Diario de Sesiones 95/2017, de fecha 15/11/2017 - Punto 9

9L/PNL-0493 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE CELEBRACIÓN DEL CUARENTA ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente proposición no de ley, instada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre celebración del cuarenta aniversario de la Constitución española.

Para su defensa, la portavoz del Grupo Popular, doña Australia.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidente.

Señorías, el próximo año vamos a conmemorar el cuarenta aniversario de la Constitución española y el motivo de esta proposición no de ley no es otro que poner en valor los principios de la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político recogidos en su articulado y que permitieron constituir, en el 78, pues, el Estado social y democrático de derecho de que hoy disfrutamos.

Como saben, señorías, esta misma PNL, o parecida, ya fue debatida el pasado mes en el Congreso de los Diputados y contó con el respaldo de los partidos constitucionalistas. Dicha proposición no de ley además incluía un llamamiento a los parlamentos autonómicos y también a las instituciones públicas y entidades civiles de nuestro país para que respaldáramos todos la organización de este tan señalado evento el próximo año. Y de ahí que yo hoy, en nombre de mi grupo, pues, defienda esta proposición no de ley y además la aproveche para invitar a todos a seguir sumando adhesiones para una celebración cuyo histórico valor trasciende las circunstancias adversas que hoy vive nuestro país como consecuencia del desafío separatista.

Como les decía, el próximo año se cumplen cuarenta años de una Constitución ejemplar por su capacidad cohesionadora y por su eficaz transformación. Una norma básica de convivencia que, por primera vez en la historia de nuestro país, no se construyó solo con la voluntad de una mayoría o de una sola parte, sino con el consenso de todos. Sí, señorías, la Constitución del 78 se construyó con el consenso de todas las ideologías, de todas las creencias y de todas las sensibilidades, poniendo en común lo que nos unía y dejando a un lado lo que nos separaba. Ese fue y es el secreto del éxito de esta Constitución. Una Constitución que, como todos sabemos, nos ha permitido disfrutar del mayor periodo de bienestar y desarrollo que ha vivido nuestro país en toda su historia. Por eso no podemos permitir que nadie, que nadie, nos arrebate ese consenso de manera unilateral, por la fuerza de los hechos consumados, y ni siquiera que nos lo arrebaten de forma simbólica.

El consenso, señorías, solo puede mejorarse con más consenso y para ampliar consensos y promover entendimientos y acuerdos fructíferos es imprescindible que todos los ciudadanos conozcan la dimensión de nuestra Carta Magna. Es necesario que todos tengamos muy presente el papel que la Constitución juega en nuestras vidas de manera cotidiana y reconozcamos su importancia como elemento imprescindible para salvaguardar nuestros derechos y libertades.

Tenemos la obligación como diputados que somos de recordar cuál fue la generosidad de los partidos políticos, la solidaridad entre los territorios y el anhelo de todos los españoles por una vida mejor, lo que nos permitió dotarnos de una Constitución de todos y para todos, en un proceso de transformación política y social que será para siempre un referente en el mundo.

La Transición, queridos diputados, no fue un proceso unilateral ni rupturista, fue un proceso incluyente y cohesionador, del que todos, absolutamente todos, podemos sentirnos orgullosos, y es nuestra obligación como diputados que somos reivindicarlo como un legado irrenunciable para las generaciones futuras, para los canarios y los españoles del mañana, que sin duda afrontarán retos y desafíos más complicados incluso que los que hemos vivido en estas cuatro décadas.

Lo repito: generosidad política, solidaridad entre territorios, anhelos ciudadanos fueron los cimientos sobre los que todos construimos nuestra convivencia. Y quiero destacarlos porque hoy, con esos tres pilares tan simples, el consenso constitucional del 78 permitió reconciliaciones inimaginables, cicatrizó heridas incurables y puso punto final a una de las etapas más oscuras de nuestra historia moderna como fue la dictadura franquista.

Señorías, a punto de cumplirse, insisto, esos cuarenta años de la Constitución la intentona separatista en Cataluña tiene que hacernos reflexionar a todos, reflexionar más allá del acaloramiento del debate partidista y de las sensibilidades todavía a flor de piel. Es cierto que nuestra Constitución es mejorable, claro que sí, como todo en la vida, por supuesto que sí, y lo vamos a hacer. Vamos a mejorarla para que todos los españoles, todos, y nosotros también, los canarios, nos sintamos mejor, más seguros y amparados ante los nuevos retos de la sociedad. Esta misma semana se constituye en el Congreso de los Diputados la Comisión para la Evaluación y Modernización del Sistema Autonómico, acordada por el Gobierno de mi partido a propuesta del Partido Socialista. Una comisión que, como todos sabemos, en el plazo de seis meses deberá establecer las conclusiones sobre cómo afrontar la reforma de la Constitución.

Nuestra Carta Magna, insisto, se puede mejorar, claro que sí, pero dentro de los cauces del Estado de derecho, respetando las reglas de juego y apostando por los pilares sobre los que se construyó su consenso fundacional: generosidad política, solidaridad territorial y anhelo ciudadano. Pero anhelo de todos, de todos los ciudadanos y solidaridad de todos los territorios, no solo de unos pocos. Y en este sentido es mucho lo que los canarios tendremos que decir, especialmente sobre el reconocimiento de nuestra singularidad ultraperiférica y el encaje de nuestro régimen fiscal.

A nadie en esta Cámara se le escapa que el inicio de un proceso de reforma de la Constitución supone una oportunidad también para nosotros, para las islas, porque, en contra de lo que la actualidad nacional parece mostrarnos en estas últimas semanas, en España hay muchos más problemas que el secesionismo y por supuesto más comunidades autónomas que la catalana. Por eso quiero agradecer, en nombre de mi grupo, a Nueva Canarias y a Coalición Canaria su disposición a participar, a tomar parte activa en la nueva comisión de evaluación que se constituirá, como he dicho, en el Congreso para revisar nuestro modelo territorial. Creo que esa de verdad es la actitud, la correcta actitud y responsable actitud que exige el momento actual y no la actitud autoexcluyente de nacionalistas, por ejemplo, vascos y de independentistas catalanes, a la que lamentablemente parece que se suma, pues, Podemos.

El caso es que estamos en una semana en la que vamos a dar un paso muy importante en la mejora de nuestra mejorable Constitución. Es cierto que podemos hacer mucho, mucho, para perfeccionarla pero también es cierto que podemos hacer mucho más para enseñar a entenderla en toda su dimensión, a quererla y respetarla, porque eso quizás, en un momento de autorreflexión, yo creo que hemos fallado en ello, ¿no? En estas casi cuatro décadas de Constitución, pues, yo creo que nos ha faltado -y en esto hablo en primera persona- ser más didácticos. Quizás hemos dado muchas cosas por sabidas o quizás nos ha fallado el relato, ahora que está tan de moda eso del relato. Lo cierto es que hay más de veinte millones de españoles que han nacido después del 6 de diciembre del 78 y que han vivido desde su nacimiento en democracia. Probablemente para algunos de ellos o quizás para la mayoría de ellos la Constitución no sea más que un texto que votaron sus padres, incluso sus abuelos, y que la recuerdan a lo mejor por haberla estudiado, la recuerdan vagamente por haberla estudiado en el colegio. Pero, señorías, la Constitución es mucho más. La Constitución es mucho más incluso que un día festivo o una excusa para hacer puente. Quizás ha llegado el momento de recordar que gracias a la Constitución hemos vivido el periodo de mayor estabilidad política, progreso económico y avance social de la historia de nuestro país.

Por eso les pido a todos, a todas sus señorías, el respaldo a esta proposición no de ley, que pretende impulsar todas aquellas iniciativas políticas, institucionales y ciudadanas para la celebración del cuarenta aniversario de la Constitución española del 78, de acuerdo con lo acordado en la reunión extraordinaria y conjunta de las Mesas del Congreso y del Senado el pasado 20 de septiembre.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora portavoz.

Esta proposición no de ley tiene dos enmiendas: una del Grupo Nacionalista Canario y otra de Nueva Canarias. Para su primera defensa, el Grupo Nacionalista Canario, la señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes.

La Constitución es fruto del consenso, del esfuerzo de consenso, de muchas renuncias, de muchas cesiones, de quienes se encontraban en las antípodas ideológicas pero ha posibilitado la convivencia y la reconciliación de los españoles.

Está próxima a cumplir cuarenta años y es motivo de celebración. Nosotros apoyaremos esta iniciativa, con una enmienda que ha intentado reforzar el carácter de Estado social y democrático de derecho, que garantiza la organización territorial basada en el derecho y la autonomía de las nacionalidades y regiones que la componen.

Pero queremos aprovechar para defender nuestra posición respecto a la necesidad de la reforma de la Constitución. No tenemos que tener miedo a una reforma de la Constitución. Países con tradición democrática consolidada asumen las reformas constitucionales con bastante naturalidad. Nosotros hemos asumido reformas constitucionales puntuales: en 1992 para posibilitar el derecho de sufragio de los extranjeros como consecuencia del Tratado de Maastricht y en el 2011 para modificar el artículo 135 respecto a la estabilidad financiera y el límite de déficit. Pero han sido reformas fundamentalmente por exigencias de Europa y ahora se ha creado la comisión que usted decía y es, en cierto punto, como salida al bloqueo institucional de la crisis catalana.

En Coalición Canaria lo venimos diciendo desde hace muchos años. Es hora de afrontar una reforma de calado, constitucional, que defina un nuevo modelo territorial, que dé respuesta a la realidad histórica, social, cultural, lingüística y económica de las distintas nacionalidades y regiones de España y en la que Canarias debe salir reforzada de esa eventual reforma constitucional, porque habrá de redefinir un sistema competencial. Pero, señorías, huyendo de tendencias centralizadoras, porque la inoperancia de unos y la irresponsabilidad de otros no pueden servir de excusa para vaciar de competencias a las comunidades autónomas. Nos preocupan algunas opiniones con tendencias recentralizadoras. Cualquier intento de regresión en las competencias de las comunidades autónomas supondría un paso atrás en la autonomía y supondría un paso atrás en el Estado del bienestar, y además estaría vulnerando el derecho europeo, el artículo 5 del Tratado de la Unión, que defiende el principio de subsidiariedad, porque las decisiones han de ser tomadas en lo más cerca de los ciudadanos.

También Canarias ha de tener acomodo en la Constitución como región ultraperiférica. Somos la única comunidad de España con características estructurales, sociales y económicas recogidas en el derecho primario europeo, en el artículo 349 del Tratado, y reforzado además por la Sentencia Mayotte, y eso tiene que tener reconocimiento en la Carta Magna.

También el modelo de financiación. El artículo 158 debe garantizar de verdad la suficiencia financiera de todos los territorios, de todas las comunidades autónomas, para que todos los ciudadanos tengan igualdad de derechos, disfruten de los servicios públicos esenciales, con la garantía absoluta de que nuestro REF no se compute en ese sistema de financiación, una garantía absoluta y definitiva en el tiempo.

Y, finalmente, el Régimen Económico y Fiscal de Canarias. El REF actualmente no se encuentra garantizado de forma sustantiva en la disposición adicional tercera, es una garantía meramente procedimental a través del informe de este Parlamento. Pero es preciso reformular el REF en la Constitución para blindarlo y que nuestro fuero propio no esté al albur de los vaivenes de la posición de fuerza de los partidos nacionalistas en el Congreso de los Diputados.

En definitiva, nosotros apoyaremos esta iniciativa, apoyaremos la reforma constitucional, porque Canarias se juega mucho en esa reforma constitucional para no retroceder en competencias, para no retroceder en derechos históricos y para el reconocimiento como región ultraperiférica.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Beato.

Turno del Grupo Nueva Canarias. El señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señor presidente.

De entrada ya anunciamos que vamos a apoyar la iniciativa. Cuarenta años de esa norma que aprobamos, bueno, algunos aprobaron, yo tenía ocho añitos, no participé de ella, pero obviamente yo creo que, si hay un elemento, cuando hablan de celebrar los actos... -nosotros participaremos de esa celebración; también le digo: no vamos a contratar bandas de Guayedra ni de Agaete para no hacer excesos tampoco-, pero sobre todo por algo que representa la Constitución: ese marco de convivencia que surge en el año 1978 y que viene a poner fin, al final, a través de un texto consensuado donde todas las partes tuvieron capacidad, generosidad, para ceder sus posiciones, algunas que parecían insalvables, para tener un marco que es el que hasta hoy en día nos ha llevado en esta trayectoria en los últimos cuarenta años. Rompíamos con un modelo de dictadura, un modelo de convivencia en el que unos pocos decidían lo que el resto tenía que hacer. Nos imponían su posición. Y hablo a nivel personal, me refiero, nos imponían a las personas pero también nos imponían a los territorios. Canarias fue excluida sistemáticamente con los regímenes anteriores. La Constitución abría espacios y oportunidades para que territorios como el nuestro, con más razón aun que muchos otros, pudieran volver, pudieran tener acceso a los derechos que les correspondían.

Pero si celebramos cuarenta años precisamente tenemos que ser conscientes de que esos cuarenta años obligan, de una vez por todas, a abordar una necesaria reforma, que algunos también, por cierto, llevamos exigiendo décadas. Porque no es comprensible, como decía la señora, la diputada Socorro Beato, que exclusivamente las reformas se hagan cuando te las imponen otros. Desgraciadamente, además, la más reciente que hemos vivido ha sido una reforma que ha venido a empeorar las condiciones de vida de la gente. Por eso creo que era necesario, después de cuarenta años -ojalá hubiera sido después de veinte-, abordar una reforma que incida, primero, en garantizar muchos de los aspectos, de una manera más clara, que ya estaban recogidos en el texto original; segundo, seguir avanzando, como avanza cualquier sociedad, y actualizarla a la realidad que nuestra gente, que la gente vive hoy en día; y por supuesto en el marco territorial, y si hablamos de Canarias -en ese sentido irá nuestra enmienda-, pues, con mucha mayor incidencia.

Se ha abierto ahora un espacio y nosotros, efectivamente, vamos a participar. Se abre un espacio porque es el que hemos venido reclamando durante décadas. Y se abre ese espacio y estaremos ahí, porque no compartimos procesos bilaterales donde se redefina el espacio, el marco relacional entre distintos territorios, el estatal y con cualquier otra comunidad. Queremos estar en esa discusión, queremos participar y colocar las posiciones de Canarias de manera clara en ese espacio, que es ahí donde se debe hacer. Por tanto, nosotros estaremos, le garantizo que estaremos de manera activa defendiendo derechos generales, pero de manera muy específica los derechos de esta tierra.

Una reforma que era necesaria. Usted decía: "lo que está pasando en Cataluña". También le diría: probablemente, si se hubieran abordado las reformas, los aspectos territoriales desde hace algunos años, estoy convencido de que lo que está sucediendo en Cataluña no habría pasado, no habría pasado. Por tanto, esto nos tiene que hacer reflexionar sobre que no tenemos que tener miedo, no hay que tener miedo a abordar, a avanzar, a seguir reformando esos marcos de convivencia que poco a poco han ido construyendo el lugar en el que vivimos, en este caso España y nuestro territorio, Canarias.

La enmienda lo que plantea, muy en la línea de la presentada también por el Grupo Nacionalista Canario, es, en ese marco de celebración, divulgar, dar a conocer y que el Parlamento de Canarias manifieste su opinión de que es necesario iniciar los trámites para la reforma de la Constitución española, para actualizarla a la nueva realidad de la sociedad en el siglo XXI, para modificar la regulación de la organización territorial del Estado y para incluir la consideración de Canarias como región ultraperiférica europea y el respeto de su Régimen Económico y Fiscal, aquello que hemos repetido mil veces del anclaje. Esta es la oportunidad de que Canarias quede bien reflejada, bien situada, después de esa necesaria reforma tras cuarenta años.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Campos.

Señora Navarro, para fijar posición sobre las enmiendas.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Vamos a aceptar las dos enmiendas, la presentada por el Grupo Nacionalista y también por el Grupo Nueva Canarias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Navarro.

Turno del Grupo Mixto. La señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente.

La Constitución española, fruto del consenso y del diálogo, nuestra Carta Magna, es el fiel reflejo de las aspiraciones de la pluralidad política e ideológica de entonces, que decidió dar un paso al frente por la democracia y la paz y posibilitó la consagración del Estado social, democrático y de derecho. Ratificada nada más y nada menos que por el 88 % de los votos emitidos.

Un Estado social que no se limita a establecer las reglas de juego, con independencia de cuál sea el resultado, sino que, muy al contrario, propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, tal y como pone de manifiesto en su artículo número 1. El Estado, dotado de estructuras plenamente democráticas, hechas para construir la historia entre todos, después de casi cuarenta años de dictadura.

Con la aprobación de la Constitución, se abrió paso un nuevo proyecto para España, un proyecto de pluralismo, de integración y solidaridad; un proyecto democrático y social, de derechos fundamentales y libertades públicas. Se abrió paso un ciclo de libertad y progreso sin comparación, inspirado en el consenso, un consenso que ahora más que nunca vuelve a ser necesario. Consenso a través del cual también estamos seguros de que se mejorará.

Y, señora Navarro, aunque muchos hemos nacido después del 78, somos conscientes de la importancia de nuestra Carta Magna. Por tanto, también somos conscientes de la reforma que debería llevarse a cabo de la Constitución. Por tanto, también somos conscientes, para no repetirme, del discurso que ha hecho la señora Beato.

Por supuesto el 6 de diciembre de 1978 es una fecha para conmemorar y por esto, y como no puede ser de otra manera, Agrupación Socialista Gomera votará a favor de la presente moción, con la firme esperanza de que el consenso y la voluntad popular sean los pilares que siempre construyan España.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza.

Turno del Grupo Podemos. El señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Buenas tardes, señorías.

Es lamentable que el Partido Popular presente esto en todos los parlamentos intentando buscar una confrontación entre lo que ellos creen que son partidos constitucionalistas y anticonstitucionalistas. Miren, si hay un partido anticonstitucionalista es el Partido Popular. El PP ha dejado en suspenso muchos de los derechos y libertades consagrados en el texto constitucional hasta el punto de convertirlos en papel mojado. Artículo 31 de la Constitución española: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad". ¿Ustedes se han leído esto? En el país de la amnistía fiscal de Montoro, declarada inconstitucional por los tribunales, ¿qué están celebrando ustedes, señores del Partido Popular, que tienen la bandera en la solapa, la cartera en Panamá y la Constitución en la trituradora? Desde el 2008 se han recortado 7500 millones en sanidad, según datos del ministerio, en educación, 36 500 millones desde 2009, también según el ministerio: ¿en qué lugar quedan los artículos 27 y 43 de la Constitución española, referidos, respectivamente, al derecho a la educación y a la salud pública gratuitas? En suspenso, señorías, quedan en suspenso con ustedes. Si ustedes dejaran de meter la mano en la caja y lastrar a la ciudadanía española con su corrupción, la de un tal M. Rajoy, que nadie sabe quién es, esa que según la CNMV se cifra en el 4,5 % del PIB anual, tendríamos 48 000 millones de euros más anuales, que tanto necesitamos para garantizar estos derechos constitucionales que ahora ustedes se han puesto a celebrar.

Y así podríamos seguir durante horas, señorías del Partido Popular. Artículo 50, el que regula el derecho a la suficiencia económica a la tercera edad, amenazado de quedar en suspenso ante una hucha de las pensiones esquilmada por su nefasta gestión; o con las libertades públicas, recogidas en los artículos 17, 20, 21 y 22, en suspenso también por su ley mordaza. ¿Qué celebran ustedes, señorías del Partido Popular?

Miren, el Grupo Podemos se va a abstener, y lo va a hacer primero porque creemos que no basta con conmemorar el cuarenta aniversario de la Constitución española; más importante, señorías, es cumplirla, y ustedes, señorías, no la cumplen. Segundo, porque consideramos que la Constitución española trasciende de las instituciones, y parece que un año más ustedes pretenden otorgar todo el protagonismo a la clase política y a las instituciones. La democracia y la Constitución española no las trajo Manuel Fraga, el ministro de Franco que firmó sentencias de muerte. ¡No!, las trajeron, señorías, cientos de miles de abuelas y abuelos, hoy anónimos, que lucharon contra la Dictadura, que lucharon por la democracia, por un marco de convivencia, por derechos, por libertades y por justicia social. La democracia y las constituciones, señorías, las impulsan y las hacen realidad los pueblos, no sus dirigentes políticos, y eso es algo que ustedes no entienden. Y, por último, porque creemos que el cuarenta aniversario de la Constitución española debería servir para explicar que las constituciones no están para no reformarlas, no están escritas en piedra, tenemos que ponerlas al servicio de la ciudadanía, tenemos que...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Márquez.

Finalizado el debate, llamo a votación. (La Presidencia hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa). (Rumores en la sala).

Efectivamente, falta por intervenir el Grupo Socialista, la señora Hernández. Discúlpeme usted.

Turno del Grupo Socialista, la señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: El señor De la Hoz olvidó que somos la primera fuerza en votos, pero, bueno, aquí estamos.

Vamos a ver, le vamos a anunciar un sí rotundo, aunque hubiéramos preferido que esta PNL hubiera venido por consenso, era mi ilusión, pero, vista la actitud de Podemos, pues, creo que nos hubiéramos equivocado totalmente.

Señorías, especialmente a los del Partido Popular, los que luchamos en las trincheras, los que votamos la Constitución -que voté la Constitución y confieso mi edad-, estamos orgullosos de esa Constitución. Lo que es cierto es que a esa Constitución, después de cuarenta años, probablemente tengamos que arreglarle el tejado, y lo que este Parlamento va a hacer es que todas las reivindicaciones económicas del fuero canario queremos que estén dentro de esa Constitución.

Lo que sí que lamento es que se hable de celebración... En mi opinión, el artículo 2 dice que España se constituye en un Estado social, ¡y eso no lo hemos conseguido!, y eso demandamos los socialistas. Antes que democrático ponen los legisladores, padres de la Constitución, la palabra "social".

Y, por último, lamento tener que decirles que bienvenidos a la democracia, porque tengo que recordar la historia. Esta Constitución es tan grande que, bajo su abanico, bajo su poder, permite que una persona que firmó en contra de la Constitución, artículo... -no sé lo que votó porque es secreto-, haya sido presidente del Gobierno de España.

Muchas gracias.

(La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

Ahora sí, llamo a votación, señorías. (Suena el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, con las enmiendas aceptadas, comienza la votación. (Pausa). (Rumores en la sala). Señorías, silencio, estamos votando. (Pausa).

Señorías, 55 votos emitidos: 48, sí, ningún no y 7 abstenciones.

Hemos concluido el pleno, señorías.

Se levanta la sesión.

(Se levanta la sesión a las catorce horas y catorce minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0493 Sobre celebración del cuarenta aniversario de la Constitución española.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico