Diario de Sesiones 159/2019, de fecha 20/3/2019
Punto 5

9L/PPL-0022 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE GOBERNACIÓN, JUSTICIA, IGUALDAD Y DIVERSIDAD, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE MODIFICACIÓN DE LA LEY 1/2010, DE 26 DE FEBRERO, CANARIA DE IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES.

La señora PRESIDENTA: Vamos ahora a la siguiente iniciativa legislativa, que es fruto, acumulada, de la proposición de ley 20 y la proposición de ley 22, relativa a igualdad entre mujeres y hombres.

Señorías, con respecto a estas dos iniciativas, que son acumuladas, intervienen los grupos que mantienen enmiendas para el pleno en un único turno. Hay siete minutos.

Siete minutos. Comienza el Grupo Parlamentario Podemos. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenos días, señora presidenta. Señoras y señores diputados.

Vamos a hablar de esta ley de igualdad, y no vamos a ser hipócritas, vamos a decir lo que consideramos. Nos parece una modificación que es un auténtico paripé, que no cumple, que no tiene el objetivo de ir avanzando más en términos de igualdad; que para lo que propone y a lo que se ha llegado, parece, por lo que hemos visto en la comisión, a un acuerdo con los tres grupos, en el Gobierno y los otros dos que lo sustentan, realmente no habría hecho falta modificarla, si era para que en los órganos relevantes del Parlamento estuviesen incluidas las mujeres, como de hecho así está puesto de manifiesto. Ya tenemos mujeres, afortunadamente, en el Consejo Consultivo, ya tenemos mujeres en los otros órganos y no era necesario para cambiarla.

Nosotras queríamos haber dado un paso más hacia adelante, queríamos que la representación, ir al 50-50, no al 60-40. Entendíamos, y estábamos dispuestos a ceder, que, obviamente, en los casos en los que los números de los órganos de representación fuesen impares, obviamente, no vamos a dividir a las personas a la mitad, pero, bueno, en este caso que hubiese habido una diferencia...; que no tiene por qué ser siempre 60-40, que puede ser 33-66. Y, bueno, que además fuese rotativo, es decir, si en un periodo hubiesen sido más hombres que mujeres, en otro... Hubiese sido rotativo hasta llegar a esa plena igualdad, hasta llegar el día, al que aspiramos, en el que estas leyes no sean necesarias, cuando de verdad se cumplan. Pero estamos viendo quiénes son los presidentes, quién ha sido hasta ahora... ¿Estamos viendo la ceguera de la que durante tantísimos años nadie se daba cuenta, que en el Consejo Consultivo eran solamente hombres?, ¿nadie se daba cuenta de que el diputado del común, el diputado del común, ha sido siempre un hombre? Es que la Ley Canaria de Igualdad es del 2010: ¿cómo que nadie lo veía? Hay que mirar la foto de quiénes salen en los sitios, quiénes son los presidentes. Cuando hablamos de los techos de cristal, ¿de qué estamos hablando? No es una frase hecha, estamos hablando de esos topes. ¿Que no tenemos mujeres preparadas, magistradas de sobra, economistas de sobra, para estar en los más altos niveles? ¡No se lo cree nadie! Lo que pasa es que cuesta mucho luchar contra un sistema patriarcal en el que todas y todos hemos sido educados y educadas. Cuesta mucho y hay que dar pasos adelante. Y en este momento en que hay quienes nos están amenazando con volver hacia atrás, ni un paso atrás, insistimos, ni para tomar impulso.

Y por eso esta ley no nos convence porque se queda estancada, porque era el momento de ser valientes y de tirar hacia adelante en los compromisos por una igualdad efectiva. Que nos lo dicen desde todos los sitios, que nos tiran de las orejas desde todos los sitios porque estamos incumpliendo, y máxime cuando sabemos, aunque aquí estemos hablando de igualdad, que el final último o el extremo último de la desigualdad es la violencia machista, que acaba asesinando a mujeres. Eso es el final de ese iceberg, lo que se ve de las desigualdades que vienen desde abajo, y en esta Cámara teníamos que haber sido más valientes.

Y, señores y señoras, la mitad de diez son cinco, la mitad de diez son cinco, no son cuatro y seis. Y entendemos todo el proceso que significó cuando veníamos de la nada, de ese desierto de desigualdad. Entendíamos que los primeros pasos fueron valientes y que fue importante avanzar en ese 60-40; y que fue importante meternos también en las listas electorales, aun cuando al principio el 40 se quedaba abajo y muchas... (ininteligible) no llegaba hasta arriba. Ha sido importante dar pasos hacia adelante, pasos valientes con las listas cremallera, donde de verdad las mujeres estemos representadas, aunque haya gente, como el presidente del Gobierno, que se sorprenda de que en este partido en concreto, en Podemos, la portavoz y la presidenta seamos dos mujeres y, claro, le sorprende y por eso no se da cuenta ni se acuerda. Quizás por algunos detalles más, como los coches oficiales, que no cogemos, y esas cosas.

En fin, es muy importante que pongamos de manifiesto que hay que cumplir y vamos al final... Porque estamos comprometidas -y toda la gente de esta Cámara lo sabe-, estamos muy comprometidas con la igualdad, estamos muy comprometidas en la lucha contra la violencia de género, desde el minuto cero.

Con la boca pequeña y un poco así, vamos a votar que sí por lo que significa la palabra, pero les vamos a votar que no a casi todos los artículos, porque aprobamos y estamos a favor de nuestras propias enmiendas y porque nos parece que esta ley está llena de hipocresía, o sea, esta modificación no avanza nada. Además el cambio que hacen de reducir los requisitos de quince a diez años para el Consejo Consultivo, ¿en aras de qué, a facilitarles la entrada a las mujeres? Perdona, ¡pero si también se lo ponen a los hombres! ¿O será que quieren meter también a los hombres que solamente llevan diez años? Miren, hacer discriminación positiva y trabajar por la igualdad de las mujeres en todo caso sería a las mujeres con diez años es suficiente y, además, les vamos a convalidar el tiempo de lactancia, las bajas maternales... Vamos a convalidar todos esos tiempos de trabajo que se han ido cogiendo hasta... Que los hombres no se las cojan en igualdad de condiciones, que es otra de nuestras reivindicaciones. Igualdad, permisos de paternidad y maternidad, iguales e intransferibles, para que a las mujeres no nos penalice el hecho de ser madres, porque nuestras hijas y nuestros hijos son de toda la comunidad, son los hijos y las hijas de todos. Entonces ahí habría tenido sentido. Hasta el propio Consejo Consultivo, en el dictamen que hace, pone bastante en solfa cómo se ha pretendido hacer esta ley.

Y después también nos parece incomprensible que en algunos casos se nos acepte, y ahí está, que sea rotativo, cuando hay números impares de cuatro y tres, por ejemplo, o de tres y dos y unas veces sean mujeres y en el siguiente mandato sean hombres y en otros casos no; es decir, ¿cuál es la filosofía? Debería ser la misma en todos los casos.

Es decir, no se avanza, no hay un compromiso real y por nuestra parte es decirles: vamos a votar, insisto, solo por lo que significa para la gente y para la ciudadanía el concepto de ley de igualdad, y donde queremos que quede claro que nosotros siempre vamos a ir hacia adelante, pero impugnando y esperando que en la próxima legislatura tengamos la ocasión de hablar de este tema y de hablar en profundidad y de cambiar esta ley como consideramos que es necesario.

Y después nos parece incomprensible que no se haya aceptado la enmienda sobre el tema de la prostitución de cara a la publicidad, que ni siquiera Coalición Canaria cumple su propia proposición no de ley, que hemos acordado también el otro día en la reunión con las periodistas, con los medios de comunicación, y que nos parece un paso importantísimo hacia adelante, y aquí tampoco se acepta... De verdad, las dos o tres cosas importantes que tenía abrir este melón de la ley de igualdad se ha dicho que no, con una postura obstruccionista, desde nuestro punto de vista, y absolutamente conservadora. Esta no es nuestra ley de igualdad.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno ahora para el Grupo Socialista, señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Gracias, presidenta. Buenos días.

El PSOE ha planteado la modificación de la Ley 1/2010, de 26 de febrero, la que denominamos Ley Canaria de Igualdad entre Mujeres y Hombres. Esta Ley Canaria de Igualdad incorpora políticas tendentes a la consecución del principio de igualdad real entre hombres y mujeres en el ámbito de las administraciones públicas canarias; sin embargo, no se recoge expresamente la aplicación igualitaria en la composición de los órganos estatutarios. Esta modificación que nosotros proponemos supone la actualización para ampliar su ámbito de aplicación, de la Ley de Igualdad, así como para aclarar determinados conceptos. Ampliamos su ámbito de aplicación material de la norma del Parlamento a los órganos de relevancia estatutaria, así como al resto de órganos cuyo nombramiento o designación tiene encomendado esta Cámara, la Cámara regional: Comisionado de Transparencia, el CES -el Consejo Económico y Social- y el Diputado del Común. Entendemos que no podemos dejar al arbitrio de los grupos parlamentarios el cumplimiento de la ley de igualdad, en cuanto a la representación de hombres y mujeres se refiere, en los órganos colegiados.

La definición de representación equilibrada. Se entenderá por representación equilibrada la reserva de un número mínimo de nombramientos para mujeres, que en ningún caso será inferior al 50 % de la composición del órgano correspondiente o al conjunto de los órganos designados. Tanto en su aplicación genérica al conjunto de las instituciones públicas canarias mediante una nueva disposición adicional como a los nombramientos y designaciones que corresponden al Gobierno de Canarias.

Nosotros apostamos también por el compromiso de las administraciones públicas canarias en su lucha contra la prostitución y la trata de seres humanos de forma concreta y efectiva. Pretendemos acabar con la normalización de la prostitución que se produce a través de determinados soportes con la modificación del artículo 52, de forma que las administraciones públicas canarias no incluyan espacios de publicidad institucional en aquellos medios que contengan anuncios de prostitución o reproduzcan contenidos vejatorios relacionados con la imagen de la mujer y, por tanto, atenten contra su dignidad, banalicen o inciten a la violencia.

Entendemos, además, que si esta ley no contempla las propuestas que ha planteado el Grupo Parlamentario Socialista, las propuestas del Partido Socialista, esta ley va a cojear en muchísimos aspectos.

Nosotros, los socialistas, tenemos claro que el objetivo de las leyes en materia de igualdad no es garantizar una representación equilibrada de mujeres y hombres. Ese es el medio que utilizamos, pero no es el objetivo perseguido. Lo que nosotros queremos, lo que el Grupo Socialista pretende, es romper el techo de cristal, crear un marco y una conciencia adecuada para que la elección de cada órgano responda a sus méritos y que las mujeres no nos sigamos quedando atrás precisamente por eso, por ser mujeres.

Por ello planteábamos la representación equilibrada, el 50-50, como una reserva de puestos a mujeres, porque el problema aquí no es que hubiese muchos hombres en los órganos de representación, el problema es que no se nombra a suficientes mujeres, a pesar de que, por ejemplo, a nivel académico tengamos bastante más éxito que los hombres. Para nosotros, para nosotras, no era un problema que los órganos estuvieran íntegramente ocupados por mujeres, porque el verdadero problema es que llevaban décadas estando compuestos solo por hombres y la sociedad lo veía con total normalidad. Esta normalidad es la que hay que atacar, y en eso consiste la propuesta del Grupo Parlamentario Socialista.

El resto de grupos ha mostrado sus dudas sobre la constitucionalidad de este mecanismo, que colocaría a Canarias a la vanguardia en políticas de representación igualitaria en todo el Estado. Es curioso, porque esas dudas de constitucionalidad no las ha mostrado el Consejo Consultivo ni los letrados y letradas del consejo ni los consejeros y consejeras. Por ejemplo, la modificación de la Ley de Cabildos para que sus presidentes puedan ser también diputados ha contado con un voto particular; en cambio, esta ley, con ninguno; nuestra propuesta, con ninguno. La propuesta socialista para esta reserva ha sido avalada por unanimidad del consejo.

Se nos ha dicho que chocaba con la ley estatal de igualdad, como si el plano competencial fuese el mismo y pudiesen entrar en conflicto. En cualquier caso, poniéndonos en ese supuesto, suponiendo que hubiera algún riesgo de inconstitucionalidad que el Consejo Consultivo de Canarias no hubiese detectado, a nosotros nos parecía un riesgo que merecía la pena asumir para saber hasta dónde podemos llegar en las políticas de igualdad, que urgentemente necesita esta tierra.

En cualquier caso, sabíamos que esta era una propuesta muy valiente que podía despertar recelos y dudas y estábamos dispuestos a pactar otras cuestiones en aras del consenso que, creemos, debe presidir esta materia, pero Partido Popular, Coalición Canaria y ASG han decidido, una vez más, pasar el rodillo y no han admitido ni una sola de las propuestas socialistas, ni una sola de nuestras enmiendas.

La prohibición de publicidad institucional en medios que anuncian prostitución. Hace unos meses conocíamos la decisión ejecutiva del Gobierno de dejar de contratar publicidad institucional. Unas páginas antes de los anuncios de prostitución, y siguen estando sobre todo en los medios en papel. Es curioso porque nos hemos encontrado publicidad del Instituto Canario de Igualdad sobre relaciones sexuales saludables, afectivas y de respeto en el mismo periódico en que se ofertaba sexo a cambio de dinero. Este es el panorama.

Con nuestra propuesta pretendíamos elevar esta prohibición a rango legal, como sucede ya en Asturias precisamente a propuesta de los socialistas. Parece que esto tampoco les parece bien a CC, PP y ASG.

Y acerca de los mecanismos para garantizar los nombramientos paritarios, establecíamos estos mecanismos para garantizar que las propuestas de nombramiento que dependen de este Parlamento fueran paritarias, y también las han tumbado.

Con la ley que hoy se aprueba, en la hipótesis de que este Parlamento aprobase una composición de órganos no paritaria, la Mesa del Parlamento no tendrá más opción que aceptarlo; solo nos quedaría el reproche político. Nos vamos a encontrar que además se va a banalizar la igualdad para utilizarla como arma arrojadiza para no nombrar a las personas que los grupos proponen. Con nuestra propuesta... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un minuto adicional), la propuesta socialista, se declararía la nulidad en caso de que los nombramientos que votásemos en esta Cámara no fuesen paritarios y además la Mesa tendría la potestad, oída la Junta de Portavoces, de suspender la votación si se barajase un resultado no paritario. Por eso mismo la Ley Canaria de Igualdad tenía que contemplar al propio Parlamento dentro del ámbito de aplicación.

Señorías de CC, de PP y del Grupo Mixto, las leyes han de servir para algo más que para lavar nuestras conciencias. Las leyes no pueden ser bienquedas. Ustedes aprobarán hoy unas modificaciones legales que no son más que un lavado de cara, que apenas aportan nada, que no ofrecen consecuencias jurídicas. Por eso vamos a votar en contra, porque para este viaje no hacían falta estas alforjas, porque para esto lo hubiésemos dejado todo como estaba.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Alemán.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías, buenos días.

Desde mi grupo parlamentario, desde Nueva Canarias, entendemos que esta proposición de ley, la que hoy vamos a debatir, la presentada por Coalición Canaria, es una iniciativa meramente oportunista; un gesto para quedar bien, para dar a entender lo que no se es, para tergiversar la realidad y, en definitiva, puro clientelismo político.

Y digo esto porque la igualdad entre hombres y mujeres y, por ende, la representación equilibrada en todos los ámbitos de la vida pública es algo que va más allá de las leyes, es algo que depende fundamentalmente de la concienciación, de la convicción y además, por supuesto, de que haya voluntad política. Y no me cabe la menor duda de que, en el caso que nos ocupa, por parte de la mayoría conservadora, de CC, de PP y de ASG, la voluntad política de avanzar en materia de igualdad no existe. Y lo que digo no lo hago de forma gratuita, simplemente a los hechos me remito. Cuando los grupos políticos presentaron los candidatos que proponían a la Audiencia de Cuentas, al Consejo Consultivo de Canarias y a la Audiencia de Cuentas, no les importó en absoluto la representación equilibrada de hombres y mujeres en los órganos dependientes del Parlamento. Diez candidatos propusieron: siete hombres y tres mujeres. Pero no solo no les importó sino que argumentaron, como causa que impedía la representación equilibrada, el que la ley no lo exigía. Lo que no dijeron es que la ley tampoco lo impedía.

Luego pasó lo que tenía previsto, que perdieron la mayoría necesaria, y ahí no les quedó más remedio que negociar y, como es obvio, lo primero que pedimos los grupos parlamentarios que no habíamos suscrito el acuerdo es la exigencia de que hubiera representación equilibrada de hombres y mujeres en cada uno de los órganos. Y entonces, pues, no tuvieron más remedio que cumplirlo.

Señorías, la realidad de todo esto, la realidad de esta proposición de ley, el quid de la cuestión es que, en lo que a igualdad se refiere, el problema es la definición de "representación equilibrada". Y a este respecto Nueva Canarias propuso que se determinara como representación equilibrada la presencia de mujeres y hombres, de forma que para unas y otros esta sea lo más cercana al cincuenta por ciento. Lo más cercana posible, no un imperativo. Y en todo caso que en el conjunto al que se refiera el número de personas de cada sexo no superara el sesenta por ciento ni se encontrara representado en menos del cuarenta por ciento.

Nueva Canarias entiende -es la tercera vez que lo digo- que a estas alturas es necesario dar un paso más en pro de la igualdad. La realidad es que los partidos políticos, las instituciones y gran parte de la sociedad nos hemos instalado en el concepto de que la representación equilibrada, determinada por el 40-60, en el 99 % de los casos el 40 % siempre va asignado a las mujeres, y entendemos que esto no puede seguir siendo así eternamente.

Entendemos también que no estaría nada mal, que sería un gesto que diría mucho de nosotros y de nosotras, que desde este Parlamento, desde el Parlamento de Canarias, en el que hoy hay 31 diputadas y 29 diputados y la primera legislatura donde la presidencia de este Parlamento está ocupada por una mujer, pues, que en esta fuera en la que se aprobara el que la representación equilibrada pudiera ser sinónimo de representación numérica.

Y, llegados a este punto, sí que quiero hacer referencia a lo manifestado por la diputada de Coalición Canaria en el debate de la comisión de esta proposición de ley, y les voy a leer el tenor literal de sus palabras:

La lectura que hacemos, señorías, es que ustedes hacen una lectura machista del 60-40; nuestro grupo no renuncia a que las mujeres ocupen el 60 %. Ustedes -refiriéndose al Grupo Podemos, al Grupo Socialista y al de Nueva Canarias-, ustedes han renunciado de antemano presuponiendo que las mujeres siempre van a ocupar el 40 %.

Y yo, señora Beato, le puedo garantizar que cuando leí este comentario no pude quedarme más que anonadada, porque usted, señora diputada, tiene los arrestos de hacernos acusaciones y ni siquiera sonrojarse. Usted, diputada de Coalición Canaria, recrimina a los grupos parlamentarios que defendemos la representación equilibrada y que esta se acerque lo más posible al 50-50... ¿son a los que nos acusa de machistas? ¿Usted nos dice que lo que Coalición Canaria defiende es que las mujeres alcancemos la representación del 60 % y que el resto la estamos limitando? Usted, diputada de Coalición Canaria, en cuyo grupo la presidencia está en manos de un hombre, la portavocía está en manos de un hombre, los dos miembros que Coalición Canaria tiene asignados a la Mesa son hombres, que ostenta siete presidencias en las comisiones de las que seis son hombres y una sola es mujer. Usted que apoya a un Gobierno en minoría de Coalición Canaria donde la presidencia la ocupa un hombre, donde la vicepresidencia la ocupa un hombre, donde de diez consejeros, de diez consejerías, seis son hombres y cuatro mujeres y un Gobierno donde existen veinte viceconsejerías de las que dieciocho están ocupadas por hombres y solo dos por mujeres. (Aplausos).

Y con estos datos, señora Beato, es a los que usted dice que somos machistas los demás grupos y que ustedes son los que defienden el 60 %. ¡Por favor, no nos haga reír! Porque, ¿sabe lo que le digo?: que hechos son amores y no buenas razones y de lo que no cabe la menor duda con los datos es que los hechos, a Coalición Canaria, los hechos son los que la retratan.

Y de sus palabras, señora Beato, una última y triste conclusión: aquellas personas que creemos y defendemos la igualdad, que queremos erradicar el machismo, no solo tenemos que luchar contra los hombres que lo son y que lo practican, sino contra aquellas mujeres que defienden la igualdad solo con palabras pero que practican el machismo con sus hechos. Lo que es cierto, y es de lo que me alegro, es que en esta Cámara el 50 % más uno, es decir, 16 mujeres de las que estamos aquí defendemos el equilibrio, la paridad, o sea, que la paridad o que el equilibrio, la representación equilibrada, sea equilibrio numérico, con lo cual eso sí que entiendo que es un adelanto.

Por último, y con respecto a la falta...

La señora PRESIDENTA: Un minuto.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias.

Respecto a la falta de concienciación y a la falta de interés en la eliminación de los estereotipos sexistas que ustedes determinan en su proposición de ley, para muestra un botón, y en ellas, la exposición de motivos, cuando habla de que nuestras carreras profesionales se pueden ver interrumpidas por la maternidad o por el cuidado de la familia. Y a mí me gustaría que me contestara una sola vez, porque no me lo ha contestado, dónde dice que somos las mujeres las que tenemos que hacernos cargo en exclusiva de los hijos o del cuidado de los familiares. Más bien habría que decir que los que redactaron esta iniciativa siguen defendiendo los estereotipos existentes, en definitiva, siguen considerando que el papel de las mujeres, estén o no preparadas, debe seguir siendo el de cuidadoras para que el resto de los papeles, los papeles de macho alfa, los hagan los hombres. Y yo le digo que, sinceramente, muy, muy elocuente el texto, elocuente y sintomático de la falta de concienciación de Coalición Canaria en materia de igualdad. (Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora González.

Turno ahora para los grupos no enmendantes. Grupo Mixto, Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Señorías, para serles sincera, la realidad es que me parece lamentable la modificación que estamos llevando a cabo hoy para que se respete la representación equilibrada en los órganos de relevancia estatutaria, porque les quiero recordar a sus señorías que los miembros de estos órganos los nombran partidos políticos y que tengamos que autorrecordarnos que en el año 2019 tengamos que cumplir con la representación equilibrada, la realidad es que no deja de asombrarme. También es cierto que en el año 2018, cuando hubo que nombrar a los miembros de estos órganos, la realidad es que hubo tentaciones de no cumplir con esa representación equilibrada, y ello justifica que se haya traído la modificación de esta norma para que no haya tentaciones de saltarse la representación equilibrada.

Y lo único o lo más relevante que se ha hecho es introducir en el texto las palabras "representación equilibrada", la cual ya viene definida en la normativa estatal, que entiende por representación equilibrada que no haya menos representación del 60 % de un género ni menos del 40 % de otro género. Y en el caso del Comisionado de Transparencia, como es un órgano unipersonal, habrá alternancia de género. Por tanto, de verdad que no entiendo la polémica que se ha suscitado intentando decir -voy a hablar por mi grupo parlamentario-, decir que ASG no está a favor del 50-50, porque, hasta donde yo sé, dentro del 60-40 se comprende el 50-50. Señorías, que nos tengamos que estar autorrecordando cumplir la representación equilibrada, a nosotros, a los representantes de la ciudadanía, no deja al menos de llamarnos la atención.

Y la verdad es que me parece muy triste hacer política con estos tipos de asuntos o que me vengan a dar lecciones de feminismo. Estoy dispuesta a aprender cada día, pero que me tachen de no ser o, en este caso, de no legislar a favor de la igualdad no es cierto. (Aplausos).

Además, hace una semana debatíamos el Reglamento de esta Cámara, en la que también incluíamos, porque así lo entendíamos todos los grupos que conformábamos la ponencia, que la representación equilibrada se entendía entre el 60 y el 40. Y aquí no hubo ningún tipo de discusión, porque entendíamos todos que había que respetar la normativa estatal. Y si la quieren cambiar porque la mayoría de los partidos entienden que el equilibrio es el 50-50, que se corrija a nivel estatal y entonces Canarias, o al menos ASG, estará votando a favor del 50-50. Y si tuviésemos representación a nivel estatal, contarían con el apoyo de la Agrupación Socialista Gomera. Porque, miren, también es complicado entender que un partido político con las mismas siglas vote sí a nivel estatal al 60-40 y no al 60-40 en Canarias. Estaría muy bien tener el mismo voto o tener la misma posición en este tipo de asuntos.

También es verdad que me hubiese gustado que hubiésemos sido capaces de llegar a acuerdo en todos estos aspectos y que esta ley hubiese sido aprobada hoy por unanimidad, sin tantas diferencias y sin tantas confrontaciones, porque, aunque se vaya a aprobar, he de decirles personalmente que no me siento feliz, porque entiendo que estos asuntos, cuando no se aprueban desde el consenso, lo único que demuestran es fracaso político, porque lamentablemente estamos rompiendo el principio de unidad que siempre hemos tenido en esta Cámara las seis fuerzas políticas desde el comienzo de la legislatura. Con esto no estoy haciendo responsables a los que vayan a votar en contra o a los que se vayan a abstener en algunas de las enmiendas, la responsabilidad en este caso es de todos, porque desde ASG creemos que con la igualdad no se debe hacer confrontación política sino trabajar y actuar conjuntamente en hacer los cambios normativos oportunos.

Termino pidiéndoles, una vez más, la unión en la aprobación de esta ley para que, señorías, sea parte del legado que dejamos en esta legislatura, que es una legislatura en la que todos los grupos, todos los grupos, hemos trabajado para que todos los días haya igualdad efectiva, real.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora para el Grupo Popular. El señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ MIRANDA: Gracias, presidenta. Señorías, buenos días.

Subo a esta tribuna, en representación de mi Grupo Popular, orgulloso, por supuesto, de formar parte de un grupo mayoritariamente conformado por mujeres, donde mi portavoz es mujer, la representante de nuestro grupo en la Mesa, Cristina Tavío, es mujer. Y, por tanto, pocas lecciones en este caso en el ámbito de la organización política; aun así -volveré después-, muchísimo camino por recorrer.

Mi compañera Luz Reverón ha compartido conmigo los trabajos de estas dos proposiciones de ley y en este sentido tenemos que decir que, con el desarrollo de la ponencia, hemos convenido, de estas dos proposiciones, de forma mayoritaria, que nos íbamos a centrar desde el principio en la proposición de ley 20, que a juicio de nuestro grupo plasmaba de forma más precisa y solvente la idea que subyacía, a pesar de las prisas tanto de Coalición Canaria como del Partido Socialista por arrogarse el mérito de ser los primeros en tomar la iniciativa; y, por tanto, en esta proposición me centraré.

Señorías, la Ley 3/2007 obliga a las administraciones a que asuman de una vez la protección, el acompañamiento y el impulso de las mujeres en todos sus ámbitos de desarrollo, en todas sus relaciones y en todas sus etapas de la vida. Canarias no ha sido ajena y hemos de partir de la Ley 1/2010, de 26 de febrero, que ya en su artículo 4, y dentro de los principios generales que informan la actuación de la Administración pública, establece el fomento de la participación o composición equilibrada entre mujeres y hombres en los distintos órganos de representación y toma de decisiones. A ese marco normativo hay que añadir la Estrategia -canaria- para la Igualdad de Mujeres y Hombres, reformulada en el año 2017 debido a las carencias detectadas, y, finalmente, el recién renovado Estatuto de Autonomía de Canarias, que contempla de forma específica diversos artículos en el título I referidos a la igualdad de hombres y mujeres.

En el ámbito institucional -qué duda cabe-, se viene demandando una mayor participación de las mujeres en las esferas de decisión política, económica y social. En nuestra comunidad autónoma, en la ley que antes citaba, no había indicación específica a esa composición equilibrada de mujeres y hombres referida al poder legislativo y a los órganos de relevancia estatutaria ni contemplaba una definición de dicho concepto. Bueno, pues bien, este ha sido el reto principal al que nos enfrentábamos con esta proposición de ley y esa ha sido la tarea que hemos abordado durante estas últimas semanas. En este sentido llegamos finalmente a un acuerdo mayoritario sobre la definición de representación equilibrada, que se reproduce después en los distintos órganos de relevancia estatutaria, además del Consejo Económico y Social, de tal modo que la proporción de unos y otros sea la más cercana posible al equilibrio numérico y, en todo caso, que en el conjunto del órgano las personas de cada sexo no superen el 60 % ni sean inferiores al 40 %.

Hemos logrado transar con otros grupos el concepto básico de esta proposición, que tenía su base en el dictamen del Consultivo y por ello ha facilitado el acuerdo.

Señorías, para llegar a esta propuesta inédita en relación con órganos similares a nivel estatal o autonómico, hemos tenido presente la disposición adicional primera de la Ley 3/2007, hemos tenido también presente la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, en su artículo 44-bis, y, finalmente, el recién aprobado Reglamento de esta Cámara legislativa, disposición adicional decimotercera. Reglamento, por cierto, aprobado por la unanimidad de todos los presentes. Y no debemos olvidar este dato: el relevante lugar que ocupa el Reglamento parlamentario, en este caso asamblea legislativa autonómica, en el ordenamiento jurídico, hasta el punto de que la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional considera susceptible de declaración de inconstitucionalidad, entre otras disposiciones normativas, los reglamentos de las asambleas legislativas autonómicas, por cuanto con ello se reconoce la inserción del ordenamiento jurídico estatutario dentro del ordenamiento del Estado y forma por ello lo que se denomina bloque de constitucionalidad. Pues bien, en dicha reforma, aprobada por esta Cámara, repito, por la unanimidad de todos los grupos y no siendo enmendada además por el grupo del Partido Socialista, hoy proponente de una proposición de ley, se ha introducido el concepto de "representación equilibrada" en los siguientes términos, se entiende por presencia equilibrada entre mujeres y hombres aquella en la que el conjunto al que se refiere el número de personas de cada sexo no supere el 60 % ni se encuentre representado en menos del 40.

En definitiva, esto es un paso más, no cualquiera, un paso cualitativo, que resuelve de forma satisfactoria una demanda justa, que llega tarde -qué duda cabe-, pero que acerca de forma rotunda en el ámbito institucional la necesaria igualdad real que tanto profesamos unas y otras, pero que a veces cuesta tanto alcanzar. Claro que sí, ni un paso atrás.

Señorías, uno vuelve para atrás la vista y desde luego, en mi caso a las mujeres que han estado presentes en mi vida, uno se empequeñece. Es evidente que las mujeres tienen el valor que tienen y, frente al hombre, pues, es indudable. Y, por tanto, señorías, esto no acaba aquí, ni en el ámbito institucional ni en la toma de decisiones. Desde la administración más lejana a la más cercana, podríamos ir aportando algunas pinceladas que dibujan aún un paisaje incompleto por desigual y que sigue favoreciendo a veces de forma inercial al hombre y donde la igualdad real sigue siendo asignatura pendiente y, por tanto, un desafío: o bien a la espera de nuevos desarrollos normativos, pero, sobre todo, de un irreversible cambio de mentalidad en la sociedad, en los hombres en particular, actores imprescindibles y al frente todavía, de forma mayoritaria hoy en organizaciones políticas, en consejos de administración, en instituciones públicas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Hernández.

Turno ahora del Grupo Nacionalista, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta.

Politizar la igualdad es un mal asunto y romper la unidad, una mala consejera. Lo hacen ustedes apartándose de sus propios actos. La semana pasada se aprobaba el Reglamento de esta Cámara, cuya ponencia se votó por unanimidad en la comisión, que hubo unanimidad en la toma en consideración y que hubo una amplia mayoría en su aprobación, con el mismo criterio que estamos planteando aquí, con el mismo criterio. Y la señora González me recordaba mis palabras y yo les voy a recordar y les voy a invitar a que visionen ustedes el vídeo del día 5 de febrero y las palabras de la señora González: cómo defiende con pasión, explícitamente, este tema en la toma en consideración y dice todo lo contrario, todo lo contrario de lo que hoy está diciendo.

Pero, miren, el criterio lo marca una ley orgánica y es un marco constitucional. Y es mentira, es mentira que se puedan fijar por este Parlamento otros porcentajes. Es mentira, mienten a sabiendas de que solo se pueden cambiar esos porcentajes en el Congreso de los Diputados. Y mienten en su interpretación. No se dice en esta ley que el 40 deben ser mujeres y el 60, hombres; no se dice que esté prohibido un 50-50, el 50-50 está incluido en el 40-60. Hacen una interpretación machista y me reitero en eso, porque son ustedes los que presuponen y los que dan por hecho que nos toca el 40, ¡son ustedes!, y yo digo que no y decimos que no, que eso es un marco y que en ese 40-60 caben muchas combinaciones.

Miren, la posición del PSOE ha sido absolutamente errática: presentó una proposición de ley, a la semana presentó otra, en la ponencia vota una cosa, en la toma en consideración y en el Reglamento vota otra y hoy va a votar una cosa absolutamente distinta a la que votó la semana pasada. Sin ninguna coherencia, sin ningún rumbo, absolutamente erráticos. Con mentiras, con excusas y con argumentos vacíos, con argumentos huecos.

Mire, se puede protestar, se puede alzar la voz, se puede decir que esto es un paripé y se puede tomar acción para cambiar las cosas, y eso es lo que ha hecho mi grupo parlamentario. Hemos priorizado cambiar las cosas con una iniciativa valiente, valiente porque, frente a expresiones tibias de "se procurará", "se promoverá", aquí se utiliza la expresión "se garantizará"; y una iniciativa innovadora, porque no existe norma igual ni en el Estado ni en ninguna comunidad autónoma. Ni el Consejo de Estado ni los órganos similares de otras comunidades autónomas tienen esta normativa tan avanzada. Vamos a ser pioneros en esta comunidad autónoma y ustedes renuncian a contribuir, y pretenden además impedirlo.

Miren, lo que ustedes tienen es una perreta, una perreta porque esta es una iniciativa de Coalición Canaria, del Grupo Nacionalista Canario, pero no tienen ustedes la exclusiva en la defensa de las mujeres, no tienen ustedes la exclusiva en la lucha a favor de la igualdad.

Agradecemos el apoyo, el esfuerzo de transar del Grupo Popular y del Grupo Mixto y lamentamos...; miren, por unos pocos votos, por una supuesta ventaja política, rompen ustedes la unidad. Pero no ganan ustedes, perdemos todos, porque ganan quienes están agazapados, el patriarcado que está agazapado esperando la oportunidad de hurtarnos los derechos, y nosotros no vamos a dar ni un paso atrás.

Miren, lamentamos que pierdan la oportunidad de contribuir y lamentamos este espectáculo, sinceramente lo lamentamos, porque la semana pasada se votó lo que hoy estamos defendiendo, lo que hoy mi grupo está defendiendo, y lo votaron todos ustedes y hoy dicen otra cosa.

Y este es un paso de gigantes, una ley única, una ley que va a consignar, con rango y fuerza de ley, garantizar la igualdad y la presencia equilibrada de las mujeres en los órganos de relevancia estatutaria. Y, mire, es necesaria. Era necesaria no solo porque la ley actual no lo contempla sino porque hay casos y, señora González, hay casos; mire, en este Parlamento es la primera vez que tenemos una presidenta pero este año es la primera vez que hay una letrada en este Parlamento. Fíjese usted si hay profesiones y hay ámbitos en los que las mujeres aún no hemos llegado y era necesario garantizar que lleguemos, y era necesario romper muchos impedimentos, porque esta ley no solo garantiza la igualdad sino que elimina cortapisas a las mujeres. Y si eso no fuera así, leyes como esta no serían necesarias. Leyes como esta están abriendo el camino y nosotros estamos orgullosos de poder abrir ese camino.

(Las señoras González González, doña María Esther, y Del Río Sánchez solicitan intervenir).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Beato.

Tengo dos manos levantadas. Dígame primero... Da igual. Señora González, dígame qué quiere y después la señora Del Río.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Quería un turno de palabra por el artículo 81 por haber sido contradicha por la señora Beato.

La señora PRESIDENTA: Señora González, tiene un minuto y cíñase a la contradicción, a lo contradicho, por favor.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Señora Beato, debe ser que todo ladrón cree que los demás son de su condición, porque yo no miento, es falso lo que usted ha dicho. Mi posición tanto en la toma en consideración como en mi intervención en la comisión ha sido de rechazo a esta proposición de ley, a una y a otra en su momento, y además las califiqué de oportunistas y de puro clientelismo político.

Y, además, es falso también que en el Reglamento estuviéramos de acuerdo; de hecho, mi grupo parlamentario presentó una enmienda con el tenor literal que le leí, donde nosotros no hacemos imperativos, decimos que unas y otros sea lo más cercano posible al 50 %, no imperativo.

Y, en cualquier caso, me gustaría que me explicara la inconstitucionalidad del 50-50 y dónde el 50-50 excede al 60 y al 40, porque, como usted dice, está dentro. Si está dentro, no...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González.

Señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO (Desde su escaño): Señora González, usted, su grupo, en la ponencia del Reglamento, el 31 de enero, votó a favor de este criterio; en el debate en este pleno el 5 de febrero usted votó a favor y usted defendió específicamente, porque de este asunto en concreto habló la portavoz de mi grupo Guadalupe González Taño y usted... Y visionen ustedes el vídeo, no les voy a explicar nada más, visionen el vídeo y, señorías, ahí está la respuesta a lo que usted dijo, y desde luego es un cambio de criterio en toda regla.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Beato.

Señora Del Río, dígame.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ (Desde su escaño): Por el artículo 81 también, por contradicha.

La señora PRESIDENTA: Un minuto y cíñase a la contradicción, por favor.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ (Desde su escaño): Usted dice que nosotros hemos votado una cosa y después la contraria; no, le aclaro que en la tramitación del Reglamento se aprobó un planteamiento de mínimos, donde, cuando los órganos son impares, obviamente, y es de sentido común, son todos impares, aceptamos que... No vamos a dividir a las personas por la mitad. Pero incluso, como no estábamos de acuerdo, porque es verdad que cuando nosotras decimos... -y lo decimos nosotras pero lo dice el Consejo Consultivo, que creo que tiene un fundamento-, que el equilibrio numérico, lo más parecido al equilibrio numérico es cinco y cinco, que es la mitad de diez. Yo no sé cómo hay que decírselo.

Y claro que estaríamos dispuestas a aceptar y podríamos llegar, cómo no, cuando los órganos son impares, a un 60-40 o a un 66-33, que piensen que en el órgano de... (ininteligible) tampoco se cumple el 60-40. Ojito que también hay ese tipo de órganos. Se trata de hacer políticas coherentes.

Y la igualdad no es de ustedes, ni de nadie, es de todas, y todas la defendemos desde el minuto cero mucho más que nadie, que quede claro.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Del Río.

Señora Beato.

Un momento, por favor, un momento, señoría. Un momento, señora Beato, que no me responde... (Rumores en la sala).

¡Señorías! Señora Santana, señora Luzardo, por favor.

A ver si soy capaz de dar... La máquina no me quiere responder. Un momento. Un momento, señorías.

A ver si los servicios me ayudan arriba (en referencia a la ubicación del servicio del control de grabaciones), porque no me quiere dar el minuto.

Un momento, señora Beato, le pido disculpas. (Pausa).

Ahora. Cuando quiera, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Mire, señora Del Río, yo lo que he dicho es que ustedes apoyaron la ponencia del Reglamento y aquí se aprobó, la semana pasada, el Reglamento por una amplia mayoría.

Pero, mire, de lo que estamos hablando es de legislación básica y yo no conozco ninguna propuesta, ni de Podemos ni del Grupo Socialista ni de Nueva Canarias, para cambiar esa ley orgánica básica. Entonces el día que ustedes hagan una propuesta en el Congreso de los Diputados, que es donde se puede cambiar esa ley, nosotros la apoyaremos, pero mientras tanto en Canarias, para sacar una ley constitucional y que tenga recorrido, tenemos que ceñirnos a los límites que nos marca la legislación estatal.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Beato.

Llamo a votación, señorías. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Señorías, ocupen sus escaños si son tan amables. (Rumores en la sala).

Vamos a empezar votando, no sé si podemos ir acumulando, lo intentaré hacer... (La señora González González, María Esther, solicita la palabra).

Dígame, señora González.

Señorías, pido silencio, por favor.

Dígame, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther) (Desde su escaño): Por parte del Grupo de Nueva Canarias, del Grupo Podemos y el Grupo Socialista, no tenemos ningún inconveniente en acumular todas las enmiendas de todos los grupos.

La señora PRESIDENTA: Tendré que ir artículo por artículo, señora González. Acumularé todas las posibles. ¿Vale? Tendré que ir... Para los servicios.

Señorías, votamos las enmiendas a la exposición de motivos. La 1 y la 2, señorías. (Pausa).

55 votos emitidos: 24, sí; 31, no; ninguna abstención.

Votamos las enmiendas al artículo 1: la número 25, la número 30, la número 31 y la número 32. (Pausa).

Señorías, 53 votos emitidos: 5, sí; 32, no; 16 abstenciones.

¿Dígame? (dirigiéndose al señor letrado-secretario general). (Pausa).

Disculpen, señorías. Señorías, disculpen. No. Vamos a ver. Es que yo lo iba... Perdón. Les voy a plantear y empezar de nuevo todas las votaciones, porque yo iba artículo a artículo y los servicios lo tienen acumulados por grupos parlamentarios. Entonces, señorías... Perdón, perdón. Nadie ha dicho nada, pero los servicios sí me lo hicieron caer. Las votaciones que hemos hecho no son válidas, ¿vale?, porque los servicios no están...

Vamos entonces a votar por grupos parlamentarios. ¿Podemos votar todas las enmiendas del Grupo Parlamentario Podemos?, ¿los servicios jurídicos?, sí. ¿Todas las enmiendas del Grupo Parlamentario Podemos?

¿Y también puedo todas las demás o no? Vale. Pues, Grupo Parlamentario Podemos, señorías. Es lo que me dicen los servicios. Votamos enmiendas del Grupo Parlamentario Podemos, señorías. (Pausa).

54 votos emitidos: 24, sí; 30, no; ninguna abstención.

Enmiendas del Grupo Parlamentario Socialista Canario. (Pausa).

55 votos emitidos: 24, sí; 31, no y ninguna abstención.

Votamos ahora las enmiendas de Nueva Canarias. (Página).

55 votos emitidos: 24, sí; 31, no; ninguna abstención.

Votamos ahora el texto del dictamen, señorías. Texto del dictamen, señorías. (Página).

52 votos emitidos: 30, sí; 17, no y 5 abstenciones, señorías.

(El señor Pérez Hernández solicita la palabra).

Dígame, señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): La repetición de esta votación, por favor.

La señora PRESIDENTA: Señorías, ¿aceptan la repetición de esta votación?, ¿de acuerdo? (Asentimiento). Repetimos.

Votación del texto del dictamen, señorías, votación del texto del dictamen. (Pausa).

55 votos emitidos: 31, sí, ningún no y 24 abstenciones.

Señorías, concluimos todo el orden del día, se entiende aprobada la ley y se levanta la sesión, señorías... (La señora Santana Perera solicita la palabra).

Dígame, ¿qué pasó? Dígame, perdón. Dígame. Perdón, perdón, no se ha acabado. Dígame. Hemos concluido las votaciones, dígame. Dígame, señora Santana, ¿me quiere decir algo?

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Señora presidenta, nosotros entendíamos que había que votar artículo por artículo y capítulo por capítulo, la ley. Era lo que nosotros...

La señora PRESIDENTA: Votamos el texto del dictamen.

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): ... teníamos previsto.

La señora PRESIDENTA: No, se vota el texto del dictamen, ¿no?

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Entonces sí, entonces pedimos votar de nuevo el dictamen.

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Hemos hecho igual con todas las proposiciones de ley durante el día de ayer y el día de hoy, que estamos votando iniciativas legislativas, proposiciones de ley, votamos -señorías, por favor-, votamos las enmiendas y después votamos el texto del dictamen, que es lo que hemos hecho también en esta. Si me piden que volvamos a...

La señora SANTANA PERERA (Desde su escaño): Señora presidenta, ¿podríamos solicitar el que se votara por artículos en esta ocasión como excepción?, ¿cabría la posibilidad?

La señora PRESIDENTA: Es que yo empecé artículo por artículo, señorías, yo empecé artículo por artículo, cambié por lo otro, hemos... ¿Vamos a votar tres veces una misma iniciativa? Señorías, yo pregunté, yo pregunté, señorías, yo pregunté, yo no tengo inconveniente si los demás... Pero es que ya hemos hecho... Yo lo pregunté. ¿Lo dejamos así, señorías? No lo sé, yo lo he preguntado, yo creo que... No, ya está, ya lo he dicho, sí. Tranquilidad: todos, tranquilidad; todos, tranquilidad. Ya hemos hecho las votaciones... Por favor. ¿De acuerdo, señorías? Lo he dicho, he votado, he vuelto otra vez.

Pues se levanta la sesión, señorías.

(Se levanta la sesión a las once horas y veinticinco minutos).