Diario de Sesiones 7/2019, de fecha 11/9/2019 - Punto 12

10L/C/P-0031 COMPARECENCIA DEL SEÑOR CONSEJERO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA, LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO Y PLANIFICACIÓN TERRITORIAL, SOBRE LAS CONSECUENCIAS ECOLÓGICAS DEL INCENDIO DE GRAN CANARIA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO.

El señor PRESIDENTE: Comenzamos con la comparecencia 054, punto 2.15, del orden del día, del señor consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, sobre medidas a corto, medio y largo plazo para la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, del Grupo Sí Podemos Canarias.

Tiene la palabra...

Perdón, la 2.14, Grupo Socialista Canario. Tiene la palabra por tiempo de cinco minutos.

La señora FLEITAS MARTÍN: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero. Buenas tardes, señora consejera.

Yo quería comenzar dándoles la felicitación, mi felicitación a ustedes y a los miembros de su Gobierno, yo espero que sea una legislatura muy productiva. Hoy es 11 de septiembre y también quería referirme a esto brevemente, la violencia nunca será el camino.

En mi primera intervención no puedo por menos que agradecer a los ciudadanos de La Palma que me han dado esta responsabilidad.

Dicho esto, yo quería poner en valor, en primer lugar, la colaboración de los ciudadanos, la labor del Gobierno en esos fatídicos momentos que tuvimos desde el 10, 12 y después ya, finalmente, el 17 de agosto. Gracias por haber seguido las instrucciones recibidas y gracias al Gobierno por su fantástica labor.

Ya ayer en su intervención el señor presidente del Gobierno fue bastante exhaustivo con respecto a los equipos de extinción, pero yo no quería pasar el día de hoy, sobre todo viniendo de la isla que vengo, que estamos absolutamente concienciados con el tema de los incendios sin reconocer la ardua tarea de los peones, de los capataces y de los agentes de Medio Ambiente. Sin pasar por encima, por supuesto, de la labor extraordinaria desarrollada por todos los medios terrestres, aéreos, equipos de coordinación, entidades colaboradoras, voluntarios, etcétera. ¿Por qué? Porque durante las emergencias, como acabo de decir, los peones, los capataces y los agentes son los primeros que llegan al lugar de las emergencias con sus guatacas, sus sachos y su pesado equipo, actúan directamente contra el fuego y, una vez que la emergencia desaparece, son los que se quedan allí para comenzar la valoración y la recuperación de las zonas afectadas. Es vital implementar, por supuesto, nuestras cuadrillas de medios humanos y técnicos y el alcance temporal de su trabajo creo que también debería tener en cuenta, señor consejero.

El Grupo Parlamentario Socialista ha solicitado esta comparecencia, como le acabo de decir, por esos tres incendios que hemos tenido en el mes de agosto en Gran Canaria. En los últimos 20 años, según los datos del Istac, hemos tenido 1700 incendios en Canarias, datos oficiales, 14 de los cuales han sido de carácter grave, eso quiero decir que al drama personal de todas las personas que lo sufren en primera persona también tenemos que sumar los daños materiales, las zonas afectadas de alto valor ecológico, donde se incluyen parques naturales, parques rurales, monumentos naturales, etcétera. Nosotras esperamos, además, que en su comparecencia nos hable específicamente de la flora y la fauna afectada, de los valores hídricos, etcétera.

Por tanto, el Grupo Socialista Canario solicita hoy su comparecencia para que nos hable de los efectos, de las consecuencias ecológicas de estos incendios.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, doña Matilde.

Seguimos con la comparecencia, tiene la palabra el señor consejero, don José Antonio Valbuena, bienvenido, por tiempo de diez minutos. No... el señor Valbuena y yo somos viejos conocidos, me ha hecho una seña y sé exactamente lo que me quiere decir.

El señor CONSEJERO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA, LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO Y PLANIFICACIÓN TERRITORIAL (Valbuena Alonso): Bien. Buenas tardes, muchas gracias, señor presidente. Señorías, intentaré ser breve y conciso dada la hora que es y también porque algunos tienen otros asuntos en sus agendas.

Señora diputada, usted habla de 1700 incendios en los últimos años y, por lo tanto, estamos hablando de 1700 tragedias ecológicas. Cada vez que se quema un metro cuadrado, una hectárea hablamos de verdaderas tragedias ecológicas, sobre todo si lo contextualizamos dentro del ámbito y de la situación climática que a nivel global estamos viviendo.

Un incendio forestal tiene dos factores muy importantes: por un lado, el factor humano, casi el ochenta por ciento de los incendios tienen detrás la mano humana, bien por acciones voluntarias o por imprudencias. En este último caso denota un problema importante de educación ambiental, cuando una imprudencia, como uno de los incendios que asoló Gran Canaria en estos días, supone un incendio forestal de la magnitud de la que estamos hablando. Y otro, el cambio climático. Factores como el incremento de la temperatura, la bajada de la humedad, la disminución de las precipitaciones, el incremento de la masa forestal, es la combinación para tener incendios forestales y, en algunas ocasiones, grandes incendios forestales.

La afección global de la que estamos hablando, hablamos de que se han afectado 9224,67 hectáreas; se han afectado ocho municipios, el más dañado fue el de Artenara, donde prácticamente el 55% de su territorio se vio afectado por el incendio; se han visto afectados cinco espacios naturales protegidos; se ha visto afectada una zona de especial para las aves -una ZEPA-; y se han visto afectadas tres zonas de especial conservación. En todos los casos, Tamadaba ha sido el espacio que mayor grado de afección ha tenido, con casi un cincuenta por ciento de su territorio afectado. Por lo tanto, hablamos de, en números globales, una catástrofe ecológica que vamos a pormenorizar, en primer, por especies, especies vegetales y lo que es la fauna.

Desde el punto de la especie vegetal, vamos a distinguir entre el arbolado, lo que son las plantas y lo que son los helechos. Desde el punto de vista de las plantas, evidentemente, dependiendo del arbolado, dependiendo del grado de madurez, pero sobre todo también de su carácter pirófito -en el caso del pino canario, pues, sabemos que resiste bien las embestidas del fuego-, el grado de afección puede ser más o menos. Aproximadamente se han visto afectadas 3150 hectáreas de pinares -pino radiata, pino piñonero y pino canario, básicamente-, 1100 hectáreas de escobonales y 1400 hectáreas de tabaibales.

Desde el punto de vista de plantas se han visto afectadas veintisiete especies de plantas, de las cuales ocho estaban en peligro de extinción y, si hacemos un análisis más pormenorizado, veinticuatro de las plantas eran endémicas de Gran Canaria y una de esas que estaban en peligro de extinción es endémica de Gran Canaria. Por lo tanto, hablamos de una afección importante que va a requerir un plan de protección para ese tipo de plantas. Se han visto afectados siete helechos, siete tipologías de helechos de las cuales una era endémica de la isla de Gran Canaria.

El plazo de recuperación de la vegetación oscila entre los diez años de los pinares y los treinta años de los palmerales. Bien es cierto que las primeras especies que se van a recuperar son precisamente las herbáceas por las características que tiene este tipo de vegetación.

Cuando hablamos de la fauna hay que tener presente que la fauna se ve afectada por tres factores: por la acción directa del fuego; por la onda de calor, es decir, no le llega el fuego, pero la onda de calor genera afecciones importantes en la fauna y por la asfixia.

Y dentro de la fauna tenemos que diferenciar entre lo que son los invertebrados y lo que son los vertebrados.

Los invertebrados son una parte muy importante en cualquier ecosistema, porque son esos recursos tróficos de los cuales se nutres precisamente las especies vertebradas. Y en los invertebrados hemos tenido un problema importante, ya que la afección del mantillo ha generado una pérdida importante de esa población de invertebrados que tendremos que estudiar de forma pormenorizada, entre las que se encontraban cinco especies protegidas y una de esas especies en peligro de extinción. Ninguna era endémica de Gran Canaria, es decir, las tenemos en el resto de Canarias, pero sí es verdad que dentro de la zona estamos hablando de cinco especies protegidas.

Y, dentro de los invertebrados, evidentemente hay que sumar eso que acabo de decir, es decir, ese recurso trófico que suponen los invertebrados para buena parte de los vertebrados, donde se ven alterados los ecosistemas naturales en los que estos vertebrados desarrollan su día a día. Se ven alterados precisamente por esa pérdida de recursos tróficos, pero también del sustrato vegetal, porque se alteran los lugares de nidificación, se ha hablado mucho del pinzón azul en estos días. El pinzón azul, en principio, el incendio no ha afectado la zona de hábitat normal del pinzón azul, lo que se ha visto afectado es la zona de nidificación del pinzón azul, y también porque se ven afectados los refugios tradicionales que buena parte de los animales vertebrados necesitan para poder sustentar su día a día.

Dentro de los animales vertebrados se han visto afectadas tres especies de reptiles en régimen de protección, dos de la cuales estaban en peligro de extinción. Y, dentro de los mamíferos, se han visto afectadas dos especies protegidas, en este caso hablamos de dos especies de murciélagos que habitan en la zona de Gran Canaria. Y las aves han sido las grandes afectadas, las aves es cierto que han sido las grandes afectadas, como la mayoría de casos. Bien es cierto que tienen una capacidad de huir y de desplazarse de la zona de fuego rápida pero eso no quita a que a priori podamos decir que se han visto afectadas veintiséis especies protegidas, dos de las cuales estaban en (ininteligible) protección, y son especialmente preocupante las poblaciones de gavilanes, picapinos y cuervos en esa zona. Respecto al pinzón azul, es lo que antes ya había mencionado.

Pero existen otra serie de afecciones que tal vez escapan de la parte más visual peo que son igual de importantes.

Los balances hidrológicos, los balances hidrológicos se van a ver afectados. Con la pérdida de la cobertura vegetal, porque estamos hablando de un fuego de copa, pero también de bajo suelo, de bajo monte... A ver, la cubierta vegetal en un monte tiene un papel importante y es que la lluvia, cuando cae, buena parte queda en esa cubierta vegetal, que después retorna a la atmósfera y al suelo en forma de escorrentía, lo que corre por la laderas es en torno a 5% de lo que se precipita. Al perderse la cubierta vegetal existe el riesgo de que ese 5 % se transforme en un 20 %, que son los problemas de escorrentías que ya se ha mencionado y sobre los que ya se va a empezar a actuar tan pronto como el Cabildo de Gran Canaria nos diga quién va a ser el director de la obra.

Pero, además, esto tiene otra consecuencia indirecta, es la calidad de las aguas. Es decir, este tipo de escorrentías y, sobre todo, el material que arrastra tiene un problema en que disminuye la calidad de las aguas que, al final, en un territorio tan dependiente del agua de lluvia como es el canario, pues, evidentemente, supone un problema importante, sumado, evidentemente, a la erosión de los suelos y a la pérdida de nutrientes básicos para los suelos como el hidrógeno y fósforo, que en el caso de los incendios desaparece. Bien es cierto que con la combustión que se produce se generan otro tipo de nutrientes que favorecen esta recuperación rápida de las especies herbáceas, pero es una fertilidad muy efímera, una fertilidad que, tan pronto caen las primeras lluvias, desaparece. Por lo tanto, tenemos un problema de erosión del suelo que además es difícil de poder recuperar.

Insisto en lo que se dijo ayer: hay que esperar que se declare la extinción oficial para poder hacer una valoración exhaustiva de los daños que han acaecido.

Y en la atmósfera, la calidad de la atmósfera es importante. El 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de CO2 a nivel mundial es producto de los incendios forestales. Los incendios forestales son los causantes del 20 % de las emisiones de CO2. Es muy difícil poder cuantificar por cada hectárea que se quema cuál es la cantidad de CO2 que se emite a la atmósfera, pero estamos hablando entre 20 y 90 toneladas. Eso supone que el incendio de Gran Canaria, los incendios de Gran Canaria, han generado entre 200 000 toneladas de CO2 y 900 000 toneladas de CO2. Canarias, anualmente, tiene una emisión de 13 megatoneladas de CO2 al año, eso supone que, si nos vamos al dato más desfavorable, el incendio en Gran Canaria ha generado el 15 % de las emisiones de CO2 equivalentes que genera nuestro territorio en todo un año. Evidentemente, eso puede equivaler en torno a las emisiones que en un año son capaces de generar 195 000 vehículos modernos. Por lo tanto, estamos hablando de un verdadero desastre para la calidad de la atmósfera, instantáneo en este momento.

Y, finalmente, y no menos importante, el deterioro que se produce del paisaje. Los paisajes están vinculados a valores estéticos, valores culturales, valores científicos, valores ecológicos que en el caso concreto de Gran Canaria, evidentemente, se han visto profundamente alterados.

Por lo tanto, como dije antes, en los últimos años se han producido 1 700 incendios y cada vez que se quema una hectárea estamos hablando de una verdadera tragedia en términos ecológicos que ahora nos tocará recuperar. Por suerte, no hemos tenido ningún tipo de tragedia humana, eso siempre es lo primero que debemos destacar, pero, por desgracia, cada vez que se produce una negligencia, pues, se producen desastres ecológicos que, en la medida de lo posible, nos toca volver a recuperar.

Muchas gracias, señoría.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor consejero.

Comenzamos con los turnos ahora de los grupos no proponentes, empezamos por el Grupo Mixto. ¿No dividen el tiempo? ¿No dividen el tiempo? Todo el tiempo lo va a consumir usted, muy bien.

Adelante.

El señor RAMOS CHINEA (desde su escaño): Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señor consejero.

Aprovecho para desearle lo mejor en esta legislatura, esperemos que tengamos a lo largo de estos cuatro años un trabajo fructífero y que consigamos lo mejor para nuestra tierra.

Yo quiero empezar agradeciendo a todos los agentes y a todas las personas implicadas en la extinción del incendio, agradecerles ese trabajo, ese compromiso que han tenido con Canarias y especialmente con la isla de Gran Canaria. Y recuerdo que mientras seguía por los medios informativos toda la información acerca del incendio -que aprovecho también para agradecer el trabajo a todos los medios de comunicación que nos mantuvieron informados en todo instante, en todo momento-, y recuerdo que me venía a la mente por las circunstancias, por la similitud que había con esas temperaturas tan altas, la baja humedad, el viento, me recordaba al incendio que ocurrió en La Gomera en el año 2012 y, concretamente, el día 12 de octubre, que fue cuando ese viento llegó a Valle Gran Rey. Y la verdad que cuando uno sufre un incendio y tiene que ser evacuado, como me sucedió esa vez, te queda esa psicosis, porque nada más ver esas noticias, ver que todo era muy similar, la verdad que todo eso afecta y crea también un daño moral que yo creo que perdura durante mucho tiempo, yo creo que esa también es una de las consecuencias del incendio.

Pero, bueno, venimos hoy a hablar también de esos daños ecológicos, daños que, como usted muy bien ha dicho, a... esa superficie quemada ha afectado a una gran parte de un territorio protegido, de espacios naturales. Yo espero que pronto se cuantifiquen y se tengan datos mucho más exactos sobre esa cuantía, cuánto nos va a costar, qué debemos hacer, cómo vamos a mejorar para rehabilitar todas esas zonas. Y yo quiero pedirle que, en cuanto vaya teniendo cada vez más información, comparezca tanto en esta Cámara en sesión plenaria como en las diferentes comisiones para mantenernos informados. Y, por supuesto, imagino que el resto de grupos hará lo mismo, pero desde la Agrupación Socialista Gomera le tendemos la mano para ayudar en todo aquello que podamos. Ya expresé, también, o me gustaría expresar también, la solidaridad desde la isla de La Gomera, cuenten con nosotros para todo aquello que necesiten, y esperemos que situaciones como esta no vuelvan a ocurrir. Los canarios y canarias somos gente muy concienciada con nuestro territorio, pero, lamentablemente, sigue habiendo gente que, por imprudencia o por diferentes circunstancias no piensan de esta manera, y la verdad es que es una lástima y es algo también que tenemos que... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, don Jesús.

A continuación tiene la palabra el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señor Marrero, por tres minutos.

El señor MARRERO MORALES: Pues bien, buenas tardes.

En primer lugar, agradecer la solvencia y el rigor con que se nos ofrecen una serie de datos. Lógicamente, esos datos no los ha construido el nuevo Gobierno, proceden del trabajo acumulado de Gobiernos de Canarias anteriores donde se ha hecho esa cartografía, de alguna manera, de lo que significan todas las especies protegidas, etcétera. Sí se detecta en su exposición que tenemos especies que están en peligro de extinción y que no hay planes, que todavía seguimos sin planes para su preservación, y ese es un dato a tener en cuenta a la hora de afrontar este problema, ¿no?

El que en Canarias... La isla de Gran Canaria tiene una ventaja en este caso, al ser una isla antigua, geológicamente, el asunto de la infiltración del agua es menor, es menor, por la lluvia vertical, ¿no? Cuando hablamos de la lluvia horizontal, perdón, la infiltración es mucho menor debido a la dureza del terreno, que no es de vulcanismo activo reciente. Por lo cual, digamos que los efectos donde podría tener mayor efecto, desde mi punto de vista, sería sobre lo que significan las escorrentías, no tanto en el balance hidrológico, que también, seguramente, pero, sobre todo, lo que signifique ese peligro de las escorrentías, de las avenidas hacia las zonas pobladas posteriormente, porque las escorrentías del monte terminan llegando a la costa y, lógicamente, afectan a infraestructuras, afectan a construcciones mal planificadas, etcétera, en las zonas de costa.

Ha sido el fuego, ha sido el calor, ha sido el humo y hay especies afectadas, tanto vegetales como animales, etcétera, ¿no? Ahora nos queda el pensar en hacer una acción coordinada, la acción coordinada del conjunto de las administraciones, es decir, el asunto está en que una cosa es hablar de los planes de futuro, para futuros incendios, y otra cosa es la actuación inmediata, antes de que lleguen las primeras lluvias, en la medida en que sea posible. Eso es más complicado, pero yo creo que el esfuerzo tendría que ir en esa dirección.

Aparte de lo que son las consecuencias ecológicas (ininteligible), el incendio de Gran Canaria está también el que una administración en solitario no puede asumir eso, ni el Cabildo de Gran Canaria ni el Gobierno de Canarias, con lo cual, tendría que haber una participación del Gobierno del Estado, se supone, en una catástrofe natural de estas características, como usted la ha definido. Por tanto, es necesario ese apoyo. Y, posiblemente, al Cabildo de Gran Canaria, ya que tiene competencias en ello, en la materia, le corresponde liderar este proceso con el apoyo del Gobierno del Estado y del Gobierno de Canarias y con los ocho ayuntamientos afectados coordinados, es decir, que ahí hay alguna labor que hacer.

Seguro que la ola de solidaridad que despertó este incendio en Canarias, no solo en la isla de Gran Canaria, sino en el conjunto de las islas, habría que aprovechar esa sinergia... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Marrero.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, también por tres minutos, señor Campos. (Pausa).

Le paro el tiempo, señor Campos, esta vez no corría... (Sin micrófono).

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (desde su escaño): Después de sesenta años aquí y estaba apretando el botón verde el voto a favor... buenas tardes, señorías. Señor consejero.

Yo creo que todos somos conscientes que un incendio es una catástrofe en todas sus dimensiones. Generalmente solemos preocuparnos por la variable más cercana al ser humano, la pérdida de... o la existencia de alguna víctima mortal, y también las pérdidas materiales. Pero hay una consecuencia innata, propia, que siempre, siempre se va a producir en un incendio y son en el ámbito ecológico, en el conjunto de la biodiversidad. Es verdad que siempre nos preocupamos también, en este caso, de aquello más visible, que generalmente suele ser el arbolado, pero hay otras afecciones muy, muy, tremendas en el ámbito del conjunto de la flora, en ocasiones también en especies endémicas, usted lo explicaba. También el ámbito de la fauna, desgraciadamente, dos tipos de afecciones, desde mi punto de vista, una la pérdida o el fallecimiento de los distintos animales por muchísimas causas, en ocasiones la acción directa del fuego, en otras la del humo, pero también otra, y no la nombraba en su intervención y me gustaría que hiciera ahí una reflexión, un apartado explicativo sobre este, y es el desplazamiento de algunas especies hacia hábitats que no son los propios, con el riesgo que conlleva para la propia especie e, incluso, para otras que pueden encontrarse, en las que lleguen en ese instante, pues, un depredador no existente.

Y luego, también, propiamente el de la erosión. Cada uno de ellos por sí mismo justifica la preocupación y el acierto de la solicitud de esta comparecencia.

Yo creo que en la primera parte usted ha hecho un ejercicio de pedagogía interesante, pero hasta ahora no ha hablado de las medidas, y espero que en la segunda parte de la intervención plantee qué está haciendo y qué va a hacer el Gobierno en cada uno de estos ámbitos.

Pero hay otro elemento que para nosotros es muy preocupante -lo decía-: las emisiones de CO2. Cada incendio, desgraciadamente, lo hablábamos en el día de ayer, y creo que justifica en sí mismo este incendio y el impacto que tiene en la declaración del estado de emergencia climática en Canarias, porque el cambio climático va a contribuir cada vez a incendios mucho más potentes, y cada incendio hará que el cambio climático se acelere, y entramos en un bucle absolutamente perjudicial. Por tanto, las medidas son importantes. En ese sentido, el acierto.

Estamos ante un proceso de tropicalización, desgraciadamente también, de nuestro clima, lo hemos estado viviendo a consecuencia también del cambio climático. Sé que me aparto un poco del objeto concreto de la comparecencia, pero ver si ese proceso de tropicalización, el impacto que está teniendo en la flora, en la fauna, si también de manera paralela se está estudiando, se está trabajando, se están viendo las afecciones posibles, las medidas que está tomando el Gobierno, porque de una forma u otra puede ser una oportunidad -viendo siempre, incluso, en una desgracia una oportunidad, la del reciente incendio- para abordar todo esto de manera conjunta.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Campos.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Tiene la palabra la señora Luz Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, señor presidente.

Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero.

Está claro que uno de los temas más tristes de esta actualidad, y sobre todo en verano, son los incendios, y hemos tenido que vivir este verano un incendio muy grave en la isla de Gran Canaria.

Y, si me lo permiten sus señorías, sí me quiero solidarizar con el señor Ramos Chinea, porque, efectivamente, el año 2012 la isla de La Gomera sufrió también un incendio muy importante y los que estuvimos -en este caso, yo estaba allí-, teníamos, estábamos en una situación de responsabilidad, es cuando tomas conciencia del problema al que tienes que enfrentar cuanto tienes la famosa tormenta perfecta, los tres 30, y después qué pasa una vez que se declara la extinción del incendio.

Señorías, el impacto ecológico que se produce en un incendio muchas veces va mucho más allá de lo que vemos, y quiero hacer referencia a esto porque ya se ha comentado aquí en el día de hoy el problema que va a haber, pues -que, además, nos parece bastante preocupante-, cuando empiecen las lluvias, porque todos sabemos perfectamente qué va a pasar: la tierra no se va a drenar y, entonces, no se va a ver frenado -porque no existe vegetación- y, por tanto, nos vamos a ver con un problema.

En el día de ayer, mi portavoz, en la comparecencia sobre el incendio, dijo seis medidas, que sí me gustaría que le consejero las dijera por si nos va a tomar la mano y nos va a permitir que le ayudemos en esto, porque es verdad que usted ha hecho, como ha dicho el señor Campos, ha hecho una labor de pedagogía muy importante diciendo cuáles son las posibles consecuencias ecológicas que tienen los incendios -tanto a la flora o a la fauna-, pero es verdad que ahora lo que nosotros le pedimos es que se ponga manos a la obra, pero, sobre todo, de una manera inmediata por el... bueno, por el clima que ahora tenemos y que va a venir, que es el invierno.

Voy a recordarle las acciones que mi portavoz ayer dijo, porque creo que es importante que, entre todos, rememos para el mismo lado.

Las acciones eran: que se incluyera unas medidas concretas para ordenar el combustible con tratamientos selvícolas y el mantenimiento de las pistas forestales, y por supuesto el cortafuegos existente; además, también se propuso una distribución de los fondos nacionales, de lo que es el Programa de Acción Nacional contra la Desertificación, y que se realice, además, con criterios técnicos el reparto a las islas y no sea... y no atienda a razones políticas; en quinto lugar, también pusimos sobre la mesa hablar de la responsabilidad que tienen los cabildos a la hora de declarar las zonas recreativas, cuando hay un alto incendio, cerrarlas; y, por último, también le pedíamos fomentar la restauración hidrológico forestal urgentemente.

Yo sé que estas medidas, unas tienen que tener prioridad y otras son más a medio plazo, pero sí nos gustaría que nos dijera si va a adoptar este tipo de medidas o qué otro tipo de medidas va a adoptar, porque, evidentemente, estamos todos muy preocupados.

Miren, el cambio climático, como ha dicho el señor Luis Campos...

El señor PRESIDENTE: Le puedo dar unos segunditos, ¿eh?

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Vale, vale.

No, solo -poquitos, gracias, presidente-. Solamente quería decir que, efectivamente, el cambio climático no es una causa del incendio, pero sí es verdad que, como dicen ahora los expertos, los nuevos incendios, donde tanto el inicio como la propagación del incendio van a tener mucho que ver con esto a lo que nos estamos enfrentando, que es el cambio climático.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Continuamos con la intervención del Grupo Parlamentario Nacionalista.

Señor David de la Hoz.

El señor DE LA HOZ FERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Lo primero, sumarme al agradecimiento a todas aquellas personas que hicieron posible que este desastre no fuera a más, hicieron posible que esa pesadilla acabara en el tiempo que fue materialmente posible acabar con ese incendio.

En mi última intervención en este Parlamento hablé de la necesidad de entender que estamos en otra era, como decía el compañero Mario Cabrera, estamos en la era del Antropoceno, donde todo va más rápido, donde todo ha cambiado, señor consejero, donde el cambio climático, la contaminación por microplástico, la sobreexplotación de los recursos pesqueros, la acidificación de nuestros océanos es ya una realidad y todo va a más. Y hasta que no nos pongamos las gafas del Antropoceno y seamos capaces de que todas las políticas que orientemos estén vistas con estas gafas va a ser imposible entender lo que nos pasa.

Los incendios de hoy, de estas últimas décadas, son muy diferentes a los incendios de hace veinte, de treinta o cuarenta años. Lo hemos visto, incendios brutales en el Mediterráneo, en Grecia con centenares de víctimas y nosotros no estamos ajenos. Los territorios insulares no están ajenos a lo que está pasando en el planeta, todo lo contrario: los territorios insulares somos ultrasensibles a todos los cambios, somos los primeros en sufrir esas consecuencias y, por lo tanto, las islas deben estar, desde luego, atentas, sobre todo cuando somos territorios dependientes, muy dependientes del exterior. Y digo esto porque las islas, como decía, lejos de estar lejos de los riesgos ciertos, somos presos de las incertidumbres que nos vienen. Hay más de dos mil y pico islas en el planeta, vivimos el 10 % de la población, sin embargo, son otros los que nos dicen lo que tenemos que ser. Nos dicen que somos territorios de ocio, de vacaciones, de retiro, pero no, nosotros tenemos capacidad, este archipiélago tiene capacidad para decirle al mundo qué es lo que quiere ser en este planeta que nos ha tocado vivir.

Concentrándome en lo que ha sido el incendio, y se me va el tiempo y le voy a pedir al presidente si tiene la bondad de darme un minuto, hemos visto cómo han sufrido, especialmente, 9000 hectáreas de la joya de la isla de Gran Canaria, la joya que es Tamadaba, donde se encuentran, como decía el consejero, un número importante de especies endémicas y donde se encuentra el pinar más antiguo de la isla de Gran Canaria, ¿ahora qué, señor consejero? Primero, lo decían algunos portavoces, solucionar el problema de las posibles consecuencias de las lluvias, pero hay que tener capacidad y ser ambiciosos, tener un plan para la cumbre de Gran Canaria, tener un plan donde toda esa energía de los voluntarios que comentaba el portavoz del Grupo Podemos se pueda canalizar con participación real, con el compromiso de toda la sociedad -no solo de Gran Canaria, sino de toda Canarias- para adquirir productos de kilómetro cero, para hacer nuestra nuestra tierra, para que los que nos visitan tengan también un compromiso con esta tierra.

Señor consejero, usted es el gran consejero de todo este Gobierno, hágase valer, contará conmigo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor De la Hoz.

Continuamos con el Grupo Socialista, doña Matilde Fleitas.

La señora FLEITAS MARTÍN: Gracias, señor presidente.

Me alegra el tono de los grupos, tengo que reconocerlo.

En mi opinión, señor consejero, tiene usted un arduo trabajo por delante, pero me alegra la implicación del señor presidente del Gobierno, que cambió, incluso, el nombre de su consejería para llevarnos al siglo XXI, hablando de ecología y de cambio climático.

Comencé este turno diciendo que en veinte años hemos tenido 1700 incendios y yo creo que esos datos nos dicen, claramente, que tenemos que prepararnos para aprender a minimizar el riesgo de esos incendios. Tenemos que hacer frente a sus consecuencias y estamos todos implicados, la Administración pública y la ciudadanía. Con estos datos sobre la mesa creo que tenemos también que aprender la diferencia entre la previsión y la prevención, escuchemos a los técnicos, usted está en el sitio idóneo, atendamos a los especialistas porque nos están diciendo alto y claro que estos graves incendios van a ser desgraciadamente cada vez más frecuentes. Es más, usted lo acaba de decir, señor consejero, el aumento de los incendios es debido al cambio climático; tenemos una variación de las temperaturas, hay un cambio de humedad, descenso de precipitaciones, aumento de la masa forestal... tenemos la receta perfecta para que esto se reproduzca continuamente.

Ayer el señor Luis Campos hizo alusión a un concepto y es que a nuestras generaciones nos echan la culpa, nos dicen que somos los grandes desertores del sacho, los desertores de la guataca, que muchas de estas consecuencias de estos incendios son porque nosotros hemos abandonado el campo.

Me gustaría, de verdad, sentarme con sus técnicos, porque analizando los datos de los incendios me he dado cuenta de que en zonas como el monumento de Montañón Negro la superficie quemada alcanza el 95 %... Perdón, ¿cuánto tiempo tenía?

El señor PRESIDENTE: No, no. Siga, siga, siga.

La señora FLEITAS MARTÍN: En el paisaje protegido de Las Cumbres y en el parque natural de Tamadaba supera el 40 % de superficie quemada, mientras que en el parque rural del Nublo y en el parque rural de Doramas, en uno fue del 9,45 y en otro del 1,12. Es decir, ¿nuestra relación con el medio es de verdad efectiva para que los incendios, aunque se produzcan, no sean tan graves sus consecuencias? Yo creo señor consejero que ahí tiene usted un gran reto en la planificación.

Estos incendios que hoy analizamos han puesto la vida en peligro de miles de personas, más de diez mil desplazados. 3500 edificaciones se han visto en peligro, pero según los datos preliminares la afección fue mínima porque incluso los técnicos hablaban en un primer momento de que íbamos a llegar o a superar las 25 000 hectáreas y al final nos quedamos en unas, desgraciadamente, no me malinterpreten, 9500.

Creo que Gran Canaria, dentro de lo que cabe, es un gran ejemplo de prevención, y ahí podemos reflejarnos. Gran Canaria ha hecho un gran trabajo de reforestación, desde los años 40 ha aumentado su masa forestal, pero, también, vamos a decirlo así, que ha hecho los deberes. Y yo creo que esos datos nos han ayudado, a pesar de que ha sido un incendio gravísimo. Tan necesaria es, por supuesto, la prevención, seguir implementando en recursos técnicos, en recursos humanos para la extinción de esos incendios como, por ejemplo, en la revisión de efectivos, creo que tiene usted que hacer hincapié, como tan necesario es tomar las riendas de una manera decidida sobre la prevención de los mismos. Acciones como la quema controlada que se han estado llevando a cabo, incluso Gran Canaria es ejemplo a nivel europeo de quemas controladas en invierno, la eliminación de ese combustible vegetal o la implicación de la población hemos visto que son medidas efectivas para la lucha contra los incendios.

Nos gustaría que este incendio no quedara en la memoria colectiva como otro más, como estos grandes incendios que venimos recordando como el de La Gomera, el de La Palma, donde perdimos, desgraciadamente, incluso, la vida de un agente de medioambiente. No queremos que queden en la memoria colectiva, queremos que sea un acicate, un punto de inflexión que dé paso a una verdadera apuesta por el medio natural. Ahí es donde tiene usted la gran asignatura pendiente.

Señor consejero, nosotros esperamos que, tras ese periodo de valoración que usted nos ha dicho -entendemos perfectamente que es que ni siquiera hemos tiempo-, pero esperamos que, tras ese periodo de valoración, tengamos datos concluyentes, que usted venga aquí y nos dé la buena noticia de que se están poniendo marcha planes específicos de recuperación tanto de la flora como de la fauna que nos ha comentado, porque creemos que se lo merecen.

Hemos tenido conocimiento, además, de que ha solicitado ayuda estatal, que se ha concedido, aproximadamente, por un millón de euros. Estoy segura, además, de que su consejería y usted pondrán en marcha los mecanismos oportunos para acogernos a los planes ya existentes europeos, nacionales. Y también queremos poner en valor el gran esfuerzo que va a realizar el Cabildo de Gran Canaria en el tratamiento de esas zonas afectadas.

Le pido que el Gobierno de Canarias, a través de este Parlamento del que todos formamos parte, pero específicamente usted, ponga la maquinaria del Ejecutivo en marcha, ponga la maquinaria del Ejecutivo a pleno rendimiento para paliar en la medida de lo posible las terribles pérdidas derivadas de este incendio.

Concluyo. Decía Saramago que ciegos estamos y ciegos seguimos estando. Nosotros tenemos la obligación de darle lucidez a esta sociedad. Nosotros no podemos quedarnos parados y estamos obligados a poner las bases para que Canarias sea el futuro de las generaciones venideras.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señora Fleitas.

Para concluir esta comparecencia tiene la palabra, por tiempo de diez minutos, el consejero, don José Antonio Valbuena Alonso.

El señor CONSEJERO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA, LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO Y PLANIFICACIÓN (Valbuena Alonso): Muchas gracias, señor presidente.

Primeramente quiero agradecer el tono de las intervenciones de cada uno de los portavoces en esta materia, que, evidentemente, es un tono constructivo. Yo creo que más allá de las diferencias políticas hay temas que deben unir a las fuerzas políticas y una, precisamente, es esta, pero también todo lo concerniente al paquete de medidas para intentar actuar frente al cambio climático, medidas de acción, de adaptación y medidas de mitigación van a ser necesarias, porque evidentemente no se pueden entender si no son desde el consenso.

Al portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, evidentemente tomamos el guante y en las distintas comisiones plenarias... ¿Se llaman aquí comisiones plenarias o tienen otro nombre? ¿Eh? No, no, si se llaman comisiones plenarias, es que vengo del cabildo, comisiones plenarias. En las distintas comisiones plenarias iremos informando a petición propia sobre los trabajos que se vayan desarrollando, y ya lo dejaremos para la siguiente, que sería en el mes de octubre.

Respecto al portavoz de Sí Podemos, hay que decir que, evidentemente, no vamos a tener lugar la comparecencia siguiente, que ha sido aplazada, pero que también se unirá al debate cuando traslademos al Parlamento el comunicado sobre la declaración de emergencia climática, buena parte de las medidas que decían estaban prevista precisamente en este bloque de medidas de adaptación al cambio climático. Como decía, hay medidas de adaptación y medidas de mitigación. Las medidas de adaptaciones son sectoriales, hasta dieciocho sectores podemos ver en los que hay que intervenir y, precisamente, este es uno de ellos, donde se están... ya se han dado las instrucciones al servicio -antes de incendios, tan pronto se empezaron con las primeras conversaciones de toma de contacto- para elaborar ese plan de prevención de incendios forestales que esta tierra necesita y que resuelve un problema que todavía Canarias no ha sabido capaz de resolver, que es el interfaz entre las zonas habitadas o las zonas urbanas y lo que son nuestros montes. Ese es un problema que va a exigir seguramente adoptar medidas, que se va a entroncar con la modificación de la Ley del Suelo y que va a ser una de las medidas de adaptación al cambio climático que necesita esta tierra.

El balance hidrológico, el nivel que afecta al balance hidrológico del incendio, es precisamente entre el diferencial entre el agua que cae y el agua que retorna a la atmósfera. Evidentemente, al eliminarse cubierta vegetal el balance hidrológico es desde el punto de vista atmosférico, es decir, las masas de nubes no van a estar cargadas de agua como tradicionalmente debían de estar en estas zonas afectadas y, por lo tanto, va a haber un problema de que las lluvias tal vez no se van a producir con la densidad que se debía de producir.

El Estado ya ha concedido ese millón de euros de ayuda para esos trabajos inmediatos y urgentes, es decir, esos trabajos forestales para poder evitar esas escorrentías del 20 %, que es en la que se van a emplear de manera coordinada cabildo, Gobierno de Canarias y el Estado. A ese millón de euros del Estado, por parte del Gobierno de Canarias, se va a complementar con los fondos para poder hacer una acción integral, es decir, una acción completa -que son las preocupaciones que han trasladado otros portavoces, como de Coalición Canaria y del Partido Popular- para evitar esa parte más inmediata, esa parte más urgente, que son los riesgos de escorrentías cuando empecemos con las lluvias.

Al portavoz de Nueva Canarias, evidentemente se han producido desplazamientos dentro del territorio, se están valorando, pero, a priori, los desplazamientos, lo que nos traslada el Servicio de Biodiversidad es que no va a suponer ningún tipo de peligro ni para las especies que son desplazadas ni para las especies con las que va a tener que compartir hábitat las especies que eran propias de la zona. Por lo tanto, a priori parece ser que estos desplazamientos que se han producido no van a ser demasiado complicados.

Y, dentro de esta medida de adaptación, por insistir en lo que usted ha dicho, es que los incendios forestales son los responsables del 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel planetario, a nivel global. Antes dije que este incendio de Gran Canaria va a suponer ya el 15 % de las emisiones que Canarias emite en un año. Está claro que el factor, de alguna forma... uno de los elementos que afecta al cambio climático, uno de los factores, es precisamente los incendios forestales, son incendios forestales a escala global. Solo recordar, actualmente, sumando la superficie que están quemándose, tanto en Brasil como en la estepa siberiana, son 1 500 veces el incendio de Gran Canaria, y llevan ardiendo desde primavera, llevan ardiendo varios meses. Ese es un problema que tenemos que acometer a nivel global, pero que, evidentemente, en Canarias tenemos que acometer en la medida que nos compete.

Respecto al portavoz de Coalición Canaria, evidentemente que tenemos colocadas esas gafas del Antropoceno, pero como lo han tenido los gobiernos anteriores -no lo voy a poder a decir en la comparecencia, pero adelanto-. Es decir, se está tomando como base, evidentemente, para la elaboración de la ley de cambio climático el borrador que ya había elaborado mi predecesora, Nieves Lady. Se está tomando como base también, y colaborando codo a codo con el Observatorio de Cambio Climático, con comités de expertos, porque es que, sencillamente, es imposible no contar con ellos. Y se va a ampliar, porque se trata de ir ampliando. Bien es cierto que vamos a tener en esa ley que articular un mecanismo que sea ágil, es decir, la mecánica administrativa, la mecánica legislativa, la mecánica de modificación no es compatible con el cambio climático, y eso es algo que tenemos que afrontar, pero, evidentemente, desde el consenso y desde la unidad de acción, no solo de las fuerzas políticas, sino de todos de todas las personas de todos los colectivos que conforman la sociedad canaria.

Precisamente, como medida de acción para vencer los efectos del cambio climático está la minimización de los incendios forestales, y en una medida de acción frente al cambio climático tenemos que analizar los factores que actúan sobre esa acción; pueden ser factores climáticos y factores no climáticos. Factor climático, los que antes hemos expuesto: incremento de temperatura, bajada de la humedad, disminución de las precipitaciones, etcétera. Y después tenemos una serie de factores no climáticos, que son sobre los que realmente podemos atacar. Los factores climáticos se atacan con medidas de mitigación, pero son a largo plazo, veremos los efectos en el siglo que viene a nivel planetario. Los factores no climáticos pueden ser controlables o contextuales. Factor no climático contextual, lo que ayer se habló aquí, cómo se ha modificado desde el punto de vista antropológico el uso del suelo, el abandono de los usos tradicionales de nuestros espacios de monte por otros usos, pues, de alguna forma, que ha incrementado la masa forestal, un factor no climático contextual que es difícil de poder modificar, aunque habrá que modificarlo. Uno de ellos, evidentemente, es incrementando el consumo de productos de kilómetro 0, que va a exigir una demanda de nueva tierra, recuperación de tierra, disminución de masas forestales, incremento de la capacidad de absorción de dióxido de carbono, incremento de una economía local que actualmente no existe y mejora de un producto turístico. Porque aquí todo se mezcla, es decir, todas las acciones de mitigación -pero, sobre todo, de acción contra el cambio climático-, una vez que las pongamos en marcha, empiezan a tener factores conexos unos con otros. Y factores no climáticos controlables, en el caso de los incendios forestales, pues, evidentemente, cosas que se ha dicho aquí que va a incluir ese plan de prevención de incendios forestales: tratamiento de nuestras masas boscosas, trabajos silvícolas que, de alguna forma, intenten ordenar el combustible, pero teniendo siempre presente que el Gobierno de Canarias estará del lado de los cabildos como siempre ha hecho, es decir, esto son competencias netamente de los cabildos, los cabildos siempre desarrollan estos trabajos, en el Cabildo de Tenerife así lo hacíamos, en el Cabildo de Gran Canaria me consta que lo hacen exactamente igual, y, además, en una unidad de acción de todos los técnicos como en pocas materias he podido observar, ¿no?

Por lo tanto, termino, no alargo más la intervención, agradeciéndoles a todos el tono de las intervenciones. Aquí se han... no he querido entrar en un debate en torno al cambio climático, que se han hecho algunos esbozos, porque entiendo que, espero que en próximas comparecencias... Porque, como soy el último de toda la fila, si al final nos empezamos aquí a quitar comparecencias, pues al final de lo que menos vamos a hablar va a ser de cambio climático, ¿no? Así que nos lo tenemos que hacer mirar.

Por lo tanto, el... desde ese punto de vista, pues, bueno, pues estoy convencido que tendremos muchas oportunidades para poder hablar largo y profundo sobre este y otros temas, que son, sencillamente, apasionantes, en esta legislatura.

Muchas gracias. (Palmoteos desde los escaños).

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor consejero.

Con esta intervención, salvo error u omisión, damos por terminadas las comparecencias y pasamos a los dos últimos puntos del orden del día, que son las PNL. En este caso, quedan dos por tratar en este orden del día, ambas a propuesta del Grupo Nacionalista.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0031 Sobre Del Sr. consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, sobre las consecuencias ecológicas del incendio de Gran Canaria.