Diario de Sesiones 82/2021, de fecha 22/6/2021
Punto 27

10L/C/P-0746 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD, SOBRE LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO PARA LUCHAR CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO.

El señor PRESIDENTE: Señorías, vamos a reanudar la sesión plenaria, como saben, con el debate acumulado de las dos comparecencias de la señora consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, sobre los recursos y el presupuesto para combatir la violencia de género, a propuesta del Grupo Parlamentario Nueva Canarias, y también de la señora consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, sobre las medidas del Gobierno para luchar contra la violencia de género, a propuesta del Grupo Mixto.

Comenzamos, señorías, con los grupos proponentes. En primer lugar, tiene la palabra el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente. Señorías, señora Santana. Buenas tardes a todos y a todas.

Esta última semana ha sido una semana muy dura y la verdad es que resulta difícil hablar de violencia de género cuando sobre cada palabra, sobre cada frase se cierne la sombra del asesinato que todos conocemos, o presunto asesinato, de dos niñas con la única intención de hacer daño inhumano a una madre, más daño, más violencia, más maltrato a lo que es desgarrador, que es atroz.

Desde luego no deben ser semanas fáciles, señora Santana, para ejercer como consejera de Igualdad, más aún cuando siguen aportando cifras absolutamente demoledoras. Datos como que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que habla de que hay 1993 mujeres víctimas de violencia de género en Canarias en el primer trimestre del año 2021; o datos como los del Sistema de Seguimiento Integral en los Casos de Violencia de Género, este órgano dependiente del Ministerio del Interior, que manifiesta que 56 menores se encuentran actualmente en riesgo extremo de sufrir la denominada violencia vicaria, de los cuales 4 están en Canarias. Hablamos de riesgo extremo, pero también de que hay otros 44 menores en las islas que se encuentran en riesgo medio. Lo que resulta a todas luces una aberración, porque ¿cómo se vive con el riesgo medio?, ese riesgo medio de que tus hijos puedan ser asesinados por su propio progenitor. ¿Y cómo con riesgo extremo, cómo se vive?

Y ante tanta atrocidad y tanto dolor, ante tanta violencia que se ejerce contra la mujer todos los días, estoy segura de que todas y todos los que nos encontramos aquí nos preguntamos qué más se puede hacer. Y entiendo que estamos aquí con el ánimo de aportar soluciones, propuestas a un debate necesario, a un debate imprescindible, pero no para hacer políticas de cortas miras, aunque seguro que de esas también escucharemos alguna en esta Cámara.

Desde luego, desde el Grupo Parlamentario Nueva Canarias somos conscientes de que el Gobierno ha hecho importantes esfuerzos presupuestarios. De hecho, el pasado año 2020 el presupuesto del ICI se incrementó en un 10 % y este año ha vuelto a incrementarse en otro 10 %, con lo que avanzamos en nuestro objetivo de terminar la legislatura subiendo dicho presupuesto hasta un 50 %. Esas han sido sus propias declaraciones al respecto, señora Santana. Además, el Consejo de Gobierno, el pasado 17 de junio, incrementó en 600 000 euros la partida para el mantenimiento de los recursos insulares de violencia de género, una red integrada por 72 recursos, entre los que se encuentran los DEMA de cada isla, los pisos tutelados, las casas de acogida, las casas de acogida inmediata y los centros de información. Los recursos están ahí y, como ya he dicho en anteriores ocasiones, tampoco tengo duda del compromiso, de su compromiso, en la lucha de la violencia de género; sin embargo, sí sigo manteniendo mis dudas sobre la eficacia del enfoque, un enfoque entiendo que prácticamente centrado en la atención a las víctimas, cuestión que, por supuesto, sin ningún género de dudas, es esencial, pero que, entiendo, perdemos la perspectiva, porque lo urgente no deja espacio a lo importante.

Desde Nueva Canarias entendemos que la clave para erradicar la violencia pasa inexcusablemente por prevenir, por fortalecer las políticas de igualdad, por reforzar la educación y la formación, por actuar en materia de concienciación, por la eliminación de los estereotipos sexistas y por la intervención con los violentos, de manera que podamos intentar, por lo menos intentar, resetearlos.

Y con base en todo esto, consejera, es por lo que le pregunto, en primer lugar, qué refuerzos se han previsto en los servicios de prevención e intervención integral contra la violencia de género desde el año 2019 y cuál es su asignación presupuestaria, qué iniciativas se están desarrollando para cumplir las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y qué dotación tenemos o tiene para materializarlas, y qué proyectos se están realizando en los centros escolares para prevenir la violencia de género en las relaciones adolescentes e, insisto, también qué presupuesto, con qué dotación material cuenta o tiene asignada para poderlo desarrollar.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora González.

Turno para el Grupo Parlamentario Mixto. Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente. Señorías.

Comparto las palabras de la diputada González.

Hoy subimos a esta tribuna con dolor, con pena, con rabia, con impotencia, la misma que ha sentido en estos últimos días el conjunto de la sociedad canaria, pero ese dolor, esa fractura, ese desgarro que hemos sufrido o que hemos vivido no nos puede hacer mirar hacia otro lado. No se puede quedar una vez más en un minuto de silencio, en un manifiesto de condena y pasar página; nos tiene que llevar a reflexionar como sociedad y a nosotros como representantes públicos nos tiene que llevar a actuar, a pasar a la acción para poder cambiar de una vez las cosas.

Quiero que mis primeras palabras sean de condolencia, de afecto y de apoyo para Beatriz, para la familia de Olivia y de Anna, para sus abuelos maternos y paternos y para todos los que las conocían y las amaban. Quiero también mostrar mis condolencias al padre y a la familia de Yaiza, la niña de cuatro años asesinada en esos mismos días por su madre, porque condenar todo tipo de violencia es lo que nos legitima para denunciar y combatir la violencia machista que existe. No se puede negar, porque negarla y no tomar medidas al respecto es poner en peligro a mujeres y niños.

Desde que se tienen registros 1099 mujeres han muerto en nuestro país a manos de sus parejas o exparejas. Desde 2013, más de quinientos niños han quedado huérfanos, el último un bebé de solo unos meses en Sevilla. Desde que se tienen datos más de cuarenta niños y niñas han sido asesinados por sus padres biológicos o las parejas o exparejas de sus madres. Las últimas aquí, en Canarias, pero solo unos días antes también en Baleares un niño de 7 años era asesinado por su padre junto a su madre.

Tenemos que trabajar para proteger a las mujeres y a los niños. Tenemos que reaccionar. No podemos seguir lamentando más muertes, es demasiado doloroso, es demasiado injusto para ellos, que ya no pueden estar aquí, que ya no pueden luchar, que ya no pueden alzar la voz, que ya no pueden, en definitiva, vivir.

En numerosas ocasiones esos menores, esos niños y niñas, son víctimas de lo que se llama violencia vicaria, la que se ejerce sobre la madre a través de sus hijos para hacerle el daño más extremo, más inhumano posible. Estas madres de los menores asesinados acaban de ser reconocidas oficialmente como víctimas en la ley contra la violencia de género.

Las últimas reformas legales refuerzan también la protección del menor para que los jueces suspendan el régimen de visitas en casos no solo de que los niños sean agredidos sino en el caso de que hayan presenciado o vivido situaciones de violencia, porque vivir una situación de violencia es también ser una víctima y es también estar en peligro.

Sin embargo, han tenido que pasar diecisiete años desde que se aprobara la ley contra la violencia de género para que los legisladores, para que la sociedad entienda. Han muerto cuarenta niños para que entendamos de una vez que un maltratador no puede ser un buen padre.

Ni siquiera el sistema jurídico que debe proteger a estos niños y a estas niñas lo ha entendido hasta ahora. Se revoca prácticamente la totalidad de las suspensiones de visita que imponen los jueces de violencia de género. Los padres condenados por maltrato recurren a las audiencias provinciales en Canarias, donde quitan la razón a los jueces especializados para dársela a los maltratadores.

Los tribunales de justicia tienen que cumplir las leyes con perspectiva de género, pero también es cierto que requieren de recursos para hacerlo. El Instituto de Medicina Legal de Las Palmas, que debe cubrir toda la provincia, carece de una unidad integral de evaluación estable, por lo que deben recurrir a personal que no es de la Administración o que carece de la especialización para emitir los informes sobre las víctimas, sobre las mujeres y los niños, informes que tardan incluso un año en llegar. Es urgente que se cuente con más de una unidad integral de evaluación en cada provincia, formada por un psicólogo, un trabajador social y un médico forense. Es necesario también contar, al menos en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, con juzgados de guardia especializados en violencia de género. A día de hoy no existen y las guardias son cubiertas por jueces de instrucción que carecen de la especialización para tratar a estas víctimas. No existe tampoco la figura del trabajador social o del psicólogo que pueda atender a las víctimas en sede judicial. De las 21 mujeres que han muerto en España este año solo 4 habían denunciado y solo 2 habían seguido con el procedimiento adelante. Por eso es importante que estos profesionales las puedan atender y asesorar.

Señorías, si realmente queremos luchar contra esta lacra, hay que poner herramientas para ello.

Señora consejera, espero que usted nos cuente qué está haciendo el Gobierno de Canarias al respecto y cómo piensan corregir estas carencias, por ejemplo, que le he presentado en el sistema judicial y cómo podemos mejorar la atención a las víctimas.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para la señora consejera. Adelante.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Tres víctimas en lo que va de año, una de ellas menor, tres mujeres asesinadas. Y eso si ponemos el contador a cero desde enero, pero ya hemos dicho que no lo debemos hacer, que debemos reclamar justicia ante todas las víctimas, desde que tenemos conocimiento de ellas y registradas desde el año 2013. Por eso debemos hablar de las 98 mujeres y 7 niños y niñas que el machismo nos ha arrebatado en Canarias.

La violencia machista, sin lugar a dudas, nos destruye y nos asesina, a las mujeres y a toda la sociedad canaria como conjunto. Es posible construir una sociedad civilizada, y lo debemos hacer evitando que en Canarias haya un solo asesinato más de una mujer. Nos toca como Gobierno, como Parlamento, como instituciones, en todos los ámbitos, trabajar y sumar los esfuerzos para cooperar de forma transversal, para encontrar soluciones y políticas de prevención y protección activas. El mensaje debe ser claro: ninguna mujer puede sentirse sola ni desprotegida ante la amenaza machista.

Las herramientas de que disponemos son las siguientes, y me gustaría en este primer turno hablar del sistema de protección y en el segundo turno, si no me diera el tiempo en esta primera intervención, de las políticas de prevención.

Por un lado, el sistema social de prevención y protección integral de las víctimas de violencia de género en la Comunidad Autónoma de Canarias, que se gestiona mediante convenios de colaboración, como ustedes bien saben, y con financiación, suscritos con los cabildos insulares y el Instituto Canario de Igualdad. En el año 2019 se suscribió un convenio de carácter plurianual, del año 2019 al año 2022, al que hemos dado continuidad, con el objetivo de garantizar que esos recursos sigan llegando a la red de centros y servicios contra la violencia de género.

En el año 2019 se produjo un incremento muy importante del importe destinado al sistema de unos 3 575 831 euros, lo que supone casi un treinta y cinco por ciento más con respecto al importe destinado anteriormente.

En el año 2021, como ya destacó la señora Esther González, se ha incrementado en casi un cinco por ciento, unos 679 000 euros.

En los últimos años los importes que se han incrementado han servido en unos casos para mejorar las condiciones del personal que integra la red, así como la creación de nuevos recursos, por ejemplo en la isla de Gran Canaria y de Tenerife.

En los casos de los cabildos insulares de Fuerteventura, de Lanzarote, de La Palma, se ha optado más bien por reforzar los servicios multidisciplinares existentes, ya sea en la atención social, atención psicológica, atención jurídica principalmente.

En el presente año se ha aumentado también el presupuesto destinado a la financiación de la red de servicios y recursos contra la violencia de género, estando en tramitación las correspondientes adendas al convenio, cuya aprobación supondrá un aumento de los recursos y de los servicios. Es decir, lo que siempre hemos dicho y que también ustedes han señalado en sus intervenciones, que no basta con minutos de silencio, no basta con leer manifiestos de condena, sino que esto tiene que venir acompañado de un esfuerzo económico que revierta en la mejoría de la red. Hacen falta medidas de protección, prevención y educación y, para ello, por supuesto hace falta dinero.

Por otro lado, también hemos aumentado en este Gobierno el presupuesto del Instituto Canario de Igualdad en un 10 % en cada uno de los dos años que llevamos en el Ejecutivo. Con este presupuesto, que ya supera los once millones de euros, hemos podido llevar a cabo múltiples campañas de información y de prevención, como la archiconocida Mascarilla-19, que hemos hablado largo y tendido en este Parlamento.

Desde el ICI también se ha procedido a la actualización de los contenidos informativos e incorporación de nuevas funcionalidades de la aplicación para dispositivos móviles Redvican, la red de violencia en Canarias, dirigida a la prevención de violencia de género y ayuda a mujeres en riesgo.

Respecto a las ayudas directas a mujeres víctimas de violencia machista, es importante destacar el gran incremento que ha habido en las mismas. En el año 2020 se tramitaron 107 procedimientos de concesión, por un importe total de 699 000 euros en ayudas directas, algo que está regulado en el artículo 27 de la Ley Orgánica 1/2004. En este año, tan solo en lo que va de enero hasta el día de hoy, se han resuelto favorablemente 67 solicitudes de ayuda, abonándose un total de 416 794,68 euros. Es de destacar que en lo que llevamos de año se han registrado 133 solicitudes de ayuda, con lo que se está produciendo un notable aumento, un notable incremento con respecto al año 2020, donde estamos casi duplicando el número de solicitudes que tuvimos... es decir, que tenemos este año con respecto al año anterior. Nosotras sabemos que esto puede ser un signo negativo, pero también es un signo positivo, porque cuantas más ayudas demos, más mujeres protegidas tendremos.

En el año 2020 se distribuyó entre los cabildos insulares un total de 390 000 euros para ayudas del Fondo Canario de Emergencia Social para víctimas de violencia de género, importe con el que se atendió a 266 mujeres y además se amplió la financiación de este fondo por importe de 719 000 para cubrir las necesidades básicas de víctimas de violencia de género. Gracias también a esta iniciativa, enmarcada en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pudimos atender a 244 mujeres adicionales.

Para terminar mi primera intervención, informar también de que el pasado 7 de junio recibimos la visita de la secretaria de Estado de Igualdad, la señora Noelia Vera. Entre otros temas, pudimos hablar del futuro Plan España te Protege, que me parece importantísimo señalar la red de protección, que va a ir mucho más allá de la que tenemos actualmente. Estamos trabajando directamente con los cabildos insulares, a través de un grupo de trabajo, para definir el modelo que se va a implementar en Canarias. La inversión en lo que consiste es en la creación de centros de asistencia veinticuatro horas al día siete días a la semana para atender a víctimas de violencia sexual en todas las provincias españolas, en el caso de Canarias en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y en la provincia de Las Palmas. Estos centros de crisis ofrecerán acompañamiento e información telefónica, telemática y también presencial, como les digo, las veinticuatro horas del día, los 365 días del año, cumpliendo con criterios de atención permanente y actuación urgente. Los centros facilitarán no solo la atención psicológica, jurídica y social a las víctimas sino también a sus familiares y a todas las personas de su entorno, mediante personal suficiente y cualificado.

Un plan que nos pondrá a la vanguardia de Europa en las políticas de protección de las mujeres. Planes como este y acciones como las que estamos haciendo desde la Viceconsejería de Igualdad para prevenir, con un plan a dieciséis años vista de trabajo, para que Canarias sea un archipiélago libre de violencias machistas, con cero mujeres asesinadas, y que después podré contar el trabajo que estamos desarrollando no solo en las escuelas de Primaria y Secundaria, sino también en escuelas infantiles y en Formación Profesional. Creo que todo suma para ese objetivo que tenemos todos... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) no tenga que lamentar ninguna víctima.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Comenzamos el turno de los grupos no proponentes.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza, tiene la palabra.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señora consejera, buenas tardes, señorías.

Evidentemente, es triste que el reciente caso de las pequeñas Olivia y Anna en Tenerife, el cual ha conmovido al mundo entero y particularmente ha conmovido a Canarias, nos vuelve a poner en el foco de que, aunque se ha avanzado, aún queda mucho camino por recorrer. Y es que a veces parece que avanzamos mucho más lento de lo que se debería.

Yo creo que esto debería llevarnos a preguntar qué es lo que estamos haciendo mal, en qué estamos fallando para que estos hechos sigan sucediendo. Hay que tener en cuenta... (Rumores en la sala).

El señor PRESIDENTE: Perdone un momento, señora Mendoza.

Señorías, les ruego un poco de silencio, si son tan amables.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Hay que tener en cuenta que en muchos de estos casos, lo dicen los expertos, no estamos ante perfiles de personas psicópatas, sino ante una mala gestión de la frustración y una impulsividad extremas. Sentimientos y emociones en los que debemos trabajar desde todos los ámbitos y desde edades tempranas.

Señorías, nadie nos enseña algo tan sencillo y algo tan fundamental como gestionar nuestras emociones y es básico para poder tener una mente sana y también para tener una mente equilibrada.

Señorías, como he dicho en más de una ocasión, la educación yo creo que es el arma más poderosa que tenemos para poder cambiar el mundo. Por eso tenemos que seguir continuando ese trabajo desde la base, para educar en igualdad y lograr concienciar a los más jóvenes de la importancia del respeto y también de la importancia de tener unas relaciones sanas.

También quiero destacar y aprovechar para mencionar la reciente aprobación a nivel estatal de la Ley de Protección Integral a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia. Es imprescindible que trabajemos intensamente para lograr la correcta ejecución de esta ley para que realmente exista una protección eficaz de los niños, de las niñas y de los adolescentes en el archipiélago.

Este es un Gobierno sensible, estamos de acuerdo y además se ha demostrado económicamente, pero también es bueno, yo creo, hacer autocrítica, y hay gestos que suman y que se necesitan visibilizar. Ayer justamente el diputado del común hacía referencia a algo que ya deberíamos tener superado, como es cumplir la representación paritaria donde sea posible. Nos decía que la mayoría de los ayuntamientos cumplen, pero no lo hacen los cabildos y el Gobierno. Nos puso muchos ejemplos, yo voy a decir algunos de ellos para que simplemente lo visibilicemos. El Consejo Insular de Aguas sigue contando con un 80 % de representación masculina; la Agencia Insular de Energía, el 88 % son hombres; la fundación de biomedicina, el 87 % son hombres. Y así hay muchos más ejemplos.

O, por ejemplo, le voy a decir. Yo creo que todos los canarios nos sentimos identificados, no voy a ponerle nombre, pero nos sentimos identificados con una compañía aérea que cogemos mayoritariamente o prácticamente todos los días. Yo no sé cuánto se puede intervenir, en este caso puede intervenir el Gobierno, pero estoy segura de que sí que a través del diálogo y el entendimiento. Una empresa tan grande como esta... no puede no darse la licencia de que las azafatas, por ejemplo, no puedan tener la opción de llevar pantalones, tienen que llevar obligatoriamente vestidos. Y estas cosas, señorías, no caben en pleno siglo XXI y las presenciamos diariamente, por ejemplo, todos los que conformamos esta Cámara. Yo creo que debemos hacer autocrítica y debemos intervenir para que... Lo que quiero reflejar con estos datos es que al final, si no nos implicamos desde todos los ámbitos, no va a ser posible alcanzar esa igualdad real y efectiva de la que tanto hablamos y de la que tanto debatimos en esta Cámara.

Están muy bien los recursos económicos, y por supuesto que son fundamentales, pero hay gestos que se podrían hacer y que visibilizarían mucho más... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes a todas y a todos.

La verdad es que es difícil, y coincido con todas las compañeras que me han antecedido, es muy difícil en este momento hablar de la violencia machista y de lo que está pasando. Y quiero empezar mi intervención con algunos fragmentos de la carta de Beatriz al conocer la trágica noticia del hallazgo del cuerpo de su hija Olivia. Decía: Deseo que la muerte de Anna y Olivia no haya sido en vano y que, aunque ahora sintamos el mayor odio, desesperanza y dolor, no sea para traer más sufrimiento al mundo, sino lo contrario, que trascienda en amor para los niños en forma de protección, educación y respeto. En un momento tan durísimo, en tan pocas palabras cuánto, cuánto dice ese pequeño mensaje. Nos deja entender lo que ustedes ya acaban de decir también: un maltratador no puede ser un buen padre.

Otro fragmento dice: si hay maltrato en los progenitores, hay que ser muy tajante, porque los niños no pueden estar creciendo viendo la violencia, los niños son el futuro y es muy importante que crezcan observando un ambiente de respeto, paz, amor y tranquilidad.

Y, por último, el último fragmento que iba a leer dice: "Ojalá yo hubiera estado en ese momento junto a ellas de la mano y morir juntas, pero no pudo ser porque Tomás quería que sufriera buscándolas sin descanso y de por vida". Y esa es la violencia vicaria que no se puede reflejar mejor como en estos pequeños fragmentos de por dónde iban.

Los asesinatos por violencia machista se han disparado en el último mes y medio y no es la primera vez que, en una serie histórica, que un número tan grande se acumula en tan poco periodo de tiempo. Pero distintas voces de personas expertas apuntan a la influencia del fin de las restricciones para controlar la pandemia de la COVID-19. Solo desde el 9 de mayo, el día en que decayó el estado de alarma, doce hombres, doce hombres han matado a sus parejas y exparejas y al hijo de una de ellas. En menos de mes y medio. Estamos hablando de cifras alarmantes.

Claro, y ustedes lo decían antes, las compañeras, no solamente necesitamos leyes y presupuestos, que por supuesto y que también, pero hay más. Necesitamos toda la energía y toda la fuerza para su correcta aplicación. Hay que trabajar, y mucho, en la formación, en el cambio de mentalidad, desde todos los ámbitos y en todas las etapas de la vida. Educación, educación y educación, decía Gloria Poyatos, como vacuna contra las violencias machistas y no dar por hecho nada, ni un paso atrás, porque nadie está a salvo, ni por encima de los efectos perversos para la igualdad real que tiene el sistema patriarcal en el que nos han educado y vivimos. La violencia machista es transversal y atraviesa culturas, países, clases sociales, razas. Es interseccional y por eso hay que trabajarla de forma integral desde la infancia y en todas las etapas de la vida, insistimos, con proyectos a corto y a medio plazo.

Agradecemos mucho la iniciativa de la estrategia de transición igualitaria, un proyecto con visión de presente y de futuro planteado a dieciséis años vista. Pero jueces y fiscales, decían el otro día en la manifestación de Lanzarote, también son responsables, y lo decían. Ya son muchas las voces que hablan de la necesidad de juzgar con perspectiva de género, que desde tanto tiempo se viene reclamando por asociaciones como la AMJE, el papel de las fuerzas de seguridad. Nadie está exento de prejuicios, están inoculados, los llevamos en nuestro ADN, pero hay personas que son más responsables que otras. Proyectos como el Juno que se hacen desde el Instituto Canario de Igualdad son superinteresantes, que dan formación a las fuerzas de seguridad para que detecten a la primera los primeros síntomas y puedan prevenir y evitar las consecuencias de estos asesinatos machistas.

Cuatro minutos es muy poco tiempo, pero queremos decir, yo quiero decir que no están enfermos, que muchos de los asesinos que matan a sus mujeres están muy bien considerados socialmente por sus familias, por sus amigos, que son los hijos sanos del patriarcado y que por eso ahí es donde tenemos que trabajar, contra ese sistema que oprime a las mujeres, pero que también a los hombres los hace... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) de una relación de pareja, y esto hay que enseñárselo desde pequeñitos. Somos madres, tenemos niños, tenemos niñas, somos feministas, pero no vamos contra el sexo ni el género masculino, queremos educación para que sean felices y para que puedan ser felices entendiendo las relaciones de pareja en términos de igualdad y, cuando se rompe un vínculo, se rompe y es triste y es doloroso, pero se puede volver a empezar con otra vida. Nadie, nadie puede atribuirse el derecho a matar a nadie ni de hacer daño.

Creemos, de verdad, que es un problema importantísimo. Por eso, insistimos, todas las medidas que se están tomando en Canarias, hay algunas que son de vanguardia y las felicitamos por ello, creemos que el Instituto Canario de Igualdad y la Viceconsejería de Diversidad están haciendo un trabajando muy importante, pero necesitamos a toda la sociedad implicada trabajando por esto.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. La señora Pérez tiene la palabra.

La señora PÉREZ BATISTA: Gracias, presidente. Señorías.

Bueno, iniciamos nuestra intervención en esta comparecencia sobre violencia de género manifestando, como la señora Vidina, con dolor, es verdad, y con mucha rabia, nuestro profundo pésame por el asesinato de Olivia y de Anna. Queremos dirigirnos, desde el Grupo Popular, a la familia, a sus tíos, a sus tías, a sus abuelos, pero especialmente a su madre, Beatriz Zimmerman, expresándoles nuestro consuelo, nuestro apoyo y nuestro sincero amor y apoyo total.

Beatriz escribía hace unos días una carta en la que pedía un deseo, y era un deseo vital, decía que la muerte de Anna y Olivia no haya sido en vano y que, aunque ahora sintamos el mayor odio, desesperanza y dolor, no sea para traer más sufrimiento al mundo sino lo contrario, que trascienda el amor por los niños en forma de protección, educación y respecto. Pues habrá que cumplir o intentar cumplir con ese deseo de Beatriz, porque, evidentemente, la educación y la protección deben ser las premisas para la elaboración de los planes de actuación en políticas de violencia de género, porque es innegable que una de las principales formas para prevenir la violencia de género es la educación. Y es necesario y urgente, lo hemos hablado en muchísimas ocasiones, intensificar todos los protocolos en educación social y prevención, porque la violencia contra las mujeres y contra las niñas tiene sus raíces, como bien sabemos, en la discriminación basada en el género, en unas normas sociales que aceptan la violencia y en estereotipos de género que se perpetúan. Por tanto, debemos fomentar e inculcar la educación de las relaciones de respeto, así como la igualdad de género en edades tempranas.

El pasado pleno aprobamos por unanimidad una proposición no de ley para instar al Gobierno de Canarias a la redacción y la tramitación de un protocolo de atención a los huérfanos menores por violencia de género. Bueno, desde el Grupo Popular que este sea un mensaje a todos los canarios y canarias que nos ven: desde el Grupo Popular nos comprometemos a hacer un seguimiento del cumplimiento por parte del Gobierno de la elaboración de este protocolo de atención, para que no se trate de una palabrería más, palabrería hueca de la izquierda, que al final nunca llegan a ningún sitio. Por tanto, sí que vamos, nos comprometemos con la ciudadanía a hacer un seguimiento de que esto se cumpla.

También queremos reseñar alto y claro que abogamos por modificar, por reformas legislativas urgentes para evitar algunos criterios discriminatorios que se han planteado en una ley nacional, como es la Ley 3/2019, por un Gobierno de izquierdas. Desde el Grupo Popular instamos, ya lo planteamos en el pasado pleno en el debate de la proposición no de ley, planteamos una modificación de la Ley 3/2019, que, como saben, introdujo una prestación no contributiva para mejorar la situación de orfandad de aquellos niños cuyas madres fueron asesinadas por sus padres, pero dejaron fuera a aquellos niños cuyos padres fueron asesinados, no por sus padres, pero sí por sus parejas. Con lo cual, vamos a trabajar, les pido a ustedes, señores del Gobierno canario y del Gobierno español, que son lo mismo, que trabajen para eliminar estos criterios discriminatorios.

Y, por último, las conductas más graves, las más aberrantes y las más crueles requieren condenas o castigos duros. Por tanto, una vez más, desde el Grupo Popular abogamos, al Gobierno español, por una reforma urgente del Código Penal, urgente e inmediata, para el endurecimiento de las penas, porque los que delinquen y atentan contra lo que es lo más valioso para el ser humano que es la vida deben tener y cumplir con las condenas más duras. Por tanto, abogamos por la prisión permanente revisable. Porque ¿cuál es la mayor política disuasoria?: que los asesinos de los hijos y de las madres de los hijos cumplan esta prisión permanente revisable que hoy solicitamos desde el Grupo...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Pérez.

(Rumores en la sala).

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista.

¡Silencio, señorías!

La señora GONZÁLEZ ALONSO: Gracias, presidente.

Bueno...

El señor PRESIDENTE: Perdón, perdón. Perdone, señora diputada.

Silencio, señorías, por favor. Gracias.

Adelante.

La señora GONZÁLEZ ALONSO: Gracias, presidente. Buenos días, señorías... Bueno, buenas tardes ya, buenas tardes, consejera.

Desde el Grupo Nacionalista Canario también queremos reivindicar y trasladar nuestro ánimo en estos duros momentos para la familia de las dos menores que han sido asesinadas.

Desde el Grupo Nacionalista Canario tendemos la mano, consejera, nuevamente, con medidas constructivas propuestas. Volvemos a hablar de violencia de género, lo llevamos haciendo durante toda la legislatura, cosa que celebramos, porque en cada una de estas propuestas podemos... En cada una de esas veces que hablamos podemos hacer propuestas.

Hablaba usted de la necesidad de presupuesto y también hemos hecho nuestras propuestas a nivel estatal, reclamando en la Cámara territorial que los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género también reconozcan nuestra singularidad, del territorio canario. Somos islas divididas por el mar, eso dificulta enormemente los servicios públicos y que lleguen a todos los lugares, también en materias tan importantes como la violencia de género. Es imprescindible que en estos fondos se reconozca de manera directa a las administraciones insulares, a nuestros cabildos insulares, porque sin duda, desde esas administraciones, el trabajo para la violencia de género en cuanto a recursos de ayuda a las mujeres va a ser mucho más eficaz, que lleguen a cada rincón de nuestra tierra. Haga suya la medida y solicítelo también a nivel estatal, ese reparto de fondos, teniendo en cuenta a los cabildos insulares.

Usted hablaba en su primera intervención de que va a contribuir a medidas estrella contra la violencia de género, pero se centraba en Gran Canaria y en Tenerife. Hay más islas, somos ocho islas y, desgraciadamente, la violencia de género la padecemos en todas.

En cuanto a la comisión que ayer se celebró de administraciones públicas y justicia, se presentaba el informe de la Diputación del Común y se recogía en este informe la necesidad de la guía de buenas prácticas en cuanto a comunicación, para comunicar en igualdad, y, consejera, eso es un trabajo que se puede realizar desde la comunidad autónoma. Y urge, urge que se empiece a tratar o que se empiece a regular cómo tratan los medios de comunicación la violencia de género, porque todos los esfuerzos que hagamos en el resto de materias se van al traste si un medio tan potente de comunicación como es la televisión sigue haciendo, perpetuando estereotipos y comportamientos machistas. En el último caso de violencia de género o de violencia vicaria que hemos vivido en nuestra tierra, ¿cómo es posible que, iniciándose la investigación policial, la búsqueda de estas dos menores, se estuviese relatando la vida privada, conocíamos antes detalles de la vida privada de la madre que no importaban al caso?, ¿cómo es posible? ¿Cómo es posible que supiéramos que había rehecho su vida antes de conocer el nombre de la mujer? Es que esto es intolerable, esto es machismo, y hay que pararlo, y desde las administraciones públicas tenemos este deber.

La investigación sigue y encuentran a una de las menores. Ahora sale públicamente la información de cómo se asesinó a la menor. De verdad... Y si la madre no quiere conocerlo, porque no puede conocerlo, ¿por qué se detallan casos tan...? Es que me parece morbo, morbo, que perpetúa... o sea, comportamientos machistas y que no contribuyen a nada en la lucha contra esta lacra.

Consejera, y no le estoy pidiendo nada imposible, también se recoge en el artículo 14 de la Ley Orgánica 1/2004, sobre la difusión en medios de comunicación... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Quiero terminar insistiéndole en la necesidad de abordarlas, de abordar estas maneras de comunicación. No todo vale, no creo que se haga a conciencia, pero hay que pararlo. Desde las administraciones públicas, desde el Gobierno de Canarias y desde su consejería debemos actuar, se debe actuar, pasar a la acción para ponerle fin a esta lacra.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista. Señora Alemán, tiene la palabra.

La señora ALEMÁN OJEDA: Muchas gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Señora consejera, buenas tardes.

En primer lugar, desde mi grupo parlamentario queremos manifestar nuestra repulsa y nuestra condena por todos los asesinatos machistas de mujeres, niños y niñas que estamos sufriendo y enviar, por supuesto, todo el apoyo y nuestra fuerza a las familias que están siendo golpeadas por esta terrible lacra social, que, lejos de desaparecer, parece que aumenta cada día y que, sin duda alguna, debemos seguir combatiendo.

La violencia contra las mujeres es una violencia grave de los derechos humanos, una violación grave de los derechos humanos, un fenómeno estructural que no conoce límites sociales o económicos y que no hay perfiles. ¿O acaso alguien cree hoy en día que estos casos solo se dan en mujeres pobres, sin estudios, sin ninguna cualificación? ¿O alguien cree que el maltratador lo lleva escrito en la frente, "soy un maltratador"?

Las cifras de víctimas ponen de manifiesto una realidad que no se puede ni normalizar ni banalizar. Una violencia estructural hacia la mitad de la población que impide la plena libertad, la igualdad y la seguridad de las mujeres y de sus hijos e hijas. Por ello no podemos permanecer ajenos a los ataques que en estos tiempos arrecian contra la igualdad y contra esta realidad, reproduciendo además estereotipos y prejuicios machistas y reaccionarios que creíamos ya más que superados. Debemos acabar con esos discursos que manipulan a la opinión pública y ponen bajo sospecha a las mujeres que denuncian. Porque tal vez no baste un minuto de silencio, porque tal vez no baste ponerse detrás de una pancarta, pero qué daño nos hace como sociedad que un dirigente político no se ponga detrás de una de ellas.

Y vamos a dejarnos de hipocresías, señorías, esto no va ni de izquierda ni de derecha. No hay más crímenes cuando gobierna la izquierda, pero sin duda habrá menos educación en valores cuando se pacta con la extrema derecha. Aún hoy hay hombres y mujeres que justifican la violencia con un "algo habrá hecho". Desde el Grupo Socialista condenamos y rechazamos a los asesinos, a los maltratadores, a los que niegan y a los que justifican la violencia machista y no vamos a permitir que se dé un paso atrás en la lucha por la igualdad y contra la violencia de género. Por eso consideramos que la erradicación de la violencia contra las mujeres debe ser un objetivo ineludible y no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la están tolerando y la están justificando diariamente.

En definitiva, reducir esa aceptabilidad social de esta violencia es fundamental para prevenirla y nos exige un cambio en la cultura, en las actitudes y en los comportamientos machistas. Para ello es imprescindible incidir en el ámbito educativo, fomentando una educación en valores, en igualdad y respeto a la diversidad, como ejes que están en el centro de nuestras libertades y nuestros derechos de ciudadanía. La educación y el diagnóstico, es fundamental la prevención, me atrevería a decir como sucede en la sanidad.

Sabemos del compromiso, compromiso férreo, del Gobierno de Canarias por la igualdad entre hombres y mujeres, la lucha contra la violencia. Distintas acciones, distintas medidas que se llevan a cabo para garantizar la protección de las víctimas durante el estado de alarma. Por ejemplo, la Estrategia Canaria de Transición Igualitaria, que pretende generar un cambio estructural, social, que ha echado a andar en nuestros centros educativos con ese proyecto Bicácaro.

¿Pero qué más podemos hacer, consejera? Se nos cae el alma a los pies cada vez que escuchamos un caso de violencia machista. Ninguna medida va a ser suficiente y no puede ser una cuestión de suerte, de levantarnos un día, cruzar los dedos para que no suceda un crimen de violencia machista o una agresión.

Valoramos el incremento presupuestario para el Instituto Canario de Igualdad, que cuenta este año con más de doce millones de euros, de los cuales 7 se dedican a la red canaria de servicios y centros para la atención a la violencia de género para combatir esta lacra social. Debemos seguir trabajando en esta línea y explorar otras vías.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Alemán.

Turno de réplica para los grupos proponentes. Señora González.

Adelante.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente.

Señora Santana, como le adelanté en mi primera intervención, no dudo de los esfuerzos ni del compromiso, del suyo y del Gobierno, pero, insisto, foco, el foco en la escasa eficiencia en el objetivo de erradicar la violencia machista.

Si más del noventa por ciento del presupuesto se destina a la atención a las víctimas y menos del diez por ciento a sofocar el incendio de un machismo que no cesa, ¿no cree que en materia de erradicación de la violencia machista no avanzamos y, lo que es peor, no llegamos a ninguna parte? Entiendo, y no es la primera vez que se lo planteo, que es necesario reorientar algunas de las estrategias llevadas a cabo en política de violencia machista. Desde Nueva Canarias apoyamos el esfuerzo y compartimos al cien por cien, porque no se puede dejar desamparadas a las mujeres, a las mujeres víctimas de maltrato ni a sus hijas y a sus hijos. Yo entiendo que esto no admite ninguna discusión, pero insisto en que el enfoque que se está dando a las partidas presupuestarias no está ayudando a evitar que se consolide la violencia machista en nuestra sociedad, porque las políticas aplicadas hasta el momento ayudan al enfermo pero no detienen la enfermedad.

Esta vez, consejera, voy a dar un paso más allá, más allá del que le hice en septiembre del año 2020, y le voy a hacer una propuesta en el ánimo de cambiar esta tendencia en lo que a violentos se refiere. Yo le voy a proponer una separación de los centros directivos de su área, con el objetivo, no de separarlos porque sí, sino de segregar las acciones y, además, de redirigirlas por un lado a la prevención y, por el otro, a la atención de las víctimas de violencia, con dos áreas independientes pero complementarias para la lucha contra la violencia machista, con dos áreas autónomas para establecer sus prioridades, para atender sus urgencias y para trabajar de forma coordinada, pero también para propiciar que no se imponga la una sobre la otra. Y entendemos que este es un buen momento, ya que el Instituto Canario de Igualdad está trabajando en una nueva relación de puestos de trabajo acorde a las necesidades y a las competencias del instituto y para dar respuesta a una estructura administrativa y de recursos humanos insuficiente para el desarrollo de sus funciones, también para dar respuesta a la precariedad e inestabilidad del personal que provisionalmente y de forma coyuntural presta sus funciones en el ICI, ya que pertenecen a otras consejerías, y una RPT, por último, destinada también a eliminar la sobrecarga en el trabajo desempeñado por los trabajadores, debido a la deficiente estructura administrativa.

Yo, es más, consejera, debo decirle que lo que le planteo no es más que una extensión en el cumplimiento del propio Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Yo lo que le pido, consejera, es que se replantee no solo cumplir con lo establecido en el eje 2, en el eje 3 o en el eje 9, aquellos que hablan de mejorar la respuesta institucional a través de la coordinación y el trabajo en red entre las autoridades y los organismos responsables, maximizando para ello el uso de los recursos disponibles, el perfeccionamiento de la asistencia, ayuda y protección que se ofrece a las mujeres víctimas de violencia de género y a sus hijos e hijas o el compromiso económico con las políticas para la erradicación de la violencia sobre las mujeres, sino que tengamos en cuenta que el pacto de Estado tiene otros siete ejes de actuación, siendo, además, el primero de ellos, la ruptura del silencio mediante el fomento de las acciones de sensibilización de la sociedad y de la prevención de la violencia de género, que implica el desarrollo de acciones dirigidas a sensibilizar a toda la sociedad sobre el daño que producen las desigualdades y las conductas violentas y a ayudar a la toma de conciencia sobre la magnitud de la violencia contra las mujeres y las consecuencias que tiene para la vida de las mujeres, de las niñas y de los niños.

Lo que le pido ahora, señora Santana, una vez más, es que no perdamos de vista que la prevención es la clave de la lucha contra la violencia y, sinceramente, en su primera intervención me habló nuevamente, por lo menos de forma mayoritaria, de políticas, de acciones dirigidas a la protección de las víctimas, pero seguimos sin políticas que conlleven la erradicación de la violencia, políticas de igualdad, políticas de educación y políticas, insisto, de tratar al violento para, insisto, intentar resetearlo.

Además, entiendo que se hace imprescindible, ante los dolorosos casos de violencia vicaria, impulsar la formación de los distintos agentes para garantizar la mejor respuesta asistencial, y esto también está previsto en el pacto de Estado, en el eje 5, el que habla o está encaminado a ejercer o a ofrecer a las víctimas de violencia de género la mejor asistencia posible, para lo que es necesario que se amplíe la formación especializada a todos los profesionales que intervienen en el sistema, como los jueves y juezas, los fiscales, los equipos psicosociales, médicos forenses, fuerzas y cuerpos de seguridad, personal sanitario y personal docente, entre otros, porque, a pesar de los cambios introducidos en el Código Civil, que rechaza establecer un régimen de visitas respecto del progenitor que esté incurso en un proceso penal por violencia machista, o también de la reciente aprobación de la Ley Orgánica de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia, que entrará en vigor creo que el día 24, dentro de dos días, queda mucho camino por andar en su aplicación. Pero yo me quedo con lo que dice sobre la importancia que esta norma da también a la prevención y a la formación de los profesionales, que puedan detectar la violencia y proteger a las víctimas del maltrato.

Esta vez sí que no le voy a preguntar por aquella propuesta que le hice hace ocho, seis, diez meses, o sea, en septiembre del año pasado, dirigida a propiciar la formación en igualdad en los medios que conforman el ente público de la radiotelevisión pública canaria, porque ya he leído que ese acuerdo, ese convenio, se firmó el pasado 3 de marzo. Pero sí quisiera trasladar cierta preocupación, ya que al acceder a la información lo que sí que no veo es que... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) esas acciones recogidas en el convenio se vayan a extender a las productoras que realizan los programas con la Televisión Canaria y, como bien sabe, gran parte de la producción de la Radiotelevisión Canaria se encuentra externalizada.

Yo termino haciendo referencia a la reflexión de la directora de ONU Mujeres, diciendo que la violencia de género es una pandemia en la sombra, tan devastadora como el coronavirus, y cuya única vacuna es la educación. Y tenemos que centrar nuestros esfuerzos en solucionar el problema de erradicar la enfermedad, porque, insisto, de momento lo único que estamos haciendo es tratando a las víctimas.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora González.

Turno de réplica para el Grupo Mixto. Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente. Señorías.

(Rumores en la sala).

Creo que todos...

El señor PRESIDENTE: ¡Silencio, por favor, señorías!

La señora ESPINO RAMÍREZ: ... todos hemos coincidido en nuestras intervenciones, todos tenemos el objetivo de acabar con esta lacra que es la violencia machista, la violencia de género, pero tenemos que preguntarnos en qué estamos fallando, en qué estamos fallando como sociedad, en qué estamos fallando en nuestro caso como representantes de los ciudadanos, como representantes públicos, porque no estamos logrando el objetivo, no estamos siendo capaces de proteger a las mujeres y de proteger a los niños que viven también esa violencia.

Señora consejera, insisto, creo que tenemos que abordar carencias estructurales, por ejemplo, en nuestro sistema jurídico, necesitan herramientas para poder cumplir las leyes de protección que aprobamos en el Congreso de los Diputados o que podamos aprobar en este Parlamento de Canarias. Lea la memoria de la Fiscalía de Canarias: año tras año se queja de la falta de medios, se queja de esos informes que no llegan, que tardan hasta un año en contar con esos informes sobre las mujeres, los niños o los riesgos a los que se exponen. Incluso islas como Lanzarote o como Fuerteventura, que tienen población suficiente para tener juzgados de violencia de género especializados, carecen de ellos.

Es necesario también aumentar el número de puntos de encuentro familiar y atender tanto a las víctimas como hacer un trabajo también de reinserción social y de rehabilitación del maltratador, porque en muchos casos son además reincidentes y las sucesivas parejas de estos maltratadores se convierten también en víctimas. Existe un tabú en poner el foco en el maltratador debido a un convencimiento de que no puede cambiar y lo que nos dicen los psicólogos y los expertos es que deben cambiar, que el mensaje tiene que ser que se tienen que responsabilizar y que tienen que cambiar. ¿Por qué no va a poder cambiar un hombre machista? Debemos creer que es posible y que no solo vale la cárcel, señora Santana.

Mire, tenemos un Ministerio de Igualdad que yo, sinceramente, creo que no está trabajando como debería. Y esto no es una crítica fácil, no es una crítica ideológica ni mucho menos, se lo digo como feminista, como mujer que cree en la igualdad real y que está convencida de la necesaria lucha contra la violencia de género. Desde que están ustedes en el Gobierno de España no hay planes ni informes actualizados; no hay aprobada estrategia nacional para la erradicación de la violencia contra la mujer, que finalizó la última en el año 2016; no hay plan estratégico de igualdad de oportunidades, también finalizó en el 2016; no hay plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, el último fue del año 2015 al 2018; no han elaborado ninguna nueva propuesta para la mejora de la coordinación institucional y la puesta en marcha de un plan personalizado de atención a las víctimas de violencia de género, el último es del año 2015; y el último informe anual del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer es del año 2017. Señorías, esto es lamentable, esto es realmente triste. Es necesario trabajar, o sea, le digo, entre usted en la página web del ministerio, vea todos los informes referidos a la violencia de género y verá que son todos de legislaturas anteriores, señora Santana.

Es necesario ir más allá del discurso del todos y todas, hay que trabajar, hay que aprobar estrategias, medidas y hay que llevarlas a cabo, y después hay que evaluar la efectividad de esas medidas.

Además, los recursos del pacto de Estado están llegando tarde, señora Santana. Estamos en el mes de junio y todavía no han sido transferidos a las comunidades autónomas los fondos de lucha contra la violencia de género, lo cual reduce también el tiempo de ejecución.

Me gustaría saber, señora Santana, cómo se invirtieron los casi seis millones de euros que recibimos el año pasado y si, a pesar de haber recibido los fondos a mitad del año pasado, pudimos ejecutarlos en su totalidad. Y también querría saber por qué solo se incorporaron tres millones y medio al presupuesto del Instituto Canario de Igualdad. Me gustaría saber a dónde fue a parar el resto de ese dinero para la lucha contra la violencia de género.

También quiero llamar la atención sobre un dato que también me preocupa, y es que el año pasado el Instituto Canario de Igualdad dejó sin ejecutar más de ochocientos mil euros. Me pregunto en qué se podría haber invertido todo este dinero, teniendo en cuenta que el año anterior, por ejemplo en el 2020, en el presupuesto del Instituto Canario de Igualdad se destinaron 600 000 euros a la inserción laboral de las mujeres o 200 000 a la asistencia social. Pues entiendo que con esos 800 000 euros no ejecutados el año pasado se podían haber duplicado estas partidas.

Me gustaría saber si ya sabemos con cuántos fondos vamos a contar del pacto de Estado para este año y en qué tiene previsto su inversión.

Y creo también importante que hay que trabajar en dar oportunidades a las mujeres, oportunidades laborales, de empleo, porque muchas mujeres aguantan lo que no tienen que aguantar porque no son independientes económicamente. Por eso hay que luchar contra la brecha salarial, contra la desigualdad en las oportunidades de trabajo. Hay que desarrollar leyes como la de la dependencia, que también depende de su consejería, porque en su mayoría son las mujeres las que se están quedando a cuidar a las personas mayores y a los niños con discapacidad, porque no tienen otros recursos y dejan de trabajar. Hay que llenar Canarias de guarderías, señora consejera, para que las mujeres que sean madres y que quieran seguir trabajando puedan hacerlo.

Y hay que educar en igualdad. Coincido en todo lo manifestado por las anteriores diputadas.

Este cambio social tiene que incluirnos a todos, tiene que llegar a todas partes. Y no podemos esperar dieciséis años, señora Santana. Esa estrategia de transición igualitaria no puede ser a tan largo plazo, tenemos que empezar ya. Las feministas, los hombres y mujeres feministas tenemos la obligación de llevar ese cambio de mentalidad a todos los lugares, también a las instituciones, porque, sin duda, el maltrato o el asesinato es la muestra más brutal de ese machismo, pero el machismo está presente en todos sitios, también en este Parlamento lo hemos vivido con comentarios y con actitudes machistas a diputadas de esta Cámara y muchas de sus señorías han guardado silencio porque venían de compañeros de filas, y tenemos que reprender, tenemos que hacer que corrijan estas actitudes. Tenemos que ser una sola voz, vengan de donde vengan esas actitudes y esos comentarios machistas.

Tenemos que trabajar todos, en nuestro ámbito laboral, que es el Parlamento de Canarias, en las oficinas, en los colegios, en el parque, en la cafetería, entre los familiares, entre los amigos. No podemos tolerar... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) -acabo, presidente-, no podemos tolerar actitudes y comentarios machistas, vengan de donde vengan. Nunca ha sido fácil enfrentarse a quien desde una posición de poder o de fuerza abusa de otra persona, nunca ha sido fácil, ni en el patio de colegio era fácil, pero es nuestra obligación moral plantar cara a esos abusadores y a esos maltratadores.

Tenemos que construir una nueva sociedad más justa, con igualdad, con oportunidades para todos, en la que tanto hombres como mujeres nos sintamos partícipes reconocidos y nos sintamos seguros. La diferencia entre esta nueva sociedad por construir y la que queremos dejar atrás es que en esta nueva sociedad se respetan los derechos de todos, que en esta nueva sociedad que deseamos para nuestro futuro y el de nuestros hijos e hijas no tengamos que guardar más minutos de silencio.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno de réplica para el Gobierno. Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Muchísimas gracias a todas las personas que han intervenido en esta comparecencia, que creo que lo han hecho con la sensibilidad que el tema requiere y la verdad es que es de agradecer.

Decía la señora González que nos habíamos centrado en la atención a las víctimas de violencia de género, víctimas de violencia machista. Y fue así, la primera intervención, pues, como ya le adelanté -tal vez usted no me escuchó o lo pasó por alto-, le dije que iba a hablar del trabajo que hacíamos con las mujeres que habían sido violentadas y que en esta segunda intervención me centraría más en el trabajo que estamos realizando para la prevención.

Estoy de acuerdo con usted en las recomendaciones que me hace. Nosotras intentamos trabajar, no como compartimentos estanco, pero sí llevar líneas de trabajo que generen sinergias, pero que estén bien diferenciadas, entre el Instituto Canario de Igualdad y la Viceconsejería de Igualdad y Diversidad, que, en este caso, es la que más se centra en la Estrategia Canaria de Transición Igualitaria y en esa generación de un tejido de prevención de las violencias machistas dentro de nuestro archipiélago.

Y quería un poco hacerle un repaso de las medidas y las acciones que está haciendo la viceconsejería, porque lo cierto es que nada lograremos si no trabajamos para que en el futuro haya una sociedad canaria más justa e igualitaria desde la educación. Por eso nos marcamos un futuro que algunos pueden tachar de largoplacista, pero nosotros creemos que es hacer una previsión que sea real de cuándo nos podemos fijar llegar a la meta, cuándo nos podemos fijar llegar al objetivo que queremos. Por eso la marcamos en dieciséis años vista, porque creo que esto no es cosa de un Gobierno concreto. Ahora nos ha tocado a nosotras estar dentro del Ejecutivo, pero creo que es algo que debe ser de cualquier tipo de gobierno, tarea de cualquier tipo de gobierno, sea del color que sea. Y, por lo tanto, debemos dejar un trabajo consolidado que, en cualquier caso, seamos nosotras las que continuemos o sea otro Gobierno, tengan ese punto de partida en el cual continuar ahondando.

Nosotras nos hemos marcado dos objetivos estratégicos en este sentido.

Por un lado, integrar la igualdad en la ciudadanía canaria como valor social básico e irrenunciable, haciendo de cada persona una aliada en la eliminación de las desigualdades y las discriminaciones en nuestro territorio; incorporar la igualdad como valor propio de la canariedad, algo que forme parte de ese orgullo de ser canarios.

Desde la estrategia trabajamos en implicar a toda la sociedad, no solo a las instituciones, sino también a las universidades, a las distintas empresas, al mundo de la cultura, al mundo del deporte.

Y, por otro lado, diseñar e implementar una metodología e instrumentos de análisis científicos que permitan generar nuevos indicadores en torno a la igualdad; generar una nueva mirada que nos permita pensar la igualdad más allá de la violencia y la brecha de género, algo posible gracias al ingente trabajo que realiza el Instituto Canario de Igualdad para abordar las consecuencias de esta desigualdad. Para ello hemos creado el Igual+Lab, un laboratorio de investigación social para la transición igualitaria en Canarias. Y esto ha sido en convenio con la Universidad de La Laguna y, en concreto, la línea de trabajo, con datos, que nos permitirá generar esa nueva mirada y trabajar las políticas públicas de igualdad que estén focalizadas para mejor aprovechamiento de los recursos y para poder evaluar la eficacia de lo que estamos haciendo.

En el trabajo de implicar a toda la sociedad canaria en el sector privado hemos trabajado con la Fundación DinoSol. Y también me pareció curioso que la señora Mendoza nombrara a una empresa como Binter, con la que también estamos trabajando para ahondar en políticas igualitarias desde el ámbito empresarial. Son dos de las empresas pero hay muchas más con las que estamos colaborando.

Y en el sector público, por ejemplo, hemos trabajado de la mano... Por ejemplo, el otro día estuvo la viceconsejera en la presentación de la Universidad de Verano de Maspalomas; o también el trabajo que estamos haciendo con los ayuntamientos que se han adherido al programa de escuelas infantiles Bicácaro, donde trabajamos con niños y niñas de 0 a 3 años en la igualdad y en la diversidad; y también estamos trabajando con los cabildos y esperamos que próximamente también se sume el Parlamento de Canarias, que también hemos ofrecido a la Mesa y especialmente al presidente del Parlamento de Canarias que también se sume a la transición, a la estrategia de transición igualitaria. Porque la igualdad tiene que entrar en todos los espacios, sin fronteras, sin barreras y ser abordada de manera integral. Por eso ya estamos entrando en centros penitenciarios, también en el Centro de la Cultura Popular, en las federaciones deportivas, en los centros de educación infantil, de primer grado, como le decía antes, en la Formación Profesional, donde ese trabajo en el ámbito de la igualdad estaba menos desarrollado.

Tampoco quiero hablar del trabajo que estamos haciendo desde el área de coeducación del Instituto Canario de Igualdad, que trabaja de la mano del conjunto de agentes zonales de igualdad de la Consejería de Educación, que son cien agentes zonales.

Y además hablaban, en algunas de las intervenciones, del trabajo que tiene que hacer tanto el Instituto Canario de Igualdad como la viceconsejería con los medios de comunicación. Y se está haciendo, ya lo dijo la señora González, hay un convenio firmado con la Radiotelevisión Canaria en la formación de los profesionales del ente, en el cual están participando noventa personas que trabajan en la casa. También me dice, se lo pregunté específicamente por wasap a la directora general, y me dice que también el convenio integra a las productoras que trabajan para la Radiotelevisión Canaria. Y es un convenio plurianual con la Essscan, el cual es el que se está desarrollando en ese asesoramiento, no solo a la televisión pública a través del convenio, sino que también estamos intentando llegar a otros medios de comunicación privados para que traten desde la perspectiva de la igualdad las noticias que se generan.

En cuanto al personal que requiere el ICI y la viceconsejería, no puedo estar más de acuerdo, y le doy las gracias por tendernos la mano desde su grupo parlamentario para luchar conjuntamente para dotar del personal necesario al ICI, como a la viceconsejería.

En cuanto a la ejecución del Instituto Canario de Igualdad, tenemos la ejecución más alta de la historia, no solo del presupuesto del Instituto Canario de Igualdad, sino también la mejor ejecución de toda la historia de los fondos provenientes del Estado para la lucha contra las violencias machistas. Usted habla de que se ha dejado de ejecutar muchísimo dinero, unos 800 000 euros. Es una realidad y lamentamos que sea así, hay mucho trabajo por hacer, pero es que en esta comunidad autónoma se dejó de ejecutar hasta seis millones de euros del pacto de Estado, y eso sí que es toda una tragedia que, afortunadamente, no se repite, queda muchísimo trabajo por hacer, no se lo niego, pero vamos por el buen camino.

Con respecto a las condenas más duras y la prisión permanente revisable, yo creo que eso es un debate que se debe dar en los senos parlamentarios, pero creo que las personas que han sufrido alguna pérdida o han sufrido en primera persona la violencia machista lo que quieren es prevenir que se tenga que dar ese trágico... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Las mujeres no queremos penas más duras, bueno, eso será debatido, si queremos penas más duras, lo que realmente queremos es estar vivas, nos queremos vivas. Por eso creo que lo que es importante es no pactar con partidos negacionistas, que obvian la existencia de la violencia machista, que hablan de denuncias falsas, minimizando el reto importantísimo que tenemos por delante para acabar con esta lacra social, con esta gran enfermedad que sufre nuestra sociedad. Y, sinceramente, creo que lo que verdaderamente necesita esta sociedad para acabar con la violencia que sufren las mujeres son más políticas feministas de protección de las mujeres.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.