Diario de Sesiones 74/2021, de fecha 27/4/2021
Punto 27

10L/C/P-0642 COMPARECENCIA DEL SEÑOR CONSEJERO DE SANIDAD, SOBRE LA ATENCIÓN A ENFERMOS Y ENFERMAS DE ANOREXIA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-AHI).

El señor PRESIDENTE: Vamos a reanudar la sesión, señorías, con la comparecencia del señor consejero de Sanidad, sobre la atención a enfermos y enfermas de anorexia, a petición del Grupo Nacionalista Canario.

Señora Valido, tiene la palabra.

Adelante.

La señora VALIDO GARCÍA: Bueno, quiero empezar mi intervención saludando a la Asociación Alabente, a la asociación de lucha por la anorexia y la bulimia de Tenerife, que nos acompaña hoy en esta comparecencia, en la que queremos, una vez más, poner el foco sobre un grave problema de salud que ha pasado a conocerse dentro de ese grupo de enfermedades invisibles del que, bueno, pues, nadie habla, que parece que son poquitas las personas afectadas, incluso hay quien discute la necesidad de hablar de esto y de poner el acento en el drama que viven muchas familias.

Come mirándote al espejo, preferentemente desnudo o con muy poca ropa, usa ropa suelta cuando vayas a salir o cuando estés con tu familia para que así nadie sepa tu secreto, si vas a vomitar pon música fuerte, así evitarás que te escuchen... En España basta un solo clic para encontrarse con estas recomendaciones a miles y miles de jóvenes que acuden a ellas a diario. La apología de los trastornos alimentarios en internet está hoy más descontrolada que nunca, estos contenidos están al alcance de cualquier menor. Y esta es una realidad que contrasta con avances producidos en países como Alemania y Francia, que ya han legislado y donde las penas contemplan hasta un año de cárcel, importantes sanciones por promover contenidos como los que les acabo de leer.

Hoy la anorexia es más precoz, empieza antes y es más aguda. Últimamente dos comunidades autónomas, Cataluña y Madrid, se han propuesto empezar a legislar, poner coto a la promoción de esta enfermedad en las redes y en todos los espacios de internet. Pero aquí hoy no vamos a hablar solo de la necesidad de legislar, también de qué servicios tenemos y qué servicios necesitamos.

Desde que comenzó el uso masivo de las redes sociales estas conductas han crecido un 20 %, la edad en la que se inician los trastornos alimentarios está en 15 años.

A los 12 años, dice una madre, le pregunté dónde había aprendido a vomitar, dónde había leído que vomitando podía bajar de peso y me contestó que eso estaba en multitud de páginas de internet.

Además de la regulación y además de los recursos, debemos hablar de prevención. Tenemos que hablar de cómo promover un modelo de belleza saludable, de hábitos de vida saludables, de cómo desde la escuela nuestros chicos y nuestras chicas tienen que aprender a alimentarse adecuadamente, a conocer lo que es la anorexia, lo que es la enfermedad y lo que supone.

Muchos enfermos se encuentran en un largo peregrinaje y hay muchas familias que tienen la suerte de poder pagar profesionales privados. Familias canarias que incluso han recurrido a centros en la península, que cuestan del orden de tres o cuatro mil euros, para recuperar a sus hijas o a sus hijos. Y cuando digo hijas, lo digo porque el 90 % de los enfermos son chicas, el 90 %. Quien no tiene dinero para acudir a centros privados, pues, solo le quedan asociaciones como Alabente -que hoy, insisto, nos acompañan y les agradezco mucho que estén con nosotros-, con todos sus recursos, con su centro de día, con sus equipos, con sus profesionales, porque Andalucía y Canarias tienen aún poco desarrollados, por no decir nada, los servicios para el tratamiento de estas enfermedades.

Hoy, con toda la buena fe y la preocupación, queremos, consejero, que nos cuente, casi más que lo que hay, que es prácticamente nada, a qué se puede comprometer, porque en ocasiones es más la sensibilidad que el dinero, en ocasiones es más la empatía que el dinero. Hay que tener claro que esta es una tragedia que hay que abordar de manera urgente, porque con esta pandemia se han disparado los casos de anorexia y de bulimia.

Me decían el otro día algo... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) algo terrible familiares de enfermas, y es que en el confinamiento hemos detectado lo que venían haciendo sin que nos diéramos cuenta. Al estar encerrados en casa durante varios meses las hemos terminado pillando y llevaban haciéndolo mucho tiempo. Pero yo en mi trabajo, ella en su vida, no pude presumir lo que ocurría. En el momento del confinamiento tarde o temprano las descubrieron, a muchas de ellas, y por eso el porcentaje de diagnóstico se ha elevado tantísimo.

Hospitales especializados, centros de día especializados, nutricionistas, psicólogos, psiquiatras... son muchos los servicios que hacen falta.

Insisto, en esta primera intervención lo voy a dejar aquí a la espera de ver cuáles son los planes que para abordar esta terrible enfermedad tiene la consejería y continuaré luego con mi intervención.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Valido.

Turno para el Gobierno. Señor consejero.

Adelante.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Gracias, presidente. Gracias, señora Valido.

Es la segunda vez que abordamos los efectos de la pandemia relacionados con el tema de la salud mental y me parece además extraordinariamente oportuna su iniciativa por cuanto, como todos sabemos -ayer también lo hablábamos en la Comisión de Sanidad-, esta es una de las consecuencias más importantes que está teniendo la pandemia del COVID.

Efectivamente, como ha señalado, estamos ante unas enfermedades que son tremendamente complejas y que además no tienen solo los efectos físicos que todos percibimos cuando se tienen estos trastornos de la conducta alimentaria, sea en forma de peso o en forma de imagen corporal -pérdida, me refiero-, y/o que pueden llevar claramente graves consecuencias psicológicas.

Como bien se señalaba, la población básicamente afectada son las mujeres adolescentes y jóvenes. La proporción, de hecho, es verdaderamente escandalosa, de nueve a una, y, por lo tanto, tenemos que tener un enorme cuidado. De hecho, las cifras de prevalencia de estos trastornos están entre el 4,1 y el 6,41 %. En el caso de Canarias, la población adolescente que se está viendo afectada está en torno a cuatro-cinco por ciento y siendo básicamente, como bien señalaba usted, mujeres adolescentes de entre 13 y 18 años y adultas jóvenes de entre 19 y 30 años.

En estos momentos nosotros tenemos toda una serie de dispositivos. No les voy a aburrir o a cansar contándoselo porque creo que son de sobra conocidos por parte de los miembros de esta Cámara, como es, bueno, las unidades que tenemos en los centros de atención primaria, las 33 unidades de salud mental comunitaria, donde 8 solo son específicas para la atención de la población infanto-juvenil, y es un elemento importante a potenciar, luego tenemos 9 que son mixtas, digamos, entre adultos e infanto-juveniles. El objetivo de la consejería es que este tipo de recursos vayan dirigidos solo a esa población infanto-juvenil. De hecho, esta misma semana hemos promovido la adquisición de dos locales para implantar este tipo de servicios. Tenemos también, como sabe, dos hospitales de día infanto-juveniles, uno en Santa Cruz de Tenerife y otro en Las Palmas; plantas de pediatría y unidades de internamiento breve en los hospitales generales de las islas; en el HUC, como saben, también tenemos una unidad específica ambulatoria.

Y en conjunto, por hacerles un elemento de resumen de lo que son los recursos que están disponibles, tenemos un total, a diciembre de 2020, de profesionales que asciende a 144 psiquiatras, 110 psicólogos, 233 enfermeros y 42 trabajadores sociales.

Ha hecho usted, además, referencia a un elemento importante, que es todo el trabajo que hacen las asociaciones con relación al tratamiento de este tipo de patologías y, evidentemente, como señalaba, alguna de ellas nos acompaña aquí y también hay otra en la isla de Gran Canaria.

Por darle datos asistenciales, antes de entrar obviamente en lo que es el objeto de su comparecencia, que es decir, y ante esto qué pretendemos hacer; es decir, los datos asistenciales 2019-2021 nos dan ya, ya, una señal clara del incremento que usted estaba haciendo notar. En el año 2019, hemos tenido pacientes atendidos por trastorno de conducta alimentaria 814, de los que 316 fueron casos nuevos; en el 2020, 843, 269 casos nuevos, pero en este primer trimestre de 2021 vamos por 572 personas, que es un número que se dice evidentemente rápido.

¿Cuáles son las necesidades, desde nuestro punto de vista, y qué elementos tenemos -y recursos- que implementar para ir mejorando la atención en este campo, que, como digo, coincidimos con usted en que es una absoluta necesidad? En principio, queremos que en ambas provincias podamos contar con un recurso específico ambulatorio.

Vamos a contar con una unidad de hospitalización parcial u hospital de día que permita una intervención más integral, intensiva, en las unidades de hospitalización infanto-juvenil.

Creación de unidades de ingreso hospitalario específicas para menores de 18 años para los próximos años. Como sabe, esta es una de las problemáticas también que se da con la convalecencia de personas jóvenes con otras que no son tan jóvenes y que, por lo tanto, les generan un efecto negativo en su tiempo de hospitalización. El hospital de día polivalente para pacientes con trastornos de este tipo, queremos tener uno en Santa Cruz de Tenerife. Vamos a ampliar las infraestructuras de salud mental del Hospital Universitario de Canarias, como son la unidad ambulatoria de trastornos de la conducta alimentaria y la unidad de salud mental comunitaria infanto-juvenil. Vamos a crear dos unidades de hospitalización infanto-juvenil, una en el Hospital Universitario y otra en el Materno-Infantil en Gran Canaria.

Pretendemos incrementar el personal de los equipos de las unidades de salud mental infantil, tanto en Gran Canaria como en Tenerife. Quizás luego podamos hablar un poco más de este elemento, que es vital. No se trata solo de mejorar y hacer infraestructuras si no contamos luego con el personal adecuado. Es evidente.

Pretendemos mejorar las condiciones de las infraestructuras de varias de las unidades de salud mental, tanto en Gran Canaria como en Tenerife.

Y también está contemplada la creación de equipos de hospitalización domiciliaria de adultos en Gran Canaria y Tenerife y la creación de un equipo de atención domiciliaria infanto-juvenil en Gran Canaria.

Por último, y en esta primera intervención, que abarca así las grandes líneas, evidentemente va a haber otro campo, que es la mejora de la formación profesional de los sanitarios en trastornos de la conducta alimentaria. Este es un elemento clave, entre otras cosas, para la detección precoz.

Pretendemos reforzar, y ha hecho usted la mención... -seguimos un poco aquello que decía Platón de "lo que quieras para tu ciudad ponlo en la escuela"-, y, en definitiva, es poner charlas, etcétera, que en los centros educativos consigamos mejorar y crear conductas... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo), y evidentemente va a ser fundamental la coordinación de toda el área...

El señor PRESIDENTE: Perdón, señor consejero, para añadirle un minuto más.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Medio segundo, presidente, nada más.

... es fundamental la coordinación, mejorar la coordinación, entre la salud mental y la atención primaria.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero.

Turno para los grupos no proponentes. Grupo Mixto, señora Espino.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente. Señorías, buenas tardes.

Yo creo que los datos que acaba de proporcionar el señor Trujillo son realmente impactantes, cómo se ha incrementado el número de casos de trastornos de la conducta alimentaria durante esta pandemia. Y puede que una de las causas sea que precisamente el confinamiento, que llevó a las familias a estar permanentemente con sus hijos, con los jóvenes, hizo que se detectaran muchos de esos casos que ya existían y que estaban pasando desapercibidos.

Ahora mismo en Canarias tenemos dos centros de día, uno en Gran Canaria y otro Tenerife, que llevan ONG: la Asociación Gull-Lasègue en el caso de Gran Canaria y la Asociación Alabente en el caso de Tenerife. Ellos abarcan prácticamente la atención de sus respectivas provincias, con lo que eso supone también para las personas que viven en islas no capitalinas. Y además dependen -su equipo profesional-, dependen cada año de esas subvenciones que van logrando, ya sea de la Consejería de Sanidad, Derechos Sociales, cabildos y ayuntamientos, pero necesitan una financiación estable para poder llevar a cabo su trabajo y sus proyectos.

Y es necesario, además, habilitar más centros de día en toda Canarias, debido -lo estamos viendo- al aumento de los casos, porque estos centros incluso se han visto obligados a tener que disminuir el número de sesiones con cada paciente para poder atender la elevada demanda.

Actualmente no existen unidades específicas de hospitalización para este trastorno. Comparten las unidades con otros problemas psiquiátricos, y eso de alguna manera también hace que sufran una experiencia traumática en muchos casos cuando son hospitalizados y no les ayuda precisamente a la recuperación de la enfermedad. Por eso es necesaria, y creo entender, señor consejero, que usted ha anunciado, la creación de esas unidades específicas en los hospitales para tratar estos trastornos de la alimentación.

Es necesario, coincidimos con usted, mejorar la formación de los profesionales sanitarios para la detección precoz, actualizar el protocolo de actuación para estos casos, que es del año 2009 y que todavía hay que avanzar en este sentido.

Y, por último, a mí me gustaría hacer una reflexión final sobre este dato que daba usted, de cómo esta enfermedad, los trastornos que tienen que ver con la alimentación afectan sobre todo a las mujeres, y eso se debe, es obvio, a la mayor presión social que recibimos las mujeres acerca de nuestro físico. Desde pequeñitas recibimos mensajes por toda la sociedad de que para triunfar, para tener éxito, para ser queridas, para ser aceptadas, tenemos que ser guapas, tenemos que ser bellas, y ser guapa y bella en el siglo XXI significa -nos dice la publicidad, nos dicen los medios de comunicación- que tienes que estar delgada, incluso excesivamente delgada... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Por tanto, luchar contra esta lacra, contra esta enfermedad, no es solo responsabilidad de los propios pacientes, de sus familias, del sistema sanitario, sino que es una tarea de toda la sociedad, eliminar esa presión excesiva que se ejerce sobre el físico y sobre la apariencia de las mujeres.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza.

Adelante.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías, buenas tardes, señor consejero.

Señorías, la anorexia es un trastorno mental grave. Su origen se explica a partir de la suma de muchos factores, es decir, es una enfermedad multicausal en la que intervienen factores biológicos, factores psicológicos y factores también socioculturales. Y es una enfermedad que, como ha dicho la señora Valido, mayormente padecen las mujeres, pero también es cierto que hay hombres que la sufren, lo que pasa es que a los hombres les cuesta mucho más que a las mujeres entender que tienen un problema en su alimentación. La vergüenza de padecer un trastorno típico de mujeres, socialmente así entendido, erróneamente, hace que muchos hombres que lo sufren no pidan ayuda cuando la necesitan.

Afortunadamente, en Canarias contamos con varias asociaciones, como ya se ha dicho, que prestan apoyo permanente a quienes sufren un trastorno de alimentación. Me refiero a la Asociación Alabente y también a Gull-Lasègue. Por ello, voy a aprovechar, ya que están hoy presentes, darles las gracias por la labor que hacen día a día. Es una realidad también, que debemos reconocer, que, al igual que sucede en otros ámbitos, ellos dan cobertura donde, en este caso, la Administración no llega o no cubre, pero eso no quita que la Administración, la existencia de ellos no debe quitar que la Administración mejore para dar la cobertura que necesitan estos pacientes.

Recuerdo, señor consejero, perfectamente, en el año 2019 tratamos este asunto, porque se pedía la creación de un equipo multidisciplinar para poder tratar a estos pacientes, que se crearan unidades específicas para el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria. Incluso creo que también se llegó a pedir que se prestase ayuda económica a quienes, por ejercer de cuidadores, se viesen abocados a perder o abandonar su trabajo, porque son pacientes que sufren ataques de ansiedad, a pesar de que están medicados, amenazan con suicidarse, se autolesionan, y eso que normalmente son niños que son muy perfeccionistas y de gran rendimiento académico, pero alguien siempre tiene que estar muy pendiente de ellos por esos brotes o esas amenazas que realizan a diario a las familias, al entorno más cercano.

Los pacientes de esta enfermedad tienen una queja generalizada, y es que cuando están ingresados la atención que reciben no es la adecuada por la escasez de medios con los que cuentan los centros hospitalarios. Quiero recalcar que hablamos de jóvenes que en muchas ocasiones pierden su adolescencia y necesitan recibir la atención necesaria para que esto no ocurra. Además, no sé si esto sigue ocurriendo, pero la última información que tenía era que a partir de los 15 años eran ingresados en psiquiatría de adultos, en unas condiciones poco adecuadas y causando perjuicios a pacientes que, en definitiva, con 15 años sigues siendo un niño.

Señor consejero... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional), señor consejero, hay una frase que dijo una madre que tiene que hacernos reflexionar, y es "mi hija tiene una tristeza permanente que yo como madre sufro y no sé tratar, a pesar del cariño y del amor que le doy a diario, no sé cómo ayudarla", y yo creo que en ese caso, ahí tiene que estar la Administración para socorrer a quienes a gritos lo están pidiendo. Nosotros la pregunta que le queríamos hacer era qué recursos iba a implementar la consejería para dar respuesta, dar cobertura a estos pacientes que lo necesitan, pero ya en su primera intervención ha dado respuesta a...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señora Del Río.

Adelante.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes a todas y a todos.

Señor consejero, volvemos a hablar de este tema, también lo hablamos hace dos plenos, hace dos semanas, hablábamos de salud mental y hablábamos en concreto también del tema de la anorexia y lo que nos preocupa.

Yo quería entrar un poco, por centrar los datos en Canarias, en que en nuestra comunidad las cifras de prevalencia, en teoría y según pone en nuestro propio Plan de Salud Mental, están en torno al cuatro por ciento de adolescentes, que es una cifra bastante similar al resto del Estado. Sin embargo, y esto me preocupa, la prevalencia de riesgo llega hasta un 27,42 %, que es superior al porcentaje del resto del Estado. Posiblemente por la obesidad infanto-juvenil que tenemos en Canarias, un tema importante a analizar.

Ya ha dicho la compañera, señora Valido, que se empieza a los 12 años. Hablábamos de que tenemos solo una unidad, no dos, que yo tenga constancia, la unidad de Santa Cruz de Tenerife, que en teoría tiene solo dos camas y que me gustaría saber qué ha pasado con ellas, si durante el tiempo de la pandemia han estado dedicadas para personas con anorexia o si no, como ha pasado en otras comunidades, que nos consta, creando también una situación de agravamiento de la enfermedad para las personas ya diagnosticadas.

Estábamos hablando de la importancia de aumentar, de poner como mínimo los recursos que teníamos recogidos en el Plan de Salud Mental, y además todo lo que sea más necesario después de lo que estamos viendo, de las repercusiones de la pandemia en salud mental y, en concreto, también en la anorexia. Es importante que haya todos los recursos asistenciales posibles y que en ambas provincias lleguen y que en las islas no capitalinas también tengamos personal de referencia, si las unidades están solamente en los hospitales grandes, al menos sí personal capacitado, con la capacidad de atender de forma suficiente.

Es imprescindible reflejar y desarrollar en estas nuevas medidas que tengamos la importancia de la prevención, que nos parece no solamente básica en todos los niveles, tal y como recomiendan las guías prácticas, las guías prácticas clínicas, tanto las nacionales como las internacionales. Y ahí le queríamos preguntar... usted ha dicho para cuándo.

Tenemos información de lo que ha ocurrido en algunos otros hospitales en el resto del Estado, porque se han hecho ya algunas experiencias piloto para detectar cuál ha sido la incidencia. Bastante grave, por varias cosas: por el abandono que hubo durante el tiempo de la epidemia, por la gente que se quedó en su casa, por la falta de atención, por la falta de poder hacer ejercicio, que generaba un estrés acentuado a las propias chavalas -la mayoría chicas, aunque es verdad que también en algunos casos chicos- que estaban en esa situación, de no poder salir, de no poderse..., y después el estrés psicológico y físico que todo esto ha generado. Hay un estudio muy interesante en Barcelona que también pone en valor la importancia de, ante momentos de necesidad, agudizar el ingenio y cómo la atención online, que no es la más adecuada... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional), no había sido especialmente desarrollada para el tratamiento de la anorexia, también ha hecho un efecto importante de acompañamiento, no solamente a las personas pacientes, sino a sus familias, para reforzar un poco las actitudes y los buenos hábitos que tenían que hacer de acompañamiento en esos momentos.

Lo comentaban antes, y tenemos poco tiempo, hay que trabajarlo no solo desde la sanidad sino desde todos los frentes, y, por cierto, desde este Gobierno de Canarias la próxima semana, el día 4 de mayo, empiezan unas jornadas contra la gordofobia, organizadas por el Instituto Canario de Igualdad, que nos parecen superimportantes para acabar con los modelos estéticos de la delgadez.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señoras y señores diputados y diputadas.

Dar las gracias por acompañarnos hoy a la Asociación Alabente, Asociación Liberación Anorexia y Bulimia.

Estamos ante una enfermedad muy seria, que no es nueva, de hecho, la asociación se constituye en el año 1995, pero efectivamente la pandemia, como hoy se ha expuesto, ha disparado los casos. Todos los especialistas coinciden en que después de la ansiedad ha sido y es la segunda causa de ingresos hospitalarios o ambulatorios en la población infanto-juvenil. Un tema, como digo, serio, grave, porque afecta a la salud de manera seria, y además, en los casos en los que no se trata adecuadamente y no se cura, puede acabar con un resultado fatídico. Por tanto, yo creo que es un asunto en el que el Gobierno y la sociedad en su conjunto se tienen que emprender en buscar solución.

Es un tema complejo. Yo siempre digo que cuando uno padece un problema de riñón se toma una pastilla y se puede curar; cuando el problema, el trastorno, es de conducta, es un trastorno emocional y mental, no hay una pastilla mágica que lo cure, se convierte en un tema mucho más complejo. Y sobre todo cuando hablamos de un problema que tiene mucho que ver con una sociedad, como hoy se ha dicho aquí, que hemos convertido la estética, el físico, la extrema delgadez en un requisito imprescindible del éxito y de, diríamos, la relevancia social. El exceso de exposición de la población más joven, niños y niñas, a las redes sociales, que este es un asunto que tendremos que reflexionar entre todos, porque los niños hoy, con 8, 9, 10 años, están recibiendo un bombardeo diario, en algunos casos de muchas horas, de informaciones distorsionadas, de malos ejemplos nutricionales, de estereotipos de belleza y de éxito tremendamente perjudiciales y, sin duda, tendremos que legislar de manera contundente a nivel del Estado y de Canarias en esta materia. Entre otras razones tendremos que buscar la manera de que gente que tiene millones de seguidores, que son personas de éxito, no puedan lanzar mensajes que contribuyan a que los niños y las niñas tengan una autoimagen distorsionada.

¿Cómo combatir esto? La prevención sin duda es fundamental. Hay que generar factores de protección: favorecer el desarrollo de habilidades y de recursos que permitan el desarrollo integral de los niños y adolescentes, trabajar la autoestima positiva, las habilidades comunicativas, la seguridad en uno mismo, la imagen corporal positiva, regular los mensajes publicitarios, las redes sociales, generar mensajes de hábitos alimentarios saludables...

Evidentemente, hay un aspecto que ya se ha nombrado hoy aquí que tiene que ver con el papel que debe jugar Salud Pública, la necesidad de... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional).

Gracias, señor presidente. Un minuto.

Crear unidades especializadas. Necesitamos unidades con equipos multidisciplinares -psicólogos, psiquiatras, terapeutas, dietistas, pediatras- especializados en trabajar esta enfermedad y, por supuesto, con unidades ambulatorias y unidades también de hospitalización, con camas suficientes, para que ninguna familia tenga que irse a la península a darle una respuesta a su hijo o hija.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Adelante.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Muy buenas tardes. Gracias, señor presidente. Señor consejero, señores diputados.

No podemos estar más de acuerdo, yo creo que aquí el consenso es máximo. Quizás, abordarlo solo como anorexia, quizás lo ideal, desde el punto de vista estratégico, es abordarlo como trastorno de la conducta alimentaria, como anorexia y como bulimia, que es la tercera causa más común de enfermedad entre adolescentes, después del asma y la obesidad. Como ya se ha dicho, más frecuente en mujeres que en hombres, pero evidentemente también hay casos en hombres, y entre las mujeres jóvenes el trastorno psiquiátrico más común.

En 2015, y gracias a la colaboración de la Asociación Gull-Lasègue, que tengo que confirmarles que justo antes de la pandemia teníamos preparada una PNL para traer a este Parlamento, que vamos a intentar aprovechar la coyuntura y traerla, se nos entregó un borrador y había un estudio, hecho por Álvarez Malé, que hablaba de riesgos, trastornos de la conducta alimentaria de hasta el 27,4 % en Canarias. Si actualizamos esos datos ahora con la pandemia, probablemente van a ser peores. Por lo tanto, también sería bueno a lo mejor actualizar esos datos desde la consejería. (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Dávila Mamely).

Es evidente que los trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades graves, pero que se pueden curar -esto es lo importante y hay que insistir en esto-, si la persona hace el tratamiento con un equipo multidisciplinar. Cuando hablamos de unidades multidisciplinares, no podemos hacer unidades de todas las enfermedades, pero aquí, evidentemente, tienen un papel muy relevante, porque comparten diferentes tipos de especialistas y en esos casos es donde realmente tienen utilidad.

El principal factor de vulnerabilidad para desarrollar estos trastornos es el contexto social, como se ha dicho. Pertenecer a esta sociedad occidental tan obsesionada por la delgadez genera una inseguridad desmedida ante la posibilidad de que el cuerpo adquiera una forma y un peso por encima de los cánones impuestos. Y, por desgracia, también se une con el problema del sobrepeso: en Canarias tenemos también un problema con la obesidad, que está íntimamente relacionado con estos trastornos de la conducta alimentaria.

Como digo, en esa proposición no de ley, que intentaremos traer a la mayor brevedad posible, con el apoyo de la Asociación Gull-Lasègue, y aprovecho para saludar también a los compañeros que están aquí de Tenerife, básicamente en lo que se insistía, hasta hace un año, es en lo de que se ha hablado aquí hoy, que las unidades de hospitalización son tremendamente necesarias, en la dotación que hay, que ha habido... mayor en la isla de Tenerife frente a la de Gran Canaria, también de las islas menores, como no podía ser de otra manera. Y en este sentido también, ya digo, se insiste mucho... -y es la idea para intentar aprobarlo en este Parlamento y darle fuerza a este plan tan ambicioso que nos ha traído hoy el consejero, la verdad es que si se lleva a cabo sería magnífico-, y es dotar a estas unidades de especialistas -psiquiatras, enfermeros, nutricionistas, psicólogos-, que, de alguna manera, tanto con hospitalización diurna como con hospitalización completa pudieran tratar los casos sobre todo de desnutrición grave.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Socialista. Señora Oval.

Cuando quiera.

La señora CRUZ OVAL: Buenas tardes, señorías. Señor consejero.

Señora Valido, en nombre de mi grupo parlamentario le doy las gracias por traer esta comparecencia. Visibilizamos un reto que tiene la sanidad canaria.

Dicho esto, también le doy la bienvenida a Alabante, que es la primera asociación en España que abrió un comedor terapéutico. Muchas gracias en nombre de los pacientes y los familiares de Canarias.

Es un reto de la sanidad canaria porque implica multitud de disciplinas, con un trabajo intenso. Los trastornos de la conducta alimentaria confluyen con otras patologías también graves, como la depresión, el abuso en algunas ocasiones de sustancias, trastornos de ansiedad, entre otras patologías.

En su comparecencia, señora Valido, hablaba de anorexia, pero, evidentemente, es uno de los trastornos en la conducta alimentaria más comunes, pero ahí hay que sumar la bulimia nerviosa, los trastornos por atracón y hay otras. Evidentemente, el conjunto de los trastornos de la conducta alimentaria necesita una atención específica desde la sanidad.

En el año 1986 este país decidió reformar la psiquiatría y en Canarias nos quedamos en el vagón de cola, y yo creo que esto hay que retomarlo. Creo que es una oportunidad. Que esa estrategia de salud mental que tiene esta comunidad autónoma 2019-2023, con una línea específica para los trastornos, de las doce hay una específica para los trastornos de la conducta alimentaria... Creo que los pacientes, las pacientes fundamentalmente, porque nueve de cada diez son mujeres, requieren que nos lo tomemos en serio y que creemos la red, porque están cansados y cansadas de que se les prometa que se va a crear la red. Y crear la red, yo creo que este Gobierno ha dado muestras decididas de lo que quiere hacer con la salud mental. En los primeros meses fue capaz de poner en marcha dos nuevas unidades de salud mental, porque las unidades de salud mental son el eje en el que se vertebran las políticas de coordinación, con atención primaria, con atención hospitalaria... Y es necesario reforzar la red en toda Canarias, pero no en cuanto a infraestructuras, que lo decía el señor consejero, sino también que esos equipos sean equipos completos. La unidad del HUC, por qué trasladamos a pacientes a la península. No es porque necesiten un tratamiento específico, que sí, sino porque la unidad que está en el HUC... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

Un segundo, por favor.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Sí. Adelante.

La señora CRUZ OVAL: ... cuenta con un psiquiatra y una psicóloga clínica y es necesario reforzarla para que ninguna chica, fundamentalmente chica, tenga que ser desarraigada de su familia, de su ámbito escolar y de su ámbito social.

En el siglo XXI Canarias, la sanidad canaria, está en disposición de hacerlo y este Gobierno lo hará. Ha creado la cama en el hospital de El Hierro, una cama psiquiátrica, para evitar que los pacientes que requieran atención sean trasladados de El Hierro. Y ese era el camino hasta que llegó la pandemia y volveremos a coger velocidad de crucero.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora diputada.

Turno para el grupo proponente. Grupo Nacionalista, señora Valido.

Por tiempo de siete minutos.

Adelante. Cuando quiera.

La señora VALIDO GARCÍA: Efectivamente, como se ha dicho y como todos los grupos han manifestado, el dato del incremento de enfermas, de enfermos, insisto, 90 % mujeres, tras la pandemia se cifra en un 140 %, y esto es para asustarse y para salir corriendo, 140 % más tras la pandemia.

Como ya se ha dicho, dos camas, un psiquiatra y una psicóloga clínica, en un espacio en el que se tratan otras muchas patologías psiquiátricas de carácter grave y que, como usted sabe, no son el espacio más adecuado para que una niña de 15 años que está entre la vida y la muerte, porque si no no la hospitalizan, se recupere y supere su enfermedad. La experiencia es traumática.

Claro que hablamos de trastornos alimentarios, hablamos de bulimia, hablamos de obesidad, pero yo hoy he querido destacar la anorexia por las cifras que tenemos y por las madres que me han hecho traer esto; madres desesperadas que han descubierto en el confinamiento -no voy a repetir- conductas de sus hijas que ignoraban por completo y que han destapado esta enfermedad con la que ahora no saben qué hacer; madres que se están sentando al lado de ellas para comer y no se despegan hasta horas después para evitar que las engañen. De esto muchos de ustedes habrán oído hablar y saben que no exagero. Estoy segura de que aquí hay mucha gente que tiene amistades que tienen hijas, mayoritariamente hijas, aunque también chicos, viviendo esta situación.

Una vez más el tercer sector y las asociaciones lanzan la mano sin poder, sin una financiación suficiente, sin una financiación segura, ayudar a esos familiares, ayudar a esas enfermas, ayudar a esos enfermos... Le pido hoy que revise la financiación de las únicas dos entidades que hay en Canarias, que atienden a cientos de familias que ahora mismo están desbordadas y no pueden decirle a nadie que no, porque cuando una madre toca a una puerta en esa situación no pueden decirle "es que lo siento, no puedo más". Porque la única manera en que se pueden recuperar de esta enfermedad, además, es con una terapia continuada, no te veo y te hago terapia hoy y vuelve el mes que viene, que es lo que está pasando en el servicio público.

Por eso le pido espacios psiquiátricos específicos, donde las enfermas, los enfermos no tengan que convivir con situaciones psiquiátricas tan graves que hacen mucho más difícil su recuperación. Las familias intentan, por graves que estén, que no lleguen al hospital, porque es terrible lo que tienen que vivir sus hijas y sus hijos allí.

Necesitamos más profesionales, pero necesitamos sobre todo enfoque multidisciplinar, como ya se ha dicho, con nutricionistas, con psicopedagogos, psicología, psiquiatría, con auxiliares de psiquiatría, en fin, con toda la panoplia de profesionales que deben intervenir en una enfermedad mental tan compleja.

Y necesitamos también una campaña de prevención valiente. Señor Trujillo, se la pido hoy. Hagan una campaña de prevención valiente, a todos los niveles. En los medios de comunicación. No sé cuánto habrá costado la del Plan Reactiva, pero no se gasten menos que eso. Hagan una campaña valiente en los medios de comunicación y, por favor, llegue a un acuerdo con su compañera de Educación y métanse en los centros escolares, en los institutos, y vamos a trabajar a enseñar hábitos de vida saludables. Vamos a decirles a nuestros chicos y a nuestras chicas que valemos por lo que somos y no por lo que aparentamos, ni por nuestro exterior, ni por nuestro físico, por mucho que las redes sociales te pongan 50 000 likes o seguidores en el momento en el que te ponen una foto estupenda con lo que se llama un buen cuerpo o un cuerpo perfecto.

¿Sabe usted cuáles son las aplicaciones que más se descargan los jóvenes? Los filtros para arreglar sus fotos. No hay un joven que no tenga en su teléfono una aplicación filtro para quitarse, para parecer más delgado, para subirse a las redes una imagen que no es su imagen, esa imagen que querrían, con la que luchan y por la que no comen, no comen bien o desarrollan hábitos tan nocivos.

Quiero también guiñar el ojo... no guiñar el ojo, comprometerme con un colectivo especialmente afectado, como es el colectivo LGTBI. Las mujeres trans sienten todavía más la obligación de entrar en los cánones de belleza de las mujeres para que se las respete, para que se las acepte, para que se las trate como mujeres. Y tenemos muchos problemas con mujeres trans, con problemas de trastornos alimenticios, de anorexias importantes. Por ello también quiero señalar al colectivo LGTBI y cómo también una parte de ellas padecen de forma importante, las mujeres trans, en muchísimas ocasiones trastornos alimenticios.

Quiero terminar fundamentalmente agradeciendo a todos los grupos su actitud y su posición en un asunto como este. Yo creo que el Parlamento puede congraciarse, puede volver a recuperar la confianza y el cariño de la gente cuando habla de las cosas que a la gente le están doliendo tanto. Por ejemplo, de este tipo de enfermedades que acaba con la tranquilidad de una familia canaria en cualquier momento y que son muchas, y que en estas cosas importantes estamos de acuerdo.

Yo le pido que cree esas camas de hospitalización que necesitan todas las islas, con equipos multidisciplinares, especializados. Le pido recursos humanos, más que infraestructuras, ya se ha dicho, en este caso lo que necesitamos son recursos humanos, y que haga usted una batalla a través de campañas valientes y agresivas... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Cuando quiera, siga.

La señora VALIDO GARCÍA: Y finalizo agradeciendo a las dos entidades de Canarias, fundamentalmente a Alabente, con la que he trabajado para preparar esta intervención, como siempre, la información, la ayuda, la pedagogía que hacen, cada vez que les llamo, para que me pongan al día, el esfuerzo enorme que están haciendo sin poder, porque sé que está por encima de su capacidad y que, aun así, cuando les hemos llamado para que atiendan a alguien, los siguen recibiendo.

Muchas gracias por la labor que hacen. Estoy segura de que el consejero también escuchará esa petición de que, por favor, revisen su financiación, que de momento es lo único que tenemos.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Valido.

Turno de cierre para el Gobierno, señor consejero. Cuando quiera, señor Trujillo. Cuando quiera.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Gracias, señora presidenta. Señora Valido, señorías.

Me van a permitir que empiece casi por donde usted terminó. Hoy yo creo que hemos ganado, el Parlamento canario, el parlamentarismo y la propia sociedad hemos dado un salto... Al menos, si me lo permiten, yo que era ya un outsider de esta casa, ver como un elemento de extrema gravedad, como han señalado todos los grupos, es capaz de ponernos a todos, a todos -por eso le agradecí, además, la iniciativa-, a todos al unísono a intentar dar una respuesta, que, además, como bien decía alguna de las intervinientes, es una materia de extrema complejidad. Esto no es torcerse un tobillo, romperse un ligamento cruzado, con todas las consecuencias que tiene ese tipo de patologías o de accidentes, sino que son fenómenos mucho más complicados. Y yo creo que hoy, de verdad, que estamos de enhorabuena y créame que de aquí tiene que salir un compromiso de todos y a la cabeza el mayor comprometido no puede ser otro que el propio Gobierno, que es el que tiene que poner y disponer de aquellos recursos que entre todos veamos para poder dar la mejor respuesta a un problema que ciertamente es un problema muy grave de parte de nuestra sociedad. La parte es mucho más grande, porque no son solo las personas que sufren directamente la patología, usted hacía referencia también a los entornos familiares, etcétera. Aquí luego esto arrastra a muchas más personas.

Dicho esto, y les agradezco que me hayan permitido decir estas palabras, que son, créanme, verdaderamente sentidas, aquí se han nombrado unas cuantas cosas que es evidentemente necesario abordar. Es cierto y todos los apuntes que han estado analizado estos fenómenos, sea la anorexia, sea la bulimia, etcétera, apuntan claramente a dos elementos. Uno, el confinamiento, que, por otro lado, ha tenido la característica de que los núcleos familiares hayan podido darse cuenta de aquellas cosas que tenían muy cerca de sí y que no las habían percibido; y el otro es el comportamiento de las redes sociales, que es un tema que, de verdad, nos tenemos que tomar mucho más en serio, no solo en esta materia, porque, francamente, esto está contaminando en muchísimos aspectos todo lo que es la vida de nuestra sociedad y, por lo tanto, sea tanto desde el punto de vista legislativo o no, sí que tendremos que ver si podemos introducir aquellos elementos que impidan que se confunda la transmisión de conocimientos, de información, etcétera, con manipulaciones, usos torticeros, por utilizar incluso un eufemismo.

Yo no voy a repetir los elementos que básicamente pretendemos articular y que me alegro que hayan sido recibidos de manera positiva por ustedes, pero, en cualquier caso, por señalar al menos algunos aspectos, sí que son claros que tenemos que nosotros trabajar de inmediato. Trabajar de inmediato significa, como bien estaban señalando, que es absolutamente necesario incrementar los recursos de lo que son todas las hospitalizaciones específicas para las menores de 18 años y que, evidentemente, además la red esté, como no puede ser de otra manera en un territorio como el nuestro, implementada en el conjunto del archipiélago. Ese elemento me parece absolutamente fundamental.

Es absolutamente fundamental también actualizar el protocolo que tenemos. Es un protocolo que ya tiene un cierto tiempo y además, en la nueva realidad que tenemos, pandémica, este elemento obviamente debe ser, debe ser analizado, revisado y puesto al día; como también deben ser analizados, revisados y puestos al día todos los datos que tienen que ver, con relación al mejor conocimiento de qué es lo que nos está pasando. Solo el buen análisis de lo que nos sucede es lo que va a permitir un buen diagnóstico y, por lo tanto, poder implementar las acciones que sean más oportunas y precisas para resolver este asunto.

Hablando además de recursos, y usted lo ha señalado, y efectivamente, y más allá de que nos acompañen en el día de hoy, efectivamente, el papel del tercer sector en esta materia, como en tantas otras, juega un papel que es absolutamente imprescindible y evidentemente hay que mirar si el nivel relacional que mantenemos la Administración con la prestación de servicios que dan al conjunto de la comunidad está en unos niveles adecuados para aquello que están prestando a día de hoy. Dicho de otra manera, que parece que lo he dicho como muy alambicadamente, lo que hay que mirar es si los recursos son los adecuados para el papel que prestan y era una de las cuestiones que usted me instaba a que revisara.

Evidentemente, la relación con Educación es un tema trascendental. De hecho estamos, tenemos el proyecto de ir implementando, como un proyecto piloto, el tema de la enfermería en los centros educativos, precisamente para introducir todo lo que son conductas y hábitos saludables, al margen de otro tipo de prestaciones que se pueden realizar en los centros educativos, y ahí estamos, digamos, con Educación trabajando en un proyecto que ciertamente nos ilusiona a las dos consejerías.

Me invita y me insta a que seamos valientes haciendo una campaña de prevención en todas estas materias en nuestra comunidad autónoma. Efectivamente, lo que no se conoce, lo que no somos capaces de comunicar con contundencia difícilmente luego podemos pretender que genere otro tipo de conductas. Vamos a aceptarle ese reto, señora Valido. Nos parece, además, muy oportuno y pertinente. Si hay un campo donde debemos poner mucho en el asador es este del que estamos hablando hoy.

Y voy a finalizar, por desarrollar un poco alguna idea de lo que les comenté antes, que sobre todo estamos absolutamente empeñados...; no solo pasa en este campo, en todo el marco de la nueva situación la atención primaria cobra un papel verdaderamente relevante y, como no podía ser de otra manera, la atención primaria, que es el primer paso al que acudimos cuando interactuamos con nuestros servicios, salvo que tengamos otro tipo de situación y vayamos a la atención hospitalaria, todo lo que es la relación entre atención primaria y salud mental, coordinar los protocolos, etcétera, estamos desarrollando... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Sí, consejero, continúe.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): ... esperamos tener, tener terminado en este propio ejercicio. Ese es el mandato que tienen los que están elaborando este tal documento por parte del que les habla.

Exactamente igual que hemos elaborado una guía formativa para que todo el personal de las unidades docentes multiprofesionales tenga una base para los proyectos de investigación que queremos en esta materia relanzar y que consideramos que puede ser un tema muy importante para todos los residentes de especialidades como psiquiatría, psicología clínica, enfermería de salud mental, etcétera.

Y termino con un elemento que usted señalaba y todos los demás: esto no solo es un tema de infraestructuras. Comentaba perfectamente la portavoz socialista la situación del HUC. Nosotros necesitamos claramente poder culminar no solo la tasa de reposición, que ahora se pone en riesgo por...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): ¿Treinta segundos más?

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Treinta segundos.

... a las personas que se van a jubilar, sino que necesitamos además incrementar los recursos. Por lo tanto, todo lo que son plazas de psicólogos clínicos, PIR, etcétera, es otro gran reto que tenemos y que no es fácil, añado, no por cubrir ninguna espalda, pero evidentemente tenemos que todo este tipo de plazas poderlas cumplir a corto plazo.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor Trujillo, consejero.