Diario de Sesiones 158/2019, de fecha 19/3/2019
Punto 21

9L/PO/P-2792 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON GUSTAVO MATOS EXPÓSITO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE SITUACIÓN DE LA INSPECCIÓN EN SALUD PÚBLICA, DIRIGIDA AL SEÑOR CONSEJERO DE SANIDAD.

La señora PRESIDENTA: Continuamos. Señor diputado don Gustavo Matos Expósito, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre situación de la inspección en salud pública, dirigida al consejero de Sanidad.

Señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Sí, señora presidenta, la damos por reproducida.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

Mis felicitaciones a los Josés y Josefas y padres y madres, por asociación.

La situación de salud pública, créame, señor Matos, dada la importancia de este departamento, y si me escuchó la semana pasada cuando respondía a doña Concepción, que me hizo una pregunta similar, en el momento actual está trabajando y estamos en un proceso de negociación de cobertura de vacantes y de nueva situación laboral.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Señora presidenta, muchas gracias.

Señor consejero, probablemente, si se tratase de desviar pacientes de la sanidad pública a la privada, usted se habría dado mucha más prisa y le hubiera preocupado más este grave problema que lo que le ha preocupado a lo largo del tiempo que lleva usted al frente de su consejería.

Es una situación grave. No digo que sea responsabilidad suya, porque llevan treinta y siete años con el mismo número de inspectores, el mismo, pero le ha tocado a usted gestionar durante muchos meses esta situación. Una situación preocupante, ciento veinticinco inspectores para toda Canarias, para tener que, digamos, controlar, para tener que inspeccionar los mataderos, el agua potable, el agua de baño, la alimentación, los restaurantes, las piscinas y un largo etcétera de cuestiones que tienen que ver con algo tan elemental como la salud pública. Insistimos, una situación preocupante, usted lo debe reconocer. No son suficientes para una comunidad autónoma como la nuestra, además, que tiene un sector servicios enorme, donde esos ciento veintiséis inspectores están dedicados la mayor parte, o una buena parte, al sector industrial, obviamente, y a la inspección en los mataderos, con lo cual le quedan muy pocos inspectores para seguir haciendo el resto del trabajo. En unas condiciones laborales lamentables, tienen que poner sus propios coches, hacer las inspecciones en sus vehículos particulares, con una compensación por kilometraje escasa, sin tener cubiertos los seguros de accidente. Esta es la situación real que viven los ciento veintiséis, ciento veinticinco, inspectores e inspectoras que tienen que velar por la salud de los ciudadanos de Canarias en los ámbitos que tienen encomendados respecto a la inspección. Y la respuesta que ha dado su consejería, con una carta que ha sido una amenaza directa a los inspectores, diciéndoles que no siguieran presionando, después de que se hizo pública la información, es realmente lamentable. Conminándolos a una reunión el día 7 que ustedes mismos han pospuesto de forma unilateral.

Señor consejero, no es aceptable, ¡no es aceptable! No es una situación que haya propiciado usted, pero usted ha tenido la responsabilidad de resolverla durante muchos meses y poco o nada se ha hecho al respecto.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Matos.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Señora presidenta.

Señor Matos, vamos a ver, estoy con usted en que es una situación preocupante. Para mí no era de treinta y siete años, es de veintidós años. Y es verdad que además la reciente crisis económica la ha agravado de forma sustancial al no poder cubrirse determinadas vacantes.

Pero, mire, créame que yo desde el momento en que llegué me declaré un converso de la salud pública y mi responsabilidad lo que era es negociar, y bajé yo, personalmente, a hablar con los equipos de inspección. Es decir, que creo que no se puede decir... Estoy conforme con usted, tienen que poner sus coches, pero los tienen que poner en un número importante de comunidades autónomas de este país; si no recuerdo mal, solo en dos son propiedad de la comunidad autónoma, y lo que hay que hacer es buscar las compensaciones, que es en lo que estamos, en modificar un decreto que es del año 1997, y que nadie le había metido mano hasta ahora y estamos ahora mismo en pleno proceso de hacerlo. Como hay que recabar de nuevo las competencias de la Dirección General de Función Pública para que en la consejería se puedan cubrir las vacantes y las bajas o las ausencias de larga duración que se dan en el departamento, porque, como usted bien decía, las funciones que hacen estos inspectores son fundamentales.

Pero, mire, en paralelo con eso, estamos haciendo otras muchas cosas: se está normalizando o poniendo en marcha la inspección electrónica o se están, por ejemplo, normalizando los procedimientos, conjuntamente con ellos. Créame, se está intentando una homologación retributiva que los lleve a estar en casos asimilables a otros inspectores de comunidad autónoma, se está intentando una modificación del decreto de dietas, que se llama normalmente de kilometraje, y se están tratando de abordar mejoras sustanciales en el departamento. Soy un convencido de que, por lo menos, quedará en marcha; el siguiente, si no, lo acabará seguro.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

(El señor vicepresidente primero, De La Hoz Fernández, ocupa un escaño en la sala).