Diario de Sesiones 67/2021, de fecha 10/3/2021
Punto 7

10L/PNLP-0270 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO AGRUPACIÓN SOCIALISTA GOMERA (ASG), SOBRE EL PLÁTANO DE CANARIAS, APLICACIÓN DE LA LEY 12/2013, DE 2 DE AGOSTO, DE MEDIDAS PARA MEJORAR EL FUNCIONAMIENTO DE LA CADENA ALIMENTARIA, Y SU TRATAMIENTO PARTICULAR COMO PRODUCCIÓN AGRÍCOLA DE UNA REGIÓN ULTRAPERIFÉRICA.

El señor PRESIDENTE: Continuamos con la siguiente proposición no de ley: a propuesta del Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera, en relación con al plátano de Canarias, aplicación de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, y su tratamiento particular como producción agrícola de una región ultraperiférica.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señor Casimiro Curbelo.

Adelante.

El señor CURBELO CURBELO: Buenos días, señor presidente del Parlamento, señor presidente del Gobierno, señorías.

Yo creo que hoy debemos prestar mucha atención al acuerdo que adopte esta Cámara, entre otras cosas porque tiene mucha relación con el que se va a adoptar en breve en el Congreso de los Diputados para dejar al plátano canario en una situación de fortaleza o de debilidad. Y quiero saludar a todos los que nos acompañan hoy, en representación también de los productores del plátano.

Quiero llamar la atención, señorías, sobre el peligro que amenaza a una gran mayoría de los 8000 agricultores canarios, que representan el 100 % de la producción y que constituye, lo sabemos todos... La actividad económica es una actividad estratégica y económica para Canarias, que genera nada más y nada menos que 12 000 empleos directos y 4000 indirectos al año a tiempo completo. Un cultivo que supone una masa salarial bruta de más de ciento ochenta millones de euros y es nuestro mayor producto exportador, con una aportación a nuestra economía que ronda los cuatrocientos ochenta y cinco millones de euros. Estoy hablando, señorías, del corazón de nuestro sector agrícola, del último gran cultivo de nuestra región, que es el plátano.

La nueva ley de la cadena alimentaria tiene buenos propósitos, ya lo sabemos, para el conjunto de todos los productos de nuestro país, pero en el caso de Canarias y de sus exportaciones del plátano no es lo mejor. Si se aprueba tal y como está, supondrá la muerte de pequeños productores del plátano canario frente a la competencia de la banana latinoamericana, entre otras cosas porque establece un precio mínimo que ha de cubrir los costes de producción, lo que hará que el precio del plátano de estas islas en determinados momentos del año se dispare frente a las bananas importadas. Y no es justo legislar para la generalidad sin tener en cuenta las singularidades canarias, que ya las determina Europa y reconoce a Canarias como región ultraperiférica de la Unión Europea.

Ustedes ya conocen parte de la historia del plátano. Estas islas tenían un día una garantía reservada en el mercado peninsular para sus producciones, pero poco a poco hemos ido perdiendo ese mercado. Las importaciones de bananas han crecido hasta copar más del cincuenta por ciento del mercado peninsular. Aquí en las islas hablamos indudablemente de salarios dignos, de seguros agrarios, de rentas más justas para los agricultores, pero todo eso, además del precio del agua y de los sobrecostes de la doble insularidad y de la insularidad, se traslada a los costes de producción.

Si se establece un suelo legal en el precio del plátano, un precio mínimo de venta, que no afectará a la banana, las islas perderán más de cien millones de kilos el primer año. ¿Y saben ustedes, señorías, de dónde salen los mismos, saben ustedes de quiénes van a ser esos 100 millones de kilos? De los productores más pequeños. Por eso me asombra que haya algunos que vean esta proposición no de ley para defender los intereses de los grandes productores; al revés, al revés, de los productores más pequeños, de los que tienen los mayores costes de producción por razón de su escaso volumen.

Por eso, vengo a pedirles, señorías, que hoy hagamos en este Parlamento una sola voz en el acuerdo, hagamos nuestra proposición no de ley, la de la Agrupación Socialista Gomera, la hagamos de todos, sin distinción de siglas, y que lo que hagamos también aquí hoy, en este Parlamento, sea lo mismo que llevemos al Congreso de los Diputados, cuyo plazo termina el día 17, porque tengo entendido que han ampliado el plazo para las enmiendas.

Hace solo unos días el precio de un kilo de banana en una gran superficie de Madrid costaba 0,89 céntimos de euro el kilo; un kilo de plátanos de Canarias 1,99 euros. ¿Saben lo que significa eso si lo que ahora es una excepción puntual se convierte en una norma? A corto plazo, nuestro gran producto de exportación será, en todo caso, algo residual, porque el consumidor va a elegir el precio semana a semana y acabará eligiendo a la banana, más barata, frente a nuestras producciones.

Es lógico que el precio mínimo de venta, es lo que plantea la ley y que nosotros queremos exceptuar para el plátano canario, porque la venta a pérdidas, que es lo que se pretende... La comisión nacional de los mercados de valores no la ve desleal, es más, ninguna directiva, ni de la comunidad europea ni del Parlamento ni del Consejo, la ve como una práctica abusiva.

Pero hay algo más, señorías, el efecto mariposa. Perder 100 millones de kilos de exportación, de plátanos, tendrá un efecto inmediato en el paro y en la pobreza, supondrá la pérdida de renta para muchas familias y la desaparición de fincas que hoy forman parte del paisaje y del medio ambiente de las islas y que son una aportación importantísima para un sector estratégico también como es el turismo. Una cuantiosa suma de daños económicos y naturales de los que hoy no nos percatamos. Las alas de la mariposa del plátano pueden hacer perder conectividad, pueden encarecer las importaciones y pueden empobrecer aún más a los consumidores de estas islas, que ya están pagando una de las cestas más caras, la cesta de compra más cara de España.

Y lo que les estoy diciendo no es fruto de mi imaginación, está perfectamente cuantificado en un estudio realizado por la Universidad de La Laguna. En ese estudio se señala que en el cuatrienio 2009-2012 las exportaciones del plátano de Canarias pagaron a las compañías navieras alrededor de nueve céntimos de euro por kilo y ese importe, que produjo un abaratamiento de las importaciones, se calculó entre 29 y 32 millones de euros al año. No son teorías, señorías, son hechos, es dinero que saldrá del bolsillo de los empobrecidos consumidores de Canarias cuando tengan que comprar carne, verduras, leche u otros productos.

Por tanto, esta PNL defiende a Canarias, defiende a los más débiles y no perjudica a nadie, defiende la protección de los costes del estado del bienestar, defiende la cultura del plátano, que es una forma de vida, defiende fijar la población al territorio... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) y defiende el paisaje y el medio ambiente como un reclamo turístico.

Por todas estas razones, señorías, es de justicia que hoy hagamos un acuerdo unánime, que escuchemos al sector y que prevalezca la excepción para que Canarias en la ley que se tramita quede exceptuada.

Por tanto, en ese sentido, para la propuesta de acuerdo transaccional mantengo íntegramente el contenido de la proposición no de ley que plantea la Agrupación Socialista Gomera, admitimos la enmienda de Podemos en el punto 3, en el que se hace referencia a que se aumenten las exigencias a productores de terceros países, de manera que se homologuen a las mismas condiciones de producción de nuestra producción de la Unión Europea; admitimos la enmienda del PSOE, para seguir trabajando conjuntamente con el sector primario de Canarias en búsqueda de los objetivos comunes; y admitimos también las dos de Nueva Canarias y de Ciudadanos... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Dos segundos. La de Ciudadanos para comunicarle a la Comisión de Agricultura en el Congreso de los Diputados y la de Nueva Canarias para comunicar a todos los grupos parlamentarios este acuerdo, para que tomen conciencia real de la importancia que tiene este acuerdo para el futuro de un producto estratégico, de una economía estratégica, como es la del plátano.

Así que en ese sentido les pido el apoyo.

Muchas gracias.

(Aplausos en el palco de visitantes).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Curbelo.

Sí, simplemente le debo recordar al público asistente a la sesión plenaria, sé que a veces es complicado, pero no está permitido cualquier gesto que se haga, digamos, de repulsa o de, digamos, aplauso, en este caso, a una iniciativa de los diputados y las diputadas. Simplemente se lo recuerdo.

Hay enmiendas planteadas, en este caso enmienda del Grupo Mixto, hay otra enmienda del Grupo Socialista Canario y de Sí Podemos Canarias.

Empezamos con la enmienda del Grupo Mixto. Señor Fdez. de la Puente.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Gracias, presidente. Señorías. Y un saludo a los representantes del sector platanero que hoy nos acompañan.

Y yo espero y deseo que esta PNL que hoy aquí se presenta sea aprobada por unanimidad, por el bien del sector platanero y por el bien de las 15 000 familias canarias que dependen de él.

El plátano de Canarias es el principal producto alimentario de calidad de Canarias, un producto de calidad diferenciado por su origen y que le otorga unas características propias y exclusivas, lo que lo han hecho merecedor de la protección que ofrece la Unión Europea a este tipo de productos con la identificación geográfica protegida, obtenida gracias al esfuerzo y al tesón que supone para los productores el cumplimiento de los requisitos de su pliego de condiciones, por lo que es obligación de todas las administraciones canarias reconocerlo y ponerlo en valor. Por lo tanto, es de suma importancia analizar los aspectos que más afectarán a los productores, a las producciones agrarias de nuestras islas, en aplicación de la ley de la cadena alimentaria y las posibles consecuencias para el archipiélago de la interpretación de ciertos artículos ante el riesgo de que incentiven la importación de frutas y verduras.

Los productores de plátano de nuestro archipiélago demandan quedar fuera de aquellos artículos de la norma que hacen referencia al establecimiento de un precio mínimo de venta acorde a los costes de producción, así como a la prohibición de vender a pérdida, así también como argumentan la necesidad de incluir una enmienda en el marco del procedimiento de la tramitación de esta ley.

En el sector platanero han manifestado que, si se aplica la ley de la cadena alimentaria en los términos actuales, se dejará de vender entre un 20 y un 35 % de la producción canaria, 60 millones de kilos al año, y se perderán 260 millones de euros en cuatro años, a razón de más de cien millones en los años de más producción. Los kilos no comercializados no solo repercutirán en una merma de los ingresos de los productores sino también en el histórico de las ayudas al Posei que perciben por kilo comercializado. Asimismo, el plátano de categorías inferiores que no cubra los costes tendrá que ser destruido, con lo que la banana de países terceros, que no está sometida a precios mínimos, podrá acaparar este mercado.

Desde Ciudadanos estamos a favor de que se dignifique la retribución de los agricultores y ganaderos, que no son sino el eslabón más débil de la cadena, pero sin perjudicar tampoco para tal fin a nuestras singularidades y especificidades, como son los productores de plátano de Canarias. Se debe asegurar que estos puedan poner en el mercado en justa competencia sus productos con precios justamente remunerados, que aseguren la pervivencia de las explotaciones agrarias y la continuidad en el tiempo de la economía del medio rural.

Debemos entre todos defender el sector del plátano de Canarias, ya que la ley proporciona la suficiente flexibilidad como para que puedan ser recogidas todas las circunstancias, facilitando el acuerdo entre el comprador y el vendedor a la hora de establecer el precio de venta, los costes de producción y su imputación. Para ello se hace imprescindible una defensa firme y rigurosa de las peculiaridades y especificidades del plátano de Canarias.

En respuesta a estos efectos, el Grupo de Ciudadanos en el Senado presentó en su día la incorporación de una disposición adicional a la ley de la cadena alimentaria destinada a evitar la destrucción de millones de kilos de fruta y con ello la ruina progresiva de más de ocho mil productores de plátano de nuestro archipiélago, ya que desde Ciudadanos estimamos que la aplicación de la ley obligará a destruir innecesariamente, insisto, entre el 25 y el 35 % de la producción anual de esta fruta. Afortunadamente, aún estamos a tiempo para esto, ya que la ley está todavía en fase de tramitación y, por tanto, la negociación sigue abierta. Si creemos en las manifestaciones públicas al respecto y en la buena fe del ministro de Agricultura, la voluntad del ministerio es lograr el mayor consenso posible, por lo que no debemos cesar de trabajar en este sentido. Y en esa línea nuestra enmienda de adición para darle traslado a la Comisión de Agricultura donde se va a debatir.

Desde el principio el sector ha dejado claro que comparten plenamente los objetivos pretendidos por la norma, cuya iniciativa es positiva y necesaria, especialmente en la necesidad de adoptar medidas que vengan a reforzar la vulnerabilidad de los productores agrícolas en la cadena de suministro alimentario y en el objeto de lograr una rentabilidad adecuada para el sector productivo. No obstante, la propuesta de ley contiene disposiciones de medidas adicionales que, dada la realidad jurídica y fáctica del mercado español y comunitario... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Gracias, presidente, voy terminando ya. Digo, no obstante, la propuesta de ley contiene disposiciones de medidas adicionales que, dada la realidad jurídica y fáctica del mercado español y comunitario, generan inseguridad jurídica y perjuicios aún mayores que los actuales pa los productores de plátano.

Es por todo ello que apoyamos, con nuestro voto favorable, esta proposición no de ley de la Agrupación Socialista Gomera y así lo haremos en todas aquellas actuaciones que aporten una solución con garantía jurídica para evitar los futuros daños estimados para el plátano, un producto del que cada día se comercializan más de un millón de kilos de plátanos y representa mucho más que todo eso para Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Socialista.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidente. Señorías, buenas tardes.

Saludar a los representantes del sector platanero que nos acompañan aquí y también a los agricultores y productores que nos escucharán a través de la plataforma online del propio Parlamento.

Nosotros partimos de una premisa, la primera, es el apoyo claro, firme y decidido de este grupo parlamentario, de estos veinticinco diputados, al sector platanero en Canarias. Desde luego el propio presidente y la consejera se han implicado en esta negociación de la ley de cara al ministerio, de cara al Gobierno del Estado para defender los intereses del sector en Canarias.

Pero para ubicarnos, un pequeño guion. No sé si recuerdan que en febrero del año pasado, hace justo un año, el sector estaba en la calle, también el sector platanero. ¿Por qué?, porque los precios eran muy bajos y la rentabilidad estaba por debajo de los costes de producción en general del sector primario. Toda España estaba con los tractores en la calle. Teníamos en ese momento una ley de cadena alimentaria, aprobada en 2013 por el Partido Popular, a todas luces insuficiente para resolver ese problema. El Gobierno del Partido Socialista actuó y aprobó el Real Decreto 5/2020 para la protección de los agricultores y pequeños productores agrarios, que siempre han sido el eslabón más débil de la cadena alimentaria, y además se planteó la modificación de la ley de 2013 por la transposición de la directiva europea, obligatoria, para modificar la ley que regulaba, entre otros asuntos, básicamente poder establecer que cada operador le pague al anterior el precio igual o superior al coste efectivo de producción, que se incluya en los contratos alimentarios la indicación del precio pactado por el coste de producción, que los productos alimentarios entren en la cadena alimentaria con el valor real, con el precio cierto, y no a resultas o de una venta de futuro.

De todas formas, la ley lo que pretende es ser lo suficientemente flexible como para que ese precio, ese valor, esos costes de producción tengan una cierta flexibilidad y se establezcan tanto en el momento de la transacción económica como en el periodo de duración del contrato o el ámbito temporal de la campaña.

¿Qué sucede con el plátano en Canarias? Nosotros nos hemos reunido con el sector, con distintos ámbitos, desde la Asociación de Organizaciones de Productores, que solicitan esa excepción del artículo 9 y el artículo 12, para establecer ese precio mínimo, por el riesgo fundamentalmente de esa competencia con los mercados que vienen de fuera, con la banana. Nosotros entendemos esa postura y desde luego que vamos a votar a favor de esta PNL, pero nos preguntamos si esa es la solución para evitar esa competencia o que la banana gane terreno o coma espacio al plátano de Canarias, si la aplicación de la ley resolverá este problema. Nos hemos reunido también con agricultores y hay voces discordantes entre los agricultores, que están a favor de establecer un precio mínimo, porque para ellos es la garantía de saber que cuando entregan la fruta, que a día de hoy no tiene precio cuando la entregan, ya saber, desde el momento en el que sale, que van a tener un precio fijo, un precio seguro. Además se plantean que son los últimos en cobrar en la cadena alimentaria, es el último eslabón; cobran los intermediarios, los minoristas, la comercialización, la promoción y el agricultor puede quedar en el último lugar.

Ahora mismo se debate la modificación en el Congreso de los Diputados. Desde el Grupo Socialista... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) esta PNL, porque entendemos que el plátano en Canarias debe ser contemplado con las mismas, en la ley, con las singularidades y la idiosincrasia de la producción agrícola como región ultraperiférica.

Entendemos que este debate aquí es necesario, también en el Congreso de los Diputados, porque se necesita un cambio en la cultura de las relaciones comerciales, una transparencia, una seguridad jurídica y un precio mínimo. La fórmula de dónde se establezca habrá que buscarla y, si es con la excepción, se hará con la excepción y, si no es con la excepción, no se hará la excepción. Pero desde luego que entendemos que es un debate muy complicado, es un debate muy serio y están en riesgo esos 485 millones de economía para Canarias y esos 15 000 empleos y, por tanto, desde el Partido Socialista queremos hacer una reflexión importante y desde luego que nuestro apoyo al sector en la medida, en los ámbitos que sea absolutamente necesario...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias.

Adelante, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señor presidente, señorías.

También saludar a los representantes del sector platanero de Canarias.

Quería decir que antes de la pandemia, justo antes, hubo movilizaciones del sector primario reclamando una mejora en las condiciones de vida de nuestros agricultores, de los productores directos que nos dan de comer. Hubo movilizaciones, tractoradas, exigiendo la mejoría de la renta agraria para la gente que directamente produce en el campo y en nuestra ganadería.

Hubo un compromiso de todos los partidos políticos, grupos, sectores, sindicatos, organizaciones agrarias de mejorar, modificar la ley de la cadena alimentaria del Partido Popular de 2013, incluso el Partido Popular también estaba de acuerdo en mejorar porque esta situación era absolutamente insostenible: la pérdida de renta agraria para nuestros productores directos, de nuestros agricultores y ganaderos, aliviar la situación de quienes trabajan la tierra.

Y fundamentalmente se trataba de modificar dos aspectos, los aspectos fundamentales de la modificación. El Decreto 5/2020, de la ley de cadena alimentaria. Se trata de que en cualquier transacción se tiene que establecer un precio mínimo de referencia que cubra el coste de producción de la producción. Y, en segundo lugar, que haya contratos por escrito claros y que todo el mundo sepa cuáles son los procedimientos a seguir, y sobre todo los productores directos sepan lo que van a ganar y lo que van a perder.

Se trata, señorías, con la ley de la cadena alimentaria, que el Grupo Sí Podemos Canarias apoya decididamente, de que todos los eslabones de la cadena alimentaria tengan valor, que nadie pierda. No como siempre, que siempre pierden los más humildes, como ha pasado, y todos procedemos aquí de gente del campo, que se ha partido el lomo... Mi familia ha sido toda la vida aparcera de los tomateros y sé de lo que estoy hablando. Mucha miseria, porque nunca nos pagaron suficientemente el precio del tomate como es. Por lo tanto, se trata de impedir que siempre sigamos perdiendo los mismos. Esta ley, por lo tanto, yo creo que es apoyable además por todas las organizaciones.

Nosotros siempre hemos apoyado al sector platanero de las islas y aquí se han manifestado varias veces y hemos manifestado nuestro apoyo. Pero el sector platanero es bastante diverso. ¿Quién pierde más? Yo creo que en general el margen de beneficios de un kilo de plátanos a lo que finalmente, producirlo, a lo que finalmente se vende en los supermercados es una exageración, ese margen de beneficio, que a veces alcanza en el plátano de categoría extra hasta dos euros, dos euros y más. ¿Dónde está ese dinero? Entonces esta ley precisamente lo que pretende es enmendar este asunto. Si el plátano extra en España se vende a 2,80 y se paga aquí a una media de 40-45, ¿dónde está el resto? Eso es lo que se trata de garantizar.

¿Quién pierde más? Yo creo que aquí pierde más quien fundamentalmente produce plátanos de segunda, tercera categoría, que están situados en zonas de producción en peores condiciones, que venden en verano cuando se compite con más fruta. A esas personas se les ha pagado, a esos productores -yo tengo aquí los últimos precios, señorías-, 0,12, 0,12 céntimos, 0,10 céntimos, por kilo de plátano, 0,05 en distintas compañías, organizaciones productoras, 0,19, 0,00...

Entonces nosotros no podemos, digamos, cuestionar esta ley, porque pretende enmendar esta situación. Nosotros creemos que la competencia no se puede hacer sobre las espaldas siempre de la gente que más directamente está produciendo los productos agrarios. Y aquí lo que se está planteando, se está planteando es, digamos, una excepción a la venta a pérdida. La venta a pérdida es el famoso truco por el cual siempre se ha empobrecido a la gente de nuestro campo, señorías, o la venta a resultas: "te compro esto por debajo del coste de producción y luego ya veremos el mercado lo que dice y lo que no dice". Y esto es una situación que tenemos que enmendar, señorías.

Nosotros creemos, lo que estamos haciendo con la ley de la cadena alimentaria es... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) -discúlpeme, señor presidente- una traslación de una directiva comunitaria, en la nueva política agraria común, que lo que intenta es mejorar la renta de nuestros agricultores y ganaderos y además garantizar la sostenibilidad del campo.

Y nosotros hemos planteado una enmienda para que todo esto siga discutiéndose. Estamos en una situación en la que el decreto ley se está discutiendo y hay posibilidades de enmendar, de mejorar y de ver los pros y los contras de esta situación. Yo insto aquí al sector platanero de Canarias, muy organizado, muy potente, es la joya de la corona de esta tierra, a que presione de la manera que puede presionar para que se garantice, se garantice que nadie va a perder, pero sobre todo no van a perder quienes siempre han perdido. Y a mí me parece en este sentido que nosotros tenemos que intentar que toda la gente productora realmente sea quienes decidan en las fluctuaciones en el mercado. Y, por lo tanto, entiendo que, bajo ningún concepto, nosotros podemos apoyar, podemos apoyar que, digamos, quienes siempre pierden sean los agricultores. Esos son nuestros principios y no tenemos más, señorías.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Déniz.

Hemos finalizado los turnos de los grupos enmendantes. Hay una enmienda transaccional que ha sido presentada por escrito y consta en los servicios ya, así que no preguntaré al proponente sobre la misma, porque ya... Aparte de que lo explicó en su intervención.

Vamos, por tanto, con las intervenciones de los grupos no enmendantes. En este caso, Nueva Canarias.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Gracias, señor presidente.

Darles la bienvenida a los representantes del sector platanero en Canarias.

Bueno, antes que nada dejar bien clara la posición de Nueva Canarias, porque creo que es absolutamente compatible lo que hoy vamos a aprobar aquí con una defensa encendida, sin condiciones, de la ley de la cadena alimentaria, y esa ha sido nuestra posición, yo creo que la del conjunto de la Cámara. Hemos tenido debates amplios en ese sentido. Una ley absolutamente necesaria que necesitaba avanzar, corregir errores del pasado y profundizar en algunos temas, no solo en el del precio mínimo, pero el del precio mínimo, que también Nueva Canarias defiende a ultranza, es un elemento esencial.

Teníamos a los representantes del sector platanero en una comisión extraordinaria en este Parlamento hace apenas semana y media y cuatro días antes, a representantes también de otros sectores, distintos sectores, agrarios de Canarias. Y en la primera de todas este fue un elemento central, algunos de los grandes problemas del sector primario, son múltiples, pero muchos de ellos estaban centrados en la concentración de la distribución, cada vez mayor, lo que evidentemente, a menor competencia, les da una posición de dominio sobre los productores, y esa, desgraciadamente, situación del precio mínimo, que no está establecido y que en ocasiones produce pérdidas.

Por lo tanto, nosotros defendemos esos dos elementos de manera clara, inequívoca. Pero, como toda ley, absolutamente toda ley, hay aspectos que, cuando uno intenta solucionar un problema, puede dejarse fuera, después de la brocha gorda, algunos aspectos determinados. Y cabe matizar, cabe introducir aspectos que corrijan ese bien común, pero que en un momento determinado puede perjudicar a sectores concretos y específicos, y este es el caso del sector del plátano, porque vamos a obligar, si no se introduce esta modificación, al sector del plátano a competir en una situación absolutamente desigual. Y ese es el elemento esencial en este tema. No vamos a competir con el resto de productores españoles, porque nadie más produce plátanos, vamos a competir con el resto de productores a nivel mundial, frente a los cuales nuestro potentísimo sector platanero en realidad apenas representa un porcentaje mínimo, y esto, digamos, los grandes productores de banana a nivel mundial no van a estar sujetos a la ley del precio mínimo y, por tanto, el impacto que puede tener sobre el sector platanero en Canarias puede ser brutal.

No obstante, nosotros no solamente apoyamos esta proposición no de ley, sino que prácticamente a la salida de esa comisión instábamos a que Asprocan se reuniera con nuestro diputado Pedro Quevedo, así fue, y presentábamos el día 24 de febrero una enmienda en los términos que se nos trasladaban. Y en ese sentido también hago un llamamiento a los grupos que aquí están para si quieren sumarse a esa enmienda que Pedro Quevedo ha presentado, de tal forma que podamos defenderla de manera conjunta. Y presentamos también una enmienda in voce, para trasladar a todos los grupos parlamentarios, ya está consensuada...

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor Campos.

Sí, muchas gracias, señor Campos. La enmienda in voce entiendo que está integrada en la transaccional, ¿y aceptada, señor Curbelo? Sí, está aceptada la transaccional... perdón, ya había una transaccional con un texto, el señor Campos acaba de anunciar una in voce que se recogería en la proposición no de ley, que tiene su consentimiento, me refiero. Para aclararlo a la Cámara, nada más, a los servicios.

El señor CURBELO CURBELO (desde su escaño): Sí, entiendo...

El señor PRESIDENTE: Adelante, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO (desde su escaño): Entiendo que es la misma que está en el contenido de la propuesta...

El señor PRESIDENTE: En el texto que usted entregó ya al servicio. Perfecto.

Muchas gracias. Perdón, señor Curbelo.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular.

El señor QADRI HIJAZO: ... estamos ante una ley que ha generado, ha generado debate en el sector agrícola, especialmente en el platanero, sobre si va a ser beneficiosa o no para este sector. Yo creo que esta discusión se centra principalmente en la aplicación de estos precios mínimos y se debe a que al final es algo complejo, es algo muy importante que yo creo que va a marcar el futuro de este sector para los próximos años. Por lo tanto, es algo que debemos tratar con mucha cautela y mucha precaución, porque la verdad es que nos estamos jugando mucho.

Señor Déniz, es cierto que el Partido Popular impulsa esta ley en el año 2013, pero una ley abierta, que no tiene nada que ver con lo que la han transformado el Partido Socialista y Unidas Podemos, en una ley politizada y que discrimina por completo a Canarias. Es cierto que en el documento inicial, coincido con varios proponentes, esta ley no recoge las especificidades, las singularidades de la agricultura en Canarias. Estamos hablando de la lejanía, los costes de transporte, de comercialización, la escasa superficie de cultivo, el clima, el relieve... Es decir, en nada se parece la agricultura canaria con la peninsular; por lo tanto, entendemos que esta ley tampoco puede ser igual para todos. Esto hace que nadie pueda decir con certeza cómo va a afectar a la distribución, a la comercialización, a las ayudas europeas, a las importaciones de la banana, si es cierto al final que nos van a desplazar del mercado, es decir, hay muchas dudas que hay que aclarar antes de decidir si podemos entrar o si va a ser beneficioso entrar en esta ley o no.

Por este motivo, vamos a apoyar esta proposición, porque entendemos que es lo más prudente. Entendemos que no es el momento de dar pasos en falso. Tenemos argumentos de sobra para defenderlo en Madrid, para defenderlo ante el ministerio, y una vez que se ponga en marcha, con el paso del tiempo, como es una ley viva que está sujeta a modificaciones, se puede decidir si va a ser beneficioso finalmente entrar o no.

Señorías, no estamos en una época para inventos. Hay una cosa muy importante, decida lo que se decida al final en el Congreso de los Diputados, y es la unión, es decir, el sector en este aspecto tiene que estar unido, no puede haber divisiones, se lo debemos a las más de quince mil familias que viven del plátano en Canarias. Para avanzar, señorías, debemos buscar las cosas que nos unen, no las cosas que nos separan, porque es la única manera para que el plátano sea más fuerte y sea más competitivo.

Buenas tardes, muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Nacionalista. Señor Quintero.

Adelante.

El señor QUINTERO CASTAÑEDA: Buenos días. Muchas gracias, señor presidente.

En primer lugar, saludar a todos los representantes de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias, que están aquí presentes, muy buenos días. También a la señora consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, que nos acompaña.

Es evidente y quiero dejar claro desde el principio, como lo han hecho otros grupos, pero para que quede constancia, que desde el Grupo Nacionalista Canario estamos de acuerdo y así votamos a favor de la tramitación de la ley de cadena y de su modificación, y está claro y así lo hicimos, que quede claro, porque tiene cosas positivas y tiene cosas buenas. Una de ellas es que tenemos que garantizar que los productores, todos, todos los productores de Canarias, perciban un precio por lo que hacen, que es alimentarnos, todos, pero también es cierto que esta ley de cadena no recoge -y ahí me voy a explicar ahora, porque tratamos de eso-, no recoge, primero, ni la singularidad de Canarias ni la de un sector, que es la del sector del plátano. Sector tractor de Canarias no solo económico sino social, paisajístico e histórico de Canarias, que contempla muchas cosas y al que tenemos que agradecer, incluso, como decía el proponente, el señor Curbelo, incluso los precios de coste del transporte, en la venida, de productos de la península, aparte de muchas otras cosas.

Pero quiero aclarar algunas cosas. Primero, esta ley no implica la distribución, con lo cual no compromete a la distribución, y tenemos ahí un hándicap importante, y hay que decirlo.

Esta ley, como se decía antes, es verdad que está aplicada, porque se basa en el Real Decreto Ley 5/2020, de febrero, cuando se empieza a aplicar el real decreto ley, que se aplica como ley, está la normativa aplicada, pero es que los productores han tenido que vender fuera de la ley, porque si no venden se arruinan y si venden e incumplen también se pueden arruinar, y lo están haciendo. Con lo cual, la ley todavía tiene muchas cosas que mejorar y una de ellas son las peculiaridades del sector platanero. Un sector platanero que compite deslealmente con producciones de terceros países, un sector platanero que en España es el único que produce, en Canarias, y que exporta casi la totalidad de su producción a la península y un sector platanero que a lo mejor no estaríamos hablando de esto si se cumpliera en Europa y en España el principio de reciprocidad, que se obligue, que no sea la moneda de cambio siempre el sector platanero para la comercialización y los acuerdos comerciales de España y de Europa con terceros países, que se obligue a los productores de terceros países que entran en España esa banana a cumplir los requisitos sociales, laborales, medioambientales y fitosanitarios que tiene que cumplir un sector platanero que lo hace, y lo hace bien, y cada vez mejor -IGP-, orgullo creo que de todos nosotros. Con lo cual, lo que tenemos que entender es que esta ley, esta ley, que se hace café para todos, y eso es lo peor que puede hacer una ley, que no recoge las singularidades, puede hundir un sector importante en nuestra tierra y, con ello, todo el sector platanero deja... (ininteligible) en Canarias.

Y les quiero decir, me parece muy bien y felicito a los partidos que van a apoyar esta PNL: esto se hubiera evitado si el Partido Socialista no hubiera presentado un voto particular en el Senado, en el mes de noviembre, en la modificación del real decreto ley, un voto particular pa quitar lo que hoy aprobamos aquí. Lo quitó el Partido Socialista. Y yo espero, me alegro de que se hayan adherido a esta PNL y espero que ahora en el Congreso, no digan aquí una cosa y en el Congreso digan otra y dejen a los plataneros fuera de este acuerdo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor diputado.

Hemos finalizado las intervenciones de los grupos parlamentarios. Señorías, voy a tocar la campana. Con calma, que a veces voy demasiado rápido, para que sus señorías puedan llegar a la sala Europa. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Gracias, señorías. Vayan ocupando, por favor, sus escaños.

Gracias, señorías. Señorías, vamos a votar. (Pausa).

Gracias, señorías.

Ningún voto en contra, 54 votos a favor y 4 abstenciones.

Queda, por tanto, aprobada la proposición no de ley.

Muchas gracias, señorías.

(Aplausos).

Pasamos a la siguiente.

Gracias, señorías.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/PNLP-0270 Sobre el Plátano de Canarias, aplicación de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, y su tratamiento particular como producción agrícola de una región ultraperiférica.