Diario de Sesiones 82/2021, de fecha 22/6/2021
Punto 29

10L/C/P-0734 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES, SOBRE EL BULLYING EN LAS AULAS CANARIAS, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO.

El señor PRESIDENTE: Continuamos con la comparecencia de la señora consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, sobre el bullying en la aulas canarias, a petición del Grupo Parlamentario Socialista Canario.

Adelante, señoría. Tiene la palabra.

El señor GODOY SUÁREZ: Muchas gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

En este momento nos encontramos en pleno proceso de evaluación del curso académico 2020/2021, el más difícil de la historia para las administraciones públicas, todo el profesorado, padres, madres y especialmente para los alumnos y las alumnas por los motivos que ya todos conocemos, pero también nos encontramos en el proceso de preparación del curso académico 2021/2022. Y por eso consideramos que la comparecencia que hoy traemos a esta Cámara, al Parlamento de Canarias, es oportuna para ver qué ha sucedido durante todo este curso y ver cuáles son los próximos protocolos que tenemos que establecer para evitar, para arrinconar el bullying, el acoso escolar, en las aulas de Canarias.

Señorías, todos sabemos, todos conocemos la existencia del bullying, las consecuencias y cómo incluso poder atajar estas situaciones, pero poco se habla de este tema, que parece ser tabú. Justo lo que daña a los niños y a las niñas que lo sufren, el silencio; el miedo a tener consecuencias mayores si hablan de lo que les está sucediendo, bien por represalias mayores o por vergüenza a decir lo que están pasando.

Justo en este momento es donde tenemos que analizar el alcance que ha tenido en nuestras islas durante este curso, ver su casuística y establecer medidas para avanzar en aulas libres de acoso escolar. Cuando digo aulas, señorías, no me refiero única y exclusivamente al sentido estricto de las cuatro paredes, también hablo de todo el entorno que tiene que ver con el modelo educativo. Cuando los niños y las niñas van al parque, cuando los niños y las niñas salen a la calle, cuando van a la biblioteca, los adolescentes, las adolescentes también sufren, muchos de ellos y de ellas, acoso escolar.

Y también, es muy importante decirlo, el acoso escolar, el bullying, que sufren, dentro de esos grupos de amigos que se crean en el colegio, cuando son apartados. Y cuando hablamos de violencia y decimos que no se hace violencia únicamente cuando tiene unas consecuencias físicas, cuando hay un maltrato físico, en el acoso escolar, en el bullying, también tenemos que hablar de violencia psicológica, que incluso me atrevo a decir, señorías, que es la peor que puede sufrir un niño o una niña dentro del acoso escolar, porque es la que no se ve y la que es más difícil atajar.

Señora consejera, esta comparecencia mi grupo la ha solicitado para poner el foco en este problema, para que en la cámara del Parlamento de Canarias se trate lo del bullying, para poder analizarlo y sobre todo, lo más necesario, poner soluciones sobre la mesa. Nos gustaría, como decía antes, conocer los datos y cifras de acoso escolar durante este curso en las islas, los casos que se han confirmado, sus perfiles y cómo se actúa cuando se notifican, cuáles son todos esos protocolos que se ponen en marcha bien por parte de la consejería o bien por parte de las direcciones de los propios centros. Y es que no existe un perfil único de acosador o de persona que ejerce acoso escolar sobre otro niño u otra niña, pero sí es cierto que hay ciertos ítems o ciertas características que hacen que un niño o una niña pueda sufrirlo, sobre todo aquellos relacionados con la pobreza, porque, señorías, vivimos en un mundo tan triste que llevar o no llevar unas playeras de marca o unos tenis de marca hace que sufras acoso, por no ser ya lo suficientemente chachi o guay dentro del grupito de amigos, o tener incluso un aspecto físico diferente al común también hace que puedas sufrir acoso y rechazo por parte del resto de compañeros.

Y algo también muy importante, y ahí se evidencia la necesidad de los servicios públicos, se evidencia la necesidad de ayudar a las familias más vulnerables, es todo lo relacionado con el material escolar, con el propio material escolar, para aquellas familias vulnerables que no tienen cómo ofrecer a sus hijos y a sus hijas todo un material escolar para el inicio del curso. También lo utiliza el resto de compañeros para hacer acoso, mofas, por no tener un diccionario nuevo, por no tener una calculadora nueva o simplemente por no tener un material de una marca específica. Y ahí se hace, como decía, más que necesaria la intervención de la Administración pública para dotar de recursos a todas esas familias que no pueden contar con el dinero suficiente para comprar el material escolar.

Luego, como ya se está acabando el tema, sí me gustaría añadir e incidir sobre todo en el acoso que sufren los niños y las niñas LGTBI y también los nuevos modelos que se están dando de acoso a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Godoy.

Turno para la señora consejera. Adelante.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES (De Armas Rodríguez): Gracias... (Rumores en la sala).

El señor PRESIDENTE: Silencio, señorías.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES (De Armas Rodríguez): ... señor presidente. Muy buenas tardes.

Uno de los objetivos fundamentales que tiene esta consejería desde luego es consolidar una cultura de paz y de buena armonía y de convivencia en los centros, y una de las maneras de hacerlo desde luego es detectando el acoso escolar y sobre todo con la prevención. Yo creo que es muy importante la prevención en estos casos.

Decía su señoría el daño tan tremendo que puede ser para cualquier persona y desde luego para un niño el sentirse acosado. Pues yo quiero añadir, o sea, para cualquier familia a la que le llegue la llamada de un centro para decir que han notado o la familia cuando va al centro a decir que nota que su hijo está siendo acosado es tremendo, pero también lo es para la familia del acosador, que a veces nos olvidamos de eso. Yo creo que en esto tenemos que hacer una doble labor, y de hecho se hace, en las dos vertientes. Yo siempre digo que, si yo fuera madre y me llamaran para decirme esto, no sé si estaría más triste sabiendo que mi hijo es un acosador que el que sea un acosado. Por eso digo que son dos perfiles que yo creo que hay que batallar juntos y trabajarlo juntos, porque, si no, no estamos haciendo una buena labor.

Bien. Usted sabe que en Canarias el marco que regula la convivencia en los centros educativos se recoge en el Decreto 140 del 11 de mayo del año 2011 y está definido claramente lo que es un acoso escolar. Dice: "la intimidación y el maltrato entre escolares de forma repetida -esto es muy importante- y mantenida en el tiempo, con la intención de humillar y someter abusivamente a una persona indefensa por parte de otra acosadora o de un grupo, a través de agresiones físicas, verbales y sociales, con resultado de intimidación psicológica y rechazo grupal". También quedan recogidas en ese decreto las medidas correctivas.

La atención al acoso escolar, o bullying, se hace por dos líneas. A veces las familias lo detectan o bien los centros, y es el propio centro quien trabaja con este alumno, en principio; y luego está el servicio de la propia consejería, que es el Spacae, que es un servicio de atención al acoso escolar. Los dos tienen dos maneras distintas de trabajar, complementarias, evidentemente, y es el acosado, en este caso la familia del acosado, quien decide cuál es la fórmula que quiere hacer. En los dos, sea un camino o sea el otro el que se elige, en los dos siempre la Inspección está por medio. Si es el centro, en cada centro hay un equipo de convivencia que tiene su marco de actuación, tiene un protocolo establecido y es así como se actúa. Yo siempre encuentro una ventaja importante cuando la intervención se hace desde el centro. En primer lugar porque tiene un conocimiento mayor que alguien que venga de fuera, conoce cómo es el ambiente, los profesores y profesoras saben perfectamente cuáles son los perfiles de los chicos... Yo creo que la intervención se hace de una manera más directa, quizás más asertiva en muchos de los casos. Y hay otra cosa importante: que se puede trabajar con los observadores. Sin previo permiso de nadie sino que forman parte del trabajo que se tiene que hacer. El papel del observador en estos casos es fundamental y se puede hacer, como digo, a través de estos equipos de convivencia, con su marco de actuación definido, que están en los centros.

Y luego está la otra vía, que es la vía del Spacae, como le decía, que se hace a través de un número gratuito, se llama a un número de teléfono, o bien a través de un correo electrónico, y allí, como pasa con las mujeres maltratadas o víctimas de violencia, eso actúa más o menos igual. Y ahí tenemos a disposición de todo esto un grupo de diez psicólogos y psicólogas que atiende de manera inmediata también a estos alumnos o alumnas.

Siempre hay una comisión territorial, que está formada no solamente por este servicio, por la inspección, por los profesores de ese centro y se forma, como digo, esta comisión territorial.

Se trabaja, como decía antes, porque es fundamental, también con el acosador.

Y ahora mismo tenemos además trescientos centros que participan en un plan de centros para la convivencia positiva. Esto refuerza lo que decía al principio: la importancia que tiene todo lo que tiene que ver con la prevención. Desde luego la actuación, una vez cometidas las cosas, evidentemente son claves y fundamentales y siempre se salvaguarda al niño, se aparta, si el caso es muy violento, pero yo creo que aquí el esfuerzo mayor, sin dejar de atender los casos que existan, yo creo que lo mejor que podemos hacer, desde luego, es prevenir todo este tipo de cosas. Y estos centros hacen una labor fantástica en ese sentido, estos centros que pertenecen a la red de convivencia positiva.

Luego otra parte también que yo entiendo fundamental es la formación que se le debe dar al profesorado para que pueda atender el tema de la convivencia, y se da. Están los cursos dirigidos, autodirigidos y tutorizados y además hay lo que se llama la acreditación en mediación. Los centros tienen un mediador, que además tiene horas libres, se le dedican horas para que pueda hacer su labor y pueda actuar en las normas de convivencia, en el buen ambiente que debe haber en los centros y, por supuesto, en los casos de acoso. Y existe también lo que se llaman los materiales de apoyo para poder hacer esta labor que hacen todos y cada uno de los centros con respecto a lo que es la prevención del bullying o del acoso escolar.

En la segunda intervención le diré exactamente qué ha pasado este año y cuántos son los casos que estamos atendiendo.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Turno para los grupos no solicitantes de la comparecencia. Grupo Mixto.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, señor presidente. Señorías, señora consejera.

Según los últimos datos que manejamos sobre el bullying o el acoso escolar en las aulas, nuestro archipiélago es la cuarta comunidad autónoma en cuanto a número de denuncias. Esto tiene dos lecturas. Por un lado, que se está denunciando, eso puede ser positivo, pero, por otro, nos indica que debemos encender las alarmas ante la gran cantidad de casos que ocurren, y más teniendo en cuenta que hay muchos casos que se resuelven en los propios centros y que no se llegan a denunciar.

La pandemia del coronavirus ha provocado también el cambio de escenario del acoso escolar por la no presencia de los alumnos en las aulas. En muchos casos el bullying se ha ido desplazando de las aulas y de los patios de los colegios a los ordenadores y a los móviles de los alumnos. El acoso, como digo, se traslada del centro a las redes sociales y de las redes sociales vuelve al centro en una espiral de acoso que es muy difícil de atajar.

Un dato que nos preocupa, además, es que cada vez este acoso se está produciendo en edades más tempranas y los casos comienzan incluso a los 9 años.

Por eso consideramos fundamental el asesoramiento, las estrategias para ayudar a niños y a adolescentes y a familias contra el acoso escolar y ante estas situaciones de violencia. Y es fundamental, y coincido con usted también, la formación que deben recibir los docentes al respecto.

La Consejería de Educación ofrece un servicio de prevención y ayuda contra el acoso escolar, con un equipo profesional formado por psicólogos y psicólogas especialistas en esta problemática que asesoran a los centros, y, según los datos de este servicio, en el curso escolar 2019/2020, usted tendrá datos más actualizados, pero en el curso 2019/2020 se abrieron 194 expedientes por acoso escolar en las aulas canarias y además, bueno, se vinieron a confirmar 53 de ellos. Y además, como les decía, llama la atención que el acoso escolar no distingue en este caso entre niños y niñas, 25 niñas y 28 niños fueron víctimas del acoso escolar.

No podemos olvidar, además, que hablamos de un asunto que deja serias secuelas psicológicas. Según datos de la Unesco, uno de cada tres estudiantes es maltratado por sus compañeros y a posteriori arrastra graves secuelas emocionales que en ocasiones pueden llevarlo incluso a una situación de depresión o incluso a tener ideas suicidas. Por eso considero fundamental, consideramos fundamental, no escatimar esfuerzos por parte de todas las partes involucradas -Gobierno de Canarias, profesionales de la comunidad educativa, sociedad, padres y comunidad en general- para luchar contra el acoso en las aulas.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza.

Adelante.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes ya, señorías; buenas tardes también, señora consejera.

Señora consejera, buscando información para realizar esta comparecencia, encontré un estudio que se realizó a nivel estatal de la percepción que tenían y que tienen los niños con respecto al bullying, se realizó el estudio entre jóvenes que tienen 1 y 18 años. Y en este estudio se desprende que uno de cada cinco niños canarios han reconocido, respondiendo delante de sus padres, haber sido víctimas de bullying y solo dos de cada cinco acosados declaran haber recibido el suficiente apoyo por parte del centro escolar.

Asimismo, también el estudio recoge que uno de cada dos niños canarios, siendo la mayor proporción de todo el país, Canarias, asegura haber visto casos de acoso escolar en su centro escolar y también observar que nadie hiciera nada para solucionarlo.

Con estos datos lo que quiero transmitir es que, teniendo en cuenta que el bullying o el acoso escolar se convierte en un maltrato que puede ser de múltiples formas, psicológico, físico, verbal, ciberbullying, y que se puede alargar en el tiempo, es fundamental, teniendo claras las declaraciones que hacen estos jóvenes, que exista una coordinación permanente entre la dirección del centro, el profesorado y las familias, así como también es importante visibilizar el problema y por supuesto ponerle solución.

Este es un drama, señora consejera, que requiere de mucha atención y de mucha observación. Tenemos que vigilar la conducta del alumnado, sus sentimientos, el rendimiento escolar, su entorno, pero también tenemos que visibilizarlo, porque es solo de esta manera como podemos prevenir y sobre todo como podemos actuar a tiempo.

Ya hemos vivido episodios de alumnos que entran en auténtico pánico por el simple hecho de ir a la escuela y que desencadena exclusión y aislamiento social, con episodios graves de autolesiones, incluso con trágicos desenlaces, como puede ser el suicidio.

Señora consejera, la escuela tiene que ser el espacio más seguro en el que se sienta el alumno, la escuela tiene que ser el refugio en el que todos los niños, las niñas y los adolescentes sientan sin distinción que es el principal recurso para su desarrollo personal y social. No se puede tolerar bajo ningún concepto que actualmente se sigan dando situaciones de bullying, de ciberbullying y casos de acoso escolar en las escuelas de las islas.

Otro factor importante es precisamente la formación del profesorado y que cuenten con los medios y las herramientas necesarias para poder actuar adecuadamente en cada caso, porque muchas veces se quejan de no contar con los medios necesarios.

Desde nuestro grupo parlamentario sí nos gustaría también que nos informara si se ha evaluado y cuál es el resultado de los protocolos y actuaciones concretas... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) -gracias, presidente, termino- que se han ido desarrollando en los distintos centros educativos para erradicar el acoso y también qué iniciativas se prevén para el próximo curso escolar.

Yo concluyo animándola a seguir poniendo el foco de atención en la labor del docente, junto con las familias, para poder lograr así la prevención, la detección temprana y la actuación inmediata. Y comparto con usted al cien por cien que tenemos que trabajar a la misma vez tanto con el acosador como con el acosado; si no, no estamos avanzando.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señor presidente.

Nuevamente volvemos a hablar del acoso escolar. Yo quería decir, y estaba pensando también en el pasado, de lo que uno ha vivido también cuando uno estudiaba, algunos sitios un tanto inhóspitos, la verdad, que no se puede ni estudiar ni vivir en una situación de miedo y de intimidación. Los malos tratos, los abusos no son ni vacilones ni juegos ocasionales ni hechos aislados. Cuando se sistematizan, desgraciadamente, bloquea la actividad no solamente académica sino la actividad vital de las personas y, por lo tanto, es necesario actuar sobre eso.

Yo creo que la normativa que tienen ya aprobada desde hace bastante tiempo las instituciones canarias refleja perfectamente, yo creo que bastante, de una manera muy rigurosa, muy correcta, además con mucha apoyatura intelectual, todos los protocolos, todas las situaciones que se dan. Si le echamos un vistazo a todos los protocolos, a cómo tiene que actuar el profesorado, la familia, en fin, el grupo, como usted decía, de observadores, que me parece vital, me parece que todo eso está perfectamente regulado, incluso las obligaciones para reparar daños, los grupos de convivencia. Yo creo que no es por falta de normativa, no es por falta de normativa y yo creo que, incluso, cada vez hay muchísima más sensibilidad hacia estas cuestiones. Lo digo porque tengo hijos en edad escolar, en Primaria, y ahora otra me pasa a Secundaria, y sé que esos casos se dan, pero sé también que hay una actuación de todos los equipos directivos con mucha sensibilidad y también del grupo de iguales para atajar eso y bloquearlo inmediatamente. Yo creo que, en fin, el problema es cuando no se habla por miedo a, no se comunica; entonces es importante detectarlo.

Me parece muy importante lo que plantea la normativa al respecto, y es el grupo de observadores, las personas que están ahí, que ven lo que pasa, que no lo dicen; me parece que es importante trabajar, el método de las asambleas participativas en los colegios es muy importante; el comentar las actividades también, porque ahora con las redes sociales, los fines de semana y por la noche, cuando no se está en el centro escolar, también hay muchas actividades relacionadas con el abuso y el acoso escolar, y me parece que es importante.

Desgraciadamente, con todo esto no basta, desgraciadamente estamos en una sociedad muy violenta, estamos en una sociedad con una permisibilidad tremenda a la violencia. Yo creo que también se la podría definir casi casi que como una sociedad del delito también, ¿no?, el delito se ha globalizado, no solamente las operaciones financieras, los fondos financieros, sino también el delito se ha globalizado y genera muchas tensiones, y desgraciadamente eso se traduce también en microvivencias que impiden la vida normal de una persona, y sobre eso hay que actuar y se está actuando además.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. La señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE (desde su escaño): Gracias, señor presidente. Buenos días.

Sin duda, efectivamente, vivimos en una sociedad donde la violencia contra la infancia es todavía excesivamente tolerada. Creo que hemos avanzado mucho en señalar, en rechazar socialmente la violencia machista, nos queda mucho por recorrer, pero creo que nos quedan avances sustanciales en materia de violencia contra la infancia. Y, evidentemente, los niños y las niñas absorben esa permisibilidad social y esa normalización social. Y quizás hay ejemplos gráficos que nos hagan reflexionar sobre esto: ¿quién de nosotros no ha visto en una guagua o en un parque infantil a un adulto agredir a un niño, a un adulto que suele ser su padre, su madre, verbal o físicamente? Esto se hace porque existe una cierta normalización y porque todavía socialmente pensamos, bueno, es el padre, es la madre, al final esta mentalidad de que un adulto puede... Con eso hay que ser tajante. Yo estoy segura de que la nueva ley estatal para luchar contra la violencia infantil y la sensibilización que a través de la comisión de infancia estamos fomentando desde Canarias van a ayudar, porque esto tiene mucho que ver con lo que pasa en la escuela.

Efectivamente, usted lo decía, a la víctima hay que protegerla, hay que prevenir que esa conducta no ocurra, pero nos preocupa a todos qué ocurre con el acosador: por qué un niño decide maltratar y hacer daño a un compañero de clase. Ahí hay un trabajo que hay que hacer con ese niño y con su familia para prevenir esas conductas. Y el Programa de Prevención y Ayuda contra el Acoso Escolar que ha puesto en marcha la consejería sin duda ha resultado eficaz, está siendo eficaz, y no lo decimos solo nosotros y la propia consejería, hay datos muy claros, es decir, de los 199 expedientes que se han abierto y luego se ha confirmado que 53 eran casos de acoso demuestra que el trabajo está funcionando, sino la propia Fiscalía apunta en su informe, en su último informe, que efectivamente es un trabajo eficaz.

A nuestro grupo nos preocupa mucho ese otro acoso nuevo, que es el acoso a través de la redes sociales, porque siempre existió el acoso escolar, pero había un lugar de refugio para el niño o la niña que era la casa; ahora con la red social resulta que el acoso continúa en el ámbito familiar a través del móvil o a través de otros dispositivos.

Por tanto, importantísimo el trabajo de mediación escolar que usted apuntaba, la figura del coordinador para la paz en la comunidad educativa, para la convivencia pacífica, y yo añadiría otros programas, y estoy pensando en uno que promueve en Gran Canaria Yrichen, que lo conocimos en la comisión de infancia, que se llama Mediadores TIC, es decir, formar a los jóvenes, a los niños un poquito mayores en fomentar conductas de uso responsable de las tecnologías, del móvil, y también en prevenir conductas... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Continúe.

La señora HERNÁNDEZ JORGE (desde su escaño): Gracias. Si me permite medio minuto...

Decía que ha demostrado ser muy eficaz cuando los mayores son formados en ser mediadores TIC, es decir, los mayores de 3.º o 4.º de la ESO enseñan a los pequeños a cómo se debe usar el móvil de manera responsable. Eso ayuda a evitar las conductas adictivas en cuanto al uso de los dispositivos, pero también a no utilizar el móvil de manera irresponsable o de manera violenta, porque efectivamente un mensaje agresivo o insultante en las redes sociales puede hacer mucho daño, máxime si eso lo ve todo el resto de los compañeros...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Señor Suárez.

El señor SUÁREZ NUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Mientras nos encontramos hoy en esta Cámara muy probablemente un menor esté sufriendo bullying en Canarias en este preciso instante. Un menor está sufriendo, lo está pasando verdaderamente mal, llora quizás escondido en los lavabos, avergonzado. Desconoce los motivos que llevan a sus compañeros de clase a actuar así. Seguramente se siente culpable por ello, no sabe cómo reaccionar, no sabe ni siquiera a quién acudir.

Y es que en las islas tenemos un problema, en las aulas y en los centros educativos. Llevamos años a la cabeza de las autonomías con más denuncias por bullying. Y hay otro dato alarmante que supone la mayor proporción de todo el Estado, y es que uno de cada dos niños de las islas ha presenciado episodios de acoso escolar sin que nadie hiciera nada al respecto. Repito, uno de cada dos niños. Los propios padres y profesores reconocen tener la percepción de que los centros educativos tratan de ocultar en algunas ocasiones estas situaciones para no desprestigiar al centro, para evitar así también salir en los medios de comunicación con este tipo de noticias. Pero lo cierto es que no actuar, no apoyar a las víctimas de acoso, no responder a estos episodios solo agrava el sufrimiento de estos menores y la sensación de incomprensión y culpabilidad. Y, por desgracia, en no pocos casos en España hemos presenciado cómo ese sufrimiento y la falta de asesoramiento han llevado a esos niños a quitarse la vida, lo que supone un verdadero drama.

Señorías, no podemos permitir más tiempo este sufrimiento en los colegios. No se trata de culpar a nadie, no lo voy a hacer ni me van a escuchar decirlo, pero sí es verdad que el Gobierno de Canarias debe dotar de mecanismos para que la comunidad educativa y los padres sepan detectar y atajar a tiempo estas situaciones.

Esos niños no pueden sufrir más tiempo en silencio, no pueden sufrir solos, no pueden seguir viendo alterado de manera injusta su rendimiento académico, sus capacidades para relacionarse con otros menores, no pueden quedar marcados de por vida sin que hagamos nada para evitarlo. Se trata de una cuestión fundamental que todas las partes implicadas debemos abordar de manera urgente para garantizar el desarrollo de nuestros chicos y chicas en un ambiente de armonía y en un entorno óptimo para que sean felices en esa etapa en la que se forman como personas y se siembran las semillas de los adultos que serán mañana. Administraciones públicas, comunidad educativa, padres, madres, agentes juveniles tenemos que implicarnos más y buscar soluciones.

No es un problema sin importancia ni... (se produce el corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) debemos crear conciencia y anticiparnos antes de que el mal vaya a peor o les resulte inabarcable a las víctima. Debemos atajar de raíz este tipo de prácticas en nuestros niños y jóvenes.

Señorías, ¿en qué entorno estamos propiciando que crezcan nuestros jóvenes? ¿Se puede mirar para otro lado ante el sufrimiento de un menor?

Yo, aprovechando que está hoy aquí la consejera, quiero terminar reconociendo que tenemos una deuda pendiente con los que sufrieron, con los que están sufriéndolo y con los que...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Suárez.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista.

El señor RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Señorías, señora consejera, buenas tardes.

Partimos de la idea de que bullying es un tipo de violencia entre iguales difícil de detectar para los adultos, porque, como decía el señor Godoy anteriormente, a veces o mayormente impera la ley del silencio, en el que el que lo sufre siempre se encuentra en una situación de inferioridad y tiene como consecuencia un deterioro de su integridad física, psicológica, relacional y otras más. Hay siempre una intencionalidad, además, por parte del agresor que quiere hacer daño y una reiteración de ese comportamiento. Lo normal es que este tipo de situaciones se den en los patios de recreo, en las entradas y salidas del colegio, en el transporte, pero, como consecuencia de la pandemia, de las clases semipresenciales y de los nuevos modelos de organización de los centros, estamos asistiendo a que, además de esas situaciones habituales, se den otras que ya existían pero que se han ido incrementando, y es el mal uso que se hace de las redes sociales, internet, lo que llamamos ciberacoso, y que tiene más difíciles posibilidades de ser atajado, incluso requiriendo que se moldeen los propios protocolos de la consejería.

Cuando uno se sienta con los directores y les pregunta su parecer sobre esto, todos hablan de que existe un protocolo de actuación por parte de la consejería, el Spacae, ese servicio de prevención contra el acoso escolar, de la necesidad de contextualizarlo dependiendo del lugar y del centro, de que tiene que estar recogido en los planes de convivencia. Una frase que se repite mucho, señora consejera, yo creo que debemos prestar atención, es que los centros muchas veces se tienen que buscar la vida como pueden y lo primero que argumentan para decir esto es la falta de dotación horaria en muchas ocasiones para atender los problemas de convivencia. Hablan de dotación insuficiente en un tema tan delicado y tan difícil de detectar y de combatir. Cuando se habla de dificultad, no solamente se refiere uno a esa detección, sino también a que tanto el profesorado como las propias familias lo entienden de manera distinta, incluso dentro de las propias familias, desde el punto de vista del agredido es totalmente diferente a la del presunto agresor.

Yo reconozco que es complicado, señora consejera. Usted hablaba antes de proyectos como el de convivencia positiva, hay otros proyectos como el PROA Plus, que nos da una serie de recursos, como el de los educadores sociales, que yo creo que la consejería debería hacer como suyo, no como un proyecto sino como suyo, para hacerlo llegar a todos y cada uno de los centros. Y existen otros proyectos que están liderados por los cabildos insulares. En La Palma, en la legislatura anterior, se puso en marcha La Palma Stop bullying, que dio muy buenos resultados. Un proyecto que además tuvo un reconocimiento a nivel nacional precisamente por lo innovadoras... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional), bueno, eran actividades para toda la comunidad educativa, se basaba en los derechos del menor y ponía en valor el trabajo en equipo como herramienta fundamental para afrontar estas situaciones.

Señorías, esto requiere de que todos caminemos en la misma dirección. Necesitamos incidir muchísimo más en la prevención, necesitamos incidir muchísimo más en la formación, sobre todo del profesorado, que muchas veces tiene que detectar situaciones de acoso o de otros problemas de convivencia...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista Canario, grupo proponente. Tiene la palabra el señor Godoy.

El señor GODOY SUÁREZ: Gracias, presidente.

Antes, en mi primer turno de intervención, hacía mención especial, y quiero recalcarlo nada más comenzar este segundo turno, a ese acoso, a ese bullying que sufren los niños y las niñas LGTBI en las aulas de Canarias y que permítanme que diga que creo que es especialmente preocupante, el que sufren estos niños y estas niñas, en un momento de su vida donde se están descubriendo a sí mismos, donde están descubriendo cómo son realmente, y en ese proceso de aceptación interna que tienen, que a un niño, a una niña se le llame "maricón", que se le llame "bollera", de manera despectiva, hace que un niño, una niña rehúse lo que realmente son y que no sean capaces de entender que es un proceso natural, normal y que se tienen que aceptar a sí mismos. Y, claro, en una situación donde se te hace mofa porque un niño no juega al fútbol cuando es el deporte rey de los hombres, pues, claro, es normal que pueda sufrir bullying en esas circunstancias, o que una chica, independientemente de su orientación sexual, por el hecho de jugar al fútbol ya es una bollera, y ese juego no es para las niñas sino es para los chicos, también hace que estas niñas sufran acoso escolar.

Y tampoco es, no hay necesidad, o no es el objetivo, estar buscando culpables entre los niños. Al final, los niños y las niñas son -los acosadores y las acosadoras- son hojas en blanco, son libros en blanco, donde tenemos que educar y tenemos que hacerles entender que esas actitudes, que esos procesos están mal y tenemos sobre todo que hacerles reflexionar y hacerlos comprensibles con el resto. Y ahí hablábamos antes de la necesidad de crear ciertas figuras que potencien estas situaciones. Más allá de la necesidad de formar al profesorado para que sea capaz de analizar y de saber localizar posibles casos de acoso y de bullying, también es necesario hacer ese trabajo con los niños y con las niñas, que sean ellos mismos quienes, con sus compañeros, sepan decir, "oye, que mi compañero Juanito o mi compañera Lola está sufriendo acoso", y que sean los propios niños y las propias niñas los que actúen, los que protejan a sus compañeros y los que hagan entender al resto de compañeros que lo que están haciendo no está bien.

Otro tipo de acoso, que también se ha mencionado ya y que en este momento de pandemia, como bien se ha dicho, es para tener especial cuidado y tenerlo en cuenta, es todo aquel que se hace a través de las nuevas tecnologías, a través de los teléfonos, de los ordenadores y de las redes sociales en especial y, sobre todo, el doble acoso que pueden sufrir muchos de estos niños y de estas niñas. El doble acoso lo digo porque, que a la salida del aula, del colegio, te peguen, hagan un corrillo, te peguen, te tiren al suelo, que luego lo graben y ese vídeo acabe rulando por todo el instituto, por todo el colegio o subiéndose a las redes sociales, eso es un doble acoso, primero el físico, el de ese hecho de pegarte, y luego el público, de tener por las redes sociales un vídeo tuyo en el que se te ha pegado y en el que se te ha vejado. Entonces tenemos que atacarlo y ahí me gustaría saber, señora consejera, cuáles son los protocolos específicos que se están poniendo en marcha para atajar todo el tema del bullying o del acoso a través de las redes sociales. Y para acabar con el bullying lo mejor es, como decíamos antes, visualizarlo y actuar.

Les voy a poner un ejemplo personal. Cuando yo estaba en mi colegio llegó un niño del norte de Europa y mis compañeros y yo, en cierto momento, nos mofábamos, nos reíamos de cuál era su modo de comunicarse con el resto de compañeros, cuál era su modo de leer porque no entendía nuestra lengua, y nosotros en ese momento no éramos capaces, o yo no era capaz, de visualizar la problemática que tenía este niño. Un niño que había abandonado su país, que había abandonado su casa para irse a otro país, con las dificultades de lengua que teníamos, y no... fuimos capaces, en algunos momentos, de darle la mano y decirle que le íbamos a acompañar e incluirlo en el grupo. Y no lo digo para sentirme orgulloso, ni mucho menos, lo digo para que seamos capaces de analizar y de ver que el mínimo gesto, como puede ser una mofa o una risa en algún momento, puede causar un daño tremendo a este niño y esta niña. De ahí la necesidad de educar, como decía antes, en las aulas para que se colabore entre niños y nos pongamos en la piel, nos pongamos en la situación del otro y podamos actuar en consecuencia.

Por eso también la necesidad de realizar esas intervenciones tempranas y continuas contra el acoso escolar, al que muchos niños se enfrentan en sus primeros años académicos, para no alargar en el tiempo estos efectos de vejación emocional. Y aquí me gustaría enlazarlo con la salud mental de los niños y de las niñas, porque muchos de estos casos de bullying que se sufren en la infancia luego pueden ser el preámbulo de sufrir acoso también en el ámbito laboral, porque lo arrastramos durante todo este tiempo, y arrastrando de por vida estas situaciones, este grave impacto que tiene en la salud mental... Que, por cierto, también hay que decirlo, es otro tema tabú que hemos tenido durante todos estos años, que a causa de la pandemia sí es cierto que ha aflorado, pero lo llevamos teniendo oculto durante mucho tiempo, porque hablar de salud mental era hablar de una persona que estaba loca o loco, cuando nada más lejos de la realidad. Y la salud mental y los daños que se crean en la salud mental de los niños y los adolescentes son con periodos de ansiedad, de fobia, de depresión o pérdida de autoestima, que en muchos casos es a consecuencia de este acoso escolar, que no aparece inmediatamente, no tiene una evidencia inmediata, pero que con el paso del tiempo va floreciendo y minando la salud mental de estas personas.

Y por eso es importante atajar este tema con la prevención escolar, como bien ha dicho la consejera, que se está realizando con todos estos proyectos que se están poniendo en marcha, pero también estableciendo protocolos y ayudas para que los adolescentes con problemas de salud mental... para así, sobre todo, garantizar que esa mochila que llevan cargando durante muchos años, desde la infancia, no marque el resto de su vida. Y la coordinación evidente, que también tiene que estar, con la Consejería de Sanidad para establecer todos esos protocolos de ayuda para la salud mental de los más jóvenes y las más jóvenes de nuestra tierra, que no solo es a consecuencia de la pandemia, todos esos trastornos mentales que pueden tener, y de conducta, todos los jóvenes a consecuencia de la pandemia, sino también del acoso y del bullying que sufren en las aulas canarias.

Muchas gracias, señora consejera.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Godoy.

Turno de cierre para el Gobierno. Señora consejera, tiene la palabra.

Adelante.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES (De Armas Rodríguez): Gracias, presidente.

No cabe duda de que la escuela alberga la parte más delicada de la sociedad, que son los niños y niñas de nuestra sociedad, pero también es verdad que, aunque quisiéramos, no están ajenos a la violencia que también se vive fuera de los muros de la escuela. Con esto quiero decir que cada vez que nosotros vemos cualquier tipo de violencia en la calle, en los hogares, la violencia contra la mujer, todo ese tipo de cosas, evidentemente no son buenos ejemplos para una convivencia positiva dentro de las escuelas. Por lo tanto, quiero decir con esto que es un problema grave de toda la sociedad y no solo de la escuela y que las medidas de prevención y de atención a este problema tan grave tienen que trascender de educación y ser un problema colectivo y, por lo tanto, atenderlo desde todos los ámbitos.

En la primera intervención me preguntaba el proponente qué datos, que tuviéramos de este y del curso anterior. Ya se ha dicho por alguno de los intervinientes que durante este curso, en el curso 2019/2020, se crearon 199 expedientes, de los cuales 83 no se valoraron como tal, como acoso escolar, y sí 53, que así lo confirmaron.

Hay que destacar que el tiempo, o sea, el momento donde más acoso aparece, los cursos más susceptibles a esto son entre 5.º de Educación Primaria y 3.º de la ESO. Ese es el periodo donde ahí aparece de una manera más clara todo lo que es el acoso. Y si miramos el sexo, de esos 53, 25 eran mujeres y 28 eran hombres, niños y niñas que fueron efectivamente acosados.

Yo creo que efectivamente, a pesar de todas las medidas que estamos poniendo en práctica desde hace años, y ahora mantenemos e incluso reforzamos, yo creo que no ha habido un descenso significativo con respecto al acoso en las escuelas. En eso tienen razón. Puede ser por dos razones. Efectivamente, yo creo que el hecho de que se denuncia... Pasa igual que con la violencia contra la mujer, el hecho de que existan unos servicios donde se pueda denunciarlo, que existan unos canales de comunicación para hacerlo, posiblemente aflore más el problema que lo que había antes. O no, las dos cosas mezcladas, que evidentemente la violencia en general está también dentro de las escuelas.

Ahora, en el mes de mayo de este año, ya se han activado en total 300 casos, hasta el mes de mayo, en todo el curso este último, 300 casos de posible acoso escolar. En las comisiones territoriales, que antes les dije que era un órgano de control y de seguimiento, que están formados por las direcciones territoriales de ambas provincias, por la inspección y por el servicio de la Dirección General de Ordenación Educativa, 277 han considerado, después de pasar todo esto, que no lo eran, pero el resto sí. El 20 % de estos, en torno a sesenta, se considera que efectivamente han sido casos de acoso escolar.

Es verdad que la consejería dispone de una estrategia de prevención estructural que incluye, como les decía antes, múltiples recursos, y entonces está el plan de convivencia de los centros, como decíamos antes, que es fundamental, está la figura del mediador en las escuelas, que me parece otra de las cosas también fundamentales.

Y antes en su intervención hablaba de cómo, por ejemplo, los chicos, por un tema de envidia o lo que sea, atacan al compañero porque no tiene los materiales escolares que a él le gustaría tener o las zapatillas de marca que le hubiese gustado, ¿no? En los cursos más pequeños, en Infantil, Primaria incluso, los profesores utilizan un método en ese sentido que ayuda a todo esto, que es compartir el material, es decir, allí el material se compra de manera común y se pone sobre la mesa todo, de manera que todos tengan lo mismo, por un lado, y eso es bueno, pero sobre todo que aprendan a compartir todo lo que se tiene. Son estrategias sencillas pero que ayudan.

Igual que ayuda también mucho la resolución de conflictos en asambleas, que también comentaba el representante de Podemos aquí esta tarde. La resolución de conflictos y que se haga de manera habitual y no cuando pase, sino que se prevea antes de que pase incluso, que las cosas se resuelvan en asamblea, que los chicos se sienten y hablen. Yo creo que es el lugar más adecuado porque sacas... Es que hay que darles la oportunidad para que afloren todos aquellos problemas que pueda haber, este, que es gravísimo, o cualquier otro que pudiera haber en la escuela. Yo creo que uno tiene que crear las condiciones para que se den, porque si no es imposible, o sea, fríamente un niño o niña no empieza a hablar de si está acosado o si ve a otro, si es un observador y ve a otro que está. Hay que darle la oportunidad y hay que, como digo, poner las condiciones para que se dé. Eso yo creo que es muy importante, que en las escuelas se den esas situaciones.

El plan de centros para la convivencia escolar, que había comentado antes, que la hace una red de 300 centros, a mí ahí me parece algo que apoya lo que estoy diciendo, ¿no?, eso está basado en el diálogo, en la resolución pacífica de los conflictos. Estos son los objetivos que tiene este plan de centros. El desarrollo de competencias socioemocionales, algo fundamental para resolver y canalizar sus emociones de manera que puedan resolverlas. Todo ese tipo de cosas desde luego hace que la convivencia en los centros mejore.

Ustedes saben que todos los centros tienen que tener su plan de convivencia establecido y allí tienen sus protocolos, como decía antes, que hay un equipo de gestión de la convivencia, y que por supuesto una parte fundamental, en que todos ustedes coincidían, era en la formación del profesorado. Tengo que decir que efectivamente el compromiso de los profesores en general es de formarse en esa materia, y se forman y están establecidos los cursos, y lo hacen y eso se puede comprobar claramente.

Yo no digo que con esto sea suficiente, porque desde luego es un problema grave, pero primero tengo que decir que es un compromiso de toda la sociedad, porque los niños que están en esa escuela son hijos de alguien, de algunos padres, y yo creo que todas esas cosas también se trabajan desde las casas, pero que nosotros estamos poniendo todo lo que se pueda, no es ahora, no es porque hayamos llegado nosotros y lo hayamos puesto, eso se viene trabajando, con estos criterios, hace años, desde que se empezó a observar que esto iba en aumento. Y yo creo que en esa línea y en todo lo que podamos tenemos que seguir, para que desde luego lo del bullying sea algo, vamos, que no esté en absoluto en la vida de ningún niño. Por su condición, la que sea, sexual o no, porque sea más simpático o menos, un niño no puede vivir esta angustia que es... Y, efectivamente, puede llevar incluso al suicidio, como usted bien decía. Me parece que, además, las estadísticas están... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) niño o niña en Canarias que sufra bullying ya es suficiente para nosotros movilizar todos los recursos necesarios para evitarlo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

(La señora vicepresidenta segunda, Dávila Mamely, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0734 Sobre De la Sra. consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, sobre el bullying en las aulas canarias.