Diario de Sesiones 74/2021, de fecha 27/4/2021
Punto 28

10L/C/P-0696 COMPARECENCIA DEL SEÑOR CONSEJERO DE SANIDAD, SOBRE EL DEBATE ABIERTO EN EUROPA SOBRE LA ALTERNATIVA A LA PRODUCCIÓN Y REDISTRIBUCIÓN DE LAS VACUNAS DEL COVID-19, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SÍ PODEMOS CANARIAS.

El señor PRESIDENTE: Turno ahora para una nueva comparecencia, a cargo del señor consejero de Sanidad, sobre el debate abierto en Europa sobre la alternativa a la producción y redistribución de vacunas COVID-19, a cargo del grupo proponente, Sí Podemos Canarias.

Señora Del Río, cuando quiera.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes de nuevo.

Ahora que tengo un poquitín más de tiempo, lo primero que quiero decir es manifestar nuestras condolencias y las de mi grupo a las familias y amistades de los periodistas David Beriain y Roberto Fraile, que han sido asesinados en un ataque armado en Burkina Faso, donde estaban trabajando para proteger los parques naturales frente a la caza furtiva. Son dos compatriotas que han muerto en unas condiciones lamentables y todas nuestras condolencias para ellos.

Parece que no pero tiene relación con el tema del que vamos a hablar, porque tiene que ver con la globalización. Cuando hablamos de vacunas, queremos hablar no solo de la vacuna nuestra, de las vacunas de Canarias, queremos hablar de cómo este coronavirus está afectando de esa manera tan brutal a toda la humanidad.

A finales de 2019, la realidad que hasta ahora conocíamos cambió para siempre. Con la llegada a nuestras vidas de este virus se pusieron de manifiesto las vulnerabilidades de nuestra civilización. La pandemia a la que nos estamos enfrentando ha puesto de relieve que las cosas esenciales para vivir no pueden ni deben tratarse como un bien de mercado, ya que existe una gran interdependencia entre los seres humanos que poblamos el planeta.

Este virus, durante el último año, se ha cobrado la vida de casi tres millones de personas en todo el mundo, 77 738 personas en España, 722 en Canarias y ojalá, con nuestra condolencia para los familiares y personas de Canarias, la cifra se quedara ahí.

Pero esta pandemia no se puede frenar de manera aislada, salvo que sí, definitivamente, nos aisláramos del mundo y entonces podríamos vencer al virus pero no a la hambruna que produciría la muerte de nuestra economía. Esta pandemia solo la podremos afrontar desde la solidaridad y la fraternidad entre sectores, territorios y ciudadanía, porque en momentos excepcionales se han de tomar también medidas excepcionales.

La dinámica y la propia existencia humana se han visto interrumpidas por las restricciones y los confinamientos que ha sufrido la población mundial con el objetivo de controlar e intentar erradicar la propagación del virus, provocando numerosos problemas, más allá de los sanitarios, también económicos, políticos y sociales, también de salud mental, como hablábamos antes, en la mayor parte del planeta, y en donde nuevamente se ha puesto de manifiesto que las primeras víctimas de cualquier crisis son las personas más pobres, pues son ellas las que viven más expuestas, ya sea por su situación laboral, cuando tienen trabajo, o por los trabajos precarizados, a menudo insalubres, como al acceso en los tratamientos.

La magnitud de lo que a nivel mundial representa esta pandemia nos obliga a llegar a consensos. Hoy más que nunca se hace necesario remarcar que la colaboración y la solidaridad entre los pueblos no solo se debe entender como un acto de generosidad de países ricos con países pobres. Esto no va solo de que nadie se quede atrás y de que el virus no se siga cobrando vidas, es también un puro acto de egoísmo y de pura supervivencia, porque de esta crisis, que es planetaria, o nos salvamos todas y todos o no se va a salvar nadie.

Y quería aprovechar, antes de entrar en la segunda parte, porque esto lo tratamos el otro día muy por encima, porque en los dos minutos y medio de una pregunta no da y el tema tiene mucha sustancia, lo que está pasando en este momento desde el punto de vista europeo. Habíamos llegado a un acuerdo para trabajar de manera conjunta, pero aquí tenemos que Alemania por un lado está planteando ya si comprar la Sputnik, que Dinamarca ha decidido que no pone AstraZeneca, los cambios de criterios con AstraZeneca no están contribuyendo a nada, tampoco a la seguridad por parte de la población, porque en cada país de la Unión Europea toman unas decisiones, en Francia que si ponen la primera de AstraZeneca y la segunda de Pfizer, aquí que, bueno, que no sabemos... Y todo esto está generando mucha confusión. Tenemos, por otro lado, el problema de que si no vacunamos pronto y bien y rápido, tenemos ahí todas estas mutaciones, en la India que está siendo un problema. Cuando hablamos de los 3 millones de muertos en el planeta, que son datos oficiales, me gustaría saber realmente, porque hay muchos que sabemos que no los controlamos. Y el riesgo, y por eso apelo no solo a la generosidad y a la solidaridad sino a la propia supervivencia, es que cuanto más tiempo dejemos sin vacunar al resto de la humanidad, más posibilidad de más mutaciones, que lleguen a un nivel que cuando ya tengamos la vacuna no la tengamos para esa mutación y, por tanto, la vacuna que nos hayamos puesto no tenga ningún efecto. Estamos hablando, y seguiremos en el segundo turno sobre esto, sobre algo muy muy importante, que, insisto, va más allá incluso, que no es poco, de la generosidad y la solidaridad, sino de lo que es la supervivencia de todo el planeta.

Lo voy a dejar aquí, me gustaría mucho escuchar su opinión sobre esto, porque creo que tenemos que construir, y después haré propuestas concretas en la segunda parte de mi intervención.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Del Río.

Turno para el Gobierno. Señor Trujillo, cuando quiera.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Señora presidenta, señorías.

Bueno, si en distintas ocasiones hemos dicho que el tema más importante que hay en estos momentos es salvar la pandemia, pues, evidentemente, si hablamos de la vacunación, estamos hablando del elemento más trascendental para resolver este problema.

Hace poco, como usted recordará, estuvimos hablando sobre esta materia y, evidentemente, el principal problema con el que nos encontramos, nos encontramos -y usted lo ha señalado bien-, la humanidad es el suministro, en este caso nosotros en un escalón y otros en otro, el suministro de las distintas vacunas y, por lo tanto, la necesidad de garantizar el mismo, pero también garantizar -y usted ha hecho una referencia muy importante- la distribución de una manera equitativa en todo el mundo. Y si bien esta idea, cuando uno escucha a los distintos Estados miembros que forman parte de la Organización Mundial del Comercio, en términos generales, parece que asienten que es así, cuando abordan el asunto, resulta que empieza a haber matices, cuando no posturas claramente encontradas. De tal manera que, cuando analizamos ahora -y esta primera parte es un poco por situar dónde estamos-, vamos viendo que aparece toda una serie de voces donde se están, a la vista de la situación actual, exigiendo, pidiendo que se eliminen los derechos de patentes que tienen los laboratorios, en definitiva, las empresas farmacéuticas. Este último acto, si ha seguido la materia, seguro que sí, recientemente ha sido refrendado por un manifiesto que han firmado premios Nobel y exmandatarios de todo el mundo. Esta postura claramente la lideran dentro de la Organización Mundial del Comercio países como India, Sudáfrica, etcétera. Se trataría, en definitiva, por traducirlo de una manera coloquial, de que se fabricaran genéricos en todo el mundo. Ahora bien, en la propia Organización Mundial del Comercio hay otra postura diferenciada que lideran Estados Unidos, Australia, Canadá, Suiza, Brasil, Japón, Reino Unido, Noruega y donde, cercano a eso o intermedio, está la propia Unión Europea. Antes usted hablaba de algunas discrepancias con relación a la aplicación de la pauta vacunal de AstraZeneca, que es otra cosa que podemos abordar también, pero la Unión Europea por lo que ha optado es por intentar fomentar lo que es la cooperación entre las farmacéuticas de tal manera que se incremente la producción. Ejemplo, por ejemplo, de esta situación son los acuerdos que recientemente Pfizer ha firmado tanto con Sanofi como con Novartis, pero, en todo caso, reconociendo -la propia Unión Europea- que esta colaboración, que, como digo, ya hay algún ejemplo, tendría que incrementarse de una manera absolutamente notoria. Estos acuerdos que todavía están en vigor o que están apareciendo son manifiestamente insuficientes.

Conjuntamente con esto, la propia Organización Mundial del Comercio ha adoptado una postura como tal distinta de los miembros que la conforman, que es ampliar lo que es la transferencia de tecnología dentro de los acuerdos multilaterales internacionales que existen, que es un marco que, bueno, pudiera ser un escenario pero que, evidentemente, tiene que contar con la voluntad clara de las partes; si no, no deja de ser una especie de dinámica del deseo.

Y, por último, que lo comentábamos la última vez que estuvimos hablando de esto, está el presidente de la Comisión Europea, que estableció, como sabe usted -el presidente del Consejo-, que ha llegado a plantear que, en caso de necesidad, se podría articular, a través del artículo 186 del Tratado de Lisboa, la intervención de las fábricas productoras de vacunas. Es una escena que desde luego nadie ha seguido pero, por la importancia que tiene la persona que manifiesta esta postura, obviamente tenemos que ponerla encima de la mesa.

A todo esto se le suma, se le suma, a estas distintas posturas de cómo abordar esta situación, que, como dice usted, estamos obligados a abordar porque no nos podemos vacunar solos, el primer mundo, esa es una idea que tenemos que tener todos claramente, se le han venido a sumar todos los problemas que, en el caso más cercano nuestro, tiene la Unión Europea con la farmacéutica AstraZeneca. Que, como todos conocieron esta mañana, ha presentado una demanda como consecuencia de los incumplimientos tanto de las entregas del primer trimestre como de las entregas del segundo trimestre. Que ahí es nada, no es una broma, estamos hablando de 200 millones de dosis que la Unión Europea demanda en su demanda por incumplimiento a AstraZeneca. En cualquier caso, si esta práctica de incumplimiento contractual se generalizara, evidentemente estaríamos en otro escenario, además, que probablemente llevaría a esas posturas un tanto, digamos, más extremas en estos momentos de tener que intervenir, porque evidentemente eso no podríamos soportarlo.

En todo caso, y por hacer la reflexión en línea de lo que usted señalaba, la vacuna debe ser un bien público y tiene que necesariamente estar a disposición del conjunto de los ciudadanos, con independencia de niveles de renta, no niveles de renta, y hacerlo compatible con todos los derechos de propiedad que pudieran tener aquellos que han estado en la investigación, que, no debemos olvidar, también han tenido en muchos de los casos, si no en todos, aportación también de los recursos públicos.

Lo dejo aquí y abordaremos un poco más este asunto, pero efectivamente... -y hablaremos también de qué es lo que está pasando con la situación de la India, etcétera, que es terrible, terrible-, pero la idea es, el mundo tiene que ser solidario sí o sí, o sea, en este caso no va a ser solidaridad proactiva, es decir, o nosotros hacemos que todo el mundo se vacune o vamos a tener claros problemas en el futuro.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor consejero.

Turno para el Grupo Mixto. Señora Espino.

Cuando quiera.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidenta. Señorías, señor Trujillo.

La mejor receta para hacer frente a la pandemia la tenemos clara: vacunar, vacunar y vacunar.

En el caso de Canarias, empezamos un poquito flojos, luego subimos el ritmo de vacunación y otra vez volvemos a quedar algo rezagados con respecto al resto de comunidades autónomas. No podemos bajar la guardia y tampoco podemos, de momento, fiarlo todo a las vacunas y más cuando estas no llegan. Y, por tanto, también es importante que haya que seguir manteniendo la distancia social, el lavado de manos y llevar puesta la mascarilla.

Y, en cuanto a la vacunación, hay que seguir los criterios científicos, no los criterios políticos, sino los científicos. Y resulta también primordial por parte de la Administración la transparencia. Y aquí, señor Trujillo, yo no entiendo por qué el Gobierno se ha negado a contestar a una solicitud de información que hice hace algún tiempo sobre si había algún miembro del Gobierno o alto cargo que se hubiese vacunado y en qué fecha lo hizo. Y además no entiendo que no se me haya querido responder a esa pregunta, porque cuando la formulé, salvo que se tuviese más de 80 años o se viviera en residencias, nadie del Gobierno se podía haber vacunado, con lo cual era muy sencillo contestar que ningún miembro del Gobierno o alto cargo se había vacunado. En lugar de eso, no se me ha querido contestar por una cuestión de protección de la intimidad que no entiendo cuando luego se vacuna algún miembro del Gobierno y convocan a la prensa, lógicamente para dar ejemplo, lo entiendo. Y, por tanto, no entiendo por qué no se me ha contestado a esa pregunta, qué tiene el Gobierno que ocultar.

Nos hemos visto desbordados en las últimas semanas con informaciones sobre los efectos secundarios de las vacunas y me gustaría saber qué se ha hecho desde la Consejería de Sanidad para contrarrestar toda esa desinformación y cuál es la posición que mantiene su departamento, señor Trujillo, sobre la segunda dosis de AstraZeneca, qué va a pasar con aquellos cientos de canarios que ya recibieron la primera dosis y tendrían que recibir la segunda vacuna. Le preguntaba al presidente Torres sobre esta cuestión en el último pleno y no obtuve respuesta.

Quiero poner una vez más en valor el esfuerzo que están realizando los profesionales sanitarios en Canarias para vacunar cuando llegan las dosis, el trabajo que están haciendo, y coincido en que vacunar a la población de los países desarrollados es una cuestión de, en vías de desarrollo quería decir, es una cuestión de humanidad y también una cuestión incluso de egoísmo, porque, si no estamos todos vacunados, todo el planeta, nadie estará seguro.

Así que Canarias no puede dejar de mirar, por ejemplo, a África, tanto por lo que supone el riesgo de que su población no tenga acceso a las vacunas como también por el papel que podemos jugar, desde nuestro lugar estratégico, en este punto del globo... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo) -concluyo, presidenta- como centro logístico de la vacunación, para la vacunación en África.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Mixto. Señora Mendoza... Perdón, para la Agrupación Socialista, la cambié de grupo.

Por tiempo de tres minutos. Cuando quiera.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero.

Señorías, el problema que estamos teniendo con la producción y con la distribución de las vacunas, tanto a nivel europeo como en el resto del mundo, está provocando retrasos considerables en las campañas de vacunación de todos los países. Todos estamos esperando que las compañías farmacéuticas entreguen aquellas cantidades pactadas, con solvencia y con responsabilidad, tal y como se comprometieron; sin embargo, la práctica lo que nos ha demostrado es que las previsiones de producción de vacunas de las farmacéuticas han estado muy alejadas de la realidad que quisieron transmitir en un principio y por las cuales habíamos planificado nuestras campañas de vacunación. Y esto es malo, señor consejero, si queremos llegar a la mayor parte de la población en el tiempo que nos habíamos marcado inicialmente.

Por lo tanto, es imprescindible ver qué soluciones se pueden poner encima de la mesa para que ante estos incumplimientos las farmacéuticas se vean obligadas a cumplir. Por ejemplo, es cierto, como usted ha dicho, que Europa ya prepara una demanda a AstraZeneca, pues se había comprometido con los países de la Unión a un nivel de distribución que no está cumpliendo. Esta es una vía pero todos sabemos las demandas el tiempo que conllevan y eso es con lo que tampoco contamos, con mucho tiempo. Nosotros sí que creemos que si las farmacéuticas tienen contratos con los países lo que tienen que hacer es cumplirlos. Y para ello hay varias soluciones. Por ejemplo, una de ellas es que se abran más líneas de producción, aunque sea subcontratando con otras industrias. Esta sería la solución ideal, a pesar de que la inversión podría suponer, es verdad, bajar los márgenes de beneficios que tuvieran, pero aun así seguirían teniendo beneficios. Y ante una pandemia global yo creo que lo que no podemos hacer es poner los cálculos económicos por encima de las necesidades sanitarias, porque si la situación de abastecimiento, señor consejero, no mejora en las próximas semanas quizás lo que debamos concretar o lo que debamos hacer es concretar y, tal y como se comenta también ya en algunos foros, estudiar otras posibilidades más contundentes, como sería, quizás, la liberación de las patentes de las vacunas para que se pudieran producir en masa por otras empresas. Es cierto que cada vez que se habla de liberar una patente farmacéutica entramos siempre en la vieja discusión que pone, por un lado, el peso en la necesidad de que se mantengan estas patentes como incentivo a la investigación -y que evidentemente no ponemos en duda y son necesarias- y, por otro lado, el peso en que un medicamento debe ser lo más accesible y lo más asequible a la población, y hay personas que no pueden permitirse tratamientos claves para su patología en muchos países del mundo, incluida también España, como le hemos escuchado ya y como han reclamado varios colectivos en esta Cámara. En este caso, estamos hablando de una pandemia global, de una situación excepcional, y merece la pena estudiar la viabilidad... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) -gracias, presidenta-, estudiar la viabilidad de este proceso de liberación de patentes o al menos, señor consejero, no desecharla.

En este sentido, nosotros, al igual que el resto de la sociedad canaria, lo que queremos simplemente es que se distribuyan las vacunas para toda la población y que lleguen cuanto antes. Simplemente porque es nuestra responsabilidad como cargos públicos que esta vacunación sea lo más rápida posible y que podamos salir de esta crisis también lo más rápido y lo antes posible.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Mendoza.

Turno para Nueva Canarias. Señora González.

Cuando quiera.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías.

Señora Del Río, efectivamente, tal y como manifestó, la India se encuentra actualmente ante un colapso hospitalario debido al crecimiento exponencial de los casos de contagios de COVID-19 en su población. Y ahora que la vacunación parece -y puntualizo parece- que se estabiliza en los países desarrollados comienza a preocupar no solo cómo van a afrontar la vacunación los denominados países en vías de desarrollo, sino también aquellos que en pleno apogeo de la economía neoliberal se denominan las economías Brics -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica-, consideradas economías emergentes, con un gran potencial, con un enorme potencial. Desde luego parece que ahora ya no podemos hablar de ese enorme potencial en los casos de Brasil o de India, porque estos países, al igual que otros del planeta, no cuentan con los recursos sanitarios suficientes para afrontar esta pandemia y su población es la que sufre las consecuencias.

Este debate, además también en el seno de la Unión, se ha planteado en el seno de la propia Unión Europea y además se ha creado un nuevo cisma ideológico al proponer algunos grupos la necesidad de liberar las patentes de las vacunas con el objeto de abaratar los costes y así poder donar vacunas a los países que carecen de recursos para su compra. Existe incluso una iniciativa de nivel global para garantizar una distribución equitativa de vacunas, encabezada, entre otros, por la artista Selena Gomez, que esta misma semana hizo viral un tuit dirigido a Pedro Sánchez pidiendo que España se involucre en la donación.

Además, la Unión Europea sigue intentando mantener la unidad de acción y, sobre todo, la unidad de compra y distribución de vacunas entre los Estados miembros.

Pero mientras, en este Parlamento de Canarias, donde, yo insisto, carecemos de cualquier competencia al respecto, planteamos este debate, que, si bien podría ser calificado de interesante, a mí -perdónenme que les diga- se me antoja estéril e inerte. Estéril toda vez que nada de lo que hoy podamos decir aquí puede producir nada, porque este asunto no depende de lo que pensemos ni en Canarias ni en España ni en Europa, es que es una cuestión de dimensiones mundiales; e inerte porque este debate es incapaz de producir reacción. Podremos mantener, si así lo desean sus señorías, un acalorado debate político que solo serviría para que cada uno exponga, cada grupo exponga su posición ideológica, para que exponga negro sobre blanco referente a la liberación de las vacunas. Pero la pregunta que yo me hago es, en el hipotético caso de que todos, los setenta diputados, estuviéramos de acuerdo, estuviéramos a favor de la liberación de las patentes, ¿iban a ser estas liberadas? Pues yo siento decirles, obviamente, que va a ser que no. Y para que quede claro y no haya... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Gracias.

Desde mi Grupo Parlamentario, desde Nueva Canarias, defendemos que las vacunas deben ser un bien público y que debe estar a disposición de todos los ciudadanos del planeta, pero también tenemos claro, como ya les mencioné, que esta es una cuestión que excede de cualquier competencia canaria, española, europea, que tiene dimensiones globales, y lo que sí entendemos, por eficiencia, es que lo adecuado en este Parlamento es que nos centremos en temas de nuestra competencia, porque es así, y solo así, como podremos tener posibilidades de éxito para dar solución a la ciudadanía canaria, para dar solución a su aquí y su ahora, debatiendo, además, sobre todo, sobre aquello que es de nuestra competencia, porque en eso es en lo que nos debemos centrar para poder dar solución a otros temas. Son importantes, no le quito razón, pero difícilmente desde este Parlamento podamos solucionar algo.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora González.

Turno para el Grupo Popular. Cuando quiera.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Señora presidenta...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Adelante.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Bueno, señor consejero, con respecto a las vacunas, estamos hablando de tres niveles: Europa, España y Canarias.

Con respecto a Europa, las cosas no se han hecho bien, evidentemente. Esta heterogeneidad entre los países no ayuda.

Con respecto a las patentes, la posición del Partido Popular es que hay que explicar que las patentes no se contraponen a un necesario sistema de propiedad intelectual claro y eficiente para garantizar el avance sólido y creíble de la investigación, pero eso no quita que haya que tener una visión global. Yo coincido con usted en la importante necesidad de que esto es un problema mundial y si las cosas no van bien en el continente africano, eso nos puede repercutir a nosotros.

Por otro lado, la potenciación de los acuerdos con los laboratorios es tremenda, pero también el aumento de la investigación en nuestro país. Todos sabemos que la vacuna española no la vamos a tener probablemente este año, ojalá me equivoque, entre otras cosas por este problema de la investigación y la inversión en I+D+i. Los acuerdos Covax o el ACT del G-20 pueden ayudar, pero estamos de acuerdo en que, efectivamente, ahí las cosas no se han hecho bien.

Con respecto a nuestro país, los bandazos y la ceremonia de la confusión han sido tremendos. Mire, usted ayer mismo me decía que la EMA había tomado una decisión el viernes pasado. No es verdad, hace dos semanas la EMA dijo que la vacuna de Astra era segura. Por otro lado, la Organización Médica Colegial ha dicho que la vacuna de Astra es segura y hace unos días ochenta y ocho sociedades científicas, entre ellas a la que yo pertenezco, a la de neumólogos, ha dicho que la vacuna es segura. A pesar de ello, los criterios que se han adoptado con las vacunas han sido más políticos que científicos.

Y con respecto a Canarias, yo le recuerdo la proposición no de ley que nosotros presentamos, que yo estoy seguro de que usted estará de acuerdo con ella, que se votó en contra, por aquello del parlamentarismo que usted decía antes en este caso no fue tan favorable. Y con respecto a los datos que se dan constantemente en Canarias las cosas no van bien. Usted sabe que el Partido Popular ha sido tremendamente intenso con este tema, pero con el mejor de los ánimos para que en Canarias las cosas vayan lo mejor posible. Mire, en este sentido yo le traigo aquí la estadística del Ministerio de Sanidad, es de ayer, ¿de acuerdo? No me va a decir que el Ministerio de Sanidad miente, ¿de acuerdo? Canarias es la antepenúltima, con el 19,2 %. Esto es lo que pone el ministerio, yo lo he impreso hoy por la mañana (mostrando un documento a la Cámara).

En este sentido, la semana pasada la Consejería de Sanidad dijo que estaba vacunado el 20 % de la población y ayer era el 19,2 %. No sé por qué siempre tienen esa tendencia de publicar unos datos que... No sé si usted tiene otros datos o el ministerio miente. Con respecto a la pauta completa, si se fija, Canarias está, junto a Baleares, los penúltimos, en el 6,5 %. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Y quería hacer especial hincapié en la población vulnerable, en concreto con la de más de 80 años, que, como todos sabemos, es la población en la que hay que acceder más a la vacunación, y en esa PNL se hablaba de un reforzamiento en ese sentido. Ustedes nos dicen: Es que en Canarias no podemos poner vacunas porque no nos llegan. Un minuto... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Voy a poner el ejemplo, lo tienen aquí, no se ve, evidentemente, de Asturias y Canarias. Asturias tiene una población a vacunar de 87 800 personas y Canarias 90 000, prácticamente lo mismo. Bien. Pues a día de hoy está vacunado con la pauta completa en Asturias el 81,3 % y en Canarias, el 61,1, que es el peor dato junto a Ceuta y Melilla de España. Son los datos del Ministerio de Sanidad.

Yo le traigo esto, señor consejero, no con el ánimo de hacer crítica política, destructiva, como se hace en Madrid, por ejemplo, por el señor Sánchez con la señora Ayuso, sino con la mejor intención... (se produce nuevamente el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo) en los próximos meses, porque es esencial, como usted bien sabe, para nuestra población la vacunación. En este sentido -un minuto y ya termino-, la vacunación es esencial, es lo más importante ahora mismo. Y las sociedades científicas dieron el otro día un mensaje que le quiero decir: el primer y principal mensaje a las autoridades políticas es vacunen y a los ciudadanos, vacúnense, con seguridad, con garantías. Pongamos la segunda dosis de Astra, levante la voz en el Consejo Interterritorial, sé que no depende de usted, pero tiene el aval científico.

Muchas gracias y perdón por el... (ininteligible).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Ponce.

Turno para el Grupo Nacionalista. Señor Estébanez.

Adelante.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Gracias, señor presidente. Señor consejero.

Yo la verdad es que no considero que sea un debate ni estéril ni inerte, como sorprendentemente he escuchado a algún portavoz esta tarde. Yo creo que es un debate interesante y relevante, sobre todo porque se hace como comparecencia y no como una PNL, que sí tendría, digamos, un carácter más vinculante, aunque con este Gobierno ya se sabe.

Mire, la tasa de mutación de la COVID-19 evidencia que cada vez se adapta más, desaparecen las variantes menos efectivas y prevalecen las más infecciosas y patógenas, como muestra la doble mutación en la India. Esto lo dice hoy mismo una publicación en Canarias 7 citando al director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias de la Universidad de La Laguna, don Jacob Lorenzo, hablando sobre todo de las adaptaciones a la variante británica, que afecta especialmente a Canarias. Y me parece relevante, me parece relevante porque se dice ahí que al menos hay una mutación al mes de media, dependiendo de la cepa. ¿Y esto qué quiere decir? Quiere decir que la propia enfermedad nos puede vencer a pesar de los avances científicos y, por lo tanto, un mundo más solidario no solo es mejor, no solo es posible, es que es imprescindible -usted lo sabe, estoy absolutamente convencido- para la supervivencia común de todos nosotros. Por eso es un debate relevante, por eso es necesaria la conciencia de todos, por eso, incluso hasta por egoísmo, tenemos la obligación moral de intentar llegar más allá incluso de nuestro nivel competencial o nuestras propias fronteras.

Creo que es así como se entiende la necesidad de una nueva estrategia europea en esa -permítanme la expresión-, esa guerra global, una guerra global sanitaria, en la que podamos derrotar al virus entre todos y en todas partes. Pero, ojo, ojo con los debates, no caigamos en la demagogia.

Mire, poner en común las vacunas, los medicamentos, las patentes no significa necesariamente confundir, digamos, expropiación con confiscación. La confiscación es el mero hecho de eso está ahí, yo me lo quedo y lo administro como quiero y hago un uso arbitrario como Administración, incluso como Estado, sea lo que sea, incluso la Unión Europea; en cambio, la expropiación significa ponerlo en uso público haciendo uso de lo que se denomina un justiprecio, es decir, un precio justo que resarza convenientemente a todas las partes. Ese sí es un debate que nos interesa, ese sí es un debate en un Estado de derecho, ese es un debate para el conjunto de la humanidad y así debe estar Canarias, en el lado... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Estébanez, Díaz-Estébanez, disculpe.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN (telemáticamente, desde fuera de la sede): Hola, buenas tardes.

Sí, ¿hola? Buenas tardes.

El señor PRESIDENTE: Adelante.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN (telemáticamente, desde fuera de la sede): Hola, buenas tardes. Gracias, presidente. Buenas tardes a todos.

Sin que sirva de precedente, o sí, estoy muy de acuerdo con el señor Estébanez: efectivamente, este es un debate interesante. Si no fuese así, pues, lógicamente no tendría sentido traerlo a esta Cámara.

Yo parto de una premisa básica, y es coincidente con la opinión que ha expresado tanto el consejero como la proponente de esta comparecencia, la señora Del Río, y es que el conjunto de la población mundial solo estará a salvo del virus en el momento en el que haya un acceso global a la vacunación. Y esto nos obliga a todos a articular los mecanismos necesarios de cooperación para que ese acceso a la vacuna se dé de forma universal, de forma global.

La distribución equitativa de la vacuna en el conjunto del planeta es un objetivo que se han marcado los miembros, como bien decía el propio consejero, los miembros de la Organización Mundial del Comercio, así como que han evidenciado o han expresado que estas vacunas deben desarrollarse y fabricarse en suficiente cantidad, así como bajo los criterios básicamente de seguridad y eficacia. En este escenario, se ha abierto un debate sobre las patentes de las vacunas y su posible liberalización.

Se ha dicho de paso que este debate es verdad que puede exceder al Parlamento canario, puede exceder incluso al parlamento español, pero sí es obligado que se establezca un nexo entre el Parlamento Europeo, el resto de gobiernos mundiales para que este debate, bueno, vaya suscitando algún tipo de acuerdo. Parece más razonable pensar que un acuerdo y un consenso de este calibre conllevan una visión, repito, más europea y más mundial.

Pero no soy iluso ni pierdo la perspectiva de lo que es importante, porque creo que lo fundamental en este momento, como está la situación, es seguir aumentando la capacidad de producción y que el debate lícito y necesario sobre liberalización de patentes no nos aparte la vista sobre la imperiosa necesidad de seguir aumentando la producción de vacunas. Y en este sentido la información que hemos ido conociendo sobre la distribución y producción de vacunas nos alienta a tener cada día más una visión mucho más positiva sobre la capacidad que vamos alcanzando para lograr esa inmunidad poblacional.

Pero, como no voy hablar de vacunas, como hace el señor Ponce, que esta comparecencia no es para hablar de vacunas en el ámbito de la comunidad autónoma sino en el conjunto del planeta, lo dejo ahí.

Pero también cabe reseñar que el apoyo que ha mostrado, creo que es importante también resaltarlo, por parte del Gobierno de España a la Unión Europea para que el diálogo que se quiere iniciar dentro del acuerdo sobre derechos de propiedad intelectual en el comercio pueda fructificar y se proceda a establecer acuerdos que beneficien a países de renta media y baja. Y, ciertamente, lo que hemos visto estos días, ha acontecido, yo creo que a todos los que tengan una mínima sensibilidad... nos ha podido romper el corazón con la situación de India. Un país enormemente poblado y con un sistema sanitario muy muy endeble que ha hecho sufrir y está haciendo sufrir muchísimo a la población y, además, sufre en forma de muchas muertes, de miles y miles de muertes.

Creo que este debate es un debate moral, ético, que debe establecerse bajo el prisma, por supuesto, de los valores democráticos que deben... (ininteligible) en el conjunto del planeta y, por tanto, dar una respuesta también afirmativa. Ese es el postulado y la postura del Partido Socialista, del Grupo Parlamentario Socialista, y ojalá algún día, pronto, veamos esta posibilidad.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el grupo proponente. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Muchas gracias a todas y a todos por sus intervenciones, que yo creo que de una manera y otra han enriquecido esta comparecencia. Y le quiero decir al señor Estébanez, con el que casi nunca suelo estar de acuerdo, pero hoy estoy bastante de acuerdo con su intervención y me gusta poder estar en sintonía, porque creo que en estas cosas es en las que nos tenemos que poner de acuerdo.

Y sí decirle a la señora Esther que sí que creo que esta Cámara sea el lugar apropiado para discutir esto, porque Canarias tiene voz propia, porque Canarias puede instar al Estado y porque desde el Estado español se puede instar a Europa, y porque aquí se trata de sumar. Cuanta más gente seamos capaces de llegar a un acuerdo... Y, fíjense, si no somos capaces de llegar a un acuerdo en esta Cámara, ¿cómo vamos a llegar a un acuerdo después en el Parlamento Europeo? Vamos a buscar las mejores fórmulas. Yo soy una persona que ustedes me conocen y saben, tengo la fama de ser radical, y, efectivamente, soy muy radical, pero soy sobre todo radicalmente demócrata y jamás querría que nada se hiciera si no fuese consensuado por las mayorías suficientes para que esto sea... (ininteligible).

Por tanto, lo que queremos plantear no es una imposición, tenemos, cada uno, tenemos nuestro modelo de sistema económico, que nos gusta más, menos, pero no se trata de esto, o sea, aquí estamos hablando de algo que nos toca la fibra, que me está tocando la vida, la supervivencia, la economía, todo, o sea, todo lo que tiene que ver... el futuro, el de nuestros hijos, el de nuestras nietos, es decir, es algo demasiado importante como para banalizarlo. Y creo que si alguna vez vale la pena esforzarse, en un parlamento, en llegar a acuerdos creo que es en este tipo de cuestiones, donde, además, consideramos que las políticas hay que hacerlas y así, y entendemos que Canarias tiene voz propia y puede expresarlas y decir lo que quiere.

Ha pasado más de un año desde el principio de esta pandemia y cada vez se escuchan más voces que reclaman a las farmacéuticas poder compartir sus patentes con el fin de incrementar el ritmo del suministro de dosis y acabar así con los problemas de acceso para terminar con esta crisis mundial sanitaria. En España una docena de organizaciones médicas, sociales y ONG han reclamado al Gobierno, a través de una carta -ya la citó el señor consejero antes-, que apoye e impulse a nivel europeo la suspensión temporal. Hablamos de suspensión temporal, de verdad, con toda la delicadeza, con todos los respetos. No nos vamos a cargar la propiedad privada, no se trata de eso; estamos diciendo: busquemos una solución consensuada que nos permita trabajar en la solución de un problema mucho más gordo que los que nos hemos encontrado y a los nos hemos enfrentado hasta ahora.

Estas asociaciones, asimismo, exigen también más transparencia, eso también lo decían y es verdad, en los contratos con la industria farmacéutica, esas letras en negro que no hemos visto, y más control por parte de las administraciones sobre la inversión pública, en este caso en I+D, de los medicamentos, vacunas y ensayos clínicos, porque lo cierto es que de estas patentes que se han generado hay una gran parte que ha sido dinero público que se ha puesto también. Todo eso también aquí hay que valorarlo.

Bueno, a principios de enero, la plataforma intergubernamental de ciencias y políticas sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos, en la que se encuentran personajes relevantes de la política y el activismo internacional, advirtió que podríamos entrar en una era de pandemias debido a los daños ecológicos que se podían producir y que debíamos de construir una sociedad global de autoayuda puesto que las vacunas y los tratamientos anti-COVID deben ser bienes comunes, y vuelvo a insistir, y ya ustedes también lo han dicho, en que aquí nos salvamos todos o no se va salvar nadie, y esto es muy importante.

En Bruselas hay división de opiniones con respecto a la liberación temporal de patentes y hay quienes optan por fomentar la colaboración entre compañías farmacéuticas para aumentar la capacidad de producción global, como usted bien dijo antes. Puede ser. Se trata de buscar las mejores alternativas y llegar a los máximos consensos posibles en esa búsqueda de soluciones. Y esto sabiendo, que además usted también lo había dicho antes, señor consejero, que para la liberación temporal, insisto, de patentes existen mecanismos jurídicos que pueden permitir estas excepciones en situaciones de emergencia como es sin duda la pandemia. Es decir, no estamos hablando de saltarnos ninguna ley ni de hacer ningún disparate, estamos hablando de estar a la altura del momento y de que es necesaria una verdadera cooperación que pase por escuchar a todos los Estados miembros en sus unidades territoriales, y Canarias es una de ellas, a sus pueblos y a su gente, haciendo que el proyecto de la Unión Europea dé un paso hacia delante, de forma que, aunque sea temporalmente, ponga la salud pública y la vida por encima de los intereses económicos de las empresas farmacéuticas. Estamos hablando de eso en este momento. En este momento, más que nunca, nos tenemos que cuestionar las prioridades y, como decía ese chiste famoso, la bolsa o la vida, pues sabemos que, desde el respeto democrático a todos los pensamientos, sin vida tampoco hay bolsa. Lo tenemos que tener muy claro.

Por tanto, el acceso a la vacuna ha de ser global, justo, equitativo y debe darse con la mayor celeridad posible, porque esa es otra de las claves. El tiempo corre en contra, tenemos que llegar y llegar cuanto antes, y no solamente por salvar las vidas, que también, sino porque de verdad corremos el riesgo de que nuestras vacunas, cuando por fin esté todo el mundo vacunado, ya no sirvan porque tengamos mutaciones para las que restan.

Nuestra posición, como parte del bloque comunitario, es formar mayorías que tengan capacidad suficiente para pedir la suspensión temporal, insisto, de la exclusividad de las patentes y facilitar la producción de vacunas por parte de los diferentes Estados europeos, y nuestra capacidad para vencer el virus y recuperar la economía depende de ello. De eso se trata.

Estamos hablando de Europa porque la comparecencia estaba dentro del marco de Europa, yo iría más lejos, si desde Europa podemos, no solamente hacer que se puedan fabricar más vacunas en más países, que qué menos, sino también que puedan fabricarse en otros países fuera del marco europeo, donde puedan llegar a más gente.

Presidentes de comunidades autónomas como Ximo Puig ya han hecho esta petición, la hizo en el Parlamento Europeo, es decir, si Valencia habla, Canarias también puede hablar. Quiero decir, no somos menos que los valencianos para fijar nuestras posiciones y plantear qué es lo que queremos.

Y ese, de verdad, señor consejero, ese era el objetivo de esta comparecencia: abrir el debate, aquí, en esta Cámara, hablar y escucharnos todas y todos, y llegar, intentar llegar a un acuerdo aquí, en Canarias, en España y en Europa, que nos permita ir de la mano en la lucha contra el virus y vencerlo ya de forma definitiva. Y, de verdad, creo que la voz de Canarias es importante, que suma, que construimos desde los territorios pequeños, y ese es nuestro afán de llegar a un acuerdo.

Y ahora sí, y como siempre las proposiciones no de ley son muy rápidas, con muy poco tiempo, le anunciamos que sí que nos gustaría hacer una proposición no de ley, que la tenemos ya bastante redactada, presentarla a lo largo del mes de mayo, para llegar a un acuerdo con toda la Cámara, con las propuestas que puedan ser de consenso de Canarias, y donde todos podamos decir, "pues, en estos puntos estamos de acuerdo, que se eleven al Estado, al Estado central, a Madrid, y desde ahí a Europa también", con nuestra posición, porque creo que la tenemos y creo que debemos contribuir todos a esa solución.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno de cierre para el Gobierno. Señor consejero.

Adelante.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Trujillo Oramas): Gracias, señor presidente. Gracias, señorías.

Me van a permitir algunas de sus señorías que me han interpelado preguntando sobre la situación local de la vacunación en Canarias, como tenemos luego el próximo debate sobre la situación actual de la pandemia, y obviamente este es un elemento crucial en ese contexto, pues, voy a, en la próxima comparecencia, a intentar responderles a todos de la mejor manera posible sobre aquellos aspectos que han planteado.

Y yo, para hacer además, tener un correlato con el ponente o el interviniente del Grupo Socialista, señor Estébanez, yo estoy absolutamente de acuerdo con lo que usted ha planteado y en los términos en que lo ha planteado, sinceramente, porque creo que además lo que ha dicho es verdaderamente correcto, es además la situación en la que estamos. De hecho, ha estado muy bien esa apreciación de la definición de "expropiación, confiscación". Hay además luego modulaciones dentro de lo que es el elemento de expropiación. Y, por lo tanto, bien, de verdad.

Pero, entrando en la materia que nos ha traído la portavoz del grupo Unidas Podemos, seguimos con la misma idea, la idea necesaria de que este problema global necesita, como no puede ser de otra manera, una solución global dentro de los mecanismos de cooperación internacional. Tampoco valdría que la Unión Europea per se y para sí se pusiese de acuerdo y, por lo tanto, eso sería de los primeros elementos que tendríamos que superar. Y mal asunto o mal vamos, si partimos de que este elemento de los acuerdos internacionales es una piedra angular sobre la que debe girar la solución a este problema, si vemos lo que ha ocurrido la semana pasada en la reunión del Covax. Como saben ustedes, el Covax es el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID y es una alianza público-privada que está promovida por la Organización Mundial de la Salud. El propio presidente de Guatemala, que fue uno de los intervinientes en la última Cumbre Iberoamericana, y haciendo referencia a los acuerdos del Covax, señalaba -y fíjense ustedes en el dato- que de 3 millones de dosis contratadas con Covax solo habían recibido 80 000 dosis, y era un solo país el que ponía este diferencial, así que imagínense cuál es la situación. Y, por lo tanto, evidentemente esto no puede seguir así. Necesitamos incrementar la capacidad de fabricación y cualquier capacidad de fabricación disponible en cualquier parte debe ponerse al servicio de este fin y, por lo tanto, hay que difundir, no puede ser de otra manera, la tecnología y los conocimientos técnicos de quienes actualmente desarrollan las vacunas para que se puedan también seguir desarrollando en otros sitios.

Y en este sentido me van a permitir que yo creo que quien ha dado un paso muy importante en los últimos tiempos ha sido España, con la propuesta que ha articulado hace unos días, donde ha planteado lo siguiente: para los países de renta media y baja, para la concesión de licencias voluntarias o, si fuera necesario, obligatorias, este aumento puede tener lugar en el marco del acuerdo sobre derechos de propiedad intelectual en el comercio, por lo tanto, el marco general que tiene la Organización Mundial del Comercio; y añade -y me parece que además es una postura inteligente-, no abandona que se continúe con los acuerdos de las farmacéuticas de transferencia tecnológica para poder incrementar la producción, como algunos ejemplos que antes comenté. Y, por lo tanto, yo creo que España en esta materia ha dado un paso muy importante. También lo dio la semana pasada, en la reunión iberoamericana, al menos comprometiéndose -el presidente del Gobierno español- a suministrar, con independencia de esta fórmula de acuerdos generales para todo el mundo, suministrar para Iberoamérica una cantidad de dosis. En principio cifró en siete millones y medio. Evidentemente, con siete millones y medio no se va a resolver el problema que tiene toda esa zona, pero no deja de ser un paso y un compromiso claro, concreto y público en la línea de querer aumentar lo que es la colaboración para resolver esta materia.

En cualquier caso, y por concluir, porque creo que entre todos hemos hablado de lo que pasa en esta situación, ha hecho referencia la señora portavoz a la actual situación de la India. India, y entronco con parte de la intervención del señor Estébanez, India está desarrollando en estos momentos, desarrollándose en la India, una nueva variante, una cepa, que preocupa muchísimo, por cuanto además, en estos primeros escarceos científicos, hay algunas personas de cierta notoriedad que están haciendo ver la resistencia que pudiera tener esta cepa a las vacunas actuales en circulación y que, para que nos hagamos una idea de lo que significa, ahora mismo, en la actualidad, el 40 % de los casos que se están produciendo en el mundo se están produciendo en la India.

Por lo tanto, la fórmula que se adopte, sea esta última que ha propuesto España o aquella que aborde de manera efectiva este problema, se debe adoptar cuanto antes. Esto no puede ser un debate que se eternice, porque mientras tanto se van produciendo esas nuevas cepas, esos nuevos contagios y podemos encontrarnos una situación verdaderamente negativa. Por lo tanto, yo creo que los Estados, las farmacéuticas, todo el mundo, debe comprometerse a dotar a estos países que no pueden de las vacunas que puedan resolverles su situación.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero.

Damos por finalizada esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0696 Sobre Del Sr. consejero de Sanidad, sobre el debate abierto en Europa sobre la alternativa a la producción y redistribución de las vacunas del COVID-19.