Diario de Sesiones 157/2019, de fecha 13/3/2019
Punto 4

9L/PL-0014 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE INDUSTRIA, ENERGÍA, COMERCIO Y CONSUMO, SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE CÁMARAS OFICIALES DE COMERCIO, INDUSTRIA, SERVICIOS Y NAVEGACIÓN DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Por tanto, ahora sería ley de cámaras.

Intervención de los grupos que mantienen las enmiendas para el pleno, por un único turno de siete minutos. Comenzaría por el Grupo Parlamentario Podemos.

Grupo Parlamentario Podemos, enmiendas vivas a la ley de cámaras. (Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

(Rumores en la sala).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señorías, guarden silencio.

Señora Monzón, cuando quiera.

La señora MONZÓN NAVARRO: Buenos días a todas y a todos.

Cuando intervine en la toma en consideración de la ley de cámaras, hicimos algunos comentarios sobre cuál era el objetivo que entendíamos que tenía que tener esta ley. Hablábamos del papel que las cámaras de comercio, en el siglo actual, en este momento, tenían que desempeñar en la sociedad canaria: si considerábamos que la cámara de comercio era como cualquier otra asociación de empresarios que existe en Canarias, la mayoría de ellas de forma sectorial, o pensábamos que las cámaras de comercio, en esas características público-administrativas que tienen y que tienen un órgano tutelante que es la propia Administración y las funciones que puedan realizar encomendadas por la propia Administración, si jugaban ese otro papel.

A través de la ponencia nosotros, y a través de todo el procedimiento de esta ley, hemos presentado 35 enmiendas a esta ley, de las cuales siguen vivas 31. Con lo cual, con esto lo que queremos decir es que muchas de las cuestiones que queremos impregnar, de lo que entendíamos el modelo de cámaras de comercio en este momento, no coinciden con el planteamiento que nuestro grupo parlamentario entiende.

De algunas de las cuestiones, que me quiero referir a ellas principalmente, de algunos temas que son importantes, uno de ellos precisamente era la financiación, que ya lo comentábamos en el momento en que se tomó en consideración esta ley. Discutimos mucho en la ponencia sobre este tema, sobre el apartado del artículo que tiene que ver con la financiación de las cámaras de comercio, teniendo en cuenta que tenemos cuatro cámaras en Canarias -en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y en la provincia de Tenerife- y que efectivamente la estructura y los servicios que prestan en cada una de las islas pueden ser diferentes, incluso también el tejido empresarial en cada una de las islas puede ser diferente. Por ello, al final, en este punto en concreto, en lo que sí tuvimos acuerdo y en lo que sí apoyamos esta enmienda en concreto, sí entendimos que esa distribución dentro de las cámaras tenía que dejar un porcentaje a las islas no capitalinas, a las funciones y a los servicios que se desarrollan en las islas no capitalinas, y ese apartado sí queríamos dejar claro que sí lo habíamos apoyado. Teniendo en cuenta que sí debe haber una partida en los presupuestos de la comunidad autónoma, y esto lo decimos porque en esa discusión de este artículo, se hablaba mucho del espíritu del legislador, de que la redacción del artículo fuera muy clara. Ha habido dudas con esa redacción y, bueno, quiero que conste en el Diario de Sesiones que el espíritu de los legisladores, que somos los ponentes, es que sí haya partida presupuestaria en los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias para financiar las cámaras de comercio, para que no haya ninguna duda con la redacción cuando se vayan a interpretar.

Por otro lado, otro de los aspectos importantes que nosotros entendíamos de las cámaras eran los planes camerales. Entendíamos que no solamente es el de internacionalización, no solamente es el de competitividad, unos planes que están siempre, se han ido realizando a lo largo de todos estos años, sino planes camerales generales, donde se incluya no solo la formación, que era una novedad que también se incluía, sino cualquier actividad que se entienda en un programa general, en un plan amplio, donde cada cámara tenga las funciones y los servicios determinados, porque entendíamos además que es que, como decía antes, la estructura asociativa de nuestro tejido empresarial no es la misma en todas las islas y, por tanto, puede ser que esos programas en algunas islas, en esos planes, en algunas islas fueran más extensos que en otras. Teniendo en cuenta que además los planes vienen también muchas veces por los planes estatales o los planes del Estado, dentro de lo que es la cámara estatal.

También, sobre todo, una de las cuestiones que nosotros en esta ley queríamos imprimir era la representación de todas las empresas y el tejido productivo. Entendemos que las cámaras de comercio sí representan a todas, a todas y cada una de las empresas que hay en Canarias, desde las más pequeñas hasta las de mayor tamaño, aquellas que a lo mejor pueden hacer esas aportaciones voluntarias, que era un tema que nosotros no veíamos tampoco en esta ley, porque se les da más fuerza a aquellos que hacen aportaciones voluntarias dentro de la estructura, digamos, de decisión dentro de las cámaras de comercio.

Para nosotros el valor del voto de todos y cada uno en el sentido de cómo se conformaba el pleno, esa era una de las cuestiones que teníamos en nuestras enmiendas. Muchas de ellas vienen con el mismo sentido, porque todo lo que viene regulando el pleno y cómo se hacen las elecciones, etcétera, es para que en el plenario todos, todos los representantes de todas las empresas tuvieran el voto igual, fuera universal y un voto delegado con el mismo peso. Y, además, se hiciera hincapié sobre todo en los autónomos, en los pequeños empresarios, en los jóvenes y en las mujeres, mujeres emprendedoras y mujeres empresarias. Como todos sabemos, son los que más apoyo necesitan y sobre todo las pequeñas empresas, las microempresas, que muchísimas hay en Canarias, y los autónomos, quizás precisamente por su tamaño son los que más apoyo necesitan, no solo para emprender sino para seguir desarrollando en momentos en los que puede haber dificultades para que las empresas tengan el asesoramiento y tengan la formación, y, bueno, digamos que las cámaras de comercio ejerzan esa labor que deben realizar para mantener, fomentar y asesorar a estas pequeñas empresas.

Otra de las cuestiones de las que hablábamos cuando hicimos la otra intervención, en la toma de consideración, tiene que ver con los suficientes recursos para creación de las cámaras, que criticábamos esos 150 000 euros que vienen en el articulado. No sabemos todavía por qué son esos 150 000 euros. Nosotros al final proponíamos precisamente que fueran unos recursos suficientes, incluso en un periodo de cinco años, que hubiera unos porcentajes por encima de lo que eran los gastos presupuestados, pero no establecer una cantidad porque además, como decimos, la realidad insular, cada isla es diferente y, por tanto, no sabíamos por qué esas cantidades. Evidentemente esto tampoco ha prosperado.

Y después teníamos una serie de enmiendas también que tienen que ver con que en los órganos de gobierno de las cámaras de comercio tuviera un mayor, importante papel la mujer, lo que hablamos de la igualdad. Venimos de unos días en los que se ha demostrado la fuerza del movimiento feminista, de lo que tenemos que luchar todavía en esos techos de cristal que tienen que ver con las empresas. En estos días precisamente veíamos en los titulares: las empresas del archipiélago suspenden en igualdad. Este es un titular que salía el 7 de marzo en los periódicos de nuestro archipiélago. Y, efectivamente, donde dicen que la mayoría de las empresas no tiene ni siquiera plan de igualdad y que una de cada cuatro sociedades de las islas cumple..., no, perdón, de las islas cumple con lo fijado en la ley por paridad y tiene al menos un 40 %, es en el tema de una de cada cuatro sociedades, o sea, que estamos hablando de que tres de cuatro no lo cumplen. Es decir, estos son los techos de cristal que nosotros en esta ley... Y además ni siquiera lo hacemos como algo imperativo, porque entendemos la dificultad que pudiera haber a lo mejor en nombrar en los órganos de las cámaras de comercio mujeres para representarlas. No estamos hablando de que tenga que ser cualquiera de las mujeres que puedan trabajar en la empresa, sino aquellas en las que al menos...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Gracias. Se lo agradezco.

Simplemente, como digo, se intentara y que fuera más algo no obligatorio, como muchas veces en las ponencias me han dicho otros ponentes, que no es el caso y no estamos obligando, sino estamos haciendo que... Precisamente por eso está redactado de esta manera, para que se intente. Y en esa labor creo que tendríamos que estar todos y todas, cosa que me sorprende que estas enmiendas fueran rechazadas.

En definitiva, y termino, una ley que para nosotros no cumple con el modelo que entendemos que debería ser y que, por tanto, vamos a rechazar la ley en este pleno.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Monzón.

Turno del Grupo Socialista, señor Matos.

Aprovecho para saludar a los representantes de las diferentes cámaras, especialmente a los representantes de la cámara de Lanzarote y otros componentes de otras cámaras que nos siguen hoy en este debate.

Señor Matos, cuando quiera.

El señor MATOS EXPÓSITO: Sí. Señorías, buenas tardes... Buenas tardes todavía no, buenos días. Señor presidente, señor consejero.

Lo dije en la ponencia y en la comisión y aprovecho esta intervención para volverlo a repetir: la verdad es que en política a veces uno consigue alcanzar ciertas satisfacciones porque ve culminados proyectos, no siempre ocurre así, o bien porque los proyectos no terminan de culminarse o porque uno culmina antes que el proyecto, políticamente hablando. En este caso tengo la satisfacción de ver culminado un proyecto, un proyecto de ley, el de ley de cámaras, que tratamos de sacarlo adelante en la anterior legislatura. Como saben sus señorías, en la anterior legislatura ocupé un cargo de responsabilidad en el Gobierno de Canarias, concretamente en la Dirección General de Comercio y Consumo, y, por tanto, ocupé el cargo que tiene encomendada la tutela de las cámaras de comercio. Las conozco bien, creo en ellas, creo que representan bien y defienden bien y son un baluarte para, sobre todo, las pequeñas y medianas empresas. Creo que hoy es un día también para aprovechar y poner en valor su papel. Al final detrás de esta ley late algo más profundo, que es si creemos o no creemos en las cámaras de comercio. Siempre lo he planteado en los debates que hemos ido teniendo a lo largo de esta legislatura al respecto.

Y, como les dije al inicio, empezamos esa ley en la legislatura anterior. No se pudo por supuesto ni culminar, se quedó simplemente en un borrador. Acabó la legislatura y, las cosas de la política, en esta legislatura me ha tocado ser legislador, que además en mi condición de jurista es una satisfacción poder intervenir en la elaboración de las normas e intentar aportar, bueno, los conocimientos técnicos que uno pueda tener y en este caso también los conocimientos prácticos que me tocaron como consecuencia de ser órgano tutelante de las cámaras de comercio.

Es un mundo complejo donde además, digamos, confluyen algunos intereses que están fuera de las propias cámaras -esto hay que decirlo-. Hay una especie de intento permanente de ocupar el espacio de las cámaras de comercio por quien no le corresponde, y esta es una realidad. Las leyes y las normas establecen los ámbitos de competencia, la representatividad que cada uno tiene en la sociedad civil, y en este caso hay una permanente -y esto es una realidad-, una tensión. Yo no digo que sea ilegítimo, digo que hay una tensión por esa representatividad del sector empresarial que, obviamente, confluye en la forma de entender las cámaras, en las funciones que les damos a las cámaras, en su representatividad, etcétera, etcétera, etcétera. Y esta es la realidad de las cosas.

Y es una realidad compleja porque además en Canarias tenemos cuatro cámaras de comercio y, si tenemos además nuestras propias realidades insulares, esas realidades trasladadas a las propias cámaras de comercio hacen que esto sea más complejo, porque además también chocan intereses legítimos -empresariales, de representatividad-, legítimos pero que chocan, y nos toca, cuando uno está en los órganos de tutela, en este caso le toca al consejero a través de su directora general y a los legisladores, marcar el territorio de juego, las normas de juego, y que en el ámbito de la legítima competencia entre ellas, digamos, jueguen con unas normas de juego que sean claras.

Yo creo que hemos hecho un buen trabajo, nos sentimos satisfechos con la ley. Obviamente no están recogidas todas nuestras, digamos, aportaciones, pero sí la mayoría.

Yo quiero agradecer el trabajo de todos mis compañeros en las ponencias, los que hemos tenido que estar trabajando: a Esther, a Estalella, a mi compañero de la Agrupación Socialista Gomera, que siempre ha estado aportando, a nuestra compañera del Grupo Parlamentario Podemos. Agradecérselo, porque creo que ha sido un trabajo intenso pero ha sido constructivo. Y la verdad es que, insisto, satisfacción de que el debate intenso de las posiciones, pues, ha sido un debate sincero y me parece que hemos intentado convencernos los unos a los otros de las posiciones. Me ha parecido un ejercicio democrático bastante gratificante. A Socorro Beato, perdón, Socorro, que me olvidaba, a Socorro Beato también, que ha hecho un buen trabajo, con sus posiciones. En algunas cosas no hemos estado de acuerdo, en otras hemos negociado. Y yo he intentado aportarles también a mis compañeros de ponencia esa experiencia desde el punto de vista de la Dirección General de Comercio, como les dije, me tocó dirigir.

Yo creo que hemos resuelto algunas de las cosas más importantes de una manera bastante hábil. Probablemente, cuando la ley comience a andar, nos encontraremos con que, probablemente, nos hayamos quedado cortos o nos habremos equivocado en alguna de las cosas, pero hasta que la ley no empiece a caminar no lo sabremos.

Yo le daría una oportunidad a la ley y le daría una oportunidad sobre todo a las cuestiones más complejas en las que hemos conseguido transar algunas de las decisiones, las que tienen que ver básicamente con la financiación, pero que al final se ha conseguido una fórmula, dentro del complejo equilibrio entre las diferentes cámaras, para que al menos parezca más justo, más proporcionado, más objetivo. En cuanto a las funciones, creo que también hemos conseguido que esto sea así.

Queda mucho por hacer. A mí me sigue preocupando, preocupando, esa competencia del Gobierno de Canarias, por ejemplo, o esa falta de coordinación que a veces se da en la internacionalización, por ejemplo, de las empresas y del comercio en Canarias, cuando las cámaras lo hacen perfectamente, ese juego, ese papel, tienen una marca potentísima de la que nos sentimos, nos debemos sentir especialmente orgullosos.

Y yo le daría una oportunidad a la ley, que camine, que ande, ver si funciona. Y, bueno, si no es así, en la próxima legislatura tendremos oportunidad de rectificar. Aquí hemos rectificado leyes en una legislatura que hemos aprobado en la misma legislatura; hemos rectificado la ley de la televisión, que se aprobó en la anterior; hay propuestas de modificar la ley de las islas verdes, que la aprobamos al inicio de legislatura. Es decir, creo que todavía caben ajustes finos en la ley, pero que debemos dejar que camine, para ver si hemos acertado, en qué hemos acertado y en qué...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Matos.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente. Señorías, buenos días.

Antes de nada, saludar a los representantes de la cámara de Tenerife y de Lanzarote, a don Santiago, a doña Lola, a don José y a don Bernardino.

Yo quiero empezar mi intervención agradeciendo a los ponentes de todos los grupos y por supuesto también al letrado, a don Jorge Méndez, que nos echó un cabo grande sobre todo para ponernos de acuerdo en la redacción final de este proyecto de ley.

Nueve meses han pasado desde que este pleno tomó en consideración este proyecto de ley -tal cual un parto, vamos- y por fin hoy, supuestamente, va a ver la luz la Ley de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Canarias. Muchas sesiones de ponencia, más de las que preveíamos en principio, mucho debate y entiendo que un objetivo cumplido: el mejorar el texto del proyecto de ley de cámaras remitido por el Gobierno.

Un documento, el remitido por el Gobierno, que entendemos, desde mi grupo parlamentario, que tenía una escasa iniciativa innovadora en relación con la actividad de complemento y desarrollo que le permitía la Ley básica 4/2014. Considero que nos ha quedado un texto aceptable. Yo no estoy tan contenta como el señor Matos, creo que el texto es aceptable, pero que no es una buena ley o hubiéramos podido tener una mejor ley. A nuestro parecer, este proyecto de ley podía haberse mejorado bastante más, pero, conociendo la gran confluencia de intereses contrapuestos, sí es cierto que hacer una ley donde todo el mundo pueda salir como mínimo con el mismo nivel de insatisfacción no es nada fácil.

De todos es conocida la guerra que históricamente ha existido entre las organizaciones empresariales y las cámaras de comercio por la representatividad justamente del sector empresarial. Y en este contexto lo primero que había que plantearse, lo primero que debíamos plantearnos todos y cada uno de los grupos políticos es si creemos o no en las cámaras, porque lo que sí es obvio es que el papel de las patronales está regulado por ley, esa ley en la que se determina cuáles son sus competencias y cómo se mide su representatividad, y lo que ocurre con las cámaras es que hasta este momento estaban situadas en un limbo.

Mi grupo político, Nueva Canarias, siempre ha hecho una defensa contundente de las cámaras y del papel que desempeñan y entendemos que no es razonable que las organizaciones empresariales quieran pugnar por esa representatividad, que nada tiene que ver, porque sus funciones, sus misiones y sus papeles son distintos.

No podemos olvidar y no podemos obviar que las cámaras son corporaciones de derecho público que se configuran como órganos de colaboración con la Administración pública en la defensa de los intereses generales del comercio, de la industria, de la navegación y de los servicios. Pero no solo eso: además tienen carácter consultivo con respecto a todas estas materias y a las funciones que realizan. Y para un Gobierno, un Gobierno como el Gobierno de Canarias, cuyo mantra en materia económica es la diversificación y la internacionalización de la economía y el cambio de modelo productivo, las cámaras deberían ser un instrumento fundamental, principalmente por su capacidad para desarrollar una intensa actividad a la hora de modernizar, diversificar e internacionalizar nuestro tejido productivo.

Es cierto que cuando se eliminó el recurso cameral obligatorio todo cambió, pero de eso ya ha pasado tiempo, mucho tiempo, y con el proyecto de ley, o con este proyecto de ley, hemos tenido la oportunidad de regular en una norma canaria, en nuestra ley canaria, un sistema de financiación para las cámaras que les garantice su supervivencia y les evite estar sometidas a una permanente incertidumbre.

Tres, señorías, son los problemas básicos a los que se enfrentan las cámaras a día de hoy. Yo espero que a partir de que se apruebe esta ley esos problemas pasen a formar parte del pasado. Problemas como la financiación, las funciones a realizar y la representatividad de las cámaras en algunos órganos y por causa de esto el régimen electoral, que en lugar de facilitar la presencia en los órganos a las pequeñas y medianas empresas, base fundamental de nuestro tejido productivo, lo que ha hecho es poner tachas o poner palos en las ruedas. Y no podemos olvidar que las grandes empresas no necesitan a las cámaras para que las representen; a las cámaras las necesitan las pequeñas y medianas empresas, los autónomos y los jóvenes emprendedores, y son esos, son esos y no otros los que crean, mantienen y sostienen el empleo en esta tierra.

Según el acuerdo de la comisión, de las 29 enmiendas presentadas por Nueva Canarias solo 3 han sido rechazadas. Por razones de tiempo, creo que no voy a poder hablar de las tres, con lo que llegaré a donde pueda. Quiero hablar primero de la enmienda 143, referida a la financiación de las cámaras. Nos sigue preocupando el hecho de que no se diga con todas las letras que en los presupuestos generales de la comunidad autónoma para cada año hay que incluir una partida presupuestaria destinada a sufragar los gastos de funcionamiento y el coste de los servicios públicos administrativos que tienen encomendados. Con lo que de esta manera, entendemos, tal como está redactado, va a quedar al albur de las ganas que el Gobierno de turno tenga o no financiar las cámaras. Yo espero que el señor Matos tenga razón y que desde el punto de vista político sea muy difícil que el Gobierno no ponga un duro en las cámaras. También tengo que decir que pondrá lo que ponga en función del interés que tenga.

La enmienda número 45 viene referida a las funciones del pleno de la cámara y en este caso también, aunque se modificó sustancialmente el texto original del proyecto mejorándolo, en mi grupo seguimos entendiendo que no es idóneo, fundamentalmente por el derecho de veto que se ha implantado y que le ha dado al órgano tutelante, que puede significar en esencia que las decisiones de las mayorías queden bloqueadas por el tutelante, y eso entiendo, o entendemos, que en ningún caso es bueno.

Respecto al artículo 14 del proyecto de ley, el referido a la presidencia, decir que, aunque nuestra enmienda fue aceptada, el texto del artículo referido a los vocales entre los que se debe producir...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): ... los que se debe producir la elección de la presidencia de la cámara no nos gusta nada, porque entendemos, y si no al tiempo, que la fórmula elegida puede dañar considerablemente a la cámara.

La última enmienda, la 129, que viene referida a las funciones de la cámara, esta enmienda nos la aceptaron en términos generales, las funciones que planteábamos, pero la que no fue aceptada y que nosotros proponíamos, una parte de ese artículo, era un nuevo apartado que garantizara la representación de las cámaras con el único fin de que puedan desarrollar adecuadamente la función de informar y proponer las medidas necesarias para facilitar la coordinación con las administraciones. Entendemos que esto era una función importante pero la mayoría de esta Cámara ha decidido que no. No obstante, también entiendo que las principales están incluidas.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora González.

Turno del Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías. Saludar también a los representantes de las cámaras de comercio, por supuesto. Bienvenidos.

Y empiezo también agradeciendo al resto de mis compañeros de ponencia el trabajo que hemos realizado, junto también al letrado, cuyas aportaciones han sido esenciales, y en este sentido también ha sido fundamental la experiencia del señor Matos como director general de Comercio en la anterior legislatura, que en varias ocasiones nos ha ayudado no solo a llegar a un consenso sino muchas veces a aclararnos las ideas y el camino correcto. Muchas gracias desde nuestro grupo.

Esta ley que afecta a las cámaras de comercio de Canarias es una norma muy esperada, que llevan demandando las cámaras desde que en el Estado les dejaron sin un sistema de financiación directa, a pesar de ser entidades que desarrollan funciones públicas.

Desde nuestro grupo, en todo momento ha quedado claro que creemos y apostamos por las cámaras de comercio. Es una norma que ha tardado mucho en tramitarse y entremedio las cámaras han tenido que sobrevivir recortando sus estructuras internas y manteniendo el nivel de actuación que llevaban a cabo con solvencia, a pesar del sobresfuerzo de los pasados años. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

Todos los grupos las hemos recibido siempre, cada vez que se tramitaba un presupuesto, ya que venían juntas, de la mano, para evitar que se olvidaran de la financiación de las funciones públicas de las cámaras de comercio. Por eso creo que esta ley ha tardado en entrar en el Parlamento y que ha costado tramitar para darles alguna seguridad a las cámaras en este sentido de la financiación, pero también en su organización interna, o poner en el texto las funciones que ya venían desarrollando desde hace años. Una de ellas, funciones importantes de las que hemos hablado en este Parlamento, sobre todo para diversificar nuestra economía, y que no es otra que la internacionalización de las empresas, sobre todo de las pequeñas y medianas empresas que son las que realmente crean puestos de trabajo en nuestra comunidad autónoma.

Sinceramente, vimos desde el inicio, cuando cinco grupos parlamentarios habíamos presentado casi las mismas enmiendas, consensuadas con las cámaras, que seríamos ágiles a la hora de hacer una ley que les fuera lo más útil posible, puesto que son las figuras que regulamos en esta ley, pero, por desgracia, al final ha sido una ley que ha costado sacar adelante. Se han roto muchos acuerdos y otros se han recuperado. Se han aprobado enmiendas con distintas mayorías. Y en cada momento, y a pesar de eso, hemos conseguido tramitar la ponencia, algo de lo que todos debemos felicitarnos, el poder consensuar una ley que parecía que se iba a complicar e incluso no salir por el hecho de que algunos asuntos tuvieron un empate técnico, especialmente en los artículos en referencia a la distribución de los recursos, es decir, la financiación, o el propio pleno.

Hay apartados en esta ley que no nos gustan o no son nuestros postulados, pero la virtud está en el término medio y en el acuerdo, y creo que al final será una ley útil para las cámaras de comercio, pese a la desconfianza de muchas de ellas sobre el texto final.

Nuestro grupo ha transado muchos de los asuntos claves al buscar diferentes soluciones y creo que es de agradecer a los ponentes el que hayamos estado dispuestos a replantearnos continuamente cada una de nuestras posturas y a escuchar otras opiniones, porque en el diálogo hemos llegado a buenos acuerdos. Por eso hoy les quiero quitar los recelos a las cámaras, porque se han asegurado los fondos anuales. Nosotros no creemos, como el Grupo de Nueva Canarias, que no estén fijados, creemos que están fijados; otra cosa es la cantidad que se destine. Aprovechamos que está aquí el señor consejero, no sabemos si continuará en la próxima legislatura, pero sí nos gustaría que las cámaras de comercio puedan contar con los fondos suficientes para desempeñar sus funciones.

Además estamos de acuerdo con el reparto de los fondos, se ha recurrido a un criterio objetivo, que es el número de empresas de cada cámara, con un factor corrector de máximo el 15 % de los fondos, por lo que, aunque algunas de las soluciones alcanzadas no son las que proponían las cámaras, sí es cierto que tenemos una ley que dará aire a las cámaras de comercio de nuestras islas y, si en el trabajo diario se encuentran con que la ley les da problemas, les emplazamos a seguir con el diálogo con los grupos parlamentarios y consensuar entre todas las cámaras propuestas de posibles reformas, pero mientras veamos cuál es la utilidad práctica de esta ley y que tengan la seguridad de que en los presupuestos de cada año seguiremos defendiendo que se les dé una correcta financiación y que sigamos colaborando.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Popular, señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

En primer lugar, quería saludar a los representantes de las distintas cámaras de comercio que se encuentran en la tribuna de invitados, que reconozco desde aquí.

También quería agradecer, como los anteriores intervinientes, el trabajo realizado por sus señorías, señora Beato, señora González, señor Ramos Chinea, señora Monzón, señor Matos, por su capacidad de trabajo, porque han sido muchas reuniones, y por su capacidad de lograr acuerdos. Este se dice siempre que es el templo de la palabra o la casa de la palabra y esta vez ha sido la casa del oído. Hay que escuchar al otro porque uno no tiene toda la verdad en sus planteamientos. Y hemos logrado conciliar distintos aspectos para que resulte este texto que ahora veremos.

También quería agradecer vivamente al señor letrado, don Jorge Méndez Lima, su aportación a estos debates que hemos tenido en el trámite de ponencia y de comisión y que ha aportado también su granito de arena, y bien grande, a esta ley de cámaras.

Esta ley es muy esperada, porque además la mandataba la ley, la legislación básica, y ya en el presupuesto, en el proyecto de ley de los presupuestos del 2019 venía reflejado en su articulado el sistema electoral que se replica en el texto que hoy se presenta a este pleno, o sea, no es una cosa que hayamos pactado de cualquier manera. Esto se ha ido viniendo, se ha cocinado despacio, a fuego lento, con trabajo de todos.

El Partido Popular siempre ha apoyado a las cámaras de comercio. Nos parece un ente importantísimo para colaborar con el Gobierno de Canarias y poner en práctica las estrategias y las políticas de diversificación e internacionalización que tiene obligatoriamente que llevar a cabo este Gobierno, al que le quedan pocos días, y los gobiernos que vengan para poder revertir la situación de dependencia absoluta sobre el sector turístico.

Larga es la historia que contemplan las cámaras de comercio. Entidades centenarias que vieron su capacidad de acción reducida por la limitación presupuestaria al eliminarse el recurso cameral ya hace unos años.

El texto presentaba enormes dificultades de conciliación, no porque el Gobierno no hubiese hecho su trabajo, que, bueno, intentaba poner un texto en marcha que sirviera de base para trabajar, sino porque los sujetos concernidos en esta ley tenían y tienen, a la fecha, intereses contrapuestos, hay que decirlo así. Conciliando e hilando fino, hemos logrado un texto que en principio deja un regusto del que todos tienen la sensación de haberse dejado algo por el camino, pero también que los demás han sacrificado algo. Así que podríamos decir que todos han quedado, todos los sujetos han quedado razonablemente insatisfechos y nosotros, los que hemos participado en el texto, hemos tenido también la satisfacción de haber defendido el interés general y ser unas personas que hemos intentando trabajar para todos. Gracias a las cámaras también por esta comprensión, por su colaboración y por sus propuestas.

Aún quedan enmiendas vivas, como ya ha dicho la señora González y la señora Monzón. Nosotros no participamos de esas enmiendas vivas, aunque yo, de manera informal, durante la mañana y estos días he tratado con ellos, señora presidenta, la presentación de una enmienda in voce, que tiene que ver con el artículo 20, apartado 3 g), y en el que trato de suprimir... Lo que les pido es la admisión a trámite de la enmienda in voce y ahora les digo que tiene que ver con la supresión del primer párrafo, que dice que hay una imposibilidad de presentarse o ser elegido presidente si eres empleado de una cámara, y nosotros pensamos que esta es una limitación innecesaria y a mí, desde mi punto de vista, me parece incluso antidemocrática, que no sé si lo es pero es la sensación que a mí me queda. Creo que todo el mundo tiene derecho a estar en el pleno si lo eligen como representante y a partir de ahí, oye, pues, si un grupo de personas considera que esta persona es la adecuada para estar al frente de la cámara, pues...

La señora PRESIDENTA: (Sin micrófono).

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: ¿Perdón?

La señora PRESIDENTA: (Sin micrófono).

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: ¡Ah!, que no se oye, hay que gritar.

La señora PRESIDENTA: Sigue, sigue.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Perdón, perdón. Bien, bien, a ver si me va a dar tiempo de todo, felicitaciones.

¿Pero desde el principio no se oye?

La señora PRESIDENTA: No, sí...

(Risas del orador. Rumores en la sala).

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Bien, bien, no pasa nada.

Lo de la enmienda in voce, estaba diciendo lo de la enmienda in voce, que lo que pretendemos, lo que pretende el Grupo Parlamentario Popular es eliminar el trocito de párrafo que se refiere a que existe un impedimento por el que los empleados de las cámaras no pueden ser presidentes. Nosotros pensamos, yo pienso personalmente que es una apostilla que es innecesaria y que no puede haber una limitación salvo aquella que te permita ser miembro del pleno; es decir, si eres miembro del pleno, porque te han elegido las empresas o quien sea, porque cumples las condiciones, que esto no sea un impedimento. Y entonces lo que les pido a los grupos es que me admitan presentarla y que luego voten lo que consideren. Yo como presentante, pues, votaré que sí, lógicamente.

Tengo que decir sobre las funciones, o sea, la ley refiere varias cosas que parecen importantes, una de ellas son las funciones. Haciéndonos eco de las peticiones que hacían las cámaras, hemos consignado las funciones de las cámaras en el articulado; también sobre la composición del pleno; también sobre el consejo canario de cámaras, en el que hemos arbitrado una manera en la que las cámaras tienen su peso en función del número de empresas adscritas; pero también existe una cláusula que impide el atropello o la connivencia maliciosa entre varias para no hacer..., dejando en manos del órgano tutelante la capacidad de que un acuerdo que salga por mayoría tenga la necesidad, de manera obligatoria, imprescindible, de contar con el apoyo del órgano tutelante. De ahí hemos salvado la dificultad que presentaba el escenario con esta medida.

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y...

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Gracias. Termino enseguida.

Y también nos parece significativamente importante la consignación, de manera obligatoria, en los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias de unas partidas necesarias para la financiación de los servicios, de los gastos necesarios para mantener las cámaras, cosa que le mandata al Gobierno la ley básica, una por provincia dice. Es verdad que aquí, en Canarias, hay más de una por provincia, en la provincia de Las Palmas, pero hemos salvado la parte económica atendiendo a la capacidad de cada una y también a las singularidades y a la doble insularidad que tanto reclamamos en otros ámbitos, pues, aquí también hemos podido plasmarlo.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias, señor Estalella.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista.

Señora Beato, disculpe.

El señor Estalella no se va (el señor Estalella Limiñana consulta con la Presidencia). (Pausa).

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor consejero.

Desde el Grupo Nacionalista Canario saludamos a los representantes de las cuatro cámaras de comercio que nos acompañan en la tribuna.

Hoy aprobaremos una buena ley de cámaras para los próximos años. En el trámite de enmiendas hemos resuelto cuestiones que a priori parecía que no encontrarían solución.

Los grandes objetivos que se marcó nuestro grupo parlamentario se han conseguido. Hemos incorporado nuevas funciones como la creación y la gestión de viveros de empresas y parques tecnológicos, la gestión de programas europeos, la formación profesional, la contribución a la internacionalización de la economía, la ayuda a la innovación... Funciones que de facto ya se vienen realizando por las cámaras y que ahora tienen un reconocimiento legal.

Nuestro objetivo fue también incorporar los planes camerales. Se han incorporado tres planes camerales: el de internacionalización, el de competitividad y, a propuesta de nuestro grupo parlamentario, el de Formación Profesional Dual, por la imprescindible conexión que tiene que tener la empresa y la formación y el papel que pueden desarrollar las cámaras en esa conexión. Pero los planes se han incorporado, estos planes camerales canarios, singulares en Canarias, con mecanismos de control, que la financiación esté vinculada al cumplimiento de unos objetivos. Los planes deberán incorporar, definir unos objetivos, establecer criterios de medición de ese cumplimiento y el grado de eficiencia de los mismos.

Nos propusimos también garantizar la financiación de las cámaras, de los servicios públicos administrativos que prestan las cámaras, y establecer mecanismos para el reparto de los fondos. Tras mucho debate, hemos dado con una fórmula que satisface en buena medida y da respuesta a las cuatro cámaras. La redacción del artículo 24 garantiza, garantiza, que habrá que consignarse una consignación anual en los presupuestos para la financiación de los servicios públicos administrativos de las cámaras. Y con esta redacción estamos seguros de que ningún Gobierno se va a atrever a dejar a las cámaras sin esta financiación y, en todo caso, estará este Parlamento para garantizarlo.

Pero además necesitábamos un reparto equitativo, porque tenemos una realidad en Canarias singular, porque tenemos una realidad de cuatro cámaras con diferente peso -dos cámaras grandes y dos cámaras medianas- y teníamos que tener en cuenta eso. Ese era uno de los objetivos de nuestro grupo. Por eso promovimos y estamos contentos con el sistema del 85 % de los fondos destinados por el número de empresas y el 15 % en función de los servicios que se presten por las cámaras en las islas no capitalinas.

Nuestro objetivo era que ninguna cámara se quedara atrás y creemos que lo hemos conseguido. Esta fórmula garantiza no solo la supervivencia de las cámaras, también la estabilidad de las cámaras en su funcionamiento y respeta el principio, la condición de la doble insularidad.

Y, finalmente, el asunto de la adopción de los acuerdos en el Consejo General de Cámaras. Nuestras enmiendas siempre han insistido en la necesidad de que las cámaras acordaran, tienen autonomía para llegar a sus acuerdos, defendíamos el consenso entre las cámaras para llegar a acuerdos. Finalmente, hemos transado un sistema de votación que tendrá en cuenta el criterio del número de empresas, sin perjuicio de otros criterios, como en el caso de la financiación, en el reparto de los fondos y en el caso de discrepancia la administración tutelante actuará como árbitro con su voto de calidad. Ningún acuerdo podrá tomarse sin la conformidad del órgano tutelante. Esto garantiza que siempre, por encima de todo, estará el interés general, sin imposiciones de nadie. Estamos seguros de que las cámaras ya se encargarán, por la cuenta que les trae, de ir al consejo con los acuerdos consensuados.

Todos los grupos hemos hecho un esfuerzo de conciliar posturas y transar los asuntos más importantes. Nuestro grupo agradece a todos los grupos la colaboración en el trabajo de la ponencia y agradece también la colaboración y el buen hacer de nuestro letrado.

Me atrevo a decir, me atrevo a afirmar, que hoy por hoy en el panorama de leyes de las distintas comunidades autónomas esta va a ser de las mejores leyes, por lo menos la más avanzada. Es una buena ley que va a reforzar el papel de las cámaras en el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, es una ley que tiene en cuenta la realidad de Canarias en cuanto a las funciones que han desempeñado las cámaras y en cuanto a la financiación de las cámaras, que tiene en cuenta la realidad del diferente peso de nuestras cámaras y que tiene en cuenta un equilibrio, se garantiza un equilibrio entre la convivencia de esas cuatro cámaras, la convivencia de las confederaciones y la convivencia de la administración tutelante.

Después de hoy queda por delante el desarrollo reglamentario, que ha de llevar a cabo el Gobierno, y a las cámaras, el trabajo de aprobación de sus reglamentos. A partir de ahora el trabajo es de ustedes. Queda en sus manos esta ley, que esperemos que tenga un recorrido largo.

Muchas gracias.

(La señora Monzón Navarro solicita intervenir).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Señorías, después de la intervención de todos los grupos... Dígame, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Señora presidenta, me gustaría intervenir por el artículo 81, por rectificación, por hechos o datos contradichos, que se ha dicho sobre la ley en concreto.

La señora PRESIDENTA: ¿Dirigida a alguna intervención concreta, señora Monzón, o en general?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Me dirijo, bueno, han intervenido en este hecho en concreto tanto Estalella como la señora Beato.

La señora PRESIDENTA: Pues un minuto y cíñase a la contradicción.

Sí, también se la doy ahora. ¡Siempre! Un momento (ante una observación efectuada por el señor Estalella Limiñana desde el escaño).

Por eso le pregunto que a quién se la iba a dirigir para ver a quién se la iba a dar, si son dos, ¿vale?, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Sí, porque tiene que ver con un contenido de la ley que han comentado en el estrado, y me quiero referir a él, y se refiere precisamente a las decisiones del consejo cameral, de la adopción de acuerdos. Y yo quiero leer textualmente qué dice el punto 6: Los acuerdos se tomarán por mayoría, en la forma y con la extensión que se determine por el pleno -punto y aparte-. Para la adopción de los acuerdos se requerirá, en todo caso, el voto favorable del órgano tutelante.

Esto no es que diriman las mayorías o en caso de discrepancia, como decía la señora Socorro Beato, sino de lo que está hablando es de que hay un veto del Gobierno. Y entre otras cosas las funciones de este consejo es adoptar acuerdos para la interposición de recursos y acciones ante la Administración. Por lo tanto, fíjense si es importante que tengan autonomía para decidir esos acuerdos, porque en cualquier caso el órgano competente podrá vetar que no se lleven esos recursos a la propia Administración.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

Señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Señora Monzón, no es la idea esa. La idea era que, como hay intereses contrapuestos, como se ha manifestado y hemos estado viendo a lo largo de todo el debate, entre las cámaras, lo que hemos pensado es, "oye, cuando lleven un asunto, un proyecto, tienen que llevar el estar consensuado", porque temíamos y tememos que la conciliación de algunos intereses pudiera dañar los intereses de otras cámaras. En evitación de ese posible atropello, hemos establecido esa cláusula de seguridad, esa válvula, que permite que ningunas cámaras, conjuntamente, tomen una decisión en contra de otra cámara o que sea lesiva para otra cámara. Simplemente ese es el espíritu de la norma, no es una cuestión de vetar o no vetar, sino que se pongan de acuerdo y lleven el expediente adelante.

(La señora Beato Castellano solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Estalella.

También me pide, por eso lo decía, para que usted tuviera los mismos turnos, también me lo pide la señora Beato.

Señora Beato, un momento, por favor. Ahora, cuando quiera.

La señora BEATO CASTELLANO (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Es que ha aludido a las dos intervenciones.

Yo quisiera aclarar, nuestro grupo siempre ha defendido la necesidad de acuerdo entre las cámaras, igual que nos ponemos de acuerdo en todos los ámbitos de la vida, igual que nos ponemos de acuerdo en este Parlamento. Y el acuerdo tiene que estar por encima de todo, pero cuando no hay acuerdo la Administración es la que debe velar por el interés general, que no haya ninguna imposición de ninguna postura que pueda ir en detrimento y descompensar la situación. Por lo tanto, es el consenso por encima de todo, el acuerdo por encima de todo, y en el caso de que así no ocurra, el interés general.

(La señora González González, María Esther, solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: (Sin micrófono) Muchas gracias.

Dígame, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Presidenta, quería, por el artículo 81, por haber sido contradicha, también dirigirme al señor Estalella y a la señora Beato.

La señora PRESIDENTA: El artículo 81 da para lo que da, lo estiraremos lo que queramos estirarlo, pero... Un minuto, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Señor Estalella, señora Beato, en el tema propuesto, la intención que tuvieran puede ser la que quieran, pero eso es un derecho de veto con todas las letras, lo quieran vestir ustedes como lo quieran vestir. Y, aunque ustedes tuvieran el planteamiento o la idea de que se llegara al consenso como se llega en todas partes, eso no es cierto. Aquí no llegamos siempre a un consenso; cuando llegamos a un consenso llegamos y, cuando no llegamos, las mayorías son las que deciden, y nuestro planteamiento es que en las cámaras también, si no consiguen llegar a acuerdos, sean las mayorías las que deciden.

Y, efectivamente, como ha dicho la señora Monzón, en el caso de recurso ante el órgano, o sea, ante la Administración, el órgano tutelante, cuando lo van a recurrir, lo veta y santas pascuas, aleluya. Es un derecho a veto como un día de fiesta, lo quieran vender ustedes como quieran.

(El señor Estalella Limiñana y la señora Beato Castellano solicitan la palabra).

La señora PRESIDENTA: A ver, señorías, les tengo que dar un minuto, les tengo que dar un minuto tanto al señor Estalella como a la señora Beato, pero cuando hablamos del artículo 81, es contradicho en algo, y hay que referirse a esa contradicción. Yo como presidenta no puedo entrar en el contenido, pero sí les ruego que se ciñan a él, porque yo soy la que tengo que moderar el debate, señorías, y lo que pido es que me ayuden a hacerlo para poder llevar a buen puerto la finalización del mismo.

Señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

La señora González plantea exactamente lo mismo que la señora Monzón. Sí, estoy también en desacuerdo. No es un derecho de veto, no digo que no pueda serlo en el futuro o no se use de esa manera, pero la idea no es esa, la idea es que ninguna de las cámaras se una a otra para, de manera lesiva, adoptar un acuerdo dentro del consejo canario de cámaras para sacar adelante el proyecto que unas pocas quieren o en contra de otras. En realidad es una seguridad saber que hay una red que no permite el atropello. Simplemente es eso, nada más. De todas maneras hay que decir también que este era uno de los puntos que impedía sacar adelante la ley. La ley puede ser modificada. Queda en mano del siguiente Parlamento y de las cámaras venir aquí y decir, "miren, esto no ha funcionado de la manera que usted lo habían planteado"; pues habrá que cambiarlo, simplemente. Pero démosle una oportunidad a la ley.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Estalella.

Señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO (Desde su escaño): Sí, señora presidenta, el abuso del artículo 81 lo compartimos también.

El artículo lo que viene a decir es que, para la adopción de acuerdos, se requiere el voto favorable de la administración tutelante, y la administración tutelante va a velar siempre por el interés general, y eso es lo que defendemos, el interés general. Por lo tanto, no hay ninguna otra voluntad más que la defensa del interés general.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Ahora sí, llamo a votación, señorías, y antes permítanme saludar -ya sé que lo han hecho los grupos y el vicepresidente primero ocupando la Presidencia- a los representantes de las cámaras de comercio. Gracias por acompañarnos aquí, en esta sesión de hoy, y también al Club 13, veteranos empresarios y personas del norte de Tenerife, empresarios turísticos, también bienvenidos y gracias por acompañarnos.

Señorías, llamo a votación. (La presidencia hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Señorías, como es habitual, empezaremos con la votación de las enmiendas.

Por orden, la tengo aquí, en el artículo 20, cuando toque, para no olvidarme, por eso lo apunté (ante un comentario que se efectúa desde el escaño). Señorías, según el guión -por favor, pido atención, señorías, si son tan amables-, empezaremos con las enmiendas, artículo 4, enmienda número 26 del Grupo Parlamentario Podemos.

Señorías, una cuestión previa: no están agrupadas; por tanto, tendremos que ir una a una. ¿De acuerdo? (Asentimiento). Bien.

Enmienda número 26, del Grupo Parlamentario Podemos, artículo 4. Comienza la votación, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no, y 15 abstenciones.

Enmienda número 60, del Grupo Parla mentario Socialista. (Pausa).

59 votos emitidos: 15, sí; 33, no; 11 abstenciones.

Enmienda 129 de Nueva Canarias. (Pausa).

59 votos emitidos: 5, sí; 33, no; 21 abstenciones.

Artículo 4, artículo 4, después de las enmiendas. Artículo 4, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 59, sí, ningún no, ninguna abstención.

Vamos ahora, señorías, a la enmienda número 27, al artículo 4-bis, nuevo. Enmienda 27, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Votamos ahora el artículo 4-bis, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí, ningún no y 6 abstenciones.

Vamos a la enmienda número 28 al artículo 5, señorías. Enmienda número 28, de Podemos, al artículo 5. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Votamos el artículo 5, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos con el artículo 6, la enmienda número 29, señorías. Enmienda número 29. (Pausa).

58 votos emitidos: 6, sí; 37, no; 15 abstenciones.

Enmienda número 30. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Vamos al artículo 6, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 52, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos a las enmiendas al artículo 8. La enmienda número 31. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Vamos a la enmienda número 62, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 33, no; 6 abstenciones.

Vamos al artículo 8, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos a las enmiendas del artículo 11, la número 32. Número 32. (Pausa).

59 votos emitidos: 11, sí; 33, no; 15 abstenciones.

Vamos a la enmienda número 63, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 39, no; ninguna abstención.

Vamos al artículo 11, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 52, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos con las enmiendas del artículo 12. Número 33, señorías, enmienda 33. (Pausa).

59 votos emitidos: 11, sí; 33, no; 15 abstenciones.

Vamos con la enmienda número 34, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Enmienda número 64. (Pausa).

59 votos emitidos: 15, sí; 44, no; ninguna abstención.

Votamos el artículo 12, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos con las enmiendas al artículo 13, la número 35. (Pausa).

59 votos emitidos: 11, sí; 33, no; 15 abstenciones.

Enmienda número 65. (Rumores en la sala). Silencio, por favor, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 39, no; ninguna abstención.

Votamos el artículo 13, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos a las enmiendas al artículo 14. La número 36. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Enmienda número 66. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 39, no; ninguna abstención.

Votamos el artículo 14. (Pausa).

59 votos emitidos: 48, sí; 11, no; ninguna abstención.

Vamos ahora al artículo 17, a la enmienda número 37, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 11, sí; 33, no; 15 abstenciones.

Votamos el artículo 37, señorías... 17, dije el número de la enmienda, perdón, 17. Gracias, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos ahora a las enmiendas del artículo 18. La enmienda número 38. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Artículo 18, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos a las propuestas de adición de nuevos artículos. La enmienda número 39, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Vamos ahora, señorías, a la enmienda número 40, al artículo 19, enmienda número 40. (Pausa).

57 votos emitidos: 6, sí; 36, no; 15 abstenciones.

Votamos el artículo 19, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 52, sí; 6, no y ninguna abstención.

Vamos ahora con las enmiendas al artículo 20. La número 43. (Pausa).

59 votos emitidos: 11, sí; 33, no, 15 abstenciones.

Vamos ahora a la enmienda número 67. (Pausa).

57 votos emitidos: 20, sí; 37, no; ninguna abstención.

Señorías, ahora han presentado una enmienda in voce. Antes de votarla tengo que decir si el pleno la acepta, si hay algún grupo, o al revés, que se oponga a esta enmienda in voce.

Dígame, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Señora presidenta.

Nosotros nos oponemos.... En cualquier caso quería aclararlo, si me lo permite, porque es por un tema solamente del contenido, porque es que creo... No creo que sea el espíritu, que un empleado de la cámara sea simultáneamente presidente; y, si no es así que tenga que ser simultáneamente, deja de ser empleado. Por tanto, entendemos que no tiene...

La señora PRESIDENTA: Señora Monzón, no me reabra el debate, solamente diga si acepta o no la in voce, y si hay un grupo que se opone no se puede votar.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): ... quería aclararlo para que me lo aclarara también el que lo propone.

La señora PRESIDENTA: O sea, ¿que acepta la in voce?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Sí.

La señora PRESIDENTA: O sea, ¿que no se opone a la in voce?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): No nos oponemos a la in voce.

La señora PRESIDENTA: ¿No hay ningún grupo que se oponga a la in voce?

Votamos entonces la in voce, señorías... (Rumores en la sala).

¡Señorías, por favor!

Votación de la enmienda in voce al artículo 20.3 g). Votación, señorías, de la enmienda in voce. (Pausa).

Díganme.

58 votos emitidos... (Comentarios desde los escaños).

¿Por qué?, ¿algún problema? Bueno, repetimos la votación, señorías, si ha habido problemas, pero estén atentos, por favor, y atentas.

Comienza la votación de la enmienda in voce al artículo 20... ¿Quiere intervenir, señor Cabrera? Ah, está marcando votación. Perdón.

Artículo 20.3 g): comienza la votación. (Pausa).

59 votos emitidos: 30, sí; 14, no; 15 abstenciones.

Artículo 20, señorías. (Pausa).

¡Silencio, por favor!

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos ahora a las enmiendas del artículo 21. La número 44, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Enmienda ahora número... Vamos a las enmiendas al artículo 21, enmienda número 44. ¿Acaba de votarla? Perdón, no la había marcado. Disculpe, me equivoqué.

Enmienda número 45. Perdón, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 10, sí; 34, no; 15 abstenciones.

Enmienda número 68, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 39, no; ninguna abstención.

Vamos al artículo 21, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no; ninguna abstención.

Vamos a las enmiendas al artículo 22. La número 46, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no; 15 abstenciones.

Vamos a la enmienda 69, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 39, no; ninguna abstención.

Votamos el artículo 22, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no y ninguna abstención.

Vamos ahora a las enmiendas al artículo 24. La número 143. (Pausa). ¡Silencio, señorías, por favor!

59 votos emitidos: 5, sí; 33, no; 21 abstenciones.

Votamos el artículo 24, señorías. (Pausa).

57 votos emitidos: 57, sí, ninguna abstención y ningún no.

Vamos ahora, señorías, a las enmiendas al artículo 30. La número 48. (Pausa).

Perdón, esperen un momento. El resultado de la 48. Ahora me plantean una cuestión.

Resultado de la votación a la enmienda número 48 al artículo 30: 57 emitidos: 7, sí; 37, no y 13 abstenciones.

Antes de pasar al siguiente, ¿me están planteando alguna enmienda que se ha quedado atrás? (Comentarios desde los escaños).

Ah, tiene razón, la dejé yo atrás.

Vamos a terminar con el artículo 30 y vamos a la 26. Disculpen, se me quedó atrás.

Seguimos ahora con la enmienda número 145 al artículo 30. Gracias, señorías. (Pausa).

57 votos emitidos: 5, sí; 33, no; 19 abstenciones.

Votamos el artículo 30, señorías. (Pausa).

59 emitidos: 48, sí; 11, no y ninguna abstención.

Vamos ahora al artículo 26, que pido disculpas, me lo dejé atrás, a la enmienda número 71, señorías. Enmienda número 71. (Pausa).

59 votos emitidos: 21, sí; 32, no y 6 abstenciones.

Votamos el artículo 26 ahora, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos; 59, sí, ningún no y ninguna abstención.

Ahora la siguiente enmienda la tiene el artículo 32, la número 73. La enmienda 73 del artículo 32. (Pausa).

59 votos emitidos: 20, sí; 33, no; 6 abstenciones.

Artículo 32, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 59, sí, ningún no y ninguna abstención.

Vamos ahora a la enmienda 74, que es al artículo 34. Enmienda 74, señorías. (Pausa).

57 votos emitidos: 20, sí; 31, no y 6 abstenciones.

Votamos el artículo 34, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 59, sí, ningún no y ninguna abstención.

Señorías, vamos ahora a la enmienda número 50 al artículo 36. Enmienda número 50. (Pausa).

59 votos emitidos: 7, sí; 37, no y 15 abstenciones.

Votamos el artículo 36, señorías. (Pausa).

58 emitidos: 51, sí; 7, no y ninguna abstención.

Vamos ahora a la disposición transitoria tercera. Les pregunto, ¿es posible que se puedan votar de manera conjunta todas las enmiendas del Grupo Parlamentario Podemos? ¿Sí, señorías? ¿Sí?

Señorías, votamos conjuntamente las siguientes enmiendas: 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59 y 51. ¿De acuerdo, señorías? Comienza la votación. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no y 15 abstenciones.

(Rumores en la sala).

Señorías, yo les pido silencio. No es posible. Señor consejero, por favor, si es tan amable, estamos en plena votación, por favor.

Enmienda número 78, del Grupo Socialista, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 21, sí; 37, no; ninguna abstención.

Votamos la disposición transitoria tercera, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no y ninguna abstención.

Y votamos ahora, señorías, el texto del dictamen. ¿De acuerdo? (La señora Monzón Navarro solicita la palabra).

Dígame, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Yo en el texto tengo una enmienda, la 25, a la exposición de motivos, que creo que no se ha votado. Si no, me corrigen. A lo mejor estoy equivocada yo.

La señora PRESIDENTA: ... Ah, sí, sí, disculpe. Sí hay una enmienda. Tiene usted razón. Disculpe. Perdón.

Señorías, votamos la enmienda número 25 a la exposición de motivos. Gracias, señora Monzón. Enmienda número 25 a la exposición de motivos. (Pausa).

59 votos emitidos: 6, sí; 38, no y 15 abstenciones.

Votamos la exposición de motivos, señorías. (Pausa).

59 votos emitidos: 53, sí; 6, no y ninguna abstención.

Señorías, ahora sí, votamos el texto del dictamen, señorías. (Pausa).

58 votos emitidos: 52, sí; 6, no y ninguna abstención.

Queda, por tanto, aprobada la Ley de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Canarias.

(Aplausos).

Muchas gracias, señorías.

(El señor consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, Ortega Rodríguez, solicita la palabra).

Dígame, señor consejero. El consejero ha pedido la palabra, supongo que será para agradecer el trabajo y no para reabrir el debate, señor consejero. Tiene cinco minutos.

(Rumores en la sala).

¡Señorías, por favor!

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez) (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta. Señorías, representantes de las cámaras, buenos días a todos.

En junio del pasado año comparecía en esta misma sede parlamentaria para...

La señora PRESIDENTA: Perdone que lo interrumpa, señor consejero.

Señorías, quien quiera hablar ruego que abandone el hemiciclo para poder escuchar respetuosamente a quien está en el uso de la palabra.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez) (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Repito, señorías, representantes de las cámaras de Canarias, buenos días.

En junio del pasado año comparecía en esta misma sede parlamentaria para presentar el proyecto de ley de cámaras oficiales de comercio, industria, servicios y navegación de Canarias. Hoy comparezco nuevamente para agradecer a los grupos que han votado a favor de la aprobación de esta ley, así como el trabajo que han tenido durante estos últimos nueve meses.

Sin duda es un día muy importante para las cámaras de comercio de Canarias, pero también para todos los agentes económicos, políticos y sociales que hemos participado en el debate y en la elaboración de esta ley, con la que culmina un proceso de cuatro años marcado, indiscutiblemente, por el diálogo. Y, a pesar de los diferentes grados de satisfacción que podamos encontrar por el resultado, hoy empiezan a caminar las cámaras por un nuevo camino después de un largo tiempo de incertidumbre. Y va a ser un camino que debe conducir, sin duda alguna, a la mejora continua de las propias cámaras. Y es por ello que en este sentido quiero empezar dando las gracias a las cuatro cámaras de comercio: a la provincial de Santa Cruz de Tenerife, a las insulares de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, que, conscientes de la necesidad que había de adaptarse a la ley estatal básica de abril de 2014, se han implicado desde el primer momento en el desarrollo de este texto.

Me gustaría también destacar la participación de distintas organizaciones empresariales, entre ellas las de las confederaciones de las dos provincias, y también a otros agentes que han participado en el nacimiento de esta ley, como el Consejo Económico y Social y el Consejo Consultivo, además de los diferentes departamentos del Gobierno de Canarias. Todos ellos, con sus aportaciones, han contribuido a enriquecer el texto normativo que hoy se aprueba.

Además, también quiero poner en valor la labor de los diferentes representantes que han participado en la conformación de esta ley de cámaras y que han analizado sus treinta y siete artículos para llegar a un consenso, al que hoy estamos asistiendo.

Por último, y dentro del agradecimiento, me gustaría también destacar el esfuerzo y las horas de trabajo que los funcionarios de la Dirección General de Comercio y Consumo han dedicado para hacer realidad esta norma.

A partir de hoy se abre un plazo de tres meses para que las cámaras de comercio de Canarias adapten su funcionamiento y reglamento de régimen interior a esta nueva norma, antes de iniciar el proceso electoral por el que se van a renovar sus plenos. Sé ya que todas ellas están trabajando en este proceso de cambio, por lo que confío en que antes de los tres meses se puedan convocar estas elecciones.

Por nuestra parte y en concreto desde la Dirección General de Comercio y Consumo, hemos dirigido ya un escrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, concretamente a la Secretaría de Estado de Comercio, para solicitar una prórroga adicional de seis meses para poder desarrollar el proceso electoral de las cámaras, que, como ustedes saben, según la ley estatal básica, vence el próximo 31 de marzo.

Además, en el plazo de un año debe estar aprobado el reglamento de desarrollo de la propia ley y la entrada en vigor de este nuevo texto normativo va a conllevar la aplicación de una serie de reformas que van a ayudar a impulsar el papel de las cámaras como entidades de prestación de servicios, abogando por un modelo más eficiente y que permitirá mejorar resultados.

Arranca hoy, entonces, una nueva línea de trabajo en la que las organizaciones camerales podrán combinar las aportaciones públicas con el desarrollo de otras funciones que les generen ingresos. Además, la nueva ley de cámaras refuerza el papel de estos organismos en ámbitos como la internacionalización de la economía canaria, tan importante para el desarrollo y el futuro de las islas.

En definitiva, se instaura un nuevo modelo adaptado a los nuevos tiempos, con el que esperamos garantizar la pervivencia de las cámaras de comercio y su consolidación como herramienta e instrumento de apoyo, tanto de las empresas como de la sociedad en general.

Por todo ello, hoy tenemos que sentirnos contentos y satisfechos por el gran trabajo que hemos realizado entre todos y por la capacidad que se ha demostrado para llegar a un consenso que ha permitido la aprobación de esta nueva ley.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero. Muchas gracias, señorías.

Vamos ahora, señorías, a votar, voy a llamar a votación para proceder a la votación del Reglamento. ¿De acuerdo? ¿No? Habíamos dicho que después de la ley... ¿O quieren que sigamos con las leyes y después el Reglamento? (Pausa).

Perdón. Tenemos que votar el Reglamento, que lo podemos hacer ahora, o pasar a la ley de bibliotecas. ¿Bibliotecas, señorías? ¿Sí? ¿Reglamento...? (Rumores en la sala).

Vamos a ver, lo que habíamos acordado era que después de esto era el Reglamento, eso es lo que habíamos acordado. Votamos Reglamento y después vemos bibliotecas.

Voy a llamar a votación, por supuesto, porque hemos iniciado otra. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

(El señor Jorge Blanco solicita intervenir).

Dígame, dígame, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Si puede esperar treinta segundos, que la gente ha salido un momento a... en fin, al baño. (Pausa).

La señora PRESIDENTA: Señorías, yo no voy a parar el pleno porque haya gente que no está.

Si quieren, para intentar tener la mayor aportación posible, podemos ir, como había dicho, a la ley de bibliotecas, y ya está, y, por favor, pido a sus señorías que estén pendientes de lo que acordemos. ¿De acuerdo?