala. Los resultados turísticos que venimos teniendo en Canarias no son fruto de la casualidad y no se producen por sí solos, como usted indica. Esto sería imposible. Cuando digo que a veces somos derrotistas es porque parece que muchos de los que se manifiestan en esta tribuna no creen en el buen hacer de los sectores privado y público. Yo lo repetiré muchísimas veces: Canarias mantiene la posición de liderazgo turístico en el ámbito de la Unión Europea gracias al buen hacer de muchísimos buenos profesionales que, tanto en el sector privado como en el público, trabajan día a día para ser lo que somos.

Y, además, creo que yerra en algunos de sus análisis. Hablaba en su primera intervención del efecto que tenía el turismo en el PIB canario. Hacía referencia al estudio de Impactur y decía que casi el 40 % de nuestro PIB depende del sector turístico, pero se olvida de una cosa: se olvida de que, en esta consideración, en este cálculo, se tienen en cuenta los efectos directos y los efectos indirectos. Eso lo que nos viene a indicar es el efecto tractor que tiene el turismo en el resto de actividades que componen el PIB canario. Tanto es así que, de cada 100 euros, de cada 100 euros vinculados o de valor añadido vinculado a áreas relacionadas directamente con el sector turístico, más de 50 -concretamente, 50,8- se generan en otros sectores económicos.

Hablaba del modelo económico. Nuestra apuesta es bien clara: nosotros queremos maximizar los beneficios del turismo, y esto pasa por extender la cadena de valor. Usted habla de otros sectores, y yo le hablo de los efectos que tienen acciones como Crecer Juntos, cuyos datos se daban recientemente, que está teniendo efectos directos en el consumo del producto canario también asociado al sector turístico. Eso es tener política turística.

Por parte de este Gobierno, y también hemos tenido la oportunidad de hablarlo en reiteradas ocasiones, existe una apuesta clara por la sostenibilidad. Esa bandera la podemos coger con todo el orgullo del mundo. Además, lo podemos decir de forma clara: somos un referente de sostenibilidad en el ámbito turístico, y venimos trabajando en esta materia desde hace muchísimos años. Ya es que a veces los debates se repiten. Pero, en los momentos de la burbuja inmobiliaria, nos dimos un tiempo para reflexionar, porque somos conscientes de la importancia que tiene conducir el crecimiento turístico, el desarrollo turístico, por la senda de la sostenibilidad.

Pero es que, además, somos referentes reconocidos, también lo digo muchas veces: siete reservas de la biosfera, dos geoparques que ponen de manifiesto el buen hacer, que ponen de manifiesto la relación armoniosa entre la actividad turística, la actividad económica en general y el territorio donde se desarrolla. Ese es nuestro modelo, y usted cuestiona la labor de excelentes profesionales en el ámbito público. Mire, yo si hay algo de lo que estoy orgullosísimo es del trabajo que vienen realizando empresas como Promotur en el ámbito privado, reconocida con diferentes premios que ponen también de manifiesto su buen hacer en la promoción de Canarias. Y a veces somos excesivamente pesimistas sobre cómo, supuestamente, nos perciben aquellos que nos visitan: 77 % de repetidores, esto no es casualidad, vienen porque se valora bien el destino.

Y, además, además, cuando hablamos de la imagen que tenemos de nosotros, hombre, a mí me parece muy bien que aquí cada uno manifieste su opinión en términos de personalidad, o de la percepción que cada uno pueda tener, pero es que también hacemos estudios acerca de esta materia, y el tracking de marca lo que nos viene a decir es que la imagen de Canarias ha mejorado en los últimos años.

Por lo tanto, a mí me parece muy bien que se pongan de manifiesto opiniones personales en esta tribuna, pero los estudios nos dicen cosas completamente diferentes a las que aquí nos indican algunas de sus señorías. Por lo tanto, no puedo, ni mucho menos, compartir algunos de los análisis que se hacen sobre esta materia.

También se habla sobre capacidad de carga. Este es un concepto que a nosotros nos preocupa mucho, en el que venimos trabajando y además queremos ser punteros; por eso ya anunciamos, y pronto tendremos las conclusiones, que estamos realizando un estudio específico sobre esta materia. Y es verdad, señor Rodríguez, tiene razón: cuando hablamos de capacidad de carga, tenemos que hablar de algo más que de contar turistas y camas. El concepto de capacidad de carga es mucho más complejo que la determinación de un número cerrado de cuántos turistas podemos soportar. Tenemos que tener presente también, también, cómo se organiza la actividad turística dentro del territorio. Tenemos que hacer un análisis micro de cómo afecta la llegada de turistas a diferentes espacios. No se trata solo de establecer una cifra global de turistas que puedan llegar a Canarias. También tenemos que tener presentes las dinámicas que se originan una vez que el turista llega a Canarias, porque eso tiene una incidencia directa sobre qué capacidad tenemos para asimilar turistas.

Pero presentaremos, presentaremos, porque en esto también seremos punteros, presentaremos las conclusiones de este estudio en fechas recientes, y yo creo que además será de gran interés para el conjunto de sus señorías.

¡Claro que tenemos modelo, señor Rodríguez! Y, por supuesto, es que se lo diré... Usted me repite muchas veces que esto es fruto de la casualidad y que si nosotros no estuviéramos aquí, pues, no se notaría. Bueno, yo, evidentemente, esto no lo diría con respecto a nadie, pero yo tengo la certeza de que el Gobierno hace su trabajo y yo no voy a hacer referencia al de ningún otro sector, por simple respeto y porque además creo que, sinceramente, no es así. Pero, sinceramente, les puedo decir que estoy muy orgulloso con respecto al trabajo que venimos desarrollando, y nos hemos ido seguramente a otros temas.

Hablaba antes de los incentivos económicos regionales. Las cifras concretas de la inversión que han producido estos han sido, el año 2015, 12 millones de euros; 2016, 30 millones de euros; 2017, en lo que llevamos de año, habrá que ver cuando cerremos el ejercicio, más de veintiún millones de euros. Estos son expedientes que se tramitan a través de la consejería.

El señor Gómez hablaba del Fondo de Desarrollo de Canarias. Efectivamente, la cifra es con respecto a diez años. Si hacemos una media, pues, estamos hablando de 33 millones. Al final, son cosas que contribuyen a sumar. Y sí es cierto que yo creo que el conjunto de formaciones políticas que tenemos presencia aquí, en Canarias, y que también estamos en el ámbito del Congreso de los Diputados, tenemos que hacer un esfuerzo por recuperar el Plan de Infraestructuras Turísticas. Es cierto, señor Gómez, esta es una realidad que no le voy a negar. Si de forma unilateral se decide retirar este plan que era un compromiso con Canarias, pues, la capacidad de inversión y de mejora de espacios se ve afectada, esto es obvio.

Ahora bien, dicho esto, pongámosle solución. Es decir, yo estoy seguro de que el grupo político al que pertenezco, Coalición Canaria, va a hacer el trabajo oportuno para que esta situación mejore. Espero que exista un compromiso por parte del conjunto de formaciones políticas para conseguir recuperar este instrumento porque, repito, solo en el año 2012, perdimos 50 millones de euros para inversiones que, evidentemente, tienen una incidencia directa en nuestra capacidad inversora, porque el plan sí existe. Y me alegro, señor Rodríguez, de que muestre su confianza en quienes han participado en su elaboración, en la elaboración del Pitcan, como ha puesto de manifiesto aquí, en esta tribuna.

Lo que nos hace falta. Evidentemente, contamos con un plan de infraestructuras detalladas, se establece una priorización con respecto a las infraestructuras que tienen que ser ejecutadas en función de los fondos que vayamos adquiriendo. Y, por lo tanto, sí, en esta materia, podemos decir de forma clara que tenemos plan. Lo que tenemos que conseguir son más fondos para poderlo implementar. Y, en este sentido, lo que espero, sinceramente, es el compromiso de todos.

Hablaba de paro -es que al final se han tocado muchos temas-, hablaba de que la tasa es del 21,9 % y, evidentemente, tenemos que trabajar para seguir rebajándola. Pero es que tenemos que tener presente de dónde venimos, de tasas de paro superiores al 30 %. Y tenemos que celebrar, además, que el sector turístico está siendo capaz de tirar de nuestra economía en los que han sido los peores años, posiblemente, que hemos vivido en las últimas décadas. Por lo tanto... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): ...el reconocimiento, reconocer -repito- la labor de aquellos que han hecho posibles estos momentos de éxito turístico que estamos viviendo en Canarias, tanto en el sector público, como decía, como en el sector privado.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

Damos por concluidas las comparecencias.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1124 Sobre -Consejero de Turismo, Cultura y Deportes-, sobre medidas para fomentar la renovación turística.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico