Diario de Sesiones 72/2017, de fecha 5/4/2017 - Punto 3

9L/C-1010 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE EL SISTEMA DE PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA PERSONAL Y ATENCIÓN A LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA AL CIERRE DEL EJERCICIO 2016.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente comparecencia, a la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, instada por el Grupo Popular, sobre el Sistema de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia al cierre del ejercicio 2016.

Para su defensa, señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Buenos días. Muchas gracias, señor presidente. Señora consejera, señorías.

En Canarias los dependientes "se mueren esperando", "por la desidia e impericia" del Gobierno. Así describía recientemente el funcionamiento de nuestro sistema de atención a la dependencia el presidente de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, manifestación que nosotros asumimos porque es real.

Y no es de extrañar: en el año 2016, solo en los cuatro primeros meses, fallecieron 298 dependientes canarios esperando por una prestación a la que tenían derecho y que nunca llegó, lo que nos hace pensar que, probablemente, el 2016 podemos haber cerrado en torno a un millar de personas que han fallecido sin recibir su prestación.

En una respuesta del año 2005, me contesta la consejería que fallecieron pendientes del PIA 1254 personas. Cifras escandalosas que deberían avergonzar a los responsables del Gobierno, porque detrás de estas personas y de estas familias está, seguro, un calvario que han tenido que pasar durante todo este tiempo. El intervalo de tiempo de media que esperan las personas en Canarias para que se resuelva el PIA, señora consejera, está entre 4 y 7 años, entre 42 y 78 meses más que el plazo legal, que, como saben, son seis meses.

Por lo tanto, señorías, hablar solo de desidia e impericia es quedarse cortos. La gestión de la dependencia en Canarias sigue siendo un drama, pero sobre todo para las personas que tienen que sufrir la incompetencia y la negligencia del Gobierno de Canarias en estos últimos diez años. La realidad es que Canarias en los diez años que lleva en vigor la ley no ha avanzado mucho: seguimos siendo la comunidad autónoma del país que peor gestiona la dependencia y con mayor lista de espera de toda España, un 45 %. En el año 2016, hemos sido la comunidad que menos beneficiarios tiene en relación con las personas potencialmente dependientes de toda España, un 4,4 %. También hemos sido la comunidad que menos ha invertido en dependencia, con solo 48 euros de gasto por habitante cuando la media son 74 euros más, de media, la estatal.

En definitiva, pueden elegir cualquier parámetro las estadísticas en materia de dependencia y, si no somos los últimos, estamos en el pelotón de cola. Solo hemos experimentado una ligera mejoría en la disminución de la lista de espera, que fue lo único que realizó su antecesora, con el plan de choque, cuando contrató a veintidós personas -eso sí, once para cada centro base- que fueron contratadas a partir del mes de mayo y ni siquiera sé si fueron contratadas todo el periodo de tiempo hasta diciembre; aunque estuvo, eso sí, vendiendo el plan choque desde, prácticamente, su toma de posesión.

A pesar de que hemos disminuido estas 2967 personas, seguimos con 14 000 esperando por una prestación. Un exiguo resultado conseguido a costa de frenar los dictámenes de grado, porque, claro, aquí está la trampa. En el año 2016, solo 752 personas entraron en el sistema, es decir, se baja la lista de espera, pero no se entra en el sistema. Una media de dos dictámenes por día, ese es el balance del año 2016, 752 personas, un hito en la capacidad de gestión del sistema canario de la dependencia. Señorías, la conclusión es que disminuye la lista de espera pero no hay más dependientes con derecho a la prestación (El señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, abandona la Presidencia, que es ocupada por la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Lamentablemente, esta es la foto fija de la gestión del Gobierno de Canarias en estos diez años de existencia de la ley de dependencia, fracaso se mire por donde se mire, diez años plagados de espera, de dramas personales, de desesperanza, pero, sobre todo, diez años de un fracaso estrepitoso de los sucesivos responsables del área de Política Sociales del Gobierno de Canarias.

Pero lo peor, señorías, es que las perspectivas, la ruptura del Gobierno, no son nada halagüeñas. El ritmo de altas de dependencia ha bajado, señora consejera, en los primeros dos meses de este año, y esto sí es ya gestión suya. Entre diciembre de 2016 y enero de 2017 pasamos de 16 852 altas a 16 716, es decir, 136 dependientes canarios menos. Baleares sube 215, Asturias sube 195, País Vasco sube 320, Aragón 544 altas. Entre enero y febrero hemos bajado también 167 dependientes, por lo tanto, si sumamos los dos meses tenemos 303 dependientes menos que el 31 de diciembre.

Por eso, ante esta herencia, quería hacerle las siguientes preguntas. ¿Cómo piensa cumplir con la ley para reducir las listas de espera? ¿Con qué medios materiales cuenta? ¿Piensa mantener el plan de choque? Porque, claro, retirar recursos del plan de choque para los carnés de familias numerosas nos parece que es vestir a un santo para desvestir a otro, pues no debe ser precisamente una buena decisión. Y, sobre todo, también queremos saber cómo va a llevar a cabo este año, si va a aumentar el presupuesto de la partida... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Tiene la palabra la señora consejera.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): Buenos días, señorías. Saludos a todos y a todas.

Gracias, señora Luzardo, por la petición de esta comparecencia, que nos da la oportunidad de hablar de algunos de los asuntos más importantes, más relevantes que tiene la comunidad autónoma. De un asunto que nos afecta a todos y a todas, que afecta a una sociedad que envejece -de eso se ha hablado ya mucho en todos los discursos-, pero en algún momento tendrá que dejar de ser este un asunto parte del discurso para convertirse en el centro del discurso. Por tanto, cualquier comparecencia o pregunta en esta materia siempre la voy a agradecer.

Tenemos un reto enorme, lo tiene Canarias, desde el día en que nació la ley de dependencia. Enorme. Con una población que envejece, con unas dificultades presupuestarias tremendas, con un sistema canario de atención a los dependientes diferente al del continente, muy diferente. No cuesta lo mismo atender a un dependiente en Valle Gran Rey, ni en Pájara, que en Gran Canaria o en Santa Cruz de Tenerife. No cuesta lo mismo. Ni tenemos los mismos recursos, ni tenemos posibilidad de crear centros con los mismos costes, ni con la misma posibilidad de operadores. Tenemos muchas dificultades. ¿Significa eso que se ha hecho bien pero que lo teníamos más complicado? No. No se ha hecho bien. Hemos tenido enormes dificultades para engarzar lo que teníamos antes de la ley con lo que nos obligó la ley. Y, probablemente, el diseño del nuevo modelo, del modelo de atención canaria a la dependencia, no se diseñó, no se planteó adecuadamente.

Pero también recordemos que esta ley ha crecido en la época más dolorosa y más complicada económicamente hablando. Ofreciendo derechos, creando expectativas cuando los recursos no estaban. En una década en la que hemos vivido con recortes continuos, pero con cada vez más personas tocando en la puerta reclamando su derecho a recibir su prestación.

Mire, hablarle de 2016 para mí es complejo hasta cierto punto, porque yo no gestioné el 2016, y usted tiene los datos. Yo voy a ir muy por encima y muy rápido porque creo que ya aquí se han defendido sobradamente. En cuanto al 2016, sabe usted que el presupuesto de partida fue de 141 millones, que se consolidó a 143 según los datos de la Dirección General de Dependencia que están recogidos en este documento, que yo no me invento, porque la veo haciendo gestos de incredulidad, y yo a estos documentos les doy confianza, de momento me los creo.

Junto a las disponibilidades presupuestarias, que crecieron de forma importante, y luego le haré un balance de lo que han sido las consignaciones presupuestarias de los últimos tres años, se incorporó un plan de choque de veinticinco trabajadores que hizo que esta cifra, la cifra de personas que obtuvieron el derecho y se incorporaron al sistema en el año 2016, mejorara. Ahora le daré los datos por provincia de altas en el sistema. Esas veinticinco personas finalizaron su trabajo a 31 de diciembre, por eso me sorprende oír en la tribuna el otro día reclamando esa bajada de cifras de enero y febrero, que usted misma acaba de comentar, y que se debía conocer, o por lo menos los responsables del momento debían conocer, que obedece a que esas veinticinco personas el 31 de diciembre se fueron a su casa.

Quien le habla tomó posesión el día 9 de enero, y en el tiempo récord de un mes gestionamos un plan de choque por el que empezaron a incorporarse esos profesionales de refuerzo a finales de febrero, luego es imposible que enero y febrero puedan contar con los mismos expedientes, con la misma tramitación que en meses anteriores cuando para esa mejoría hicieron falta esas veinticinco personas que el 31 de diciembre se fueron a su casa y que empezaron a incorporarse de nuevo a finales de febrero.

Por otro lado, decir que, además, con este dinero con el que se contó en 2016, y hablamos 2016, se consiguieron dos cosas importantes: pagar los atrasos, incluso los aplazados a 2017, que se pudieron financiar y gestionar en el final de 2016, y apurar las personas dependientes con al menos de 21 años, que fue otro colectivo con el que se hizo un plan de choque especial. En este momento no hay prácticamente ninguno, algún expediente ha entrado, de personas dependientes menores de 21 años.

Cuando hablamos de inversión en dependencia por potenciales dependientes, nos olvidamos siempre de los cabildos, y los cabildos son más de 40 millones de euros más financiando las plazas residenciales de personas dependientes. Si en algún sitio, alguna vez, el Imserso o las asociaciones que hacen los rankings tuvieran en cuenta el papel de los cabildos en esta tierra, las cifras iban a cambiar. Y, desde luego, no sé si seríamos los penúltimos o los antepenúltimos, pero puede que los últimos no. Porque en Canarias los cabildos financian también la dependencia, porque hay una historia de transferencias y delegaciones, y son más de 40 millones para financiar lo más caro del sistema, que son las plazas residenciales y los centros de atención diurna. Porque poner dinero para dar ayudas es más económico, mucho más económico, y sacamos a más gente de las listas, pero es que hay mucha gente a la que con esa ayuda no le resolvemos nada, porque con 570 euros, con suerte, si no le toca más baja, con suerte, no consiguen quién les cuide cuando tienen un alto requerimiento sanitario. Y estamos hablando de 5000 a 6000 euros de media la plaza residencial, lo digo para que multipliquen en la lista de espera a las personas pendientes de atender y puedan hacer un cálculo del dinero de que estamos hablando para poder resolver y poner a cero los contadores.

Podemos bajar y vamos a pelear por bajar. Y este año vamos a luchar por contar con más fondos de los que tenemos en el inicio del presupuesto. Porque si yo les digo que de esas 3448 altas nuevas son ayudas, y ustedes hacen el cálculo, a los 570 euros de media, se darán cuenta de que el crecimiento del presupuesto del año 2016 está consolidado y comprometido. Todo crecimiento de nuevas plazas pasa por una modificación presupuestaria de incremento en este ejercicio. Hagan las cuentas: 1523 en la provincia de Las Palmas, 1925 en la provincia de Tenerife, y hablamos de una media de 500 euros, las habrá algunas más bajas y otras mayores, pero en una media de 500 euros, pues, rondan los 20 millones. Más o menos con el crecimiento de plazas residenciales que se produjo el año pasado -y entraré en más detalle, porque ya el tiempo se me agota, en la segunda intervención- tenemos desde luego el presupuesto más que comprometido y necesidad -que ya estamos negociando con Hacienda- de una modificación presupuestaria que nos permita incorporar personas al sistema.

Sería injusto decir que en los últimos tres años no se ha producido una mejora importante. Sería injusto decir que con este nuevo Gobierno las cifras de inversión en materia de dependencia no han cambiado de manera brutal. Mire, el último presupuesto de Inés Rojas fue de 92 millones, 92. Con la llegada del nuevo Gobierno de Fernando Clavijo, año 2015, ya fueron 99, 7 millones más; pero es que en el 2016 hablamos de 140, y eso permite planes de choque y eso permite dar de alta a muchas personas en dependencia.

Pero le diré más: el plan de choque que entró en vigor en el año 2015 está solicitado desde el 2013. Usted sabe cómo funcionan los planes de choque en el Gobierno con las consejerías, que van pidiendo sus planes de choque porque la situación de falta de personal es tremenda y a veces te toca ir a la cola y van entrando y van saliendo. Yo espero que no haga falta traer aquí los papeles y que confíen en mi palabra, pero si el plan de choque se hubiera producido antes, también hubiéramos tenido antes mejores resultados.

En definitiva, lo que quiero decir es que hay mucho trabajo que hacer, y en una segunda intervención intentaré explicarle cuáles son las líneas maestras para mejorar la dependencia en Canarias de la responsable en la actualidad.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Mixto, tiene la palabra la señora diputada doña Melodie Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenos días, señora consejera.

Con motivo de su visita a La Gomera el pasado viernes, pudo conocer de mano de nuestro portavoz y de mano de nuestra consejera de Servicios Sociales del cabildo los déficits y los problemas que padecemos en materia de dependencia.

Desde Agrupación Socialista Gomera le agradecemos de antemano su voluntad y predisposición en un asunto que nos preocupaba enormemente y que, gracias al plan de choque, en breve se incorporará, tras un año de espera, un valorador o una valoradora en el módulo de dependencia, y los ciudadanos gomeros por fin podremos contar nuevamente con un servicio tan esencial para la isla y nuestros mayores. Pues, lo recuerdo, la población de personas mayores de 65 años en La Gomera asciende a más del 20 %.

Somos conscientes de la mejoría al término del 2016 en materia de dependencia en el archipiélago, que entre los meses de enero y octubre ascendieron a 4000 las nuevas altas del sistema de dependencia frente a los 2548 del mismo periodo del año anterior, y el incremento en cuanto al número de plazas financiadas en el marco de los convenios que se rubrican con los cabildos insulares.

Si bien lo anterior, quedaron algunas cuestiones pendientes, como el decreto que regula el procedimiento para el reconocimiento de la situación de la dependencia, el modelo de ayuda a domicilio que responda a las diferentes necesidades de los dependientes, la teleasistencia y la mejora al acceso al empleo como vía de integración de este colectivo.

Quiero resaltar los datos del informe anual del Diputado del Común del 2016, que sigue existiendo un importante retraso en la tramitación de las solicitudes de reconocimiento de la situación de dependencia y acceso a los recursos del sistema, superándose ampliamente el máximo de seis meses para tramitar y resolver. Y además sigue siendo mayoritario el motivo de queja por el incumplimiento del plazo del programa individual de atención, con 76 expedientes, un 56 % respecto al total. Asimismo, también nos ha llamado la atención que un 12 % son quejas de cuidadores o familiares de personas que han fallecido durante distintos momentos del procedimiento, en su mayoría con el reconocimiento de su situación de dependencia y sin disponer de un programa que conceda un servicio o prestación acorde a tal condición, siendo un 86 % las personas fallecidas en gran dependencia. Nos preocupan también los datos en el periodo transcurrido entre la resolución del grado y el fallecimiento, cuya media está en más de dos años, cuando el plazo máximo legal está establecido para esta fase en tres meses.

Agrupación Socialista Gomera entiende que la atención a este colectivo de población es prioritaria y que, indudablemente, se convierte en un reto para todas las instituciones. Por ello, creemos fundamental el compromiso de todos los poderes públicos para promover y dotar los recursos necesarios para este programa y así lograr la mejora del sistema y la calidad de vida de estas personas tan vulnerables. Y yo también opino que si se confiara más en los cabildos, la fotografía cambiaría bastante.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del grupo político de Nueva Canarias. Tiene la palabra su señoría el señor Campos Jiménez.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Buenos días, señora consejera. Buenos días, señorías.

Yo coincido con usted. Yo creo que ya pasó el tiempo de hablar de la dependencia en el año 2016. No voy a centrar mi intervención ahí porque creo que tenemos que mirar hacia futuro. Es verdad que, a raíz de su intervención, sí me gustaría hacer dos matices. Uno es relacionado con la financiación, porque es verdad que, de aquí hacia atrás, pocas cosas se han podido hacer o pocas cosas más de las que se hicieron se pudieron hacer con la escasísima financiación. Y en esto hay responsables, muchísimos responsables. De manera directa, el Gobierno de Madrid, pero de manera también muy directa el Gobierno de Canarias. Porque esta discusión la hemos tenido y yo siempre insistiré en ella. Cuando no hay recursos, se entiende, pero cuando llegan recursos adicionales, lo que sí que no se entiende es que se destinen a cosas que ni estaban detectadas, que ni estaban previstas, que no existía planificación, sobre todo cuando tenemos un déficit tan importante en muchísimas materias, por ejemplo, en el ámbito sanitario o en el ámbito de la dependencia. Por tanto, en ese caso la responsabilidad pasó de estar en este lado a estar en este otro.

Y luego porque es verdad; yo estoy absolutamente convencido con las palabras que usted ha dicho. Sería injusto no reconocer el avance que en esta legislatura hemos tenido, porque es verdad que lo de la legislatura pasada fue desastroso en materia de dependencia. Con todos los matices que queramos darle, con todo el planteamiento, la transición de un modelo a otro que usted explicaba el otro día en la comisión, y se reconoce, pero fue desastrosa. Y es verdad que se han mejorado los datos, porque se ha incrementado en algo la financiación y porque ha habido un nivel de gestión bastante mejor que el que hubo en la etapa anterior.

Pero hablar de justicia para reconocer, eso es esencial para los que aquí estamos. Pero no podemos olvidar que hablar de justicia cuando siguen existiendo miles y miles de personas que tienen derecho a un servicio, a una prestación y que no se les da, eso es un problema.

Teníamos ocasión esta mañana de escuchar a la consejera y de escuchar el debate sobre cómo otras políticas económicas, otras políticas fiscales, otras políticas presupuestarias pueden determinar que haya más recursos o menos recursos. Aquí hemos decidido que existan menos recursos, y eso al final tiene incidencia en esto.

Pero, hablando de futuro, usted todavía no llega a cien días, por lo tanto, yo no la voy a responsabilizar del problema de la dependencia. Creo que, además, lo ha orientado bien en estos primeros noventa días que lleva en el cargo. Lo que sí me gustaría es centrarme en cómo ha evolucionado en estos tres primeros meses, si tiene datos, cuántas altas se han dado en el primer trimestre, cuál es la previsión para el conjunto del año 2017 -teniendo en cuenta esa distorsión del mes de enero y febrero en cuanto a altas por lo que usted comentaba, esa proyección quizás al conjunto del año-, cuántas nuevas plazas sociosanitarias tiene previsto este Gobierno poner en marcha a lo largo de este año y cuál es el número de personas a día de hoy en la lista de espera y cuál es la previsión de este Gobierno para disminuir la lista de espera, y si usted tiene ya pues una previsión también, de cara a un futuro crédito extraordinario, para exigir en materia de dependencia una apuesta importante de este Gobierno.

Muchas gracias, señora consejera.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Podemos. En su nombre, tiene la palabra la señora Del Río, la señora diputada doña María del Río Sánchez.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenos días. Buenos días a todas y a todos.

Es verdad que con usted este tema se trata de las primeras veces, y es importante que conozcamos los planes que tiene de futuro. Pero hablar del pasado..., sí que lo hemos hablado muchas veces, es una comparecencia que hemos repetido en varias ocasiones.

El balance del 2016, aun reconociendo que crecimos mucho y que se hizo un buen trabajo, a pesar de todo eso, nos sigue situando a la cola según los informes que tenemos del Observatorio en Canarias.

No sé si tiene mucho sentido que demos datos que ya casi se han dado, pero bueno, por encima, unas pinceladas. La cobertura del sistema de dependencia en Canarias llega a la mitad de beneficiarios que en el resto de España, 4,37 frente a 8,47; la inversión pública por habitante se sitúa casi en la tercera parte, 48 euros frente a los 122; el archipiélago es, además, la comunidad con mayor lista de espera en este tipo de servicio, 43 % de los solicitantes, 13 911; y la que más beneficiarios están aún en el limbo legal, un 45,22.

Bueno, ya conocemos el informe -y no voy a repetir con datos- de la Asociación de Gerentes y Directores de Asuntos Sociales, que definen esta situación, aun reconociendo que, efectivamente, el aumento y el incremento del año pasado, en el 2016, en Canarias fue el más destacado dentro de todas las comunidades autónomas.

Claro, usted ha explicado que había veinticinco personas más trabajando y que el 31 de diciembre se fueron, ¿cuántas más se han contratado ahora? No sé si el número es igual ahora, después nos lo cuenta. Y eso es lo que queremos saber, qué perspectivas tiene usted para este año, ya sé que también se lo han preguntado mis compañeros, que me han precedido. Y, desde luego, sí es importante que contabilicemos los recursos que ponen los cabildos, queremos tener esas cuentas, porque los datos de Canarias, hecho en Canarias, no los tenemos desde hace un montón de tiempo, yo creo que es importante también que tengamos nuestros datos del dinero que va a dependencia, del que parte de los cabildos, del que parte del Gobierno de Canarias, del que llega del Gobierno del Estado, los tengamos bien claritos y nos lleguen todos para saber realmente de qué estamos hablando, dónde está el problema.

Hoy he oído unas declaraciones en radio hablando de los presupuestos generales del Estado, que hablaban de 100 millones para la dependencia, que decían que, a todas luces, eran insuficientes. Si, además, son insuficientes para todo el Estado, mucho más aun lo van a ser para nuestra comunidad autónoma, que estamos en la situación en que estamos.

Por lo tanto, necesitamos saber cuánto dinero vamos a tener y qué capacidad de trabajo, con qué criterios, con cuánta cantidad de personal adicional se está contando para ver en qué va a quedar esto.

Ahí quedamos, esperándoles.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra la señora Morales.

La señora CRUZ OVAL (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta. Señorías, buenos días. Señora consejera.

Desde luego que desde el Grupo Parlamentario Socialista coincidimos en que un buen Gobierno se define claramente por priorizar la atención a la dependencia.

El 1 de enero del 2017 se cumplían diez años de la entrada en vigor de la atención a la dependencia, y en estos diez años ha habido bastantes avatares en las coordenadas fundamentales de la atención a la dependencia: se ha recortado la financiación, se han cambiado los baremos, se ha modificado el acceso de los cuidadores, se ha suprimido que los cuidadores del entorno familiar tuvieran bonificaciones en la Seguridad Social, se ha incumplido la incorporación de las personas en el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, que tenía que finalizar en el 2013 y ha finalizado el 1 de julio del 2015... Podemos seguir haciendo un recorrido de lo que han sido estos diez años en la atención a la dependencia.

Y también queremos hacer un análisis de lo que ha ocurrido en Canarias. Cuando surge la Ley de atención a la dependencia, en Canarias había un déficit en la atención a las necesidades sociales, había dificultades en la coordinación para acceder a la oferta de prestaciones y servicios entre el Gobierno de Canarias y los siete cabildos, y había también un problema claro de desequilibrios territoriales, no era igual la atención que se prestaba en una isla que en otra.

Con eso comenzó el sistema de atención a la dependencia, con ese déficit comenzó. Diez años después, ¿cuál es la situación? La situación no es fácil, porque eso ¿qué ha supuesto? Ha supuesto, más o menos, una media de 4000 personas anuales para las que el sistema no llegó a tiempo. Porque no estamos hablando de unas personas con un estado de salud maravilloso, unas personas jóvenes; estamos hablando de una población envejecida, con una debilidad física inherente a su situación de dependencia. ¿Esto qué supone? Que tenemos que ser ágiles a la hora de darles respuestas a las personas dependientes, porque si no a muchas de ellas no va a darles respuesta el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, y con eso hay que jugar.

Por lo tanto, desde el Partido Socialista le planteamos tres preguntas: ¿cómo piensa usted mejorar la atención en la demanda a las personas dependientes?, ¿cómo va a hacer frente a la mejora necesaria en las listas de espera? y ¿cómo va a incrementar los servicios y las prestaciones de promoción a la autonomía personal y a la prevención de la dependencia que ha entrado en vigor el 1 de julio del 2015 y, evidentemente, hay que incrementar los servicios y las prestaciones para dar la cobertura necesaria?

Nada más, gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Nacionalista tiene la palabra la señora diputada doña María Elena Luis Domínguez, y le pido disculpas a la señora Cruz Oval por referirme antes a ella de forma equivocada.

Tiene la palabra, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías. Señora consejera.

Una vez más, volvemos a abordar el sistema de dependencia, en esta ocasión, para analizar la situación, en principio, del cierre del año pasado. Y seguro que podemos coincidir, señorías, en que, en términos generales, se aprecia una mejora en la gestión de los procedimientos durante el 2016, así lo refleja el informe del Diputado del Común, y también los datos y las cifras del Imserso con relación a la evolución en el número de personas de alta en el sistema. Y esto, evidentemente, no es fruto de la casualidad, sino el resultado de la adopción de diferentes medidas y acciones que comenzaron a planificarse y a aplicarse al día siguiente mismo de la conformación de este Gobierno.

Principalmente las medidas económicas, como no puede ser de otra manera. Ya en el 2015 -usted lo ha dicho- ley de crédito extraordinario y, a partir de ahí, incrementos constantes tanto en el presupuesto del 2016 como en la ley de crédito extraordinario de este mismo año, y también esperamos que en el 2017, que ha habido un incremento muy importante también durante esa ley, que esperamos, de crédito extraordinario, pues también se pueda incorporar una cantidad importante para dependencia.

Pero también medias para mejorar la gestión, entre las más importantes la incorporación de los recursos humanos -usted hacía referencia a veinticinco trabajadores, sin duda han contribuido a mejorar y agilizar los procedimientos-, pero también otras de carácter urgente que han permitido reconocer prestaciones derogadas por el Real Decreto estatal 20/2012. La señora Luzardo hablaba de personas fallecidas, yo me permito recordarle la disposición sexta del Real Decreto 20/2012 del Estado, que lo que hacía era precisamente aplazar el pago de las prestaciones, y es un ejemplo importante de lo que ha pasado, y por eso a tantas personas les ha costado cobrar las prestaciones, no solo por cuestiones económicas.

En agosto de 2015 se atendía en el sistema a 13 749 personas. A diciembre de 2016, las personas que eran beneficiarias del sistema eran 16 795. Pero, a pesar de todo este esfuerzo realizado, señora consejera, usted misma lo ha dicho: es muchísimo el camino que queda por recorrer porque sigue existiendo un importante retraso en la tramitación de las solicitudes para el reconocimiento de la dependencia y de acceso a los recursos del sistema. Lo decía el Diputado del Común, que se supera ampliamente ese plazo de seis meses, y son muchísimas, muchísimas, las personas que siguen esperando por el PIA y a las que hay que darles una solución.

Ya nos informó el otro día de que se habían renovado los recursos, de los acuerdos plurianuales con los cabildos, de ese plan de infraestructuras sociosanitarias tan importante y de todas esas medidas que anunció el otro día a las que no puedo hacer referencia por el tiempo; pero hay que ser realistas, señora consejera: todos los esfuerzos en cuanto a mejorar la gestión son bienvenidos, son necesarios, pero sin recursos económicos no se pueden materializar las altas al sistema y, por tanto, es imprescindible... Sabemos que el Gobierno de Canarias tiene esa voluntad de seguir incrementando los recursos, lo que hay que hacer ahora es convencer al Gobierno de España de que siga incrementando los recursos hasta el 50 % que le corresponde, que, aunque la señora Luzardo siempre hace alusión...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular, para esta segunda intervención, tiene la palabra la señora diputada, la señora Luzardo Romano.

La señora LUZARDO ROMANO: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Efectivamente, ya sabe que yo llevo algún tiempo en el que he decidido que estos son unos temas en los que merece la pena luchar. Porque es verdad, señora consejera, que las cosas no se han hecho bien y que queda mucho por hacer, yo creo que en eso, además, todos tenemos que colaborar y ser también eficaces a la hora de vigilar la gestión que hace el Gobierno.

Mire, a mí me sorprende, primero, ha dado algunos datos que dice que en el año 2013 se pidió el plan de choque, pero solo se consiguió en mayo del 2016. Luego, hay una cuestión, en cuanto al presupuesto, que me gustaría que me aclarara, porque su antecesora, la señora Hernández, dijo que el presupuesto a dependencia más discapacidad eran 152 millones, metió 30 de discapacidad y los 119 millones. Hubo un crédito extraordinario, como siempre en los dos años que yo llevo aquí, crédito extraordinario de 7,5 millones que normalmente es para pagar a las personas los atrasos que se tienen con las personas que han fallecido.

Y mire, yo creo que usted puede, debe y, además, va a tener el apoyo de mi grupo parlamentario si lucha por tener fondos adicionales para la dependencia. Porque, además, los datos están otras comunidades autónomas. Si usted se pone a mirar las comunidades autónomas, la verdad es que a veces las comparaciones son odiosas. Canarias tiene ahora mismo 42 000 solicitantes, tenemos en lista de espera el 45 %, pero mire, Castilla y León, como usted bien sabe, tiene 1,45 % en lista de espera, señora Luis; Extremadura tiene el 30 %; País Vasco tiene el 22; Asturias tiene el 12,8 % y Murcia tiene el 16, pero Canarias tiene el 45 en lista de espera.

Yo creo que esto no es solo un tema de financiación, sino es un tema, sobre todo, de gestión, porque nosotros estamos en la cola desde siempre, desde el principio, porque ha habido una pésima gestión a pesar de que otras comunidades autónomas han ido avanzando, y es verdad. Yo cuando leí el titular de que para que en Canarias desaparezca la lista de espera hay que esperar veinticinco años, bueno, eso alarma a cualquiera. Lo digo de verdad. O sea, yo creo que son cosas que no podemos dejar pasar por alto y que nosotros tenemos la obligación, por lo menos, de, los recursos que recibimos, destinarlos a la finalidad. Porque no se entiende que unas comunidades autónomas similares a las nuestras -lo digo en relación con el número de habitantes- tengan altas..., lo tengo aquí anotado, tengan altas de cincuenta y pico mil personas, tiene me parece que el País Vasco, y nosotros en eso no llegamos a 17 000.

Por lo tanto, yo creo aquí lo que hay que hacer es sobre todo destinar los recursos a lo que verdaderamente merece la atención, que son las personas dependientes. Mire, yo llevo algún ya intentando comparar lo que hace el Gobierno de España con lo que hace el Gobierno de Canarias. Nosotros tenemos, a nivel de toda España 865 564 personas, de las cuales, claro, 16 000 son canarios, de los 865 000. Y, además, hay más beneficiarios que en el año 2011, en total en toda España, 126 977, por lo tanto, algo pasa.

En el grado uno -que antes lo dijo también la señora Luis- a nivel de toda España, que, efectivamente, empezó el 1 de julio, están en un 42 %; Canarias, en el 25 %. Todo el mundo sabe, y usted es la primera, que además lleva Empleo, que también esto es una posibilidad para crear empleo, por lo tanto, hay más servicios profesionales, en torno al 66,21 %. Más empleo, más cobertura.

Por tanto, si alguien ha hecho los deberes ha sido precisamente el Gobierno de España. Y me voy a referir al artículo 6 de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, que yo también espero que pronto cambie, y además en este pleno estamos de enhorabuena: tenemos muchísimos fondos, que van a venir el Régimen Económico y Fiscal y va a llegar más presupuesto, con lo cual yo me imagino que el crédito extraordinario o la ampliación de la partida presupuestaria en dependencia puede ser de forma extraordinaria este año, y así lo espero; Pues este artículo 6 lo tiene muy claro, dice... recursos adicionales que se integran en el sistema de financiación y que todas las autónomas han utilizado, porque si no es imposible que una comunidad autónoma tenga 50 000 personas dadas de alta y nosotros 16 000. Dice el artículo 6 el Estado incorpora a los recursos adicionales definitivos 1200 millones de euros, repartidos entre las comunidades autónomas de régimen común en atención al peso relativo del número de personas reconocidas como dependientes con derecho a prestación.

De lo que estamos hablando, señora consejera, es que en torno a 30 millones..., o sea, en 30 millones de euros..., 60 millones de euros anuales hemos perdido en cinco años. Si Canarias hubiese destinado en los últimos cinco años los 60 millones anuales que vienen en los fondos adicionales como finalistas a la dependencia, usted, y su antecesora en este caso, hubiese contado con 60 millones de euros y hubiésemos tenido 300 millones de euros. Así se entiende que comunidades autónomas de dos millones de habitantes tengan dadas de alta a 50 000 personas, porque de otra manera no se puede entender. Por lo tanto, esta debe ser una prioridad.

Y no es cierto que la mala situación de la dependencia sea culpa del Estado. Mire, ahora le voy a dar los datos porque los tengo aquí. Castilla y León tiene de alta a 84 856 beneficiarios; País Vasco, 56 000; Castilla-La Mancha, 41 000; nosotros no llegamos a 17 000. Por lo tanto, yo le voy a hacer una propuesta, señora consejera, porque además creo que es muy importante, y usted conoce muy bien los cabildos. Hombre, yo no estoy de acuerdo en unir las dos cantidades, porque eso fue lo que hizo la señora Rojas, los 9000 maquillados, y, hombre, eso fue para que nosotros -Canarias- no estuviésemos al final de la cola en el año 2015 y cogió las 9000 personas que atendían los cabildos y los ayuntamientos por el servicio de ayuda a domicilio y los incluyó, con lo cual desaparecimos. Hombre, yo creo que una cosa son los cabildos..., que yo sé que usted tiene pendiente presentar un plan sociosanitario que seguramente será interesante por lo menos conocer y luego apoyar, pero de lo que estamos hablando es de los fondos que se deben destinar directamente para que Canarias no esté ahí al final en todas las estadísticas. Y, por cierto, me gustaría saber si tiene previsto hacer alguna aplicación, porque yo me paso mes a mes teniendo que mirar siempre lo que son las estadísticas nacionales, mientras que otras comunidades autónomas también publican la suya, porque es mucho más fácil y así no tengo que hacerle en torno a las treinta o cuarenta preguntas que le tengo que hacer para saber exactamente cómo vamos avanzando.

Mire, ahora vamos a tener los fondos, como dije, del REF y de los presupuestos generales del Estado, me gustaría saber qué previsión tiene usted este año de cómo va a ser la ampliación de la partida presupuestaria y, sobre todo, a cuántos beneficiarios va a atender y a cuántos va a meter en el sistema. Porque, claro, si solamente cogemos y rebajamos de la lista de espera, de los 42 000 que son solicitantes de la dependencia nunca van a llegar y van a pasar efectivamente los veinticinco años.

Yo creo que usted es una mujer valiente, que va a dar ese paso adelante, que además tiene interés en enderezar este rumbo, en arreglar este desaguisado y el desastre que ha sido durante todos estos años, y, sobre todo, nosotros lo que le pedimos es que anteponga los intereses de los dependientes a cualquier otro interés, y además va a contar con el apoyo del Grupo Popular si pide que los fondos que corresponden sean para la dependencia canaria.

La anterior consejera -es una pena que no esté aquí- me acuerdo de que me contó, y se lo cuento porque seguro que usted también lo sabe, y además creo que fueron de viaje a Castilla y León porque querían copiar el modelo de Castilla y León, entre otras cosas, porque, en lo que es todo el procedimiento, no es tan largo como el nuestro, sino que es en un solo acto administrativo. Y, hombre, vamos a ver, si Castilla y León todo el mundo sabe en toda España que es el modelo de gestión que hay que copiar, que hay que importar, me gustaría saber qué va a hacer con ese decreto que nos contó..., mire usted, lo contó Marta Arocha el año pasado en verano, que estaba trabajando en un nuevo decreto. Yo creo que ese decreto se ha quedado en un cajón, porque nunca supe de ese decreto, que era copiando el modelo de Castilla y León.

Y le voy a proponer, porque yo creo que es muy importante, que nos planteemos transferir a los cabildos la gestión de la dependencia, porque el Gobierno, lo digo de verdad, el Gobierno de Canarias no ha funcionado, lo dijo también antes la señora Melodie. Yo creo que, además, es fundamental que si los cabildos..., primero, son la Administración más cercana, son una Administración que está descentralizada, y uno de los ejemplos que ponen de Castilla-La Mancha es que precisamente el éxito ha estado en la descentralización que ha hecho la prestación. Por tanto, le planteo, porque yo creo que va a ser mucho más eficiente y va a ser la clave para los dependientes, que cuanto antes se cumpla con la ley, se cumpla con los seis meses y, eso sí, con la ficha financiera correspondiente, yo creo que hay que plantearse transferir a los cabildos la dependencia. Esta era una propuesta que llevaba mi grupo parlamentario, mi partido, en nuestro programa electoral y creo que agilizaría, porque aquí lo que se trata es de resultados. Yo me imagino que el Gobierno de Canarias quiere lo mejor para los canarios, y si lo mejor para los canarios pasa por que los cabildos sean los gestores de la dependencia, pues yo creo que lo hemos conseguido.

Y termino deseándole mucha suerte y espero no tener que volver a hacer una comparecencia solo para dejar claro que estamos bajando, que estamos disminuyendo en el número de altas de beneficiarios de la dependencia.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para finalizar esta comparecencia, en nombre del Gobierno tiene la palabra la señora consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, doña Cristina Valido García.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): Gracias, presidenta. Gracias a todos los intervinientes por el tono y por el afán de colaborar, de colaboración.

Las puertas de la consejería y de la dirección general están abiertas para ustedes, para todos y todas los que han intervenido. Yo les invito a que, cuando quieran, no hace falta que me pregunten ni que me pidan comparecencias, que vayamos y vean el ritmo de trabajo de la gente, que veamos cómo están, que veamos el enorme esfuerzo que han hecho y que están haciendo para mejorar los datos, y que pregunten en primera línea aquellas cosas que dudan o que les preocupan. Yo estaré encantada de acompañarles.

Voy a empezar contestando a las intervenciones para luego fijarme en lo que son un poco los retos y las líneas de trabajo.

En el caso de La Gomera. Efectivamente, en mi primera comparecencia en una comisión plenaria La Gomera me reclamó la valoradora, que desde noviembre estaba de baja y no había sido sustituida. El mes pasado se dieron las citas y este mes está la valoradora nueva que hemos contratado y, además, la valoradora que estaba de baja con suerte se nos va a incorporar en breve, con lo que vamos a tener dos personas, y espero que en un mes recuperemos las cifras. La Gomera ha batido el récord de espera, con 489 días para valorar; en este mes yo espero que queden, por lo menos las valoraciones de la isla, resueltas.

Y comparto con usted en que hay un problema de desconfianza con los cabildos generalizado que no nos ayuda a mejorar en una tierra tan singular, tan diferente y en la que las instituciones, de darse la mano, podrían avanzar mucho más. Por eso, de ahora en adelante le plantearé un poco la idea de futuro respecto a la dependencia.

Don Luis Campos, yo comparto absolutamente su intervención, y le agradezco que no me responsabilice de los datos anteriores y que recuerde que no llevo cien días en el cargo, porque estoy viviendo en una especie de paranoia en la que de repente todos los datos buenos son de los anteriores y los datos malos me tocan a mí, que llegué el mes pasado. Entonces, es bueno que de vez en cuando alguien ponga un poquito de sensatez y recuerde que este equipo está empezando y que los datos y las cifras que tenemos, para bien o para mal, son heredadas. Yo tampoco me voy a arrogar ningún mérito en las cifras que no me corresponden, pero no me van a achacar a mí las que no son mías.

Dicho eso, diez años de dificultades enormes, lo ha dicho el Grupo Socialista, lo dije resumidamente, a mí en diez minutos no me da tiempo a hablar de lo que ha sido la dependencia en Canarias y de la situación actual. Pero se han dicho cosas que son claves, absolutamente claves, para que tengamos los resultados que tenemos hoy, en materia de financiación, de decisiones tomadas, de recortes, de cuidadoras en el entorno: claves para la situación que tenemos hoy.

Aquí no hay tiempo, y lamento que en ocasiones las interpretaciones y las lecturas de asuntos tan gordos y tan profundos como la dependencia, en muchos lugares, sean tan superficiales. Parece que nos alegramos de que se hable mal de Canarias y de nosotros y de nuestras cosas; nos pasa en dependencia y en otros muchos asuntos. A mí me da enorme tristeza, porque lo que tendríamos que hacer es pelear para conseguir que las diferencias que nos alejan de esos modelos continentales, que arrojan otros datos, sean reconocidas y financiadas. Esa es la clave de la mejora, no que aprovechemos los malos datos para estar aquí diciéndonos de todo.

Señora Luzardo, usted plantea datos del Imserso, que sigue sin reconocer la financiación de los cabildos, y usted habla de la inversión media por habitante y se olvida de que los cabildos financian residencias y centros de día. Pero es más, hay muchos más dependientes atendidos en Canarias con un esfuerzo enorme por parte de muchos municipios que todavía mantienen residencias con dependientes, residencias pequeñitas, de diez, de quince usuarios, que son insostenibles, insostenibles, porque con los decretos y la ley actual el personal que tienen que tener para diez o quince personas hace que tengan unos agujeros brutales. Y no nos olvidemos, no podemos obligar a la gente a solicitar la dependencia tampoco. La gente que está atendida en esas pequeñas residencias municipales, que tiene ya sus servicios, se lo piensa. Se lo piensa porque oye hablar de decreto de copago, se lo piensa porque oye hablar de que la prioridad son los más dependientes y tienen miedo de que alguien le diga "oiga, a usted no le corresponde, en la lista hay gente peor que usted". Y no podemos obligarles, por mucho que intentamos, a esos dependientes reales, no visibles en nuestras listas, a solicitar la dependencia.

Pero vamos a hablar de futuro. Mire, el futuro a unos puede preocuparles y para otros puede ser un motivo de optimismo si hablamos de la posibilidad de creación de empleo, si hablamos de un escenario diferente. Pero la realidad nos dice que dentro de dos años tendremos 60 000 mayores más 65 años, con lo que el crecimiento exponencial de demanda de recursos de dependientes en relación con las posibilidades de crecimiento económico va así, así (haciendo un gesto con las manos), con lo que difícilmente nos vamos a encontrar; pero no aquí en Canarias, en todo el Estado español. Formamos parte de una comisión de reflexión, análisis y estudio del sistema de dependencia con otras comunidades autónomas y todas tienen la misma preocupación: cómo vamos a hacer sostenible este sistema en el futuro, cómo vamos a mantenerlo.

En el año 2030 vamos a tener una media de 100 000 dependientes en Canarias. Hagan números, hagan números. Por eso es importante trabajar en muchas cosas, no solo en incorporar dinero para acoger a las personas que ya tienen valoración y PIA e ingresarles la ayuda y decir "tenemos 4000 más". Por eso es importante construir residencias y centros de día, porque vamos a tener miles de demandas, miles de peticiones más de mayores a los que no les resuelve nada una ayuda de 500 euros. Por eso tenemos que sacar adelante el plan de infraestructuras sociosanitarias con el que se ha comprometido el presidente y en el que estoy trabajando con los cabildos, a la espera de que cada cabildo me dirija su plan insular. Porque son los cabildos los responsables de la planificación insular y son los que tienen que decidir la zona, el sitio, el lugar donde hay que desarrollar plazas de bajo, de medio o de alto requerimiento sanitario. Por eso estamos trabajando también con la Fecam, y se nos abre una línea nueva de trabajo, que es la nueva ley de servicios sociales. Porque con el catálogo de servicios que tenemos que desarrollar tenemos que profundizar en la ayuda a domicilio, porque tenemos que atender a muchas personas pensando, como pensaba la ley en su origen, en la autonomía personal, y porque no vamos a tener recursos en los próximos veinte años, ni creo que sea lo que ustedes quieren, porque pasaremos a estar nosotros en esa lista, una residencia; porque muchos aspiramos a, con un poquito de ayuda, poder seguir en nuestra casa.

Y tenemos que trabajar con los ayuntamientos para reforzar todos los sistemas de ayuda a domicilio, de teleasistencia, de transportes adaptados para hacer que la gente mayor que no tiene familiares en su entorno pueda ir a un banco, pueda ir a un médico: hay un montón de servicios que tenemos en los que tenemos que profundizar. Pero que, mientras la ley de dependencia siga priorizando a los más dependientes, a los grado III, tendremos que buscar, vía ley, un catálogo de servicios que responda a nuestros mayores que no están en ese grado de dependencia y en los que tenemos que trabajar la prevención. Que tenemos que atender de otra manera, y también en las islas con menos población y en los municipios más alejados de los recursos, donde nuestros mayores están prácticamente aislados. Tenemos que diseñar un catálogo que responda a nuestra tierra, que nada tiene que ver con el continente y con otras comunidades.

Y ese es el reto, eso lo que queremos hacer en el próximo año y medio. Por lo menos, dejarlo perfectamente avanzado, pactado y consensuado, y les voy a invitar a todos porque quiero que todos estén en la elaboración de ese catálogo, pero también en las negociaciones con la Fecam y la Fecai.

Usted lo decía, lo decía en La Gomera y lo digo yo cada vez que me subo aquí: Canarias tiene que tener un modelo descentralizado, y cabildos y ayuntamientos pueden hacer una labor importante en la valoración de los informes sociales. Todavía no entiendo por qué no se hizo desde el principio, pero si busca en las hemerotecas me verá pidiéndoselo a Inés Rojas.

¿Por qué un trabajador social recién contratado de un plan de choque puede hacer mejor un informe que un trabajador social de Valle Gran Rey que conoce al señor, que lo ha visto envejecer, que lo ha visto empeorar y que sabe que su familia está en Venezuela? ¿Por qué? ¿Por qué no delegamos lo que tenemos que delegar y entre todos creamos una red de asistencia y de estudio a los dependientes? Ese es el objetivo, no solo crecer en dinero para dar más ayudas y llegar a final de año y decir: "mire, que es que como presumieron que lo hicieron bien porque dieron 3000 ayudas más, yo he dado 5000", ese no es mi reto. Mi reto es ordenar el sistema, contar con ayuntamientos y cabildos, descentralizar, y que el sistema canario de la dependencia se defina por sí solo y se distinga porque responde a su realidad, y en eso espero encontrarlos a ustedes, no esperando la cifra de una... Ah, por cierto, que se me acaba el tiempo: treinta y seis personas de plan de choque son once más de las que se contrataron el año pasado porque necesitábamos atender lista de espera de familias numerosas y en discapacidad.

Estoy elaborando un nuevo plan de choque que no sé lo que voy a tardar en conseguir, pero necesitamos bajar el retraso en los reconocimientos de discapacidad, y porque no salga en el ranking y en los estudios de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales no deja de ser un problema grave que hay que atender. Y le aseguro que mis prioridades y mi política no la van a decidir las estadísticas de ninguna entidad privada, ni siquiera las del Imserso.

(Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio, le concede un minuto más).

Termino, pues, casi repitiendo lo que decía: nos hemos centrado en la dependencia, que es gravísimo, es verdad, pero las familias numerosas necesitaban una ayuda urgente. Las personas con discapacidad que llevan más de un año esperando a que se les reconozca para poder contar con sus servicios necesitan ayuda urgente, y cuando hablamos del plan de choque no hablamos de veinticinco, hablamos de treinta y seis porque queríamos atender no solo a los dependientes, también otros colectivos que están sufriendo y que lo están pasando mal. Porque la prioridad no la pueden marcar los titulares ni siquiera, discúlpenme, señorías, las intervenciones de esta Cámara. Las prioridades las marcan los ciudadanos, las ciudadanas que tocan la puerta todos los días, que me escriben por las redes, que me escriben por email, que me paran en un barco y en un avión cuando voy a cualquier isla...

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1010 Sobre -Consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda-, sobre el Sistema de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia al cierre del ejercicio 2016.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico