Diario de Sesiones 83/2021, de fecha 23/6/2021
Punto 5

10L/PNLP-0341 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS SOCIALISTA CANARIO, NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-AHI), POPULAR, NUEVA CANARIAS (NC), SÍ PODEMOS CANARIAS, AGRUPACIÓN SOCIALISTA GOMERA (ASG) Y MIXTO, SOBRE ADAPTACIÓN DEFINITIVA Y CONSENSUADA DEL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN Y EL ACCESO A LA FUNCIÓN PÚBLICA, TRAS LA REFORMA UNIVERSITARIA DEL PLAN BOLONIA, DEL GRADO DE INGENIERÍA CIVIL.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): A instancias de la Junta de Portavoces, pasaríamos al debate de la proposición no de ley 341, de adaptación definitiva y consensuada del ejercicio de la profesión y acceso a la función pública, tras la reforma universitaria del Plan Bolonia, del Grado de Ingeniería Civil.

Damos las gracias por su presencia al decano del Colegio de Ingenieros y a los acompañantes, miembros de la junta que lo acompañan, y pasaríamos al debate de la proposición no de ley, que es a instancias de todos los grupos. Por lo tanto, comenzaríamos, no sé si están los diputados que van a participar en el debate... Pasaríamos, por lo tanto, señorías, al debate de la proposición no de ley, comenzando por el Grupo Mixto. Creo que no está el diputado... Señora Espino, continuaríamos, con... como es a propuesta de todos los grupos, vamos a continuar. No sé si está el representante de la Agrupación Socialista Gomera y, si no, el de Sí Podemos Canarias, señor Marrero, por tiempo de cuatro minutos.

Si pueden ir avisando, por favor, a los diputados que tienen que participar en este debate.

Gracias, señor Marrero, cuando quiera.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días.

Yo siempre antes de empezar corro un poquito en la banda por si me toca salir de suplente y, en este caso, voy de segundo suplente.

Estamos tratando una proposición no de ley que, en definitiva, está planteada y apoyada por todos los grupos, y esta es una consecuencia del Plan Bolonia que en su momento se aprobó dentro del espacio único europeo de educación con la finalidad de modernizar, homologar los títulos para que, de alguna forma, de unos países a otros pudieran trasladarse los profesionales de los distintos lugares sin mayores trabas burocráticas, de ningún tipo. Sin embargo, ese Plan Bolonia, a pesar de que planteó esa modernización, trajo también consigo cosas como la privatización en parte, la introducción de elementos privatizadores, trajo consigo unos ciertos tintes de mercantilismo en la educación, donde hacer después ya un máster, terminar un grado o lo que sea costaba mucho más que hacer una carrera universitaria en muchos casos y no se lo podía permitir todo el mundo. Trajo también aportaciones como la evaluación del profesorado universitario, etcétera. O sea, ventajas e inconvenientes, efectivamente, como en todos los momentos de las cuestiones que se aportan y dependen del punto de vista del observador.

Sin embargo, nos encontramos con que todavía quedan flecos por resolverse. Antiguas profesiones, antiguas titulaciones, antiguos reconocimientos en que no ha terminado de plantearse el camino adecuado a efectos funcionariales y a efectos laborales.

Los colegios profesionales están reconocidos en la Constitución, efectivamente juegan un papel importante para sus asociados, pero también a veces tienen un papel excluyente para aquellos que están en los aledaños de ese colegio y no han podido entrar en él, etcétera. Les puedo poner un ejemplo: carrera de Ingeniería Química, nueva, en la Universidad de La Laguna, de hace unos diez o quince años, donde los egresados de esa carrera no tienen colegio profesional y, por tanto, de poco les sirve su titulación para, por ejemplo, firmar un proyecto, o sea, pueden participar en equipos multidisciplinares pero, sin embargo, no pueden firmar un proyecto. Es decir, hay flecos aún que resolver: acceso a la función pública, titulaciones suficientes, etcétera, la homologación con países de la Unión Europea y la OCDE, y hay que regularizar esta situación. Esta PNL lo que pretende es dirigirnos al Gobierno del Estado para que siga avanzando en esa regularización y en este caso concreto, en el caso de la Ingeniería Civil, que es el colectivo que se ha dirigido a todos los grupos parlamentarios y que así lo hemos apoyado.

Por tanto, vaya nuestro apoyo a esta proposición no de ley y que sirva como un ejemplo a efectos del Estado para darle una solución definitiva, no solo a este colectivo sino a otros muchos que están en la misma situación.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor Marrero.

Turno para Nueva Canarias. Señora Hernández. Bueno, sí, señora Hernández, a no ser que el señor Ramos Chinea... ¿Quién interviene en esta...? Ah, señora Mendoza, perdón, que no estaba antes. ¿Y por el Grupo Mixto, señora Espino?

Perdone, señora Mendoza.

Señora Espino, vamos a intentar hacerlo por el orden. Le tocaría, disculpe, que como no estaba...

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidenta, y gracias también al señor Marrero, que al final, pues, mire, tenemos tantas intervenciones en tantas PNL que no era capaz de encontrar en la carpeta la que correspondía en este momento. Muchísimas gracias por la sustitución.

Seguimos, señorías.

Quiero dar la bienvenida también a los ingenieros civiles, concretamente a los técnicos de obras públicas que hoy nos acompañan en este Parlamento, y aprovecho para agradecerles a estos profesionales también la importante labor que desarrollan, que desempeñan en nuestra sociedad. Ellos son los que han propiciado que, en la defensa de sus reivindicaciones, en esta Cámara nos hayamos unido todos los grupos parlamentarios para dar cabida a sus justas peticiones, en un intento por avanzar para que su formación de grado evolucione de acuerdo a la realidad de la nueva normativa europea, también a la nueva doctrina del Tribunal Supremo, y sobre todo que se adapte de una vez, porque tras la reforma universitaria, que se adoptó como solución provisional que estos estudios de grado darían acceso al ejercicio profesional de ingenieros técnicos y los de máster a los de ingeniería, pues, esta solución que era provisional al final se ha quedado como definitiva, este parche, y llevan catorce años reclamando la necesaria adaptación del ejercicio de esta profesión y de su acceso a la función pública, que no está realmente equiparado con su verdadera formación académica o con su experiencia profesional.

Esto, como digo, les está impidiendo el desarrollo de su profesión, el reconocimiento también de sus conocimientos y su preparación en otros países europeos y el acceso, como señalaba el señor Marrero, el acceso a la función pública, ya que, bueno, se exige estar en posesión de un máster específico y concreto frente a los estudios de grado de otras disciplinas que, sin exigencia de más requisitos, sí acceden a procedimientos, por ejemplo, de licitación en contratos públicos.

Es, por tanto, que entendemos que esta demanda es necesaria. Estamos también en un momento muy importante para instar al Gobierno, ya que se está desarrollando un nuevo catálogo de profesiones para adaptarlo al Real Decreto 581/2017, que incorpora el ordenamiento jurídico español a la directiva relativa al reconocimiento de las cualificaciones profesionales, y es necesario que estos profesionales también sean tenidos en cuenta.

Así que nosotros defendemos esta proposición no de ley conjunta de todos los grupos parlamentarios para que la ingeniería civil deje atrás esta obsoleta regulación a la que está sometida y se modifique la estructura de los estudios universitarios para que haya un reconocimiento real de su nivel de preparación y su nivel de estudios.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Espino.

Ahora sí, turno para la señora Mendoza. Cuatro minutos.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Pues también aprovecho para saludar, en este caso desde la Agrupación Socialista Gomera, a los representantes de la Escuela de Ingeniería Civil, con los que ya nos hemos reunido previamente y que nos acompañan en la mañana de hoy en este hemiciclo.

Esta proposición no de ley conjunta, registrada por todos los grupos de la Cámara, lo que busca es el apoyo institucional del Parlamento de Canarias para que impulse en el Estado la adaptación definitiva y consensuada del ejercicio de la profesión y el acceso a la función pública del Grado en Ingeniería Civil, implantado tras la reforma universitaria del Plan Bolonia.

La iniciativa, que, como se ha dicho, nos la hicieron llegar los propios ingenieros, trata de buscar una solución a los cientos de canarios y canarias que están en esta situación y también a los miles de ingenieros de nuestro país, que pasan por el mismo problema a la hora del reconocimiento de su profesión y también de su titulación. Fíjense que, tal y como refleja la exposición de motivos de la PNL, solo en Canarias hay cerca de treinta titulaciones de grado en ingenierías y arquitecturas en las universidades públicas. Todos ellos han tenido un difícil encaje tras la reforma de Bolonia, sobre todo a la hora de acceder a la función pública o incluso también a la hora de convalidar su título en el resto de la Unión Europea.

En el caso de la función pública, a pesar de la adaptación de la normativa en otras profesiones, aún no se han equiparado los grados en ingeniería a los de otros estudios a la hora de asignar el grupo profesional, sin la exigencia de tener que realizar previamente un máster. Lo que implica que, como en otros tantos ejercicios profesionales, los ingenieros ya también pasan a engrosar la lista de profesionales a los que no se les ha dado un encaje normativo adecuado y no se han reglado conforme a las reformas realizadas en el Plan Bolonia.

En el pleno pasado justo debatíamos sobre las profesiones, sobre los profesionales sanitarios de radiología, ahora en este pleno traemos a los ingenieros. O sea, no son los primeros y tampoco van a ser los últimos como no elevemos la voz al Estado y busquemos una solución normativa definitiva.

El llamado Plan Bolonia es verdad que trajo a España la apertura de esos estudiantes a otras posibilidades y también la equiparación de su ejercicio profesional al que se realiza en otras partes de Europa, pero es necesario una adaptación integral al nuevo marco europeo para dar una respuesta a quienes han trabajado intensamente por sacar adelante una titulación.

Señorías, arreglar estos desajustes que se llevan produciendo desde hace ya muchos años está en nuestra mano. Solo necesitamos voluntad política, no solo para aprobar la iniciativa que debatimos hoy sino para trasladarla al Gobierno del Estado y que en las Cortes Generales se tome una decisión y busquen la solución, insistiendo para lograr el compromiso que impulse la búsqueda de una solución permanente. Nosotros, por lo menos desde Agrupación Socialista Gomera, sí que nos comprometemos a seguir debatiendo este asunto, en donde tenemos representación, que en este caso es en el Senado, para que se tenga en cuenta y se hagan los cambios normativos lo antes posible.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora Mendoza.

Turno para Nueva Canarias. Señora Hernández.

(El señor presidente se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora HERNÁNDEZ JORGE (desde su escaño): Gracias, señora presidenta. Bienvenido al colegio profesional, a quien nos acompaña, del mundo de la ingeniería, a los ingenieros, que creo que son todos hombres.

Desde nuestro grupo vamos a respaldar la iniciativa. Es un respaldo político porque sabemos que la competencia legal para realmente modificar esta cuestión depende del Estado, pero, sin duda, ese respaldo político y esa petición al Estado de algo que parece absolutamente razonable. El Plan Bolonia venía a traer modernidad a los estudios universitarios y también a generar un marco homologado donde los profesionales y los titulados de toda la Unión Europea pudieran moverse y que los estudios estuviesen homologados en cualquier país. En la práctica, en el ámbito de la ingeniería que nos ocupa hoy esto no ha ocurrido y parece razonable que se plantee este cambio que favorezca la movilidad y que, por tanto, puedan desarrollar esta profesión de ingenieros técnicos en obras públicas en cualquier lugar de la Unión Europea y que también puedan acceder, dada su formación, a la función pública.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Señor Enseñat.

Adelante.

El señor ENSEÑAT BUENO: Gracias, señor presidente. Buenos días a todos.

Dar las gracias y también la bienvenida a los representantes del colegio de ingeniería civil, en nombre del Partido Popular darles la bienvenida, también las gracias por la reunión que hemos tenido hace un momento.

Y poco o muy poco se puede añadir a lo que han dicho ya otros portavoces. Esta proposición no de ley, firmada y presentada por todos los partidos representados -valga la redundancia- en esta Cámara, viene a solicitar al Gobierno de España tres cosas. La primera, normalizar el ejercicio profesional de las ingenierías, sobre todo de la ingeniería civil; segundo, adaptar el mundo laboral y de la Administración pública de España a la realidad universitaria y académica de la Unión Europea y de la propia España, y me explico. Desde que se aprueba y se pone en práctica el Plan Bolonia la formación universitaria en España se ha adaptado, se ha modernizado, se ha engranado con la formación a nivel de la Unión Europea, también en las ingenierías, sin embargo, el mundo laboral, el mundo de la Administración pública todavía sigue anclado en el plan educativo o en el plan de formación universitaria anterior, y esta disfunción está creando problemas a nuestros ingenieros y, además, nos está creando una desventaja competitiva frente a otros países de la Unión Europea, en que sí existe ese engranaje. Y la tercera es terminar, como he dicho, con disfunciones, disfunciones en las carreras de ingeniería anterior al Plan Bolonia, en la nueva organización universitaria y en la nueva formación universitaria tras el Plan Bolonia y en el ejercicio profesional y público de las distintas carreras, en este caso de las ingenierías y de sus competencias, reconocer sus competencias.

En definitiva, como algunos de ustedes ha dicho, el Plan Bolonia, que implantó la Unión Europea, vino a cambiar, a modernizar nuestro mundo universitario, nuestra formación universitaria. Tuvo su debate en su día, tuvo su controversia en su día, que ya no es el momento de reabrir, pero, una vez que se implantó, lo justo, lo de recibo es que cualquier disfunción que se siga produciendo, tanto en el mercado laboral como en la Administración, con el mundo académico se corrija.

Yo quiero reiterar las gracias al Colegio Profesional de Ingeniería Civil, que hoy nos reclama esta PNL, también a los profesionales, que también lo han hecho, a los ingenieros en general, y sobre todo creo que lo que tenemos que dar es seguridad jurídica, una normativa fija y justa, alejarnos de cualquier tipo de discrecionalidad y, sobre todo, seguir caminando en la armonización con la Unión Europea.

Gracias, señor presidente.

Y, por supuesto, apoyamos esta PNL, como no puede ser de otra forma.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Enseñat.

Turno para el Grupo Nacionalista. Señora Beato.

Adelante.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señor presidente. Señorías.

Señores representantes del colegio de ingenieros civiles de Santa Cruz de Tenerife y delegados en las islas con los que hemos podido hablar en estos días y que nos han acercado a la problemática que afecta a estos profesionales, en una proposición no de ley que hemos suscrito todos los grupos de la Cámara, para darles el nivel que se merecen, a estos profesionales de la ingeniería, y ponerlos al mismo nivel europeo, porque en España salen de la universidad con una titulación y unas competencias de una carrera que ya no existe.

En el plan de estudios de 1973, la Ingeniería de Obras Públicas exigía cuatro años más proyecto; en el de principios de los años 2000 cambió, se pasó de cuatro años a tres años más proyecto y con la regulación relativa al espacio europeo común de educación superior, el conocido Plan Bolonia, se crea el Grado en Ingeniería Civil y esto perjudicó a las ingenierías de obras públicas, porque después de Bolonia todo se incluye en Ingeniería Civil y, por ejemplo, las ingenierías de caminos han sido equiparadas a grado más máster y la Ingeniería de Obras Públicas se equiparó exclusivamente a grado. Y esto les perjudica por un doble motivo. Primero, para el ejercicio libre de la profesión, porque, a pesar de tener el grado, a pesar de tener las capacidades, a pesar de tener las competencias, no pueden ejercer libremente la profesión, porque se les exige el máster; y, por otra parte, les perjudica en el acceso a la función pública. Cuando se dictó el Estatuto Básico del Empleado Público, no se había producido la regulación del Plan Bolonia y, por lo tanto, no se ha modificado el acceso a las profesiones y el acceso a la función pública. Hasta que no se establezcan los planes de las ingenierías técnicas, no pueden optar los ingenieros, estos ingenieros civiles, al Grupo A1 de la Administración pública. A pesar de tener el grado, no pueden acceder al Grupo A. Solo pueden acceder al Grupo II, y esto lo ha dicho claramente el Tribunal Supremo. Por lo tanto, exige una regularización de estas profesiones. Y se da la paradoja, por ejemplo, de que titulados que lo hicieron conforme al plan de 1973, que hicieron cuatro años de universidad más uno de proyecto, tienen más horas, más créditos que cualquier grado, no pueden acceder al Grupo I y no pueden ejercer la profesión sin tener el máster.

Esta es una injusticia que dura ya más de diez años. Por eso pedimos en esta proposición no de ley que se corrija, que por el Gobierno de España y por la universidad se regule, se desarrolle el reglamento para cambiar estos planes de ingeniería civil.

Se trata, por tanto, de hacer justicia para acceder a la función pública y acceder al ejercicio libre de la profesión, como en cualquier otro país de Europa, porque la propia Europa le está diciendo a España, le está exigiendo a España que elimine las restricciones a las profesiones de la ingeniería civil, arquitectos técnicos e informáticos.

Esto lo tendrá que resolver, lo tiene que resolver el Gobierno de España, pero tenemos que ser sensibles en Canarias porque afecta también a Canarias. En Canarias hay dos colegios profesionales, muchos profesionales en este colegio, y estamos en un momento de recuperación económica en el que la sociedad necesita a estos profesionales trabajando en el ámbito privado pero también en el ámbito público, porque se necesitan estos profesionales en la Administración pública para reactivar la economía a través de la reactivación del... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Vaya concluyendo.

La señora BEATO CASTELLANO: Sí. Simplemente es justo defender esta postura y el Grupo Nacionalista apoyará esta proposición no de ley.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Beato.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista.

Adelante.

El señor VIERA ESPINOSA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

En primer lugar, saludar y felicitar al decano del colegio de ingenieros civiles, al señor don Francisco Javier López Marrero, a su equipo, por el interés mostrado en esta PNL, así también como a los ingenieros y a las ingenieras que forman parte de los colegios profesionales de Canarias y, por supuesto, al profesorado y a los estudiantes de esta rama del saber de las dos universidades canarias.

Señorías, esta proposición no de ley que apoya mi grupo político no supone ni desea en ningún caso un enfrentamiento entre colectivos del ámbito de la ingeniería; se trata de trabajar de forma consensuada para adaptar la profesión al espacio europeo, así como el acceso a la función pública.

Señorías, no voy a desgranar los argumentos que se han dado para la aprobación de esta PNL, puesto que los y las que me han precedido en el uso de la palabra prácticamente lo han comentado.

Tal y como recoge la exposición de motivos, existe una serie de certezas que de alguna manera conducen a la presentación de la propuesta de resolución. Por una parte, nos encontramos que, de forma general, y como es sabido, el ejercicio de una profesión exige estar en posición de una determinada titulación universitaria que lo habilite para el desarrollo de las funciones propias de la misma.

Por otra parte, con anterioridad a la adaptación de España a los criterios de Bolonia, las carreras de ingeniería técnica se cursaban en tres o cuatro años y tenían carácter especialista y coincidían con las especialidades en las que se dividía la profesión, mientras que las carreras de ingeniería se cursaban en cinco años y tenían carácter generalista. Con la reforma mencionada anteriormente, se modifica la estructura de los estudios universitarios, de tal forma que aparece el grado, máster y doctorado. De esta manera el grado asume un carácter generalista.

Se recoge también en la exposición de motivos que hay que evolucionar y para ello hay que olvidarse de los antiguos títulos y profesiones, que respondían a un contexto social, económico y político determinado que hoy en día no existe.

Señorías, la sociedad reivindica la adaptación de los títulos a la actualidad. En este caso, para favorecer la competitividad de los ingenieros españoles y europeos no se deben producir determinadas disfunciones en el desarrollo de las mismas; es decir, un ingeniero de otro país se verá envuelto en contradicciones al venir a trabajar a España y viceversa. Lo que se pretende es que este título se adapte a Europa, porque desde hace diez años se dictó una reglamentación para regularizar, uniformar todas las ingenierías y en España se sigue como en el siglo XIX. Lo lógico sería seguir el criterio general del resto de las titulaciones, es decir, un curso de cuatro años que, de acuerdo con la definición europea de competencias del grado, diera lugar a un ingeniero generalista y, posteriormente, el máster lo hiciera especialista. Cuestión esta que en estos momentos no se da puesto que para ser generalista se tiene que cursar el Máster en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos y después, si se quiere especializar, tiene que realizar otro máster. En total, siete años, cuando en Europa se exigen cinco. Este hecho tiene dos claras consecuencias. La primera, que muchos abandonan al no poder hacer frente económicamente a dicho a máster... (Rumores en la sala).

El señor PRESIDENTE: Sí, un momento.

Ruego un poco de silencio, señorías, por favor, porque el murmullo hace que no se pueda escuchar adecuadamente al diputado.

Muchas gracias.

El señor VIERA ESPINOSA: Este hecho tiene dos claras consecuencias. La primera, que muchos abandonan al no poder hacer frente económicamente a dicho máster y la segunda, que contribuye a que el número de matrículas en Ingeniería Civil de las universidades canarias disminuya, con el consiguiente riesgo de no disponer en el futuro de los recursos humanos necesarios para hacer frente a las inversiones que se pudieran dar en este campo. Al mismo tiempo, se suma la dificultad que tiene el colectivo de acceder al nivel A1 de los puestos de trabajo de las administraciones públicas, cuando la propia Administración reconoce el derecho del graduado a acceder al mismo, como así lo recoge el Estatuto Básico del Empleado Público.

Por otra parte, señorías, Europa es bastante clara ante esta situación, de tal forma que la eliminación de las restricciones a la prestación de determinados servicios, como los que prestan los ingenieros civiles o los arquitectos o los servicios jurídicos, incrementaría la economía y generaría más empleo.

Para terminar, señorías, entendemos, desde mi grupo... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) es reformar estas profesiones, actualizándolas e incardinando sus atribuciones profesionales a las competencias adquiridas, bien en los estudios universitarios o bien en su experiencia laboral.

Esperamos que iniciativas como esta se produzcan en el conjunto del Estado para dar un impulso a una situación enquistada desde hace muchos años y que no beneficia ni a los interesados ni al interés general de una sociedad cada vez mejor preparada y más exigente.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Damos por finalizados los turnos de intervención de los grupos parlamentarios. Ruego a sus señorías que ocupen sus escaños, vamos a proceder a la votación. (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Sí, gracias, señorías. Ocupen sus escaños.

Señorías, vamos a votar. Señorías, votamos. (Pausa).

Gracias, señorías.

56 votos emitidos: no hay votos en contra ni abstenciones, 56 votos a favor.

Queda aprobada la proposición no de ley por unanimidad.

Muchas gracias, señorías.