Diario de Sesiones 60/2017, de fecha 19/1/2017 - Punto 6

9L/C-0819 Comparecencia del Gobierno -presidente del Gobierno-, instada por el Grupo Parlamentario Podemos, sobre la nueva situación política tras quedarse en minoría en el Parlamento de Canarias.

La señora PRESIDENTA: Comenzamos con las comparecencias. Tal y como acordamos en la Junta de Portavoces, comparece, en primer lugar, el presidente del Gobierno de Canarias, por tiempo de quince minutos, don Fernando Clavijo Batlle.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): Muchas gracias, presidenta. Buenos días, compañeros, compañeras.

Vengo a comparecer hoy aquí con un nuevo Gobierno, un Gobierno en minoría, en el que algunos intentan hacer ver debilidad y en el que nosotros vemos una oportunidad.

Quiero agradecerle a la Mesa del Parlamento el haber habilitado este pleno extraordinario en el día de hoy, a petición propia y de otros grupos políticos -Mesa del Parlamento-, para poder explicar las causas que motivaron que el pasado 23 de diciembre procediese a cesar a los consejeros del Partido Socialista del Gobierno.

Sin detrimento de lo que hablemos hoy aquí, a lo largo de esta jornada, no quiero dejar pasar la oportunidad también de agradecerles el trabajo a los consejeros del Partido Socialista, que durante diecisiete meses compartimos tareas de gobierno, y que lo cortés no quita lo valiente y que entiendo que fue una relación fructífera y, desde luego, cordial por lo menos hasta el final de nuestra relación.

Créanme, señorías, que el pasado 23 de diciembre no fue un día fácil, ni para mí ni para los miembros del Gobierno. Cuando uno asume una responsabilidad, la asume con todas las consecuencias, con lo bueno y con lo malo, y asume un compromiso con los ciudadanos, y cuando ese compromiso se pone en peligro, por muy duras que sean las decisiones que uno tiene que tomar, las tiene que tomar. Y así la tomé el 23 de diciembre.

El 23 del pasado diciembre los consejeros del Partido Socialista decidieron levantarse, por segunda vez consecutiva, en menos de un mes, del Consejo de Gobierno sin explicación alguna. Tras muchos dimes y diretes, tras soportar durante bastante tiempo descalificaciones en los medios de comunicación, la petición de mi dimisión, declaraciones de miembros que se sentaban conmigo en este Parlamento, en el Consejo de Gobierno, solicitando mociones de confianza y un largo etcétera -que no quiero aburrir a sus señorías porque han tenido el seguimiento por parte de los medios-, cruzan una raya por segunda vez, que es la de hacer una dejación de funciones. Una dejación de funciones que sería absolutamente inexplicable, ni en la vida pública ni en la vida privada. Nadie abandona su puesto de trabajo por segunda vez de manera consecutiva sin dar ninguna explicación y no podía dejar que no ocurriese nada. La paciencia, como dije en aquel momento en la rueda de prensa, tiene un límite y cuando pone en peligro la estabilidad de un gobierno, cuando pone en peligro la gestión de los intereses de los más de dos millones de ciudadanos que vivimos en Canarias, me vi en la obligación de cortar radicalmente eso y cesarlos.

¿Cuáles fueron las causas del motivo de esa levantada por segunda vez de manera consecutiva? Lo que he oído en los medios de comunicación: el Fondo de Desarrollo de Canarias. Yo, permítanme, y trataré de explicarlo después, lo veo como una excusa.

Voy a hacer un poquito de memoria. En noviembre del 2015, este Gobierno de Canarias, en una negociación bilateral con el Estado, consigue algo que llevaban persiguiendo muchos gobiernos anteriores, y es que el 50 % de la compensación que le estábamos haciendo al Estado por la recaudación del extinto impuesto general del tráfico de empresas fuese condonada al Gobierno de Canarias. De esa forma dejábamos de enviar 160 millones de euros al año al Gobierno de España de la recaudación del IGIC. ¿Qué decidimos hacer entonces?, ¿qué decidió hacer el Gobierno de Canarias y esta Cámara?: pues decidimos habilitar un fondo de desarrollo a diez años vista con un montante total de 1600 millones de euros, para poder generar empleo, para poder colocar los mimbres de un nuevo modelo económico en esta tierra, para poder generar ilusión y esperanza, y hacerlo además de manera conjunta con ayuntamientos y cabildos.

Nos pusimos manos a la obra y, tras catorce meses, con la Fecam, con la Fecai, con las universidades, con el Consejo Asesor, patronal y sindicatos, publicamos un decreto, un decreto que se publicó el 13 de julio de 2016, donde se establecían las condiciones del Fondo de Desarrollo de Canarias. Y posteriormente a ese decreto le siguió una orden, una orden que se publicó el 18 de agosto de 2016. Y posteriormente se habilitaban cuarenta y cinco días para que se presentasen proyectos y programas a ese fondo de desarrollo.

El proceso de trabajo mereció la pena: las islas pudieron planificar y proyectarse a diez años vista, y poder compensar sus debilidades y potenciar sus fortalezas, de tal forma que pudiésemos situarnos, dentro de diez años, con un futuro mejor para nuestras islas y para nuestros ciudadanos.

Fruto de todo ese diálogo, se presentan 7 programas insulares con el apoyo de 84 de los 88 municipios de Canarias, 4 proyectos municipales y 2 proyectos de las universidades públicas canarias. En ese momento se da el pistoletazo de salida para analizar toda esa documentación. Pero permítanme destacar: 7 programas insulares, 84 municipios de acuerdo con esos programas insulares; 4 municipios, 3 de la isla de Gran Canaria y 1 de La Gomera, que no quisieron o pudieron ponerse de acuerdo con sus cabildos; y las dos universidades públicas canarias, al margen de algunos proyectos presentados por las propias consejerías. Pocas iniciativas han suscitado tanto consenso como este Fondo de Desarrollo de Canarias.

Se inicia el trabajo que estaba establecido en el decreto. Se producen el 11 de octubre a 12 de noviembre y 16 de noviembre las reuniones del Comité de Admisión.

En ese Comité de Admisión, al margen de los miembros del Gobierno, quiero destacar que había tres representantes del Partido Socialista: el director del Servicio Canario de Empleo, el director general de Coordinación y Apoyo Técnico a la Vicepresidencia y el anterior consejero de Presidencia, Aarón Afonso.

Se celebran las distintas reuniones y, fruto de todas esas reuniones, se eleva una propuesta al Comité de Selección. En ese Comité de Selección está la Fecai, la Fecam, los sindicatos, la patronal, además de los tres miembros del Partido Socialista, la propia vicepresidenta en aquellos momentos estaba en dicho Comité de Selección. Y se produce la reunión el 21 de noviembre. Ante la ingente documentación, las posibilidades y diferencias que había en cuanto al eje 3, de las políticas de empleo, se decide posponer para una segunda celebración, un segundo Comité de Selección, para poder dar tiempo a analizar y a llegar a un acuerdo entre los cabildos y el Gobierno de Canarias y el Servicio Canario de Empleo en cuanto a la línea 3, que son las políticas de empleo.

El 28 de noviembre se vuelve a reunir el Comité de Selección. Se acuerda que las políticas de empleo las ejecute el Servicio Canario de Empleo, tal y como deseaba la vicepresidenta del Gobierno y el Servicio Canario de Empleo, y que el resto de las líneas, la número de 2, de infraestructuras, y la número 1, de conocimientos, se desarrollasen tal y como el Comité de Admisión y el Comité de Selección habían previsto. No se entró a discutir ningún tipo de otra variable. Ni tampoco en este proceso hubo ningún tipo de correo electrónico ni ningún tipo de divergencia con el trabajo realizado y que había coordinado el hoy consejero de la Presidencia, en ese momento viceconsejero de la Presidencia del Gobierno de Canarias. Es en ese momento cuando termina y el Comité de Selección eleva la propuesta al Consejo de Gobierno cuando se producen las dificultades. A partir de ese momento, sin previo aviso, sin haber cursado ningún correo electrónico, sin haber dado ningún tipo de muestra de disconformidad con lo establecido, se produce el Consejo de Gobierno y se dice que no. Y es en ese momento, ante la necesidad de prioridad, en el que se produce la primera vez o la primera de las dos veces en un mes en que se levanta el Partido Socialista del Consejo de Gobierno y abandona. No voy a entrar a detallar de lo que se habló dentro, porque estoy obligado por el secreto que como presidente del Gobierno de Canarias me veo obligado a prestar.

A partir de ese momento se dan instrucciones por la Vicepresidencia del Gobierno para que el Grupo Parlamentario del Partido Socialista, en la celebración de la ponencia de la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma, rompa el pacto con Coalición Canaria y apoye las enmiendas presentadas por Nueva Canarias para quitar los recursos del Fondo de Desarrollo de Canarias. Una deslealtad sin precedentes.

Afortunadamente, y tras el trabajo de mi grupo, Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario, así como de miembros del Gobierno conseguimos alcanzar un acuerdo con el Grupo del Partido Popular, al que quiero agradecérselo públicamente hoy aquí nuevamente y con la Agrupación Socialista Gomera. Fue el trabajo conjunto, las ganas de construir y la puesta de acuerdo de estos tres grupos lo que permitió que el 15 de diciembre, en la Comisión parlamentaria de Presupuestos y Hacienda, se pudiese rescatar, si no la totalidad porque aceptamos enmiendas por un importe aproximado de 20 millones de euros, la totalidad de los recursos para este Fondo de Desarrollo de Canarias. Y a partir de ahí seguimos, el Gobierno de Canarias, con el trabajo.

Seis días más tarde, el 21 de diciembre, estábamos aquí, en esta Cámara, votando los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para el año 2017. Y en esa votación, en la Sección 19, el propio Partido Socialista, junto con el Partido Popular y Agrupación Socialista Gomera, votamos a favor de dotar de recursos al Fondo de Desarrollo de Canarias por el importe de 240 millones de euros, así como el resto de las enmiendas. Ese mismo día por la tarde, 21 de diciembre, en el que se aprueban los presupuestos y nos ponemos de acuerdo en esta Cámara para un presupuesto de 7300 millones de euros, esa misma tarde José Miguel Barragán y yo mantuvimos con la vicepresidenta del Gobierno y José Miguel Fraga, presidente de la Gestora, una reunión de más de dos horas en la que hablábamos de lo que iba a acontecer en el Consejo de Gobierno del día 23. Créanme que salí de esa reunión esperanzado en que, ajustándonos todos un poquito y no estando todos del todo cómodos, podíamos superar esta situación.

El mismo día 22 por la noche hablé con la vicepresidenta por teléfono, así como con miembros de la Ejecutiva Federal del Partido Socialista, y me acosté pensando que habíamos conseguido alcanzar un acuerdo. Está claro que me equivoqué. Me equivoqué porque la impresión que tuvimos en la reunión previa al Consejo de Gobierno, así como en la del Consejo de Gobierno, donde hubo varios recesos, es que venían con la decisión tomada. Había que forzar su salida del Gobierno. Sigo sin explicarme bien por qué, aunque poco a poco nos vamos enterando de algunas claves.

Miren, vuelvo a repetir: creo que el Fondo de Desarrollo de Canarias fue una excusa, una excusa. Porque no alcanzo a entender cómo en el debate del estado de la nacionalidad, en la resolución número 56, esta Cámara, con 44 votos a favor -44 votos a favor-, aprueba lo siguiente: "El Parlamento de Canarias valora positivamente el logro conseguido por el Gobierno de Canarias para la supresión de la compensación al Estado del extinto impuesto general del tráfico de empresas, que supone una reclamación histórica de la Comunidad Autónoma de Canarias, e insta al Gobierno de Canarias a destinar dichos recursos a financiar un fondo de desarrollo, consensuado con cabildos y ayuntamientos, basado en el impulso a la inversión pública y a la creación de empleo, con un impacto directo en la economía del archipiélago y el bienestar de los canarios". Esto lo aprobó esta Cámara con 44 votos a favor, incluidos los del Partido Socialista.

Pero, miren, el día 30 diciembre, tan solo siete días después, se procedió a la firma de los convenios del Fondo de Desarrollo de Canarias. Tan solo siete días después. La valoración del presidente del Cabildo de La Palma, del vicepresidente del Cabildo de Tenerife, del vicepresidente del Cabildo de Fuerteventura, del vicepresidente del Cabildo de Lanzarote, del vicepresidente del Cabildo de El Hierro, -de Nueva Canarias, los otros son del PSOE-, la valoración, a pesar de la general de todos los presidentes de cabildos -salvo uno que no fue a la firma, pero que no está de acuerdo, no está de acuerdo con la distribución de los fondos, está de acuerdo con el fondo-, todas fueron positivas. Los rectores, los sindicatos, las patronales, la Fecam y la Fecai. La valoración con la que se firmó el día 30 de diciembre este Fondo de Desarrollo de Canarias evidencia, evidencia, que no era un problema ni del fondo ni del Partido Socialista, más bien sería un problema de algunas personas concretas del Partido Socialista.

Por eso he querido en esta primera intervención narrar de manera cronológica, con datos, con publicaciones, lo acontecido hasta el 23 de diciembre, en el que procedí, en el que procedí, al cese de los consejeros del Partido Socialista. Espero que estas explicaciones satisfagan la curiosidad o la necesidad de información de esta Cámara y les animo -y vuelvo a repetir- a que colaboren con este Gobierno en minoría porque tenemos importantes retos que abordar para los más de dos millones de habitantes que viven en Canarias.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presidente.

Vienen a continuación, y de conformidad con el orden acordado, según el artículo 83 del Reglamento, empezamos por el Grupo Mixto. Señor Curbelo, por un tiempo de diez minutos.

El señor CURBELO CURBELO: Muchas gracias, presidenta. Señor presidente...

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Disculpe un momento, señor Curbelo, por favor. Cierren las puertas del hemiciclo para poder escuchar al portavoz del Grupo Mixto, si son tan amables, y ruego silencio.

Cuando quiera, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO: Muchas gracias, presidenta. Señor presidente del Gobierno y miembros del mismo, señorías, invitados, muy buenos días, o buenas tardes ya a todos.

Señor presidente del Gobierno, he escuchado sus explicaciones sobre la ruptura del pacto de gobierno y lógicamente, por intervenir el primero, no he escuchado al resto de grupos. Tendré que hacer un poco de análisis retrospectivo de lo que ha ocurrido. Y en todo caso escucharé al resto de grupos políticos, especialmente al Grupo Parlamentario Socialista y a los demás.

Y tengo que decir que aquí se puede aplicar esa vieja frase de que entre todos -para dejarlos en tablas hasta que conozca esa realidad-, entre todos, los socios de gobierno, Coalición y el Partido Popular, mataron el pacto de gobierno para hacer una realidad que es la que hoy tenemos, que es un gobierno monocolor.

Usted ha hablado de la dejación de funciones referida a la anterior vicepresidenta y yo creo sinceramente, y no es lo que más me preocupa ni lo que les preocupa a los ciudadanos canarios... -este debate hoy, desde luego que si no somos capaces de aportar ideas y proyectos de futuro a los ciudadanos canarios les va a decir poco-. Pero, en cualquier caso, creo sinceramente que a una parte del Ejecutivo le ha faltado madurez para que las tensiones cotidianas no terminen afectando al Gobierno. Cosas de la juventud y cosas también de la realidad política que vive Canarias. Los partidos políticos hoy están inmersos en un debate interno y los debates internos no se pueden llevar al seno del Gobierno, ni por parte del Partido Socialista ni por parte del Partido Popular ni por parte de Coalición Canaria. El debate político hay que llevarlo a los partidos y al Gobierno, las acciones de gobierno. Y aquí se ha confundido también mucho de todo, ¿no?

Pero yo creo que estamos donde estamos. Y vuelvo a decir lo mismo: la política no es un fin en sí misma, estamos donde estamos para defender a nuestra gente y solucionar sus problemas. Canarias necesita hoy más que nunca un gobierno capaz de defender sus intereses a nivel del Estado, porque existen asuntos de enorme trascendencia e importancia en los que nos jugamos mucho.

A propósito del Fdcan, señor presidente del Gobierno, algunos de los más insignes representantes de la insolidaridad y del insularismo político canario han dicho que los diputados de mi grupo, los tres que integramos el Grupo Mixto, han dicho, en definitiva, que apoyamos al Gobierno a cambio de inversiones en nuestra isla. ¡Faltaría más, faltaría más! ¡Qué ocurrencia, qué descubrimiento! Pero, miren, el grupo al que represento, el grupo al que represento, no solo -ya lo explicó el presidente del Gobierno-, ante esa diatriba de duda del Partido Popular... perdón, del Partido Socialista, fue el Grupo Popular y quien les habla, el grupo de ASG, el Grupo Mixto, quienes salvaron el Fdcan. Y lo salvamos para todas las islas, no para La Gomera, sino también para La Palma, La Gomera, El Hierro, Lanzarote, Fuerteventura, para Gran Canaria y Tenerife. Nosotros somos diputados de La Gomera pero también somos diputados de Canarias. Queremos trabajar por nuestra isla pero también queremos formar parte de una Canarias cada vez mejor, más desarrollada y más justa. Venimos a trabajar por la parte y por el todo, y el todo es tan importante como la suma de las partes.

¿Qué es lo que vamos a ofrecer hoy a los canarios en este debate al final de la sesión -a los que desde luego no debemos defraudar-?: ¿unos titulares de prensa, como querrán algunos a los que solo les gusta el ruido, unos titulares de prensa o vamos a ofrecer un nuevo pacto de Gobierno -señores del Partido Popular-, el anuncio de una moción de censura -señores del Grupo Socialista-, un cambio de Gobierno, un programa de iniciativas pactado por la mayoría de la Oposición...?

En cualquier caso, sea cual sea el camino a seguir, Agrupación Socialista Gomera va a defender la idea de una Canarias solidaria frente a quienes quieren imponer el egoísmo de los que más tienen. Y apoyamos a este Gobierno porque defiende políticas que discriminan positivamente a las islas menos favorecidas frente a quienes predican que haya más inversión para los que cuentan con más población y más recursos. Aquí hay diputados que han hablado, y estoy seguro de que hablarán, pomposamente de Canarias, pero es una Canarias de cartón piedra, no es una Canarias real. Pero es una Canarias, insisto, falsa, basada en la defensa de los intereses de una sola isla o a lo sumo de dos. Eso no es Canarias: Canarias es mucho más. Las islas no capitalinas no somos satélites -que lo sepan en este Parlamento hoy y a partir de hoy-, no somos satélites de nadie ni de nada; no somos islas condenadas de por vida al subdesarrollo, al envejecimiento de la población, a la fuga de nuestros jóvenes, a las islas capitalinas donde están los mercados de trabajo.

Nosotros creemos en una tierra donde todos tengamos las mismas oportunidades, los mismos servicios y la misma calidad de vida. Nosotros defendemos esa idea de Canarias y representamos a los ciudadanos de una isla no capitalina, y no vamos a traicionar su confianza por muchos discursos que haya en este Parlamento. Nosotros no vamos a escribir nuestros nombres en la historia para que se nos recuerde como los diputados que traicionaron a sus islas votando en contra del equilibrio fundacional de Canarias.

Siempre que este Gobierno o cualquier otro -que no es posible: si no ya hubieran dado pasos aquellos que hablan más-, si este Gobierno o cualquier otro apuesta por ayudar a los que menos tienen, ustedes nos encontrarán en el camino, señor Clavijo. Siempre que este Gobierno o quien conforme una mayoría apueste por corregir los desequilibrios demográficos de Canarias, por fomentar el desarrollo de los territorios más abandonados y menos desarrollados, usted nos encontrará de su lado. Porque nuestros valores de izquierda son la solidaridad y la justicia social, que son valores que no se basan en criterios numéricos sino en criterios de humanidad, que no funcionan con criterios de caja registradora sino como políticas que dan más a los que menos tienen y a los que menos son. Porque, señorías, vamos a poner las cartas boca arriba, lo que se lleva discutiendo detrás de todo esto desde el comienzo de la legislatura son dos visiones distintas de Canarias: una representada por quienes creen que Canarias se debe inclinar hacia los que tienen más población, más recursos, más economía y más peso económico, que ellos son los que deben tener más peso en la toma de decisiones; y otra, la idea de Canarias, la de nuestros padres fundadores, la que nosotros defendemos, que es una Canarias igualitaria, una Canarias basada en el equilibrio, con independencia de la fuerza o de la población, de los recursos o del peso económico de cada isla. Una Canarias de iguales que ha funcionado durante los últimos cuarenta años y en la que nosotros seguimos creyendo. Este es el gran debate de la legislatura, seguro que se va a suscitar en los próximos días.

¿No creen, señorías, que si este Gobierno está en minoría es porque ha defendido el criterio de que los que tienen menos merecen un esfuerzo de solidaridad de los que tienen más? Sí. ¿No creen, señorías, que si este Gobierno está en minoría es porque ha intentado hacer un plan de desarrollo destinando recursos a los que menos tienen y menos desarrollados? También.

Por estas razones, señor Clavijo, la Agrupación Socialista Gomera ha decidido apoyar, no a este Gobierno, sino al espíritu que alienta su Gobierno. Nosotros no estamos con nadie en concreto, ni con Coalición Canaria ni con el Gobierno ni con el PSOE ni con el Partido Popular; nosotros estamos, señorías, la Agrupación Socialista Gomera, comprometidos con la defensa de la idea de Canarias basada en valores de solidaridad y de justicia, en valores de izquierda, que es lo que representamos, y apoyamos a aquellos gobiernos y a aquellos partidos que defienden la solidaridad frente al egoísmo. Siempre, sin dudas y sin fisuras, porque cuanto más grandes sean los enemigos de los débiles y más feroces sean sus ataques, más unidos tendremos que estar los que defendemos a quienes solo cuentan con nosotros mismos para defender sus derechos.

Ahora toca apostar por la Canarias real, por construir Canarias de verdad, integrando sensibilidades, trabajando con todas las islas y pensando en Canarias como un todo. Las distintas fuerzas políticas tenemos que ser capaces de ponernos de acuerdo con los grandes asuntos de Canarias, porque si salimos hoy de este debate, muy bien, le reprocharán al presidente del Gobierno que está débil y que está en solitario, en minoría, ¿y qué más?, ¿y cuáles son las aportaciones que hacemos para los canarios, para buscar consensos, para el apoyo, para el trabajo y la respuesta a los ciudadanos? Tenemos que trabajar mucho en el ámbito legislativo: la ley del suelo, la ley de servicios Sociales y tantas cosas que nos afectan. Por tanto, debemos abandonar el ruido y los intereses a corto plazo. Al menos la Agrupación Socialista Gomera no se va a prestar a ese juego, aunque sea legítimo, por parte de algunos.

El futuro nos obliga a todos a arrimar el hombro. A todos: al Gobierno y a la Oposición. Al Gobierno para gobernar y a nosotros para controlar al Gobierno y también, si fuera necesario, para encontrar una mayoría. ¡Anímense todos!, y yo me presto al diálogo también, pero seguro... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

La señora PRESIDENTA: Señor Curbelo, un minuto más.

El señor CURBELO CURBELO: Un minuto más.

...pero seguro que no la van a encontrar, señorías. Por eso hoy no hagamos un debate que sea estéril, hagamos un debate con propuestas para los ciudadanos canarios, que esperan mucho.

El Gobierno que trabaje y dialogue sin descanso, porque es su deber. Tiene que poner a prueba y poner en valor la capacidad de negociación con los distintos grupos parlamentarios para buscar la mayoría y la estabilidad en beneficio de los canarios, señor Antona. Usted tiene un papel estelar en este asunto: diga definitivamente lo que va a hacer en el futuro. Dígalo, de verdad.

Y nosotros estaremos con quien defiende las ideas y el proyecto del que les acabo de hablar. Por tanto, que no nos sitúen ni en un lado ni en otro, pero hoy hemos visto la realidad de lo que interesa a La Gomera y de lo que interesa al conjunto del archipiélago en el actual Gobierno. Cuando traigan una propuesta distinta o mejor, hablaremos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Turno ahora, siguiente intervención, para el representante del Grupo Parlamentario Nueva Canarias, el señor Rodríguez, por tiempo en este caso de doce minutos.

Ruego a sus señorías y al público que nos acompaña, ruego silencio, porque, como bien saben, esta sala tiene una acústica bastante buena. Que el señor Román ahora se va a aprestar a intervenir.

Señor Rodríguez, doce minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señor Clavijo, señoras y señores diputados y diputadas, un primer saludo de cortesía a los consejeros y consejeras interinos de un gobierno en precario.

Miren, este pleno lo ha convocado la oposición, este pleno lo ha convocado la oposición política porque quien debió promoverlo no lo hizo, que es el señor Clavijo. Debió, después de quedarse en minoría por la decisión que le conviene, debió reclamar una inmediata comparecencia ante la Cámara que lo hizo presidente. Porque habrá que recordar que el señor Clavijo es presidente, no porque lo hayan elegido los ciudadanos y las ciudadanas de Canarias, el señor Clavijo fue elegido por los ciudadanos y ciudadanas como diputado, como el resto de los 59. El señor Clavijo es presidente porque consiguió una mayoría parlamentaria para la investidura y ha decidido romper esa mayoría. Y nosotros le hemos arrastrado hasta este pleno -porque viene usted a rastras-, no para que nos cuente el cuento que viene diciendo desde hace dieciocho meses sobre los asuntos, sobre las interioridades, sobre las maldades entre ustedes, le hemos traído aquí para que nos explique que si quiere seguir siendo presidente del Gobierno y, si quiere seguir siendo presidente del Gobierno, nos diga con qué programa, nos diga con qué apoyos parlamentarios.

Hoy no toca hablar del Fdcan, que no tenemos ningún inconveniente. Lo hemos discutido aquí, se conocen las posiciones. La nuestra, que los recursos debieron ir a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, a la obra pública planificada. Desde el año 2015 dijimos eso. Ustedes, a farolas, a rotondas, a asfalto. Que no digo que no, pero en una situación de crisis, de problemas graves, lo primero son las personas de verdad, y debió destinarse ese recurso, porque es financiación autonómica, a las verdaderas necesidades de nuestra gente. Pero no toca hablar de esto.

Tampoco toca, señor Curbelo, que tampoco tenemos inconveniente, elegir entre territorios y personas, entre ocho territorios o un solo pueblo. Si hay que elegir -que no tenemos por qué, porque se pueden combinar-, nosotros nos quedamos con lo de un solo pueblo, ¡no le quepa la menor duda!, y especial atención a la gente que peor lo pasa: a los de las listas de espera, a los chicos que siguen recibiendo clases en barracones, a las miles de familias que no tienen vivienda. ¡No le quepa duda de que mi partido y el que les habla estará siempre del lado del pueblo, de la mayoría, cuando hay que elegir!

Pero hoy toca hablar del Gobierno o de esta cosa que se llama "Gobierno". Hoy toca que el señor presidente, casi en funciones, porque la democracia es el gobierno de la mayoría, y a no ser que hoy usted concite adhesiones, más allá de la Agrupación Socialista Gomera, que lo comprendo, porque somos muy comprensivos, hoy se pone en evidencia que usted, si todo el mundo repite lo que dice a los medios hoy aquí, usted está solo, usted no tiene el apoyo de esta Cámara que le hizo presidente. Usted no tiene ni siquiera el apoyo de su propio grupo: si aquí hubiera un voto y fuera secreto, yo no le auguro más de doce o trece votos. Se quedaría solo, porque lo que ha hecho usted es gestionar lo que ahora nos presenta.

Viene usted aquí, en vez de pedir perdón, pedir excusas a la gente del lamentable espectáculo que usted ha representado en este año y medio al frente del Gobierno, en vez de venir aquí a pedir disculpas a la gente, viene a contarnos el rollo de que hubo una reunión, después otra reunión y por la mañana dijo una cosa... ¿Qué importancia tiene esto para la gente? ¡Hay 100 000 personas en lista de espera, tenemos el 26 % de la gente en paro, hay decenas de miles de familias sin vivienda, sigue habiendo miles y miles de personas con el derecho a la dependencia sin respuesta!

Usted ha sido el presidente de un gobierno que no tiene nada que ver con el cuento que contó aquí en la investidura. Usted ha sido el presidente de un Gobierno que habló, vino aquí con el buen rollito, con la renovación, y no ha habido más crispación, más confrontación, más traiciones, más deslealtades, más inestabilidad que con usted, no lo ha habido en estos treinta y cinco años. Usted representa la involución, la confrontación, el pleitismo, el insularismo.

Usted decía que iba a buscar el diálogo y el consenso: ¡ni un solo acuerdo con la oposición política! No ha llegado a acuerdos ni con su socio! Usted ha gestionado pésimamente la mayoría que tenía, porque ha impuesto su autoritarismo, su corta visión, sus intereses personales, sus intereses partidistas.

Decía: por encima de las personas y de los partidos, Canarias. ¡Un cuento! ¡Un cuento! Usted ha antepuesto sus intereses, y de su maltrecha organización, a los intereses de Canarias, a los intereses del Gobierno.

Cambio de modelo productivo: más de lo mismo, con la ley de las islas verdes, con la ley turística en tramitación y con la ley del suelo. Por cierto, incumpliendo de manera flagrante el acuerdo de gobierno. Ayer lo repasé, tiene cosas interesantes. No ha cumplido ninguna de las interesantes. ¿Sabe con qué ha cumplido usted?: con los sectores más conservadores y más de derechas. Ha bajado los impuestos de forma indiscriminada, y lo pagaremos y, si no, al tiempo. Ayer quedó en evidencia lo de la corresponsabilidad fiscal. Lo pagaremos, ¿eh? Eso sí lo hizo rapidito, y lo de la ley del suelo y las islas verdes, pero las leyes sociales, las leyes sobre la cultura y el deporte... ¡Pero no!, ahora va a resultar que usted no tiene responsabilidad. ¿Sabe quién fue investido presidente aquí?: usted. Y quien buscó la alianza fue usted. Usted es el responsable ante este Parlamento de todo lo que ha hecho su Gobierno. ¿O los 30 000 empleos son de la señora Hernández?, porque si estamos en esas... Si las listas de espera son culpa de los socialistas, el empleo será gracias a los socialistas. Vaya análisis., ¿no? ¡Vaya análisis! ¡Vaya futuro nos espera si no actuamos!

Usted tiene que decirnos hoy aquí si quiere ser, si quiere seguir de presidente del Gobierno y nos tiene que decir qué propone, qué va a hacer y con qué apoyos cuenta, porque hasta que eso ocurra usted ocupará la presidencia pero no será el presidente de la mayoría. Usted aprovecha las reglas de la democracia para atrincherarse en el Gobierno. Usted secuestra el Gobierno gracias a esta situación y es usted quien lo tiene que resolver. Es usted quien tiene que decir, porque ostenta la presidencia del Gobierno, por una mayoría que no tiene, cómo va a salir de esta. No la oposición a resolver lo que usted ha generado: usted. Usted tiene que decir, si quiere seguir siendo presidente, qué programa y con qué mayoría.

Hay dos lecturas que sí que son positivas. Primero, ha dinamitado usted con bastante eficacia el asunto del buen rollito. Ya nadie se cree que usted sea un buen chico que va con la mochilita dando abrazos y besos. Todo el mundo sabe cuál es su verdadero rostro: el de la confrontación, el del pleitismo, el de la inestabilidad. Y hay una consecuencia: está usted, a no ser que lo salven algunos de los presentes -nosotros no lo haremos-, está usted solo. Y hay una nueva realidad, si se confirman las declaraciones hoy: hay una nueva mayoría parlamentaria. Por eso nos hemos tenido que rodar, ahora le veo menos de frente. Estaba yo mal colocado allí por la cornisa pero por lo menos lo tenía enfilado; ahora estoy más escorado. Pero esta nueva configuración expresa que ustedes están solos, solos.

Y está usted obligado a validar su presidencia. Si no, usted será el que ocupe ese asiento pero no tendrá la legitimidad democrática. El Gobierno tiene que ser de la mayoría y usted representa la tercera fuerza política en votos. Usted no tiene por ahora ningún acuerdo con los grupos de la oposición. Usted tiene que someterse a una cuestión de confianza o llegar a un acuerdo, y el acuerdo puede ser de coalición o en minoría, pero acuerdos parlamentarios. Como pasa en el resto de los presidentes de los gobiernos de España, porque estoy escuchando la cantinela por ahí de que esto es igual que Valencia, que esto es igual que Andalucía. ¡Pues no, señor!, porque en Valencia, en Andalucía, en Aragón, en Extremadura, en Madrid hay acuerdos, hay acuerdos, fueron investidos. Sí, ahora van a agarrarse de las triquiñuelas de las reglas para mantenerse en el poder, para mantenerse en el poder sin tener al pueblo con ustedes y sin tener a este Parlamento con ustedes, a aprovecharse de la estratagema, de lo que son ustedes unos artistas.

Señor presidente, está obligado, está obligado, a someterse a una cuestión de confianza o a buscar acuerdos con los partidos de la oposición. No se puede tener a un país en manos de la minoría, de los que no representan a la gente. Ustedes sacaron el 17,62 % de los votos, la tercera fuerza política. Tienen 18 escaños por esta circunstancia, espero que provisional, de un sistema electoral que prima más a los territorios que a las personas, cuando habría que buscar un equilibrio. Pero está...

La señora PRESIDENTA: Rodríguez, un minuto más.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...obligado a buscar esa mayoría.

Yo creo, yo creo que si no lo consigue desde luego usted ocupará la presidencia pero no será el presidente de Canarias. Será otra cosa. Y hasta que eso ocurra será usted para Nueva Canarias el señor Clavijo. Volverá usted a ser el señor presidente cuando se avale democráticamente aquí y hasta entonces será usted el señor Clavijo.

Y ahora le pido que deje de contarnos las historias que cuenta en la prensa todos los días y nos diga qué programa y con qué mayoría, es su obligación. Por eso le hemos traído aquí, no para que explique las cuitas del Gobierno, para que nos explique qué va a hacer para seguir sentado donde está, con qué programa y con qué mayoría. Si no, será usted un presidente ilegítimo...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señorías, turno ahora del Grupo Podemos. Señora Santana, por un tiempo de doce minutos.

(Rumores en la sala).

Señorías, pido silencio, por favor, si son tan amables. Quienes nos acompañan también, por favor, silencio.

Señora Santana, cuando quiera.

La señora SANTANA PERERA: Muy buenas tardes a todas y a todos. Señores y señoras diputadas, señora presidenta.

Señor Clavijo, permítame felicitarle. Fíjese que posiblemente el grupo al que represento, el Grupo Parlamentario Podemos, hemos sido los más críticos, los más contestatarios y posiblemente los más pesimistas respecto a su Gobierno, además de la principal fuerza de la oposición que usted ha tenido desde el inicio de la legislatura. No me negará que usted y yo hemos tenido agrios encuentros en cada una de las sesiones de control. Pero fíjese que ha logrado usted y su Gobierno, o lo que queda de él, ponernos de acuerdo en una cosa: que ha superado usted todas nuestras expectativas; eso sí, todas nuestras expectativas negativas.

Mire, señor Clavijo, le traigo tres regalos, tres regalos que espero que sean de despedida. Espero que me permita a mí esta licencia y también se la permita a mi grupo parlamentario.

El primer regalo es este (mientras muestra un ejemplar de la norma mencionada): un Estatuto de Autonomía de Canarias -supongo que lo conoce-. Le voy a leer algunos de sus párrafos.

"El presidente del Parlamento, previa consulta con las fuerzas políticas representadas en el mismo, y oída la Mesa, propondrá un candidato a presidente del Gobierno. El candidato presentará su programa al Parlamento".

"El Gobierno cesa tras la celebración de elecciones al Parlamento, en los casos de pérdida de confianza parlamentaria y por dimisión, incapacidad o fallecimiento del presidente".

"El presidente del Gobierno de Canarias [...] puede plantear ante el Parlamento una cuestión de confianza sobre su programa".

"La confianza se entenderá otorgada cuando el presidente obtenga la mayoría simple de los votos".

El presidente, junto a su Gobierno, cesa si no obtiene esa confianza.

Usted fue elegido con un programa de gobierno que ya no existe y también con unos apoyos parlamentarios que evidentemente ya no tiene. Si esto no es motivo suficiente para presentarse a una cuestión de confianza, empiezo a pensar que tiene usted un problema de lectura comprensiva de lo que significa este Estatuto de Autonomía y también de lo que significa la democracia.

Es por ello que aquí traigo mi segundo regalo: una calculadora (mientras muestra el aparato mencionado a la Cámara). Esta calculadora creo que le hará falta porque hemos notado a lo largo de este tiempo que tiene usted algún problema en el manejo de las cifras y de los datos. Tal vez esta calculadora le ayude a saber que 18 diputados están muy lejos de ser la mitad más uno de 60; también que le ayude esta calculadora a saber que los 170 000 votos que sustentan su Gobierno son muchísimos menos de los 675 000 votos que representamos hoy las fuerzas de la oposición. Esta calculadora también puede ayudarle a conocer que un sistema electoral donde a un grupo parlamentario le cuesta obtener un escaño 19 000 votos, mientras que a otro grupo parlamentario tan solo 1700, es a todas luces un sistema completamente desproporcionado. Y esta calculadora también le puede servir en los próximos presupuestos para calcular los fondos del Fdcan. Todo un ejemplo de clientelismo y que a usted le ha traído bastantes quebraderos de cabeza. Ya usted mismo lo ha dicho.

Y, por último, este tercer regalo: un mapa de Canarias (mientras exhibe un mapa a la Cámara). Esperamos que ponga este mapa en un lugar bien visible, donde lo pueda ver y pueda empezar a reflexionar por qué y para qué está usted aquí. Tal vez así caiga en la cuenta de que las islas Canarias son ocho islas y que las ocho islas merecemos el mismo trato y el mismo respeto por todos y todas los que nos sentamos en esta Cámara, pero también por parte de aquellos que se encuentran en el Gobierno. También le puede servir el mapa porque últimamente lo encontramos a usted un tantito perdido.

Mire, ahora quiero dirigirme a los dos grandes partidos, que en parte son corresponsables de esta situación. Señores y señoras del Partido Popular, señor Antona, señor Antona, la verdad es que usted nos ha sorprendido y bastante: pasar de la más absoluta ambigüedad a pedir la presidencia del Gobierno en un tiempo récord. Debo decirle que admiramos su capacidad de huida hacia adelante y de tirar la piedra y luego esconder la mano. No, no habla usted del interés general de la comunidad autónoma, de las nuevas políticas renovadoras que hay que emprender, de qué hace falta para acabar con los problemas de sanidad, de educación, de empleo o vivienda. ¡No!, la única condición es "yo, presidente". Mire, señor Antona, tener como rehén a Canarias es feo, muy feo, por parte suya y por parte de su partido.

Ahora me gustaría dirigirles las palabras a mis compañeros del Partido Socialista. Nosotros se lo advertimos, se lo advertimos desde el inicio: quien siembra vientos recoge tempestades y quien pacta con la derecha recoge traiciones varias. Ya se lo han demostrado en Canarias, esperemos que no les pase lo mismo en Madrid. Pero al menos tienen todavía una oportunidad, una oportunidad de arreglarlo, una oportunidad de recordar sus siglas, la esencia con la que nacieron, de poder volver a mirar a sus votantes a los ojos.

Durante su breve paso por el Gobierno de Canarias ustedes dieron el visto bueno a la ley del suelo, también a la ley de islas verdes, mientras rechazaban leyes importantes para la ciudadanía que había traído Podemos a este Parlamento, como la ley de pobreza energética o la ley de cuentas claras y abiertas. También rechazaron iniciativas como el reparto de los fondos de Fdcan para mejorar la calidad de los servicios públicos en Canarias; rechazaron prohibir los circos con animales, pedir el cierre de los CIE o que el Gobierno de Canarias dejara de trabajar con entidades bancarias que realizaran desahucios de familias sin garantía habitacional; rechazaron también nuestras enmiendas que dotaban a la sanidad pública y a los hospitales públicos de más de 20 millones de euros en detrimento de la sanidad concertada; rechazaron la activación de la Agencia Tributaria y emprender una lucha contra el fraude fiscal.

Señores socialistas, con este currículum les va a costar convencer a la gente de que ahora son ustedes la oposición, pero tienen de nuevo esa oportunidad, esa oportunidad de presentar una moción de censura, que es anhelo del pueblo canario. El pueblo canario parece ser que quiere que echemos a Coalición Canaria del Gobierno, porque es el gran mal que nos ha tocado sufrir durante los últimos treinta años. Van a tener el apoyo de Podemos, lo van a tener siempre y cuando se pongan sobre la mesa temas trascendentales, como por ejemplo un Régimen Económico y Fiscal cuyos instrumentos estén al servicio de la ciudadanía y no de los poderosos; una modificación real del Estatuto de Autonomía de Canarias; la reforma del sistema electoral canario, para que sea más justo y más proporcional; o una paralización de esta ley del suelo y que empecemos a hablar de regulación del territorio pero de verdad, como los canarios y las canarias se merecen.

Tienen ustedes una oportunidad histórica y les tendemos una mano. Sé que es más lo que nos separa que lo que nos une; sin embargo, por responsabilidad política, por altura de miras, lo primero debe ser Canarias. Solo así podremos evitar lo que nos viene de la mano de este Gobierno: más políticas de derechas, más privatización de los servicios públicos, peor calidad en nuestros servicios. Y para muestra, un botón: los últimos nombramientos en el Ejecutivo del Gobierno de Canarias.

Señor Clavijo, con este panorama su nombre y la palabra "estabilidad" son todo una paradoja. Su estabilidad ha sido una permanente crisis de gobierno, una pelea constante entre los cabildos insulares, un desplante tras otro a sus exsocios de Gobierno por parte del Donald Trump canario, el señor Carlos Alonso. (Rumores en la sala). Su estabilidad es depender del Partido Popular en Madrid y también aquí, en Canarias; depender de los 5000 votos que le otorga...

La señora PRESIDENTA: Un momento, señora Santana, le paro el tiempo, por favor.

Señorías, ruego silencio, señorías.

Cuando quiera, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Depender de la estabilidad que le otorga el Partido Popular, tanto aquí, en Canarias, como en Madrid; depender de esos 5000 votos que le otorga el señor Casimiro Curbelo. De los vaivenes y los problemas que tienen dentro de su organización política, incluidas las presiones por parte del empresariado de ATI, su continuo desprecio a este Parlamento, su autobombo en algunos medios de comunicación, su prioridad, que siempre ha sido sacar adelante una ley del suelo, que no sé si es porque se lo debe a los grandes empresarios que le ayudaron a estar sentado en ese sofá. Estabilidad y señor Clavijo hoy por hoy son términos opuestos.

Mire, solo le pido una cosa, señor Clavijo: que tenga usted un poco de dignidad, que se presente a una cuestión de confianza; que nos demuestre que nos equivocamos, que cuenta usted con los apoyos necesarios para seguir siendo presidente de Canarias. Hágalo por respeto a sí mismo, hágalo por respeto a sus compañeros de partido, hágalo por respeto a esta Cámara, pero sobre todo, señor Clavijo, hágalo por respeto a las canarias y a los canarios.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Santana.

Ruego al público asistente -señorías-, recuerdo al público asistente que no se pueden hacer manifestaciones ni a favor ni en contra. Lo establece el Reglamento y es obligación de quien les habla hacerlo cada vez que se produce alguna manifestación de apoyo o en sentido contrario a quienes usan la tribuna.

Turno ahora, señorías, del Grupo Parlamentario Popular. Por tiempo de diez minutos, señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta. Señorías.

Señor Clavijo, en su discurso de investidura -julio del 2015- pidió la confianza a esta Cámara para presidir Canarias con base en una política de diálogo y amplio entendimiento, sustentada por una mayoría parlamentaria sólida de 33 diputados. Con base en esa mayoría parlamentaria, usted obtuvo la confianza de este Parlamento para presidir el Gobierno. Hoy, dieciocho meses más tarde, comparece sin la confianza de este Parlamento. En otras palabras, señor Clavijo: con la desconfianza, cuando no el rechazo de la abrumadora mayoría de esta Cámara.

Acude hoy a rendir cuentas sobre la gobernabilidad de Canarias en unas condiciones que no reconoce, pero que yo se las voy a decir: en unas condiciones precarias, de extrema fragilidad, sustentado por una minoría parlamentaria que no refleja ni de lejos la voluntad de los canarios, y al frente de un Gobierno interino y quién sabe si también efímero.

Dieciocho meses después, señor Clavijo, ni usted ni su Gobierno representan el diálogo que pregonaba en su investidura ni parece capaz de alcanzar un amplio entendimiento con nadie que restituya aquella mayoría sólida de la que nos hablaba entonces. Y si sigue hoy presidiendo el Gobierno de Canarias no es debido a la aquiescencia de este Parlamento ni a la conformidad de la mayoría de los ciudadanos canarios, sino que es producto de un pacto pretérito, de una mayoría del pasado que saltó por los aires.

Señor Clavijo, se lo digo con todo el respeto, pero lo primero que debe hacer, y no ha hecho, es un ejercicio de humildad, asumiendo como presidente su responsabilidad en el caos que durante meses o que durante meses ustedes han protagonizado, nacionalistas y socialistas, y que han condenado a Canarias a una situación de ingobernabilidad sin precedentes. Por eso, en su condición de presidente, le insisto, les debe hoy una excusa, una disculpa a los ciudadanos, que están muy enfadados por el tiempo que les ha hecho perder. Y, créame, no encontrará mejor momento ni mejor lugar que este para pedir perdón a los canarios. ¿Y sabe por qué?, por tanta irresponsabilidad, señor Clavijo, por tanta insensatez. Disculpas que no solo debe pedirles a los canarios: algunos defienden también que a quienes fueron sus socios, que le han prestado apoyo incondicional durante tanto tiempo. Y, por cierto, hoy se reinventan como fieros adversarios y dudosa alternativa de gobierno. Unos y otros, nacionalistas y socialistas, con usted al frente, son responsables de que hoy estemos aquí, son responsables de que hoy estemos así.

Mire, nos hemos aburrido, señor Clavijo, de escucharles que ustedes formaban el mejor pacto posible para Canarias. ¿Y qué es lo que tenemos hoy? Dígame, señor Clavijo, cuál es la herencia que han dejado a los canarios. Yo se lo diré: un año y medio más tarde, ustedes han descapitalizado el Gobierno de los canarios, durante meses unos y otros han desprestigiado el Gobierno a los ojos de los canarios, faltando el respeto a la gente y a sus problemas, con conflictos constantes, con desprecios mutuos, desestabilizando a su paso -que no lo ha dicho tampoco- a cabildos y ayuntamientos. Ese es el saldo de su Gobierno, señor Clavijo, de ese que era el mejor pacto posible para Canarias. Empachados en su soberbia, ambos, en su orgullo político, se han olvidado de la gente y, al olvidarse de la gente, han desahuciado la confianza de los ciudadanos.

¿Y qué viene a decirnos ahora, qué es lo que nos viene a decir? Bueno, dice el presidente que preside un Gobierno que es firme, que está preparado para resistir la legislatura, ta, ta, ta, pero, mire, la realidad es bien distinta, señor Clavijo. Usted expulsó al Partido Socialista del Gobierno sin ofrecer ninguna alternativa. Por eso hoy preside un Gobierno huérfano, sin convicción y sin rumbo. Y todo gracias a usted, señor Clavijo. ¿Y sabe por qué se lo digo? ¿Quién decidió formar gobierno con el Partido Socialista en verano del 2015?: usted. ¿Quién defendió aquel como el mejor pacto posible y aplicó el rodillo a los demás grupos parlamentarios?: usted. ¿Quién decidió expulsar al Partido Socialista?: usted. ¿Y quién ha conducido a Canarias a la actual situación de inestabilidad e incertidumbre política?, ¿quién, señor Clavijo?: pues usted.

Preside hoy un barco sin destino conocido, sin apenas tripulación, que amenaza con irse a pique, señor Clavijo. Este Gobierno que usted presenta y al que usted representa es un náufrago amarrado a un tablón que suplica que lo rescaten. No tiene la confianza de la mayoría de los canarios ni cuenta tampoco con la confianza de la mayoría cualificada de esta Cámara. Usted ha dilapidado la confianza que obtuvo en su investidura y hoy está solo, huérfano y náufrago. Y nos habla de ruido, y nos habla de huir del ruido, y nos habla de diálogo, pero ¿de qué ruido habla, señor Clavijo, cuando usted con ellos ha sido responsable del alboroto, del tumulto, de la confusión que hoy preside la política autonómica de Canarias?

Mire, es hora ya de que deje de hablar de vaguedades y generalidades, es hora de que deje de justificarse, es hora de que asuma con humildad su propia orfandad y ponga sobre la mesa, con luz y taquígrafos, una nueva hoja de ruta. Es hora de que sea capaz de presentar, de compartir y consensuar una nueva agenda política capaz de suscitar el acuerdo de este Parlamento. Usted, como esta Cámara y como el resto de los canarios, sabe perfectamente que mi partido, el Partido Popular, está en disposición de dialogar y alcanzar acuerdos, entonces, ahora y también en el futuro, no tenga la menor duda. Eso sí: siempre con Canarias como prioridad.

Señorías, nosotros ni apuntalamos a nadie ni nos sumamos a ninguna operación de castigo y asalto al poder. Nosotros nos apuntamos a una nueva forma de gobernar, con una nueva hoja de ruta que devuelva a los canarios al centro de nuestra atención, de nuestro interés. Nos apuntamos al qué -escúcheme, señor Clavijo-, al qué vamos a hacer y al cómo lo vamos a hacer. Y con este fin, en nombre de mi grupo, ofrecemos diálogo y capacidad demostrada de acuerdo en favor de los canarios, en la consecución de compromisos concretos, de políticas eficaces y de objetivos demandados por los canarios. Pregúntense, unos y otros, si al final, después de tantos meses de despropósitos, están ustedes en condiciones de sentarse y hablar con serenidad, que es lo que nos piden los canarios, de los desafíos que tiene nuestra gente y nuestra tierra. ¿Quieren hablar con nosotros?, ¿quieren entenderse con nosotros, con el Partido Popular? Es muy sencillo, si quieren hablar, hablemos; hablemos, señor Clavijo, de lo que necesita Canarias para progresar de verdad, sin perder ni un mes ni un día ni un minutos más; hablemos de una nueva política económica y fiscal para Canarias, que apoye de verdad a los sectores productivos y que no estrangule, a impuestos, a los ciudadanos y a las empresas; hablemos de verdad de una nueva política sanitaria que reaccione de una vez ante las bochornosas listas de espera; hablemos de un gran pacto por la sanidad y por la educación, tanta veces prometido como incumplido; hablemos de políticas fiscales de apoyo a los autónomos y emprendedores, que son una pieza clave en la recuperación económica y en la creación de empleo; hablemos de la reforma de las políticas de empleo... En definitiva, señor Clavijo, señorías, hablemos de todo lo que ustedes quieran pero aquí, en este Parlamento, porque hay que traer Canarias al Parlamento, ahora más que nunca, con un gobierno tan huérfano y con un Parlamento tan plural.

Nosotros estamos en disposición de dialogar y llegar a acuerdos con unos y con otros, con el conjunto de esta Cámara, con independencia de quién o quiénes formen el Gobierno y la oposición. Por eso aquí estamos. Señor Clavijo, a día de hoy no cuente con nuestra confianza, porque no la tiene -se lo digo así de claro-; ahora, señora Hernández, señor Rodríguez, señora Santana, no cuenten tampoco con nosotros para revanchas ni venganzas. No seamos simplistas ni pretendan que caiga en la trampa para osos de creer, de que el Partido Popular crea que solo se puede estar con o contra el Gobierno o de que solo se puede estar con Coalición Canaria o con el Partido Socialista y Nueva Canarias. Lo repito por si no ha quedado claro, en nombre de mi grupo parlamentario, en nombre del Partido Popular: ni el Gobierno cuenta a día de hoy con nuestra confianza ni vamos a entregar nuestra confianza a ninguna alternativa de gobierno que a día de hoy ni siquiera existe. Si unos y otros -y también va por usted, señor Rodríguez- quieren encontrarse con el Partido Popular, comprométanse con el progreso económico, con el empleo y el bienestar de los canarios. Ahí, como lo hemos demostrado a lo largo de toda esta legislatura, ahí siempre nos encontrarán.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Navarro.

Turno ahora del Grupo Parlamentario Socialista Canario. Señor Álvaro Lavandera, por tiempo de doce minutos.

(Rumores en la sala).

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Señora presidenta...

La señora PRESIDENTA: Señorías, silencio. Perdón, señor Álvaro. Perdone un momento. Ruego silencio, por favor.

Cuando quiera, señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Señora presidenta, señorías, medios de comunicación, a toda Canarias, buenas tardes.

Señor Clavijo, lo primero que debería tener claro es que no está compareciendo hoy en el Parlamento a petición propia. Usted lo hace empujado, porque los grupos de la oposición le hemos obligado, y afirmar lo contrario es faltar a la verdad. Tiene que entender que el lugar donde debe dar explicaciones es aquí, el espacio donde reside la soberanía del pueblo canario.

Y lo siguiente que queda claro es que usted ha roto un pacto en el que nunca creyó y su mayor logro es poner fin, de momento, al excelente trabajo de los compañeros socialistas en el Gobierno de Canarias, algo que parece que le molestaba y mucho.

Por ese excelente trabajo, quiero comenzar dando las gracias desde mi grupo por la gestión de todos los consejeros y consejeras socialistas en los últimos años. A nosotros, a diferencia suya con los suyos, no nos avergüenza ningún responsable socialista, de los que nos han precedido en esta última etapa. Y por eso queremos agradecer a José Miguel Pérez que, a pesar de las dificultades que hoy continúan, haya dejado la educación en Canarias al mejor nivel de los últimos veinte años. Muy orgullosos de Francisca Luengo y Margarita Ramos por facilitar la introducción de las energías renovables y por situar a Canarias como la mejor de las comunidades autónomas en gestión de los recursos de empleo. A Francisco Hernández Spínola le agradecemos que haya sido capaz de traer a esta Cámara y consensuar con todas las fuerzas políticas una Ley de Transparencia, una Ley de Municipios, una Ley de Cabildos, leyes cuya existencia, por cierto, parece que ignora el señor Clavijo. A Ornella Chacón, por sus capacidades demostradas como consejera de Obras Públicas y Transportes, por tener muy claro que las decisiones sobre las carreteras de interés general de esta tierra se toman en el Parlamento o en el Gobierno de Canarias. Una responsabilidad ejercida brillantemente, capaz de poner en servicio más kilómetros de carreteras en año y medio que en los ocho anteriores, muy a pesar de los obstáculos que le ha puesto en el camino algún responsable insular de su partido, más preocupado de insultarla que de solucionar los problemas de su isla. A Aarón Afonso, que en este año y medio ha sido capaz de aprobar la estrategia de gobierno abierto, la de simplificación y reducción de cargas burocráticas, el Portal de Transparencia, de devolver la paga extra a los empleados públicos o de potenciar la lucha contra el machismo. A Jesús Morera, que recuperó la asistencia universal y gratuita en Canarias, que ha devuelto el significado de planificar en sanidad, con el Plan de Salud, el Plan de Urgencias, el Plan de Cuidados Paliativos o el Plan de Salud Mental; y también por su valentía por revisar algunos conciertos con la sanidad privada, lo que parece haber desconcertado y molestado a más de uno.

Por cierto, me detengo aquí para contestar algunas de las elocuentes afirmaciones del señor Clavijo en los últimos días. El Grupo Socialista no tiene ningún prejuicio en el nombramiento del nuevo consejero de Sanidad; es más, le deseamos lo mejor mientras dure su gestión. Otra cosa es obviar que viene de donde viene y que cada uno trae su mochila; en este caso cargada de prejuicios sobre la sanidad pública, porque no olvidamos que fue él quien afirmó el disparate de que con unos pocos millones de euros en la sanidad privada acababa con las listas de espera. (Aplausos).

Gracias también a Néstor Hernández, que como comisionado de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza aprobó las cláusulas sociales más ambiciosas de todo el Estado español.

Y, por último, a Patricia Hernández, por haber liderado este proyecto dentro del Gobierno, por su empeño y determinación y coherencia con los principios socialistas, por cambiar el rumbo de la dependencia en Canarias, por acabar con las listas de espera en la Prestación Canaria de Inserción, por el Plan contra la Explotación Laboral, por la oficina antidesahucios o el Plan contra la Soledad de los Mayores, por dejar culminada una ambiciosa ley de servicios sociales y por la excelente gestión en materia de políticas activas de empleo; y, por tanto, haber ayudado, haber ayudado a crear más de sesenta y cinco mil puestos de trabajo en este último año y medio. (Aplausos). A ellos y a todos sus equipos les damos las gracias en nombre de Canarias.

Dicho esto, señor Clavijo, le voy a explicar por qué usted se ha quedado solo. Usted se ha quedado solo porque ha hecho todo lo posible por incumplir el pacto con el Partido Socialista. Mientras el Partido Socialista hacía todo lo posible por sacar áreas de difícil gestión pero fundamentales para la ciudadanía, usted solo ha puesto palos en las ruedas hasta lograr su objetivo, que era echar al Partido Socialista del Gobierno. Y usted miente: el Partido Socialista no se fue, lo echó usted, y el acuerdo, además, no se estaba cumpliendo. Un incumplimiento tras otro del que usted es responsable como máximo representante de ATI dentro de Coalición Canaria. Desde luego con la impagable ayuda de sus compañeros Rosa Dávila y Carlos Alonso, moviendo los hilos de un presidente al que flaco favor le han hecho a la vista de la situación en la que se encuentra.

Y le voy a dar algunos ejemplos. Empezando por sus prisas, sus prisas para cumplir algunos acuerdos y las trabas para no cumplir otros; prisas para unificar la totalidad del impuesto de sucesiones en lugar de hacerlo por pasos y empezar por los patrimonios de clases medias y bajas, como le dijimos; palos en las ruedas para la revisión de los conciertos con la sanidad privada y desde luego ninguna prisa y ninguna intención de implantar la educación pública gratuita de 0 a 3 años; nada de las bonificaciones a las rentas más bajas en el IRPF a las familias que mandan a sus hijos a estudiar fuera por necesidad; nada, por tanto, para que los canarios de las islas no capitalinas puedan llegar al máximo de sus capacidades, fruto de su esfuerzo y no del bolsillo de sus padres. Estas, y no otras, son las verdaderas políticas de solidaridad que acercan a los canarios, mientras que usted ha jugado a dividir y a enfrentar a los canarios. Todas estas medidas, en el acuerdo de gobierno.

Estaba, además, poner todos los medios a nuestro alcance para reducir las listas de espera. Comenzamos la legislatura, desatascamos los procesos selectivos, empezamos a cubrir las bajas de personal y, como consecuencia de estas y otras medidas, comienzan a cambiar las cosas y empiezan a bajar los tiempos de espera. Cumpliendo el acuerdo de gobierno, el que le hizo a usted presidente, se empiezan a revisar los conciertos con la sanidad privada para hacerlos cumplir con la Ley de Contratos del Sector Público y que saldrían a concurso, casualmente, dentro de dos meses; se inicia el expediente para desprivatizar el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Doctor Negrín. Y entonces, solo entonces, empieza la campaña contra el consejero de Sanidad por su propio presidente, por el señor Clavijo, diciendo que gasta mucho en la salud de los canarios, a pesar de prever una desviación similar a la del año anterior. Había que meter en cintura al consejero de Sanidad, no fuera a ser que estos hombres y mujeres de izquierdas tuvieran razón y fueran capaces de hacer en sanidad lo que hicieron con la educación en la legislatura pasada.

343 millones de superávit, 409 millones de diferencia con respecto al 2015. No era el dinero, no era la estabilidad presupuestaria. 343 millones de superávit cuando su consejera de Hacienda y usted mismo anunciaron un cierre de presupuesto que los socialistas bloqueamos porque no garantizaba los servicios públicos fundamentales. ¿Porque sabe cuándo nos dimos cuenta de que la ATI que usted representa y nosotros acabaríamos mal?: cuando nos pidió que retiráramos el tratamiento de la hepatitis C porque resultaba muy caro. (Aplausos). Ese momento, señor Clavijo, le retrató ante nosotros. Nosotros no jugamos con la vida de nuestra gente, nosotros no ponemos en riesgo la vida de nuestra gente por dinero, nosotros no hacemos negocio con la salud de nuestra gente.

Puede que no haya ejemplos más gráficos que el que les acabo de decir, pero tenemos más. Podemos hablar de la arbitrariedad a la hora de elegir el destino de las inversiones turísticas, porque todavía estamos esperando el plan integral de calidad turística, que habíamos pactado en nuestro acuerdo de gobierno, mientras ustedes iban colocando sin criterios objetivos fondos en una u otra institución, eso sí, todas cercanas a Coalición Canaria.

Falta de criterio y planificación también para acordar la reducción de los costes de gestión del bloque de financiación canario.

Nada en esa negociación para financiar la educación pública y gratuita de 0 a 3 años, que nos demandan tanto la ciudadanía como la Fecam, día sí, día también.

Nada para aumentar la financiación de los costes de gestión de la Prestación Canaria de Inserción, que también demandan los ayuntamientos, una y otra vez, ignorando los temas sociales que les correspondían a sus áreas y que estaban por escrito en el pacto de gobierno.

Con respecto al Fdcan, que también lo voy a nombrar, ¿nos levantamos del Consejo de Gobierno? Sí, sí, porque no queríamos ser responsables de un reparto sin criterios, de una mentira y una ilegalidad. Usted mismo dijo que no iba a ser un mero reparto, fuera y dentro de esta Cámara, y nos mintió a todos los que estamos aquí. Un reparto sin valorar el impacto económico y social de lo que entraba y lo que dejaba fuera, entrando parkings, plazas, publicidad y dejando fuera a vivienda pública, el eje norte-sur de Fuerteventura, el puerto de Corralejo, la carretera de La Aldea o el anillo insular de Tenerife, que usted dijo por escrito que entraría. Un proceso de pública concurrencia, un concurso en el que antes de empezar algunos ya sabían el resultado. ¡Todos amigos suyos!

Señorías, los socialistas ciertamente hubiésemos preferido y preferíamos que se invirtiera en educación, políticas sociales y sanidad, pero cedimos; cedimos y pactábamos con ustedes que fuera para dinamizar la economía, valorando el impacto económico de cada infraestructura, de cada acción, y nada, no se ha valorado nada. Pactamos y firmamos que en el 2018 entrarían infraestructuras sanitarias, educativas y sociosanitarias. Lo firmamos, ustedes lo firmaron un mes antes, y nada, ustedes no cumplen nada. Usted firmó eso y, sin embargo, lo hace imposible repartiendo todo el dinero hasta por diez años. Pactó también, firmó el respeto a las competencias autonómicas insulares y locales. Lo firmó y tampoco lo cumplió, porque no cumple nada.

Claro que se levantaron, porque además usted sabe que quitar las competencias de empleo a la comunidad autónoma no solo destruye la igualdad de oportunidades en políticas activas de empleo entre los canarios y canarias sino que además es ilegal, y por eso no firmó el viceconsejero de Servicios Jurídicos el informe que debía firmar y que era preceptivo para tomar el acuerdo.

Y no mienta, le advertimos, claro que le advertimos, y también la Fecam y las universidades votaron en contra en el Comité de Selección. Hasta los sindicatos lo acusan de haberlos engañado.

¡Claro que se levantaron!, se levantaron para no ser cómplices de una ilegalidad y una injusticia, porque usted incumplió lo firmado, lo dicho y hasta la ley, contra la opinión de sindicatos, Fecam y patronal, eliminando, por ejemplo, las ayudas a los autónomos canarios, que aún se deben, y que se cargó en su acuerdo del Fdcan el pasado 23 de diciembre.

Señor Clavijo, ya sabemos el valor de su palabra. Usted no tiene credibilidad, es imposible tenerla porque cada vez que ha tenido ocasión para ello uno por uno, todos y cada uno de los compromisos han acabado en la basura. Y cuando se incumple un programa de gobierno en lo que se acaba es no teniendo programa de gobierno.

Pero que usted no tenga credibilidad es importante, pero lo son más las consecuencias de sus decisiones para Canarias. Deje de creer que hace las cosas de forma diferente, como dice tanto, porque lo que ha hecho es una vuelta al pasado, una vuelta al insularismo, que pasa por derribar el edificio autonómico que hemos construido entre todos. Siempre han existido discrepancia entre cabildos, ayuntamientos y Gobierno de Canarias, pero usted tiene el dudoso honor de ser el primer presidente que convierte esas discrepancias en desautorización; en conflicto y desautorización al Parlamento y a su presidenta, conflicto y desautorización al Gobierno y a los miembros de su Gobierno, conflicto y desautorización al marco normativo que rige y debe regir la política canaria. Esa es su mochila y esta minoría parlamentaria, su resultado. Ahora díganos, por favor, señor Clavijo, cómo va a evitar que tenga consecuencias para Canarias.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Álvaro.

Turno ahora del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario. Señor Ruano, por un tiempo de doce minutos.

(Rumores en la sala).

Ruego silencio, señorías, por favor, vamos a continuar. Señor Ruano, cuando quiera.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, señora presidenta. Señor presidente del Gobierno, señoras y señores miembros del Gobierno, especialmente a los nuevos miembros del Gobierno, bienvenidos al Parlamento de Canarias. Desearles en principio los mayores éxitos posibles en su gestión, en la dirección de la política, en definitiva, en lo que debe ser el planteamiento de todo canario o canaria que asume una responsabilidad como la que ustedes han asumido, que es defender los intereses de los canarios y canarias en cualquiera de las islas en la que vivan.

Señorías, en esta intervención quisiera, en primer lugar, decir que negociar, que tender puentes, que hablar de diálogos es ser proactivo y consecuente con la situación en la que estamos. Alguna portavoz nos pedía, le pedía al presidente del Gobierno, humildad y yo quiero señalar ante ustedes, ante sus señorías, que nuestro grupo, que es el grupo mayoritario de la Cámara, va a gobernar con humildad y con el deseo de alcanzar acuerdos. Y lo vamos a hacer a pesar de algunas cosas que en el debate de hoy naturalmente se han producido y que, entiendo, debemos contestar para aclarar los posicionamientos que cada grupo ha mantenido.

Me gustaría, en ese sentido, hablar de los regalos que la señora Noemí Santana le trasladaba al presidente. Tan solo para decirle que cuando lea los artículos... -y aun cuando esto ha sido objeto estos días de cierta publicidad, digamos, mi trabajo como profesor de Derecho Constitucional, no estoy en esta Cámara para dar lecciones a nadie, solo para hacer la posición política de mi grupo parlamentario-, pero cuando lea algo, léalo completo. Y si quiere leer el artículo 21, además de la cuestión de confianza, en el segundo apartado dice: "El Parlamento puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción, por mayoría absoluta, de la moción de censura. Toda moción de censura debe incluir el nombre del candidato a la presidencia y ser presentada, al menos, por el 15 % de los miembros del Parlamento", y continúa el artículo.

Miren, don Román, doña Noemí, tenía especial interés usted, don Román, en situarse cerquita, decía, de doña Noemí, porque no hay otra política que usted haya conseguido hacer desde el debate de investidura, donde también tomaba asiento junto con sus compañeros de Podemos, no hay otra política que la de la destrucción, porque usted cada vez que sube nos anuncia con su alegato "El infierno", de Dante, para, a su vez, trasladar la supuesta incapacidad de los demás en hacer lo que al parecer usted sabe hacer pero nunca ha demostrado. Yo quisiera en eso decirle que la cuestión de confianza es una circunstancia que se puede producir a voluntad del propio Gobierno en relación con cuestiones de política general cuando no obtenga las mayorías suficientes para impulsar el contenido de su programa político.

El presidente, en su primera intervención, y supongo que a lo largo de la misma, ha hablado de la necesidad de alcanzar acuerdos en torno a, en principio, una investidura que alcanzó en su momento y que ahora va a requerir acuerdos con unos o con otros en el sentido que voy a tratar de exponer.

La moción de censura, como acabo de decir, tiene que ser constructiva; es decir, el ordenamiento español y el ordenamiento de todas las comunidades autónomos no prevé mociones de censura que censuren al presidente y caiga el Gobierno sin que haya un candidato alternativo. Por tanto, si hay condiciones, señora Noemí, de que usted vote al señor Antona, a lo mejor tiene alguna posibilidad de que prospere esa moción de censura. En cualquier caso, yo no hago este alegato para invitar a nadie a formular mociones de censura ni presumo de eso. Quiero subir aquí y quiero expresarlo con la humildad del grupo que es mayoritario y que cuenta a su vez con la anunciada posición del Grupo Parlamentario Mixto, pero con humildad, con la decisión de que vamos a intentar trabajar en esta Cámara para lograr acuerdos, en aquellos asuntos en donde vamos a poder lograr acuerdos -y después nos referiremos a ellos-, y ocasionalmente en algunos asuntos donde, obviamente, vamos a tener diferencias y donde la posición mayoritaria de la Cámara puede ser otra.

Pero algunos han hablado desde el resentimiento. Porque doña Noemí -continuamente lo ha hecho en los medios y hoy lo ha hecho- habla de ¡echar a Coalición Canaria!, de ¡echar a Coalición Canaria!". ¿Tiene algo que aportar, tiene algo que aportar más allá del resentimiento? Porque quisiera recordar aquí las palabras de nuestra diputada en el Congreso cuando, con motivo de la intervención del portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, le pedía, le decía, que no sabía, no entendía nuestra diputada Ana Oramas cómo era posible ser tan joven y tener tanto resentimiento. Y no sé si usted no ha valorado no solo la trayectoria de Coalición Canaria, lo que ha supuesto la modernización real de Canarias, lo que ha supuesto anteponer los intereses de Canarias en Madrid.

Y, en fin, si quiere hacer algún regalo, yo el próximo día les voy a traer uno que me recomendó mi compañero el presidente del Partido Nacionalista Canario, que es Rebelión en la granja. Rebelión en la granja es una obra de George Orwell en la cual pone de manifiesto cómo se comportan los estalinistas y cómo en aquel momento del siglo XX se depuró la posición... Por quitar a los humanos, se crea una granja en la cual mandan los animales, y determinados animales resultaron ser -en la fábula de Orwell- Stalin y Trotsky. Y, bien, al fin la sucesión de aquel modelo desde luego nosotros no queremos recordarla por mucho que hoy ustedes, en el siglo XXI, se presenten como algo nuevo, que no lo son, que no lo son.

Y en ese escenario, señor Rodríguez, don Román, usted ha comprometido también cualquier posibilidad de entendimiento entre los nacionalistas, porque al final su discurso es tan cáustico que hace imposible poder llegar a acuerdos. Incluso se refiere a nuestra unidad, a nuestra bancada, han utilizado estos días diferencias absurdas que no existen, que no existen, más allá de que cualquier organización democrática es libre, por lo menos la nuestra, de mantener sus posiciones, de tener su sistema, de tener sus estatutos y de tener y producir los acuerdos necesarios.

Dicho eso, señoría, estoy en condiciones de decir que Coalición Canaria-PNC es la primera fuerza política en cinco islas, en votos y en escaños, y la Agrupación Socialista Gomera, la primera fuerza política en La Gomera. Por tanto, al menos hay que considerar que la representación política que al final suma en esta Cámara es suficientemente amplia, suficientemente amplia. Cuando hablamos de otros modelos, y usted los quiere ignorar, y yo le hacía un gesto desde mi escaño, mire, en Aragón en este momento, un parlamento con 67 escaños, gobierna el Partido Socialista con 18 escaños, adicionalmente con 6 escaños del PAR, que es una diferencia mayor que la que hoy representaría la suma de los 18 escaños de Coalición Canaria-PNC y la Agrupación Socialista Gomera. En Baleares, con 59 escaños, el PSOE gobierna, a pesar de que el Grupo Popular es el mayoritario, y lo hace con la aportación de 7 escaños de una coalición de Mallorca y Menorca, que es la coalición Mas, y eso le da un porcentaje de participación en el Gobierno menor que el resultante de los apoyos parlamentarios con los que inicialmente va a contar este Gobierno. Y en Asturias - ¿le suena Asturias?, le suena-, pues, en Asturias, donde preside la comunidad el actual presidente de la Gestora socialista, hay 45 escaños y el PSOE gobierna con 14 escaños. Esta es la realidad. ¿Y cómo se puede hacer eso? Pues trabajando por el diálogo, por el encuentro. Se puede hacer desde la necesidad de intervenir construyendo. Intervenir construyendo, don Iñaki, a la bancada socialista en general.

Quiero darles las gracias por el tiempo compartido. Creo que ha sido un tiempo en el cual hemos avanzado, a pesar de que, naturalmente, recibimos críticas. Y parece un poco contradictorio que el portavoz socialista suba y critique los presupuestos de los años 2016 y 2017, porque fueron apoyados gracias a los votos del Partido Socialista. Porque cuando se refiere al gasto en educación, al gasto sanitario, al gasto... digo, "bueno, pero si ustedes apoyaron el presupuesto", porque hay un marco de ingresos, don Iñaki, que usted conoce, y después ese marco de ingresos propicia un marco de gastos. Más o menos así funciona un presupuesto.

Entonces su intervención hoy ha sido una intervención despechada y resentida, pero yo puedo entenderlo para el momento en el que estamos, para el momento en el que estamos. Le invito a superar ese momento, a que dentro de un tiempo supere usted esa situación, como ocurre a veces en la vida privada hasta con los divorcios más difíciles, y le invito al diálogo por Canarias, a construir Canarias, a trabajar por Canarias. Yo creo que va a ser posible en algunos asuntos. No creo que estemos en condiciones de renovar alianzas, por lo menos de forma inmediata, como algunos han comentado durante estos días, pero creo que la confianza es la base de las relaciones humanas. Entiendo que puede haberse roto. No comprendo bajo ningún concepto que lo hayan hecho con arreglo al Fdcan, porque en general lo que ustedes querían, lo que ustedes hicieron fue hacer lo más grave que se puede hacer, más allá de levantarse del Consejo de Gobierno, que es lo que señalaba el presidente: derrotarnos parlamentariamente en una ponencia sumándose a las enmiendas del Grupo Nueva Canarias y después obligándonos a restituir la mayoría a nosotros, con el Grupo Parlamentario Popular y la Agrupación Socialista Gomera. Eso sucedió, y yo lo llamé unos minutos antes porque usted incluso demoró comunicarme esa decisión.

Yo no quiero mirar al pasado. Señorías, el tiempo compartido ha dado resultados. En estos meses hemos sacado adelante muchas iniciativas.

Quiero también aprovechar...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, presidenta.

Quiero también aprovechar para pedirle disculpas, disculpas en algunos asuntos, pero básicamente de naturaleza municipal. Hemos fracasado y los dos partidos han fracasado en un intento de establecer un paraguas global para el conjunto de los municipios, pero en el Gobierno, en esta Cámara, no habíamos perdido una sola votación hasta que ustedes deciden nutrirse de los votos de la Oposición para derrotarnos en el Fdcan. Y eso es responsabilidad exclusiva de ustedes, yo no sé quién lo pensó, si lo pensó doña Patricia, si la Gestora, no lo sé, pero la responsabilidad es exclusivamente suya.

Quiero terminar, terminar, recogiendo el guante que nos brinda el Partido Popular, el Grupo Popular, en relación con el diálogo. Nosotros, señora Navarro, hemos tenido aciertos y errores durante este tiempo, pero estamos en condiciones de hablar todo lo que sea necesario para construir las mayorías necesarias, para sacar los temas adelante, para comprometernos por Canarias, para hacerlo con absoluta dedicación, y a eso nos vamos a...

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ruano.

Tiempo ahora para la contestación del presidente del Gobierno, por tiempo de diez minutos, con la generosidad que estamos aplicando desde la Presidencia.

(Rumores en la sala).

Silencio, por favor. Señorías, ruego silencio.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): Gracias, presidenta.

Voy a intentar contestar a todos y cada uno de los portavoces de manera rápida para centrarme en una parte final.

Pero lo primero que quiero aclarar es que en mi intervención dije que comparecía a petición propia y de otros grupos políticos. Tengo el registro de entrada en esta Cámara pidiéndolo. Lo digo porque se acusa a veces de faltar a la verdad. Si quieren se lo dejo luego: registro de entrada 10 022, 8.50 de la mañana, 30 de diciembre de 2016. Más o menos para precisar quiénes faltan a la verdad desde esta tribuna.

Voy a comenzar por el orden.

Estimado portavoz de Agrupación Socialista Gomera, señor Casimiro, yo creo que usted ha puesto el dedo en la llaga: aquí están chocando dos visiones de Canarias. Es curioso que algunos reivindiquen, tal y como dice la Constitución, un trato solidario, solidario, en la financiación autonómica, y todos nos podamos poner de acuerdo aquí, pero cuando se trata de tratar con solidaridad a los propios canarios miran para otro lado porque miran para sus intereses electorales. Estoy totalmente de acuerdo con usted y le quiero agradecer sus palabras, así como su predisposición, para trabajar para solucionar los problemas de todos los canarios, aquellos que necesitan más porque son distintos. Esa es la visión que mientras yo sea presidente del Gobierno voy a mantener, pero no yo, el Grupo Parlamentario Coalición Canaria-Partido Nacionalista, que sostiene a este Gobierno y al que yo pertenezco, y aprovecho y le doy las gracias públicamente.

Señor Rodríguez, yo no sé a qué universidad fue usted. Debe ser una que da títulos de presidente, en la que se le otorga a usted, a sí mismo, la autoridad de decirle a todo el mundo lo que tiene que hacer, cuándo lo tiene que hacer, cómo lo tiene que hacer y además dar certificados, insularistas, nacionalistas... Tiene cierta gracia el asunto, ¿no?, una fuerza insularista, que su única presencia es en una isla, le diga a otra, que ha ganado en cinco de las siete islas las elecciones, le diga que somos insularistas. Bueno, pues, realmente llega a ser un poco hasta tragicómico.

Pero, mire, señor Rodríguez, usted habla de prioridades como la sanidad, la educación, que este Gobierno las considera, no en vano el 80 % del presupuesto del 2016 y del 2017, del presupuesto, lo dedica a eso, pero, ¿y el empleo?, ¿y la competitividad? ¿Con qué cree que vamos a sostener el Estado del bienestar?, ¿con qué cree?: ¿con el aire o con la actividad económica y el empleo que generamos en esta tierra? Con eso se sostiene el Estado del bienestar. Si no hay empresas que ganen dinero y den beneficios, no se cobra el impuesto de sociedades; si no hay personas que trabajen, no se cobra el IRPF. Necesitamos la actividad económica y para eso va el fondo de desarrollo, para que se genere más crecimiento económico, porque en la medida en que se produce crecimiento económico se genera empleo.

Usted ha hecho aquí una visión apocalíptica de Canarias, una visión. Es cierto, soy responsable; mire, lo digo aquí, de todo lo malo que ocurre en Canarias yo soy el responsable y de todo lo bueno que ocurra es esta Cámara la responsable. Si no me importa. Pero, mire, ¿sabe lo que ocurre?, que nosotros, Canarias, ha crecido por encima de la media de España y de la media de Europa. Son datos. En este desgobierno que usted ha querido dibujar a lo largo de estos dieciocho meses Canarias cierra el tercer trimestre con un 4 % de crecimiento del producto interior bruto. ¿Sabe en cuánto lo cierra España?: en un 3,2; ¿y la media de la Unión Europea?: un 1,9. El crecimiento económico esperado para este año que hemos cerrado es del 3,5, frente al 3,1 de España -según el BBVA-, señor Román. En ese apocalipsis que usted ha jugado, ha querido dibujar aquí de desgobierno. ¿Sabe cuántos turistas han llegado?: 12 millones, 12 millones de extranjeros, un 12,7 % más -la media española, un 10-, turistas extranjeros, que se han gastado 16 500 millones de euros. En el comercio al por menor estamos creciendo con una variación interanual del 6,3. ¿Sabe cuánto en España?: un 3,9. Matriculación de turismos, un 18,6, frente a una media del 10,9; afiliados a la Seguridad Social, un +5,6 %, 755 211; la media de España, un +3,1. Son datos que hablan de una gestión, pero, mire, no nos lo podemos arrogar solo al Gobierno de Canarias, por supuesto que no, ni a los consejeros salientes. Esto tiene que ver mucho con algo mucho más profundo, que es la economía privada. Nosotros podemos propiciar la actividad, no generamos empleo. Jamás habrá oído decir una palabra de mi boca de que el Gobierno de Canarias sea el responsable de la generación de empleo, ni en esta tierra ni en ningún lado. Es el sector privado, y eso es básico, básico.

Pero, miren, con sinceridad, jamás me arrogaré aquí la voz del pueblo, como se la arrogan algunos de los que han intervenido. Como mucho puedo aspirar a ser la voz del Gobierno de Canarias o un miembro más de mi grupo parlamentario. Pero da miedo, permítame que le diga que da miedo cuando hay personas que se suben aquí, a esta tribuna, y son capaces de cuestionar las reglas de la democracia. ¡Da pavor, señor Rodríguez!, da pavor, porque ese es el principio de otras formas de gobierno totalitarias que desterramos en este país hace mucho tiempo. Hágaselo ver, señor Román, hágaselo ver, porque me preocupa. Se ha instalado usted en una tarima, cerca de una deidad, que viene aquí a impartir clases magistrales a esta Cámara sin el más mínimo rubor. Hágaselo ver, señor Rodríguez.

Señora Santana, qué fácil es hablar y qué difícil es hacer, ¿no? ¡No me ha dado los regalos! Vino aquí, lo habla y no me ha dado los regalos. La animo a que después me los traiga. Yo se los recojo, con sentido del humor, con humildad. Pero la animo... Solo le voy a hacer una petición, usted me da tres regalos y yo le hago una petición: la próxima vez que la invite para hablar sobre los problemas de Canarias por lo menos venga, que desde la discrepancia que vamos a tener, sin lugar a dudas, seguro que es más constructivo.

Señora Navarro, asumo mi responsabilidad. Dije en mis primeras palabras que venía con un nuevo Gobierno, un nuevo Gobierno en minoría, como otros catorce en comunidades autónomas o el propio Gobierno de España, y asumo mi responsabilidad. Asumo mi responsabilidad y no alcanzo a entender algunas actitudes -que después haré referencia a la intervención del portavoz del Partido Socialista-, pero, mire, creo que tenemos una oportunidad para llegar a un encuentro. Le recojo el guante, le recojo el guante porque el programa de gobierno lo hemos mantenido intacto y seguro que con las aportaciones de su grupo lo vamos a poder enriquecer. Aportaciones muy interesantes como la política económica y fiscal, como la sanitaria, como la sanitaria. Y si tengo que pedir perdón por algo tengo que pedir perdón porque hay 8000 personas más en las listas de espera después de haber invertido este Gobierno 220 millones de euros más. A esos ciudadanos sí les pido perdón públicamente porque es mi responsabilidad. A pesar de haberlo advertido, a pesar de haberlo dicho, y algunos haberme tachado por haberlo dicho en los medios de comunicación, que sabía lo que iba a ocurrir, y desgraciadamente, porque me hubiese encantado equivocarme, no me equivoqué y tuve que soportar las críticas de parte de esta Cámara en los medios de comunicaciones. 220 millones de euros más, 8000 personas más en las listas de espera, 18 días más de tiempo de espera. Y sí, a pesar de que el consejero era del Partido Socialista, es mi responsabilidad como presidente del Gobierno. Pero, mire, por encima de todo eso, ese ofrecimiento sincero de diálogo, de entendimiento, de apoyo a los autónomos y emprendedores, de apoyo a un plan de choque con las listas de espera, a las políticas de empleo, recogemos el guante del Partido Popular, con generosidad y con humildad.

Y, miren, voy a terminar con la intervención del Partido Socialista. El problema que ha tenido aquí es que quizás ha venido usted, y yo se lo reconozco, ha venido a hablar de oídas. Me hubiese gustado que la persona que protagonizó esos desencuentros hubiese venido aquí a dar la cara como yo. No ha sido posible, porque ustedes están más en una táctica política que en la solución de los problemas, pero lo que sí que no le voy a admitir es que mienta desde esta tribuna y que suba aquí y diga si alguna vez yo dije que se retirase el tratamiento de la hepatitis C, que suba aquí la persona que se lo ha dicho y lo diga en esta tribuna, a ver si es capaz, porque es falso, ¡absolutamente falso! Ese es el problema de hablar de oídas, señor Iñaki.

Pero, mire, me asombra, me asombra muchísimo el rencor con el que usted ha intervenido hoy aquí y mea salta la siguiente pregunta: si tan malos eran, ¿por qué los tuve que echar y no se fueron ustedes? Esa es la pregunta que debe hacerse todo el mundo. Si yo soy el personaje que ustedes han querido caricaturizar aquí y dibujar, si tantas eran las humillaciones, los desplantes, si tan mal iba todo, que no es esa mi lectura y empecé mi intervención agradeciendo...

La señora PRESIDENTA: Señor presidente, dos minutos más.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): Muchas gracias, presidenta.

... y empecé mi intervención agradeciéndoles el trabajo realizado, mi pregunta es, ¿por qué no se fueron? Es lo que pregunta alguien. Yo, cuando estoy en un sitio donde no se me quiere, se me humilla y se me maltrata, me voy. ¡Nadie los obligaba! ¿Sabe por qué?: porque es falso también. ¡Es absolutamente falso!

El señor portavoz de Coalición Canaria-PNC lo dijo claramente: no hubo ningún desencuentro nunca en el Consejo de Gobierno, el ambiente era cordial, se bromeaba, desayunaban juntos consejeros con consejeros, había complicidad en el trabajo. Eso es falso. Ese es un relato que a lo mejor alguien ha querido vender para justificar su incapacidad para gestionar. Y el tiempo pondrá a todo el mundo en su sitio, el tiempo pondrá a todo el mundo en su sitio. Esa no es la realidad del Consejo de Gobierno. Otra cosa es que se hayan querido trasladar las diferencias de su partido al seno del Consejo de Gobierno, que no se haya tenido capacidad para liderar las decisiones del Consejo de Gobierno. ¿O es que los decretos, la ley del suelo, el borrador de la ley de servicios sociales, todas las decisiones no fueron sacadas adelante y defendidas por todos los miembros del Consejo de Gobierno? Salvo una, salvo una, que salió del Consejo de Gobierno pero fue criticada en los medios de comunicación, y es la devolución de la paga extra a los trabajadores, y que fue un consejero de este Consejo de Gobierno quien fue a los medios de comunicación a criticar una decisión de un área de otro compañero, el señor Aarón Afonso, fíjese usted por dónde.

Yo recojo el guante de la Agrupación Socialista Gomera, recojo el guante del Partido Popular y propongo una hoja de ruta: cambio del modelo de financiación, cambio del modelo económico, sostenimiento de los servicios públicos, cohesión territorial, cohesión social con sanidad, educación y servicios sociales, educación en igualdad, me preocupa mucho lo que está ocurriendo hoy en día con la educación y la violencia...

La señora PRESIDENTA: Señor presidente, un minuto más para concluir, por favor.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): No lo usaré, señora presidenta.

...plan de diversificación de la economía, plan para impulsar las energías renovables, apuesta por el emprendimiento y apuesta por la inversión y el desarrollo. Creo que son líneas que están en el acuerdo de gobierno con el que fui investido presidente en esta Cámara, más las enriquecidas por las aportaciones constructivas del Partido Popular y Agrupación Socialista Gomera. Eso es lo que vengo a proponer a esta Cámara para resolver los problemas reales de los canarios. Lo demás, lo demás, permítanme que les diga, son fuegos de artificio que hablan mucho pero hacen poco.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Gracias, presidente.

Pasamos al segundo turno, señorías. Igual orden de intervención.

Grupo Parlamentario Mixto, señor Curbelo, por tiempo de siete minutos.

Ruego silencio, señorías, si son tan amables. Cierren las puertas del hemiciclo, por favor, y vamos a escuchar al señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO: Muchas gracias, presidenta. De nuevo buenas tardes, señorías, señor presidente del Gobierno.

Me quedé un poco más tranquilo después de escuchar a todos los grupos parlamentarios, porque entiendo que hay algunos que implícitamente expresan que tenemos que entendernos, porque estamos condenados a entendernos, y en ese camino la oferta de diálogo del Partido Popular me parece que aporta algo nuevo. A mí me gustaría que el resto de grupos parlamentarios también hicieran lo propio, sobre todo después de la intervención del presidente del Gobierno con una nueva etapa que se inicia y con una hoja de ruta, al menos en los grandes asuntos que Canarias tiene planteados. Más que nunca tenemos que dialogar y más que nunca debemos hablar de proyectos, de hojas de ruta y de proyectos, de ideas. Porque, es verdad, yo sé que es difícil en estos días hablar de proyectos, de ideas y no de personas, porque son de verdad las ideas las que construyen el futuro, aunque sean las personas las que defienden esas ideas, y es una pena que en esta tribuna se escuche a veces tan poca política de ideas y se oiga más de políticas vinculadas a personas. Pero, bueno, en cualquier caso creo que hemos avanzado algo.

Señor presidente, aquí hay gente -y lo digo porque a veces no se entiende lo que dije en la primera intervención-, aquí hay gente a la que se le llena la boca hablando de ultraperiferia ante Bruselas, reclamando ayudas y políticas especiales que superan con mucho los porcentajes de representación y el peso de la población canaria con respecto al Estado y respecto de Europa, aquí hay gente que defiende a pleno pulmón el Régimen Económico y Fiscal -¡faltaría más!- para Canarias y las subvenciones al transporte de mercancías y viajeros, hay gente que grita protestando por el maltrato a una tierra alejada del continente, pero, señorías, para esa misma gente que hoy se sienta aquí, no dudan en practicar el peor de los centralismos con sus propias islas, con su propia periferia. A eso me refería, a las ideas.

Yo anuncio que seguimos defendiendo nuestra isla de La Gomera y otras islas no capitalinas hasta el último aliento. Y además anuncio que seguiremos apoyando a quienes creen en una Canarias solidaria frente a otros que solo piensan en el peso de la mayoría poblacional, que es el peso de los intereses electorales. Y además me gustaría que cuando tengan la oportunidad los portavoces políticos que hoy se sientan aquí, me gustaría, si los políticos canarios queremos hablarles a todos, a todo el archipiélago, con posibilidades de que nos crean, lo primero que tenemos que hacer es decir lo mismo en todas las islas. Porque no decimos lo mismo en todas las islas y creo que a partir de hoy no va a haber vericuetos. Aquel que tome la decisión de un proyecto político la toma con todas las consecuencias. Para defender lo que interesa desde el punto de vista electoral, no para defender lo que interesa en donde está el problema, en donde hay que atender una realidad, que es el proyecto al que yo me refería antes.

Por tanto, vamos a trabajar por la cohesión y por la igualdad de oportunidades, señor presidente del Gobierno, y es la visión moderna y progresista de la acción política. Hay otros que ven el progresismo de otra manera. El progreso común de Canarias no se entiende sin una visión compartida de las islas y el progreso de todas ellas, de todas sin distinción. Y por eso el diálogo que anunció el Partido Popular y la propuesta debe aprovecharlo usted, señor presidente del Gobierno. Yo sé que hay gobiernos en minoría y que avanzan. ¿Cuánto tiempo estuvimos en el Congreso de los Diputados y bastó una abstención del Partido Socialista para que hubiera Gobierno? Mucho tiempo estuvimos, pero fue posible gracias a eso. Por tanto, dialoguemos, hablemos, construyamos. Y el Partido Popular ha aprovechado la oportunidad para anunciarlo. Recogió el guante el presidente del Gobierno. ¿Y por qué no lo hacen otros grupos parlamentarios, para hablar de compromisos de futuro? ¿Por qué no hablamos, señor presidente, del compromiso de nuestros jóvenes, para que de alguna forma la educación bilingüe sea una forma de salir adelante y, por tanto, de implicarse en la sociedad canaria, que tienen que emigrar a otros lugares y a otros países? Adquiera y proponga un compromiso serio de un plan de choque para esas 100 000 personas, 100 000 canarios, que más de 31 000 están pendientes de una operación quirúrgica, de una intervención quirúrgica, inclusive de una consulta especializada. Hagamos un plan de choque. ¿Qué impide que el presidente del Gobierno... o que lo proponga Podemos o la Agrupación Socialista Gomera? ¡Nada lo impide!, ¡hagámoslo! No nos entretengamos más en un gobierno en precario, como algunos quieren señalar. ¡Claro que está en minoría!, no hace falta sino contar los 18 más 3 frente a los 60. Pero ¿y por qué no hacemos ese plan de choque?

¿Por qué no hablamos de un plan para la prevención y la extinción de incendios con la incorporación de medios aéreos para defender nuestros bosques?

¿Por qué no hablamos de un plan para atajar el despoblamiento que tiene la isla de El Hierro, La Gomera y la isla de La Palma? El resto han crecido desde el punto de vista demográfico, estas no: hablemos de un plan para todos comprometernos con esa realidad.

¿Por qué no hablamos también de aplicar el 75 % del descuento en los viajes interinsulares para la cohesión territorial de nuestro archipiélago? Y también en la comunicación interior, señor presidente del Gobierno, que es el caso de La Gomera.

Creo que para la cohesión territorial necesitamos hacer un esfuerzo y seguir trabajando en los grandes asuntos que conciernen a Canarias. Ayer estuvimos en Fitur, señor presidente del Gobierno. Hagamos un plan para cualificar también, para cualificar la oferta turística de nuestro archipiélago, porque es verdad que hemos sobrepasado las expectativas, hemos pasado ya los 14 millones, casi 15 millones de turistas, pero tenemos que cualificar la oferta para que el potencial de recursos, del nivel de gasto del que nos visita sea cada vez mayor y...

La señora PRESIDENTA: Señor Curbelo, un minuto más.

El señor CURBELO CURBELO: Muchas gracias, presidenta.

Digo que, en todo caso, en ese marco de una estrategia vinculada a la cualificación de la oferta para potenciar en el nivel de gasto el producto interior bruto de Canarias hace falta también que pensemos de una forma integral en la realidad de cada una de las islas, para que haya una redistribución de la riqueza, para que la riqueza no quede en determinadas zonas, porque tenemos que pensar aquí -que está el señor consejero de Agricultura-, tenemos que pensar también en el campo, incorporar a la gente joven, incorporar las potencialidades que tenemos hoy, muy muchas, en el ámbito del suelo rural de nuestro archipiélago para incentivar también el consumo en esa actividad turística. Hay tantas cosas, señor presidente del Gobierno, que sería infinito enumerarlas en una intervención como esta.

Pero, en cualquier caso, a mí me alegra la predisposición de los grupos que lo han anunciado para cooperar desde el diálogo y...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo. Muchas gracias.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señor Rodríguez, por tiempo de diez minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señorías, gente que nos pueda escuchar y seguir.

Habla mi buen amigo José Miguel Ruano de que mis palabras son cáusticas y destructivas. A ver qué calificativo le pone usted a lo siguiente, ¡no?, desde el Gobierno.

El señor presidente, delante de ciento cincuenta empresarios en Las Palmas de Gran Canaria, hace seis-siete meses, le preguntaron por las diferencias en el Gobierno, porque haberlas haylas desde el día 1, ¿y sabe lo que contestó de su socio, del que le hizo presidente?: que él no hablaba de medianeros, que él hablaba con el patrón. ¿Cómo califica usted esa afirmación del presidente del Gobierno delante de la opinión pública sobre el socio que le hizo presidente?

¿Cómo calificaría usted que uno de los prohombres de ATI de Tenerife, el alcalde de La Orotava, dijera que en el pleno del Parlamento, por delegación, en la ponencia de Presupuestos hubiéramos decidido, a propuesta de mi partido, que el dinero del IGTE fuera a la sanidad, a la educación y a los servicios sociales? ¿Sabe cómo lo calificó?: de golpe de estado. En la casa de la democracia, en el lugar donde se representa la soberanía popular, sus amigos, los suyos, consideran un golpe de estado que el Parlamento, que es quien decide las políticas comunes, decidiera lo que decidió.

¿Cómo llamaría usted las afirmaciones de uno de los dinamitadores del pacto de gobierno, el señor Alonso, cuando refiriéndose a una destacada miembro del Gobierno, la señora Chacón, la manda a callar diciendo que donde manda capitán no manda marinero? ¿Esto qué es?, ¿cariño? ¿Esto qué es?, ¿cómo lo va a calificar?

Y ya ni le cuento cómo se calificaría que el señor presidente del Cabildo de Tenerife, y seguramente autor intelectual de la crisis, cuando dice, refiriéndose a un compañero de partido, a su jefe político hasta hace dieciocho meses, al que fue presidente durante ocho años de esta comunidad, le dice que en política no se hacen prisioneros, quiere decir que en política solo puede haber muertos. ¡Estos son ustedes, estos son sus valores, estos son sus principios, ese es su discurso!

Yo ni siquiera le he dicho, como han dicho otros, que el presidente es un mentiroso. Eso lo dijeron UGT y Comisiones, se han sentido engañadas las universidades. Yo solo le he dicho que es un mal gobernante, solo le he dicho que no tiene el apoyo de este Parlamento, solo le he dicho que él es parte del problema, por no decir que él es el problema. Y yo no confundo al señor Clavijo con el conjunto de Coalición Canaria, y el señor Ruano lo sabe bien. Y luego remataré eso si me da tiempo al final.

Yo llevo en la actividad social y política desde chiquitito, también en la universidad, que, para recordárselo, fue la de La Laguna, donde aprendí mucho, y, entre ello, pelear por la democracia y por el marco de convivencia que hemos conquistado y que no es perfecto, habrá que seguirlo mejorando. De manera que yo no doy lecciones de democracia a nadie pero tampoco se las admito a quien, utilizando torticeramente las reglas, pretende y utiliza el poder para favorecer sus intereses personales y sus intereses partidistas. Y de eso hay mucho en el Fdcan, que no toca hablar hoy porque lo hemos hecho ya y lo seguiremos haciendo porque el Fdcan no solamente contribuyó a la ruptura del Gobierno sino que va a contribuir a más cosas, y si no al tiempo.

Claro que la democracia tiene que prevalecer y hoy aquí ha quedado claro que la mayoría, no de los territorios, del pueblo, de los ciudadanos, de los hombres y mujeres a los que representamos, para sumarlos con rigor, 675 000 votantes, la representa el Partido Socialista, el Partido Popular, Podemos y nosotros, y ustedes, con la Agrupación Socialista Gomera, que parece que se suma sin condiciones a este mal Gobierno y a esta gran pesadilla, 170 000. Esos son los números de la democracia, no islas contra islas, montañas contra barrancos: 675 000 hombres y mujeres que votaron a estos cuatro partidos y 170 000 que les votaron a ustedes. Esas son las matemáticas de la democracia; lo otro son trucos, lo otro es confundir.

¿Y la economía? Va bien lo que no depende de usted, señor Clavijo. Eso va bien. Y va bien aquí y en Andalucía, va bien aquí y en Cataluña, en Baleares y en Asturias. Porque se ha dado un conjunto de circunstancias y porque tenemos la historia que tenemos, ahora va a resultar que va a ser usted el hacedor del momento del turismo. ¿Sabe qué ha pasado, entre otras cuestiones, por poner algún dato de Exceltur de este fin de semana?: que había 10,7 millones de europeos que iban a Turquía y que ahora no van, en el año 2016, 10,7 millones; que había 4,2 millones de europeos que iban a Egipto y ahora no van; que afortunadamente los países de origen mantienen un crecimiento moderado; que el precio del dinero ha sido bajo; que el precio del petróleo ha estado por debajo de los 40 dólares. Los crecimientos de la economía española y canaria tienen mucho que ver con el viento de cola que se ha generado en la economía internacional y ahora tendremos -lo dicen todos los analistas- un frenazo, porque si el petróleo pasa de 40 a 60 dólares, que dicen los responsables, los analistas, habremos aumentado el 50 % el precio y habrá que consumir 20 000 millones que irán a eso y no irán al consumo y a la producción de bienes, y eso va a atemperar el crecimiento. No se apunte lo que no le toca. Lo que le tocaba a usted era unir a este pueblo y lo ha dividido; lo que le tocaba a usted es atender a los ciudadanos en lista de espera, y no lo ha hecho; lo que le tocaba a usted es mejorar los servicios públicos, hacer una política de vivienda, unir a este pueblo, hacer carreteras, obras hidráulicas. Ahí. Atender a la pobreza, a la exclusión, a los desempleados de larga duración... Ahí es donde tenía que estar este Gobierno, y ahí somos los últimos. Tenemos más paro, más pobreza, más exclusión, más listas de espera, más fracaso escolar, peores servicios sociales, que en ninguna otra comunidad del territorio estatal. Y ahí están las competencias de esta comunidad, no apuntarse el viento de cola que tiene la economía canaria, española y europea.

Y acabo con lo más importante. El Partido Popular, el Partido Socialista y Podemos hoy aquí han expresado con claridad lo que yo también he dicho: ¡ustedes no tienen a este Parlamento con ustedes, ustedes están solos y además están mal avenidos! No es que lo diga yo, señor Ruano. Pues cállense, no digan las cosas que dicen en los periódicos, Son ustedes los que trasladan la inestabilidad y las diferencias. Pero vamos a suponer que estuvieran juntitos, vamos a suponerlo, que es mucho suponer; pues, son ustedes eso, el 17,62 % del voto emitido, y si incorporamos a la Agrupación Socialista Gomera le añadimos el 0,48 más. Y el resto está en esta otra bancada. Y yo lo que le planteo al Partido Socialista, primer partido en votos y segundo en escaños, al Partido Popular, segundo partido en votos y tercero en escaños, al Grupo Podemos y desde luego Nueva Canarias estará ahí, es que ejerzamos la mayoría que representamos. Hoy en los discursos que he escuchado hay muchísimos puntos de encuentro.

Ya les adelanto que, a pesar de los ofrecimientos, el que les habla no tiene ningún interés, ninguno, en volver al Gobierno por un puestito. Ya demostramos que para nosotros los principios son lo primero, las ideas y los proyectos; los puestos se los quedan ustedes. Ningún interés. Abandonamos un proyecto, donde ahora nos dan la razón muchos, porque sabíamos que primaban otros intereses y no los generales. De manera que yo no tengo ningún interés en construir un gobierno alternativo, ya veremos; yo lo que les digo, al Partido Popular, al Partido Socialista y a Podemos, es que hoy que hemos dicho aquí que estos no nos representan, que ellos son los responsables de lo que le pasa a esta tierra, de estar a la cola en lo que son sus competencias, que nos sentemos a dialogar, es nuestra obligación dialogar. Yo he votado como grupo no menos del 60 o 70 % de las posiciones en relación con la sanidad, la educación, los servicios sociales, la vivienda, la cultura, el deporte, a lo largo de esta legislatura. Vamos a desempolvar todos esos acuerdos. Podemos ha votado cosas nuestras y votos del PP. Socialistas, populares...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...Nueva Canarias, vamos a sentarnos, vamos a ejercer que somos la mayoría de los representantes de este pueblo, que tenemos la mayoría de la Cámara. Vamos a marcarle agenda a quien ha sido incapaz de aprovechar la oportunidad de tener un Gobierno mayoritario. Vamos a imponer a este mal Gobierno, al Gobierno del pleito, del insularismo, de la división, de las listas de espera, de la mala gestión de los servicios públicos, a este Gobierno vamos a marcarle la agenda. A eso les invito, señora Navarro, vamos a sentarnos, señor Lavandera, señora Santana, vamos a sentarnos los que representamos a 675 000 ciudadanos, hoy aquí representados, y pongamos en su lugar... a los que mangonean lo público, a los que utilizan el poder en favor propio.

Y una última cuestión, una última cuestión, señor Clavijo. Usted no solamente no es la solución, como le decía, sino que es el problema. Es el problema, escuche bien, para su partido. Es un asunto que se...

La señora PRESIDENTA: Señor Rodríguez, último minuto.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...ustedes. Será un asunto que tendrán que resolver. Es usted un problema para el futuro del nacionalismo, este es un tema compartido, y es sobre todo usted un problema para Canarias y su futuro, para la unidad, para la defensa del interés general, para la prevalencia del interés general, para la prevalencia cuando hay que elegir de la mayoría.

Tómese este asunto en serio, pero hoy me quedo, no con usted, que se ha quedado solo, me quedo con los discursos del Partido Socialista, con los discursos del Partido Popular, con los discursos de Podemos, porque sabemos, podemos garantizarlos, encuentros, para que este Gobierno cumpla con su deber si no se atreve a venir aquí a una cuestión de confianza, y ya veremos las otras alternativas. Son ellos los que tienen que dar explicaciones, son ellos los responsables de la inestabilidad, son ellos los culpables de esta auténtica pesadilla política que se llama "señor Clavijo y los suyos".

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Podemos. Señora Santana, por tiempo también de diez minutos. (Pausa).

Disculpe, señora Santana. Señorías, tomen asiento, por favor, si son tan amables, y escuchemos a la portavoz. Señor Rodríguez, por favor, e invito a escuchar, si son tan amables. Disculpe que lo mencione, pero para poder seguir con el debate.

Señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Muy bien. Creo que hoy se ha escenificado claramente que el Gobierno del señor Clavijo y su presidencia está en minoría, que no cuenta con los apoyos suficientes en este Parlamento de Canarias. Así ha sido el reflejo en todas las intervenciones, tanto la de Nueva Canarias, Partido Popular, Podemos. Ahora bien, creo que algunos hemos sido mucho más claros que otros. Creo que el Partido Socialista, Nueva Canarias y Podemos han dicho claramente: "estamos por el cambio, vamos a sentarnos a hablar de lo que verdaderamente les preocupa a los canarios y canarias"; sin embargo, lamentablemente, por parte de la señora Navarro vuelvo a escuchar ambigüedad. Nos dice que no está con el Gobierno de Coalición Canaria y el señor Clavijo, pero nos dice que tampoco va a apoyar ese gobierno del cambio que se puede dar en Canarias. Nos dice que es porque no hablamos de los temas importantes, de los temas trascendentes para Canarias; sin embargo, yo he de decir una cosa: aquí el único que en los medios de comunicación ha expresado una línea roja para sentarnos a hablar y llegar a consensos es el Partido Popular. ¿Y cuál ha sido esa línea roja? ¿Ha sido hablar de la sanidad, de la educación, del empleo, de la vivienda en Canarias, ha sido siquiera hablar de la reforma del sistema electoral? No, la única línea roja que yo he escuchado por parte del Partido Popular es que quieren la Presidencia del Gobierno de Canarias.

Señor Clavijo, lamento que en todas sus intervenciones...; de momento -esperemos que en su próxima intervención pueda usted hablar un poco más de Canarias y menos de sus idas y venidas con el Partido Socialista Canario-, de momento solo ha hablado veinte segundos sobre la hoja de ruta que tiene para Canarias en el futuro.

Nos dice que le hubiera gustado que hubiéramos asistido a esa invitación que nos hizo para hablar un día antes de la Conferencia de Presidentes autonómicos. Señor Clavijo, se lo digo de verdad, con total sinceridad: nosotros no vamos a los lugares a hacernos fotos de cara a la galería. Yo creo que usted lo hubiera podido hacer de otra manera, hubiera podido habilitar un grupo de trabajo, como yo le recomendé a la señora Dávila hace tiempo, en el cual todos los grupos parlamentarios aquí presentes hubiéramos hablado con seriedad sobre el futuro de Canarias y su financiación autonómica. Lamentablemente no fue así, un día antes de la conferencia para hacer la foto, para hacer ver que contaba usted con los apoyos parlamentarios que no tiene.

Mire, lo que he visto por ahora de su hoja de ruta de gobierno, con los nombramientos de estos nuevos consejeros, la verdad es que no me gusta a mí y tampoco le gusta a Podemos, y yo creo que no nos gusta a muchos de los que estamos aquí sentados. Nombra usted a un consejero de Sanidad, el señor Baltar, que cuando menos nos hace pensar que va a haber una apuesta por la sanidad privada. El señor Baltar es conocido, por ejemplo, por ser, durante bastante tiempo, el vicepresidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española; también por aquellas recomendaciones que decían que usted con 2 o 3 milloncitos acababa con las listas de espera en Canarias. Ahora dice cómo lo va a hacer: concertando con la sanidad privada. Me temo yo que los 200 millones de euros que ya se destinan en Canarias a la sanidad privada se le van a hacer a usted pocos, señor Baltar.

También nombra como consejero de Presidencia al señor Barragán. ¡Oye!, todos mis respetos, pero la verdad es que una persona que no supo siquiera gestionar la crisis en el pacto de gobierno entre el Partido Socialista y Coalición Canaria me da a mí que no sé si va a saber coordinar las distintas consejerías con las que cuenta su Ejecutivo. Vamos a darle, pues, ese atisbo de duda y, si no, pues, que presente su dimisión, que sabemos que tiene muchas ganas de montarse un chiringuito en Fuerteventura.

También la consejera de Empleo, Vivienda y Políticas Sociales. Yo siempre se lo decía a la consejera Hernández: que hacía falta una persona en esa consejería que tuviera la capacidad y la sensibilidad de saber que hay que contar también con los más vulnerables. Yo sé que a usted, señor Clavijo, no le gusta eso. Hace poco en un pleno me dijo que su prioridad no era acabar con la pobreza en Canarias. Esperemos que la consejera no tenga la misma idea que usted.

Mire, señor presidente Clavijo, usted sigue siendo el presidente de la segunda región con más desempleo de toda Europa; un 28 % de la gente que habita en Canarias es pobre. Usted sigue siendo el presidente de la comunidad autónoma donde cada día se desahucia a cinco familias por no poder hacer el pago de sus cuotas de alquiler. Sigue siendo el presidente de un lugar donde Unicef dice que el 30 % de nuestros niños y niñas está en riesgo de exclusión social. Usted sigue siendo el presidente de una comunidad autónoma donde el 37 % de los trabajadores trabaja en precario y cobra salarios por debajo del salario mínimo interprofesional. Usted sigue siendo el presidente de una región que, a pesar de que bate año tras año récords en llegada de turistas, que, por cierto, cada año se gastan menos los turistas en Canarias a pesar de que llegan más, en esta región seis de cada diez familias no pueden tener vacaciones fuera de su casa porque su economía no se lo permite.

Mire, señor Clavijo, señor Ruano, decía usted que por qué tanto rencor, incluso me comparaba con el señor Rufián. Eso me lo tomo como un halago, no como un insulto. Pero le voy a decir una cosa: no es rencor; le voy a dar las razones por las que nosotros queremos desalojar a Coalición Canaria del Gobierno. La queremos desalojar por las personas que habitan en esta tierra; la queremos desalojar por Las Kellys, que tienen trabajos precarios; la queremos desalojar por todos aquellos niños y niñas que van a las escuelas públicas con el estómago vacío; la queremos desalojar por todos aquellos jóvenes que se han visto abocados al exilio laboral por no tener oportunidades de trabajo en su tierra; la queremos desalojar por aquellos mayores que se tienen que echar el peso de las familias a su espalda, con sus paupérrimas pensiones, para que unas familias puedan salir adelante, echando un puñadito más de arroz o de garbanzos al puchero; también por aquellos enfermos... Yo espero que acusaciones graves que se han hecho hoy aquí, como la que dijo el portavoz del Grupo Socialista, de que usted decía que no había que hacer frente al pago del tratamiento de los enfermos de hepatitis C, yo espero y deseo de verdad que eso no sea cierto. Pues también por nuestros enfermos queremos desalojar a Coalición Canaria. Y queremos desalojar a Coalición Canaria sobre todo porque queremos a Canarias.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Santana.

Turno ahora del Grupo Popular, con un tiempo de siete minutos.

Silencio, señorías, por favor.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta. Señorías.

A ver, señor Clavijo, yo entiendo que usted pretenda pasar página rápidamente y, bueno, y seguir como si no hubiera pasado nada, pero lo cierto es que el fracaso de su pacto con el Partido Socialista ha sido el divorcio más caro de toda la autonomía. Mire, hoy, en un desahogo, a modo de matrimonio mal avenido, se han tirado los trastos a la cabeza faltando al respeto a los canarios. Porque este divorcio nos ha salido muy caro a los canarios: hemos perdido un año y medio con los problemas de Coalición Canaria y del Partido Socialista, de los socialistas y de Coalición Canaria. No se han ocupado de nuestros problemas, de los problemas de los canarios, y hoy ni a unos ni a otros les he escuchado pedir perdón por ello.

Mire, señor Clavijo, es que no me resisto, no se engañe: usted está solo porque así lo ha querido. Vamos a ver, que los socialistas no se fueron, los expulsó usted. Me va a permitir que se lo diga: buen chico, esa sonrisa tierna, ese buen rollito, pero, hombre, que no es un angelito, que usted no es un angelito, que eso ya del buen chico ya no se compra.

Yo, con todo el respeto, le voy a poner y voy a exponer aquí cuál es la situación. La situación es, por un lado, que usted ha dilapidado un pacto con el Partido Socialista que era cómodo para muchos de su parroquia; segundo, que se ha quedado en minoría; y, tercero, que deja el Gobierno de Coalición Canaria en manos del resto de las fuerzas políticas, con las que no tiene, con las que no tiene, al menos con el Partido Popular, ningún pacto. Y es más, ya se oyen voces en su parroquia que lo cuestionan, y eso debilita su frágil minoría. Permítame un consejo: ¡cuidadito!, que se oyen voces que dicen que puede convertirse en una amenaza para Coalición Canaria.

Y, bueno, señores socialistas, señora Hernández, no se hagan trampas al solitario: ustedes son corresponsables del caos político que hemos vivido en estos últimos meses y de las consecuencias del mismo. Y usted no se fue, ustedes no se fueron, los expulsó. Si no, hoy -no nos engañemos, y usted lo sabe tanto como yo-, hoy no estarían sentados ahí (mientras señala hacia los escaños que ocupa el GP Socialista Canario en el salón de plenos), sino aquí, seguirían sentados aquí (mientras señala los escaños destinados al Gobierno de Canarias en el salón de plenos). Me parece poco presentable -y se lo digo con todo el respeto, señor Lavandera- que nos vengan a dar a estas alturas, cuando llevan cinco años y medio ininterrumpidos en el Gobierno de Canarias, lecciones de cambio, de cambio, o que ahora se nos presenten como los chicos de la revolución. Llevan cinco años diciendo "sí, bwana, sí, sí, a todo" a Coalición Canaria y ahora pretenden, pues, presentar otro escenario. Miren, ¿es un tiempo nuevo?, sí, y yo estoy segura de que entre todos lo vamos a conseguir. Bienvenidos al diálogo y bienvenidos al acuerdo, pero, hombre, tomarnos el pelo, no.

Señor Rodríguez, yo no me puedo resistir, sería muy mal agradecida, de verdad; yo le quiero expresar mi agradecimiento más sincero por la preocupación que usted muestra por el Partido Popular. No solo hoy, lleva días y días muy preocupado por nuestra situación, por la situación del Partido Popular. Claro, yo me pregunto, como se preguntaba Lope de Vega, "qué tengo yo que mi amistad procuras", qué interés se te sigue que a mis puertas pasas las noches de invierno oscuras. ¡Ay, señor Rodríguez!, ¡ay, querido amigo Román!, ¡qué vueltas da la vida!, ¿verdad? ¡Cuántas veces te hemos escuchado, le hemos escuchado aquí en esta misma tribuna prediciendo el fin de los mundos de la mano del Partido Popular y ahora cómo te me arrimas!

Dicho esto, y con el máximo respeto, señor Rodríguez, pues, mire, yo le digo lo mismo que al Partido Socialista: bienvenido al diálogo con nosotros, bienvenido al entendimiento con nosotros, con el Partido Popular. Pero, mire, no nos pidan que nos sumemos a ciegas a operaciones de asalto al poder que no estén guiadas por el sentido común y mucho menos por el interés general. Con el ánimo de revancha no se llega a nada. Yo quiero que sus señorías tengan muy claro que desde el punto de vista del Partido Popular entendemos que los problemas de Canarias no se solucionan con más nacionalismo, no, pero tampoco se solucionan desde el enfrentamiento o el revanchismo.

Y, bueno, yo creo que si algo ha quedado claro hoy es que las cosas han cambiado, que las cosas han cambiado de manera definitiva, que hay mucho, mucho, por resolver y que hay mucho que cambiar. Pero, señor Clavijo, no lo puede hacer usted solo ni a su manera. Yo espero que le quede claro que su fórmula se agotó, que la fórmula de Coalición Canaria termina oficialmente hoy, aquí, con este pleno. A partir de ahora habrá que hacer las cosas de manera diferente. Y desde que usted lo entienda, señor Clavijo, será mucho mejor, porque entre todos hablaremos, dialogaremos todo lo que haga falta y llegaremos a acuerdos para resolver los problemas que tenemos todos los canarios, y antes saldremos de este tiempo muerto que los canarios no podemos permitirnos. Porque, señor Clavijo, urge salir cuanto antes de este atolladero al que unos pocos que fueron mayoría nos han traído. Tiene dos opciones, señor Clavijo: avanzar o echarse a un lado. Eso es así de claro.

Y como yo no me resisto a esa mano tendida que ha hecho al Partido Popular, de manera muy rápida, porque el tiempo es el que es, yo voy a defender... -no nos vamos a quedar con grandes enunciados, porque los problemas que tiene Canarias son muchos y muy importantes-, y yo le voy a pedir, pues, reducir el IGIC, que oprime las economías familiares y a los emprendedores y frena la demanda interna; yo le voy a pedir un plan de choque contra las listas de espera, pero con dotación económica concreta; yo le voy a pedir, en nombre de mi grupo, obviamente, que presente aquí, en sede parlamentaria, antes del debate de la nacionalidad, el proyecto de ley de servicios sociales; yo le pido hoy aquí, en nombre de mi grupo, que se apruebe la ley del suelo, eso sí, manteniendo el objetivo de la simplificación y la dinamización; y desde luego hoy le pido aquí, y les invito a todos porque creo que todos lo que procuramos es mejorar las condiciones de vida de los canarios, es que también...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: ...juntos un plan de respaldo a los sectores productivos; y también hay que rediseñar un programa estratégico, señor Rodríguez, de inversión pública que resuelva las carencias en infraestructuras que arrastramos desde hace más de una década.

Si usted, señor Clavijo, ha entendido lo que ha ocurrido, asume que hacer las cosas a su manera y a su forma se acabó y que se abre un nuevo tiempo, que es un nuevo tiempo de diálogo, de acuerdo, de consenso, cuente con nosotros, con el Partido Popular; si no, tendrá usted que plantearse si no es usted parte del problema más que de la solución.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Navarro.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Socialista Canario, por tiempo de diez minutos, señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias.

Señor Clavijo, los logros y los fracasos son compartidos cuando se trabaja con lealtad y confianza sobre un programa común. Nunca lo olvide por si algún día tiene la oportunidad de ponerlo en práctica.

También le debo decir que la capacidad se mide con datos y resultados, y, mire, los datos en políticas sociales no son buenos, son excelentes.

La transparencia en listas de espera introducida por el anterior consejero de Sanidad es algo que le honra, pese a que en ciertos momentos pueda perjudicar. Por cierto, a los datos que casualmente aparecen hoy en un periódico, pese a no estar publicados en la página web del Servicio Canario de la Salud, he de decirles que les falta la bajada en 20 000 personas en pruebas diagnósticas. Lo digo por si lo puede transmitir también.

Tenga claro, señora Santana, que no me invento nada. La conciencia de los que pidieron ese recorte quedará. A nosotros nos queda la satisfacción de haberlo evitado.

¿Por qué, por qué no dejamos el Gobierno? Porque los socialistas aprendimos hace mucho, y lo dijo un histórico socialista, Ramón Rubial, primero el país, en este caso Canarias, después el partido y después uno mismo. Usted parece que practica exactamente lo contrario.

Señor Ruano, con respecto a lo acontecido en aquella ponencia -profesor Ruano, y no solo porque dé clases, también he aprendido mucho-, lo volveríamos a hacer, porque las enmiendas de Nueva Canarias y del Partido Popular -que el subconsciente parece que lo quiere hacer olvidar-, las enmiendas de Nueva Canarias y el Partido Popular que apoyamos eran para destinar dinero a sanidad y dependencia, mucho mejor que el reparto totalitarista que quería imponer el señor Clavijo en el Consejo de Gobierno. Totalitarista porque si estás conmigo recibes más y, si no, no. Y nosotros, el Grupo Socialista, fue el que, por responsabilidad, el Grupo Socialista, el que aprobó el presupuesto. No hablemos de la ponencia, que es el acto menor, y recordemos el acto mayor, que era el de los presupuestos, pero parece que ustedes estaban esperando a que aprobásemos los presupuestos para llegar al 23 de diciembre y darnos la patada.

Señor Clavijo, los buenos modos nunca se deben perder en política. Yo no le voy a llamar "querido o estimado", como hace usted con los portavoces habitualmente, y tampoco lo llamaré "medianero", como hace con los responsables políticos elegidos democráticamente por los militantes de mi partido, de una manera despectiva, como si medianero fuese algo ofensivo. Por cierto, le recuerdo que estos medianeros le ganamos las elecciones. Prefiero ser educado y no menospreciar a nadie para poder centrarme en lo importante. Lo importante ahora mismo es saber si usted tiene la capacidad y la legitimidad política, más allá de la jurídica, para continuar presidiendo el Gobierno de Canarias.

Últimamente usted y los representantes de su partido dedican mucho tiempo a comparar la aritmética parlamentaria canaria con la del resto de las comunidades autónomas e incluso con la del Congreso de los Diputados. Ustedes afirman que la debilidad de este Ejecutivo es una situación generalizada en el conjunto del Estado y que Canarias no es una excepción. Esta teoría solo demuestra su desesperación por agarrarse al sillón de la presidencia, porque no hay ningún gobierno en todo el Estado español que se sustente en el 30 % de los diputados y menos en un 18 % de los votos de la población. Señor Clavijo, su ejercicio de legitimización por comparativa es un fracaso. Un fracaso producto de la manipulación que hace usted de la realidad, se lo dicen incluso algunos de su bancada a través de los medios de comunicación, que le piden, por favor, que vuelva a pactar con el Partido Socialista.

Ahora díganos qué más puede ofrecernos para legitimar su acción de gobierno. Si realmente cree que lo importante es dar estabilidad al Gobierno, si realmente cree, como siempre nos dice, que es importante sumar entre todos, le invito también a que usted sume, con la calculadora que le han regalado. Verá que por encima de 18 no solo hay 21, que puede haber 27, como los grupos que hemos solicitado este pleno, o incluso 39, a la vista de las intervenciones que hoy hemos escuchado. Usted ha sumado sus apoyos y por eso no quiere hacer lo que debería hacer cualquier persona que aspire a gobernar un pueblo, lo que mandan los usos parlamentarios en democracia, lo que haría cualquier presidente si estuviera en su lugar, que es presentar una cuestión de confianza. Porque, señor Clavijo, usted decidió cesar al Partido Socialista del Gobierno, usted es el único responsable de la situación actual, el único responsable de que Canarias tenga un presidente de gobierno incapaz de legitimar su autoridad, su credibilidad política y la defensa de los intereses de Canarias y por eso usted debería asumir las consecuencias y plantear esa cuestión de confianza. Oirá como lo llaman cobarde por no presentarla; nosotros preferimos hablar de responsabilidad, porque apelamos a su responsabilidad y a la de todos los que estamos aquí para con Canarias. Hoy es usted el presidente más debilitado de todo el Estado español, y eso lo paga Canarias; hoy es usted incapaz de ofrecer credibilidad, y eso lo paga Canarias; hoy usted es incapaz de presentar un nuevo programa de Gobierno, y eso también lo paga Canarias; hoy usted es incapaz de sumar los apoyos suficientes, y eso lo paga Canarias. Una inestabilidad que usted ha generado espantando a inversores y apartándose del camino de la creación de empleo, y le recuerdo que con nosotros en el Gobierno se crearon 65 000 puestos de trabajo.

Señor Clavijo, la credibilidad se tiene o se gana y la poca que había ganado la perdió decretando el cese de los consejeros y consejeras socialistas en el Gobierno. La ciudadanía y los grupos políticos que representan esta Cámara, a la que usted no quería venir a dar explicaciones, ya saben cuál es su perfil ideológico. Le escuchaba hace pocos días a una militante de Coalición Canaria en Fuerteventura que no olvidásemos que usted es de ATI y que los de ATI son más de derechas que Rajoy, perdón, que Aznar, y que ahora mandan en Coalición Canaria y en el Gobierno, y eso... Mire, y también quiero recordarle una frase, decía así: "nunca voy a apoyar el renacimiento de la ATI insularista, caduca y burguesa, aunque se vista de seda", la dijo hace tres años su diputado Mario Cabrera. Él fracasó en su intento y ahora que muchos llegamos a entender esa frase no le quepa duda de que haremos lo posible para que no ocurra.

El rancio insularismo que enfrenta a unas islas con otras ya lo conocen todos los canarios y también saben que sin el Partido Socialista en el Gobierno ya nadie podrá garantizar que las decisiones que se tomen sean para mejorar la sanidad pública, para fortalecer la educación pública y para ampliar los servicios sociales públicos. La ciudadanía canaria sabe que ahora van a entrar en juego otros criterios, criterios puramente economicistas como los de la señora Dávila, criterios corporativistas como los que representaba hace poco el señor Baltar o criterios insularistas como los que representa el señor Alonso.

Ya le dijimos en su día que tenía derecho a equivocarse cuando insistía en recortar el gasto sanitario; a lo que no tiene derecho, señor Clavijo, es a arrastrar a Canarias en su errores.

Debo decir también que las declaraciones de las últimas semanas en la prensa del señor Clavijo -donde él creía que tenía que dar explicaciones en lugar de en esta Cámara- al Grupo Socialista nos han generado más inquietudes e interrogantes todavía, interrogantes que nos gustaría que nos respondiese. ¿Cree seriamente que por ser de una isla u otra se gestionan mejor las carreteras o el transporte en Canarias? ¿Y qué es eso del equilibrio saludable entre Tenerife y Gran Canaria? ¿Qué pasa, qué pasa con el resto de las islas? Cuando hace ese tipo de afirmaciones -a las que me voy a ahorrar, por educación, calificarlas-, ¿usted está pensando en clave ATI o en clave Gobierno de Canarias? Aunque la pregunta principal que nos hacemos es qué capacidad de pacto puede mostrar usted con sus antecedentes. Usted, el señor del buen rollito, hace llamamientos al consenso y al entendimiento de todas las fuerzas políticas para darle estabilidad al Gobierno, pero creo que usted no ha entendido lo que es el consenso. Como diría el portavoz de su grupo, "el consenso en política no es algo que se predica, es una actitud constante para generar confianza en cumplir lo pactado y para ceder y lograr puntos de encuentro", todo lo contrario de lo que ha ocurrido en estos últimos meses. Y usted ni ha generado confianza en su etapa como presidente ni parece estar dispuesto a buscar otros puntos de encuentros que no pasen por lo que mande ATI. Y permítame que le diga que es imposible defender Canarias y la solidaridad entre los canarios cuando se anteponen los intereses insularistas de un partido como es ATI, que es incompatible con la Presidencia del Gobierno de Canarias.

Señor Clavijo, quiero que sepa que nos va a tener enfrente, que no de frente, y en la medida en que podamos recabar mayorías parlamentarias suficientes seguiremos poniendo el acento social en la acción de gobierno, porque en Canarias, señorías, no lo olviden, todavía hay mucha gente que vive en la pobreza y que cree que nosotros somos su única esperanza. Que la misma responsabilidad que le exigimos a usted para que presente una cuestión de confianza se la va a aplicar el Grupo Socialista con los asuntos esenciales que afectan a los canarios y a las canarias.

Nosotros acudimos a esta Cámara con la fortaleza moral que da cumplir los pactos, ser leales hasta el final, creer en la palabra dada, en la firma de los acuerdos, en el diálogo, la conciliación y el consenso, valores que en democracia deben guiarnos a todos los que nos dedicamos a gestionar los destinos de nuestros ciudadanos.

Usted, señor Clavijo, no ha traicionado al Partido Socialista, ha...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: ...ha traicionado a Canarias. Ha entrado en la historia de la democracia de esta tierra como aquel para el que todo vale si es para estar en el poder. Sus mentiras, sus engaños, su tacticismo y su deslealtad con impropios de alguien que aspira a representar a Canarias. Lo alejan de los ciudadanos, esos que jamás están en su agenda, esos que le importan bien poco. A esos, señor Clavijo, a los ciudadanos y ciudadanas que viven en Canarias, es a los que nosotros seguiremos defendiendo en este Parlamento, vivan en la isla en la que vivan, para que puedan tener un futuro digno, con empleo, con una educación de calidad, con una sanidad que pueda dar respuesta a sus problemas de salud y unos servicios sociales que sean capaces de ayudar a los más débiles. Ese es nuestro norte; el suyo parece estar perdido y, lo que es peor, con usted quien lo pierde es Canarias.

Por eso quiero terminar anunciando con transparencia que seremos inflexibles en la defensa del interés general, de nuestros valores, en la defensa de la sanidad, la educación, los servicios sociales y el empleo. Lo llevaremos por bandera.

Por todo ello, si el señor Clavijo no anuncia que...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más para concluir, señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Si el señor Clavijo no anuncia hoy que se someterá a una cuestión de confianza, invitaremos a todas las fuerzas políticas que hoy le han dado la espalda, que han sido todas, a hablar, a hablar sobre la necesidad de encontrar una solución de gobierno diferente al débil y minoritario Gobierno que preside el solitario señor Clavijo. Señores del Partido Popular, Canarias lo pide a gritos. Estamos seguros de que hay posibilidad en puntos de encuentro. En su voluntad estará cambiar la historia de Canarias o que continúe la misma historia.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Álvaro.

Turno ahora del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, por tiempo de diez minutos. Señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, presidenta. Señorías.

Me gustaría intentar hacer, en el tiempo que tengo en esta segunda intervención, pues, una síntesis que nos sirva para repasar rápidamente lo que ya el propio presidente del Gobierno y los portavoces han repasado, pero sobre todo hablar del futuro inmediato, y sobre todo hablar de la resolución, de cómo encarar los grandes desafíos que tiene Canarias en el marco del Estado español y de la Unión Europea para este año 2017 y cómo lo vamos a hacer.

En ese sentido quisiera destacar que Canarias es una de las pocas comunidades autónomas que tiene su presupuesto para 2017 aprobado. Agradecemos, naturalmente, la responsabilidad del Grupo Socialista cuando estaba en el cogobierno con nosotros para apoyar el presupuesto, que era de los dos partidos políticos. Y, consecuentemente, vuelvo a reiterarles lo que les dije en mi primera intervención: nosotros también queremos acuerdos con el Partido Socialista. Y agradecemos su trabajo en el tiempo compartido, y agradecemos el trabajo del portavoz adjunto, don Manuel Marcos Pérez Hernández; agradecemos el trabajo de todos y cada uno de sus diputados y diputadas. Cuando compartimos tiempo, lo hicimos bien. Y quiero en eso reparar parte de la intervención de la portavoz popular cuando se refiere al año y medio perdido. ¡No es cierto! Para ellos, desde el punto de vista de la oposición, es un año y medio perdido. Pero, mire, yo formé parte -ya por tiempo lo puedo decir- de un gobierno, 2007/2010, con José Manuel Soria de vicepresidente del Gobierno y, cuando el Partido Popular abandonó el Gobierno, los tres años y medio que transcurrieron no fueron tiempo perdido. Consecuentemente, en esta nueva etapa el tiempo transcurrido no ha sido tiempo perdido. Y entiendo la motivación en este momento por ese resentimiento, pero cada uno tiene que asumir su responsabilidad, la responsabilidad de sus decisiones. Ustedes pusieron en un lado cómo se repartía el Fondo de Desarrollo de Canarias y eso lo hicieron, lo que se llama comúnmente cuestión de gabinete, y tomaron una decisión de marcharse, porque el cese fue un acto formal para el Boletín Oficial de Canarias, pero ustedes no se presentaron nuevamente al llamamiento. No presentados es suspendidos. Y eso es lo que ustedes hicieron. Ahora, ¿qué pasa, se acabó todo? Posiblemente no. En un montón de asuntos donde tuvimos concurrencia en el pasado posiblemente podamos volver a concurrir en el futuro, pero ahora tenemos que determinar cómo lo vamos a hacer. Y la mayoría parlamentaria la dará el trabajo diario, del diálogo que podamos tener los dieciséis, contando o quitando en este momento al presidente y al vicepresidente, de sus tareas ejecutivas, los dieciséis hombres y mujeres que integran el grupo más el presidente y vicepresidente, en la búsqueda de acuerdos singulares con cada una de las organizaciones políticas que componen el Parlamento, también con ustedes. Y lo inmediato, naturalmente, va a ser el proyecto de ley del suelo, que está en esta Cámara, que salió del Gobierno del que ustedes también formaban parte. Y ya he invitado a trabajar sobre ese asunto al Grupo Popular, porque manifestó inicialmente su disposición, naturalmente a la Agrupación Socialista Gomera y nuestro propio grupo, y también hablaremos con ustedes, a ver si es posible que el acuerdo sobre ese proyecto de ley salga con cuarenta y ocho apoyos. Y esa va a ser la hoja de ruta. Ustedes centralizan o centran el ataque en el presidente Clavijo en relación con un sentimiento personal.

El portavoz del Grupo Nueva Canarias -ahora al móvil- hablaba de que -el mío, por cierto, lo tengo en modo avión, don Román-, hablaba de declaraciones de miembros de Coalición Canaria-PNC y hablaba y concluía: "ustedes, son ustedes, sus valores, su discurso". Mire, yo respondo como portavoz de ese grupo de hombres y mujeres. Cuando la mayoría de ese grupo de hombres y mujeres quiera poner otro portavoz lo pondrá. Pero no tenemos portavoz fuera de la Cámara, no tenemos portavoz fuera de la Cámara. La política para Canarias la hacemos en esta Cámara, la hacemos desde el Gobierno de Canarias y desde el Grupo Parlamentario Nacionalista, y la hacemos en concurso con otras fuerzas políticas, la que hemos tenido hasta hoy con el Grupo Socialista, la ayuda que eventualmente ha prestado la Agrupación Socialista Gomera y que ahora anuncia que va a seguir manteniendo y la que puedan prestar otros grupos. Inicialmente tengo que agradecer las palabras de la portavoz popular en relación con su disposición a la estabilidad, porque la estabilidad es una demanda social. La gente nos pide que nos pongamos de acuerdo y tenemos el deber de intentarlo. Y si alguien tiene alguna alternativa mejor, que la construya, que la construya si la tiene mejor, y si es capaz que lo haga. Esa es la democracia. La democracia no es aplicar un apartado y no aplicar el otro, don Román, es aplicar todo el ordenamiento. Y usted nos viene siempre a dar lecciones, ¡siempre!, desde que fuimos compañeros, desde que compartíamos Coalición Canaria hasta que usted decidió romper el proyecto político único que representaba Coalición Canaria, también en Gran Canaria. Y esa es la verdad, esa es la verdad, y con la verdad tenemos que seguir trabajando.

Agradezco a la portavoz del Grupo Podemos que esta vez en su intervención ya no habló de "echar", introdujo un término más suave, habló de "desalojar". Y en ese sentido, hombre, por lo menos ya hay un respetito en el lenguaje. Pero el fin es el mismo, porque no hay otro proyecto, porque el proyecto es echar, y por eso la obra que le citaba antes es tan singular, porque lo que hacen los animales es echar a los seres humanos y al final lo que los animales tienen es un proyecto mucho peor que el de los seres humanos. Y ustedes, que hoy se debaten en ese congreso de Vistalegre 2, donde se matan los unos a los otros... -yo creo que acabará perdiendo Trotski nuevamente, el de las gafas-. Creo que, en ese escenario, no vamos a recibir lecciones de ustedes. Mire, a pesar de todo hay personas entre ustedes, muchas personas de muy buena fe, que trabajan por los servicios públicos y con los que también vamos a llegar a acuerdos, también vamos a llegar a acuerdos.

Y quisiera hacer una referencia en mi intervención al consejero de Sanidad, más que nada porque usted no va a poder utilizar hoy un turno de alusiones, y lo voy a hacer yo por usted, y le voy a decir lo que nosotros le vamos a pedir. Naturalmente en primer lugar el presidente del Gobierno, pero nuestro grupo con el presidente del Gobierno le va a pedir que trabaje por el servicio público sanitario, por el servicio público, donde el usuario es un enfermo, y el enfermo lo que quiere es curarse, que lo curen aquí o que lo curen allí, pero curarse, y esa es la cuestión. La sanidad pública es el eje de ese sistema, siempre será el eje del sistema, ¡siempre! Lo hemos construido durante muchísimos años, especialmente durante la etapa democrática, en donde, fíjese usted, el derecho a la salud no figura entre los derechos fundamentales, porque en aquel momento, en los años 70, no figuraba entre los derechos fundamentales. Ya, con el paso del tiempo, con el transcurso del tiempo, trabajamos ya todas las organizaciones políticas para que se reconozca como derecho fundamental. Y le vamos a pedir que trabaje por el servicio público sanitario como un compromiso con el derecho fundamental a la sanidad que tienen los canarios y las canarias. Eso es lo que le vamos a pedir.

Quisiera terminar dirigiéndome al presidente del Gobierno, nuestro presidente, para decirle, para decirte, que cuentas con el apoyo del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, ¡por supuesto!, ¡íntegramente!, por si acaso... Alguno, incluso utilizando mi dedicación parcial a la docencia universitaria, ha dicho que no me voy a dedicar. Si alguno quiere preguntarles a los vigilantes privados de este Parlamento quién viene sábados y domingos, que lo haga, ¡que lo haga! ¡Háganlo! Pero el compromiso por una organización nacionalista como la nuestra te lo vamos a dar y te lo vamos a exigir. Ese es el compromiso, el compromiso de que Canarias son islas y nación. Y para quienes retoman nuestra marca preexistente en los años 80, una de las marcas que dio origen a lo que después fue Coalición Canaria, ATI, decirles que, miren, no es una deshonra haberlo sido, pero aquello ya pasó, el pasado ya pasó, no estamos en esa fase. Aquí hay 6 diputados y diputadas de Tenerife, de...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Gracias.

...de Coalición Canaria de Tenerife y otros 12 de las demás islas del archipiélago. No tenemos esta vez presencia en la isla de La Gomera, tiene presencia la Agrupación Socialista Gomera, un partido muy fuerte que se presentó por vez primera. En fin.

Nosotros vamos a trabajar construyendo el diálogo, desde la humildad, pero con las cosas claras, el rumbo claro: trabajar por Canarias. ¿Quieren los demás trabajar por Canarias?: esa es nuestra invitación.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ruano.

Corresponde el turno ahora, para cerrar el debate, al señor presidente del Gobierno, por un tiempo de diez minutos, presidente.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): Gracias, presidenta.

Quiero comenzar agradeciendo las palabras de mi portavoz, José Miguel Ruano, y de todos los compañeros que se sientan y que en esta nueva etapa de entendimiento y diálogo van a tener que hacer un trabajo enorme para poder apoyar la gestión del Gobierno, para poder trabajar y concertar con el resto de los grupos políticos aquello que es lo mejor para los canarios y las canarias. Gracias por las palabras, gracias por el apoyo y que no les quepa la menor duda de que jamás, jamás, he dudado, en absoluto, de su lealtad con este presidente y les corresponderé con la misma lealtad, trabajo y dedicación.

Miren, voy a intentar seguir por el mismo orden. Señor Casimiro, yo creo que a usted no le tienen muy en cuenta, porque es que todos han dicho que me encuentro solo y yo he creído entender de su intervención que no solo va a apoyar a este Gobierno, porque considera que cree en la Canarias que usted ha defendido, con éxito, a lo largo de muchos años, sino que además me ha puesto tarea, que voy a aceptar gustosamente. Y le ha puesto tarea a este Gobierno de manera constructiva: la educación bilingüe, el plan de choque de las listas de espera -que coincide con la portavoz del Partido Popular-, un plan de extinción de incendios, con medios aéreos con base fija en las islas -desgraciadamente tenemos que lamentar en su isla incendios y no haber podido contar con los medios-. Pero además ha puesto un debate profundo, el despoblamiento de islas como El Hierro, La Gomera y La Palma; o el 75 %, para hacer cohesión y nación; o sobre la cualificación turística. Acepto todos y cada uno de los retos que usted ha puesto sobre esta mesa y trabajaremos con lealtad de manera conjunta.

Señor Rodríguez, mucha desesperación tiene que haber cuando siguen sacando el tema de ATI. Estamos orgullosos de nuestros orígenes, muy orgullosos de nuestros orígenes, tremendamente orgullosos, porque ha podido construir el país canario que somos hoy en día, las AIC y ahora Coalición Canaria. No le molestaba cuando formaba parte. Pero no venga a decirnos que ha demostrado que sus principios están por encima de un puestito. Yo estaba en la organización juvenil. ¡Se fue porque no le dieron la consejería que quería, señor Rodríguez!, ¡no le dieron la consejería que quería! Por ese puestito se fue y destruyó un proyecto nacionalista integrador en Canarias. Ese es su legado para esta tierra: haber sido el responsable de destruir un proyecto nacionalista. Esa es la herencia tras más de treinta y cinco años, dicho por usted; bueno, muchos más porque empezó en la universidad.

Mire, le vuelvo a repetir, estamos orgullosos de nuestros orígenes, pero creo que ha sido evidente que en la fase última de mi intervención, de mi segunda intervención, cuando puse los principales retos a los que nos enfrentamos y la nueva hoja de ruta para este nuevo Gobierno en minoría, en la que vamos a tratar de buscar en esta Cámara el mayor consenso posible, no ha aceptado ni uno solo. Hoy los ciudadanos que nos están viendo saben que usted va a estar en contra de todo, instalado en el no a todo, como ya saben.

Señora Noemí, bien le cuesta cumplir su palabra: ¡no me ha dado los regalos! Yo espero que me los haga llegar. Pero, mire, en el último debate del estado de la nacionalidad se presentaron 295 resoluciones, aprobamos 116, el 51 % de ellas presentadas por la Oposición. A lo mejor, y pido disculpas si ha sido así, han entendido que la labor de este grupo parlamentario ha sido la del rodillo, pero yo creo que todo lo contrario, hemos alcanzado grandes acuerdos. Son algunos los que se autoexcluyen de los espacios para buscar acuerdos. Me reuní, con la ley del suelo, con todos los grupos políticos. Le pedí sus aportaciones para meterlas en el texto original. La respuesta fue, "en el Parlamento nos vemos, ya te enterarás por las enmiendas". No pueden decir y pedir búsqueda de consenso y diálogo cuando hacemos las reuniones previas y después nos dicen que no, que su estrategia política no va a ser que nos den nada ni construir nada, sino que nos enteraremos por el Parlamento. Veremos si podemos llegar a acuerdos.

Y antes de darme la calculadora sume. La reunión del consejo con los grupos políticos no fue un día antes de la celebración de la Conferencia de Presidentes, fue cuatro días antes, cuatro días antes. Mire, cuando nos dieron del ministerio los acuerdos. Y es más, los que asistieron vieron como en medio de la reunión, a las once y media, nos llegó el último correo con las propuestas, y se lo suministramos. Con lo cual no ha sido voluntad retrasar esto. Le digo que solo tres comunidades autónomas, tres comunidades autónomas, de toda España hicimos ese trabajo previo; el resto no lo hizo. A lo mejor podrían aportar ustedes también ahí.

Señora Navarro, creo que pedí disculpas en mi intervención, creo que las pedí, a lo mejor oyéndola... Y he dicho que soy el máximo responsable. Soy el presidente, soy el máximo responsable de todo lo que ocurra, no eludo mi responsabilidad. He empezado y sigo diciendo que presido un Gobierno en minoría, que va a tratar de buscar acuerdos en diálogo y en consenso. Asumo los golpes, dialécticos, vertidos además con mucha gracia, y aprovecho para sonreírle tiernamente, con mucha gracia. Y le cojo el guante, porque acabó usted de manera constructiva, acabó diciendo que este Gobierno puede contar con el Partido Popular y me puso tarea también, y acepto la tarea. Puso el plan de choque con las listas de espera, puso la ley de servicios sociales. Creo que, lamentándolo mucho, no va a poder ser antes del debate del estado de la nacionalidad, porque todavía no ha terminado el periodo de exposición pública. Si los tiempos lo permiten, lo haremos. No obstante, si quisiese tener una reunión previa, la haremos. Pero creo que solo estaré en disposición de poder traerlo a esta Cámara -la consejera- en torno al mes de mayo. Pero trabajaremos de manera conjunta con lealtad. La ley del suelo, por supuesto, fue el primer grupo que participó de manera constructiva en la misma y no se dejó para estrategias políticas. Su presidente, Asier Antona, mantuvo una reunión y usted misma. La elaboración de un plan para los emprendedores y un plan de choque para las actividades económicas, porque, es cierto, si no hay actividad económica, si no hay crecimiento -nos lo decía en la Conferencia de Presidentes el presidente Rajoy-, si no hay crecimiento, no hay ingresos en el Estado. A día de hoy todavía el Estado tiene 20 000 millones de euros menos de ingresos que en el 2007. ¿Cómo podemos hacer sostenibles los servicios públicos básicos y esenciales si no tenemos los ingresos? Esa es una realidad, con lo cual, por supuesto. Y en la recaudación del IGIC, que lo dejo para el final, estamos totalmente de acuerdo. Yo no lo prometí en mi programa electoral, pero vinculémoslo a la financiación autonómica, porque ya ahí es donde podemos cruzar para no tener que hacer recortes. Luego, luego, lo podemos vincular, en ese trabajo conjunto que tenemos tanto en el Estado, con absoluta lealtad por nuestra portavoz, Ana Oramas, como en el que tenemos en esta Cámara.

Con lo cual ya ven, ya ven, de entrada sabemos que de los 60 hay 33 diputados en esta Cámara que están dispuestos a trabajar con lealtad para los ciudadanos de Canarias. No para el Gobierno de Canarias, sino para lo que ellos consideran que es importante para la resolución de sus problemas. Hay 12 que han dicho que no, que no creen, y cuya única motivación es desalojar, desalojar, desahuciar -permítame hacer una broma- a Coalición Canaria cueste lo que cueste, sin presentar ninguna alternativa a la solución de esos problemas. Los problemas de los canarios son estructurales desde hace muchísimos años: de este Gobierno, de los anteriores, de la Dictadura y desde los Reyes Católicos, que es cuando se nos dotó del Régimen Económico y Fiscal. Son estructurales y haciendo más de lo mismo no los vamos a cambiar. Y ustedes no ponen ni una sola alternativa sobre la mesa, ni una sola alternativa, sino criticar lo que existe e inventarse una realidad, que le recomendaría que saliese, señor Rodríguez, de los pasillos del Parlamento y caminase un poquito más por las calles.

Pero, miren, al Partido Socialista, disculpen si los he molestado, pero ha sido tanto el rencor que han vertido aquí y tan incoherentes sus explicaciones, ni una sola explicación, y tan burda la mentira y la falsedad de la hepatitis C -que no ha venido la persona que puede habérselo dicho, señor Iñaki, aquí, a decirlo públicamente, lo reto, o la reto-, que ha quedado claro que lo que van a estar es enfrente del Gobierno de Canarias, del que han formado parte hasta antes de ayer. Pues, bueno, instálense en el no a todo.

Por lo pronto hay una hoja de ruta, hay una nueva configuración del Gobierno en minoría y en los asuntos como el cambio del modelo de financiación, que lo leí, el cambio de modelo económico, en el que coincidimos con el Partido Popular y Agrupación Socialista Gomera, el sostenimiento de los servicios públicos, que coincidimos con el Partido Popular y Agrupación Socialista Gomera, en la cohesión territorial, en la cohesión social, en el plan de inclusión, con medidas concretas para luchar contra la pobreza y la exclusión, en la educación en igualdad, en lo que he leído que ha aportado la señora Navarro y lo que ha aportado el señor Casimiro Curbelo, con eso nos vamos del debate o al menos yo me voy del debate de hoy en día. Creo que es un...

La señora PRESIDENTA: Presidente, dos minutos más.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle): Creo que es un buen comienzo para un Gobierno en minoría, donde vamos a ser capaces, con asuntos concretos, defendiendo, como ha dicho la portavoz del Partido Popular, concretando, como ha dicho el portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, o poniendo alternativas y soluciones y búsqueda de consenso, como ha dicho el portavoz de Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario... Este Gobierno en minoría creo que comienza al menos con ese capital. Va a depender de mí, y lo digo claramente aquí, dilapidar ese capital o hacerlo más grande y conseguir que otros grupos se sumen a la solución de los canarios. Esa va a ser mi única responsabilidad, no de nadie más, y lo quiero decir aquí. No será ni de mis consejeros ni de mi grupo, será de Fernando Clavijo, y en ese trabajo me voy a poner con todas mis fuerzas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, tras la intervención programada, se levanta la sesión.

Muchas gracias.

(Se levanta la sesión a las quince horas y cinco minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0819 Sobre -Presidente del Gobierno-, sobre la nueva situación política tras quedarse en minoría en el Parlamento de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico