Diario de Sesiones 102/2021, de fecha 23/11/2021
Punto 26

10L/C/P-0883 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, SOBRE VALORACIÓN DE LA SITUACIÓN EN LA QUE SE ENCUENTRA LA RTVC, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO.

El señor PRESIDENTE: En relación con las comparecencias en pleno, del Gobierno, sobre valoración... en este caso, comparecencia del Gobierno sobre la valoración de la situación en la que se encuentra la Radiotelevisión Canaria, a petición del Grupo Mixto.

Tiene la palabra la señora Espino.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente.

Señorías, el pasado 9 de noviembre fue un mal día para la democracia en Canarias. Y ya van ocho días funestos en estas dos últimas legislaturas, ocho votaciones frustradas para elegir la junta de control de la Radiotelevisión Canaria.

Y este no es un asunto... no es un asunto trivial, esta no es la preocupación número 34 de los canarios, como dijo tristemente el presidente de esta Cámara. Este es un asunto de democracia, de pluralidad, de libertad de los medios de comunicación públicos con respecto al poder que ejerce sobre ellos el gobierno de turno.

Es un tema sustancial para el correcto funcionamiento de una democracia y quien no lo quiera ver así es porque cree que saca beneficio partidista o personal a esta situación de la Radiotelevisión Canaria.

Al inicio de esta legislatura, cuando el presidente del Gobierno, el señor Torres, y el vicepresidente, Román Rodríguez, ese mismo que hace unos minutos me gritaba desde su asiento "cállate", mira que el hombre insiste en que me calle, cuando ya el Consultivo le ha dicho que no me va a silenciar, pero erre que erre cállate, pues con todas las cosas que les tengo que contar pues por supuesto que no me voy a callar. Pues vinieron los dos a venderme las bondades de continuar con la figura del administrador único al frente de la tele, y les advertí que era un tremendo error, que lo que había que hacer era cumplir la ley, nombrar la junta de control y un director general, que de lo contrario se iban a enquistar y complicar aún más, como ha sucedido, los problemas del ente, que ya eran muchos tanto desde el punto de vista funcional como jurídico.

Y el tiempo, señorías, me ha dado la razón. Con la figura del administrador único es imposible que el ente funcione con normalidad democrática. Fui la única que votó en contra del administrador único, otros se tragaron ese sapo, y no voté en contra porque este fuera el señor Francisco Moreno, quien sinceramente me era absolutamente indiferente, sino porque no quería contribuir a la continuación de una situación que solo dañaba al ente, a sus trabajadores, y que impedía y sigue impidiendo que los canarios disfruten de una televisión pública plural, que nos represente a todos y no convertirla en lo que es, un medio de comunicación bajo el control del Gobierno que obedece única y exclusivamente a los diversos intereses del Gobierno.

Algunos de los que se tragaron ese sapo creyeron que la profesionalidad del señor Moreno estaría por encima de esos intereses del Gobierno o de las empresas que hacen negocio con la televisión pública, y recalco lo de la televisión porque, sin duda, la radio es la hermana pobre en la que no se invierte porque, precisamente, no se puede hacer negocio con ella.

Qué equivocados estaban, señorías, qué equivocados estaban. El señor Moreno ha resultado ser el primero de la fila en defender esos intereses que nada tienen que ver con el interés general. Y precisamente para poder perpetrar ese uso impúdico que hacen de la televisión pública, controlando la información y repartiendo decenas de millones de euros cada año, han burlado la ley, han ninguneado el control del Parlamento, porque las comisiones de control, se lo pueden decir sus señorías, son un pitorreo para el señor Moreno, han frustrado una y otra vez, con diferentes artimañas, la constitución de la Junta de Control y del Consejo de Informativos, que debe velar por la pluralidad del ente, el rigor y la veracidad en las informaciones, han ampliado hasta el infinito y más allá las competencias del señor Moreno con decretos que incumplen la ley en materia de contratos públicos, han retrasado y después ocultado, porque el informe ya existe, el informe de la Audiencia de Cuentas que tiene que entregar a este Parlamento necesario para poder aprobar el mandato marco, que debe decidir si la televisión es completamente pública o no. Y lo han ocultado y retrasado, precisamente, porque quieren que antes se adjudique el concurso de los equipos e instalaciones a una empresa de su elección.

Porque la verdad es que a ustedes los trabajadores, más de 200, con sus empleos en el aire, les dan exactamente igual. Han retrasado la... deliberadamente la aprobación de ese mandato marco, que es el que tiene que aclarar la situación y acabar con esa inestabilidad y precariedad que sufren los trabajadores.

Y ahora subirán a esta tribuna a hacer un ejercicio de cinismo mayúsculo, a darse palmadas en el pecho para hablar de una televisión pública que ustedes dicen defender y es falso, porque ustedes no creen en la televisión pública ni en una televisión de todos los canarios. Ustedes solo creen y defienden una televisión al servicio de sus diversos intereses.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): Señor presidente.

Señorías, señora Espino, si le digo lo que pienso en este momento le diría "no sé qué decirle", esa es la verdad. Porque usted se ha referido, me parece a mí, ¿eh?, a decisiones y a hechos y a circunstancias que han ocurrido en el interior del Parlamento de Canarias, pero en las cuales el Gobierno no tiene ninguna intervención. No solo no tiene ninguna intervención, sino que no la puede tener.

Invoca usted la ley, dice que se ha incumplido, pues empecemos por ahí. La ley, desde el año 2014, establece que la televisión no depende del Gobierno. Si no fuera un texto legislativo, que uno debe tenerle respeto por principio, yo diría que es un texto presuntuoso. Porque anticipa una especie de barrera para que a nadie del Gobierno se le ocurra intervenir en las cosas que hace el ente público Radiotelevisión Canaria. No fue así desde el 2014, perdón... desde el ochenta y cuatro, creo... ochenta y cuatro... 1984, ¿no fue en 1984? El señor Estébanez... no fue así desde que se crea la televisión hasta el año 2014.

Desde que se crea la televisión hasta el año 2014 el Gobierno decidía, los sucesivos gobiernos. En el año 2014 se dice "no se les ocurra tocar la televisión". Tiene absoluta, dice, o amplísima, autonomía funcional, no depende de ninguna consejería, tiene una adscripción orgánica a la Consejería de Hacienda, y se cuida la ley de decir que la adscripción orgánica a esa consejería no permite que el Gobierno intervenga en las decisiones de la televisión.

¿Y a qué se refiere usted? Se refiere a que no se ha nombrado la Junta de Control, ¿y qué puede hacer el Gobierno pa que no se nombre la junta, pa que se nombre o para que no se nombre la Junta de Control? Yo comprendo que, a veces, los ciudadanos, pero nosotros no deberíamos estar en esa situación, pueden tener la sensación de que el que manda es el Gobierno sobre el Parlamento, conviene recordar que es al revés, ¿eh? Son los grupos parlamentarios los que mandan sobre el Gobierno. Es la mayoría de unos grupos parlamentarios los que deciden investir a un presidente y los que respaldan con sus sucesivas votaciones las propuestas que el Gobierno trae aquí.

Que el Parlamento que, bien dice usted, no ha sido capaz de ponerse de acuerdo para nombrar una Junta de Control por su boca reproche al Gobierno que eso haya ocurrido resulta, me parece a mí, un contrasentido. Porque, dígame, ¿qué cree usted, su señoría, que puede hacer el Gobierno para resolver esa situación? Yo creo que nada. ¿Por qué contesto yo en vez de contestar otro consejero? Porque lo que el Gobierno ha hecho es tratar de complementar las normas jurídicas vigentes para que la televisión pudiera seguir funcionando, y por eso se han dictado dos decretos leyes que han sido convalidados por esta Cámara y uno de ellos se está tramitando como ley, el otro se aprobó como ley. Por lo tanto, la Cámara ha estado de acuerdo, con una mayoría, prácticamente la unanimidad, en que esos decretos leyes eran procedentes y eran necesarios.

Usted dice que se opone a la figura del administrador único, a la figura. No la he entendido bien si se opone también a la persona. Dice que no tiene nada contra él. Pero sea a la persona o sea a la figura, le querría recordar, con todo respeto, que no es este Gobierno ni este Parlamento el que creó esa figura. Cuando la televisión se convierte en un organismo dependiente del Parlamento, por si acaso el Parlamento no nombraba a la junta de control, el Parlamento dicta una ley para que pueda nombrarse un administrador único o provisional con un mandato de seis meses. Y como en aquellos seis meses, año 2018, no gobernábamos nosotros, no se nombra a la junta de control, otra ley, también del año 2018, permite que el mandato se extienda más allá de seis meses. De manera que tampoco fue este Gobierno el que creó la figura del administrador único. Es verdad que el Gobierno puede nombrarlo, como lo nombró el anterior, porque el Parlamento no ha creado la junta de control.

Que no funciona la televisión o que usted cree que las cosas se hacen mal o que usted le parece que hay decisiones que favorecen algunas empresas o que perjudican a los trabajadores. Puede usted traer, creo que tiene que venir todos los meses, al director, al señor administrador, para que comparezca aquí ante la comisión de control. Pero ya me cuidaría yo si fuera miembro del Gobierno como lo soy de darle la más mínima indicación, advertencia o reproche. Más aún, en el decreto ley que la Cámara convalidó y que se le faculta para llevar a cabo ese concurso del que usted se refiere, se impone... No me diga que no, porque eso está escrito en el boletín oficial. Se impone la condición de que el concurso puede deshacerse en cuanto ustedes, Parlamento, tomen otra decisión. Y si se adjudica el concurso a Pepito o a Juanito y luego el Parlamento decide que debe ser pública, se deshace el concurso, y eso está así previsto en la ley.

Luego, lo que ha hecho el Gobierno es tratar de preservar en todo momento la autonomía de la televisión y las competencias del Parlamento.

Le he escuchado, permítame decirle que como siempre, desde luego, yo no vengo aquí a hacer un ejercicio de cinismo como dice usted, no se me ocurriría reprochárselo a usted, ni vengo tampoco a darme golpes de pecho, no sé muy bien cómo se hace.

Pero, sin cinismo y sin golpes de pecho, no se me ocurriría dejar de prestarle absoluta atención para saber exactamente, y contésteme luego si puede, qué es lo que cree usted que puede hacer el Gobierno. Porque quien comparece aquí es el Gobierno, a petición suya, para informar de la situación. Y lo que puede decirle el Gobierno es que hemos dictado dos decretos leyes, porque había una situación jurídica claudicante, vulnerable, y que esos decretos leyes se han convalidado. No podemos hacer otra cosa. El resto a la comisión de control. Y yo asistiré como consejero y como ciudadano muy interesado a esas sesiones, desde lejos, porque no soy diputado, para saber si ustedes resuelven de una vez la situación de la televisión. Pero no creo que el Gobierno sea quien puede resolver.

Muchas gracias. Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor consejero.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes ya, señorías. Buenas tardes también al señor consejero.

Señorías, quiero comenzar mi intervención dejando muy claro que Agrupación Socialista Gomera siempre hemos sido coherentes, muy coherentes, y responsables con la postura que hemos tomado en los cuatro intentos que ha habido para la designación de los miembros de la junta de control. Nuestro objetivo siempre ha sido el mismo y ha sido el de desbloquear la situación del ente, tanto en la anterior legislatura como en la legislatura actual. Es más, nuestro grupo parlamentario ha votado a favor de todos los candidatos y candidatas presentados para constituir la Junta de Control de la Radiotelevisión Canaria, al igual que también lo hicimos en su momento con la designación del señor Moreno como administrador único y después también como director general.

Por tanto, señorías, si ha habido un grupo cohesionado que no ha cambiado de posicionamiento y que se ha mantenido fiel a lo que hemos dicho desde el primer momento ese ha sido Agrupación Socialista Gomera.

Desde nuestro grupo parlamentario siempre hemos abogado por el acuerdo y el consenso, con la idea de lograr una nueva etapa en la radiotelevisión canaria, con más pluralidad democrática, y evitar así que continúen los problemas por los que ha pasado el ente y que además ya todos conocemos y ya todos hemos debatido en varias ocasiones.

En este tipo de decisiones que dependen de la voluntad de todos los grupos parlamentarios pienso, sinceramente, que lo importante es sumar para lograr sacar adelante los asuntos pendientes, que los asuntos que quedan pendientes y que, además, requieren de quórum y que a día de hoy seguimos sin alcanzar. Por tanto, la responsabilidad, como ha dicho el señor consejero, recae en el entendimiento y en los acuerdos que se hagan en esta Cámara.

Me refiero cuando hablo de asuntos pendientes a aprobar el mandato marco del ente, a la aprobación del reglamento orgánico del ente, a poner en marcha el consejo asesor y los consejos de información, la armonización y homogeneización de los derechos de los trabajadores, también el cubrir las plazas en los presupuestos de la radio pública que han venido insistentemente para que se lleven a cabo y no hemos podido darles una respuesta.

Por tanto, yo también quiero aprovechar la intervención de hoy para decir que desde Agrupación Socialista Gomera apostamos por un modelo público, me gustaría también saber cuál es el modelo por el que apuesta cada una de las formaciones políticas que componen este arco parlamentario. Nosotros creemos que... apostamos por un modelo público porque los canarios y las canarias creemos que merecemos una radiotelevisión pública de calidad.

Y, por tanto, señorías, una vez más, apelo, apelamos desde mi formación política... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) y a la coherencia de los grupos que conformamos esta Cámara para que los asuntos importantes que requieren de quórum salgan adelante cuanto antes.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señor presidente. Señorías.

Esta comparecencia sobre la situación de la radiotelevisión pública canaria nosotros creemos que la televisión pública canaria y la radio tienen que mejorar muchísimo. Pero también somos de la opinión de que nunca, jamás ha estado mejor que en estos momentos, por una serie de circunstancias, jamás ha estado mejor y su discurso, el de la ponente, va totalmente a la contra de lo que opina la generalidad de la opinión pública. Nosotros creemos que estos son datos que, además, lo confirma la audiencia. La audiencia ha decidido en términos que oscilan entre un 9 % y un 14 % que la televisión pública está en un punto casi de no retorno hacia una mayor calidad y una mejor, digamos, dedicación como trabajo público, lo ha decidido con cuotas, con cuotas de audiencia alucinantes que todas las televisiones del Estado y los organismos que los organizan han reconocido y, de hecho, se le ha reconocido bastantes premios. Por lo tanto, nos parece que incluso superado el efecto del volcán sigue manteniendo los índices de audiencia. Pero no solamente es una cuestión cuantitativa sino también cualitativa puesto que ha incorporado a audiencias que habían renegado totalmente de la radiotelevisión pública canaria y ahora la están usando como servicio público y eso hay que reconocerlo. Por lo tanto, ¿hemos mejorado?, sí, ¿la televisión está en un buen camino?, está en un buen camino. Así de claro se lo digo.

Además, hemos ganado en el sentido de defenderlo como servicio público, se ha demostrado que el modelo mixto nos salía más caro, nos salía más caro, ahora mismo nos estamos ahorrando del orden de 2-4 millones que antes se le daban a empresas y, además, se están utilizando para, además, ampliar, y eso sí es democracia, la capacidad y la presencia de muchísimas más productoras y muchísimas más personas y grupos y creadores que aportan programas a la radiotelevisión pública canaria, y eso es un dato objetivo que, además, lo reconocen las organizaciones que aglutinan a estas personas.

¿Que no se ha elegido la Junta de Control?, a nosotros nos parece que, efectivamente, la Comisión de Radiotelevisión Pública Canaria del Parlamento tiene un problema en esta cuestión y es que las propuestas que se hagan de candidatos, y Coalición Canaria tiene que reconocer que tiene que ofrecer un candidato de consenso, lo acaba de decir la señora diputada de la Agrupación Socialista Gomera, hay elementos que tienen que funcionar por consenso y si no hay acuerdo de consenso hay algunos organismos que no se pueden constituir, así de claro. Y, por lo tanto, ese es el problema principal.

Nosotros creemos que en ese sentido se ha reforzado el servicio público y la gente ha entendido perfectamente, la ciudadanía canaria, que es necesario un servicio público de calidad porque hemos ganado en rigurosidad, en pluralidad, hemos ganado también en legitimidad y también en empatía. Y me parece que eso es algo que nadie hoy cuestiona en las islas Canarias, en nuestra tierra. Por lo tanto, la situación es bastante positiva.

Creemos que es necesario resolver algunas cuestiones, por ejemplo, decidir la conformación de la Junta de Control... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Permítame, señor presidente.

Lo que no se haya elegido no es óbice para seguir trabajando en las condiciones que se está trabajando, ahora, que tenemos que resolverlo, sí.

Se está trabajando también en el convenio colectivo, se está negociando. Me parece que, además, la situación de este modelo público que se ha desarrollado en los últimos tiempos está garantizando las mismas condiciones laborales de todos los trabajadores de todas las islas e, independientemente, no como estaba antes.

Y, luego, está claro, señorías, en el apartado 7 del Decreto de las medidas extraordinarias, el decreto para garantizar la continuidad se dice: la contratación prevista en el párrafo anterior vendrá condicionada en su duración, contenido y efectos al modelo de gestión que resulte de la aprobación de... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, señora Hernández Jorge.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente.

Bueno, yo creo que hay... Haciendo honor a la verdad, la verdad que dicen los espectadores a través de las audiencias, la verdad que traslada porque esto de la verdad también sabemos que tiene un elemento de subjetividad, pero las audiencias lo avalan con las cifras, lo dicen los profesionales de los medios de la Radiotelevisión Canaria y también el sector económico vinculado al mundo audiovisual, la televisión canaria está viviendo un buen momento, ha dado un giro de 180 grados; y negar esto yo a veces pienso que eso es lo que les molesta a algunos, que la tele vaya bien. Cada día creo que ese es uno de los elementos que molesta.

Después de décadas de control por parte de gobiernos anteriores parece que, como digo, que hay quien le molesta que la mayoría de los grupos políticos apostemos por un medio independiente, profesionalizado y al servicio del interés general de los canarios y las canarias, que habría que definir qué es eso del interés general, el interés general no es la suma de ciertos intereses particulares, no, el interés general es el interés de la mayoría de los canarios y de las canarias amparados constitucionalmente.

Tenemos que huir de esa vieja política donde se pretende controlar a los medios, donde se instrumentalizan los medios y se utilizan de forma partidaria.

Y, miren, quien ha generado esta problemática por supuesto no es el Gobierno, que, como bien ha dicho, no tiene nada que ver, la ha generado quien torpedea de manera sistemática el consenso. Y la pregunta del millón es: ¿qué motiva que Coalición Canaria torpedee de manera insistente, contumaz, el consenso?, ¿por qué propone candidatos que no tienen la confianza de la mayoría de esta Cámara? Si lo importante es el ente, si lo importante son los profesionales, si lo importante es el medio público de calidad, no nos engañemos, ¿por qué esa insistencia en proponer un candidato que no tiene la confianza de esta Cámara? Solo encuentro una respuesta: no hay interés de que se cree la junta de control, no hay interés de nombrar un director general porque lo que se pretende es boicotear al medio. Y eso si es una irresponsabilidad.

Por eso yo le digo a la señora Mendoza apele a la responsabilidad de los que torpedean el consenso no de la mayoría de la Cámara, son algunos los que torpedean el consenso y a esos son a quienes hay que pedirles responsabilidad porque están jugando con los puestos de trabajo de más de doscientas personas, están jugando con un sector económico muy importante en Canarias, que es el sector audiovisual y están jugando con el interés general de los canarios y las canarias, porque si algo ha demostrado en esta etapa el medio Radiotelevisión Canaria es su enorme papel para Canarias: qué hubiera sido de Canarias sin una radiotelevisión haciendo un seguimiento diario en la crisis vulcanológica, qué hubiera sido de nosotros si no hubiéramos tenido un medio propio, un medio público, informando... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) -gracias, señor presidente- informando en medio de una pandemia, qué sería, que hubiese sido de nosotros si no hubiéramos tenido un medio canario también haciendo un seguimiento e informando cuando hemos pasado los terribles incendios.

Por tanto, responsabilidad con los canarios y las canarias, responsabilidad con los trabajadores del medio Radiotelevisión Canaria y dejemos a los profesionales hacer sus trabajo, dejemos de hacer injerencia política, propongamos candidatos profesionalizados e independientes.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández Jorge.

Tiene la palabra en este momento la portavoz para este asunto del Grupo Parlamentario Popular.

Señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidente, y buenas tardes ya, señorías, y buenas tardes al señor consejero.

Mire, realmente yo creía que hoy tenía que hacer hoy aquí una valoración crítica de la situación de la televisión pública canaria, aunque más que crítica autocrítica, y le digo esto porque el callejón sin salida en el que nos encontramos tiene un único culpable y se llama Gobierno de Canarias.

Yo estoy convencida, señorías, que si se trabajara por el servicio público no estaríamos ahora hablando de lo que estamos hablando, porque, tal y como ya he dicho en muchas ocasiones y no me cansaré de seguir diciéndolo, la situación actual del ente público solamente obedece a una cosa y son los intereses del Gobierno y, por ende, a los grupos que lo aplauden. No nos olvidemos que esta es la situación a la que ha llevado a la televisión pública canaria que parece más que esto es un sistema de república bananera.

Ustedes se sienten más cómodos, estamos convencidos, utilizando la tele pública como un ¡Aló, presidente!, ¿le suena de algo?, afirmando incluso -escúchenme bien, señorías-, afirmando incluso el administrador único hace muy poco que la junta de control no podía convertirse en un tribunal de inquisición, es decir ¿ahora el control es una inquisición? Señorías, es para hacérselo ver, ¿eh?

Y para llegar a esta situación sí tengo que decir una cosa, y es que ustedes lo único que han hecho ha sido engañarnos.

Y, mire, les voy a refrescar la memoria para que me vayan entendiendo.

Mire, después de las elecciones del año 2019 los grupos que aplauden al Gobierno decidieron cesar a aquel administrador único que se había nombrado en el año 2018 porque lo consideraban, y abro comillas, un peón a los intereses del anterior Gobierno. En primer lugar sí tengo que decir, en primer lugar sí tengo que decir que, hombre, lo importante era tramitar en este Parlamento era tramitar el nombramiento de la junta de control y la dirección general, pero ustedes lo paralizaron todo. Y si bien es cierto que mi grupo parlamentario en un principio mostró reticencias porque entendíamos que no se podía volver a nombrar otro administrador único sino nombrar a la junta de control nosotros aceptamos nombrar ese administrador único, pero ¿sabe por qué?, porque ustedes se comprometieron a una cosa, y era a tener antes de que acabara el año 2019 nombradas la junta de control y el director general. Nos fiamos de ustedes, nos fiamos de ustedes. Hoy es noviembre del 2021 y todavía no tenemos ni junta de control ni director general.

En definitiva, señorías, nos encontramos ante una tele que lo único que hace es obedecer a lo que son los dictados de su jefe, y por tanto se ha convertido en cómplice necesario del Gobierno.

A estas alturas ya da lo mismo lo que se diga desde esta tribuna, yo tengo claro que a ustedes lo único que les interesa es llegar al año 2023 con la actual situación, donde tiene un administrador único que lo único que hace es ser un fiel servidor de la voz de su amo.

Y sí me gustaría decir una cosa, ya que... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional), ya voy finalizando, señorías.

Me gustaría decir una cosa, esas personas, o mejor dicho, esos grupos parlamentarios que han venido hoy aquí y han dicho lo siguiente, dicen, "como ahora nunca ha estado la televisión pública canaria". Pues yo sí tengo que decirles una cosa, efectivamente, nunca hubo tanto desgobierno, nunca hubo tanto control político, incluso ni en la época de Willy García, que ya es decir.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Reverón.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista, señor Díaz-Estébanez.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Gracias, gracias, señor presidente.

Yo la verdad es que confieso que tengo... tenía cierta curiosidad al iniciar esta comparecencia por dos motivos fundamentalmente. El primero, por la sempiterna alergia que tenía este Gobierno a asumir cualquier responsabilidad sobre la Radiotelevisión Canaria, con argumentos que rozan lo ridículo e insultan a la inteligencia, haciéndonos creer que el Gobierno no tiene nada que ver, pasaban por aquí, ¿quién sos vos?, que decía mi abuela, ¿quién sos vos? "Yo, no mando nada sobre mi grupo parlamentario". Pues me parecía, en este arte del escapismo del que se han hecho auténticos especialistas.

Y la segunda, es que se daba la curiosidad de que pudiendo elegir el Gobierno el consejero que contestara esta pregunta en función de quién eligieran podían contestar una cosa o exactamente la contraria. Porque, claro, lo conforman cuatro partidos que han votado que sí, que no y abstención, con lo cual el mismo argumento les valía para todo. Me recuerda a ese anuncio de televisión que ahora está tan en boga, ¿no?, "porque tú, porque te, porque tú, porque te, porque te". En este caso es porque yo, porque mí, porque mí, porque mí, porque mí. Porque mis compromisos, porque mis repartos, porque mis presiones, porque mis chantajes me obligan a hacer el ridículo que se ha hecho en esta Cámara al conformar este órgano.

Encima, con ese cinismo que le ha caracterizado en esta contestación, don Julio, lo siento, tengo que decírselo, ha confundido hasta la fecha de inicio de la televisión, ha dicho en el 84, claro, le traiciona su subconsciente. ¿Sabe cuándo fue?, en el 99, ¿sabe quién era el presidente?, lo tiene dos banquitos más al lado de él, lo digo por la que habla de la... del control durante décadas del ente. Ese presidente, con el mismo administrador único que tienen hoy. O sea, que lecciones las justas.

Por cierto, señora portavoz de Asamblea Socialista Gomera, sobre el modelo nosotros lo tenemos claro, pregúntele a sus socios, pregúntele a sus socios, porque hay algunos que vienen aquí a subirse como el talent show de Telecinco a decir "la audiencia ha decidido". Pero, bueno, ¿cómo que "la audiencia ha decidido"? ¿Ese ahora es el criterio para una televisión canaria? Me parece asombroso lo que aquí está ocurriendo, y eso es lo que les ha llevado a ese convertir la Televisión Canaria en teleflower, el reparto de lo que tenemos. Hombre, ya está bien, ya está bien.

Miren, no quieren comisión de control porque no soportan ser controlados, es lamentable, pero esa es la auténtica razón, la única razón, o lo que oculta la verdadera razón, concretamente 54 millones de razones, que son los euros que están en juego en el concurso de las sedes y los equipos de la Radiotelevisión Canaria, del concurso y de las prórrogas.

Y claro, no contentos con cambiar, porque esto sí que es inaudito, quien es controlado quiere decidir quién le controla, cómo le controla y cuántos le controlan. Han cambiado la ley para tener la mayoría en el control, han... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional) y ahora, no conformes con eso, quieren también decidir los candidatos del resto de los grupos para que sea quien no les incomode en ese control. ¡Pero, bueno! ¿Este qué cachondeo es? ¿Pero qué sentido...? Miren, la idoneidad, el que cumpla los requisitos, lo deciden los servicios jurídicos de esta Cámara, y todos los candidatos lo son, y ya está bien de dar lecciones a algunos que además han votado primero que sí y después que no a los mismos candidatos. Y son ustedes, chiquitas tragaderas tienen que tener sus propios candidatos, los que han votado que no a sus propia propuesta. Esa es la vergüenza que estamos sumando, esto está en contra de cualquier... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Estébanez. Díaz-Estébanez, lo siento.

Concluya... le he dado el mismo tiempo que al resto, concluya, por favor.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Se lo agradezco, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Termine.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Mire, usted no ha dado aquí ninguna explicación. Usted no ha dado aquí ningún plan. Y me gustaría, por lo menos, preguntarle si este Gobierno tiene o no algún plan de futuro, porque si dice que no porque no tiene nada que ver le preguntaría, ¿está preparando su Gobierno algún decreto sobre la futura gestión de la Radiotelevisión Canaria?

Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Estébanez. Díaz-Estébanez, perdón.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista Canario, señora Fierro.

La señora FIERRO DÍAZ: Gracias, presidente, buenos días, señorías.

Comenzaba, señora Espino, hablando de democracia. La democracia también es aceptar las votaciones, le guste a usted o no le guste. Y, señor Estébanez, a usted le sobra demasiada televisión y espectáculo y le falta seriedad. Hace usted un flaco favor a la política (aplausos y palmoteos desde los escaños).

Me alegra profundamente, señora Espino, que traiga al Pleno una comparecencia que se llama "comparecencia del Gobierno de Canarias ante el Pleno para que dé cuenta de la situación de la Radiotelevisión pública canaria", registrada el 10 de noviembre, que no sé si ese día hubo pleno, a la 14:08 de la tarde, y digo yo que a usted no se le habrá ocurrido traer esta comparecencia porque se le diera el premio Ondas a la Radiotelevisión pública por buen servicio, pero en cualquier caso me alegra, porque la solicita usted en la mejor situación de emisión de la Radiotelevisión pública canaria, una cuestión que nos hace sentir absolutamente orgullosos del servicio público que presta, de su calidad, y de todos y cada uno de sus trabajadores, que hacen posible la emisión de la radio y de la tele pública.

Un servicio público que ha estado a la altura de todas las adversidades que hemos sufrido en los últimos tiempos, informando desde el rigor, ese rigor que en demasiadas ocasiones y, lamentablemente, le falta a la política, acercándose al territorio, con conexiones permanentes, con datos e información veraz, y esa es hoy la mayor grandeza de la Radiotelevisión pública.

Deseaba que fuera esto de lo que usted viniera aquí a hablar hoy. Quizás esto no tenga tanta enjundia periodística como la que usted plantea, señora Espino, hablando de intereses y de no sé cuántas otras cosas, y yo me pregunto cuáles serán los suyos para traer esto aquí en el día de hoy y para hablar de todo menos del estado de la Radiotelevisión pública canaria.

Señora Espino, usted ha caído, ha caído, precisamente, poniendo en cuestión la honorabilidad del propio ente y del concurso público. Mire, no se puede estar en misa y repicando, no se puede defender una televisión pública y atacarla a la vez. Y si hablamos de eso, señora Espino, debo ser tajante y rotunda: el PSOE siempre ha apostado por la renovación de los órganos de la Radiotelevisión pública, imprescindiblemente, del director general y de la Junta de Control. El PSOE ha liderado en esta Cámara, como grupo mayoritario, el intento de llegar a acuerdos con todas las formaciones políticas en el desbloqueo de los órganos de la Radiotelevisión pública y, además, señora Espino, le adelanto que seguiremos intentándolo.

El PSOE propone cuatro candidatos, tres a la Junta de Control y uno a director general. Ni chantajes ni amenazas, ni públicas ni privadas, sino simplemente rigor, profesionalidad y buen periodismo, debería usted, por profesión, gustarle un poquito más estos criterios y menos el ruido y el partidismo.

Y por último, y no menos importante, y lo diré de forma bastante clara, el PSOE se abstuvo en la comisión de idoneidad. Los argumentos allí los expusimos, y los candidatos propuestos sacaron más votos favorables. No pasó lo mismo en el Pleno. Sea usted consciente y mire a su lado, reflexione. El PSOE no era imprescindible para que la Junta de Control saliera. Tuvieron 32 síes. No mire para el PSOE, mire... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). (Aplausos y palmoteos desde los escaños).

Y no le quepa la menor duda, seguiremos trabajando por el consenso y por el buen funcionamiento y la tranquilidad y la paz dentro de la Radiotelevisión pública canaria.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Fierro.

Turno para la señora Espino. (Pausa).

Espere, señora Espino, que creo que hay alguna interferencia en el sonido de la Cámara... ya. Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente.

Señor Pérez, usted no ha hecho un ejercicio de cinismo, usted ha dado una clase magistral de cinismo con ese discurso desde esta tribuna. ¿De verdad nos dicen ustedes que el señor Torres, máximo dirigente del Partido Socialista Canario, no da ninguna instrucción al Grupo Socialista? ¿O el señor Román Rodríguez, presidente de Nueva Canarias, y ambos también miembros de sus grupos parlamentarios, no da ninguna instrucción al grupo de Nueva Canarias? Y bueno, a Podemos no lo nombro, a la coordinadora, porque sigue las instrucciones de Román Rodríguez, y con eso me es suficiente.

Cómo se puede hacer este ejercicio de hipocresía, de cinismo, si ustedes son los que controlan de facto la tele pública llamando a golpe de teléfono el señor Moreno, y quien tendría que comparecer no es usted, que entiendo que usted no llamará, tendría que estar aquí el señor Román Rodríguez, que es el que más levanta el teléfono, ese es el que tendría que estar compareciendo.

Y, mire, le voy a explicar, porque ha sido muy interesante la experiencia que hemos tenido como parlamentarios de la Comisión de Control con el señor Moreno de administrador único. Yo le explico.

Es cierto que el señor Moreno cuando entró como administrador único su prioridad no fue defender los intereses del Gobierno, sino los suyos propios. Y fue nombrado en el mes de octubre de 2019 y en noviembre ya nos estaba intentando colar una enmienda para subirse el salario un 30 %. Y no lo consiguió porque algunos lo paramos. Y desde entonces el señor Moreno, que me era absolutamente indiferente, pero usted va a entender ahora esta experiencia que hemos tenido, no ha dejado de hacer méritos. Mire.

El primero, el apaño que hizo para elegir... para elegir a la persona que debía ganar el concurso de la dirección de los informativos. Como no le gustó la persona que por puntuación ganó el concurso para dirigir los informativos de la televisión, cambió los criterios para puntuar mejor a otra candidata y poder designar a dedo. Desde ese nombramiento en los servicios informativos se produce manipulación que yo he denunciado con casos concretos y ejemplos concretos de la comisión de la televisión canaria, sin ningún éxito de enmienda.

En pleno confinamiento el señor Moreno realizó una pésima entrevista al presidente del Gobierno de Canarias, argumentando, con más cara que espalda, que tenía que hacerla él personalmente, porque no había ningún periodista del ente capacitado para hacerla. Esa fue la respuesta que nos dio en la comisión.

Con el señor Moreno al frente de la televisión canaria el relato de la televisión canaria es el mismo relato que el de Gobierno, mientras las posiciones y argumentos de la oposición están prácticamente ocultos a los ciudadanos. Jamás se ha entrevistado en estos dos años en horario de máxima audiencia a un líder o figura relevante de la oposición, mientras las entrevistas al presidente y al vicepresidente, sobre todo a este último, son ya innumerables. ¿Señora Navarro, la han entrevistado a usted alguna vez en prime time en la televisión canaria?, ¿le han entrevistado alguna vez en horario de máxima audiencia?, ¿a que no, verdad?

Pero de qué nos quejamos, si la oposición nos tienen reservado el mejor horario, entre las ocho y las nueve de la mañana. Como todo el mundo sabe el mejor horario televisivo. Entiéndase la ironía, porque es cuando menos televisión se consume de toda la jornada. Y así creen ustedes que justifican el expediente.

¿Se imaginan que en Televisión Española que la Televisión Española entrevistara con frecuencia a Pedro Sánchez en horario de máxima audiencia y jamás a Pablo Casado? Pues eso es lo que ocurre en la televisión canaria.

¿Se imaginan que la que fuera administradora única de la Radiotelevisión Española, Rosa María Mateo, enchufara en la televisión pública a su hermano? Pues eso es lo que ocurre en la televisión canaria.

¿Se imaginan que el hermano se dedicara a llamar a los políticos como el día en que, según me contó el coordinador de Ciudadanos, Enrique Arriaga, lo llamó para pedirle que yo dejara de criticar a Francisco Moreno en la comisión de control? Pues eso ocurre en la televisión canaria.

El propio Arriaga me pidió que dejara de hacerlo, porque si no, me dijo, no lo sacaban por la tele. Y, como es obvio, me negué a aceptar semejante chantaje y continué ejerciendo mi función en la comisión de control.

Ahora ya sabemos todos lo que se refería el señor Arriaga con lo de salir por la tele, ¿no?

Por no hablar de los programas, de los programas en los que la mesa de periodistas, todos con argumentos afines al Ejecutivo, se usan como espacio de linchamiento si alguien de la oposición se le ocurre asomar la cabeza por allí. Mientras los reportajes sobre la actividad del Gobierno son ambientados con música épica. Programas todos adjudicados a dedo por el señor Moreno, donde trabajan periodistas que a su vez son los que le hacen la ola al señor Moreno en entrevistas en medios privados en los que también colabora, cerrando un círculo perfecto de favores pagados.

¿Y ahora suben aquí sin ningún tipo de rubor, utilizan un premio que reconoce el trabajo de los trabajadores del ente, no del señor Moreno, de los trabajadores de la tele, que se lo merecen, esos que llevan dos años esperando por su convenio colectivo, por saber si van a conservar sus puestos de trabajo y en qué condiciones? Utilizan eso para tratar de tapar todas las desvergüenzas del señor Moreno. Es más, el propio Moreno en la gala celebrada en Barcelona para recoger el premio Ondas, en un acto totalmente impúdico, se apropia de todo el tiempo del discurso de agradecimiento, que deberían dar los trabajadores y no él, y a los que solo deja unos segundos de consolación.

Comparen el comportamiento del señor Moreno con el de la directora de la Cadena Ser en Canarias en esa misma gala, que hizo justo lo contrario, el protagonismo para los periodistas que habían estado a pie de volcán y no para ella.

Pero es que es vox populi que al señor Moreno le encanta un protagonismo o una entrevista, en la que nos deja titulares como la junta de control no puede ser un tribunal de la Inquisición. El señor Moreno a estas alturas actúa ya, porque ustedes se lo han permitido, sin ningún tipo de pundonor, creyéndose en el derecho de decidir quién formar parte de esa junta de control, este me gusta, este no me gusta, y cuál debe ser o no la función de la junta.

Lo que es cierto es que ni al Gobierno ni al señor Moreno les interesa que se constituya la junta de control, ni el consejo de informativos, que es el órgano que debe velar por la pluralidad, la veracidad y el rigor en el ente público. No porque lo digan ustedes se cumplen esos parámetros. Tiene que haber un consejo de informativos, que ustedes no permiten crear, quien vele porque eso sea así. Porque ustedes quieren seguir haciendo y deshaciendo la televisión pública a su antojo sin que nadie les controle.

Acabo y concluyo.

(Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Sí, sí.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Miren, presumen, presumen ustedes además de audiencia. La etapa de mayor audiencia de la televisión pública fue la de Willy García, más que ahora y sin volcán. Y no creo que fuera tampoco ningún ejemplo de lo que tiene que ser una televisión. Y aun así yo no pierdo la esperanza porque conozco a los profesionales de la radio y de la televisión y sé que la gran mayoría son magníficos profesionales, incluso algunos realmente excelentes, a los que admiro, y ellos también son víctimas de esta situación en las que ustedes mantienen al ente por su irresponsabilidad, su egoísmo partidista y su falta de sentido democrático.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Sí, señora Fierro.

La señora FIERRO DÍAZ (desde su escaño): Un minuto por contradicho.

El señor PRESIDENTE: Tiene un minuto.

La señora FIERRO DÍAZ (desde su escaño): Gracias, señor...

El señor PRESIDENTE: Un momento, señora Fierro, disculpe un segundo para ponerle el tiempo.

Adelante.

La señora FIERRO DÍAZ (desde su escaño): Señora Espino, me ha pasado esta misma mañana, usted ha dado un relato de la situación de la televisión pública, a mí me han entrevistado esta mañana en la radiotelevisión pública, ¿sabe quién venía después de mí?, como debe ser un servicio público, Fernando Clavijo, en el horario además que dice usted, de 8 a 9, que no lo ve mucha gente, pues, íbamos los dos, ahí le pido y le solicito rigor y pluralidad a la televisión pública, no dé lecciones de lo que debe suponer la televisión pública y menos con esa falta de conocimiento que está demostrando.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Fierro.

Señora Espino.

La señora ESPINO RAMÍREZ (desde su escaño): Señora Fierro, demuestra usted con esa respuesta tal falta de conocimiento de cómo funcionan las audiencias en una televisión que cuando quiera se lo explico.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Señor consejero. Turno de cierre para el Gobierno.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): Gracias, señor presidente. Señorías. Señores diputados.

Dos aclaraciones previas, una sobre los trabajadores y, otra, para el señor diputado. 1984, Ley 8/1984, perdón... (ante las manifestaciones del señor Díaz-Estébanez León, desde su escaño)

El señor PRESIDENTE: Señorías, perdón, no se interpelen desde los escaños.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández): No, yo me refería a la ley, la ley que crea la televisión y que la hace depender del Gobierno es de 1984, usted gesticuló y dijo que no y yo dudé y, dije, a lo mejor me he confundido, la memoria, no, no me he confundido, señor Estébanez, la ley es de 1984, usted puede estar desde ahora hasta la noche diciendo que no, pero es la ley de 1984. Mire, me rindo, me rindo, si usted quiere que sea del 98, 98, pero en el boletín del 84 hay una ley que crea la televisión y que la pone bajo la dependencia del Gobierno. Bueno, pues contésteme usted, contésteme usted.

Los trabajadores, a los que algunos de ustedes, me parece que la señora Espino..., por cierto, señora Espino, yo no presumo de nada, dice que vengo a presumir, desde luego no lo intento y mucho menos a dar clases, a la única persona que he oído ofrecer una clase ahora mismo es a usted que se la quería dar a la señora Fierro, ¿no?, clases por mi parte, por lo tanto, ninguna, mucho menos cinismo, hipocresía, a veces los superlativos y los calificativos lo que denotan, cuando hay mucho, cuando hay mucho adjetivo es que faltan sustantivos, no hay mucha sustancia.

Los trabajadores, como digo, son objeto de una de las decisiones, esa sí, del Gobierno, que la Cámara ratifica, que es la de permitir que haya una negociación colectiva porque hasta que el Gobierno dicta el decreto ley y ustedes lo convalidan no era posible que hubiera una negociación colectiva para acomodar sus condiciones de trabajo a la actualidad.

Como ustedes comprenderán, señoras y señores diputados, como sus señorías comprenderán, yo tengo opinión sobre todo eso que ustedes dicen, yo también tengo una opinión sobre si la tele es buena o es mala, si debe haber Junta de Control, si no la debe haber, si los grupos han hecho bien o han hecho mal, pero ni se me ocurre expresarla porque sé el riesgo que corro si expreso una opinión siendo consejero del Gobierno, como dije antes. Claro que tengo una opinión sobre la televisión y claro que creo que la Junta de Control debió haberse constituido, pero procuro, cosa que le digo cuando puedo a mis colaboradores, que recuerden que nosotros hablamos un lenguaje que se llama lenguaje de titulares y que no pisemos cáscaras de plátanos, hoy se me ha roto un zapato con lo que terminaría aquí con el señor Jrushchov, así con el zapato, no me atrevo a decir cuándo fue la fecha porque quizás el señor Estébanez la recuerde mejor que yo, debió ser en los años 60, me parece, ¿no?, usted no había nacido, es cierto, yo sí, yo sí y recuerdo al señor Jrushchov con sus zapatos y solo recordaríamos don Manuel Marrero y don Juan Manuel García Ramos, probablemente. Pero ninguno de ustedes, ninguno, ni siquiera la señora Espino ni la señora Reverón, que dice, abre comillas, "¿cuándo y dónde y quién dijo que el administrador anterior era un peón del Gobierno?", ¿quién lo dijo y dónde?, porque por el hecho de que usted diga que se dijo, y hay unas comillas, eso puede ser verdad o no serlo o ser una afirmación periodística, me extraña, yo, desde luego, no he asistido a ningún Gobierno en esta legislatura en donde eso se diga. Le recuerdo que la figura del administrador único se creó en la legislatura anterior. Pero usted que dice que el culpable es el Gobierno porque la televisión obedece al Gobierno, y la señora Espino que dice que el señor Rodríguez y el señor Torres le dan instrucciones al grupo parlamentario subvirtiendo por completo la relación entre el Parlamento y el Gobierno, no es así, no es de esa manera, por lo menos no lo es en lo que yo lo conozco; no hay instrucciones del Gobierno de ningún modo, las hay porque la ley lo permite en materia presupuestaria.

Pero ninguno de ustedes, sobre todo el Partido Popular, Coalición Canaria, la señora Espino, ha contestado a las pregunta que yo hice aquí: qué ha hecho mal el Gobierno, qué tiene que hacer el Gobierno, qué acuerdo puede adoptar, qué decisión puede tomar, qué iniciativa debe traer aquí al Parlamento para que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo y nombren la junta de control.

Si las cosas son como ustedes dicen, si el señor director pediría casi aquello que decía el señor Rajoy, ese señor por el que usted me habla pero, en fin, el señor Moreno, si son como dicen ustedes tiene ustedes una comisión control en el que pueden tirarle de las orejas las veces que quieran, todos los meses creo que pueden ustedes hacerlo y decirle todo eso, pero yo qué puede hacer. ¿Qué pretenden ustedes?, ¿que haga eso que dicen que hacemos?, ¿que llame al señor Moreno y le diga "mira, no se está portando usted bien porque los grupos parlamentarios creen que ha sacado usted a la señora Fierro antes del señor Clavijo y debería sacar al señor Clavijo antes que la señora Fierro"? ¿Qué ley hemos cambiado para tener el control? Cuando usted afirma se ha cambiado la ley para tener el control qué ley se ha cambiado. Dice usted cosas que no se corresponden con la realidad... No, no, no, no, cuál ley, dígame qué ley, dónde, en qué boletín oficial.

El Gobierno ha dictado dos decretos leyes: uno para permitir la contratación del transporte de la señal porque si no se acababa la tele, y otro para permitir la celebración de un concurso sujeto a lo que decida el Parlamento en el ejercicio de las facultades de control de la televisión y de establecimiento de un modelo, de manera que si el Parlamento dijera que la televisión es pública se le da marcha atrás al concurso porque así está establecido en la ley.

El Gobierno hace exactamente lo que tiene que hacer y respeta -y esta vez sí la leeré- lo que dice la ley, esta es del 2014 no de 1984, que dice "El ente público gozará de especial autonomía en su gestión y actuará con independencia respecto del Gobierno, de los cabildos y del resto de las administraciones. Es una entidad pública sin adscripción al Gobierno de Canarias". Nosotros, pese a lo que diga la señora Reverón, pese a lo que diga la señora Espino, no damos instrucciones a la televisión, yo desde luego no he estado en ningún gobierno en donde se den esas instrucciones... Sí, sí, usted dice que el señor Rodríguez las da (ante los gestos de la señora Espino Ramírez desde su escaño) pues interpélelo a él, pregúnteselo a él pero no al Gobierno... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Gracias.

El Gobierno eso no lo hace y mientras yo sea miembro del Gobierno no lo hará. Dígame usted qué es lo que quiere exactamente que haga el Gobierno y nosotros intentaremos secundar esas iniciativas si se corresponden con la ley.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero.

(El señor Díaz-Estébanez León solicita intervenir).

Sí, señor Díaz-Estébanez.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Si me permitiera un minuto por varias y evidentes contradicciones y alusiones personales.

El señor PRESIDENTE: Tiene un minuto.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN (desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Mire, don Julio, con el tic chulesco y antidemocrático que le parece caracterizar en los últimos tiempos, y antes seguro que no era así porque le conozco de hace tiempo, usted niega incluso la mayor. Mire, usted sí se refirió al año 1984 hablando del supuesto intervencionismo de gobiernos respecto a la televisión autonómica. Si usted cree que se podía hacer intervencionismo sin crear la televisión autonómica es que cree, en los milagros no, cree en las torpezas y en la poca inteligencia de las personas.

¡Claro que se cambió la ley! Se cambió la ley para pasar de seis a siete miembros en el órgano de control y, ¿sabe para qué?, para que ustedes tuvieran mayoría de cuatro contra tres, y, ¿sabe también para qué?, para regalarle a su socio, su compromiso electoral, un nuevo miembro en esa comisión.

Y, mire, sabe lo que le digo, que es absolutamente antidemocrático, ¡absolutamente antidemocrático que intenten ustedes imponer a otro grupo su candidato una vez que cumple todos los requisitos! Eso no se hace ni en una dictadura bolivariana. Eso es vergonzoso. Eso es terrible.

Y nosotros acertaremos o nos equivocaremos, pero lo haremos nosotros.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor... Señor Díaz-Estébanez, gracias.

Muchas gracias.

Silencio, señorías.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández) (desde su escaño): No sé cómo contestarle, señor Estébanez, porque además lo veo alterado, me gustaría que no lo estuviera.

No le he entendido las primeras descalificaciones, me parece que ha hecho, que son un poco personales, pero, bueno, eso ya hemos tenido alguna conversación parecida.

Esa ley se cambió en la legislatura anterior no con este Gobierno (manifestaciones del señor Díaz-Estébanez León desde sus escaños), yo creo que no, yo creo que no. Bueno, pues... No, no.

El señor PRESIDENTE: Señor Díaz-Estébanez.

Perdón, señor consejero.

Señor consejero... Un momento, señor consejero.

Señor Díaz-Estébanez, ha tenido su minuto que me ha solicitado y no ha sido interrumpido. No, digamos, no intervenga nuevamente desde su escaño, se lo pido.

Señor consejero, continúe. Disculpe.

El señor CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD (Pérez Hernández) (desde su escaño): Usted se refiere a un cambio puramente numérico, por lo que estoy sabiendo ahora, pero el cambio fundamental se produce cuando la televisión en vez de depender del Gobierno, y ahí sí me refería, pasa a depender del Parlamento.

Sigue usted sin decirme qué es lo que quiere que haga el Gobierno. Todas esas cosas que usted dice no contestan a mi pregunta.

Otro día, quizás, yo tenga más suerte y usted pueda decirme qué es lo que espera que yo haga.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero.

Damos por finalizada esta comparecencia.

Suspendemos la sesión, señorías, hasta las diecisiete cero cero. Las cinco de la tarde, vamos.

(Se suspende la sesión a las quince horas y un minuto).

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y ocho minutos).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señorías.

Más información
Otros formatos
  • Borrador del diario de sesiones en PDF Borrador del diario de sesiones en PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0883 Sobre Del Gobierno, sobre valoración de la situación en la que se encuentra la RTVC.