Diario de Sesiones 20/2019, de fecha 10/12/2019
Punto 10

10L/PO/P-0276 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON DAVID GODOY SUÁREZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE MEDIDAS PARA REGULAR LAS CASAS DE APUESTAS, DIRIGIDA AL SEÑOR CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD.

El señor PRESIDENTE: Turno ahora para el diputado don David Godoy, del Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre medidas para regular las casas de apuestas, dirigida al señor consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad.

Señor Godoy.

El señor GODOY SUÁREZ (desde su escaño): Muchas gracias, presidente. Buenos días...

El señor PRESIDENTE: Perdón, señor diputado, un segundo, un segundo, por favor, un segundo.

Adelante.

El señor GODOY SUÁREZ (desde su escaño): Vale, prometo que esto no es un déjà vu, vamos hablar del mismo tema, pero las cosas del directo son así. Buenos días, señor consejero.

A finales del siglo pasado, señorías, veíamos cómo en todos los pueblos y en las ciudades de Canarias estaban repletas de videoclubs, lugares donde los ciudadanos y ciudadanas podían ir a alquilar una película y poder disfrutar de un buen plan cultural junto a nuestras parejas, nuestros amigos o nuestros familiares. Hoy todos esos locales han desaparecido y han dejado paso a otro tipo de locales. Hoy, si damos un paseo por las calles de los pueblos de Canarias, vemos las calles repletas de casas de apuestas; casas de apuestas donde los ciudadanos van a gastar su dinero, a apostar para intentar conseguir más.

Es llamativo que la presencia de todas estas casas y este tipo de locales se ubican en lugares donde las rentas son más bajas, en lugares con ciudadanía pobre o con escasa oferta cultural y de ocio. Se asientan en estos lugares con el único objetivo de conseguir dinero, porque los ciudadanos van allí a apostar para poder conseguir dinero, pero resulta que el resultado es que los pobres siguen siendo, a día de hoy, más pobres por esta actividad.

También otro dato muy preocupante es la ubicación. Estamos hablando de que se ubican cerca de colegios, de centros educativos, de institutos, con el único objetivo, también, de captar a un público más joven, como decía también mi compañero David de la Hoz, para así acercarse a estos jóvenes con deportistas, que el único interés, parece, que les mueve no es un deporte sano y de salud, sino el dinero.

En Canarias, por ejemplo, el Ayuntamiento de La Laguna ya ha anunciado que va a llevar a cabo un plan para la paralización de nuevas aperturas de casas de apuestas. Señor consejero, el Gobierno de Canarias debe ir también en el mismo camino: debe actuar ante este problema de seguridad, regular la publicidad en espacios públicos, poner freno a la apertura de nuevos locales y regular la distancia con los centros educativos y también la distancia entre las diferentes casas de apuestas para que así sea más imposible la apertura de nuevos centros.

También se debe regular desde un punto de vista fiscal aplicando una mayor regulación y que el dinero que se consiga vaya invertido en planes para que la gente, la sociedad, pueda saber en qué está jugando todo su dinero y así poder reducir la ludopatía en la sociedad y, especialmente, cómo no, entre los más jóvenes.

Es por eso, señor consejero, que nos gustaría que nos explicase cuáles son los planes que va a llevar su consejería y el Gobierno de Canarias para aplacar esta situación.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Godoy.

Turno para el señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández) (desde su escaño): ... señorías.

Muchas gracias.

Quisiera no repetir lo que le he dicho a su compañero, pero empiezo por decirle que agradezco también su invitación a que este sea un asunto que tratemos entre todos. De hecho, se han producido -aunque la competencia es directamente nuestra- manifestaciones de la consejera de Educación, de la consejera de Derechos Sociales, porque el problema de la adicción a los juegos es cada vez más grave.

Sin quitarle ninguna importancia a lo que dice usted y, además, a lo que decía don David, no es del todo cierto que se produzca una proliferación. Nosotros tenemos contingentada en Canarias la actividad y solo está establecido un 40 % de lo que sería posible. Sería posible que hubiera más. Y Canarias es de las comunidades más restrictivas, de modo que podría haber más; lo que ocurre es que se ven más, porque, como dije antes, pierden negocio.

Por cierto, en materia de fiscalidad hay una pequeña subida en la tasa sobre el juego que producirá unos cientos de miles de euros, y que también es una señal de cuál es la línea por la que el Gobierno va, pero habrá visto en el proyecto de presupuestos que, en la tasa sobre el juego, Canarias sube, y sube del 10 % actual a una cantidad superior, que se concretará en el trámite parlamentario.

Pero yo quiero insistirle en que nosotros lo que podemos hacer lo vamos a hacer. Reducir su visibilidad, cambiar la contingentación, la planificación, quizá se pueda admitir una mayor concentración en zonas turísticas, porque puede que tenga que tenga sentido en zonas turísticas y tratar de que en los centros urbanos, si es posible -porque hay sentencias que limitan esta facultad-, desaparezcan de los centros urbanos.

Pero quiero decirle -pensaba ir repartiendo estos datos-, este es un periódico económico de hace unos días, hace muy pocos días (mostrando un documento a la sala) y revela la concentración que se está produciendo en los dueños, que además son lobbies del juego. Los dueños del lobby, los dueños de las casas de juego se están concentrando; la más grande de ellas... El juego mueve en el mundo medio billón de dólares al año. Pero estamos hablando de algo como, yo no sé los números del tabaco o del alcohol, pero, desde luego, es algo a lo que hay que prestar atención. Pues, esta empresa, del 100 % de su actividad, el 80 % son apuestas por internet y solo el 8 % son casas de apuestas que no saben qué hacer para sobrevivir, y por eso se trasladan enfrente del parque municipal, se trasladan a lugares que son legales en este momento y que nosotros intentaremos que dejen de serlo y, además, los inspeccionaremos más.

Pero el verdadero... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor consejero. Gracias.