Diario de Sesiones 65/2021, de fecha 24/2/2021
Punto 4

10L/C/P-0532 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA, SOBRE LAS DIRECTRICES DE ORDENACIÓN DEL SUELO AGRARIO, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Turno para el Grupo Socialista, a la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, sobre las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario.

Señora Ventura.

Cinco minutos para el primer turno.

Cuando quiera, adelante diputada.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: (Sin micrófono)... hoy a pleno porque desde el Grupo Socialista entendemos que las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario son un instrumento importante para el desarrollo del sector primario en las próximas décadas en Canarias. Se están sentando las bases de una ordenación del territorio clave para dar seguridad y estabilidad a las expectativas que el sector se está generando. El suelo en Canarias es limitado, lo sabemos, y mantener ese equilibrio entre el crecimiento urbanístico, la conservación de los espacios naturales con su biodiversidad, frente al desarrollo de la actividad agraria tiene dificultades y entendemos que las directrices darán, como digo, cierta seguridad. Además coincide que Canarias, en todas las islas, tenemos una declaración de reserva de la biosfera en nuestro territorio y es importantísima esa declaración tenerla en cuenta como filosofía y como forma de vida. El equilibrio entre el desarrollo de la persona en el territorio y la conservación medioambiental.

En la Ley del Suelo, en la Ley 4/2007, de Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, se establece que el Gobierno debe elaborar esas directrices de ordenación del suelo agrario, para regular, para proteger el suelo agrario y la actividad agropecuaria, atendiendo a su carácter profesional y ayudar a consolidar el sector.

Sabemos que Canarias tiene una superficie agraria aproximadamente de ciento cuarenta y cuatro mil hectáreas, es apenas un 18,5 % del suelo insular, y solo se cultivan alrededor de cuarenta y cuatro mil hectáreas, un 5,9 %. Por tanto, sabemos que en estos momentos es una situación equilibrada porque hay suelo pendiente o sin cultivar, pero que puede ser... podemos crecer, hay espacio para crecer. En estos momentos el sector primario supone apenas un 2 % del PIB en Canarias, con unos veinte mil empleos. Pero esta forma, después de la crisis del COVID, de esta pandemia, yo creo que todos nos hemos dado cuenta de que hay que cambiar la forma de vida y que se puede apostar y que hay que apostar y que hay que crecer en el sector agrícola. Por tanto -agrícola y agropecuario-, por tanto, la posibilidad de disponer de suelo con o asegurar la disponibilidad de suelo con ciertas garantías es necesario de cara al futuro.

Con estos datos, como digo, podemos constatar esta fragilidad del sector primario y las directrices han de ser un instrumento básico de la política agraria para la preservación y el desarrollo del suelo sostenible de las actividades agrarias, que permitan incrementar ese producto interior bruto, consolidar el empleo, incluso, crecer, fijar población en las medianías, fijar o crecer en el autoabastecimiento, en la seguridad alimentaria, en cuestiones que cada día estamos planteando que son retos del sector primario, pero que se hace necesario ese espacio físico donde desarrollarlo.

Nosotros en general queremos saber cómo se están desarrollando los trabajos. Sabemos que desde la consejería que usted dirige se está trabajando en ese camino. Cómo se están desarrollando esos trabajos, en qué fase se encuentra la elaboración de las DOSA, de las Directrices de Ordenación; para cuándo se prevé la aprobación y que entren en aplicación, cómo se está trabajando con los ayuntamientos y con los cabildos, porque estas directrices van a afectar o van a colisionar o a tener que coordinarse con los planes generales y las normas subsidiarias de los ayuntamientos y los planes insulares; y, además, creemos que es clave que se aprueben y se apliquen, que tengan una fácil aplicación sobre el territorio, porque si no nos encontraremos de nuevo con dificultades, los agricultores, agricultoras, ganaderos, ganaderas, no se van a estudiar ni la ley del suelo, ni las directrices de ordenación de él, pero sí van a querer crecer, plantar, desarrollar su actividad primaria sin problemas, con seguridad jurídica. Por eso queremos saber cuál es el sentido general de las alegaciones que se han presentado, sabemos que se han presentado alegaciones, y cómo se está trabajando para que los propietarios del terreno, quienes quieren desarrollar esta actividad agraria, la puedan hacer con seguridad en los próximos años.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora diputada.

Turno para el Gobierno.

Cuando quiera, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA (Vanoostende Simili): Muchas gracias. Muchas gracias, señora Ventura del Carmen.

Me gustaría empezar hablando del suelo agrario en Canarias, de cuál es la problemática que subyace detrás de la necesidad de establecer unas Directrices de Ordenación del Suelo Agrario.

Bueno, que el suelo agrario, como ustedes saben, es la base el soporte para la producción de materias primas agrícolas y ganaderas, ¿no? Alimentos, flores, plantas, materias primas para la industria, etcétera. Por tanto, la importancia, solo por su capacidad productiva, ya es muy grande, ¿no?, y por su contribución a la seguridad y soberanía alimentaria, y sobre todo en territorios como el nuestro, ¿no?, que somos territorios alejados donde necesitamos tener un buen nivel de autoabastecimiento y reducir esa dependencia del exterior. Pero es que, además, el suelo no solo es eso, ¿no?, además, el suelo tiene esa importancia dentro de la mitigación de los efectos del cambio climático, pero también en el control de la erosión, la prevención de incendios, la provisión de hábitats para algunas especies y también la creación de paisajes con valores, entre otras cosas.

Y, además, Canarias, que sabemos que es un archipiélago con una orografía montañosa y con algunas islas que tienen climas semiáridos, que eso, la verdad es que estas dos circunstancias hacen que la creación de suelos fértiles se vea dificultada. Por tanto, tenemos un escaso... una escasa superficie de suelo fértil en Canarias, además, si lo comparamos con el resto de la Península, nosotros tenemos solo un 16 %, frente al 50 % de la Península.

Otros datos, ¿no? Por ejemplo, la población de Canarias, tenemos más de dos millones de personas, y a eso hay que añadirle la población flotante de turistas. Eso hace que nuestra densidad de población sea más de trescientos habitantes por kilómetro cuadrado, frente a la media del país que es menos de cien. Es decir, que somos islas densamente pobladas y esta población exige también, necesita suelo para una serie de infraestructuras básicas: vivienda, infraestructura de comunicaciones, hospitales, todas esas necesidades para la población ya nos sellan más del 6 % de la superficie de Canarias. Si a eso le sumamos que Canarias tiene, ha declarado, casi el 50 % de su superficie como espacio natural protegido, donde prima la conservación de los valores naturales frente a cualquier otra actividad económica, pues, esto nos deja menos del 44 % de superficie para el resto de actividades económicas que no se pueden dar en un suelo urbano. Ahí estamos la agricultura, la ganadería, pero también está infraestructuras deportivas, energéticas, extractivas, etcétera.

¿Eso qué quiere decir?, que mezclamos tantos problemas, ¿no? Poco suelo fértil disponible por un lado, fuerte presión demográfica y esto, todo esto hace que el valor de nuestro suelo, el coste de nuestro suelo, multiplique hasta por ocho el precio de la media nacional, incluso si lo comparamos con un archipiélago como Baleares seguimos teniendo cuatro veces un precio mayor, por tanto, necesitamos que, desde la ordenación del territorio de Canarias, focalizarla y poner especial atención en el suelo agrario para poder desarrollar el sector primario.

Es verdad que este problema se ha intentado resolver a través de varias leyes y de varios instrumentos de ordenación territorial, con bastantes pocos resultados hasta el momento, porque, por un lado, había una visión proteccionista del suelo rústico, que lo que ha generado es muy difícil que puedan invertir los agricultores y los ganaderos a la hora de hacer actividades, pero, además, por otro lado, el planeamiento de los suelos urbanizables ha sido muy expansivo, con lo cual, ha generado fuertes presiones urbanísticas en los suelos fértiles.

Con la Ley del Suelo del año 2017 establecía varios objetivos, por ejemplo, intentar contener el consumo de suelo rústico, y otro de los principios era de poner en valor las actividades que se realizan en el suelo agrario, atendiendo a su carácter profesional y no solo artesanal y tradicional, precisamente para poder permitir esa consolidación del sector agrario en las islas. La ley establecía una serie de usos complementarios, también lo recordarán, para los agricultores y ganaderos profesionales, que permitiese mejorar las rentas agrarias y además que establece que los suelos de interés agrario son estratégicos para el desarrollo económico, la cohesión social y el bienestar de la población.

Para todo ello, para desarrollar estos objetivos, la ley ordenaba la elaboración de estas directrices de ordenación del suelo agrario, de las DOSA. Estas DOSA, los objetivos de estas DOSA serían, entre otros, definir esos criterios básicos de ordenación y gestión del suelo como recurso natural, también definía esos criterios de clasificación y categorización de los suelos agrarios o determinar los parámetros que permitan la ordenación de las instalaciones ganaderas y agrícolas, pero también otros como crear la figura esa de parque agrario para poder promover, proteger y desarrollar los agrosistemas más relevantes del archipiélago. Es decir, los objetivos son bastante ambiciosos.

En esta cronología de la aprobación de las DOSA, ahora mismo nos encontramos precisamente estudiando esas alegaciones a las que antes hacía referencia, hemos hecho un proceso muy participativo, con muchas alegaciones, y por tanto estamos trabajando en estudiar esas alegaciones del... del avance, para poder pasar a la aprobación inicial durante este año.

Para ello hemos trabajado también para... durante el desarrollo de este trabajo hemos desarrollado, efectivamente, en colaboración con muchísimas administraciones, tenemos cinco mesas de trabajo, una dentro del Gobierno, entre Agricultura y Transición Ecológica, otra con la Fecam, otra con los cabildos, otra con las organizaciones agrarias profesionales y otra con los colegios profesionales. Y, además, hemos hecho un esfuerzo importante en explicar y en hacer, a través de talleres, foros, charlas, tanto a técnicos y a público en general, para poder hacer que sea un proceso participativo.

A partir de este, de todos estos estudios hemos identificado los principales problemas que afectan al suelo agrario y hay datos que son, la verdad, que bastante relevantes, ¿no? Por ejemplo, que hemos perdido durante los años que llevamos de este siglo, veinte años, hemos perdido 7000 hectáreas de suelo cultivado, eso son 14 000 fanegas, es mucha superficie. Entendemos también y podemos prever que, si no se pone freno, podemos perder hasta 23 000 en los próximos años. En cuanto a ganadería también se puede prever que podamos perder 28 % de cabezas de ganado y además que los sistemas, los agrosistemas más relevantes también hemos detectado que están en franco retroceso. Por tanto, tenemos que hacer un esfuerzo especial por defenderlos.

Y además también hemos estudiado otras cuestiones, por ejemplo, hemos estudiado, dentro de estos estudios de las DOSA, cada uno de los 88 planes generales o las normas subsidiarias de los municipios de Canarias y hemos detectado que son muy dispares entre sí y hay una aplicación insuficiente de criterios agronómicos en general.

Por tanto, las DOSA tienen que ir más allá y tenemos que entrar en una ordenación pormenorizada para poder atajar estos problemas específicos, pero... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Un momentito, consejera.

La señora CONSEJERA DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA (Vanoostende Simili): Las DOSA, como instrumento de desarrollo de la Ley del Suelo, no nos permite hace esa ordenación pormenorizada.

Por tanto, desde el año 2020, el año pasado, estuvimos evaluando cómo poder afrontar este problema de la ordenación pormenorizada y qué instrumento teníamos que seleccionar para poder realizarlo. Y hemos decidido que, con los criterios técnicos, que el más apropiado es un reglamento de desarrollo de la Ley del Suelo, amparándonos en un artículo, en el 63.2 de la Ley del Suelo, y, por tanto, estamos trabajando también en ese reglamento que nos permita hacer esa ordenación pormenorizada y poder aplicar estas cuestiones de forma igual en todo el territorio canario.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora consejera.

Turno para el Grupo Mixto, por tiempo de tres minutos.

Señor Fdez. de la Puente, cuando quiera, adelante.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Gracias, presidenta. Señora consejera.

La ciudadanía de nuestro archipiélago presenta una especial sensibilidad en lo referente a los problemas que presentan los suelos agrarios y la actividad agraria que en ellos se desarrolla.

Prueba de ello es que, una vez finalizado en enero el plazo de exposición pública del proyecto de reglamento regulador de la utilización del suelo agrario, orientada a corregir la problemática ocasionada por las restricciones que marcan los planes generales y las normas subsidiarias que afectan a la organización del territorio de los usos agrarios y ganaderos, su consejería notificó haber contabilizado un total de 14 aportaciones por parte de particulares, cabildos insulares, organizaciones profesionales agrarias y colegios profesionales.

Este proyecto nace con la necesidad de abordar la problemática de la organización territorial de los usos agrarios y ganaderos a través de dos acciones fundamentales, las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario, DOSA, y el impulso de un reglamento que aborde las cuestiones urbanísticas de usos agrarios en suelo rústico con el objeto de facilitar, homogeneizar y aportar carácter agrario a las determinaciones que afectan a la actividad agrícola y ganadera de nuestras islas.

Consideramos y coincidimos en que se hace necesario regular las condiciones urbanísticas que afecten a los suelos agrarios ordinarios y específicos, así como de sus construcciones e instalaciones con la explicación de los requisitos documentales que deban cumplir en cada caso los proyectos técnicos y los estudios que sean exigibles para su viabilidad.

Por todo esto, en Ciudadanos consideramos de gran importancia proteger la actividad agraria con normalidad y facilitar su desarrollo para que pueda ser competitiva y rentable, evitando así el actual abandono de nuestro agro, máxime siendo esta una de las reivindicaciones históricas del sector, que finalmente ha sido atendida.

La propia Ley del Suelo, aprobada en 2017, resalta la importancia del carácter estratégico de la agricultura y la ganadería por su capacidad de abastecer de alimentos a la población, algo que se ha puesto muy de manifiesto durante la COVID-19, y a lo que se añade la labor... y la consabida labor para contribuir al mantenimiento del paisaje y la generación de riqueza del propio sector.

Nos sumamos a la petición de las asociaciones agrarias de adaptar las normas para cada tipo de suelo y actividad, bajo el criterio de funcionalidad y eficacia, minimizando los efectos sobre el medio ambiente, así como el impacto visual de las construcciones e instalaciones agropecuarias, pero al mismo tiempo somos conscientes de la necesidad de tecnificar y modernizar al sector para que la actividad sea rentable y competitiva.

Como demandan estas propias organizaciones, coincidimos también en la solicitud de realizar estudios previos del momento... en el momento de recalificar un suelo agrícola a suelo urbano, para conocer la aptitud agraria de dicho suelo, procurando ocupar los espacios menos productivos para evitar la pérdida de superficies destinadas a cultivo.

Asimismo, también estamos de acuerdo en la solicitud de no permitir la consolidación del suelo residencial ilegal en detrimento de la actividad ganadera, así como la inclusión en la redacción de los planes generales de la figura técnica y profesional del ingeniero agrónomo, conocedor de las necesidades del sector.

Por otro lado, consideramos que se deben permitir determinadas instalaciones e infraestructuras para la gestión de los residuos que genera la actividad, así como tener en cuenta la proporcionalidad de las instalaciones, como el tamaño de las explotaciones agrarias o lograr que los mecanismos de vigilancia y sanción cuando se construyen edificaciones que alojan... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). Gracias, presidente. Como, decía, por otro lado, considerando que se deben permitir determinadas instalaciones e infraestructuras, vigilando... para, perdón, para la gestión de los residuos que genera la actividad, así como tener en cuenta la proporcionalidad de las instalaciones con el tamaño de la explotación.

Abordar con estas directrices una regulación armonizada para Canarias de todos los aspectos relacionados con la implementación de las actividades agrarias y sus actividades complementarias, así como las necesarias para la protección del suelo agrario hará que, junto con la ley de las islas verdes, se apueste de forma clara y decidida por el binomio turismo y agricultura como estrategia eficaz para ofertar un producto especial al nuevo turista que surja tras la crisis sanitaria que vivimos, y que con toda seguridad buscará experiencias diferentes y saludables que solamente islas verdes como son las nuestras puedan ofertar.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor Fdez. de la Puente.

Solo una pequeñita apreciación por parte de la Presidencia, y es que este Parlamento hemos aprobado un plan de igualdad y que hemos pedido, y lo vamos a reflejar en el Reglamento, que se use el lenguaje inclusivo y, en este caso, supongo que es un despiste, pero sería la presidenta... Lo siento, disculpe, lo sé, lo sé, pero, bueno, estamos trabajando en eso desde el Parlamento también, en el lenguaje.

El turno sería para la Agrupación Socialista Gomera, por tiempo de tres minutos.

Señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Bueno, señora consejera, yo agradezco que se abra hoy aquí este debate crucial para la recuperación y el apoyo del sector primario y para eso es fundamental que se conformen unas directrices de ordenación del suelo agrario que ante todo sean útiles para el sector, útiles para la recuperación de la actividad agroganadera, para que se facilite la instalación, modernización y adaptación de nuevas explotaciones ganaderas y agrícolas y sin que tenga que cumplirse los farragosos trámites ni requisitos inasumibles por esta actividad, cosa que no quiere decir que no existan las garantías, las garantías existen también con estas directrices, unos impedimentos de sobreprotección y un enramado administrativo que hasta hace poco impedía la recuperación del campo, ya que no permitía la implantación de usos complementarios perjudicando la viabilidad de los cultivos y cabañas ganaderas y que, por tanto, dificultaban la dinamización socioeconómica de los núcleos rurales. No podemos permitirnos, en este sentido, dar un paso atrás, tenemos que seguir impulsando esas directrices y disponer de ellas cuanto antes.

Yo creo que sí es esencial que no se contraponga con algunas normas que son esenciales para algunas islas como es la ley de las islas verdes, donde el suelo agrario tiene algunos usos complementarios que han sido fundamentales para seguir preservando la actividad agrícola y creo que debemos seguir trabajando en ese sentido. Una de esas directrices tiene que ser complemento de la ley de islas verdes para aquellas islas que hemos apostado por un desarrollo turístico diferente, El Hierro, La Gomera y la isla de La Palma. También debo recordar que los ODS señalan que en esos criterios de sostenibilidad se implica favorecer la soberanía alimentaria de las regiones. Por lo tanto, tenemos que seguir trabajando en que siga creciendo el sector primario de nuestras islas.

Tenemos la oportunidad de hacer una norma útil, como usted dijo, pues está en un proceso participativo en el que están inmersos los cabildos, ayuntamientos, asociaciones agrarias y colegios profesionales, creo que esa es la mejor vía para conseguir un texto que sea realmente efectivo y que ayude al sector primario de las islas.

Yo espero que con estas directrices consigamos reactivar, como ya dije en un principio, las zonas rurales, zonas que se están viendo despobladas, vemos que como tienen las necesidades de servicios que tienen en otros núcleos más poblados pues tienen que irse fuera. Por lo tanto, creo que también... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Sí, perdone un momentito.

El señor RAMOS CHINEA: Con treinta segundos, señora presidenta...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Sí, un minutito, a ver, perdone... Adelante, señor Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Como le decía, es todo un conjunto transversal porque implica muchas áreas, pero todas tienen que ir unidas porque tenemos que asegurar que la gente que vive en las zonas rurales acceda también, tenga esos servicios. Por supuesto, que se pueda realizar la actividad turística en las zonas rurales, que puedan disponer de una atención sanitaria o sociosanitaria también en la zona; creo que es fundamental para que la gente no siga yéndose de las zonas rurales.

Por tanto, decirle que tiene nuestro apoyo, de la Agrupación Socialista Gomera, para trabajar en conjunto con esas directrices y que siga en esa línea porque creo que es la acertada para la recuperación del campo canario.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Turno para Sí Podemos Canarias, señor Déniz, cuando quiera.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señora presidenta. Señorías.

Yo creo que Canarias tiene dos problemas, tenemos más problemas, pero por lo menos dos que afectan a nuestra producción agraria y que tienen que ver con el suelo. Canarias solamente tiene un 16 % de suelo fértil, pero el problema fundamental es que en las dos últimas décadas hemos perdido 18 350 hectáreas, en las dos últimas décadas hemos perdido 18 350 hectáreas; de suelo cultivable hemos perdido 7000 hectáreas, colocándolo, como decía la señora Ventura, en 44 000 hectáreas cultivables. Tenemos margen, pero, efectivamente, hemos perdido mucho terreno y mucho suelo fértil y muchas hectáreas cultivables y eso, señorías, no se lo ha llevado la marea, se lo ha llevado un modelo de desarrollo basado en el turismo, la construcción y el cemento que ha arrasado con nuestra tierra, en dos décadas, tres décadas hemos perdido y ese es el saldo de gobiernos anteriores insensibles totalmente con el mundo rural y agrario.

Por lo tanto, señorías, nosotros creemos que, como dice la ley, las directrices de ordenación de suelo agrario tienen que intentar revertir, frenar esta tendencia y no podemos perder ni un metro de tierra fértil y cultivable más. El problema es que además todo esto ha llevado a una presión urbanística que nos sitúa, efectivamente, en una de las zonas con trescientos y pico, 333 habitantes/km2, una de las zonas más densas, poblacionalmente hablando, del mundo, del mundo, y eso lo tenemos que saber todos cuando veamos esos atascos, cuando veamos por qué se pierde... porque hay mucha presión. Y nosotros que hay un modelo económico que ha favorecido todo esto y ahora nosotros esperamos, sinceramente, que las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario reviertan todo esto.

Es verdad que es necesario fijar población en las medianías, pero no se puede hablar en ningún caso de que Canarias es una sociedad vaciada, eso no es verdad, eso no existe, lo que tenemos es que articular políticas para que la gente pueda vivir dignamente del sector agrario, que, además, esta circunstancia ha favorecido que todo esto tenga una nueva relevancia.

Nosotros en la Ley del Suelo tuvimos problemas, precisamente, cuando se plateó que en aquel apartado de otros usos complementarios del suelo agrícola se incluyeran también el turismo y las construcciones turísticas, es que encima se planteaba esto. Nosotros tuvimos problemas. Y nos vamos a oponer y nos vamos a seguir oponiendo en la medida en que podamos a este tipo de circunstancias, porque el suelo agrario en Canarias es totalmente estratégico.

Otra cosa es la utilización o la implantación de energías, de utilización del suelo agrícola para la implantación. Por ejemplo, en el caso de las plantas fotovoltaicas, nosotros creemos que en todo caso esto tiene que ser totalmente proporcionado y siempre garantizando que lo fundamental es que el suelo agrario siga teniendo la posibilidad de mantener su función principal. En ese sentido, nosotros creemos que es importante habilitar una serie de directrices para que las producciones sean rentables para... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Para que el trabajo agrícola sea productivo y para que las nuevas generaciones se puedan incorporar en condiciones óptimas a esta producción, por eso yo creo que las directrices tienen que establecer claramente cuáles son los parámetros de permisividad que se va a (ininteligible) con el suelo agrario y tienen que ser consensuado con el sector, tienen que ser criterios de homogeneización lo más homogéneos posibles para todo el archipiélago, para tener claro qué es lo que se debe hacer y no se debe hacer.

Nosotros creemos que una casa es una casa aunque no esté habitada, la tierra es tierra cultivable aunque no tengamos nada plantado, y tenemos que entenderlo en este sentido, y por eso tiene que ser absolutamente estratégico. Creemos que es importante lo que la ley nos dice sobre la cuestión de los parques agrarios, a ver cómo se concreta esto, esperemos que se habilite sobre todo la posibilidad de que la gente que se dedique al sector primario pueda seguir trabajando en estas condiciones. Y, luego, sí nos parece importante, y hay muchas iniciativas al respecto, la regulación del pastoreo, creemos que las directrices tienen que favorecer esta actividad, contemplarla, regularla ahí...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor Déniz.

Turno para Nueva Canarias, señor Campos.

Espere un momentito que le pongo el tiempo. Ya. Ahora. Cuando quiera.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señora presidenta. Señora consejera.

Creo que es un debate interesante precisamente porque estamos en el periodo de elaboración de estas Directrices de Ordenación del Suelo Agrario, que, además, vienen mandatadas en el marco de la Ley del Suelo, su desarrollo, su aplicación, desde hace ya casi tres años que se inicia el proceso y es en este instante cuando se va avanzando.

Muy compleja, usted lo explicaba antes, porque supone, precisamente, el gran objetivo, intentar unificar los criterios en todos y cada uno de los municipios de Canarias, entendiendo la variedad enorme y, además, porque afecta a dos leyes muy estructurantes desde el punto de vista del suelo, por un lado la Ley del Suelo, pero por otro, también, la Ley de Islas Verdes con una tipología distinta.

Nosotros fuimos muy críticos con la Ley del Suelo, también con la Ley de Islas Verdes tuvimos un debate interesante la legislatura pasada porque vino desde el Cabildo de La Palma, admitimos el trámite y en la fase de enmiendas cambiaron absolutamente, como se le da la vuelta a un calcetín, lo que entró en este Parlamento, pero ese fue un debate distinto. Nosotros sí defendíamos la importancia de complementar las rentas del productor, pero fuimos absolutamente combativos frente al texto inicial de la Ley del Suelo. Un texto que en la práctica casi convertía en rentas complementarias, digamos, al producto agrario frente al modelo turístico, podían desarrollarse hoteles de hasta cien habitaciones si había hectárea suficiente en ese espacio. Al final conseguimos que sin restar ni solo metro cuadrado de superficie cultivable, es decir, además permitiendo la recuperación de aquellas construcciones existentes con anterioridad se pudiera complementar una renta, eso sí, limitada al máximo de tres unidades alojativas o seis camas, que permite una renta como cuando viajamos a muchos lugares del resto del territorio peninsular o incluso europeo, esos espacios de agroturismo que creo que son muy importantes, pero dejando bien claro siempre que lo primero era absolutamente complementario de lo que tenía que ser la actividad principal. Nosotros, en ese sentido, estamos de acuerdo. Creo que es una oportunidad para sintetizar normativa frente a esa diversidad que en función de donde tengo un terreno en un municipio y otro al lado me cambia la normativa de un lugar a otro, por tanto, creemos que es algo absolutamente importante.

Ya que está dirigida, precisamente, también a proteger el suelo agrario, cada vez perdemos más suelo, con independencia de que esté sin cultivar, esa será otra estrategia que tenemos que abordar. Ya que está orientada precisamente a defender ese suelo agrario, una de las cuestiones que deben abordar estas directrices es intentar simplificar al máximo los requisitos que una vez que una explotación agraria o ganadera tiene concedida la autorización, pues, los requisitos, las, digamos, licencias, para cada una de las iniciativas de las... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Cada una de las propuestas que hace la Administración para poder seguir desarrollando su actividad, desde un riego a cualquier otro tipo de actividad.

Por tanto, creemos que es absolutamente compatible, que es beneficioso para el sector, que protege el suelo y, además, que podría significar, si lo hacemos bien, una regulación importante desde la perspectiva de agilizar de agilizar las licencias una vez que las concesiones, una vez que las actividades ya están autorizadas.

Una cuestión: sabemos que hay un compromiso de este Gobierno para modificar la Ley del Suelo a lo largo de esta legislatura. Me preocupa una cuestión, y es si de alguna forma se está trabajando también, de manera paralela, con la Consejería de Transición Ecológica para que algunas de las cuestiones que se contemplen en estas Directrices de Ordenación del Suelo Agrario ver cómo quedarían encajadas ante un hipotético cambio en algunos aspectos que pudieran afectarle en la Ley del Suelo.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor Campos.

Turno para el Grupo Popular, señor García Casañas.

Adelante.

El señor GARCÍA CASAÑAS: Muchas gracias, señora presidenta. Señorías, señora consejera.

Desde luego que en Canarias hayamos perdido tanto suelo agrario no es símbolo de que la gente coma menos, desde luego, ni de que los agricultores no quieran dedicarse a esta actividad. Una de las grandes preocupaciones del sector y una de las principales problemáticas para desarrollar su actual actividad en suelo agrario es que las propias administraciones en los últimos años nos hemos dedicado a poner pegas, trabas y a solapar todo tipo de normativas que han impedido y prácticamente han echado a la gente del mundo rural. Y por eso muchas problemáticas en concentraciones en grandes ciudades en Canarias y esas medianías, esos pueblos prácticamente vacíos, porque la gente el sector del mundo rural la gente del mundo rural quiere también dedicarse a una actividad rentable y, desde luego, plantaban plataneras y cuando ahora es más rentable otra actividad, pues se dedicarán pues a otra actividad, abandonando lo que tradicionalmente históricamente hacían.

Abordar la problemática de la ordenación territorial y de los usos agrarios y ganaderos para homogenizar, para facilitar o para aportar un criterio agrario, desde luego es fundamental.

Demasiados años hemos sometido a este sector a tanta sobre organización y a tanto bloqueo. Desde luego es hora de dejarle trabajar y es así como lo han pedido las organizaciones agrarias en las últimas comparecencias que han tenido en este Parlamento, donde lo que simplemente nos piden es déjennos trabajar, incluso ni siquiera nos hacen falta tantas subvenciones, sino simplemente que nos dejen desarrollar nuestra actividad.

Yo, sí me gustaría hacerle tres preguntas y un ruego. Por un lado, coincidir con otro compañero, en que... ¿qué resultados ha tenido esa consulta pública que se ha realizado? Si estas directrices van a permitir facilitar o agilizar, a agricultores y a ganaderos, los diferentes trámites y los usos del suelo, construir instalaciones agropecuarias, llevar a cabo y desarrollar su trabajo con total normalidad. Y también, desde las directrices de suelo agrario, en tramitación, se prevén esos parques agrarios. ¿Esos parques agrarios van a venir determinados por el Gobierno de Canarias, por su consejería? ¿Van a estar determinados por los propios cabildos insulares, que son los que dirán o tramitarán? Esa es una de las dudas que tenía.

Y también, pues, hacerle otro ruego. Por un lado usted sabe que la Ley de Islas Verdes ha permitido que se desbloquearan algunos aspectos en islas como La Gomera, El Hierro y La Palma. Nosotros, simplemente, mi grupo parlamentario le pedimos que se hile muy fino y que no se utilice estas directrices para bloquear algunas cuestiones que habían permitido hasta ahora, con la Ley del Suelo, con la Ley de Islas Verdes, facilitar los usos en suelo agrario, sobre todo en esas islas, La Gomera, El Hierro y La Palma, que usted sabe que tienen muchísimas dificultades para poder desarrollar otro tipo de actividades económicas y que también han sido fundamentales para que en estos últimos años puedan desarrollarse iniciativas de otra índole vinculadas al suelo agrario.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Nacionalista Canario, señor Quintero.

Cuando quiera.

El señor QUINTERO CASTAÑEDA: Gracias, señora presidenta. Señorías, señora consejera.

Yo creo que el debate es muy interesante, el que se ha traído aquí, yo lo agradezco que se traiga este debate sobre las DOSA, las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario, a esta Cámara, porque es verdad, y lo voy a decir, que uno de los grandes problemas que tiene el suelo agrario, al que se ha enfrentado y que se sigue enfrentando en Canarias, es la presión urbanística que tiene, que tiene, que ha tenido y que sigue teniendo; no solo urbanística también industrial y energía y también de energías renovables, que también las sigue teniendo. Porque es verdad lo que decía la consejera, es verdad que tenemos un espacio limitado, en todo tipo y también en el agrario, y tenemos que protegerlo.

Dicho esto, también hay una limitación, que son los diferentes instrumentos de ordenación territorial que tenemos, tanto los PIOT de ordenación insular, como los planes urbanísticos de los ayuntamientos, que también han dificultado el desarrollo, muchas veces, de este tipo de actividad en el suelo agrario.

Dicho esto, yo creo que las DOSA... Yo creo que la Ley del Suelo, y esto lo quiero decir aquí, porque es que parece ahora, parece ahora que éramos nosotros los consumidores, hay que recordar que la Ley del Suelo, que algunos partidos votaron en contra, que aquí que se aprobó, hizo algo importante con el suelo agrario, que es protegerlo y es marcar lo que a partir de ahí se protegió el suelo agrario de una manera que nunca se había hecho en la Ley del Suelo, dando esos usos complementarios solo para que la actividad complementaria fuera otra y no la principal, manteniendo la agricultura profesional. Y se hizo en la Ley del Suelo. Es verdad que han participado, que participaron muchos de los diferentes partidos, pero no se puede acusar ahora a que fuimos nosotros, porque se aprobó aquí con los votos de este Grupo Nacionalista y otros grupos.

Pero, dicho esto, quiero decir que ahí se marcó, y lo marca la ley, las DOSA, yo, cuando tengo que criticar a la consejería la critico, y en esta parte sí le agradezco que continuara, es verdad que tardó en reaccionar la consejería unos cuantos meses, pero lo hizo, aumentó el presupuesto, y eso tengo que felicitarlo, que siguiera con las DOSA. Y también algo importante, señora consejera, que también lo digo, para llegar a armonizar todas las islas, todos los ayuntamientos esos reglamentos son fundamentales, con lo cual también apoyamos el desarrollo de esos reglamentos, que serán fundamentales.

Quiero ir a algunas cosas que me preocupan, señora consejera. No podemos hacer unas DOSA iguales para todas las islas, porque esto repercutiría en la distancia, por ejemplo, de una instalación ganadera a una vía pública. No es lo mismo una distancia en Fuerteventura o en la isla de Tenerife que la distancia en la isla de El Hierro o en la isla de La Gomera, no es lo mismo. No es lo mismo la dimensión de un cuarto de aperos o de fitosanitarios en una explotación muy grande a otra más pequeña. Esto hay que tenerlo claro, porque entonces estaremos limitando, limitando... O cuando hablamos de la dimensión de una explotación ganadera, no podemos pedir la dimensión de la explotación ganadera del mismo tamaño en una isla grande, Fuerteventura o Tenerife, vuelvo a repetir, como en la isla de El Hierro. Entonces, tendremos que articular medidas para que sean diferentes, yo sé que es complicado, son 88 municipios, es complicado, pero sí por lo menos insulares, porque es diferente. O dónde van estas instalaciones, no es lo mismo una isla llana que una isla que sea menos llana y que las instalaciones, por ejemplo, de un almacenamiento de agua... (Corte de sonido producido por el sistema automático del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Tiene que ir... Tendrá que ir, en otro sitio. Con lo cual, tenemos que articular para que las DOSA, que siguen siendo, son, van a ser fundamentales, y serán fundamentales para el desarrollo de lo que estábamos hablando, un desarrollo del sector primario que tenemos que proteger.

Y sí me preocupa, y me preocupa, se lo digo, señora consejera, alguna alusión se ha hecho, al proyecto de Ley 15/2020 de medidas de impulso del sector primario, energético, turístico y territorial de Canarias, que, perdone que le diga, señora consejera, abre una vía que nos preocupa, y aquellos que aquí, en la pasada legislatura, criticaron duramente la Ley del Suelo por eso mismo hoy pueden permitir, pueden permitir, que en ese real decreto ley se abre una vía peligrosa. Desprotege, desprotege -y eso está en lo que tenemos, en el nuevo borrador-, desprotege el suelo agrario. Y yo le animo a que en este Parlamento, las enmiendas que sean presentadas, vuelvan a proteger el suelo agrario en todas las islas, y que sea su consejería la que determine, en este caso, (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo), y cuál no para cualquier instalación.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Turno para el grupo proponente, señora Ventura del Carmen.

Por tiempo de siete minutos, cuando quiera.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta.

Señorías, yo creo que se ha generado un debate interesante y creo que debemos continuarlo en otros momentos, en otros ámbitos, porque este es un asunto que realmente preocupa. Yo creo que debemos hacer una reflexión todos, no vamos a discutir ahora aquí quién apoyó más, menos, la Ley del Suelo. Es una ley que está aprobada hace cuatro años, y yo me pregunto, ¿realmente esa ley -igual que la Ley de Islas Verdes- ha revolucionado, ha transformado tanto el sector primario en todas las islas?, ¿de verdad? Yo creo que no, sinceramente, yo creo que no.

Puede ser que la filosofía y el objetivo fuera bueno, pero la realidad no es esa. Yo creo que ahora, con las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario se abre un momento importante para llevarla a la realidad, al terreno, a la aplicación real. Desde luego que los objetivos de estas directrices son atenuar la pérdida de suelo agrario, evitar el aumento del suelo agrario sin actividad y proteger agrosistemas en riesgo de desaparición, bancales, gavias, La Geria en Lanzarote, en El Hierro... Pero tampoco podemos limitarnos a decir, bueno, el suelo agrario arrinconado en el último lugar de nuestro territorio o de alguna forma estamos perdiendo ese suelo agrario y no hacer nada.

Por tanto, yo creo, señora consejera, que tiene todo nuestro apoyo para continuar en ese trabajo, desde luego que es importantísimo hacer ese reconocimiento al suelo agrario, establecer los criterios agronómicos para la ordenación del suelo y tener esas definiciones de uso y los actos de ejecución de la actividad agraria. El uso complementario, finalmente, desde luego que es necesario, ha sido necesario, porque supone ese equilibrio entre la actividad agraria, agrícola, ganadera, y el interés turístico, porque, además, es la posibilidad de tener un paquete turístico con una calidad, con un respeto por el medio ambiente que, además, es una oferta turística más cara, sinceramente, que la barata de sol y playa y todo incluido, que también puede estar, pero no es la que sería o es mejor para Canarias.

Pero en ese equilibrio en la aplicación del uso complementario volvemos a encontrarnos con las dificultades de los planes generales, los planes municipales y sobre todo la aplicación por parte de las oficinas técnicas -y lo sé porque me consta- en islas como La Gomera, La Palma y El Hierro de esas dificultades.

Por tanto, yo creo que las DOSA tienen la posibilidad de utilizar la simplificación, la racionalización y la actualización de las normas para hacer más fácil, y, como decía antes, yo creo que las personas que quieren desarrollar una actividad en el sector primario no quieren estudiarse las leyes, quieren tener la posibilidad de desarrollar su actividad sin encontrarse grandes impedimentos, que sea fácil, respetando, por supuesto, las leyes y respetando ese equilibrio entre el desarrollo económico y la conservación medioambiental.

La simplificación, simplificar los trámites reduciendo cargas y los trámites excesivos e innecesarios, o la racionalización, desde luego, la reordenación de las reglas y de los instrumentos de intervención en el suelo, en el suelo, con el fin de tener esa claridad y esa certidumbre, sobre todo la certidumbre de lo que se puede hacer, de lo que no se puede hacer, y el crecimiento de las actividades de las explotaciones agrícolas y ganaderas.

Si estamos diciendo queremos que Canarias consuma productos kilómetro cero, queremos una alimentación sana, saludable, queremos un autoabastecimiento, queremos que los jóvenes emprendan y se vayan a cultivar, porque puede ser una forma de empleo, una actividad económica, para eso tienen que tener una seguridad, una estabilidad y que la opción de proteger el suelo agrario, tanto con actividad como sin actividad, sea la prioritaria. Porque yo recuerdo en La Gomera la zona de Las Rosas y Agulo, que me viene a la cabeza ahora, es una zona agrícola tradicional, con agua gratis, suelo gratis, con unas condiciones excepcionales, que el monte se lo ha ido comiendo, ha ido avanzando. Muchos... algunos propietarios vuelven a La Gomera después de no sé cuánto tiempo y, en este caso, incluso quieren cultivar, porque hay una crisis económica y se han dado cuenta que, bueno, que pueden de primera mano, que tienen un terreno del que son propietarios, cultivarlo, pero, de pronto, ya no existe ese suelo agrario, porque lo ha invadido el monte o porque, por circunstancias, pues, ya no está, una carretera, un tema urbanístico, ha terminado con su propiedad. Por tanto, se hace necesario que incluso el que no está cultivado se proteja, se determine y se proteja.

Ahí, señora consejera, quiero preguntarle por cómo se plantea la regulación o la ordenación de, también, de las instalaciones ganaderas, de los espacios para pastoreo, también estamos siempre apelando a la necesidad del pastoreo para prevención de incendios, para evitar mayores consecuencias del cambio climático, pero probablemente hay que determinar dónde se puede y dónde no, y, donde se puede, con qué garantías. Aquí también tenemos el ejemplo más claro de los espacios naturales protegidos, que cierto, cierto que es que tienen que mantenerse y quedan absolutamente al margen de todo esto. Que en algunos casos también se permite, por ejemplo, el pastoreo en algunos espacios naturales protegidos, pero zonas como el espacio natural protegido en La Gomera de Majona, con una... que permite el pastoreo y una zona tradicional de pastoreo, pues, probablemente necesita una recuperación de las actividades permitidas en esos espacios. Por tanto, yo creo que son muchos los puntos que hay que estudiar.

Yo me voy a permitir felicitarle, señora consejera, y que usted traslade esas felicitaciones al equipo que está trabajando. En la página web pueden ver todos toda la información, el diagnóstico que se ha realizado y todo el trabajo que viene realizando el equipo redactor, y a mí me parece un trabajo completo, arduo, que ha requerido tiempo y del que yo espero que salgan cosas muy buenas, y que los propietarios del terreno, los agricultores y agricultoras de cualquier isla -de Fuerteventura, de El Hierro-, cuando vean la aplicación de esas DOSA sobre el territorio, no vean limitadas sus expectativas de... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). Solo un segundo, presidenta, por favor, un segundo.

Felicitarla y felicitar al equipo redactor, que los agricultores y ganaderos no sientan que alguien en un despacho en Tenerife o en el centro de Santa Cruz o en el centro de Gran Canaria, han regulado algo que ellos no querían, no saben y no conocen. Y, por otra parte, a raíz de eso, plantearle que hagan la mayor divulgación posible, la mayor implicación de los ayuntamientos, porque probablemente son los ayuntamientos los que están al pie de los vecinos y las vecinas para que estas DOSA, estas Directrices de Ordenación del Suelo Agrario, sean fáciles de aplicar, faciliten, y lo consigamos de una vez por todas, que digamos dentro de un año, dos años, tres años después de su aplicación que realmente están sirviendo y están siendo útiles al desarrollo del sector primario en Canarias.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Ventura del Carmen.

Turno de cierre para el Gobierno, señora consejera, por tiempo de siete minutos.

Cuando quiera.

La señora CONSEJERA DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA (Vanoostende Simili): Muchas gracias, señora presidenta.

Muchas gracias a todos, creo que las aportaciones han sido muy positivas y creo que hemos hablado de cuestiones, creo que todos hemos apuntado esas cuestiones de las presiones urbanísticas, de los distintos usos del suelo y de la dificultad de armonizar, esa palabra la empleaba el señor Ricardo Fdez. de la Puente, de armonizar las condiciones en toda Canarias; el señor Quintero también se refería a la complejidad de armonizar vistas las diferentes circunstancias, las diferentes escalas que tenemos en cada una de nuestras islas. Ese es el quid de la cuestión, cómo poder simplificar y a la vez que sea una cuestión práctica y sea útil, esa es un poco la finalidad de este reglamento que le quería un poco comentar cómo se encuentra.

Este reglamento lo hemos empezado en diciembre pasado, empezamos con la consulta pública previa al proyecto de reglamento, y se plantearon estos siguientes objetivos para el reglamento: primero, evidentemente, su ámbito de aplicación, pero también las definiciones de los usos agrarios y de los actos de ejecución derivados de dichos usos; las disposiciones generales relativas a los usos y actos de ejecución ordinarios; las disposiciones generales relativas a los usos y actos de ejecución ordinarios específicos agrarios, así como de construcción e instalaciones; criterios generales de dimensionamiento, lo hablaban... del tamaño y de las condiciones de implantación de construcciones e instalaciones; disposiciones generales relativas a los requisitos que tienen que cumplir los proyectos técnicos... Es decir, muchísimas cuestiones.

También incluye la regulación de los parques agrarios, también me preguntaba el señor Casañas cómo se encontraba la situación de los parques agrarios, pues, también el reglamento regulará el contenido, la delimitación y el desarrollo, así como el sistema de gestión de esos parques agrarios, ya que todos estos aspectos no pueden ser desarrollados todos por las DOSA.

Ahora mismo estamos con el estudio con los cabildos, los ayuntamientos, incluso con organizaciones para establecer esos candidatos, esas zonas candidatas a ser parques agrarios en Canarias, importantísimo para preservar zonas de importancia agrícola y ganadera, como decíamos antes.

Pero no solo tenemos este reglamento también hemos, con esta crisis del COVID, también aprobamos, lo recordarán ustedes, el Decreto Ley 15/2020, de 10 de septiembre, de medidas urgentes, que lo nombraba también el señor Quintero. Hay una parte importante del sector primario y creemos que habilita y simplifica y agiliza muchos trámites -señor Casañas, usted también se refería a la agilización de trámites-, por ejemplo, en cómo se consideran determinadas explotaciones ganaderas, si se consideran por su tamaño, actividades clasificadas o no y hemos determinado un número mayor de unidades de ganado para considerarlas como de autoconsumo de pequeña capacidad, de modo que no tenga que aplicarse la normativa de actividades clasificadas y sea mucho más sencillo poder trabajar.

También hemos modificado, a través de este decreto ley, la Ley del Suelo, en determinadas cuestiones importantísimas. Por ejemplo, en temas de agilización administrativa hay determinadas actuaciones urbanísticas que antiguamente necesitaban licencia municipal y que ahora pasan a tener simplemente una comunicación previa, en cuestiones de pequeñas obras que se hacen en las explotaciones y que muchas veces vienen también supeditadas a subvenciones, que se generaban problemas porque tardaban tanto a veces las licencias que se perdían las subvenciones; obras menores como pequeños cuartos de aperos, como vallados, como riesgos, como pequeñas sorribas, como pequeñas cuestiones que, a partir de la aprobación de este decreto, pasaron a tener solo una comunicación previa. Y, además, se aclaró determinadas obras, que por su poca complejidad técnica y porque no tienen entidad, como, por ejemplo, un cabezal de riego, se aclaró que no le hace falta título habilitante, es decir, que no le hacen falta licencia de obra.

También hay otras cuestiones, por ejemplo, en el sector ganadero hemos establecido una orden, tipo de orden de ejecución de ámbito sectorial, de manera que para poder cumplir la normativa de bienestar animal y de salud pública, por ejemplo, se podrán dar esas órdenes para que las explotaciones ganaderas hagan esas obras necesarias para cumplir la normativa sectorial, sin necesidad de cumplir las cuestiones relativas al plan general y sin necesidad de una licencia de obra. Es decir, hemos podido mejorar y facilitar el trabajo y la inversión privada en el sector primario. Yo creo que hemos también puesto en marcha unos talleres formativos con los cabildos insulares, precisamente para que toda esta información llegue a los ayuntamientos, a los cabildos, a los técnicos competentes y que se pueda aplicar y que pueda tener un resultado real.

A las preguntas que me hacían también, bueno, hablábamos también de la Ley de Islas Verdes, yo tuve la suerte de poder estar como consejera de Turismo en el Cabildo de La Palma y ser de los proponentes, desde el cabildo, de esa modificación. Entendíamos que era una oportunidad muy importante para las islas verdes de hacer usos complementarios y rentas complementarias al sector primario. Es verdad que hay ajustar, quizás, el control del uso que se está haciendo en determinadas zonas de las islas verdes de esta ley, cuando hay que anteponer y aclarar que la principal actividad de hacerla es la actividad del sector primario y la actividad turística es la actividad complementaria, no viceversa y que tampoco se puede esconder una actividad residencial detrás de una actividad turística, que son cosas que se están detectando como un mal uso de esa Ley de Islas Verdes en algunas islas.

A mí me gustaría terminar recogiendo el guante que lanzaba la señora Ventura del Carmen Rodríguez sobre poder hacer una jornada más intensiva a este respecto, ya que es una cuestión siempre muy farragosa pero básica y fundamental para el desarrollo del sector, y poder hacer una jornada de trabajo con todos los participantes de la Comisión de Agricultura y con los técnicos de la consejería, a los que también felicito, tenemos un equipo técnico de primer orden, además, apoyado en un equipo disciplinar ejemplar que ha realizado todas estas tareas, de hecho, también reconozco el trabajo que se hizo durante la etapa del señor Quintero, y nosotros, como siempre, todas las cosas que hemos valorado como positivas le hemos dado continuidad.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora consejera.

(La señora secretaria segunda, Reverón González, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0532 Sobre De la Sra. consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, sobre las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario.