Diario de Sesiones 37/2020, de fecha 14/7/2020
Punto 24

10L/C/P-0084 COMPARECENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE HACIENDA, PRESUPUESTOS Y ASUNTOS EUROPEOS, SOBRE OBJETIVOS DE POLÍTICA FISCAL PARA EL PERIODO 2020-2023, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-AHI).

El señor PRESIDENTE: Por tanto, continuamos con la comparecencia... (Pausa).

Vamos a esperar unos minutos dada la reunión de portavoces que he solicitado.

Comparecencia del señor vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, sobre objetivos de política fiscal para el periodo 2020-2023, a petición del Grupo Nacionalista Canario. ¿Grupo solicitante? (Comentarios desde los escaños).

Perdón, señorías, la solicitante, el grupo solicitante de la comparecencia, la persona que interviene en nombre del grupo parlamentario es doña Rosa Dávila, que está en la sala contigua, ya viene para poder hacer la intervención. Vamos a esperar simplemente unos minutos. (Pausa).

Adelante, señora Dávila.

La señora DÁVILA MAMELY: Gracias. Gracias, señor presidente. Señorías.

Señor vicepresidente del Gobierno, nuestra comparecencia de hoy al Gobierno de Canarias es para preguntarle cuáles son las previsiones que tiene el Gobierno sobre su política fiscal.

A ninguno de los que se encuentran en este hemiciclo y también a prácticamente todos los ciudadanos de Canarias no nos sorprendía que este Gobierno, aludiendo a su política progresista, nos subiera todos los impuestos en el mes de diciembre, junto con los presupuestos de la comunidad autónoma. El argumento fundamental era, al que aludía el conjunto del Gobierno, pero especialmente el vicepresidente, la famosa herencia recibida, el agujero de 117 millones... Decisiones de bajada de impuestos que había tomado el anterior Gobierno a favor del conjunto de la ciudadanía y sobre todo y muy especialmente de las personas más vulnerables. Habíamos quitado el impuesto de sucesiones y donaciones, en cogobierno con el Partido Socialista, una bonificación al 99,9 %, habíamos bajado el IGIC cultural, la tasa rosa. Lo habíamos hecho de acuerdo con este Parlamento. Políticas fiscales, políticas progresistas.

Pero este Gobierno se inventaba un relato en el que faltaba dinero. Pero fíjese qué rápido se desmontan las mentiras cuando ahora el Gobierno reclama el superávit y se jacta de que el Gobierno de Pedro Sánchez le ha dejado utilizar 347 millones de euros de superávit, que, señor Rodríguez, son la herencia recibida. La herencia recibida de una comunidad autónoma con la fiscalidad más baja del entorno europeo pero también una región ultraperiférica.

Sin embargo, llega una pandemia que arrasa con todo, con las expectativas de ingresos, también con las previsiones de gastos. Este Gobierno ha cifrado, según usted mismo, señor Rodríguez, en 1500 millones la caída de ingresos y, por lo tanto, está buscando los recursos necesarios para poder dar cobertura no solamente a las previsiones de gasto que ya tenía el Gobierno en su presupuesto, sino también al plus, al incremento de gasto en materia sanitaria, educativa y de política social que requiere atender como es debido la pandemia del COVID.

Señor Rodríguez, hace apenas unos días usted nos sorprendía con la buena nueva, llegaba al Parlamento y nos anunciaba cual mesías que no iba a hacer nada, que no iba a subir los impuestos, y además parecía que teníamos que felicitarlo. Señor Rodríguez, renunciar a una política fiscal, anunciarnos que no va a hacer nada, anunciarnos que no va a subir los impuestos y pretender que le demos las gracias nos parece ya como un plus de cinismo.

Señor Rodríguez, usted requiere para este Gobierno conseguir ingresos extra. Tiene una comunidad autónoma saneada, la que ha heredado, con el déficit más bajo, con superávit, 347 del año 2019, más de novecientos millones del año 2018 que tiene que reclamarle al Gobierno de España. Tiene un plus también de una comunidad autónoma con la deuda más baja, por debajo del 14 %, lo que le permite colocarse, si es necesario, en incrementar el endeudamiento. ¿Y todo eso para qué? No solamente para poner más recursos en sanidad, en educación y en política social, que se van a necesitar, sino para hacer política fiscal, fiscalidad a los más vulnerables. Nosotros hemos presentado un paquete de medidas, que relataré en la siguiente intervención, en la ley de medidas económicas, medidas urgentes económicas y fiscales que nos ha propuesto el Gobierno de Canarias y que, en resumen, no eran más que un aplazamiento.

Señor Rodríguez, usted no puede renunciar a hacer política y no puede renunciar a utilizar la fiscalidad para ayudar a empujar la economía y a los más vulnerables en esta pandemia y a la recuperación de la economía y de la cohesión de la sociedad canaria.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Dávila.

Señor consejero, adelante.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE HACIENDA, PRESUPUESTOS Y ASUNTOS EUROPEOS (Rodríguez Rodríguez): Señor presidente, señorías: muy buenos días.

Habitualmente la entiendo pero hoy no la entendí muy bien. No sé qué pretendía con la comparecencia, pero, como a mí me gusta hablar claro, le voy a decir lo que pienso y lo que va a hacer el Gobierno.

Yo pienso que la fiscalidad es esencial, determinante, no puede haber sector público sin un modelo fiscal. Y los hay conservadores, liberales, los del Estado mínimo, y los hay progresistas, socialdemócratas, de izquierda, como usted los quiera llamar, que creemos que el Estado tiene que ser un Estado fuerte para poder atender, como dice la Constitución, los intereses generales. Yo soy de los de este ámbito. Creo que la imposición fiscal es la clave para luego poder disponer de servicios públicos, de infraestructuras, de seguridad, de servicios de justicia y ese largo etcétera de lo que debe ser la función de un Estado fuerte. Que, por cierto, se ha puesto en valor frente a la pandemia. De haber tenido un dispositivo sanitario público debilitado las consecuencias hubiesen sido bastante peores.

De manera que, de forma inequívoca, clara, en nuestros programas electorales, sin duda ninguna en el pacto que suscribimos las cuatro fuerzas que hoy gobiernan Canarias y en el discurso de investidura, dijimos que haríamos una política fiscal justa y suficiente, y una política fiscal justa es la que garantiza que quien más tiene más paga. La progresividad de todos los impuestos es una de las claves de la justicia fiscal. Otra de las claves, que pague todo el mundo. Minimizar, combatir el fraude fiscal es otra gran tarea. Y sobre este binomio, por otra parte elemental, se sustenta nuestra política fiscal.

Y en nuestra primera decisión de este orden cumplimos lo que dijimos en la campaña electoral, lo que firmamos en el pacto y lo que dijo aquí el presidente del Gobierno en la investidura, y fue revisar la fiscalidad, que otros rebajaron de manera oportunista para ganar favores, votos y alguna que otra foto. Y recuperamos el medio punto del IGIC sin temblarnos el pulso, porque afortunadamente la estructura del IGIC, que es ya de muchas décadas, ha hecho una cosa muy importante, y es que los productos elementales, básicos, determinantes para las... (ininteligible) la gente más humilde están al cero, al cero, lo básico. De manera que el IGIC, del seis y medio al 7 %, el tipo general. Sigue estando un tercio del español, un tercio del español, un tercio de los países de la Unión, de manera que esa fiscalidad diferenciada en la imposición indirecta la mantenemos sin romper la cuerda. De manera que hicimos eso sin ninguna duda, lo propusimos aquí y democráticamente lo ganamos.

También revisamos la fiscalidad del tabaco y el juego y la incrementamos. También corregimos una decisión, a nosotros nos parece que oportunista, demagógica, que era eliminar, no importa lo que debes, el impuesto de donaciones y sucesiones, y lo que hemos hecho es introducir un criterio de progresividad. Y además tocamos el IRPF en los tramos altos. Hicimos lo que pensamos, hicimos lo que dijimos, y además lo hicimos para favorecer los ingresos públicos para poder responder a las demandas ciudadanas.

Y ahora, en medio de esta crisis, decimos, sin que nadie nos obligue, por convicción, por coherencia, por sentido común, que no vamos a tocar la fiscalidad en medio de la crisis. Tenía sentido en las épocas de vacas gordas, creemos nosotros que no lo tiene en la época de vacas flacas.

De manera que este Gobierno... Y no necesitamos que nos den las gracias. Yo cuando dije esto lo dije a la respuesta de una pregunta de un diputado de esta Cámara y, por lo tanto, no pretendo que nadie me dé las gracias, y menos la oposición. Sencillamente dije lo que pensamos, dije lo que vamos a hacer. Y, por lo tanto, esta fiscalidad en este periodo de intensa crisis, el doble de grave que la media española, hemos evaluado, hemos decidido que no toca revisar ese tema. Que no quiere decir que no lo puedan hacer otros, porque la fiscalidad, la fiscalidad tiene responsabilidades compartidas. La más importante, de los parámetros fiscales, es de la Administración General del Estado, que sigue teniendo los grandes impuestos, el IRPF y el impuesto de sociedades, y sé que este debate se va a producir.

Y yo ya le adelanto lo que yo pienso. Nosotros, si el Gobierno de España establece un impuesto a la riqueza, lo vamos a apoyar; si el Gobierno de España aumenta el IRPF en los tramos altos, lo vamos a apoyar; si propone la tasa Tobin, la vamos a apoyar; si propone la tasa Google, la vamos a apoyar. Nosotros creemos que la fiscalidad en España tiene que converger con la fiscalidad de los países de nuestro entorno y los recursos que se capten son para la sanidad, para la educación, para los ERTE, para las prestaciones por desempleo, para atender las necesidades en materia de vivienda y carreteras. Y ese es el modelo en el que nosotros nos situamos, en un Estado fuerte, en un Estado en este caso descentralizado, y esa va a ser nuestra política.

Y la vamos a intensificar en el otro gran parámetro hablando de la persecución del fraude; primero generando conciencia ciudadana para que todo el mundo contribuya, porque eso es lo solidario, porque eso es lo más democrático y porque eso es lo más justo, y, cuando a pesar de esa voluntad de cooperación de la Agencia Tributaria Canaria con los contribuyentes para facilitar sus aportaciones no fuera posible, perseguiremos el fraude fiscal, con las leyes en la mano, de forma clara y contundente. Porque no parece razonable que en una sociedad con tantas necesidades como la sociedad canaria las estimaciones de los expertos apunten que el 25 % de nuestra economía esté sin tributar en lo laboral y en lo fiscal, y nosotros lo vamos a perseguir.

De forma que, de manera clara y categórica, sin trampa ni cartón, antes y ahora dijimos lo que pensamos y hacemos lo que podemos hacer, porque afortunadamente, hasta que se demuestre lo contrario, tenemos la mayoría de este Parlamento para cumplir los compromisos que adquirimos. De manera que subimos los impuestos cuando lo dijimos y lo podíamos hacer y creemos que ahora no toca. Las fuentes para financiar nuestras necesidades las tenemos identificadas.

Y luego hablaremos de la herencia recibida. Yo no soy muy partidario de mirar al pasado, pero no tengo ningún inconveniente en mirar al pasado, ningún inconveniente, además tengo excelente memoria para casi todo y para los números ni le cuento. De manera que luego le voy a contar alguna cifra para que no saque pecho de ese pasado.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Rodríguez.

Turno para el Grupo Mixto.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente.

Señor Rodríguez, en estos últimos meses ha pasado usted, ha cambiado bastante su discurso, ha pasado del sí o sí había que subir los impuestos porque íbamos a cerrar el año 2019 con déficit excesivo y lo terrible de la herencia recibida del Gobierno anterior...; y le cito de forma literal cómo ha cambiado hoy su discurso, ha dicho: hemos hecho bien la tarea en el pasado y esos recursos son nuestros, en referencia al superávit de la comunidad autónoma. Parece que la herencia recibida no era tan mala, en gran medida también gracias a una Ley de Estabilidad Presupuestaria que ustedes tanto critican.

Pero es que, señor Rodríguez, nunca hubo déficit excesivo ni se le esperaba, lo que pasaba es que el señor Sánchez no enviaba a Canarias los fondos que nos correspondían y que tanto trabajo nos ha costado, y también a usted, que nos transfieran esos fondos. Porque el señor Sánchez, ya sabemos, no reparte el dinero por cuestiones de equidad o de necesidad, sino simplemente por quien le da el voto para pasar un día más en la Moncloa.

También tenemos que concretar todavía, señor Rodríguez, cómo vamos a hacer uso de esos 389 millones de superávit del año 2019. Y se lo pregunté en la última Comisión de Hacienda; no me respondió, me gustaría que lo hiciera hoy. Porque tengo una duda, seguro que hay una explicación técnica, de cómo ha pasado el superávit de 317 millones de euros en que ustedes lo cifraban -está en la hemeroteca- antes, justo antes del estado de alarma, y tres meses después el superávit ya asciende a 389 millones de euros. Hemos pasado, atención, en tres meses de 317 millones de euros de superávit -pueden repasar la hemeroteca del señor Rodríguez- a 389 millones. Hay, seguro, una explicación técnica que yo estaré encantada de escuchar.

Señor Rodríguez, no llegan los fondos, no nos dejan utilizar nuestros propios recursos, ni siquiera a cabildos y ayuntamientos, que tienen 3200 millones de euros en los bancos. Nos hace falta ese dinero para atender a las familias más vulnerables, para el sistema sanitario, la educación, para ayudar a autónomos, a pymes, para que no se destruyan puestos de trabajo en esta tierra, porque cuando finalicen los ERTE vamos a tener un panorama realmente terrible. Desde Ciudadanos hemos presentado varias enmiendas a la ley de medidas urgentes en ese sentido.

Señor Rodríguez, usted ha dicho en varias ocasiones que de momento no subirá los impuestos, pero cuánto va a durar ese de momento, porque si no nos dejan utilizar nuestros recursos, si no nos dejan endeudarnos, si no viene el dinero que tiene que venir del Gobierno de España, cuánto va usted a tardar, como hizo con el anterior presupuesto, en castigar a las familias de Canarias. Le recuerdo, le recuerdo que la única bajada de impuestos que usted aprobó en los presupuestos de este año fue gracias a una enmienda de mi grupo parlamentario, gracias a una enmienda de Ciudadanos para ayudar en el gasto a las familias, en el gasto escolar, que, por cierto, hemos presentado también una enmienda para que se mejore esa ayuda a las familias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenos días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Señor consejero, lo más importante y lo que hay que subrayar es que durante esta crisis no se va a aumentar la presión fiscal a las familias canarias. Además se va a mantener el gasto público en los servicios esenciales. Es el compromiso de este Gobierno y lo está cumpliendo. Es la prioridad número uno de las fuerzas que sustentamos a este Gobierno: proteger a los más vulnerables, proteger a los que menos tienen. Pero ante este nuevo escenario económico igual de importante es proteger la sanidad, la educación, los derechos sociales y la vivienda como las inversiones para la reactivación económica y el empleo. Necesitamos generar empleo y para ello hay que buscar los recursos necesarios provenientes de Europa y del Estado. Y por supuesto que si fuera necesario también endeudarnos. Y seguir también peleando por lo que por derecho nos corresponde. Hablo de los 500 millones de la sentencia de carreteras, que son 500 millones, señor consejero. Al igual que los ayuntamientos, los cabildos y el Gobierno de esta tierra, que llevan cumpliendo durante muchos años con la regla fiscal, lo que ha permitido que hoy podamos decir que tenemos 4000 millones de euros en ahorro. Nos tienen que autorizar a emplear esos ahorros a favor de nuestra comunidad autónoma, son los ahorros de todos los canarios y canarias y sería absurdo pasar mayores dificultades por no permitirnos usar nuestros ahorros. Es el momento de movilizar los ahorros y no establecer nuevos impuestos o aumentar la presión fiscal.

Aunque también hay una realidad que no podemos obviar, y es que la situación económica en Canarias va a ser muy complicada. Hemos sufrido un cero turístico y eso, obviamente, tiene sus consecuencias económicas duras, consecuencias económicas muy duras. Es nuestra principal fuente de ingresos y a falta de estos ingresos hay que buscar fórmulas para equilibrarlos, porque si no es imposible mantener los servicios esenciales y la inversión. Pero hacemos bien en que esta sea la última opción, el poder asumir nuevas responsabilidades fiscales. Y en este caso también compartimos con usted, pero porque es de sentido común, que se tendría que llevar a cabo una política fiscal en la que deba pagar quien más tiene. Y, afortunadamente, el sentido común parece que va aflorando más de lo que pensamos. Hace poco, por ejemplo, los herederos de Disney y muchos más multimillonarios de todo el mundo hacían pública una carta donde pedían más impuestos para las grandes fortunas para poder contribuir a paliar esta crisis. Decían algo así como que no somos los que cuidamos a los enfermos en la UCI ni quienes conducen las ambulancias ni reponemos las estanterías en los supermercados, pero tenemos mucho dinero, dinero que se necesita; por tanto, es lógico que quien más tiene, más contribuya... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le indica que prosiga y finalice su intervención).

Gracias, presidente.

Solamente terminar diciendo que es fundamental, para tener una política fiscal justa, también perseguir el fraude fiscal, porque es de justicia para los ciudadanos que sí cumplen con sus obligaciones tributarias y antes de subirles los impuestos son muchos los millones que se pueden recaudar por esta vía. Por tanto, debemos poner los recursos necesarios para poder tener una Agencia Tributaria Canaria fuerte.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias. Señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenas tardes.

Voy a comenzar precisamente por donde terminaba mi predecesora en el uso de la palabra, que es ese grupo de millonarios a nivel internacional precisamente que lanzaba estos días la carta planteando que tenían que cobrarles más impuestos, o sea, planteaban directamente que, a diferencia de decenas de millones de personas en todo el mundo, no tenemos que preocuparnos por perder nuestros trabajos, nuestros hogares o nuestra capacidad de mantener a nuestras familias; así que, por favor, hágannos pagar impuestos, hágannos pagar impuestos, es la elección correcta, es la única opción. Bueno, yo creo que ellos lo plantean como una inversión, porque saben que con el dinero que tienen pueden seguir viviendo largamente y, en definitiva, lo van a terminar recuperando con creces, esos impuestos que pagan ahora. Por tanto, que circule la economía. Ya tenemos ejemplos anteriores, a lo largo de la historia económica del siglo pasado, de subidas de impuestos tremendas, en Estados Unidos, por ejemplo, o en Alemania, etcétera. Por tanto, no hay que asustarse de que eso ocurra; al contrario. Es decir, estamos acostumbrados a que desde los sectores de la derecha hablen siempre de bajar impuestos mientras están en la oposición, luego no siempre lo cumplen cuando están gobernando. Y, bueno, generalmente muchos también, los neoliberales en general defienden que sea el mercado el que regule las normas, simplemente que la ley de la selva sea la que impere. Nosotros precisamente nos movemos en la dirección contraria. La economía tiene que estar regulada, tiene que estar sujeta a reglas y tiene que estar al servicio de las decisiones también políticas y de las decisiones que se hacen para la sociedad.

Cuando se trata de vidas, cuando la sociedad se coloca en una situación extrema, sin embargo, todos acuden, todos, todos, todos, acudimos al Estado, es decir, al Estado para que nos garantice el trabajo, para salvar vidas, salvar empleos, salvar empresas, garantizar alimentación, educación, vivienda, políticas sociales... Por tanto, el Estado es el garante de nuestros derechos y, para que eso ocurra, hay que tener ingresos. Es que, si no, no resulta la ecuación; no, no, por ningún lado.

Por tanto, hay algunos objetivos que cumplir: hay que mejorar la Agencia Tributaria Canaria, hay que seguir en la lucha contra la pobreza, fortalecer el estado del bienestar, que es una apuesta de este Gobierno, desarrollar políticas para la igualdad de género, empleo decente, etcétera. No nos olvidamos en toda esta cuestión de recaudación o de aportaciones por parte de los sectores de la sociedad de impuestos medioambientales, de la ecotasa que hablamos en su momento, turística, pues habrá que planteársela en algún momento; o, por ejemplo, estamos en total desacuerdo con que un sector del empresariado en Canarias platee que la Reserva de Inversiones Canaria se use para comprar deuda pública. Nosotros creemos que es inversiones, que no es para deuda.

Por tanto, creemos que la riqueza se debe redistribuir entre la sociedad... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le indica que prosiga y finalice su intervención) una función de un Gobierno, de un Gobierno que intenta que se redistribuya la riqueza, y si hay que aplicar desde el Estado incrementos del IRPF o la tasa Google o la tasa Tobin o el impuesto del patrimonio a las grandes fortunas, yo creo que este Gobierno tiene que apoyarlo también y sumarse a ese asunto, porque es la mejor manera de que se garanticen los derechos de la mayoría social, que son los derechos a la educación, a la sanidad, a los cuidados, a la dependencia, a la vivienda, etcétera.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Marrero.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente. Señorías. Buenos días, consejero.

De su intervención a mí lo que sí que me ha quedado claro es que los objetivos de política fiscal del Gobierno de Canarias para el periodo 2020-2023 son exactamente los mismos objetivos que Nueva Canarias viene defendiendo históricamente y que se resumen en una política fiscal progresiva orientada, por una parte, a exigir mayor aportación tributaria a los contribuyentes que poseen mayor capacidad económica o, lo que es lo mismo, que paguen más los que más ganan o los que más tienen, y, por otra, a la persecución del fraude fiscal o, dicho de otra manera también, que paguen todos los que tienen que pagar, es más, que paguen todos los que tienen que pagar y que paguen lo que tienen que pagar, porque no solo defraudan los que no pagan sino que también defraudan los que pagan pero menos de lo que tienen que pagar.

Y Nueva Canarias defiende esta política fiscal, no porque, como dicen algunos, nos guste meter la mano en el bolsillo de los demás, no, la defendemos porque esta es la que entendemos única política que permite hacer efectivo el deber de todos y todas las canarias de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de nuestras islas, y hacerlo de acuerdo con la capacidad económica de cada quien. Porque entendemos que lo fácil es bajar impuestos, lo difícil es subirlos, aunque solo sean algunos y principalmente para las rentas altas. Lo demagógico y lo irresponsable, pero, eso sí, lo que vende muy bien, es bajar impuestos; lo realista y lo responsable es revisar impuestos para corregir desequilibrios sociales y económicos, que algunos parecen no ver o, mejor dicho, me da la impresión de que no quieren ver, porque es que lo curioso del caso es que son los partidos políticos que piden la bajada de impuestos los que a la vez piden que se incrementen los gastos públicos en sanidad, en educación, en ayudas a las empresas, en vivienda... Lo que no dicen de eso ni palabra es cómo hacerlo. Básicamente porque eso sería dar con la fórmula de la cuadratura del círculo y, como todos sabemos, eso es imposible. Pedir que se bajen los impuestos y a la vez se aumente el gasto simplemente es una irresponsabilidad.

Lo responsable, consejero, es lo que usted ha planteado, es garantizar la igualdad de oportunidades y reducir cualquier forma de injusticia. Y en política económica las desigualdades se reducen diseñando una política fiscal adecuada que actúe a través del sistema impositivo y del gasto público, y el más claro ejemplo queda con el tema del COVID, de la pandemia. Y eso es lo que hacen los gobiernos progresistas: garantizar la igualdad y la redistribución de las rentas, porque no podemos olvidar que la igualdad es un factor de progreso económico. Tampoco podemos olvidar que las sociedades más equitativas del mundo son las que se encuentran entre las más competitivas.

Con lo que, consejero, desde Nueva Canarias le animamos a seguir con los planteamientos...

El señor PRESIDENTE: Gracias, doña Esther.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular.

El señor ENSEÑAT BUENO: Gracias, señor presidente. Buenos días, señor consejero.

Señor Rodríguez, la semana pasada le preguntaba en la Comisión de Hacienda si este Gobierno de Canarias les iba a subir otra vez los impuestos a los canarios, como hizo usted en enero. Por cierto, el 80 % de la subida de impuestos de este Gobierno fue con el IGIC, precisamente el único impuesto que no es progresivo y que pagamos tanto esos ricos de los que ustedes hablan y esas clases medias trabajadoras a las que usted les sube los impuestos.

Y esta duda nos surgía, le surgía a mi grupo, porque sus socios de Gobierno, Partido Socialista y Podemos, anunciaban subidas de impuestos en el Estado para salir de esta crisis. Justo todo lo contrario de lo que están haciendo los países de nuestro entorno, como Alemania, que está bajando el IVA turístico, Portugal, Italia o el Reino Unido. Y una subida de impuestos que, por cierto, ustedes siempre, los partidos de izquierda, la esconden detrás de dos afirmaciones: la primera, que para mantener los servicios públicos esenciales, solo se pueden mantener subiendo más aún los impuestos, en lugar de gestionar mejor, y la segunda, que su subida de impuestos solamente afecta a los ricos. Pues, mire, las subidas que usted va a votar en Madrid a favor hablan de una subida de recaudación del IRPF a las clases altas de 300 millones y una subida del IVA, del hiperreducido y el reducido, los que pagamos las clases medias, de 8000 millones. Pero también subida de impuestos en Canarias: ¿o es que la equiparación del diésel y la gasolina no va a afectar a los canarios?, ¿o es que la tasa Google, de un impacto de 500 millones, no va a afectar a las pymes, a los autónomos y a las familias canarias?

Y usted me contestó, y hoy lo ha repetido, que este Gobierno no piensa subir los impuestos. Pero, mire, se lo dije la semana pasada y se lo repito ahora: los canarios ya no se creen a este Gobierno. Y no se lo creen, primero, porque ustedes ya subieron los impuestos, en enero; segundo, porque sus socios de Gobierno, el Partido Socialista y Podemos, que son los mismos aquí y allí, están anunciando subidas de impuestos a las clases medias que usted va a votar a favor, también a las clases medias canarias, a los autónomos y a las familias canarias; tercero, porque esta comunidad autónoma tiene un agujero de 1500 millones de recaudación, y ustedes para llenar ese agujero lo que tendrían que hacer es estar reclamándole el dinero que nos debe Madrid, esos 16 000 millones del fondo de recuperación, del que usted nunca dice cuánto nos va a tocar, los 1200 millones de convenios y transferencias, los 500 millones de carreteras, o ya sabemos esos 200 millones que dejó el Gobierno de Pedro Sánchez de invertir en Canarias y que ustedes no han dicho ni pío aún. Y como ustedes todo eso no lo van a hacer, porque ya sabemos también que son un Gobierno blando frente a Madrid, usted habla de endeudamiento, y endeudamiento masivo. Y, mire, cuando los gobiernos de izquierda se endeudan, ¿sabe quién lo paga?: las clases medias trabajadoras, los autónomos y las familias con más impuestos.

Y ya termino, señor presidente.

Mire, señor Rodríguez, sin complejos, le decimos que este Gobierno tiene que hacer lo que están haciendo los países del entorno. Lo que tiene que hacer, como mínimo, es bajar el IGIC turístico... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

¿Me permite treinta segundos más?

El señor PRESIDENTE: Adelante.

El señor ENSEÑAT BUENO: Como mínimo, bajar impuestos, el IGIC turístico, como está haciendo Alemania o el Reino Unido; bonificaciones fiscales a la contratación para incentivar el empleo; implantar la devolución rápida a los turistas extracomunitarios; deducciones fiscales, por ejemplo, para las familias, para que afronten los gastos de educación, los gastos médicos o los gastos para potenciar el turismo interno, como está haciendo Italia;, y ya debería estar trabajando con la Unión Europea en flexibilizar las figuras fiscales del REF, más que nada...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista, señor Álvaro Lavandera.

Adelante.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidente.

Señor consejero, lo primero que me vino a la mente, cuando vi en el orden del día esta comparecencia solicitada por Coalición Canaria, fue la prometida revisión y modernización del sistema tributario canario, que anunció en su día su antecesora en el cargo y que se quedó en eso, en un anuncio. Ni modernización del sistema tributario ni una reforma fiscal que aspirase a una mejor redistribución de la riqueza; todo lo contrario. Lo que hizo fue poco y lejos de avanzar en una fiscalidad más justa, inspirada en los principios de igualdad y progresividad, bajó algunos impuestillos y ya veremos a quién.

Dicho esto, señor consejero, ¿qué variables debemos tener en cuenta a la hora de poder establecer los objetivos de política tributaria?

Primero, a nadie se le esconde el acuerdo para un Gobierno de progreso y de cambio en Canarias y que planteó el presidente de Canarias en su discurso de investidura. Ya adelantó, al igual que lo hacía en las propuestas electorales de los partidos a los que la ciudadanía canaria decidió otorgar su confianza mayoritaria, una política fiscal justa y suficiente bajo tres premisas: la lucha contra el fraude, la progresividad y el papel de los impuestos verdes en la lucha contra el cambio climático.

Segundo, el contexto económico actual, con una total incertidumbre en el medio plazo y con la mayor contracción económica que hayamos podido conocer ninguno de los que se sientan en este Parlamento. A lo largo de la historia, las subidas o bajadas de impuestos son comunes cuando se producen cambios de ciclo económico. En épocas de recesión se suelen aumentar los impuestos con el objetivo de aumentar la recaudación pública, mientras que en etapas expansivas del ciclo económico suelen reducirse. Siempre con diferencias en dónde situar las alzas y las bajas y su progresividad, pero esa ha sido siempre y será la política tributaria de cualquier Gobierno que no quiera ver desmantelados los servicios públicos.

Lo que deberíamos preguntarnos es, aquellos partidos conservadores que siempre plantean bajadas de impuestos cuando están en la oposición, pero practican lo contrario cuando están en el Gobierno, dónde plantean recortar los presupuestos públicos, eso que llaman gestionar mejor: ¿en sanidad, el área de mayor gasto, en educación, en políticas sociales, en las ayudas a los sectores productivos? Digan dónde y en qué cuantía si realmente quieren tener un mínimo de credibilidad.

Un ejemplo que se ha puesto: ¿creen realmente que el problema del sector turístico es el IGIC turístico o es la falta de turistas? Deberían entender que lo que se recaude por el IGIC en este sector será proporcional a lo que se facture y que la mejor ayuda que puede tener este sector es un Gobierno con capacidad de gasto para sostener con medidas públicas un sector económico estratégico en Canarias.

Por todo ello, señor consejero, desde el Grupo Socialista avalamos la posición de prudencia del Gobierno de Canarias y que en el corto plazo la posición sea la no subida ni bajada de impuestos. Y hay que recordar también... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le indica que prosiga y finalice su intervención) que la herencia recibida de este Gobierno incluyó una sanidad descapitalizada, una educación infradotada, unos servicios sociales abandonados, unas infraestructuras paralizadas y que aquella bajada de medio punto del IGIC, esa foto del prepacto con el Partido Popular, lo único que tuvo fue un efecto nulo en los precios y, por tanto, en los bolsillos de los ciudadanos, unos 150 millones de euros de recaudación para los servicios públicos de todos los canarios y canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Turno para la señora Dávila, grupo proponente.

La señora DÁVILA MAMELY: Gracias, señor presidente.

Vamos a ver, lo primero que le quiero decir, señor Rodríguez, es que nosotros, yo y mi partido, nuestro partido, Coalición Canaria, el Grupo Nacionalista, apostamos por una fiscalidad justa, suficiente y con progresividad, y eso se lo firmamos aquí y en cualquier lado, y esa ha sido nuestra política fiscal. Eso no significa... -y quiero decirlo muy claro- que lo que usted nos está anunciando es no hacer nada. No hacer nada y no subir los impuestos significa cargar más a quien en este momento... ¡Señor Rodríguez -no sé si no se ha enterado, ustedes y quienes están gobernando con ustedes-, no hay empresas, no hay profesionales, no hay autónomos!: ¿a quién le va a cobrar los impuestos?

Mire, nosotros lo que le estamos proponiendo es medidas puntuales para reactivar la economía, medidas que... No sé, señor Lavandera, léase el Diario de Sesiones del Congreso: acaba de entrar una ley de medidas económicas y fiscales. Han quitado ustedes el impuesto a los actos jurídicos documentados para determinadas actuaciones. Están bajando los impuestos, porque el Gobierno tiene que actuar. Y lo que ha anunciado el señor vicepresidente y consejero de Hacienda es que no va a hacer nada, y puede hacer, porque tiene una capacidad normativa enorme. Y yo no le digo que baje los impuestos definitivamente, señor Rodríguez, lo que creo es que tiene usted una enorme responsabilidad y que además de la política presupuestaria tiene la política fiscal, y tiene una gran oportunidad.

Mire, nosotros le hemos hecho una serie de propuestas. Efectivamente, Portugal, con un Gobierno progresista, ha bajado los impuestos, y ha bajado los impuestos para poder reactivar la economía, porque si no la presión fiscal es mayor. Pero es que eso es de primero de básica en economía.

Señor Rodríguez, usted tiene que promover, para las familias, si quiere, más vulnerables, la digitalización. No ya de las aulas sino de las viviendas. Hemos propuesto una deducción fiscal a la adquisición, deducción en la cuota autonómica, para poder comprar ordenadores, los chiquillos, porque no sabemos si vamos a volver a estar confinados.

Deducción fiscal para contratar a personas que puedan cuidar de los menores y dependientes. Hemos propuesto deducciones en la cuota también para poder contratar personas para empleadas del hogar.

Ustedes están proponiendo dar subvenciones y nosotros les estamos diciendo: utilice la política fiscal.

Claro que el problema es que no hay turistas, señor Lavandera, y por eso proponemos una deducción en la cuota para que los canarios viajen dentro de Canarias, igual que ha hecho Francia, igual que ha hecho Italia, igual que ha hecho Reino Unido. Claro que sí, se puede utilizar la política fiscal.

Y claro que puede usted estar en Madrid poniendo la mano, tiene que hacerlo, tiene que reivindicarlo, pero además tiene usted una herramienta muy poderosa, que es la fiscalidad.

Decimos: baje el IGIC, baje el IGIC también para reactivar la construcción, la adquisición de viviendas, la entrega de vivienda protegida, para reactivar uno de los posibles motores, que es la construcción.

Le estamos diciendo, señor consejero de Hacienda, tiene usted la oportunidad de cambiar el criterio, que se amplíe el criterio de caja para el IGIC. Si no se han cobrado las facturas, no puede estar pagando el IGIC. Eso es un agujero, un agujero para las empresas. Lo único que ha hecho en la ley de medidas fiscales es ampliar, es ampliar el periodo de presentación, simplemente es un aplazamiento. Y lo que estamos diciendo desde nuestro partido es una bajada puntual, de reactivación de la economía, de ayuda a las personas y a las familias dentro de la cuota del IRPF. Y además es que no le afecta a la regla de gasto, con lo cual puede estar adoptando esas medidas.

Y nosotros entendemos que en este momento, por ejemplo, se pueden tomar medidas como la que hemos propuesto para el régimen especial de pequeñas empresas y profesionales, ampliándolo. Lo teníamos en 30 000 euros: por qué no revisamos lo que han pasado con los autónomos y los profesionales en este semestre y adoptamos un acuerdo para el próximo..., que se abra de nuevo el censo de las pequeñas empresas y profesionales, que no tienen un volumen superior a veinticinco mil euros, por ejemplo, y que esas personas no tengan que pagar el IGIC. Pero es que el problema es que esas pequeñas empresas...Señor Rodríguez, se está quedando sin empresas. Nuestra política es, por supuesto, hay que luchar contra todo lo que sea vulnerar la normativa. Hay que perseguir a quien no paga, pero es que en este momento lo que usted tiene que lograr es que los ciudadanos puedan aliviar esa presión fiscal. Que la gente está en ERTE: proponemos una deducción para los contribuyentes que se encuentren en este momento en ERTE, igual que hay una deducción para quien se encuentre en desempleo. Vamos a darles más recursos. Señor Rodríguez, que va a tener más personas en desempleo, que hay gente que está en ERTE a la que el año que viene le va a meter un palo Hacienda, y hay que decírselo, y nosotros lo que pretendemos es que no les venga, que no tengan ese problema, además de estar en unas circunstancias, estar en un expediente de regulación de empleo.

Así que, primero, se puede bajar la fiscalidad de forma puntual para reactivar la economía y es lo que tiene que hacer su Gobierno, como lo está haciendo Portugal, como lo está haciendo Reino Unido, como lo está haciendo Francia y como incluso, señor Lavandera -léase, por favor, la última ley que acaba de entrar en el Congreso de los Diputados-, también el Gobierno de España. El problema, el problema de este Gobierno, señor Rodríguez, señor Lavandera, señores de los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno, es que han renunciado, renuncian a cualquier política. Están improvisando, no quieren hacer nada.

Mire, señor Rodríguez, hace unas pocas semanas, cuando le interpelaba, le decía que parecía el violinista del Titanic, que tocaba el violín mientras... No se daba cuenta de que se estaba hundiendo todo. Yo le voy a cambiar la imagen: sigue siendo el Titanic, pero ahora ya no es, ya no es el violinista, ahora es usted Leonardo DiCaprio agarrado a la tabla, congelándose, mientras no hace nada, hundiéndose en el fondo de un Gobierno paralizado.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Dávila.

(Rumores en la sala).

Señor vicepresidente.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE HACIENDA, PRESUPUESTOS Y ASUNTOS EUROPEOS (Rodríguez Rodríguez): Señoría, elija el restaurante (risas en la sala).

En serio, nosotros sabemos y tenemos nuestro análisis, y hay una diferencia política sustancial, sustancial, con ustedes, ideológica, política, de fondo, de las que hacen que no nos entendamos.

¿Y en la fiscalidad? La fiscalidad es estructurante, es esencial, es determinante, y nosotros defendemos, yo defiendo, un Estado fuerte, un Estado estructurado. Y frente a esta crisis mire usted lo que vamos a hacer nosotros. Vamos a procurar hacer lo que esté en nuestras manos para no despedir a sanitarios, que se despidieron en esta tierra en la anterior crisis, para no despedir a educadores, que se despidieron educadores en la anterior crisis, para hacer viviendas, porque no se hicieron viviendas en la anterior crisis, para hacer carreteras, porque tampoco se hicieron carreteras. No me haga recordar el pasado, que tengo todos los datos. En el año 2018-19 consumieron ustedes, de los 120 millones del convenio, ¿saben cuánto?, cero, cero euros en dos años.

De manera, señoría, que nosotros lo de la fiscalidad nos lo tomamos en serio y, cuando había que tomar decisiones, las tomamos. Y no solo no nos arrepentimos sino que nos reafirmamos.

Hay una máxima que usted conoce y yo también, que es el diferencial fiscal, que lo vamos a mantener a toda costa. Hemos logrado, para mejorar la competitividad, para hacer más fácil la vida al sector público, a las empresas y a las familias, un diferencial fiscal muy significativo. No hay ningún lugar en Europa, ningún lugar en Europa, que tenga la presión fiscal que tiene Canarias, y ha sido una conquista histórica de esta comunidad: más de diez puntos con la media europea y casi veinte puntos con la media de los países del euro. Tenemos una fiscalidad muy inferior, afortunadamente, y la vamos a mantener, pero no vamos a romper la cuerda, porque nosotros somos una comunidad receptora de transferencias corrientes y de capital del resto de los ciudadanos del Estado español, y sabemos una cosa elemental, que se llama corresponsabilidad fiscal, corresponsabilidad fiscal. Tener nosotros un 7 % en el tipo general del IGIC y la media española, también en Alcorcón...; los trabajadores o los que no tienen trabajo pagan el 21 %. Vamos a defender ese 7 %, pero no vamos a tirar de la cuerda, porque luego hay que sentarse con los otros para que nos transfieran el dinero para carreteras, para la sanidad y la educación, y cuando uno se sienta allí tiene que tener argumentos y no hacer demagogia.

De manera que en esta crisis nosotros no vamos a tocar la fiscalidad. No vamos a tocar la fiscalidad, pero vamos hacer algo más importante: no vamos a recortar el gasto público. No vamos a recortar el gasto público, que lo hicieron ustedes cuando gobernaban y tuvieron la otra crisis. Y lo vamos a intentar hacer porque la sociedad canaria, no ustedes, la sociedad canaria, ha hecho bien las reglas fiscales (manifestaciones de la señora Dávila Mamely desde su escaño). Escúcheme, escúcheme. Mire, el superávit se produce por el límite de gasto, por la regla de gasto, por la regla de gasto. Por eso los ayuntamientos de Canarias, que tienen un peso presupuestario que no es ni un tercio del nuestro, han consolidado, entre remanentes y superávit, 3200 millones. Si hubiera que poner ejemplo de buena gestión, no sería el Gobierno de Canarias; en todo caso, serían las corporaciones locales, que tienen 3200 millones de superávit representando menos de la mitad del gasto público del sector.

Con eso le digo: esos ahorros de la sociedad canaria tienen que servir para compensar la pérdida de ingresos. Vamos a pelear, vamos a pelear, cosa que ustedes lo intentaron y no lo consiguieron, por que los 500 millones de carreteras se puedan aplicar a gasto público y hemos, por primera vez en diez años, cambiado la Ley de Estabilidad y permitir que 389 millones se puedan aplicar a gastos. 321 del año 2019, 68 del año 2018, contabilidad pública española. Los 321 del año 2019, superávit de esta comunidad según la contabilidad nacional, y 68 que restaban del año 2018, los 389. Pero no nos conformamos con los 389, vamos a pelear por los 500 del superávit en el 2018, de una sentencia producto del incumplimiento flagrante, masivo, del Partido Popular con esta tierra, incumpliendo, incumpliendo el convenio y ha tenido que ser el Tribunal Supremo quien dé razón a esta comunidad, y vamos a pelear por las transferencias que nos corresponden de la Administración General del Estado y de las administraciones europeas. Y si fuera necesario nos endeudaremos, porque la solvencia de nuestros ayuntamientos, de nuestros cabildos y del propio Gobierno nos permite endeudarnos a precio justo.

De manera, señorías, que a pesar de la dureza de la crisis, el doble de grave que la media española, a pesar de la pérdida de 1500 millones de ingresos previstos, en función de nuestra hipótesis, a pesar de eso, hemos dicho que no tocamos la fiscalidad al alza, que sería legítimo, perfectamente defendible, pero tampoco -y esta es la gran tarea- vamos a recortar el gasto público como hicieron ustedes.

Y, hablando de herencias, si usted quiere le hablo de la decisión tomada en abril y en mayo, rebajando la jornada laboral a enseñantes y sanitarios, sin cobertura presupuestaria para quedar bien en los medios. ¡Sin cobertura presupuestaria!, ¡sin cobertura presupuestaria!, y que hemos tenido que pagar ajustando gasto público y que la vamos a mantener. Si quiere que hablemos de eso, hablemos del Fdcan, el famoso programa transformador para generar riqueza y que ha sido un fracaso flagrante.

Si quieren hablar de ineficiencia en el gasto público, hablamos cuando usted quiera: ni una vivienda, ni un metro de carretera, un Fdcan que ha sido un auténtico fiasco, articulado y puesto en marcha solo para quedar bien, y bajadas de horarios sin cobertura presupuestaria antes de las elecciones para quedar bien.

Pero a pesar de todo eso, a pesar de todo eso, señoría, están ustedes en la oposición, están ustedes en la oposición, y eso se llama democracia, y ahora, y ahora lo que toca es que los que tenemos la mayoría en este Parlamento gobernemos, y gobernemos con base en nuestra visión, nuestras ideas, nuestros principios. Y nuestra visión y principios dicen que no tocaremos, en medio de esta crisis profunda, grave, sin precedentes, la fiscalidad. Lo hicimos cuando lo podíamos hacer. Pero lo más importante, insisto, vamos a pelearnos para no recortar el gasto público, para mantener la sanidad, la educación, la vivienda, en definitiva, el estado del bienestar que hemos construido entre todos.

Esa es la diferencia entre ustedes y nosotros.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Rodríguez.

Damos por finalizada esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0084 Sobre Del Sr. vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, sobre objetivos de política fiscal para el periodo 2020-2023.