Diario de Sesiones 80/2017, de fecha 22/6/2017 - Punto 19

9L/PO/P-1440 Pregunta de la señora diputada doña Natividad Arnaiz Martínez, del Grupo Parlamentario Podemos, sobre pacientes psiquiátricos en el Hospital Insular de Gran Canaria, dirigida al señor consejero de Sanidad.

La señora PRESIDENTA: Turno ahora para la señora diputada doña Natividad Arnaiz Martínez, del Grupo Parlamentario Podemos, sobre pacientes psiquiátricos del Hospital Insular de Gran Canaria.

Señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

¿Cuál es la razón para que dos personas permanezcan seis meses encerradas en una sala de pacientes psiquiátricos en el Hospital Insular de Gran Canaria?

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Arnaiz.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Doña Natividad, la verdad, vamos a darle un matiz: no encerradas, tratadas y atendidas en un espacio del área de urgencias del hospital. No estaban encerradas en ningún caso. Y permítame que le lea, puesto que responde a determinados pasos técnicos que se han ido dando en cada momento:

Las razones por las que los varones de 71 y 78 años que requerían atención sociosanitaria han permanecido, desde hace seis y tres meses, en la sala de actividad asistencial, dentro de la Unidad de Urgencias, del Hospital Universitario de Gran Canaria son varias y ninguna de carácter sanitario. Estos pacientes acudieron al Servicio de Urgencias del mencionado hospital sin presentar criterios clínicos de asistencia sanitaria, pero, una vez en este servicio, ya no fue posible su derivación a su entorno familiar. Por ello el hospital ha estado prestando atención y cuidados personales con los profesionales del centro sanitario y, asimismo, inició oportunamente los trámites de petición de ingreso en los correspondientes centros sociosanitarios.

En cuanto al primer paciente, que entró en urgencias en el mes de noviembre del pasado año, el hospital gestionó al día siguiente de su ingreso la interconsulta con el trabajador social, que fue positiva, y respecto del cual se cuenta, desde el mes de marzo, con la autorización judicial de ingreso involuntario en centro. No obstante, según información del IASS, recibida en mayo, este paciente aún sigue pendiente de la disponibilidad de una plaza de medio requerimiento en la residencia mixta de Taliarte.

Por su parte, en cuanto al segundo paciente, la interconsulta se hizo igual al trabajador social al día siguiente, que una vez valorado favorablemente se solicitó una plaza en un centro, en este caso debía ser un centro especializado en alzhéimer. Se instó al juzgado correspondiente el procedimiento tendente a lograr la autorización para el ingreso involuntario en el centro, puesto que el paciente no puede hacerlo, y no hemos recibido hasta el momento respuesta al respecto.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor consejero.

Señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ (Desde su escaño): Bueno.

Recientemente los propios trabajadores del Servicio de Urgencias del Hospital Insular denunciaban esta situación. Dos personas mayores, de 78 y 71 años, permanecen seis meses encerradas -dicen ellos- en una sala de hospital destinada a pacientes psiquiátricos; una sala que también está destinada a personas de avanzada edad, personas que están pendientes de cama en algún centro concertado de la isla.

Declaran estos trabajadores sobre los ancianos que no pueden ver ni siquiera la luz del sol, que a veces se despistan y pierden el sentido de la ubicación, se desorientan, pierden la noción de si es de noche o de día. La situación a veces llega a tal extremo que, por su estado de ansiedad y agitación, y muy a pesar nuestro, dicen, hay que contenerlos por su seguridad. Si a esto usted lo llama cuidarlos y no encerrarlos, pues, tenemos un concepto diferente.

Días después la propia consejería de este Gobierno reconoce que no solo son dos sino que en las islas tenemos hasta seis casos, y nosotros nos preguntamos por qué. No queremos escuchar la disculpa de que no hay plazas para ellos, porque se están vulnerando los derechos de estas personas, se está vulnerando el derecho a la dignidad, a la libertad, a la comunicación y al movimiento. Estos pacientes tienen que sufrir contenciones, tanto químicas como mecánicas, para retenerlos en esa sala por culpa de la desidia institucional. No queremos escuchar tampoco que no hay recursos.

Queremos saber si usted sabía de esta situación. ¿El jefe del Servicio de Urgencias o el de Psiquiatría, alguno de ellos le informó? Si no es así, le pedimos que se comprometa a pedir responsabilidades; pero si conocía esta situación, tenemos que decirle que usted es cómplice de esta vulneración de derechos y tendrá que explicarnos por qué no ha actuado.

Como consejero debía haber trabajado sin descanso hasta que estas personas fueran acogidas por la institución correspondiente -cabildo, Consejería de Políticas Sociales o quien corresponda-. Seis meses de inacción no tiene ningún tipo de justificación.

Nos preocupa realmente a nuestro grupo, que esta situación no hace más que confirmar lo desprotegidos que estamos ante este Gobierno.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Arnaiz.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Quiero insistir en que los pacientes no estaban encerrados sino tratados, puesto que los que están allí son profesionales. Desconozco quién le informa a usted. Y la inacción creo que se demostró con las palabras que le dije antes respecto de los procedimientos utilizados y los trámites realizados.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Hemos finalizado las preguntas. Vamos ahora a una SD que teníamos pendiente.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PO/P-1440 Sobre pacientes psiquiátricos en el Hospital Insular de Gran Canaria, dirigida al Sr. Consejero de Sanidad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico