Diario de Sesiones 148/2019, de fecha 30/1/2019
Punto 28

9L/C-2102 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, SOBRE LA CRISIS POLÍTICA E INSTITUCIONAL DE LA UE Y SU IMPACTO EN CANARIAS, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC).

La señora PRESIDENTA: Vamos ahora, señorías, a las siguientes dos comparecencias, que son en este caso acumuladas. Vamos a ver la 2132 y la 2102, del Grupo Parlamentario Nacionalista y Grupo Parlamentario Nueva Canarias, en este caso sobre el brexit y crisis política institucional en la Unión Europea, entre paréntesis brexit.

Tiene, para comenzar, el Grupo Nacionalista, que fue el primero de presentación. La señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor consejero.

Europa no pasa por su mejor momento. El proyecto común europeo se ha visto tocado en los últimos años por muchos factores: la crisis migratoria y la falta de una posición europea común y firme en cuanto a políticas de asilo, los efectos negativos de las políticas de austeridad, que han sido el caldo de cultivo para algunos populismos -ejemplo claro lo tenemos en Italia-, el azote de las nuevas formas de terrorismo y la puntilla vino dada por la decisión del Reino Unido de desconectarse de la Unión.

Hace ahora casi dos años el Reino Unido notificaba la activación del artículo 50 del Tratado de la Unión y se abría un proceso inédito entre el Reino Unido y la Unión Europea para fijar las condiciones y los términos de la retirada y definir el futuro encaje del Reino Unido en la Unión Europea. Este es un proceso decisivo para Europa, porque de una gestión inteligente del fenómeno del brexit dependerá evitar el efecto contagio en otros países donde los euroescépticos también han proliferado.

El brexit tiene una enorme incidencia para Canarias. A nuestro grupo parlamentario el resultado del referéndum en el Reino Unido nos pareció una mala noticia para el proyecto europeo y, por tanto, también una mala noticia para Canarias. No obstante, siempre hemos entendido que es preciso abordarla con cautela, con tranquilidad y estar vigilantes. En un primer momento la noticia produjo una turbulencia financiera, con la caída de los mercados y la devaluación de la libra, que posteriormente se estabilizó. No obstante, siguen siendo muchas las incertidumbres en torno a este fenómeno. Una hipotética devaluación de la libra encarece cualquier destino de la zona euro. No obstante, también hay que tener en cuenta que el turismo británico, el mercado británico, es muy fiel a Canarias y lo que sí puede ocurrir es que se acorten los tiempos de estancia y que el gasto medio disminuya. Tampoco hay que perder de vista la situación del sector primario y su incidencia en las exportaciones hortofrutícolas, los efectos en el mercado de viviendas, los estudiantes en este país, el mercado de trabajo, tanto para los canarios allí como para los británicos en Canarias, incluso incidencias hasta en el ámbito de la sanidad.

Nos pareció una noticia positiva y una decisión muy razonable que el Gobierno de Canarias creara una comisión para analizar las posibles consecuencias del brexit para la economía del archipiélago, porque influye en tantos sectores. La comisión ha permitido hacer un seguimiento al proceso y ha contribuido a identificar amenazas en la medida de lo posible, que no nos coja por sorpresa y que cuando haya que tomar decisiones y haya que tomar medidas tengamos la información.

Le hemos solicitado esta comparecencia para conocer cómo va el seguimiento del fenómeno después de los últimos acontecimientos. Queremos también que nos dé cuenta de la información que le ha trasladado el Gobierno de España en la reciente reunión de la Conferencia de Asuntos Relacionados con la Unión Europea -la Carue- y si tienen noticias de si el Estado tiene algunos planes previstos, el Gobierno de España, para paliar las posibles consecuencias del brexit en España y sobre todo en Canarias por la incidencia del mercado británico en las islas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Beato.

Turno ahora para el Grupo Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías, muy buenos días.

Hemos pasado de una Europa que levantaba ilusión a una Europa que lo que genera es decepción, desgraciadamente. Un espacio político, económico, cultural, de derechos, de libertades, que determinó una parte importante de la historia contemporánea del continente, se ha impregnado... por la vuelta de ideas conservadoras, por la vuelta a los Estados nación, por la vuelta al ultranacionalismo, por el impacto de la crisis económica, que yo sostengo que es una de las claves de la crisis de legitimidad de la Unión Europea; un espacio político que no fue capaz de interpretar de manera adecuada las consecuencias de la crisis y que ha impactado en sectores populares que han reaccionado con conservadurismo. La mejor expresión de la crisis de Europa es el ultranacionalismo, hoy expresado en términos electorales en Hungría de manera radical, con mayoría relativa en Polonia, Alternativa por Alemania, el Frente Nacional con su nueva denominación, los promotores del brexit, en definitiva, el ultranacionalismo. Mi impresión es que en las elecciones del 26 de mayo las ultraderechas, los euroescépticos, los contrarios a la Unión van a tener 150, 180, 200 diputados en la Eurocámara.

De manera que Europa está en una severa crisis de legitimidad, de ilusión y de futuro y no es una buena noticia, porque yo creo que en los países del sur la situación ha sido diferente, aunque también empieza a resquebrajarse, el caso de Italia.

Pero si lo expresa algo con claridad es la salida del Reino Unido. La salida del Reino Unido es una expresión clara de una crisis relevante, de supervivencia, de alto impacto, porque no hablamos de cualquier país, de cualquier Estado. De los tres grandes Estados de la Unión este es uno y, en términos económicos, especialmente relevante.

Una salida ordenada del Reino Unido, como estaba apuntada en el acuerdo entre el Gobierno y Comisión, parecía una salida razonable, porque nos permitía mantener al Reino Unido en la unión aduanera hasta el 2020, permitía mantener su aportación al presupuesto, que es una aportación neta de 12 000 millones de euros, porque se mantenía en el mercado único y además se mantenía el espacio, el cielo único, con lo que eso representa en el mercado aéreo en Europa. Una salida dura, rupturista, en fin, que uno no sabe cómo acabará -hay noticias todos los días, hay tensiones todos los días-, pero una salida rupturista impactará, primero, en la economía del Reino Unido, donde el retroceso va a ser evidente -todos tenemos familia, amigos, viviendo allí por razones laborales o de estudios-. Hay acaparamiento hasta de alimentos y de medicamentos en algunos sectores de la ciudadanía ante el temor, un país que importa mucho, al desabastecimiento, ante una ruptura brusca.

Tendremos problemas muy serios, territorios especialmente sensibles y vinculados. Nosotros, en el sector de exportación agrícola, pues, tenemos la mitad del sector hortofrutícola comprometido con la Unión Europea.

Una ruptura brusca dejaría a ese país fuera de Europa y, por lo tanto, país tercero. Las ayudas al transporte, las ayudas a la comercialización quedarían en entredicho. Hay que ver qué respuesta legal se da por parte de la Unión Europea a esas políticas. Y el tema turístico, el tema turístico será de alto impacto, primero porque el retroceso de la economía británica está estimado... Es verdad que hay estimaciones muy diversas, desde los que hablan de un punto del PIB a gente que llega a hablar de entre seis y ocho puntos de retroceso de la riqueza nacional del Reino Unido, con lo que eso significa para los propios británicos y el efecto arrastre que pueda tener en el continente. La devaluación de la libra va a reducir la capacidad de compra de los británicos y, por lo tanto, las posibilidades de ir fuera, con sus dificultades. El mercado aéreo, hay varias compañías relevantes en el movimiento turístico, pero también de pasajeros residentes que podrían verse afectadas.

En esta primera intervención es qué previsiones tiene el Gobierno de Canarias en el impacto y en las medidas y qué previsiones tiene el Gobierno de España, en lo que sea de conocimiento del Gobierno de Canarias, en el impacto y en las medidas para paliar las consecuencias de una salida rupturista.

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Por parte del Gobierno, el señor consejero. Señorías, silencio.

Doce minutos, consejero. Doce, máximo.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez): Gracias, presidenta. Señorías, buenos días.

Comparezco hoy, como ustedes saben, para tratar un tema de intensa actualidad: el brexit. Y lo hacemos desde dos ópticas: una, la previsión de cómo puede afectar a la economía de nuestro archipiélago y, por otro lado, la crisis política e institucional de la Unión Europea y su impacto en Canarias.

Sobre el primero de los temas, la previsión de cómo podrá afectar el brexit a nuestro archipiélago, recordar, señorías, y tal como señaló la señora Beato, la preocupación que tuvo el Gobierno de Canarias por el brexit, que desde el primer minuto, es decir, en octubre del 2016, creó una comisión de trabajo, seguimiento y evaluación de las consecuencias de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, con la finalidad clara de valorar permanentemente el alcance de este proceso de retirada. Un trabajo que se ha materializado en diversos estudios.

En los informes de seguimiento que hemos realizado hemos tenido en cuenta el impacto general del brexit en la economía canaria, especialmente en los sectores que se pueden ver más afectados, como ha señalado su señoría, el agrícola y el turístico. Y así, el pasado jueves, 24 de enero, participé en la Conferencia para Asuntos Relacionados con la Unión Europea -la Carue-, en la que se reúnen el Estado y las diferentes comunidades autónomas, y solicité que se adoptasen medidas específicas en materia de conexiones aéreas y en materia de agricultura. Y esto tras la difícil posición del Reino Unido ante su desconexión de la Unión Europea, que, como bien han citado sus señorías, es un proceso en que las noticias todos los días van cambiando. Además, tuve la oportunidad de expresar la urgencia de establecer y poner en marcha los planes de contingencia si el Parlamento británico rechaza definitivamente el acuerdo con la Unión Europea y nos enfrentamos a un escenario de salida sin acuerdo el próximo 30 de marzo de 2019.

En cuanto al turismo, la principal actividad económica de Canarias, también manifesté en dicha conferencia que el gasto turístico de los ciudadanos del Reino Unido supone el 12,4 % de nuestro PIB y que además, en algunas islas, el gasto turístico de los ciudadanos del Reino Unido se acerca al cuarenta por ciento del gasto turístico total. Por tanto, nos mostramos especialmente interesados en conocer cómo afectará la capacidad de operar en la Unión Europea de compañías aéreas de capital británico con gran cantidad de vuelos a Canarias, como las que ustedes ya conocen, ya que existe una gran incertidumbre en el sector turístico en Canarias, que recibe casi un tercio de los turistas británicos de España.

También tuve la oportunidad de trasladar al ministerio nuestra preocupación por la situación en la que queda la línea Iberia, de capital mayoritariamente británico, y sobre todo qué va a ocurrir con los vuelos interiores de esta compañía de la Unión Europea, incluyendo los vuelos entre Canarias y Península, máxime teniendo en cuenta la importancia que tiene esta compañía en la conexión de los canarios y canarias con la Península.

Continuando, señorías, con la previsión de cómo podría afectar el brexit a nuestro archipiélago, también, en el marco de la Carue de la semana pasada, planteé la incidencia de la desconexión del Reino Unido de la Unión Europea en las exportaciones agrícolas en Canarias. En este sentido, indiqué que las exportaciones de legumbres y hortalizas al Reino Unido, y especialmente tomate y pepino, suponen el 40 % de las exportaciones canarias de dichos productos. En el caso de una desconexión brusca del Reino Unido, las ayudas al transporte de mercancías agrícolas pasarían a ser ilegales, al ser el Reino Unido un país no Unión Europea, y también algunas ayudas a la comercialización del Posei a países, que también, y a países, ya que también dejarían de aplicarse a los envíos al Reino Unido.

A nuestro juicio, en las islas se pueden aplicar mecanismos excepcionales basados en el artículo 349 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, posibilidad que ha sido también abordada en la propia Comisión Europea durante la Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas en noviembre del pasado año. En este sentido, creemos que existe la posibilidad de efectuar una excepción al marco del Posei y aumentar las ayudas del Posei para incluir la parte que España dejaría de pagar por el transporte de mercancías agrícolas, y así lo hemos trasladado.

A estos dos importantes temas, turístico y agricultura, también debemos unir para analizar las consecuencias del brexit en nuestra tierra otros aspectos como son las inversiones británicas en las islas, los movimientos demográficos y laborales entre Canarias y el Reino Unido y otros riesgos para nuestra economía, que vienen determinados, entre otros factores, por la evolución de la libra esterlina y los posibles cambios normativos en los dispositivos europeos de ayudas, y también el futuro de la política de cielos abiertos, el estatus de los residentes del Reino Unido en España y los españoles en el Reino Unido, así como la futura política arancelaria.

En cuanto a la segunda de las comparecencias, la que trata sobre la crisis política e institucional de la Unión Europea y su impacto en Canarias, saben ustedes que la Unión Europea ha celebrado el sesenta aniversario de la firma del tratado fundacional, el de Roma, que creó la Comunidad Económica Europea, inmersa en momentos de gran inestabilidad debido a diferentes retos a los que debe hacer frente en un futuro próximo.

El proyecto de soberanía compartida e integración económica de los padres fundadores que desembocó en la Unión Europea ha logrado, hasta el momento, el periodo más largo de paz y de prosperidad en la historia del continente europeo. Gracias al mismo, se han creado con éxito el mercado único, la unión aduanera, el euro o programas como el Erasmus. Sin embargo, en estos últimos años, la Unión Europea ha debido enfrentarse a diversas amenazas en la forma de crisis económicas y sociales, que han tensionado su funcionamiento interno y hecho tambalear su proyecto común. Me refiero a la crisis económica, social y financiera o a la grave problemática de la emigración. Es cierto que se logró evitar el colapso de la economía europea, pero las causas profundas que la llevaron a esta crisis no se han podido solucionar de una manera conjunta. Por ello el crecimiento de la economía europea sigue siendo contenido y hay voces que apuntan a posibles crisis futuras.

En relación con estas amenazas, las económicas, la población europea ha padecido un periodo intenso de austeridad, en el que las tasas de desempleo han aumentado y las condiciones de vida se han visto empeoradas, alentando sentimientos de desconfianza en soluciones europeas y de descrédito de las negociaciones internacionales.

En este difícil contexto, los españoles siguen manifestándose claramente proeuropeos, ya que casi nueve de cada diez ciudadanos españoles, el 88 %, se sienten ciudadanos de la Unión Europea. Se trata del valor más alto de la Unión, tan solo superado por los ciudadanos de Luxemburgo, con un 90 %, frente a un 70 % en que lo hace el resto de la Unión Europea.

El caso de la ciudadanía canaria es similar, con el único pinchazo de la participación en las elecciones europeas, cita electoral de la que los canarios han sido históricamente los que menos participan en relación con la media nacional.

Por otro lado, tenemos el fenómeno migratorio. Se trata de una de las grandes preocupaciones ciudadanas en los últimos tiempos, problemática que ha generado la división de opiniones y reacciones en distintos países europeos, que se ha caracterizado por una gestión ineficaz y además irresuelta.

A ello debemos unir la amenaza de un crecimiento del sentimiento del euroescepticismo y, a pesar de la magnitud de los retos planteados a escala global y europea, los Estados se han centrado en sus problemas domésticos, debilitando, por tanto, el proyecto común.

El reiterado incumplimiento de los acuerdos alcanzados a nivel europeo por algunos de los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea ha provocado tensiones que han resultado en la aplicación del artículo 7 del Tratado de la Unión Europea a países como Polonia y Hungría.

Finalmente, debemos nombrar la amenaza del brexit, que si nada lo impide se hará efectivo el próximo mes de marzo y sobre el que hemos tenido oportunidad de debatir largamente en esta Cámara.

Es pronto, y a su vez complicado, calcular de forma precisa los efectos que va a tener el brexit en la Unión. Quiero recordarles, señorías, que esta situación no es una situación deseada por el resto de los Estados pertenecientes a la Unión Europea y que sus efectos, en cualquier caso, serán negativos para todos.

Se conoce en estos momentos, y a la vista de los resultados continuos, cómo va a quedar nuestro estatus o marco jurídico del Reino Unido en lo que se refiere a sus vínculos económicos con la Unión Europea y, más concretamente, respecto a la circulación de mercancías y de personas. En este escenario, la única certeza con la que contamos es la incertidumbre, ya que todavía están abiertos todos los escenarios. A este respecto, y como ustedes bien saben, la economía canaria tiene un elevado grado de interrelaciones económicas con el Reino Unido, destacando las áreas de turismo y agricultura, como ya mencioné.

En este contexto, los efectos del brexit pueden ser tanto directos como indirectos. Los directos son los que se van a derivar directamente de las relaciones comerciales de Canarias con el Reino Unido en bienes, servicios y turismo y que se ven afectadas, por un lado, por la evolución del tipo de cambio de la libra esterlina frente al euro o también por la evolución de la economía del Reino Unido.

En cuanto a los efectos indirectos, por su parte, se derivan del impacto sobre la economía de la eurozona y, en particular, sobre la economía mundial en general.

Todo apunta a que los efectos serán más evidentes sobre la economía canaria en su principal sector productivo, que es el turismo, sin olvidar también los efectos de los productos agrarios. Los principales riesgos para la economía canaria vienen determinados, por tanto, por la evolución de la libra esterlina, el futuro de la política de cielos abiertos y el estatus de los residentes del Reino Unido en España.

En cuanto a las medidas a adoptar, al margen de maniobras del Gobierno de Canarias, señorías, como ustedes saben, son limitadas, ya que buena parte del control de las variables más relevantes, como son la política comercial, aranceles de transporte, cielo único o el tipo de cambio, se gesta en instituciones supranacionales, la Comisión Europea o también en mercados de divisas y financieros.

En lo que respecta al turismo, nuestro margen de maniobra se limita a políticas destinadas a lograr una mayor diversificación de los clientes, tanto desde un punto de vista de mercado como de acceso al segmento de clientes con mayor capacidad de gasto o mayor disposición a gastar y, por tanto, menos sensibles al precio.

Pero en este panorama no muy halagüeño Canarias ha apostado claramente por reforzar su presencia en Europa a través de la Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas. Se ha erigido este organismo como un mecanismo privilegiado de interlocución de estas regiones a nivel europeo, desde el convencimiento de que la actuación en bloque cohesionado permitirá alcanzar mejores soluciones para la ultraperiferia.

La actuación conjunta de las RUP, marcada por una cooperación política y técnica cada vez más importante, apoyada por sus respectivos Estados miembros -España, Francia y Portugal-, robustece su posición como principal fuente de propuestas a todos los actores implicados en la estrategia europea a favor de estas regiones. Las RUP continúan confiando en Europa para mejorar su tratamiento conjunto, adaptado y modulado al ordenamiento jurídico.

Canarias, a la cabeza de las RUP, apuesta por restaurar la confianza de los ciudadanos con el proyecto de construcción europea mediante acciones decididas y el refuerzo de un diálogo privilegiado con la ultraperiferia, un diálogo privilegiado con la ultraperiferia que permita contribuir desde estas regiones a la reflexión sobre el futuro de la Unión.

Debemos felicitarnos por el trabajo conjunto realizado por las RUP durante mucho tiempo y plasmado en numerosas propuestas negociadas a nueve, entre regiones que también tienen importantes diferencias, y que ha permitido amortiguar los efectos de la crisis en nuestras regiones. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

En la negociación del marco financiero plurianual 2021-2027, nos queda un largo camino marcado por negociaciones entre el Consejo y el Parlamento, en las que habrá que luchar con posiciones contrarias a nuestros intereses colectivos. Las negociaciones se prevén duras y difíciles y agravadas por el resultado final del brexit. Es nuestra responsabilidad, la de todos y cada uno de los que estamos en esta Cámara, luchar para que el futuro Parlamento Europeo no sea una cámara de representación y altavoz de euroescépticos.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

Turno del Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA (Desde su escaño): Gracias, señor presidente. Señor consejero, buenos días.

Coincido plenamente con usted en que la situación que tenemos actualmente es de incertidumbre, pero esa incertidumbre ya está generando consecuencias y podemos verlas, por ejemplo, en la afluencia de turistas británicos a Canarias. Estamos hablando de nuestro principal proveedor turístico, proporciona un tercio de la llegada de turistas a Canarias, estamos hablando de más de cinco millones de turistas anuales. Se crea también una incertidumbre en el Reino Unido y esa posible devaluación de la libra hace temer que haya luego empresas que apuesten por otros destinos. Yo, por ejemplo, es lo que extraigo de las declaraciones del director de Ryanair, cuando dice que la gente está harta de Canarias, y apuesta por otros destinos, como son los de Oriente Próximo.

Luego tampoco ayudan mucho, digamos, algunas de las medidas que toma el Gobierno de Canarias o que pretende tomar el Gobierno de Canarias, y nos hablara de una medida que hemos visto en prensa, y es la posibilidad de la exención del IGIC a los turistas británicos una vez que entre el brexit. Usted mismo dijo en su intervención que los ciudadanos británicos, del Reino Unido, suponen el 12,4 del PIB regional. Si tomamos, por ejemplo, los números del año pasado, del 2018, nuestro PIB fue de 45 300 millones de euros; por lo tanto, el turismo británico aportó 5617 millones de euros. Imagínese que deducimos ese 6,5 % del IGIC; pues dejamos de ingresar 365 millones de euros. Por lo tanto, nos gustaría que nos explicara esta posible medida, si es una realidad o simplemente es una de las medidas u observaciones que ha hecho ese comité que se creó en Canarias para el seguimiento del brexit.

También nos preocupan las exportaciones de nuestros productos hortofrutícolas al Reino Unido, han descendido últimamente. ¿Qué previsiones existen para nuestro sector primario, una vez que la normativa comunitaria fitosanitaria deje de aplicarse en el Reino Unido? ¿Qué consecuencias van a tener para nuestros agricultores? Y también nuestras agricultoras, por supuesto, porque siempre hablamos de ese empoderamiento de la mujer en el sector primario. Y, por supuesto, de la diversificación económica de Canarias, de la que siempre hemos hablado: ¿qué repercusiones puede tener?

Y, por supuesto, debemos abogar también por que las relaciones comerciales no caigan en una guerra arancelaria, claro. Eso para nosotros también es una de las grandes preocupaciones.

Y otro tema que nos preocupa enormemente, por supuesto, también es la futura situación de los ciudadanos, tanto de los canarios que residen en Reino Unido como de los británicos que residen en Canarias. Una situación de incertidumbre respecto a los permisos de residencia, que hasta ahora no eran necesarios, el acceso a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales... En fin, señor consejero, ¿qué previsiones tiene el Gobierno canario sobre esto y qué medidas se van a tomar? Y, por supuesto, deberíamos darles cierta tranquilidad a estas personas en ambos lugares, como ya dije, tanto a los británicos que se encuentran aquí como a los canarios que se encuentran en el Reino Unido, y toda esa tranquilidad depende de la respuesta que dé su Gobierno.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno del Grupo Podemos, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días.

Por una vez, y sin que esto vaya a servir de precedente, reconozco que el Gobierno de Canarias desde 2016 comenzó a moverse por este asunto. Yo creo que tal vez no ha trasladado, le ha faltado trasladar a la sociedad canaria la preocupación de lo que puede significar una nueva crisis en Canarias ocasionada tanto por la cuestión del turismo como por la cuestión agraria. De manera especial, entre otros asuntos. Pero creo que en los últimos tiempos solo hemos acudido, en los medios de comunicación, a ver noticias, por ejemplo, cuando las elecciones andaluzas, sobre lo que significaba el brexit para el Campo de Gibraltar y aledaños y parece que esa es la única discusión, el debate social que se ha hecho en este país, por lo menos público, respecto al brexit. Los demás han sido en pequeños grupos, no han llegado al conjunto de la sociedad en general.

Coincido con el señor Román Rodríguez en que Europa está sumida en una crisis. Una crisis por un lado en lo económico, porque es un duro palo para ambas partes, supongo, tanto para el Reino Unido como para la propia Unión Europea, el que uno de sus socios principales haya decidido marcharse; pero la Unión Europea está sumida en otras crisis también, como las de carácter social o la de carácter humanitario, a las que no ha sabido dar respuesta suficiente, y eso está claro que ha causado desafección. Por mucho que se diga que nueve de cada diez se sienten europeos, en los resultados electorales, vemos que la gente, y en Canarias de manera especial, no acude a votar en esas elecciones.

En esa visión de la geopolítica internacional, el que se nos considere ultraperiféricos... Yo devolvería un poco también la pelota: depende del punto de vista del observador, si el observador lo encontramos en Canarias, la ultraperiferia está en otro sitio. Pero, en fin, no deja de ser un lenguaje que también, yo creo que no fue muy acertado cuando se nos metió en ese lugar desde una visión centralista de Europa.

Somos conscientes de que las medidas que traiga consigo el brexit... Ayer mismo se asistía en la Cámara de los Comunes a una nueva votación para, otra vez, reintentar renegociar la frontera norirlandesa. Entonces la Unión Europea y el Reino Unido tendrán, de nuevo, que volverse a sentar, seguramente, para volver a hablar del asunto, pero el mandato, el mandato termina en mayo, y en marzo eran los dos años. Por tanto, la Unión Europea quisiera, parece que a finales de mayo, tener cerrado el asunto, porque hay que hablar del presupuesto plurianual de los próximos años.

Por tanto, yo una de las preocupaciones que les tengo que manifestar aquí es, ¿se ha llegado suficientemente a los pequeños y medianos empresarios canarios, que son el altísimo porcentaje de la economía canaria, para que se preparen de alguna manera o nos preparemos para ese brexit? Porque no me gustaría que una nueva crisis en Canarias volviera a traer lo que ha ocurrido en épocas anteriores. Cada vez que ha habido una crisis profunda en Canarias, y esta lo puede ser relativamente, porque un tercio de nuestra economía, en el caso del turismo, un 50 % de las exportaciones agrícolas, la cuestión del mercado laboral, etcétera, pueden verse afectadas sensiblemente. Por tanto, no me gustaría que hubiera, como respuesta de la sociedad canaria, la necesidad de una nueva oleada migratoria hacia el exterior, como nos pasó desde siglos anteriores cada vez que hubo una crisis profunda en Canarias, que muchas de ellas o algunas de ellas tuvieron relación también con el Reino Unido, como nos pasó con el vino, con la cochinilla o con otras situaciones anteriores. Es decir, nuestra relación con el Reino Unido es muy vieja pero también nuestros desencuentros y la producción de nuestras crisis tienen su raíz ahí. Por tanto, de ahí la manifestación de esta preocupación.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Marrero.

Turno ahora del Grupo Popular. Señor Estalella.

La señora TAVÍO ASCANIO: Señor consejero, al Grupo Parlamentario Popular nos da vértigo...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Perdón, perdone, señora Tavío. Tenía aquí la chuleta y, efectivamente, Grupo Popular, quien interviene es la señora Tavío. Discúlpeme, señor Estalella.

Señora Tavío, cuando quiera. Tiene cuatro minutos.

La señora TAVÍO ASCANIO: ... nos da vértigo el remolino de endeudamiento en la Unión Europea, el remolino de nacionalismos y, por lo tanto, ese huracán, que yo espero sea borrasca, de crisis en la Unión Europea. Y además incluya, a esa incertidumbre, los presupuestos del Estado del 2019, que todo apunta a que sean también el camino a una nueva recesión.

Señor consejero, le acabo de entregar una campaña que ha hecho el Parlamento Europeo en España (mostrando un documento a la Cámara), precisamente llamándonos a todos a la mayor participación, porque como canarios a mí me da vergüenza, como una de las regiones de la Unión Europea, ultraperiférica, más mimadas, precisamente por estar lejos, me da vergüenza que nuestra participación sea muy por debajo de la Unión Europea. Y, por lo tanto, los invito a todos, ahora les daré la cartulina, a unirse a esta campaña para llamar a la participación.

Lo decían los que me han precedido en el uso de la palabra, Europa acaba de celebrar los sesenta años desde el Tratado de Roma, pero yo quiero hablar de aquel 9 de mayo en el que Robert Schuman, como ministro de Asuntos Exteriores de Francia, proponía poner en común el carbón y el acero, nada más y nada menos que para terminar con las guerras en Europa. La I Guerra Mundial supuso entre diez millones y treinta y un millones de muertos en Europa, de ciudadanos europeos como nosotros, y la II Guerra Mundial, que terminó en 1945, y no hace tanto, señorías, entre, precisamente, setenta y ochenta y tres millones de europeos. Churchill hablaba del réquiem de 15 millones de muertos que supuso el Holocausto y el mayor genocidio del mundo.

Y Europa es precisamente ese proyecto de paz, ese proyecto de solidaridad, ese proyecto al que yo invito a todos y cada uno de los diputados de esta Cámara a ayudarnos a defender y a incorporar en nuestros programas electorales la importancia de la Unión Europea y lo mucho que nos jugamos en ese proyecto europeo, porque soy europeísta convencida. Porque, señor Rodríguez, desde luego, si la gente en Canarias vota al Partido Popular, al Partido Popular Europeo, le aseguro que no se darán esos 200 escaños de euroescépticos que usted hoy avista. Y yo le invito a usted, al Grupo Nacionalista Canario, al Grupo Socialista Canario y a todos y cada uno, también a Podemos y al Grupo Mixto, a sumarse a esa campaña de más Europa y de fortalecer Europa.

Señorías, afortunadamente, estamos en ese periodo transitorio que el artículo 50 establecía, donde todavía tenemos libertades de circulación de mercancías, de servicios y, por lo tanto, no ha llegado el 30 de marzo. Pero, señorías, lo decía al principio de mi intervención y lo reitero: nos da vértigo. Es verdad que tenemos un informe de 585 páginas, 185 medidas del Gobierno de Canarias para vacunarnos. Pero, señor consejero, son tantos... O sea, el hundimiento del bono británico, precisamente la divisa británica se hundió como consecuencia de la aprobación del brexit; los residentes británicos en Canarias gastan sus pensiones aquí: ¿podrán permitirse cortados, podrán permitirse el cup of tea.

Señor consejero, usted habló de las líneas aéreas, de Iberia, de Vueling, pero Thomas Cook, Ryanair. Son tantas...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Tavío.

Turno del Grupo Socialista, señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Señorías.

Las democracias más consolidadas del mundo están sometiéndose a un duro test en pleno siglo XXI. El populismo revestido de nacionalismo exacerbado o de aislacionismo reaccionario está colocando al borde del abismo no solo a las instituciones democráticas sino que de paso está afectando gravemente a las economías mundiales. El brexit, como ya se ha dicho aquí, es un claro ejemplo de ello. Por eso valoramos que se hayan abierto espacios de reflexión sobre este asunto, como también hemos hecho en la comisión de acción exterior de este Parlamento. El gran problema es que de momento no vamos a poder ir más allá de los análisis y de adoptar algunas medidas preventivas, señorías. Ello es así por la incertidumbre que está presidiendo todo este proceso y que se extiende también a las posibles consecuencias de los distintos escenarios que están sobre la mesa.

Canarias no es actora en este proceso; sin embargo, como ya se ha dicho y ha señalado el señor consejero, vamos a padecer sus consecuencias. El turismo británico supone un 33 % de nuestra principal industria y, sin que aún se concrete el mecanismo de salida, la devaluación de la libra por la incertidumbre está detrás también de la ligera caída en la llegada de turistas en el año 2017. Nos encontramos también con importantes aerolíneas de capital mixto que podrían ver mermada su capacidad para dotar de conectividad al destino de Canarias.

Y tampoco podemos obviar el impacto en nuestro sector primario -se ha dicho aquí también-, que tiene que ver tanto con el impacto a las ayudas a la exportación de, por ejemplo, hortalizas, como tomates y pepinos, al Reino Unido o con la pérdida de competitividad por los costes añadidos si los británicos quedan fuera de la unión arancelaria.

Cuando se consume el proceso, el Gobierno va a tener que hacer valer nuestro estatus RUP, tanto en el seno de la Unión Europea como ante el Gobierno de España, y va a tener ahí el apoyo y el respaldo del Grupo Parlamentario Socialista. Pero que aseguremos nuestras compensaciones, señorías, no es excluyente de que trabajemos para dejar de necesitarlas. Señorías, desde el Partido Socialista aspiramos a que Canarias, por una vez, salga de un cambio de escenario fortalecida.

¿Qué es lo que está haciendo el Gobierno de Canarias? Ya lo hemos señalado aquí: el Ejecutivo constituyó ya en 2016 una comisión específica y conocemos los esfuerzos del señor consejero por generar comprensión en los operadores institucionales para, cuando llegue el momento, poder plantear compensaciones, algo que mi grupo va a apoyar decididamente.

Conocemos también el impulso del área de turismo en la búsqueda de nuevos mercados, con un claro esfuerzo por recuperar el terreno perdido en el mercado nacional, algo que también valoramos.

Nos gustaría, señor consejero, que nos explicara, si es posible, si usted está en condiciones de hacerlo, el mecanismo de devolución del IGIC a los turistas británicos anunciado por el presidente del Gobierno y también por la consejera de Hacienda. De momento desconocemos el alcance y el contenido.

En definitiva, creo que se está trabajando en la línea que corresponde. Tenemos que esperar, porque está abierta una incertidumbre, que sin duda, sin duda tendremos que afrontar, porque derivará consecuencias graves para Canarias, para toda la Unión Europea, pero a nosotros como canarios nos afectará bastante, y de ahí que valoremos que por lo menos se hayan puesto en marcha mecanismos para el estudio y métodos para ver cómo afrontamos esta crisis.

Gracias, presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Pérez.

Turno de uno de los grupos proponentes, del Grupo Nacionalista. Señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señor presidente.

Lo decía el consejero, recordaba el consejero, en marzo del año 2017 los líderes europeos celebraban, con un encuentro en Roma, el sesenta aniversario del Tratado de Roma por el que se fundó la Comunidad Económica Europea, y entonces las palabras del presidente Juncker, seis décadas después de su nacimiento, decían que el proyecto común se enfrenta a una crisis existencial.

En sus años de andadura, ha cosechado resultados positivos en torno al mercado común, basado en la libertad de circulación de personas, de bienes, de servicios y de capital, la unión aduanera, la moneda común, su influencia política y diplomática en el mundo y en un conjunto de políticas comunes entre los países miembros, como la política agrícola común, la comercial, la de transportes o la medioambiental. Pero, por encima de todo, la Unión ha favorecido una convivencia pacífica que ha permitido a Europa vivir el periodo de paz más largo de su historia. Sin embargo, a pesar de todos esos avances, hoy estamos ante una Europa muy debilitada que pasa por sus horas más bajas. Se ha resentido el proyecto común por la incapacidad de acometer los problemas de la inmigración y el terrorismo, las consecuencias derivadas de la terrible crisis económica, las desigualdades sociales, los elevados índices de desempleo, el ascenso de los populismos y los problemas a los que se añade, a los que se suma, el brexit.

Europa conseguirá reforzar el proyecto y superar ese futuro tan incierto si abandona su tibieza ante la crisis de los refugiados y aborda una política migratoria y de asilo común, si es capaz de mejorar su seguridad reforzando la lucha contra las nuevas formas de terrorismo, que producen efectos devastadores, y en el plano económico debe desterrar las políticas de austeridad que han favorecido el avance de los populismos extremos, y eso implica una apertura hacia una dimensión más social que permita crear empleo y preservar el Estado de bienestar.

El proyecto común ha sido un excelente paraguas para Canarias, desde el reconocimiento jurídico, en el artículo 349 del Tratado de Lisboa, de una situación específica en la Unión Europea en consideración a nuestras singularidades como región ultraperiférica. Pertenecer a las RUP nos ha permitido el mantenimiento de los incentivos económicos y fiscales del REF, la Zona Especial Canaria, las medidas en el marco de las políticas de cohesión, como el fondo específico RUP, el Posei en el marco de las políticas agrícolas y pesqueras o el Régimen Específico de Abastecimiento -el REA-, entre otros factores. Y en la otra cara de la moneda, para Canarias la condición de RUP es también una oportunidad para Europa como territorio tricontinental de plataforma logística y solidaria también ante terceros países.

El Reino Unido siempre marcó diferencias con la Unión Europea, no es una novedad. Se excluyó del euro, mantuvo la libra, y se excluyó también de Schengen.

La primera conmoción sobre el resultado del referéndum para la salida de la Unión Europea produjo la sacudida inicial del mercado bursátil, la depreciación de la libra, pero es cierto que después la libra se ha estabilizado.

Y la reacción de Canarias tiene que seguir siendo de cautela y de prudencia ante un fenómeno sin precedentes en el marco de un proceso bilateral entre el Reino Unido y la Unión Europea. Han pasado ya dos años de larga negociación y en Canarias seguimos expectantes y sin perder de vista los acontecimientos.

Tras varios intentos, el brexit no ha sido ratificado por el Parlamento británico. Existe una enorme confusión sobre cómo va a terminar el proceso, si Europa accederá a conceder un nuevo plazo después de los dos años al Reino Unido es una teoría que coge fuerza.

Y la incertidumbre en Canarias es más grave, porque, como todos hemos dicho, el fenómeno del brexit tiene efecto directo en la clase media británica, si pierde poder adquisitivo, si se deprecia la libra, la mayor incidencia en el turismo británico, si opta por otro destino más barato o bien acorta su estancia en las islas; una situación que puede agravarse con la mejora de la situación geopolítica de los destinos competidores, como ya está ocurriendo. Por tanto, no hay que bajar la guardia en el ámbito del turismo, porque el mercado británico es nuestro principal mercado.

Y aquí es muy importante ver cómo queda finalmente la conectividad aérea, que es una de las principales preocupaciones: en qué situación queda la compañía Iberia y el resto de compañías británicas que operan en las islas.

También puede verse afectado el mercado inmobiliario de segunda residencia como consecuencia del desincentivo a la compra de viviendas, los ciudadanos británicos de avanzada edad que eligen Canarias como destino para el retiro, y entre otras cosas por nuestras ventajas de la sanidad.

Y en la otra cara de la economía, el descenso de la demanda de las exportaciones, fundamentalmente las hortofrutícolas.

Nos preocupan también los canarios en el Reino Unido, tenemos una colonia importante de canarios que viven en el Reino Unido y en qué situación quedan.

Y, finalmente, el resultado de un posible ajuste en la financiación comunitaria como consecuencia de que el Reino Unido deja de aportar a la caja común y cómo puede afectar a la financiación europea y a la financiación de Canarias.

Pero estamos ante un fenómeno global, de solución supranacional, que depende de cómo se resuelva primero en el Reino Unido, si finalmente se ratifica por su Parlamento, si marca un punto de inflexión entre una salida con acuerdo o sin acuerdo. El brexit ganó por estrecho margen y hay voces que se oyen con fuerza que piden, que están a favor de la permanencia, hay voces que están pidiendo incluso un segundo referéndum.

También dependerá de cómo culminen las negociaciones con Europa... En teoría, el Reino Unido abandonaría la Unión el 29 de marzo de este año, pero el plazo, sin embargo, como decía, puede ser ampliado si el Gobierno británico lo solicita y los otros países, los veintisiete miembros restantes, están de acuerdo.

A día de hoy, por tanto, es muy difícil predecir qué puede ocurrir, porque la situación política en el Reino Unido es absolutamente de bloqueo, hay una gran división y una enorme crispación política. Cuentan que hasta la reina Isabel II ha decido saltarse su regla de oro de mantener la neutralidad exquisita y de no intervenir en los asuntos políticos para pedir diálogo y consenso recientemente a la clase política.

Muchas, por tanto, son las incertidumbres para despejar y a Canarias no le queda mucho más que estar expectante, con prudencia y con cautela, sin alarmismos, pero vigilando de cerca ese fenómeno a través de esa comisión que el Gobierno ha constituido.

Lo que sí debemos pedir al Estado es más información sobre el proceso. Canarias tiene que estar informada por el Estado de cuáles son los planes de actuación del Gobierno de España en el caso de un brexit y ante cualquier escenario de acuerdo o no acuerdo.

A Canarias le interesa que el proyecto europeo, que ahora está tocado por todos los factores que hemos dicho y en horas bajas, se fortalezca y supere las dificultades. Y ya veremos qué ocurre con las próximas elecciones europeas. Quienes creemos en la Europa, en el proyecto común, por supuesto que llamaremos a la participación y puede ser una oportunidad en las próximas elecciones europeas para rectificar y que los europeístas asumamos un mayor compromiso, apostando por una resolución de esos problemas estructurales que Europa arrastra: el terrorismo, la política migratoria, la política común. Europa necesita reforzarse y a Canarias le interesa una Europa fuerte, y además nuestra fortaleza viene también de seguir marcando esa posición común en el marco de las regiones ultraperiféricas que Canarias siempre se ha caracterizado por liderar.

La vinculación de Canarias con el Reino Unido es histórica, los lazos culturales y económicos van más allá, incluso son mucho antes del nacimiento de la Unión Europea, y, por tanto, en lo que debemos seguir trabajando es para que esos lazos, que deben seguir existiendo, se estrechen aún más y que Canarias continúe siendo atractiva para el mercado británico, atractiva para el turismo británico, para que nuestras exportaciones sigan siendo atractivas y, por lo tanto, sigamos teniendo esa relación económica, social, política y cultural, histórica, de muchos años, antes incluso del proyecto común europeo.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Beato.

Turno del Grupo Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Yo creo que esta crisis institucional, política, también de alto impacto económico, pone en evidencia, una vez más, nuestras debilidades, debilidades como economía, y nuestra absoluta dependencia del exterior; en definitiva, nuestra debilidad como un modelo económico escasamente diversificado y muy dependiente de pocas actividades y de actividades donde nosotros tenemos cosas que decir pero otros también.

Una salida, digamos, rupturista del Reino Unido, que desgraciadamente apunta el clima generado -siempre uno tiene esperanzas de que la cordura se imponga, pero los datos no son esperanzadores-, una salida brusca, el impacto que va a generar en el Reino Unido va a ser muy relevante; es decir, la primera consecuencia es que en ese importante país de Europa la vida se va a complicar para ellos en primer lugar.

Es evidente que el tamaño de la economía británica impactará en la evolución de la economía del resto de Europa y, por lo tanto, apuntan especialistas que el retroceso en el PIB británico arrastrará y hará retroceder no menos de entre medio punto y un punto el PIB europeo, escasamente estabilizado. Digamos que la sombra de una nueva crisis vuelve a estar delante de nuestras narices. Por eso las decisiones en política económica, en política fiscal, tienen que ser responsables. Cuando uno baja impuestos para quedar bien ante la parroquia, luego pagará las consecuencias, si las cosas se complican dentro de tres meses. Por eso con las cosas de comer no se juega cuando hay gobiernos serios, responsables y que saben en el mundo en el que viven. De manera que mala pinta, mala pinta.

Sin duda ninguna, la salida del Reino Unido coloca al Reino Unido como país tercero. Es evidente. Por lo tanto, el transporte de los productos hortofrutícolas desde Canarias al Reino Unido carecerá de cobertura legal para la ayuda al transporte. Seguro, seguro, de forma inmediata. Seguro también que las ayudas a la comercialización de esos productos decaerán de forma inmediata, porque están previstas para los países de la Unión. Por lo tanto, estas dos medidas, que cuantitativamente no son relevantes para el conjunto de la economía europea, española y canaria, pero son muy cualitativas para el sector, tendrían un margen de cobertura...; y ahí es mi primera pregunta: ¿qué propuestas hace el Gobierno a las autoridades españolas y europeas, porque nadie más que nosotros entiende de este asunto, en relación con qué hay que hacer, qué cambios legales hay que hacer para garantizar que las ayudas al transporte se reviertan de una u otra manera al sector que hasta ahora ha disfrutado de ellas? ¿Y qué medidas hay que hacer para recuperar las cantidades del Posei para la comercialización para que reviertan en el sector? Ahí supongo que el Gobierno tiene propuestas concretas. Otra cuestión es que consigamos imponerlas. A mí me parece que hay un elemento relevante y cobertura jurídica con nuestra condición de región ultraperiférica para, excepcionalmente, salvar este tema. Pero me gustaría conocer qué propuestas concretas hacemos nosotros a las autoridades españolas y europeas, que de esto entienden menos que nosotros, para que, si esta situación se produce, paliar las consecuencias de la caída o de la eliminación de las ayudas al transporte o a la comercialización de esos productos.

El otro impacto, seguro, es que la salida del Reino Unido, de esta manera brusca, impide su aportación al presupuesto y, por lo tanto, menos recursos, porque ellos son contribuyentes netos, impacto en el presupuesto europeo y, por lo tanto, en las cuentas. Sé que se está trabajando: ¿cuáles son los datos que conocemos, si el Reino Unido sale de esta manera, el impacto que esos 11 000 millones de aportación neta tendría en el presupuesto europeo y el impacto en las políticas europeas para las regiones ultraperiféricas, que aquí también tendríamos cobertura jurídica para tratar de paliar las consecuencias?

Y luego están las otras variables, las variables más complejas. Si se aplicara a rajatabla la caída del mercado aéreo unificado, ¿qué significa para Iberia -ustedes que tienen medios y capacidad para valorarlo-, qué significaría, qué pasaría con Iberia si no hubiera ninguna medida correctora? ¡Eso lo tendrán ustedes evaluado! ¿Qué pasaría con las compañías británicas que traen turistas a Canarias y que se mueven en el resto de la Unión? ¿Qué significa, qué restricciones, qué consecuencias, cuántas cantidades de vuelos decaerían por esta condición? Eso también supongo que lo tendrán ustedes, aunque la decisión no dependa de ustedes, pero dirán, "oiga, si se aplica a rajatabla la salida de las compañías que tengan menos del 51 % del capital de países de fuera, pues, significa que hay 700 vuelos, 208, y esto pudiera ser el impacto". Porque con estos datos es con los que uno puede presionar a las autoridades españolas y europeas para que comprendan el gran impacto que puede tener sobre un territorio como el nuestro.

Me preocupa también qué pasa... Es evidente, los chicos y chicas nuestros que están en el Reino Unido, fundamentalmente, en estudios y en trabajo pasan a ser extranjeros, si no hay acuerdo transitorio. Estamos hablando siempre de la peor hipótesis. Y, por lo tanto, los permisos de residencia y trabajo se someterán a la legislación normalizada del Reino Unido para la gente de terceros países. Y ellos también pasan a ser extranjeros aquí y, por lo tanto, las consecuencias sobre sus vidas serán las mismas que para un extranjero procedente de Rusia. Y en eso también interesa ver qué medidas han tomado o tienen previstas en esta medida, por ejemplo en la asistencia sanitaria.

Evidentemente, las inversiones se pueden ver afectadas. Y hay dos elementos que son más difíciles de controlar, que es el tema de la devaluación de la libra, que es altamente probable que sea un instrumento de política económica, monetaria en este caso, para contener las consecuencias económicas para el Reino Unido, interpretado internamente.

Y luego hay que tener cuidado con lo que se dice. Yo no estoy muy seguro de lo que están diciendo algunos miembros del Gobierno por ahí. Yo he leído, y puede que haya comprendido mal lo que se ha dicho, a varias personas relevantes del Gobierno apuntando la idea de eliminar el IGIC, no a la compra de bienes sino el IGIC a la actividad turística. ¿Esto lo están diciendo ustedes?, ¿esto lo están diciendo ustedes en serio? Y si hay alguien diciendo esto, hay que tomarse esto con mucho rigor. Nosotros tenemos un diferencial fiscal que ha costado décadas y décadas para consolidar. Hay que tener mucho cuidado en que desde el Ejecutivo se digan cosas, que aquí no se han dicho, a ver si usted nos las aclara, de eliminar el IGIC para los británicos, es decir, que los alemanes pagan el IGIC y los británicos no, usted y yo pagamos el IGIC y los británicos no. ¿Esto lo están diciendo ustedes? Porque es que he escuchado, he leído, informaciones de que eso tiene un impacto en los ingresos, pero es que tiene un impacto en la política fiscal europea. Es que aquí hay un mercado y existen unas reglas. Nosotros hemos salvado los hechos diferenciales con mucho esfuerzo y con mucha pelea durante décadas para que se comprenda que las singularidades fiscales de Canarias se tienen que salvar. Pero ojo con inventarse aquí estrategias no reflexionadas, no pensadas y, por supuesto, no consensuadas. Si esta es una idea que ustedes están haciendo circular para ver cómo resuena en la gente o esta es una idea de esas que salen de este Gobierno que se les ocurre entre café y café, porque si esto fuera así... Nosotros defendiendo una tasa y ustedes, una antitasa. Es decir, ¿ustedes creen que sería soportable para el mercado único europeo, lo que queda de él, que nosotros, suponiendo que tuviéramos cobertura legal para hacerlo, que tengo mis dudas, elimináramos el IGIC a los turistas británicos y los alemanes pagan, los italianos pagan, los españoles pagan, los rusos pagan y los británicos no, y si eso iba a tener o no consecuencias en el resto del mercado turístico español o en el resto del mercado turístico europeo? Es que hemos leído cosas en los periódicos, que es donde suelen ustedes hablar más que aquí, que apuntan en este sentido.

Yo le pido que al menos en esto sea claro y, si esto lo está considerando el Gobierno, dígalo aquí, porque, si esto es así, estamos ante una situación grave, preocupante, en la línea de la improvisación, de la falta de proyectos, de ideas, que caracteriza a este Gobierno en todas las políticas de orden estratégico. Donde son buenos es en los golpes de efecto, en las propagandas, en los periódicos, en las reuniones celebratorias, pero en la política de futuro de país ahí ustedes dejan mucho que desear. Y quiero que hoy aclare aquí este tema; díganos si el Gobierno pretende, está verbalizando la eliminación del IGIC turístico al Reino Unido. ¿Esto lo está pensando alguien?, ¿alguien ha hecho algún análisis?, ¿alguien ha hecho algún estudio?, ¿alguien sabe de qué está hablando sobre este tema?

Señor consejero, nosotros estaremos defendiendo nuestras singularidades siempre, porque hemos contribuido a conquistarlas. Nosotros vamos a pelear, en la medida y modestia, por una Europa de los pueblos democrática, para la mayoría, que es una de las crisis que hoy estamos pagando, la Europa solo de la economía, de los mercados, de los banqueros, y ahora estamos pagando las consecuencias. Haremos nuestra modesta aportación en las elecciones europeas a favor de una Europa de más Europa.

Pero yo lo que creo es que las decisiones que ustedes tomen las tienen que evaluar, las tienen que consultar, las tienen que consultar, porque yo vuelvo a repetirles algo que es evidente pero que sistemáticamente olvidan: ustedes solo representan al 17 % del electorado de Canarias, ¡solo al 17 %!, y no pueden tomar ni una sola decisión que comprometa nuestro presente y nuestro futuro sin tener en cuenta la opinión como mínimo de la mayoría, en esta Cámara y en la que venga. Y, por lo tanto, les pido que no hagan experimentos con las cosas de todos, que nos ha costado construir.

Yo no sé si usted está en esta movida, no lo sé, no lo sé, pero ya pasan, en este Gobierno, cosas un día sí y otro también. Usted entiende en el país en el que estamos, en el mundo en el que nos movemos, pero le pido, como es miembro del Gobierno, que nos aclare esta preocupante información que circula en los periódicos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez): Gracias, presidente.

Señorías, voy a terminar por donde empecé. Es nuestra responsabilidad, la de todos y cada uno de los que estamos en esta Cámara, luchar para que el futuro Parlamento Europeo no sea una Cámara de representación y un altavoz de euroescépticos. Y lo digo porque, como ustedes saben, la Unión Europea es un gran proyecto, que ha vivido muchas crisis -decía que hemos conocido el mayor periodo de paz, de estabilidad y prosperidad-, que ha tenido dificultades serias, pero que siempre ha sabido salir adelante, y estoy seguro de que esta vez no va a ser menos. Y digo esto en un momento en el que ayer mismo la señora May cambiaba de opinión y nos volvió a someter a una incertidumbre. Estamos en un momento de negociación y lo importante es la posición común de los veintisiete, y yo creo que ese es el escenario básico que hay que manejar. Una incertidumbre en la que los nervios pueden llevarnos a la toma de decisiones equivocadas, en que la confusión nos puede llevar a decisiones equivocadas.

Señor Ramos, decía usted lo que vaya a hacer el Gobierno de Canarias. El Gobierno de Canarias lo que se ha puesto es a disposición del Gobierno de España para trabajar conjuntamente. Lo que ha hecho el Gobierno de Canarias, y lo hemos hablado, es que, siendo el referéndum en junio del 2016, presentándose o haciendo uso del artículo 50 en el 2017, se montó la comisión en octubre del 2016, es decir, anticipándonos a todo, muy en contra de lo que decía el señor Rodríguez de la falta de política. Se trabajó, señor Rodríguez, pensando en que hacía falta tener datos.

Dice usted que somos dieciocho los que apoyan este Gobierno. Yo no sé si los cuatro presupuestos aprobados por mayoría, que es el alimento con el que se saca esta comunidad adelante, no le valen para decir lo que es hablar con las mayorías y hacer mayorías. Eso es un ejemplo de diálogo y forma de hacer las cosas. No se puede confundir el disponer de dieciocho, el haber aprobado cuatro presupuestos seguidos, cuatro presupuestos seguidos, con el apoyo de mayorías.

Por lo tanto, dicho esto y enmarcado esto en el seno de lo que es una escena de incertidumbre, en la que, tal y como dije en mi primera exposición, de veintiocho participantes en un proyecto común, de los veintiocho socios uno decide romper y, consecuencia de esa ruptura, se inicia un proceso, que está perfectamente tasado, que se está cumpliendo con rigor, pero que nos está llevando a una situación que no sabemos si lo que estamos es...; está llevando la señora May el proyecto en un coche y vamos todos juntos a alta velocidad para llegar al precipicio a ver quién se baja antes. No lo sabemos, eso no lo sabe nadie. Créame... (Rumores en la sala).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señorías, guarden silencio, por favor. Ocupen sus escaños.

Continúe.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez): Créame, señoría, que lo que hemos hecho hasta ahora es trasladar, como hemos hecho trasladando a las autoridades europeas los problemas que genera en Canarias ese brexit, y lo estábamos hablando para un escenario de un brexit en transición, en el que tuviésemos posibilidades de negociar. Nos estamos enfrentando al peor de los escenarios.

Pero también es verdad, y usted lo sabe, que ayer, de las siete enmiendas que se plantearon ayer, en los británicos, solamente una iba en una línea confusa. Todas las demás iban en una línea en que empieza a hablarse del referéndum, empieza a hablarse... O sea, con lo cual yo insisto en que lo que toca ahora es estar informados al máximo. En ese sentido yo comuniqué, les he comunicado que en la Carue, la semana pasada, una conferencia que hemos pedido que se celebre continuamente... Es más, hemos pedido una comisión bilateral Canarias-Estado para tratar específicamente los temas del brexit. Y también dije, en esa reunión, queríamos conocer los planes de contingencia.

En abril del 2017, la Comisión sacó un primer informe y pidió que los Estados, era la Comisión la que tenía que elaborar planes de contingencia, los Estados tenían que elaborar planes de contingencia y las empresas tenían que preparar planes de contingencia. Nosotros tenemos que sumarnos a unos y a otros y activar... Con el Estado hemos estado en todo momento en información. Esperamos que en el próximo mes de febrero venga el propio secretario de Estado de asuntos relacionados con la Unión Europea a transmitir las últimas noticias que pueda haber, estar lo más frescos. Tenemos hilo directo con el secretario de Estado, como no podía ser de otra manera. Con las empresas, hemos organizado, junto con la Secretaría de Estado de Comercio, diferentes acciones formativas con las empresas, intentando que todas las empresas sepan a qué riesgos se enfrentan. Eso ha estado en la agenda.

En tercer lugar, seguimos actuando a nivel europeo, recabando información dentro de la oficina del Gobierno de Canarias en Bruselas, desde la oficina, buscando información que complemente la situación que hay, porque de lo que no cabe duda es de que lo que hay es incertidumbre.

Incertidumbre como la que causa de lo que estamos hablando... del propio IGIC. Usted sabe, señor Rodríguez, que cualquier extracomunitario tiene derecho a la devolución del IGIC cuando sale de aquí, hay devolución. Hay un problema, tenemos un problema...; y esto son planes de contingencia, que es de lo que está hablando, además, Hacienda, o de lo que está hablando la Agencia Tributaria, en la que hay que trabajar. El problema es que, con casi el doce por ciento del PIB de Canarias que viene de turistas británicos, y hay mucha compra hecha por británicos, se puede generar un movimiento de devolución de IGIC en establecimientos que habrá que agilizarlo o cuestionarlo. Con lo cual eso es de lo que se está hablando, se está preparando dentro de los planes de contingencia. Igual que lo que hay que hacer en aduanas. Los planes de contingencia son medidas especiales ante una situación complicada que se avecina. Y es más, vuelvo y digo, desde el 2017, abril del 2017, fue la propia Comisión la que encargó que nos preparáramos para lo peor, que, aunque se estuviera negociando, deberíamos estar preparados para lo peor. Y es verdad que a día de hoy aquella recomendación del 2017 sigue siendo plenamente válida.

Por lo tanto, estamos hablando de la devolución del IGIC a los extracomunitarios, como es hasta ahora, pero con un problema real a la hora de celebrarlo, que puede obstaculizar, en aduanas, a los comercios les puede crear problemas. Por lo tanto, es una cuestión que se está preparando, se está preparando cómo agilizarlo y que eso no incida en los negocios.

Hablamos de la comisión bilateral. Bueno, con respecto al señor Ramos, que me decía que no se había manifestado o no se había trasladado la preocupación a la sociedad, yo creo que todas las comisiones que hemos realizado las hemos visibilizado, hemos puesto los informes a disposición de los ciudadanos y las empresas. Las empresas participan en la mesa de la comisión del brexit por medio de las patronales, con lo cual esa parte creo que está bien cubierta. Lo que es cierto es que nadie, nadie ha querido, nadie ha querido ver que la situación era la que era, que la situación era muy complicada y que esto es una negociación en la que todavía, insisto, no se puede dar ninguna opción por cerrada, lo dije al principio y lo sigo diciendo ahora. Todas las opciones están abiertas y puede ser que haya opciones que hoy se dan por cerradas y que mañana se vuelvan a abrir. Por lo tanto, la cautela debe ser nuestra compañera en este periodo de incertidumbre.

Usted decía la palabra "ultraperiferia". Yo me refiero al 349, que nos ha permitido dotarnos de unas medidas de apoyo especiales para todas las regiones ultraperiféricas, entre ellas Canarias, y además nos ha permitido ese grupo tener una portavocía directa con la Comisión Europea y que sean reconocidas. Y las posiciones de las regiones ultraperiféricas en este periodo de negociación están perfectamente identificadas y reconocidas. Hemos podido hablar al máximo nivel y hemos podido trasladar todas las preocupaciones. Por lo tanto, tenemos que trabajar.

Nosotros nos estamos preparando, y en un tema como el del IGIC, ante los problemas. Como nos comentaban el otro día en la Carue, que el propio Estado se está preparando para que, en las aduanas, hay medidas de preparación de implementar el personal, de implementar los espacios para aduanas, porque evidentemente aquí va a ocurrir algo: que todo lo que habíamos hecho hasta ahora con los británicos va a dejar, si nos fuéramos de repente, dejará de ser como lo habíamos hecho hasta ahora, y eso es así. Y nos aparecerán grandes cosas y nos aparecerán pequeñas cosas, habrá cosas que serán esporádicas y habrá cosas que sean a diario. A unas y otras habrá que darles respuesta. Para eso hay planes de contingencia. Pero, a pesar de los planes de contingencia, señor Rodríguez, no se le puede dar respuesta a todo, porque esta era una relación de creación de un proyecto común y es la separación en una relación que queremos, además, que no nos dañe la separación. Yo creo que ese es el límite. Si nadie tuviera miedo a lo que va a pasar, aquí ya esto se habría zanjado, pero el problema es que todos le tenemos mucho respeto a la situación que se avecina. Todos, parece que está claro que, ante un brexit, una salida desordenada, el impacto mayor se lo va a llevar el Reino Unido, pero de lo que no cabe duda es de que todos vamos a sufrir.

Cuando hablamos de las compañías aéreas, yo he trasladado, he trasladado, lo comenté, en concreto, que estamos refiriéndonos a dos partes. Unas son compañías de capital británico, que tendrán que ver, con la política de cielos abiertos, cómo vuelven; pero hay algo que para nosotros es muy grave o que es muy importante, y es garantizar la conectividad de todos los canarios y canarias con toda Europa, porque, además, son todos los vuelos continentales. Y también es verdad que hay compañías de capital británico que tienen hoy en día, que hacen vuelos de turistas desde países o desde Estados de otros países de la Unión Europea. En este momento hay compañías como Ryanair que lo que han hecho es que su capital lo han convertido en europeo. Iberia está en un proceso de discusión con la Comisión Europea con respecto a sus derechos políticos y a sus derechos económicos, a ver qué es lo que manda a la hora de considerarlo británico o europeo. Son cuestiones que se están resolviendo y, según nos cuentan, según nos cuentan y nos informaron, parece que eso esperan que tenga buen fin.

Con respecto a las ayudas, que me preguntaba que qué podíamos hacer para las ayudas del tomate y del pepino, pues, en este momento la información de que disponemos es de que la Comisión Europea ve con visto bueno el trasladar o el hacer una modificación para que ese importe económico se pueda seguir trasladando, aunque quizá con otro mecanismo, no nos han especificado cuál, pero eso es lo que nos trasladaron en la propia Carue.

Y con respecto a las personas, que usted también planteaba dudas, se plantea que no va a haber ningún problema, va a haber reciprocidad en las relaciones, y los que son residentes a la fecha de 29 de marzo no tendrían ningún problema, ni en un lado ni en el otro.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

(El señor Rodríguez Rodríguez solicita intervenir).

Pasamos, por lo tanto... Señor Rodríguez, cuénteme, dígame.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): El señor consejero contradice mi información y, por lo tanto, le pido la palabra un minuto, por el artículo 81.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Tiene usted un minuto, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Para aplicar, para la devolución del IGIC a las compras de los extranjeros no hay que llegar a ningún acuerdo, es de aplicación la legislación para el resto; es decir, un ruso compra los perfumes en el sur de Tenerife y cuando se va le devuelven el IGIC, porque tiene derecho, y cuando los británicos se conviertan también en extranjeros tendrán ese derecho.

Lo que está diciendo el presidente en los periódicos no es lo que estamos diciendo aquí. Ya me gustaría que sea lo que usted interpreta y lo que yo interpretaba hasta que leo al presidente con sus ocurrencias. Está hablando del IGIC turístico, de un acuerdo bilateral, está sacándose de la manga, como casi siempre, un asunto que primero es de dudosa legalidad y además compromete los intereses fiscales de Canarias, y yo creo que compromete el mercado único, y es eliminar, según apunta -igual es una ocurrencia de café, ya lo adelanté-, eliminar el IGIC turístico.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Rodríguez.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez) (Desde su escaño): Señor Rodríguez, yo no sé a qué se refiere, no he leído. Le estoy explicando claramente, exactamente, a qué se refiere, en dónde podemos circunscribirlo en estos momentos. Y además le expliqué que como plan de contingencia hay que tomar medidas para poderlo agilizar, porque puede tener gran impacto. Yo no sé dónde lo ha leído, no lo sé, no se lo voy a discutir... (Comentarios desde el escaño del señor Rodríguez Rodríguez). No, no le quiero contradecir, le digo, le digo sencillamente que, si no me he explicado bien, que sencillamente es aplicar lo que es el reglamento para los extracomunitarios. Nada más. (Prosiguen las manifestaciones).

Eso es lo que le he explicado y eso es lo que está previsto. Cualquier otra cosa que usted diga no se la está transmitiendo el Gobierno, le estoy contestando hasta ahora qué es lo que tenemos dentro de los planes.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ortega, queda clarificado.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-2102 Sobre Del Gobierno, sobre la crisis política e institucional de la UE y su impacto en Canarias.