Diario de Sesiones 157/2019, de fecha 13/3/2019
Punto 7

9L/PL-0017 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y AGUAS, SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE CALIDAD AGROALIMENTARIA.

La señora PRESIDENTA: Vamos, señorías, como habíamos quedado, con la proposición de Ley 17, de Calidad Agroalimentaria.

Quedan pendientes una serie de enmiendas que vamos a ver y, por tanto, le doy la palabra a los grupos que mantienen enmiendas para este pleno por un turno de siete minutos.

Grupo Parlamentario Podemos, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Buenas tardes a todas y a todos.

Vamos a hablar de la Ley de Calidad Agroalimentaria. Cuando vinimos el 26 de septiembre y tuvimos el debate de primera lectura en esta Cámara, comentamos sobre esta ley la necesidad de una ley de calidad agroalimentaria. Una ley que además llevaba muchos años pendiente de realizarse y nos alegra que haya sido en esta legislatura, en la que el Grupo Parlamentario Podemos haya podido participar en ella, de esta Cámara.

Nosotros hemos presentado un total de 59 enmiendas, las cuales en su gran mayoría están recogidas en el texto. Por lo tanto, estamos muy satisfechos de esta ley. Y no quiero dejar de empezar agradeciendo, primero, a todos los ponentes el talante, la paciencia conmigo, en mi tenacidad a la hora de defender las enmiendas; a todo el personal técnico del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, algunos compañeros, porque en mi etapa anterior he podido trabajar en ese organismo autónomo; por supuesto también al consejero, cuando hemos intentado también transaccionar; como decía, a todos los ponentes, incluso algunos que han sustituido en algunas de las ponencias que hemos tenido; a los letrados, evidentemente, al letrado en este caso, que además hoy nos acompaña, por darnos luz en la redacción de la mayoría de los artículos cuando los modificábamos; y me van a permitir también que haga una mención a los técnicos del Grupo Parlamentario Podemos, Sebastián Sosa y, sobre todo, Guayasén Marrero, que han participado y me han ayudado muchísimo a la hora de elaborar todas las enmiendas y el trabajo que se ha realizado en ponencia.

Es una ley que, como decía, creemos que hemos sido capaces, entre todos y todas, de hacer una ley pensando en el sector, pensando en el sector agroalimentario de Canarias; que esta es una buena ley; que hemos pensado además en todas y cada una de las islas, en sus singularidades, y en cómo les podía afectar cada uno de los artículos que estaban recogidos en esta ley. Ha habido incluso enmiendas in voce con el debate que hemos tenido para mejorar algunas cosas y se han retirado otras en aras de que el texto estuviera enriquecido. Y sobre todo cumpliendo un objetivo. Nosotros, cuando hacíamos la primera lectura aquí, criticábamos algunas cosas; términos que entendíamos que estaban indefinidos, como, por ejemplo, era un "canal corto de comercialización" o un "pequeño productor". Bueno, son términos en que al final hemos conseguido, a través del debate en la ponencia, mejorar la redacción de esta ley. Es verdad que dejamos un trabajo al Instituto Canario de Calidad para que reglamente muchas cosas, pero estamos convencidos de que lo va a hacer con todo el sector y que va a enriquecerse al final ese texto y el reglamento que al final desarrolle esta ley. Términos como el término "artesano", un término demandado por todos los productores en Canarias. Es un término que nunca han podido utilizar en el etiquetado, excepto aquellos que sí estaban recogidos en lo que son las marcas de calidad diferenciada, denominaciones de origen, que tenían sus propias normativas y que, por lo tanto, recogían en ellas cuál era el uso de esa palabra, pero el resto de los productos, aquellos que no están dentro de las marcas de calidad diferenciada, no podía utilizar el término. Creo que esto es un avance y un paso importante, porque además los consumidores, cada vez más, demandan productos que estén hechos de forma natural, nos exigen procesos tradicionales y no sean procesos industrializados. Y, por tanto, que sepan distinguir, con el etiquetado, precisamente distinguir, a la hora de consumirlos, qué productos son de un tipo y de otro.

También en cuanto al origen de Canarias. A través de una in voce hemos metido el término "del país", que creemos que además es un término que culturalmente está arraigado en toda Canarias. Todos conocemos qué es un producto del país, pero que, efectivamente, en el etiquetado no podíamos poner y, por tanto, ahora van a estar identificados claramente para que, cuando cualquier consumidor busque un producto local, sepa exactamente identificarlo, sepa adquirirlo y sabiendo que efectivamente ese producto, en un 95 %, si es un producto transformado o elaborado, estará compuesto por materias primas de origen Canarias y los productos que no están elaborados, pues, evidentemente un 100 % de producto canario.

Creo que eso es un paso muy importante, que además puede acompañar a la mención de artesano, o sea, podemos tener productos artesanos del país que ya englobarían todo el proceso natural más el origen de las materias primas canarias. Y creemos, como digo, que esto es un paso importante para todo nuestro sector agroalimentario, para que realmente no solamente, cuando compremos un producto local, sabemos que no solamente estamos comprando un producto de mejor calidad, de kilómetro cero, estamos incrementando todo un sector económico muy importante. Hay que decir que la mayoría de las empresas en Canarias son empresas agroalimentarias, en un 70 % son empresas agroalimentarias y además son pequeñas empresas.

Con lo cual estamos, yo creo que estas cuestiones que estoy mencionando son de vital importancia y, como decía, también para el sector primario; un sector primario además que no solamente tiene el valor económico sino el valor de mantener nuestros suelos agrarios, de protección agraria, que tenemos que respetar y que debemos defender entre todos y todas, y también por supuesto el mantenimiento del paisaje, el mantenimiento de nuestras tradiciones, etcétera.

También, con respecto a los temas que tenemos, con respecto a términos específicamente que son... (ininteligible) de productos que se elaboran en Canarias, que, bueno, hemos transaccionado también entre todos y hemos modificado lo que estaba en la ley y creemos que, con los cabildos insulares y con todas las instituciones, se debe hacer un catálogo de todos esos términos específicos y tradicionales y que en ese catálogo será más fácil definirlos y no que en una ley estén unos y no otros. Con lo cual creemos que eso también es importante.

También en esta ley -me queda muy poco tiempo, vamos a ver si soy capaz de decir todo lo que quiero- es importante hablar de Canarias como territorio libre de cultivos transgénicos. Ya hasta había una declaración en Canarias pero creemos que en esta ley había que ir más allá, y por eso en esta ley además hablamos de un desarrollo precisamente de ese control para que Canarias, efectivamente, sea libre de cultivos transgénicos y se pueda desarrollar.

También, con respecto a temas que tienen que ver con la inspección y con los inspectores, que desde aquí aprovecho también para poner en valor el trabajo que hacen todos los inspectores de calidad agroalimentaria, tanto de calidad diferenciada como de calidad estándar, un trabajo que requiere de mucho esfuerzo porque la normativa es muy extensa, tanto europea como estatal, y ahora la canaria, aparte de todas las que regulan las canarias, y entonces yo creo que hay que reconocer el esfuerzo que se hace día a día con ese trabajo. Y que defendamos también que la identificación de ellos sea administrativa y que no sea una identificación que no estemos protegiendo los datos personales de estos trabajadores.

Por otro lado, mantenemos vivas unas cuantas enmiendas, algunas son muy técnicas, también tienen que ver con los trabajadores, y, bueno, se nos ha ofertado una transaccional también con el término "artesano", que vamos a aceptar y, por tanto, espero que las enmiendas que quedan vivas al final sean aceptadas. Estaríamos retirando la enmienda transaccional que presentábamos también para el tema de artesanía. Con lo cual, con esto englobaríamos todas las propuestas que se han trabajado en esta ley.

Como digo, y no me voy a extender más porque se acaba el tiempo, como digo, agradecer a todos y todas una ley con la que creemos que, efectivamente, el sector primario, el sector alimentario, en Canarias va a tener...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y concluya, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: ... va a tener un impulso importantísimo. Y animar desde aquí a todos los consumidores y consumidoras a que busquen siempre el producto local, el producto canario, el producto del país en cualquier lineal, en cualquier feria y en cualquier establecimiento donde vayan a consumir productos agroalimentarios.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

Turno ahora también para el Grupo Socialista, señora Rodríguez.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta. Señorías.

Igual que la anterior interviniente, empezar por dar las gracias a todos los portavoces de los distintos grupos por ese esfuerzo en el trabajo y por la actitud negociadora con todas las enmiendas que hemos presentado por parte de todos los grupos y, por supuesto, por la predisposición al consenso. Dar las gracias también al personal del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, al consejero y, como digo, a todos los portavoces: a David Cabrera, Jesús Ramos, Pedro Rodríguez, Cristina Tavío y especialmente, creo, a doña Conchi, Concepción Monzón, porque evidentemente, aunque tiene un poco de ventaja al tener sus años de trabajo y de experiencia, pero desde luego que nos ha facilitado o ayudado muchísimo el trabajo y el debate enriquecedor en esta proposición de ley, en esta ley. Gracias también al letrado por la buena dirección, que en muchas ocasiones fue necesaria para concretar las acciones que queríamos reflejar en la ley.

Esta es la primera ley de calidad agroalimentaria en Canarias que se ocupa de la regulación de la calidad agroalimentaria, tanto en la calidad estándar como en la diferenciada, de los productos agroalimentarios producidos, elaborados, transformados o comercializados en Canarias. Entendemos que es un primer paso importante y necesario. Quizás no sea la mejor ni la más completa, pero valoramos positivamente que Canarias por fin pueda tener una ley como esta, una herramienta a la que acudir cuando surgen los conflictos, los problemas, en cuanto a la calidad agroalimentaria y también a la seguridad alimentaria, así como una ley que dé impulso, que constate el impulso necesario a la producción local.

Aquí, además, destacar la inclusión de conceptos como "alimento del año", en un intento de promocionar el producto local, y además destacar ese consumo de un determinado producto. Alimento del año puede ser el gofio, el queso, el vino, cualquiera de los productos de la tierra, y además que se le dará la difusión necesaria o importante.

Y, como ya también se decía, importante es la definición de producto del país, en el que hablamos de un producto en el que el 95 % es elaborado o es producido directamente, elaborado no, producido directamente aquí.

Nosotros desde el Grupo Parlamentario Socialista hemos trabajado intensamente estos meses en el texto que se presentó, que presentó el Gobierno. Sí creemos que ha sido o que fue un poco apresurado, que ha sido a final de legislatura. Nos hubiera gustado tener más tiempo para trabajarlo y para hacer un debate más reposado y más tranquilo, sobre todo con el sector, porque estamos seguros de que, aunque es un buen texto, se podría profundizar en algunos aspectos. Podíamos haber sido más ambiciosos.

Creemos que le falta, por ejemplo, una pata que tiene que ver con el producto pesquero y la acuicultura. Cierto es que existe una ley de pesca que regula todos los aspectos de la producción pesquera, la inspección, el control, pero no vemos que se regule al mismo nivel de detalle la producción pesquera ni mucho menos tiene que ver el régimen de infracciones o de sanciones. Con lo cual podríamos encontrarnos con una infracción de un producto pesquero que no se recoge como infracción en la calidad agroalimentaria o al revés. O las sanciones, una infracción puede tener un tipo de sanción en una ley diferente a la otra ley cuando la infracción puede ser semejante. Además sabemos que otras comunidades autónomas lo tienen regulado en la misma ley, como es el caso de Galicia o de Andalucía, y hubiera sido una buena oportunidad para tenerlos incluidos. Nosotros, por eso, planteamos, en una disposición adicional final, la regulación del producto pesquero o la aplicación al producto pesquero de todo lo que está recogido en esta ley. De antemano sabemos -o sé- que el resto de grupos no va a votar a favor, pero sí creemos que debe quedar constancia, porque probablemente sea un trabajo que haya que hacer, que afrontar más pronto que tarde y esperemos que sea en la próxima legislatura. Me vienen a la cabeza productos pesqueros como -me comentaba la compañera diputada Rosa, Rosa Bella, de Fuerteventura- las viejas jareadas, por ejemplo; o en La Gomera hubo un producto, un proyecto para comercializar huevas de erizo; o el atún, podemos venderlo despiezado y no entero al sector japonés y probablemente, pues, podríamos obtener un mejor mercado y un mejor rendimiento. En fin, esa asignatura nos queda pendiente.

El tiempo pasa volando y se me van a quedar muchísimas cosas que plantear.

Desde luego que el objetivo de esta ley era la protección, es la protección al trabajo de los productores locales, agricultores, ganaderos y pequeños industriales que trabajan aquí, y por eso hablábamos de producto del país, de producto artesano, intentando evitar el fraude y la confusión. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa y ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Importantísima, la regulación de la inspección. Creemos que además se hace necesario dotar de recursos económicos a esta ley; si no, va a ser difícil tener una aplicación eficiente y eficaz y que cumpla con los objetivos que se le han planteado.

Yo destacaría también las menciones específicas a los productos agroalimentarios, como el vino de finca, el vino de parcela o la añada, vino de frutas, y a la artesanía agroalimentaria. Creemos que la artesanía agroalimentaria es el corazón de la producción tradicional en Canarias, es la esencia de nuestra gente, y hablamos ahí, por ejemplo, del almogrote, del gomerón, de las quesadillas de El Hierro, del queso de almendras en La Palma. En estos casos el Gobierno, junto con los cabildos, debe elaborar, en un plazo de dieciocho meses, un inventario de denominaciones que podrán utilizar estos productos agroalimentarios, estableciendo su caracterización y categorización. Creemos que esto es importante para la protección de estos productos tradicionales. Independientemente de que cada uno de los cabildos o el Gobierno también debía trabajar en las indicaciones geográficas protegidas, si fuera posible, en estas propias figuras.

Como digo, también hemos presentado una enmienda, que se ha conseguido transar entre todos, y además agradecerlo, para hacer una mención a las marcas de reservas de la biosfera. En este caso era una propuesta de La Palma, pero entendemos que debe hacerse la mención, y va en la exposición de motivos, a todas las reservas de la biosfera, porque sí es verdad que también tienen, comparten la filosofía de esta ley, de conservar el medio ambiente y...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Rodríguez.

Turno del Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías; buenas tardes, señores consejeros.

Agradecer también la presencia a los representantes del ICCA y por supuesto agradecer también a cada uno de los ponentes de los diferentes grupos el trabajo que hemos llevado a cabo en las sucesivas ponencias que hemos tenido sobre la ley de calidad agroalimentaria. Las propuestas y la supervisión también por parte del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria han sido fundamentales y, por supuesto, también las que se han hecho desde la Consejería de Agricultura. Por lo tanto, les agradecemos esas propuestas, esas iniciativas, y decirles que también forman, claro, parte de esta ley que hoy aprobamos y es tan necesaria para nuestros agricultores y nuestros ganaderos.

Por lo tanto, debatimos la aprobación de una ley de calidad agroalimentaria que desde nuestro grupo creemos que es una de las leyes que, pese a su complejidad, ha sido tramitada con bastante solvencia técnica, como ya les dije, gracias a estas ayudas que hemos tenido. Agradezco, por tanto, a los trabajadores del ICCA su buen trabajo y espero y confío en que la ley que vamos a aprobar hoy les sea de la máxima utilidad en el ejercicio de sus funciones en el futuro, al igual que considero personalmente, y nuestro grupo así lo cree también, que estamos aprobando una ley que es de la máxima utilidad para la ciudadanía canaria. Por muchas causas.

Primero porque les da seguridad a los consumidores, ya que se establece no solo la trazabilidad sino obligaciones que deben cumplirse en toda la cadena de producción, distribución y comercialización, por lo que se incrementa la seguridad alimentaria de los canarios; se incrementa también la seguridad que tendrán a la hora de comprar un producto y saber qué es realmente lo que compran, si es un producto de las islas y saber que es un producto de demostrada calidad.

Segundo, porque con esta ley se defiende la producción local, permite que los productores se organicen y se establezcan marcas de calidad, que puedan defender precisamente eso, la alta calidad de los productos agroalimentarios que tenemos en Canarias.

La tercera razón es porque se busca con esta ley que Canarias desarrolle políticas para conseguir ser declarada zona libre de cultivos transgénicos, de forma que se primen los productos genuinos y naturales en nuestra alimentación.

La cuarta razón, y no menos importante, es que esta ley regula todos los procedimientos que se dan en la cadena de producción alimentaria, organizándola de forma que se fomente la unión de los distintos sectores agroalimentarios o de producción agrícola o ganadera.

Y, por último, aunque me dejo muchas cosas en el tintero, es que se garantiza la calidad agroalimentaria, estableciendo los oportunos medios de fiscalización e inspección que impidan algún tipo de falseamiento de los sellos y marcas de calidad, estableciendo, por supuesto, las respectivas sanciones para cualquiera de los posibles incumplimientos que se den en el futuro. Esta ley, por tanto, extiende sus efectos a los agricultores y ganaderos, a las cooperativas, agrupaciones y asociaciones de los mismos, a la industria agroalimentaria, que es el sector industrial más importante que tenemos y que genera miles de empleos en nuestras islas, a los distribuidores e incluso a los comercializadores, como son las cadenas de supermercados, que con esta ley serán los establecimientos con más controles del país.

También regulamos los requisitos que deben tener los productos gastronómicos tradicionales: almogrote, gomerón y el sirope de palma, esperando que a estos productos gomeros se les añadan muchos más de todas las islas para que sean productos de toda Canarias. Como sabe, señor consejero, esto es una tarea que queda pendiente en ese catálogo que hay que realizar y espero que sea en el menor tiempo posible.

Incluso la ley afecta a la comercialización de los productos hortofrutícolas más importantes, como son el plátano o el tomate, o nuestros vinos, que tan demandados son a nivel nacional y en el extranjero y que generan tantos empleos, a los que debemos proteger.

Esta ley también pretende ser un impulso para la agricultura ecológica, una práctica cada vez más reclamada por los consumidores que quieren seguir hábitos de vida saludable para cuidar su salud, empezando por los alimentos que consumen.

Por supuesto, en nuestra gastronomía hay evidencias de nuestra cultura, un ejemplo es la figura de los guachinches, que también se ha querido proteger en esta ley; incluso en expresiones tan comunes como "producto del país", expresión que también tiene su reconocimiento en esta ley para ensalzar los productos canarios.

Termino, señorías, agradeciendo una vez más a los ponentes, a los servicios jurídicos de la Cámara y a todos los que han contribuido a conformar esta ley.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno del grupo de Nueva Canarias. Señor Rodríguez, don Pedro.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ: Gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes. Señor consejero, gracias por su presencia hoy en la aprobación de esta ley, sin duda importante para Canarias.

En primer lugar, quisiera agradecer, desde el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, a los ponentes de los diferentes grupos políticos de esta Cámara por sus aportaciones, por el buen talante en esta ponencia, de un proyecto de ley que, sin duda, después de haber aprobado muchísimas enmiendas y otras transadas, va a salir mucho más enriquecido que como entró en esta Cámara. Quiero también agradecer el trabajo del letrado, don José Ignacio Navarro Méndez, por el apoyo que nos ha prestado, de los técnicos del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria y, cómo no, agradecer también al equipo del Grupo Parlamentario Nueva Canarias, a Fermín Delgado e Isabel González, por el apoyo a este diputado.

Esta ley, señorías, surgió de la necesidad de generar un espacio normativo unificado que mitigara la dispersión del régimen jurídico existente. Una norma que era reclamada por los distintos subsectores. Una norma que establece un marco claro sobre las garantías, derechos y obligaciones en la elaboración, la venta y el consumo de productos agroalimentarios. Una norma que reduce la burocracia y los trámites para llevar a cabo precisamente los controles alimentarios y sanitarios, abogando de forma clara por la simplificación y la racionalización. Una norma que reforzará y protegerá, sin lugar a dudas, los productos canarios ya afianzados como de alta calidad.

Supone un importante avance que podamos disponer por fin de un instrumento jurídico único que garantice la conformidad de los productos agroalimentarios en sus distintas fases de producción, transformación y distribución, así como la calidad de los alimentos y la lealtad en las transacciones comerciales a los operadores.

Con esta ley se consigue incrementar no solo la garantía de calidad en los alimentos que se consumen en Canarias sino los controles sanitarios y medioambientales.

La existencia en los últimos años de una preocupación creciente por la calidad de la alimentación y la cada vez mayor demanda de los ciudadanos exigen a la Administración que garantice que los productos que salgan al mercado ofrezcan una seguridad contrastada, y esta ley dispone de las herramientas y mecanismos para garantizar esa calidad de nuestros productos.

Ahora bien, la ley no solo se debe cumplir sino que se debe velar por su cumplimiento. En este sentido, el texto regula también -ya se ha dicho por mis antecesores- menciones en el etiquetado -creo que es importantísimo- de los productos agroalimentarios, que eran demandadas también por el sector productivo, y que dejan claro cuándo y cómo se pueden utilizar los diferentes términos, entre ellos la artesanía agroalimentaria, el vino de finca o parcela, el vino de frutas o la de algunos productos agroalimentarios tradicionales de Canarias o, por ejemplo, también el producto del país.

Esta nueva norma viene a resolver el problema del vacío legal existente en cuanto a infracciones y sanciones, tanto para los operadores como para los agentes de comercialización como también para los órganos de gestión y entidades de control y certificación.

Es de destacar que, acorde con las directrices de simplificación y reducción de cargas en la tramitación administrativa, se ha eliminado la tasa a la producción ecológica, el registro previo para el ejercicio de la actividad, incluso la obligación de los operadores de renovar anualmente su intención de continuar con dicha actividad.

La política de coordinación entre los distintos departamentos competentes en materia de calidad agroalimentaria, sanidad y consumo se desarrollará a través del Consejo Canario de Control de la Cadena Alimentaria. Este órgano satisface además una demanda de los grupos políticos y pretende dar respuesta a determinados fraudes detectados en las islas y que requieren una coordinación más efectiva en el control de la cadena alimentaria.

Estamos llegando a final de legislatura, señorías, y el nuevo Gobierno de Canarias tendrá que abordar en un tiempo prudencial, antes de los dieciocho meses, los distintos mandatos de esta ley. Temas tan importantes, entre otros, como el inventario de las denominaciones de venta que podrán utilizar los productos agroalimentarios tradicionales de Canarias, elaboración que se realizará por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria en colaboración con los cabildos insulares; el uso de la mención "artesano" en quesos, por ejemplo, a través de un decreto; se deberán también regular las competencias en materia de organismos modificados genéticamente, en coherencia con la declaración de esta comunidad autónoma como zona libre de cultivos transgénicos, y además, una vez pasen estos dieciocho meses, también el Gobierno deberá dar a conocer, tanto a los operadores como a los consumidores de Canarias, la finalidad, los objetivos y las demás medidas contempladas en la ley.

Termino, señorías, con el convencimiento de que esta es una ley que va a ser buena para el sector, para lograr mayores cotas de autoabastecimiento y en consecuencia para la economía canaria. Por tanto, desde el Grupo Parlamentario Nueva Canarias confiamos en que se pondrán todos los medios materiales y humanos precisos para que esta ley sea una realidad desde el mismo momento de la entrada en vigor.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del Grupo Popular, señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO: Señorías.

Debatimos la ley que pretende ser una herramienta que nos ayude a comercializar el producto local, proteger a quien lo produce de una determinada manera y a quien lo consume en un mercado único europeo.

Queremos resaltar que tiene esta ley precisamente en la salud de nuestra población el valor nutricional, algo muy importante. Pero, además, señorías, es una ley que quiere cuidar, mimar, proteger la economía rural y de alguna forma es una ley social porque pretende y viene a garantizar el empleo en nuestros núcleos rurales. Queremos premiar ese mimo, ese esmero por el producto local, sin discriminar, porque la Unión Europea nos dice que no podemos discriminar, porque somos todos mercado único y todos son productos europeos, y ahí es muy importante la actividad que pueda hacer el Instituto de Calidad Agroalimentaria.

Queremos, señorías, yo creo que los ciudadanos, los consumidores canarios, quieren que no nos confundan, que no nos engañen con lo que comemos: sobre lo que contiene, saber qué proceso ha seguido, desde dónde lo traen. Estamos ante unos consumidores cada vez más exigentes y nuestro Gobierno tiene que estar a la altura.

Efectivamente es un verdadero hito para el sector primario, pues viene a confirmar que los productos locales, kilómetro cero, kilómetro archipielágico, por la calidad, por la cercanía, de alguna forma, al ser más frescos, tienen más vitaminas y minerales y, por lo tanto, son mejores para nosotros, los canarios, pero también para los que nos visitan, porque nos dejan un sabor incalculablemente mayor.

Y por eso permítanme que me congratule de que hayamos incluido a última hora esa enmienda a la exposición de motivos en la que instamos al Gobierno de Canarias a velar por esa sostenibilidad, por esa economía circular, porque, señorías, no nos engañemos, y no es la primera vez que lo digo en esta tribuna, pero la agricultura es la mejor manera de luchar contra el cambio climático y por ahí debe ir el próximo Gobierno que salga de las urnas del 26 de mayo.

Un sector, señorías... -decirlo lo ha dicho el resto de los intervinientes, pero yo también quiero dejar constancia-, tenemos que sentirnos orgullosos del consenso que mantuvo en su momento el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, pero nosotros en este Parlamento hemos vuelto a abrir la ley en canal y nos hemos reunido todos y cada uno de los grupos políticos con los distintos representantes del sector y nos hemos vuelto a plantear las cuestiones. Y, por lo tanto, yo creo que esto es algo que hay que poner en valor y que yo creo que representa de alguna forma garantías, ese consenso representa una garantía de efectividad a la hora de aplicar esta ley.

Quiero también que conste en esta tribuna la magnífica labor, la cercanía, el rigor que ha mantenido, y la inspiración que nos ha mantenido, el señor letrado de este Parlamento, don José Ignacio Navarro Méndez. Es verdad que ha sido además un lujo trabajar otra vez, querido José Ignacio, con una persona de tu altura jurídica y humana.

Sabemos, y lo decía hace un momento, estamos en un mercado único y, por lo tanto, si no usamos los instrumentos, identificaciones geográficas protegidas, denominaciones de origen, esos instrumentos que nos da la Unión Europea, no podemos diferenciar los productos por el origen porque todos son productos europeos. Por eso necesitamos ese Instituto de Calidad Agroalimentaria. Que, por cierto, creamos hace unos años mediante una ley y tuve el privilegio de ser ponente de esa ley, y es un instrumento muy importante para proteger a nuestros productores, pero también para proteger a nuestros consumidores y para que consumamos entre todos más productos del país, porque eligiéndolos, señorías, evitamos el abandono de nuestras medianías, de nuestros bancales y de esas huertas que tanto nos duelen cuando no están sembradas.

Y, señorías, la innovación y la tecnología tienen que llegar al campo, porque precisamente, si esa tecnología llega al campo, es la mejor manera de garantizar la trazabilidad del producto y de que no nos vendan gato por liebre y que, efectivamente, lo que nos dicen que es producto de la tierra lo es. Y realmente yo creo que si a todos nos hacen el test todos los descubriríamos, porque el sabor no es el mismo. Si uno se toma un jugo de naranja en el Derbi, sabe si las naranjas eran del país o no, lo sabe perfectamente. Pues de ese sabor les estoy hablando. Nuestros consumidores nos están exigiendo esa explosión de sabor de aquí.

Yo creo que se ha reforzado el régimen de sanciones y, de verdad, yo creo que además se ha adecuado y proporcionado a cada uno de los sectores, cosa que no era fácil. (La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

Y, señorías, ya digo, los consumidores sabemos valorar la personalidad del producto de la tierra frente a esa estandarización propuesta por la globalización y nuestros consumidores, cada vez más...; y no solo los consumidores canarios, es que los turoperadores, los turoperadores, cada vez exigen más estándares de ecología, estándares de que nuestros productos no tienen productos fitosanitarios. He revisado la mayoría de los hoteles de cierto nivel en nuestro archipiélago y casi todos están poniendo en sus cartas precisamente agricultura ecológica, porque, señorías, lo están demandando los turistas y, por lo tanto, lo que queremos para ellos lo queremos también para los canarios, porque es más sano, saludable y porque además no contaminamos nuestro suelo, señorías. Y vuelvo, señor consejero, a recordarle que ese debe ser también un objetivo de la Consejería de Agricultura y que aquí tendremos que mirar con ese algodón, porque nos estamos jugando el agua que bebemos, porque precisamente el agua que bebemos en su mayoría viene...

La señora PRESIDENTA: Concluya.

La señora TAVÍO ASCANIO: Gracias, señora presidenta.

Kilómetro cero y, mire, proteger a los productores de la tierra, transparencia y trazabilidad, sinergias de la huerta y en la mesa de los canarios y de los turistas.

Me queda la pena de que no hayamos podido armonizar este texto legislativo con las otras cuatro leyes que soporta el sector y esto realmente es una carga, no solo para operadores sino también para consumidores y para inspectores, que cada día tienen que saber más leyes que los letrados de este Parlamento.

Y la sal marina, la cochinilla... Quiero decir que hemos puesto una tarea al Instituto de Calidad Agroalimentaria, precisamente para que digan en qué condiciones los enólogos... Y en esto vamos a ser pioneros y ahí esperamos que se acierte.

Y terminar diciendo que es muy importante, señor consejero, y usted sabe lo que significa diferenciar y que los canarios sepan lo que son los "pajaritos" y lo que es el logo RUP, porque el logo RUP, realmente detrás hay productos...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Tavío.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señor Cabrera.

El señor CABRERA DE LEÓN: Gracias, presidenta.

Desde nuestro grupo parlamentario, como no podía ser de otra manera, queremos agradecer el esfuerzo y el compromiso realizado por cada uno de los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios y de otros diputados, que a lo largo de estas semanas o meses, desde que entró este proyecto de ley en la Cámara, han aportado diferentes enmiendas y han enriquecido este texto. También, desde nuestro grupo parlamentario, al personal en este caso de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, que siempre ha estado predispuesto a cualquier consulta, cualquier sugerencia y cualquier intervención a lo largo de todos los momentos. También al letrado de la Cámara, a Ignacio Navarro, también su eficacia, su paciencia y su cercanía para, entendemos desde nuestro grupo parlamentario, concluir en un proyecto de ley o en una ley que apuesta por los alimentos de calidad, consecuencia del cambio de prioridades en el destino final de la producción agroalimentaria. Es el consumidor el verdadero protagonista, entendemos nosotros, de esta ley, el que valora la personalidad de los productos de la tierra. Se ha hecho un énfasis importante en el producto local, en el producto canario, que aparece en el articulado en diferentes formas, y por eso, bueno, muchas de las enmiendas que han aportado los diferentes grupos parlamentarios van en esa línea.

Resulta necesario establecer obligaciones también de carácter general para todos los operadores alimentarios al objeto de asegurar la trazabilidad de los productos que entran o que se producen en nuestra comunidad autónoma, vinculados a un régimen adecuado también de inspección, al tiempo que se debe flexibilizar la exigencia de las obligaciones de los operadores.

El régimen jurídico aplicable a la calidad alimentaria se caracteriza por un conjunto, o se caracterizaba, por un conjunto normativo disperso y complejo y entendemos que con esta ley de calidad agroalimentaria se aglutina toda esa dispersión que previamente entendíamos existía.

Los firmes objetivos planteados por el Gobierno de Canarias para este mandato eran aprobar esta ley y crear, como decimos, un marco unificado que garantice la calidad de los productos agroalimentarios en todas y cada una de las islas.

Esta ley también regula determinadas menciones de etiquetado de los productos agroalimentarios no contempladas en la actualidad, cuestión demandada por el sector productivo, como la artesanía agroalimentaria, el vino de finca, de parcela, el vino de frutas, igual que otros conceptos, que también los han aportado, como decimos, otros diputados, como la regularización de los guachinches, con un mandato en este caso al Gobierno de Canarias, que en un plazo de un año se vaya regularizando este enclave tan característico de nuestra comunidad autónoma. También destacar el Consejo Canario de Control de la Cadena Alimentaria, que entendemos que será un órgano operativo de coordinación entre los diferentes departamentos competentes.

Para concluir un poco esta intervención, pues, también, todos los grupos parlamentarios hemos estado en un contacto directo con los que entendemos nosotros también, además de los consumidores, son los colectivos y las asociaciones, que también han ido aportándonos diferentes cuestiones a lo largo de todo este proceso.

Destacar la unanimidad y el consenso con el que, entendemos, va a ser aprobada esta ley.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cabrera.

Señorías, voy a llamar a votación para las enmiendas que están vivas en esta iniciativa legislativa. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Señorías, quedan vivas las siguientes: hay una enmienda al artículo 10, la número 28, del Grupo Parlamentario Podemos. ¿Correcto?

Dígame, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Sí, señora presidenta, le he alcanzado un papel, que precisamente hemos transaccionado esa enmienda, con un cambio del término. Está todo recogido en ese documento. También -ya le digo todas y así adelantamos- hemos transaccionado también la enmienda que va al artículo 18; por lo tanto, retiramos la enmienda de la transaccional. Y queda viva la última enmienda, que es al artículo 38. Es la única que quedaría viva.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: ¿Y la enmienda in voce a la exposición de motivos?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Y la enmienda in voce, pero, bueno, sí la hacemos entre...

La señora PRESIDENTA: ¿In voce?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): ... la aceptaríamos, sí, pero no la tengo ahí redactada, no sé si...

La señora PRESIDENTA: Yo tengo aquí una redactada. Si le parece, vamos a las transaccionales y después a la in voce, al final. ¿Vale?

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): De acuerdo.

La señora PRESIDENTA: Bien.

Señorías, ¿podemos votar las dos enmiendas transaccionales conjuntamente? ¿Sí?, ¿correcto? (Asentimiento).

Votamos las dos enmiendas transaccionales, que serían la que sustituye a la enmienda número 28 y a la enmienda número 33, las transaccionales a esas dos. ¿De acuerdo? Votamos, señorías. (Pausa).

50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos los dos artículos de esas enmiendas, el artículo 10 y el artículo 18. ¿De acuerdo? Comienza la votación, señorías. (Pausa).

50 emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos ahora, me queda en el artículo 22 la enmienda número 111, del Grupo Socialista. Votamos, señorías. ¿Está viva, no? Votamos, señorías. (Pausa).

50 votos emitidos: 14, sí; 30, no y 6 abstenciones.

Votamos ahora el artículo 22. El artículo 22, señorías. (Pausa).

50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Vamos ahora a la enmienda número 39, enmienda al artículo 38, enmienda 39, de Podemos. (Pausa).

50 votos emitidos: 40, sí; 10, no y ninguna abstención.

Votamos el artículo 38, señorías. (Rumores en la sala). (Pausa). Silencio, por favor.

50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos ahora, señorías, la enmienda número 119, del Grupo Socialista. (Pausa).

50 votos emitidos: 13, sí; 31, no; 6 abstenciones.

Votamos, señorías, la enmienda número 58, de Podemos. Votamos. (Pausa).

50 votos emitidos: 23, sí; 27, no y ninguna abstención.

Ahora iríamos, señorías, a la enmienda in voce, entiendo, a la exposición de motivos. ¿Aceptan todos la enmienda in voce? (Asentimiento). Sí.

¿Podemos ahora pasar...?, ¿hay que leerla?, ¿no hace falta? ¿Podemos votar entonces la enmienda in voce? (Asentimiento).

Votamos, señorías. (Pausa).

50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos la exposición de motivos, que hemos admitido esta enmienda. Exposición de motivos, señorías. (Pausa).

50 emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Votamos ahora todos los artículos que no tienen enmiendas. ¿De acuerdo, señorías? (Asentimiento).

50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Por tanto, queda aprobada la Ley de Calidad Agroalimentaria, señorías.

(Aplausos).

Tiene la palabra el consejero. Cinco minutos, señor consejero, no más.

El señor CONSEJERO DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y AGUAS (Quintero Castañeda): Muchas gracias, señora presidenta, y muy brevemente.

Hoy se aprueba una ley, la Ley de Calidad Agroalimentaria, que sin duda viene en consonancia con el trabajo que se ha realizado en los últimos años del Gobierno en defensa del producto local, de quien lo produce y de quien lo consume. Es positiva tanto para el consumidor como para el sector y también para la propia Administración.

Aborda la calidad en dos variantes diferenciadas, tanto en la estándar como en la calidad diferenciada, incrementando la seguridad jurídica para asegurar la calidad de todos los alimentos. Establece nuevas menciones, como ustedes han dicho, sus señorías, de etiquetado: producto artesano, vino de finca, vino de frutas, etcétera.

Implanta esta ley algo demandado incluso por sus señorías y por diferentes grupos, como es el consejo de coordinación y control de la cadena alimentaria, entre todos los departamentos del Gobierno de Canarias que tienen competencias en la alimentación, para poder ser más eficaz, más transparente y efectivo en el control y en la inspección.

Reduce, como se ha dicho aquí, las trabas burocráticas y las tasas, no solo de la producción ecológica, sino también en la obtención de un sello fundamental como es el logo RUP.

Establece alimento del año en Canarias para favorecer su producción, y tengo que agradecer a una diputada de esta Cámara que me lo propuso hace más de tres años, ese alimento del año, para favorecer la promoción de un alimento.

Y es una herramienta sencilla y creo que de competitividad de nuestros productos y de sus productores.

Y tiene tres rasgos fundamentales que me gustaría nombrar: la atención al producto local, la vigilancia a la calidad de los alimentos a través de su control y la apuesta decidida por las cualidades generales de los alimentos que son mejores para la salud del consumidor.

Propone más protección al consumidor desde la transparencia y la correspondencia del producto con las normas de comercialización.

Y establece restricciones respecto a un uso determinado, que también nos planteaba, como es el uso de los guachinches en Canarias, que creo que es fundamental, y también lo establece esta ley.

En definitiva, se trata, finalmente, de una normativa que se construye sobre valores como el respeto al medio ambiente, la diversificación de la economía, la preservación del patrimonio cultural, gastronómico y rural de nuestra tierra, de Canarias, contribuyendo también a la fijación de la población en el entorno rural. Una norma muy debatida, consensuada políticamente y con el sector.

Y quiero agradecer, creo que toca, de verdad, agradecer, en este caso lo voy a hacer al personal del ICCA, el personal que está aquí, y a sus jefes de servicio, de sección, al director, a Pepe Díaz Flores, y a todos los técnicos, y en especial permítanme a una persona en concreto, Amparo Caballero, que está aquí, que se ha encargado durante muchos, muchos meses de debatir, consensuar esta ley. Gracias. Cómo no, y fundamental, a ustedes, sus señorías, a los grupos políticos, a esa comisión, con el presidente, a Pedro Rodríguez Pérez, de Nueva Canarias, gracias, a David Cabrera, del Grupo Nacionalista, muchas gracias a Concepción, Conchi, de Podemos, gracias de verdad a Cristina Tavío, que está aquí detrás, muchas gracias, a Ventura del Carmen, gracias también a Jesús Ramos Chinea, de ASG, muchas gracias; a los letrados, tanto al actual, José Ignacio Navarro, como al anterior, Juan Manuel Díaz, que también estuvo al principio en esta ley, que está jubilado. A todos, gracias a todos, felicidades a todos por el trabajo, por el consenso al que han llegado, en algo que necesitaba Canarias, necesitaba el sector y el consumidor, y creo que es un logro de todos, del trabajo de los trabajadores del ICCA, del propio sector, de las organizaciones agrarias profesionales, de los sectores que se han implicado y han presentado enmiendas a esta ley y de sus señorías. Yo creo que hoy el sector primario canario se lo agradece y el consumidor también.

Muchas gracias y buenas tardes.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejero.