Diario de Sesiones 83/2021, de fecha 23/6/2021
Punto 2

10L/PNLP-0349 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SÍ PODEMOS CANARIAS, SOBRE LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LAS PERSONAS JÓVENES CAUSADOS POR LA PANDEMIA POR COVID-19.

La señora VICEPRESIDENTA PRIMERA (González González): Disculpen. Habían dicho que era la de salud mental... perdón, que era la 333, es la proposición no de ley 349, los problemas de salud mental en las personas jóvenes causados por la pandemia COVID-19. Proponente el Grupo Sí Podemos Canarias.

Tiene la palabra la señora... supongo que Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Gracias, señora presidenta. Buenos días a todos y a todas.

Presentamos esta proposición no de ley, que sabemos que es un tema que lo han presentado y que se está trabajando por los distintos grupos, un tema especialmente sensible. Estamos hablando de salud mental y estamos hablando, en este caso, enfocándola, la salud mental, en la gente joven y en cómo la pandemia ha influido, ha acentuado y desgraciadamente ha aumentado muchísimo los casos de las consultas, cifras de intentos de suicidio, que han aumentado de forma brutal, porcentualmente, y hay una alarma en la cual ya muchos especialistas hablan de que la cuarta ola de la pandemia, es la cuarta ola, tiene que ver con la salud mental. Por tanto, nos parece que es absolutamente importante que tomemos conciencia, que no lleguemos tarde a las posibles... Ya la pandemia ha hecho que muchos casos no hayan podido ser atendidos, pero que no lleguemos demasiado tarde a solucionar y a prever todo lo que podamos hacer para evitar que esto tenga unas consecuencias aún más graves. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Y, miren, no estamos hablando de un problema -y quiero recalcarlo- que sea solo ni de Canarias ni sea solo de España, estamos hablando de un problema mundial, que está afectando, pero nosotros tenemos que trabajar aquí. Me consta, además, que hay intenciones y que se está haciendo desde... Pues eso, ha habido distintas iniciativas, llevamos muchos meses hablando. En la comisión de infancia hemos hablado también varias veces y con intensidad de cómo le afecta a la infancia y a la gente joven. Y ese es el objetivo de esta proposición no de ley.

Son muchos los profesionales de la psicología y de la neurología que afirman, y la academia americana de pediatría lo confirma, que la población joven tiene un padecimiento real de la situación, con una sintomatología basada en sentimientos de culpabilidad, apatía, desánimo, anhedonia, aislamiento, baja motivación, irritabilidad, ansiedad, mal humor, fobias, tristeza o pensamientos negativos que pueden devenir en cuadros depresivos severos y hasta desembocar en suicidios.

Pero la soledad o el desánimo no son los únicos síntomas a tener en cuenta para diagnosticar la salud mental en la población adolescente. Según estos especialistas en neurología, existe también una somatización física de estos estados que se manifiesta en el aumento del número de cefaleas tensionales, trastornos alimenticios -ha sido increíble el incremento de la anorexia-, migrañas, mareos, bruxismo, fracturas dentales, insomnio, entre otras.

A esta problemática hay que añadir además la de las adicciones a las pantallas y a dispositivos electrónicos, provocada por la necesidad de socializar, inherente a estas edades tempranas, y que implica a su vez un mayor aislamiento, una mayor inactividad y una abrumadora falta de motivación por otros aspectos relevantes de la vida, que agudiza, aún más si cabe, la desestabilización emocional. Y a esto hay que añadir también otros factores como las consecuencias de no haber podido vivir el duelo de la pérdida de algún familiar durante este periodo de la pandemia.

Las cifras aportadas por profesionales con experiencia en la materia con respecto a las consultas psicológicas de la población infantojuvenil de entre 10 y 19 años revelan un significativo aumento de los diagnósticos de depresión, aumentando al 50 %, frente al 25 que había en la prepandemia, y todo ello sin contabilizar la población joven que en las mismas circunstancias no está pidiendo ayuda, que hay ahí una bolsa oculta que es bastante importante.

Una de las consecuencias de este alarmante incremento de trastornos psicológicos -ansiedad, tristeza, estrés, depresión- en la población infantil como consecuencia de la pandemia ha sido la necesaria implementación y fortalecimiento de la investigación en salud mental, publicándose numerosos estudios al respecto y focalizando la atención en el padecimiento de depresión, estrés, ansiedad, sobre todo dentro de la población más vulnerable.

Voy a irme a los puntos que pedimos, porque la exposición de motivos es bastante completa y da muchas cifras importantes, pero vamos a ver qué es lo que queremos y qué es lo que queremos aprobar.

Esta, insisto, es una proposición no de ley que afecta a sanidad, que afecta a educación y que afecta a juventud. Es transversal, como casi todas las cosas importantes en la vida, pero en este momento hablamos también de juventud, sobre todo importa mucho cómo vamos a darles soluciones para evitar esos traumas, que queden marcados desde ahora y que repercutan en el resto de sus vidas.

Entonces pedimos -el Parlamento de Canarias- instar al Gobierno de Canarias a elaborar acciones conjuntas con los colegios de psicología de las islas para acabar con la estigmatización de la salud mental, las discriminaciones y desigualdad que sufren las personas con problemas de salud mental y normalizar la atención profesional de las enfermedades mentales y adicciones entre las y los más jóvenes. Entre ellas, habría -y eso lo pongo así entre paréntesis- que mejorar la ratio de profesionales de psicología clínica, que en el ámbito estatal contamos con 6 por cada 100 000 habitantes frente a 18 que hay en la media europea. O sea, que tenemos un trabajo importante que hacer.

Punto número 2. Instar al Gobierno de Canarias a dotar en los próximos presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias de financiación adecuada en el área de la Dirección General de Juventud para el desarrollo de un programa que aborde la integración de políticas que mejoren las condiciones de las personas jóvenes, infancia y adolescencia, con problemas de salud mental. Sin investigación y sin trabajo, pocas soluciones podemos poner. Hay que trabajar de forma paralela en esto también.

Tercero. Instar al Gobierno de Canarias a realizar estudios para conocer los escenarios o consecuencias que podrían implicar los diversos cambios sociales producidos por la COVID-19 a largo plazo, tanto en la manera de socializar a raíz de las medidas de distanciamiento social como por la incertidumbre constante. Conocer el impacto que ha provocado una situación como el confinamiento es necesario para poder crear e implantar programas preventivos y eficaces centrados en educar en estrategias de afrontamiento adaptativas y manejo del malestar, que potencien habilidades en la gestión de las emociones, la gestión del tiempo o la ansiedad, adaptados a la población más joven, para favorecer un adecuado desarrollo psicosocial.

Cuarto. Instar al Gobierno de Canarias a estudiar y afrontar las tasas de suicidio -importantísimo- y su tendencia al aumento, en concreto en jóvenes, por la sensación de soledad, el estrés, la impotencia o el poco sentimiento de utilidad social, por el paro o por la falta de trabajo adaptado a estudios o a expectativas, que lleva a depresión, fobias o ansiedad, dado que los últimos datos parecen tender al aumento -y están verificados- de pensamientos suicidas e intentos de suicidio en jóvenes... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Decía el jefe de psiquiatría del Vall d'Hebrón que las consultas después de la pandemia habían aumentado en adolescentes un 192 %... no, perdón, las tentativas de suicidio, en un 192 %.

Y, por último, instar al Gobierno de Canarias, para que este a su vez inste al Gobierno de España, a impulsar la aprobación de una ley de salud mental que garantice la atención pública de la salud mental, creando un sistema de garantías de tiempos de acceso y estableciendo ratios mínimas de profesionales; mejore las estructuras públicas para proteger la salud mental, diseñando una estrategia de salud mental española y creando un centro estatal de salud mental; refuerce la prevención en el ámbito de la salud mental, aprobando programas públicos específicos y protegiendo la salud mental de las personas trabajadoras también; y fomente la erradicación de los estigmas, la discriminación y la desigualdad de las personas con enfermedades mentales. Pero, miren, de nada sirve eliminar los estigmas si después, cuando quieren ir a las consultas, no tienen o les dicen que tienen que esperar doce meses para que los atiendan.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Existen dos enmiendas, presentadas por el Grupo Parlamentario Popular y Grupo Parlamentario Nueva Canarias.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Popular. Señor Ponce.

Adelante.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Gracias.

En este Parlamento ya se ha hablado en numerosas ocasiones sobre salud mental y desde el Grupo Parlamentario Popular nos parece especialmente oportuna la presentación de esta proposición no de ley, que se centra en un colectivo muy determinado, que en este caso son nuestros niños y los adolescentes, más allá de la población adulta y mayor.

Los especialistas en psiquiatría infantojuvenil -que, por cierto, como se ha comentado, son escasos y están pidiendo una especialidad propia, al igual que, por ejemplo, aprobamos aquí la de urgencias- han elevado la voz en cuanto al empeoramiento en esta pandemia de los cuadros de ansiedad y depresión en jóvenes -es escalofriante decirlo- por debajo de los 10 años.

Esta PNL nos parece, por tanto, muy apropiada, muy sensible, ya que cubre otras parecidas, como he dicho, que se han aprobado en este Parlamento en otras franjas de edad. De hecho, comentarles que desde el Partido Popular, conjuntamente con Coalición Canaria, presentaremos una proposición no de ley próximamente, en este caso, sobre los trastornos de conducta alimentaria que afectan también a la población joven y que están dentro del espectro de la salud mental, en este caso reflejado y en concreto con la alimentación.

Unicef, efectivamente, ha afirmado que los jóvenes podrían convertirse en una de las mayores víctimas de esta crisis sanitaria, debido al impacto que está teniendo en la salud mental de nuestros niños y adolescentes. El confinamiento ha tenido repercusiones negativas. El desarrollo de los menores se ha visto afectado por el cierre de los colegios, la limitación de las relaciones con los iguales, la imposibilidad de realizar actividad física en el exterior y la pérdida de hábitos saludables de vida.

La pandemia del COVID se ha asociado a un incremento de factores de riesgo psicosociales, como son el aislamiento, la violencia intrafamiliar, la pobreza, el hacinamiento y -otra cosa importante- el abuso de las nuevas tecnologías, que también hay que ponerlo sobre la mesa. Resulta, por lo tanto, necesario considerar las evidencias sobre la afectación a la población infantojuvenil a causa de la pandemia del COVID para diseñar planes de actuación que minimicen el impacto de la misma. Los planes sanitarios deberían tratar de una forma diferente a la población infantil frente a la adulta. De ahí lo interesante de esta PNL.

Del mismo modo, las necesidades de los menores en el ámbito de la salud mental evidentemente son distintas y requieren de una evaluación y un abordaje específicos. Asegurar la cobertura de las necesidades de los niños y de los jóvenes es esencial en la planificación sanitaria para afrontar una pandemia como la que estamos viviendo, que aún no ha terminado, desgraciadamente, y mitigar las potenciales complicaciones de la misma.

Esta proposición no de ley es tremendamente ambiciosa. Abarca, como bien ha dicho su ponente, diferentes aspectos, pero desde el Grupo Popular hemos presentado dos enmiendas. Una de ellas, que también la presenta Nueva Canarias, que es instar al Gobierno de España, desde el Gobierno de Canarias, a promover la creación de una especialidad sanitaria en psiquiatría infantojuvenil. Es una reivindicación que viene desde hace tiempo. Pero precisamente por lo ambiciosa que es hemos querido precisar algunas cuestiones, que esperemos que puedan ser aceptadas, en cuanto a dos cuestiones. Una, fomentar una comunicación positiva, desde, bueno, los medios que tenemos en Canarias como la Radiotelevisión Canaria, en cuanto a técnicas, que está demostrada su utilidad, como son las técnicas de parenting y de crianza positiva, para apoyar psicológicamente a las familias, en esta crisis sanitaria, social y económica, y la creación de espacios de aprendizaje en niños y adolescentes, reforzando todo lo que son los estados de ánimo favorables, en cuanto a horarios, ejercicio físico, dieta saludable y control de nuevas tecnologías.

Por lo tanto, por intentar reforzarla, mejorarla, le pedimos al Grupo Parlamentario Podemos que sean aceptadas ambas enmiendas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Ponce.

Turno para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Buenos días de nuevo.

Sin duda la salud mental ha pasado de ser un tema tabú o incluso un tema sujeto a mofa, como hemos visto en el Congreso, a que toda la sociedad española, mundial y canaria coincida en que debe ser un asunto de máxima prioridad de un Gobierno. En ese sentido, está claro que necesitamos y es imperioso que haya una atención especial a la salud mental de la población, porque si algo aprendimos de la crisis que estamos viviendo, de esta pandemia, es que no solo afecta a nuestros pulmones sino que tan serio o más que la neumonía que puede provocar son los daños psicológicos, emocionales, que ha provocado en general a la población y en especial a la población más vulnerable, porque tiene menos herramientas para afrontar situaciones críticas, como es la infancia o la adolescencia. Yo, además, diría que esto nos debe hacer reflexionar para crisis futuras, de algunas de las medidas que se adoptaron y si fue correcto ese confinamiento drástico que se hizo a niños y niñas o la suspensión también de la posibilidad de hacer actividad física. Muchos dijimos que no solo había que atender los riesgos de enfermedad física sino que también había daños colaterales que no podíamos menospreciar, y ahora esto se está poniendo en evidencia.

Recientemente, en la comisión de infancia recibíamos a un experto en psiquiatría que nos daba datos que yo creo que nos alarmaron y nos conmocionaron a todos, sobre los ingresos de niños menores de 14 años -y niñas- después de la pandemia. Esto yo creo que obliga a la Consejería de Sanidad -nos consta que está trabajando en ello- a que en el plan de salud mental se adapte al nuevo contexto y haya una especial atención a la infancia y a la adolescencia.

Dicho esto, creo que es una propuesta necesaria. Yo insistiría en la parte de salud, de salud mental, de reforzar los sanitarios -ya lo hemos dicho aquí-, los psicólogos clínicos en atención primaria. Y Nueva Canarias ha presentado una propuesta, porque, como saben, en España no existe la especialidad de psiquiatría infantojuvenil. Solo teniendo algunos conocimientos en ciencia, en neurología se sabe que el cerebro y el desarrollo emocional y neuronal de un niño, de un adolescente no tiene nada que ver con un adulto. Por tanto, la especialidad no es que sea importante, es que es imprescindible. En un tema además tan complejo como es la salud mental, porque cuando te duele la rodilla y tienes una inflamación es tan sencillo como un antibiótico, pero cuando hay un problema de trastorno mental, primero, el diagnóstico no es sencillo y el tratamiento tampoco. Por tanto, la especialidad es muy importante. Nos consta que el ministerio ya tiene el borrador de real decreto ahí, en la mesa, y desde aquí le pedimos a la ministra, a la señora Carolina Darias, que le dé un acelerón a ese decreto y que se firme cuanto antes para que la especialidad sea una realidad, junto a otras que también son importantes como la especialidad de urgencias.

Y yo, para acabar, quiero que reflexionemos de manera compartida sobre la responsabilidad que tenemos todos, y me refiero a los políticos y a los medios de comunicación, cuando lanzamos mensajes apocalípticos, que lo único que hacen es ahondar en el miedo y en la incertidumbre, que genera ansiedad y que, por tanto, afecta a los estados emocionales. Lo digo porque tenemos una responsabilidad social muy muy importante, porque los jóvenes nos escuchan, nos leen en las redes sociales y, si no paramos de decir que no tienen futuro, que esto es un desastre y que vamos al abismo, se lo van a terminar creyendo. Entre otras razones porque nadie sabe lo que va a ocurrir en el futuro, no somos profetas, y, por tanto, no podemos adelantarnos a lo que va a ocurrir. Y valga un ejemplo sencillo y muy muy reciente: nadie daba un euro, un duro, en el... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Continúe.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Si me lo permite, acabo.

... por que la vacuna fuese una realidad. Hace un año todo el mundo, medios de comunicación, incluso los propios científicos, nosotros como responsables públicos, algunos con mayor intensidad y otros con menos, preveíamos que la vacuna no iba a llegar y que, si llegaba, no iba a llegar a todos. Pues ha llegado, está llegando de manera significativa a todos. Por tanto, hemos creado ansiedad y angustia a mucha gente de forma innecesaria, porque decir que no iba a haber vacunación genera ansiedad y angustia y genera miedo.

Por tanto, yo les hago un ruego, que seamos realistas pero con la suficiente dosis de esperanza para no ahondar en...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Ha sido presentado a los servicios de la Cámara un texto transado entre el proponente de la proposición no de ley y los enmendantes. Damos cuenta ya y consta en los servicios la misma.

Así que continuamos, señorías, con el debate. Turno para el Grupo Mixto, señora Espino.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente. Señorías.

Señora Del Río, compartimos con usted gran parte del diagnóstico que ha realizado en la exposición de motivos de esta proposición no de ley y en su exposición hoy en esta tribuna.

Sin duda, las consecuencias de esta pandemia sanitaria van más allá de los contagios, de las personas contagiadas, que han enfermado o que han perdido la vida. Los cambios que ha provocado en nuestra sociedad esta pandemia han tenido un impacto brutal, como ya hemos debatido en esta Cámara, sobre la salud mental, y lo indican también organizaciones como Cáritas o Cruz Roja, que nos alertan de cómo se ha disparado la cifra de canarios que precisan atención por haber perdido el equilibrio psíquico, el equilibrio emocional. Sin olvidar a los que ya padecían también alguna patología de este tipo antes de la pandemia o bien se han tenido que quedar, por ejemplo, encerrados en residencias o en pisos tutelados sin poder recibir visitas de sus familiares, una tragedia que nos relataron las propias madres de estos niños y de estos jóvenes, sus propios familiares u otros que se han visto privados de sus centros de día o de talleres a los que acudían para facilitar su recuperación. Y en todo esto he de decir que en este asunto la Consejería de Derechos Sociales, que dirige su compañera Noemí Santana, no siempre ha estado a la altura de las circunstancias.

Ha olvidado usted también a aquellos que han caído, por ejemplo, en una depresión al no poder hacer una vida normal o porque sus condiciones económicas han empeorado de forma muy acuciante, han sido despedidos de sus trabajos o están afectados por un expediente temporal de regulación de empleo. Las circunstancias han sido muy difíciles y siguen siéndolo para muchas personas en Canarias.

Pero sí quisiera subrayar, al igual que ha hecho usted, que la pandemia, las restricciones impuestas han tenido una especial incidencia en las personas más jóvenes. Se ha detectado incluso mayor número de brotes psicóticos entre menores de 16 y 17 años. Así que coincidimos en que es necesario tomar medidas, que hay que contar con un sistema de detección precoz de estas patologías y que además hacen faltan recursos, materiales y humanos, y vamos a apoyar esta proposición no de ley.

Sí nos llama la atención que no se mencione en ningún caso el Plan de Salud Mental de Canarias, vigente en estos momentos, que abarca hasta el año 2023 y que es una herramienta con la que tenemos que contar y que usted obvia, hace como que no existe... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza.

Adelante.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenos días, señorías. Buenos días también a la señora consejera.

Señorías, ayudar, prevenir y tratar los problemas de salud mental, como han dicho quienes me han antecedido en la palabra, debería ser una prioridad de todos los gobiernos, porque hablamos de una afección que complica o trunca el desarrollo social, laboral y cognitivo de quienes la padecen.

Las afecciones y enfermedades mentales siguen en avance y cada año que pasa más y más canarios y canarias sufren sus efectos, que a veces, desgraciadamente, son invisibles para todos los que rodean a esa persona afectada y muchas veces ya llegan tarde.

Creo que todos somos conscientes y estamos preocupados por los efectos, además, que causa en nuestros jóvenes, en los menores y en los mayores, pero debemos poner más medios para la prevención y el tratamiento. Debemos ser mucho más exigentes en esta cuestión. Hace nada, señorías, contábamos en esta Cámara con la presencia de un experto en psiquiatría infantil, que nos contaba una realidad muy preocupante, que nos daba unos datos muy preocupantes. Además, nos hablaba de algo que a mí me llamó mucho la atención, y es de menores con depresión. Ya tenemos menores que están sufriendo depresión en nuestro archipiélago.

Mire, son múltiples las iniciativas relacionadas que hemos debatido y que hemos propuesto todos los grupos de esta Cámara, y eso ha evidenciado que todos estamos implicados y que todos estamos concienciados, pero tenemos que poner más medios y hacer los cambios necesarios en nuestro sistema asistencial, tanto en el sanitario como en el psicológico o el social, y, por supuesto, es importante también hacer los cambios necesarios en el sistema educativo.

Todos sabemos que la pandemia ha agravado estos problemas de salud mental, es evidente, después de haber pasado por un confinamiento, los miedos de ser contagiado, la falta de contacto... También, incluso nos hablaba el experto, al que hacía mención anteriormente, del número de casos de suicidio, que también ha afectado, y ha afectado sobre todo a nuestros jóvenes.

Yo creo que tenemos los datos encima de la mesa, que tenemos que estar preocupados y que debemos hacer el esfuerzo necesario para cambiar esta realidad, que además, según los datos, parece ir en aumento.

Por tanto, yo creo que merece la pena invertir en buscar la solución social y sanitaria a este drama social, que, como he dicho, cada vez son más las personas que la están... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Adelante, adelante.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Solo finalizo diciendo que, por supuesto, va a contar con el apoyo de Agrupación Socialista Gomera y felicitar por esta iniciativa a la señora Del Río.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista. Señor Machín, tiene la palabra.

El señor MACHÍN TAVÍO: Muchas gracias, presidente.

Con la llegada del coronavirus nuestra vida echó el freno. Un confinamiento estricto en 2020, un 2021 con vaivenes, entre un rato sí, un rato no, lo que ha producido que la salud mental de las personas jóvenes haya mermado. Una población joven agotada y cansada de ser el foco de todas las crisis. Un 50 % más de urgencias relacionadas con salud mental en los hospitales; un 25 % más de trastornos alimenticios, intentos de suicidio, que marcan una época con una lacra bastante diferenciada a épocas anteriores.

El Grupo Nacionalista ha presentado ya proposiciones no de ley en relación con salud mental. En la última comparecencia de la señora consejera de Juventud le propuse un plan. Debemos actuar. Está bien hablar aquí todo el rato de lo mismo, pero, si no hacemos un poquito más, creo que vamos mal, tarde. Pero estamos a tiempo de poder recuperar. Han venido aquí profesionales, psicólogos y psiquiatras, para decir qué falta, qué hay que hacer, dónde hay que actuar y tampoco hemos visto por parte del Gobierno una estrategia diferenciada para actuar en este asunto.

Señora Hernández, estoy completamente de acuerdo con usted en una cosa: no debemos dar discursos derrotistas todo el rato, porque es una población ya muy mermada, muy cansada y debemos darle algún aliciente. Y también por parte de nosotros -y en este caso yo me pongo una extrarresponsabilidad por ser un diputado joven- debemos evidenciar que todos tenemos problemas, que todos alguna vez hemos dudado de nosotros mismos, que todos alguna vez hemos tenido algún proceso del que no sabemos salir, que todos hemos acusado inseguridad y que todos, aquí nadie está exento de este problema, que probablemente aquí, cuando subimos al estrado, parecemos de hielo, perfectamente concentrados en el asunto, pero que dentro llevamos veinte mil problemas, veinte mil asuntos y que trabajamos continuamente para mejorar, para luchar contra ellos. Yo les pongo mi ejemplo: yo llegué aquí siendo de los dos diputados más jóvenes y el primer día pensé que yo no valía para esto, veinte mil inseguridades, veinte mil asuntos. En el día de la primera intervención en ese escaño me comía por dentro. Pero hay que luchar, hay que trabajar y exteriorizar los problemas, verbalizar que tenemos problemas. Y aquí me pongo, como dije, esta responsabilidad, a la gente joven digámoslo, porque los problemas nos comen por dentro. Por favor, digámoslo.

Votaremos a favor de esta proposición no de ley.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista. Señora Cruz Oval.

Adelante.

La señora CRUZ OVAL: Buenos días, señorías. Gracias, señor presidente.

Quiero comenzar esta intervención con un reconocimiento a las asociaciones de pacientes y de familiares, porque gracias a ellos muchos de los avances que tiene esta comunidad autónoma se los debemos. Y en segunda instancia quiero reconocer también el trabajo y que haya traído a esta Cámara esta proposición no de ley al Grupo Parlamentario Podemos. Nos ha permitido con esta proposición no de ley visibilizar el drama de muchos pacientes, de muchas personas, de sus familias en esta comunidad autónoma. Gracias.

Señorías, en política no hay casualidades y difícilmente, no es imposible, pero difícilmente en esta Cámara coincidamos todos los grupos parlamentarios en algo. Y en el análisis coincidimos, al menos en los números, en dos cuestiones: que se han incrementado los trastornos de salud mental y que hay una red deficitaria de atención específica a la población infantojuvenil. Ahí coincidimos. Pero, además de cantidad, la salud mental en Canarias requiere hablar de cualidades, y en las cualidades no vamos a coincidir, ¡no podemos coincidir! Y para eso me remito a la maldita hemeroteca. El Grupo Socialista, el Partido Socialista, lleva años hablando de la salud mental, años. Otros hablan ahora, porque parece que está de moda, pero el Partido Socialista, hace años.

Y me remito a la maldita hemeroteca porque no solo hemos cuestionado cuando hemos estado en la oposición sino que, cuando hemos llegado al Gobierno, hemos hecho, nos hemos ocupado. Y en el discurso de investidura, nada más, el primer día, el nuevo Gobierno se comprometió con la salud mental.

La salud mental no hay que circunscribirla a los trastornos mentales sino que es un elemento esencial en cualquier persona, que cada uno de nosotros y de nosotras con nuestras experiencias la vamos moldeando. Las experiencias que se viven, los cambios que se viven en la adolescencia y juventud son fundamentales. En esa etapa se viven cambios que no se viven en otras etapas... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) a nivel fisiológico, a nivel psicológico, a nivel familiar, a nivel escolar, y esos cambios se pueden vivir como nuevos, pero en ocasiones causan verdaderos traumas.

Qué pena que no tengo más tiempo. Yo quiero reivindicar lo siguiente, esforcémonos todos y todas en criar en esta comunidad autónoma niños y niñas fuertes, porque es más fácil eso que reparar adultos rotos.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Señorías, hemos finalizado el debate de la proposición no de ley. Ruego a sus señorías que ocupen sus escaños para llamar a votación. (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

(La señora Del Río Sánchez solicita la palabra).

Sí, señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ (desde su escaño): Era solamente para decirles que tenemos una transaccional, ya los letrados, y que estamos de acuerdo con ella, que no lo dije.

El señor PRESIDENTE: ¿Sobre la transaccional, dice?

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ (desde su escaño): Sí.

El señor PRESIDENTE: Sí, sí.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ (desde su escaño): Para fijar la posición.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muy bien.

Gracias, señorías.

Señorías, vamos a votar. Señorías, votamos. (Pausa).

Gracias, señorías.

55 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 55 votos a favor.

Queda aprobada por unanimidad.

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/PNLP-0349 Sobre los problemas de salud mental en las personas jóvenes causados por la pandemia por COVID-19.