Diario de Sesiones 157/2019, de fecha 13/3/2019
Punto 5

9L/PL-0015 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES, SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE BIBLIOTECAS DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Vamos a la ley de bibliotecas, señorías, y la siguiente es la votación del Reglamento. Llamaré a votar, quien esté está y quien no, no estará, ¿de acuerdo? Ley de bibliotecas, señorías.

Esperen un momento, que tengo que cambiar de papeles. (Pausa).

(Rumores en la sala).

Señorías, quiero saludar... Por favor, señorías, el pleno no ha acabado, ruego que tomen asiento, señorías, y guarden silencio, las dos cosas.

Quiero comenzar, antes de dar la palabra a los grupos parlamentarios que mantienen enmiendas vivas, hacer una salutación a las trabajadoras y trabajadores de bibliotecas de Canarias que hoy están aquí. Gracias por la labor que hacen y bienvenidos, bienvenidas. (Aplausos).

Gracias.

Señorías, en esta iniciativa legislativa hay enmiendas pendientes. En este caso, el Grupo Socialista, para la defensa de las enmiendas, la señora Hernández tiene siete minutos.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ (Desde su escaño): Buenos días.

En aras del consenso y de la buena redacción que ha salido de esta proposición de ley, pues, mire, retiramos las dos enmiendas.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

¿Pero quiere intervenir en su turno o no? Quiero decir, porque ahora les voy a dar turno de intervención a todos los grupos, aunque no quiera hablar de las enmiendas querrá usted... Pues venga, por favor, e intervenga sus siete minutos, más allá de que no presente enmiendas tiene derecho a participar en el proyecto de ley.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: Buenos días y especialmente a la bancada.

Hemos esperado cuarenta años para llegar a este día, así que estamos de enhorabuena todos (aplausos de la interviniente, en la sala y en la tribuna destinada al público).

Partiendo de...

La señora PRESIDENTA: Disculpe, señora Hernández, disculpe, señora Hernández.

El público asistente ruego que se abstenga de hacer manifestaciones a favor o en contra. Al final, cuando acabemos con la ley, ¿vale?

Gracias.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: No se preocupen, eso lo dice el Reglamento, nada más.

Partiendo del concepto universal del derecho a la lectura y a las bibliotecas, el Partido Socialista ha asumido colaborar con esta proposición de ley, con esta ley.

En primer lugar, lamentamos que Canarias, como acabo de decir, después de cuarenta años, sea la última comunidad autónoma, siempre estaremos en esa historia, en incorporarnos con una ley que avale un tema tan importante y tan serio como son las bibliotecas. Es a todas luces imperdonable y vergonzoso. Y aunque el PP y el PSOE, que es mi partido, en cortos periodos de tiempo cogobernamos, realmente entiendo que la responsabilidad mayor corresponde al Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, que es el que más ha gobernado en tiempo en la historia de la autonomía de Canarias.

Los socialistas llevamos en nuestros genes el culto al libro, y el culto como si de una religión se tratara, a la lectura. Después de ciento cuarenta años de fundación, nuestras antiguas sedes, las llamadas "casas del pueblo", siguen albergando colección de libros y nuestros compañeros históricos enseñaron a leer y a escribir a muchos españoles en aquellas casas del pueblo.

Con ese espíritu universal, ese derecho universal a la lectura y al libro, participamos del estudio de la propuesta que nos hacía el Gobierno. Parece aconsejable que recordemos que en el pleno de la investidura del señor Clavijo, dentro del pacto con el Partido Socialista, uno de los temas eran esas famosas cuatro leyes, de las que dos se han quedado por el camino. Pero además se repitió en los debates de la nacionalidad y justo en el último debate de la nacionalidad no hubo ni una sola referencia -y Dios me perdone si me equivoco- a la cultura, a esas cuatro leyes que nos habían prometido, que después de doce años de trabajo, que se estaban haciendo y se suspendían y se suspendían... por fin hoy está aquí.

Se quedaron atrás la ley de archivos y la ley de mecenazgo. Y yo en la de archivos tengo un dolor, porque, cada vez que un documento se nos va, se nos va la historia, se nos va otro libro, se nos va la memoria colectiva. Como he dicho, dos de ellas se han quedado en el camino. Estas importantes normativas fueron un continuo corte y pega que se fueron haciendo en todos los discursos del señor Clavijo. Qué pena que se ausentó y solo entra para votar. No le van al presidente de Canarias los actos de cultura. Es un sector en que el señor Clavijo desconoce los miles y miles de trabajadores, directa o indirectamente, y los miles y miles de usuarios y demandantes de la cultura.

En nuestra proposición hemos hecho dos enmiendas, que acabo de anunciar, desde el escaño, que las vamos a retirar.

Aunque los seis grupos trabajamos todo lo que podíamos o sabíamos, en realidad ha aumentado el conocimiento del borrador. El Partido Socialista propuso que se declarara, y así consta, a las bibliotecas de valor público universal, como no podía ser de otra manera para los socialistas. Que era necesario recuperar la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, que desapareció de la organización del Gobierno en el 2010.

Un tema que fue muy debatido fue la Biblioteca Canaria, porque entiende el Partido Socialista que no se puede hacer una sede física sino una sede virtual, una sede acorde con el siglo XXI. No creemos en sedes físicas. Además a nadie se le escapa que detrás de eso volveríamos a repetir el pleito insular, en qué isla de las grandes, porque seguro que a las pequeñas -que yo soy de las pequeñas- no nos iba a tocar esa biblioteca. Esa era una de las enmiendas que hemos retirado hoy, todavía teniendo la pena de que no está asegurado.

Pero también ha tenido cabida en el PSOE el acceso público a todo usuario de los documentos digitalizados y publicados en red, especialmente de las hemerotecas. Las hemerotecas canarias en este momento, especialmente las de las dos universidades públicas, tienen una riqueza impresionante y muchos de esos accesos a periódicos antiguos tienen un candado que los socialistas no entendemos. Tenemos que dialogar, tenemos que encontrar una manera de sacar esos candados.

Entre los derechos y las obligaciones de las personas usuarias, el Grupo Socialista propuso algo de máxima importancia para nuestro grupo, que consiste, al contrario de lo que proponía el borrador, en que la no tenencia del carné de la biblioteca, que la no tenencia del carné no privara a nadie, por ser un derecho universal, de usar las bibliotecas, de practicar lo que estime. Un nuevo punto al derecho de las personas transexuales o intersexuales a tener un carné acorde con su identidad sentida, con su género manifestado.

Y de lo que nos sentimos muy...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y concluya, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: ¿No me da un minutito?

La señora PRESIDENTA: ¡Un minuto más y concluya!

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: ¡Ah!, no lo oí, no lo oí. Gracias.

De lo que nos sentimos satisfechos es de que hemos incorporado algo que para nosotros es tierno: se ha incorporado a la ley que los centros escolares de Canarias tengan una biblioteca infantil, dedicada especialmente a los niños. A ustedes, y especialmente a los de arriba, que son especialistas, no les voy a contar la importancia que tiene que los niños desde la primera edad, de 0 a 3 años, cuenten con un libro. Ahí está el futuro del mantenimiento de las bibliotecas. Los socialistas hemos logrado que en los colegios se incorporen los centros infantiles.

Dice alguien que si no hay contacto con los libros no aprende, y eso comienza en la primera edad, y, por supuesto, no aprenderá nunca si desde el primer momento no...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

Intervención ahora de los restantes grupos. Grupo Mixto, señor Ramos Chinea, siete minutos.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Darles la bienvenida, en nombre de la Agrupación Socialista Gomera, a los trabajadores de las bibliotecas de Canarias y felicitarles por la labor que realizan día a día y la contribución a la cultura de nuestra comunidad autónoma. Muchísimas gracias.

Y es verdad que tenemos el dudoso honor de ser la última comunidad en tener una ley de bibliotecas, pero a mí me gusta también ver el lado positivo de las cosas, y es que tenemos la ley más reciente de bibliotecas y, por lo tanto, la más actualizada.

Y hoy debatimos precisamente sobre esa aprobación definitiva de esta ley tan importante para el desarrollo cultural e intelectual de nuestra gente. Las bibliotecas atesoran el saber y la cultura, a la vez que son el depósito de conocimiento de la literatura y templos modernos del saber, donde se guarda nuestro patrimonio bibliográfico. Porque los libros y fomentar la lectura son los mejores legados que podemos dejar a los que nos vengan en el futuro, además de ser la forma más exitosa de transmisión de conocimientos.

Por eso desde la Agrupación Socialista Gomera hemos participado en los trabajos de la ponencia de forma constructiva, para buscar consensos con los que poder articular una ley que debe servir de impulso para generar el hábito a la lectura en nuestra tierra y que planifique, cree, organice y evalúe a las bibliotecas públicas canarias, dando un marco normativo útil para los empleados públicos que trabajan en ellas, que nos llevan demandando muchos años ya. Por tanto, quiero agradecer al resto de compañeros en las diferentes ponencias el trabajo que hemos logrado sacar adelante, por supuesto al letrado también.

Y hay algo que hemos mantenido en común todos los grupos, y es esa idea y esa importancia de fomentar nuestra cultura y empezando por ahí, por la lectura, que creemos que es la puerta de entrada al conocimiento.

Estamos agradecidos de que en esta ponencia se hayan aceptado nuestras enmiendas, especialmente la de asegurar cada año, en los presupuestos del nuevo fondo canario de bibliotecas escolares, para que todos los años se destinen partidas para reforzar las actuaciones, compra de material y creación de bibliotecas en los centros educativos de Canarias. También se nos ha aceptado el artículo 5-bis, que introduce varios apartados para facilitar el acceso a internet y a las tecnologías digitales en el espacio de las bibliotecas de Canarias, porque necesitamos una ley para el siglo XXI y conectar con nuestros jóvenes para que se acerquen más a las bibliotecas. El contenido digital se propaga en esta era de la tecnología y la información y debemos asegurarnos de que todos tengan acceso al mismo, tanto a las hemerotecas como a los contenidos didácticos, para el estudio o que faciliten el trabajo, porque nunca hay que olvidar que las bibliotecas no están solo para leer, que es cierto que de por sí sería algo bueno, sino que tienen entre sus funciones la de servir para que nuestra gente pueda aprender.

La ley es muy completa y fijamos, entre otros aspectos, las competencias municipales, de cabildos y del Gobierno, delimitándolas y favoreciendo la colaboración institucional para poder avanzar conjuntamente en el objetivo de sacar adelante todas las actuaciones en materia de bibliotecas. Es una buena ley, que fomenta la accesibilidad al contenido bibliográfico y a la lectura, haciéndonos avanzar como pueblo. Por eso termino agradeciendo que hayamos sabido llegar a consensos en los trabajos de la ponencia y, por supuesto, agradecer, como siempre, la gran labor de los servicios jurídicos de la Cámara.

Aprovecho, señorías, para pedir que este gran trabajo que hemos realizado en los avances culturales en estos años sigamos impulsándolo en las próximas legislaturas, porque ha quedado mucho trabajo por hacer, a pesar de que en breve votaremos también el texto final de la ley de patrimonio cultural. Todos saben que desde el comienzo de la legislatura teníamos el objetivo de tramitar diversas normas culturales, para que siga avanzando nuestra cultura y la sociedad con ella. Por eso, si hay voluntad política, podremos sacar adelante lo que estamos tramitando y en la próxima legislatura trabajar en lo que ha quedado pendiente, como la ley de archivos y patrimonio documental, la ley de mecenazgo cultural y otras tantas que no dará tiempo a tramitar antes del final de la legislatura.

Termino también agradeciendo la presencia del señor consejero de Turismo, responsable del área, y esperemos también que esta ley sea de utilidad para que el Gobierno y los trabajadores de las bibliotecas de Canarias consigan acercar la cultura no solo a nuestros jóvenes, también a los mayores, en definitiva, a toda la comunidad canaria.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: En primer lugar, dar la bienvenida a todas las personas que nos acompañan, que son las verdaderas protagonistas, durante todo este tiempo en el que hemos prescindido en esta tierra de una herramienta fundamental como la que vamos a aprobar hoy, de suplir las carencias, de ser capaces de innovar, de ser capaces de impulsar, cosas que ahora vamos a regular, pero que muchos, muchas, desde cada uno de sus puestos de trabajo, fueron capaces de hacer realidad durante todo este tiempo. Y digo esto porque, en definitiva, más allá de hacer reproches, creo que es un momento para alegrarnos; alegrarnos de que por fin Canarias va a dejar de ser la única comunidad autónoma, el único territorio de toda España, que no contaba con una ley de bibliotecas. Creo que es una buena noticia y en ese sentido debemos darnos la enhorabuena todos, todas, los que aquí estamos.

Además estamos convencidos de que podemos presumir de contar, a partir de su aprobación en el próximo pleno, con una ley avanzada, de última generación. Me van a permitir que diga incluso que estamos, sin duda, ante una de las mejores leyes de bibliotecas de toda España y estoy convencido, además, de que probablemente las futuras leyes de otros territorios tomarán como referencia en muchos de sus apartados lo que hoy vamos a aprobar aquí.

Para lograrlo, Nueva Canarias ha jugado un papel esencial. Casi el noventa y cinco por ciento de sus enmiendas fueron aprobadas de manera directa o transadas con el resto de los grupos. Pero quiero felicitar -y lo digo de corazón- y agradecer al resto de compañeros y compañeras que también han contribuido a que fuera posible: a María Victoria, a Josefa Luzardo, a Juan Manuel García Ramos, a Manuel Marrero, a Jesús Ramos Chinea. Y también me gustaría agradecer la colaboración, siempre necesaria e inestimable, del letrado, del señor Aznar. Por supuesto también agradecer a todas aquellas personas que de una forma u otra nos asesoraron, nos ayudaron a mejorar nuestras propuestas, y a partir de ellas esta ley de bibliotecas es una realidad. Pero me van a permitir que, de manera especial, ese mayor contacto que tuvimos -cierto que al ser de Gran Canaria, pues, nos facilitaba esa tarea-, con Abigranca, y también a la recién constituida Probit.

Son muchos los aspectos decisivos, pero nos gustaría destacar algunos. Yo creo que es muy relevante también la ampliación del título de este proyecto de ley, reflejando en el mismo el papel de la lectura. A partir de ahora no va a ser la ley de bibliotecas sino la "ley de la lectura y las bibliotecas de Canarias". La incorporación de un apartado donde se establecen definiciones incluidas en esta ley, algunas de Perogrullo para muchos de los que trabajan en el sector, pero es importantísimo que cualquier ciudadano o ciudadana que se acerque a esta ley entienda de qué estamos hablando; la creación de la Biblioteca de Canarias; la regulación del sistema bibliotecario de Canarias; la facilitación, al hablar de las bibliotecas municipales, de un aspecto que desde Nueva Canarias creíamos que era esencial y fue aprobado, y es facilitar el servicio de préstamo a las personas usuarias imposibilitadas de salir de su domicilio. Esa concepción mucho más amplia de la biblioteca, del concepto de biblioteca, que no exclusivamente tiene que estar delimitado en infraestructuras, en espacios cerrados, en espacios convencionales. La concreción en materia de financiación; la creación de la Red de Bibliotecas Públicas de Canarias.

El establecimiento de la obligatoriedad a partir de ahora de que todos los municipios de Canarias cuenten al menos con una biblioteca pública. Esto, que prácticamente ya era una realidad, no podrá estar sujeto a la decisión en función de quien gobierne o no, de la mayor o menor sensibilidad, de si hay más o menos recursos. Somos conscientes de que no tendrán las mismas dimensiones, los mismos recursos, el municipio más pequeño que podamos tener en nuestra tierra, frente a otros donde hay 200 o 400 000 habitantes, pero sí es absolutamente necesario, era absolutamente necesario, que ningún municipio de Canarias no contara con una herramienta, con una infraestructura, con un servicio tan esencial como son las bibliotecas. La obligatoriedad también de que todos los centros escolares cuenten con biblioteca, pero, tan importante como esto, con recursos y con medios para sacar adelante, para llevar adelante esas bibliotecas.

El desarrollo en la ley de los requisitos de integración en la red de bibliotecas públicas de Canarias. Y aquí es donde también Nueva Canarias ha jugado un papel esencial. Fuimos capaces, recogiendo lo que nos planteaban las distintas asociaciones de bibliotecarios en su momento, de un elemento, de intentar mejorar en el trámite de ley, de un elemento que, achacaban, digamos, debilitaba el proyecto de ley presentado por el Gobierno, y es que dejaba prácticamente todos los órganos, todos los elementos de nueva creación, a posteriores desarrollos reglamentarios, y ustedes y nosotros, nosotras, conocemos en todo caso también cómo en ocasiones esos desarrollos reglamentarios se eternizan en el tiempo y, por tanto, peligraba la creación, la puesta en marcha de muchas de esas infraestructuras. Fuimos desarrollando todos y cada uno de esos órganos, de esos centros, de esas redes, tanto en sus funciones como en su composición, en definitiva, haciendo realidad que a partir de la aprobación de los mismos, en ese instante, ya está claramente definido y lo único que establece... También donde Nueva Canarias, junto con otros grupos, hemos sido protagonistas, reduciendo los plazos para su incorporación o puesta en marcha. Pues, en definitiva, ese será, digamos, el único límite para que sean realidad.

La concreción y la mejora de los derechos y obligaciones de las personas usuarias, los planes de fomento de la lectura, donde desde Nueva Canarias hemos incorporado tres elementos importantes. Las campañas de sensibilización para la creación de bibliotecas familiares, porque es en ese ámbito, desde casa, desde edades muy muy tempranas, donde se empieza a impulsar la importancia del valor de la lectura y, por tanto, a partir de la utilización de las bibliotecas en su concepto mucho más amplio Pero también la presentación de libros en centros educativos, en sitios singulares, por sus autores, saliendo de los que ya tenemos, digamos, reglados, por decirlo de alguna forma; apoyos a las ferias del libro. En definitiva, aspectos esenciales en esos planes de fomento de la lectura.

Pero también incluía Nueva Canarias un apartado que ha sido aprobado, y es el papel que juegan los medios de comunicación en esta tarea tan importante del fomento de la lectura y, a partir de ahora, por ley, estará establecido que los medios, las administraciones públicas, colaborarán con los medios de comunicación para el fomento, el impulso de la lectura, pero además, de manera específica, radiotelevisión canaria estará obligada a tener en su parrilla programas con contenidos específicos de fomento de la lectura.

También la creación de un fondo económico para impulsar las primeras acciones de puesta en marcha de la...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y concluya, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Una iniciativa de Nueva Canarias que ha sido aprobada. Nos hubiera gustado que fuera más generosa, pero al menos sabemos que antes de seis meses desde la aprobación de la ley podremos contar con un millón de euros para la puesta en marcha de las primeras acciones, las inmediatas. Obviamente se va a requerir de muchos más recursos, pero era necesario para la adecuación de los centros, de las bibliotecas y también contratación de nuevo personal.

Hemos fijado aspectos que mandatan los niveles y categorías profesionales del personal, así como la reducción de plazos, como decía antes, para poner en marcha numerosos órganos. En definitiva, medidas que van a permitir que la lectura y de manera más concreta las bibliotecas ocupen un papel central en nuestro modelo cultural. Hablar de bibliotecas no es hablar de recintos donde se guardan libros, son fuentes de sabiduría, de cultura, de historia, de tradición, de valores. Son espacios integradores de cada ciudad o de cada pueblo, son lugares de estudio, de lectura, de consulta. Su proliferación y la calidad de las mismas son un reflejo de lo avanzado o no que puede llegar a ser una sociedad.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Podemos, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días y darles la bienvenida a las muchas personas que hoy nos acompañan en esta sala, porque de alguna manera han participado a lo largo de su vida en cuestiones referidas a la lectura, a las bibliotecas y al impulso, cada uno desde su ámbito, de la cultura en Canarias.

Canarias es la última comunidad autónoma del Estado en disponer de una ley de bibliotecas y de la lectura, o al revés, de la lectura y las bibliotecas, elaborada con un amplio consenso de todos los grupos parlamentarios. Un claro ejemplo de que en política es posible llegar a acuerdos cuando del interés común se trata. Los ponentes de dicha ley hemos sido María Victoria Hernández Pérez, Josefa Luzardo Romano, Luis Alberto Campos Jiménez, Jesús Ramón Ramos Chinea, Juan Manuel García Ramos, a quien en comisión le reconocí el acierto de la creación de la Biblioteca de Autores Canarios en su época de consejero. Gracias a todos por el buen talante y las propuestas constructivas. Igualmente, gracias al letrado don Manuel Aznar, que tan eficientemente nos facilitó la tarea.

Gracias al compañero Juan Márquez Fandiño, a quien sustituí en la ponencia, por darme la posibilidad de participar en una pasión: defender la lectura como placer y ser útil en política para las aspiraciones de la sociedad canaria.

Víctor Márquez Reviriego, en sus deliciosos Apuntes parlamentarios del año 1978, nos habla del "pecado consensual", esa especie de ungüento amarillo de la política que tan poco se practica. Esta ley está elaborada por consenso. Esta ley es el fruto de múltiples aportaciones, realizadas por los distintos sectores que intervienen en la cultura, las bibliotecas y la difusión de la lectura en general. Agradezco especialmente las aportaciones del compañero Ariel.

Un pueblo preocupado, un pueblo culto, un pueblo que contrasta tendrá opinión propia, no será fácilmente engañado ni domesticado. La cultura no es ni una prebenda ni algo que nuestras autoridades nos permiten o nos otorgan. La cultura es un derecho, como también es un derecho el acceso a la misma en igualdad de condiciones para el conjunto de la población.

Desde el Grupo Parlamentario Podemos hemos trasladado las propuestas de técnicos y especialistas y hemos tenido como objetivo que la totalidad de los municipios de Canarias dispusiera de al menos una biblioteca pública, como recoge esta ley. Del mismo modo, desde el Grupo Podemos, se introdujo al final una enmienda in voce, que agradezco al resto de grupos la admisión, para que el Gobierno de Canarias realice un convenio de colaboración con la Diocesis Canariensis y con recursos de la comunidad autónoma se digitalice el archivo musical de la catedral de Canarias, catalogado por Lola de la Torre. Una vez realizada dicha digitalización, se podrá disponer del acceso a la misma de forma gratuita.

Con esta ley queremos reconocer al conjunto de trabajadores y trabajadoras de la cultura en Canarias: las autoras y autores canarios, editores, imprentas, libreros, distribuidores, bibliotecarios, monitores de animación lectora, clubes de lectura, colectivos de lectoescritura, familias que impulsan la lectura, maestras y profesorado en general, que a lo largo de la geografía insular impulsan la lectura desde las más tempranas edades.

Quisiera dedicar mi intervención a un reconocimiento a todos estos hombres y mujeres que de forma anónima han impulsado la lectoescritura en las escuelas, como Montse Sentís y su proyecto Capitán Silver, pionero a nivel estatal, que sirvió de referencia para el desarrollo legislativo en Madrid o el País Valenciano, no así en Canarias; a gentes como María Bethencourt y su constancia impulsando colectivos de infantil y pedagogía de rincones, donde la lectura ocupaba un lugar privilegiado; a Charo Guimerá, a Manolo Borges, Carmencita, Edurne, Martín, Esther, Paloma, etcétera, y el conjunto de personas que conforman el Colectivo Freinet, muchos de ellos aquí presentes; a los miembros del Colectivo Marañuela, Fernando, Ana, Carmen, Charo, Marina Oliver y Antonio Cruz, que llegaron a editar una revista del mismo nombre.

Ahora con esta ley bastará con acudir a las bibliotecas para hacer el depósito legal; antes lo teníamos que hacer en la Casa de las Semillas, en Madrid.

No me quiero olvidar del amplio número de mujeres del Colectivo Atalanta, algunas presentes aquí hoy, que agrupó a personas encargadas de bibliotecas y que desde 1999 se reconvirtió en grupo de lectura, de forma ininterrumpida un libro por mes, con descanso por julio y agosto, lo cual hace unos 185 libros comentados. Mi enhorabuena por su constancia placentera en torno al libro y la gastronomía.

También quiero mencionar a María Jesús de Pablos y a Adelaida Ríos, que entre otros impulsaron la Sociedad Elio Antonio de Nebrija, con sus cursos y congresos para el profesorado.

Dentro de la gestión política, quisiera resaltar a Josefa García, consejera de Coalición Canaria en el Cabildo de Tenerife, que dedicó sus desvelos a promocionar el Pialte, con becarios para la animación lectora en horario escolar y medios para que los centros educativos de la isla crearan bibliotecas. Una de ellas en el último centro en el que trabajé y cuya encargada, Mari Carmen González, también está aquí presente, y que fue un impulso de un grupo de profesorado, que terminó poniendo hasta el parqué del suelo para que la biblioteca tuviera un suelo cálido.

Personas como Isabel Medina, Cecilia Domínguez, Lola Suárez, Pepa Aurora, Berbel, Silvia y Elisa Rodríguez Court, María Pura Gutiérrez, Juan Yanes, Juanjo Mendoza, Miguel Ángel Díaz Palarea han compatibilizado la docencia con la escritura creativa, como lo hicieron en otros momentos Luis Diego Cuscoy, Emeterio Gutiérrez Albelo, Pedro García Cabrera o Isaac de Vega.

Otras, como Ernesto Rodríguez Abad y la gente del municipio de Agüimes, han apostado por la oralidad, con esos magníficos festivales de cuentacuentos, que otra gente, como Ana Delia y otras tantas continúan luego a lo largo del año por colegios, hospitales...

Reseñar a gente joven y que publica en internet, con miles de seguidores, como es el caso de Roy Galán; otros, como Félix Francisco Casanova, que nos dejó tan pronto, no vivió lo suficiente para utilizar este medio tan potente.

Recordar que en la tesis de José Luis Hernández, El Día, con su La isla de los niños, con Ricardo García Luis, La Tarde, con Salvador Pérez, o el propio Aurelio, aquí presente, en su momento potenciaron la escritura de los niños.

Gentes como Beltrán y Joaquín Nebro, en Imada y Tierra del Trigo; Charo Guimerá, en Anaga; Martín Falcón en San Juan de La Rambla; María Jesús Lópe, en Taco; o Manolo Romero, en Afur, también han sido gente que desde los centros educativos trabajaron por la lectura y la escritura.

Muchas gracias también a Humberto Hernández, presidente de la Academia Canaria de la Lengua, cuyos miembros acuden con frecuencia a los centros.

No quisiera olvidarme de mis dos maestros, don Jacinto González Domínguez y don Felipe Neri Martín Martín, como hace Juan Cruz Ruiz con don Domingo, el maestro que enseñaba en la calle, en el prólogo del libro coordinado por Manolo Area y Manolo Ortiz, titulado Bibliotecas escolares: ¿el último reino de papel?

Está claro que en Canarias no hemos tenido una potente industria, pero, sin embargo, ha habido gente casi en solitario que ha emprendido proyectos, como el caso de Manolo Mora y su editorial Globo; o Cándido y su editorial Benchomo; o Félix Martín Hormiga; o el propio Pomares y Ángel Morales, entre otros.

Librerías como Goya o La Isla, que hoy han desaparecido, como les ha pasado a otras...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Muchas gracias.

O como El Águila, la Identidad o Lemus.

No me olvido tampoco de gente como Elsa López, Antonio Abdo o Cirilo Leal, que tanto han hecho por el teatro.

Tampoco quisiera olvidarme de Pedro Hernández, con su Natura y cultura, y con las promesas incumplidas del Gobierno de Canarias para su biblioteca virtual de Canarias.

Y quisiera terminar recordando también a César, a Anabel, a Delia, a Remedios. A Remedios, presidenta hoy de la Asociación de Libreros, cuyo núcleo es el núcleo resistente del Centro de la Cultura Popular Canaria y cuyo pecado original es que crearan una emisora, Radio San Borondón, crítica con el Gobierno y con los diversos gobiernos y han sido condenados al ostracismo.

Por tanto, finalmente, quisiera recordar también que en mi infancia -y aquí también está Antonio Tejera Gaspar- los chicos y chicas de mi pueblo, por la tarde, íbamos a coger cochinilla para luego comprar colorines y acercarnos a la lectura.

Por tanto, un recuerdo a toda esta gente y de alguna manera a los intelectuales de Canarias...

(Aplausos en la sala y en la tribuna destinada al público).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Marrero.

Ruego al público asistente... No se puede aplaudir mientras están interviniendo los diputados y diputadas. Cuando acaben, y aprobemos, como estoy convencida de que así será, les invitaré a que lo hagamos de manera conjunta. Mientras, por favor, respetemos lo que dice nuestro Reglamento.

Turno ahora para el Grupo Popular, señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Gracias, señora presidenta. Señorías. También, en nombre de mi grupo parlamentario, quiero saludar y agradecer la presencia de los representantes de las bibliotecas de Canarias y también agradecer a los que estoy seguro de que nos están siguiendo a través de las redes sociales.

En primer lugar, yo creo que hoy es un día importante porque por fin Canarias deja de ser la única comunidad autónoma que no dispone de una norma que regule la planificación, la creación, el funcionamiento, la promoción, la coordinación y evaluación del sistema bibliotecario de Canarias.

El proyecto de ley que remitió el Gobierno, como dije en su toma en consideración, llegaba tarde y mal y nos comprometimos a darle la vuelta como un calcetín, algo que estamos haciendo sobre todo en las leyes de ámbito social. Sin duda, esta norma ha sido mejorada sustancialmente con la presentación de las enmiendas de todos los grupos parlamentarios, pero particularmente nuestro grupo presentó treinta y ocho enmiendas que en su mayoría fueron aceptadas por todos los grupos parlamentarios y otras se incorporaron como transaccionales al dictamen de la ponencia. En nuestra opinión, estamos satisfechos con el resultado de la ponencia, que, pese al debate interno, porque tuvimos debate interno, supimos centrarnos en el servicio público y en el interés general de los ciudadanos al margen de nuestros colores políticos, y yo creo que el consenso que tenemos hoy es prueba de ello.

El objetivo era cerrar un acuerdo unánime de una ley que tenía y debía aprobarse en esta legislatura, pero no a cualquier precio. Tenía que ser un texto apropiado a los tiempos que corren, estamos en la era digital, y también debe ser una ley para que perdure en el tiempo. Por tanto, no son solos los artículos los que contiene esta norma jurídica sino que la hemos condicionado, su financiación, con dos disposiciones adicionales. Está sujeta a ficha financiera, que deberá asumir el Gobierno de Canarias, el que salga de las elecciones, para que en los próximos seis meses pueda estar dotado el sistema bibliotecario de Canarias, con al menos un millón de euros. Esto tengo que reconocer que fue una enmienda de Nueva Canarias, era más ambiciosa, pero teniendo en cuenta el tiempo que queda de este año, de esta anualidad, parece que con el millón de euros por lo menos podríamos empezar a poner en marcha o a poner en hora las bibliotecas de Canarias.

También mi grupo parlamentario quiso incluir una enmienda, una disposición adicional, para obligar al consejero o a la consejera de turno a que por lo menos incremente el 10 % que sube su presupuesto a las bibliotecas, porque parece ser que siempre que hay que hacer, poner menos dinero, siempre se recorta aquello que se cree que es menos importante; sin embargo, yo considero que no solo es muy importante sino que nunca debe quedar congelado por el capricho de algún consejero de turno.

Miren, nosotros hemos modificado la ley desde el título. Yo creo que esto hay que decirlo, la ley ahora se llama "Ley de la Lectura y de las Bibliotecas de Canarias". Yo creo que esto es muy importante porque además denota que ponemos la lectura junto a las bibliotecas como algo imprescindible.

Y además empezamos también, nosotros propusimos algo que era obvio pero que no contenía la disposición de motivos, como que las bibliotecas tenían que ser inclusivas y accesibles. Algo en lo que me insistió mucho mi compañera de partido María Isabel García Bolta, porque me ha acompañado también durante el debate, o sea, el estudio de esta norma. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Yo empecé a saber mucho de las bibliotecas cuando no me quedó más remedio que encargarme de poner en marcha la primera biblioteca municipal en el colegio Calvo Sotelo del barrio de Las Rehoyas. Ahí me di cuenta de que si lográbamos que viniesen las personas mayores y que viniesen los niños a la biblioteca ya íbamos a tener un camino andado.

Yo, cuando estaba preparando las enmiendas, quería citar aquí un artículo que dice un profesor mío del Instituto Santa Teresa de Jesús -ya no está, ya está jubilado-, que se llama Frade, de apellido, y además hizo una reflexión sobre el tema de los e-sports que a mí me marcó mucho ese artículo entero que expuso en uno de los periódicos. Él dice: "La verdadera educación tiene que dirigirse al cultivo del ser, y no del tener, y ello solo es posible potenciando la sensibilidad, la emotividad, el razonamiento, el pensamiento crítico y la creatividad". "Aquí -dice él- el índice de lectura y de escritura es muy deficiente [...] Primero tenemos que conseguir una base educativa de calidad y un pensamiento crítico, que los prepare para enfrentarse a los retos contemporáneos". Termino con la cita. A mí me parece que efectivamente los parámetros de lectura y de escritura en Canarias son muy deficientes, lo dice también el último barómetro publicado en el 2018, que nos sitúa en el 52,2 %, cuando la media está en un 56,7. Por lo tanto, los datos son malos a pesar de que hemos mejorado algo en el año 2018 con respecto al 2017.

Pero también leí que el presidente de los editores expuso en la presentación del informe que la lectura no está consolidada, el hábito lector está por debajo del nivel de progreso de España y de la posibilidad de acceso a la cultura. Recalcó la necesidad de poner en marcha medidas para evitar el abandono espectacular de la lectura y yo creo que ahora, señorías, ya tenemos nuestra ley de la lectura y de las bibliotecas, ya tenemos una herramienta; por lo tanto, debe ser útil para salir también de la situación en la que se encuentra Canarias con respecto a otras comunidades autónomas.

Una de las enmiendas de la que nos sentimos especialmente orgullosos -permítanme que lo diga- fue al artículo número 12, y es la que propugna que todos los municipios de Canarias tengan al menos una biblioteca pública accesible, dotada de los servicios bibliotecarios básicos y de acceso tecnológico. Esta ha sido una de las enmiendas que más trascendencia pública ha tenido, pero fue el Partido Popular el que la propuso, porque nosotros pensamos que, independientemente del número de ciudadanos que viven en un municipio, todos tienen derecho a los servicios bibliotecarios, sin discriminación.

De igual forma también propusimos un pacto social por la lectura que recoge el texto y que además es algo que está funcionando en otras comunidades autónomas, y que nosotros consideramos que un pacto social por la lectura, teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Canarias, donde estén los editores, los distribuidores, los libreros, también las industrias y la cultura, nos parece que es fundamental para potenciar precisamente esto de lo que adolecemos.

Mi grupo apuesta por una gestión de las bibliotecas canarias con mayúsculas. Nosotros tenemos una única discrepancia, que la voy a decir aquí por si acaso al día siguiente de las elecciones vamos a ganar y nos digan, "no, todos los grupos quieren una dirección general exclusiva". Nosotros planteamos que tiene que ser un área, porque la Administración para nosotros tiene que ser austera, eficaz y eficiente, y no está en el hecho de tener que...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Gracias, señor presidente.

...de aumentar el número de direcciones generales, pero sí que esté dentro de la consejería correspondiente el sistema bibliotecario de Canarias con mayúsculas.

En definitiva, señorías, yo creo que tenemos un buen proyecto de ley. Yo creo que todos nos sentimos especialmente orgullosos del trabajo que hemos hecho en la ponencia. Y me quedo con la opinión del sector que leí hace unos días, que decía que, a pesar de que cualquier legislación nunca es perfecta, se ha hecho justicia, dicen los profesionales, dijeron a la opinión pública, después de décadas siendo la única comunidad autónoma del Estado sin legislación de ningún tipo en materia bibliotecaria.

Y yo no quiero terminar sin también agradecerle, en este caso, a Abigranca, que fue la asociación con la que yo me puse en contacto en la isla de Gran Canaria, porque me ayudó sobre todo a poder cotejar con otras leyes y a poder presentar las enmiendas.

Muchas gracias y feliz día de las bibliotecas de Canarias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Luzardo.

Turno del Grupo Nacionalista Canario, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, presidente.

Bienvenidos los representantes de las bibliotecas de Canarias. Saludos al viceconsejero de Cultura, al consejero lo tenemos aquí, y al presidente de la Academia Canaria de la Lengua. Es adonde llego, no sé, sé que hay más personas detrás pero no las puedo ver.

Bueno, yo creo que hoy es un día muy importante. Estamos hablando de una cosa muy seria, y yo echo de menos que haya más señorías aquí, en el hemiciclo. Estamos hablando de una cosa muy seria, estamos hablando del libro, el libro en peligro con la disrupción tecnológica.

Decía Borges, y ustedes me perdonan la cita, quizás un poco pedante, pero decía Borges, en una conferencia magnífica que tiene sobre el libro, que los periódicos están hecho para el olvido y los libros están hechos para la memoria. Pero, claro, esas frases son frases siempre grandilocuentes que no son siempre verdad. Anoche yo, en mis insomnios crónicos, le eché un ojo a un periódico que tenía en casa, a El Mundo, intentando preparar mi intervención hoy aquí ante ustedes, y me topé con la entrevista a una mujer, a una sevillana, novelista -tiene siete novelas publicadas-, no muy conocida, se llama Eva Díaz, y además ha sido comisaria de la exposición o del Año Murillo, que, como ustedes saben, es el pintor barroco sevillano que cumple los cuatrocientos años de su nacimiento. Y en esa entrevistita, una noche, cuando uno está ahí un poco distrayéndose de todas las actividades parlamentarias, me encontré que decía esta señora, le preguntaban: "Los índices de lectura son deprimentes. ¿Qué falla?" -le preguntaba el entrevistador, la entrevistadora, mejor-, y decía algo que nos vale no solo para decir que nosotros somos la única comunidad autónoma que no tenemos una ley de bibliotecas sino para analizar lo que sucede en el Estado español. Decía esta mujer, esta mujer inteligente, dice: "falla un sistema educativo que sigue sin ser un proyecto de Estado" -ayer hablábamos aquí de la LOE, de la Lomce y de todo lo que estábamos hablando-. Dice: "Fallan las escuelas -oigan esto-, fallan las escuelas con métodos pedagógicos llenos de boberías tecnológicas que arrinconan a los libros. Y falla -otra cosa más importante todavía-, y falla el ejemplo de los padres. ¿Cómo va a leer un niño si no ha visto un libro en su casa en toda la vida?".

Resulta que estamos muy mal en los informes Pisa en lectura, en ciencias y peor estamos en matemáticas. Pero en lectura estamos muy mal: somos los antepenúltimos del Estado español, los canarios. Pero, cuando se hace el informe Pisa, hay un dato, para que ustedes vean lo serio que es hablar del libro, hay un dato muy relevante. Dice PISA que aquellos niños que no tienen un libro en su casa obtuvieron en el informe, en España, obtuvieron 423 puntos de calificación y que los niños que venían con hogares con quinientos libros tuvieron unos 540 puntos de calificación, 117 puntos de ventaja. ¿Dentro del lenguaje de PISA saben lo que significa esto? Diferencia de tres cursos académicos. Los niños que leen y los niños que no leen. Fíjense en la importancia del libro en la formación de cada uno de nosotros. No para ser profesores de literatura, sino para ser físicos, matemáticos, para ser abogados, para ser ciudadanos críticos, como dijo antes el compañero Manuel Marrero. Que, por cierto, ha hecho un homenaje aquí a todas estas minorías que se han dedicado a incentivar la lectura fuera de lo que ha sido la ley que hoy estamos intentando aprobar.

El libro nos hace libres, el libro nos hace libres. Y desde luego hay un alud tecnológico que no nos deja sosiego. Hay una palabra para hablar de lo que estamos haciendo todos aquí a cada momento, el echarle un ojo al móvil, como ustedes saben se llama "infobesidad". La infobesidad no nos deja un momento de respiro y necesitamos sosiego para leer, los libros necesitan sosiego para leer. Necesitamos también relajarnos y necesitamos también habitáculos que nos permitan esto. Si no tenemos esto en nuestra casa, porque seguramente las personas que tengan medios económicos pueden tener esto en su casa, pues, por lo menos que tengan un lugar a donde ir. Como ha dicho también la compañera del Partido Popular, en cada municipio va a haber una biblioteca y vamos a intentar que esté bien dotada.

Decía Ralph Waldo Emerson, el gran filósofo estadounidense, que una biblioteca es un gabinete mágico y Emilio Lledó, que también se ha dedicado a pensar sobre esto, también decía que era el espacio de la luz y de la memoria. Vamos a, a aquellos niños que no tengan la posibilidad de esos quinientos libros en su casa, que por lo menos tengan en su municipio una biblioteca que los pueda formar y los pueda lanzar al futuro.

La ley que hoy aprobamos, hace algunos meses, ya hace largos meses, se presentó en este Parlamento el viceconsejero de Cultura, don Aurelio González, compañero entrañable, exalumno, como don Humberto Hernández -y esto demuestra lo viejo que estoy ya-, se presentó con el proyecto de ley. Venía acompañado de dos señores, que eran don Francisco Javier Machín Godoy y de don Antonio Morales Comalat, que son los directores de las bibliotecas del Estado de Las Palmas de Gran Canaria y de Santa Cruz de Tenerife, y venían con ese proyecto de ley. Tuve conocimiento de él y luego lo hemos trabajado. Y desde luego uno trabaja en esta Cámara con una gran satisfacción, cuando lo que hacemos es luchar por el bien ciudadano, y el equipo que ha constituido esta ponencia...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Sí.

... con dos mujeres muy bravas, que siempre se lo digo así, doña Pepa Luzardo y doña Victoria Hernández, pero la gran inteligencia y, bueno, la gran colaboración de don Manuel Marrero, de don Luis Campos, que evidentemente tiene mucha razón en el desarrollo que ha hecho de varios artículos, y de Jesús Ramón Ramos Chinea, también siempre en su comprensión y en su colaboración. No sé si me olvido de alguien, me imagino que no. Y yo también estaba ahí. Pero ha sido una satisfacción trabajar ahí. Y además advertidos, cada vez que íbamos a dar un mal paso, por don Manuel Aznar Vallejo.

Así que yo creo que hemos cumplido en esta legislatura dándole a nuestra comunidad la primera ley de bibliotecas y haciendo posible que aquellos niños que no tengan esos quinientos libros en su casa los puedan tener por lo menos dentro de su municipio.

Nada más y muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor García Ramos.

Llamo, por tanto, a votación. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

(Se incorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

La señora PRESIDENTA: Señorías, vamos, por favor, entremos todos. Como las enmiendas han sido retiradas, por tanto, vamos a votar el dictamen de la comisión en una votación única, completo. ¿De acuerdo?

Votación del dictamen, señorías. (Pausa).

Señorías, 51 votos emitidos: 50, sí... (Comentarios desde los escaños).

Diga, señoría, ¿qué pasó?

Vamos a votar otra vez, señorías. Señorías, votamos otra vez. ¿Fui yo la que voté mal? Es posible que me haya equivocado.

Señorías, comienza la votación. Atentos, atentas, vamos, votamos. (Pausa).

Señorías, 52 votos emitidos: 52, sí, ningún no y ninguna abstención.

Queda, por tanto, ahora sí, aprobada la ley de bibliotecas. Ahora sí podemos aplaudir.

(Aplausos).

(El señor consejero de Turismo, Cultura y Deportes, Castellano San Ginés, solicita la palabra).

Señor consejero, tiene cinco minutos.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés) (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta. Señorías.

No, no, no creo que los vaya a consumir. En cualquier caso quería manifestar el agradecimiento del Gobierno de Canarias a todas las personas que en las diferentes fases de elaboración de este texto han puesto su trabajo para su consecución y en este momento especialmente a los grupos parlamentarios y con especial mención, por supuesto, a los y las ponentes de la ley que hoy se aprueba.

Hoy, como bien se ha señalado, contamos con un marco normativo óptimo para el desarrollo de las políticas bibliotecarias, para el impulso del fomento de la lectura, que es una tarea, con diferentes responsabilidades, del conjunto de la sociedad y también, como señala la propia ley, para la protección de nuestro rico patrimonio bibliográfico. Evidentemente contamos con una ley que va a hacer posible un uso óptimo de los recursos con los que contamos en Canarias y además de dotarnos de más, para una mejor prestación de un servicio tan importante como es el que realizan las propias bibliotecas.

Creo que se ha practicado un ejercicio de consenso digno de mención y, por lo tanto, no me queda otra cosa que felicitar a todas sus señorías por él.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejero.

Como teníamos prevista una foto de familia en el pórtico, en el patio, ruego que tengan un poquito de paciencia, más de la que han tenido, para votar el Reglamento de la Cámara y después seguir con otra iniciativa legislativa y poder estar con todos ustedes en la foto de familia, si son tan amables unos minutos en los que votamos el Reglamento.