Diario de Sesiones 24/2020, de fecha 11/2/2020
Punto 25

10L/C/P-0205 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, SOBRE LA POSICIÓN Y ACCIONES RESPECTO A LA APROBACIÓN POR PARTE DEL GOBIERNO MARROQUÍ DE DOS LEYES PARA DELIMITAR SU ESPACIO MARÍTIMO, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-AHI).

El señor PRESIDENTE: Hemos finalizado las preguntas y, por tanto, antes de hacer el parón de medio día, como es habitual, vamos a tratar la primera de las comparecencias, en este caso del Gobierno, sobre la posición y acciones respecto a la aprobación, por parte del Gobierno marroquí, de dos leyes para delimitar sus espacios marítimos, a petición del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario.

Comenzamos, como saben, también, por un primer turno de cinco minutos del Grupo proponente. Tiene la palabra, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, señor presidente.

Esta semana creo que nuestros representantes en el Congreso de los Diputados y en el Senado van también a solicitar comparecencias en el mismo sentido, porque al enterarnos el 16 de diciembre pasado de la aprobación en comisión del Parlamento marroquí de dos leyes, la 37/17 y la 38/17, que delimitaban las aguas correspondientes a los puntos geográficos entre Tarfaya y La Güera, y que, además, trazaban y delimitaban aguas territoriales, zona económica exclusiva y todo lo que es la parte continental, nos preocupó hondamente el portavoz -o mi portavoz- del Grupo Parlamentario Nacionalista solicitó un pleno extraordinario, y, bueno, este pleno extraordinario luego ha derivado a esta comparecencia, ¿no?

Y pedimos esta comparecencia porque queremos saber cuál es la postura del Gobierno, sobre todo del Gobierno de Madrid y también la postura del Gobierno de Canarias ante esta expansión marroquí hacia el sur.

Yo, particularmente, oí una entrevista del diputado socialista don Héctor Gómez, en la COPE, el 18, dos días después de este anuncio por parte de las autoridades marroquíes, diciendo que, bueno, esto era un asunto que no tenía mayor trascendencia y que había que dejarlo, que la justicia internacional lo arreglara, ¿no? Me preocupó, me preocupó. Luego he visto otras declaraciones del señor presidente, que han sido muy contundentes en el sentido de que no cederemos ni un milímetro de nuestro mar, pero en cualquiera de los casos yo creo que vale la pena que, por una vez, dejemos las medias tintas y nos preocupemos por lo que está sucediendo en el Sahara, ¿no? En el Sahara, que empieza todo con la resolución 2072 de 1964, que le concede derecho a la autodeterminación de los territorios de Ifni y del Sahara; continúa con el dictamen del Tribunal Internacional de La Haya, de 1975; y ha seguido luego surgiendo jurisprudencia, la última, del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de Luxemburgo, del 21 de diciembre de 2016, volvía a corroborar que Marruecos no tenía ningún tipo de soberanía sobre el Sahara, y lo hacía además para suspender un tratado de pesca que había firmado la Unión Europea con Marruecos.

En el 2018 el abogado general, el belga Melchior Wathelet, suspende precisamente ese tratado de pesca firmado entre la Unión Europea y Marruecos, ¿no?, y luego hemos seguido, desde las Naciones Unidas, en el 2018 ha vuelto otra vez a recomendar, después de no sé cuántas resoluciones, desde la de 1964 hasta el 2018, de que no hay ningún tipo de soberanía y que hay que celebrar el referéndum de autodeterminación.

Esto lo digo porque todavía me parece oír aquí -y el otro día lo corroboraba con José Miguel Barragán y algún otro, algún otro veterano, vamos a decirlo así- la indignación del entonces presidente del Parlamento de Canarias, don Victoriano Ríos, que había ido de visita oficial a Marruecos y lo habían metido en un despacho donde había un mapa donde se hablaba del gran Magreb, en amarillo, y estábamos nosotros en ese gran Magreb, en esa expansión de Hassan II, estaba Mauritania y estaba Ceuta y Melilla.

Pero si es poco el testimonio de don Victoriano Ríos, en el 2001 Rodríguez Zapatero también hizo otra visita institucional y lo metieron en una habitación donde estaba el mismo mapa; y en 1999, Izquierda Unida Canaria también denunció en la prensa que ese mapa existía, y que estas cosas hay que aclararlas, ¿no? Una cosa son los sueños de expansión y otra cosa es la realidad, y yo creo que a nosotros nos ha tocado ya el momento de poner las cosas en su sitio, ¿no?

El gran Magreb está en ese mapa, pero es que con esta delimitación que intenta Marruecos, a través de unas riberas que no les pertenecen, nosotros quedaríamos dentro, también, de sus posesiones, ¿no?

Nos gustaría que nos aclararan esto razonadamente, a ver si nosotros podemos buscar una fórmula de aclararlo todo.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor García Ramos.

Turno para el Gobierno.

Tiene la palabra el señor consejero, don Julio Pérez.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): Gracias, señor presidente, con permiso. Señoras y señores diputados.

Señor García Ramos, en su exposición ha incorporado la posición del Gobierno, y yo me alegro de que sea así y me alegro de que ustedes traigan este asunto al Parlamento, por cierto, muy relevante para Canarias, y así lo considera el Gobierno.

Y la posición es la que usted ha dicho, la posición del Gobierno es de rechazo, y fue de rechazo inmediato y radical de todo acto o pretensión unilateral de Marruecos que afecte a las aguas españolas o canarias. La posición del presidente, traía aquí los recortes que dan los gabinetes (mostrando documentos a la Cámara), las aguas no se tocan ni un milímetro y, además, refiere el periódico que recibió el respaldo de todos los grupos parlamentarios, como creo que no podía ser de otra manera.

Esa exigencia y esa radicalidad del Gobierno de Canarias y de su presidente motivó, tal como yo lo veo, varias actuaciones inmediatas que deben resaltarse.

En primer lugar, la actuación inmediata de la ministra Robles, en funciones en ese momento, de Asuntos Exteriores, asumiendo la posición del Gobierno de Canarias y reclamando de Marruecos una corrección de sus actuaciones; manifestaciones públicas de la ministra Robles: intervendremos, estamos de acuerdo con Canarias, pediremos que esto se aclare y se rectifique. Una actuación inmediata de la ministra González Laya, que horas después de tomar posesión voló a Rabat para insistir en persona sobre el asunto y, sin solución de continuidad, acudió de inmediato a exponer el resultado de su viaje al presidente, al vicepresidente del Gobierno de Canarias. Después de estas gestiones, Marruecos ha asegurado públicamente que no se producirán actuaciones bilaterales ni hechos consumados, que cualquier actuación será negociada y consensuada por España, y estoy viendo en la prensa de hoy que el Consulado General de Marruecos en Las Palmas ha remitido a todas las formaciones una nota en este sentido diciendo que solo actuarán por la vía del diálogo.

Entonces, aunque no por ello -me gustaría en esto ser especialmente claro- el Gobierno reduce ni su exigencia ni su atención al asunto, es indudable que la respuesta del Gobierno de Canarias y la respuesta de la Administración del Estado, en términos de rapidez, en términos de claridad y en términos de obtención de una respuesta de Marruecos, ha sido productiva y ha sido eficaz. El Gobierno -me refiero al Gobierno del Reino de España- ha dado al asunto una importancia sobresaliente y se ha obtenido una respuesta directa de Marruecos. Esto no nos hará dejar de atender ni dejar de exigir.

Me gustaría resaltar, con el mayor de los respetos, que no es esto lo que ocurrió en 2017 (muestra un documento a la Cámara), porque estas leyes se pusieron en marcha en 2017, las mismas que el Ministerio de Asuntos Exteriores consideró en ese momento que no era procedente adoptar medidas para garantizar poderes que no se tenían; recomendaba tranquilidad, calma, prudencia. En esa línea que yo llamaría más moderada (muestra un documento a la Cámara) se manifestó el presidente Clavijo, que lo digo solo por contrastar la exigencia, el rigor con el que ahora nos hemos pronunciado.

Y en cuanto al fondo, la pregunta de fondo, que enlaza con sus, señor García Ramos, interrogaciones, con sus preguntas. ¿Qué ha hecho Marruecos que haya motivado que el presidente levante la voz y la ministra vaya corriendo a Rabat y luego vuelva aquí y que Rabat haya suavizado el tono? Si se atiende a las actuaciones -y esto he de decirlo también con claridad- hechas por Marruecos, lo que ha hecho no tiene ninguna consecuencia ni en el terreno de los hechos ni en el terreno del derecho, no solo porque no cabe la unilateralidad, sino porque esto solo puede resolverse mediante acuerdo de las partes, decisión de la ONU o del Tribunal de Hamburgo. Pero, además, no ha hecho nada, sino anunciar lo que hará. Debo corregirle, señor García Ramos -salvo que yo esté mal informado, luego le dejo los textos legales del boletín marroquí-, no hay ninguna indicación geográfica, ni Tarfaya ni La Güera, diga lo que diga la prensa; en los textos legales no hay nada; se anuncia que se hará una delimitación. Ni siquiera se establecen las líneas de base, que podría haberlo hecho el Reino de Marruecos. Es -está por allí don Casimiro Curbelo, con su permiso y el de mi abuela, que era de Vallehermoso-, es una raya en la arena o, como dice un geólogo de Las Palmas, el profesor Macías, ni siquiera es una raya en la arena o una raya en el mar, ¿eh? Por aquí irá una línea a partir de la cual se contarán 12, más 12, más 200, más 300, no, es decir, hasta 350 millas.

¿Por qué no nos alarmamos, por qué exigimos? Por lo que tiene de gesto, pero a veces los gestos resultan más inquietantes que los hechos, y el gesto fue unilateral -debió haber sido advertida España, no se hizo-. Porque ignora la pretensión española formulada en la ONU en 2014 y en 2015 de extensión de la plataforma continental, que contiene una invitación explícita en el año 2015 de España a Marruecos para negociar la mediana. Porque ni Canarias ni España desea un conflicto con Marruecos, por eso queremos estar vigilantes. Porque la complejidad técnica y jurídica obligan a la negociación cuando las aguas se solapan. Porque es jurídicamente polémico, como ha dicho usted mejor que yo, saber a quién le corresponde delimitar las aguas del Sahara Occidental; desde luego, no a Marruecos. Cuando España formuló su pretensión dijo: con el Estado a quien corresponda. Y así lo dijo en la ONU sin dejar por ello de apreciar el resultado de las gestiones ni de tomar nota de lo que ha hecho Marruecos, de lo que dice el cónsul, de lo que se me ha manifestado, el Gobierno permanecerá atento y exigente, dada la trascendencia económica de los intereses y la necesidad de mantener nuestra área de influencia y nuestro archipiélago atlántico, que es lo que dice nuestro Estatuto, sin conflicto y en buenos términos con todos sus vecinos, pero también con plena garantía de respeto a sus derechos, a sus intereses y a los de España.

Muchas gracias, señor presidente, señores diputados, señorías.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor consejero.

Turno para los grupos no proponentes.

Empezamos por el Grupo Mixto, don Ricardo Fdez. de la Puente, tiene la palabra.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Buenas tardes, señor presidente. Señorías, señor consejero.

Desde Ciudadanos consideramos innegociable el estatuto de las aguas territoriales que afectan a Canarias, de ello depende en buena parte el bienestar y la economía de las islas y de sus habitantes. Esperamos que el Gobierno de España se guíe por la legalidad y defienda las aguas territoriales de nuestro país en Canarias frente a los intereses y los intentos de Marruecos de ampliar su soberanía utilizando de forma ilegal el territorio del Sahara Occidental.

Las buenas relaciones con Marruecos no pueden ser una excusa para mirar a otro lado cuando se está poniendo en riesgo la soberanía de España sobre sus aguas territoriales y sus recursos naturales.

Aunque hay organismos internacionales que dirimen disputas territoriales en el mar, como es la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos o el Tribunal Internacional del Derecho del Mar para cuestiones de este tipo, lo cierto es que suele entenderse como un ejercicio de buena fe el acordar entre los países vecinos los límites de las aguas territoriales que se someten al escrutinio internacional.

Sin embargo, las leyes marroquíes no incluyen ningún tipo de consulta con las autoridades españolas, pese a la cercanía de las aguas canarias a la costa marroquí y saharaui. Debido a esta cercanía, España y Marruecos nunca habían solicitado formalmente ejercer su soberanía de la totalidad de sus respectivas zonas económicas exclusivas, ya que se solaparían. De este modo, tradicionalmente ambos países se han regido por una línea imaginaria que limita la mediana entre las costas de ambos países, mediante la cual la mitad pertenece a España y la otra mitad a Marruecos. Sin embargo, en esta ocasión Marruecos no ha respetado el acuerdo de la mediana que tenía con España.

Esto, que podría afectar a la zona económica exclusiva de las islas Canarias, y que actualmente da a España el reconocimiento de ser el único Estado que puede explorar los recursos naturales en esas aguas.

Pese a todo, el Gobierno de Marruecos ha presentado estas leyes sin ningún tipo de acuerdo con España. Lo cierto es que el Gobierno español tampoco ha querido molestar a su homólogo marroquí con esta cuestión.

No ha sido solo la reacción de tibieza que ha tenido con la decisión el Parlamento marroquí, con esa reacción tibia, sino que tampoco tuvo lugar ni se habló en la reunión que mantuvieron con el ministro Nasser Bourita en noviembre de 2019 el entonces presidente en funciones Pedro Sánchez y el entonces también ministro de Asuntos Exteriores, y hoy alto representante de la Unión Europea, el señor José Borrell. La principal razón se entiende que es la de no molestar a Marruecos.

Señor consejero, desde Ciudadanos consideramos, como decía al principio, innegociables las aguas territoriales de Canarias, y pedimos y exigimos al Gobierno de España firmeza y resolución, lo mismo que al Gobierno de Canarias.

Sabemos que tradicionalmente Marruecos no da hilo sin puntada, si lo ha hecho es porque algo quiere, y no sé, y utilizando sus palabras, si es una raya en la arena o una raya en el asfalto.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, don Ricardo.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, don Jesús Chinea tiene la palabra.

El señor RAMOS CHINEA (desde su escaño): Muchas gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero.

Bueno, señor consejero, yo pienso que la clave o lo más importante en este momento es lanzar un mensaje de tranquilidad a la comunidad canaria, porque creo que se respira un ambiente de incertidumbre y de tensión, y que creo que, gracias a la acción rápida del Gobierno de Canarias, coordinado con el Gobierno del Estado, hemos conseguido parar.

Porque hay que ser realistas, y esto tiene el recorrido que tiene, no puede ir mucho más lejos, nos ampara el derecho internacional. Sí que tenemos que estar atentos porque vemos que nuestros vecinos de Marruecos son un poquito avispados, por decirlo así, y se piensan a veces que son más listos que los demás.

Ya el convenio del Derecho del Mar establece que los Estados pueden delimitar su territorio marítimo hasta las 200 millas de zona económica y a las 350 millas de plataforma continental. Pero, claro, eso no significa que este acto unilateral de Marruecos sea válido.

En cuanto a ese solapamiento de zonas marítimas, pues, ya se entrevé que entre países se debe buscar un acuerdo. Nunca se puede invadir aguas que estén directamente en la soberanía de otro Estado, por lo tanto, creo que queda bastante, suficientemente claro, y creo que es importante lanzar ese mensaje de tranquilidad, sobre todo para un sector tan importante como es la pesca, nuestros pescadores, que ya en el pasado tuvieron que vivir episodios la verdad que bastante conflictivos, y estas familias tienen que estar preocupadas ante noticias como estas. Por lo tanto pienso que... tranquilizarlos, decirles que esto tiene, como ya dije, el recorrido que tiene.

La acción del Gobierno ha sido correcta, ahora queda mantener esa vigilancia con exigencia, atención y rigor, como usted muy bien ha dicho.

Y sí me preocupan otras acciones del Gobierno marroquí, como es que ya hemos tenido, lo decía también el señor García Ramos... El tribunal europeo ha hablado sobre esas aguas del Sahara, y vemos que también en estas leyes el Gobierno marroquí las quiere hacer suyas. Por lo tanto, esto nos tiene que estar... o pensar que debemos estar con la mosca tras la oreja, visto que también después de las conversaciones, tanto con la ministra como con el propio presidente del Gobierno de Canarias, ellos han intentado seguir adelante con estas leyes.

Por tanto, señor consejero, agradecerles el trabajo que están realizando desde el Gobierno de Canarias y decirles que sigan atentos a los posibles movimientos que puedan suceder por parte del Gobierno marroquí.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Chinea.

Turno para Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, no nos dejemos engañar. Aquí lo que ha habido es un movimiento en el tablero de la geopolítica de la zona. Marruecos ha lanzado un señuelo. Lo que menos les interesa en estos momentos es una disputa con el Gobierno español y la disputa sobre nuestras aguas, no es eso lo que estamos discutiendo. Se ha lanzado un señuelo para, en todo caso, distraer a la opinión pública. Aquí lo que está en cuestión es adoptar una posición de fuerza por parte de Marruecos en la geopolítica, una posición de fuerza que implica afianzarse y exigir, con una amenaza al Estado español, para que el Estado español siga inhibiéndose en el conflicto del Sahara. Aquí lo que está en cuestión son las aguas y el territorio del Sahara. Eso es lo que está en cuestión. No nos engañemos. Ni incertidumbre, ni nada. Y es el típico movimiento que lleva haciendo desde hace muchísimos años.

Por lo tanto, me parece que eso es lo que está en cuestión. Y estoy de acuerdo con el señor consejero en que no hay motivo, en principio, para estar ni alarmándose ni mucho menos. Seamos más inteligentes. Es siempre la típica estrategia. Porque se ha delimitado las aguas hasta La Güera. La Güera es la zona limítrofe de abajo con el norte de Mauritania, lo que antiguamente era Port Étienne, al actual Nuadibú. Eso es lo que está en cuestión. Marruecos pretende avanzar y ganar posiciones en el contexto internacional, en una situación que la tiene bastante complicada, también ofrecer algún tipo de garantía a algún tipo de compañías petrolíferas, que ya, además, han renunciado a estar prospeccionando la zona, porque se ha demostrado que es insostenible la cuestión esta, no hay petróleo, y también de baja calidad, ni tampoco le interesa el telurio. Es un movimiento de geopolítica internacional, y en esa situación me parece que lo que está en cuestión es esa posición de fuerza. Nosotros lo que sí creemos es que el Gobierno español no tiene que dejarse amenazar y seguir o intentar defender una posición acorde a las resoluciones de Naciones Unidas sobre el conflicto del Sahara, que es lo que en este momento está en cuestión. Nosotros, de todas formas, ya hemos hecho propuesta mi grupo parlamentario, tanto aquí en el Parlamento como en el resto del Estado, porque nosotros entendemos que la cuestión de las aguas canarias está en un limbo. En el Estatuto, en el artículo 4.2, eso que se llama aguas canarias, lo que se dice es que el Estado, en el ejercicio de sus competencias, tendrá en cuenta las singularidades del carácter archipielágico y promoverá la participación de nuestra comunidad autónoma. Eso que se llama aguas canarias no son aguas de nuestra competencia, digámoslo claro, eso pertenece al Estado español. Por lo tanto, nosotros creemos que el Estado español, en todo caso, tiene que convocar una convención del derecho del mar para que nuestra situación sea equiparada a la de los Estados archipielágicos con relación a las aguas; eso es lo que nosotros tenemos que exigir y lo que nunca se ha exigido. Necesitamos estar equiparados a los Estados archipielágicos, a las naciones sin Estado de carácter archipielágico, y máxime que la Unión Europea tiene que establecer un reglamento para la protección de nuestra zona. Eso que dijo el señor Machín de que los palangreros llevan tres meses ahí, usted es del norte de Lanzarote, llevan... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, don Luis.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Señor García Ramos, yo quiero agradecerle que haya puesto el foco en donde de verdad debemos de situarlo.

Yo creo que no debemos de dejarnos engañar. Las estrategias de Marruecos son recurrentes, además, claramente identificables, porque las utiliza cada vez que hay una negociación en el ámbito pesquero, en el ámbito agrícola, para intentar seguir fortaleciendo su posición como potencia ocupante, como así la define la propia Organización de las Naciones Unidas, sobre el territorio saharaui. Exigíamos desde Nueva Canarias desde el primer segundo la máxima contundencia y rotundidad, sin ambages de ningún tipo, por parte del Gobierno de Canarias -que así lo ha hecho- y por parte del Gobierno de España -ahí tenemos alguna duda-. Lo decimos porque, evidentemente, nunca vamos a pedir, nunca vamos a plantear el fin de los espacios diplomáticos, absolutamente necesarios, con cualquier Estado. Pero la diplomacia no debe confundirse nunca ni con sumisión, ni con aceptación. Y, desgraciadamente, esta ha sido la posición en muchos casos de España, no en este tema, en otros muchos, pero de manera recurrente por parte de la Unión Europea. Nosotros hemos dicho que ante alguien que actúa de manera unilateral y sobre hechos consumados en su práctica política de manera constante, no solo ahora, sino con anterioridad también, esa relación de buena vecindad debe interpretarse siempre como una relación de ida y de vuelta. La buena vecindad no puede estar solo orientada hacia un lado, debe ser absolutamente recíproca, y, por tanto, para nosotros ese es un elemento fundamental. El considerar a Marruecos un aliado estratégico debe ser un elemento básico y fundamental. Pero debemos y tenemos que empezar a cuestionarnos si un Estado que utiliza la vía de los hechos consumados y la unilateralidad de sus acciones puede seguir siendo un aliado estratégico, no solo de España, sino del conjunto de la Unión Europea.

Por tanto, creo que esto nos da la oportunidad para replantear muchísimas cuestiones sobre un país, que es cierto que está ahí, que estaríamos obligados unos y otros a tener una relación de buena vecindad, pero, desgraciadamente, no siempre se da.

Es verdad que esto tiene poca validez jurídica o ninguna, es una raya en la arena, o una estela en la mar, me da... sin cuidado. Pero es verdad que esa rayita en la arena en el territorio saharaui la hicieron hace ya más de cuarenta años y siguen ocupando el territorio del Sahara Occidental (palmoteos desde los escaños). No menospreciemos la capacidad del Gobierno de Marruecos para actuar sobre los hechos consumados.

Por tanto, en tanto en cuanto estamos preocupados por la situación de Canarias -que, efectivamente, no debemos preocuparnos, no se van a meter con España, tengo la absoluta garantía de que no lo van a hacer-, entre tanto, sus verdaderos objetivos, además de los económicos, por las explotaciones de los yacimientos que puede haber en las montañas, bajo el agua continental, es seguir fortaleciendo su posición... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: (Sin micrófono), señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Seguir fortaleciendo su posición como país ocupante sobre el Sahara Occidental, ahora sobre sus aguas también. Por tanto, absoluta contundencia, no solamente del Gobierno español para defender las aguas canarias -que, por supuesto, ni un milímetro, como decía el presidente del Gobierno de Canarias-, sino sobre el verdadero motivo que está detrás de todo esto y es la ocupación, ya, de facto, también, no solamente del territorio físico continental del Sahara Occidental, ocupándolo, sino también de las aguas territoriales. Y discrepo en una cuestión con el portavoz de la Agrupación Socialista Gomera: la población canaria debe estar tranquila. El problema es que la población saharaui no está tranquila; lleva más de cuarenta años sin tranquilidad (aplausos), en el campo de refugiados más antiguo del mundo, el que está en Tinduf, y esto es por la vía de los hechos consumados, una vez más, la ocupación también, de facto, de sus aguas territoriales.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Campos.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidente.

Señorías, ¿qué es lo que ha pasado? Pues muy sencillo, que el pasado día 4, martes, Marruecos dio un paso más -solo falta su promulgación en el boletín oficial- en el pulso que mantiene con España por el control de las aguas próximas al Archipiélago, y saca, de paso -porque también lo ha hecho Marruecos-, los colores a la diplomacia española y a nuestro presidente de Canarias, el señor Torres, cuando insistieron, hace unas semanas, en que Marruecos no iba a tomar ninguna acción unilateral.

Una actuación exterior, desde el punto de vista de nuestro... del Partido Popular, la que se ha tenido por parte del Gobierno de España, tibia, que los hechos han demostrado claramente insuficiente. Es cierto, señor consejero, que tenemos que entendernos con el Reino de Marruecos, pero esto no les exime de ejercer una diplomacia firme, firme, señorías, en defensa de los intereses de Canarias y de España. Y, en este caso, lamentablemente, hay que decirlo claro: al Gobierno del señor Sánchez le faltó voluntad política y al Gobierno de Canarias independencia para exigir al Estado más contundencia. Eso es lo que nosotros ponemos de manifiesto.

Señor consejero, no pueden permanecer impasibles ante la complacencia del Gobierno del PSOE y Podemos con la política expansionista marroquí de hechos consumados, y mucho menos cuando pretenden extender su soberanía sobre aguas que no le pertenecen. Por eso nos preocupa -y tengo que decírselo, señor consejero- la facilidad con la que el Gobierno de Sánchez ha reconocido el derecho de Marruecos a ampliar su soberanía marítima y ha mostrado su disposición. Escúcheme, que no he terminado de hablar (ante manifestaciones del señor consejero desde su escaño). Bien. Y ha mostrado su disposición a llegar a acuerdos, y nos preocupa, sí, porque así fue cómo pasaron los hechos, porque, además, y tengo también que traerlo a colación, porque todos sabemos cuál es la manera de dialogar del actual Partido Socialista: su manera de alcanzar el consenso con aquellos que buscan algo de nuestro país supone cesión tras cesión.

Mire -sí, esa es la realidad-, mire, estamos de acuerdo en que para que este acuerdo, valga la redundancia, tenga validez jurídica internacional, debe consensuarse la fórmula si no se quiere llegar hasta el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya. Y si estamos todos dispuestos a que Marruecos no toque un solo milímetro de las aguas canarias, como dijo el señor Torres, ¿qué va a negociar la ministra de Asuntos Exteriores? Porque hasta ahora no lo sabemos. ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar?

Da la sensación de que estamos ante una estrategia de imponer una política de hechos consumados para luego negociar con ventaja y obtener los mejores resultados. ¿Acaso pretenden plantear un contencioso con España en el seno de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas para tener acceso a parte de los fondos marinos donde se encuentra el...? (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un minuto adicional) ¿... y sus importantes yacimientos de minerales?

Por eso, señor consejero, y ahí nos tendrá, lo que exigimos al Ejecutivo, al Ejecutivo del señor Sánchez, es la máxima firmeza y contundencia en la defensa de los intereses de España y del archipiélago en las aguas circundantes de Canarias. Sobre todo también exigimos que exija, a su vez, el respeto a la legalidad vigente, y el cumplimiento de la normativa internacional de la ONU.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Navarro.

Grupo Parlamentario Socialista.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidente. Señorías, buenas tardes.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista trasladamos nuestro apoyo y nuestro respaldo total y absoluto al Gobierno de Canarias, a su presidente, a don Ángel Víctor Torres, en la gestión que se ha hecho ante la decisión de Marruecos de la aprobación de estas dos leyes que intentan delimitar la frontera marítima entre Marruecos y España, Canarias.

Porque este es un asunto complejo, no olvidemos que esto es un asunto de soberanía nacional, es un asunto de Estado -que no es nuevo-, en el que hay que actuar, además, con seriedad, con rigor y con responsabilidad. Esta cuestión de Estado hace que apelemos desde este grupo parlamentario al resto de grupos políticos a afrontar este asunto como debe serlo: desde la unidad y el consenso de actuaciones.

En este caso, hemos hablado de un asunto que afecta a la buena vecindad del Estado español con los países del África occidental, en este caso, con Marruecos, con Mauritania, Portugal, Cabo Verde. Estamos hablando de Europa y África, estamos hablando de España y Marruecos.

La respuesta del Gobierno de Canarias ha sido clara y contundente, el presidente lo ha expresado con claridad: no se toca ni un milímetro de las aguas canarias. Además, como bien explicaba el consejero, estamos ante una declaración unilateral sin recorrido. Es un asunto que solo se dilucidará ante las negociaciones entre Estados y ante las organizaciones de Naciones Unidas, en su caso, si se llegara a ese punto.

Yo no quiero pensar, no creo que sea una cuestión de que Coalición Canaria-PNC se le ocurra utilizar este asunto como un salvavidas del desinflado nacionalismo en estos momentos, porque eso sería inútil, sería irresponsable. Hay que actuar de forma conjunta y unánime, y estamos dando una explicación clara y contundente.

Este asunto, como digo, no es nuevo. ¿Dónde estaba, cuál fue la respuesta de don Mariano Rajoy, presidente del Gobierno del Partido Popular en 2017, cuando se publicó, por parte de Marruecos, estas mismas normas, estas mismas leyes? ¿O el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo? En 2017 yo misma era diputada, y los demás que estamos aquí que repetimos legislatura, no recuerdo este asunto como debate en este Parlamento.

Por tanto, señorías, desde el Grupo Socialista, nuestro apoyo. Además, el Gobierno de Canarias ha hecho una declaración institucional desde el Consejo de Gobierno, el Partido Socialista se ha distribuido a todas las administraciones públicas de Canarias una moción en apoyo a la respuesta del Gobierno de Canarias y la respuesta del Gobierno del Estado.

Por tanto, apelamos a la tranquilidad y a... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el grupo proponente. Señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, presidente.

Por empezar por donde terminó la compañera Ventura del Carmen. Las leyes estaban ahí, pero no se activaron hasta que el Partido Socialista empezó a gobernar (rumores en la sala). El 16 de diciembre fue cuando la activaron, porque sabían que iba a pasar lo que está pasando siempre, que ustedes... aquí hay... hoy se ha confrontado al asunto, y se lo agradezco, don Luis Alberto Campos Jiménez; su compañero don Carmelo Ramírez estaría muy contento con su intervención, yo también lo estoy.

Pero aquí hay que saber que hemos estado amnésicos ante lo que ha supuesto la ocupación del Sahara desde 1975, son cuarenta y cinco años, don Luis, son cuarenta y cinco años.

Y yo les voy a decir una cosa. Aquí el problema del que estamos hablando es de Marruecos y de España. A mí Marruecos está ahí, pero yo de quien no me fío es de España, ¡yo de quien no me fío es de España! Cuando se firmó el acuerdo de Madrid, el 14 de noviembre de 1975, yo les juro que, como hispanoamericanista, como el compañero Ángel Víctor, tuve un déjà vu, digo, ¿a qué se me parece esto? Esto se me parece al Tratado de París del 10 de diciembre de 1898: 20 millones de dólares de aquella época, fue vendida Filipinas, en el Pacífico occidental, fue entregada la isla de Guam, y fueron entregados Cuba y Puerto Rico a Estados Unidos. Es que han hecho lo mismo. Hicieron lo mismo y, además, lo hizo, protagonizando, también, don Juan Carlos I, hay que ponerle eso en su debe, en su debe. Pero es que llevamos cuarenta y cinco años de hechos consumados.

Y, don Julio Pérez, usted sabe que siempre le tengo mucho respeto en todo lo que usted plantea, no me nombre a Margarita Robles, ¡no me nombre a Margarita Robles! Porque ya hemos descubierto, como descubrió don Carmelo Ramírez también en su momento, que el 28 de noviembre fue la emisaria de una fake news muy grave, que era que iba haber atentados inmediatos en los campamentos de Tinduf. ¡Mentira! ¡Mentira! En ese mes se había celebrado la 44 Conferencia de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Saharaui en Vitoria-Gasteiz. En ese mes iban a pasar a Tinduf muchas familias españolas, cientos, a llevarles regalos navideños a los niños en Tinduf. Y a finales, también, de diciembre se iba a celebrar el XV Congreso del Frente Polisario. Y, por lo tanto, Marruecos también propaló una noticia falsa y la propaló a través de doña Margarita Robles. Igual de despistada está doña Arancha González Laya, que, posiblemente, si sigue estudiando, aprenderá algo, pero le ha dado... Y usted acaba de mencionar la nota que ha mandado el consulado (muestra un documento a la Cámara). La nota, además, lo que dice el consulado, y ahí es donde está el gran debate, que todos los Estados tienen derecho a delimitar sus aguas. Por supuesto. Pero es que lo que estamos diciendo que Marruecos está delimitando unas aguas y unas riberas que no le pertenecen, ahí está el quid de la cuestión. ¿Y de qué estamos discutiendo? Entonces, esto es lo que hay que aclarar.

Y, cuidado, nosotros todos hemos estudiado este asunto con mucha profundidad. El trabajo mejor que existe -y se lo he dicho también a mi portavoz- es de don Eloy Ruiloba García -usted lo tiene ahí, usted lo tiene ahí (ante las manifestaciones del señor Pérez Hernández)-, y le pido una cosa, mire a ver si hacemos una buena edición de esa tesis, que la amplíe y la actualice. Y lo que dice -porque he estado en contacto con él todo este tiempo- es que cuidado, no dejemos que las cosas sigan en los hechos consumados. Usted es un jurista y jurista, además, con mucho talento, ¿sabe lo que es la aquiescencia? Si usted no dice nada, las cosas siguen para adelante. Las cosas son como están y en el derecho del mar, más, que es un derecho muy laxo, muy complejo. Se han dicho cosas además muy disparatadas también en las redes, de que tenemos que convertirnos en Estado archipielágico porque si no no tenemos derecho, eso es mentira. Don Eloy, como usted, tiene ese libro ahí, ha trabajado en 130 tratados hasta el año 2000 y siempre ha prevalecido el acuerdo entre las partes. Archipiélago de Estado o Estado archipielágico, así que esta inteligencia es la que hay que tener.

Y les voy a decir una cosa señores del Gobierno de Canarias y don Víctor, al que le tengo tanto respeto, profesional y personal. No hay que ir a hablar o hay que seguir hablando con el Estado español, pero en el 2018 aprobamos un Estatuto, que hace unos momentos que estaba ahí mi compañero José Miguel Ruano, que tiene un artículo, que es el 198, en el 3, dice: la comunidad autónoma -léanlo con mucha claridad-, "la Comunidad Autónoma de Canarias podrá solicitar del Gobierno del Estado la celebración de tratados o convenios internacionales en materias de interés para Canarias, y, en especial -y, en especial-, las relacionadas con su situación geográfica". Esto (palmoteos desde los escaños), póngase, don Víctor, a aplicar el Estatuto. Su legislatura va a estar marcada por la aplicación del Estatuto -aunque usted tenga un grupo político que lo ha convertido en presidente que votó en contra de ese Estatuto, que hoy ha hablado aquí... no, no, no (ante las manifestaciones del señor Torres Pérez), me refiero a Unidas Podemos, con todos mis respetos-, pero tiene que aplicar el Estatuto y en el Estatuto tiene usted el instrumento, el instrumento para enfrentar un asunto que es muy grave, es muy grave. De repente se ha producido como una especie de manto de silencio hasta en los medios de comunicación y no nos podemos permitir esto.

Aquí estamos enfrentando lo que yo siempre digo, y lo siento: el nacionalismo exigente -que hoy ha hecho gala de eso también don Luis Alberto Campos- y el acostumbrado autonomismo blandito del Partido Socialista Obrero Español. Así que eso es así. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor García Ramos.

Turno para el Gobierno, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): No sé cómo contestarle, señor García Ramos, sobre el autonomismo blandito, porque tenía la sensación de que era al revés.

Usted sabe que particularmente yo, y creo que mis compañeros, yo no consigo entender el nacionalismo, me va a permitir que se lo diga. Que me lo explique, sí, pero... No puedo dejar que me lo explique, porque igual me convence (risas en la sala), pero yo procedo de otra religión, que es la religión -se lo he dicho a usted en alguna ocasión, le agradezco sus comentarios sobre mi persona, viniendo de usted, y también el presidente estoy seguro que también agradece el respeto con que nos trata-, yo vengo de internacionalismo. A mí, fíjese, que me preocupa muchos los tinerfeños, los grancanarios, pero, aunque le sorprenda, también me preocupan los marroquíes y los saharauis, desde luego, y los portugueses y los malienses, de los que hablaremos esta tarde.

Yo no creo que nosotros seamos un autonomismo blandito, lo que puede que intentemos ser es un autonomismo, como la religión católica, verdadero y no teatral.

Porque a veces, a veces, como la señora Navarro, que yo intento darle la razón y encontrar en este debate -que la verdad que es un debate que es político, jurídico e histórico de enorme interés-, la señora Navarro nos dice que cuando el Partido Socialista manifiesta su derecho o disposición a dialogar ya saben lo que podemos esperar. Es que esto solo se soluciona mediante acuerdo, la delimitación, o hay acuerdo o hay tribunal, que, por cierto, no lo tome usted a mal, no lo tome a mal, no es el de La Haya, es el tribunal marítimo de Hamburgo el que se (ininteligible) la comisión.

Y el hecho de que nosotros habíamos manifestado una firmeza que a usted le parece poca, y yo antes le enseñé aquí al ministro Dastis sonriente (mostrando un documento a la Cámara), y le puedo enseñar lo que dijo el Partido Popular cuando estas leyes se pusieron en marcha en el año 2017, dice: no tenemos que hacer nada, no nos preocupemos, no tenemos que ejercer nada, porque no tenemos competencia. Incluso devalúa, en mi opinión, la solicitud formulada por España ante la ONU, que contiene, como dije antes, una referencia inteligente y prudente a que habrá de negociar con los Estados ribereños -que no es solo Marruecos está también Portugal, tenemos un conflicto en Las Salvajes- y con la autoridad que corresponda por las aguas al sur del territorio marroquí. Así que la disposición a dialogar es la única manera.

España lo manifestó en el 2015, y no había ocurrido nada antes que el 16 de diciembre los marroquís que, según el señor García Ramos, tienen una especie de servicio de inteligencia especial, ya sabían que iba a haber un Gobierno del Partido Socialista y Podemos (palmoteos desde los escaños), y, entonces, dijeron: esta es la nuestra, esta es la nuestra... No, no, no, el 16 de diciembre, 16 de diciembre no había Gobierno, estaba todavía su amiga la señora Robles. Ya le dije que la advertencia de la señora Robles, la advertencia de la señora Robles... Si usted... Esta tarde hablaremos de Mali, me parece, ¿no?, que nos interesa a todos, ¿no? En Mali están huyendo los malienses, ACNUR recomienda que no se vuelva, y sabe usted que, como le dije, el señor Macron -no creo que también sea enemigo de Coalición Canaria-, tiene allí 4000 soldados, hay un conflicto serio que podía afectar a Tinduf, y nosotros no podíamos poner en duda las informaciones de los servicios diplomáticos y de inteligencia españoles.

Yo creo, en nombre del Gobierno, que el conjunto de las intervenciones son muy estimables y que el Gobierno puede acogerlas todas. No ha habido nunca, no ha habido nunca -a los señores de Ciudadanos, don Ricardo- acuerdo sobre la mediana. España mantiene un conflicto en el -contencioso-, en el estrecho, otro a lo largo de las aguas canarias, en fin, en la zona de Canarias, y otro al sur. Porque, señor Déniz, no solo es el Sahara, debajo hay euros, muchos euros, y ahí tendremos que discutir a quién le pertenece: a España, a Canarias o al Estado que corresponda por la ribera saharaui de África.

Podemos propone que cambiemos el sistema de Estado archipielágico. Efectivamente, esa es una idea, hay que cambiar la convención internacional de derechos del mar, pero lo podemos hacer. Es verdad que las aguas canarias son territorio español pero, mire, esto también; esto es el Estado español también, las aguas canarias y las tierras canarias. Lo que dice el Estatuto es que ahí ejerce competencias la comunidad y se aumenta nuestro territorio, y se comparten competencias -no legislativas, pero sí de ejecución- entre el Estado y la Comunidad Autónoma de Canarias.

Pero no nos ocupemos solo del Sahara, que está muy bien que nos ocupemos, sino también del telurio y de lo que hay ahí debajo, como dijo muy bien la señora Navarro en mi opinión.

Por tanto, máxima firmeza y contundencia, ninguna blandura, ejercicio de las competencias autonómicas, pero, eso sí, no quiero yo terminar con esto, un poco menos de sonrisas que las del señor Dastis (mostrando un documento a la Cámara), ¿no? Yo prefiero ver al presidente nuestro, que, por cierto, no es hombre que lo haga, enfadado y exigente y diciendo que ni un milímetro, al señor Dastis y el señor Clavijo sonriendo y diciendo: no hay que preocuparse por esto, esto es un puro trámite y no debemos darle más importancia, ya nos ocuparemos. Creo que la actuación del presidente y la actuación del Gobierno han producido una respuesta inmediata. A lo mejor la señora Laya tendrá que estudiar más, pero, desde luego, se fue corriendo a Marruecos y vino corriendo aquí, y después de -venir corriendo en el sentido de dar la explicación-, y después Marruecos ha utilizado otro lenguaje. No vamos a bajar la guardia. Desde el siglo XVI hay mapas en donde las sucesivas dinastías que han gobernado Marruecos han incluido las islas Salvajes, Madeira, las islas Canarias, dejaron a los ingleses sin pólvora en un momento determinado... Así que la idea expansionista es una idea expansionista con la cual los canarios hemos convivido, la de los marroquíes y la de los ingleses, y aquí estamos. La soberanía popular.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero.

Suspendemos la sesión, hasta las cuatro y media de la tarde.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y treinta y seis minutos).

(Se reanuda la sesión a las dieciséis horas y treinta minutos).

El señor PRESIDENTE: Buenas tardes, señorías. Vayan ocupando sus escaños. (Pausa).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0205 Sobre Del Gobierno, sobre la posición y acciones respecto a la aprobación por parte del Gobierno marroquí de dos leyes para delimitar su espacio marítimo.