Diario de Sesiones 35/2020, de fecha 23/6/2020
Punto 17

10L/I-0002 INTERPELACIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE EL FENÓMENO DE LA INMIGRACIÓN IRREGULAR Y LA LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILEGAL DE PERSONAS, DIRIGIDA AL GOBIERNO.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Seguimos, señorías, con el pleno. Tocaría, según el orden del día, la interpelación del Grupo Popular, sobre el fenómeno de la inmigración irregular y la lucha contra el tráfico ilegal de personas, dirigida al Gobierno.

Al tratarse de una interpelación, es un turno de diez minutos para el grupo interpelante. Diez minutos, señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta.

La peligrosa autopista marítima de la inmigración irregular hacia Europa a través de Canarias sigue abierta a pleno rendimiento. Yo creo que esto no tiene discusión; de hecho, la crisis sanitaria, lejos de frenar el goteo de pateras, ha reactivado el flujo de embarcaciones a Canarias durante el estado de alarma.

Desde el 14 de marzo se ha duplicado el número de inmigrantes irregulares que han llegado a nuestras costas, a un ritmo de una patera cada dos días. Una circunstancia que, sorprendentemente, solo ha merecido la indiferencia de su Gobierno, y se lo digo con el máximo respeto, señor consejero. Y lo digo porque en estos cuatro meses el Gobierno ha estado desaparecido y no ha movido un solo dedo en solidaridad con la grave situación que sufren miles de personas que se juegan la vida para buscar una mejor.

Pero, ¿sabe qué?, no nos sorprende, y es que llueve sobre mojado. Mire, han permanecido impasibles, mano sobre mano, viendo cómo se reactiva esta ruta, la ruta atlántica, con un notable incremento de las llegadas a Canarias. De hecho, señor consejero, como bien sabe usted, este archipiélago se convirtió en el último cuatrimestre del 2019, junto con los Balcanes y las islas griegas, en una de las tres rutas migratorias hacia la Unión Europea, en que aumentó el número de llegadas detectadas respecto al 2018. Una tendencia que desgraciadamente ha seguido en los primeros meses del 2020. Y es que desde el 1 de enero el fenómeno no ha dejado de crecer; desde principios de año han llegado a nuestras costas 2642 inmigrantes, 2246 más que en el mismo periodo del 2019, lo que supone un incremento -lo hemos leído en todos los medios de comunicación- de más del seiscientos por cien, es decir, casi cuatro de cada diez inmigrantes que llegan por vía marítima a nuestro país lo hacen a través de Canarias, de nuestra comunidad. Y eso, desgraciadamente, también tenemos que decir que cuando lo consiguen, porque, como bien demuestra la elevada cifra de fallecimientos reportados, lamentablemente muchos han muerto en el intento. De hecho, a principios de diciembre del 2019, al menos 63 personas perdieron la vida en aguas de Mauritania a bordo de una patera que había partido desde Gambia y solo en los cuatro primeros meses del 2020 la suma de personas fallecidas y desaparecidas en la ruta hacia Canarias ya ascendió a 89.

Y, claro, señorías, estamos hablando de seres humanos, que se lanzaron a un viaje incierto y se jugaron la vida en una de las rutas más peligrosas que existen; y lo hacen porque quieren huir de la miseria y de la guerra y lo único que encuentran, cuando consiguen llegar aquí, a Canarias, es un Gobierno de España -que lo tengo que decir bien alto y claro- incompetente y un Gobierno de Canarias que a día de hoy lo veo indiferente.

Mire, señor Pérez, Canarias, y las vidas que se han perdido y que desgraciadamente parece que se van a seguir perdiendo si no reaccionamos en el océano, si no se empieza a actuar ya... Le pedimos a gritos una solución, una solución a este drama, el drama de la inmigración. Un drama que sinceramente no se puede despachar con otra reunión específica con el Gobierno de España, como pide y hemos escuchado al presidente Torres, y a la que tanto parece que se ha aficionado últimamente. ¿Por qué?, porque es un nuevo fuego de artificio, un espejismo que solo sirve para, en el mejor de los casos, aportar fotos, grandes titulares, para que al final nada cambie y todo siga igual. De esas, señor consejero, ya tuvimos una, ¿se acuerda?, a principios de este mismo año, el pasado 13 de febrero. El ministro del Interior vino aquí, a Canarias. En teoría venía para enterarse de primera mano, eso sí, cinco meses después, del repunte en la llegada de inmigrantes. Durante su efímero paso por las islas aseguró -y lo digo literalmente-: "No hay nada fuera de control, porque el Ejecutivo de España tiene política migratoria". Y se marchó sin más. Cuatro meses después, la política migratoria del ministro Marlaska para Canarias, sinceramente, sigue desaparecida. Yo al menos no conozco que hayan llegado a Canarias ni más recursos económicos ni que más recursos humanos se hayan asignado y mucho menos instalaciones dignas para atender a los inmigrantes.

Yo le pregunto: ¿usted puede hoy aquí aclararnos en qué se han materializado las peticiones que en esa reunión hizo el Gobierno de Canarias?, porque desde entonces nada hemos vuelto a saber del ministro, como responsable, como todos sabemos, de coordinar la solución al problema de la inmigración en las islas. ¿En qué hemos avanzado, señor consejero, desde febrero? En nada. Han pasado más de cuatro meses y nadie ha visto el resultado de esa cumbre por ningún lado. Es más, le diría que en estos cuatro meses en lugar de avanzar hemos retrocedido. ¿En estos meses qué hemos tenido?: improvisación, desinterés, descoordinación y, por supuesto, imágenes indignantes, imágenes indignantes impropias de una sociedad avanzada como la nuestra del siglo XXI. Eso es lo que hemos visto. Gente encerrada en los calabozos -sí, encerrada-, tirada en los calabozos, señor consejero, lo hemos visto todos en los medios de comunicación, gente durmiendo en el suelo de unas naves industriales durante el periodo de cuarentena y, además, con falta de protocolos -denunciado, sí-, falta de protocolos sanitarios, como hemos visto también que los propios policías han dicho que han tenido que pagar bocadillos de sus bolsillos, el desayuno de los inmigrantes. No me lo invento yo, es lo que hemos leído en los medios de comunicación. Hemos leído también cómo agentes de la brigada de seguridad ciudadana tuvieron que acondicionar un almacén con medios precarios y también facilitarles alimentos. Pero el colmo ha sido ver hace escasamente unos días, tres días para ser más exactos, como se abandonó en Santa Cruz a su suerte a veinticinco jóvenes subsaharianos, en las calles de Santa Cruz, tras pasar ocho meses en un campamento, ante la imposibilidad de encontrar otro lugar donde alojarlos. Hemos visto, en definitiva, señor consejero, como su Gobierno, el Gobierno de Canarias, se ha visto superado y se ha quedado sin respuesta ante el desamparo de los inmigrantes. Y, en definitiva, hemos visto un Gobierno que se etiqueta como progresista que llega de nuevo tarde y mal a una crisis humanitaria.

Mire, activaron con retraso el protocolo de emergencia, desmantelaron la red de infraestructuras para la atención y acogida de inmigrantes, obligaron a las organizaciones no gubernamentales a desempeñar un trabajo que ustedes no han sabido o no han querido realizar, pero sobre todo hemos visto como Canarias, por la pasividad y la desidia del Gobierno Sánchez-Iglesias, con la complicidad de su Gobierno, que es lo que más nos duele, se ha convertido en un tapón, porque nos hemos convertido en un tapón y en una especie de campo de retención de la inmigración hacia Europa.

Y a todas estas, la pregunta que nos hacemos muchos es dónde ha estado el delegado del Gobierno, en todo esto dónde ha estado el delegado del Gobierno. ¿Mirando para otro lado, señor consejero?

¿Sabe qué? Con el máximo respeto, pero también con la máxima claridad y rotundidad: no han estado a la altura. Estamos hablando de seres humanos y nos negamos a ser testigos de estas imágenes tan duras que hemos visto. ¡No lo podemos consentir, señor consejero!

Y ahora, para colmo, nos enteramos de que el secretario o la secretaria de Estado viene de nuevo a Canarias y, además, nos dice que viene a buscar instalaciones para acoger a los inmigrantes. ¿Me puede decir entonces a qué vino el señor Marlaska hace cuatro meses? De verdad, esta es una situación absurda. Sería para echarse a reír si no fuera por cientos de inmigrantes hacinados, como los hemos visto, en centros de Gran Canaria y Fuerteventura. (La señora vicepresidenta primera, González González, regresa a la Mesa y pasa a ocupar la Presidencia).

De verdad, yo le pido reacción, se lo pido humildemente, le pido que reaccione aquí y allí, es decir, ante el Gobierno de la nación, sobre todo en estos momentos cuando al fenómeno migratorio se une una situación complicada de crisis sanitaria. No podemos seguir sin medios adecuados para que los migrantes positivos -solo en Fuerteventura se han detectado veinticinco casos en la última semana- pasen, sin las debidas garantías sanitarias, la cuarentena, tanto por seguridad de ellos, por seguridad de los demás compañeros, por seguridad de los sanitarios y por seguridad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y, sobre todo, también por seguridad de las ONG que los atienden.

Por eso, el Gobierno de España no puede dejar pasar más tiempo y seguir abandonándonos a nosotros, a Canarias. Debe asumir su responsabilidad, señor consejero, dejar la demagogia y poner en marcha, exigir que se ponga en marcha una política de inmigración ilegal ordenada y vinculada al mercado de trabajo en la que la lucha contra las mafias de la inmigración ilegal sea prioritaria.

España debe dejar de ser una tierra fácil, no para los inmigrantes, no confunda, sino para la actividad ilícita de las mafias, que sé que en eso estamos todos de acuerdo y todos trabajamos por ello... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

Un segundo, señora presidenta, para terminar.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Sí, un minuto.

Ya.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta.

Señor consejero, todo esto se consigue si tratamos el problema de la inmigración como lo que es: una política de Estado y no una herramienta de propaganda, por lo que le pido que me conteste, si es tan amable, en su primera intervención, a las cuestiones que le he planteado.

Muchas gracias.

Gracias, presidenta.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Turno ahora para el consejero por tiempo de diez minutos.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): Gracias, señora presidenta. Señora Navarro, señoras diputadas, señores diputados.

Yo debo decirle que no estoy de acuerdo con su lenguaje y no estoy de acuerdo con muchas de las afirmaciones de hechos que ha manifestado usted. Pero, a pesar de eso, quiero decirle -y no crea que es ironía o que es una pose o que es un recurso teatral, propio del escenario- que estoy de acuerdo con que usted traiga de nuevo este asunto a nuestro hemiciclo; y le digo más, que estoy de acuerdo con que usted lo haga con la finalidad con la que lo ha hecho, que quiero pensar que no es la finalidad de que se vayan, que no vuelvan, cerremos las puertas, no nos ocupemos de ellos, no son nuestros... Porque hoy no lo ha dicho usted aquí, pero algunos tenemos la preocupación de que algunos partidos, en Canarias, en España, en Europa, alienten ese mensaje, el otro mensaje. Por eso, aunque yo creo que usted está mal informada -cuando decía antes "yo no conozco, yo no lo sé", en esa parte, con todo respeto, estoy muy de acuerdo, usted está mal informada-, comparto, sin embargo, su preocupación e intentaré contestar a algunas de las cosas que dice. Porque, en efecto, en Canarias y en toda España y en toda Europa la preocupación por la inmigración ilegal es una preocupación enorme, inmensa, porque desata, además -lo ha dicho anteayer la señora Merkel en el Bundestag-, porque desata el peor de los sentimientos, que es el sentimiento de xenofobia. Por eso me alegro de que usted esta tarde no haya venido aquí con ese sentimiento, sino con demanda de información.

Nada que decirle, nada que replicarle acerca del aumento del fenómeno. Lo sabemos todos. Usted lo formula, señoría, como si usted lo descubriera, pero la realidad es que en efecto hay un aumento del seiscientos por cien y que ese aumento se ha producido en los últimos meses del año pasado y también en el tiempo que llevamos de este año 2020. Si terminamos 2020 con las cifras que llevamos ahora, puede que a fin de año llegáramos, aproximadamente, a los cinco mil inmigrantes, al acabar el año, de los cuales, si mantenemos, si se mantuviera la cifra de niños -porque a mí no me gusta la expresión "menores no acompañados", sino niños-, podrían ser, quizá, unos ochocientos. Son cifras desde luego para mantener la preocupación que usted ha formulado y también para mantener la idea de que han de coordinarse todas las administraciones, porque todas tenemos competencias. Y yo no quisiera caer, no es la primera vez que comparezco aquí, puede que lleve seis o siete y me alegro mucho de hacerlo, para hablar de la inmigración, y no es la primera vez que digo que no saldrá de nuestra boca, del Gobierno, la expresión de que no es nuestra competencia.

Yo quisiera hacerle una respuesta ordenada y metódica y si se me escapa algo le ruego que me lo diga para luego contestarle algunas de las preguntas, porque hay datos de los que usted relata que no son exactos, que no son ciertos.

Hay cosas a las que no puedo contestarle. Dónde está el delegado del Gobierno, pues en la plaza de la Feria, en Las Palmas; qué ha sido de los recursos después de que el señor Marlaska...; pues se han incorporado varias instalaciones, algunas instalaciones militares.

Ha dicho usted que, no sé cuál es la expresión, que hemos obligado o arrastrado o forzado a algunas organizaciones, algunas ONG, a hacer... En absoluto, las ONG todo lo que hacen lo hacen correctamente. ¿Qué hemos hecho nosotros?: mantener, por ejemplo, y a mucha honra, a seiscientos niños, que están en instalaciones financiadas por el Gobierno, gastando hasta este momento más de dos millones de euros.

Nosotros hemos intentado aplicar tres métodos o tres procedimientos o tres formas de intervenir: una primera es aumentar los recursos, otra segunda es aumentar la coordinación y una tercera aumentar, como decía usted, las exigencias al Gobierno de España. No crea que por decirlo de la manera en que usted lo dice le van a hacer más caso, de esta forma... A lo mejor a nosotros tampoco nos la hacen, pero, en cualquier caso, créame que exigimos tanto como ustedes.

Y esos métodos los aplicamos a cinco finalidades:

Impedir la salida, que es lo más importante, interceptar... No sé por qué tiene usted unos datos de fallecimientos en el mar que no concuerdan con ninguna información. Sabe que hay una agencia europea, un centro de coordinación en Gran Canaria. Los datos de fallecidos no son los que dice usted. En cualquier caso, la primera intención o el primer objetivo es que no salgan.

El segundo objetivo es producir una arribada segura. Este año no se ha producido ningún naufragio, todo el mundo ha llegado a las costas canarias con seguridad. Se han producido algunos fallecimientos, pero no como consecuencia del naufragio sino de las condiciones de la travesía.

En tercer lugar, dispensar una acogida digna. Esas imágenes que usted dice de inmigrantes hacinados son puramente circunstanciales. Han podido producirse durante unas horas, en el momento en el que llegaban, pero después todos los inmigrantes han sido atendidos en instalaciones dignas.

En cuarto lugar, intentamos promover la repatriación. Esto ha sido imposible desde que hay COVID.

Y, en quinto lugar, tratamos de promover la continuación del viaje hacia el destino europeo.

Para impedir la salida o interceptar, la ministra de Asuntos Exteriores ha dicho anteayer que mantendrá la ayuda al desarrollo por importe de 1700 millones de euros hasta alcanzar el 0,5 del PIB. Se mantienen allí, en África, las unidades militares y policiales, que contribuyen a la formación de administraciones modernas, y se ha reforzado -lea usted no solo los periódicos con las imágenes de los inmigrantes supuestamente hacinados sino lo que acaba de decir el responsable de Frontex o lo que dicen hoy y ayer las autoridades europeas-, se va a reforzar la estructura exterior.

La arribada segura y la atención digna han producido, o el deseo de que eso ocurra, han producido un descenso espectacular, por usar una palabra de las que normalmente adornan su lenguaje, en el número de fallecidos, que se ha reducido en una cuarta parte.

Y la asistencia inmediata se ha mejorado también de manera sensible. No es verdad que no se les haya dispensado asistencia sanitaria. Desde hace más de un mes todos los inmigrantes, por decisión de quien les habla, son sometidos a un test de PCR para detectar si tienen coronavirus. Es verdad que en los últimos dos días se ha producido la detección de más de treinta casos positivos, todos localizados en Fuerteventura y todos procedentes de un mismo punto de partida en África. Y mire lo que le digo, señora Navarro, hay en este momento, en este momento, del orden de dos mil quinientos... -¿Me escucha, verdad? Quizás me oye pero no me escucha. ¿Me escucha? Yo por saberlo, porque me preguntaba datos y tengo miedo de olvidarme de algunos-. Hay en este momento 2500 inmigrantes atendidos en distintas instalaciones, todas ellas con la dignidad en principio, inicialmente, suficiente.

Y nosotros también exigimos al Gobierno de España que mantenga la política de recuperación de las repatriaciones y de la posibilidad de continuar viaje. Creemos que en lo que depende de nosotros algo hemos logrado, hemos podido organizar un sistema de respuesta. Probablemente, probablemente, mejorable. En cambio, en cambio, no estamos satisfechos con lo que ocurre en Europa, con el impedimento de la circulación hacia la Europa continental por parte de los inmigrantes. Pero, mire, periódico por periódico, hoy el Gobierno español ha hecho público que rechaza el plan europeo que impide que los inmigrantes continúen desde Canarias y desde España al territorio continental, porque condena al territorio español y en particular a las islas a ser una especie de lugar de confinamiento obligado. No es algo que incumba al Gobierno de Canarias y parece que tampoco incumbe al Gobierno de España lograrlo, sino a la Unión Europea. En esa exigencia al Gobierno de España créame que le acompañamos. Nosotros lo que entendemos es que la lucha contra las mafias, el impedimento de la arribada, la atención digna producirán probablemente poco a poco una reducción de la migración.

Con expresiones que yo creo, señora Navarro, que son incorrectas y demagógicas no vamos a avanzar. Vamos a avanzar con medidas como las que estamos tomando: control en fronteras, control sanitario, internamiento... Usted dice que no, yo le digo que sí. Si quiere, lo vamos a ver.

Pero le aseguro que, dentro de la dificultad que ha significado hacer frente a un fenómeno inesperado, el Gobierno de Canarias ha tratado de poner de su parte cuanto estaba en su mano. Y ahí está, por citar solo un caso, el de la atención, como digo, a los menores acompañados.

Aquí no se acaba esto, seguiremos dando la lata, seguiremos insistiendo y seguiremos reclamando para que sea posible que sigan hacia el destino donde quieren llegar.

Gracias, señora presidenta. Gracias, señorías.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Gracias, consejero.

Turno para la solicitante de la intervención, turno de réplica, de doña Australia Navarro, por tiempo de cinco minutos.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta.

A ver, señor consejero, tenemos un problema. ¿Y sabe qué?: cuando hay un problema, si queremos solucionarlo, hay que afrontarlo. Pero usted ha hecho hoy lo que nunca se debe hacer. Mire, por un lado, balones fuera: es que esta señora diputada no tiene ni idea, está indocumentada, no sabe de lo que habla, qué está diciendo... Y además no le gusta mi tono, lo siento mucho, y mi lenguaje florido. De verdad que procuraré pasarle mi intervención para que usted la corrija y así seguro que se queda encantado.

Por otro lado, ¿qué ha hecho?, adoptar la estrategia del avestruz: aquí no pasa nada, sí, oye, yo no voy a reconocer que no es mi responsabilidad, pero la cosa no está como usted dice. Lo que sale en los periódicos, las imágenes de las que hemos sido testigos todos los canarios de estas personas, personas, seres humanos, hacinadas en el suelo, le guste o no le guste, es lo que hemos visto, señor consejero, ¿vale? Y usted nos viene a decir, escondo la cabeza, el avestruz, aquí no pada nada, la cosa está mucho mejor, hemos mejorado, y nos ha dado toda la retahíla de todo lo que hemos mejorado.

Y después también, por supuesto, no se ha atrevido, cosa que le agradezco, a echarme la bronca, pero sí me ha tachado, insisto, de que lo que estoy diciendo no es realista, no es verdad lo que estoy contando. Los datos que he expuesto aquí debe ser que me los invento. Pues, mire, ¿sabe qué?, ¡no! Esa es la realidad, señor consejero.

Y, bueno, ya el colmo: no me voy a atrever a decir que no es mi responsabilidad. ¡Faltaría más, señor consejero! Léase, usted que es docto en la materia, el artículo 144, apartado 1 d), de nuestro Estatuto de Autonomía, para ver si se ponen de una vez por todas manos a la obra, y sabe que tiene, de acuerdo con el marco y con la normativa estatal, sabe que tiene competencias en cuanto a la acogida e integración de las personas inmigrantes. Como también, señor consejero, que es lo que he venido a decirle, como también el competente es el ministro Marlaska, y ya llega la hora de plantarse, de decirle que hasta aquí hemos llegado, señor consejero, que Canarias no se merece el trato que nos está dando, que vino hace cuatro meses y no ha hecho nada, absolutamente nada. Y no me lo invento yo, es lo que estamos viendo todos y lo que denuncian las ONG, que están ahí dando la cara, haciendo el esfuerzo, llegando donde ustedes no llegan.

Lo menos que esperaba hoy era un mínimo de autocrítica, un mínimo, señor consejero, de autocrítica, de enfado ante el Gobierno de la nación, aunque tenga el mismo color. Enfado, porque es lo que se merecen. Y no, aquí, autocomplacencia. ¡Lo están haciendo de maravilla, señores diputados y diputadas, de maravilla!, las imágenes se las inventan los medios de comunicación. Pues estamos hablando de seres humanos, ¿sabe?, y es una penosa situación que no nos merecemos los canarios. Yo no me merezco, y hablo en nombre de los canarios, este espectáculo, ¡no me lo merezco!

Y le pregunto: ¿cuántos centros de acogida ha visitado, señor consejero?, ¿cuántas reuniones ha tenido usted con los ayuntamientos y cabildos para estos temas? Me gustaría saberlo. ¿Con cuántas ONG se ha reunido? Sí, lo siento, pero lo tenemos que conocer. Usted es el que está dando la cara por el Gobierno de Canarias; pues necesitamos saber qué es lo que pasa para que no reaccione. Hay que reaccionar, hay que plantarse ante el Gobierno de la nación las veces que haga falta, las veces que haga falta, pero no tenemos que soportar los canarios lo que estamos viendo, porque es inhumano, porque se nos destroza el alma, y no lo vamos a admitir. Ni aquí ni allí se están tomando en serio este problema, es un problema grave. Efectivamente que nos afecta Europa, por supuesto que sí. Y le agradezco que no se haya atrevido a decir que el Partido Popular, o quien está interviniendo en nombre del Grupo Parlamentario Popular, está en contra de la inmigración. No, no, se lo agradezco, por si acaso.

Bueno, en definitiva, yo le resumo los cuatro meses que hemos vivido después de la visita rápida, eso sí, del ministro Marlaska: descoordinación, ausencia total de prevención, pero sobre todo abandono y dejadez. Y por eso es la situación que tenemos.

Mire, yo le tiendo la mano, se lo dije al presidente Torres desde mi primera intervención, y voy a hacer todas las que hagan falta para que no se repitan esas imágenes. Le tiendo la mano, ¡la mano de mi grupo!, del Grupo Popular, para que juntos nos plantemos en Madrid y trabajemos. Queremos una estrategia global ante el reto migratorio, queremos dotar a los centros de acogida de los... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le indica que prosiga y finalice su intervención). Muchas gracias. Queremos dotar a los centros de acogida de los medios necesarios para albergar dignamente a los inmigrantes, garantizar los fondos suficientes a los ayuntamientos como mejor vehículo de integración, luchar contra el tráfico ilegal de personas, reforzar las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, dotarnos todos de más medios, también a la justicia, a los jueces, a los fiscales, potenciar el despliegue del Frontex, convencer a Europa de que el trabajo en origen y la coordinación internacional son posibles y necesarios. Esto es lo que quiere el Partido Popular.

Le insisto: le tiendo la mano. De usted depende que la coja y que esté a la altura que nos merecemos los canarios, pero sobre todo que se merecen estos seres humanos, y no vamos a permitir, una vez más, verlos hacinados por el suelo de una nave industrial.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Gracias, señora Navarro.

Turno ahora para el consejero, réplica del consejero, por tiempo de cinco minutos.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): Gracias, señora presidenta.

Señora Navarro, debo confesarle que me es difícil contestarle. Si usted me mide la eficacia por las veces que yo he ido a un centro de acogida o por las veces que he hablado con las ONG o con los ayuntamientos... Le podría dar una lista, pero yo no creo que esa sea la unidad de medida. Cuando digo que me es difícil contestarle... Por cierto que no quiero dejar sin replicar eso, aunque pierda unos segundos: no recuerdo haber dicho nada -miro hacia el público- en relación con su tono, ¿eh? Sí, luego miraremos la... Ya nos ha pasado otras veces, que usted pone en mi boca cosas que yo no recuerdo haber dicho. Puede ser, que esto nos ha pasado en varias ocasiones.

Usted coge una imagen, que es la imagen que un día saca un periódico porque hay un alojamiento improvisado, porque nadie esperaba que llegaran los inmigrantes a la velocidad que han llegado, y yo le digo: coja la imagen del día siguiente, mire cómo están hoy o cómo estuvieron al día siguiente.

No diga que no hay control sanitario, simplemente porque eso no es verdad. Enfádese, tiéndame la mano o quíteme la mano, haga lo que sea, llámeme lo que sea, pero no diga que no hay control sanitario, porque eso no es verdad.

No diga que no se han aumentado los recursos, porque sí se han aumentado los recursos. Se han aumentado y se aumentarán. Se dispone ahora de emplazamientos de los que no se disponía hace dos meses. Lo cual no nos tiene satisfechos, no son suficientes. Cuarteles que estaban siendo desusados, instalaciones que pretenden construirse en el municipio de Agüimes... Por cierto, con muchas dificultades, porque me gustaría que todo el mundo estuviese tan enfadado como está usted, tan deseosa de ayudar. Hay algunos gobiernos europeos, que se parecen más a los suyos que a los míos, que tampoco nos ayudan mucho, ¿eh?, a la hora de que los inmigrantes salgan de aquí y vayan para allá.

Y si de verdad me agradece que le diga que no sea xenófoba, no me lo diga como si yo no se lo hubiera dicho. Se lo agradezco. La derecha europea ha alentado la xenofobia. ¿Que usted no lo hace?, ¡estupendo! A mí me parece que es una excepción, de lo cual yo me congratulo.

Pero con esas exclamaciones -y ahora sí hablo de su tono-, con ese ofrecimiento de mano tendida pero con la ignorancia de los hechos, no vamos a ningún sitio. Hay más recursos, hay instalaciones, que yo he detallado aquí la semana pasada, que usted no estaba, creo, en la comisión; di los datos exactos, que usted tampoco estaba;, se los mandé al presidente de la comisión, me parece que era el señor Martínez, para que a todos llegaran. ¿Y eso a usted no le importa? Sonríe, ahora de nuevo me refiero a sus gestos, pero no se queda con los datos, se queda con que "hay que ir a Marlaska a decirle que no ha puesto nada". ¡Pues no es verdad!, aunque a mí me parezca que debe seguir poniendo más. Es posible reclamarle más a Marlaska sin necesidad de decir que no ha puesto nada, es posible enfadarse con el delegado del Gobierno -y yo lo hago con más frecuencia de la que usted cree- admitiendo que ha mejorado muchísimo la capacidad de atendimiento a los inmigrantes.

Pregunta usted que cuánto hacemos. Se lo dije antes, llevamos gastados 2 100 000 euros en la atención a los niños, que son nuestra responsabilidad, y además hemos tenido que aumentar los recursos, poniendo escuelas de capacitación agraria, residencias de estudiantes... Eso es lo que usted no quiere saber o no quiere entender.

Elévese un poquito, mire el problema concreto. Si puede, deje esa foto de un día determinado. A su discurso le conviene sacar la foto. Y si quiere, yo la invito a hablar con las ONG, a ir a los centros de acogida, a hablar con los policías. No, no se ría, a lo mejor así mejora su información y no dice... ¿Perdón? (Ante las manifestaciones efectuadas desde los escaños por la señora Navarro de Paz). Vale, pero yo la escucho siempre con mucho interés.

Comparto con usted, como le dije, y lo que le dije es que agradecía que usted viniera para proponer que atendiéramos mejor a los inmigrantes. Me alegro mucho, porque hoy tenemos en todo el mundo un problema gravísimo de crecimiento de lo peor, de lo peor del ser humano, que es la repugnancia, el odio al otro, de manos de gente -me va a permitir que se lo diga- más amiga suya que mía. Y esa xenofobia, que alienta el nacionalismo, que alienta la derecha, que dice "llévense a los inmigrantes", esa xenofobia es perjudicial para los inmigrantes y para nosotros.

Si usted me tiende la mano, yo con mucho gusto se la acepto y le digo: lo crea o no, hemos mejorado los recursos, hay más sitios donde atenderlos. Esos veinticinco inmigrantes que estaban en Santa Cruz venían de un centro de inmigrantes y lo que querían... -me queda un poquito... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le indica que prosiga y finalice su intervención). Gracias, presidenta-, y lo que querían justamente era irse fuera de Canarias, que, como le digo, es lo que Europa no deja y, como le digo, es lo que quiere resolver el Gobierno del malvado Pedro Sánchez -como decía antes mi compañero de partido-, que le ha dicho a Europa -le recomiendo que lea los periódicos de hoy, no los del día de los anales-, que le ha dicho a Europa que necesitamos que los inmigrantes lleguen a su destino. Así que, muy bien, se lo seguiremos diciendo nosotros a Pedro Sánchez y Pedro Sánchez a la señora Von der Leyen, que me parece que no es del Partido Socialista la presidenta de la Comisión Europea, en cuyas manos probablemente está el que los veinticinco inmigrantes que estaban ayer en Santa Cruz lleguen a París o lleguen a Amberes o lleguen a otro lugar europeo. Pues sí, esa es la verdadera solución.

Muchas gracias, señora Navarro. Gracias, señora presidenta.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Gracias, consejero.

Bueno, terminado este punto, por favor, pediría a los portavoces que se acercaran a la Mesa. (Los portavoces y las portavoces de los grupos y el representante del Gobierno, el señor consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Pérez Hernández, atienden el requerimiento de la Presidencia. Pausa).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/I-0002 Sobre el fenómeno de la inmigración irregular y la lucha contra el tráfico ilegal de personas, dirigida al Gobierno.