Diario de Sesiones 158/2019, de fecha 19/3/2019
Punto 50

9L/PL-0016 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES, SOBRE EL PROYECTO DE LEY DE PATRIMONIO CULTURAL DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Bueno, pues, señorías, sobre este quedan... Perdón, que me estaba yendo al de arriba. Señorías, quedan pendientes enmiendas; por tanto, vamos primero con la intervención de los grupos que tienen enmiendas vivas para el pleno. Empezaría el Grupo Parlamentario Socialista Canario.

(Rumores en la sala).

Señora Hernández.

Ruego silencio, si son tan amables, por favor.

La señora HERNÁNDEZ PÉREZ: Buenas tardes.

Como decíamos la semana pasada, estamos de enhorabuena: hay una nueva ley demandada por el sector. Así que a todos sus promotores, todos los redactores y toda la parte letrada, todos los compañeros, enhorabuena. Hemos cumplido en esta legislatura con dos de las cuatro leyes que nos prometían tan felices y que al final no lo lograron.

Les contaré, como decía en la comisión, que quizás el tema más peliagudo fue dar el tránsito definitivo de la paleontología a las ciencias del medioambiente. Esta diputada, y mi partido, presentó una enmienda transitoria, mantiene que la paleontología, mientras la descripción sea ciencia y cultura, debe estar con todos los honores dentro de la ley de patrimonio. No va a ser así, hoy va a pasar a una transitoria que espero que sea muy poquito tiempo.

Pero no queríamos asumir los socialistas los desastres paleontológicos que se han hecho en Canarias. Los ejemplos de las Teresitas, de ese molusco maravilloso que estaba en las Teresitas y desapareció por la playa hace muchísimos años; o también haber hecho avenidas donde había restos paleontológicos. Siendo ciencia y cultura, entendemos que se debe defender de una manera con más decisión. Las islas más afectadas son Fuerteventura, Lanzarote, también parte de Gran Canaria, Tenerife y en La Palma también. Y yo lo quiero decir aquí para que quede en el Diario de Sesiones: es raro que haya desaparecido de esa manera la paleontología de la ley de patrimonio. ¿Se avecina algo?, ¿se avecina cemento?, ¿se avecinan palas mecánicas? Ahí lo dejo y la historia lo dirá. Ojalá me equivoque.

Por otra parte, señorías, nuestras enmiendas son más bien enmiendas técnicas, donde han sido rechazadas en comisión por entender que eran más bien del desarrollo reglamentario. Todos sabemos que los desarrollos reglamentarios pasan años y años y nos vamos a olvidar. Ahí queda, queda nuestra desconfianza y queda nuestro parecer. Admitimos lo que decida la mayoría.

De todas maneras también tenemos que agradecer al Grupo Podemos que quizás en el momento final nos dejaron colar algo que sentimos muchos palmeros dentro, ahora veo caras de palmeros que sabemos que queremos muchísima artesanía. Y con gran honor, junto a la "loza", o "losa", en dialecto canario, la alfarería, conocida por alfarería, va a figurar la seda de El Paso, BIC de la isla de La Palma. Así que gracias a Podemos, que nos dejó introducir ese tema.

Pero, como le decía, la gran mayoría de las enmiendas propuestas por el PSOE han tenido ese problema de decir que era reglamento. No voy a repetir lo que comenté antes.

Sí que nos preocupa una enmienda presentada con valentía por Nueva Canarias, que no salga defendida y apoyada hoy. Es respecto al desarrollo de qué se hace, qué se hace, señor consejero, con los ingresos que tiene el Gobierno de Canarias por el 1,5 % cultural, porque, a preguntas de esta diputada, a su consejería, a usted, nos respondió una relación de obras, incluso deportivas, donde se empleó el 1 % cultural. La enmienda que propone Nueva Canarias especifica para qué se debe usar y que debe haber un reglamento que lo desarrolle. No de la manera que ustedes estimen, con una convocatoria pública. Eso también lamento que no se haya logrado, porque creo que no van a votar a favor, del tema.

Nosotros seguimos manteniendo nuestras enmiendas, vamos a votar, las dos que ha propuesto ahora mismo el compañero Déniz, Paco Déniz, pues, por tiempo nos vamos a abstener, y creo que no tenemos nada más que especificar. Voy a mirar, como tengo dos minutos y hay que gastarlo todo, pues, lamento lo de la paleontología...

Ah, otra cosa. Una de nuestras enmiendas especifica algo muy concreto y muy interesante: que cuando se incoe un BIC, ya se ponga la delimitación de ese BIC. Porque, señorías, váyanse ustedes a la página del Gobierno y vean la cantidad de BIC que no tienen la delimitación hecha. Por lo tanto, el proyecto no está lo debidamente protegido que debería estar. Nosotros proponíamos primero que se delimitara provisionalmente y después seguir.

Nada más. Buenas tardes.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

Nueva Canarias, Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señora Acuña.

La señora ACUÑA MACHÍN: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

Bueno, me gustaría empezar por donde empezaba la compañera del Partido Socialista, porque desde luego no compartimos esa explicación que ella daba en relación con el patrimonio paleontológico de Canarias, porque desde luego todos, a excepción de usted, y, vamos, con todos los respetos, se derivaron a la normativa donde ya se contempla sobre espacios naturales protegidos de Canarias; es decir, nada tiene que ver ni con el cemento ni con nada que se avecine, porque desde luego aquí... por lo menos yo no tengo todavía poderes para saber qué se avecina. Lo que sí tenemos claro es lo que está contemplado, lo que se regula y lo que está protegido.

Pasando a la explicación de la ley, decir que veinte años después de la entrada en vigor de la Ley 4/99, de Patrimonio Histórico de Canarias, muchas medidas ya han resultado ser poco operativas, por lo que se hace necesaria su actualización. En suma, la gestión del patrimonio debe ser acorde a la realidad política y administrativa del archipiélago y debe tener en cuenta la realidad social inmediata. De ahí la importancia de la aprobación que hoy hacemos aquí de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias, que contiene importantes novedades que permitirán preservar, conservar, difundir y, en definitiva, proteger nuestro patrimonio cultural.

Me gustaría dejar constancia del hecho de que, una vez más, se ha legislado con perspectiva de género, contemplando el hecho de la presencia equilibrada entre hombres y mujeres en la composición de los órganos contemplados en esta ley. Por ejemplo, el Consejo del Patrimonio Cultural de Canarias.

También se legisló contemplando y teniendo muy presente la accesibilidad, posibilitando la eliminación de barreras arquitectónicas en edificios y en zonas protegidas, siempre que ello sea posible.

Entre las novedades incluidas en esta ley, cabe destacar que se clarifican y se sintetizan las competencias que ostentan las administraciones públicas de Canarias. Y además añade nuevas competencias como, por ejemplo, la potestad reglamentaria del Gobierno de Canarias, quien podrá iniciar, tramitar y resolver los procedimientos para la declaración de los bienes de interés cultural de manifestaciones de carácter inmaterial. A los cabildos se les encomienda la aprobación de los catálogos insulares y la decisión sobre la inclusión de un determinado bien, así como la autorización de intervenciones y usos de bienes de interés cultural. Los ayuntamientos también adquieren competencias y se les encomienda la vigilancia, difusión, divulgación y elaboración y aprobación de sus catálogos municipales y de los planes especiales de protección para las categorías de bienes de interés cultural que lo exijan.

En cuanto a las categorías de bienes de interés cultural de Canarias y los instrumentos de protección, resulta novedosa la inclusión de dos nuevas categorías de BIC: paisaje cultural y sitio industrial.

También resulta novedosa la clasificación de los BIC cuando se trata de bienes inmateriales. Aquí toman relevancia nuestros juegos, nuestros deportes autóctonos, la cultura inmaterial de la emigración canaria, la loza o la seda de La Palma.

Otra novedad es la regulación de la caducidad del procedimiento de declaración por el mero transcurso del plazo para resolver, sin necesidad de denunciar la mora.

Es importante resaltar que, por primera vez, los ayuntamientos tienen competencia para autorizar las intervenciones en los conjuntos históricos que tengan aprobado plan especial de protección, con la consecuente economía procesal administrativa que ello supone para el administrado.

Los tipos infractores se vinculan a la gravedad de los daños producidos y se establece la imprescriptibilidad de la obligación de reparar el daño causado. Cuestiones que entendemos importantísimas para nuestro patrimonio.

La ley incluye muchos aspectos novedosos e importantes, pero el tiempo nos impide detenernos en ellos.

Me gustaría hacer una especial mención y agradecimiento a todos los compañeros y compañeras que hemos formado la ponencia de esta ley, especialmente a Juan Manuel García Ramos, a Paco Déniz, a Agustín Hernández, a Jesús Ramos Chinea, a Victoria Hernández y, cómo no, a Cristina, la letrada, que sin su colaboración y su ayuda hubiese sido imposible llegar hasta hoy.

Por nuestra parte, nos gustaría defender, tenemos viva, el Grupo de Nueva Canarias, una enmienda, es la enmienda número 131 y es al artículo 129, y de adición. Y dice así: "El destino del 1,5 % destinado a inversión en patrimonio cultural de Canarias". Ya Victoria se refirió antes a esta enmienda y creo que es importante reglamentarlo, reglamentarlo para saber a dónde van dirigidos esos fondos. Además la enmienda contempla dónde queremos que se invierta este 1,5 % y, eso sí, contemplado en un reglamento y además que se hiciera en un plazo de unos dieciocho meses. Se someterá ahora a votación. Insisto, nos gustaría, y creo que es por el bien de nuestro patrimonio, que todos sepamos dónde debe ir dirigido ese 1,5 %.

Nada más. Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Acuña.

Turno ahora de intervención de los restantes grupos que no tienen enmiendas vivas. Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Buenas tardes, señor consejero, felicitarle también a usted y a su consejería, porque ya, si no me equivoco, es la tercera ley de la que van a disponer en esta legislatura para solucionar no solo los problemas que pueda haber en los diferentes apartados de su consejería sino también a todos los trabajadores y el fomento de nuestro deporte, como ya ocurrió aprobando la ley del deporte, como la ley de bibliotecas y ahora esta ley de patrimonio cultural. Por lo tanto, felicitar también a su consejería, al resto de compañeros, con los que tuve el honor de acudir a las ponencias, a todos y cada uno de los grupos, también a los letrados, que nos fueron de gran ayuda.

Y hoy, entre varias leyes más, en este pleno vamos a aprobar otras leyes más, y esta es una de ellas, pero para nosotros no es solo una ley; no, señorías, es una ley muy importante, porque será el marco que proteja nuestra cultura y permita el correcto desarrollo de muchas de las políticas culturales de Canarias en el futuro a corto plazo.

La verdad es que es una ley que ha costado bastante trabajo sacar adelante, no solo porque tiene un alto grado de complejidad, sino porque ha habido múltiples aportaciones y teníamos que hilar muy fino para que la ley quedara de forma que fuera lo más útil posible. Por eso quiero dar mi agradecimiento, como ya dije, al resto de ponentes y a los servicios jurídicos de la Cámara, tanto por sus aportaciones como por su trabajo, a la hora de conformar lo que creemos que es una buena ley para todos los canarios y para todos aquellos que trabajan en los distintos ámbitos culturales que recoge esta ley. Todos y cada uno de los grupos hemos debido ceder, quizás, en muchas de nuestras pretensiones y siempre en aras de ese consenso y de conseguir el mejor texto posible.

Cualquiera puede ver la dimensión de la complejidad de la ley cuando lee el artículo primero de la norma, al definir el objeto de esta norma en "establecer el régimen jurídico del patrimonio cultural de Canarias con el fin de garantizar su identificación, protección, recuperación, conservación, acrecentamiento, difusión y fomento, así como su investigación, valorización y transmisión a generaciones futuras, de forma que sirva a la ciudadanía como una herramienta de cohesión social, desarrollo sostenible y fundamento de la identidad cultural". Y para conseguir todos estos fines hemos establecido mecanismos de colaboración institucional, definidos claramente en las competencias de todas las administraciones públicas, algo que creíamos esencial, y hemos establecido órganos consultivos, mecanismos de control, de protección y de inspección e incluso sanciones cuando se atente contra nuestro legado cultural.

Por otro lado, hemos establecido una clasificación para los bienes de interés cultural y conjuntos históricos, además de definir los catálogos de carácter insular y municipal. También hemos regulado el patrimonio arqueológico, el industrial, el etnográfico, el inmaterial y el bibliográfico, definido toda la regulación de los museos y de las medidas de fomento cultural. Cada una de estas cuestiones las hemos tratado con rigurosidad y dándole la máxima importancia. No hay que olvidar nunca que el patrimonio cultural de nuestras islas nos define como pueblo. Son las tradiciones y nuestros valores culturales lo que nos une con nuestro pasado y proteger todo ese legado cultural es una obligación y un deber que todos y cada uno de los canarios y canarias debemos cumplir, por lo que una vez aprobada la ley debemos asegurarnos de que tenga la utilidad práctica y que las actuaciones que hay que acometer se financien adecuadamente por todas las administraciones que son competentes en la materia cultural.

Por último, quería también agradecer, una vez más, que aceptaran las enmiendas de la Agrupación Socialista Gomera referidas a los museos y a las colecciones museográficas, para que a los trabajadores y expertos de los museos se les dé también la relevancia o la función investigadora que nunca debieron perder. Estamos seguros de que esto revalorizará la utilidad del trabajo museístico y permitirá aumentar el fomento de nuestra cultura y el conocimiento de esta.

Todos los grupos parlamentarios han aportado enmiendas muy interesantes en algunos de los ámbitos, por lo que termino agradeciéndoles a todos el trabajo y emplazo a los partidos a que hagamos un seguimiento de la aplicación de esta ley para que se extienda en todos sus efectos jurídicos y tenga la máxima operatividad, y que así lo demandemos, pues en el pasado ha faltado impulso a las políticas de patrimonio y de protección del mismo, algo que no nos podemos permitir si queremos asegurar nuestro futuro y nuestro legado.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Podemos. Señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señorías, señora presidenta.

Yo creo que estamos hoy en un momento también importante, como otros de estos últimos plenos, en el que vamos a proceder a aprobar una ley de patrimonio que viene un poco a intentar enmendar una sensación agridulce que tenemos en el pueblo canario respecto al mal estado de nuestras cosas, de nuestros artefactos culturales, identitarios, paisajísticos y demás.

Yo creo que este texto es bueno y esperemos que su aplicación y desarrollo acabe con esa sensación que tenemos los canarios de que con nuestro patrimonio se está acabando. Son muchos factores los que influyen en esta cuestión: capitalismo salvaje, una globalización desmedida, un ver negocio absolutamente en todo; influye también en nuestra sensación el destrozo medioambiental que estamos padeciendo. Y nos da la impresión de que no terminamos nosotros de valorar nunca lo nuestro.

Yo creo que esta ley es buena, pero me parece que hace falta un gran trabajo para, digamos, enmendar, por ejemplo, la falta de conocimiento, de dominio público, que sobre nuestras joyas culturales tenemos los canarios, Por ejemplo, a mí me duele mucho que Torriani, la obra de Torriani, de Verneau, de Viera y Clavijo, de Bethencourt Afonso, del Le canarien, no sean de dominio público. Me duele en el alma que la gente no se haya leído, muchas personas no se hayan leído nunca estas obras. De los antiguos, pero también de nuestros contemporáneos: de Tejera Gaspar, de José Juan Jiménez, de Juan Francisco Navarro, de Fernando Estévez. Yo creo que ahí tenemos nosotros una serie de lecturas imprescindibles para funcionar por esta tierra.

Entonces, por ejemplo, hay un error ahí -esto yo ya lo he dicho en alguna otra ocasión-, los canarios tenemos la sensación de que del mundo de los aborígenes en el siglo XIV o siglo XV pasamos al siglo XIX en una pirueta mortal, y digo pirueta mortal por el desconocimiento que tenemos de los siglos XVI, XVII y XVIII respecto a Canarias. Parece como si nos hubieran sacado del siglo XV y nos pusieran en el XIX, sin pasar por el XVI, XVII y XVIII. Ahí teníamos nosotros un vacío cultural que hace que nuestra identidad titubee y a veces, en fin, sintamos un medio vacío, una carencia de explicación. Me parece que ahí tenemos bastante que hacer, porque, claro, como todo pueblo colonizado que somos, claro, tendemos a pensar que siempre lo de fuera es mejor.

Yo creo que esta ley es una oportunidad para dignificar todos estos artefactos culturales que nos dan identidad y además nos caracterizan como una comunidad étnica singular, que somos el pueblo canario, y quienes asumen también nuestra cultura. Creemos que tiene que haber una voluntad política para seguir manteniendo vivo y dinámico, como una posibilidad de ocio, de conocimiento, de investigación y disfrute. Es que, vamos a ver, la investigación y el conocimiento también son un disfrute. Hay algunas personas que disfrutamos investigando, leyendo e informándonos. A veces parece que el ocio no tiene nada que ver con la investigación y el conocimiento. ¡Está la gente muy equivocada!: ¿o es que la gente no disfruta leyendo, no disfruta investigando, no disfruta sabiendo y manejando claves? Claro que sí. Entonces creo que tenemos una oportunidad.

Y, por lo tanto, esta ley nosotros vamos a votarla favorablemente. Creo que esta ley aporta rigurosidad, sobre todo, e influye bastante en incorporar los nuevos hallazgos y las nuevas interpretaciones de nuestra historia. Ahora mismo estamos en un momento bueno, hay recientes obras de Tejera Gaspar y José Juan Jiménez que nos iluminan bastante el camino, el pasado y el camino futuro. Me parece que hay que enmendar, por ejemplo, algunas boberías que se han dicho sobre nuestro pasado. El exterminio, eso es una bobería; la historia del "buen salvaje", eso ya lo cuestionó Fernando Estévez en su obra Indigenismo, raza y evolución, sobre nuestros orígenes. Hay algunos difusores que merecen ser profundamente reciclados, porque nuestros orígenes están claritos, señorías, claritos, no hay ya más dudas sobre este asunto.

En esta ley se redefine mejor el papel de los cabildos. Yo quiero hacer aquí una mención especial, un agradecimiento, a todos los inspectores e inspectoras de los cabildos insulares. Gracias a ellos y ellas, tenemos hoy el patrimonio que tenemos. En el vacío del pasado ellos han trabajado notablemente y hoy tenemos lo que tenemos en parte gracias al tesón de esta gente. Se define mejor también el papel de los ayuntamientos.

Se habla de patrimonio inmaterial, de la cultura de la emigración, de nuestros deportes, que ya se discutió en la ley. Nosotros, por ejemplo, hemos incluido una enmienda in voce que se refiere a la necesidad que tienen los medios audiovisuales públicos de promover también el uso de nuestra modalidad lingüística canaria, que la tenemos y bastante definida, por cierto. Una de las más investigadas dentro de las investigaciones sobre el castellano en el mundo.

Le damos importancia al personal investigador. Hemos puesto en valor -señora Victoria, diputada del Partido Socialista- el parque paleontológico; el parque paleontológico queda perfectamente recogido. Se incluye un montón de bienes culturales, se protegen y además se incide en que es necesario que se sometan a la metodología arqueológica. Pero eso siempre ha estado también a medio camino entre bienes de protección de suelos y culturales y también la ley de patrimonio, y creo que también queda perfectamente recogido.

Nos han aceptado una enmienda, importante para nosotros, que es el asunto de la toponimia. Para nosotros la toponimia es importantísima, nos han aceptado una enmienda que dice que las que estén, digamos, contrastadas científicamente en los pueblos y lugares donde no se usen, no sea frecuente usarlas, por ejemplo, que figuren en la señalética de carreteras y demás. Lo que pasa es que en nuestra tierra es verdad que la mayoría de nuestros pueblos tienen toponimia aborigen, toponimia aborigen, pero es verdad que, por ejemplo, en La Laguna a mí me duele que en el letrero que dice "La Laguna" no diga "Aguere" y, en cambio, diga Loro Parque, por ejemplo, ¿no? Creo que podríamos quitar el símbolo del Loro Parque y poner "Aguere", porque además es una palabra preciosa que tiene que ver con el agua y que todavía se usa perfectamente en el norte de África.

Hemos aceptado la enmienda de Nueva Canarias sobre el 1,5, en las obras públicas licitadas superiores a 300 000 euros, para protección y patrimonio.

Hemos planteado que nosotros no somos poblaciones preeuropeas, son poblaciones aborígenes. Esto está perfectamente recogido ya en la ley.

Nosotros entendemos que en Tenerife, insisto, en Tenerife, hace falta un parque arqueológico ya que reproduzca y reviva la cultura aborigen. No podemos seguir más años sin que Tenerife no tenga un parque arqueológico, como existe en otras islas, en La Palma, en Gran Canaria, por ejemplo. En Fuerteventura ya existe un parque arqueológico, ya existe un monumento que se llama Tindaya. No necesita proyectos de gente venida de otros lugares ni echar cemento ni hacer cosas extrañas. Ahí hay un monumento y lo que necesitamos es que se convierta en un parque arqueológico también; un centro de interpretación potente y de visitas, de personal cualificado, de dar empleo de calidad.

Nosotros hemos garantizado, efectivamente, como se ha reconocido por varias diputadas, garantizar la loza canaria y la seda de El Paso como bienes muebles ligados a las actividades preindustriales tradicionales.

Hemos planteado también varias enmiendas in voce; una ya la cité, sobre el asunto de la protección de nuestra modalidad lingüística y la difusión en los medios de comunicación; y una enmienda in voce para cuestionar un planteamiento del Partido Popular del que discrepamos. Por cierto, que hemos discrepado bastante poco, pero, bueno, mantenemos aquí el asunto.

Sobre las enmiendas que nos plantea Coalición Canaria, a la disposición adicional sexta vamos a votar que sí, sobre el tema de la cuestión de que las personas, cuando la ley entre en vigor...

La señora PRESIDENTA: Un minuto y concluya, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señora presidenta.

... que no tengan la titulación, puedan seguir ejerciendo sus funciones mientras tanto salga la plaza.

Sobre el tema del Museo Canario, y aquí sí es verdad, señorías, que yo quiero dar las condolencias a la familia de la señora Angélica Castellano, directora del Museo Canario, por su reciente fallecimiento. La verdad, una desgracia que nos ha pasado, a la familia fundamentalmente, pero también a todo el pueblo canario, nuestras condolencias. Nosotros creemos que aquí hay un problema. El Museo Canario hace tiempo que tenía que haber establecido un convenio claramente público sobre su gestión y demás y entendemos que, bueno, esta enmienda es apropiada. Lo que no entendemos es por qué no se ha cumplido, veinte años de ley, sobre esta cuestión, para hacer el convenio, y por qué no se ha hecho. Bueno, se introduce ahora en la ley, esperemos que pronto veamos una gestión más pública del Museo Canario, otra de nuestras joyas.

En definitiva, nosotros entendemos que esta ley es una ley positiva y ojalá haya voluntad política para cumplirla y, sobre todo, para que se difunda y todos nos sintamos orgullosos del patrimonio cultural que tenemos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Déniz.

Turno ahora para el Grupo Popular. Señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ MIRANDA: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

Saludos al viceconsejero de Cultura, don Aurelio González, a mi compañera, concejal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Santa Cruz, doña Yolanda Moliné.

Señorías, ya lo decía la diputada Gladis Acuña, después de veinte años de vigencia de la norma actual y tras varios intentos fallidos de proceder a su modificación o sustitución por un nuevo texto legal, se hacía necesario afrontar de una vez esa reformulación a la vista de las nuevas realidades que abordar y las nuevas formas de gestión a las que las administraciones públicas canarias debían hacer frente. El legislador tenía y tiene hoy más que nunca esa capacidad, reconocida además en un título competencial específico en el nuevo Estatuto de Autonomía, el 137, dedicado al patrimonio cultural.

La norma que hoy verá la luz cumple sobradamente en sus aspectos formales con el objetivo central con el que inicialmente el texto llegó a esta Cámara. Me refiero a la mejora e impulso de la protección del patrimonio cultural de Canarias para evitar su pérdida o deterioro, ya sea ocasionado por particulares o por entes públicos. Otra cosa será su puesta en práctica, su desarrollo, su implementación.

Esta ley de segunda generación, equiparable a las ya reguladas en algunas comunidades autónomas, contiene de forma concreta algunos avances y mejoras que, aunque solo sea a título de ejemplo, conviene recordar. Me refiero a la reformulación del concepto de BIC, para que quede circunscrito a aquellos bienes que posean una verdadera importancia o significación por los valores patrimoniales que posean; la regulación de la caducidad de los expedientes de declaración de un bien como BIC, sin necesidad de la denuncia de mora, que resultase incompatible con la regulación del procedimiento administrativo; se hace mención también al derecho de toda persona a acceder, conocer y disfrutar del patrimonio cultural canario; se crea el sistema de información del patrimonio cultural canario; se establecen nuevas categorías de BIC, como aquí ya se ha nombrado; se incluyen las categorías de BIC inmateriales.

En definitiva, señorías, hay una mejora sustancial del texto que hoy será derogado y contiene una propuesta normativa que deberá servir para impulsar el patrimonio cultural en Canarias.

Lo dijimos hace unos meses y lo reiteramos una vez más: el proyecto de ley que entró en esta Cámara venía precedido ya de un importante trabajo de campo, con un relevante recorrido de análisis, estudio y aportación en los procesos de consulta por parte de universidades, colegios profesionales, asociaciones culturales y medioambientales preocupadas por el patrimonio, técnicos y responsables políticos de los cabildos insulares, gerencias de urbanismo... Todo ello en un proceso ampliamente participativo y con el propósito de obtener un texto lo más consensuado posible.

Quedaba, finalmente, la tarea del legislador y yo creo que, a pesar de alguna voluntad expansiva al inicio de los trabajos en forma de enmiendas por parte de algunos grupos, esa intención quedó finalmente -permítanme la expresión- sofocada en interés de un texto ajeno a un excesivo reglamentismo. Aun así, nuestro grupo ha tratado desde el primer momento de trabajar bajo estas premisas: el reconocimiento del trabajo hecho y, por supuesto, las propuestas de mejora, para no renunciar, evidentemente, a nuestra condición de legisladores. Para ello hemos tenido la fortuna de contar con las aportaciones de reputados estudiosos y especialistas en la materia. Por todos, no puedo dejar de nombrar a Diria Morales, a la que agradezco el análisis y estudio compartido que hemos hecho de la propuesta normativa. En el ámbito de mi organización, hemos celebrado jornadas ex professo para analizar el anteproyecto de ley y durante todo este tiempo he tenido el apoyo y la colaboración de mi organización política, sin olvidarme también de mi compañera Isabel García Bolta, cuyas aportaciones en el ámbito de la accesibilidad universal están incorporadas al proyecto de ley.

Nuestro grupo recibió más de setenta propuestas que finalmente se concretaron en treinta y una enmiendas al texto original, las cuales fueron aceptadas en su mayoría, de igual manera que las diecisiete enmiendas al informe de ponencia, situación inédita pero que nos vimos en la obligación de presentar con el ánimo de que el texto no perdiera el espíritu y, en algún caso, la letra del texto original.

Señorías, tal vez el único elemento disonante del estudio y análisis del proyecto de ley quedó circunscrito a la consideración o no del patrimonio paleontológico como parte del patrimonio cultural de Canarias. Lo cierto es que, por un lado, el proyecto de ley que entró en esta Cámara no lo contemplaba y, por otro lado, había grupos que habíamos presentado enmiendas a las disposiciones adicionales y transitorias que abordaban la cuestión y lo dotaban de la seguridad jurídica requerida. A pesar del cambio de algún grupo, de opinión, sobre ese posicionamiento inicial, pudimos llegar a una enmienda que transaba adecuadamente esta cuestión y que, ayudados por la conformidad del Grupo Podemos, precursor inicial de esta inclusión, facilitó ese acuerdo. El informe jurídico que nos ha hecho llegar la Dirección General de Patrimonio Cultural no hace sino corroborar, de forma definitiva, nuestro planteamiento inicial, en el sentido de confirmar que los yacimientos paleontológicos están garantizados a través de los instrumentos previstos en la Ley del Suelo y los Espacios Naturales de Canarias, con su inclusión en los espacios naturales protegidos y adscritos a la categoría de monumentos naturales.

Aprovecho para agradecer el trabajo y apoyo permanente, y aliento, en los trabajos desarrollados en la ponencia por la dirección general, a su titular de forma particular, Miguel Ángel Clavijo.

Señorías, a juicio de los operadores públicos y privados, la ley que vamos a derogar hoy no era una mala ley, pero la realidad es que no ha habido voluntad de aplicarla por parte de las administraciones públicas de forma general y no ha habido concienciación del valor del patrimonio cultural ante la perentoria necesidad de su protección y su divulgación. La creación de unidades municipales de patrimonio cultural o la puesta en marcha de un sistema de información general de patrimonio cultural son algunos instrumentos que la ley nueva introduce para que sean implementados y logremos ir generando esa conciencia de protección, pero también de divulgación. La ley, en definitiva, devendrá en un instrumento inútil si no somos capaces de sacarle todas sus potencialidades.

Señorías, finalizo. Ha sido un honor formar parte de esta ponencia. Agradezco a mi grupo y a mi portavoz la oportunidad que me han brindado. Lo que me ha permitido también trabajar codo con codo con los diputados Ramos, Acuña, Déniz, Hernández y García Ramos, así como con la letrada Cristina Duce, mi agradecimiento por su magnífico trabajo de acompañamiento y asesoramiento. A todos ellos muchas gracias y enhorabuena a todos ustedes, señorías, porque hoy después de varios intentos, el cuarto, será una realidad una nueva regulación del patrimonio cultural de Canarias, tan anhelada como necesaria.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Hernández.

Turno ahora, para concluir las intervenciones, Grupo Nacionalista Canario. Señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, señora presidenta.

Hablar el último significa que casi todo ha sido dicho, y además ha sido muy bien descrito el contenido de la ley por los compañeros y las compañeras que me han antecedido en el uso de la palabra.

Yo voy a hacerle un pequeño homenaje hoy aquí a un palmero ilustre que se llama don José Pérez Vidal -estoy seguro de que le va a encantar a mi compañera María Victoria Hernández-, que en un libro publicado, con una entrevista con la gran poeta Elsa López también, en la página 86, en 1987, ya decía algo que al fin y al cabo está relacionado con lo que hoy estamos nosotros tratando aquí. Decía don José Pérez Vidal, dice:

Pero en los últimos tiempos en Canarias, como en todas partes, los adelantos técnicos, tan importantes y generales, han resquebrajado los fundamentos de la cultura tradicional porque los factores que antes marcaban y sostenían los rasgos regionales se han eliminado o debilitado de modo impresionante. El medio ambiente y sus materiales apenas condicionan ya la construcción de las viviendas; las sabrosas artesanías del vino y del tabaco han sido deshumanizadas por las máquinas; los trabajos en común y las reuniones más o menos festivas en que brotaba espontáneamente el canto, el cuento o la adivinanza se hallan hoy dominados por la radio o la televisión.

No tiene desperdicio este libro, nos advierte de todas esa cultura que se ha perdido.

Y yo, cuando hablo de cultura, voy a utilizar otra vez los lienzos de don Manuel González Méndez (refiriéndose a las obras pictóricas "Fundación de Santa Cruz de Tenerife" y "La entrega de las princesas", situadas detrás de la Mesa del Parlamento), porque en estos lienzos está la cultura que llegó hace seiscientos años, con estas armaduras tan tremendas de Pedro de Vera y de Alonso Fernández de Lugo, que llegó hace seiscientos años, y esos otros pobres que están ahí arrinconados en el lienzo resulta que conservaban una cultura que tenía dos mil quinientos años de antigüedad -dos mil quinientos años de antigüedad-. Yo no niego que nosotros somos un híbrido de los seiscientos años y de los dos mil quinientos años, pero desde luego la falta de respeto hacia los dos mil quinientos años fue, como ha dicho el compañero Déniz Ramírez, fue lo que sucedió en los primeros siglos de la conquista.

Aunque no todo el mundo se olvidó de qué categoría tenía esa cultura anterior. Por ejemplo, no se olvidó Juan Núñez de la Peña, el historiador; no se olvidaron los poetas renacentistas, Bartolomé Cairasco de Figueroa y Viana. También sabemos que un comerciante británico, Thomas Nichols, en el siglo XVI, descubre una cueva con trescientas momias. Trescientas momias que luego vemos, pasando el tiempo, que Luis Román, en Erques, en el Escobonal, resulta que también descubre, en 1764, esa cueva, con trescientas momias que desaparecieron, que se vendieron, que se esparcieron por el mundo. Cultura realmente que se perdió totalmente. En 1752, Domingo Van de Walle también descubre los grabados de Belmaco. Y, como ha dicho también Déniz Ramírez, el siglo XIX es el que nos salva un poco y es donde se pone orden, y se pone orden porque hay también instituciones como el Gabinete Científico aquí, dirigido por Juan Bethencourt Alfonso -por cierto, defensor de nuestras raíces pero antinacionalista absoluto, eso hay que decirlo, para que los nacionalistas tampoco se aprovechen de él ni nos aprovechemos-, luego lo que significa el Museo Canario, en Gran Canaria, con don Gregorio Chil y Naranjo, y lo que significa también la Cosmológica, en La Palma, con Antonio Rodríguez López; y las contribuciones de la arqueología francesa, que son Verneau y Berthelot. Y eso es lo que empieza a poner orden en todo esto.

Por lo tanto, las leyes no vienen sino a darle una sistematización a todo esto y la ley que hoy aprobamos, como han dicho ya los que me han antecedido en el uso de la palabra, maneja un nuevo concepto de patrimonio, no histórico, sino cultural, más amplio y sobre todo que lo conecta con otras áreas, como puede ser el urbanismo, el turismo, el medio ambiente.

También introduce una nueva estructura de protección. Lo conocido como bien de interés cultural, que ya lo teníamos, y luego también lo que se llama aquí los catálogos insulares de patrimonio de bienes culturales y luego los catálogos municipales de bienes culturales.

Hay nuevas categorías también de protección, se habla del paisaje cultural y se habla también del sitio industrial.

Y hay también una relación de patrimonios específicos, como el arqueológico, el subacuático, el industrial, el documental, el bibliográfico y el inmaterial.

Se ordena también lo que debe ser un museo. Un museo no puede ser tampoco un lugar donde se amontonen trastos. Cómo se organizan esos museos y quiénes deben estar al frente de esos museos.

Hay medidas de fomento, como créditos oficiales para llevar a cabo, por ejemplo, algún tipo de investigación arqueológica y también hemos aportado el 1,5 % cultural.

Hay una inspección periódica para los bienes inmuebles, un régimen sancionador más estricto, un reparto de responsabilidades entre los cabildos y los ayuntamientos, que hasta ahora, como se ha dicho también aquí, no se estaba dando, no se estaba dando, la gente no se corresponsabiliza.

Y también yo creo que esta ley viene a darnos claves sobre que el patrimonio no tiene que ser solo pasado sino que el patrimonio puede ser presente y puede ser futuro, y puede ser aprovechado. Esa yo creo que es la gran aportación que hace la ley.

Esta ley ha salido adelante, yo creo, y tengo que decirlo aquí, porque el director general, don Miguel Ángel Clavijo Redondo, se ha empeñado en llevarla adelante, junto con el viceconsejero, don Aurelio González, y don Isaac Castellano, el consejero. Es decir, yo creo que, hombre, han hecho una gran contribución, tenemos dos leyes muy necesarias. Y me ha llamado la atención que todos los grupos políticos, y esto da mucha satisfacción, han tenido la misma prisa en sacar la ley, no solo esta, sino también la de bibliotecas. Lo que quiere decir que cuando nos ponemos a trabajar juntos las cosas salen bien, aunque tengamos que hacerlas a marcha forzada.

La señora PRESIDENTA: ¿Un minuto más?

El señor GARCÍA RAMOS: (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: ¿No? Bien.

Nada, muchas gracias, señor García Ramos.

Señorías, llamo a votación de las enmiendas. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Señorías, comenzamos. ¿Podemos votar las enmiendas del Grupo Socialista, la 102, 103, 111, 116, 118 y 120 de manera conjunta? ¿Sí?, ¿no? ¿Voy una a una? Muy bien.

Comenzamos por la enmienda... (Comentarios desde los escaños). No, han dicho que no, han dicho que no... No, no están retiradas. Yo las tengo aquí como enmiendas vivas. Vamos a ver, yo lo que tengo, el guión de los servicios, es que están vivas las enmiendas del Grupo Socialista, la 102, la 103, la 111, la 116, la 118 y la 120. ¿Están retiradas o están vivas? Están vivas. Pues vamos a votarlas entonces. Vamos una a una, he pedido votarlas conjuntamente, pero me han dicho que no.

Pues enmienda 102, señorías. Comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 48 votos emitidos: 18, sí; 27, no; 3 abstenciones.

Enmienda número 103, señorías. (Pausa).

48 emitidos: 13, sí; 35, no; ninguna abstención.

Enmienda 111. (Pausa).

48 votos emitidos: 13, sí; 30, no; 5 abstenciones.

Enmienda número 116. (Pausa).

48 votos emitidos: 13, sí; 30, no; 5 abstenciones.

Enmienda número 118. (Pausa).

48 emitidos: 18, sí; 30, no; ninguna abstención.

Enmienda número 120. (Pausa).

48 emitidos: 13, sí; 35, no; ninguna abstención.

Tengo ahora aquí una enmienda in voce presentada en comisión a la disposición transitoria. ¿Esa? Perdón, ¿alguien...? Grupo Socialista, tengo como el Grupo Socialista, enmienda in voce a la disposición transitoria y enmienda in voce al artículo 87.2. ¿Están incluidas ya? Bien, ¿están incluidas?, ¿están incluidas? Muy bien, entonces no las votamos, señorías, disculpen.

Vamos ahora a las enmiendas del Grupo Parlamentario Nueva Canarias.

La número 131. (Pausa).

47 votos emitidos: 24, sí; 23, no; ninguna abstención.

Señorías, votamos ahora enmiendas in voce que han sido repartidas, técnicas, por la secretaría general. Sería la 1, la 2 y la 3, entiendo que aceptan estas enmiendas in voce, que son de carácter técnico. ¿Sí, señorías? (Rumores en la sala). ¿Son cuatro? La 1, la 2, la 3... Aquí tengo tres, secretario. No, primero estas y después las de Podemos. Señorías... (El señor García Ramos solicita la palabra).

Dígame, señor Ramos, dígame.

Dígame, dígame, dígame.

El señor GARCÍA RAMOS (Desde su escaño): ¿Podemos repetir la votación anterior?

La señora PRESIDENTA: Si se pide en el momento de la votación y ningún grupo se opone... Señorías, lo ha pedido en el momento en que se ha producido la votación y ningún grupo se opone... ¿Correcto? Repetimos la votación, señorías. (Rumores en la sala).

Votamos nuevamente la enmienda... -señorías, silencio, por favor-. Ya sucedió la otra vez, se pidió repetir la votación por un error. Lo acaban de decir ahora. Votamos. Digo, se acaba de producir en el momento de la votación.

Votamos, señorías, nuevamente la enmienda número 131 del Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señorías, votamos, repetimos la votación. Comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 48 votos emitidos: 21, sí, 48... (Rumores en la sala). Perdón, 48... ¡Por favor, silencio! 48 votos emitidos: 21, sí; 26, no y una abstención.

Señorías, ahora votamos, si están de acuerdo con las enmiendas in voce de carácter técnico, entiendo que hay unanimidad para que sean in voce, de la secretaría general, son técnicas, ¿podemos votar estas enmiendas conjuntamente?, ¿sí? (Asentimiento). Votamos, señorías.

48 votos emitidos: 48, sí, ningún no y ninguna abstención.

Ahora, señorías, hay dos enmiendas in voce. Vamos, en primer lugar, a la enmienda in voce número... la que sería al artículo 95, en primer lugar. Es una enmienda in voce de Podemos. ¿Aceptan la enmienda in voce o hay algún grupo que se oponga a la admisión de la enmienda in voce? Señorías, ¿me están escuchando? Bien. ¿Hay algún grupo que se oponga a la admisión de la enmienda in voce? No, pues entonces... Digo no porque nadie me dice lo contrario. (Comentarios desde los escaños). Ah, que la explique quien la proponga. Grupo proponente, que explique la enmienda in voce. Artículo 95, apartado 3 a).

Un minuto, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Yo no sabía que tenía que explicarla, pero...

Bueno, esta enmienda se refiere a, cuando se producen algún tipo de excavaciones o investigaciones arqueológicas submarinas, nos parece que en el texto sobra que se tenga que hacer referencia al beneplácito de la Armada Española, simplemente es la Demarcación de Costas y demás. Solamente decimos que para hacer excavaciones submarinas, submarinas, pues, se piden los permisos pertinentes. Quiero decir, la palabra "la Armada Española" sobra, están cabildos, está Costas y están los ayuntamientos y la policía.

La señora PRESIDENTA: Señorías, lo que propone la enmienda dice lo siguiente: "Eliminar del artículo 95 -gracias, señorías, muy amables-, eliminar del artículo 95, apartado 3 a), lo siguiente: 'con especial referencia a las competencias de la Armada Española en los buques y embarcaciones de Estado naufragados o hundidos".

Bien, no se opone ningún grupo, votamos esta enmienda in voce, señorías. Comienza la votación, señorías. (Pausa). (Rumores en la sala).

48 votos emitidos... -es imposible, ¿es posible que guarden silencio?, nos quedan cinco minutos o dos minutos, por favor-. 48 votos emitidos: 8, sí; 27, no; 13 abstenciones.

Siguiente enmienda in voce. Sería una enmienda, también presentada por el Grupo Parlamentario Podemos, de adición al artículo 108, al régimen de protección, y sería añadir un apartado 4, consistente en lo siguiente: "Los medios audiovisuales públicos promoverán el reconocimiento y uso de la modalidad lingüística canaria".

¿Hay algún grupo que se oponga a la tramitación de la enmienda in voce? ¿No?

Votamos, señorías. (Pausa).

Señorías, 48 votos emitidos: 35, sí, ningún no y 13 abstenciones.

Votamos ahora el conjunto del texto, señorías... No, no, perdón, del dictamen, perdón, estaba mirando lo de arriba. Votación del texto del dictamen, señorías. Esperen, esperen, un momento. Ahora. Votación del texto del dictamen, comienza la votación, señorías. (Pausa).

48 votos emitidos: 48, sí, ningún no y ninguna abstención.

Se levanta la sesión y mañana se reanudará a las nueve treinta.

(Aplausos).

(El señor consejero de Turismo, Cultura y Deportes, Castellano San Ginés, solicita la palabra).

Señor consejero, tenga... estar más atento, porque esta presidenta, no es por usted, pero creo que tiene... Intervenga cinco minutos, señor consejero. Que me lo diga, porque yo no soy adivina.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés) (Desde su escaño): En cualquier caso, muchas gracias, presidenta, por la generosidad al otorgarme este tiempo, para expresar el reconocimiento a todas las personas que han hecho posible el texto que hoy aprobamos. Desde aquellos que lo concibieron como un objetivo a aquellas otras que también, en un amplio proceso participativo, lo convirtieron en un proyecto y a los que en este trámite parlamentario lo han convertido de forma definitiva en una ley. Especialmente a todos los grupos parlamentarios y, como hice la semana pasada, a los y las ponentes, que nuevamente han puesto en práctica un ejercicio de consenso digno de admiración y reconocimiento, además más que merecido por la materia que tratamos.

Hoy contamos con una ley que actualiza y amplía el concepto de patrimonio, que, como muchos han dicho, entendemos que dignifica el legado de generaciones presentes y pasadas y garantiza su disfrute por parte de generaciones futuras; que crea nuevas figuras de protección y que, en definitiva, también democratiza nuestro patrimonio, haciendo posible su conocimiento y la sensibilización por parte del conjunto de la sociedad canaria, haciendo posible también que se conviertan en guardianes del mismo.

Por todo ello, y mucho más, muchas gracias y felicidades a todos los diputados.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero. Gracias.

Ahora sí, señorías, se levanta la sesión. Hasta mañana, que reanudamos a las nueve treinta, señorías.

Gracias.

Señorías, nueve treinta, nueva treinta. Con el orden del día del pleno, las de igualdad y después la siguiente, que es la de pesca, creo, ¿no?

(Se suspende la sesión a las diecinueve horas y cincuenta minutos).