Diario de Sesiones 144/2018, de fecha 20/12/2018 - Punto 21

9L/PPL-0031 DEBATE DE TOMA EN CONSIDERACIÓN. PROPOSICIÓN DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE LOS MENORES ROBADOS EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Señorías, vamos ahora, vamos ahora al debate en consideración, como habíamos acordado, de la proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Podemos, sobre menores robados en la comunidad, y les informo, señorías, que, después de esta iniciativa legislativa, tendremos sorpresa musical.

Vamos con la iniciativa legislativa, Grupo Parlamentario Podemos.

¿Sí? Perdón. Espera, espera, yo no he llamado todavía. Tiene que leer el criterio. Espérate, ponte aquí, Manolo (dirigiéndose al señor Marrero Morales, que se dirigía a la tribuna).

Señorías, le doy la palabra al secretario primero para que lea el criterio del Gobierno.

El señor SECRETARIO PRIMERO (Cabrera González): "Rosa Dávila Mamely, secretaria del Gobierno de Canarias, para que conste y surta los efectos procedentes [...], en su virtud, el Gobierno, tras deliberar y a propuesta conjunta del presidente, de la consejera de Hacienda, del consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad y de la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, acuerda manifestar su conformidad a la tramitación de la proposición de Ley, del Grupo Parlamentario Podemos, sobre los menores robados en la Comunidad Autónoma de Canarias".

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor secretario primero.

Vamos ahora con la intervención de los grupos parlamentarios, por siete minutos cada uno.

Secretario, ¿el orden? ¿De menor a mayor?

Señorías, de menor a mayor. Es que por eso he preguntado a los servicios jurídicos.

Secretario, ¿el orden es de menor a mayor? Siete minutos.

El orden es de menor a mayor, siempre lo hacemos en todas las tomas en consideración, cuando es así. Todos, siete minutos, el mismo tiempo.

Es lo que está siempre así, señor Marrero (el señor Marrero Morales se reincorpora a su escaño).

Grupo Mixto, señorías. Grupo Mixto, iniciativa legislativa de bebés robados.

(La señora presidenta consulta con el señor letrado-secretario general). (Pausa).

A ver, señorías, me comentan los servicios jurídicos, señorías, disculpen un momento la imprecisión por parte de quien les habla, hemos tenido distintas opciones a la hora de presentar una iniciativa legislativa con un grupo, hemos empezado de menor a mayor, otras veces se ha empezado por el grupo proponente. Yo no tengo ningún inconveniente, si los demás tampoco lo tienen, en que lo haga el grupo proponente, pero que sepan que hemos hecho los dos modelos distintos. ¿De acuerdo? Si quieren que empiece el grupo proponente, yo no tengo ningún inconveniente en que lo haga el grupo proponente.

Señor Marrero, comienza usted entonces. Disculpen la imprecisión, pero es que ha habido las dos posturas y a veces lo hemos aclarado antes y en esta ocasión no se ha aclarado. ¿De acuerdo?

El señor MARRERO MORALES: Buenos días. Muchísimas gracias, señora presidenta, por la cortesía parlamentaria de, como proponente de ley, dejarme intervenir en primer lugar y además la única queja que manifiesto es que, según parece, es que tengo el mismo tiempo que los demás. Pero bien, lo acepto, porque son las reglas del Parlamento y las acato.

En primer lugar, darle la bienvenida a la amplísima representación que tenemos hoy en el Parlamento de víctimas, familiares y personas relacionadas con el grave problema de los menores robados.

Como tengo poco tiempo, voy a hacer una lectura rápida de mi intervención, porque si no me distraigo en exceso.

La toma en consideración por el Parlamento canario de la primera ley dedicada exclusivamente a intentar darle solución al grave problema de los menores robados ha concitado la unanimidad de los colectivos y personas afectadas, y eso nos llena de satisfacción. Traemos aquí el consenso social y aspiramos a llegar al consenso político.

Quisiera comenzar agradeciendo las múltiples aportaciones realizadas desde colectivos y personas a título individual para que esta proposición de ley fuera posible. Agradecer a los colectivos que a nivel de Estado han participado también en el borrador, que paralelamente a esta ley propusieron otra una semana posterior, que está firmada por los Grupos Parlamentarios Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Esquerra Republicana, el Grupo Socialista y diputados del Grupo Mixto, que son, por un lado, Lizarralde, Bataller y Guillaumes. A todos ellos mi agradecimiento. Igualmente al compañero y diputado David Carracedo, que ha dedicado sus esfuerzos a dar solución a este grave problema. Agradecer también a los técnicos de nuestro grupo, Chano y Guayasén, su laborioso trabajo para hilvanar las diferentes propuestas y darle unidad y cohesión al texto que hoy tomamos en consideración. Agradecer a la compañera Laura por la recepción de la ingente información y la organización de nuestro trabajo; a Salvador, Ibón y Javier, por facilitarnos el trato con los medios de comunicación; y a Rodri por su apoyo logístico. A todos ellos mi agradecimiento. Y, finalmente, y de manera especial, agradecer al conjunto de los grupos la buena acogida que ha tenido esta proposición de Ley sobre menores robados.

Nos hubiera gustado que hubiera sido aceptada una enmienda, por valor de 200 000 euros, para dotarla de un instrumento fundamental para esta ley, que era cuatro policías que, al menos, dediquen su actividad a la investigación de los menores robados. No ha sido posible y lo lamentamos.

Desde su presentación aspiramos a que, antes de que a principios de abril termine la actividad parlamentaria de esta IX Legislatura, se apruebe la presente proposición de ley y, dado que la mayor parte del articulado ya fue objeto de debate cuando se trató la ley de memoria histórica, plantearemos, una vez tomada en consideración esta ley, que se haga por el procedimiento abreviado. Y esperamos que así sea. ¿O, nos preguntamos, esta ley va a tener menor importancia, es menos urgente, que la segunda ley que se presenta en este Parlamento sobre las islas verdes? Por eso, por agravio comparativo, pensamos que por lo menos se nos podía dar el mismo trato.

Cuando en el seno del grupo de trabajo y en la ponencia de la recientemente aprobada ley de memoria histórica se nos decía continuamente que esto tenía que ser motivo de una ley aparte, pues, hemos aceptado el reto y ese es el motivo por el que la hemos presentado. Porque creemos que todavía siguen existiendo decenas de víctimas y de familiares que aún, a fecha de hoy, siguen buscándose, sin amparo legal alguno, a pesar de los cuarenta años de etapa democrática y las cuatro décadas de un largo golpe de Estado y posterior dictadura.

El franquismo sigue teniendo una sombra muy alargada y es inconcebible que un país sujeto a una férrea dictadura se convierta de pronto a la democracia, como tampoco fue posible, como decía Dácil Vera en una ilustrativa y emotiva charla a la que asistí en la Universidad de La Laguna, tampoco es posible acostarse renacentista y levantarse barroco.

Ochenta años con un mismo modus operandi y siempre de fondo la represión; unas veces motivada por razones políticas e ideológicas, como aquellas que defendía el doctor Vallejo Nájera de extirpar el gen rojo de las madres republicanas, y otras como consecuencia de la pobreza y la miseria omnipresentes en nuestras islas, y siempre el mismo esquema, unas familias y unos menores perjudicados y otras familias beneficiadas. Una manifestación más de cómo la clase dominante disfrutaba de privilegios frente a las personas pobres e indefensas o cuya moralidad no cupiera dentro de los márgenes del momento.

En abril del 2016, todos los grupos de esta Cámara presentábamos una PNL sobre menores robados y en la exposición de motivos se decía: "Conscientes de que representa una violación continuada de derechos humanos y una injusticia de enormes proporciones y profundo daño para los afectados que ningún ciudadano de Canarias debe continuar padeciendo por más tiempo". Ya allí se hacía una primera aproximación a la condición de víctimas, se instaba al Gobierno del Estado y a la Fiscalía General del Estado, igualmente se instaba a la creación a nivel estatal de una comisión por el derecho a la identidad, también para que se llevara a efecto este banco estatal de datos genéticos de titularidad y carácter público, que se creara una unidad policial de búsqueda de menores robados y, finalmente, se manifestaba el compromiso de este Parlamento de seguir apoyando a todas las víctimas y asociaciones de afectados en Canarias por estos graves crímenes, con cuantas otras medidas legislativas y declaraciones puedan estar a su alcance.

Y, aunque la memoria de las promesas hechas puede ser frágil, espero que este recordatorio de lo aprobado por unanimidad hace apenas dos años en este Parlamento no se le haya olvidado a ninguno de los sesenta diputados y diputadas presentes, a los que pido su apoyo decidido para la toma en consideración de esta PPL y adquirir el compromiso de que la aprobemos antes del mes de abril, en paralelo con la ley estatal, posiblemente a posteriori, pero en paralelo con la ley estatal.

Abarca esta ley tiempos de memoria histórica y tiempos de memoria democrática, pero es que en el contexto del año 2018 la impunidad continúa. Los menores de entonces siguen desaparecidos, los familiares siguen buscándose, sin medios y con obstáculos de todo tipo, se les cierran todas las puertas en el proceso de sus pesquisas. Al dolor se le suma la incomprensión y el intento de silenciar todas estas situaciones.

La Transición española, en palabras de Emilio Silva, se fundamentó en un pacto de silencio y olvido con respecto al pasado, estamos hablando de esos primeros 40 años. Un pacto con tres pilares: amnistía, amnesia y equidistancia. Y, según Francisco Espinosa, pensar que el mundo de los vencedores estaba amnistiando al mundo de los vencidos después de la perpetua venganza que fue el franquismo suena a broma pesada.

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: ... a los vencedores, sin que nadie hasta el momento hubiese establecido nada sobre los delitos por ellos cometidos, resulta absurdo.

Como el tiempo que queda es escaso, simplemente voy a hacer una referencia a que creo que esta ley intenta darle solución al conjunto de problemas que nos han ido planteando las asociaciones de víctimas, familiares, etcétera. Creemos que el banco de ADN, consideramos que la unidad policial, consideramos que debe existir un seguimiento... ¿Saben por qué? Un seguimiento a través de una comisión, porque a la ciudadanía hay que decirle que ni aún los gobiernos, cuando son los nuestros, tenemos que confiar totalmente en ellos, sino que tenemos que hacer un seguimiento para que las leyes se cumplan.

Por tanto, le pido a esta Cámara un apoyo tanto a que se trate por el procedimiento abreviado como para que seamos capaces de dar, antes del final de la legislatura, una respuesta adecuada para que la gente no siga buscándose y las puertas cerrándose detrás de ella.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Marrero.

(Aplausos).

Ruego a los señores... no se puede aplaudir. A ver, señorías, señoras y señores del público que nos acompañan, no se pueden hacer manifestaciones a favor ni en contra. Es el Reglamento. Así es el Reglamento tal cual está y yo me limito a cumplirlo. Es mi obligación y, por tanto, pido que lo hagan. Al final de las intervenciones, si quieren hacerlo todos conjuntamente, lo haremos, pero ruego que, por favor, ayuden a esta presidenta a poder cumplir con el Reglamento, como siempre hago con todos los colectivos que nos visitan.

Gracias, muy amables.

Turno, ahora sí de menor a mayor, del Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta, buenas tardes, señorías.

Quiero dar la bienvenida a los miembros de los Colectivos Sin Identidad y dar nuestro especial agradecimiento a Raúl, a Paco Tena y a otros tantos que, desde el comienzo de la legislatura, pues, llevan tocando a nuestra puerta en busca de una solución al dolor permanente y continuo de no saber dónde está un hijo, un hermano, un padre o no poder conocer ni siquiera quiénes son los miembros de la familia de la que provienen.

Desde Canarias, en esta legislatura, hemos sido pioneros en iniciativas con el fin de dar una respuesta al gran problema social y humano que han sido las sustracciones de menores en España, incluidos los múltiples casos de nuestra comunidad autónoma. Quiero recordar que aprobamos, de forma unánime, una proposición no de ley para que tuvieran respuesta y que fue la primera en nuestro país. Además, hemos querido incluirlos en la ley de memoria histórica para poder dar cobertura a las víctimas de sustracciones de menores por parte de la dictadura franquista. Y es precisamente en la tramitación de la ley de memoria histórica cuando nos dimos cuenta de que teníamos que hacer algo para darles una cobertura integral como nos pedían, porque también es cierto que en la ley de memoria histórica nos encontramos con el problema de la temporalidad y que no se podía extender el ámbito de la ley por encima del año 1978.

Y hoy desde nuestro grupo vamos a apoyar la toma en consideración de esta proposición de ley desde el convencimiento de que es necesaria y que podemos trabajar para obtener un texto que le dé la máxima utilidad posible a las víctimas para no solo obtener el reconocimiento de su condición sino también para que se les facilite el reencuentro familiar y, desde luego, cerrar el círculo de dolor.

Además hay que decir que en el Congreso de los Diputados se está confeccionando una nueva ley por el trámite de urgencia cuya tramitación está mucho más avanzada, ya que se encuentra en el trámite de enmiendas. Una proposición de ley cuya toma en consideración ha sido votada por unanimidad, porque también en las Cortes Generales se han hecho eco del grave problema que afecta a miles de personas en nuestro país. Es lógico que estemos en consonancia con la ley estatal que se está tramitando para poder reforzarla y ampliarla en la medida de lo posible desde nuestra comunidad autónoma, por lo que iniciar el proceso legislativo desde el Parlamento de Canarias no entendemos que sea un obstáculo, es una oportunidad de que no se demore la tramitación en nuestras islas, porque en la defensa de los derechos humanos y en la condena de los delitos de lesa humanidad no podemos ir a la cola. Es una ley que consideramos que es necesaria y justa y que responde a una necesidad social, y lo más importante: que sirve para reparar injusticias.

Vamos a continuar dando nuestro apoyo al colectivo que está buscando a sus familiares para que esta ley canaria les dé cobertura, ya que no solo estamos hablando del ADN, también estamos hablando de permitirles encontrar y buscar documentación, tanto en los archivos públicos como en los eclesiásticos. Estos archivos deben dar luz a todos los afectados y, haciendo las cosas bien e incluso con presencia judicial, si se requiere, podemos obtener la información necesaria y con las garantías necesarias.

Evidentemente, el texto actual es francamente mejorable y el informe del Gobierno también pone muchas dudas respecto a la limitación de competencias regionales, precisamente porque hay ámbitos que no nos corresponden, como por ejemplo el ámbito penal o el de la Ley de Protección de Datos. Pero yo creo que, hilvanando bien y si todos ponemos de nuestra parte, en las Cortes Generales podremos hacer los cambios legislativos necesarios. De esta forma vamos a poder salvar los obstáculos con los que se encuentran de frente las víctimas, ya que muchos son de la propia legislación, que cuando se conformaron dichas leyes no tenían en cuenta a las víctimas de sustracción de menores.

Es, por tanto, un trabajo que debe hacerse a todos los niveles. Con las enmiendas tendremos un texto que no debe ser solo una declaración de intenciones, sino que debe dar una utilidad práctica y unas soluciones reales a los familiares afectados.

Podremos cambiar multitud de cuestiones, entre ellas por ejemplo el nombre, sustituyendo el título de "bebés robados" por "sustracción de menores" o el que consideremos entre todas las formaciones políticas, junto con el colectivo, el más apropiado.

Otro asunto importante es la temporalidad. ¿Por qué vamos a limitarnos a ir solo desde 1936 hasta 2001? Las leyes despliegan sus efectos en el tiempo mientras permanezcan vigentes y, si mañana mismo se sustrae un hijo o una hija de algún padre o alguna madre canaria, desde Agrupación Socialista Gomera queremos que tenga la misma cobertura y acceso a las medidas que dispongamos en esta nueva ley. No hace falta que recuerde que precisamente uno de los grandes problemas que se han encontrado las víctimas es la prescripción de los delitos cometidos, a pesar de que la ONU los considera delitos de lesa humanidad y les reconoce un dolor continuado. A pesar de que la sustracción del menor permanece en tanto en cuanto no se encuentra al desaparecido, la realidad es que ni la Fiscalía ni los jueces, a pesar de sus esfuerzos, han podido darle una respuesta más allá que el reconocimiento de los hechos. Por lo que les pido que quitemos cualquier acotación temporal y extendamos sus efectos a todas aquellas víctimas que hayan sufrido la sustracción de un menor, incluido el propio menor sustraído, y así podamos evitar situaciones similares futuras.

Por tanto, tenemos que continuar trabajando con el colectivo de víctimas y los servicios jurídicos de la Cámara para que la ley que articulemos sea plenamente efectiva, no invada competencias y esté armonizada con la ley estatal que se está tramitando.

Reitero nuestro apoyo a esta ley y emplazamos al colectivo a continuar trabajando juntos para hacer una buena ley, que ponga punto y final a esta sinrazón que ha sido la sustracción de menores en Canarias.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora del Grupo Parlamentario Nueva Canarias. El señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Buenos días, buenas tardes ya, señorías.

Dar también la bienvenida..., aunque algunos casi forman parte de esta casa por su insistencia, su trabajo, en cada uno de los grupos parlamentarios, para que aspectos como el que vamos a debatir hoy se convirtieran en realidad, para visibilizar un problema que para una parte importante, la mayoría de la población no existía, pero para los que lo sufrían es de un dolor inimaginable.

La política debe abordar todas las áreas, cada una de ellas es importante en sí misma, pero lo que la dignifica es dirigir nuestra mirada a los más vulnerables, a los más sensibles, a los desprotegidos. Pero voy más allá: la política debe abordar cada uno de estos temas y, sobre todo, esos sectores que decía, pero incluso por encima de políticas que mejoren la calidad de vida de la gente y sobre todo de la gente que peor lo pasa debe priorizar los valores fundamentales y los derechos fundamentales: la dignidad, los derechos humanos, la libertad y la justicia.

Todos estos elementos son los nucleares del proyecto de ley que veremos hoy. Cuando hablamos de menores robados, hablamos de transgredir cada uno de aquellos aspectos que decía con anterioridad. Un proyecto que busca reparar una de las páginas o quizás la página más triste, más oscura, de nuestra historia, la de España y la de esta tierra, la de Canarias. Busca reparar el daño, busca hacer justicia, busca acabar con la impunidad, busca permitir que aquellos niños y niñas vuelvan con sus familias biológicas o las conozcan y a sus progenitores, a la familia, conocer a sus hijos, sus nietas, sus sobrinos. Para muchos estamos ante la última oportunidad de hacerlo antes de que fallezcan. Para muchos, desgraciadamente, ya es tarde, fallecieron antes de poder volver a mirar a los ojos a aquellos menores que un día les robaron.

Y, por supuesto, el objetivo de esta ley es para que no vuelvan a ocurrir nunca más episodios de este tipo.

Desde Nueva Canarias, por tanto, como no puede ser de otra forma, vamos a votar a favor la tramitación de un proyecto de ley importantísimo para quienes lo han padecido, pero sobre todo también para el conjunto de la sociedad, para poder mirarles a los ojos un día y no sentirnos mal.

No renunciamos, por supuesto, en la tramitación a mejorarla. En paralelo, se está discutiendo también en el Estado español una ley similar, lo que puede hacer que de manera conjunta unos y otros seamos capaces de mejorar, de cualificar, de alcanzar el verdadero objetivo.

Aspectos esenciales de esta ley que nos parecen necesarios, imprescindibles, son la creación de un banco de ADN o la creación de la Comisión Canaria por el Derecho a la Identidad, donde protagonicen muchos, pero sobre todo los que han protagonizado la reivindicación constante, la visibilización de este tema, ustedes, para impulsar, el asesoramiento integral en cada una de las acciones y, sobre todo, también para la correcta aplicación de la ley que este Parlamento termine aprobando.

Se plantea la creación de una unidad específica en la Policía Canaria y es verdad que podía haber sido positivo que se incorporara dinero, pero no es excusa. Los efectivos que hoy en día -insuficientes- tiene la Policía Canaria les puedo garantizar que pocas cosas más importantes podrán hacer que dedicar alguna parte de los... (ininteligible) existentes, como digo, a esta tarea, a esta imprescindible, necesaria y justa tarea.

Este proyecto de ley aborda derechos importantes, que sin ellos sería papel mojado: el derecho a la tutela judicial, el derecho a la verdad, el derecho a la reparación en todas sus vertientes y el derecho, como decía antes, la garantía de no repetición.

Y cuando hay derechos, obviamente, hay obligaciones. También se establecen en esta ley. Fundamentalmente a las administraciones públicas, que deben ser las que tienen que velar y garantizar que salga adelante cada uno de los preceptos que la ley contempla, pero también a otras instituciones como la Iglesia o cualquier otra institución, organismo, entidad, que pueda aportar algo de luz a través de sus archivos o de su conocimiento, de su experiencia, para conseguir los objetivos de la misma.

Termino. Creo que solo hay algo más doloroso que el que un hijo o una hija se te muera, y es que tu hijo o tu hija desaparezca y no sepas dónde está, si sigue vivo o muerto, si está bien o no, pero hay algo aún peor todavía que el que tu hijo desaparezca, y es que un miserable te lo robe. Por eso creo que este proyecto de ley es absolutamente necesario, como decía antes, para hacer justicia.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos. Gracias.

Turno ahora para el Grupo Popular, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señora presidenta, señora San Sebastián, haciendo honor y honrando a su madre, como antes.

Señorías, traemos hoy también a consideración, por parte del Grupo Parlamentario Podemos, una proposición de Ley sobre los menores robados, y quisiera también, como hicieron los anteriores intervinientes, saludar a todos los colectivos que están hoy acompañándonos en lo que consideramos un gran día para todos, y quiero expresarles y agradecerles, además, el trabajo, el esfuerzo, el enorme esfuerzo, la paciencia que han tenido con nosotros en las visitas, las distintas visitas, que han tenido con los grupos parlamentarios, porque, en definitiva, lo que buscan es la verdad. Una verdad, señorías, que les fue hurtada, que les fue robada cuando ustedes no eran conscientes de ello y que, desgraciadamente, muchos todavía esa verdad no la conocen.

Por tanto, todo aquello en lo que mi grupo parlamentario pueda colaborar, pueda ayudar a encontrar a sus hijos, encontrar a todas las personas o ayudar a todas las personas que quieren saber quiénes son sus padres, que todos quieren saber cuáles son sus raíces, cuál es su identidad verdadera...; todos ellos merecen nuestro respeto y nuestra ayuda. Y encontrar, además, a todos esos desalmados, criminales, que organizaron una red mafiosa y delictiva para ponerlos en manos de la justicia y que esta actúe y los condene. Insisto, a esos miserables que tuvieron parte activa en la trama criminal. Trama que no solo actuó en la etapa franquista, también antes y también después, y no solo en España sino también, es verdad, en otros lugares de Europa.

Por lo tanto, esa es una de las discrepancias que yo tengo o que mi grupo tiene en la proposición de ley, sobre las fechas de inicio y de final de la misma. Si lo que se persigue es el hecho delictivo y a los delincuentes que cometieron esos delitos, debe ser antes de 1936 y después del 2001. Esto no es un problema del sistema, es un problema de la existencia de delincuentes que se han prestado a ello.

Dicho esto, señorías, sí quiero expresar algunas consideraciones de carácter más formal o procedimental que de contenido o de fondo del asunto, en el que, insisto, mi grupo está completamente de acuerdo.

No nos parece muy razonable, señorías, tramitar al mismo tiempo una proposición de ley nacional y otra autonómica en el mismo sentido. No me parece ni razonable ni conveniente porque el marco jurídico de actuación, las bases legales por las que las comunidades autónomas actuarían llegado el caso, las otorga la ley nacional, ahora en trámite, por lo que, en definitiva, no sabemos en qué términos va a entrar en vigor la ley nacional respectiva. Pareciera oportuno, en cualquier caso, a nuestro juicio, esperar a conocer cómo va a quedar definitivamente la ley nacional cuando esté en vigor para después, si fuese necesario, desarrollar legalmente en Canarias otra que complemente la legislación del Estado. A nuestro juicio, es una mala técnica normativa actuar paralelamente en una Cámara y en otra.

Y también tenemos otras discrepancias respecto al texto, que son, a nuestro juicio, también mejorables en relación con la seguridad jurídica de las víctimas y de las administraciones responsables, así como que creemos que hay contradicciones en el propio texto entre unos artículos y otros. Por tanto, sería interesante conocer cuál es la opinión del Consejo Consultivo de Canarias respecto al articulado de este texto.

Pero es evidente que no podemos ni queremos, señorías, bloquear esta iniciativa. La búsqueda de la verdad, la búsqueda de la propia identidad, conocer quiénes son tus hijos o tus padres y meter entre rejas a los culpables de tal abominable crimen exige que la proposición de ley siga el trámite y se remita al Consejo Consultivo. Esa será, señorías, la postura de nuestro Grupo Parlamentario Popular.

Y felicidades, insisto otra vez, a todos los colectivos y mucho ánimo y mucha suerte.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Jorge, y gracias también por esa mención al segundo apellido, como hicimos antes.

Toca el turno ahora al Grupo Socialista, señora diputada Cruz Oval.

La señora CRUZ OVAL: Gracias, señora presidenta.

Quiero comenzar mi intervención dándoles las gracias y las felicitaciones a las asociaciones de las víctimas por esta proposición no de ley. También al grupo proponente, al Grupo Parlamentario Podemos, por hacer posible esta toma en consideración. Pero sobre todo quiero dar las gracias a los hombres y mujeres que han luchado contra el olvido, contra el silencio y la pasividad de las instituciones públicas. Gracias al esfuerzo de ustedes hoy estamos debatiendo esta proposición no de ley. La democracia tiene una deuda con todos y todas ustedes.

Hoy tomamos en consideración una proposición de ley que persigue el derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a que este hecho no se repita. Esta ley, esta proposición de ley, es importante porque define el robo de los bebés como un crimen de lesa humanidad, y eso significa que los casos no van a prescribir y eso significa que los archivos se van a poder desempolvar, y eso marca un antes y un después y un paso para, efectivamente, alcanzar la verdad que se reivindica.

Esta proposición de ley tiene un eje central, y el eje central está marcado por el derecho a la tutela judicial, tutela judicial que permite el desarrollo o que le da cobijo a tres elementos esenciales en la ley. En primer lugar, la Comisión Canaria por el Derecho a la Identidad; en segundo lugar, la base regional de afectados; y, en tercer lugar, el banco de ADN, gratuito, y que sirva para poner en contacto a los familiares que se están buscando.

Asimismo, además del derecho al amparo judicial, a la tutela judicial, busca el derecho a la verdad. El derecho a la verdad que significa que esos archivos, tanto públicos como privados, se abran.

En tercer lugar, esta proposición de ley hace un reconocimiento oficial a los familiares como víctimas, como víctimas, y, por lo tanto, a la reparación correspondiente, tanto a nivel sanitario como judicial y psicológico.

Uno de los principales obstáculos que han planteado las asociaciones de familiares víctimas, y que el Partido Socialista está de acuerdo, es la falta de criterio unánime a nivel judicial en torno a los niños robados.

El objetivo de la ley es claro, y es ofrecer un marco legal que permita investigar los casos que han sido sustraídos y juzgar a los culpables de esta trama, que se ha iniciado en 1936 y que se ha prolongado a lo largo de varias décadas hasta bien entrada nuestra democracia. Me queda poco tiempo y no voy a seguir avanzando en esto.

Hoy yo quiero ser una niña robada también. Soy madre y, como madre, no me va a resultar nada difícil ponerme en el lugar de las madres que hoy nos escuchan y van a permitir que esta legisladora hoy ponga la razón a un lado y ponga su corazón. Como madre, lo peor que nos puede pasar es perder a nuestros hijos, es lo peor, y a más de una madre he oído decir, cuando pierde a un hijo: "parte de mí se ha ido con esa pérdida". Pero es más difícil saber, por ese sexto sentido que tenemos las madres, saber que no se ha ido, que no ha fallecido tu hijo o tu hija, sino que está por ahí, te dice que está por ahí tu sexto sentido, y esa búsqueda no es que se vaya contigo, es que te has ido para siempre, no parte de ti, se ha ido todo tu ser para siempre en esa pérdida. Por lo tanto, esas madres han dejado de tener presente y futuro, porque se han quedado ancladas en el pasado, y esta proposición no de ley reclama para todos que esas personas tengan presente y futuro.

Por lo tanto, desde el Grupo Parlamentario Socialista, como no puede ser de otra manera, vamos a votar a favor de esta proposición de ley, porque aquí el tiempo que pase es tremendo. Cada día que pase va a ir en contra de que esto se haga realidad, que las personas desaparecidas puedan tener un reencuentro, si lo desean, con esos familiares. Saber la verdad, en definitiva.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Cruz. Muchas gracias. Gracias.

(Aplausos).

Sé que a veces es imposible contener tanta emoción acumulada durante tanto tiempo. Gracias.

Grupo Nacionalista, señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Buenos días, señorías. Bienvenidos todos y todas las personas que nos acompañan hoy.

Decirles que una de las experiencias que nos llevamos de esta legislatura las personas que hemos llevado estos temas es haberlos conocido, haber tratado con ustedes, haber escuchado sus historias y haber intentado entender, si se puede, que no es fácil y no creo que lo logremos, la situación por la que ustedes han pasado a lo largo de su vida.

Yo coincido con algunas personas que han hablado antes, ¿no? Perder un bebé es una de las cosas más duras a las que se enfrenta en la vida un padre o una madre. Mi abuela siempre decía que la pérdida de un hijo es un agujero que se te queda dentro y que nunca se cierra, pero averiguar después que ese bebé no se ha perdido sino que ha sido robado debe suponer un dolor imposible de superar. También debe ser inenarrable el dolor de alguien que descubre que las personas que lo han criado pagaron por ello o fueron cómplices de un delito para poder ser padres y madres.

El robo de bebés, de niños y niñas, es y debe ser considerado -lo hemos dicho todos y desde luego desde nuestro grupo también lo queremos dejar claro- un crimen de lesa humanidad. Deben establecerse mecanismos de investigación, a través de la fiscalía estatal que plantea la ley que se está tramitando en el Congreso y también a través del refuerzo de los mecanismos, que hagan que las personas que han actuado de esta forma paguen por sus delitos. Por eso, desde el principio, nuestro grupo parlamentario ha apoyado la lucha por la verdad que han emprendido padres y madres, hermanos y hermanas y las propias personas que han descubierto que fueron robadas; por eso hemos votado a favor de la tramitación de esta ley en el Congreso de los Diputados; por eso hemos trabajado en esa proposición no de ley que se aprobó aquí; por eso, ante este texto que nos suscita dudas importantes sobre su contenido -y ahora entraré-, hemos decidido en nuestro grupo -que nuestra intención inicial era plantearnos si abstenernos-, al final, votar a favor de la tramitación y de esta forma conseguir aclarar qué es lo que se puede hacer desde el Estado, desde la comunidad autónoma, y qué debe hacer cada uno a favor de resolver y de saber la verdad sobre todo lo que ha ocurrido, específicamente en Canarias.

Porque este texto -y eso sí, esa parte me gustaría aclararla, y ahora entramos en la parte más legal de este tema, porque al final en lo que estamos es en el trámite de una ley-, este texto es exactamente el mismo texto que se está tramitando en el Congreso. Eso provoca un problema. De una parte, que decía el señor Jorge, es que no se sepa, si se aprueba una ley antes que la otra, cómo quedan relacionadas esas leyes. Pero tiene otro problema, y ese me parece más práctico, que es, si aprobamos la misma ley en el Congreso y aquí, lo que puede ocurrir es que un juez diga: "esto es competencia de la comunidad autónoma"; otro diga: "esto es del Estado"; o el Estado diga: "esto lo tiene que hacer la comunidad autónoma"; la comunidad autónoma diga: "esto lo tiene que hacer el Estado...". Quiero decir, aclarar qué tiene que hacer cada uno es muy importante, porque, si no, a lo que les estamos obligando a todos los afectados es a un peregrinar y a un cruce de pelotas entre administraciones, que es precisamente lo que queremos evitar.

Por eso las iniciativas que se contienen, que tienen que ver con la comunidad autónoma -y habrá que aclararlas- nosotros desde luego las apoyamos, igual que apoyamos que el Estado haga su parte, igual que decimos que la parte penal la tiene que hacer el Estado, que la comunidad autónoma no tiene competencias. Y, por tanto, que el Estado haga su parte, la comunidad autónoma su parte, los cabildos su parte e incluso algunos ayuntamientos, que también tienen que hacer su parte, pero eso tiene que quedar claro en las leyes, en aquella y en esta. Y, como todos estamos de acuerdo, ojalá entre todos, en el Congreso y aquí, podamos hacer las mejores herramientas para ayudar a que este problema se resuelva de forma eficaz y abandonar el peregrinar de despachos que puede suceder si aprobamos exactamente la misma ley en los dos sitios.

Y en esto quiero ser clara y por eso nos estábamos planteando abstenernos, pero para que no haya ninguna duda vamos a votar a favor, pero sí decimos que esta ley hay que pensarla muy bien y relacionarla con la del Congreso para que funcionen bien los mecanismos que creamos. Y en ese sentido decirles que, hombre, hay una cosa que ya hemos aprobado en este Parlamento, que es el banco de ADN, que lo incluimos en la memoria histórica, que para esto no tenemos que esperar, una de las herramientas. No es todavía suficiente, pero una ya está, y ya está trabajando la Consejería de Presidencia para poner en marcha ese banco de ADN y ojalá lo tengamos cuanto antes, porque en este tema, como en muchos otros, el tiempo corre en contra, porque hay muchas personas mayores que van cumpliendo años y hay que tener su ADN bien guardado.

Decía, señorías, que cada uno tiene que hacer su parte para que se sepa la verdad. Por eso creemos que los mecanismos del Congreso, el de aquí, el de todas las administraciones, tienen que ser claros, tienen que ser precisos y tenemos que dotarnos de herramientas que permitan que las personas afectadas encuentren, primero, un derecho fundamental, que es saber quiénes son, que esas madres, esos padres, reencuentren a sus hijos, que esos hijos puedan saber de verdad quiénes son sus padres, y que no podemos dejar atrás el dolor, estoy segura de que el dolor nunca desaparecerá, pero al menos saber la verdad seguro que lo mitiga.

Y por eso, permítanme que termine, cuando a veces hablamos de estas cosas, tendemos a pensar en cosas que le pasan a otra gente que no está cerca de ti, a la que no conoces. En mi caso, hay una persona a la que conozco mucho, que además es vecina mía, en Santa Cruz de La Palma, que es Elsa López, una escritora afamada canaria, que hace un tiempo explicó su caso y que lo hizo público, y empiezas a entender que eso le ha pasado a gente cercana, a gente que conoces. Y, por tanto, vaya para ella este reconocimiento final, porque es una persona en la que me gustaría... -como además, como digo, comparto mucha vida con ella-, pues, una persona que represente por su fama, por cómo ha superado esto, a todas esas madres, a esos padres, a esos hijos, a todas esas familias que han vivido la ignominia de saber que -como se ha dicho aquí-, no es que se les ha muerto un hijo -que ya es un dolor-, no que lo han perdido, sino que, además, han sido sustraídos y que las personas que lo hicieron, como ocurrió hace poco con el doctor Vela, salgan, no impunes, porque no salen impunes, sino con un delito prescrito. Con eso es con lo que tenemos que acabar.

Muchas gracias, señorías.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño.

Señorías, llamo a votación. (Suena el timbre de llamada). (Pausa).

Señorías, comienza la votación de esta iniciativa legislativa. (Pausa).

40 votos emitidos: 40, sí; ningún no, ninguna...

No, no, a ver.... Repetimos, a ver, es que están los seis segundos todavía, entonces va más rápido, están los seis segundos, están los seis segundos de la votación de presupuestos. Venga, comienza la votación, señorías. (Pausa).

Sí, señorías, 51 votos emitidos: 51, sí; ningún no; ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad de los presentes.

(Prolongados aplausos).

Ahora sí, señorías, ahora sí, ahora sí.

Gracias a todas sus señorías, al Colectivo Sin Identidad, a los que invito a que nos acompañen ahora. Vamos a hacer una pausa, señorías, en el pleno, sin levantarnos, por favor, sin levantarnos, para dar paso al Coro Juvenil de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, a los que les pido un fuerte aplauso para ellos y para ellas, con su directora, Marcela Garrón Velarde.

Y dar las gracias también al Cabildo de Gran Canaria por la colaboración con este Parlamento para escuchar y deleitarnos con esta fantástica actuación de estas jóvenes, no promesas sino ya realidades musicales.

En lo que se colocan, comentarles que nos van a interpretar, en primer lugar, un villancico alemán y seguidamente un villancico de Navidad canaria, que ellos han llamado "popurrí de villancicos".

Vayan acomodándose y siéntase como en su casa, que es esta, el Parlamento de Canarias, la casa también de todos ustedes. Es un honor recibirles y desde luego estamos encantados, encantadas, de poder contar con estas fantásticas voces, que les aseguro que con esta acústica que tenemos en esta sala, después de esta iniciativa que nos ha apretado un poco los corazones, espero y deseo que nos reconforten musicalmente hablando.

Señorías, pido el máximo silencio, que necesita la directora para dar la nota correspondiente.

(El Coro Juvenil de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria interpreta O Tannenbaum, canción popular alemana, y Villancico de Navidad canaria [popurrí de villancicos]).

(Aplausos).

La señora presidenta: Vamos a cantar todos.

(Los miembros de la Cámara y el público invitado al acto, puestos en pie y batiendo palmas, cantan, junto con el Coro Juvenil de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, Una sobre el mismo mar, de Benito Cabrera).

(Aplausos).

Muchísimas gracias al Coro Juvenil de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Este es el potencial que tiene nuestra tierra y ellos y ellas lo han acreditado y nos hacen sentir mucho orgullo de lo bien que se trabaja aquí, en Canarias.

Gracias por este fantástico colofón y sirva de felicitación musical navideña, que, como es tradicional, hacemos todos los años. Gracias. Muchas gracias.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPL-0031 Sobre Sobre los menores robados en la Comunidad Autónoma de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico