Diario de Sesiones 144/2018, de fecha 20/12/2018 - Punto 20

9L/PPL-0024 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE GOBERNACIÓN, JUSTICIA, IGUALDAD Y DIVERSIDAD, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE MODIFICACIÓN DE LA LEY 13/2014, DE 26 DE DICIEMBRE, DE RADIO Y TELEVISIÓN PÚBLICAS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Señorías, quedan sesenta y una enmiendas pendientes de los distintos grupos.

Vamos con la intervención de los grupos parlamentarios que mantienen enmiendas vivas para este pleno, en un único turno de diez minutos. Empieza el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

Señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías, buenos días.

Comienzo mi intervención contextualizando la situación y la realidad actual en lo que a los medios informativos públicos canarios se refiere. Me refiero a la situación y a la realidad actual de la radiotelevisión pública canaria.

Y quiero decirles, señorías, en primer lugar, que Nueva Canarias nunca, nunca, estuvo en contra de la Ley 13/2014 que hoy se reforma. En lo que sí estuvimos en contra, y por supuesto a lo que sí nos opusimos, fue al momento y a la forma de elección de los miembros del Consejo Rector, porque nos pareció -y además nos sigue pareciendo- que no representan la pluralidad de la Cámara. Dijimos que aquello no iba a funcionar y a los hechos más que contrastados me remito.

Desde aquel momento lo hemos repetido hasta la saciedad: el problema no es la ley, el problema son las personas elegidas para la dirección de los medios públicos. Sin embargo, lejos de escuchar, y tras la huida del señor Negrín y con el ente sumido en una crisis absoluta, en lugar de optar por el consenso en la elección de un nuevo consejo que pusiera en marcha, de una vez por todas, la Ley 13/2014, Coalición Canaria prefirió hacer oídos sordos y modificarla con el único objeto de responsabilizar a la ley y no a las personas que ellos pusieron allí de semejante despropósito.

Desde nuestro grupo parlamentario hemos hecho lo que lógica y razonablemente nos tocaba: trabajar por el acuerdo y el consenso para ofrecer soluciones, soluciones, no parches, que garantizaran la continuidad de la radiotelevisión canaria, de su servicio público, de sus trabajadores y de la industria audiovisual nacida a su amparo. Trabajar para que el modelo de la radiotelevisión canaria se pareciera más a los modelos de televisión pública que sí funcionan en toda Europa; ahondar en la profesionalización y en la independencia del equipo que debe dirigir los medios públicos proponiendo su elección por concurso público.

Sí, señorías, desde Nueva Canarias hemos presentado una ingente cantidad de enmiendas para evitar que se continúe hipotecando el derecho de los canarios a recibir una información objetiva, veraz e imparcial, pero no es esa la reforma que Coalición Canaria, que el Partido Popular y que la Agrupación Socialista Gomera traen a este pleno para su aprobación. Hoy el tripartito pasa su rodillo de derechas sobre el derecho a la información de los ciudadanos canarios aprobando la peor ley de los medios públicos que ha tenido Canarias en su historia y que supone, no lo duden, la muerte definitiva de la libertad de prensa en los medios públicos canarios.

Señorías, no nos cabe la menor duda: el único objetivo de esta reforma es devolver a manos del Gobierno de Coalición Canaria el control de la radio y de la televisión canaria, que con esa mayoría simple y cómplice que forma junto con el Partido Popular y la Agrupación Socialista Gomera han decidido que mejorar es elegir a los miembros de la Junta de Control. Un órgano descafeinado y sin competencias, sin concurso y sin las mayorías reforzadas que garantizarían un amplio consenso parlamentario de los candidatos. Y además también que mejorar es elegir directamente, es elegir a dedo, a un todopoderoso director general, que se encargará cada día de recibir y de ejecutar las instrucciones oportunas. No puede sorprendernos, no podíamos esperar otra cosa de un Gobierno agonizante y aterrado ante un posible adelanto electoral. Este era su as en la manga: controlar los medios públicos y en ello han empeñado todo su capital político.

Coalición Canaria ha llegado al punto de, incluso, embarrarse en un ataque histérico y sin precedentes hacia mi formación política, hacia Nueva Canarias. Tan histérico y sin precedentes como estéril, y me quiero explicar al respecto. Coalición Canaria ha acusado a mi grupo de engañarlos, de realizar maniobras dilatorias para evitar que la ley se aprobara y para producir el vencimiento del mandato del administrador único de la radiotelevisión canaria. Y como colofón, un aviso a navegantes: si Nueva Canarias se aviene, tendremos una vía pacífica de aquí a final de la legislatura y, si no, lo que tendremos es confrontación en esta y en el resto de las materias que quedan hasta acabar la legislatura.

Y, señores de Coalición Canaria, escuchen con atención. Primero, Nueva Canarias no los ha engañado, porque es que Nueva Canarias no engaña a nadie. Presentamos en plazo y por registro, de forma pública y notoria, las iniciativas que hemos considerado pertinentes para modificar a mejor una ley. Y, segundo, dejemos claro un asunto: no nos necesitan para aprobar una ley. Cuentan con su mayoría simple y cómplice. Pero, claro, querían decir que esta chapuza correspondía a un consenso mayoritario. Obviamente porque así no respondían solos ante la opinión pública de semejante aberración legislativa. Pretendían imponer un modelo y que el resto lo acatáramos. No se han avenido a escuchar y consensuar ni el concurso público para la elección del órgano de dirección ni el modelo ni hacer ahora, ya, unos informativos públicos, ni cambiar otras tantas cuestiones que sí que han defendido, por ejemplo, en la reforma de la televisión española. Esa sí, esa que sea de todos.

Y por todo esto y por algunas cosas más, que no les voy a relatar por razones de tiempo y para no aburrirles, mi grupo parlamentario, Nueva Canarias, no va a votar a favor de esta reforma.

Señorías, además, decirles que lo más preocupante de las histriónicas acusaciones de Coalición Canaria no ha sido siquiera su tono amenazante, lo más preocupante es lo que evidencian: o la tele o nada. Y, si no, explíquennos el porqué de ese empeño en supeditar cualquier posible acuerdo, cualquier posible acuerdo en cualquier materia, a acatar esta impresentable reforma de la ley de la radiotelevisión canaria.

Señores del Partido Popular, se lo dije en comisión y se lo repito: esta chapuza se va a volver en su contra. La señora Reverón, que no le gustó el término de "colaborador necesario", y realmente, le digo, lo lamento, pero lo cierto es que, a partir de esta aprobación, serán ustedes cómplices, compinches o colaboradores necesarios, como más les guste, pero lo serán de todas y de cada una de las decisiones que allí se adopten.

Y, señores del Grupo Mixto, se lo dije y hoy se lo vuelvo a repetir: ustedes realmente me asombran, porque han puesto las carreteras y los miradores por encima del derecho a la información de los gomeros, y, como también ya les dije, un puesto en esa junta descafeinada da para poco gangocheo.

Y termino. Desde Nueva Canarias hemos presentado enmiendas que proponían una mayor profesionalización e independencia del equipo de dirección de los medios públicos, que establecían de forma definitiva el modelo de gestión y que garantizaban la inmediata constitución del Consejo de Informativos y del Consejo Asesor. Pero no es eso lo que se trae a aprobación; hoy ustedes, el tripartito, han venido a aprobar una chapuza mayúscula y mi grupo parlamentario no piensa formar parte de esa conjura de necios. En cualquier caso, sí me atrevo a augurar que esta ley que hoy se aprueba tiene los días contados, ya sea porque a partir del mes de mayo el Gobierno de Canarias deje de ser el Gobierno de Coalición Canaria o ya sea porque más pronto que tarde, y con la aprobación de la peor ley de medios que ha tenido Canarias en su historia, la radiotelevisión canaria volverá a estar sumida en una nueva crisis y volveremos a tener que cambiar esta ley.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Podemos. El señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Buenos días. Gracias, presidenta.

Antes de empezar, me gustaría saludar, dar las gracias, hacer un reconocimiento a todos los trabajadores y trabajadoras de la radio y televisión canarias. De la radio también, que muchas veces nos olvidamos, hablamos mucho de la tele y nos olvidamos de la radio. Se hace buena radio en la autonómica, a pesar de las dificultades, hay que reconocerlo. Hay grandes profesionales también en la televisión, hay grandes profesionales en los informativos. Y gracias a ustedes yo he aprendido mucho en esta legislatura. Y gracias a ustedes hay incorporado en esta ley un apartado que garantiza la subrogación de los trabajadores y trabajadoras de las islas no capitalinas y también del sur de Gran Canaria y Tenerife cuando acaben los contratos. Es una buena noticia, no es suficiente, tendremos que seguir batallando por el modelo, pero supone un avance, y se ha conseguido gracias a la lucha de ustedes. Muchas gracias.

Quiero empezar diciendo unas palabras, leyendo unas palabras; dicen: nuestro deseo es que urgentemente se haga el concurso y que esa televisión sea plural; vamos a hacer el concurso cuanto antes y vamos a tener una televisión pública y plural, donde la opinión sea libre y la información sea objetiva. Ustedes dirán: "y estas palabras parecen..."; quizás a Coalición le suenan un poco, un poco podemitas. Sigo. Fíjense ustedes, dice: "Coalición Canaria cree que la Televisión Española tiene que prestar un servicio público. Los periodistas y los directores de los servicios informativos pueden tener la ideología que quieran, pueden votar al PP, a Ciudadanos o al Partido Socialista, pero en un medio público la información tiene que ser exacta y la opinión libre y, cuando haya opinión, esta tiene que ser plural. Con un modelo de televisión pública en manos de profesionales y de buenos gestores, que sea capaz de volver a recuperar el prestigio de la institución, de la radio y de la televisión públicas, siempre estará Coalición Canaria, ahí estará Coalición Canaria; con amaños políticos ni antes ni después ni ahora". Estas palabras, defendiendo el concurso público, vamos, con esa fuerza con que nos tiene acostumbrados, esa buena oratoria -una cosa es tener buena oratoria y otra credibilidad-, son las palabras de Ana Oramas en el Congreso defendiendo el concurso público para la Televisión Española. ¿A ustedes no se les cae la cara de vergüenza de ir al Congreso de los Diputados a defender un concurso público como el que más, o como la que más, y después donde tienen realmente capacidad de decisión sobre lo que ocurre en la comunidad autónoma, que es en el Parlamento de Canarias, que es en la radiotelevisión canaria, ustedes siguen defendiendo un modelo a dedo? ¡A mí se me caería la cara de vergüenza, señorías de Coalición Canaria!

Saben ustedes que hubo un concurso público, hubo una situación de bloqueo y en Radiotelevisión Española se optó también por el administrador único, como una solución transitoria para intentar desbloquear la situación de la radiotelevisión española. ¿Saben lo que dijo el Partido Popular sobre el administrador único? ¿Se lo leo? Decía que era despreciar el procedimiento aprobado para hacer un concurso público y apostar al final por una fórmula netamente chavista y bolivariana. Esto está en el Diario de Sesiones de las Cortes Generales del Estado, señorías del Partido Popular, esto decían ustedes del administrador único, que hoy alargan ustedes el mandato. Porque nosotros sabíamos antes del verano que estábamos en una situación de bloqueo y que el administrador único era una solución transitoria, necesaria para que la televisión no se vaya a negro. Pero hemos tenido meses para plantear las reformas, hemos tenido meses para elegir lo que nosotros entendíamos que era el mejor modelo, que era el concurso público. También lo planteaba Nueva Canarias, también se sumaba el Partido Socialista. Pero ustedes ahora quieren alargar el administrador único: ¿no les resulta eso chavista y bolivariano, señores del Partido Popular? ¿O es que las decisiones, depende de quién las tome, pueden tener un sentido u otro? Es una incoherencia absoluta entre lo que dicen ustedes en Madrid, que también aprobaron un concurso público, y lo que están ustedes defendiendo en Canarias.

Hemos desaprovechado una oportunidad importante. Tenían ustedes, señores de Coalición Canaria, tenían ustedes una oposición tendiéndoles la mano para llegar a acuerdos, siendo responsables con el momento en el que estábamos. Podemos, nuestro grupo parlamentario, desde un primer momento fuimos responsables con este asunto y planteábamos algo que era coherente con lo que estábamos haciendo en el resto del Estado, y es que una televisión pública no estuviera en manos, la televisión pública no estuviera en manos de personas elegidas a dedo, de comisarios políticos, que saliéramos ya de la situación que llevamos veinte años arrastrando. Que la televisión pública, la radiotelevisión pública, no se encuentra en una buena situación de credibilidad ni de audiencia ni de nada, no hay probabilidad de ningún tipo, hay programas que tienen una bajeza absoluta, que no se pueden ni ver. Dicen ustedes que somos elitistas los que opinamos de esta manera; no, señorías, lo elitista es pensar que al pueblo le gusta eso, ¡eso es lo elitista!; lo elitista es pensar que a la gente le gusta la basura, ¡eso es lo elitista!

¡Ya está bien!, queremos un medio público de calidad y a la altura de los medios. En 2018 no se puede estar sin medios audiovisuales. Nosotros nunca hemos cuestionado la existencia de la radiotelevisión pública, como sí lo ha hecho el Partido Popular, con los que ustedes están pactando esta reforma legislativa. Nosotros nunca hemos cuestionado el cierre de esa televisión pública; al contrario, hemos puesto todo lo que era necesario para hacerlo; ahora, no vamos a esconder que no nos gusta la radiotelevisión pública de Canarias. No nos gusta, no está a la altura de lo que merecen los tiempos, no hay pluralidad, no hay objetividad, los trabajadores no tienen garantías de poder hacer su trabajo de información de manera libre, como requiere un trabajo periodístico. Que no es un medio privado, que nosotros no tenemos que estar compitiendo con medios generalistas, porque, puestos a hacer telebasura, la gente va a elegir los medios generalistas, que tienen muchísimo más dinero que lo que nosotros podemos hacer en la televisión canaria. Es un servicio público, es una televisión pública, que además debe fomentar la identidad canaria, y no ridiculizarla, señores de Coalición Canaria. Parece mentira que un partido nacionalista permita que en una televisión pública se ridiculice nuestra identidad. Eso es lo que nosotros estamos diciendo aquí una y otra vez y lo seguiremos diciendo en la próxima legislatura, señorías de Coalición Canaria, porque ha sido una oportunidad perdida también para elegir un modelo de informativos de gestión directa.

Miren, el modelo de informativos de la televisión canaria no tiene razones económicas objetivas, de eficiencias, de ningún tipo, es el negocio que se ha generado para que los poderes políticos pudieran controlar a su vez a los medios de comunicación privados, que tenían productoras audiovisuales y que accedían a esos concursos y, gracias a eso, obtenían millones y millones de euros de beneficios. Beneficios que se podrían emplear para obtener un capital, que no tenemos, de infraestructuras, no tenemos ni una cámara ni un plató ni nada porque todo pertenece a esas empresas privadas, a las cuales se les monta una televisión cada ocho o diez años. No se ha aprovechado. Pero es que tampoco tiene ningún sentido generar margen de beneficios mientras se precariza a los trabajadores de las islas no capitalinas. Los grandes defensores de la triple paridad, que hablan de que en el Parlamento tienen que estar representadas todas las islas: ¿dónde están los diputados de las islas no capitalinas defendiendo la igualdad salarial entre los trabajadores que hacen el mismo trabajo en islas capitalinas o no capitalinas? Es que no tiene ningún sentido.

Con esto se han puesto ustedes, sinceramente, se han quitado la careta, se han quitado la careta en este sentido, porque yo esperaba que, apoyando ustedes en Madrid el concurso público, tuvieran la coherencia mínima de pedir lo mismo para Canarias, pero no, no lo han hecho. Esperemos que después de las elecciones de mayo tengamos una correlación de fuerzas lo suficientemente importante como para plantear este tipo de modelos, que la televisión no sea de nadie, gobierne quien gobierne, que sea de todos los canarios, que haya un concurso público donde se elija a los profesionales por méritos. Que tenemos grandes profesionales en Canarias y se está demostrando, por cierto, en el concurso de Televisión Española, que grandes profesionales canarios pueden acceder a esos puestos de responsabilidad porque están preparados y preparadas para ello, y que tengamos una televisión a la altura de los tiempos.

Hay varios artículos, disposiciones transitorias que vamos a apoyar, porque tienen que ver con la igualdad entre hombres y mujeres -y, por cierto, agradezco a la asociación de mujeres cineastas y del sector audiovisual por esas incorporaciones que se han hecho-, vamos a apoyar, obviamente, la subrogación de los trabajadores y vamos a abstenernos en el tema de que se elija en el mandato marco, que el modelo de informativos se elija en el mandato marco, porque ha sido la negociación para poder incorporar la subrogación de los trabajadores. Se lo recuerdo al Grupo Mixto.

Muchas gracias y espero que en la legislatura que viene podamos hacer una ley de radiotelevisión canaria a la altura de los tiempos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Márquez.

Turno ahora para continuar. El Grupo Parlamentario Socialista Canario, el señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO: Gracias, señora presidenta. Señorías.

La verdad es que uno se sube a esta tribuna después de escuchar a Juan Márquez y casi que me bajaría inmediatamente, porque va a ser difícil mejorar su intervención y decir más de lo que él ha dicho. Aprovecho la ocasión para pedirle que recapacite su decisión de no continuar una legislatura más en esta Cámara, porque nos parece un lujo de diputado y nos gustaría que estuviera usted presente en la próxima legislatura.

Miren, esta ley o esta... -en fin, no voy a utilizar calificativos que normalmente se utilizan en otras latitudes para ponerles, en fin, adjetivos a otras normas que aprueban otros parlamentos, con muy poco respeto por parte de algunos-, pero esta es una ley que consolida "tele Clavijo", es una ley que consolida "tele Coalición Canaria", es una ley que consolida un negocio en torno a la televisión, es una ley que supone una grave pérdida de oportunidad, es una ley que consolida un estado de cosas preocupante.

Decía Juan Márquez que la prestación a través de una concesión administrativa de los servicios informativos se pensó en su momento para intentar controlar los medios de comunicación. Yo estoy de acuerdo con él, pero después de algunos años de funcionamiento de este modelo lo que ha ocurrido es algo peor, y es que los medios informativos han terminado controlando el Parlamento y a los grupos parlamentarios, y este Parlamento ha estado secuestrado durante muchos meses por los intereses privados y particulares de algunos grupos de comunicación de Canarias en torno al negocio de los servicios informativos. Y si una Cámara como esta, donde reside la soberanía de los ciudadanos y las ciudadanas de Canarias, que nos han votado para que defendamos sus intereses, está secuestrada por intereses privados, esto es grave y habla de una calidad democrática más que mejorable. Hemos perdido la oportunidad de acabar con un chantaje permanente a los grupos parlamentarios cuando se acerca la renovación del contrato de la televisión, la hemos perdido, porque son más los diputados que se sientan hoy en esta Cámara que no están en el modelo de los servicios informativos públicos que los que sí lo estamos.

En mayo habrá elecciones y los ciudadanos votarán. Seremos más diputados y más diputadas y habrá una correlación de fuerzas, no sabemos cuáles, distintas y yo espero que, a partir de ese momento, existan más diputados y más diputadas que apuesten firmemente por un modelo de servicios informativos públicos que los que no.

Y le quiero hacer una mención cariñosa a la Agrupación Socialista Gomera. Mire, uno se puede ofender más o menos con el nombre con el que uno se dirige a un grupo político, tienen derecho a pedir que se les denomine con la denominación con la que ustedes se sientan más cómodos, pero lo que define dónde está uno ideológicamente y políticamente son los hechos y los actos políticos. Ustedes pueden ofenderse más o menos porque se les quite la "s" o no en las denominaciones, pero lo que es una realidad es que están votando ustedes con la derecha de esta Cámara permanentemente las decisiones más importantes que se están tomando en el Parlamento. Esta es la realidad de las cosas. No sé lo que van a votar en la próxima legislatura cuando la correlación de fuerzas políticas sea distinta, pero esta es la realidad. ¿Por qué lo digo?, porque los tres diputados de la Agrupación Socialista Gomera son los que han decantado la balanza en muchas de las cuestiones que tienen que ver con la tramitación de esta ley. Ha habido un empate técnico en algunas cuestiones y podíamos haberlas desempatado con el voto de la Agrupación Socialista Gomera. No ha podido ser así, desgraciadamente, y créanme que lo lamento.

Quiero tener una especial mención por parte de mi grupo parlamentario a los y las trabajadoras de la radiotelevisión canaria. Si la televisión y la radio merecen seguir emitiendo... Por cierto, algunos, cuando hay o tienen, no se sabe todavía, la oportunidad de producir un cambio histórico no se sabe dónde, lo primero que han puesto sobre la mesa es eliminar la televisión pública, en algunas comunidades autónomas, cuando se han puesto a negociar los gobiernos. Lo digo para que tomen nota de aquellos para los que el cambio político empieza por eliminar una televisión pública en una comunidad autónoma, porque lo estamos viendo estos días de algunos grupos, que para ponerse a negociar el cambio político la primera marca en la hoja de ruta del cambio es acabar con la televisión pública y, por tanto, mandar al desempleo a un montón de trabajadores y trabajadoras, como está ocurriendo en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Seguramente el problema más importante de Andalucía es acabar con la televisión pública de Andalucía.

Queremos... (Se efectúan comentarios desde el escaño). No, mire, doña María Australia, sobre ejemplos de televisión pública, la verdad, si empezamos desde Telemadrid y acabamos por la televisión de la Comunidad Valenciana cuando ustedes las gestionaban y la tuvieron que cerrar, mejor no hablemos.

Quiero mencionar, tener una mención especial a los trabajadores y las trabajadoras de la televisión pública de Canarias. Lo decía porque si alguien ha mantenido la dignidad de la televisión y de la radio han sido precisamente sus profesionales, a pesar de la utilización política permanente de la televisión, a pesar de una programación que es más que discutible, que no está a la altura de la calidad humana, intelectual, de la formación del pueblo canario, al que alguno se le llena la boca cada vez que tiene la ocasión de hablar pero luego le ofrece unos productos televisivos desde luego que hablan de todo menos de la dignidad de las personas a las que supuestamente se dirige esa programación. Por tanto, felicidades, gracias. Nos han mantenido vivo el pulso por la pelea por una televisión digna y desde el Grupo Parlamentario Socialista se lo queremos agradecer.

Hemos conseguido algunas cuestiones de mínimos, de mínimos, como es salvar la situación de los trabajadores y las trabajadoras de las islas no capitalinas y de los sures y nortes de las islas de Tenerife y Gran Canaria cuando acaben los contratos que se están ejecutando en estos momentos. Fíjense si se han ido diciendo cosas que no han sido ciertas que una de las primeras cuestiones que le preguntamos al administrador único de la televisión, y una de las primeras que le preguntamos, era si se podía o no resolver la situación de los trabajadores. Nos dijo que era imposible, absolutamente imposible, en su primera intervención. No era tan difícil, solo había que preocuparse un mínimo, ponerle algo de ganas y un mínimo de preocupación, porque se merecían los trabajadores y las trabajadoras de las islas no capitalinas y del norte y del sur de las islas de Tenerife y Gran Canaria un trato como mínimo igual que el resto de los trabajadores de la radiotelevisión. Al final se encontró la solución, y la realidad de las cosas es que había una solución; solo que algunos, pues, en fin, la sensibilidad en algunas materias la tienen solamente para los ciento cuarenta caracteres de las redes sociales o para algunos titulares de prensa.

Ponemos fin a una etapa más que lamentable en la gestión de la radiotelevisión. Esta ha sido una legislatura que pasará a la historia por la mala gestión y por no haber sabido resolver una situación indigna que se ha producido en la radiotelevisión canaria durante toda la legislatura. Este es el momento en el que las cartas se ponen boca arriba. Se han llenado sesiones y sesiones de comisiones de control y de plenos de este Parlamento con el tema de la televisión, pero al final los grupos se han tenido que retratar en la ley, poner las cartas boca arriba, saber dónde estaba cada cual, saber de dónde veníamos y a dónde queremos ir. Y esta es la realidad de las cosas. Nosotros queremos que a partir de mayo tampoco esta sea la televisión de Ángel Víctor Torres, que probablemente sea el próximo presidente del Gobierno de Canarias, no lo queremos, como no queremos que sea "tele Clavijo".

Queremos que sea la televisión de todos y de todas, una televisión objetiva, profesionalizada, donde la mayor parte de los canarios y las canarias se sientan representados; que lo más destacado no sean las películas del Oeste en la sobremesa o los programas indignos de variedades a horas que son, en fin, lamentables, y con unos estereotipos lamentables que transmiten una imagen de la mujer, del costumbrismo canario, absolutamente deleznable. Porque algunos, insisto, se les puede llenar la boca y los discursos y las mochilas de la dignidad de los canarios, de las tradiciones, pero la realidad es que cuando han tenido la herramienta más potente para hacer canariedad la han convertido en una herramienta de propaganda política y de caricatura de las costumbres y de las personas que viven en esta tierra. Y esta es la realidad de lo que ha venido ocurriendo en la radiotelevisión.

Tenemos una oportunidad perdida. Esto es solo un punto y aparte. Los ciudadanos volverán a votar, seremos setenta dentro de unos meses sentados en este hemiciclo, esperemos que haya nuevas mayorías que seamos capaces de arreglar lo que no hemos sido capaces o no hemos podido algunos arreglar por falta de números en esta legislatura.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

Han concluido los grupos que mantienen enmiendas a esta ley. Vamos ahora a la intervención de los restantes grupos parlamentarios. Comenzamos por el Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Hoy debatimos la aprobación de la ley de modificación del ente público Radiotelevisión Canaria. Una ley que ha costado mucho esfuerzo sacar adelante.

El pasado jueves aprobamos, por fin, el dictamen de la comisión, pero para no variar, y como siempre ha sucedido con todo lo que rodea a la radiotelevisión canaria, fue una sesión marcada por las disputas políticas. Y es que parece que para algunos el ente público es un instrumento que utilizan para ahondar aún más en la polémica, la confusión y el ruido político, debido al interés que suscita este asunto en los medios de comunicación.

Quiero aprovechar esta oportunidad, dado que no tuve ocasión de hacerlo en la comisión, para aclarar algunas cuestiones o argumentos que algunos utilizaron pero que no se corresponden con la realidad.

Que quede claro que Agrupación Socialista Gomera apuesta por una radiotelevisión pública, que cuente con unos informativos que sean de gestión directamente pública, sin empresas de por medio y menos con subcontratas. Esto lo digo por quien nos acusa de no defender esta posición para que quedase reflejada en la ley. No es cierto, lo continuamos defendiendo, pero en aras de consenso... porque en aras de consenso es por lo que hemos aceptado que se decida en el mandato marco, porque estamos en democracia. A lo que no hemos cedido nunca, porque siempre ha sido nuestra mayor preocupación -reitero que fuimos el único grupo que presentó enmiendas en este sentido-, era en que todos los trabajadores tengan los mismos derechos y mismas condiciones, independientemente de la isla en la que realizan su servicio. Y no tendremos trabajadores de primera, de segunda y de tercera, como hemos tenido hasta ahora, sino trabajadores en las mismas condiciones. Algo que será una realidad a partir de mayo cuando acabe el plazo de las concesiones que se han realizado recientemente.

Esta semana el diputado de Podemos, Juan Márquez, me invitaba a tener un debate amplio sobre la autoría de la enmienda, pero es un debate, señor Márquez, que nos podemos ahorrar, porque solo hace falta echar un vistazo a los registros para comprobar dicha autoría. Pero de verdad que para nosotros la autoría es lo menos importante, lo importante es que durante toda la ponencia todos nos hemos ido sumando a la iniciativa para no dejar atrás a los trabajadores, y de ahí la transaccional, que todos hemos llegado a acuerdo. Y les digo más: la solución que les damos a los trabajadores es algo de lo que podrán estar orgullosos los que voten hoy sí a esta ley. Estamos hablando de un ente que necesita y que pide a gritos estabilidad. Por tanto, desde la Agrupación Socialista Gomera no dudamos de que estamos en lo correcto de que esta ley salga hoy adelante.

Señora Corujo, usted nos acusó de que esta proposición de ley, que lleva la firma de Agrupación Socialista Gomera, nacionalistas y populares, y que hoy aprobamos, propugna un sistema presidencialista y que tanto el Grupo Parlamentario Popular como la Agrupación Socialista Gomera seríamos cómplices de Coalición Canaria por aceptar este sistema. Pues bien, señora Corujo, antes de que se repita el mismo argumento, solo dos cuestiones. Primero, el anterior sistema presidencialista, el que desterramos hoy por ser ineficiente, fue aprobado con los votos favorables de su grupo cuando eran ustedes parte del Gobierno con los nacionalistas, algo que no les incomodaba en la anterior legislatura ni al comienzo de esta legislatura. Y, segundo, la invito a profundizar en su proposición de ley, porque casi calcan el mismo sistema presidencialista del que nos acusan. ¿Acaso es que no tienen ustedes en la ley que han presentado un director general al que también le dan los poderes ejecutivos? ¿Y una Junta de Control, a la que ustedes llamaron "Consejo de Administración", también de seis miembros, con una presidencia rotativa de tres meses, al igual que la nuestra? Pues no se preocupen, que el director general de la nueva ley estará mucho más controlado que las anteriores versiones que ustedes aprobaron.

También quería aprovechar para contestarle a las palabras que nos dedicó la señora doña Esther González en la comisión, acusándonos -textualmente- de que nos habíamos vendido muy barato y también nos ha acusado de no sé qué ya de carreteras y de miradores. Pero, mire, señora González, por el aprecio que le tengo, no voy a entrar a responder a argumentos que usted sabe que no se sostienen por su propio peso y que, a nuestro entender, dichas palabras quedan fuera del debate parlamentario.

Continuando con lo importante del debate, y en relación con quitar de en medio al administrador único, señorías, antes tendremos que ponernos de acuerdo en la composición de los órganos que debemos designar desde esta Cámara, algo que ha sido inviable en esta legislatura a pesar de múltiples intentos, y mientras no nos pongamos de acuerdo el administrador único deberá seguir, aunque sea en funciones, porque no podemos dejar al ente sin gestor. Y desde nuestra formación política, Agrupación Socialista -¡Socialista!- Gomera, estamos convencidos de que después de la aprobación de esta ley debe haber un gran pacto político para que el ente público deje de ser un arma arrojadiza y los trabajadores puedan desarrollar su labor con total normalidad. Además, este pacto debe propiciar la conformación de una Junta de Control que sea reflejo de la pluralidad política del Parlamento, para que dejemos atrás la tácticas de reparto entre los grandes partidos, que solo provocan conflictos.

Señorías, deben reconocer que esta ley es muchísimo más garantista que la anterior, ya que, entre otras cuestiones, hemos conseguido que, desde esta Cámara, podamos ayudar a la conformación del reglamento orgánico del ente o a que la Audiencia de Cuentas nos presente un informe anual sobre la contratación que realiza el ente público, que, por cierto, fue otra enmienda que presentó Agrupación Socialista Gomera.

En definitiva, la ley viene a solventar muchas de las cuestiones que han afectado al normal funcionamiento del ente. Además, no me quiero olvidar de algo tan importante como que esta ley guarda la paridad de género en la conformación de los órganos.

Una vez aprobada esta ley, solo nos queda trabajar para que el modelo de gestión sea directamente público y para eso les pido a los partidos que dejemos de argumentar en contra los unos de los otros y trabajemos para que después de las próximas elecciones esto sea una realidad y, por supuesto, que la tele sea de todos y todas las canarias.

Y no voy a terminar sin contestarle también al señor Matos. Señor Matos, ¿qué es la derecha? ¿Coalición Canaria es de derechas? ¿Cuando ustedes gobernaban con ellos no eran de derechas? (Rumores en la sala).

Mire, y otra cosa, y otra cosa, no me ofende...; mire, señor Matos, y otra cosa: no me ofende que me quiten la "s" de Socialista, no me ofende, porque yo sé lo que soy y sé la formación política a la que pertenezco; lo que me ofende son las faltas de respeto reiteradas de su grupo parlamentario hacia el nombre de mi formación política en esta Cámara. Eso es lo que nos molesta: las faltas de respeto.

Muchas gracias.

(Aplausos).

(Los señores Márquez Fandiño y Matos Expósito solicitan la palabra).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, muchas gracias, señora Mendoza.

Veo al señor Márquez levantado y al señor Matos con la mano levantada. Dígame, señor Márquez, a ver.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí... (Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Está pidiendo la palabra. Dígame, señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí, presidenta, por el artículo 81, habiendo sido contradicho por la señora Mendoza.

La señora PRESIDENTA: Espérese al final de todas las intervenciones y se la daré.

Dígame, señor Matos.

(Pausa).

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Ah, perdón, perdón...

La señora PRESIDENTA: Me pidió usted la palabra.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, perdón, perdón.

La señora PRESIDENTA: Dígame.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Es que le entendí "señor Márquez", disculpe.

La señora PRESIDENTA: Señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, sí, sí.

No, le he solicitado un turno de palabra por aplicación del artículo 79, si no me equivoco, por alusiones, había una alusión directa de la diputada de la Agrupación Socialista Gomera a este diputado y solicito un turno de intervención.

La señora PRESIDENTA: Al final y ya vemos lo... para dar las palabras, señorías.

Le corresponde ahora el turno al Grupo Popular. Señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Voy a empezar siendo muy clara: lecciones al Partido Popular ni una, señorías, no se lo pienso permitir; no se lo pienso permitir ni al Partido Socialista, no se lo pienso permitir ni a Nueva Canarias y no se lo pienso permitir al partido de Podemos. Y ahora les voy a explicar por qué, para que ustedes no vuelvan ahora a pedir el turno de réplica, para replicar a lo que yo estoy diciendo, pero se lo voy a explicar.

Señorías, ¿quién aprobó la actual ley que hoy estamos modificando, la Ley 13/2014, quién la aprobó, señorías? La aprobó Coalición Canaria, la aprobó el Partido Socialista y la aprobó Nueva Canarias, señora González. La aprobaron ustedes. Entonces no me vengan a dar lecciones. Lecciones, las justas, porque la única formación política -y aquí tengo a la compañera que lo defendió- fue el Partido Popular, que votó en contra, y dijo exactamente cuáles eran los requisitos y lo que iba a pasar aprobando esa ley. Evidentemente, las mayorías parlamentarias siempre ganan y nosotros nos quedamos al margen y ahora venimos por responsabilidad a buscar una solución a la situación que tenemos en estos momentos.

Antes de seguir con todos ustedes, sí quiero agradecer hoy que estén aquí todos los trabajadores del ente público, de la sociedad mercantil, y agradecerles, que, a pesar de que aquí se ha insinuado que algunos partidos políticos no nos hemos sentado con ellos, yo sí tengo que decirles que mi formación política y mi partido político sí se han sentado con los trabajadores para escucharlos.

Dicho esto, voy a empezar a decir por qué no voy a permitir ninguna lección en esta tribuna, en relación con el resto de las formaciones políticas.

Señora González, usted, efectivamente, me dijo en la Comisión de Gobernación que yo era una colaboradora necesaria, y yo le dije que esa palabra no me gustaba y le expliqué el porqué, y ahora dice que soy compinche. Y, mire, sí, ¿sabe de lo que somos compinches?: de que la Televisión Canaria no se vaya a negro y que los trabajadores sigan en sus puestos de trabajo. De eso nos sentimos orgullosos. De eso sí soy compinche o colaboradora necesaria. ¿O es que, si ustedes votan en contra y nosotros votamos en contra hoy de esta ley...? Díganles a los trabajadores qué va a pasar, díganselo, díganle al resto de los canarios qué va a pasar.

Bien. Pero también es verdad que me ha resultado simpático, porque esto parece un galimatías. Mire, ustedes votan a favor de la Ley 13/2014, porque era una ley estupenda y maravillosa, a pesar de que mi grupo parlamentario dijo que no; después ustedes presentan enmiendas a esa Ley 13/2014, porque consideraban que había artículos que había que modificar; por tanto, ya no era tan buena como la ley que ustedes aprobaron en diciembre del 2013; y ahora van a votar en contra. Entonces, de verdad, señorías, ustedes tendrán que explicar muy clarito cuál es el galimatías al que quieren llegar, porque esto no tiene ningún tipo de sentido.

Señor Márquez, usted ha hecho referencia a la intervención de mi grupo parlamentario en el Congreso. La verdad es que se lo agradezco. ¿Pero sabe por qué se lo agradezco?, porque lo que no se puede hacer es contar una intervención sin decir la situación y para nada tiene que ver la situación en el Congreso de los Diputados con la situación que hoy nos encontramos en esta Cámara. Parece que todos nos hemos olvidado de que en el mes de julio tuvimos que aprobar una ley exprés, además con la votación favorable de todas las formaciones políticas, por la situación de que la Televisión Canaria se iba a negro, incluida la radio, porque también sabemos que era un contrato de continuidad y además los puestos de trabajo estaban peligrando, más de trescientos puestos de trabajo directos y otros setecientos indirectos. Por tanto, explique las cosas como son.

Pero me llama la atención, además, que venga usted aquí y me hable de la imparcialidad de Televisión Española. ¿En serio, en serio? Imparcialidad de la Televisión Española, ¿en serio? (Rumores en la sala).

Yo solamente, señorías, estoy...

La señora PRESIDENTA: Sí, señorías, señora Reverón, yo pido... (Continúan los rumores en la sala). Señora Reverón, yo pido a toda la Cámara respeto para el diputado o diputada que está interviniendo, pero especialmente... especialmente, a todos. ¿Me están entendiendo, verdad?

Venga, señora Reverón, continúe.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidenta.

Yo no hice ningún tipo de alusión ni manifestación cuando se metían con mi partido político; por lo tanto, espero que ustedes también me escuchen por lo menos.

Miren, yo siento no tener ese tono mitinero, el que les he escuchado a las personas que me han precedido en la palabra, exceptuando a la formación socialista gomera, pero esta es la realidad. La realidad es que en estos momentos lecciones al Partido Popular de imparcialidad de las televisión públicas, las justas, señor Márquez, las justas.

Además ahora sí quiero responder al señor Matos. El señor Matos... bueno, poco tengo que decirle porque usted ha copiado, porque le han parecido fantásticas las intervenciones que le han precedido en su palabra, pero sí voy a hacer mención, pues, a una novedad que usted ha dicho y que me parece gravísima. Usted dice que este Parlamento de Canarias se encuentra secuestrado por los intereses privados. ¿Usted considera que esta es la sede pertinente, usted que es abogado, para venir aquí y decir que todos los que nos sentamos hoy aquí, en sede parlamentaria, estamos secuestrados por los intereses privados? Mire, señor Matos, no, no, señor Matos, eso no se lo permito, mi formación política no está secuestrada por nadie. Estamos secuestrados por nuestras ideas y por lo que creemos, no estamos secuestrados por los intereses privados.

Además usted dice que, bueno, parece que ustedes cuando gobiernan aquí no pasa nada y ustedes lo hacen todo estupendamente bien, ¿no?, y ustedes son imparciales, plurales y todas esas palabras que usted ha dicho en su tribuna, pero cuando gobernamos los otros, en este caso cuando nosotros estuvimos en Madrid, u otros, o sea, no me duelen prendas en hablar de Coalición Canaria, entonces sí, ahí sí hay oscuros, todo no es blanco, todo no es transparente, aquí hay problemas... O sea, de verdad, señor Matos, yo estudié con usted y yo esperaba una intervención con unos criterios para poder hablar más intelectuales, no decirnos que, bueno, cuando gobiernan aquellos son malos y cuando gobernamos nosotros también somos malos. O sea, no, señoría, no.

Sí me gustaría también hacer referencia porque... Ahora no recuerdo muy bien cuál fue el grupo parlamentario que dijo que diputados de este Parlamento, de las islas no capitalinas, se habían olvidado de los trabajadores del ente público que están en las islas no capitalinas. Espero que no lo digan por mi formación parlamentaria, porque yo sí he ido a las islas no capitalinas y he ido con mis compañeros de las islas no capitalinas. Yo me siento diputada, diputada -se lo digo, señoría-, aunque esté por la isla de Tenerife, me siento diputada de todas las islas, porque intento ayudar, intento ayudar a todos los canarios y las canarias. Por tanto, no digan aquí que alguna formación política... Ya, bueno, pues, para que quede claro: mi formación política se ha sentado, los diputados que representan a las islas no capitalinas, con los trabajadores en las islas no capitalinas. Muy bien.

Para finalizar, es curioso, y me van a permitir decirlo, resulta que cuando entre todos intentábamos llegar a un acuerdo se habló, se apalabró lo siguiente, y sí me gustaría dejarlo bastante claro. Miren, unas formaciones políticas pedimos lo siguiente: que la ley estuviese aprobada en la primera quincena de diciembre, cosa que hoy está más que claro que no se ha hecho; que los órganos del ente fueran la Junta de Control, con seis miembros, y la Dirección General; que el modelo se decidiría, como ya se ha dicho, en el mandato marco, por una mayoría de tres quintos; que se elaboraría un estudio económico para determinar el coste de los modelos; que se contemplarán las medidas para garantizar un trato justo para todo el personal, con independencia de su origen, y que se previera además que los miembros de la Junta de Control percibieran retribuciones de forma periódica con las incompatibilidades... (ininteligible) previstas. Entonces yo me pregunto: aquí se está poniendo en cuestión la retroactividad de una disposición para que el administrador único continúe en sus funciones, pero es que entre todos creo que quedamos en que esta ley había que aprobarla en la primera quincena de diciembre. Hoy ya se nos ha pasado la primera quincena de diciembre. Por tanto, señorías, sinceramente, me ha sorprendido que se apalabren unas cosas, que se pongan por escrito y que ahora lleguemos aquí y que digamos lo contrario. No creo que eso sea bueno para la democracia ni para ninguno.

Por tanto, señorías -y voy terminando-, sí me gustaría finalizar diciendo que apelo a la responsabilidad que ha tenido mi grupo parlamentario siempre, desde el año 2013 en que votó en contra de esta ley y que ahora estamos aquí para votar a favor de la modificación de esta ley, porque entendemos que es necesaria.

Y, por cierto, tanto que se habla de que... hemos tenido desde el mes de julio, creo que fue el señor Márquez, que desde el mes de julio hemos tenido tiempo para buscar una solución, ¿dónde están sus enmiendas?, ¿dónde están sus propuestas? A la mesa del Partido Popular no ha llegado ninguna propuesta, las propuestas las hemos puesto nosotros.

Por tanto, señorías, apelo a la responsabilidad, apelo a que todos aprueben esta ley, sobre todo por el bien de que la televisión pública canaria siga emitiéndose y, sobre todo, por todos los trabajadores, que sigan en sus puestos de trabajo.

Muchísimas gracias.

(El señor Matos Expósito solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Reverón.

Dígame, señor Matos, a ver si podemos avanzar, que veo que no.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, quisiera, presidenta, he sido aludido directamente por la señora Luz Reverón y le pido también un turno por alusiones en función de lo previsto por el artículo 79.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Señor Matos, cuando acaben las intervenciones, ya veré cómo reparto los distintas cruces de palabra que intuyo, algunos ya han manifestado.

Me imagino que en los mismos términos, ¿no?, señora González. (Asentimiento de la señora González González, María Esther, que solicita el uso de la palabra).

Bien, bien, pues lo doy por escuchada, si a usted le parece bien, y cuando acabe la intervención del último grupo que queda, el Grupo Nacionalista, ya está aquí la señora González Taño, daré los turnos pertinentes.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Buenos días, señorías.

Bueno, en primer lugar, por supuesto darles la bienvenida a todas las personas que nos acompañan, especialmente a los trabajadores relacionados con el ente, con las sociedades o con las empresas que trabajan para el ente.

Señorías -buenos días-, la situación del ente Radiotelevisión Canaria ha ocupado un lugar importante en los debates de esta Cámara en esta legislatura. Ya en la primera comisión de control desde nuestro grupo parlamentario dijimos que la ley de la radiotelevisión tenía fallos. Empezamos a hablar de aquello -que provocaba algunas risas al principio- que se llamó "bicefalia imperfecta", que no viene a ser sino la confusión entre competencias, entre órganos. El tiempo nos ha ido dando la razón, se produjeron bloqueos sistemáticos de funcionamiento del ente y se imposibilitó que el ente funcionara con normalidad. Por eso dijimos desde el principio que prepararíamos una reforma de la ley, y aquí estamos, así lo hemos hecho, porque en el Grupo Nacionalista Canario siempre hemos estado en la propuesta de soluciones. Por eso apoyamos la iniciativa de sustitución de vacantes en el Consejo Rector por dos profesionales de reconocido prestigio, que no prosperó; por eso presentamos y trabajamos un mandato marco que llegó hasta el pleno y no prosperó; por eso, señorías, estamos hoy aquí, haciendo una propuesta que modifica la estructura del ente, dándole un funcionamiento lógico, una Dirección General con funciones ejecutivas y una Junta de Control con funciones decisoras en los asuntos fundamentales y de seguimiento de la actividad diaria.

Esta ley incorpora nuevos mecanismos de control del ente y refuerza los existentes, mantiene la dependencia parlamentaria, señorías -mantiene la dependencia parlamentaria, que parece que aquí se está hablando de otra cosa-, establece una auditoría de contratación, como señaló la señora Mendoza, establece mayores cuotas de dación de cuentas a este propio Parlamento, incrementa el control parlamentario; pero esta ley va también a solucionar situaciones creadas, como, por ejemplo -y se ha nombrado aquí-, la subrogación de los trabajadores de las empresas prestatarias de las islas no capitalinas, norte de Tenerife y norte de Gran Canaria, dado que esta ley plantea la subrogación del personal a través de una enmienda que presentó el grupo parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera.

Señorías, todos, todos los grupos parlamentarios, y nosotros desde luego los primeros, en las islas no capitalinas hemos estado, y en el norte y en el sur de Tenerife, hablando constantemente y también con todos los trabajadores y con todos los sindicatos que han venido a hablar con nosotros, trabajando para dar una solución a esto, todos. Yo, como todos saben, provengo de una isla no capitalina, pero es que todos mis compañeros y compañeras de islas no capitalinas han estado allí con ellos, y ahora esta ley busca una solución a través de un mecanismo legal que, como decimos, se planteó a través de una enmienda.

Pero, miren, les voy a decir una cosa, y lamento enormemente que no esté el señor Márquez, porque me gustaría decirle una cosa: siempre hemos defendido desde nuestro grupo parlamentario la calidad de la Televisión Canaria. Aquí, en primer lugar, no deberíamos venir, o por lo menos nosotros nunca le vamos a decir a la gente qué es lo que tiene que ver. Eso pertenece a otros regímenes, en los que se le dice a la gente lo que debe ver o no, lo que le debe gustar o no, lo que le debe gustar o no. Y cuando defendemos a los trabajadores defendemos a los del ente, a los de la radio, a los de la televisión, a los de las empresas subrogadas, a los de las islas no capitalinas, pero también a todos los trabajadores de las productoras y a todos los profesionales, que se esfuerzan día a día por hacer productos de calidad. Y nosotros, nosotros, no somos nadie desde este Parlamento para programar, como parece que alguna gente quiere, los contenidos de la televisión o la radio canaria ni tampoco, ni tampoco para decidir qué es lo que debe y no debe ver la gente, que es lo que aquí se está planteando desde hace mucho tiempo, con determinados programas que no voy a nombrar, pero que desde luego seguiremos defendiendo porque son programas dignos y son programas de calidad y que le gustan a nuestra gente.

Señorías, continúo. Decía que esta ley es una ley que -para dejarlo claro- deja la decisión sobre el modelo de gestión de los servicios informativos en el Parlamento de Canarias, en el mandato marco. ¿Ustedes saben que la ley actual los deja en manos de la Dirección General y de la Presidencia del ente y del Consejo Rector? Si ustedes votan en contra, esa decisión seguirá en manos del propio ente, pero en esta ley planteamos que se tome aquí la decisión, de forma democrática entre los grupos, y por una mayoría reforzada de tres quintos, que parece que nadie lo recuerda.

Pero, miren, además, esta es una ley que refuerza enormemente la igualdad de género. No sé si nos acompaña, iba a venir la representante de la asociación de mujeres cineastas y de medios de comunicación, a las que les agradecemos enormemente su trabajo y sus aportaciones, y, por cierto, se les ha repartido en este tema una enmienda in voce que han aceptado todos los grupos y que plantea la existencia de un plan de igualdad y de una agente de igualdad para promover este plan -se lo dejo, señora presidenta-, una enmienda in voce que ha sido aceptada por todos los grupos y que habrá que votar. Bueno, se planteará la votación, claro.

Y, por cierto, aquí quería yo llegar, a ver, esta ley es un texto único pero viene de dos leyes, dos leyes, planteadas por 48 de los 60 diputados de esta Cámara, o sea, de los 60 que estamos aquí hay 48 que creen que la ley actual está mal, incluidos los diputados del Partido Socialista, que plantearon una ley que es al 95 % igual a la que vamos a votar hoy, o sea, señorías, que van a votar "no" a su propia ley. Y ustedes lo que plantearon ahí fue que se hiciera un estudio económico... A ver, digamos la verdad: lo que plantearon ustedes ahí es que se hiciera un estudio económico del modelo, en la ley, y está en el portal de Parcan, ¿eh?, lo pueden buscar. Léanse la proposición de ley del Partido Socialista, no plantea el modelo público. Luego se unen, que me parece legítimo, oye, cambian de opinión, ¡estupendo!, pero no lo propusieron en su ley, propusieron un estudio, que es parte del acuerdo al que hemos llegado.

Bueno, y ya no voy a entrar en los planteamientos de Podemos, que respeto pero que desde luego algunos, como ha visto, no comparto.

Y en el planteamiento de Nueva Canarias, que, bueno, que sinceramente no voy a entrar, porque creo, en primer lugar, que, como decía la señora Mendoza, me ahorro las cuestiones despectivas que ha empleado contra los demás, que sí que respetamos lo que plantean los demás grupos.

Bueno, miren, puedo entender que haya discrepancias, que haya visiones distintas, para eso estamos aquí, somos formaciones políticas distintas y podemos tener distintas visiones, pero lo que no nos parece lógico es que se incumplan los acuerdos a los que llegamos en este Parlamento. Eso sí que no, eso sí que no nos parece lógico. Que aquí lleguemos a un acuerdo, y no lo leo porque lo ha leído doña Luz Reverón, pero ese acuerdo, este acuerdo planteaba que la ley se votaba antes del 15 de diciembre, o sea, la continuidad del actual administrador, para que la tele no se vaya a negro, para que en fin de año se puedan ver las campanadas, las de aquí, las de allá, el que quiera, que elija la televisión que quiera, pero que los canarios tengan la opción de tener una tele en las próximas navidades y que los trabajadores sigan trabajando y cobrando sus nóminas. No engañemos a la gente. Por eso se planteó la continuidad. ¿O qué querían ustedes?, ¿que cesara automáticamente el día 19, o sea, ayer, el administrador, y quedando sin administrador la tele? Yo sé que hay gente aquí que es lo que le gustaría, porque con tal de hacerle daño al Gobierno, con tal de hacerle daño a mi formación política, son capaces de cualquier cosa, son capaces de poner en riesgo puestos de trabajo, son capaces de que la tele se apague. Nosotros no.

Bueno, señorías, termino diciendo, señorías, qué es lo que plantea esta ley, porque aquí hay gente que no está interesada en explicar qué es lo que plantea esta ley. Esta ley plantea una organización lógica, con un ejecutivo y una Junta de Control, plantea un refuerzo, plantea un control parlamentario y una decisión parlamentaria, de las grandes decisiones, plantea un refuerzo de los mecanismos de control, plantea la subrogación de todos los trabajadores, plantea que en el futuro modelo todos los trabajadores sean tratados de forma igual, vengan de donde vengan, plantea la igualdad de género entre hombres y mujeres en el sector audiovisual o trabajar para lograrlo al menos, plantea una televisión y una radio públicas, de calidad, pero que fomenten y trabajen con el potente -y seguro que nos gustaría más potente- sector audiovisual canario, que genere puestos de trabajo, que se convierta en un motor, y siga siendo un motor, ayudando a generar puestos de trabajo en nuestra economía.

Señorías, es una buena ley y al final, por responsabilidad, tenemos que agradecer la colaboración, primero, por supuesto, de los grupos parlamentarios que han colaborado, con discrepancias, pero que han colaborado, y que van a colaborar para que esta ley exista y esté hoy aquí y se pueda votar, y después, del resto de personal, de todos los que nos han ayudado, de los que nos han hecho aportaciones, de todos los que han opinado, que ha sido un proceso muy largo, casi casi toda esta legislatura. Pero al final yo creo que como diputados y diputadas tenemos la obligación de dejar las cosas mejor de lo que las encontramos. Esta ley es una ley que mejora la ley anterior, la mejora muchísimo, y, por tanto, nosotros nos consideramos orgullosos de dejar una radio y una televisión públicas mejor armadas, con un instrumento legal mejor, y que va a trabajar por el futuro de los canarios.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño.

Los servicios le están indicando (refiriéndose a la señora González Taño) que con respecto a esa enmienda in voce, si hubiera una mejor ubicación dentro del texto, pero ya lo ven ustedes con los servicios, digamos, la ubicación, dónde sería, mírenlo con los servicios ustedes ahora. ¿De acuerdo? (Rumores en la sala).

Tranquilidad. Vamos a sustanciar las peticiones de palabra. En primer lugar, señor Márquez, un minuto, en relación con la intervención de la señora Mendoza.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Presidenta... (la señora presidenta le indica que espere).

La señora PRESIDENTA: Vamos a ver, escuchen, los servicios técnicos están indicando a la señora González Taño que hay que aclarar una cuestión... (la señora González Taño le hace una indicación a la señora presidenta).

Bueno, explíquese respecto a eso, explique respecto a eso, señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Está parado, espere, espere.

Señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: ¿Ya? Ah, vale.

Señorías, los servicios técnicos de la Cámara me hacen notar, con razón, yo pensé que estaba corregido, pero no lo está, que hay un error en la ponencia que hay que corregir, para que lo sepan, que es la disposición transitoria, que aparece en el texto como "treinta y cinco", que sería la disposición transitoria segunda de la Ley 13, en realidad no es una disposición transitoria de esa ley sino de esta, y, por tanto, es una disposición transitoria única de esta ley, no la segunda de la Ley 13. ¿Vale? Lo digo porque es una corrección que hay que hacer y que entendemos que se vota hecha esa corrección en el texto. ¿De acuerdo?

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño.

Y también les indico que la enmienda in voce que acaba de comentar la portavoz del Grupo Nacionalista, que parece que está aceptada por todos los grupos, no debería ir en la disposición adicional cuarta, según indican los servicios, sino en una nueva disposición adicional, la quinta. ¿Les parece?

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Es la de la igualdad.

La señora PRESIDENTA: Sí, para tener una nueva. ¿Les parece? (Asentimiento).

La señora GONZÁLEZ TAÑO: (Sin micrófono).

(La señora González González, María Esther, solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: Bien.

A ver, un momento.

Diga, a ver, señora González, dígame. Le voy a dar la palabra ahora, tranquilidad, yo no me olvido, yo he apuntado, más vale un lápiz corto que otra cuestión, déjeme ver.

Señor Márquez, usted me pidió la palabra antes con la señora Mendoza; por tanto, tiene un minuto para la petición de palabra que usted me hizo.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Gracias.

Señora Mendoza, yo no suelo desvelar en el pleno, ni públicamente, el contenido de las conversaciones que ocurren entre grupos parlamentarios cuando estamos negociando en las ponencias, no me parece elegante, pero ya que usted saca el tema, le voy a decir lo que ha pasado. Mire, nosotros presentamos una enmienda para blindar los informativos públicos, blindar por ley, evidentemente para la gestión directa y, por tanto, sus trabajadores serían trabajadores públicos. Es verdad que ustedes presentaron una enmienda que iba en sentido de la subrogación, pero no fue aceptada por sus socios, por Coalición y por el Partido Popular. ¿Qué hicieron ustedes, rompieron el acuerdo?, no, siguieron adelante, señora Mendoza, y fue gracias a la negociación que hizo Podemos, retirando algunas de sus enmiendas, y una reunión que tuve también con la señora Reverón, con la que pudimos trabajar esa enmienda y que saliera adelante. No me parece elegante intentar venir aquí a presentarse como que, gracias a ustedes, se ha aprobado esa historia cuando no es así. Pero, en cualquier caso, no se trata de ponerse una medalla, se trata de solucionar las cosas y se trata de ayudar a los trabajadores; y, por tanto, yo no le recrimino nada en absoluto.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Márquez.

Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor Márquez, yo lo invito a que usted revise la intervención que yo he hecho en la mañana de hoy, porque yo en ningún momento, porque no lo he hecho nunca ni lo voy a hacer, he desvelado una conversación privada. Usted me invitó a tener un debate amplio en la comisión, en público, no me lo dijo en privado, yo en privado nunca lo haría. Y no voy a seguir discutiendo sobre la autoría de la enmienda, porque, mire, aquí están presentes varios trabajadores de la radiotelevisión y saben perfectamente quién presentó la enmienda; entonces no voy a seguir enrocada en la misma situación.

Muchas gracias.

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Continuamos, señorías.

Señor Matos, un minuto en relación con la intervención de la señora Mendoza.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, presidenta, muchas gracias.

Señora Mendoza, todos tenemos un pasado; el señor Casimiro Curbelo, también. En la legislatura anterior, cuando se aprobó la ley de la radiotelevisión, era compañero mío de partido, secretario general del Partido Socialista en La Gomera, se sentaba conmigo en la ejecutiva regional de los socialistas, donde aprobamos la ley, y no opuso resistencia a esa aprobación. Así que todos tenemos un pasado. Y todos también tenemos derecho a rectificar decisiones legislativas que consideramos que, en la aplicación práctica, no han dado los resultados que creíamos. Aquí se ha cambiado la Ley del Suelo en esta legislatura modificando decisiones de este Parlamento en materia del territorio por una mayoría de derechas, que espero que en esta ocasión lo tenga claro, y nadie discute la legitimidad de cambiar esa ley.

Por cierto, uno es de derechas o de izquierdas según lo que haga. Coalición Canaria en estos momentos a mí me parece que se ha convertido en el medianero de Pablo Casado. Lo decidió el día en que nos puso fuera del Gobierno a los socialistas y ha decidido sentirse más cómodo con la derecha. Cada uno se siente más cómodo en lo que está y usted vota con ellos. Esta es la realidad de las cosas, señora Mendoza.

(El señor Ruano León solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Matos.

Señora Mendoza.

Sí, ya, ya me percaté. Sí, sí. Sí, ya sé que me ha hecho la petición. Ahora deje que la señora Mendoza termine y ya le doy la palabra a usted, a ver qué me quiere decir, señor Ruano.

Dígame, señora Mendoza. Digo, conteste, señora Mendoza, perdón.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Mire, señor Matos, podemos discutir del amplio pasado, tiene sesenta y dos años, podemos discutir del amplio pasado de don Casimiro Curbelo (risas), pero, en este caso, yo no creo que entrásemos a discutir el pasado de don Casimiro Curbelo, estábamos entrando a discutir la falta de respeto reiterado, repito, de su formación política hacia el nombre de mi formación política.

Y con respecto a si Coalición Canaria es de derechas, de izquierdas o de centro, lo hemos demostrado en varias ocasiones en esta legislatura: no nos importa de dónde vengan las propuestas políticas, si vienen de la derecha, de la izquierda, de Podemos, de Nueva Canarias, solamente queremos que sean buenas para los canarios y, mientras sean buenas para los canarios, van a tener el apoyo de la Agrupación Socialista Gomera.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Señor Ruano, dígame lo que me va a decir, se la daré después, pero para... (Rumores en la sala). ¡Señorías, silencio! Supongo que me va a pedir la palabra. Hombre, pero antes de intuirla dígame lo que me quiere decir. ¡Señorías, señorías! Dígame lo que me quiere decir. (Prosiguen los rumores en la sala). Un diputado me ha pedido la palabra y quiero ver lo que me quiere decir, ¿verdad? Bien, bien. Señorías, vamos a intentar concluir este debate para hacerlo.

Dígame, señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Señora presidenta, en el marco del artículo 79 de nuestro Reglamento, hay alusiones a Coalición Canaria, a nuestro grupo parlamentario, y naturalmente quiero ejercer el derecho.

La señora PRESIDENTA: Al final, señor Ruano.

Señor Matos, tiene un minuto ahora para la señora Reverón, que usted me pidió.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, señora presidenta.

Señora Reverón, además que hemos sido compañeros de facultad, usted sabe, que lo aprendimos al mismo tiempo, excusatio non petita, accusatio manifesta. Yo, cuando he hablado del secuestro del Parlamento por grupos de medios informativos, no cité a ninguno. Usted se ha subido a la tribuna a disculparse, usted sabrá por qué, pero yo no cité al Grupo Popular. Así que usted misma se ha aludido, usted solita.

Mire, sí que les damos lecciones, a ustedes del Partido Popular, con la televisión, porque, cuando llegaron en el año 2012, qué hicieron: cambiar el modelo de Zapatero con un decreto-ley, dejar fuera a los sindicatos, reducir el número de miembros en el consejo y nombrar a dedo, nombrar a dedo al director de la radiotelevisión, ser condenados en el pasado por manipulación informativa. ¿Y sabe qué, cuál es el modelo de la televisión que ustedes propugnan?: darle un programa al señor Cárdenas, sentenciado y condenado por el Tribunal Constitucional por burlarse de un deficiente mental de Canarias. Ese es el modelo de la televisión pública del Partido Popular.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias.

Señora Reverón, tiene su minuto.

(Rumores en la sala).

Señorías, escuchamos a la señora Reverón, por favor.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ (Desde su escaño): Supongo, señor Matos, que usted querrá en estos momentos, pues, retirar lo que ha dicho de deficiente mental, bien, porque supongo que ha sido un error. (Rumores en la sala).

Pero, dicho esto, dicho esto, dicho esto, señorías, qué triste, qué triste que hoy estemos aquí intentando buscar una solución para los trabajadores, que sigan en sus puestos de trabajo y para que la Televisión Canaria no se vaya a negro y que usted me esté hablando de cuestiones que nada tienen que ver con este debate parlamentario.

Y, por otro lado, y por otro lado, yo no me estaba excusando, ni mi grupo parlamentario se estaba excusando, de su acusación, estaba diciendo que hay acusaciones de que este no es el foro adecuado, que hay otros foros adecuados, y usted los conoce muy bien.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Reverón.

Señora González, usted me pidió la palabra y yo le dije... Señora González, usted me pidió la palabra y yo le dije que era por alusiones cuando... tenía la palabra cuando hablara la señora Reverón. ¿Tenía alguna más que no le he tenido en cuenta? Dígame cuál, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Sí, señora presidenta, tenía dos peticiones: una para la señora Reverón, otra para la señora Taño. Si quiere, las puedo hacer de forma conjunta porque...

La señora PRESIDENTA: No, señora González...

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): ... son varias cosas que...

La señora PRESIDENTA: No, no, usted me hace primero a una y después a otra...

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Perfecto.

La señora PRESIDENTA: ... o bien indistintamente, para seguir el mismo método que con los demás.

Por tanto, tiene usted un minuto para la señora Reverón.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Señora Reverón, yo ya dije en mi intervención que Nueva Canarias nunca se había opuesto a la Ley 13/2014; nosotros a lo que nos opusimos fue a la forma perversa que se utilizó con esa ley para elegir a los miembros del Consejo Rector, y eso lo dije en mi intervención.

E insisto, hemos presentado enmiendas a esta proposición de ley que presentó el tripartito, porque esta sí que la consideramos muchísimo peor que la Ley 13, la consideramos una aberración legislativa. Y esta es exclusivamente la razón, no nos hemos contradicho, he dicho en mi intervención lo que tenía que decir.

Como me queda poco tiempo, había algo que quería conjuntamente decirle a usted y a la señora Taño; no me va a dar tiempo ahora, va para usted también cuando hable por la señora Taño.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Gonzalez.

Señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ (Desde su escaño): El mismo galimatías. Es decir, aprobaron la Ley 13/2014. Ahora usted acaba de decir que esa ley no les ha gustado, aunque la aprobaron, aunque la aprobaron. El único partido que votó en contra es el Partido Popular y esta señora que está sentada a mi lado fue quien se subió a la tribuna y dijo los problemas que iba a generar.

Pero, dicho esto, ustedes han presentado ahora unas enmiendas y en esas enmiendas ahora ustedes van a votar otra vez en contra de la ley que queremos modificar, de esa ley que ustedes habían votado a favor.

Por tanto, señorías, galimatías, los justos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Reverón.

Señora González, su minuto ahora para la señora González Taño.

Señora González, ¿hace usted renuncia al uso de la palabra? Señor Rodríguez, no está en el uso de la palabra (refiriéndose al señor Rodríguez Rodríguez).

Señora González, su minuto que me había solicitado para también contestar a la señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Bueno, esta es la que iba para las dos.

La televisión, la radiotelevisión canaria no se va a negro porque no se apruebe esta ley, puede seguir con la Ley 13/2014 y con la ley exprés, como estaba hasta ahora, y no pasa nada con los trabajadores de las islas no capitalinas. Con la Ley 13 se subrogó a los trabajadores que venían de Videoreport. En este momento la radiotelevisión pública canaria puede subrogar a los trabajadores que vienen de las islas no capitalinas sin necesidad de cambiar la ley.

Y es más, nosotros no pretendíamos en ningún momento que la ley, perdón, que el administrador único, que la televisión se quedara sin administrador único. Lo que queríamos y lo que reivindicamos es que se cumpliera la ley exprés y que se eligiera un nuevo administrador único en el momento en que vencieran los seis meses. Nada más. No pretendíamos ningún vacío de poder, que por otra parte tampoco hubiera tenido problemas, entre Negrín...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González, se acabó su tiempo.

Señora González Taño.

Señorías, no por acercarnos más al micrófono se oye más, quizás a veces se oye menos porque hay mucha redundancia.

La señora GONZÁLEZ TAÑO (Desde su escaño): Vamos a ver, aclarar la situación por lo planteado por la señora González.

A ver, el administrador único vence...; su mandato, según la ley exprés, vencía y, por tanto, la televisión, la radio y el ente se quedaban sin administrador único. Por tanto, por tanto, sin dirección, sin pago de nóminas, sin nadie que firme. Eso es así. Por tanto, por eso hemos tenido que buscar una solución.

Y repito -porque no voy a entrar...-, de verdad, hoy estamos votando una buena ley. Nos tenemos que quedar con que hemos mejorado las cosas, nos tenemos que quedar con que hemos tenido diputados y diputadas con responsabilidad que vamos a votar que sí a esta ley, que es mejor que la anterior, que garantiza los puestos de trabajo, que garantiza que vamos a seguir trabajando por mejorar una radio y una televisión que es de todos y que debe seguir siendo de todos, y sobre todo que mantiene el control parlamentario, que mantiene en manos de este Parlamento las decisiones y que, por tanto, eso no se modifica.

Señorías, de verdad, por responsabilidad, estamos en el último pleno de este año, vamos a votar lo que cada uno...

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño, se acabó su tiempo.

Señorías, silencio.

Señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

En primer lugar, a los trabajadores decirles que, una vez lean la ley, conocerán su contenido y, por tanto, el debate que ha habido aquí, quizás no enriquecedor en torno a determinadas posturas, se aclare suficientemente.

Mi intervención se limita exclusivamente a la alusión al papel de Coalición Canaria que ha realizado el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, que también fue alumno mío, al igual que la señora Reverón. Quiero decir que la señora Reverón, mejor alumna. Pero por ser mejor alumna no tengo en eso una alianza con el Partido Popular; mi alianza, señor Matos, es con quien cumple los acuerdos con Canarias. Y lo que sí puedo decir, sin saber qué hará el señor Casado, es que el Gobierno del señor Rajoy cumplió los acuerdos con Canarias. ¿Cumplirá su Gobierno los acuerdos con Canarias?

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Ruano.

Señor Matos, su minuto para contestarle y acabamos la...

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Fue usted un gran profesor y yo un buen alumno, saqué un sobresaliente en su asignatura; así que usted un buen profesor y yo un buen alumno.

Mire, si camina como un pato, nada como un pato y no vuela pero hace cuac como un pato, lo más normal es que sea un pato. Si ustedes no apoyaron la moción de censura contra Mariano Rajoy, si ustedes votan una Ley del Suelo con un modelo territorial de derechas, si ustedes se apoyan permanentemente en el Partido Popular, si ustedes comparten el modelo fiscal del Partido Popular, si ustedes comparten los modelos de privatización de la sanidad pública como el Partido Popular, ustedes se pueden poner la etiqueta que quieran, pero si ustedes se comportan de derechas, es decir, si ustedes nadan como un pato, comen como un pato y nadan como un pato, por mucho que ustedes quieran, son de derechas, se están comportando como un partido de derechas. Y esta es la realidad. Esperemos que vuelvan a cambiar en alguna ocasión y, en vez de un pato, parezcan ustedes un partido progresista, que en algún momento lo han sido.

La señora PRESIDENTA: Señorías, señorías, suficientemente debatido -artículo 85-, se acabó. He sido generosa con todos los tiempos porque había muchos cruces de palabra. (La señora González González, doña María Esther, solicita la palabra).

Suficientemente debatido, señora González. Dígame lo que quiere decir, pero suficientemente debatido, señora González. Señora González, suficientemente debatido.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): ¿Puedo hablar?

La señora PRESIDENTA: No voy a dar más palabras. Pasamos a la votación.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Muy bien, yo quería, en cualquier caso...

La señora PRESIDENTA: No voy a dar más palabra, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): ... la señora Taño ha atentado contra la honorabilidad de mi grupo...

La señora PRESIDENTA: Señora González, no voy a dar más palabras, suficientemente debatido. Todos se han dicho cosas, todos han intervenido en la medida que me lo han planteado, señora González.

Vamos a votar. (La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, vamos a ver, los servicios de la Cámara han pasado un guión... (Rumores en la sala). Si son tan amables, señorías. Gracias. A ver, los servicios de la Cámara les han pasado un guión a ver si es posible seguir el mismo y yo les voy a plantear ir votando las enmiendas de la manera que están agrupadas por grupos parlamentarios, sin perjuicio de que me puedan pedir votaciones separadas de cada una de ellas.

En primer lugar, en primer lugar, el listado que ustedes tienen, comenzaríamos por las enmiendas de Nueva Canarias y hay una serie de enmiendas que están ahí. ¿De esas enmiendas hay alguna de la que pidan votación separada para yo solicitarla o las podemos votar en bloque? Entiendo que, si no me dicen nada, las podemos votar en bloque.

Por tanto, señorías, conforme al guión que les hemos distribuido, vamos a votar las enmiendas de Nueva Canarias en bloque, que empieza por la número 56 y acaba en la 89 ¿De acuerdo, señorías? (Asentimiento). Votamos. (Pausa).

Señorías, 58 votos emitidos: 25, sí; 33, no; ninguna abstención.

Siguiendo el mismo criterio, iríamos ahora a las enmiendas del Grupo Parlamentario Podemos. ¿Es posible votarlas todas en bloque? Bien. Pues entonces votaríamos, con este guión, de la número 22 de Podemos a la número 55. Comienza la votación, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 25, sí; 33, no y ninguna abstención.

Ahora vamos a votar los apartados de los distintos articulados. ¿Es posible votarlos todos y separamos el título de la ley o hay que...? Perdón, no, perdón, tiene razón, tiene razón, me lo salté, perdón, perdón (ante las manifestaciones desde los escaños). Disculpen, señorías, tienen razón.

Las enmiendas del Grupo Parlamentario Socialista de la número 7 a la 18. ¿Podemos votarlas en bloque?, ¿sí? (Asentimiento). Pues venga, señorías, votamos en bloque. (Pausa).

58 votos emitidos: 25, sí; 33, no; ninguna abstención.

Ahora sí, señorías, vamos a lo que les decía antes, que me había adelantado: ¿es posible votar desde el apartado 1 a 7 hasta la disposición final única, todo en bloque, conforme a este guión? ¿No? ¿Quieren algunas cuestiones separadas o voy una a una separadas? No. Díganme si son tan amables, señor Márquez y señora González. ¿Van a plantear lo mismo o...?

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí, vamos a plantear lo mismo. Podemos votar en bloque del artículo único el punto nueve, veintiséis, treinta, treinta y uno y treinta y cuatro.

La señora PRESIDENTA: (Sin micrófono).

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí. Apartados nueve, veintiséis, treinta, treinta y uno y treinta y cuatro. Eso en un bloque y el resto de la ley en otro bloque.

La señora PRESIDENTA: Pero es que yo aquí no tengo veintiséis. Si no lo veo... Yo aquí no tengo el veintiséis. Disculpen, señorías. (Pausa).

Es que estaba metido dentro del rango del diez al veintiocho, perdone, entonces no lo veía. Disculpe. Entonces sería el apartado nueve, el apartado veintiséis, ¿y ¿algo más? Treinta, treinta y uno y treinta y cuatro. Vale, señorías.

Entonces vamos a votar, en primer lugar, los apartados de los que me han solicitado votación separada, si les parece: el apartado nueve, el veintiséis, el treinta, el treinta y uno y el treinta y cuatro. Vamos a votar eso, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 58, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos, señorías, el resto de los apartados, incluida la disposición final única, para dejar lo del título aparte. ¿De acuerdo, señorías? ¿Correcto? (Pausa).

Señorías, 58 votos emitidos: 33, sí; 25, no y ninguna abstención.

Me dicen los servicios que el apartado 8 no se votaría porque es repetición del 7, pero para aclararlo nada más.

Ahora votaríamos, señorías, el título de la... ¿Y la enmienda in voce? Hay que votarla también, ¿no? No está aquí metida. No está metida, ¿no? Vale.

Entonces votamos la enmienda in voce, señorías, ¿les parece, que no...? Hay una corrección técnica. Vale. De acuerdo. Entonces con la corrección técnica pero hay que votarla. Es una in voce, ha hecho una in voce. Con la corrección técnica hay que votar la in voce. ¿De acuerdo, señorías? La referida a igualdad, con una disposición nueva, la quinta. ¿De acuerdo? Votamos la in voce, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 58, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos ahora el título de la ley y la exposición de motivos. Votamos, señorías. Votamos. (Pausa).

Señorías, 58 votos emitidos: 33, sí; 25, no y ninguna abstención.

El dictamen, el dictamen. Votamos, señorías, ahora el dictamen. ¿De acuerdo? Votación del dictamen, señorías. (Pausa).

57 votos emitidos: 57, sí, ningún no y ninguna abstención.

Damos por concluida, señorías, la votación de estas dos leyes de la radiotelevisión canaria.

(Aplausos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPL-0024 Sobre De modificación de la Ley 13/2014, de 26 de diciembre, de Radio y Televisión Públicas de la Comunidad Autónoma de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico