Diario de Sesiones 83/2017, de fecha 18/7/2017 - Punto 23

9L/C-1163 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO CONSEJERA DE HACIENDA, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE LA ESTABILIDAD PRESUPUESTARIA Y LA APLICACIÓN DE LA REGLA DE GASTO.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Procedemos a la primera comparecencia -no veo a la consejera de Hacienda-. (El señor vicepresidente primero espera a que entre en el hemiciclo la señora consejera de Hacienda). (Pausa).

Ahora sí. Comparecencia instada por el Gobierno... (Pausa). Comparecencia instada por el Grupo Nacionalista, señora Luis, a la consejera de Hacienda, sobre estabilidad presupuestaria y aplicación de la regla de gasto.

Para su primera intervención.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señor presidente. Señorías, muy buenos días a todos y a todas, o casi ahorita buenas tardes.

Señora consejera, cada vez que ha tenido usted oportunidad de intervenir en este Parlamento, cuando presentó los proyectos de presupuestos 2016 y 2017, y cada vez que ha informado sobre el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, de sus negociaciones con el Gobierno de España, e incluso cuando ha intervenido en relación con la financiación de los servicios públicos esenciales, siempre ha mostrado usted su desacuerdo y el del Gobierno de Canarias en relación con la aplicación igualitaria para todas las comunidades autónomas del límite de gasto y, por tanto, de la aplicación de la regla de gasto. Y ese desacuerdo se argumenta en que no es justo ni aceptable que una comunidad autónoma que cumple desde hace cinco años con los principales objetivos de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, déficit y deuda, situándose incluso como la autonomía con el déficit más bajo y con la menor deuda por habitante en el año 2017, y que crece económicamente, y que lo hace de forma sólida, y que aumenta, por tanto, su recaudación tributaria, y que tiene, además, un grave problema de infrafinanciación de sus servicios públicos esenciales, no pueda invertir su superávit, sus excedentes, por una limitación injusta del techo de gasto.

En el ejercicio pasado ya tomó usted, y el Gobierno de Canarias, la importante decisión de destinar la mayor cantidad posible a los servicios públicos esenciales. Esto supuso el incumplimiento de la regla de gasto y el empeño de exigir al Gobierno de España un trato diferenciado para las comunidades autónomas cumplidoras con los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública y que cumplan con determinados requisitos, a efectos de aplicarlos en la elaboración de los presupuestos del 2018.

La semana pasada se confirma lo que se llevaba mucho tiempo reivindicando: la aprobación en el pleno del Congreso de los Diputados de los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para los próximos años y el límite de gasto no financiero para el próximo año. Sin duda, señora consejera, un grandísimo logro, fruto de una intensa negociación que no ha estado exenta de dificultades y desacuerdos, pero que, al final, ha sido posible -hay que decirlo- gracias a los acuerdos alcanzados entre varias fuerzas políticas, donde los votos de los nacionalistas canarios, Coalición Canaria-PNC, a favor, y Nueva Canarias mediante abstención, han sido decisivos.

Le pedimos que nos informe sobre el procedimiento y contenido de esos acuerdos: cómo quedan fijados el objetivo de déficit y la regla de gasto, qué repercusiones se prevé que estos acuerdos tengan para nuestra comunidad autónoma. No sé si está en disposición también de hacer alguna previsión con respecto al cierre de este año; porque, si la previsión es que se pueda producir superávit, con estos se podría invertir en los servicios públicos esenciales, tan necesitados de recursos adicionales.

Por otro lado, señora consejera, queremos preguntarle también si están definidos y concretados todos los criterios que debe cumplir nuestra comunidad autónoma para gastar los excedentes, tanto los acumulados como los que se puedan producir, para que no afecte a los objetivos de estabilidad presupuestaria. Me refiero a la complicada aplicación de la regla de gasto, que tantas dificultades de aplicación e interpretación ha generado hasta ahora y que, con el aumento del límite de gasto, pues, puede generar nuevas dificultades si no se define claramente.

Por último, queremos que nos informe si ya está acordado el destino de los superávits. Me refiero a que se habla de inversión pero es muy importante que se puedan destinar, efectivamente, a la inversión sostenible; pero, sobre todo, a la financiación de los servicios públicos esenciales.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Luis.

Para la primera intervención, la señora consejera de Hacienda.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señor presidente. Señorías, señora Luis.

Como ustedes saben, señorías, el pasado Pleno del Congreso de los Diputados aprobó la semana pasada el techo de gasto, como paso previo para la elaboración de los presupuestos generales del Estado de 2018. Un acuerdo que fue posible gracias, finalmente, al apoyo de Coalición Canaria y a la abstención de Nueva Canarias, y a los dos grupos nacionalistas canarios con presencia en la Cámara baja. Técnicamente, lo que se votó fueron los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda para el conjunto de las administraciones públicas para el periodo 2018-2020, y el límite de gasto no financiero para el presupuesto del Estado para el año 2018.

El acuerdo también ha sido ratificado ya por el Senado, y fija los márgenes en los que se deben encuadrar las cuentas que llegarán al Parlamento a finales de septiembre para su aprobación definitiva en el mes de diciembre. Con la aprobación del techo de gasto, se ve fortalecida la estabilidad política y económica. En palabras del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que apeló durante todo el debate al sentido de la responsabilidad de los partidos políticos, porque, y cito textualmente, "estamos ante la mejor oportunidad de crecimiento de nuestra historia". Pero para lograr sacar adelante el techo de gasto, el Gobierno ha necesitado de acuerdos, ha necesitado de diálogo, como el firmado también con Ciudadanos, con el PNV o con los nacionalistas canarios, para incrementar una décima los objetivos de déficit y flexibilizar la regla de gasto a las comunidades autónomas cumplidoras.

Llama la atención, señorías, lo complejo que ha sido para el ministerio poder llegar a la conclusión de algo que ya se aplicó en el año 2014 para las corporaciones locales, que fue entender que aquellas comunidades autónomas que cumplen con los objetivos de estabilidad y que llevamos cumpliendo de forma reiterada e históricamente, con los objetivos de estabilidad, y que, si fuéramos ya un Estado miembro de la Unión Europea, Canarias estaría fuera del procedimiento de déficit excesivo, y pues, poner una propuesta sobre la mesa.

Señorías, en el primer Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que se votaba el techo de gasto, el Gobierno de Canarias, como consejera de Hacienda, nos abstuvimos. Y nos abstuvimos por una razón muy sencilla. En primer lugar, Canarias siempre se ha abstenido, porque creemos que hay una mala distribución vertical del déficit. Es decir, a las corporaciones locales -y aquí hay presidentes de cabildos- se les ha exigido estar en el déficit cero desde hace muchos años. Están siendo contribuidores netos al cumplimiento del Estado, mientras el Estado se está reservando para sí una parte importante del déficit. Pero ¿quiénes son los que atienden, en primera instancia, a los ciudadanos? En primera instancia, indudablemente, ayuntamientos y, en el caso de Canarias, cabildos. Pero ¿quiénes son los que sostienen el Estado de bienestar? Pues, en un Estado descentralizado como el nuestro, las comunidades autónomas. Y me gustaría recordar que los objetivos de estabilidad, establecidos hasta diciembre del año pasado, les daban para el año 2017 un objetivo de estabilidad, un objetivo de déficit, a las comunidades autónomas, del 0,3. Mientras el Estado todavía se reservaba más del 1 %.

Las comunidades autónomas -todas las comunidades autónomas- entendemos que es injusta la distribución vertical del déficit que hay en este momento, que no responde a las necesidades de los ciudadanos. Pero aún vamos más allá, más allá de esa realidad histórica que se ha venido repitiendo de que son las que cumplen aquellas administraciones que atienden a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, a la dependencia, a las prestaciones de inserción, más allá de eso, las que tenemos que hacer más ajustes.

Lo que creíamos es que aquellos que llegamos antes no podemos tener las mismas reglas del juego. Las mismas reglas del juego, como es la regla de gasto, es el límite del techo de gasto, que nos impide aplicar toda nuestra capacidad de ingresos. Porque la regla de gasto no tiene que ver con lo que ingresa la comunidad autónoma, tiene que ver con lo que gastamos el año anterior. Y, por lo tanto, aquellas comunidades autónomas incumplidoras cumplen después con la regla de gasto. Y eso es lo que le limita a la Comunidad Autónoma de Canarias. Una comunidad autónoma ejemplar, que está creciendo en su economía por encima del 3,5 %, que tenemos ingresos.

Pero, señorías, es que, por un lado, se nos pide que contengamos el gasto. Una comunidad autónoma que ha sido contenida en su gasto, después de diez años de larga y profunda crisis, y se nos dice que no solamente no podemos crecer cuando se tienen más recursos, sino que, si queremos devolverlo -como dicen algunos- al bolsillo de los que han contribuido, baja inmediatamente la regla de gasto, porque cualquier cambio normativo te obliga a bajar el techo de gasto y, por lo tanto, a bajar el presupuesto. Las dos cosas no se pueden hacer.

Y, por eso, Canarias reivindicó que se tuviera un tratamiento especial para aquellas comunidades autónomas que cumplen, que han cumplido; que, insisto, de ser un Estado miembro de la Unión Europea, estaríamos fuera del procedimiento de déficit excesivo al que está sometida España en este momento. Canarias está por debajo del 0,3. Canarias ha conseguido tener una buena negociación en los presupuestos de 2017. Y, por eso, mañana estaremos debatiendo una ley de crédito extraordinario para poder atender a los servicios públicos como se merecen: a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales. Pero la regla de gasto sigue siendo una limitación, sigue siendo una limitación para las corporaciones locales; y será una limitación, y ya está siendo una limitación, para las comunidades autónomas.

Y, por eso, después de una ardua negociación Gobierno a Gobierno y partido a partido, pudimos llegar a la conclusión de que cabía una interpretación de la regla de gasto, porque siempre cabe una interpretación. Y esa interpretación es la que ya se hizo en su momento para las corporaciones locales, y es que toda la capacidad que se tenga de más en el año -en este caso, sería en el año 2017-, en los presupuestos generales del Estado de 2018 quede recogido que se pueda reinvertir, que se pueda invertir y se pueda atender toda esa capacidad de más; revertir hacia los presupuestos de 2018, una vez que sea liquidado el presupuesto de 2017. Ese es un paso muy importante en la aplicación de la regla de gasto, en la interpretación de la regla de gasto.

Y, además, creo que se ha dado otro paso muy importante, animado también por el Gobierno de Canarias, y es poder crear un grupo de trabajo, que va a liderar la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, para dilucidar, para ver, para tener unos criterios claros de aplicación de la regla de gasto. Señorías, ayer, ayer, nos llegaba un informe de la Intervención General del Estado. Después de haber dicho que Canarias había incumplido en la regla de gasto en un 4,2, nos daba la razón en más de ochenta millones de euros, más de ochenta millones de euros de medidas one off, de medidas que han quedado ahora ya excluidas de la aplicación de la regla de gasto. Por lo tanto, no es clara la aplicación; no se puede jugar con unas reglas que no, no... Es imposible de predecir, es imposible predecir cómo vas a cerrar en regla de gasto. Tú puedes saber cómo vas a cerrar con el déficit; pero, en regla de gasto, queda a la interpretación de la Intervención General del Estado, y para eso necesitamos un manual, necesitamos una guía las administraciones públicas.

Pero, sobre todo, con un cambio económico importante, donde la economía crece, tenemos que tener una interpretación; no podemos estar con las mismas reglas de las que nos dotamos en el año 2012, donde había una profunda crisis, donde había una caída de los ingresos tributarios. Estamos en otro momento, se requiere una reforma de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, y vamos a tener que estar todos a una para que esa reforma llegue; porque, finalmente, esa reforma es la que permite que lleguen los recursos a los ciudadanos, a través de la mejora de los servicios públicos y, también, a través de una bajada de impuestos, que será posible siempre y cuando se reforme esa ley orgánica que permita no recortar, y revertir a los ciudadanos todos los esfuerzos que han hecho durante toda esta larga etapa de crisis.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora consejera.

Turno de los grupos no solicitantes de la comparecencia. Por el Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Buenos días, presidente. Buenos días, señorías.

Señora consejera. Ya en el pasado pleno abordamos esta cuestión, cuando el presidente del Gobierno nos aclaró que en el plan económico-financiero diseñado por Canarias y enviado al Ministerio de Hacienda para cumplir con los principios de estabilidad presupuestaria, y en el que nos ajustábamos aproximadamente en ciento treinta y ocho millones durante este ejercicio, no incidiría negativamente en los estados de gasto del presupuesto actual, ni tampoco en el del 2018.

Ciertamente, en el 2016 vivimos una situación inédita en España, ya que estuvimos casi todo el año con un Gobierno del Estado en funciones, y durante ese año se pasó de un objetivo de déficit previsto del 0,3 al 0,7. Aunque la relajación del techo de gasto se produjo después de que Canarias cerrara su presupuesto por las desviaciones de la Consejería de Sanidad, y apenas llegamos al 0,33, dejando un amplio margen que no pudimos aprovechar.

Nos gustaría saber varias cosas sobre este asunto. La primera es conocer qué medidas de control se han puesto en marcha para que esto no vuelva a suceder; la segunda cuestión que nos gustaría que nos clarificara es si estamos en disposición de cumplir con la regla de gasto este año; y, sobre todo, conocer cómo quedarán las cosas para el 2018, ya que el presidente nos adelantó que seguiría persistiendo un pequeño desajuste.

Sabemos que, gracias a los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera que el Congreso de los Diputados refrendó la semana pasada, se podrán configurar los presupuestos de Canarias y los del Estado en 2018, lo que permitirá que Canarias reciba las justas compensaciones de los aspectos económicos del REF que se están tramitando en las Cortes, y que podrían desplegar sus efectos en los presupuestos generales del Estado del 2018.

Queríamos pedirle al Ejecutivo canario que impulse la idea de que debe cambiar cuanto antes algunas de estas reglas de gasto, porque las administraciones locales canarias, tanto los ayuntamientos como los cabildos, cumplen rigurosamente; incluso, en algunos casos, mucho más que el Gobierno canario. Y, ahora que la recuperación económica es un hecho, se debe regular para que estas administraciones deban o puedan aplicar el superávit en gasto corriente, y así poderlo invertir directamente en los servicios sociales o los servicios públicos que recibe directamente el ciudadano.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Nosotros hemos expresado, desde el año 2011, nuestra crítica a la política de austeridad en el sector público, europeo y español. Estuvimos en contra de la modificación constitucional, del verano del año 2011, del artículo 135; discutimos la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Financiera, que ha impuesto a las administraciones públicas un severo ajuste fiscal por la vía de la reducción del gasto, y eso lo han sufrido los servicios públicos de todo el Estado: se han descapitalizado la sanidad, la educación, los servicios sociales y, también, la inversión pública.

Nosotros discutimos la mayor, nos pareció un error de la Comisión Europea, de las grandes instituciones financieras, imponer a los Estados una estrategia de ajuste, insisto, por la vía de la reducción del gasto; cabía, ese ajuste, compensarlo por nuevos ingresos, revisando la fiscalidad. Eso lo hemos sufrido y ahí están las consecuencias. Cierto es que estamos en un periodo de recuperación de la economía y que ahora hay oportunidades para cambiar la situación. Nosotros coincidimos con que la situación del año 2017 es sensiblemente mejor que la del año 2012 y, además, es de justicia diferenciar a las administraciones en función de su estado económico-financiero. Es decir, no es lo mismo haber dispuesto de forma eficiente en el cumplimiento de los objetivos de estabilidad que no haberlo hecho; no es lo mismo tener ingresos adicionales que no tenerlos. Y, por eso, sostenemos que el plan de estabilidad de estos últimos años cambia la tendencia. Por ejemplo. Nosotros nos abstuvimos en el plan de estabilidad del pasado año, porque considerábamos que era una manera de expresar nuestra crítica a esta política; y este año hemos hecho lo propio, lo mismo, por la misma razón.

Pero cierto es que ahora hay una oportunidad para mejorar. Nos parece razonable una reinterpretación de la regla de gasto, que es de una enorme complejidad; y, además, con distintas varas de medir. Cuando una cosa es interpretable, quien interpreta traslada a esa interpretación sus intereses. Y parece razonable que a las corporaciones locales de España que han cumplido a rajatabla el déficit -no, es que tienen un superávit acumulado de 26 000 millones- se les dé un trato justo y puedan destinar sus excedentes no solo a inversiones, sino también a gasto, y lo propio a las comunidades cumplidoras. En ese proceso estamos de acuerdo; apoyaremos al Gobierno de Canarias en la necesidad de diferenciar la aplicación de la regla de gasto en función de la situación de partida para las corporaciones locales españolas y para las comunidades cumplidoras, de manera que una parte de superávit -si no todo- vaya a gasto social, a gasto corriente, en función de las competencias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del Grupo Podemos, señora Delgado.

La señora DELGADO LUZARDO: Gracias. Buenos días a todas y a todos. Señora consejera.

El Estado vuelve a presentar un techo de gasto muy insuficiente, que no sirve para revertir los recortes de años anteriores. De hecho, con la cifra que baraja el Gobierno lo que consigue es normalizar los recortes que se han aplicado en los años anteriores.

Cuando dicen "ha terminado la crisis, se acabaron los recortes", en realidad, lo que quieren decir es "ya están hechos los recortes y ahí se quedan para siempre". Fíjense en que el gasto del Estado propuesto para 2018 es de 3500 millones de euros menos que lo que se presupuestó en 2016. Miren que el techo de gasto es de 62 000 millones de euros menor al de 2010, que fue cuando empezaron las políticas de austeridad; e, incluso, es inferior al del 2013, que fue el peor año de la crisis. Intentan hacernos creer que esta es una mera cuestión técnica, cuando, en realidad, se trata de una decisión política, ideológica, porque lo que buscan realmente es destruir el Estado del bienestar y privatizar todos los servicios públicos.

Claro que el Gobierno tiene margen de actuación para decidir cifras alternativas de techo de gasto: para empezar, no tiene por qué establecer un objetivo de déficit que condiciona todo, y además, sin justificación ninguna, porque ya estamos cerca del 3 % del PIB. Y tampoco tiene que renunciar a medidas que aumenten los ingresos. Se puede hacer una política fiscal diferente, que revierta los recortes realizados y que reduzca las desigualdades.

Ya vemos, señora consejera, con su discurso, que para usted el referente y el modelo a seguir es el señor Montoro. La verdad es que no nos extraña: sabíamos que sus políticas eran las mismas. También puede ser que nos sorprenda más en otro grupo parlamentario que se considera de izquierdas, que también está en este arco parlamentario.

En Podemos planteamos un marco alternativo, que dé prioridad al diseño de un suelo de ingresos para atender de verdad las políticas públicas que hacen falta en este momento. Porque el problema de nuestras finanzas públicas no es el de unos gastos a los que haya que poner techo, sino unos ingresos insuficientes para asegurar un suelo necesario con el que atender las políticas. Y, por cierto, otro agujero donde se va el dinero público es en el malgasto que se hace de él, manteniendo redes clientelares a costa de nuestro dinero y haciendo ineficientes políticas públicas por la falta de una buena gestión política.

Miren, lo que tiene que haber es una convergencia fiscal con la zona euro, que somos los que menos gastamos en servicios sociales.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Delgado.

Por el Grupo Popular, señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Buenos días. Presidente, señorías, señora consejera.

Siempre me toca intervenir detrás de la señora Delgado. No estoy de acuerdo con algunas de las apreciaciones que expresaba la señora Delgado, porque hablaba de que había que provocar la reducción de las desigualdades; la mejor manera de provocar la reducción de las desigualdades es la creación de empleo. Podemos discutir otros aspectos fiscales de si tiene que haber una manera de generar más ingresos o menos; pero, desde luego, la mejor manera es que todo el que pueda trabajar y quiera trabajar pueda hacerlo, tenga un empleo y le paguen por ello. Eso es lo mejor.

Respecto de la comparecencia, a nosotros nos parece que el consenso que ha adornado las relaciones entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno de España, también con la colaboración y el consenso de Nueva Canarias, nos parece, pues, muy loable. Y creo que esa es la senda que debe regir el camino de la actividad política a partir de ahora. Así lo demandan los ciudadanos porque así se ha atomizado el Parlamento de Canarias, y también el Congreso de los Diputados y el Senado.

Respecto de la regla de gasto y su incumplimiento en el año 2016, cabe decir que, efectivamente, inicialmente fueron casi ciento treinta y ocho millones. Ahora nos descubre usted con que dice que ayer le comunicaron que había 80 millones menos; bueno, habrá que ver qué ha cambiado exactamente respecto de eso, pero, en cualquier caso, también se supera el techo de gasto de cualquier manera; o sea, por 135 o por 80. Al final, hemos incumplido esa premisa básica de la Ley de Estabilidad Financiera.

Sí quería manifestar que qué pronto se nos olvida la situación en la que vivimos en el 2010 y el 2011, y el 2009, que fue la que alumbró esta Ley de Estabilidad Presupuestaria. A ustedes no les parece bien que las instituciones públicas tengan musculatura, que haya una limitación de gasto para que fortalezcan sus arcas y puedan atender de manera más eficiente y eficaz las necesidades de los ciudadanos. Es cierto que, en ocasiones, podíamos tener la sensación de que podemos hacer más; bien, seguramente esta sensación la podemos tener en algún momento, pero no es menos cierto que nuestro valor será el que tengamos la capacidad y la autonomía suficientes para atender las demandas de los ciudadanos, las demandas en sanidad, en empleo, en políticas sociales, en dependencia. Esa es la fortaleza que quiere transmitir la Ley de Estabilidad Presupuestaria con los tres requisitos que exige a todas las instituciones.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Estalella.

Por parte del Grupo Socialista, señor Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidente. Señora consejera, señorías.

Cuando hablamos de techo de gasto con un Gobierno de derechas, ¿de qué hablamos?, ¿hablamos realmente de techo de gasto o de limitar el gasto social? Y, por tanto, recortar los servicios básicos de la ciudadanía -la sanidad, la educación, los servicios sociales, la dependencia, las pensiones, la vivienda-, tanto que les gusta.

La estabilidad presupuestaria tiene su función. El equilibrio fiscal garantiza la sostenibilidad del Estado, pero, cuando se priorizan intereses ajenos a la mayoría social y se alinea el Gobierno con las élites, se quiebra la confianza sobre su utilidad.

Votar a favor del techo de gasto que plantea el Partido Popular, unido a una reforma fiscal -la impuesta por Ciudadanos, no la de ustedes, que no han podido-, que, disfrazada con piel de cordero vuelve a ser un lobo que limita la capacidad de gasto social de nuestro Estado. Un nuevo paso atrás en la redistribución de la riqueza en nuestro país, mientras la deuda pública se incrementa en límites insostenibles, que lo serán cuando el Banco Central Europeo cambie su política monetaria, algo que, tarde o temprano, ocurrirá.

La política fiscal y presupuestaria del Gobierno del Partido Popular es insolidaria con la mayoría social y su objetivo es consolidar un Estado social mínimo. No se remedia la desigualdad; y, en especial, la desigualdad que sufren las generaciones más jóvenes.

El Gobierno fija como techo de gasto no financiero del Estado una tasa de crecimiento muy inferior a la tasa de crecimiento nominal del PIB, y vuelve a reducir el déficit a costa del gasto social y productivo, lo que hace que sean las políticas de educación, ciencia, vivienda y protección social las mayores damnificadas, aquellas que protegen a los jóvenes y que podrían hacer posible un plan de rescate joven.

El Partido Popular nos ofrece un modelo de sociedad cada día más injusto y un modelo productivo cada vez más insostenible. La propuesta no solamente tendrá efectos adversos en sanidad, protección social, dependencia y vivienda, sino también en nuestro capital social, en educación, I+D+i e inversión pública.

Las pensiones solo crecerán un 0,25, cuando la inflación se situará cerca del 2 %. Y el salario de los empleados públicos solamente aumentará un 1 %.

La protección del desempleo seguirá retrocediendo. Y continuará España con una ausencia clamorosa de políticas activas de empleo.

¿Hay alternativa?, sí. Los socialistas apostamos por una reforma fiscal que nos ayude en la senda de la estabilidad presupuestaria y confiera, al mismo tiempo, los recursos suficientes para financiar el Estado de bienestar, en una apuesta por la igualdad frente a la desigualdad.

Ahora, que cada uno elija su modelo y asuma las consecuencias de su apoyo en el Congreso de los Diputados, esos que olvidan que en Canarias también hay pensionistas, desempleados, jóvenes, mayores, y un índice de desigualdad que nos debería avergonzar.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Álvaro Lavandera.

Turno del grupo solicitante, del Grupo Nacionalista Canario, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señor presidente. Señorías, señora consejera.

Le agradecemos la información que nos ha dado de todo ese proceso de negociación que, como decíamos antes, no ha estado exento de dificultades y desacuerdos, pero que no cabe duda de que la importancia de las reivindicaciones requería de tomar decisiones, las decisiones necesarias, las que fueran necesarias para sacar el acuerdo adelante, como así ha sido. Y, al final, lo importante, lo importante, es que a partir del año que viene esta comunidad autónoma podrá destinar sus excedentes, su superávit fiscal, a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos y ciudadanas de todas las islas.

Un magnífico acuerdo que no solo corrige una situación injusta, contra la que esta comunidad autónoma lleva mucho tiempo luchando; sino que el fruto de estos acuerdos va a permitir devolver, por fin, el esfuerzo de contención que han hecho los canarios y las canarias durante todos estos años de crisis, fortaleciendo y mejorando los servicios públicos e impulsando la economía y el empleo.

Señora consejera, consideramos que este ha sido el primer trámite de unos presupuestos que van a permitir, en 2018, contar con más fondos para costear los servicios públicos esenciales.

Los acuerdos que se han materializado mediante la aprobación -como usted ha dicho- en el Congreso, y que luego fue ratificada por el Senado, estaban contenidos en las dos propuestas que finalmente dan respuesta tanto a las demandas de las comunidades autónomas incumplidoras como a las comunidades autónomas cumplidoras, como la nuestra. Por tanto, se incrementa el objetivo de déficit para los dos próximos años una décima, quedando el 0,4 % en 2018 y el 0,1 % en 2019. Y las comunidades cumplidoras, como la nuestra, podrán destinar su superávit a inversiones financieras sostenibles, sin que ello suponga un incumplimiento de la regla de gasto. Y esto, además, queda recogido o va a quedar recogido en una disposición adicional en los presupuestos.

No lo ha comentado usted, no lo ha comentado usted, aunque le había hecho la pregunta, pero suponemos que las previsiones de cierre de este ejercicio, tal y como va la evolución de la recaudación, estarán, porque habrá finalmente un superávit. Superávit que podrá ser volcado, que se podrá destinar a los servicios públicos esenciales y hacia las políticas de reactivación y generación de empleo. Por eso, señora consejera, es fundamental que, cuanto antes, se terminen de definir y concretar los acuerdos alcanzados, para que realmente se puedan materializar los objetivos que se persiguen. Me refiero a que, cuanto antes, deben quedar definidos los criterios para poder gastar los excedentes sin que afecte al objetivo de estabilidad.

Como decíamos, tenemos la experiencia de lo difícil que ha sido interpretar y aplicar hasta ahora la regla de gasto, lo ha comentado usted y lo ha comentado algún portavoz. Ha hablado de que, solamente en este año, hay una diferencia de interpretación de 80 millones de euros. Por lo tanto, con más insistencia, hay que dejar lacrados y cerrados esos criterios.

Así mismo, debe quedar claro y definido el destino del superávit, ya que lo fundamental para nuestra comunidad autónoma es que se pueda destinar a aumentar la financiación de los servicios públicos esenciales, que, como sabemos, en nuestra comunidad autónoma están infrafinanciados.

También debe quedar definido qué pasa con el superávit acumulado, ¿cuánto se va a poder gastar con cargo al mismo?, ¿una parte?, ¿todo?

Como decíamos, consideramos que este ha sido el primer trámite de los presupuestos del 2018, porque se ha fijado el marco en el que se elaborarán los presupuestos del 2018 y, también, las posibilidades de sacarlos adelante en el mes de diciembre.

Y mi reflexión es: ¿qué hubiese pasado si no se hubiese alcanzado este acuerdo, que ha sido posible gracias al compromiso del Partido Popular, de Ciudadanos, del PNV y de los nacionalistas canarios? (Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta). ¿Qué hubiese pasado con todos esos acuerdos, importantísimos para Canarias, fruto de las negociaciones de Coalición Canaria-PNC y Nueva Canarias, que deben quedar reflejadas en los presupuestos del 2018? Y, finalmente, ¿qué pasaría con los excedentes de recaudación que genera nuestra comunidad autónoma, fruto de la reactivación económica, si este acuerdo no se hubiese alcanzado?

No quiero terminar sin hacer una última reflexión, una vez escuchados algunos y algunas de los y las portavoces que han intervenido, de partidos que no han apoyado estos acuerdos, como tampoco lo hicieron a los presupuestos generales de este año, y como muy probablemente tampoco lo van a hacer en los presupuestos del 2018, con excusas varias -que no eran unos buenos presupuestos, que no eran sociales, que perjudican a los trabajadores y, ahora, hasta que se normalizan los recortes o que ha habido demasiada negociación con el señor Montoro, o que se está negociando con un Gobierno de derechas, fíjense ustedes, y no sé cuántas cosas más-. Sin embargo, los escuchamos aquí un día sí y otro también mostrando una visión absolutamente catastrofista de nuestros servicios públicos esenciales y exigiendo más financiación, pero, pero, sin aportar absolutamente nada y sin un ápice de autocrítica; al contrario, cuando tienen la oportunidad de saltarse los intereses de sus partidos, los intereses políticos y personales, por alcanzar acuerdos que mejoren considerablemente los recursos que vienen para nuestra gente, se esconden detrás de mil excusas.

¿Cuáles son las excusas ahora, señorías? ¿Por qué no apoyan y celebran este acuerdo que tanto hemos reivindicado en este Parlamento? El poder gastarnos los recursos que son nuestros, en las necesidades de nuestra gente. ¿Qué excusa, señorías?

En fin, señora consejera, desde el Grupo Nacionalista Canario, consideramos que debemos felicitarnos por esta magnífica noticia para nuestra comunidad autónoma. Como decíamos, aún quedan cuestiones que es preciso cerrar cuanto antes y esperamos que así sea. Y, por supuesto, le agradecemos su comparecencia.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Luis.

Turno ahora de la consejera, para cerrar y acabar esta comparecencia.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señora presidenta.

Señorías, el pasado 7 de julio el Ministerio de Hacienda convocaba, de nuevo, un Consejo de Política Fiscal y Financiera para dos cuestiones, dos cuestiones que creo que son importantes, importantes para llegar a acuerdos y llegar a consensos. Por un lado, el ministerio se movía de su posición para ceder una décima más de déficit a las comunidades autónomas. Y, en este punto, me gustaría recordar que las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Socialista apoyaron, se abstuvieron, cuando en diciembre, en diciembre, pudimos absorber, pudimos redistribuir, el déficit que nos había dado la Comisión Europea, después de un mes de mayo y junio del año pasado que todos recordamos con la espada de Damocles de una sanción europea sin precedentes para España. Se pudo negociar y se consiguió más déficit; se pudo formar Gobierno gracias al voto de Coalición Canaria, a un voto de investidura, a un voto de lealtad, para que hubiera Gobierno, para que hubiera Gobierno para que las comunidades autónomas tuvieran también techo de gasto, y poder redistribuir el déficit.

En ese momento, el ministro Montoro dio un 0,7 para el año en curso, el 2016, del que, como ya ha dicho la señora Mendoza, Canarias solamente pudo aprovechar el 0,33, debido a la famosa regla de gasto, que limita también a las corporaciones locales. Y ahí va a estar Coalición Canaria para apoyar a las corporaciones locales, para que las inversiones no solamente sean inversiones sostenibles financieramente, sino también para atender a los gastos sociales con lo que realmente necesita la ciudadanía, y ese voto era importante porque cerraba en el 0,7, en el 0,6 y en el 0,3. Y, en aquel momento, el Partido Socialista se abstuvo, porque necesitaba un techo de gasto.

Tras el movimiento del 7 de julio, en el que el ministro Montoro, el Gobierno de España, hace un movimiento cediendo un 0,4, es decir, pasar las comunidades autónomas del 0,6 del 2017 al 0,4. Yo entiendo que es difícil pasar del 0,6, hay comunidades... Quiero decir que la media de las comunidades autónomas está en el 0,8 de déficit, 0,8 de déficit; que hay comunidades autónomas que están por encima del 1, que hay comunidades autónomas que no pueden pagar sus gastos, que el Estado tiene que pagar sus facturas. Esa no es la situación de Canarias.

Señor Estalella, es que las reglas no pueden ser las mismas. Nosotros, la diferencia es que Canarias ya ha llegado, y lo ha hecho con el rigor; lo ha hecho a través del esfuerzo de todos los canarios. Y, por eso, las reglas que se nos dieron en el año 2012 para una situación son completamente distintas que para las del año 2017, donde se está recuperando la economía. Y hay que revertir esa capacidad, esos ingresos, esa recaudación, en los ciudadanos. Y se puede hacer de dos maneras: o revertirlo otra vez de más gasto en servicios públicos esenciales -que es lo que sostienen las comunidades autónomas-... El Estado del bienestar, junto con la Seguridad Social, no es el Estado. El Estado tiene Interior, tiene Defensa, que es muy importante; pero, ¿el Estado de bienestar?, ¡el Estado de bienestar lo sostenemos las comunidades autónomas! Y, por eso, creo que fue un gesto del ministro tomar una decisión adecuada cediendo un 0,4.

Pero, señores del Partido Socialista -y me consta que el señor Lavandera se tuvo que ausentar-, es que ustedes necesitaban que se aprobara el techo de gasto porque, si no, las comunidades autónomas socialistas no hubiesen tenido presupuesto, no tenían referencias; y, por lo tanto, tampoco podían aplicar el incremento del sistema de financiación que viene derivado del aumento de la recaudación tributaria. Porque, efectivamente, las cosas están yendo mejor; pero tienen que ir mejor para todo el mundo, tienen que ir mejor para todo el mundo.

Y, por eso, sí estamos de acuerdo -señora Delgado- en que las reformas fiscales tienen que permitir una redistribución de la riqueza. Podremos no estar de acuerdo en muchísimas otras cosas, pero en eso sí estamos de acuerdo, y es que tenemos que contribuir las reformas fiscales a una mejor distribución de la riqueza. Porque, señor Estalella, el empleo es muy importante, pero el empleo tiene que ser de calidad, y la reforma laboral que ustedes afrontaron dejó muy tocada a la gente, a las familias que, con un sueldo, con un empleo, no llegan a final de mes y tienen que acudir a los servicios sociales. Y ¿sabe dónde están los servicios sociales?, en la puerta de los ayuntamientos; ¿sabe de dónde salen los servicios sociales?, de las consejerías de servicios sociales; ¿sabe lo que ocurre?, que, si estamos limitados por la regla de gasto, la Comunidad Autónoma de Canarias no podrá atender suficientemente ni a la sanidad ni a la educación ni a los servicios sociales. Por eso, sí creo que es una noticia importantísima que se haya podido aprobar el techo de gasto, que se puedan hacer inversiones a operaciones financieras sostenibles; pero, también, que se puedan hacer en aquellos que tienen repercusión directamente en las personas, en aquellos que sostenemos los servicios públicos esenciales.

Por eso, señores de Podemos, no podemos estar con ustedes en que hagan ni un solo reproche a Nueva Canarias. Ni un solo reproche. Porque, señores de Podemos, si no hubiésemos tenido techo de gasto, si no hubiésemos tenido techo de gasto ¿qué era lo que le esperaba a Canarias?, lo que le esperaba a Canarias era no tener convenios que hemos negociado gracias a la capacidad que da la aritmética. Los convenios para los planes integrales de empleo de Canarias, ¿o no es importante tener un Plan Integral de Empleo para Canarias?, ¿o no es importante tener planes de infraestructura educativa para los niños y niñas?, ¿o no es importante tener una bonificación de la cuota a la Seguridad Social para que puedan emplearse más?, ¿o no es importante el descuento de residentes que ha conseguido Nueva Canarias? Que yo se lo reconozco, para que no se cabree el señor Rodríguez. Claro, nos viene bien a todos los canarios, a todos los canarios, pero la aritmética es así.

Señores, es que les han reprochado a Nueva Canarias y les dicen que no son de izquierdas; o sea, vienen a dar lecciones de lo que es ser de izquierdas a los señores de Nueva Canarias. Miren, no. Aquí de lo que estamos hablando es de estabilidad, estamos hablando de responsabilidad, estamos hablando que hay que poder elaborar unos presupuestos, de que las comunidades autónomas socialistas votaron en contra; pero que pedían, pedían -señores socialistas- que votáramos a favor, para poder salir adelante y dar estabilidad a este país que tanto lo necesita; para seguir creciendo y poder seguir devolviendo a los ciudadanos el esfuerzo que ya hicieron en su momento, durante los largos años de crisis.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias, consejera.

Señorías, suspendemos y reanudamos a las dieciséis treinta, señorías.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y treinta y tres minutos).

(Se reanuda la sesión a las dieciséis horas y cuarenta y cinco minutos).

La señora PRESIDENTA: Buenas tardes, señorías. Reanudamos la sesión plenaria.

Señor Rodríguez, señor Estalella, señor Moreno, señor Curbelo.

Señor Rodríguez, por favor. Señorías, vamos a empezar.

Señora Santana, si es tan amable. Señora Del Río, si es tan amable.

Vamos. Por favor, si son tan amables, para dar comienzo a reanudar la sesión, señorías. Bien.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1163 Sobre -Consejera de Hacienda-, sobre la estabilidad presupuestaria y la aplicación de la regla de gasto.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico