Diario de Sesiones 128/2018, de fecha 11/9/2018 - Punto 30

9L/C-1934 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, SOBRE UNA POSIBLE IMPUTACIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN EL CONOCIDO CASO GRÚAS, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS.

La señora PRESIDENTA: Y pasamos ahora, señorías, a la siguiente. Sería la 1934, a instancias del Grupo Parlamento Podemos, sobre una posible imputación del presidente del Gobierno en el conocido caso Grúas.

Para la defensa de la misma, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Muy buenas tardes.

Decía esta mañana el señor presidente Clavijo que todo el tema del caso Grúas era un cuento, una fábula, que nos habíamos inventado las personas, o los partidos, que habían denunciado esta situación ante la justicia. Pues entiendo yo que ese cuento, que, por cierto, tiene veintidós tomos que han sido elevados al Tribunal Superior de Justicia, si para tanto da nuestra imaginación, yo creo que nos quedamos incluso por encima de Hans Christian Andersen y Mark Twain, porque, vamos, ya me gustaría a mí tener esa inventiva, señor Barragán.

Mire, hoy venimos aquí a hablar de responsabilidad política y de hasta qué punto alguien estaría dispuesto a manchar a esta institución, que, no lo olvidemos, es la institución más importante de Canarias, con unos problemas judiciales personales que viene arrastrando desde sus responsabilidades políticas anteriores.

A lo largo de este pleno, parece que queda claro que el presidente, un presidente que es de todas y todos los canarios, no tiene intención alguna de dimitir en el caso de resultar imputado judicialmente por delitos graves: malversación y prevaricación -son delitos de corrupción, llamémoslo con sus palabras-. Y parece, también, que su grupo político tampoco está dispuesto a obligarle a ello. Es más, incluso se han apresurado ustedes a nombrarle candidato a las próximas elecciones del 2019, en lo que nosotros podríamos denominar en una huida hacia adelante. De hecho, creo que fue usted mismo, señor Barragán, el que constató en los medios de comunicación, que, aunque existiera esa apertura de esa... de declarar al señor Clavijo investigado, ustedes lo mantendrían como candidato.

Nuestro grupo parlamentario, el Grupo Parlamentario Podemos, lo hemos dicho, consideramos que Canarias no puede tener un presidente que tenga la sospecha de la corrupción sobre su espalda, y nos parece algo que no es, desde luego, descabellado, el pedir la dimisión del señor Clavijo, en el caso de que se efectuara esta apertura de que el señor Clavijo saliera como -o resultara como- investigado.

Mire, el umbral de la tolerancia ante la corrupción, tanto en Canarias como en nuestro país, en España, ha subido, y tenemos ejemplos de ello a lo largo y ancho de nuestra geografía, que se han dado últimamente. Esta mañana se lo dije al señor Clavijo, el presidente de Murcia, el señor Pedro Antonio Sánchez, que se vio obligado a dimitir por estar investigado por corrupción; la señora Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, que dimitió por serias dudas sobre su ética y por las irregularidades en la obtención de su máster; la consejera de Educación en Madrid, Lucía Figar, que dimitió por ser, también, investigada; y el presidente de la diputación de Valencia, que también dimitió el pasado mes de julio, tras ser investigado por malversación, y ¿qué pasa, señor Barragán?, ¿que también en esto de la corrupción Canarias va a ser un mundo aparte?, ¿qué diferencia el caso del presidente de Murcia al caso del señor Clavijo?

Si quieren hablamos de presunción de inocencia. Actualmente en España existe un estatuto por el cual la mera imputación de una persona...

La señora PRESIDENTA: Señora Santana, disculpe que la interrumpa. Le paro el tiempo.

Por favor, señorías.

Continúe, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Por el cual la mera imputación de una persona ya implica la suspensión de empleo y sueldo, y le estoy hablando del estatuto de la policía. Un policía, desde el mismo momento que resulta imputado por un presunto delito, antes de que llegue el juicio oral, es suspendido de empleo.

La señora PRESIDENTA: ... Señora Santana, y concluya.

La señora SANTANA PERERA: De empleo y sueldo, y apartado de sus funciones. Lo mismo ocurre con los jueces que, por cierto, aquí quiero hacer un hincapié, a ver, señor Ruano, esta mañana, cuando nombraba a la señora Rosell, dos diferencias, y muy grandes, con el caso Grúas: primero, la señora Rosell dimite de su cargo nada más saber que podía haber una sombra de duda sobre su conducta; y, segundo, se ha demostrado que fueron pruebas falsas las que sostenían esa acusación por parte del juez Alba, un juez que ahora está apartado de la Justicia y, esperemos, estará imputado; y a mí no me gustaría que un juez investigado, un juez imputado -como el juez Alba- tuviera que juzgar casos como el caso Faycan; igual que no me gustaría que un presidente de la comunidad autónoma investigado siguiera gobernando nuestro destino.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Santana.

Turno para el Gobierno, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Buenas tardes, señorías.

Es interesante su intervención de hoy sobre cómo juzgamos los casos judiciales, es decir, cuando se toma la decisión de judicializar un caso, que los hay, efectivamente, por denuncias legítimas y los hay también, y esto es una evidencia en España, también por interés político, es decir, cuando yo puedo acabar en las urnas, intento destrozar políticamente en los tribunales a ver si, a través de esta decisión, conseguimos que el partido o la sociedad penalice a ese candidato o candidata y después si sale libre, como usted ha puesto el caso de Victoria Rosell, ¡ah!, pues ahora, salió libre.

Pero usted ha hecho referencia a una serie de casos y se ha olvidado de todos los casos de Podemos, ¿por qué? ¿No hay ninguna... no nos quiere ilustrar usted aquí de cómo ha actuado Podemos en cada uno de los casos en los que existe acusación de prevaricación y cohecho?, ¡ah!, es que, claro, la corrupción, los casos de prevaricación y cohecho cuando son cometidos o cuando están imputados o cuando están, mejor dicho, investigados y si son del PSOE, si son del PP, si son de Nueva Canarias sí, esos casos son claramente de corrupción, no hay duda, ¿por qué?, porque lo dice la palabra de Dios, ¿quién la palabra de Dios?, la que pronuncia Podemos. En cambio, cuando los casos de prevaricación y cohecho son cometidos por miembros del Partido Podemos, y voy a citar ahora los casos, entonces Podemos nos sale con su código ético y dice: eso no es corrupción es prevaricación y cohecho, ¿no?, están efectivamente investigado, pero eso no es corrupción, pueden mantenerse en los casos.

¿Usted cómo quiere que actúe Canarias?, ¿quiere que actúe, por ejemplo, como ha actuado Podemos, por ejemplo, para ilustrarnos, para darnos un ejemplo de coherencia con lo que está diciendo, con el alcalde de Zaragoza y los ocho ediles acusados de prevaricación, señor Pedro Santiesteve?, por ejemplo, ¿quiere que hagamos un pronunciamiento como lo ha hecho Podemos en Zaragoza?, ¿ese es el ejemplo?, ¿o prefiere que actuemos como lo ha hecho Podemos con el caso de los concejales Celia Amalli y Carlos Sánchez en Madrid?, prefiere, por ejemplo, que también están acusados de prevaricación y malversación de fondos públicos, pero la declaración conjunta, como usted sabe, de todos los ediles de Madrid diciendo: esto no es, en este caso, corrupción; y ya veremos porque como nosotros ganamos los juicios, pues, claro, no vamos a dimitir. Recordará usted esa rueda de prensa.

O quizás prefiera darme como ejemplo el que han empleado con Cati Rodríguez, la alcaldesa de San Fernando de Henares, también acusada de prevaricación, ¿no?, no les vale ese ejemplo. Y de los concejales de Alcalá de Henares de Podemos quizás me vale la declaración que hizo Podemos sobre esos casos, quizás quisiera que aplicáramos el código ético tal y como lo aplicaron en ese caso, que siguen ostentando sus cargos y están siendo investigados, ¿o mejor prefiere darme como ejemplo ilustrativo de lo que tenemos que hacer, la acusación que existe sobre el alcalde de Cádiz?, sí, sí, el alcalde de Cádiz, don José María González y los tres concejales acusados de prevaricación, quizás prefiere darnos un ejemplo de lo que dijo Podemos para defender que siguieran manteniendo sus cargos, es ese otro ejemplo, ¿o el de Martín Vila, Eva Tubío, también en Cádiz o el de la señora Rita Maestre, o el de Salvador Salvatierra? Dígame, ¿cuál de los casos que ustedes han tenido como investigados quieren ilustrarnos como ejemplo para que nosotros actuemos de la misma manera?

Mire, la pasada legislatura hubo un debate en los partidos políticos sobre cómo afrontar el tema de los códigos éticos de los partidos, y hubo debate. Y precisamente los partidos empezaron a debatir en qué momento creían que políticamente tenían que pedirles responsabilidades a sus partidos, y dependiendo, como han explicado ustedes hasta la saciedad, cuando los casos de prevaricación y cohecho son de ustedes dice: esto no es corrupción porque aquí no hay... él no se ha llevado dinero, es un problema administrativo y ya se verá, no tiene que dimitir. Y en todos los casos en las ruedas de prensa dadas por Podemos en todos estos casos podrá ver usted lo que dijeron.

Y, efectivamente, hay partidos que vincularon eso a la apertura de juicio oral y siempre en el supuesto caso de que efectivamente estuviera vinculado al tema de la corrupción. Lo mismo que han hecho ustedes. Es decir, en este caso, cuando ustedes tienen los casos que yo acabo de nombrar y veintidós casos más, o cuando los tiene el Partido Popular o cuando los tiene el PSOE o los tiene Nueva Canarias en esta Cámara, ninguno, ninguno de los partidos ha condenado a sus ediles, incluido ustedes, simplemente porque se les haya abierto una investigación, que en el caso que nos ocupa ni siquiera estamos ante ese supuesto.

Pero usted quiere anticiparse y dice que no se ha actuado políticamente en este caso, pero, fíjese, toda la secuencia: conoce perfectamente el caso y es usted la que ya nos anticipa: oiga, y en el supuesto caso -aprovechando todo este embrollo de la comparecencia- si saliera investigado usted, ¿qué va a hacer?, ¿el Gobierno qué va a hacer?, ¿y eso no es una preparación política de desgaste político?, ¿eso cómo se llama? Porque, claro, si ustedes me vinieran con la coherencia de algunos de los casos que yo he comentado, uno solo de los casos que siguen investigados y, delante de sus puestos, al frente de sus puestos, y me dijera: no, no, está usted equivocado porque nosotros hemos actuado en todos los casos en los que el Grupo Podemos... nos hemos enfrentado a problemas desde nuestros ediles, nuestros alcaldes, nuestros diputados han sido acusados de prevaricación y cohecho, les hemos obligado a dimitir. Todos. No podrá ponerme usted un ejemplo, por lo tanto le puedo lanzar a la cara que usted haga lo mismo.

¿Y sabe lo que le digo?, nosotros aquí, igual que el resto de los partidos, actuaremos igual que ustedes, actuaremos con nuestro código ético y actuaremos en función de lo que se plantee. Pero también le digo que ya sufrimos este caso cuando el señor Fernando Clavijo fue candidato en las pasadas elecciones, también hubo un intento de que efectivamente otro caso minara la presentación de Fernando Clavijo como candidato.

Si quieren derrotarnos nos derrotarán en las urnas. Por lo tanto, no va a haber dimisión del candidato.

Nada más y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Turno ahora para los grupos parlamentarios. Comenzamos por el Grupo Mixto. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenas tardes señorías, buenas tardes señor consejero.

A ver, yo, de verdad, cuando veo el enunciado de la comparecencia, la cual dice hablar "sobre una posible imputación del presidente del Gobierno en el conocido caso Grúas", mire, de verdad que yo, como licenciada en Derecho, soy incapaz de armar un discurso en algo tan, tan, que consideramos tan sensible y tan delicado como hablar a la ligera de una imputación y estar encauzado en un procedimiento judicial.

Mi formación política, tal y como dijo esta mañana nuestro portavoz, no va a jugar a ser futurólogo, no sabemos si el presidente del Gobierno va a estar imputado o no va a estar imputado. Cuando el presidente del Gobierno esté imputado, si finalmente es imputado, pues se abrirá un debate en esta sede parlamentaria y desde la Agrupación Socialista Gomera hablaremos y nos posicionaremos y daremos nuestra opinión sobre la imputación del presidente del Gobierno. Pero creo que tenemos que defender la presunción de inocencia y tenemos que creer en el poder judicial. No podemos venir aquí y hablar de una presunta o posible imputación, no es algo tan, tan, tan sencillo, tan delicado como hablar de la imputación de un presidente de una comunidad autónoma.

Nosotros nos vamos a reservar y cuando suceda hablaremos de las causas o de las consecuencias o cómo nosotros creemos que debería de actuar, en este caso, el Gobierno de Canarias.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Mendoza.

Tiempo ahora para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señorías, nosotros fijamos nuestra posición esta mañana y, por lo tanto, vamos a hacer un seguimiento de este proceso judicial que tiene el presidente del Gobierno, que no sabemos cómo va a evolucionar y en función de los hechos lo evaluaremos. También lo dijo él y lo dijeron la mayoría de los portavoces.

Pero quizá esta mañana quedó muy desequilibrado un aspecto de este proceso que a mí me interesa recalcar: es legítimo que los ciudadanos que perciben, que entienden, que se está cometiendo una ilegalidad se dirijan a los tribunales. No podemos demonizar a quien, en base a su análisis, su conocimiento de causa, pueda presentar una denuncia en los tribuales, de la misma manera que no podemos condenar a alguien si un tribunal no lo decide. Presunción de inocencia, pero derecho a la denuncia: las dos cosas están protegidas en el Estado de derecho. Y digo algunas cuestiones, y no las vinculo -pero para que se vea que hay que tener prudencia en todos los ámbitos-: hubo denuncias hace una década y media en esta isla de Tenerife sobre un caso que durante una década, hasta el día anterior de la sentencia, se decía que era manipulación política. Me refiero al caso de Las Teresitas. Y luego hubo condena. Ojo, que no los estoy comparando, lo que digo es que la gente tiene derecho a presentar una denuncia, y algún elemento de razón debe tener esa denuncia, a la que no entro a valorar, cuando hay órganos judiciales que han emitido opiniones en autos reglados y argumentados. Yo no prejuzgo lo que va a pasar.

Y si el señor presidente es investigado... esta mañana él dejó entrever que volvería a esta Cámara, porque él ha abierto el debate político de su asunto judicial, pero hasta tanto nosotros nos mantenemos al margen, respetuosamente, con los denunciantes y con el denunciado, y esperando que la justicia, de forma independiente y diligente, tome la decisión que considere oportuna; pero respetemos a todas las partes de los procesos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Popular, señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Vamos a ver, llevamos toda la mañana hablando de lo mismo, y yo creo que Canarias tiene más problemas que hablar de lo que estamos hablando, sinceramente, y además todos sabemos cuáles son los problemas de Canarias. Tenemos unas listas de espera sanitarias que son escandalosas. Tenemos un problema en educación. Tenemos problemas en la dependencia. Pero claro, tal y como ya dijo mi portavoz esta mañana, tenemos la sensación, desde el Grupo Parlamentario Popular, de que nos han tendido una emboscada en este tema. Porque, miren, primero viene el presidente solicitando comparecer sobre un tema judicial, y ahora ustedes están solicitando conocer qué va a hacer el Gobierno de Canarias ante una situación que, a día de hoy, y hasta ahora, que yo sepa, no existe. No existe.

Quizás, señores de Podemos, deberían dar explicaciones de qué medidas han adoptado ustedes de todas las personas que son cargos públicos que están en estos momentos imputados y que no han renunciado a su cargo público. Mire, mi partido no va a jugar a esta doble vara de medir. Con nosotros no cuente para eso. Nosotros medimos a todo el mundo conforme a los principios y los derechos que nos ofrece el Estado de derecho, y saben perfectamente a lo que me estoy refiriendo, al famoso principio que se ha nombrado, en el día de hoy, que es la presunción de inocencia. Es un derecho constitucional. Y además sí me gusta decir que parece que algunos lo utilizan para unos casos, pero para otros no.

Mire, señoría, a mi grupo parlamentario solo nos va a encontrar en el marco del ejercicio de nuestros derechos; porque, como ya manifestó, además, mi grupo parlamentario a través de nuestra portavoz, lo único que tenemos que decir hoy aquí es que creemos en la presunción de inocencia de todos, incluidos los de su partido político.

Mire, señoría, yo estudié derecho en los años noventa, y aprendí una cosa bastante clara, y es que existe una separación de poderes. Separación del poder ejecutivo, del legislativo y del judicial. Aquí vamos a recordar que ejercemos la función legislativa y además la función de control al Gobierno. Pero no venimos, este grupo parlamentario por lo menos, mi grupo parlamentario, no viene a ejercer un rol ni de jueces ni de fiscales. Pero es cierto que se pretende muchas veces confundir lo que es la responsabilidad política con la responsabilidad penal. A nosotros evidentemente nos correspondería hablar de responsabilidad política, pero entenderán que, a día de hoy, como no existe una responsabilidad penal, no puede existir una responsabilidad política. En el caso de que la hubiera, como bien dijo mi portavoz muy claro y alto, en el caso de que la hubiera, por supuesto que vendremos aquí a pedir explicaciones; antes no.

Y sí me gustaría terminar recordando una cosa, y es que, porque me da la sensación de que lo han olvidado, y además de manera intencionada, estar imputado, que ahora se llama investigado, es una garantía procesal, no es una condena, por mucho que ustedes quieran utilizarlo así.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Reverón.

Turno ahora para el Grupo Socialista, señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Señora presidenta, señor consejero.

La verdad que poco más cabe añadir del intenso debate que hemos tenido esta mañana en este mismo pleno. Ha comparecido la persona más afectada por este asunto, que es el propio presidente, y hemos tenido posibilidad de intercambiar impresiones, opiniones. En algunas hemos coincidido, en otras no.

Aprovecho esta segunda intervención para reflexionar brevemente sobre una cuestión. Hay un debate entre las fuerzas políticas sobre -y en la sociedad en general-, sobre dónde empieza y termina la responsabilidad política, y no nos ponemos de acuerdo; y si esa responsabilidad política en todos los casos tiene que ir de la mano de la responsabilidad penal. Yo considero que no, pero esto es un debate incluso dentro de mi propio partido. Creo que hay casos donde la responsabilidad penal, obviamente, deriva en responsabilidad política, tal es así que hay sentencias penales que incluso inhabilitan para el ejercicio de la actividad política; y hay momentos en los que hay conductas que, aunque no son penalmente reprochables, hacen que alguien no pueda continuar en un cargo de responsabilidad.

Por tanto, se rigen por reglas distintas. Y nadie se puede rasgar las vestiduras porque se le pidan responsabilidades políticas en un ámbito a alguien que todavía no han sido delimitadas sus responsabilidades penales. Esto da lugar a un montón de casuística, incluso de asuntos injustos. Es cierto, porque la sociedad todavía no ha resuelto bien cómo se restituye a alguien que asume una responsabilidad política por un procedimiento penal, cuando después, en ese procedimiento penal, queda absuelto. Como sociedad nos falta por resolver esta cuestión, y esto es verdad. Pero como dije esta mañana, ambas responsabilidades no siempre van de la mano.

Mire, en estos momentos la todavía ministra de Sanidad se dirige a dar una rueda de prensa para anunciar su dimisión por unas irregularidades en su máster. No es un delito, no hay una causa penal, no hay una investigación, no hay un auto de la Audiencia Provincial de ningún sitio ni del Tribunal Superior de Justicia de nadie, pero es una conducta que en mi partido se considera inapropiada para que alguien continúe ejerciendo una actividad política, y esto es un ejemplo de cómo las responsabilidades políticas no siempre van de la mano de las responsabilidades penales, y que no cuesta nada dimitir.

Y esta es una reflexión que aprovecho a la vista de su intervención. Rápidamente, señor Barragán, nosotros, los socialistas, no queremos ganarles en los tribunales. Les queremos ganar en las urnas, ya lo hicimos en el 2015, lo queremos volver a hacer el próximo año, también en diputados. Señores del Partido Popular, pongan a Pablo Casado a calentar después de lo que ha hecho la ministra de Sanidad esta tarde.

La señora PRESIDENTA: Gracias señor Matos.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, presidenta. Buenas tardes a todos, a todas.

Más satisfecho me quedo con la intervención del señor Matos en sus conocimientos de derecho constitucional, que esta mañana quedaban en duda, y entonces pensé que la culpa había sido del profesor, y me quedé muy preocupado con esa situación.

Señor Matos, y para todos: los debates de ética pública, evidentemente, tienen que, básicamente, presentar al ciudadano a quienes ejercemos la política como gente fiable, confiable, gente en la cual se puede hacer efectivo el principio de representación política y, en eso, hay que tener cierta base de conocimiento de lo que son los derechos fundamentales, porque si no es así, al final, lo que se hace es que se produce una falta de credibilidad de la política como ejercicio honesto de una actividad para la defensa de los intereses públicos y, en ese sentido, el establecer esas marcas, en qué momento lo hacemos, es realmente complicado, como usted ha dicho.

Ha finalizado diciendo el caso ese de la ministra, y, bien, es una opción, quizá el presidente del Gobierno se lo ha pedido, yo no lo sé. En cualquier caso, conozco el código ético de su partido, que me parece que habla del juicio oral para la dimisión de un cargo público en caso de algún proceso judicial. Y en relación con lo que le decía a la señora Santana, que ahora ha alegado esta mañana, yo no he valorado mal a la señora Rosell, le he dicho justo lo contrario. Le he dicho: lo mismo que ustedes aplicaban cuando defendían que estaba, que la acusación carecía de fundamento, porque alguien la denunció, pues aplíquenlo. Es decir, por lo menos, lo mismo; es lo único que decimos.

Por tanto, la ética pública, el modo de ejercer la acción política de forma honesta hacia los ciudadanos que nos dan su representación, tiene que ser la misma. Y en ese sentido, eso es lo que nosotros vamos a defender. Por tanto, con las garantías de un procedimiento penal, que tiene diferentes fases, fase de instrucción, fase de procedimiento abreviado, en su caso, o de sumario en otro caso, en fin, no es ese el tema ahora. El tema sí es garantizar que la mayoría de las personas, y evidentemente así es, ejercen honestamente la actividad pública, y la condena tienen que recibirla después de un proceso judicial, con toda la contradicción que lleva el proceso y, finalmente, con una sentencia firme que lleva también un conjunto de recursos y procesos hasta llegar a esa sentencia firme. Eso es lo que pedimos para todos, y también para Podemos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: ... Señor Ruano.

Turno ahora para el grupo proponente, señora Santana. Diez minutos.

La señora SANTANA PERERA: La verdad que me hubiera gustado que hubiéramos podido gozar del presidente y de su presencia en esta tarde, ya que estamos hablando de un caso que está muy vinculado a su persona.

Miren, la presunción de inocencia defiende los derechos fundamentales de las personas, de la libertad y de la propiedad, pero no puede servir para salvaguardar privilegios; privilegios como el de estar aforado. Porque, llegados a este punto del debate sería bueno recordarles, señores de Coalición Canaria, que si el presidente del Gobierno, a día de hoy, no está investigado, antes imputado, es por el aforamiento que ostenta, si no, ya ha habido un pronunciamiento, se los vuelvo a repetir, de la Audiencia Provincial de un fiscal y de una jueza que ven indicios de delito en la gestión del señor Clavijo.

Con esta comparecencia, nosotros queríamos comprobar hasta qué punto el resto de fuerzas políticas de la Cámara estarían dispuestas a colaborar para mantener a este presidente o para mandarlo a su casa en el caso de que este fuera investigado por corrupción. Como ya anunciamos en su momento, nuestro grupo parlamentario va a intentar presentar una moción de censura en el caso de que el señor Clavijo sea formalmente investigado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, y lo hacemos por una cuestión de higiene democrática. Es que en cualquier democracia avanzada, por cosas menores, es decir, por faltas menores a las que estamos hablando, las personas dimiten. Y de hecho el umbral de decencia en nuestro país también está subiendo, lo ha dicho el señor Gustavo Matos, la ministra va a dimitir y va a dimitir por una falta menor, no por ningún delito, pero estamos alcanzando los niveles de exigencia de países democráticos avanzados.

De Coalición Canaria la verdad que esperábamos bien poco, al menos públicamente sabíamos que iban a cerrar filas en torno a su presidente, pero es curioso que cuanto menos esperamos de ustedes nos sorprenden, y nos dan aún menos.

Señor Barragán, si el cinismo se estudiara en la Universidad de La Laguna o en la de Las Palmas de Gran Canaria yo creo que usted ostentaría la cátedra. Voy a intentar no entrar en su juego aunque es difícil, de verdad. Creo que estamos hablando de algo lo suficientemente serio y grave, unos delitos de corrupción bastante graves, malversación de fondos y prevaricación, como para entrar usted y yo aquí en el "y tú más". Esta mañana lo decía el presidente del Gobierno, que nosotros veníamos aquí, los denunciantes, ejerciendo su legítimo derecho, además a denunciar cuando ven indicios de delito en una conducta, y como Oposición creo que están, además, no solo en su derecho, sino que además es su responsabilidad, denunciar ante la justicia, ya nombró antes el señor Rodríguez uno de los casos donde también ustedes decían que era una persecución política, y a día de hoy, en el caso de Teresitas, ya hay acusados con sentencia en firme.

Pues, señor Barragán, sinceramente, creo que no es enfangar. No es enfangar cuando hay 22 tomos sobre la mesa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias cuando la Audiencia Provincial, cuando una jueza y un fiscal se han pronunciado. Y lo vuelvo a repetir, porque es que parece que aquí nosotros estamos haciendo unas acusaciones infundadas; no, ya la justicia va por su cauce y la justicia se está pronunciando, veremos qué dice el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Pero, además, le voy a decir una cosa: el que enfanga es usted. Aquí nombró a personas, como el alcalde de Cádiz, el Kichi, que por lo que está denunciado, que yo sepa, es por injurias al Partido Popular, o la señora Rita Maestre, que yo sepa, su delito fue entrar en sujetador a una iglesia a defender el Estado laico, pero bueno, señor Barragán. Le digo, no voy a profundizar más en su juego porque creo que no aporta nada al debate.

A la gente de Canarias yo creo que sí que le preocupa la corrupción, y no porque lo diga yo, ni porque lo diga Podemos, sino porque lo dice un estudio europeo que vio la luz hace escasos meses, que decía que la ciudadanía de Canarias era la segunda de todas las regiones de Europa que más estaba preocupada por casos de corrupción, de enchufismo y de malas praxis en la gestión pública. Y, al mismo tiempo, esto se entiende porque Canarias fue durante mucho tiempo la comunidad autónoma que ostentaba el triste y el lamentable record de tener al mayor número de personas investigadas por casos de corrupción. Así que es normal que nuestra gente esté preocupada, y es normal que se busque depurar responsabilidades políticas en la Cámara que ostenta la soberanía popular de Canarias, que es el Parlamento de Canarias.

Señora Mendoza, su grupo es el más fiel al Gobierno de Coalición Canaria y su principal sustento. La verdad es que deberían tener cuidado de hasta dónde les va a llevar a ustedes esa pulserita que se han puesto del todo incluido para el Gobierno de Canarias, porque la verdad que, en cierto sentido, me da pena que no miren por los intereses generales del pueblo canario, sino por los intereses propios, por a ver si nos llevamos un puñado de monedas y las invertimos en La Gomera. De verdad, yo confío que ustedes hagan una reflexión y, en esos valores socialistas que se les presuponen a ustedes, que se le presupone a su grupo, cambien la conducta. Y si finalmente el presidente del Gobierno resulta investigado cambien su posicionamiento por el bien de la democracia de nuestra tierra.

Al señor Rodríguez, y al Grupo Nueva Canarias, les pido, desde aquí, formalmente, que si finalmente se hace necesaria presentar esa moción de censura, contemos también con su apoyo, parece que sí que tenemos la predisposición del Partido Socialista, de hecho, creo que ellos deberían ser los valientes que presentaran esa moción, al haber sido el partido más votado en esta tierra.

Señores del Partido Popular, yo creo que van a tener ustedes una nueva oportunidad de demostrar que están en contra de la corrupción, y que quieren limpiar las instituciones. Señora Navarro, me gustó mucho su discurso, pero la verdad que la introducción me la saltaría porque usted hace un alegato de que no tiene por qué venir aquí a dar explicaciones el señor presidente del Gobierno, pero en una segunda parte sí que expone esas posibles malas praxis que pudo haber desarrollado el señor Clavijo en su labor como alcalde de La Laguna, pues entonces ahí sí que nos encontraríamos, señora Navarro. Así que espero que también su partido tenga esa oportunidad de demostrar que están en contra de la corrupción, al menos aquí, en Canarias.

Y a los diputados y diputadas del Partido Socialista también decirles que tienen ustedes casi una oportunidad histórica de justicia poética de poder echar a ese presidente, que ustedes ayudaron a poner, vamos a decirlo, porque hay que decir la verdad, que en un momento les echó del Gobierno porque les estaban siendo incómodos, no les estaban permitiendo ustedes, en muchos casos, hacer cosas que sabemos que ustedes no las veían con buenos ojos, y que ahora, por justicia poética, si sale investigado por corrupción, tendremos juntos la oportunidad de echarlo. Ya lo hicimos en Madrid con el señor Rajoy. Creo que se avecinan tiempos nuevos con ese gobierno del señor Sánchez. Lo hemos visto, lo estamos viendo, antes estuvo debatiendo la consejera de Hacienda sobre cómo regular de nuevo, y yo diría abolir, esa Ley de Estabilidad Presupuestaria y financiera, creo que es posible. Estamos dando los primeros pasos. Por lo menos, señora consejera, nos reconocerá que al menos damos pasos más allá de lo que hacía el gobierno conservador.

Entonces estamos ante una oportunidad histórica de decirle a la ciudadanía que...

La señora PRESIDENTA: Un minuto... y acabe porque antes le di uno. Acabe ya, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y acabe ya.

Sí, pero ya le di uno antes. No me lo, no me lo... Venga, intervenga.

La señora SANTANA PERERA: Tenemos esa oportunidad de demostrar a la ciudadanía que las cosas están cambiando, que la regeneración política empieza y comienza a ser una realidad, de que todas desafección que tienen por los casos de corrupción, que han azotado tanto a nuestra tierra como a nuestro país, empiezan a ser cosas del pasado; y esa oportunidad se puede dar en un breve periodo de tiempo.

Pero si no se da, yo creo que la gente en su casa, está tomando buena nota de estos años de gobierno de Coalición Canaria, de estos años de gobierno del señor Fernando Clavijo, y creo que sí, sinceramente, que probablemente, en 2019, el resultado de las urnas sea muy diferente y que podrá salir de ella un nuevo gobierno de progreso para Canarias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Santana.

Turno ahora, para cerrar esta comparecencia, del Gobierno. Señor consejero.

(La señora Mendoza Rodríguez solicita intervenir).

Deje que termine la comparecencia. Interviene el señor consejero y después atiendo a lo que usted me quiera decir, señora Mendoza.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Gracias, señora presidenta.

Veo que se quedó bastante tocada porque no esperaba usted tener tantos casos de corrupción en el partido de Podemos y haber dicho, que su código ético, cuando lo empleaba, y fíjese que le pude varios casos, y además cayó en la trampa, sabía que iba a caer. Le puse el caso de la señora Maestre y el caso de Cádiz porque eran los únicos que no eran de corrupción, no eran por prevaricación, y resulta que de todos... (Comentarios de la señora Santana Perera desde su escaño), no, no, y resulta que de todos los que le dije se fue y se quedó, y del resto, ¿por qué no me cuenta el resto?, ¿por qué no aprovechó y lo...? Ah, que no son de Podemos. Ah, no. Son míos, de Podemos no, míos. Vamos... Veo que se quedó bastante tocada porque, claro, no es lo mismo recibir de lo mismo que uno da, y en este caso el resto, insisto, ¿cuál fue la decisión de Podemos, ¿cuál fue la defensa?, cuál fue el código ético que aplicó para que esos cargos sigan con personas acusadas de prevaricación y cohecho con sus responsabilidades políticas?, pues los mismos que han empleado el resto de los partidos políticos. Lo que pasa es que a ustedes les encanta las dos varas de medir, la vara de medir de Podemos para la gente de Podemos, que son santos y que nunca les pasará nada, y la vara de medir para el resto de los mortales, que son todos unos prevaricadores, unos bandidos que deberían estar en la cárcel. Y eso es lo que les pasa cuando traen esas cosas.

Pero es que, además, está tan tocada, porque no esperaba lo que le dijimos, que además, ha sido usted capaz de manifestar para qué quería esta comparecencia. Y lo ha dicho: esta comparecencia no era para oír al Gobierno ni lo que iba a decir el Gobierno. Esta comparecencia era para oír al resto de los grupos, a ver si puedo presentar una moción de censura, porque el objetivo político era presentar una moción de censura. Porque todo esto trae como colación llegar a la moción de censura. Y estoy preparando el terreno. Y qué lástima que el resto de los grupos haya mostrado silencio, hayan dicho que van a esperar. ¡Ay!, señora Noemí.

Quiero comentar, señor Román, un tema que yo respeto muchísimo que usted ha dicho, de hecho estamos legislando en ese sentido, incluso no solamente la denuncia que pueda hacerse por parte de personas con nombre y apellido, sino incluso ahora están ustedes debatiendo la ley de altos cargos, donde la denuncia que se favorece es incluso la denuncia anónima para favorecer este tema.

Pero don Román, usted fue presidente del Gobierno, recuerdo el caso Icfem; doce años después, libre. Acuérdese de todas las personas que pasaron y fueron acusadas con esto del debate político y el debate judicial; o Carmelo Padrón. Es decir, hay muchas personas en Canarias donde los juicios tardaron doce, trece o catorce años, y estuvieron con la espada de Damocles, con esto del juicio político, y los tuvieron ahí. Y después quedaron libres. ¿Alguien se dirigió a ellos para decirles oye: perdona?, ¿no?, ¿por el daño que has sufrido, por cómo te ha tratado el partido? El Partido Socialista tiene un caso que le aplicó el código ético al señor Miranda, creo que se llamaba, aquí en la isla de Tenerife, para que no fuera en listas, y después ha quedado absuelto de ese tema. Y, a veces, cuando queremos medir tanto, tanto, tanto, al final pasan estas cosas.

Por lo tanto, señoría, yo lo que creo es que el Grupo Parlamentario Podemos ha mostrado cuál era el fin, cuál era el verdadero fin que persigue. No persigue... de hecho ya está hablando como si conociera algo de lo que va a pasar en el tribunal y, por lo tanto, ya está preparándoles el terreno para la moción de censura. ¿Qué sabe usted, que no sepamos nosotros, que va a pasar en el TSJ? ¡Claro!, porque es que usted está hablando ya en todos los grupos diciéndoles: esto va a pasar, a ver si ustedes no van a estar conmigo.

Señoría, hay que ser coherente en política. Si usted quiere decirnos a nosotros que nuestro código ético no vale, que el que vale es el suyo, y que usted tiene la coherencia y la honorabilidad de que, cuando lo aplica en su partido, a los casos que están de prevaricación y cohecho, actúa de la misma manera que le exige a los otros, pues igual tendría credibilidad. Pero su credibilidad, hoy, ha quedado por los suelos por esas dos cuestiones. Una, ha demostrado que todo lo que está persiguiendo... y que está compinchada con quien está compinchada para que aquí acabe desgastando la figura del presidente y presentando esa moción de censura. Y, dos, no es coherente, porque su partido político, Podemos, aplica su código ético a conveniencia; cuando la prevaricación y cohecho es de los militantes del Partido Popular, los deja que sigan en el cargo público; cuando son los otros, les exige responsabilidades.

Tocadita quedó hoy.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Barragán.

Dígame ahora, señora... Señorías, por favor. Dígame, señora Mendoza, ¿qué me quería decir antes?

Señorías, por favor, la señora Mendoza me ha pedido la palabra. Dígame para qué, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Por el artículo 79.3.

La señora PRESIDENTA: Alusiones al decoro o dignidad de un grupo parlamentario.

Tiene usted un minuto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Bueno, señora Santana.

En primer lugar, darle las gracias por los consejos a mi formación política. Pero para la próxima se los puede guardar, porque no se los hemos pedido, y tampoco los necesitamos viniendo de su formación política y viendo de la manera en la que usted actúa.

De verdad que a mí me asombra muchísimo, aparte me aberra muchísimo, la manera que usted lanza aquí acusaciones a la ligera. Decir que nosotros no velamos por los intereses de los canarios, cuando hemos estado en los grandes e importantes asuntos que se han negociado aquí en Canarias, cosa que ustedes siempre han puesto impedimentos para el progreso de esta tierra los tres años que yo llevo en esta Cámara; ustedes dicen aquí una cosa, allá dicen otra, y nunca están para cuando los canarios lo necesitan. Nunca, nunca han estado aquí para los grandes asuntos de Canarias.

Mire, yo no voy a entrar, ni voy a jugar a la demagogia que juega Podemos. No voy a hacerlo. Entonces solo le voy a pedir una cosa, intenten no referirse...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza. Ha acabado su turno.

Señora Santana. Señora Santana, un minuto.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Señora Mendoza.

Yo entiendo perfectamente que ustedes tengan que justificar su entrega a Coalición Canaria y a los partidos conservadores de esta Cámara votando, por ejemplo, leyes presupuestarias de la comunidad autónoma, que poco o nada tienen que ver con los principios y valores socialistas que se supone que ustedes representan.

Pero mire, que me diga a mí que vengo aquí a soltar falsas acusaciones, o que vengo a hablar sobre conjeturas, cuando hay dos pronunciamientos de la Audiencia Provincial, uno de un fiscal, y uno de la jueza... deja usted mucho que desear como diputada, señora Mendoza (rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Un momento, señora Mendoza. Señora Mendoza, un momento.

Señora Santana, esta presidenta nunca ha hecho uso de la facultad que le otorga el Reglamento para solicitar a su señoría, cuando se hace alguna afirmación del calado de la que usted ha hecho, que creo que atenta personalmente contra una diputada, que lo retire.

Yo le voy a solicitar, señora Santana, si es tan amable y tiene a bien retirar esa última consideración que usted ha hecho para guardar el decoro, dentro de la legitimidad del debate, que siempre puede haber.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Tiene usted razón, señora presidenta, y creo que por la exaltación del momento, creo que me he sobrepasado yo, ahora mismo, y pido disculpas a la diputada Mendoza (aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Santana.

Señora Mendoza, asunto suficientemente debatido y cierro el debate ya.

Vamos a la siguiente comparecencia, señorías, que es la mil novecientos...

Señora Santana, le agradezco el detalle, se lo agradezco. No he hecho nunca esta facultad pero creo que lo merecía (la señora Santana se acerca al escaño de la señora Mendoza). Bueno, venga, vamos (aplausos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1934 Sobre Del Gobierno, sobre una posible imputación del Presidente del Gobierno en el conocido caso grúas.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico