Diario de Sesiones 28/2020, de fecha 10/3/2020
Punto 27

10L/C/P-0295 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE SANIDAD, SOBRE MEDIDAS ADOPTADAS DURANTE EL FENÓMENO DE CALIMA EXTREMA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO.

El señor PRESIDENTE: Continuamos, señorías, con el orden del día.

Comparecencia de la señora consejera de Sanidad sobre medidas adoptadas durante el fenómeno de la calima extrema, a propuesta del Grupo Mixto.

Tiene la palabra la señora Espino, cinco minutos.

Señorías, por favor, un poco de silencio. Señorías, por favor. Continuamos.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente.

Señorías, vayamos a la cronología -y consejera-, la cronología de los hechos. El pasado viernes 21 de febrero el Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Seguridad y Emergencias, declaraba la situación de alerta por vientos a partir de las nueve de la noche del 22 de febrero. Esta decisión se toma en base a la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y también en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por riesgo de fenómenos meteorológicos adversos. Se recomendaba a la población seguir una serie de consejos de autoprotección en cuanto a los vientos fuertes, pero en ningún momento se hacía mención al fenómeno de la calima, que ya anunciaban los medios de comunicación y que también anunciaba la Aemet en su página web.

No es hasta el sábado 22 de febrero a las cuatro de la tarde cuando el Gobierno de Canarias ya declara la situación de alerta por calima, es decir, cuando ya prácticamente, señora consejera, teníamos la nube de polvo encima, sábado a las cuatro de la tarde. El Gobierno comunica entonces que se trata de un episodio que se va a extender varios días y que, bueno, pues hace una serie de recomendaciones: procure mantener puertas y ventanas cerradas, evite salir a la calle si padece enfermedades respiratorias crónicas, asegúrese de tener su medicación habitual, beba mucho líquido y evite los ambientes secos.

El Gobierno de Canarias, el domingo 23, actualizaba esa alerta por calima y, por si no lo habíamos notado, ahí ya hace referencia a que es una calima fuerte y que va a ir disminuyendo, pero que hasta el jueves no se espera que desaparezca por completo, y hace las mismas recomendaciones y en ningún momento, señora consejera, en ningún momento se hace referencia al carácter especialmente nocivo y perjudicial para la salud que tiene esa calima.

Según el índice de contaminación, señora consejera, en esos días, el sábado y el domingo, en Santa Cruz de Tenerife se llegaron a registrar 893 puntos de contaminación y en Las Palmas de Gran Canaria, 999. Teniendo en cuenta que Pekín, la ciudad más contaminada del mundo, registra habitualmente 250 puntos de contaminación de este índice, señora consejera, la situación era especialmente preocupante. Estábamos, teníamos en Canarias el aire más contaminado, en ese momento, de todo el planeta y el Gobierno seguía dando recomendaciones sin alertar a la población de la gravedad, realmente, para la salud, no solo de los grupos habituales de riesgo, de esos enfermos crónicos, sino de la población en general, porque no era una calima habitual, señora consejera, era una calima extrema.

Desde el año 2014, el Plan de Emergencias de Canarias contempla la situación de las calimas, contempla los fenómenos o las circunstancias acompañadas de lo que ocurre cuando tenemos un fenómeno de calimas, eso no es nuevo, lo que sí era nueva era la intensidad de esa calima, y ese plan establece la posibilidad de declarar la situación de alerta máxima sobre un fenómeno meteorológico concreto cuando se considere que el riesgo es importante, como ocurrió en esos días en el caso de Canarias.

Así que, señora consejera, no se pueden echar balones fuera como hizo esta mañana el presidente del Gobierno de Canarias, echándole la culpa a los técnicos. A mí me gustaría saber si en algún momento se consultó con su departamento, se consultó con Salud Pública la necesidad de declarar esa alerta máxima por calima y, sobre todo, suspender las actividades al aire libre, estábamos en días de carnaval, como usted bien sabe, señora consejera.

De verdad, le pregunto que si el episodio de calima más importante que hemos tenido en Canarias en los últimos cuarenta años no es motivo suficiente para declarar la alerta máxima y tomar medidas en consecuencia, para activar esa alerta máxima que contempla el Plan de Emergencia, ¿a qué hay que esperar?, ¿a que nos caiga el desierto del Sáhara encima, señora consejera? Me parece que lo que hay que aplicar es el sentido común y no echar balones fuera como hizo esta mañana el Gobierno de Canarias.

Los datos señalaban que el domingo 23 fue, además, excepcionalmente muy peligroso. Las cifras prácticamente duplicaban los 500 puntos a partir de los cuales se considera que la contaminación del aire es peligrosa para las personas. Señora consejera, me gustaría saber desde su consejería, dado que su competencia es velar por la salud pública de los ciudadanos de Canarias, por qué no se solicitó esa declaración de alerta máxima que contempla el plan de emergencias, también para la calima, y por qué no se decretó el cese de actividades al aire libre.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Turno para el Gobierno, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): Buenas tardes, señorías.

Yo comparezco hoy aquí porque nos piden esta comparecencia al Gobierno, pero comparezco con cierta perplejidad. El Grupo Mixto nos pide la comparecencia por la declaración que se hizo de la alerta de los días 22 y 24, especialmente la del día 23.

Y vamos a hacer una cronología, pero esta declaración de alerta, usted mencionó antes, señora Espino, está regulada y, efectivamente, hay que emplear el sentido común, pero en un Estado de derecho también hay que aplicar la ley, y la ley está ahí y nos hemos dado un decreto, que podemos estar más o menos de acuerdo, que podemos decir que necesita ser modificado porque hay algunas cosas un poco difusas, pero el decreto está ahí, y el Decreto es el 18 del 2014, y regula las declaraciones de emergencia.

Y, si hacemos la cronología, sería la siguiente: el día 21, viernes 21, la Dirección General de Seguridad y Emergencias, que es el organismo competente para estas declaraciones, el organismo competente es la Dirección General de Seguridad y Emergencias, no otro organismo del Gobierno, es ese, sea por calima, sea por viento, sea por fenómenos costeros, del tipo que sea, es ese estamento el que tiene que hacer las declaraciones. Y declara, el día 21, la alerta por vientos, que podían ser especialmente fuertes en determinadas zonas.

El día 22 se declaró la situación de alerta por calima en Canarias, efectivamente, usted decía a las cuatro de la tarde, y fue ahí cuando se hizo la declaración. Indicaba que la suspensión de polvo africano podría ser importante en algunas zonas del archipiélago.

El día 22 se actualizó la alerta por viento en las islas y, además, se especificó que el viento sería intenso también en las áreas metropolitanas.

El día 23 se actualizó la alerta por viento y por calima, y ahí se fijaba claramente que la calima era intensa, exactamente decía "calima fuerte", con concentraciones importantes, y que se iba a extender hasta el día 24, donde empezaba a remitir el día... del 24 al 27, donde ya desaparecía.

El día 24 finalizó la alerta por calima y pasó a una situación de prealerta.

¿Qué pasa cuando se declara esta situación? Que empieza a funcionar el Pefma, que es el plan especial ante fenómenos meteorológicos adversos, y cuando funciona ese plan está -en ese mismo decreto del 2014-, están reguladas tanto las competencias que tiene el Estado, las competencias que tienen las comunidades autónomas, las competencias que tienen los cabildos y las que tienen los ayuntamientos. Y ese plan, ese plan, tiene un director técnico, y en ese director técnico es donde se atribuyen las competencias de qué medidas tienen que adoptar, pero no es la Consejería de Sanidad, es el director técnico del plan. No, usted puede señalar con la cabeza lo que quiere, pero el decreto dice lo dice (ante las manifestaciones de la señora Espino Ramírez).

A todas estas, ese mismo decreto, que nos puede gustar o no, hace las siguientes recomendaciones en el caso de vientos, en el caso de calima, en el caso... ¡y están!, está el protocolo con las recomendaciones. Cuando hay una alerta por calima ya en el anexo vienen las recomendaciones a tener en cuenta en estos casos.

No obstante, no obstante, la Consejería de Sanidad, que la única competencia que tiene aquí es exclusivamente hacer la previsión de qué recursos sanitarios tiene que aportar en caso de que fuera necesario; son las únicas competencias que nos atribuye ese decreto. Pero, aun así, la Consejería de Sanidad, el día 21, viernes 21, a la una de la tarde, teniendo en cuenta la predicción que hacía el Ministerio de Transición Ecológica -que advertía, efectivamente, de que las partículas en suspensión podrían superar las 2000 por cada metro cúbico- y teniendo en cuenta también la red de vigilancia y control de la calidad del aire de la Consejería de Transición Ecológica, decidió emitir una recomendación, recomendación que se colgó en las redes sociales, recomendación que se remitió como comunicado a los distintos medios de comunicación. Una recomendación que no es excepcional, lo hacemos de manera habitual, y en el mes de febrero se hizo en dos ocasiones, a pesar de lo que regula el plan, la consejería hizo en el mes de febrero dos recomendaciones: por calima, una el día 5 de febrero y otra el día 21 de febrero. No es porque sea competencia de la Consejería de Sanidad hacer estas recomendaciones, que ya de manera implícita están recogidas en el decreto.

Esta mañana, en la pregunta que le formuló al señor presidente, comentaba que el aire de Canarias fue el más contaminado del mundo y eso, señora Vidina... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: ¿Quiere terminar, señor consejera?

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): No, lo termino en la segunda.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA (desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

Cada vez le atribuimos más competencias, no me extrañaría que dentro de poco tuviese que gestionar hasta multas de tráfico. Realmente tenemos que ser sinceros, nosotros creemos que su consejería ha actuado correctamente y era, pues, haciendo esas recomendaciones. Además, cuando hablamos de contaminación y nos comparamos con otros países yo creo que tenemos que ser sinceros y comparar las cosas como tienen que ser, no podemos compararnos con una ciudad donde hablamos de una contaminación por efecto de gases nocivos a una contaminación, en este caso, por polvo en suspensión que se debe a un fenómeno meteorológico, por lo tanto, es algo pasajero.

Sí es cierto que pues ese polvo en suspensión ocasiona perjuicios a nuestra población, sobre todo a los sectores pues más sensibles como son a los ancianos, a los niños y a aquellas personas con problemas respiratorios, pero la verdad es que este invierno llevamos más días de calima que días de lluvia, ¿eh? Algo está sucediendo, ese cambio climático, nos tiene que concienciar a que las cosas tienen que cambiar, tenemos que, muchas veces, adelantarnos a esos fenómenos e intentar preverlos lo antes posible. Además, todo este fenómeno coincidió con la epidemia de la gripe y eso provocó una presión asistencial en los servicios de urgencia. Creo que su consejería hizo lo que tenía que hacer, pues activó distintas medidas, como era la contratación temporal de personal extra que estuvo activo no solo durante ese proceso de calima, sino también, incluso, después. Y, ante esas alertas por fenómenos meteorológicos adversos, desde la Dirección General de Salud Pública se dieron recomendaciones pertinentes, como hace siempre ante la alerta por estos casos de calima o, incluso, como se suele hacer, por altas temperaturas. Debido a que posiblemente en el futuro tengamos cada vez con más frecuencia este tipo de episodios por calima creemos, desde nuestro grupo, que sería muy importante crear un protocolo para la calima porque debemos estar preparados y, sobre todo, porque esas altas concentraciones de polvo en el aire dificulta, como ya dije antes, la salud de aquella población más sensible, como son los niños y los ancianos.

Si a todo esto, pues, como ya dije también anteriormente, le sumamos la gripe estacional, ahora la epidemia que tenemos con el coronavirus, etcétera, etcétera, todo se complica muchísimo más. Pero estamos desde grupo convencidos que su consejería ha actuado... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Chinea.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señor presidente.

Señorías, según un estudio del Instituto Max Planck -como suena-, de la Universidad de Maguncia, en Alemania, dice que el mundo se enfrenta a una pandemia terrible por la contaminación del aire, que acorta la vida más que las guerras y también más que los virus, pero está hablando de una pandemia por contaminación del aire por fenómenos, por causas humanos, no por fenómenos naturales. No se puede aquí venir a comparar lo que sucede en Pekín con lo que sucede con la calima, señorías, eso es un error, cuando no una mentira intencionada.

Esta pandemia por aire contaminado es responsable de dos tercios de las muertes prematuras del planeta. Su partido, por ejemplo, votó en contra de la política de Manuela Carmena para blindar de la contaminación en centro de Madrid, ¡votó en contra! (Palmoteos desde los escaños). ¿O es que ese aire es diferente? Entonces, aquí se está haciendo una utilización política de la calima, dependiendo en qué ayuntamiento, en qué cabildo y en qué isla gobiernen los míos o no, la calima es mala o es buena. Le voy a decir una cosa, aquí hay una estrategia, todos contra el gobierno progresista de Santa Cruz, se lo voy a decir claramente. En otra isla se celebraban acontecimientos al aire libre preciosos, una maravillosa isla con unas tradiciones enormes, se celebra el viernes, perdón, el sábado la polvacera; el domingo, los indianitos, un acto entrañable, que además a la calima se le suma, también, los polvos talcos; el lunes, los indianos... Su partido, que además apoya al gobierno de Coalición Canaria y Partido Popular en el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma no dijo nada, es que la calima allí por lo visto no es mala, en Santa Cruz, sí (palmoteos desde los escaños). Aquí hay una estrategia: todos contra el gobierno progresista de Santa Cruz, está claro. Porque si no se explica el arrebato que (ininteligible). Porque, además, somos canarios y en esto que tenemos, como dicen algunos, el mejor clima del mundo, también viene incorporada la calima, ¿o es que nos cogió de sorpresa la calima? ¿Nos cogió de sorpresa? No. Además, le voy a decir una cosa: dice un profesor amigo mío de geografía en nuestra maravillosa Universidad de La Laguna que los que dicen que el aire del otro día era el peor planeta que pasen por Calcuta, por Lima, por Kinshasa, por Madrid ahora, que otra vez han vuelto a contaminarla. Eso aire contaminado por combustión fósil, por combustión fósil, no por el aire de la calima.

Es más, es más, también de responsabilidad individual, también de responsabilidad individual salir o no. La Consejería de Sanidad hizo lo que tenía que hacer, establecer los protocolos, que, además, tampoco son nuevos: cierren las puertas, cierren las ventanas, la gente que tiene problemas respiratorios que, en fin, que se abstenga de tal... Eso lo sabemos todos y es parte de nuestra libertad individual, y nadie nos tiene que venir tampoco a decir lo que tenemos que hacer o no tenemos que hacer. Es más, los datos sobre las afecciones en los hospitales y en los centros de salud en Canarias es absolutamente nula, ¡nadie! No hubo sino dos o tres personas, que ya tenían problemas respiratorios, que se pasaron.

Por lo tanto, quiero decir señor... Ahora sí le voy a pedir también un minutito más. Claro. Porque si no a uno le queda la magua de que unos lo utilicen y otro no. (La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Pues le iba a decir que las afecciones, las afecciones han sido totalmente nulas, luego, ¿cómo se justifica que la calima sea ahora un problema político?, ¿de cuándo para acá la calima ha sido un problema político? Si ese es el argumento que tiene la Oposición, entonces... Bueno, lo pone bastante fácil, ¿no? Yo le quiero decir, es que el 21 de febrero la Consejería de Sanidad emitió el comunicado que tenía que emitir, otros ayuntamientos oyeron a los técnicos y a los responsables de este tipo de cuestiones. Por lo tanto, lo que se ha hecho es seguir, siguiendo todos los protocolos, absolutamente todos los protocolos...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Déniz.

Gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (desde su escaño): Los que tenemos ya una cierta edad estamos viviendo fenómenos día a día que nos sorprenden, ¿no? Lo del coronavirus era un debate esta mañana interesante, pero el de la calima es otro. Yo recuerdo de pequeño vivir episodios de calima una vez al año y normalmente, además, en el verano y duraba un ratito. La realidad es que cuando hablamos aquí de cambio climático tenemos que empezar a dimensionar que esto es mucho más potente de lo que pensamos y que abarca más variables de las que creemos. Los episodios en los últimos años en Canarias de calima son cada vez más constantes, más recurrentes en cualquier periodo del año y, además, duran cada vez más tiempo.

Por tanto, colocada esta idea, en la que creo que todos debemos de ir adaptando los planes de emergencia, incluido, por supuesto, el Gobierno de Canarias, y cada uno en los ámbitos insulares y en los municipales, para esta y para cualquier otra circunstancia. Lo digo porque a quien le toca tuvo responsabilidades en materia de seguridad durante años en un ayuntamiento y nos correspondía aplicar el plan de emergencia municipal cuando había determinados problemas. Y lo del sentido común normalmente nosotros no lo aplicábamos, lo del sentido común lo tiene que aplicar el ciudadano, cada uno, a la hora de tomar decisiones cuando tiene que hacer algo o no. Lo que tiene que hacer cada uno de los gobiernos, mi caso, en aquel instante, en un gobierno municipal, era aplicar, de manera clara y decidida, los planes de emergencia, fundamentalmente a través del asesoramiento de los técnicos especializados en la materia y a través de los órganos que se establecían, como pueden ser la juntas locales de seguridad, y así sucesivamente hasta llegar al ámbito estatal. Lo digo por poner rigor en cuestiones en las que nos jugamos muchísimo, porque si no cometemos el error de jugar a cuñados en determinadas cuestiones -cuñados, cuñadas- o de contribuir a que se vayan generando bulos, teorías...

Y hemos vivido con los incendios, hemos vivido con cada una de las catástrofes naturales, las intencionadas por el hombre, cómo en esta tierra y en cualquier otro lugar aparecen los expertos todos los días que saben exactamente qué es lo que habría que hacer, pero es que, si hubiéramos aplicado eso que ellos dicen, esas mismas personas les puedo garantizar que dirían que habría que haber hecho exactamente lo contrario.

Por tanto, rigor en los planteamientos, exigencia en los gobiernos de la aplicación estricta de los distintos protocolos y, eso sí, eso no significa y no quita que, viviendo los tiempos que estamos viviendo, que cada vez son más recurrente, pues, probablemente tengamos que hacer una revisión continua de dichos protocolos e ir adaptándolos.

Una cuestión, señora consejera, creo que desde la consejería o desde el Gobierno se ha pedido al Consejo Superior de Investigaciones que analice -sobre todo los especializados en este tipo de episodios-, que analice los niveles de elementos contaminantes de cara, precisamente, a tomar decisiones, de cara, precisamente, a tomar criterios y protocolos, en este caso, en materia sanitaria, saber... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Turno para el Grupo Parlamentario Popular.

Señor Ponce.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Señor presidente.

Parece que los neumólogos somos necesarios, señora consejera, así que cuídenos, porque entre el coronavirus y la calima... ¿eh?

Vamos a ver, yo me gustaría orientar esta comparecencia, aprovechando lo que comenta Ciudadanos más desde un punto de vista de la salud y, como bien dice el señor Campos, para hacer una reflexión. Lo que vivimos el otro día como episodio de calima no fue normal, y era dantesco ver a la gente de carnaval en las calles cuando se habían suspendido las clases. Y desde esa perspectiva yo les voy a hacer un par de reflexiones desde el punto de vista de la salud. Existen numerosos estudios, como, por ejemplo, el publicado en New England, en cuanto a que dice que el polvo en suspensión puede aumentar la mortalidad en un 0,44 % por cada microgramo extra. El estudio de investigadores canarios del Hospital Universitario de Canarias sobre 829 pacientes que dice que los episodios de polvo sahariano aumentan la mortalidad intrahospitalaria en pacientes con cardiopatía. Otro estudio como el asthma dust, de compañeros neumólogos y alergólogos, que concluye que, evidentemente, en estos niveles tan intensos, cuarenta veces superiores, de calima intensa, el número de pacientes que acuden a urgencias por agudizaciones respiratorias se duplica. Y otros estudios, por ejemplo, como lo publicado por la compañera alergóloga en el hospital, la doctora Carrillo, en cuanto a que la calima, sobre todo en las épocas invernales, porque los alisios son diferentes, son mucho peores para la salud.

En este sentido yo les adelanto que, más que una comparecencia, el Partido Popular está preparando una PNL para, precisamente, que la Consejería de Sanidad elabore un protocolo específico frente a la calima. Creo que es necesario, creo que es importante, porque, efectivamente, la calima afecta a nuestra salud, como he comentado en esta intervención, y los sistemas de alerta, desde punto de vista de las emergencias únicamente, yo creo que se están quedando insuficientes. Tenemos que dar certeza, porque estos episodios pueden volver a repetirse y, desde este punto de vista, yo creo que el haber suspendido -da igual el color político, me da igual el ayuntamiento, me da igual el partido político que esté gobernando-, debemos de tener bien claro, desde el punto de vista de lo importante que puede producir la calima sobre nuestra salud, los criterios de suspensión y de recomendaciones desde el punto de vista sanitario, más allá de evitar que salgan a la calle, mantener puertas y ventanas cerradas, que, por otra parte, tuvimos suerte porque cogimos el puente de carnaval. Pero me temo que estos episodios se van a seguir repitiendo.

Y ya digo, aprovechando la comparecencia de Ciudadanos, el Partido Popular preparará una PNL en este sentido, para intentar aportar datos a la Consejería de Sanidad, en este caso, para el futuro y en próximas calimas que pueda haber en Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Ponce.

Grupo Parlamentario Nacionalista.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Con la venia, señor presidente.

Y, de nuevo, don... Paco Déniz, que parece que le está cogiendo el gusto a esto de decir de lo que podemos hablar los demás.

Por cierto, don Luis Campos, creo que se ha ausentado, yo también he sido responsable de seguridad en un ayuntamiento. Le aseguro que con su teoría de la responsabilidad individual me pongo a temblar de la seguridad en el suyo.

A partir de ahí, tengo que decirle que no puedo más que comenzar, señora consejera, recordándole su papel, el de su consejería, en este episodio concreto, y la responsabilidad legal que se adquiere. Y es importante a la hora de lanzar afirmaciones que con gran ligereza se están lanzando en medios de comunicación, y que más pronto que tarde -espero que pronto, porque será la primera muestra de la verdadera voluntad de transparencia de este Gobierno- deberán ser refrendadas por escrito y con la correspondiente firma del responsable en cada una de las declaraciones de prealerta y alerta, las comunicaciones, notificaciones y recomendaciones a todas las instituciones, sin excepción, que yo sepa, su respuesta, si la hubo, y en qué momento concreto y basado en qué informes técnicos se tomó cada una de las decisiones. Y, para ello, me parece enormemente relevante el artículo 25, de intervención administrativa de protección de la salud, la Ley 11/94, de ordenación sanitaria de Canarias. Si quiere se la leo entera, pero basta recordar los artículos 1 y 2, donde concretamente habla de que, en caso de riesgo inminente y extraordinario, se tomarán medidas preventivas como la suspensión del ejercicio de actividades. Y, en el número 2, la actividad de repercusión excepcional y negativa para la salud -creo que este es el caso- podrá decretarse la completa intervención administrativa de la actividad para evitar riesgos.

De las muchas y evidentes divergencias, cuando no abiertas contradicciones, en las declaraciones públicas realizadas en estos días por los distintos responsables de diferentes administraciones -desde el presidente del Cabildo de Tenerife, a la alcaldesa de Santa Cruz y nada menos que tres consejeros de este Gobierno, que yo haya escuchado, el de Presidencia y Justicia, el de Transición Ecológica y la de Sanidad-, de todo ello, repito, se deduce la necesidad de aclarar cada paso y en función de ello asignar las responsabilidades.

Cuando hablábamos exactamente de la calidad del aire (mostrando un documento a la Cámara), este es el pico de calidad del aire justo el domingo al que nos referimos, no es un día cualquiera.

Como usted muy bien dijo, señora consejera, en una entrevista en televisión cuando se le preguntó sobre la coherencia o incoherencia entre las recomendaciones de la consejería de Sanidad y el ayuntamiento de Santa Cruz, dijo de manera críptica, pero yo creo que inequívoca, "gobernar es tomar decisiones". Y asumir las responsabilidades, continúo yo.

Evidentemente, usted se sacudió esa responsabilidad y, una de dos, o hubo inacción por parte del Gobierno o hubo irresponsabilidad, cuanto menos, si no negligencia, por parte del ayuntamiento. De su respuesta deduzco que no hubo... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

El señor PRESIDENTE: Sí.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: (Sin micrófono).

El señor PRESIDENTE: Un momento, un momento, señor diputado.

Adelante.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Gracias.

De su respuesta deduzco que no hubo inacción por parte del Gobierno, por lo tanto, la alternativa está clara.

Y quiero terminar recordándole a la señora consejera de Educación, que no está, lamentablemente, pero que esta mañana se permitió decir que la suspensión había sido exclusivamente por los colegios, por ver el estado de los colegios y vientos, me he permitido el lujo de traer las dos órdenes de la Consejería de Educación donde especifica, clara y nítidamente, que es por viento y por calimas (mostrando un documento a la Cámara). (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Estébanez. (El señor Estébanez continúa hablando sin micrófono). ¡Gracias, señor Estébanez! Gracias, señor Estébanez. Gracias.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista, señor Mauricio Roque.

Señorías, un poquito de silencio. Señorías, un poquito de silencio, gracias. Señor Roque, tiene la palabra.

El señor ROQUE GONZÁLEZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, nadie discute la calima puede presentar efectos en la salud de las personas, en la agricultura y en las condiciones de visibilidad. Cuestión diferente son los riesgos asociados a estos efectos, que encontramos en el decreto 18 del año 2014, por el que se aprueba el plan específico de fenómenos meteorológicos adversos, el cual recoge como riesgo asociado a la calima, entre otros, los problemas de la salud para los enfermos crónicos, solo y exclusivamente para los enfermos crónicos, sea en alertas, sea en alerta máxima. En cualquiera de las dos circunstancias, solo en este plan, y en este decreto, solo se recoge para los enfermos crónicos. Basta leer y comprobarlo en los anexos que están en el decreto.

El Gobierno de Canarias declara la situación de alerta por calima en todo el archipiélago a las dieciséis horas del día 22 de febrero, realizando las recomendaciones a la población por riesgo de calima, recogiendo, entre otros consejos, el de evitar salir a la calle si padece enfermedades crónicas. Distinta es la alerta por vientos, debiendo resaltarse que ningún Cecopal se activó por hecho distinto al viento en Tenerife. Ninguno. La decisión de varios municipios -Icod de los Vinos, Los Silos, Santa Cruz de La Palma, Arrecife- de seguir adelante con su actividad en el carnaval, supongo que habrán tomado el mismo ejemplo que conozco más cercano, que es el de la alcaldesa, señora Hernández, compañera y alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, de desactivar en las primeras horas del día 23, cuando el viento tenía una previsión de máximos de 20 kilómetros por hora para el área metropolitana y aún no se había producido incendio alguno en Tenerife, fue acertada y ajustada al plan mencionado.

Además, una vez que la calima -como se ha puesto de manifiesto- a lo largo de la tarde se hizo más intensa, no suspendió la actividad para evitar un impacto en la seguridad de las personas, que pudiera haber sido peor que soportar la calima. Asimismo, ofrecieron y enviaron dotaciones a las zonas afectadas de los incendios.

Por otro lado, señora consejera, en el ámbito que le es propio, la salud, recomienda a la población, entre otras medidas, no salir de casa a las personas que sean sensibles a la calima. Y por lo expuesto, señora Espino, esta comparecencia es sesgada e interesada e infundada, fáctica y jurídicamente, porque está imputando una irresponsabilidad farisaica, es decir, hipócrita, sin causa, mirando como reprensible la actuación de la alcaldesa o de la consejera, cuando ninguna lo es, pues se actuó para la seguridad de las personas, ejerciendo sus competencias en su ámbito.

Lo que sí ha quedado palmario, y creo que todos lo compartimos, con lo expuesto por el señor Ponce... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Señor Ponce, que es lo que decía, que lo que sí se ha puesto y es palmario, que es necesario actualizar un planeamiento de fenómenos meteorológicos adversos, cosa que no se ha hecho desde el año 2014, gobernando Coalición Canaria, porque sabemos cuál era su política en transición ecológica y cambio climático.

Muchas gracias. (Aplausos y palmoteos desde los escaños).

El señor PRESIDENTE: Turno para el grupo proponente, señora Espino.

Señorías, por favor, un poquito de silencio. Señora Espino, tiene la palabra.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Sí, gracias, presidente.

Miren, señores del Gobierno, sobre todo la bancada socialista, se pueden reír todo lo que quieran, pero esto es un asunto serio, estamos hablando de la salud de las personas (palmoteos desde los escaños).

Y los datos, además, es que son contundentes, y son sus propios datos, los del Gobierno de Canarias. Entre el 22 y el 24 de febrero las estaciones de la red de vigilancia de calidad del aire de Canarias registraron una concentración máxima de partículas en el aire PM10 de entre 1800 y 3200 microgramos por metro cúbico, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda no exponerse a más de 60 microgramos por metro cúbico; es decir, 60 veces más de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, consejera. Son sus datos, los de su Gobierno, los de su red de vigilancia de la calidad del aire de Canarias.

Usted, en su anterior intervención, me dejó claro que o bien no le consultaron a Salud Pública o usted no se puso en contacto con quien tenía que decretar el carácter de alerta máxima y cesar las actividades al aire libre. Es más, usted le ha echado toda la responsabilidad a otro técnico, como hizo esta mañana el presidente del Gobierno de Canarias, al director técnico de ese plan.

Y lo más grave de todo esto, lo más grave de su intervención, lo más grave de las intervenciones del resto de los grupos del Gobierno, es que ustedes no reconocen el más mínimo error, y si no reconocen el más mínimo error, cuando tengamos un episodio de calima similar a este van a hacer exactamente lo mismo, señora consejera.

Insisto, que el índice de calidad del aire de Canarias duplicaba el dato que se considera peligroso para la salud, y ustedes se limitaron a hacer simples recomendaciones a la población y permitieron la celebración de un carnaval con miles de personas en la calle respirando ese aire, señora consejera.

Mire, una imagen vale más que mil palabras. El aire en las islas ese domingo 23 de febrero, lo están viendo (la señora diputada hace uso de los medios audiovisuales), fue excepcionalmente muy peligroso, y esa era la situación en Santa Cruz de Tenerife, miles de personas (rumores en la sala), niños, mayores, bailando en la calle en un concierto que daba el ayuntamiento bajo una...

El señor PRESIDENTE: Sí, un momento, señora Espino. Señora Espino, un segundo, un segundo.

Por favor, señorías.

Continúe.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Esa era la imagen, señora consejera, la de miles de personas, niños, mayores, bailando en un concierto que daba el ayuntamiento al aire libre, respirando todo ese polvo en suspensión, 60 veces por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Pero es que, es más, ustedes suspendieron las clases para el lunes, cuando las clases se dan en recintos cerrados, y permitieron esto al aire libre. Por supuesto que fue irresponsabilidad del ayuntamiento, que organizó el concierto, pero, señora consejera, su responsabilidad es la salud pública de los canarios, y esto, de verdad, no puede volver a ocurrir.

Yo escuchaba atentamente la rueda de prensa que daba ahora el Consejo de Ministros, explicando la situación del coronavirus, y que me quedó muy clarita una frase: "la salud pública está por encima -lo dijo la portavoz y lo dijo el ministro de Sanidad-, la salud pública está por encima de cualquier otra consideración, y sea cual sea el coste político por las decisiones que se tomen". Deberían ustedes tomar buena nota de lo que ha dicho la portavoz del Gobierno y el ministro de Sanidad.

Pero es que es más, ese polvo en suspensión, según estudios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (la señora diputada hace uso de los medios audiovisuales), la composición de ese polvo varía según cómo haya soplado el viento, y llega a Canarias en ocasiones, según los estudios científicos nada menos que del centro superior de investigaciones científicas, llega hasta Canarias con partículas procedentes de la quema de carbón o refinerías petroleras de Túnez, Argelia o Marruecos, llega hasta aquí con esas partículas tóxicas, señora consejera. Así que vamos a tomarnos este asunto en serio, vamos a dejar el cachondeo, porque, de verdad, estamos hablando de salud pública, y es su responsabilidad.

Insisto, señora consejera, los ciudadanos deben poder confiar en sus instituciones, deben poder confiar en el Gobierno de Canarias y en el ayuntamiento. Lo que no es posible es que usted esté diciéndole a la gente, recomendando que la gente se quede en su casa, y en las redes sociales el ayuntamiento esté convocando a la gente a una fiesta en la calle, a respirar ese aire que estamos viendo en las imágenes.

Yo creo que, teniendo en cuenta lo que hemos hablado en esta Cámara, el cambio climático, este tipo de fenómenos pueden ser más recurrentes, que nos lo tenemos que tomar con la seriedad que merece, señora consejera, y no echar balones fuera a los técnicos. Deberían haberse suspendido las actividades al aire libre. Ustedes permitieron que ocurriera esto, y pusieron en riesgo la salud de miles de ciudadanos de Tenerife y de toda Canarias.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Turno para el Gobierno.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): Señora diputada.

Hablemos de responsabilidad, alguna tendrá su partido. La que no tiene responsabilidad es la consejera de Sanidad, a pesar de que usted lo repita hasta la saciedad. Sus compañeros del Ayuntamiento de Santa Cruz tendrán algo de responsabilidad en esa medida que adoptó, según usted, negligentemente el Ayuntamiento de Santa Cruz, dice usted, dice usted, dice usted, no dice esta consejera. A ver, a ver, señora Vidina, los hechos son los que son, si usted, igual que el señor portavoz del Grupo Parlamentario Popular, considera que el decreto del 2014 tiene que modificarse para atribuir a la Consejería de Sanidad competencias diferentes a las que tiene actualmente y depositar en la Consejería de Sanidad -en concreto, en la Dirección General de Salud Público- el fenómeno adverso por la calima, le insto a que modifique, que proponga la modificación de ese decreto, y a partir de esa fecha comenzará a tener responsabilidad la Consejería de Sanidad. Pero ahora mismo la Consejería de Sanidad no tiene ninguna responsabilidad, no la tiene, quien tiene la responsabilidad en los casos de seguridad y emergencia es la dirección competente. ¿Y cómo lo hace? En base a las previsiones que hace la AEMET y en base a unos criterios técnicos. Las recomendaciones que hace la Consejería de Sanidad desde la Dirección General de Salud Pública son recomendaciones para un sector concreto.

Y vamos hablar de la incidencia que han tenido nuestros hospitales, porque aquí hablamos de oído y la realidad es la siguiente, datos facilitados por los distintos hospitales: Hospital Negrín, similar a los domingos anteriores, la incidencia del fin de semana del 22 al 23, similar; en el Chuimi, exactamente igual, ninguna incidencia; en el HUC, ninguna incidencia, es más, decreció la asistencia en urgencias, igual que en el Hospital Universitario de la Candelaria, donde decrecieron un 20 %; en La Palma, no existieron incidencias; Lanzarote, tampoco; La Gomera, tampoco. Y el Servicio de Urgencias Canario no tiene una distinción para saber quién llamaba por problemas respiratorios por motivos de la calima y quién no, no podemos tener ese dato. Pero no existieron incidencias. ¿Por qué? Porque la población lo que tenía, el sentido que tienen las recomendaciones es que haya una autoprotección por parte de la población, y es esa recomendación la que tiene el decreto y, además, insistió la propia Dirección General de Salud Pública. Fruto de esa recomendación de que la población que tenía problemas respiratorios, la población mayor se quedó en sus domicilios, no existió esa sobrecarga asistencial en nuestros hospitales.

Dicho esto, señor portavoz de Coalición Canaria, gobernar es tomar decisiones, pero no miro para otro lado, creo que la alcaldesa del Ayuntamiento de Santa Cruz ha sido valiente, en otros puestos y en el que está ahora mismo ejerciendo. Y, evidentemente, esa decisión no le compete a la alcaldesa, igual que no le compete al director general de Seguridad y Emergencias, sino al director, y la alcaldesa tomará las decisiones en función de las recomendaciones técnicas que le hicieron, esa es la realidad. Por eso digo que gobernar es tomar decisiones, y ella tomó una decisión en base a las recomendaciones que le hicieron. Y no es atribuirle a los técnicos la negligencia, siempre son negligencias que los políticos cometemos, no, no se trata de eso, se trata de que, efectivamente, no puedo ser responsable de algo que no está en mi ámbito competencial, es igual que quien hoy pretende responsabilizar a la consejera de Sanidad del problema de salud que pudo ocasionar la calima en Canarias, cuando la Consejería de Sanidad no tiene competencias en esta materia, no tiene competencias, y aun no teniendo competencias hacemos recomendaciones, recomendaciones cuando hay calima y recomendaciones cuando hay altas temperaturas.

Nada más. Yo voy aprovechar este momento para decir que quiero seguir invitando a la siguiente reflexión, señora Vidina, usted decía esta mañana que teníamos el ambiente más contaminado del mundo y esa aseveración es incorrecta e inexacta. ¿Por qué? Porque esa contaminación no era objeto, no era fruto del hombre, no era antropogénica, era una contaminación originada por un fenómeno natural, en este caso, un fenómeno meteorológico adverso, esa es la diferencia.

E invito, invito a los diferentes grupos parlamentarios a que, efectivamente, si consideran que el decreto que se aprobó en el 2014 tiene que ser modificado, a que hagan esas modificaciones para realmente no poner en una situación de desprotección a la población canaria, porque este Gobierno, desde luego, que no quiere poner a la población en una situación de desprotección. Y estoy convencidísima de que tampoco lo quiere poner el equipo de gobierno del que forma su partido parte del Ayuntamiento de Santa Cruz, y aquí tenemos a la alcaldesa.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Sí, gracias, señora consejera.

Sí, señor Estébanez.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Si permite un minuto, presidente, por contradicción por lo dicho por la consejera.

El señor PRESIDENTE: En qué... ¿Sobre qué asunto?

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Sobre afirmaciones que ha dicho que yo he dicho.

El señor PRESIDENTE: Sí, pero que me diga a qué se refiere.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): ¿Me permite un minuto?

Creo que es enormemente exigente conmigo, cuando no lo ha sido con el resto de los portavoces durante todo el día, pero si quiere se lo explico.

El señor PRESIDENTE: Bien.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Se ha referido respecto...

El señor PRESIDENTE: No tiene la... Señor Estébanez, no tiene la...

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Si quiere le...

El señor PRESIDENTE: Señor Estébanez, no tiene la palabra.

No tiene la palabra, ¿de acuerdo? No tiene la palabra.

Desde hace dos plenos le estoy solicitando, y ha ocurrido en la mañana de hoy, a quien pide el turno en función de solicitarlo a efectos de contradicción o aclaración que antes de darle el turno especifique en qué consiste. Lo he hecho con la señora Espino en la mañana de hoy, no debe ser que usted estaba atento, así que no es el primer caso con usted, y también con el señor Poli, como me señala, y en el pleno anterior también, así que no es una cosa estrictamente con usted. Esto se debe a que llevan haciendo un uso abusivo de la paciencia de la Presidencia y de, digamos, de la generosidad en el uso de los turnos.

Yo no le he dicho que no le vaya a dar la palabra, le pido, como establece el Reglamento, si va a pedir un turno por contradicciones simplemente que diga a efectos de qué considera usted que ha sido contradicho para saber exactamente el sentido de su intervención.

Ahora, si usted es tan amable y quiere solicitarme el turno, yo le voy a dar, que explique a la Presidencia en qué términos exactamente quiere usted el turno y en qué se ha sentido contradicho. Es sencillo.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Eso iba a hacer cuando me interrumpió el señor presidente, sobre la...

El señor PRESIDENTE: No, no, señor...

No, no, no. Perdone. Señor diputado yo no le he interrumpido, yo le he pedido a usted que dé la explicación y usted me dice que va a decir lo que yo he dicho que vaya a intervenir. Está toda la Cámara escuchándole y está grabado, así que seamos serios y ciñámonos a las intervenciones de cada uno.

Tiene usted la palabra para explicar a efectos de qué quiere utilizar un turno de contradicciones, contradicho o similar.

Adelante, señor Estébanez.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Sobre la atribución de responsabilidades que me atribuye que yo he hecho sobre la alcaldesa o sobre la consejería.

El señor PRESIDENTE: Tiene usted la palabra a esos efectos.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Muy amable, señor presidente.

Señora consejera, yo no le he atribuido ni a usted ni a su consejería la responsabilidad, es más, he dicho que creo en su palabra cuando dice que la responsabilidad no ha sido suya. Tampoco he dicho ni he nombrado a la alcaldesa, he hablado del Ayuntamiento de Santa Cruz, porque, evidentemente, la decisión o es de una institución o es de la otra. Tampoco he hablado de si es o no valiente la alcaldesa de Santa Cruz, no es mi competencia y me parece muy bien su valoración. Ahora bien, si usted atribuye alguna responsabilidad a parte del equipo de gobierno por ser de Ciudadanos y no a la parte del equipo de gobierno por ser de su partido, hágaselo mirar, señora consejera.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Estébanez.

Señora consejera.

Si desea intervenir, si no es obligatorio. No. Muy bien.

Damos finalizada, por tanto, la comparecencia. (Palmoteos y aplausos).

(La señora vicepresidenta primera, González González, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0295 Sobre De la Sra. consejera de Sanidad, sobre medidas adoptadas durante el fenómeno de calima extrema.