Diario de Sesiones 80/2017, de fecha 22/6/2017 - Punto 25

9L/C-1161 Comparecencia del Gobierno -consejero de Sanidad-, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre los criterios para distribuir territorialmente la donación de la Fundación Amancio Ortega para la sanidad.

La señora PRESIDENTA: Vamos, señorías, a la siguiente comparecencia, a instancia del Grupo Popular, al consejero de Sanidad, sobre los criterios para distribuir territorialmente la donación de la Fundación Amancio Ortega.

Señora Montelongo.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta.

Solicito, señora presidenta, plantear una cuestión de orden y poder motivar la misma.

La señora PRESIDENTA: (Sin micrófono)... el tiempo está corriendo, portavoz.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: La cuestión de orden que planteo es la siguiente. Yo exijo que me establezcan, ahora que estamos en la intimidad, el tiempo que nos da el Reglamento. Y llamo la atención a sus señorías, y lo hago porque no podemos adaptar las reglas del juego en función de cuando salga el avión de Gran Canaria. Esto lo digo, de verdad, convencida de que no podemos seguir, los que legislamos y los que estamos tomando decisiones, seguir manteniendo la Canarias de las dos velocidades, olvidándonos de la doble insularidad. Si estas reglas las tomamos al principio del partido, salimos todos ganando. Lo que no me parece razonable, señora presidenta, es que esto lo adoptemos... Y no lo digo, de verdad, no me lo tomen a mal, si ustedes creen que no tengo razón, díganmelo; ahora, si creen que hay que hacer una reflexión, también quiero que lo tengan en cuenta, porque si no no somos una tierra única o una Canarias única.

Por lo tanto, yo solicito que se me conceda...

La señora PRESIDENTA: Señora Montelongo, la observancia del Reglamento, como usted podrá comprender, es santo y seña de esta Mesa y de esta presidenta. En cualquier caso, la Presidencia convocó ad hoc a la Junta de Portavoces, y a instancia de los grupos, que quede claro, acordaron la reducción de los tiempos.

Si usted me pido la observancia del Reglamento, lo tengo que hacer, porque es mi obligación, y, por tanto, prevalece lo que usted me está pidiendo. Lo cual significa que, contraviniendo lo que han pedido los grupos y el propio acuerdo de la Junta, yo les voy a dar a todos y a cada uno de los diputados el tiempo observado. Pero le significo a usted, señora Montelongo, que igual que lo pide hoy lo pida en otras ocasiones, que no se lo he escuchado anteriormente.

Tiene usted los cinco minutos y todo su tiempo, pero la observancia del Reglamento se hace siempre, no cuando también le convenga a una diputada o a otra.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Muchas gracias, señora presidenta.

No tenía usted...

La señora PRESIDENTA: Ya ha consumido dos minutos, le quedan tres.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Muchas gracias, señora presidenta.

Señorías, hoy planteamos esta comparecencia donde quiero decirle, señor consejero, que, aunque no hayan podido estar hoy aquí -evidentemente por lo mismo de lo que estoy hablando yo ahora, por esa doble insularidad y por la falta de conexiones aéreas con la isla de Fuerteventura en este caso-, sí dar las gracias a todos esos colectivos que han venido hoy por la mañana, con los que usted se ha reunido y que yo le doy las gracias por atenderles, y sobre todo porque han venido a plantear una realidad, que es la realidad del gran problema de Fuerteventura. El problema que tenemos allí se llama sanidad y también tiene que ver mucho con el tratamiento desde la doble insularidad.

Miren, yo a ellos les decía esta mañana que esto es una larga batalla, complicada y llena de altos y bajos. Una batalla en donde, bueno, pues, desde diferentes estamentos públicos nos vamos a encontrar lo que nos hemos encontrado en muchas ocasiones, excusas e impedimentos, pero todo eso es lo que yo les he dicho que nos hace más fuertes, nos hace poder seguir trabajando, luchando, para lo que aquí reclamamos hoy, una sanidad digna en Fuerteventura ya.

Mire, de alguna manera, en esta comparecencia, señor consejero, yo quiero dar las gracias de manera especial a la Fundación Amancio Ortega por tan valiosa donación, pero sobre todo quiero dar las gracias a los más de quince mil majoreros que se han manifestado para evidenciar las carencias que sufrimos en la isla de Fuerteventura en materia sanitaria y muy especialmente todo lo que hacen las personas de las islas no capitalinas para seguir reivindicando, como digo, una sanidad digna. Yo quiero decirles a todos ellos que ya no hay vuelta atrás, que la lucha y la defensa de la sanidad van a seguir siendo el eje central de la defensa de estas islas.

Por eso, señor consejero, esta comparecencia no la vea como mi comparecencia, como la comparecencia de una humilde diputada, sino la comparecencia de miles de ciudadanos majoreros, de miles de ciudadanos canarios, que nos dieron su voto para que estuviéramos aquí y para que defendiéramos expresamente desde esta tribuna todas aquellas deficiencias que hay en nuestra isla.

Señor consejero, a mí hoy me gustaría que esto hubiese sido a iniciativa de usted, el venir aquí y explicarnos algo que ha sido como muy mediático y de mucha trascendencia en los medios de comunicación, cuáles han sido los criterios que ha utilizado el Gobierno de Canarias para distribuir esos 17 millones de euros que han sido donados a nuestra comunidad.

Y también me gustaría preguntarle, en esta comparecencia pública don Carlos Ferrer dijo que estos 320 millones de euros de la Fundación Amancio Ortega venían a sacar de una situación al borde de la catástrofe a la sanidad y que él les ha puesto en primera línea social. Por eso le quiero preguntar si usted comparte esa afirmación y si esta donación...

La señora PRESIDENTA: Acabó Su tiempo, señora Montelongo.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Los tiempos los pone, aparte del Reglamento, los extraordinarios los pone la presidenta y no hay más tiempo.

Turno ahora para el Gobierno.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Muchas gracias, señora presidenta.

Señora Montelongo, por no ir directo al grano, porque si no podría ir directamente al grano -y no quisiera yo ocupar más tiempo de...-, no ponemos excusas ni impedimentos. Esta mañana, y usted lo sabe, usted acudió por lo menos al resumen que hicimos tanto las señoras como yo de la reunión que mantuvimos. Nosotros somos conocedores de la situación sanitaria que hay en Fuerteventura. Si le parece -yo creo que en otro foro, porque no corresponde aquí-, podemos hablar de las formas en que estas cosas se hacen, porque de verdad que hay cosas que a veces permiten solucionar más, y antes hablábamos de la diferencia entre pacto y plan de salud y otras cosas. Yo creo que hay ambientes, hay momentos en los que el silencio ayuda, el silencio ayuda.

Entonces, reconozco la situación, reconozco la deficiencia, la diferencia económica en ese sentido que perjudica a la isla y, partiendo de esto, vamos a centrarnos en lo que nos ha ocupado. Que entiendo, visto lo que usted está planteando, que es por qué no han ido los recursos de la Fundación Amancio Ortega hacia Fuerteventura. Porque yo sí comparto el diagnóstico... Lo leyó usted tan rápido que no... Hablaba de catástrofe; no, yo no llegaría lo mismo a tanto, pero sí comparto gran parte del diagnóstico de quien, desde una fundación privada, decide destinar 320 millones a equipamiento altamente costoso de medicina, porque evidentemente eso permite liberar un volumen importantísimo de recursos dentro de nuestro departamento, entre otras cosas, por ejemplo, para dedicarlo a Fuerteventura. ¿Cómo fue el criterio? Pues, mire, el criterio fue muy sencillo, ni siquiera lo pensó este consejero. Esta consejería imitó lo que hacían otras, porque por desgracia en el año 2015 quedamos excluidos, solo accedieron Galicia, que nos ha cogido ventaja por razones que no les voy a explicar -don Amancio es de donde es y no de otro sitio- y Andalucía, que se llevó un número importantísimo de aceleradores lineales. Entonces se hizo un plan de renovación tecnológica, que es el que les muestro (mientras muestra un documento a la Cámara), que inició la consejería anterior, que se elaboró y encontramos prácticamente acabado. El técnico se mantuvo en nuestras instalaciones, que era un asesor del consejero, hasta el último día. Y en este plan de renovación tecnológica se ponían, con un sistema semafórico, los equipamientos. Lo que ustedes ven en rojo superaba los diez años y se consideraba en niveles de obsolescencia grave. Bien. Esto es todo el equipamiento tecnológico del archipiélago y como tal se les enviaba, puesto que se hablaba de reposición tecnológica. Evidentemente ellos inmediatamente nos aclararon que esa reposición tecnológica estaba directamente vinculada con la resolución de cuestiones oncológicas.

Lo que fue motivo de debate, puesto que las expectativas que había en la consejería no eran de tal importe económico -nosotros creíamos realmente al principio que la dotación que se nos iba a dar como mucho alcanzaría entre 10 y 12 millones de euros-, fue el debate de intentar incorporar determinados medios diagnósticos, que no solo fuesen aceleradores lineales, porque, claro, eso favorecía a las comunidades autónomas que tienen un alto nivel poblacional, porque tienen un nivel muy alto de estos equipamientos; sin embargo, iba en detrimento de nuestra comunidad autónoma, que evidentemente nuestras necesidades de reposición de estos, digamos, equipamientos tan sofisticados es mucho más bajo. Gracias a eso -y hay que reconocerlo aquí, porque fue una negociación que expresamente llevó Conrado Domínguez-, logramos incorporar TAC, resonancias... Pero no cambiamos ninguna estrategia que no se viniese haciendo de antes. Y les digo: estos equipamientos están ahí puestos, tienen fecha y tienen el centro en el que están. Y los señores decidieron, con base en esto, vamos a reponer tantos aceleradores, tantos TAC, tantas resonancias, tantas...-y esto ha sido así-, tantas braquiterapias.

No ha habido ningún otro criterio. No había una distribución territorial en la solicitud, porque no la permitían -nunca se hace así, ¿de acuerdo?-, ni hubo una solicitud con base en la población. No, nosotros tuvimos que entregar, insisto, un plan, que es el que le muestro, de renovación tecnológica con base en el cual la Fundación Amancio Ortega tomó la decisión.

Y yo quiero desde aquí reiterar el agradecimiento a la Fundación Amancio Ortega, porque gracias a la dotación, por ejemplo, de estos 17 170 000 euros nosotros podemos destinar unas partidas importantísimas de inversión a islas como la de Fuerteventura, que necesariamente lo necesitan, y eso nos ha permitido retomar, por ejemplo, todo el plan funcional del hospital, con los módulos, no solo el C, sino el C y el E, etcétera, etcétera, etcétera. Entonces quiero reiterar el agradecimiento y también decirles que, como he dicho en otro entorno, que parece ser que fue muy criticado, si la Fundación Amancio Ortega -ojalá- volviese a convocar ayudas para este pilar básico del Estado del bienestar, que es la sanidad, este consejero será el primero en ponerse a la cola para solicitarlas nuevamente.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Turno ahora para el Grupo Mixto. Tres minutos, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Bueno, desde nuestro grupo, desde la Agrupación Socialista Gomera, pues, siempre hemos compartido que se haga este tipo de donaciones a la sanidad o a cualquier otro ámbito. Lo que sí creemos es que quizás ese tipo de donaciones deberían ser de manera anónima, pues para evitar problemas como los que ha ocasionado este tema, o sea, las distintas opiniones y discrepancias en prensa, etcétera, de los diferentes colectivos.

Ojalá que esos 17 millones salven el mayor número de vidas posible, eso es lo que realmente queremos por parte de nuestro grupo, pero lamentablemente pensamos que esta también era una oportunidad de dotar a las islas no capitalinas de los medios de los que actualmente no disponen y otra vez se han vuelto a concentrar en los dos centros hospitalarios más importantes del archipiélago estos medios.

Aun así, reconocemos, sin embargo, dos cuestiones. La primera es que también en el reparto se han puesto equipamientos en las islas orientales de Fuerteventura y Lanzarote. A pesar de que ninguno ha ido a La Gomera, El Hierro o La Palma, pues, al menos han ido a una isla no capitalina. Y la segunda cuestión es el criterio poblacional. Estamos de acuerdo con que donde se han establecido darán cobertura a más gente. Eso es obvio, lo reconocemos, porque nunca hemos estado reñidos con que se deba dar un buen servicio a todos los canarios, pero eso no significa que no deberían distribuirse estos medios de tratamiento oncológico con más equidad entre las islas, porque reconozcamos que las dos islas capitalinas ya tienen estos medios. De hecho, nada hubiese impedido tampoco que, aunque se hubiesen puesto en las dos islas capitalinas, pues, por ejemplo, en el caso de Tenerife, que hubiesen ido al hotel del sur... perdón, al Hospital (risas del orador) -es ya la hora, perdón-, al Hospital del Sur y al Hospital del Norte de la isla.

Al final es una cuestión de preferencias, señor Baltar, y el Ejecutivo canario no parece querer cambiar de momento el modelo, porque lo que nos preocupa es que se sigan concentrando los recursos humanos y los medios materiales en los mismos hospitales de siempre. Es normal que luego ningún especialista quiera irse a otras islas ni zonas. ¡Cómo van a hacerlo si todas las oportunidades y equipamientos están siempre en los mismos lugares!

Y, bueno, reitero que mi deseo es que ojalá ese dinero sirva para salvar muchas vidas y curar al mayor número de personas enfermas de cáncer posible.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Ramos Chinea.

El Grupo Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Nosotros defendemos las donaciones, pero para que las donaciones sean reales deben ser anónimas y no finalistas, porque si no son algo más que donaciones o algo distinto a donaciones. Mal asunto este precedente.

Bienvenidos los 320 millones, que son pocos para la envergadura del problema sanitario. Los 17 millones que llegan aquí son la décima parte de lo que nos falta para tener el presupuesto real del año en curso, la décima parte, y será veinte veces menos, si dependiera de nosotros, o treinta veces menos de lo que el crédito extraordinario puede aportar a la sanidad pública. De manera que nada de mitificar este asunto.

Mal asunto cuando alguien que dona presume de ello y peor asunto que las donaciones sean finalistas. No es posible organizar la sanidad sobre demandas de problemas concretos, no es posible organizar la sanidad sobre criterios extrasanitarios de asignación de tecnología. Esto no lo gobierna nadie, nadie.

Mire, me citaban en el local del partido los profesionales del Complejo Hospitalario Materno Infantil-Insular de Gran Canaria, que están recogiendo firmas para la asignación de estos recursos a su centro hospitalario. Porque le han asignado cosas que no necesitan, que no necesitan, porque tienen suficientes gammacámaras, y lo que necesitan no se lo han asignado. Porque es que así no se asignan los recursos en un sistema sanitario de un país serio, ¡así no se asignan los recursos! Esta es una manera intolerable de organizar la sanidad pública, esto está condenado al fracaso, seguro. Y ahora a los profesionales, que no les consultaron -y no fue el señor Baltar, debió ser el equipo anterior-, no les consultaron, les dan lo que no necesitan y no les dan lo que precisan.

De manera que de acuerdo en las donaciones, pero para que sean reales que sean secretas, y de acuerdo con las donaciones, pero los recursos los deben distribuir los planificadores, los profesionales, y no las empresas externas. Y así nos va.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

El Grupo Podemos, señor Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Cuidado, señores del Partido Socialista, cuidado, señorías de Nueva Canarias, si nos situamos en el marco que nos quieren situar los neoliberalistas. Degradan un sistema público, generan una arquitectura fiscal para que los ricos no paguen impuestos. Este señor esquivó 600 millones de euros entre el año 2011 y 2014, 200 de esos millones en España. Degradan nuestro sistema público y después pretenden que nos alegremos de las limosnas que nos dan. El Estado del bienestar, señorías que se hacen llamar progresistas, no se sustenta con las limosnas de los ricos. El Estado del bienestar se sustenta con que los que tienen dinero que paguen sus impuestos en este país. Así se sustenta el Estado del bienestar.

Es una vergüenza y un complejo del colonizado que estemos aquí hoy alegrándonos de que un señor ricachón, que no paga sus impuestos en España, venga a donarnos limosnas. ¡Es una vergüenza! Así no se sustenta un sistema público, así no se sustenta un sistema público, con la calderilla, y encima se hacen publicidad, señorías.

Y me gustaría saber, señor consejero, si en esa donación aparece por alguna parte si hay, digamos, está fijado que el mantenimiento y la compra de los fungibles se hace en una empresa determinada, porque entonces no estaríamos hablando de una donación, estaríamos hablando no solo de publicidad encubierta sino de un negocio.

Pero, en cualquier caso, que los que tienen que paguen. Fiscalidad progresiva y no vivir de las limosnas de los ricos, que encima evaden sus impuestos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Márquez Fandiño.

Grupo Socialista, señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Señor consejero, credibilidad. Esa es la palabra y eso es lo que le exigimos.

Cuando antes hablaba de listas de espera le echaba la culpa ya a la CIE9 y la CIE10, la codificación, etcétera, etcétera. Yo solo quiero decir una cosa: mire, se codifican solo las altas de hospitalización y los procedimientos quirúrgicos para intervenciones quirúrgicas. ¿Qué tiene que ver eso con las listas de espera de consultas externas? Permítame que retorne un poco, porque esto tiene que ver mucho con la credibilidad. Y es que tampoco tiene que ver nada la variabilidad clínica. Que son criterios de inclusión en lista de espera, pero la lista de espera es fecha de entrada, paciente, fecha de salida. Cuando el presidente solo da el dato de salida y no el de entrada, malo, señor consejero. Aquí alguien esconde algo.

Nosotros no vamos a criticar este gesto de generosidad de la fundación del empresario, que también podríamos, pero, mire, lo que cuestionamos es que la sanidad pública dependa de donaciones. Tampoco cuestionamos que los criterios adoptados por el Gobierno de Canarias para distribuir los recursos no tengan su análisis técnico previo; lo que sí condenamos es el eterno desprecio de las necesidades y justas demandas de la población de Lanzarote y Fuerteventura, y le recuerdo que la decisión la tomó usted.

Señor consejero, la equidad no conoce de ratios. Todos los canarios deben poder acceder en igualdad de condiciones a los servicios públicos, especialmente cuando hablamos de salud. Si solo somos números y ratios, en El Hierro no habría hospital. Hacer región no es asfaltar las siete islas por igual, es cuidar a todos los canarios por igual, no tener enfermos de cáncer de primera y de segunda. Estamos en ello es su frase favorita, pero la paciencia está agotada, la obra del Hospital de Fuerteventura paralizada y las necesidades, cada vez mayores.

Usted debe informar de sus verdaderas intenciones con respecto a la radioterapia de Lanzarote y Fuerteventura. Dar plazos. Solo le pedimos plazos, fechas.

Poner recursos sobre la mesa y decirnos además si el déficit de gasto sanitario público por tarjeta sanitaria con estas islas, en especial con Fuerteventura, que mire que hemos hecho el cálculo, y se lo enseñaba esta mañana... Con respecto a la media, entre 2009 y 2015 acumula casi doscientos cincuenta millones de euros de déficit con respecto a la media. ¿Va a ser corregido este déficit en la Ley de Crédito Extraordinario o en los siguientes presupuestos?, ¿Lo va a hacer, señor consejero? Solo le pido que responda a estas preguntas y si puede comprometerse a que en Fuerteventura y Lanzarote el gasto sanitario público tendrá la misma intensidad que en el resto de las islas. Si es así, ya le digo que va a sobrar dinero para poner radioterapia, ambulancias, centros de salud, personal, servicios de urgencias, hemodinámica y de paso acabar con las listas de espera.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Álvaro.

Grupo Nacionalista, señor Pitti.

El señor PITTI GONZÁLEZ: Salud y gracias, presidenta. Salud, gracias, señorías.

De todas las variedades de virtud la generosidad es la más estimada, pensó Aristóteles, el filósofo de la antigua Grecia, que profetizó sobre la ética de las virtudes y sobre las virtudes del alma.

En primer lugar, desde la más absoluta gratitud debemos ponderar la generosidad de la Fundación Amancio Ortega, que ha donado 17 millones de euros a nuestra nacionalidad para favorecer el objetivo de la sanidad, la salud y especialmente la lucha contra el cáncer. Condenar la generosidad, demonizar el altruismo o maldecir la filantropía representa una moción de censura contra la salud y la vida de las personas. Los recursos para la sanidad siempre son insuficientes.

Durante el pasado año los hospitales públicos de nuestra comunidad atendieron casi cien mil consultas relacionadas con la oncología. Hagamos un ejercicio elemental, contemplemos el sufrimiento de pacientes y de sus familiares, mirémonos aquí en la Cámara a los ojos y digamos con claridad si, ante este paisaje, podemos permitirnos éticamente renunciar a una donación de 1, 5, 10 o, como es el caso, 17 millones de euros destinados a la lucha contra el cáncer.

La generosidad, el altruismo, la filantropía y la solidaridad, señorías, no están tipificados como delitos; antes al contrario: son principios y son valores que debemos proteger, ponderar y enaltecer.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Pitti.

Grupo proponente, señora Montelongo.

Señor Márquez Fandiño (ante los gestos del señor Márquez Fandiño desde su escaño), vamos a terminar el pleno. Se lo agradezco, señor Márquez Fandiño.

La señora MONTELONGO GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor consejero, ciudadanos de Canarias.

No solo debemos dar las gracias, porque es de bien nacidos ser agradecidos, a la Fundación Amancio Ortega, sino que en momentos como estos, en los que la sociedad no da crédito a este tipo de intervenciones de insolidaridad tributaria, quiero decirles que este es un ejemplo a seguir, que en modo alguno ha de sustituir la labor pública pero sí que contribuye de gran manera a seguir reforzando nuestra sanidad pública. Además es un ejemplo y un referente para muchos ciudadanos, que de alguna manera con gestos como este devuelven a la sociedad parte de lo que la sociedad les ha aportado. Por eso muchas gracias, don Amancio Ortega, muchas gracias al grupo Inditex.

Pero sobre todo hay que tener en cuenta que estamos hablando de una empresa española, que lleva la marca España por todo el mundo, que tiene una plantilla de 162 000 personas, de las cuales 48 589 son empleados en nuestro país. Nadie puede hablar de la manera que usted lo ha hecho de una empresa que se ha creado desde abajo, con el esfuerzo, con el tesón y con los mismos valores que le han servido para ofrecer una donación como la que ha recibido Canarias.

Señor consejero, mire, hoy, por las intervenciones que hemos tenido aquí, yo creo que se ha evidenciado que tal asignación igual usted tendría que haberla traído a este Parlamento antes de hacer nada, porque de esa manera yo creo que todos hubiésemos participado y hubiese sido yo creo que más positivo. Creo que el silencio, señor consejero, cuando hablamos en política, es absolutamente incompatible con la transparencia. Hablar nunca es malo, y mucho menos en política.

Ahora bien, señor consejero, yo con esta intervención quiero ir un poquito más allá de lo que son solamente los criterios de reparto de esta donación. Quiero ir más allá para hablar de que, como usted sabe, en el poco tiempo que lleva, hablar de Fuerteventura en este Parlamento es hablar de iniciativas sanitarias y donde, por hacer una especie de resumen de lo que han sido esas iniciativas a lo largo de la legislatura, comparecencias con materia de sanidad hemos hecho con relación al Hospital General de Fuerteventura, con el servicio médico del centro de salud de Gran Tarajal, sobre la oferta de especialidades médicas en los hospitales canarios y la de hoy que le estamos solicitando. Pero ha habido también, señor consejero, por parte de esta diputada un sinfín de preguntas relacionadas con la contratación de especialistas en reumatología, con el centro directivo y el servicio de atención a pacientes, con las demandas de los pacientes de oncología, acerca del servicio de oncología, sobre la gestión de urgencias del hospital, formulación de preguntas orales en comisión y, sobre todo, solicitud de informes y datos por escrito. Pero me quiero quedar con la interpelación que en materia sanitaria trajimos a esta Cámara y que como consecuencia de ello surgió una moción. Mire, moción en que, bueno, pues, acordamos entre todos los diputados de manera unánime que eran las necesidades con las que iba a contar la isla de Fuerteventura o lo que necesitaba la isla de Fuerteventura.

En esas peticiones, que hicimos conjuntamente con la ciudadanía, con las plataformas, con las asociaciones de Fuerteventura, teníamos un montón de necesidades. Desde luego el mamógrafo digital está muy bien, sobre todo porque yo recuerdo que hace nueve años se lleva pidiendo, esa petición, por parte del Servicio de Ginecología, año tras año, con lo cual bienvenido sea. Pero, mire, nosotros, en esas peticiones que hicimos consensuadas, había elementos tan fáciles de llevar a cabo, como puede ser la comunicación, coordinación y tramitación de los historiales médicos entre el hospital de Fuerteventura y los de referencia, para que los pacientes no tuvieran que estar constantemente informando en un lado y en otro de su historial. Algo que yo creo que hubiese sido muy fácil de resolver y estaría usted cumpliendo con aquello que hicimos en esta Cámara, que no fue otra cosa que marcar la hoja de ruta, que hicimos entre todos. Una hoja de ruta, señor consejero, que, como digo, usted la ha reconocido y a mí eso me basta. Usted ha dicho que pocas veces recibe piropos salvo los del señor Curbelo; yo me quiero apuntar al club de fans de usted, señor Baltar, yo creo en usted y sé que va a poder sacar adelante este tema. Lo que pasa es que tenemos que ponernos a ello y tenemos que dedicarnos a saber que lo que decimos en este Parlamento viene muchas veces consensuado con la necesidad de profesionales, de colectivos, no solamente es el diputado que se sube aquí y que le pide a usted una ristra de necesidades.

Por eso, cuando le decía que nuestra comparecencia quería ir más allá de lo que son los criterios de reparto de esta donación que ha recibido Canarias, quería poner encima de la mesa que hay una hoja de ruta marcada, que hay un plan que hemos dicho; que Fuerteventura necesita, pues como ya lo hemos hablado esta mañana, los oncólogos, de manera fija; que necesita el servicio de oncología médica, el de oncología radioterápica; que tenemos que mejorar y agilizar la gestión en trámites de traslado de pacientes y acompañantes; la comunicación y coordinación en la tramitación de historiales médicos. Así, señor consejero, creo que, si siguiéramos estos mandatos que nos damos entre todos y los lleváramos a cabo, estaríamos no solamente, como digo, cumpliendo con lo que aquí aprobamos sino también con lo que nos piden los colectivos.

Mire, señor Baltar, usted me ha dicho muchas veces que, bueno, que no es un problema de dinero el que tiene la Consejería de Sanidad. Yo creo que por un lado sí, pero sobre todo tenemos un problema de gestión, ¿vale?, de gestión de los recursos, de saber asignarlos a quien le corresponden. Quizás por eso nosotros hoy le preguntábamos cuáles son los criterios que se utilizaron, porque nos cuesta, nos cuesta de verdad creer que, siendo la prioridad en estos momentos de Canarias... Yo sé que hay muchas prioridades sanitarias, pero si habláramos por islas, en la isla de Fuerteventura la prioridad que tenemos que situar es la sanitaria. ¿Cómo es posible que no se haya hecho un guiño a ninguno de los aspectos, señor Baltar, que vamos a hacer aquí? Yo, fíjese, le digo incluso que nos pongamos en una situación...; vamos a hacer un poquito de política ficción o igual no, pero estamos en un momento en el que nuestras formaciones políticas están negociando. Y vamos a hacer un ejercicio de ficción: imagínese que, bueno, pues que dentro de nada estamos sentados en el Consejo de Gobierno; o vamos a hacer un ejercicio todavía más de ficción: yo de consejera al lado de usted. ¿Usted se imagina, señor Baltar, lo que yo le puedo decir, cada día, cada semana, en los consejos de gobierno? Le vamos a exigir esto, esto que hemos aprobado en el Parlamento. Por eso yo lo que le quiero pedir es que no demos la espalda a lo que aquí decidimos entre todos y que lo coja usted como guía para llevarlo a cabo en la medida de lo que sea posible.

Yo, como le digo, tenemos la certeza, señor consejero, de que hoy usted va a dar respuesta a todas esas personas que hoy no están aquí pero que nos están siguiendo por streaming, personas que vinieron esta mañana y que se tuvieron que ir. Querían escucharle, querían conocer esta comparecencia, muchas veces aquí no conseguimos todo lo que pretendemos, y se han tenido que ir. Pero yo le vuelvo a decir lo mismo. Mire, el sábado, en la isla de Fuerteventura, va haber una nueva concentración ciudadana en la calle. De verdad, créame que mi deseo es que nosotros les vayamos dando respuesta para que ese germen de protesta no sea la solución sino que vean que la presión es importante en política pero que usted es una persona receptiva y que les da respuesta.

Yo le decía esta mañana, y se lo vuelvo a repetir ahora, a mí me gustaría, señor Baltar, y sé lo que... Yo apuesto por usted sobre todo porque sé que no está contaminado ideológicamente, por lo menos que yo sepa, y sé que usted va a poder dar respuesta, porque hay que olvidarse, en el caso de Fuerteventura le digo, de la primera línea política y bajar a la siguiente, a la de los técnicos, a la de los profesionales. Ellos saben lo que está pasando, porque, mire, han cambiado gerentes, un montón, han cambiado directores, un montón; quizá a lo que tenemos que ir es a hablar con esa línea de profesionales médicos que saben perfectamente cuál es el problema. El diagnóstico lo tienen y también estoy convencida, señor Baltar, de que le darán a usted la receta y la medicina para poner un poco de remedio a este dolor que se llama sanidad en Fuerteventura.

Nada más y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Montelongo.

Turno ahora del consejero para cerrar esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1161 Sobre -Consejero de Sanidad-, sobre los criterios para distribuir territorialmente la donación de la Fundación Amancio Ortega para la Sanidad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico