Diario de Sesiones 74/2017, de fecha 19/4/2017 - Punto 16

9L/PPL-0001 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE DISCAPACIDAD, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE PERROS DE ASISTENCIA PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Y vamos ahora al último punto del orden del día, señorías, que es el dictamen de la comisión de la proposición de Ley, del Grupo Popular, de Perros de asistencia para personas con discapacidad en la Comunidad Autónoma.

Para la defensa, la intervención, un único turno -no hay ninguna enmienda viva-, siete minutos por cada grupo.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): ...(Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Siete más dos, señora portavoz, para intentarlo.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

El letrado, siguiendo la indicación que se le dio en la Junta de Portavoces, nos informó que cada grupo tenía una intervención única de diez minutos.

La señora PRESIDENTA: Pues muy bien, pues será única de diez, sin ningún minuto más de adición.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Bien. Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Diez minutos.

Empieza el Grupo Popular. Señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Buenas tardes, señorías.

En primer lugar, quiero confesarles que para mí es el punto más importante del orden del día la aprobación de una ley. Yo creo que la aprobación de una ley, además una ley que es muy importante, debería no ser el último punto del orden del día de un pleno, pero, bueno, esa es mi humilde opinión y espero que algún día, pues, las leyes que son importantes estén en otro momento presentadas en el orden del día.

En primer lugar, queríamos, sobre todo, felicitar, yo creo que tenemos que felicitar a las personas, sobre todo a las personas con discapacidad, que llevan desde hace mucho tiempo, incluso desde hace años, demandando una ley como esta de los perros de asistencia para las personas con discapacidad. Ustedes permítanme que en el Grupo Popular tenemos una gran satisfacción porque esta ley se va a aprobar hoy y porque, además, ya en la toma de consideración se acordó por unanimidad para permitir esta tramitación y darle cobertura legal a los perros de asistencia para las personas con discapacidad, para que pudieran tener su acceso al entorno, a todos los establecimientos de uso público, sean tanto de titularidad pública como privada.

En primer lugar, también permítanme agradecer, pues, a todos los que han hecho posible el resultado de este trabajo. Especialmente nuestro agradecimiento a la ONCE, a la Asociación Canaria de Perros Guía y a la Asociación Atapgc, Terapican Gran Canaria, de perros de terapia asistida. También me van a permitir que nombre no solo a mi portavoz, que fue la que defendió esta proposición de ley, sino también a mi compañera Victoria Ponce, que fue la que trabajó en la legislatura pasada este texto.

Señorías, hemos tardado mucho, quizás mucho tiempo, pero creo que era una necesidad actualizar la legislación vigente, que hasta ahora solo incluye a los perros guía para las personas con discapacidad visual, pero están en tierra de nadie o hasta hoy han estado en tierra de nadie los perros de asistencia para otras personas con distinto tipo de discapacidad.

Inicialmente estábamos, señorías, ante un texto que era bastante sencillo, pero la verdad es que en ponencia quiero confesar que nos resultó bastante complejo y creo que hemos analizado artículo por artículo y yo diría que palabra por palabra, sobre todo también para cotejarla con otras leyes que están en vigor en otras comunidades autónomas. Yo les confieso, sinceramente, que hemos aprendido mucho, hemos aprendido mucho de los perros de asistencia, también de los perros de terapia y de la dificultad -que esto es lo más importante- que tienen las personas con discapacidad cuando necesitan de la ayuda de un perro para acceder a cualquier lugar.

Es una ley corta de 29 artículos, 9 disposiciones adicionales y 2 disposiciones transitorias, pero creo que con las enmiendas que presentaron especialmente la ONCE al final nos ha quedado un texto bastante moderno, yo creo que lo más actual posible y sobre todo, muy importante, que defiende el artículo 49 de nuestra Constitución, que obliga a todos los poderes públicos a realizar una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de las personas con discapacidad física, sensorial e intelectual, a las que debemos prestar atención especializada y que debemos amparar especialmente para que puedan disfrutar de todos los derechos que nuestra Constitución otorga a todos los ciudadanos.

La accesibilidad universal es la condición que deben cumplir los entornos, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas, en condiciones de seguridad y comunidad, de la forma más autónoma y natural posible. Este principio de accesibilidad universal es, por tanto, uno de los referentes de las políticas públicas. Sin esta accesibilidad a los espacios, los entornos y los lugares, difícilmente podrán disfrutar o ejercerse los derechos que están recogidos en nuestra Carta Magna.

Esta es la puerta de entrada para alcanzar y acceder a una efectiva igualdad de oportunidades, tal y como establece también la Convención de la ONU de los Derechos de las Personas con Discapacidad del año 2006, y estamos en el año 2017.

Por todo ello, señorías, presentamos nosotros esta proposición de ley para regular y facilitar su acceso a los espacios públicos y privados, acompañados, para su autonomía, del perro de asistencia, perro que tiene que ser adiestrado, y no voy a entrar en el contenido de la ley porque creo que especialmente los ponentes afortunadamente nos lo hemos aprendido muy bien. Y creo que es muy importante también establecer que hoy se marca un antes y un después, porque esta comunidad autónoma va a tener una regulación apropiada, como ya tienen otras comunidades autónomas.

En la defensa que hice en comisión les dije que a mí me llamó mucho la atención, pues, un incidente, yo creo que un incidente que fue un suceso, que sufrió el deportista invidente, el nadador Enhamed Enhamed, que denunció que no pudo acudir con su perro a un restaurante en Las Palmas de Gran Canaria. Él puso una queja en su Facebook y la verdad es que en aquel momento pasó un mal trago, y además dice que sufrió porque no se aplicaba la Ley 8/1995, de Accesibilidad y Supresión de las Barreras Físicas.

Señorías, ya nos podemos situar como Murcia, Valencia, La Rioja, País Vasco, Galicia, Cataluña, Baleares, Extremadura, Navarra y Madrid. Ya era hora de garantizar este derecho, siendo como somos también una comunidad que recibe más de quince millones de turistas al año. Las leyes siempre van por detrás de la realidad, pero tenemos la obligación de elaborar y aprobar el texto normativo que dé cobertura a esta realidad, defendiendo siempre el interés general de las personas, en este caso con discapacidad, que necesitan de la ayuda de un perro de asistencia para acceder al entorno y conseguir cierto grado de autonomía.

Por eso, señorías, me empeñé -y creo que al final lo conseguimos bien- en dejar una puerta abierta en la disposición adicional a algo que va imperando cada vez más, que son los perros de terapia. Mucho hemos debatido sobre este particular. Mi grupo parlamentario dejó claro que sea el reglamento el que establezca también las condiciones para que estos perros puedan tener cobertura legal y desarrollar su actividad.

La diferencia de España con otros países como Estados Unidos o Canadá es que al hablar de perros de asistencia o de terapia en la legislación es que, además está regulado, son admitidos por ley en cualquier establecimiento y medio de transporte, pero en España no lo hemos conseguido. Solo algunas comunidades, como el País Vasco, Galicia, Valencia y Cataluña, cuentan con una legislación específica para ello. Castilla y León ha sido una de las comunidades autónomas que ha hecho una interpretación amplia para permitir el acceso de los perros de terapia.

Y termino. No se lo voy a leer pero les recomiendo un artículo de El Mundo que salió el 17 de enero, donde cuenta que los perros entran en el hospital.

Señorías, nosotros lo que hemos hecho es sobre todo intentar hacer la mejor ley. Espero que el reglamento no sea como el reglamento de la PCI, que todavía no se ha desarrollado, y que sobre todo lo que nos preocupa son las personas que tienen discapacidad para que puedan acudir con sus perros de asistencia y tener el acceso garantizado.

Muchas gracias y también gracias a todos los grupos por el apoyo. Yo creo que han sido un ejemplo de cómo hay que trabajar una ley.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Luzardo.

Al final estamos en el tiempo que habíamos dicho.

El resto de los grupos, de menor a mayor. Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

Señora Hernández, ruego, por favor, si es tan amable, para poder escuchar a los demás. Señora Hernández, para poder escuchar a los intervinientes, por favor (dirigiéndose a la señora Hernández Gutiérrez, que se encuentra en ese momento dialogando con la señora Luis Domínguez).

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Bueno, no agotaré tampoco todo el tiempo ya que hablamos de una ley que tendrá un apoyo unánime y en la que hemos trabajado durante bastantes meses. Aprobamos una nueva ley que permitirá que cientos de canarios que necesitan tener a su lado a su perro de asistencia puedan ejercer su derecho de acceso sin impedimentos y en condiciones de igualdad al resto de ciudadanos.

Hoy en día no podemos quedarnos en las meras palabras. Tenemos que conseguir tener una accesibilidad plena y que el respeto a la diversidad funcional sea una realidad social.

En pleno pasado se aprobó por unanimidad la petición que hicimos desde nuestro grupo para que se apoye a cabildos y municipios para que se eliminen las barreras arquitectónicas. Con la aprobación de esta ley contribuimos para que todas las personas que van a cualquier sitio son sus compañeros animales no se encuentren con un "no puede entrar con el perro". Una respuesta insolidaria y excluyente que vulnera los derechos subjetivos de quien pretende acceder como el resto de los ciudadanos. Con esta ley dejará de darse esta situación en Canarias, o al menos eso esperamos aquellos que la hemos trabajado, y si se produce nuevamente, para ello la ley establece sanciones.

Terminamos, pues, el cauce legislativo de una proposición de ley en la que hemos trabajado y debatido buscando el máximo consenso entre todas las fuerzas políticas. Agradezco a todos los grupos su talante constructivo y el esfuerzo realizado, así como a las organizaciones que han contribuido con sus ideas a la creación de esta ley, esperando que el texto legal que aprobamos hoy sea el mejor para dar respuesta a las personas que necesitan de estos compañeros en su día a día.

Por supuesto la ley se asegura de que los perros de asistencia estén bien cuidados y que se cumpla con las necesidades y el bienestar animal, algo que también se plasma en esta norma. Por tanto, decirles que no nos hemos olvidado de ellos, pero tampoco debemos olvidarnos de que la importancia se pone en la persona, porque también nos aseguramos de que los perros sean correctamente adiestrados e identificados. Por eso se recogen aspectos tan importantes como definir los tipos de perros que prestan sus servicios y quiénes son los usuarios que pueden obtener un perro guía. Hablamos de una figura de apoyo vital en la vida de estas personas, por lo que no debemos minimizar su importancia y también velar por la seguridad y el bienestar de los usuarios.

La Agrupación Socialista Gomera está orgullosa de haber participado en el debate y aprobación de esta proposición de ley de título "Perros de asistencia para personas con discapacidad en la Comunidad Autónoma de Canarias"; sin embargo, hoy el logro es de toda la sociedad canaria, porque hemos dado un paso más hacia una sociedad más inclusiva. Por eso estamos de enhorabuena y debemos felicitar especialmente a los usuarios de perros de asistencia, esperando que no se vulneren nunca más sus derechos; pero también felicitar a las personas encargadas de la educación de los cachorros, a los centros de adiestramiento, que hacen que todo esto sea posible, y a los colectivos que siempre han estado detrás de estas personas y familias.

Eso sí, este hito nos debe hacer reflexionar a todos en por qué hemos tardado tantos años en tener una ley similar en Canarias y en qué nos falta por hacer. Así que, señorías, no nos durmamos en los laureles y usemos sabiamente la experiencia adquirida, tanto en esta proposición de ley como en el trabajo constante que realizamos en la Comisión de Discapacidad, para mejorar la vida de todos los canarios y que todos tengamos un mayor respeto y concienciación de nuestra diversidad.

Trabajemos, pues, en un plan de salud mental y en otros tantos asuntos que aún están por resolver, y tengamos siempre presente lo que nos queda por hacer. En la pasada legislatura se estudiaron todas estas cuestiones que se plasmaron en un dictamen, en propuestas y resoluciones; en esta legislatura debemos ponernos en marcha para dar soluciones reales y tangibles, como esta ley, a quienes necesitan que se les dé respuesta desde el Gobierno, pero también desde la Cámara. Hagámoslo posible entre todos.

Simplemente reitero otra vez mi agradecimiento al resto de los grupos. Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Nueva Canarias. El señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Hace aproximadamente un año y medio entraba en esta Cámara una proposición de ley, a propuesta del Partido Popular, y se admitió a trámite por unanimidad. Yo decía en aquel momento que probablemente era una ley que cuando uno lee el texto o el título de la misma puede pensar que tiene poca relevancia; en absoluto, todo lo contrario. Obviamente no tiene poca relevancia hacia quienes va dirigida, pero yo creo que tiene un plus añadido: porque nos dignifica como sociedad, nos dignifica como persona y nos dignifica, en este caso también, como Parlamento, por lo que supone y por a quien va dirigida.

Precisamente en la legislatura pasada aprobábamos la creación de una Subcomisión de Estudio de la discapacidad y de ahí surgieron ocho conclusiones y diecinueve recomendaciones, pero básicamente yo la centraría en dos aspectos que vienen a dar mayor sentido a la presente ley: la evaluación del cumplimiento de los objetivos y finalidades de la normativa ya existente en materia de discapacidad, proponiendo en su caso las reformas normativas que sean oportunas para conseguir que nuestras leyes sean justas, eficaces, útiles, idóneas, aplicables y adaptadas; segundo, también era imprescindible que los poderes públicos adopten una visión transversal en relación con la discapacidad y, consecuentemente, la normativa autonómica en la materia debía regirse por este principio.

Esto que es fundamental, que en ocasiones damos por hecho, damos por hecho muchas cosas en nuestra vida diaria, en nuestra rutina diaria, y aún así legislamos a veces hasta la extenuación aspectos que debían regirse fundamentalmente desde el sentido común...; sin embargo, si esto es así en aquellas personas que tienen menos dificultades en su día a día, es absolutamente necesario no darlo por hecho nunca en aquellas personas que tienen algún tipo de discapacidad. Cosas tan sencillas como un rebaje en una acera, una escalera o una señal acústica, dependiendo del tipo de discapacidad de que hablemos, pueden ser auténticas barreras: barreras de integración, barreras de vida, barreras de dignificación.

Por eso, cuando hablamos de una ley que aborda la realidad, el acceso y los derechos, por supuesto también las obligaciones, de los titulares de los perros de asistencia para personas con discapacidad, damos un gran paso en el proceso de avanzar hacia una sociedad mejor, una sociedad de iguales, al menos en lo que se refiere a la igualdad de oportunidades.

Ya lo comenté en una ocasión, porque cuando lo escuché por primera vez me impactó, nunca lo había visto desde esa perspectiva. En una comisión recuerdo unas declaraciones de la diputada María Guadalupe González Taño. Ella decía que una persona con discapacidad no tiene por qué ser una persona dependiente; será o no dependiente en la medida en que articulemos o dejemos de hacerlo medidas y recursos que eliminan barreras u obstáculos. Continuará con su discapacidad, por supuesto, pero puede ser absolutamente independiente y autónoma, y esta ley avanza en ese sentido.

Para finalizar, agradecer a todas las asociaciones, organizaciones y personas que nos ayudaron a mejorar la ley a través de las distintas enmiendas y a entender el sentido de las enmiendas y el alcance que esta ley podía y de hecho tiene; agradecer también el espíritu de trabajo, de consenso mayoritario, con alguna discusión en el medio pero bastante mayoritario, de todos y todas los que hemos participado en la ponencia de ley; y, en definitiva, como decía al principio, felicitar a aquellas personas a las que va dirigida y, de manera general, al conjunto de la sociedad canaria, porque creo que hoy, con la aprobación de esta ley, somos todos y todas un poco mejores.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Turno ahora del Grupo Podemos, señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Buenas tardes. Gracias, presidenta.

Quería hacer un pequeño inciso antes de empezar y dejar constancia del trato discriminatorio que esta Mesa del Parlamento ha tenido hacia nuestro grupo. En este caso nos alegramos, nos alegramos de verdad porque la portavoz del Grupo Popular ha podido intervenir en primer lugar, como así creemos que debe ser porque esta iniciativa es de su grupo, pero dejar claro que cuando Podemos presentó la ley de violencia de género esto no fue así. A pesar de pedirlo, se nos negó esa posibilidad, y quiero dejar constancia de la diferencia de trato que hay hacia unos y otros partidos.

En cuanto a la ley, en primer lugar nos gustaría destacar que esta es la primera ley que sale fruto del trabajo de esta Comisión de Discapacidad. Y queremos agradecer sobre todo la llegada de esta iniciativa al Parlamento a la fundación de perros de terapia ATAP, que fue su impulsora, y luego a todas las asociaciones que han colaborado con sus enmiendas para mejorar la ley.

La necesidad de esta ley era obvia debido a que la legislación canaria solo tiene una breve reseña referente a los perros guía en el artículo 20 de la Ley de 1995, de accesibilidad. Este articulado era evidentemente insuficiente, teniendo en cuenta que hoy en día hay más de medio centenar de perros guía transitando por nuestras calles regularmente y otros tantos que dedican sus servicios a ayudar a personas con otros tipos de diversidad funcional y enfermedades. Todos ellos se estaban encontrando con una gran variedad de impedimentos y de problemas a la hora de acceder a diferentes servicios, tanto públicos como privados, acompañados de sus perros de asistencia.

Queremos destacar que hemos intentado mejorar y solucionar con esta ley algunos de los artículos presentes en leyes que ahora mismo están en vigor, en leyes similares en otras comunidades autónomas también. Estos artículos entraban en conflicto con los derechos de las personas con diversidad funcional, por su generalidad en algunos casos y por imprecisión en otros. Gracias a la información y a las enmiendas que nos han hecho llegar diferentes asociaciones de Canarias, incluso también de la Península, pues, hemos podido corregir algunos aspectos fundamentales. Por ejemplo, el concepto de "derecho de acceso, deambulación y permanencia" es un concepto que es fundamental en esta ley. Y en estos términos, tal cual aparecía en otras leyes de otras comunidades autónomas y también en esta originalmente, se había detectado que producían problemas, ya no tanto a la hora de entrar, porque sí que se les permitía el acceso al local, pero sí a la hora de permanecer en el establecimiento, es decir, se les obligaba a estar con sus perros en un lugar determinado, apartado -generalmente además eran lugares que no eran precisamente acondicionados- y no podían deambular por el establecimiento para acceder a la barra o a los aseos. Todo esto ocurría sin que el propietario tuviera la sanción correspondiente porque la ley era demasiado ambigua. Esto es una auténtica aberración que, como he dicho, no solo estaba pasando, está pasando aquí, en Canarias, sino que pasa en toda España, ¿no?, o en casi toda España.

Por otro lado, también hemos modificado el régimen sancionador, el procedimiento y la prescripción de infracciones y sanciones, porque son insuficientes. Y en esto sí hemos conseguido entre todos llegar a un acuerdo, bueno, hemos conseguido llegar a un acuerdo en todo prácticamente en la ley porque al final no ha salido ninguna enmienda viva.

En este tipo de leyes, aunque parezca contradictorio, se suele criminalizar en demasía a los usuarios de perros de asistencia y, sin embargo, a los infractores muchas veces o no se les condena o tienen unas sanciones tan insignificantes que muchas veces les vale más la pena volver a prohibir la entrada a esta persona otra vez que pagar la sanción, ¿no? Entonces lo que hemos hecho ha sido endurecer las penas para que estas personas al menos se lo piensen a la hora de volver a vulnerar los derechos de estas personas.

Por poner un ejemplo, han sido tantas las ocasiones en las que estas personas se han visto sin poder acceder a determinados centros que han tenido que recurrir a campañas de recogida de firmas. No sé si las han visto, la de "No sin mi perro guía", que abarca también a toda España, que es una de las recogidas más destacables, ¿no?, que también después producen presentar estas leyes en los parlamentos.

Por último, volver a agradecer a las asociaciones: a la Fundación ONCE del Perro Guía, Fundación ATAP, Asociación de Usuarios de Perros Guía de Canarias. Y nuevamente quiero volver a agradecer públicamente a nuestro compañero Abel y a su perro Flint, su perro guía, que es el que nos ha ayudado a comprender mejor esta ley y a trabajarla.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Antes de dar la palabra al siguiente grupo, señora Arnaiz, quiero, en relación con la crítica que ha hecho a esta Mesa, quiero decirle que quien se ha equivocado es esta presidenta, porque al leer el guión que tenía, los servicios lo habían puesto bien... (ininteligible) los diez minutos, la portavoz me pidió el tiempo, más, y yo seguí de inercia. Ha sido un error que asumo yo personalmente.

Lo que sí le pido es que no quede constancia de los criterios diferentes de esta Mesa, porque no es así. Yo asumo el error personal, tengo derecho a equivocarme.

Si le parece...

¿No se me ha oído lo que he dicho?, ¿se ha oído o no se ha oído? Estoy diciendo que me he equivocado, que he sido yo la que me he equivocado y que ruego que retire eso porque ha sido un error personal mío.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ (Desde su escaño): Le agradecemos la sinceridad y que no conste en acta.

La señora PRESIDENTA: Se lo agradezco. Disculpen, pero también tengo derecho a equivocarme. Lo siento.

Grupo siguiente, el Grupo Socialista. Señora Cruz Oval.

La señora CRUZ OVAL (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

En primer lugar, quiero agradecer, como no puede ser de otra manera, la colaboración del Cermi Canarias, de la ONCE y de la Asociación de Perros Guía. Sin duda la colaboración de estas entidades ha contribuido a que tengamos una de las mejores leyes de perros de asistencia de España. Esta colaboración es la que ha originado que efectivamente el texto inicial, casi idéntico a la Ley de Perros de Asistencia de Murcia, haya mejorado sustancialmente. Quiero dejar claro que además estas asociaciones han contribuido a traducir a la práctica la ley, porque una ley puede ser técnicamente perfecta pero depende de quién la lea o la interprete y dónde se puede interpretar de una manera u otra.

Por otra parte, quiero plantear que sin duda la no accesibilidad supone un hándicap muy sutil e importante, que supone en sí una discriminación indirecta para las personas con discapacidad frente a las que no tienen discapacidad.

Y que esta ley no solo regula la importancia que tienen los perros de asistencia sino también establece los derechos y obligaciones de las personas usuarias de perros de asistencia, cuáles son los requisitos y procedimientos para un perro ser considerado perro de asistencia y, como no puede ser de otra manera, se establece un régimen sancionador para efectivamente garantizar que haya un derecho real y efectivo de igualdad de oportunidades.

Es una ley que -ya lo decía anteriormente el señor Campos- puede parecer que no tiene importancia; sin embargo -ya lo hemos dicho en muchas ocasiones-, todas las leyes, todas las acciones que contribuyan a que un grupo vulnerable, que tenga vulnerabilidad social, consiga avances, de esos avances se beneficia el conjunto de la sociedad. Por eso estamos ante una ley importante. Una ley que no solo va a facilitar que esos perros de asistencia contribuyan a la inclusión social de las personas con discapacidad sino supone además -este perro de asistencia- un elemento fundamental para las personas con discapacidad, porque a nivel emotivo le da seguridad y confianza.

Por otra parte, quiero agradecer, efectivamente, la actitud que han tenido los distintos grupos parlamentarios por saber renunciar a enmiendas de cara a llegar a acuerdos, porque la fuerza de esta ley no está en el tiempo que empleemos tal vez en defender la importancia que tiene, porque es una ley muy importante no solo para las personas con discapacidad sino para el conjunto de la sociedad, sino es importante porque va a ser una ley con la fuerza que da la unani...; hasta ahora ya no salen las palabras, pero que salga de manera unánime. Pues esa es la fuerza que va a tener esta ley.

Y nada más, darles las gracias, una vez más, a los distintos colectivos y a las distintas fuerzas políticas que han participado en tener esta ley.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Cruz.

Grupo Nacionalista, señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Buenas tardes ya, señorías.

Bueno, como saben, hablar los últimos siempre tiene el inconveniente de que está casi todo dicho. Y, por tanto, no voy a reiterar las cosas dichas, pero sí hacer algunas precisiones.

En primer lugar, todos coincidimos en que esta ha sido una iniciativa mucho más compleja de lo que inicialmente pensamos. Agradecer, por supuesto, en primer lugar, al Partido Popular por traerla. Yo creo que es una iniciativa que, independientemente de las modificaciones que se han hecho, que han sido muchas, y las aportaciones de todos los grupos, pues, si no la hubiera traído, no hubiéramos tenido la oportunidad de debatirla, con lo cual agradecérselo. Y por supuesto que le trasladen nuestro agradecimiento a doña Victoria Ponce, a la que conozco personalmente porque fue diputada en este Parlamento en una etapa en la que coincidimos, y me parece una persona muy sensible con estos asuntos.

Bueno, y decía que era compleja porque al final nos dimos cuenta de que no solo se trata de garantizar a las personas con discapacidad y a sus perros de asistencia el acceso al entorno, sino también que teníamos que imponer sanciones a quienes lo incumplieran, que teníamos que regular los requisitos de los centros, que teníamos que regular la formación y la acreditación de las personas y de los perros... En fin, una iniciativa mucho más profunda de lo que pensábamos, muy interesante y que hoy, a partir de hoy, esperamos que facilite un poco más la vida a las personas que lo necesitan.

Ya decía que no voy a extenderme mucho pero sí creo que tenemos que ser agradecidos. Lo hacíamos con los que presentaron la iniciativa pero por supuesto unirnos, desde el Grupo Nacionalista, al agradecimiento a todas las entidades y colectivos que han colaborado con nosotros, con todos los grupos, al letrado, que nos asesoró mucho también en esta iniciativa, que tenía muchos aspectos técnicos complejos, y a los ponente de todos los grupos, porque creo que ha sido un debate interesante, que ha sido un debate constructivo, que ha sido un debate en el que todos hemos aprendido unos de otros, y eso yo creo que siempre es bueno.

Y para terminar, permítanme terminar como empecé en la primera intervención que tenía sobre este asunto. Allí yo nombraba a una persona que para mí fue muy importante, que fue Quique, el responsable de la ONCE en su momento en La Palma, y su perro Socio. Yo lo comentaba la primera vez pero no quiero dejar de recordarlo otra vez porque, a través de ellos y del día a día con ellos, entendí la necesidad de hacer accesible a las personas ciegas, y ahora se hace extensible, por supuesto, a todas las personas con discapacidad que lo necesiten, un entorno que, nos guste o no, es básicamente visual y, por tanto, las personas que vemos no lo entendemos pero te vas dando cuenta de que es necesariamente visual.

Esperamos que mediante esta ley se consigan dos cosas. En primer lugar, por supuesto que las personas con discapacidad accedan libremente a los entornos que necesiten, pero también -y esa es una parte que yo destaco mucho y me gusta mucho destacar de las acciones que tienen que ver con la discapacidad- que las personas con discapacidad sean visibles, porque cuando las personas con discapacidad son visibles en los entornos, en los restaurantes, cuando en una guagua, cuando en un avión, encontramos a una persona con discapacidad, y en este caso la encontramos con su perro de asistencia, normalizamos a las personas, las incluimos, las englobamos y las entendemos mejor. Y, por tanto, el que a partir de ahora cuando vayamos a un restaurante, cuando vayamos en una guagua, cuando vayamos en un avión, veamos a una persona con discapacidad con su perro y hayamos hecho todo este trabajo y hayamos debatido en este Parlamento, no solo, como digo, habremos facilitado su vida sino también habremos hecho que muchas personas que no saben lo que es una discapacidad o que no lo entienden o que no lo visualizan puedan verlo y puedan entenderlo, y puedan acercarse, como yo decía al principio, a hablar con alguien, como Quique o Socio, pero con cualquier otra persona, pues, hablar con ellos e intentar entender cuál es su realidad y cómo podemos seguirles ayudando.

Muchas gracias a todos.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño.

Han intervenido todos los grupos y, si les parece, señorías, vamos a proceder a la votación de este dictamen.

Llamo a votación (la señora presidenta pulsa el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 45 votos emitidos: 45, sí, ningún no y ninguna abstención.

Unanimidad en la aprobación de esta iniciativa legislativa.

(Aplausos).

Señorías, se levanta la sesión. Gracias por el trabajo.

(Se levanta la sesión a las diecinueve horas y doce minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPL-0001 Sobre de perros de asistencia para personas con discapacidad en la Comunidad Autónoma de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico