Diario de Sesiones 118/2018, de fecha 9/5/2018 - Punto 6

9L/C-1795 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE SANIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE LA ACTIVIDAD QUIRÚRGICA PÚBLICA Y CONCERTADA DEL SERVICIO CANARIO DE LA SALUD.

La señora PRESIDENTA: Como habíamos acordado también en la mañana, comenzaríamos la reanudación de la sesión con las comparecencias acumuladas al consejero de Sanidad, primero sobre el modelo sanitario público en Canarias, a instancias del Grupo Parlamentario Nueva Canarias; sobre el modelo sanitario público, también del Grupo Parlamentario Podemos; sobre la política de derivaciones a la concertada, del Grupo Popular; sobre derivaciones de intervenciones quirúrgicas a la sanidad privada del Servicio Canario de la Salud y política de conciertos, del Grupo Parlamentario Socialista Canario; y sobre la actividad quirúrgica pública y concertada del Servicio Canario de la Salud, del Grupo Nacionalista.

Vamos, por tanto, al debate acumulado. Señorías, les comento: seré generosa con los tiempos, como habíamos dicho. En principio los grupos tienen para la exposición inicial cinco más uno, si veo que hace falta daré el segundo minuto, ¿vale?; y el Gobierno tendrá doce, también, por supuesto, tendrá más, uno o dos minutos más, por supuesto; el Grupo Mixto cuatro, también lo mismo; once, prorrogable también, y doce el Gobierno también prorrogable en los tiempos que he dicho en el caso de que sea necesario. ¿De acuerdo, señorías?

Por tanto, comenzamos, Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías, muy buenos días. Adelanto que tengo un catarro mal curado y, por lo tanto, la voz no responde como en otras ocasiones.

Primero, decirles que creo que las cinco comparecencias expresan la preocupación de los grupos parlamentarios por uno de los principales servicios públicos, que es el de la salud. Sin duda ninguna, si hay algo que inquieta a la ciudadanía de a pie es cómo funciona su sanidad, porque casi todos somos usuarios potenciales de este servicio público, y yo creo que estas cinco comparecencias lo ponen en evidencia.

Creo, ciertamente, que hay tres comparecencias que están asociadas de manera muy directa: las vinculadas a la contratación de servicios externos, y dos de distinta naturaleza, que es la que ha presentado el Grupo Podemos y Nueva Canarias, más vinculadas a hablar del modelo sanitario, que es mucho más, mucho más, que la contratación de servicios externos, aunque todo esté relacionado. De manera que, después de haber agrupado eso en la Junta de Portavoces, yo me arrepentí en el sentido de que creo que había diferencias entre los dos grupos de comparecencias, vinculado a la contratación de servicios externos, y el otro más de modelo sanitario o que sustenta a nuestro sistema. Y decir algunas consideraciones de orden general y luego me adaptaré al debate de lo que diga el resto:

Primero, el artículo 43 de la Constitución declara el derecho a la protección de la salud de los ciudadanos españoles, y hasta el año 86 esto no se garantizó porque, hasta el año 86, el sistema sanitario público español era de carácter contributivo, dependía de la Seguridad Social, dependía y eran beneficiarios los trabajadores y sus familias. Y de manera que el resto de los ciudadanos españoles se acogía a la llamada beneficencia a través de programas públicos de distintos ámbitos institucionales que atendían a los no cubiertos por el sistema de la Seguridad Social, se produce una gran decisión política, una auténtica revolución con la Ley de Sanidad del 86, que desarrolla el artículo 43 y que convierte, como no podía ser de otra manera, en derecho universal, en derecho subjetivo, público y gratuito, la atención sanitaria, al sistema sanitario, al conjunto de los ciudadanos españoles, extranjeros residentes en función de los convenios, y no residentes en función también de las leyes que se han ido articulando. De manera que pasamos de un sistema de Seguridad Social a un Sistema Nacional de Salud, financiado con los presupuestos del Estado, y donde se garantiza la universalidad, es decir, todo el mundo, por la mera condición de tener la nacionalidad española, o los extranjeros en función de las leyes y convenios, tenemos el derecho a la atención sanitaria que el sistema articuló en el año 86. A partir de ahí, el modelo sanitario descentralizado por el modelo autonómico español hizo que las comunidades autónomas asumieran, a lo largo de las siguientes dos décadas, la gestión, la planificación, la organización de la salud en cada uno de los territorios. Y hay que decir, por tanto, que en relación a este tema, es decir, al aseguramiento público, a la garantía de que todos los ciudadanos tenemos derecho a una cartera de servicios universal, gratuita, o muy gratuita porque se pagan algunas cosas, desgraciadamente, pero es una de las carteras más generosas del mundo, más gratuitas del mundo y hemos conseguido, en algunos de sus parámetros, que este sistema sanitario público español sea de los mejores del mundo, en algunos parámetros, no en todos, fundamentalmente en los parámetros asistenciales, porque el sistema sanitario público español no debe dedicarse solo a asistir sanitariamente a los enfermos, sino que el sistema sanitario público tiene encargado un montón de tareas que, desgraciadamente, han quedado subordinadas a un segundo lugar y que hace que algunos de los parámetros de salud de la colectividad de la ciudadanía no avancen en los términos debidos, porque todo lo referente a la educación, a la prevención, todo lo referente a la búsqueda de una salud integral, quedó en un segundo plano en favor de la pura asistencia sanitaria. Pero el sistema sanitario español y canario está protegido por la Constitución, por la Ley General de Sanidad, por la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias, que anoche me volví a leer, y debemos estar tranquilos, debimos estar tranquilos, porque tenemos un sistema sanitario estrictamente público, garantista, que nos permite a ciudadanos y ciudadanas dormir razonablemente tranquilos con respecto a los derechos que hemos consolidado.

Otra cuestión distinta es cómo se organiza, cómo se planifica, cómo se gestiona, quién presta los servicios... y ahí la Ley de Ordenación de Canarias, que yo tuve mucho que ver en su gestación, pues establece, en base a la Ley General de Sanidad, un modelo de organización de los servicios y un compromiso de planificación de los servicios que estaría, en fin, francamente mejorable, ¿no? Y a partir de ahí...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...muy malas, los peores, descapitalizados, desmoralizados, la gente se nos moría en los pasillos, cosas que se habían superado en otras partes de España aquí eran habituales, y el proceso de autogobierno dio un impulso sin discusión a la mejora del sistema sanitario y nunca el sistema sanitario público, en la historia, avanzó tanto y en tan poco tiempo, en cantidad y en calidad, en prestaciones y en efectivos humanos, en máquinas, en edificios, como la etapa de las transferencias. Y los datos son incontestables, y yo los tengo. Los tengo conservaditos.

Por lo tanto, ha habido etapas buenas y etapas malas. La descapitalización del sistema en el periodo de crisis ha hecho un gran daño, ha deslegitimado el sistema, ha alejado a la ciudadanía del sistema sanitario y ha hecho que la confianza en el sistema público se resquebraje. Y, por ejemplo, un parámetro preocupante sea que la gente se tiene que buscar aseguramientos privados, y esto sí es privatizar para garantizar sus derechos... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de control del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional).

De manera, de manera, señorías, que el sistema sanitario público canario es el sistema sanitario público español adaptado a nuestras circunstancias, con derechos consolidados, pero con problemas propios. 180 000 personas en lista de espera es una singularidad que no nos podemos permitir. Demoras medias del doble del Sistema Nacional de Salud es una singularidad que no nos podemos permitir, y estas son las cuestiones que dependen luego de cómo se organicen, de cómo se planifiquen, de cómo se presten los servicios, del nivel de profesionalidad, de la organización de la gestión, y también la separación de los intereses de lo público de lo privado, de los trabajadores que desempeñan su función en el ámbito público y de los que compatibilizan esa función con el ámbito privado, que luego hablaremos, que tiene tela el asunto. Incompatibilidades, organización de servicios, sistemas de información..., en fin, luego precisaremos en función del debate.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Podemos. Señor Márquez Fandiño (Rumores en la sala).

Ruego silencio, señorías, porque hay un murmullo permanente, si son tan amables, para escuchar a quien habla.

Cuando quiera.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Efectivamente vamos a hablar de modelo sanitario, pero evidentemente que eso conlleva, señor Rodríguez, también a hablar de concertación, y nosotros lo llamamos con todas la letras: pri-va-ti-za-ción. Privatización de la sanidad pública.

Claro que estamos asegurados, claro que hay un derecho constitucional, pero es que el modelo de concertación que se ha llevado a cabo en Canarias está condicionando el gasto, la inversión en sanidad pública, a los intereses del mercado. Está condicionando la cartera de servicios a los intereses del mercado. Está condicionando la seguridad de nuestros pacientes a los intereses del mercado.

Todos conocemos, y usted lo conoce muy bien, estoy seguro, el modelo sanitario británico. Era un ejemplo. Un ejemplo para toda Europa, un ejemplo para todo el mundo, de lo que era la sanidad pública. ¿Qué pasó con Margaret Thatcher?, que estaría muy contenta con el señor Clavijo, pues cuando privatiza, inicia ese proceso de privatización del National Health Service, no solo no mejora el servicio, sino que es más caro. Lo empeora y es más caro. Y eso es lo que estamos viendo en Canarias y eso es lo que vamos a avanzar. Claro que ha habido avances en Canarias en las últimas décadas, evidentemente. Evidentemente. Salíamos de una dictadura fascista sin una red pública, sin un sistema público en condiciones. Ha habido avances muy importantes y debemos congratularnos. Claro que tenemos grandes profesionales en la sanidad pública. Claro que hay cosas que funcionan muy bien gracias a esos profesionales que sacan adelante los servicios en la sanidad pública, pero la pregunta que debemos hacernos hoy aquí, y la pregunta que está de fondo, es hacía dónde estamos caminando en el Servicio Canario de Salud, cuál es el modelo que queremos para la sanidad pública en Canarias. Y lo que vemos en los últimos años es que se ha ido hacia un modelo de concertación, y esos son márgenes de beneficio, y eso es pérdida de empleo público, y eso es degradación de los servicios públicos. Y lo hemos visto -y lo he dicho muchas veces- en una isla como Tenerife, donde no hay una atención adecuada y donde no se han creado hospitales comarcales en condiciones, en el norte y en el sur de la isla, no porque no hubiera recursos, eso es una mentira, porque hay intereses económicos de empresas de las clínicas privadas que quieren seguir facturando a costa de la degradación de los servicios públicos. Y eso es una realidad, y eso se llama privatización de la sanidad pública, lo miren como lo miren. ¿Por qué?, porque estamos condicionando el servicio público a los intereses del mercado. "Es el mercado, amigo", que diría el señor Rato.

Pues no. Nosotros ante ese modelo nos negamos. Nos plantamos. ¿Qué queremos?, subir los ratios de profesionales por número de pacientes. Eso es lo que estamos diciendo. Que no haya pacientes en los pasillos de urgencias porque no funciona bien un servicio de transporte sanitario, porque también está privatizado y también está sometido a los intereses del mercado. Y a veces hay ambulancias medicalizadas en las que no hay médico dentro de la ambulancia, porque está condicionado a los intereses del mercado permanentemente. A los márgenes de beneficio. Porque se está generando empleo de poca calidad, porque además es ilegal, y en mi segunda intervención lo diré. El modelo de concertación de Canarias es ilegal. No está sometido a la ley. No se cumplen los requisitos. Se concierta con empresas que no están homologadas. Es que ni siquiera cumplen la ley. Es que no respetan la libre competencia. Es que ni siendo neoliberales son buenos. Son malos neoliberales. Son malos. Y es que aquí estamos hablando no solo de modelo, estamos hablando de incompetencia, de incompetencia.

Por tanto, aquí hay un debate de fondo que debemos abordar urgentemente. Podemos estar debatiendo semanas y semanas sobre las listas de espera, sobre las urgencias pediátricas en el norte y sur de Tenerife. Podremos estar debatiendo sobre la atención primaria y la falta de un mapa sanitario adaptado a la realidad poblacional de Canarias, que tiene que ver también con el modelo de privatización, de concertación. Pero tendremos que ir al debate de fondo, y es hacia dónde queremos que camine nuestro servicio sanitario público en los próximos años. Y ahí tendremos que posicionarnos, y ahí tendremos que decir dónde está posicionado cada partido.

Y les digo una cosa, que no es la primera vez que lo digo: esto con Coalición Canaria no va a cambiar. Y si no, miren a quien les da la medalla de oro de Canarias este Gobierno. Si es que..., vamos, más claro es imposible, señorías.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Márquez. ¿No usa más minutos?

Turno ahora para el Grupo Popular, señor Gómez.

Señorías, continuamos. Señorías, si son tan amables.

Cuando quiera, señor Gómez.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías): Buenos días, muchas gracias, presidenta.

Comparecemos ante esta sesión plenaria hoy para debatir acerca del modelo sanitario y, entre otras cosas, también sobre el modelo de concertación que tenemos en esta comunidad autónoma.

Me gustaría adelantar que mi grupo parlamentario no va a caer hoy en la tentación de utilizar la política de concertación con el sector privado para utilizarla como arma arrojadiza y como ajuste de cuentas ideológico. Dicho queda.

Creo, sinceramente, que si alguien está utilizando o quiere utilizar la concertación como arma arrojadiza para hacer política creo, sinceramente, que se está equivocando.

Miren ustedes, en esta Cámara no es sospechoso, y menos, si hay alguien que es sospechoso de demonizar la concertación, el Partido Popular. Nosotros la hemos defendido siempre, muy al contrario, en multitud de ocasiones hemos dicho cuál es nuestro modelo. Creemos que el paciente debe ser el centro y el objetivo de la política sanitaria. Por eso defendemos una sanidad pública, gratuita y universal. Por eso abogamos por utilizar todos los recursos, todos los recursos, al alcance de la Administración, tanto públicos como privados, para ofrecer una atención eficaz y eficiente, tal y como merecen nuestros pacientes. Y, señorías, no lo estamos haciendo.

No lo estamos haciendo porque tenemos la mayor demora media del país, porque tenemos las listas de espera más alarmantes y acuciantes del conjunto del Estado. No tenemos plan de salud aprobado. No tenemos plan de lucha contra la diabetes. El plan de urgencias ha sido aprobado a la prisa y corriendo porque la oposición afeaba al Gobierno.

Nuestro sistema, el sistema por el que apuesta el Partido Popular, es un sistema mixto, es un sistema que ha dado muy buenos resultados en otras comunidades autónomas, un sistema en el que las concertaciones ayudan al sistema público a desatascar, en momentos puntuales, la demanda, la punta de demanda asistencial, a la que sometemos a este sistema. Esto no quiere decir que no apostemos por el modelo público, para nada, ahí están los hechos y lo hemos comentado en muchas ocasiones.

Yo no quiero ser aguafiestas aquí hoy, pero les digo que de aquí hoy no vamos a sacar un nuevo modelo sanitario, por muchas vueltas que le demos al consejero, por muchas comparecencias que le pidamos, básicamente, por dos cuestiones: La primera, el modelo es el que es, y aquí no estamos jugando con objetos sino con personas y con vidas humanas, y no podemos poner en riesgo eso; y, segundo, por una sencilla razón: esto no se cambia de la noche a la mañana, debe haber una transición. Ahora bien, también les puedo decir que aquí hoy podemos arrancar un compromiso del consejero, y una serie de informaciones, que nos van a ayudar a permitir diagnosticar los problemas de nuestro sistema sanitario en Canarias.

Nuestro grupo parlamentario ha preguntado, en diversas ocasiones, al consejero por temas que considera fundamentales, fundamentales para mejorar este sistema. Hoy vamos a ir un paso más allá, y vamos a preguntar al consejero el por qué de la situación, el por qué de la sin razón de no querer afrontar con valentía los problemas y los retos que tenemos por delante.

Mire, señor Baltar, le voy a recordar o tratar de refrescar la memoria y, créame, no quiero, de ningún modo, particularizar estos ataques hacia usted, sino quizás hacia el Gobierno que le ha permitido ponerse de perfil en estos determinados problemas. Su gestión está siendo tan nefasta que ha conseguido convertir en aliados circunstanciales a gente que está en las antípodas ideológicas, está toda la oposición aquí pidiéndole responsabilidades. Y eso no es nada fácil. Porque lo malo no es su política de concertación, lo malo es que la política de concertación no está funcionando. Y eso precisa explicaciones, señor Baltar. Precisa que nos explique cómo, a pesar de contar con excelentes profesionales de primer nivel, seguimos con un sistema sanitario muy deficiente. El peor de España.

¿Cómo hemos llegado a tener los mayores tiempos de espera de todo el país? ¿Cómo el 8 % de la población está engrosando la lista de espera? Con estos datos comprenderá que es difícil no criticar su política sanitaria, incluida la política de concertación. Pero no por considerarla teledirigida, en nuestro caso por su ineficiencia.

Espero, sinceramente, que en su intervención nos aclare todas estas dudas. Nuestro grupo parlamentario creo que ha sido meridianamente claro respecto a este tipo de temas. Lo mejor es que si se ha cometido alguna ilegalidad, como han arrojado algunos grupos parlamentarios en alguna ocasión en algún medio de comunicación, será que se pida, como hemos dicho en otras ocasiones, algún informe jurídico que avale las actuaciones llevadas a cabo. No podemos estar arrojando dudas sobre el sistema un día sí y otro también, básicamente, porque es malo para el sistema. Y es que ahora mismo, señor Baltar, usted está continuamente paseando sobre el filo de una navaja, haciendo equilibrismos sobre un alambre con pinchos. Es decir, hay una delgada línea que separa el conflicto de intereses de la incompatibilidad para hacer según qué cosas.

Respecto a la actualización de los convenios de la que hemos hablado aquí ya, desde luego... Señora presidenta...

(La señora presidenta le concede un minuto más).

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías): Desde luego consideramos que deben actualizarse, deben actualizarse los precios, las derivaciones, las retribuciones... y esto ayuda no solo a no quedarnos desfasados sino a seguir prestando los servicios con la calidad que demandan nuestros pacientes. Los concursos y la competencia regularán el mercado.

Estamos todos de acuerdo en que tenemos un gran sistema sanitario, lo decía el señor Román Rodríguez, el sistema español, que indudablemente tiene carencias, y que es mejorable, por supuesto, pero estamos aquí hoy, no para inventar un modelo sanitario, ni para cuestionar el modelo sanitario español, estamos aquí para cuestionar por qué este modelo no funciona en Canarias. Cuestión: pues si el modelo funciona en otras comunidades autónomas con una población similar a nuestra comunidad autónoma, queremos saber qué es lo que hay, qué problema hay, y qué palos en las ruedas tiene el sistema en nuestra comunidad autónoma.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Gómez.

Turno ahora para el grupo socialista, señora Hernández (rumores en la sala).

Señorías, pido silencio, por favor.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ: Muchas gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

Señor Baltar, viene usted a comparecer sobre este tema, en el caso de mi grupo parlamentario sobre las derivaciones a la privada, llamado por cinco grupos parlamentarios. Me cuesta encontrar algún ejemplo en la legislatura en la que un consejero tenga que venir llamado por cinco grupos parlamentarios, aunque estoy segura de que uno de ellos lo ha hecho para defender al consejero, faltaría más.

Ha pasado ya un mes desde el día en que mi grupo parlamentario le pidió explicaciones aquí sobre este tema y sobre el aumento del coste de hospitalización de un 60 % en el lote 2. Y no dio explicaciones ni en ese momento ni después. Se escondió detrás de un estudio que dijo que nos iba a facilitar -aquí estamos esperando-.

Como ven, señorías, hablo en nombre de mi grupo parlamentario. Y lo voy a volver a hacer con datos, igual de ciertos y escandalosos que en el Pleno pasado. Y espero que me respondan con datos y sin alusiones personales. De outsider, de las heridas, y demás pamplinas ad hominem que descalifican más a quien las emite que a quien las recibe.

No me lo tomo a mal, estén tranquilos. Probablemente, porque si yo dijera lo que pienso de las personas que dicen eso, saldrían perdiendo. Pero no lo voy a decir, porque yo aquí vengo a hablar de datos y de cifras. Por lo tanto, agradezco a mi grupo parlamentario que me ponga de portavoz a cantar las verdades del barquero.

Mire, usted nos tiene que explicar hoy por qué las intervenciones quirúrgicas en las privadas suben un 17,3 %, y por qué se dedican 8,3 millones de euros más, y por qué sube lo privado muchísimo más que lo público. Tres veces más que lo público. ¿Por qué por encima del 40 % de ese incremento, un 43 % corresponde a su exempresa? Casualmente, a su exempresa. ¿Por qué las derivaciones del Hospital San Roque suben un 51 %?

Mire, señor consejero, usted dijo en el último Pleno al que vino a comparecer, que se había abstenido del concurso de hospitalización por razones éticas. Y otra vez, la documentación oficial le pone en entredicho, señor Baltar. El decreto de suplencia del presidente del Gobierno sobre el consejero de Sanidad habla de un procedimiento legal de incompatibilidad por haber sido directivo de clínicas San Roque. Del Hospital San Roque.

Incompatibilidad que se cita en el artículo 5.1 de la Ley 3/87. Entiendo que usted conoce el decreto de suplencia que le ha firmado el señor presidente y que puso al señor Narvay Quintero. Si no, se lo puedo pasar.

Más allá de las consideraciones sobre ese concurso, y demostrado por el señor Clavijo la incompatibilidad, no ética sino legal, por decreto del presidente, le pregunto, señor consejero, si es usted compatible para aumentar un 51 % las derivaciones al Hospital San Roque. Pasar de 3305 intervenciones a 4991. Subir en 1686 intervenciones.

El incremento de actividad quirúrgica en centros públicos solo subió un 5 %. Sus 200 millones más en el presupuesto, solo incrementaron la actividad quirúrgica en centros públicos un 5 % y, en el Hospital San Roque, un 51. Las intervenciones con dinero público subieron, en la privada, un 17,83 %; en la pública, insisto, un 5 %. No solo en términos relativos, sino en términos absolutos, usted, que proviene de la privada, ha subido, a la privada, muy por encima de la pública. Insisto: en términos absolutos. Y ya es mala pata, señor Baltar, que todos los hospitales públicos de Canarias, todos, todos, todos juntos, no hayan sido capaces ni de lograr doblar el incremento de San Roque. Todos los hospitales públicos juntos de Canarias no tuvieron tanta capacidad como la de su exempresa. Ya es mala pata, señor Baltar, que solo su anterior exempresa sea capaz de hacer esto. O bien, lo que creemos nosotros...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más. Un minuto más.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ: Muchas gracias, señora presidenta.

O bien, hubo una decisión de -está claro, ¿verdad?- llevar al máximo las intervenciones en la privada -dentro de la privada una empresa en concreto-, hasta absorber casi la mitad de todo el incremento de la privada, tres veces superior al de la pública... Y eso es lo que usted nos tiene que explicar. Casualmente su exempresa, señor Baltar.

Claro que las pruebas son las cifras, que, por cierto, no han sido cuestionadas; aunque han sido atacadas de infamia y no sé cuántas cosas.

Mire, cuando usted era directivo de la empresa sanitaria San Roque, y hacía oposición al Gobierno, dijo que con 16 millones iba a acabar con la lista de espera. La realidad es que, en ese momento, los tiempos de espera eran catorce días inferiores a los últimos datos publicados, y la realidad es que usted ya se ha gastado 8,3...

La señora PRESIDENTA: Uno más y concluye.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ: ...8,3 millones de euros, es decir, la mitad. Y con su promesa, con su promesa cuando estaba haciendo oposición al Gobierno, a nosotros se nos juzga por esto y usted está sentado aquí, tenía que haber reducido las listas de espera a la mitad, y los tiempos de espera han subido, señor Baltar.

Por lo tanto, lo que usted hacía antes, y ahora, espero que no sea lo mismo, y es lo que tiene que aclarar. Antes, usted defendía los intereses de la empresa que le pagaba; ahora, señor Baltar, tiene que explicar aquí si defiende los intereses de los que le pagan; es decir, de los ciudadanos y ciudadanas de Canarias.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Hernández.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta.

Señorías, muy buenos días a todos y todas.

Señor consejero, habíamos planteado esta solicitud de comparecencia no para defenderle a usted, evidentemente, sino porque realmente estamos preocupados por todo lo que hemos estado escuchando, leyendo e incluso viendo; y vamos a dejarlo ahí, en relación a la gestión sanitaria y, fundamentalmente, en relación a la actividad quirúrgica pública y concertada que está desarrollando el Servicio Canario de la Salud.

De ahí que la solicitud de comparecencia haya sido tan concreta. Finalmente, se han acumulado cinco iniciativas de diferentes grupos, que amplían significativamente el objeto de la comparecencia, por lo que vamos a intentar adaptarnos, y si no es en la primera intervención seguro que en la segunda intentaremos concretar lo máximo posible.

Efectivamente, como ya se ha comentado, el modelo sanitario público de esta comunidad autónoma está configurado en la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias. El señor Rodríguez ha hecho una muy buena exposición sobre el sistema y la normativa que lo regula y lo desarrolla. Yo me quedo con que la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias establece la creación y organización del Servicio Canario de la Salud, por supuesto bajo la dirección, supervisión y control del Gobierno de Canarias, y con que el Servicio Canario de la Salud es un organismo autónomo al que la propia ley autoriza, con un alto nivel de flexibilidad, además, a organizarse para la concreta prestación de los servicios y la ejecución de las funciones que tiene asignadas, en atención al ordenamiento jurídico, como no puede ser de otra manera, tanto de naturaleza pública como de naturaleza privada, así como para acordar, convenir o concertar con otros agentes.

La propia ley, en su parte expositiva, hace referencia a que los ciudadanos reclaman una mejora en la eficacia y en la eficiencia de los servicios públicos, sin romper, por supuesto, con la sujeción al derecho público.

Y, en definitiva, señorías, ese es el modelo que se ha implantado. Podemos compartirlo o no, evidentemente, podemos compartirlo o no, señor Márquez, pero está claro que el modelo actual tiene su origen en la ley. En la ley. En la Ley del 94. Y no en ningún mercado amigo de Coalición Canaria, señor Márquez. Un poco de respeto, un poco de respeto, se puede decir más alto, con más ímpetu, pero no más claro y con más razón. Y al comentario de las medallas ni siquiera voy hacer referencia porque me parece también una falta de respeto.

También está claro que el modelo establecido ha establecido una estructura organizativa pública muy potente que hoy es una realidad, por más que haya muchas cuestiones que tengamos que seguir mejorando, mucho más después de tantos años de descapitalización del sistema, y no vamos a hablar de los motivos. Tenemos una potente red de atención primaria, las zonas básicas de salud y de atención especializada, tanto hospitalaria como extrahospitalaria, los hospitales del Servicio Canario de la Salud, las distintas áreas de salud, la red hospitalaria de utilización pública, más de 26 600 profesionales... En fin, han pasado 24 años, si no recuerdo mal, 23 años desde que el decreto que reguló el Servicio Canario de la Salud y, desde entonces, han cambiado las necesidades. Ha habido un incremento poblacional muy importante y, por tanto, una demanda creciente con pacientes cada vez mayores, con más problemas de salud, la cronicidad, las enfermedades prevalentes... y esta es además una tendencia que va en aumento, como sabemos. Si a esto añadimos, como ya señalábamos, que ha habido seis años de descapitalización del sistema, ese es el sistema que tenemos. Esa es la situación que tenemos.

Canarias cuenta con un buen sistema sanitario, y eso es una realidad, pero es verdad también que el mismo responde con niveles de calidad cuando el paciente está dentro y, sin embargo, que son muchas las dificultades en el acceso al mismo. Las listas de espera son un ejemplo de ello.

Y aquí me paro porque quiero referirme, concretamente, a la actividad quirúrgica del sistema canario de salud. Tenemos los datos de cierre de 2017, donde las listas de espera quirúrgicas de los hospitales se reducen. Ya hemos visto las cifras: esos cinco mil seiscientos y pico pacientes, ese 16,5 % menos, se reduce también la demora media y la pregunta, señor consejero es ¿qué ha hecho el Servicio Canario de Salud para lograr esta importante reducción? Está claro que mucho ha tenido que ver el importante incremento presupuestario que se ha hecho, pero me refiero a que ¿ha sido, fundamentalmente, el resultado del esfuerzo que ponía de manifiesto, por ejemplo, la señora presidenta del sindicato médico de Las Palmas, que explicaba el...

La señora PRESIDENTA: Uno más, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias.

... que explicaba el esfuerzo tan importante que estaba haciendo el Servicio Canario de Salud para maximizar el aprovechamiento de los recursos públicos -más horas, mejor aprovechamiento de los recursos humanos y materiales-, o, simplemente, es el resultado de concertar los servicios a la iniciativa privada con la intención clara de privatizar el sistema, como algunos y algunas afirman? Además, con muy malas intenciones, y de eso vamos a hablar luego. ¿Se han puesto en marcha otras fórmulas de gestión, señor consejero, me refiero sin acudir a la forma legal de concertación, por ejemplo, se ha podido utilizar recursos de la privada con medios públicos médicos profesionales?

En definitiva, señor consejero, ¿podría informarnos sobre cuál ha sido la actividad quirúrgica y concertada del Servicio Canario de la Salud?

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Luis.

Turno ahora para el Gobierno. Señor consejero, doce minutos. Más los que necesite también, dos en este caso.

Muchas gracias.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

Permítanme que comience agradeciéndoles los comentarios, las aportaciones que han realizado todos aquí. Y permítanme, por otra parte, que comience con unas generalidades que nos permitirán unir esas cinco comparecencias, la parte inicial de modelo con la parte de concertación, porque Canarias encajará perfectamente en ese tema.

Miren, cuando uno ha tenido el honor de asistir a las clases del profesor Javier Elola, director de planificación durante los años 80 y 90 en el Ministerio de Sanidad, y cuando uno ha aprendido de la mano de Beatriz González López-Valcárcel o de Ignacio Abásolo en sus cursos, Sistemas Sanitarios, lo primero que aprende es que Remer demostró que los sistemas sanitarios que tenemos son unos sistemas sanitarios que, siempre, son resultado de factores históricos, de factores culturales, de cuestiones de conquistas laborales y sociales y, por último, ideología política y nivel económico, pero por último. Eso quiere decir que, por ejemplo, en Europa, podemos tener dos sistemas de Seguridad Social, como son el francés y alemán, modélicos para muchos, o el francés y el holandés, donde la provisión en Francia es absolutamente pública y la provisión en Holanda es absolutamente privada. Esos factores históricos determinan una diferencia tan básica.

Pero, miren, esos factores históricos determinan una diferencia tan básica.

Pero, miren, es más, el doctor Rodríguez lo decía antes para iniciar el debate sobre sistemas, lo fundamental cuando uno analiza un sistema es analizar las tres funciones del sistema: la financiación, el aseguramiento y la compra o la provisión.

La financiación es quién pone el dinero, y el doctor Rodríguez lo decía al principio, desde el artículo 43, desde el año 86 y la Ley General de Sanidad, en este país se decidió que nuestra salud es un derecho fundamental y, consiguientemente, está financiada desde nuestros impuestos, cuestión fundamental, puesto que en otras circunstancias podría estar vinculado a nuestra posición laboral y, consiguientemente, no ser un derecho universal.

El segundo nivel es el aseguramiento y la compra. Aseguramiento es aquello de quién garantiza que yo voy a tener mis prestaciones, y qué prestaciones tengo y cuántas. En nuestro caso, es, fundamentalmente, público. Queda el reducto de Muface, que, por otra parte, está estrictamente regulado en cuanto a prestaciones que se han de dar y el volumen de los pacientes afectados.

El último apartado es la provisión.

¿Y por qué les decía que ligo la parte una con la dos?, porque, miren, señorías, en Canarias, como en muchas otras comunidades autónomas, pero de forma especialmente significativa, como pasa en Cataluña y como pasa en Baleares, en Canarias, hasta los años 70 no ha habido prácticamente red asistencial pública. Hasta que nuestros cabildos y el INP de entonces comienzan las grandes construcciones de mediados de los años 70 no existe red asistencial pública; luego, la asistencia se da mayoritariamente a través de redes privadas. De aquella realidad histórica, la realidad que hoy... Yo no haré, como usted, señora Patricia, yo no utilizaré la reciente publicación del INE para decir que en el año 2016 Canarias fue la segunda comunidad autónoma en mayor reprivatización del país, publicación, por cierto, que ha habido el 25 de abril en múltiples medios, porque lo único que refleja esa estadística del INE es nuestra realidad histórica. Cataluña tiene casi un cincuenta por ciento de casos resueltos en la privada, Canarias tiene en torno al treinta y cinco y Baleares en torno al treinta y cuatro por ciento, y eso es difícilmente alterable desde la estructura de producción de servicios que hay hoy en esta tierra. ¿Eso significa que podemos hacerlo mejor?, vamos a intentarlo, señor Zacarías.

Pero miren, dio una clave fundamental el señor Rodríguez cuando dijo que podemos estar todos muy tranquilos, luego lo dijo alguno más como el señor Gómez. Todos podemos estar muy tranquilos porque, como decíamos antes, en Canarias, desde el año 94, y aquí yo creo que podemos de nuevo agradecerle al doctor Rodríguez el esfuerzo, puesto que era el interventor territorial de sanidad y posteriormente director del Servicio Canario de la Salud, se hizo una ley de ordenación sanitaria de Canarias, y puesto que no hemos bajado a ella, pero veo en algunos comentarios que, desde luego, no la tenemos del todo interiorizada, a mí me gustaría que recuperásemos aquí, fundamentalmente, las tres grandes decisiones políticas que en esa ley se toman y se contemplan, fundamentalmente en su artículo 1. Y en esas tres decisiones políticas -y de esto hace veinticuatro años- en primer lugar, se acuerda que habrá la constitución y ordenación de un sistema canario de la salud en el que se integra y articula funcionalmente el conjunto de actividades, servicios y prestaciones que, con independencia de su titularidad pública o privada, tienen por fin promoción y protección de la salud, prevención de la enfermedad y la asistencia sanitaria en todos los casos de pérdida de la salud; y aquí recupero la importancia de la promoción y de la prevención.

Pero miren, dice detalladamente: "El sistema así definido responderá a los principios: primero, de compensación y eliminación de las desigualdades a efectos de disfrute de los servicios y las prestaciones y los consiguiente desequilibrios territoriales", recuerden nuestro problema insular; "segundo, igualdad en el acceso a los servicios y las prestaciones, mejora continua de la calidad en la atención y la asistencia; tercero, participación", y en eso estoy con usted señor Márquez, "participación de la comunidad en la orientación, la evaluación y el control del sistema; cuarto, economía, flexibilidad y eficiencia en la asignación y la gestión de los recursos y los medios; quinto, eficacia como parte de la calidad en la prestación de los servicios; sexto, complementariedad y acción sinérgica de los medios y las actividades públicas y privadas; séptimo, evaluación continua de los componentes públicos y privados del sistema canario de la salud".

La segunda gran decisión política era la regulación general de cuantas actividades, servicios, prestaciones, públicos o privados, determinen la efectividad del Derecho constitucional a la protección de la salud.

Miren, señorías, esto es la acreditación, y esto es fundamental, porque nuestros ciudadanos tienen que tener la seguridad de que cuando van a una instalación por delante de la cual hay una cruz o una indicación de que es un sistema sanitario, eso responde a unos mínimos de calidad, eso lo acredita nuestro sistema público.

En tercer lugar -y era la tercera gran decisión política-, la creación y organización de un Servicio Canario de la Salud comprensivo, bajo la dirección, supervisión y control del Gobierno de Canarias, de las actividades y los servicios y las prestaciones directamente asumidos, establecidos y desarrollados por la comunidad autónoma.

Y, miren, esto lo remata en la parte expositiva una explicación clara a todo este apartado. Sí, señor Márquez, de verdad. Dice: la ley refleja el interés, creciente -año 94-, la ley refleja el interés, creciente entre nuestros ciudadanos, por la mejora de la gestión pública. Dice, textualmente, las comillas: "superado el debate relativo a la publicación versus privatización, los ciudadanos reclaman una mejora, en términos de eficiencia y eficacia, en la administración de los recursos públicos. [...] Esta preocupación por la eficiencia y eficacia sin romper, como ya hemos dicho, con la sujeción al Derecho Público, se pone de manifiesto en el modelo organizativo elegido".

¿Por qué le digo esto, señor Márquez?, le digo esto porque es fundamental recuperar la historia, porque luego si bajamos a los datos concretos, verá que desde el año 94, en que se iniciaron las transferencias, hasta hoy, porcentualmente el modelo de concertación ha decrecido, y eso a pesar de que el volumen de prestaciones, en transporte, en diálisis, en foniatría, etcétera, etcétera, etcétera, han crecido de forma exponencial. Sin embargo, porcentualmente, y a pesar de los acordeones de los que hablamos, de los duros reveses de las crisis, el modelo de concertación, en general, ha decrecido.

La norma contemplaba, entre otras cosas, pues lógicamente el que el documento estratégico sería el plan de salud, contemplaba los órganos prestadores de servicios, y ahí ponía especial énfasis en la atención primaria, en las zonas básicas de salud, en nuestros hospitales y en nuestra red asistencial hospitalaria, y creaba un modelo, por cierto, no desarrollado, que era la famosa red hospitalaria de utilización pública, que lo tendríamos que empezar a estudiar en profundidad, porque es una herramienta no explotada que podría dar un rendimiento excepcional a esta comunidad autónoma.

¿Por qué le digo esto?, porque, mire, yo creo que si, señor Márquez, si no recordamos la historia, las asambleas no se inventaron ayer, si no recordamos la historia, estamos condenados a repetirla. Mire usted, en el año 91 se hizo un informe, que se llamó el informe Abril Martorell, que hoy le garantizo que si se lo leo aquí a usted, lo subscribe en el 80 % de las circunstancias. En esos años, que el doctor Rodríguez describía como años de una dureza sin par, respecto del desencanto y la descapitalización que teníamos en el sistema.

Luego, es necesario, es necesario, entre todos, llegar a líneas estratégicas de acción con el sistema, para continuar en un proceso de mejora, yo creo que de forma además significativa.

Antes de que continuemos con otros temas, mire, señora Hernández, cuando uno hace... -espere que lo busque por aquí, porque tenía el dato exacto-, cuando uno hace ciento y pico preguntas en este Parlamento, y cuando de ellas... -134 exactamente-, y cuando de ellas 98 son para sanidad, todo esto que usted ha decidido venir a preguntarme aquí, de determinadas maneras, yo le agradezco que nos lo pregunte ahí. Yo me encargaré de hacerle llegar el informe que avala por qué subieron el nivel del lote 2, económico. Pero no lo formula usted en ninguna de sus preguntas...

La señora PRESIDENTA: Uno más, señor Manuel Baltar.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): ... sorprende mucho este tema.

Porque le voy a decir una cosa -y desde aquí mi agradecimiento especial...-. Las formas de derivación de los pacientes -y respeto a los funcionarios- se hacen de acuerdo con unos protocolos y unas unidades que firman, caso a caso, los inspectores médicos, la enfermería inspectora, etcétera, etcétera, que forman parte de las unidades de gestión de los conciertos.

Yo, como le dije el primer día, me suelo, me abstengo, sistemáticamente en estos temas, pero es que ni siquiera el director del servicio. Y desde aquí debemos de agradecer a estas personas que hayan sido capaces el año pasado con su esfuerzo, conjuntamente con el de los profesionales, de crecer casi en un 25 % su actividad fuera de nuestras instalaciones, utilizando nuestros recursos humanos, que son un 30 % más barato y consiguientemente un 30 % más eficientes con la capacidad de mejora...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Baltar.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): ... el número de pacientes a los que les resolvemos la situación.

Porque, mire, doña Patricia, aquí las prioridades tienen que ir por orden. Lo primero es el paciente y, consiguientemente, lo primero es sacar el máximo rendimiento de la organización pública, las instituciones públicas. No sé dónde ha visto usted a alguien ocioso este último año, puesto que hemos puesto programas por las tardes los sábados y los domingos, mañana y tarde.

Segundo: activado ese sistema, buscaremos recursos e infraestructuras donde nuestros profesionales, los públicos, puedan trabajar para resolver el problema del paciente. Y si con estos medios no llegamos, buscaremos la solución, de calidad, donde la haya, para resolver el problema de nuestros pacientes, que son el único objetivo de esta consejería.

Buenos días, y gracias a todos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor consejero.

Turno ahora para el Grupo Mixto, señor Curbelo.

Cuatro más uno tendrá también.

El señor CURBELO CURBELO: Gracias, presidenta. Señorías.

Bueno, yo quiero comenzar diciendo que tengo la plena convicción de que, y mi grupo, por supuesto, de que el sistema sanitario canario es bueno. Y, a partir de ahí, cada cual le va poniendo los ingredientes que crea más convenientes. Hay que señalar que tiene problemas propios, que es donde hay que entrar. Y además, que lo podemos hacer mejor entre todos.

Dicho esto, tengo que decir también que para nosotros lo más importante es la calidad. Y el paciente. La calidad y el paciente. Lógicamente, hay que prestar los servicios, y, miren, hay alguna etapa de la historia reciente que, prestando los servicios siempre desde lo público, no siempre se consigue el mejor resultado. Por tanto, no demonicemos el concierto; el concierto hecho con corrección.

Tercero: si le preguntara a alguien si los males de la sanidad canaria están en los conciertos, ¿alguien me podría decir que sí? No, señorías, no están en los conciertos. ¿Es bueno para la sanidad que los partidos, perdón, que los pacientes, utilicen los conciertos como un elemento de disputa política y de arma arrojadiza? No. Están pidiendo todos los profesionales el entendimiento y el diálogo para la sanidad.

Y, en tercer lugar, los partidos políticos que yo recuerde mayoritarios en esta Cámara han tenido responsabilidades todos. Excluyo a Podemos, porque incluyo también al grupo de Nueva Canarias, con el señor Román de presidente del Gobierno. Así que hagamos un análisis retrospectivo de la historia y después hablamos un poquitito más.

Y a la portavoz del Grupo Socialista, que no está, pero se lo transmite la titular: cuando ocurren cosas fraudulentas en una administración pública, cabe debatir en el Parlamento, qué duda cabe. Pero el camino que hay que seguir no es solo el Parlamento, y ahí debe terminar la discusión esta, porque si no la estamos llevando toda la vida a la palestra con perjuicio inclusive para quienes la practican.

Y, por último, se necesita un pacto por la sanidad, clarísimo. Una planificación, gestión y cómo hacer las cosas en los recursos humanos, en los económicos, en la inversión, en las infraestructuras sanitarias; cómo está la atención especializada y la atención primaria en nuestros hospitales y en los centros de salud; las listas de espera, no es razonable, esto es un mal, que haya 180 000 ciudadanos canarios en espera quirúrgica o de atención especializada y pruebas diagnósticas.

Señor consejero, es verdad, operaciones los sábados, los domingos, alquileres de quirófanos... eso da un avance muy importante.

El colapso de las urgencias: me alegra enormemente saber que ya se le dio luz verde al Pluscan y que avanzamos en esta dirección. Es interesante, pero además de esto creo que es necesaria una política adecuada de personal. Una política adecuada de personal. Es verdad que hemos tenido mala suerte con la OPE de 2007, que todavía no está resuelta.

En fin, los conciertos son necesarios. Yo diría que los conciertos, mientras se mantenga la situación actual, son absolutamente necesarios. Imprescindibles. Equilibrados, lógicamente, equilibrados; y pensando siempre en el interés general, en prestar los mejores servicios a la ciudadanía. Y, miren, yo creo que con la inversión en la isla de Tenerife hay que hacer una apuesta clara para concluir los hospitales del norte y del sur. Y los centros de salud y los consultorios...

La señora PRESIDENTA: Uno más, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO: Y los centros de salud y los consultorios locales deben ser equipados adecuadamente. No hay, si no lo saben, no hay hospitales privados en La Gomera, no hay hospitales privados en El Hierro, no hay hospitales privados en Lanzarote y Fuerteventura. De reducida dimensión, en todo caso. Quiero decirles... no, esto es muy importante. Esto es muy importante. No nos engañemos, analicemos la situación real de Canarias. Analicemos la situación real de Canarias, porque los ciudadanos, los pacientes de La Gomera, también tienen esta necesidad. Por tanto, hacen falta cambios.

Mire, señor consejero, lo dije en alguna ocasión: descentralizar y descongestionar los hospitales de referencia en favor de los hospitales de las islas no capitalinas, equipar y potenciar la atención primaria, educar para no colapsar las urgencias hospitalarias, incentivar a nuestros profesionales y, desde luego, hacer de la sanidad pública una herramienta imprescindible universal y gratuita, y el paciente...

La señora PRESIDENTA: Pues dos segundos, señor Curbelo. Uno, dos... no.

Termine, termine, termine.

El señor CURBELO CURBELO: Medio minuto.

Lo que quería señalar finalmente es que el paciente, solo el paciente, debe ser nuestra preocupación. Solo el paciente, porque a veces nos perdemos en otras cosas, porque es el que sufre las consecuencias de las carencias en la sanidad y las consecuencias de lo que hagamos o no hagamos, señor consejero.

Yo, en nombre de mi grupo, le animo a que siga empujando en la dirección en la que va. Sé que todo no se resuelve de una vez, pero desde luego tenemos que hacer mejoras, incorporar recursos y atender a los ciudadanos canarios.

Miren, no hay ningún día, ni un solo día de cada semana y de cada mes, que -al menos a mí me ocurre, yo entiendo que a sus señorías también-, que a alguno de nosotros no nos comente alguien un problema de salud, porque la salud es tan sensible que nos jugamos todo.

Por tanto, vamos a animarnos a continuar fortaleciendo el modelo entre todos, señor consejero.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Continuamos, señorías. Ahora volvemos a la intervención de los grupos proponentes.

Señor Rodríguez, once minutos.

Señor Curbelo, ruego vuelva a su asiento, si es tan amable.

Señorías, once más uno, venga. Bueno, estamos en el tiempo, señorías. No, doce el Gobierno, once más uno. Son doce, claro está.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señorías.

Mi opinión es que el modelo no está en peligro. Lo que sí está en crisis son los derechos de los canarios a recibir las prestaciones que ese modelo les garantiza.

Aquí nadie está discutiendo de forma abierta ni la financiación pública del Sistema Nacional de Salud ni su universalidad, ni siquiera la provisión de los servicios, fundamentalmente con recursos públicos.

Es cierto que el capital... el capital lo quiere todo, en todos los ámbitos. Al capital le gustaría que el sistema de pensiones no fuera público para que la gente contratara las pensiones de manera privada, pero es que al capital también le gustaría que las viviendas solo fueran privadas y sacarte la lasca hasta donde pueda, y así sucesivamente. El capital es insaciable, no tiene límites, va a por todas, y estaría encantado de que el sistema sanitario público se deteriorara y desapareciera porque son sesenta o setenta mil millones de euros los que están asociados al gasto de la sanidad pública. Eso es así.

Pero también les tengo que decir que no me consta, a pesar de algunos intentos fracasados en Valencia y en Madrid, que este sistema sanitario, conquistado por la sociedad española y canaria a principios de los años 80 y con la cobertura constitucional pertinente, esté en crisis. Es más, es de las pocas cosas de las que podemos presumir, de las pocas de las que podemos presumir, y no en todos sus ámbitos, insisto en este asunto. En materia de investigación sanitaria no podemos presumir, en materia de formación profesional podemos presumir, en resultados en la asistencia sanitaria podemos presumir, en la calidad de los servicios podemos presumir, en la gratuidad podemos presumir, en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud español podemos presumir. No podemos presumir en la salud alimentaria ni en la salud ambiental ni en la salud laboral porque la hemos orillado, porque las patologías crónicas no son las que prevalecen en la orientación de los servicios, sino los intereses de la industria farmacéutica y de investigación médica. Eso nos pasa a nosotros.

Pero salvando esa circunstancia de orden global, y que hay que combatir, el sistema sanitario público español está a salvo y es una conquista irrenunciable, y que la ciudadanía no va a permitir que dé un paso atrás.

El problema es que este modelo, público, universal, gratuito, con aseguramiento público -insisto en este asunto-, hay territorios donde está mejor y territorios donde está peor, y nosotros estamos peor. Y es aquí donde tenemos que centrar el debate, ¿por qué demonios esta tierra nuestra tiene un sistema sanitario sensiblemente peor en sus resultados que el del resto de los españoles? Es aquí donde nosotros tenemos que ser autocríticos y tenemos que mejorar en todos los frentes, y es donde yo creo que ha habido etapas buenas y malas.

Con esa Ley de Ordenación Sanitaria a la que el consejero hacía referencia, nosotros hicimos la transferencia sanitaria a esta comunidad en buenas condiciones, conseguimos incluso hasta una cosa que se llamaba deuda histórica que, por cierto, no había conseguido nadie en el proceso de negociación de transferencias con una ministra socialista que se llamaba Ángeles Amador. Y pusimos en marcha un plan de infraestructuras que permitió, escuche bien este dato, que yo todo esto lo tengo guardado en casa, pasamos de 200 000 metros de instalaciones sanitarias descapitalizadas, obsoletas, a 700 000 metros de instalaciones sanitarias seis años después, que representó -voy a decir la cifra, porque está olvidada- 100 000 millones de inversión de las antiguas pesetas para recursos públicos. El sesenta o el setenta por ciento de los centros de salud, veinte años después, son los que se hicieron en aquella época. Se hizo el hospital de El Hierro, el hospital de La Gomera, el hospital de La Palma, se hizo el Doctor Negrín, se duplicó el Insular, iniciamos el Plan Director de La Candelaria, continuamos con el Plan Director del Hospital Universitario, pusimos en marcha el Plan Director del Materno-Infantil. Y no hicimos un gran hospital en Tenerife porque no nos dejaron, porque mi tesis, lo he repetido, lo he repetido unas cuantas veces, mi tesis era haber duplicado el Hospital Negrín en la isla de Tenerife, y sustituir uno de los grandes complejos hospitalarios, pero como era canarión, ¿eh?, hubo aquí resistencias y prefirieron los planes directores que hoy han costado más que un hospital de paquete y siguen sin acabar.

Y se hizo un gran esfuerzo y al sector privado que existía y que era el peso relativo del sector privado en aquella época, como lo público era chiquitito, era mayor, y como lo público creció, el sector privado perdió peso relativo, y hoy el 90 % de los recursos sanitarios al uso, potencialmente, son de titularidad pública. Son de titularidad pública.

De manera que lo que hace el sector privado en la prestación de servicios es una parte pequeña de los servicios que hay que controlar, que hay que transparentar, que no se puede abusar, que no puede haber derivaciones interesadas y, desde luego, no pueden ocurrir las cosas que la señora portavoz del Grupo Socialista pone sobre la mesa, porque bordearían la legalidad. Eso son harinas de otro costal, y el señor consejero es incompatible y se salta las leyes. Oiga, estamos hablando de otra cosa, o sea, el señor consejero utiliza su puesto para favorecer a su empresa, tela ahí, bordeando la legalidad o saltándosela, pero eso es una cosa distinta a lo que estamos hablando del modelo y al papel que debe jugar la parte pública de provisión de servicio y la parte privada.

Yo, yo tengo bastante experiencia porque el tiempo es inexorable, ¿no?, si yo tuviera la convicción, si yo tuviera la convicción de que nacionalizando, señor Ruano, nacionalizando a todo el que presta servicios privados concertados mejorara la sanidad, yo defendería la nacionalización, pero no tengo esa convicción porque tengo una experiencia, yo creo que contrastada, que no me garantiza que eso necesariamente sea mejor, no me lo garantiza, que no quiere decir que demos un paso atrás en el tamaño y en los crecimientos del sector público sanitario de Canarias. Por ejemplo, es incomprensible el retraso de los centros sociosanitarios hospitalarios del norte y del sur de Tenerife, eso es incomprensible, incomprensible, incompetencia o intereses creados, o las dos cosas, porque podía haberse hecho eso en muchísimo menos tiempo, porque en otra etapa anterior hicimos mucho más en mucho menos tiempo, cierto es que disponíamos de recursos, 600 millones de euros inversión en ocho años, 600 millones de euros, cojan las pesetitas de entonces y ahora, 600 millones de la época invertimos en la sanidad, la apuesta fue decidida, determinante, transformadora, triplicamos las instalaciones, contratamos casi 7000 trabajadores, hicimos casi todo de nuevo con esta ley. Dependiendo el Gobierno las cosas pueden ir de una u otra manera.

Entonces, nosotros creemos que el peso del sector privado en la prestación de determinados servicios no es el mal de esta situación sanitaria que vivimos, es la planificación, es la organización, es la descapitalización, es la falta de participación ciudadana, es la desmotivación de los profesionales, es la falta de estabilidad y de diligencia. ¿Por qué tenemos el doble de media de espera que España, de todas las comunidades españolas? ¿Por qué tenemos más pacientes en espera cuando tenemos una población más joven? Porque las cosas no se hicieron bien aquí, en el interior, en el gobierno de las cosas, en la organización, en la gestión. ¿Cómo es que estuvimos casi veinte años sin plan de salud, casi veinte años sin plan de salud? Aquel equipo que yo dirigí hizo la transferencia, hizo la Ley de ordenación sanitaria, hizo el plan de salud, hizo el plan de salud mental, el de urgencias, puso en marcha un plan de infraestructuras, lo hizo todo, pero porque era obligado hacerlo todo y porque no era ninguna revolución, era lo que tocaba hacer, y lo hicimos. Y luego ha habido épocas donde el sistema sanitario ha languidecido y ahí lo estamos pagando y por eso ahora tenemos más tensiones asistenciales porque pública-pública es toda la primaria, no hay nadie que preste servicios de atención primaria privados; sin embargo, tenemos problemas en la atención primaria. Pública-pública son la atención especializada en las cinco islas menos pobladas, y hemos tenido muchos problemas porque o asigna recursos, especialistas y te organizas en el territorio insular o tienes problemas. Es que no puede ser que pensemos, o sí puede ser, oiga, esto es legítimo, que pensemos que el problema de la sanidad es que el siete por ciento, el cinco por ciento de los recursos se destina a la concertación, que yo creo que si destina a la concertación habitual son sustituibles y si es excepcional pues depende de los picos de demanda y de las circunstancias; pero, en cualquier caso se tiene que hacer con transparencia absoluta, con respeto a la legalidad. Y si hubiera una vulneración de la transparencia, de la legalidad pues entonces estamos hablando de otra cosa, estamos bordeando delitos, saltarse las leyes y eso son otros López.

Yo lo que sí creo es que toca que el Gobierno en esta materia se lo tome en serio, por ejemplo, yo fui muy muy crítico con el Gobierno este en la primera parte de la legislatura porque utilizaron la sanidad para darse leches entre los socios, y yo lo dije aquí en unas cuantas ocasiones, no me gustó nada el ajuste de cuentas entre socios de gobierno utilizando la sanidad como parapeto. No me gustó, me pareció... lamentable, iba a decir otra cosa, lamentable.

Pero yo creo que la sanidad tiene que ser una prioridad del Gobierno y de este Parlamento y de todas las fuerzas políticas, que tenemos que hacer un esfuerzo y ahora disponemos de recursos económicos. Unos más que otros hemos trabajado para que la sanidad pública recupere la capacidad de gasto que necesita para cumplir con su deber, y ahora tenemos que ser exigentes con las listas de espera, con la crisis de urgencias, con la salud mental, con la diabetes, con los grandes problemas de salud, con el nivel de insatisfacción que tiene la ciudadanía. ¿Porque el único peligro que se cierne sobre el sistema sanitario público de Canarias saben cuál es?, que los ciudadanos están insatisfechos. Cuando la razón de ser del sistema sanitario, que son sus usuarios, concluyen que la sanidad no es de su confianza, entonces sí que tenemos un riesgo estratégico, porque entonces la gente se buscará otro aseguramiento, y sabemos...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más...

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...sabemos, sabemos, que... casi pobres... privada de doscientos o trescientos euros, aquí en esta casa, en el Parlamento, algunos trabajadores y trabajadoras me lo han dicho, se hacen seguros de 200 euros que, sobre un salario de 1200, es un dineral, para poder ir con garantías al pediatra, al dentista o no se sabe qué.

Nuestro riesgo está en que la mala gestión, los malos resultados, la insuficiente respuesta a la demanda ciudadana hagan que la ciudadanía pierda confianza en el sistema sanitario y se busque otras alternativas: los aseguramientos privados. Y esta será la verdadera privatización cuando el futuro de la sanidad no depende del erario público, del presupuesto estatal, sino de tu capacidad adquisitiva.

Y otro tanto está pasando con el sistema de pensiones. Yo creo que los buitres que están remoloneando en torno a las pensiones y la sanidad pública se van a quedar sin comer porque vamos a impedir, vamos, ni un paso atrás en las conquistas sociales que ha representado el sistema público de pensiones o el sistema sanitario público canario y español.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señor Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Señor consejero.

Que es necesario establecer las líneas estratégicas: evidentemente que es necesario establecer las líneas estratégicas, para eso está el Plan de Salud de Canarias, señor consejero. ¿Dónde está la evaluación de impacto del Plan de Salud de Canarias?, ¿dónde está el nuevo plan de salud de Canarias que tenía que presentar en esta Cámara, señor consejero? ¿O es que solo le interesa establecer las líneas estratégicas en aquellas cuestiones que a usted le afectan?

Mire, habla usted de la Ley de ordenación sanitaria del año 94, y es verdad que la ley dice "superado -en las disposiciones generales- superado el debate sobre la atención pública y privada...". Mire, por mucho que lo diga la ley del 94 en sus disposiciones generales, el debate no está superado porque en el 2018 estamos debatiendo en este Parlamento sobre ese asunto, o sea, por la ley podrá decir que el debate se ha superado pero el debate no está superado porque aquí está la mayor evidencia, un hecho empírico, señor consejero.

Pero también dice otra cosa la ley del 94 que usted no siguió leyendo señor consejero porque no le gustaba lo que venía después, y ¿sabe lo que venía después?, dice "El Servicio Canario de Salud solo con carácter excepcional y por un tiempo limitado podrá establecer convenios con los servicios y centros hospitalarios que no pertenezcan a la red para la atención de enfermos agudos de cobertura pública", aquí tenemos conciertos, señor consejero, desde los años 60, ¿eso es un tiempo limitado y excepcional, señor consejero?, ¿o es que la ley le gusta a usted solo en algunos artículos y en otros no, señor consejero?

Dice el Partido Popular "el modelo es el que es", el modelo es el que es y ustedes para qué hacen política entonces; si el modelo es el que es y aquí no podemos cambiar nada nos vamos, recogemos las cosas y nos vamos a casa, señor Gómez. El modelo es el que es... El modelo se cambia y el modelo se dirige, para eso están las instituciones públicas, ¿o es que aquí simplemente le decimos al mercado "oye, por dónde quieres que vayamos nosotros?, ¿por aquí?, ¿vamos por aquí?", no, para eso están las instituciones públicas, para controlar precisamente eso, para generar equilibrio y justicia social, para eso estamos aquí nosotros, señor Gómez. El modelo es el que es...

Dice la señora Luis que yo le he faltado al respeto, mire, creo que no me caracterizo por faltar al respeto, es verdad que a veces soy un poco duro al decir las cosas, ¿pero usted sabe lo que es una falta de respeto?, y vuelvo al tema de las medallas, que a la señora Allende la vi un poco nerviosa al respecto, no me refiero a las artesanas y a los artesanos, por supuesto que no, me refiero a darle la medalla de oro a un señor que pedía en el año 2012 que el Gobierno de Canarias tenía que despedir a 5000 trabajadores públicos (mostrando un documento a la Cámara). Esto sí que es una falta de respeto, señora Luis. Eso sí que es una falta de respeto.

Miren, vamos a la ley: dice, sobre la orden del 27 de marzo, y en eso podemos estar de acuerdo, ustedes lo que intentan es homologar con empresas que no estaban homologadas porque hasta ahora estaban fuera de la ley, no tengo nada que añadir al respecto. Ustedes intentan ajustar a la legalidad algo que no lo estaba, lo incomprensible es que esto se haya hecho doce años después del decreto del año 2006, señor consejero. Entonces yo le pregunto, señor consejero: ¿cuál es el interés para mantener en vigor conciertos ilegales con establecimientos o clínicas privadas que no reúnen los requisitos exigidos para la prestación sanitaria?, ¿cómo se controla el gasto, señor consejero, si se siguen abonando facturas a centros en base a conciertos inexistentes, bien por expiración de plazos, señor consejero, o porque han sido objeto de prórrogas nulas o indebidas, señor consejero? ¿Me puede usted responder a esta pregunta? ¿Por qué se han mantenido esos concierto, esos contratos que son ilegales y están fuera de la ley puesto que son clínicas privadas que no están homologadas, señor consejero?

Vamos a los datos, mire: según publica además la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, que esto no es una cuestión solo de Podemos y del Partido Socialista, mire, si comparamos el segundo semestre del año 2016 con el segundo semestre del 2017. Los datos son los que son.

En las derivaciones desde el Hospital Doctor Negrín, ya siendo usted consejero, el gasto pasa de 13 798 000 euros a 14 869 000 euros. Pero es que a la antigua empresa donde usted trabajaba, señor Baltar, pasa, solo del Hospital Doctor Negrín en esos dos semestres, comparando el segundo con el segundo de 2017, pasa de 1 800 000 euros a 3 186 000 euros, un incremento superior al 123 %. Siendo usted consejero se han aumentado de las derivaciones del Hospital Doctor Negrín a su antigua empresa en un 123 %. ¿Señor consejero, cómo usted puede justificarnos esto hoy aquí? Estoy muy interesado en escucharle.

A las derivaciones del complejo hospitalario Insular-Materno Infantil, el gasto pasa, en derivaciones, de 12 millones a 14 millones, siendo usted consejero. Pero es que a su antigua empresa, señor consejero, pasan de tres millones a 4 600 000 euros, es decir un incremento del 64 %, señor consejero. ¿Cómo nos justifica eso hoy aquí?

En el Hospital General de Fuerteventura, de los 11 159, hay un incremento en la concertada del 31 %. Estamos hablando que en el año 2017 fueron 270 millones de euros destinados a la concertación. Que sepamos, señor consejero, que sepamos...

Por tanto, la puerta giratoria, que yo entiendo que haya en el Gobierno de Canarias, que va a una velocidad que en una de estas van a salir disparados ya, señores del Gobierno, el gasto en inversiones quirúrgicas derivadas a la privada ascendió a 60 millones -nueve millones más que el año anterior-. ¿Cuántos millones de esos cientos están destinados a los márgenes de beneficio, señorías? ¿Cuántas condiciones laborales se destruyen con esos cientos de millones? ¿Cuántas plazas de personas público sanitario se quedan por el camino? ¿Cuántas personas mayores se quedan en un pasillo de urgencias por la falta de personal?, o peor aún, señor consejero, ¿cuántos mayores se quedan en un pasillo de las urgencias días esperando por una cama en un centro concertado por culpa del incremento de las derivaciones quirúrgicas?, porque las camas en la concertada siguen siendo las mismas, si ahora estamos derivando más a la quirúrgica, significa que hay menos sociosanitarias, ¿no tendrá relación con tener a personas mayores días y días esperando por una cama en los pasillos de urgencias, señor consejero?

Porque aquí hablamos de rentabilidad, se deriva lo rentable, señor consejero, se derivan aquellas atenciones que generan un beneficio más rápido y seguro, porque "es el mercado, amigos". Esta es la cuestión. Las derivaciones y la concertación a la sanidad privada no se hacen meramente por una necesidad y una falta de camas, se hace en relación a conceptos de rentabilidad de interés del mercado privado. Se está haciendo negocio con la salud, señoría, y eso es inadmisible.

Por tanto, yo le insto, y a todas las fuerzas políticas, a que tengamos un debate de fondo, un debate estructural, y donde hablemos del plan de salud de Canarias, señorías, que es donde debemos establecer esas líneas estratégicas que hablábamos antes y que usted hacía mención, como hace mención al compromiso por la sanidad pública, que seguramente y estamos convencidos tiene aspectos muy interesantes, señor Baltar, aspectos que nosotros valoramos positivamente. Quiero dejarlo meridianamente claro. Pero de nada vale ese compromiso si no le incorporamos aquellos documentos que están recogidos aquí, en la planificación, que está recogida en la propia ley, a nuestra propia normativa, y es el plan de salud de Canarias. Por tanto, yo creo que este debate que estamos teniendo hoy aquí debemos tenerlo con mayor profundidad, con mayor rigor, si me apuran, en una ponencia donde volvamos a redactar o volvamos a repasar, restablecer, el plan de salud de Canarias y marquemos estas estrategias para los próximos años. Pero lo tenemos que hacer, señor consejero, en base a un análisis y a una evaluación previa. Una evaluación de impacto, donde veamos la evolución que ha tenido nuestro sistema sanitario en los últimos años, y especialmente desde que aprobamos el plan de salud hace tres años. Por lo tanto, yo creo que ese debate lo tenemos que volver a tener, y ahí establecer esa línea estratégica.

Que ya le digo que podemos mantener esa línea roja igual que la tienen otras cuestiones, y es que siempre vamos a defender el sistema público, por encima de los intereses del mercado, sea consejero quien sea, del partido que sea y venga de la empresa que venga.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Márquez.

Turno ahora para el Grupo Popular, señor Gómez.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías): Gracias, señora presidenta.

Miren, nuestro grupo parlamentario no va a venir aquí hoy a descubrirle lo que le hemos manifestado en innumerables ocasiones. Nuestro sistema, o el sistema por el que apuesta el Partido Popular, ya se lo he comentado. Es más, me alegra tremendamente que alguien que no está cercano ideológicamente al Partido Popular, como es el señor Rodríguez, coincida con nosotros en cada uno de los argumentos que tenemos. Está claro que estamos hablando del interés de los pacientes, y ahí coincidimos.

No quiere decir que el modelo por el que apostamos sea un modelo público. Pero ahí están los hechos. Y hace aproximadamente dos meses el Partido Popular, mediante una proposición no de ley, le manifestó al grupo de gobierno que era necesario que transparentáramos, ahora que está tan de moda esto, las listas de espera. Y qué mejor manera de hacerlo que a través de una auditoría. Y esta iniciativa lo único que perseguía es poner luz, y los focos, y taquígrafos, sobre algo que considerábamos que era una prioridad para los pacientes en Canarias, que es las listas de espera.

Le recuerdo también cuál fue el resultado: para asombro de algunos, hubo una pavorosa unanimidad. Ningún grupo parlamentario se opuso a esta iniciativa para poder auditar las listas de espera. Sus resultados podrían ser muy clarificadores, no solo para todos los partidos sino también para usted y su consejería, señor Baltar. El resultado posterior se lo digo yo cual fue: cero.

Cero, porque, al menos a este grupo parlamentario, al que hoy yo tengo el honor de representar en materia sanitaria, nadie se ha dirigido. Cero, porque entiendo que a los proponentes, o al menos a los no proponentes, tampoco se dirigió nadie. Y claro, señor Baltar, resulta que el Partido Socialista hoy se saca un conejo de la chistera y le pone a usted en un brete. Nada de esta pesadilla estaría hoy pasando, señor Baltar, si usted o su consejería se hubieran puesto en contacto con los grupos parlamentarios de aquella proposición no de ley, incluido su partido, Coalición Canaria, o al menos al que usted representa, y hubiéramos constituido un grupo de trabajo, que es lo que pedíamos. Con profesionales acreditados, gente experta, para analizar y destripar las listas de espera, la concertación, cómo se realiza, cómo no se realiza, en qué se gasta el dinero público.

Ahora, señor Baltar, lo que está en cuestión ya no es la fiabilidad de las listas de espera, ahora lo que está en cuestión es su prestigio como gestor, y lo que está comprometido, a la vista de lo que se ve en los medios de comunicación, y de lo que ha aireado el Partido Socialista mediante notas de prensa, es su capacidad para hacer de esto, de la gestión sanitaria, un proceso pulcro, inmaculado, ajeno a intereses personales y empresariales. No digo aquí hoy que usted se haya inmiscuido en determinados temas que eran comprometidos por cuanto podían afectar a su anterior ocupación, pero sí considero que está claro que la imagen, o la mácula que existe sobre usted, ya no la puede borrar. Ha pasado de estar inmaculado a estar manchado o, al menos, con la sombra de la sospecha o la duda encima suyo.

Mi grupo parlamentario, antes de nada, quiere saber por su propia boca cuáles han sido las gestiones que ha realizado la consejería, para poder llevar a cabo esa auditoría externa. Mire, señor Baltar, al concluir la primera intervención, sí le dije que esa imagen inmaculada quizás estaba manchada, y eso no es lo lógico y coherente para gente que maneja los... o los gestiona, los recursos públicos. Le voy a mostrar por qué sus actuaciones, y las de su Gobierno, se han echado encima a la oposición de todo este arco parlamentario y también la de la opinión pública. Usted en los dos últimos meses ha tenido la oportunidad de salir indemne de la crisis de las listas de espera.

En primer lugar, a través de la PNL que aprobamos todos, que usted ha omitido el trabajo parlamentario y ha dado la callada por respuesta. Pero, ¿qué problema hay, señor Baltar, en transparentar, y proponer a estos expertos, de cada uno de los grupos parlamentarios, para poder enseñar en qué se gasta el dinero público? ¿Hay algo que ocultar? Está claro que si usted hubiera tenido la más mínima voluntad para disipar cualquier duda nos hubiera convocado a todos, y nosotros encantados hubiéramos estado de participar, y además de ver las soluciones posibles al sistema.

¿Qué es lo que subyace? Pues subyace obviamente la necesidad de ocultar algo. No se entiende por qué ha hecho usted caso omiso a los grupos parlamentarios. Pero no es el único caso, señor consejero. También ha hecho caso omiso al Grupo Parlamentario Socialista, a través de una proposición no de ley que también aprobamos aquí, para presentar los resultados de las listas de espera mensualmente, cosa que hacía el señor Morera. Y tampoco se ha hecho nada.

Entiendo que todo esto es una situación comprometida, tanto para usted como para el presidente, como para el conjunto del Gobierno. Les digo que tengo una sensación: tengo la sensación de que vamos jugando el minuto 60 del partido y los jugadores, que son ustedes, están mirando para el público para que pite la hora. Y esto no lo podemos permitir.

Le digo cuál es la realidad: la realidad es que tenemos el mayor presupuesto de la historia, que está siendo malgastado, que no ha servido para nada tener este mayor presupuesto de la historia. La realidad es que, por mucho que se preocupe usted por decir una y otra vez que han mejorado los resultados, ni siquiera, a pesar de invertir más dinero, ha habido una mejora ostensible. La realidad es que no hay un control eficaz sobre los recursos públicos. La realidad es que la Consejería de Sanidad, su consejería, se ha convertido en una consejería de parcheo, y ahí está la falta del plan de salud, por ejemplo. La realidad es que no tenemos un plan de salud mental. La realidad es que no tenemos un plan de atención a crónicos. La realidad es que están desbordados por la situación y que están deseando que acabe la legislatura.

Si tanto deseo tienen de soltar lastre, cedan el testigo ya. No podemos permitir una comunidad autónoma creciendo a ritmos vertiginosos, endiablados, comparados con otras comunidades autónomas, y al mismo tiempo tener la sanidad que tenemos. No nos podemos permitir los índices de obesidad infantil que tenemos en la comunidad autónoma. No nos podemos permitir el índice de penetración de diabetes, no solo en la población adulta sino también en la infantil. No nos podemos permitir que la sanidad se convierta en uno de los principales problemas de los canarios. Y no nos podemos permitir que la sanidad se convierta en un lastre para las empresas abocadas a hilvanar una baja tras otra lastrando su competitividad y la eficiencia de la administración pública.

En definitiva, con los recursos que tenemos no podemos tener 183 000 enfermos que se encuentran en lista de espera, mientras tenemos algo de recursos ociosos, tanto en la sanidad pública como en la concertada.

Los resultados no le acompañan, señor Baltar. Pero aquí quiero lanzar un mensaje a toda la oposición: nuestro trabajo es seguir persiguiendo la verdad a través de las preguntas parlamentarias, por mucho que la Consejería de Sanidad utilice subrepticios para ocultarnos información. Como hemos visto, y creo que estamos todos de acuerdo, tenemos un sistema sanitario envidiado por muchos países, con deficiencias, es cierto. Pero lo que está claro es que no podemos caer en la autocomplacencia de este Gobierno ni en la melancolía.

A mí me gustaría saber, señor Baltar, cuando va usted al consejo interterritorial, qué le dicen sus compañeros. Yo no quiero que se compadezcan de nosotros, no quiero ni mucho menos que les demos pena, yo quiero que los canarios reciban el mismo trato que los vascos, que los navarros, que los valencianos, que los madrileños... El modelo sanitario que tenemos no lo vamos a cambiar aquí hoy, como le decía al señor Márquez, y para cambiar el modelo sanitario, señor Márquez, hay que ganar las elecciones, a no ser que tengamos tres diputados y con tres diputados queramos cambiar el modelo.

Mire, a principios de año desglosamos, a través de un trabajo que hicimos sobre la sanidad, una serie de medidas que contemplábamos que eran necesarias para modificar el rumbo que tenía la Consejería de Sanidad. Hablábamos del plan de sanidad, hablábamos del plan de urgencias de Canarias, del plan de infraestructuras sanitarias, de la estrategia de salud mental, de la estrategia de cuidados paliativos y de resolver la oferta pública de empleo. Eran medidas que se había propuesto el señor presidente del Gobierno y que apenas se han conseguido. También planteábamos cinco medidas urgentes, una reorganización de la atención primaria, la creación de una estructura organizativa multidisciplinar entre atención primaria y atención especializada, la potenciación de la hospitalización alternativa, hospitalización a domicilio, el fomento de la figura del cuidador a domicilio, la reorganización de la asistencia hospitalaria para el manejo de los pacientes crónicos y polifrecuentador, en fin, una serie de medidas que eran fundamentales para mejorar la sanidad.

Con respecto a la polémica suscitada por los convenios y la concertada: señores diputados, nosotros no nos vamos a esconder hoy y decirles lo que hemos dicho a lo largo de esta legislatura: estamos de acuerdo en que exista un modelo mixto, en el que hay 183 000 pacientes esperando para desatascar de la lista de espera, ahora bien, si queremos, ante todos, ante la opinión pública, creemos que se ha suscitado ciertas dudas al respecto de determinados procesos, procesos de derivación a centros concertados, dudas sobre las cuantías presupuestarias dedicadas a la concertación, dudas sobre la posibilidad o imposibilidad de firmar... y yo creo que, señor Baltar, usted ha conseguido, se lo decía anteriormente, lo que no han conseguido muchos consejeros del Gobierno, que es poner de acuerdo a todo el arco parlamentario de la oposición.

Hoy creo que no podemos poner en tela de juicio el sistema, el sistema es bueno, está claro es mejorable, la concertación es necesaria, una concertación que viene de la Ley General de Sanidad del año 86 -que por cierto hizo un socialista, ya que nos hemos dedicado a hacer memoria, el socialista Ernest Lluch, que fue asesinado en el garaje de su casa en el año 2000-. También hemos hablado de la regulación sanitaria en la comunidad autónoma, del año 94, que fue renovada en el 2003 y 2006, pero creo que, hoy, deberíamos hacer algo más: reflexionar, señor Baltar. ¿Por qué ha llegado a este nivel de competencia la Consejería de Sanidad y ha llegado a poner de acuerdo a tan dispar grupo de grupos parlamentarios? Yo si fuera usted, señor Baltar, y no tuviera dudas sobre la legalidad, hubiera salido directamente y le hubiera enmendado la plana a la señora Hernández. Usted no lo ha hecho.

Pero también quiero lanzar un mensaje al Partido Socialista hoy. Desde nuestro punto de vista, su oposición es totalmente legítima, totalmente legítima que ustedes utilicen la información que obtienen de manera legal a través de los procedimientos habituales, pero creo que si usted tiene la más mínima duda, o atisbo, sobre la legalidad de las actuaciones del consejero, háblese de la posibilidad de un tráfico de influencias, de un conflicto de intereses o de cualquier otro tipo de delito o de incompatibilidad, lo que tenían que hacer es, directamente -como ha dicho o ha deslizado algún grupo parlamentario-, ir directamente a la Fiscalía, y que sea la Fiscalía la que dirima si hay delito o no.

No podemos poner en tela de juicio y cuestionar el modelo todos los días, básicamente porque eso no es bueno ni para los pacientes ni para el sistema. Miren, hoy celebramos el Día de Europa, y yo, parafraseando a la presidenta, también quiero recordar que el día 4 de mayo se celebró el Día internacional del lavado de manos, o de la higiene de manos, promovido por la OMS. Le pido al señor Baltar que no venga a celebrar hoy aquí el Día internacional del lavado de manos, o de la higiene de manos, y nos cuente y nos responda, porque sería bueno para el sistema, a todas las cuestiones que le han interpelado los grupos parlamentarios.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Gómez.

Turno para el Grupo Socialista. Señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ: Muchas gracias, señora presidenta.

Vamos a ver, que me parece que se están reproduciendo algunas cosas dichas en los medios de comunicación, y me gustaría ir aclarando términos.

Don Zacarías, voy a empezar por usted porque es el último. Usted tiene, igual que yo la información, porque yo se la he pasado. Por lo tanto, este grupo parlamentario, las cosas que afirma las afirma con pruebas. ¿Que es verdad que el Hospital San Roque incrementó su actividad quirúrgica de derivaciones de la pública un 51 %? Es verdad. ¿Que incrementó la actividad quirúrgica en la privada un 17,3 %? Es así. ¿Frente a un 5 % de la pública? Es así. ¿Que de ese 17,3 % de incremento de la actividad quirúrgica con medios privados, de fondos públicos, un 43 % corresponde a la exempresa del señor consejero de Sanidad? Verdad también. Ustedes tienen las pruebas, todos los grupos parlamentarios que me lo han pedido tienen los documentos, y esta portavoz no es jurista. Si aquí algún diputado considera -que este grupo no lo ha dicho, pero es que he escuchado a otros que sí-, oiga, si la información que se da aquí -que es absolutamente cierta-, alguna persona considera que es delito, que vaya a los juzgados. ¿Mi grupo parlamentario sabe lo que afirma? Que es una golfada, que es una golfada, si es delito o no quien lo haya firmado que lo lleve a los juzgados. Yo lo que digo, lo que mi grupo parlamentario dice es que no es de recibo, no es de recibo que suban más las privadas que las públicas, insisto, su grupo parlamentario lo tiene en la información. No, no, la información es la información, la información es la información, ¿alguien va a poner en duda la información que da el Grupo Parlamentario Socialista que le da la Consejería de Sanidad?, vamos, para que quede claro. Un 17,3 % han subido las derivaciones a la privada, frente a la subida de un 5 % de la actividad quirúrgica de la pública: información de la Consejería de Sanidad remitida a mi grupo parlamentario.

De ese 17,3 % un 43 % corresponde a la exempresa del consejero de Sanidad, no es discutible esta información, a no ser que me haya mentido o haya mentido a mi grupo parlamentario la Consejería de Sanidad. El Hospital San Roque, de Las Palmas, ha subido las derivaciones de la pública al Hospital San Roque un 51 %, ¿esta información es verídica? Sí. Si es falsa será porque la Consejería de Sanidad nos la ha pasado mal, pero, ya les digo yo, que en este mes largo nadie ha contradicho la información que ha dicho quien actúa hoy como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. Por tanto, como no se ha corregido, la información es absolutamente cierta.

Y voy a algunas cosas que se han dicho para intentar justificarla: que son los inspectores, señor Baltar. No se esconda detrás de los funcionarios, ya se escondió detrás del consejero Narvay Quintero, ya se escondió, no se esconda detrás de los funcionarios para decir que son estos los que derivan a su exempresa, no se esconda detrás de los funcionarios y no le eche la responsabilidad que por ley, y usted lo sabe, tiene la directora de área, nombrada por usted, y a sus órdenes.

En cuanto al histórico y la evolución. Yo no he hablado del histórico porque es verdad que si hablara del histórico, como bien decía don Román, tendría que decir aquí ¿por qué no le permitieron hacer otro hospital en Tenerife?, que me ha parecido muy gráfico, ¿eh? ¿El histórico es por qué no le permitieron a don Román hacer otro hospital en Tenerife? Yo he hablado de la evolución porque el histórico es este, el que ha dicho don Román: ¿Por qué en épocas de crisis o de bonanza económica no le permitieron hacer un hospital en Tenerife? Más... ¿Y por qué han estado parados los hospitales de norte y del sur de la isla de Tenerife? ¿Y sabe a dónde va? Al nervio, que decía, al nervio que se tocó en el año y medio, que decía don Juan Márquez cuando estaba Jesús Morera al frente de la sanidad pública, y luego hago alusión a esto.

Estoy hablando, señor Baltar, de la evolución, de la evolución de 2016. Y esa evolución, por eso digo solo el incremento del 17,3 %, y de eso, la evolución de su exempresa, datos, por cierto, que me ha facilitado usted.

Yo interpretaba aquello de que usted nos iba a pasar el estudio del incremento de costes de un 60 % de la hospitalización, que usted dijo: "están a su disposición", que usted nos lo iba hacer llegar, si usted aludía a que "pídanlo ustedes, y yo se lo doy porque es mi obligación" entonces, por favor, no nos hagamos, porque, claro, es que usted está obligado a facilitarnos la información, yo interpretaba que usted no se nos iba acercar a dárnosla porque esta portavoz pide cien, doscientas o trescientas iniciativas que son las que le permite el Reglamento de la Cámara y para la que le pagan los ciudadanos, que es para controlarlo a usted, para controlarlo a usted.

Mire, usted ha dicho hoy, y dijo el presidente del Gobierno, que están muy coordinados, en la radio, aludía a los cupos, a los cupos, cupos o pseudocupos porque, es que no es verdad, es que no es verdad, es como si algo que hubieran inventado ahora y ahora les voy a decir la evolución de los cupos y los pseudocupos, mire; Hospital San Roque: cupo un 40,29 %, ha incrementado un, un incremento importante, no cupo 78,12 %. Oye, por favor, cuando demos los datos no pensemos que los demás no tenemos los papeles y no estudiamos. Si ahora se están escondiendo detrás de los cupos, que parece que se lo inventaron -¿no, verdad?-, lo que no es cupo sube el doble, casi el doble, de lo que es cupo; por lo tanto, esta excusa fuera, los funcionarios fuera también, no se escude, no se atreva a esconderse detrás de los funcionarios.

Mire, en los meses, en los meses de verano de 2015 el señor Clavijo decía que se estaba poniendo en juego la estabilidad presupuestaria de Canarias por el gasto de sanidad: mentira. Ya no lo decimos nosotros, ya lo dice hasta la Audiencia de Cuentas. La sanidad pública tenía más dinero, decían: mentira también. Cuando se ordenó a parar operaciones por la tarde, las pruebas diagnósticas en fines de semana, cuando el señor Clavijo ordenó esto, en esos días sale usted diciendo que con 16 millones, más, "más" se le olvidó decir, a la privada, acababa con las listas de espera. Parecen contradictorios los mensajes, por un lado uno diciendo que se gastaba mucho y, por otro, el otro diciendo que con 16 millones más en la privada se acababan las listas de espera, pero no lo era, ¡no lo era!, probablemente, hasta estuvieran coordinados.

Querían hacer calar la idea, la mentira, en ese ataque a la sanidad pública, diciendo que la privada, con muchísimo menos dinero, iba a solucionarlo. Es decir, que la privada es más barata que la pública, y que la privada iba a solucionar el problema. Y esto viene a colación de algo que dijo el señor Márquez en ese pleno y que acabo de hacer alusión, usted ha tocado un nervio, señor Morera, poniendo el dinero que iba a los conciertos de la privada, una parte, un nervio pequeño, en la pública, haciendo operaciones de tarde a un total de 8000, reduciendo la demora media doce días, siendo Canarias la tercera comunidad autónoma que más había evolucionado en la valoración ciudadana, multiplicando, duplicando el crecimiento medio nacional. Se cerró el grifo, se cerró el grifo cuando la Audiencia de Cuentas ya ha demostrado que Hacienda mentía, porque había que desprestigiar la sanidad pública para luego hacer lo que están haciendo: derivando dinero a la privada y más concretamente, señor Baltar, a su exempresa.

Mire, 16 millones dijo que se solucionaba: 8,3 millones ha dispuesto ya para las clínicas privadas, ¿y sabe lo que ha pasado?, que desde que usted lo dijo, catorce días más de media de espera. Catorce días más de media de espera con 200 millones de euros más en el presupuesto. Y usted, es ahora, es ahora, cuando le están diciendo... Cuando esto sucedía había dos quirófanos de tarde en el Negrín abiertos, y dice: "No, es que se manda a la privada porque no se puede hacer de la pública" -don Román, me pareció entenderle eso-, "la pública al máximo, como dice la ley, y luego derivaciones". ¿Pues sabe lo que pasa? Que no es verdad. ¿Sabe usted que ahora van a abrir cuatro quirófanos por la tarde en el Negrín? ¿Ahora? ¿Ahora? ¿Que podían, por tanto, haber sido abiertos el año pasado? Mientras, en la exempresa del consejero de Sanidad, a tope. Esa sí abría todos los quirófanos con dinero público en lugar de poner el dinero público en nuestros quirófanos abriendo por las tardes.

Mire, usted tiene que dar esas explicaciones y no otras. ¿Por qué se ha derivado a su exempresa bastante más que a los demás? Casi la mitad, casi la mitad del resto de derivaciones. Esto en cifras, en números, que nosotros no lo teníamos, es otra explicación que ya no debe dar solo a nosotros, sino una información que facilita usted a la plataforma en defensa de la sanidad pública, que me han pasado, han tenido bien pasarme.

Intervenciones quirúrgicas: segundo semestre contra segundo semestre 2017-2016. ¿Sabe lo que pasó con su exempresa en las derivaciones del Negrín? ¿Solo intervenciones quirúrgicas? Que multiplica por tres su cuenta de resultados. Por tres. 460 787...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ: ...460 787, 1 215 000.

Estos son datos que me ha facilitado, y yo es verdad que no los he solicitado, la plataforma en defensa de la sanidad pública, que me refieren a que se los dio su consejería. Y era el dato que a nosotros nos faltaba. Perras contra actividad, el que yo tengo testimoniado y que no me han negado, es incremento de la actividad cuando se podía hacer en la pública, y la prueba es que se va a hacer, y la prueba es que ahora se va incrementar. Por lo tanto nos tiene que justificar y explicar por qué sin llevar al máximo a la sanidad pública ha derivado, y por qué ha derivado a su exempresa frente a otras empresas, por ejemplo en la que ahora trabaja doña Brígida Mendoza, que ha bajado, por cierto, la actividad y los conciertos; ha bajado la actividad y los conciertos con la empresa en la que trabaja la anterior consejera de Sanidad.

Y luego veremos la... (Corte en el sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista. Señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señor consejero, esta comparecencia está siendo quizás demasiado amplia por lo que comprendo que no es fácil centrar los temas de cada uno de los ponentes.

En esta segunda intervención voy a intentar centrarme en el motivo de por qué solicitamos esta comparecencia. Ya expliqué antes que desde el Grupo Nacionalista Canario estamos realmente preocupados, me atrevería a decir incluso que indignados, no sé si esa es la palabra adecuada, pero desde luego refleja, creo que bastante bien, lo que sentimos después de escuchar y leer todo lo que se ha publicado, pero sobre todo después de visualizar el contenido de ese vídeo, filmado aquí, en esta misma sala, en el que se vierten acusaciones muy graves, en un claro intento de desacreditarle, y no solo a usted personalmente, señor consejero, sino a mi partido, Coalición Canaria-PNC, con acusaciones absolutamente inaceptables sobre la utilización del cargo de consejero para beneficiar a las empresas sanitarias privadas y en particular al Hospital San Roque, que además señor, según las declaraciones de la diputada que hace estas acusaciones, no solo es un encargo de Coalición Canaria, sino que además es el motivo por el que los echaron del Gobierno. Y fíjense, señorías, si hemos debatido en este Parlamento sobre los motivos de la rotura del pacto... Así que estamos ante noticias frescas, ahora resulta que los motivos no son estos, sino... no son estos... o son estos y no son aquellos.

Acusa también de que ahora queremos modificar la ley, suponemos que se refiere al estatuto de las personas que ocupan cargos públicos y buen gobierno, para garantizar que el señor consejero vuelva, nada más y nada menos, que a su puesto de trabajo. Fíjese. Como lo hicieron legítimamente el señor Aarón Afonso, don Luis Morera, doña Ornella Chacón, o por irnos a otros ámbitos, doña Victoria Rosell.

Y termina afirmando, sin ningún tipo de rubor, sin ningún tipo de rubor, que se juega con el dinero de la sanidad pública para beneficiar a sus amigos.

No se puede manipular, señorías, no se puede manipular la realidad de forma tan mal intencionada. No se puede hacer. Bueno, no se debe hacer. Como sabemos, el estatuto se encuentra en trámite parlamentario, y efectivamente el proyecto de ley incorpora el artículo 42, reincorporación a entidades privadas, que lo que pretende es garantizar el derecho de todas las personas, de todas las personas, trabajen donde trabajen, vengan de donde vengan, a participar en la vida pública. ¿Y saben por qué? Porque es un derecho constitucional. Un derecho constitucional. Y sabemos que las llamadas puertas giratorias, que nos preocupan a todos y todas, están recogidas de forma expresa, y además de manera bastante estricta, en los artículos 41 y 45 de dicho estatuto.

En fin, un montón de tropelías, permítanme la expresión, que espero, señor consejero, que hoy se puedan aclarar definitivamente aquí, y que la verdad sobre la actividad quirúrgica y concertada del Servicio Canario de la Salud quede transparentada para que a la ciudadanía, que tiene derecho a una información objetiva y veraz, que tiene derecho a una información objetiva y veraz, señorías, no le quede ninguna duda de que la gestión de toda la actividad quirúrgica es transparente, es eficaz y es eficiente.

Sí, señorías, con todas las dificultades que, indudablemente, existen, por supuesto. Y sobre todo que toda esa actividad se realiza respetando la legalidad. Respetando la legalidad. Y con el objetivo único de poner al paciente en el centro del sistema. Resolver de la mejor manera posible y en el menor tiempo posible los problemas de salud que tienen tantos y tantos pacientes que esperan, desesperados, por una solución.

Señor consejero, hemos escuchado al señor director del Servicio Canario de la Salud, don Conrado Domínguez, hacer referencia a que los análisis si no se hacen interesados, si no se hacen interesados, se deben hacer teniendo en cuenta no solo los aspectos cuantitativos sino también los aspectos cualitativos. Porque si no, se corre el riesgo de dar una información que no se corresponde con la realidad, que no se corresponde con la verdad.

Se refería a varias cuestiones. La primera, al proceso de concertación de la actividad quirúrgica, objeto de esta acusación a la que estamos haciendo referencia, y decía que el proceso de concertación de la actividad quirúrgica en este proceso no participa el consejero, no participa el consejero, no tiene ninguna capacidad para intervenir. Ninguna. Y explicaba que es un proceso entre hospitales que necesitan resolver lo más posible a sus pacientes y las direcciones de área, es decir, los inspectores médicos, que son los que asignan esos pacientes a los diferentes hospitales. Incluso, hacía referencia a que esos profesionales están tremendamente preocupados porque son los que, evidentemente, responden con su firma.

Por otro lado, explicaba el director del Servicio Canario de la Salud que se obvia del análisis una cuestión que es fundamental, relativa precisamente al Hospital San Roque, y es que existe un contrato de prestación sanitaria especializada en Gran Canaria para las zonas de Maspalomas, de Mogán, de San Bartolomé de Tirajana y de Vecindario, donde todas las intervenciones quirúrgicas que no se puedan hacer en el hospital de referencia, que es el Hospital Insular, y que necesariamente haya que hacerse, tengan que hacerse fuera, pues, ya sean con profesionales del Servicio Canario de la Salud, alquilando los quirófanos, o sea puramente con meros medios ajenos, pues, tiene que hacerse en el Hospital de San Roque. Y no porque lo diga el señor Baltar, y no porque lo diga el señor Baltar, ni mucho menos, sino porque ha ganado un concurso, un concurso, en la época de la señora Mercedes Roldós, que aun está en vigor.

Señor consejero, ¿participa o ha participado usted en el proceso de concertación de la actividad quirúrgica? Iba a preguntarle si existe algún protocolo aprobado que rija ese proceso. Ya me ha dicho, y además lo ha mostrado, que sí, y que además hay unos niveles que están perfectamente establecidos.

¿Es cierto que existe un contrato de prestación sanitaria especializada en Gran Canaria, que ganó por concurso el Hospital San Roque, que continúa en vigor, y que obliga a derivar los pacientes del hospital insular que no puedan ser atendidos allí al Hospital San Roque para la zona que antes comenté? ¿Podría usted aclarar si es cierto que una parte importante de las cirugías concertadas en el año 2017 consistieron en alquilar quirófanos para operar con profesionales del Servicio Canario de la Salud, una práctica que se implantó en ese año con el objeto de ganar en ahorro, eficacia y eficiencia, y no precisamente pensando en el beneficio de la iniciativa privada, reacia a esta práctica?

Señor consejero, ¿podría explicarnos cuáles son los datos reales de la actividad quirúrgica del Servicio Canario de la Salud? Porque es evidente que hay un incremento importante de esa actividad quirúrgica, y de ahí los datos de mejora de las listas de espera en ese 16,5 %, también de la demora media. Pero, ¿es verdad señor Baltar que, como algunos y algunas acusan, que el aumento de la actividad quirúrgica se produjo fundamentalmente en la concertación?, ¿o por el contrario, es verdad que el gasto de conciertos del Servicio Canario de la Salud del año 2017 disminuyó en diecinueve coma... en 39,4 millones de euros, pasándose de los 223 millones a los 183,6 millones de euros?

Asimismo, en el año 2017, en este Parlamento aprobamos una ley de crédito extraordinario de 160 millones de euros. De 160 millones de euros destinados a sanidad, fue mucho mayor. Y lo que yo quiero preguntarle es, señor consejero, de esos 160 millones de euros, ¿cuánto se destinó a la sanidad concertada, o a la concertación sanitaria, mejor? ¿Cuántos de esos 160 millones?

Por otro lado, también hemos podido escuchar declaraciones realizadas por cargos públicos de algunos grupos representados en esta Cámara que, desde luego, desde nuestro punto de vista, no dejan mucho, sino que es que dejan muchísimo que desear, porque se puede estar en desacuerdo con el modelo, eso es legítimo, claro que sí, pero lo que no parece correcto es obviar los datos reales y hacer afirmaciones que rozan la temeridad. Porque decir que el consejero de Sanidad es el caballo de Troya de la sanidad privada en el servicio público sanitario, y que no solo no debería estar, sino que no debería haber sido nombrado, no es solo desconocer la realidad de los datos de la concertada, sino desde mi punto de vista es tener muy mala intención y, sin duda, muchos prejuicios. Muchos prejuicios.

Señor Márquez, ha dicho usted en muchas ocasiones en este Parlamento, lo he escuchado también, o lo he leído, en algunos medios de comunicación, que el Gobierno del señor Clavijo ha aumentado los recursos derivados a la privada sin que suponga una mejora en las listas de espera. Incluso augura que la sanidad canaria quedará totalmente privatizada. Desde luego no parece que vayan por ahí los tiros. Primero, porque las listas de espera han bajado ese 16,5 % que conocemos, también los tiempos de espera, el porcentaje de concertación con respecto al año anterior no aumenta, sino que baja, sino que baja. Vamos a ver lo que nos dice y los datos que nos da el consejero luego a ver si tengo razón o no.

Y la sanidad en Canarias nunca va a quedar totalmente privatizada. Primero, puntualizar que no hay servicios privatizados, sino concertados, como establece la ley, servicios públicos que se prestan con medios ajenos, pero, en definitiva, servicios públicos que reciben los ciudadanos en las mismas condiciones que los presta la pública, o de los que los presta de forma directa. Y en segundo lugar, que la concertación es complementaria al servicio... es complementaria al que presta el Servicio Canario de la Salud, y que siempre va a ser así.

Quiero terminar mi intervención, señor Baltar, en primer lugar...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: ... señora presidenta.

En primer lugar, transmitiéndole nuestro apoyo. Nosotros sabemos perfectamente cuál es su nivel de compromiso, lo vivimos de forma muy directa, lo conocemos y trabajamos con usted, sabemos que es una persona totalmente comprometida con el sistema público de salud, que respeta la legalidad, y que el único interés que tiene es la defensa del interés general. No es fácil, señor Baltar, que un profesional con su currículum, en estos tiempos tan malos para la política y los políticos, se ponga al frente de un área como la que usted gestiona, y eso tiene un coste, uno que tiene que venir con el cargo y que uno tiene que asumir, no queda más remedio. Desafortunadamente, así está la política.

A mí solo me queda ya darle un consejo, si la presidenta me lo permite con quince segundos más, y es que contra eso, contra esto, solo se puede luchar de una forma: trabajando, solucionando los problemas de la gente, escuchando...

La señora PRESIDENTA: Concluya, señora Luis.

Concluya, concluya lo que iba en la frase. Quince segundos.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Muy amable.

Decía que solo quiero darle un consejo, y es que contra esto solo se puede luchar de una forma: trabajando, solucionando los problemas de la gente, escuchando mucho a los profesionales, a los pacientes, a las asociaciones, a los representantes sindicales, a la ciudadanía en general, y luego habrá que esperar a ver si el tiempo nos da o nos quita la razón.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Luis.

Señora Hernández, deje que concluyan las intervenciones y usted me plantea lo que quiere plantear, deje que el consejero termine su intervención.

Señor consejero. (Manifestaciones de la señora Hernández Gutiérrez desde su escaño). Le he dicho que me plantee lo que me va a plantear, y después ya veremos, señora Hernández. Y si tiene algo que decir lo dice a micrófono, no de ahí debajo, por favor se lo ruego. Mantengamos las formas en el debate.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Muchas gracias, señora presidenta.

Nuevamente, buenos días, señorías.

Y yo quiero agradecer, ya que ha salido la referencia a lo del caballo de Troya, que he notado, desde enero del 2017 a abril del 2018, que ustedes me van cogiendo cariño, porque empecé siendo el zorro que venía a cuidar de las gallinas, y en este momento soy el caballo de Troya. Prefiero la imagen mítica, que por lo menos significa triunfo y avance. Créanme que les agradezco este cambio de la fábula por la imagen mítica.

En segundo lugar, y por recuperar el discurso constructivo, siento que don Casimiro Curbelo se haya ido, pero aprovechando lo que todos ustedes han hablado, acaba de haber una publicación, señor don Zacarías, acaba de haber una publicación importantísima del Ministerio de Hacienda de este país, que por cierto ha tenido un capítulo monográfico en El Economista, y que les recomiendo a todos que lean, porque en ella se fija claramente el esfuerzo que el Gobierno de Canarias ha hecho en el último año como la comunidad autónoma que mayor esfuerzo asume este año en crecimiento presupuestario para sanidad: un 8,6 %. Pero la verdad también es torticera, señor mío, la verdad es torticera, porque seguimos estando en el cierre, a pesar de que hemos compensado 221 millones de euros que se quedaron en el cajón, doña Patricia, y nadie habló. 221 millones de euros del año 2016 que no figuran. A pesar de sumar eso al 2017, Canarias sigue en el puesto número 12 en gasto per cápita. Y aquí recupero el discurso de don Román Rodríguez, de cuando era Coalición Canaria, construyó todo eso que él describió aquí.

Miren, Canarias tuvo la suerte de hacer una excepcional transferencia, efectivamente Román, pero yo me remito a las hemerotecas. Todos los consejeros, empezando por doña Mercedes Roldós, siguiendo por Brígida Mendoza, etcétera, etcétera, etcétera, han traído a esta casa la deuda histórica, que durante los últimos años se consolidó con sanidad. Nosotros, a pesar de tener un territorio como el nuestro, insular, con una insularidad y una doble insularidad, ¿dónde existiría un comarcal para 10 000 habitantes, como El Hierro?, ¿dónde existiría un comarcal para una población como la de La Palma, y que aquí tenemos que tenerlo? En ningún caso eso fue contemplado en nuestros niveles de financiación sanitaria a nivel nacional. Seguimos siendo el puesto número 12.

Y miren, me va a perdonar, don Zacarías, atiéndame, un minutito solo. Usted me ponía de ejemplo sus comunidades autónomas, yo me apunto sin ver, entre otras cosas porque esos consejeros son grandes amigos míos. Pero mire, Galicia: 1333,27 euros per cápita en 2017, frente a 1261 de Canarias; Castilla y León: 1431,13 frente a 1261. Le pongo ejemplos de dos amigos míos. El recurso es importante para poder hacer de nuevo un proyecto de construcción de sistemas públicos que nos permita seguir avanzando en esta línea.

Y en la línea de lo que planteábamos, señor Márquez, créame lo que le decía al principio, que a veces es como el juego de la oca, parece que uno cae en el laberinto y siempre vuelve a la casilla de salida. Uno no puede volver a determinados debates sistemáticamente, y no puede utilizar determinadas fuentes cuando las fuentes lo que hacen es, lógicamente, recuperar los datos que, por su perfil ideológico, le interesan. Entonces, los datos deben de ser del Instituto Nacional de Estadística, del Ministerio de Hacienda o de quien usted quiera. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, con la que, por cierto, ya me entrevisté, pero seguiré trabajando porque interesa, muchísimo, esa Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública tiene un perfil ideológico -y usted y yo lo sabemos-, y responde a unas determinadas siglas.

Y, consiguientemente, vamos a recuperar algo, porque usted sacó el compromiso, y yo quiero sacarlo también, porque eso será realmente el avance. Y mire, ¿por qué saco el compromiso?, porque ustedes, todos los partidos de este ámbito parlamentario, a excepción del Partido Popular, firmaron un manifiesto por la sanidad pública de Canarias, en mayo del 2015, que, créame, que le garantizo que si lo lee con detalle se ajusta, hilo por pabilo, a lo que el compromiso por la sanidad pública de Canarias dice. Con lo cual, le agradezco su referencia.

Asimismo, y por seguir avanzando en lo que decíamos, don Casimiro, lo siento, hablamos de la necesidad de ciertos recursos para poder desarrollar determinadas cuestiones a nivel de las islas no periféricas.

Bajando al planteamiento general de la concertación, pues miren ustedes, sí se concertó menos, pero uno no puede hacer una lectura torticera de los datos. Uno lee en los datos lo que quiere. Los pacientes se derivan de acuerdo con unidades administrativas que trabajan en ello y son funcionarios, yo no me escondo detrás de nadie. Y si usted tiene cualquier otro tipo de prueba, señoría, no es correcto el sistema utilizado por usted, existe una vía en España para actuar de forma inmediata: son los juzgados.

El nivel de concertación en esta comunidad autónoma bajó en el año 17 respecto del 16 un 0,68 %, lo lea usted como lo lea, respecto de obligaciones reales, respecto de gasto real, bajó un 0,68 %. Y el nivel de concertación, en concreto con los centros asistenciales, con las clínicas, pero si usted lo describía aquí, unas crecen, otras bajan, ese baja un 0,26 % del año de don Jesús Morera al año que yo estoy al frente de la consejería. Luego, si tanto tengo que ver en ello, debo de estar haciéndolo fatal, fatal, soy muy torpe, señoría, que es lo que usted está intentando trasladar continuamente.

Mire, parece ser que a usted le molesta que el director del servicio optase por la salida de los cupos. Señoría, cuando uno puede hacer con un 30 % de coste menos, cuando tenemos el problema que aquí han descrito algunos de los portavoces, como el doctor Rodríguez, de que el problema más grave de nuestro sistema es que nuestros ciudadanos no llegan a tiempo a la prestación, poder hacer un 30 % más de pruebas, un 30 % más de intervenciones quirúrgicas, un 30 % más de pacientes dígame usted si no es importante. Luego, que nuestros profesionales, voluntariamente, se hayan ido a las clínicas o a los hospitales que ellos hayan elegido, porque nuestra infraestructura pública no disponía de espacio, de quirófano o de anestesistas para poder darle soporte, créame, desde aquí un agradecimiento expreso.

Y bajando a ese detalle concreto, que parece ser que usted quiere que bajemos también a ese detalle concreto, en su cuadro, el que se le ha pasado a usted, para que no hagamos una lectura torticera de los datos, mire: con medios propios, cuando a uno le conviene usa porcentajes, cuando a uno le conviene usa números absolutos y cuando a uno le conviene no, vamos a utilizar siempre los mismos números, con medios del Servicio Canario de la Salud, con medios propios, se pasó de trabajar, en el año 2016, 97 390 intervenciones a trabajar, en el año 2017, 104 479, 104 479, 7089 más. Y con medios ajenos, se pasó de trabajar 26 418 a 30 000. Eso lo tiene usted en sus cuadrantes, señoría, los tiene usted en su cuadrante. Por supuesto que, proporcionalmente, crece un 13,8 en lo realizado con medios ajenos y crece un 25 % lo realizado con médicos propios que salen a la calle.

Luego, cuando usted quiera, le insisto en el planteamiento, esta consejería es una institución abierta, está a disposición de todos ustedes, todos los equipos funcionariales para responder a cuantas dudas e, insisto, cuando uno pregunta 73 veces si le queda una duda, doña Patricia, no dude en cursar la pregunta 74.

Por último, y por las alusiones personales que he recibido, yo no he venido aquí, y menos a este puesto, a labrarme un futuro. Mi honorabilidad se ha fraguado en seis proyectos profesionales, cuatro públicos y dos privados, a lo largo de 34 años de profesión. Mis valores aprendidos en el ámbito de mi familia y de los Jesuitas se desarrollaron en lo laboral a lo largo de once años trabajando con y para el Partido Socialista Obrero Español, entre 1983 y 1994, y utilizar a esta consejería, y por ende, y utilizar a esta consejería, y por ende, a sus pacientes en esta batalla o juego de sillas, en que usted anda metida en su partido de "quítate tú pa ponerme yo", no se corresponde, señora Hernández, doña Patricia, no se corresponde con ninguno de los valores que yo aprendí de la organización política a la que usted pertenece.

Por último, señores, mi equipo y yo les ofrecemos una vez más trabajo, trabajo y trabajo. Es la única manera que podemos hacer para conseguir resultados, utilizar al máximo lo público, sacar como primera necesidad el problema de nuestros pacientes, y buscar las soluciones, cuando no las tengamos nosotros, allá donde las tuvieren y pudiésemos pagarlas y garantizarlas con calidad.

10 740 intervenciones más, un 9 %; 16,5 % de bajada en la lista de espera, 5649 pacientes menos; cinco días de...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Baltar.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): ... menos, le guste a usted o no le guste. Obras son amores y no buenas razones, señora Hernández.

Mire, hay un proverbio africano que dice: "Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran", y por eso, muchas gracias, señorías. Quiero animarles a todos a que sigamos luchando por la sanidad pública de Canarias.

(La señora Hernández Gutiérrez solicita intervenir).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Dígame, señora Hernández.

(Aplausos).

Dígame, señora Hernández.

Señora Hernández, dígame, ¿qué me quería plantear?

Diga, señora Hernández, ¿qué quería plantearme?

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ (Desde su escaño): Pues son dos cuestiones, señora presidenta.

Evidentemente he sido contradicha, artículo 81, y evidentemente..., evidentemente ha habido juicio de valor, artículo 79.

La señora PRESIDENTA: Dígame en qué ha sido contradicha, sobre qué cuestión va a versar lo que usted ha dicho o contradicho, para evitar lo que pasó ayer.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ (Desde su escaño): Vale.

Señora presidenta, he sido contradicha con la diferencia de las listas de espera, del tiempo en las listas de espera, he sido contradicha exactamente en la actividad que se había generado en la pública, he sido contradicha en lo de los cupos y la... Son muchas cosas pero en realidad le pido solo un minuto porque voy a centrarme.

La señora PRESIDENTA: Tiene un minuto para expresar esos contradichos a que usted se ha referido, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ (Desde su escaño): Señor Baltar, con los datos que usted me da, con los que usted me da, hemos pasado de 87 883 en la pública a 92 551: los datos son tozudos, me los facilita usted y usted hoy ha mentido.

En cuanto a los tiempos de espera, no me haga de trilero como su jefe Clavijo, cuando usted decía que con 16 millones acababa con las listas de espera los tiempos de espera eran catorce días inferiores a los que usted publica cada seis meses, es decir, los últimos, con 221 millones de euros más.

En cuanto a la facturación, usted concertará más, menos, según usted, pero paga más. Datos de la Intervención General facilitados a esta diputada: ha pasado, en obligaciones, de 2016, de 200 millones de euros, obligaciones: 219 millones de euros, datos de la Intervención General que dice que usted, igual, concierta menos, pero paga más.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Hernández.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Señora Hernández, no confundamos pagar más con pagar más procesos, tener presupuestos y números absolutos, con números relativos. Cuando quiera nos sentamos y vemos con detalle los datos que a usted tanto le preocupan. Me sorprende que a usted le interese tanto traerlo aquí y no venga a mi despacho a hablarlos conmigo, seguro que podemos facilitarle los técnicos que le darán una explicación pormenorizada.

Me remito al origen de esta cuestión. Obras son amores y no buenas razones. Y sobre todo, señoría, para construir hacen falta valores y trabajo.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1795 Sobre -Consejero de Sanidad-, sobre la actividad quirúrgica pública y concertada del Servicio Canario de la Salud.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico